Sie sind auf Seite 1von 7

1er Congreso de Estudiantes de Educación Superior: Miradas desde la Multidisciplinariedad. Mesa 3: Problemáticas económicas, políticas y sociales. Modalidad: Multidisciplina.

Repensar el paradigma educativo de la BUAP URT: hacía un aprendizaje significativo.

Ambrosio Linares Déctor Grado académico: Licenciatura. Disciplina: Ciencias Políticas.

Resumen.

Actualmente la educación superior sufre de una tremenda crisis, pues, además del recorte presupuestal que el gobierno federal tiene contemplado para el año 2017 1 , se suma la falta de compromiso por parte de profesores investigadores, que priorizan la realización de actividades que no tienen que ver con la impartición de clases en el aula, pues por ejemplo, el artículo 4 del Reglamento de Ingreso, Permanencia y Promoción del Personal Académico de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (RIPPPA), establece las diversas funciones, además de las actividades de docencia, que un catedrático tiene obligación de cumplir, lo cual representa una carga importante de trabajo para los docentes y eso supondría precisamente, la priorización de ciertas actividades, en detrimento de la función de impartición de clase ante grupo. A esta problemática se suma el hecho de que, la ostentación de diversos posgrados por parte de los académicos, no son garantía de que los mismos tengan las aptitudes para transmitir los conocimientos que estos poseen hacia sus alumnos, por lo que se analizó a través de encuestas, una muestra de estudiantes de la BUAP Unidad Regional Tehuacán, en dicha encuesta se busca conocer cuáles son las principales deficiencias en los métodos de enseñanza que los estudiantes detectan en los profesores que les imparten cátedra en las diferentes carreras que se imparten en esta Unidad Regional. Pero no solo eso, en el presente trabajo se tratan de analizar también, cuáles son los las deficiencias cognitivas que los alumnos presentan, en el sentido de que, estos últimos tienen bajos índices de retención de información científica, la mayoría de la cual es obtenida durante las clases en un curso ordinario, es decir, clase magistral. (Picquart, 2008, p. 30), por lo que se desea reflexionar acerca de los métodos y técnicas de enseñanza que emplean los docentes de la BUAP, y cómo se podría mejorar la capacidad de estimular el interés de los estudiantes para que estos no dejen de aprender, una vez terminadas las clases del día.

1 Recorte a la BUAP podría alcanzar los 250 millones de pesos, alerta el rector Esparza, E-Consulta, Jaime Zambrano/Efraín Núñez, jueves 27 de octubre de 2016.

Introducción.

“Nadie experimenta en cabeza ajena” es un adagio popular, el cual es una verdad a medias, pero la mitad restante es una mentira completa. Pues la experiencia, también se obtiene a priori, como señalara Kant, pues si no fuese por ello, la educación formal no tendría razón de ser, ya que solo el conocimiento podría alcanzarse única y exclusivamente través de la experimentación y reproducción de todos los fenómenos físicos y sociales, tal como lo planteó en su momento el positivismo comtiano. No obstante, existen formas de pensamiento y teorías bien planteadas y sistematizadas, que demuestran, que se pueden conocer los resultados sin necesidad de realizar experimentación. Punto y aparte está la cuestión que nos atañe en este trabajo, pues a pesar de que es casi unánime la apreciación de que la educación es uno de los pilares fundamentales de todas las sociedades civilizadas, en el caso de México, se dan retrocesos constantes. Para 2017 se anunció que habría un recorte presupuestal para las instituciones públicas de educación superior de los estados, esto a pesar de que de acuerdo al Estudio Comparativo de las Universidades Mexicanas de la UNAM, que lleva registros anuales desde 2007, para el 2015, cerca del 70% de los trabajos e investigaciones científicas del país, se producen en universidades públicas. 2 Aunado a ello, las universidades públicas concentran a la mayor cantidad de docentes que se encuentran dentro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI). (Ver imagen 1) En este sentido, la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, a pesar de ser una de las instituciones públicas de renombre en México y Latinoamérica, cuenta con una plantilla docente de tiempo completo, más bien escasa (4046 docentes), de este total (al 2015, según datos de la UNAM), solo 13% se encontraba dentro del programa SNI de la Conacyt, es decir 541 docentes. En este sentido, podría entenderse que la BUAP como otras universidades públicas, se han convertido en formadoras de mano de obra calificada, más que en un espacio para sacar del caudal vertiginoso del progreso a la juventud y hacerla consciente y critica del papel que juegan tanto estudiantes como profesores, dentro de uno de los principales pilares de la sociedad: la educación. Los datos son alarmantes, pues la plantilla docente con definitividad en la BUAP se mantiene prácticamente a la baja. Lo cual nos lleva a pensar, que el resto de personal docente es hora-clase, es decir, desechable para la institución, una institución que se supone fomenta el humanismo, pero que en la práctica trata igualmente a muchos de los

2 Instituciones públicas generan casi 50% de la investigación científica del país. Diario La Jornada, Emir

Olivares Alonso, jueves 28 de enero de 2010, consultado el 30 de enero de 2017, disponible en:

profesores, como mano de obra remplazable. Justo así, están educando a las nuevas

generaciones de estudiantes, a ser “competitivos” en el sentido de que no solo los mejores,

sino los que mejor se adaptan a las circunstancias, son los que sobreviven, en una lógica de darwinismo social. Esta remplazabilidad del personal que no es hora clase, deja que sean estos últimos profesores los que se esfuercen por brindar un trabajo de calidad, dentro de sus posibilidades, mientras que el personal académico de base se duerme en sus laureles puesto que se ya encuentra del otro lado y no tienen que preocuparse más que por no caer de la gracia de sus directores de facultad. Toda acción educativa es una acción política, dicen

Carrera y Luque (2016, p. 13) en la introducción de su obra, y esto queda de manifiesto en las políticas que se han seguido a lo largo de las últimas administraciones tanto del gobierno del Estado, como de la propia BUAP, en las cuales, la universidad pública se ha transformado en una empresa prestadora de servicios, antes que en una promotora de pensamiento crítico. (Carrera; Luque, 2016)

profesores, como mano de obra remplazable. Justo así, están educando a las nuevas generaciones de estudiantes,

Imagen 1: Investigadores SNI por IES de México Enero 2016. Fuente: Benemérita Universidad de Guadalajara. En séptima posición, con 579 académicos, se sitúa la BUAP.

Educando para un mercado laboral “flexible”.

La dinámica económica predominante, obliga a gran parte de la población a vivir bajo una constante única: ya nada es seguro. Concretamente, en el terreno laboral, se han realizado reformas a las legislaciones de diversos países varios de ellos considerados en vías de desarrollo-, para permitir a las empresas, contratar y prescindir de trabajadores de forma fácil, sin que las mismas se vean obligadas a respetar derechos centenarios de los trabajadores. (Carrera; Luque, 2016) En el argot empresarial, esto resulta beneficioso pues las empresas contratan a personal temporalmente y al despedirlos, no les es obligatorio el otorgar montos compensatorios a las personas que pasan muchas veces, a formar parte de las estadísticas de desempleo nacional. El costo de tales acciones, se le transfiere al gobierno, el cual debe implementar acciones de cobertura universal de salud, por ejemplo, o de seguros de desempleo. No obstante, casi siempre los costos del desempleo recaen en los trabajadores. Así por ejemplo, en empresas contratistas de PEMEX, los trabajadores, además de cubrir los requisitos generales que piden las empresas, deben presentar un documento que avale que

cuentan con seguro médico privado de cobertura amplia, para así eximir a las empresas, de forma violatoria al Artículo 12 de la Ley del Seguro Social, de brindar esta prestación a sus empleados. En el año 2012, se concretó una polémica reforma constitucional a la Ley Federal del Trabajo, en la cual, se redujo todavía más la estabilidad laboral,… …y al ser la BUAP una institución educativa y de carácter público, se encuentra también sujeta a los vaivenes políticos y económicos a lo largo del tiempo. En un primer momento, se podría adjudicar que la educación que se imparte en la BUAP, se encuentra sumergida en el mismo contexto de incertidumbre en la cual se encuentra la mayor parte del personal docente de dicha institución, es decir, el patrón se

repite a nivel educativo, al funcionar bajo la lógica dialéctica del “pensar bien, para vivir mejor” es decir, para llevar a cabo un uso utilitario del conocimiento, en detrimento del uso razonado del mismo. Por una parte, para los alumnos, lo que importa es el aprobar materias, sin importar si existe el aprendizaje significativo, por el otro para los profesores que justificándose en la libertad de cátedra, enseñan solamente a buscar información, sin verificar que exista una plena comprensión de la misma. Información no equivale necesariamente a tener conocimiento, señala Sartori. (2006)

Metodología

Tomando como referencia a Villaruel (2009, p. 5) el cual propone 24 de puntos que debería tomar en cuenta el profesor-mediador a la hora de desempeñar su cátedra, se realizará una encuesta entre el alumnado de las diferentes licenciaturas que se imparten en la BUAP URT con un cuestionario de preguntas cerradas en escala Likert. Los aspectos a evaluar se pueden dividir en dos tipos: en aspectos de objetivos iniciales y en aspectos de evaluación finales. Los primeros se caracterizan porque son las condiciones que el profesor pone al iniciar un curso y los últimos serían los aspectos que tanto el profesor como los alumnos se

encargarían de evaluar al llegar al final de un periodo escolar (ya sea primavera, verano u otoño).

Aspectos de objetivos iniciales. Según Villaruel, al principio de cada curso, el profesor-mediador, debería tomar en consideración los siguientes aspectos:

1) Puntualizar objetivos de enseñanza. 2) Disponer el tamaño de los grupos o equipos de trabajo. 3) Asignar a los estudiantes en cada grupo con base en un criterio o tarea. 4) Preparar o adecuar el aula. 5) Planear los materiales y recursos didácticos. 6) Establecer los roles para asegurar la interdependencia. 7) Explicar las tareas didácticas y prácticas pedagógicas. 8) Estructurar la meta grupal en torno a la interdependencia positiva. La cual debe estar acorde a las características del grupo, los objetivos de aprendizaje y el contexto de actuación. 9) Configurar la valoración personal. Definida a partir de lo que se hace, se dice y se piensa individual y colectivamente en cada etapa del proceso, sin descartar los aspectos vinculados al entorno social y psicológico. 10) Estructurar la cooperación intra e intergrupo. 11) Convenir y coevaluar los criterios del éxito. 12) Concertar y supervisar las conductas deseadas. Pero no en el sentido tradicional, sino a través de acordar códigos de ética, de valores, de principios, entre otros. 13) Monitorear la actitud de los estudiantes. A partir de los códigos previamente establecidos y su coevaluación. 14) Facilitar apoyo con relación a la tarea. A partir de una amplia disposición a la asesoría académica y la asistencia pedagógica, así como a la tutoría en los casos en que así proceda.

15) Intervenir para modelar con relación a la tarea. Enseñar con el ejemplo, significándose por ser el primero en asumir la labor de aprendizaje. 16) Aportar un cierre a la lección o tarea. Dando fin a la secuencia didáctica iniciada. 17) Evaluar la calidad y cantidad de aprendizaje adquirido por los estudiantes. Tanto cuantitativa como cualitativamente. 18) Estimar el funcionamiento del grupo. Dando significado a las situaciones de aprendizaje, el contexto de su concreción y los resultados obtenidos.

Aspectos de objetivos finales. Comprobar si un estudiante ha tenido éxito en su proceso de aprendizaje no es tarea fácil para el maestro. Sin embargo es posible verificar dicho proceso si se toman en cuenta las siguientes evidencias (adaptado del Dipartimento di Risorse Didattiche, 2008): 1) Explicar la idea con sus propias palabras; 2) Buscar ejemplos distintos que la confirmen; 3) Reconocerla en circunstancias distintas; 4) Ver relaciones entre esas y otras ideas o hechos conocidos; 5) Sacar deducciones personales; y 6) Plasmar las nuevas ideas en el papel. (p.10)

Resultados y algunas conclusiones.

[…]La antítesis de esta función [de mediador] sería convertirse en un intocable, condición entendida como aquella donde el maestro hace alarde de intolerancia, señalando su indisposición al trato directo con el estudiante más allá del salón de clases, su apego doctrinario al horario dentro de la jornada de trabajo, su invocación permanente al mito de la disciplina ajena al acercamiento y empatía con los estudiantes, el sostenimiento de un aura de sabiduría que en realidad sirve para ocultar sus carencias y limitaciones. (Villaruel, 2009, p. 3)

1) Si el maestro mediador no posee, en su calidad de experto, las estrategias que debe promover en sus estudiantes, entonces resultará prácticamente imposible que pueda intervenir favorablemente (mostrarle qué estrategia emplear, cuándo y dónde emplearla). El principio es básico: nadie puede dar lo que no tiene; y 2) La planeación empieza por el maestro. De aquí la necesidad de concretarla en unidades y secuencias didácticas que aseguren la adecuada coordinación e interacción con el estudiante. (p.9)

Bibliografía

Reglamento de Ingreso, Permanencia y Promoción del Personal Académico de la Benemérita

Universidad

Autónoma

de

Puebla.

Disponible

en:

recuperado el 06 de diciembre de 2016.

Zambrano, J.; Núñez, E. (2016) Recorte a la BUAP podría alcanzar los 250 millones de pesos, alerta el rector Esparza, E-Consulta, jueves 27 de octubre de 2016

250-mdp-alerta-el-rector-esparza recuperado el 06 de diciembre de 2016.

Picquart, M. (2008) ¿Qué podemos hacer para lograr un aprendizaje significativo de la física?, Lat. Am. J. Phys. Educ. Vol. 2, No 1, January 2008, pp. 29-36

Villaruel, M. (2009) La práctica educativa del maestro mediador. Revista Iberoamericana de Educación N° 50/3, Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI), 10 de septiembre de 2009, ISSN: 1681-5653

Estudio Comparativo de las Universidades Mexicanas. Sección de Exploración de Datos.

Carrera, P.; Luque, E. (2016) Nos quieren más tontos. La escuela según la economía neoliberal. Ediciones de Intervención Cultural/El Viejo Topo. España. ISBN: 978-84-16288-

74-8

Sartori, G. (2006) Homo videns. La sociedad teledirigida. Editorial Punto de Lectura, S.A de C.V, México, D.F., ISBN: 978-970-73-117-6