You are on page 1of 1

La rana

que quera ser


una rana autntica
Augusto Monterroso

Haba una vez una Rana que quera ser una Rana autntica, y Duracin
156
todos los das se esforzaba en ello.
Al principio se compr un espejo en el que se miraba largamente
buscando su ansiada autenticidad.
Unas veces pareca encontrarla y otras no, segn el humor de
ese da o de la hora, hasta que se cans de esto y guard el espejo
en un bal.
Por fin pens que la nica forma de conocer su propio valor esta-
ba en la opinin de la gente, y comenz a peinarse y a vestirse y a
desvestirse (cuando no le quedaba otro recurso) para saber si los
dems la aprobaban y reconocan que era una Rana autntica.
Un da obser v que lo que ms admiraban de ella era su cuerpo,
especialmente sus piernas, de manera que se dedic a hacer sen-
tadillas y a saltar para tener unas ancas cada vez mejores, y senta
que todos la aplaudan.
Y as segua haciendo esfuerzos hasta que, dispuesta a cual-
quier cosa para lograr que la consideraran una Rana autntica, se
dejaba arrancar las ancas, y los otros se las coman, y ella todava
alcanzaba a or con amargura cuando decan que qu buena Rana,
que pareca Pollo.
En: La oveja negra y dems fbulas, Anagrama, 1991.

131