Sie sind auf Seite 1von 1

la

f

á

b

u

l

a

l

a

t

i

n

a

:

e

n

t

r

e

e

j

e

r

c

i

c

i

o

e

s

c

o

l

a

r

y

p

i

e

z

a

l

i

t

e

r

a

r

i

a

del verso en hemistiquios, con lo cual el poeta ve facilitado su gusto por la composición de versos leoninos, versos cuyos hemistiquios riman entre sí (en total, un 21,55 % de los versos). En resumen, la elección del metro estaría, en última instancia, justificada por el didactismo y el mensaje moral que Aviano introduce en sus fábulas.

Auianus XXXVII:

[De leone e t cane]

Pinguior exhausto canis occurrisse leoni fertur, et insertis uerba dedisse iocis. Nonne uides duplici tendantur ut ilia tergo luxurietque toris nobile pectus, ait? Proximus humanis ducor post otia mensis,

5

communem capiens largius ore cibum. Sed quod crassa malum circumdat guttura ferrum? Ne custodita fas sit abire domo. At tu magna diu moribundus lustra pererras, donec se siluis obuia pr(a)eda ferat.

10

Perge igitur nostris tua subdere colla catenis, dum liceat faciles promeruisse dapes. Protinus ille grauem gemitu collectus in iram atque ferox animi, nobile murmur agit. Vade, ait, et meritis nodum ceruicibus infer,

15

compensentque tuam uincula dura famem. At mea cum uacuis libertas redditur antris, quamuis ieiunus quelibet arua peto. Has illis epulas potius laudare memento, qui libertatem post posuere gulae.

20

Los rasgos, tan solo gruesamente trazados, que conforman la producción de Aviano, pueden ejemplificarse en el apólogo avianeo De leone et cane; este sigue, contrariamente a lo que sucede en la mayor parte de la colección, la versión fedriana, de la que toma prestados algunos detalles y rasgos particulares; por ejemplo, evoca como Fedro la vida miserable del león (= el lobo) y las copiosas viandas del perro en la mesa del dueño. Por otra parte, la gran importancia que el motivo de la libertad parece tener en la fábula avianea lleva al autor a sustituir al lobo, protagonista de la fábula en Babrio y Fedro, por el más noble león. Como se puede comprobar, en la fabulística clásica y medieval, el lobo goza de escasa consideración y es en general juzgado como un bufón, mientras que el león es un animal noble y generoso: aparece, pues, más adaptado -gracias a esa nobleza- para hacer de contraste con la condición del perro, dispuesto este a vivir en esclavitud al no luchar por obtener el alimento cotidiano.