Sie sind auf Seite 1von 38
DEPORTE Y EDUCACIÓN RUBÉN CORDERO OJEDA PABLO GANANCIAS COMEZ
DEPORTE Y EDUCACIÓN RUBÉN CORDERO OJEDA PABLO GANANCIAS COMEZ

DEPORTE

Y

EDUCACIÓN

RUBÉN CORDERO OJEDA PABLO GANANCIAS COMEZ

DEPORTE Y EDUCACIÓN RUBÉN CORDERO OJEDA PABLO GANANCIAS COMEZ

ÍNDICE

1. Introducción

pág. 3

2. Deporte y Sociedad

pág. 4

2.1 Deporte e intereses sociales, políticos y económicos

pág. 4

2.2 El deporte como agente de reproducción y transformación social

pág. 12

3. Educación y Deporte

pág. 16

3.1 Evolución de la idea de educación y concepción actual

pág. 16

3.2 La introducción del deporte en los currículos escolares de las Publics Schools:

análisis crítico

pág. 18

3.3 El deporte como agente educativo: tópicos, críticas y condicionantes

pág. 20

3.4 Factores que justifican actualmente la presencia del deporte en el currículo

escolar.

Pág. 23

3.5

Educación deportiva: concepto y finalidad

Pág.25

4. Educación deportiva y práctica profesional

Pág.26

4.1

Formación y desarrollo de actitudes mediante el deporte y la práctica

deportiva

Pág.26

4.2

La atención a la diversidad en la práctica deportiva como necesidad didáctica, como reto profesional y como deber moral.

Pág.28

4.3 Enseñanza deportiva y práctica profesional: las responsabilidades docentes en contextos no escolares.

Pág.33

4.4 Modelos de Planificación y gestión de instalaciones y cultura deportiva.

Pág.36

5. Conclusiones (documento aparte)

6. Reflexión personal (documento aparte)

7. Bibliografía

Pág.37

2

2

Introducción

En nuestro trabajo, vamos a intentar relacionar en cada apartado correspondiente ideas de diversos autores que se opongan al tema en cuestión, con otras ideas de autores que defiendan la postura que se debate.

Todo ello, lo haremos de la forma más fluida posible y en la mayoría de los casos con nuestras palabras, reflejando los conocimientos aprendidos a través de la lectura de los diversos artículos facilitados para el desarrollo del trabajo.

Por otra parte, vamos a dejar aspectos tales como la importancia que tienen dichos contenidos en la actualidad para las conclusiones personales individuales así como la reflexión, ya que es posible que tengamos diferentes puntos de vista, así como diferentes formas de expresión.

Un aspecto que nos gustaría destacar antes de empezar con el desarrollo del trabajo, es que no nos ha sido posible tener en nuestra posesión toda la bibliografía pedida, por lo que ha habido momentos en el trabajo donde hemos tenido que profundizar sobre el tema, utilizando únicamente los artículos encontrados.

Para concluir con la fundamentación teórica, el desarrollo del trabajo comenzará con el apartado Deporte y Sociedad, donde desarrollaremos los intereses sociales, políticos y económicos en la actualidad así como en épocas pasadas.

Posteriormente desarrollaremos el apartado de Educación y Deporte, donde trataremos la idea de Educación anterior y actual, así como la introducción del deporte en el currículum escolar y la terminología de “educación deportiva” y “deporte educativo”.

Por último, desarrollaremos el apartado de Educación Deportiva y Práctica Profesional, atendiendo a contenidos como la atención a la diversidad, desarrollo de actitudes y modelos de planificación.

3

3

Deporte y Sociedad

Deporte e Intereses Sociales

A modo de introducción, la mejor forma a nuestro parecer para catalogar el deporte como interés social, es la mencionada por Bourdieu (1993:57), diciendo que todos los entretenimientos o actividad deportivas ofrecidas a los agentes sociales, son una oferta que trata de satisfacer una demanda social.

En nuestra opinión, lo que viene a decir el argumento de Bourdieu, es que siempre se ha intentado introducir el deporte en la sociedad, y para ello se han utilizado todo tipo de ofertas, escuchando por supuesto lo que la sociedad solicitaba.

Pensamos que ha sido así a lo largo de toda la historia, donde siempre se ha ido modificando el deporte en función de la clase social, para que la gente lo practicara. Y todo ello en ocasiones ha llevado a tener que diferenciar entre el deporte practicado por unas clases sociales y el deporte practicado por otro tipo de clase sociales.

Como ha ocurrido desde siempre, es decir, desde que el juego se transformó en deporte, se han diferenciado prácticas deportivas para unas clases sociales, que según ellas, solo las podrían practicar aquellas personas que tuvieran la sangre de esas clases sociales.

Dicho con las palabras de Bourdieu (1993:61), “dicho cambio de juegos a deportes tuvo lugar en los establecimientos de las “Públic Schools” inglesas, por tratarse de establecimientos educativos reservados para las élites de la sociedad burguesa, en donde los hijos varones de la aristocracia se apoderaron de un número de juegos populares y cambiaron simultáneamente su significado y función”.

Es obvio por tanto, que desde que se constituyó la etimología del término deporte, siempre ha habido alguien que ha intentado utilizarlo para su bien, es vez de para el bien de todos. Como podemos observar, las élites sociales lo único que parecía que buscaban era la distinción entre clases, a través de la práctica de ciertos deportes, que iban a constituir la clase a la que pertenecías según el deporte practicado.

Por lo tanto, pensamos que desde la introducción del término deporte ya hubo intereses sociales egoístas entre las clases que creían que tenían el poder.

4

4

Un aspecto un tanto llamativo nos ha parecido un párrafo del texto de Bourdieu, cuando hace referencia a la práctica deportiva no como distinción entre clases sociales, sino más bien quería reflejar su idea sobre la temporalidad de práctica deportiva.

Y decimos esto, porque a medida que se aumentaba en edad, se dejaba de practicar

actividad deportiva (Bourdieu, 1993:62). Y nos preguntaremos todos el por qué hemos querido destacar esta frase de Bourdieu, si a simple vista parece que no nos viene a decir nada que no se nos haya ocurrido en otra ocasión.

Pero lo que ocurre, es que si Bourdieu llevaba razón, a nuestro parecer supondría una deficiencia del proyecto que pretendían las élites sociales burguesas, que era la diferenciación entre clase a través del deporte, por lo que de dejar de practicar deporte a medida que se aumentaba en edad cómo se iba a hacer la distinción de clases si ese hombre ya no practicaba ningún deporte.

Aún así, tenemos que decir que este argumento es únicamente para sacar alguna deficiencia de la ideología de clases que existía y que a día de hoy existe pero en un grado menor (por suerte para nosotros), porque la distinción de clases si no era a través del deporte se realizaba en aquella época a través de las relaciones sociales que compartían y el ambiente que tenían alrededor, sin necesidad de practicar ningún tipo de deporte que hiciera a esa persona diferente de las clases trabajadoras.

Continuando con el argumento anterior de las “Public Schools”, nos gustaría mencionar la aportación realizada por Bourdieu y asociada al nombre de Coubertin afianzando nuestras teorías, sobre la diferenciación de las clases sociales para la práctica deportiva. Por ello, “sería un error olvidar que la definición moderna de deporte es parte integral de un ideal moral, de las fracciones dominantes de las clases dominantes y que se realiza en las más importantes escuelas privadas destinadas a los hijos varones de los dirigentes de la industria privada” (Bourdieu, 1993:65).

Y es importante esta afirmación, porque como bien sabemos el deporte en los clubs

de élites sociales tenía como finalidad formar futuras élites sociales, a través de funciones como la distinción social y la formación moral, provocando lo que parecía en ese momento una distención cada vez más grande y a pasos agigantados entre las clases sociales altas y las clases trabajadoras o bajas.

Una vez hecha la presentación del deporte como interés social entre las clases dominantes y las clases trabajadores, debemos de pasar a ver qué tipo de prácticas desarrollaban cada clase social y los motivos de las prácticas.

Para empezar, como ya mencionamos anteriormente, la ley de la oferta y la demanda se ajustaba en el ámbito deportivo a lo que las personas solicitaban, razón por la cual se decantaban por practicar una modalidad deportiva u otra.

5

5

Algunos de los motivos por los que se practicaban unos deportes u otros, tenían que ver con los costes culturales o económicos. Por ejemplo, para practicar una modalidad deportiva como el fútbol, quizás una familia de clase trabajadora se lo pueda permitir por no tener costes económicos muy altos, pero un deporte como la hípica sería realmente difícil que una clase trabajadora pudiera practicar dicha modalidad deportiva de forma continuada.

Por otra parte, había otro factor que también se tenía muy en cuenta a la hora de realizar una modalidad deportiva, como era el caso de las variaciones en la percepción o apreciación de los beneficios mediatos o inmediatos que resultasen de las diferentes prácticas deportivas (Bourdieu, 1993:76).

Esta última afirmación, después de diversos debates sobre su significado, hemos llegado a la conclusión de que Bourdieu hacía referencia a los beneficios económicos que se podrían obtener de practicar una modalidad deportiva u otra, dependiendo del factor tiempo. Pensamos que quizás la visión que tenían para practicar una modalidad deportiva que diera beneficios, era la de cuándo daría esos beneficios, nada más empezar su práctica o con el paso del tiempo.

La otra perspectiva que teníamos en mente y que ni mucho menos descartamos puesto que su importancia como veremos a continuación fue inmensa, era la idea de beneficios saludables para el cuerpo, entendido como la idea de practicar un deporte para sentirse bien con el cuerpo de uno mismo y mostrarse como un portento frente al resto de personas.

Aún así, volviendo con el tema de los factores principales de participación deportiva, destacamos el capital económico, el capital cultural y el tiempo libre del que se disponían. Y todo ello iba a diferenciar la práctica por parte de las clases burguesas, de la práctica por parte del proletariado.

Obviamente, se puede intuir el propósito de estos factores, ya que el que tuviera más dinero, más tiempo libre y perteneciese a la cultura que debía de pertenecer, iba a realizar los deportes denominados como típicos de la clase alta. Mientras que las personas que tuvieran menor tiempo libre, menor capital económico y no pertenecieran a la clase a la que debería de pertenecer, realizaría los denominados deportes típicos de la clase baja.

Aún así, a pesar de estos tres factores, al final el factor que posiblemente tuvo más importancia fue el factor salud corporal e imagen corporal, diferenciando por ello entre deportes de contacto o lucha y deportes para el cuidado del cuerpo (Bourdieu, 1993:79).

Los deportes de contacto o de lucha tales como el baloncesto y el balonmano eran practicados por oficinistas, técnicos, así como deportes como boxeo o lucha libre para la clase trabajadora también.

6

6

Sin embargo, las clases altas repelían este tipo de deportes, por motivos como la composición social, así como virtudes como la fuerza, resistencia, violencia o el espíritu del sacrificio (Bourdieu, 1993:79).

Por lo tanto, para finalizar con los argumentos de Bourdieu, la clase trabajadora realizaba prácticas orientadas al cuerpo, mientras que las clases privilegiadas trataban el cuerpo como un fin en sí mismo, siendo el físico o la apariencia lo más importante para ellos (Bourdieu, 1993:80).

Por otra parte, el deporte ha seguido sufriendo cambios, como sucedió sobre los propósitos de realización del deporte. Además de tener en cuenta el capital económico y cultural, empezaron a surgir intereses como la consecución de logros y de éxitos por ejemplo (Dunning, 1992:247).

El deporte siguió avanzando y como decía Rigauer, “el deporte moderno es un producto burgués, una recreación practicada inicialmente por miembros de la clase dominante para su propio placer, pero debido al aumento de la industrialización y a la difusión cada vez mayor del deporte hacia abajo en la escala social, ha llegado a adquirir unas características semejantes a las del trabajo” es decir, consecución de éxitos deportivos (Rigauer, 1969, en Dunning, 1992:254).

Por tanto, el deporte evolucionó tanto, que ya no solo era una diferenciación deportiva entre clases sociales, sino también entre los tipos de práctica de las mismas clases, donde se hacía distinción entre el deporte de afición y el deporte orientado al logro de éxitos, que como dice Elias, “no es el resultado de los actos intencionados de un individuo o grupo aislado, sino más bien el resultado impensado de la trama de acciones volitivas de los miembros de varios grupos interdependientes a lo largo de varias generaciones” (Elias, 1966, en Dunning, 1992:248).

Hay que reconocer también por nuestra parte, que los argumentos que expone Dunning durante toda su obra son argumentos que están basados principalmente en las nuevas tendencias y cambios producidos en el deporte de alto nivel, por lo que ahora pasaremos a dividir en fracciones muy pequeñas el deporte en general del que hemos hablado hasta ahora, para llegar a la fracción correspondiente al deporte de alto nivel.

Una idea que nos parece fundamental que hemos notado sobre todo en los argumentos de Dunning, es que utiliza la expresión aficionados, por lo que ya no es que solo se tratase en la terminología a los participantes sino también a los aficionados, que desde el punto de vista del interés social dice mucho en su favor, ya que abre el abanico de posibilidades acerca del interés que puedan tener las personas, ya que no hace falta que sean practicantes, sino que son visualizadores de lo que ocurre en ese deporte.

7

7

Por lo tanto, el deporte de alto nivel como interés social, empieza a integrar la seriedad en la competición, del cual hablaremos en la transformación ideológica del deporte, dejando para ahora las consideraciones sobre la creciente importancia social del deporte (Dunning, 1992:266):

1. El hecho de que el deporte ha cobrado fuerza como una de las principales

fuentes de emoción agradable.

2. El hecho de que se ha convertido en uno de los principales medios de

identificación colectiva

3. El hecho de que ha llegado a constituirse en una de las claves que dan

sentidos a las vidas de muchas personas.

(Dunning, 1992:266)

Como ya hemos dicho, estas últimas palabras de Dunning, reflejan lo que veremos más adelante cuando hablemos de la influencia que tienen el deporte en la gente, y de cómo es capaz de cambiar a las personas de pensamiento y de creencias.

Por ello, Dunning consigue destacar tres consideraciones muy importantes a su vez como interés social, como es el caso de emoción agradable, porque sirve de estímulo para las personas, y de esa forma las clases sociales se convierten no solo en participantes del deporte sino en aficionados.

También cita como consideración la identificación colectiva, más referente a la reproducción de ideología, por el hecho de que muchas personas sienten las mismas sensaciones cuando practican un deporte específico o bien como observadores de ese deporte, como puede ser el caso aunque sea muy típico de un partido de fútbol, donde la expectación suele ser abrumadora y más cuando se trata de un partido de alto nivel con grandes equipos.

Y por último, tenemos la consideración de que el deporte da sentido a las vidas de muchas personas, que se refugian en el deporte como vía de escape de la rutina de sus vidas, utilizado para eliminar el estrés y sentirse bien con uno mismo.

8

8

Deporte e Interés Económicos y Políticos

Para empezar, ambos intereses están íntimamente relacionados, porque normalmente cuando hablamos de interés políticos a través del Estado por ejemplo, trae consigo intereses económicos, ya que lo que buscan con el deporte son beneficios.

Por lo tanto, hablaremos de ambos conceptos de forma conjunta, comenzando por hacer un inciso sobre la influencia política que ejerce el Estado e incluso las clases sociales, sometiendo a los deportistas a unas presiones exacerbadas, sobre todo cuando se tratan de eventos internacionales, donde los deportistas según los espectadores deben de dar el cien por cien y ganar dichas competiciones internacionales.

Estos claros ejemplos son lo que acaban destruyendo el elemento lúdico del deporte, como señala Dunning (1992:268), ya que el deporte llega a adquirir tanta importancia a nivel mundial que incluso al practicarla olvidamos elementos como la diversión y el fair-play, para basarnos en la victoria y el éxito de superación sobre el resto de naciones a nivel internacional o bien a nivel nacional con las victorias de los clubes o equipos deportivos sea de la modalidad deportiva que sea.

En la actualidad, el deporte está determinado por la sociedad capitalista y por las relaciones entre clases teniendo en cuenta su naturaleza clasista. Por ello, el deporte moderno está ligado a una base económica y a una determinada infraestructura, como son las relaciones de producción capitalistas industriales (Languillaumie, 1978:32).

Lo que queremos expresar con la opinión de Languillaumie, es que el deporte se ha llegado a transformar tanto en tan poco tiempo, que por así decirlo ha pasado de hacer el bien para hacer el mal, considerando por el mal el egoísmo y beneficio personal únicamente.

Parece ser, que la ley impuesta en la actualidad acerca del deporte es que el que pueda beneficiarse económicamente del deporte que lo haga y que los demás se aguanten con la situación que les toca.

Y con esto no queremos solo que penséis en la situación de dos jugadores, en la que uno de los jugadores llega a vivir del deporte económicamente, mientras que el otro acaba jugando a nivel local y no recibe beneficios económicos por ello, sino que penséis en la cantidad de “negocio negro” que existe sobre el deporte, utilizando los eventos deportivos para realizar apuestas deportivas por ejemplo, como primer caso de obtención de beneficios económicos.

Más adelante seguiremos tratando este argumento, pero ahora vamos a seguir con los argumentos que estableció Languillaumie, sobre la unidad fundamental del deporte, donde se hace referencia al interés político por parte del Estado, pero que esta vez no incide necesariamente en la obtención de beneficios económicos, sino que cataloga la

9

9

influencia del Estado sobre el deporte como coordinador y controlador de las masas y la juventud, así como para impulsar la vida en un sentido de esfuerzo nacional único. Por ello, el deporte militar y civil además del deporte escolar y universitarios, son tomados a cargo del Estado (al menos en Francia) (Languillaumie, 1978).

Además, dentro del marco de su economía nacional, “el Estado tiende, de acuerdo con los imperativos de la planificación, a controlar la gestión y la utilización financiera del deporte, y a no permitir que los grupos financieros lo exploten de una manera demasiado anárquica” (Languillaumie, 1978: 38).

Por ello el deporte sirve como engranaje para el Estado, mientras los campeones serán sus discípulos y a los que los demás tendrán que admirar.

Un problema que tiene el deporte, es que ha atraído la influencia de todas las clases

sociales, y como eso vende, ahora el deporte se ve en la actualidad afectado por aquellos sectores que intentan explotarlos de forma sistemática y encarnizada para sus beneficios

económicos, como es el caso de los grupos financieros nacionales (Languillaumie,

1978:38).

Por ello, los acontecimientos deportivos se han convertido en ferias internacionales, donde los deportistas promocionan todo tipo de eventos para cumplir con esos contratos firmados a los imperativos del capital, como pueden ser las radios, tv, periódicos, y todo ello acaba convirtiendo el deporte en un mundo de negocio para la búsqueda de la ganancia (Languillaumie, 1978:38).

Por tanto, cuando nos volvamos a preguntar, ¿qué es lo que produce dinero?, podremos decir que el deporte, y específicamente las competiciones deportivas que utilizando el rendimiento de los deportistas producirán unas serie de marcas y mediciones y todo ello llevará a la consecución del récord, convirtiéndose dicho proceso en el reflejo de producción capitalista, donde el que mejores resultados saque, es el que más beneficios económicos obtendrá (Languillaumie, 1978:38).

A nuestro parecer, este proceso del que hablábamos nos parece un proceso

totalmente cíclico, ya que siempre gira en el mismo sentido para el mismo fin, por lo que siempre se intentará superar ese récord establecido, y eso conlleva la ejecución de la misma actividad, en la misma pista, con el mismo tiempo a superar, y utilizando

siempre la misma máquina, es decir, nuestro cuerpo. Y por ello, de no producirse ese récord, se volvería a empezar con dicho proceso cíclico desde el principio (Languillaumie, 1978:43).

Por último, acabaremos hablando del espectáculo deportivo como interés económico y político, por tener un valor mercantil que da dinero, y por otra parte quitando el “valor cultural” del espectáculo deportivo, por todas las manifestaciones deportivas que se realizan, que son utilizadas únicamente como pretextos para las provechosas versiones de los capitales (Languillaumie, 1978:50).

10

10

Además, resulta significativo ver cómo las fuerzas armadas y las estructuras más represivas del Estado, están cada vez más presentes en la misma organización de los encuentros deportivos, realizando intervenciones y desfiles militares tanto al inicio como al final de las competiciones (Languillaumie, 1978:51).

En relación a esto, acabaremos con la explotación política que se realiza sobre el espectáculo deportivo, con la identificación del Estado y sus soldados misiones del deporte, sacando conclusiones cómo la canalización de energías, por las explosiones afectivas producidas en un evento deportivo, desprendiendo dicha energía y recogida a su vez por quien promueve ese evento deportivo que es el Estado.

También se ha perdido la idea del fair-play, o al menos está cada vez menos patente en los espectáculos deportivos, ya que en la mayoría de ocasiones se refuerza el culto a la agresión, como nos dice Languillaumie a través de otras palabras de Marcuse, caracterizando el deporte como la forma más totalitaria de satisfacer a las masas mediante un recurso de manipular sus afectos, pasiones y espíritus (Languillaumie, 1978: 54).

Por último, diremos que en los grandes encuentros internacionales, a pesar de las sensibleras recomendaciones del comité olímpico, se sigue reflejando el enfrentamiento político existente entre las diferentes naciones participantes, preparados como luchas políticas. Por lo que los equipos deportivos no son más que delegaciones nacionales que representan directamente el honor y el prestigio del país (Languillaumie, 1978:54 y Sánchez Ferlosio, 2000:472).

11

11

Deporte como Agente de Reproducción y Transformación Social

Como bien sabemos, ambos apartados del trabajo están íntimamente relacionados, ya que al existir una reproducción y transformación de ideología, existe un cambio en los interés de la sociedad sobre todo, pero también en los intereses económicos (por cambiar la idea de practicarlo por disfrute a practicar para ganar dinero) y en los intereses políticos (en vez de hacer el deporte para la sociedad se hace para el beneficio personal posteriormente).

Como vemos todo va cambiando con el paso de los años, y al fin y al cabo, lo que demanda la sociedad o que se considera atractivo, es lo que se acaba implantando. No por ello queremos decir que nuestra opinión sea la opuesta, ya que estamos de acuerdo con el cambio generacional, pero siempre hay que saber diferenciar la orientación de dicho cambio.

Para comenzar, expondremos la argumentación realizada por Bourdieu (1993:63), acerca de deporte, creado para formar el carácter e inculcar la voluntad de ganar, dejando a un lado el disfrute deportivo, anteponiendo el afán de victoria y de superación, una característica muy peculiar que se daba tanto en los juegos deportivos de competición primigenios como en el deporte actual.

Además, se empiezan a distinguir en el deporte actual entre aficionados y profesionales, caracterizando al profesionalismo como “seriedad deportiva”, “la cual se debe a la carencia de espontaneidad y descuido, calificando su actuación como mejor frente a la de los aficionados, haciendo que se sientan inferiores y traten de emularlos” (Huizinga, 1949, en Dunning, 1992: 253).

Sin embargo, para Stone el deporte debería de ser utilizado para “satisfacer a los jugadores y espectadores, pero donde va la exhibición desvirtúa el placer de jugar y el espectáculo” (Stone, 1971, en Dunning, 1992: 254).

Ambos autores utilizan tratan el profesionalismo, ya que a nuestro parecer es la corriente que va a tener mayor empuje en los próximos años, haciendo por ello una diferenciación crítica, de lo que consideran importante en el deporte profesional.

Cuando se trata de la seriedad del deporte, Huizinga hace especial hincapié en la importancia del término, porque cree que el deporte profesional está evolucionando desde esa vertiente, para así poder separarse del deporte de aficionados, lo cual puede que se deba a la formación del Estado, la democratización funcional y la difusión del deporte a través de la red de interdependencias internacionales (Dunning, 1992:253).

Por ello se cree que el punto de contacto principal entre estos dos procesos sociales, es decir, la industrialización y la tendencia a largo plazo hacia una seriedad cada vez mayor en la participación y búsqueda de éxitos deportivos, según Elias es la

12

12

democratización funcional, es decir, “el cambio nivelador en el equilibrio de poder dentro y entre los grupos, ocurrido contingentemente en los procesos interrelacionados de formación del Estado y alargamiento de las cadenas de interdependencia” (Elias, 1966, en Dunning, 1992: 263).

Para acabar con las aportaciones de Dunning, nos gustaría mencionar la realizada acerca de la competición, donde especifica que el deportista de competición es para competir y no para disfrutar de sí mismo, porque al estar en un club se espera algo de él, por lo que destaca la función laboral del deportista, llegando incluso a anteponer sus obligaciones en la competición frente a su salud (Dunning, 1992:265).

A continuación, nos gustaría mencionar el deporte como agente de reproducción y

transformación social burguesa, mencionando la ideología de la clase burguesa. Por ello, el deporte al condensar los rasgos típicos de las estructuras capitalistas, se vuelve factor determinante para reforzar la ideología burguesa, destacando una jerarquía y promoción social, el trabajo para la patria (sabiendo para quién lo hacían y de una forma eficaz), la idea del fair-play entre las clases burguesas y por último una moral mixtificadora en sí (frente a la opresión y al control burocrático, recordar que existe un solo deporte y que éste es burgués en su esencia).

Y como último punto a destacar dentro de la transformación social, no nos podemos

olvidar del cambio de papel que tuvo la mujer en la sociedad, tanto a nivel personal como a nivel deportivo.

Para comenzar, se produjo una transformación ideológica femenina a comienzos del XX y finales del XIX, que modificaron las tradicionales estructuras masculinas del ocio y el deporte (Hargreaves, 1993:109).

En etapas anteriores, como bien sabemos las mujeres habían sido apartadas a un lado, podría decirse que incluso hechas invisibles, en lo que a práctica deportiva y utilización del ocio se podía referir.

Por ello, Gramsi utilizaba el concepto de hegemonía, para “examinar la forma en que, en condiciones sociales e históricas concretas, una clase fundamental es capaz de establecer su liderazgo como algo diferente de otras formas de dominación más coercitivas” (Gramsci, 1983, en Hargreaves, 1993: 113).

Lo que viene a significar en la actualidad, que las teorías imperantes de los hombres se encontraban en un nivel superior a la ideología mostrada por las mujeres, por lo que la práctica deportiva quedaba sesgada para el género femenino.

Por lo tanto, el concepto de hegemonía “nos invita a considerar la forma en que se produce, reproducen, contestan y cambian los significados que legitiman la dominación masculina en el deporte” (Hargreaves, 1993: 115).

13

13

Otro aspecto a tener en cuenta ha sido el grado de subordinación y libertad femenina a la que se ha visto sometida en lo referente al ocio y práctica deportiva, sobre todo por aspectos sociales y económicos (Heargreaves, 1993: 115).

Dicha subordinación va a producir un cambio en la mujer, que se va a sentir independiente y va a dejar de estar bajo el mando económico del hombre, empezando a despertar de su letargo.

Aún así, es cierto que traspasando esta barrera todavía quedarían muchas más, como es el caso del tiempo de ocio libre para las mujeres, ya que si les sumamos el trabajo en casa, más el trabajo fuera de casa, obtendríamos un intervalo de tiempo para el ocio demasiado bajo, sin incluir factores como cansancio y fatiga.

Además, dependiendo de a la clase a la que se perteneciese, se podría utilizar el tiempo libre de determinada forma sobre todo en el caso de las mujeres, ya que las pertenecientes a las clases medias-altas se podían permitir el lujo de practicar deporte, cosa que no podían hacer las mujeres de las clases bajas, tanto por tiempo como por economía (Hargreaves, 1993: 118).

La ideología cambiante que se empieza a producir, no surge sino de cambiar aspectos y matices que antes se encontraban bajo la esfera del “machismo”, como eran las excusas sobre las capacidades biológicas femeninas, o la aceptación de funciones para la mujer en otras esferas distintas a las de la práctica deportiva (Hargreaves, 1993: 121).

Una solución para estos problemas, sería la equitatividad en las tareas domésticas, utilizando la colaboración del género masculino, lo que proporcionaría en las mujeres el aumento del ocio y tiempo libre externo.

Otra de las causas por las que la mujer se encuentran en peldaños inferiores a los hombres en cuanto a creencia deportiva se refiere, no es sino la imagen que ofrecen los medios de comunicación y la prensa del papel del la mujer en el deporte, caracterizándolas primero como mujeres, y después en un segundo plano como atletas.

Y eso conlleva, a que las estructuras sociales configuren identidades deportivas personales y los medios de comunicación refuercen los valores patriarcales convencionales (como es la ejemplificación de que la mujer por realizar deporte cambia sus gustos heterosexuales a homosexuales) (Hargreaves, 1993: 126).

Para finalizar, concluiremos con los tópicos en cuanto a imágenes deportivas femeninas nos podemos encontrar incluso hoy en día en la actualidad, como es el caso de la debilidad y susceptibilidad de los sistemas reproductores femeninos frente a los masculinos, que sin embargo es un mito falso, porque incluso podría ser al revés, por tener las mujeres el aparato reproductor interno en el cuerpo (Hargreaves, 1993: 129).

Además, siempre ha existido el famoso mito del deporte para hombres, cuya ideología actualmente está cambiando, ya que cada vez hay más mujeres que practican

14

14

aquellas disciplinas deportivas consideradas de hombres, como podrían ser los deportes de lucha, fuerza, resistencia o velocidad (Hargreaves, 1993:130).

Por último, nos gustaría decir de forma personal que uno de los principales factores que consideramos que fue requerido para la introducciñon de la mujer en las disciplinas deportivas, no fue otro sino la salud, empezando a concienciar a las mujeres de que a través del deporte se podrían sentir mejor consigo mismas, incluso llegando a mejorar su estado de forma.

Lo que queremos decir con esto, es que el elemento fundamental del cambio ideológico es la percepción de las personas, ya que si se produjera un cambio en la mentalidad de la sociedad a niveles más amplios de los que a día de hoy se están produciendo, provocarían que las mujeres fueran consideradas en igualdad de condiciones respecto a los hombres, teniendo la misma expectación que cualquier deporte masculino y obteniendo los mismo méritos y premios económicos.

15

15

Educación y Deporte

Evolución de la idea de Educación y concepción actual

Para comenzar, el término educación presenta las mismas dificultades que el término deporte, en lo referente a establecer una definición clara y patente para todos, debido al a multiplicidad de significados y sentidos que pueden adquirir tales términos y a la falta de acuerdos al respecto, olvidado en numerosas ocasiones por el resto de autores (Velázquez Buendía, 2000:482).

Pero, como todo en la vida, siempre se intenta dar una definición aproximada de educación que sea capaz de englobar el mayor número de conceptos posibles. Por ello, consideramos la aportación inicial de Pérez Gómez muy valiosa, para a partir de ahí poder empezar a exponer nuestras opiniones.

“La educación es entendida como un proceso que tiene por objeto intencional la formación de las alumnas y alumnos como ciudadanos comprometidos activamente con la construcción y desarrollo de la sociedad democrática, mediante el ejercicio de la reflexión crítica y autocrítica, y de la participación activa y cooperativa de los mismo en el escenario social de la escuela y del aula” Pérez Gómez (1995, en Velázquez Buendía, 2000:483).

No obstante, dicha definición aportada tiene un grado de abstracción bastante elevado, disminuyendo la funcionalidad conceptual de la idea de educación. Sin embargo, podremos acercarnos a los orígenes de la idea de Educación, teniendo en cuenta “la moral del esfuerzo deportivo, sirviendo para asegurar la existencia de trabajador que le espera al niño” (Berthaud, 1978:112).

O entendido con otras palabras, utilizar la educación para preparar al niño para la vida adulta, siendo uno de los pilares principales de la perspectiva naturalista, basada en la idea de la educación a través del desarrollo de capacidades del individuo, es decir, la herencia genética.

Como bien sabemos, además de la perspectiva naturalista, existe otra perspectiva sociologista, basando sus ideas de cultura para desarrollar la educación, lo que creó un conflicto entre ambas teorías, hasta que ambas se interrelacionaron.

Y todo ello llevo, a la idea de educación actual, basada en la educación para el individuo y para la sociedad, entremezclando ambas teorías, para poder llegar a las teorías establecidas anteriormente por Pérez Gómez.

16

16

Por todo ello, en la actualidad se considera a la educación “como un proceso intencional que tiene por objeto desarrollar o perfeccionar las capacidades cognitivas, motrices, de equilibrio personal, de relación interpersonal y de integración social de las personas, a través de actividades seleccionadas, organizadas y desarrolladas por otras personas, con la finalidad expresada en la definición anterior de Pérez Gómez” (Velázquez Buendía, 2000:483).

Por último, para concluir con la idea de educación actual, tenemos que decir que además de tener un proceso de desarrollo, tiene que saber para qué se necesita esa educación, ya que si desarrollamos las capacidades a través de actividades en diferentes ámbitos, deberemos de saber para qué.

Y esa respuesta, es la siguiente: la educación es cierto que desarrolla las capacidades a través de actividades, para satisfacer las necesidades individuales así como las necesidades sociales, y las desarrolla de tres formas, que son formar a las personas para que éstas sean autónomas y responsables aprendiendo todo lo que puedan (claridad intelectual), beneficiarse lo máximo posible esas personas de la cultura, y por último colaborar para la conservación y la mejora de ese sistema democrático implantado actualmente, teniendo en cuenta sus valores.

17

17

La Introducción del Deporte en los Currículos Escolares de las Publics Schools: análisis crítico

El origen de la introducción del deporte en los currículos escolares de las Publics

Schools, comenzó por la difusión de las prácticas deportivas, provocando la activación de una serie de dispositivos que asegurasen determinadas formas de conducta y de disciplina corporal, siendo producto de nuevas sensibilizaciones que dieron lugar a un conjunto de regulaciones del cuerpo individual y colectivo antes inexistentes (Barbero González, 1993:9).

Dichos dispositivos se pondrían en funcionamiento en las Publics Schools, siendo estas las escuelas o centros educativos más selectos de las altas élites, considerados como internados para la aristocracia y la alta burguesía, donde encomendaban y encomiendan la educación de sus hijos varones (Barbero González, 1993:9).

A día de hoy ocurren situaciones similares, ya que existen en España colegios

privados y concertados donde las clases altas, entendiendo por altas las más beneficiadas económicamente, llevan a sus hijos para su proceso educativo, pagando por ello cuantías exageradas.

En nuestra opinión, nos replanteamos la calidad de dichos colegios, ya que si las familias pagan esas cantidades astronómicas de dinero, la calidad en la enseñanza deberá de ser exquisita e inimaginablemente mejor. Sin embargo, es todo lo contrario, ya que la educación es la misma para todos, la única variable es quién la imparte, así como su metodología, lo que enriquecerá o no la calidad de la enseñanza.

Prosiguiendo con nuestro tema de debate, las Publics Schools se encargaban de la educación únicamente de los hijos varones de las clases altas, y allá por el siglo XIX, surgió una creciente inversión en educación, llamando la atención sobre la necesidad de reformar las instituciones (Barbero González, 1993:13).

De esta forma, el deporte surgió como parte de esta estrategia, con la finalidad de controlar el tiempo libre de los varones de las clases dominantes, convirtiéndose en un periodo corto de tiempo en el elemento central del currículum, siendo el contenido más importante de dichas instituciones (Barbero González, 1993: 14).

Como en la actualidad, los adolescentes se encuentran en el periodo de la educación, teniendo también tiempo para su ocio y sus pasatiempos, situación similar a la que tenían los estudiantes de las Publics Schools.

Obviamente los pasatiempos de estos estudiantes eran la caza y deportes similares, lo que para las Publics Schools significaba salirse fuera de la idea de la vida escolar, por lo que la estrategia de control que tomaron fue la de encerrar a los estudiantes en los patios

18

18

y campos de la escuela. De esta forma atacaban la independencia juvenil y se creaba la posibilidad de vigilancia (Barbero González, 1993: 15).

Posiblemente, esta fuera una de las causas del éxito de las Publics Schools, en lo que a formación académica trata.

A pesar del encierro, lo peculiar del encierro y de la puesta en marcha del dispositivo

es que se siguió apoyando en mantener el tiempo libre de los alumnos, manteniendo su autonomía, a la vez que potenciaban su estructura jerárquica basa en la veteranía y en el sistema de prefectos (Barbero González, 1993: 15).

Investido como valor educativo, el deporte se transformó en la parte central del currículum escolar, utilizando los campos de juego como medios educativos, quitando importancia a las clases de lengua y cultura clásica, por mostrarse de una forma más atractiva, incluso dejando en una posición inferior a las lecciones morales provenientes del púlpito de la capilla escolar (Barbero González, 1993: 16).

Y nos preguntaremos para qué todo este proceso, ya que obviamente tendrían que

tener los dirigentes y directores de las Publics Schools algunas ideas de futuro sobre lo que querían conseguir en los estudiantes.

Por lo tanto, las funciones que se querían conseguir con dicha enseñanza eran las de formación del carácter de los futuros dirigentes sociales, construcción de un nuevo ideal que exaltaba la virilidad adquiriendo la hombría y el coraje, a los que tantos éxitos atribuyeron (Barbero González, 1993:16).

Una de las funciones que más nos ha llamado la atención ha sido la de que adquieran distinción social, lo que es llamativo, porque la función del deporte queda anulada, o más bien no es que quede anulada su función, sino que únicamente se realizaría la práctica deportiva pero sin ninguna utilidad en concreto.

De ahí, destacar la idea del fair-play, queriendo decir a la educación de las Publics Schools, que no se introduzcan tanto en el juego, hasta el punto de olvidar que es un juego. O traducido para las Publics Schools, sería que no olviden la idea de practicar deporte para conseguir otros beneficios, olvidando por ello la finalidad de la práctica deportiva, ya fuese saludable o para la adquisición de competencia motriz y cognitiva de los estudiantes.

Si llegan hasta el punto de utilizar el deporte para conseguir otros bienes olvidando lo que realmente deberían de transmitir con la práctica deportiva, desvirtuarán la función principal del deporte, que dejará de transmitir los valores que lo caracterizan.

19

19

El Deporte como Agente Educativo: Tópicos, Críticas y Condicionantes

Para empezar, vamos a exponer primero los argumentos de varios autores que defienden la postura o al menos dan un acercamiento al término deporte educativo, para posteriormente utilizar los argumentos expuestos por Velázquez Buendía, acerca de la esencia educativa del deporte.

En primer lugar, es en la escuela en donde se pone de manifiesto la idea de educación

deportiva, reclamando su organización racional y sistematización (Berthaud, 1978:97).

Por ello, expone que el deporte es la piedra angular en material educativo, cumpliendo con una función educativa, que es participar en el desarrollo de la sociedad como una dimensión de la cultura.

Además, aparte de ser una función educativa también se trata de una función moral, perteneciendo al sistema global de control y administración del tiempo libre de las personas y a su sistema de represión (Berthaud, 1978:98).

Prosiguiendo con lo mencionado anteriormente, para que el deporte realice una acción concordante con las intenciones educativas del Estado, “es necesario que tenga una forma determinada, que esté organizado en función de principios precisos y que se apoye en valores de cierto tipo. Por tanto, estas nuevas estructuras deportivas son las que determinan el sistema deportivo dominante en la actualidad” (Berthaud, 1978:99).

Si nos centramos en la represión deportiva del individuo, podríamos considerar una

serie de mecanismos, como podría ser la constitución de una fuerza deportiva a través del control de la energía psíquica del individuo, movilizando previamente la energía vital a través del proceso educativo que se lleva a cabo (Berthaud, 1978:107).

También tenemos la interiorización de la moral, ya que la moral sería la que actuaría de fachada o mejor dicho de máscara de esa represión deportiva que se produce, imponiéndola y ocultándola al mismo tiempo (Berthaud, 1978:108).

Por otra parte, considerando la moral deportiva educativa, podríamos tener como imagen principal la de un campeón por adquirir las cualidades del trabajo, que viene a significar para el resto de los individuos la preparación para la vida adulta, concienciando de la noción del trabajo y de la sumisión y respeto a la autoridad que le precede en dicho ámbito, representando la base de la educación deportiva a través de la autoridad, el orden y la disciplina.

Y como último argumento de represión deportiva tenemos la represión sexual,

encargándose el deporte de dicha función, ofreciendo a la juventud un excelente derivativo para sus energías sobrantes. Así, la energía sexual se utilizaría para el aparato

20

20

educacional, reemplazándose por satisfacciones sustitutivas represivas, entre las que podemos destacar el placer por el movimiento, el placer por dominarse a uno mismo, y por último se sustituye la actividad intelectual crítica para investigar (Berthaud,

1978:115).

Una vez finalizada esta argumentación, proseguiremos con lo establecido por Velázquez Buendía, cuando realiza su discrepancia sobre la esencia educativa del deporte, caracterizada por cuatro argumentos específicos.

El primer argumento trata sobre la categoría del deporte educativo, que no se puede asemejar a otras categorías como deporte salud, ocio o recreación, por lo que ofrecen y lo que pretenden (Velázquez Buendía, 2000:486).

Respecto al deporte de salud lo que ofrece es actividad física y bienestar saludable, siendo los fines que busca el que pretende realizar dicho deporte de salud.

Sin embargo, en el deporte educativo no ocurre lo mismo, ya que ofrece educación, pero el que lo practica no pretende dicha educación, sino que puede pretender otras cosas como diversión, relación con otras personas o éxitos académicos.

Por lo tanto, lo que se debería de hacer respecto al deporte de educación sería que tanto el que lo creara ese deporte como el propio deporte educativo ofrecieran y pretendieran la educación para el alumnado, mientras que los alumnos/as pretenden diversión, relaciones sociales o éxitos académicos, que podrían ser otros objetivos que intentase alcanzar el deporte educativo, sin ser los principales (Velázquez Buendía,

200:489).

El segundo argumento trata sobre las características tradicionales del deporte (lúdico, institucionalizado, normas, competición), que son causas que provocan un efecto automático para la práctica deportiva, mientras que no existiría una causa que tuviera efecto educativo automático con la práctica deportiva (Velázquez Buendía, 2000:487).

En tercer lugar, tenemos que las situaciones que surgen en la vida cotidiana o en el trabajo no se consideran educativas, mientras que en el deporte si se le adjudica dicho calificativo, lo que ocurre de forma similar con los valores (Velázquez Buendía,

2000:487).

Por lo tanto, si cooperar o enfrentarse los unos con los otros son situaciones de la vida cotidiana de las personas, no se puede considerar como elemento educativo del deporte, por no ser exclusivamente de la educación dicho argumento (Velázquez Buendía, 2000:487).

Además, si tenemos en cuenta los valores, existen valores como la cooperación y camaradería que son muy valorados por las bandas callejeras, por lo que la ambigüedad de dichos valores son un defecto de lo que se consideraría deporte educativo o valores educativos.

21

21

Incluso tenemos valores negativos, como el pesimismo, ansiedad, miedo, que podrían tirar abajo la teoría del deporte educativo con su transmisión, por lo que tenemos que todas estas causas referente a dicho argumentos se ve afectada en la mayoría de ocasiones por el entorno en el que se mueva el deportistas, los principios éticos de sus profesores o entrenadores, y el nivel de maduración del propio deportista.

Y como último argumento, tenemos la consideración de que el deporte como contenido curricular debe de desarrollar una serie de capacidades, conocimientos, actitudes y valores, de forma similar que otras materias, pero al resto de materias no les adjudica el calificativo educativo, y sin embargo al deporte sí (Velázquez Buendía,

2000:487).

Además, en nuestra opinión, es posible que el deporte como contenido curricular no tenga que desarrollar todas las capacidades, sino que únicamente desarrolles las capacidades cognitivas y motrices, y esporádicamente o de forma causal desarrolle las capacidades de inserción social, reequilibrio personal o relación interpersonal.

A modo de conclusión, diremos varias aportaciones realizadas por Roberto Velázquez (2000:490), sobre el deporte educativo, destacando que lo sustancial del la expresión deporte educativo no es el término deporte, sino el término educación a través de su práctica. Y también, “el deporte no es esencialmente educativo como parece indicar la expresión deporte educativo, pero pueden obtenerse efectos educativos induciendo a su práctica en función de las condiciones en que ésta tenga lugar.

22

22

Factores que justifican actualmente la presencia del deporte en el currículo escolar.

Desde que la educación física entró en el currículo, en el siglo XIX en Inglaterra, no ha dejado de mejorar. De ahí pasó durante todo el siglo XX a prácticamente el resto de Europa llegando a España y hoy en día se sigue manteniendo. A continuación explicaremos los factores que justifican que se mantenga.

Para empezar, según Velázquez Buendía, el deporte se puede considerar como una construcción socio-cultural, ya que constituye un fenómeno de gran magnitud, tanto a nivel de espectáculo, como a nivel de práctica, y que despierta un interés increíble en toda la población sin importar la clase social, cultura, edad… siendo este un fenómeno a nivel mundial y que une continuamente culturas muy diversas. (Velázquez Buendía, 2001:70) Estamos de acuerdo con lo que nos dice el autor ya que como llevamos viendo durante todo el semestre el deporte es un importante factor social, económico y político que se relaciona con todos ellos. A nivel económico como aporta Velázquez “un portador de ideología (…) que contribuye a reproducir y transmitir los valores, estructuras estereotipos, jerarquías, significados…(Velázquez Buendía, 2001:71) Esto significa que el deporte es un importante factor político, que transmite ideologías y formas de pensar, y es tan importante su influencia o más que la publicidad que se pueda hacer.

Por otra parte es interesante destacar los factores económicos que desempeña el deporte y es que este mueve millones y millones de euros al año, ya no solo a través de los jugadores de los distintos deportes, sino los productos, los anuncios, el deporte se ha convertido en mas que simplemente eso, deporte, ahora es un mundo económico en el que la oferta y demanda es continua.

Todos estos factores son importantísimos para que el deporte continúe en nuestros currículum ya que al ser un factor social tan importante, es necesario que tenga su cabida en el currículo y en la educación de los alumnos/as ya que en un futuro deberán conocer y comprender este mundo y este tipo de sociedad que muchas veces gira en torno al deporte-espectáculo.

Otro aspecto importante por el que el deporte se mantiene hoy en día es porque los niños/as necesitan de un buena base en valore y actitudes y que mejor forma de dársela a través de la educación física, como nos dice Velázquez Buendía: “…se hace necesario promover el desarrollo de actitudes positivas y estables hacia la práctica de actividades físico-deportivas, finalidad que, por otra, ha construido uno de los objetivos tradicionales y más consensuados de la Educación Física.(Velázquez Buendía, 2001:81) Esto lo que nos viene a decir es que hoy en día es muy necesario el tratamiento de las actitudes en la juventud, y que a través de la práctica físico deportiva se pueden adquirir de una manera más sencilla que en el resto de asignaturas, esto es un

23

23

beneficio para nosotros como educadores ya que hace que nuestro trabajo hoy día sea indispensable, y esta es otra de las razones por las que hoy día la educación física se mantiene en nuestro currículo.

Antes de terminar con este apartado es necesario comentar un par de factores más que completan este razonamiento sobre la permanencia de la educación física en el currículo. En primer lugar, es necesario educar a nuestros alumnos/as en la competición ya que es un ámbito que está en auge y necesitan entenderlo para poder opinar sobre él, para esto requieren de conocimientos en todos los aspectos de la competición, el marco normativo…

Por último pero no menos importante nos hace falta

hablar de los

fines de la

educación deportiva que como dice Velázquez Buendía los fines son:

La autonomía como practicante de deportedeportiva que como dice Velázquez Buendía los fines son: Autonomía como espectador Autonomía como consumidor

Autonomía como espectadorlos fines son: La autonomía como practicante de deporte Autonomía como consumidor (Velázquez Buendía, 2001:96)

Autonomía como consumidorcomo practicante de deporte Autonomía como espectador (Velázquez Buendía, 2001:96) Como podemos ver en estos

(Velázquez Buendía, 2001:96)

Como podemos ver en estos puntos, se nos indican los fines de la educación física y. Por todo esto que hemos estado viendo es por lo que concluimos que el deporte en el currículum de hoy en día es necesario y que aquí se han dicho algunas razones que nosotros hemos considerado importantes pero habrá muchas mas siempre y cuando se dé un correcto razonamiento de las mismas.

24

24

Educación Deportiva: Concepto y finalidad.

Este es el último punto de este bloque de educación y deporte en el cual hemos hablado ya de una gran cantidad de aspectos relacionados con la educación y el deporte.

La educación deportiva como podemos observar y parece algo obvio, es una mezcla de deporte y educación, ambos conceptos están muy ligados a la sociedad lo que les hace conceptos muy complejos. Para conseguir una definición de educación deportiva, primero debemos saber que es educación, y desde nuestro punto de vista la educación es un proceso de formación de capacidades de los alumnos/as a través de diversos métodos. Teniendo esta definición en mente y aplicándola el concepto deporte podemos concluir que educación deportiva es un proceso de formación de capacidades motrices, cognitivas, psicoafectivas y socioafectivas del alumnado a través de tareas de aprendizaje.

Muy ligado al punto anterior podemos ver cuáles son los fines en este cuadro de Velázquez Buendía:

Finalidades Educativas

 

Capacidades Relacionadas

Autonomía

como

practicante

de

Cognitivo-motrices

deporte

De equilibrio personaldeporte

De relación interpersonalde Cognitivo-motrices deporte De equilibrio personal De inserción social Autonomía como espectador  

De inserción socialDe equilibrio personal De relación interpersonal Autonomía como espectador   Cognitivas   De

Autonomía como espectador

 

Cognitivas

 

De equilibrio personal 

De relación interpersonal  Cognitivas   De equilibrio personal De inserción social Autonomía como consumidor  

De inserción social  De equilibrio personal De relación interpersonal Autonomía como consumidor   Cognitivas   De

Autonomía como consumidor

 

Cognitivas

 
  De inserción social

De inserción social

(Velázquez Buendía, 2001:96)

Como podemos observar en este cuadro los fines de de la educación deportivas se dividen en tres grupos y cada grupo lleva asignado una serie de capacidades, de las que hemos hablado en la definición. Y con esto concluimos el bloque III y damos comienzo al nuevo bloque.

25

25

Educación deportiva y práctica profesional

Como sabemos este es el último bloque de los tres que se han tratado, el tema de educación deportiva es un tema muy complejo ya que la educación y el deporte son dos constructos que dependen de la sociedad y que como tal son variables. Pero se podría decir a nuestras palabras que la educación deportiva es un proceso en el cual, el alumno/a adquiere conocimientos motrices, deportivos…

Formación y desarrollo de actitudes mediante el deporte y la práctica deportiva.

Antes de comenzar con el desarrollo de las actitudes en el deporte y en la práctica, creo necesario dar una explicación de lo que son las actitudes, según lo que nosotros pensamos, una actitud es una serie de creencias, valores, emociones… que nos predisponen a tener una serie de de comportamientos.

Las actitudes estas compuestas tres componentes, uno cognoscitivo, uno afectivo y conductual, estos tres componentes conforman el concepto de actitud y son igual de importantes los tres:

a. Componente Cognoscitivo. Formado por las percepciones y creencias, los conocimientos, las capacidades, la motivación…

b. Componente Afectivo: Relacionado con los sentimientos y las preferencias de un persona hacia algo.

c. Componente Conductual tendencia a reaccionar de una determinada manera. Es el componente activo de la actitud. Es la acción o no acción, las intenciones…

(Ros, 1985, en Hernández, A.; Morales, V. 2000)

Según Hernández y Morales las actitudes tienen una serie de características que son importantes conocer:

La dirección, que hace referencia a la si la actitud es positiva o negativa. La magnitud que es el grado de la actitud. La intensidad que es la fuerza del sentimiento que afecta a la actitud La centrabilidad que se refiere a cómo guía al sujeto.

(Hernández, A.; Morales, V. 2000)

26

26

Todas estos puntos que estamos tratando de las actitudes son muy importantes ya que son los que hacen que una actitud sea adecuada, y nosotros como profesores debemos conocer cómo hacerlo ya que vamos a ser unos de los principales transmisores de estas actitudes, y esto vamos a poder hacer a través de varias formas, a través de la influencia o a través de la persuasión. Como futuros profesores debemos conocer estas dos formas de transmisión de actitudes al igual que las 5 formas de adquisición de actitudes.

Cuando transmitimos las actitudes lo podemos hacer de forma voluntaria, denominándose persuasión o involuntaria, que es lo que llamamos influencia. Los alumnos/as puede adquirir las actitudes a través de varios métodos, la observación o imitación, el condicionamiento (basado en recompensas y castigos), la interiorización (reflexión), la identificación (imitar conocimientos complejos) y los conocimientos nuevos.

Para conocer cómo afectan estas actitudes en los alumnos/as a través de los métodos que acabamos de ver, es necesario conocer las distintas funciones que poseen las actitudes: y son 4 como dice Katz (1984) en Hernández, A.; Morales, V. (2000)

Función instrumental, adaptativa o utilitaria. Función defensiva del yo. Función expresiva de valores. Función cognoscitiva.

Como conclusión final a este primer punto de bloque VI queremos decir que la formación y desarrollo de actitudes nos parece un tema muy importante ya que este es uno de los principales argumentos por los que la gente dice que el deporte es educativo, pese a que no tengan en la mayoría de los casos mucha idea, aun así, la formación de los alumnos/as en actitudes, valores…

Creo que es algo muy interesante, que como asignatura se debería aprovechar ya que el resto de materias no dan pie a ello y que nosotros como profesionales del deporte, debemos, en primer lugar transmitirlo de una manera correcta en nuestras aulas, y en segundo lugar hacer ver a la población que nuestra asignatura es muy rica y que no tenemos tiempo semanal para trabajar todo esto, ya que de esta forma la sociedad irá considerando la asignatura de Educación Física como una asignatura importante, se nos asignarán más horas y podremos verdaderamente cumplir con nuestra labor como profesionales y como educadores.

27

27

La atención a la diversidad en la práctica en la práctica deportiva como necesidad didáctica, como reto profesional y como deber moral.

La atención a la diversidad es uno de los principios didácticos que forman el currículo tanto de educación primaria como de educación secundaria que es la que más nos afecta a nosotros. (Velázquez Buendía, 2001: 987)

Este tema podemos abarcarlo a través de dos perspectivas, una perspectiva teórica, en la que es muy difícil considerar lar particularidades que tiene cada uno de los alumnos/as para a la hora de planificar, poder adaptar la materia. Pero lo verdaderos problemas surgen cuando se lleva a la práctica ya que es mucho más complicado y surgen muchos más problemas y esto está propiciando que muchos profesores se planten las verdaderas virtudes de este planteamiento. (Velázquez Buendía, 2001: 987) Aunque nosotros pensamos que un profesor por muchos problemas que aparezcan debe siempre intentar realizar una buena labor como docente y en este caso esforzarse por realizar esa adaptación o esa planificación pese a lo complejo que sea.

Antes de seguir con este tema sería interesante conocer qué es “Diversidad” y “Atención a la diversidad”. Según Velázquez, diversidad es la existencia de diversos grupos de nivel dentro de una misma clase marcados por las capacidades de los alumnos/as que dan lugar diferencias entre ellos y se deben tener en cuenta desde el proceso de enseñanza. Aunque es necesario tener clara una serie de ideas, en primer lugar es muy complejo identificar el grado de las diferencias entre los alumnos/as a nivel de capacidades, por lo que se suele hacer un promedio general de la clase y este se aplica a todos y todas.

Aunque normalmente no todos se pueden adaptar a este promedio establecido por lo que cuando esto ocurre, y las necesidades del alumnado distan de lo establecido por el promedio, son necesarias una serie de adaptaciones ya que los alumnos/as poseen lo que llamamos necesidades educativas especiales, que pueden ser tanto porque tenemos alumnos/as superdotados en clase como porque tenemos alumnos/as con discapacidades psíquicas, motrices o sensoriales o cualquier problema que cause un retraso escolar. (Velázquez Buendía, 2001: 989).

Desde nuestro punto de vista entendemos que los profesores establezcan un promedio que pueda ajustarse en mayor medida a todos los alumnos/as, pero como nos dijeron un día, esto es como si en una clase, llegan nos calculan la media de la altura, ancho… de todos y hacen un traje con esa medidas, a algunos el traje les quedaría bien pero habría otros muchos que no entrarían o que les quedaría grande. Pues con el tema de la educación pasa algo parecido se puede establecer un promedio para realizar una planificación pero hay que estar abierto a su cambio ya que pueden ser necesarias numerables adaptaciones para nuestro alumnado.

28

28

Con respeto a la “atención a la diversidad”, aquí Velázquez nos lo define como un proceso, en el que se ajustan todos los elementos del currículo como los objetivos, los contenidos… y de las tareas para aquellos alumnos/as que sus capacidades difieran del grado establecido como promedio de la clase. Es necesario tener mucho cuidado con esto ya que si nosotros caemos en la cuenta de que un alumno/a requiere de una serie de necesidades especiales, y se le realiza la adaptación necesaria, puede ser que nuestras expectativas con esa persona desciendas y por lo tanto ocurra lo mismo que con la profecía autocumplida. (Velázquez Buendía, 2001: 990) Es decir que nosotros como profesores tenemos la obligación de realizar las adaptaciones pertinentes para que el alumno/a se sienta como uno más, pero debemos tener cuidado con nuestras expectativas como docentes ya que si pensamos mucho que es inferior o superior en cuanto a nivel del grupo puede ser que estemos reduciendo o intensificando sus posibilidades y por lo tanto no haciendo una correcta labor educativa.

Hemos estado hablando de la diversidad entre alumnos/as pero no hemos especificado nada en cuanto a diversidad de capacidades humanas, las cuales Velásquez Buendía divide en: motrices, cognitivas, psicoafectivas, y socioafectivas. (Velázquez Buendía, 2001: 990)

La dimensión motriz, son todas aquellas capacidades relacionadas con el movimiento, como por ejemplo la coordinación, la técnica y táctica, el rendimiento físico… todas estas son muy importantes para nosotros ya que son unos de los fundamentos básicos en nuestra materia que es la educación física.

La dimensión cognitiva entendida como el saber y el saber hacer, a la que pertenecen las capacidades de tipo intelectual, como análisis, síntesis, interpretación… y tipo disciplinares como la lingüística, las matemáticas… (Velázquez Buendía, 2001:

991) Esta dimensión se encuentra muy ligada a la dimensión motriz ya que para la ejecución de cualquier tipo de acción antes es necesario un proceso cognitivo de análisis en interpretación del medio.

La dimensión psicoafectiva hace referencia a todas aquellas capacidades relacionadas con uno mismo, capacidades de tipo conocimiento propio, autoestima, autocontrol, seguridad personal… todas estas son las capacidades que controlamos nosotros mismos y sólo nos afectan de manera directa a nosotros.

La dimensión socioafectiva son aquellas capacidades relacionadas con nosotros y nuestra relación con los demás, son todas las capacidades sociales, que como dice Velázquez Buendía podrían considerarse capacidades de tipo social como por ejemplo las capacidades de relación interpersonal y de integración social. (Velázquez Buendía, 2001: 991)

29

29

Todas las capacidades que se manifiestan tanto en la dimensión socioafectiva como los que se manifiestan en la psicoafectiva, lo hacen a través de actitudes, conformando de esta manera nuestros valores. (Velázquez Buendía, 2001: 991)

En el desarrollo como persona es igual de importante el desarrollo de todas ellas ya que al fin y al cabo están relacionadas y por lo tanto unas dependen de otras, si una de ellas no es normal o esta menos desarrollada y termina afectando a las demás, por eso un niño que a nivel social está muy desarrollado, pero a nivel motriz no, en la clases de Educación física su facilidad de relaciones sociales se ven coartadas por las capacidades motrices hasta el punto de no relacionarse con sus compañeros por vergüenza. Es por esto por lo que es igual de importante el trabajo de todas ellas de forma conjunta y por igual. En el caso de que algún alumno/a con necesidades especiales tuviera un déficit en alguna de ellas, se debería intentar potenciar esa o esas capacidades hasta el nivel del resto para posteriormente trabajar de forma conjunta con todas ellas, o por lo menos eso es lo que nosotros pensamos y creemos que se debería trabajar así.

Para realizar este tipo de adaptaciones con el objetivo de ayudar al desarrollo de un alumno/a es necesario realizar también adaptaciones a nivel curricular, y las más comunes son a nivel de objetivos y contenido, y a nivel metodológico. Ya que el tratamiento de la diversidad de capacidades, necesita que este tipo de elementos se modifiquen para ayudar a nuestros alumnos/as. (Velázquez Buendía, 2001: 993)

La adaptación de los objetivos y contenidos dependerá de que tipo de necesidades tenga el alumno/ ya que se podrán realizar actividades con objetivos más complejos o menos complejos que el promedio de la clase en función de ello, al igual que ocurre con los contenidos. Un ejemplo claro es el que nos propone Velázquez Buendía, en el que el objetivo didáctico es la entrada a canasta y la puede trabajar en varias situaciones de distintas complejidades que variará en función de la necesidad, o de distintas formas de ejecución (pierna dominante, pierna no dominante…) más o menos difíciles o variando los grupos para que sean homogéneos o heterogéneos. De esta forma a través de la variación de los contenidos y objetivos se puede adaptar la tarea. (Velázquez Buendía, 2001: 994) Pensamos que esta forma de adaptar las tareas a alumnos/as con necesidades especiales es muy adecuada ya que se modifica a través del currículum y por lo tanto no se desvirtúa su función educativa.

El otro tipo de modificación que se puede realizar es a través de la metodología, pudiéndose realizar varios tipos en función del tipo de necesidad que se tenga, por ejemplo con un alumno/a superdotado/a motrizmente, se puede utilizar un método de micro enseñanza para que de esta forma pueda ayudar a los demás y no se aburra. Al igual que ocurre con este caso, para cada uno se puede utilizar un tipo de metodología, aunque estos métodos se pueden utilizar de forma aislada, también se pueden combinar varios de ellos. Algunas metodologías son el descubrimiento guiado, los grupos de nivel, la asignación de tareas… Lo importante es que adaptemos la metodología a la

30

30

necesidad de los alumnos/as al igual que hemos realizado con los contenidos y objetivos.

A continuación expondremos posibilidades de adaptación para atender a los tipos de diversidades que hemos visto, la motriz y cognitiva por una parte y por otra la socioafectiva y psicoafectiva.

Respecto a la competencia motriz y cognitiva, nosotros pensamos que el tipo de

adaptación que se requiere es hacia las actividades o tareas y hacia su dificultad, y que es necesario que esa dificultad y esa tarea se adapten al alumno/a ya que de lo contrario

ni habrá ningún aprendizaje, que ese tipo de adaptaciones sean cambiantes, es decir que

no siempre sean las mismas y que a medida que mejores se le vayan quitando y por último buscar actividades en las que el alumno/a se sienta cómodo y no mal quizá

porque no le salga o no le guste lo suficiente.

Y como apunta Velázquez Buendía, se pueden realizar adaptaciones a nivel de equipos, modificando el número de participantes, grupos homogéneos o heterogéneos…

o a nivel de las características del juego, modificando las reglas, terreno de juego o móvil con el que jugar, (Velázquez Buendía, 2001: 999)de tal forma que estas modificaciones se adapten al alumno/a, a sus características, y como no que estas modificaciones nos ayuden a nosotros como profesores a guiar al alumno/a por el camino que deseamos.

Por otro lado encontramos las competencias psicoafectivas y socioafectivas, todas estas hacen alusión a una parte algo mas interior de los alumnos/as por lo que las modificaciones se buscaran no a través de las reglas y si lo hacernos será buscando un fin social sino a través de actividades o bien que busquen una mayor socialización o un mayor desarrollo psicológico. Nosotros consideramos muy importante este trabajo ya que como explicamos anteriormente son igual de importantes las cuatro competencias y el fallo en una de ellas es perjudicial para todas. Por lo que como apunta Velázquez procuraremos no incidir en la dificultad de la tarea ya que aquí no está el problema, buscaremos favorecer la integración a través de nuestras adaptaciones, al igual que ocurría con las adaptaciones anteriores, éstas no serán transitorias ya que irán cambiando hasta desaparecer y con más razón que antes procuraremos no escoger tareas con las que el alumno/a se puede sentir menospreciado u ofendido. (Velázquez Buendía, 2001: 1007-1008)

Para nosotros como futuros profesores, esto es un reto profesional ya que la mayoría de los profesores que trabajan actualmente no lo cumplen y nosotros como futuros profesionales debemos aprender a realizarlo, y ya no por nuestro propio conocimientos sino porque todo el mundo tiene derecho a una educación adecuada y porque sean distintas no tiene que significar que las dejemos de lado sino todo lo contrario, tenemos una obligación moral que nos impulsa para hacer que este campo día a día este mejorando, empezando por la formación ya que nosotros estamos recibiendo una gran

31

31

formación en este aspecto para que el día de mañana seamos unos buenos profesionales. Sabemos que actualmente esto no es así como venimos hablando en todo este punto pero tenemos que confiar en las siguientes generaciones y en que los colegios, institutos… se den cuenta de la importancia de este aspecto ya no sólo a nivel profesional o legal sino también a nivel moral e impartan cursos de atención a la diversidad ya que como bien sabemos no hay dos personas iguales en todo el mundo.

32

32

Enseñanza deportiva y práctica profesional: las responsabilidades docentes en contextos no escolares.

En este apartado vamos a explicar un poco debería ser la enseñanza deportiva y la práctica profesional en el contexto escolar y en contextos no escolares a parte de ello explicaremos las responsabilidades de los docentes en este contexto.

Para explicar que es la enseñanza deportiva en contextos no escolares es necesario dar antes una pequeña visión de cómo es dentro de estos. Según Del Villar, el deporte escolar es la práctica deportiva que se realiza dentro del espacio de la escuela, posteriormente añadió que también se realizaba en el periodo escolar y para finalizar con la definición y de una visión un poco más compleja añadió que es el deporte que ser realiza en contexto escolar pero se realiza de forma voluntaria y no lectiva. (Del Villar Álvarez, F. 2001: 300) Desde nuestro punto de vista pensamos que el deporte escolar es aquel que se realiza en la escuela, en el periodo escolar y que es tanto de forma libre como a través de las clases de educación física. Por lo que con la definición de deporte escolar podemos deducir que deporte no escolar es todo aquel que se realiza fuera de la escuela, y de manera libre.

Ahora nos centraremos en el deporte en contexto escolar, y en sus modelos, ya que como dice Del Villar, hay 3 tipos de modelos dentro del contexto escolar, el de selección deportiva, el de deporte para todos y el de deporte educativo. (Del Villar Álvarez, F. 2001: 301-302)

El deporte en edad escolar como modelo de selección deportiva, este es el modelo

que se lleva utilizando toda la vida, es un modelo que busca los mejores jugadores en

cada especialidad y los demás no participan, y como apunta siguientes características:

Del Villar consta de las

Deporte sin educaciónapunta siguientes características: Del Villar consta de las Deporte de competición Deporte fuertemente reglamentado e

Deporte de competiciónDel Villar consta de las Deporte sin educación Deporte fuertemente reglamentado e institucionalizado

Deporte fuertemente reglamentado e institucionalizadoconsta de las Deporte sin educación Deporte de competición Deporte selectivo Deporte organizado por lo clubes

Deporte selectivoDeporte fuertemente reglamentado e institucionalizado Deporte organizado por lo clubes deportivos (Del Villar

Deporte organizado por lo clubes deportivos (Del Villar Álvarez, F. 2001: 301)reglamentado e institucionalizado Deporte selectivo Nosotros como futuros educadores no pensamos que este sea un

Nosotros como futuros educadores no pensamos que este sea un modelo adecuado para la escuela ya que fomentar los valores relacionados con la competición no nos parece lo más educativo, además de que sólo se busca el deporte para los mejores y no para todo el mundo.

El deporte en edad escolar como modelo de deporte para todos, en este caso se

deportes para

busca la participación de todos, se organizan servicios municipales de

33

33

ellos, se crean escuelas deportivas, en las que se fomenta la participación, la diversión, el entretenimiento, aunque sigue sin haber una base educativa. Los técnicos actúan como monitores de ocio y tiempo libre, todo esto y las siguientes características son dichas por Del Villar:

Deporte sin aprendizajey las siguientes características son dichas por Del Villar: Deporte recreativo Deporte sin reglas, ni competición

Deporte recreativoson dichas por Del Villar: Deporte sin aprendizaje Deporte sin reglas, ni competición organizada Deporte

Deporte sin reglas, ni competición organizadapor Del Villar: Deporte sin aprendizaje Deporte recreativo Deporte participativo Deporte organizado por el municipio

Deporte participativorecreativo Deporte sin reglas, ni competición organizada Deporte organizado por el municipio (Del Villar Álvarez, F.

Deporte organizado por el municipiosin reglas, ni competición organizada Deporte participativo (Del Villar Álvarez, F. 2001: 302) Este es un

(Del Villar Álvarez, F. 2001: 302)

Este es un modelo deportivo más adecuado a la escuela pero aun le falta con seguir ese punto que le da la educación, pese a esto es mucho mejor modelo si buscamos la educación que el anterior ya que este es un paso intermedio entre ambos modelos.

El deporte en edad escolar como modelo de deporte educativo, cuando hablamos de este tipo de deporte estamos hablando de la materia de Educación Física ya presente en el currículo escolar, con el objetivo principal de la educación pero con insuficiencia de carga lectiva, se debería realizar mayor número de hora como por ejemplo ocurre con el deporte extralectivo que puede alcanzar hasta 5 horas. Como apunta Del Villar, este modelo actúa bajo 2 premisas, la de que deber ser un deporte para todos, que debe ser un deporte con oportunidades en el aprendizaje. Y para terminar con este modelo estas son sus características principales:

Deporte con educación y aprendizajecon este modelo estas son sus características principales: Deporte con competición y recreación. Deporte con reglas

Deporte con competición y recreación.principales: Deporte con educación y aprendizaje Deporte con reglas adaptadas Deporte formativo Deporte

Deporte con reglas adaptadasy aprendizaje Deporte con competición y recreación. Deporte formativo Deporte organizado por la escuela. (Del

Deporte formativocon competición y recreación. Deporte con reglas adaptadas Deporte organizado por la escuela. (Del Villar Álvarez,

Deporte organizado por la escuela. (Del Villar Álvarez, F. 2001: 303-304)recreación. Deporte con reglas adaptadas Deporte formativo Una vez vistos los distintos modelos nos centraremos en

Una vez vistos los distintos modelos nos centraremos en los educadores deportivos, como apunta Del Villar, anteriormente eran denominados técnicos deportivos, aunque hoy en día deberían denominarse profesionales de la enseñanza del deporte, y con sus funciones bien claras y definidas sería educador deportivo. (Del Villar Álvarez, F. 2001:

304) Esta categoría de Educador deportivo es muy importante porque como indica su nombre somos educadores, es decir tenemos una función importantísima para la sociedad que es la educación y en base a esta lo aplicamos a nuestro campo que es el deporte.

Como educadores debemos trabajar y actuar con nuestros alumnos/as de una manera profesional, de ahí que los momentos más importantes de profesionalización se logren

34

34

en las sesiones de educación física y en las sesiones de enseñanza deportiva durante las actividades extraescolares. Del Villar realiza un análisis de estos dos momentos en los educadores deportivos y concluye que hay 5 niveles de profesionalización:

Nivel 1: Animador de Ocioy concluye que hay 5 niveles de profesionalización: o Su principal función es la de entretener

o Su principal función es la de entretener a los niños.

Nivel 2: Formador en Valoreso Su principal función es la de entretener a los niños. o Sus principales funciones son

o Sus principales funciones son la socialización, la promoción de la salud y ocupar el tiempo de ocio.

Nivel 3: Educador y Enseñantela promoción de la salud y ocupar el tiempo de ocio. o Sus características son, impartir

o Sus características son, impartir educación física de carácter formativa, intervenir en el aula y planificar su enseñanza.

Nivel 4: Profesional que individualiza su enseñanzaformativa, intervenir en el aula y planificar su enseñanza. o Su principal característica es que plantea

o Su principal característica es que plantea actividades de enseñanza en función de las capacidades e intereses de los alumnos/as.

Nivel 5: Profesional que emancipa a sus alumnos/as.función de las capacidades e intereses de los alumnos/as. o Es el nivel más alto, y

o Es el nivel más alto, y su objetivo es lograr que el alumno/a participe en la clase de Educación física.

(Del Villar Álvarez, F. 2001: 307-

308)

Desde nuestro punto de vista nos parece que esta distribución de los profesionales es muy correcta, ya que nosotros dos trabajamos como animadores y entendemos que todavía no podemos alcanzar el nivel 5 ya que para ello se requiere una gran experiencia y conocimientos que esperamos ir adquiriendo poco a poco hasta conseguir llegar a ese nivel que sin duda debería ser a lo que aspirase todo profesor.

Para terminar con este apartado nos gustaría añadir un par de aspectos que comenta Del Villar, y son en primer lugar que el educador deportivo debe alcanzar un equilibrio entre los principios pedagógicos basándose en una educación renovadora e integral, y los metodológicos, sistematizando los procesos de aprendizaje deportivos. (Del Villar Álvarez, F. 2001: 308) y en segundo lugar y como último apunte que los educadores deportivos, tienen unas necesidades deportivas compuestas por el conocimiento académico, las destrezas docentes y el conocimientos práctico (Del Villar Álvarez, F. 2001: 311).

Si un profesional, un educador deportivo es capaz estas indicaciones que dice Del Villar, nosotros pensamos que actuará correctamente y sabrá cómo llevar a cabo una sesión, ya que si un profesor tiene conocimientos teóricos, destrezas docentes y conocimientos prácticos, esta persona será capaz de expresas con facilidad lo que sabe tanto dentro como fuera del aula, en todos los contextos (escolar y no escolar).

35

35

Modelos de planificación y gestión de instalaciones y cultura deportiva.

Todos los profesionales que trabajamos en temas deportivos tenemos un factor importante que es la autoridad como profesionales de cualquier tipo ya que somos las personas que o bien impartimos clase o bien somos monitores… pero estos cargos nos otorgan una autoridad con respecto a todos los alumnos/as a los que impartimos clase. Esta autoridad va siempre acompañada por una serie de conocimientos, formas de control de la actividad y un poder de liderazgo, que nos ayudan a impartir nuestras clases y a estar por encima de los alumnos/as, este estado superior a ellos tiene una serie de riesgos y es que nosotros influenciamos a los alumnos/as con todo nuestro ser, les influenciamos el qué de aquello que impartimos, como lo impartimos y las actitudes que desarrollamos en y para aquello que impartimos.

Pero aquí no termina todo sino que al igual que tenemos una autoridad, esta misma es la que nos obliga a tener una responsabilidad profesional como docentes, una responsabilidad que abarca tanto el campo moral como el legal, a nivel moral tenemos una responsabilidad con el alumno/a, con la sociedad y como no con la profesión.

De la misma manera que ocurre con los profesionales docentes ocurre con el resto de profesionales relacionados con el deporte, como por ejemplo los gestores deportivos, estos también tiene un autoridad sobre en este caso más trabajadores, y una responsabilidad también para con los clientes, la sociedad y la profesión de carácter moral, y desde nuestro punto de vista también creemos que de carácter legal ya que ésta persona es la encargada de todos sus trabajadores y de que éstos cumplan la normativa.

Al hablar de gestores no se pueden dejar de lado los modelos relacionados con la planificación y la gestión, en los que destacamos el modelo de producción industrial caracterizado por establecer respuestas a las demandas sociales, oferta de productos y servicios, búsqueda de una relación perfecta entre eficacia y eficiencia y una optimización de recursos. Y el modelo de desarrollo global, basado en la relación entre la calidad y el precio, la eficacia y la eficiencia y un valor añadido en la producción ya que consideran a los clientes como personas y no meros consumidores, se busca el progreso y desarrollo de los trabajadores, y se atienden las demandas de las minorías, este segundo modelo se puede apreciar muy bien en el desarrollo de una instalación deportiva ya que en primer lugar se trata a las personas como tales, se busca el progreso de los trabajadores y por último en muchas instalaciones se crean pistas de deportes que practican minorías como por ejemplo pistas de petanca, pistas de frontón…

Como conclusión final es que como trabajadores en el campo del deporte siempre lo haremos con personas o en la mayoría de los casos por lo que nos interesa utilizar un modelo de desarrollo global ya que es más cercano a la población y desde nuestro punto de vista mucho más adecuado.

36

36

Bibliografía

Barbero González, J. L. (1993): <<Introducción>>, en Brohm, J.M. et alt. (1993): Materiales de sociología del deporte, pp.57-82. (J.L. Barbero comp.) La Piqueta. Madrid.Bibliografía Berthaud, G. (1978): <<Educación deportiva y deporte educativo>>, en

Berthaud, G. (1978): <<Educación deportiva y deporte educativo>>, en <<Partisans>> (1978): Deporte, cultura y represión (pp. 97-129). Gustavo Gili. Madrid.deporte, pp.57-82. (J.L. Barbero comp.) La Piqueta. Madrid. Bordieu, P. (1993): << Deporte y clase social

Bordieu, P. (1993): << Deporte y clase social >> (primera publicación en 1978), en Brohm J.M. et al. (1993): Materiales de sociología del deporte (pp. 57-82) (J.L. Barbero, comp.) La Piqueta. Madrid.cultura y represión (pp. 97-129). Gustavo Gili. Madrid. Del villar Álvarez, F. (2001): <<La formación del

Del villar Álvarez, F. (2001): <<La formación del educador deportivo ante los nuevos retos de la enseñanza del deporte>>, en Deporte y Cambio social en el umbral del siglo XXI. Investigación Social y Deporte, nº5, Vol. II (pp. 300-319). Esteban Sanz. Madrid.(pp. 57-82) (J.L. Barbero, comp.) La Piqueta. Madrid. Dunning, E. (1992): <<La dinámica del deporte

Dunning, E. (1992): <<La dinámica del deporte moderno. Notas sobre la búsqueda de triunfos y la importancia social del deporte >>, Elias, N. y Dunning, E. (1992): Deporte y ocio en el proceso de la civilización (pp. 247- 270). Fondo de Cultura Económica. Madrid (ed. Original en 1986)Deporte, nº5, Vol. II (pp. 300-319). Esteban Sanz. Madrid. Hargreaves, J. (1993): << Problemas y Promesa

Hargreaves, J. (1993): << Problemas y Promesa en el ocio y los deporte femeninos>>, en Brohm, J.M. et alt. (1993): Materiales de sociología del deporte (pp. 109-132) (J.L. Barbero, comp.) La Piqueta. Madrid.Fondo de Cultura Económica. Madrid (ed. Original en 1986) Hernández Mendo, A.; Morales Sánchez, V. (Febrero

Hernández Mendo, A.; Morales Sánchez, V. (Febrero 2000): “La actitud en la práctica deportiva: concepto ” en Efdeportes revista digital, nº 18 (España). la práctica deportiva: concepto” en Efdeportes revista digital, nº 18 (España).

Laguillaumie, P. (1978): <<Para una crítica fundamental del deporte >>, en <<Partisans>> (1978): Deporte, cultura y represión (pp. 32-58). Gustavo Gili. Madrid.” en Efdeportes revista digital, nº 18 (España). Sánchez Ferlosio, R. (2000): El alma y la

Sánchez Ferlosio, R. (2000): El alma y la vergüenza. Barcelona.cultura y represión (pp. 32-58). Gustavo Gili. Madrid. o [cap. III.20: <<Juegos y deporte>>]

o

[cap. III.20: <<Juegos y deporte>>]

o

[cap. III.21: <<El deporte y el Estado>>]

37

37

Velázquez Buendía, R. (2000). ¿Existe el deporte educativo? Un ensayo en torno a la naturaleza educativa del deporte. En La Formación inicial y permanente del profesor de Educación Física (pp.481-492) [Actas del XVIII Congreso Nacional de Educación Física (Ciudad Real, 20-23 de septiembre de 2000]. Universidad de Castilla- La Mancha. Cuenca.Velázquez Buendía, R. (2001): <<Iniciación a los deportes colectivos y atención a la diversidad>> (pp.

Velázquez Buendía, R. (2001): <<Iniciación a los deportes colectivos y atención a la diversidad>> (pp. 987-1015), en Actas del II Congreso Internacional de Educación Física y Diversidad (1-4 de marzo de 2001, Murcia). Dirección General de Centros, Ordenación e Inspección Educativa. Conserjería de Educación y Universidades. Murcia.de 2000]. Universidad de Castilla- La Mancha. Cuenca. Velázquez Buendía, R. (2001): << Deporte:

Velázquez Buendía, R. (2001): << Deporte: ¿presencia o negación curricular?>> en Actas del XIX Congreso Nacional de Educación Física de Facultades de Educación y Escuelas de Magisterio, pp. 65-106 (12-15 de septiembre, Murcia). Servicio de Publicaciones de la Universidad de Murcia.Conserjería de Educación y Universidades. Murcia. Velázquez Buendía, R. (2002): << Educación

Velázquez Buendía, R. (2002): << Educación deportiva y desarrollo moral:Servicio de Publicaciones de la Universidad de Murcia. alguna ideas para la reflexión y para la

alguna ideas para la reflexión y para la práctica>>, en Tándem. Didáctica de la Educación Física, nº 7 (pp. 7- 20). Graó. Barcelona

38

38