You are on page 1of 13
Apuntes Magnéticos Física de la resonancia magnética : formas de magnetismo Aníbal J. Morillo, 2017

Apuntes Magnéticos Física de la resonancia magnética:

formas de magnetismo

Aníbal J. Morillo, 2017

Presentación

Ya revisamos en otros apuntes magnéticos la materia prima y las herramientas para hacer resonancia magnética. En estos breves apuntes, presentaré el resultado de la exposición de la materia (átomos) a un campo magnético externo (imán), precisamente lo que hacemos al ingresar a un paciente a un equipo para resonancia magnética.

Si el campo magnético es lo suficientemente fuerte, los electrones de los átomos en los diferentes niveles y subniveles de energía descritos por la física cuántica se agrupan de varias maneras, lo que da lugar a seis diferentes formas de magnetismo.

Formas de magnetismo Diamagnetismo Paramagnetismo Ferromagnetismo Ferrimagnetismo Antiferromagnetismo Superparamagnetismo
Formas de magnetismo
Diamagnetismo
Paramagnetismo
Ferromagnetismo
Ferrimagnetismo
Antiferromagnetismo
Superparamagnetismo

Aníbal J. Morillo, médico radiólogo.

Presentación Ya revisamos en otros apuntes magnéticos la materia prima y las herramientas para hacer resonancia

Publicidad «magnética»

La serie APUNTES de PONDO ® es una compilación de índole educativa, con la que se pretende divulgar información relacionada o no con la radiología y ciencias afines o disímiles. Se basa en referencias bibliográficas, conferencias, esquemas y experiencia (que no siempre es sinónimo de vejez). Cualquier laxitud en las normas de autoría se cobija en la intención docente y sin ánimo de lucro de esta información. Internet ha demostrado ser una fuente inagotable de referencias, esquemas y fotografías. El uso de motores de búsqueda convencionales permite una velocidad de navegación tan alta, que en ocasiones se pierde la pista de los sitios visitados, con la consiguiente omisión involuntaria de referencias. Sin embargo, un viajero virtual avezado puede rehacer el camino navegado o encontrar nuevos senderos por las diferentes disciplinas del conocimiento. Aunque los APUNTES de PONDO® son de uso y divulgación libre, se recomienda abstenerse de utilizar las fotografías, figuras, esquemas y tablas con fines diferentes a los de la formación personal, ilustración o diversión, para evitar la propagación de violaciones flagrantes a los derechos de autor. La ciencia está en permanente evolución. La lectura de la serie APUNTES de PONDO® debe ser crítica y complementada con otras fuentes de información. El autor no se hace responsable por el contenido o veracidad de esta información o por las consecuencias derivadas de conductas o decisiones tomadas con base en los APUNTES de PONDO ®.

Organización

1.

presentación

2.

organización

3.

susceptibilidad magnética

4.

diamagnetismo

5.

paramagnetismo

6.

ferromagnetismo

7.

ferrimagnetismo y antiferromagnetismo

8.

superparamagnetismo

9.

conclusión

10. referencias

Organización 1. presentación 2. organización 3. susceptibilidad magnética 4. diamagnetismo 5. paramagnetismo 6. ferromagnetismo 7. ferrimagnetismo

susceptibilidad magnética

Antes de describir los diferentes tipos de magnetismo, parece prudente introducir el concepto de susceptibilidad magnética. La susceptibilidad magnética chi (χ) mide qué tanto se magnetiza o polariza (J) un tejido expuesto a un campo magnético. Las interacciones entre el campo magnético externo B 0 y los átomos que forman las moléculas de las que están hechas las células que conforman los tejidos se explican, en su mayor parte, por los electrones de estos átomos, lo que lleva a la generación de corrientes, que a su vez inducen a una

magnetización interna M i .

χ = J / B 0
χ = J / B 0

Si la susceptibilidad de un tejido o material es positiva (χ >0), la dirección del campo magnético interno Mi es

Versión del magnetismo por el gran caricaturista Gary Larson

igual a la del campo magnético externo, las líneas de fuerza con las que se grafica el campo magnético se concentran, el campo se aumenta localmente, el tejido o material se magnetiza. Por el contrario, cuando la susceptibilidad de un tejido o material es negativa (χ <0), la dirección del campo magnético interno Mi es opuesta a la del campo magnético externo, las líneas de fuerza con las que se grafica el campo magnético se dispersan, el campo se disminuye localmente, el tejido o material no se magnetiza. La susceptibilidad magnética se define entonces como la magnitud de la polarización interna J dividida por la potencia del campo aplicado,

χ = J / B 0 . La susceptibilidad puede describirse como la cantidad de magnetización que recibe un material cuando es sometido a un campo magnético externo. (¡Para «simplificar» algunos cálculos, Elster, entre otros, ha sugerido utilizar el concepto de permeabilidad magnética!)

diamagnetismo

En los átomos con número par de electrones, su apareamiento en cada subnivel de energía evita la formación de dipolos, lo que hace que el número cuántico de su

momento angular (m s ) sea de 0. (Núcleo sin espín). Sin embargo, al someter a este tipo de átomos a un campo magnético externo (B 0 ), es posible lograr una pequeña magnetización o polarización (J) cuya orientación es opuesta a la orientación del campo magnético externo, dirección conocida como antiparalela, que implica un alto nivel energético. A este comportamiento se le conoce como diamagnetismo, y necesariamente se encuentra en todos los materiales, aunque existen sustancias en las que este comportamiento es eclipsado por un paramagnetismo o un ferromagnetismo de mayor intensidad. El diamagnetismo es directamente proporcional a la magnitud del campo magnético aplicado. Los materiales diamagnéticos tienen muy débil

B 0

B 0 χ < 0
B 0 χ < 0

χ < 0

susceptibilidad, la cual produce una especie de campo interno que se orienta en dirección opuesta a la del campo externo. La mayoría de los materiales biológicos son diamagnéticos, tienen una susceptibilidad muy baja, entre 10 -4 y 10 -6 , mientras que el aire y el hueso denso

tienen una susceptibilidad cercana a cero. Además del agua y la mayoría de las moléculas orgánicas, otros ejemplos de especies diamagnéticas son los gases inertes y algunos cristales de sales como el cloruro de sodio (NaCl). El famoso vídeo de una rana que flota en el interior de un poderoso imán se explica por el diamagnetismo del pequeño anfibio. Si la muestra es pequeña y el campo magnético es lo suficientemente potente, la fuerza diamagnética que se opone al campo magnético externo es suficiente para eliminar los efectos de la gravedad, lo cual lleva a la levitación de la rana.

paramagnetismo

Muchos átomos e iones tienen electrones sin par en su capa externa, lo que hace que posean un momento angular o espín por la formación de dipolos en algunos de sus niveles o subniveles energéticos. En reposo, un grupo de estos átomos dentro de una muestra pueden no mostrar magnetización debido a que la orientación aleatoria de sus dipolos individuales cancela dicha posibilidad. Sin embargo, al ser sometidos a un campo magnético externo, se presenta una magnetización significativa cuya orientación es paralela, es decir, en el mismo sentido en que se encuentra orientado el campo magnético externo. Como en los materiales diamagnéticos, la magnitud de la magnetización de la muestra de átomos paramagnéticos es proporcional a la intensidad del campo magnético externo, lo cual explica que las sustancias paramagnéticas, como el gadolinio, sean más difíciles de detectar en imanes con campos muy bajos.

B 0

B 0 χ > 0
B 0 χ > 0

χ > 0

La susceptibilidad paramagnética es mucho mayor que la susceptibilidad diamagnética. Por ello, cualquier diamagnetismo presente en las sustancias paramagnéticas es «ocultado» por el efecto paramagnético, y será este último el que predomina. La orientación

paralela de los átomos paramagnéticos con respecto al campo magnético externo es otra diferencia de éstos con los de materiales diamagnéticos. Cuando se logra una alineación paralela de todos los átomos de la muestra paramagnética, se habla de saturación de la magnetización, la cual es posible para algunos materiales cuando su temperatura es cercana al cero absoluto (-273 o C).

paramagnetismo

La magnetización de los elementos diamagnéticos es independiente de su temperatura. Algunos ejemplos de elementos paramagnéticos son el cromo, el cobre, el oxígeno y el hierro en estados férrico y ferroso.

Una de las sustancias con mayor susceptibilidad paramagnética es el Gadolinio (Gd), característica que es aprovechada en su uso como material de contraste, y se explica por la gran cantidad de electrones impares en su capa orbital 4f.

paramagnetismo La magnetización de los elementos diamagnéticos es independiente de su temperatura. Algunos ejemplos de elementos

Algunos átomos experimentan paramagnetismo solo en la vecindad de sus átomos, como es el caso del 1 H, 31 P y 23 Na. Se le conoce como paramagnetismo nuclear, base del fenómeno de resonancia magnética nuclear, usualmente miles de veces menor que el paramagnetismo o el diamagnetismo asociado a los electrones. Por ello, la susceptibilidad magnética de una sustancia depende principalmente de efectos de los electrones, más que de los núcleos. Además del gadolinio (Gd) y del disprosio (Dy), la desoxihemoglobina y la metahemoglobina son sustancias paramagnéticas.

ferromagnetismo

El diamagnetismo y el paramagnetismo son propiedades de átomos, moléculas o iones individuales, pero el ferromagnetismo es una propiedad de un grupo de átomos o moléculas dentro de un cristal sólido.

Los grupos de átomos paramagnéticos organizados en estrecha relación espacial forman áreas conocidas como dominios, con magnetización neta, aún en reposo.

Los dominios pueden estar localizados en diferentes porciones de una misma estructura sólida y así cancelarse para producir un objeto no magnetizado.

Al someter a dicho sólido a un campo magnético externo, los momentos magnéticos de cada dominio se orientan en sentido paralelo al de dicho campo, magnetizándose la totalidad de la estructura sólida. Los materiales ferromagnéticos pueden llegar a saturación aún después de la exposición a campos externos muy bajos, lo que implica que tienen una muy alta susceptibilidad magnética, con valores cercanos a 10,000 (alta «magnetizabilidad»).

 
χ > >0 Dominios en reposo (arriba), con cancelación de su magnetización neta. Dominios magnetizados (abajo),
χ > >0 Dominios en reposo (arriba), con cancelación de su magnetización neta. Dominios magnetizados (abajo),
 

χ > >0

Dominios en reposo (arriba), con cancelación de su magnetización neta. Dominios magnetizados (abajo), con magnetización remanente.

 

A diferencia de los tipos de magnetismo ya descritos, los materiales ferromagnéticos retienen su magnetización aún después de suprimir la exposición al campo magnético externo, en forma de magnetización remanente, una

especie de «memoria magnética». Es así como se pueden fabricar imanes, exponiendo un metal «magnetizable» a un campo magnético, igual que cuando una puntilla se frota en un sentido sobre un imán, hasta que los dominios que conforman la puntilla se orienten en un solo sentido y la puntilla queda imantada, se convierte en un imán, capaz de atraer a otros objetos metálicos.

ferromagnetismo

De este tipo de material son construidos los imanes permanentes, los cuales tienen un nivel de magnetización remanente similar a su nivel de saturación.

El hierro, el níquel y el cobalto son ejemplos de materiales ferromagnéticos y experimentan una gran fuerza al ser sometidos a un campo magnético externo.

Es posible desmagnetizar un imán permanente calentándolo hasta un nivel conocido como temperatura curie (T C ), descrita por Pierre Curie, por encima de la cual no ocurre la alineación magnética de los diferentes dominios.

Te encuentro muy atractivo
Te encuentro
muy atractivo

ferrimagnetismo y antiferromagnetismo

Se trata de sustancias similares a las ferromagnéticas, en las cuales los dipolos que las componen (dominios) se orientan en forma ordenada, pero no necesariamente paralela. En los materiales ferrimagnéticos también existen dominios paralelos y antiparalelos, pero permitiendo una magnetización neta por un ligero exceso de una de estas orientaciones en sus dominios.

ferrimagnetismo y antiferromagnetismo Se trata de sustancias similares a las ferromagnéticas, en las cuales los dipolos

Ferrimagnetismo, con magnetización neta

Algunos cristales de disposición espiral, como es el caso de las ferritas, tienen este tipo

de comportamiento magnético. La ferrita más común en nuestro planeta es el óxido de hierro o magnetita (Fe 3 O 4) , y es también el único material ferrimagnético sintetizado por seres vivos. Se supone que las aves migratorias pueden orientarse gracias a este tipo de sustancias. También hay bacterias marinas que pueden alejarse o acercarse a un imán que es colocado en un extremo del microscopio, esto parece servirles para buscar comida en su ambiente natural, como es el caso de la Aquaspirillum magnetotacticum. En los materiales antiferromagnéticos, los dominios vecinos son antiparalelos entre sí, por lo que no se logra magnetización

ferrimagnetismo y antiferromagnetismo Se trata de sustancias similares a las ferromagnéticas, en las cuales los dipolos

espontánea de este tipo de materiales. Ejemplos de estos últimos materiales incluyen los metales transicionales, como los óxidos

Aquaspirillum magnetotacticum. Los cristales de ferrita (manchas oscuras de forma cuadrada) se encuentran en su porción central, en disposición oblicua

(óxido de níquel, NiO). También la hematita, el cromo y aleaciones como las de hierro y manganeso (Fe Mn).

antiferromagnetismo, sin magnetización neta
antiferromagnetismo, sin magnetización neta

superparamagnetismo

Si se reduce el tamaño de una sustancia ferro o ferrimagnética con muchos dominios, es posible lograr una partícula con un dominio único y características magnéticas especiales, conocidas como superparamagnetismo. Al someter a este tipo de material a un campo magnético

superparamagnetismo Si se reduce el tamaño de una sustancia ferro o ferrimagnética con muchos dominios, es

externo muy bajo, es posible lograr saturación de su magnetización, gracias a su alta susceptibilidad magnética. Sin embargo, estas partículas de dominio

Pequeña partícula de dominio único, con alta susceptibilidad magnética (χ >>0) y sin magnetización remanente

único no son capaces de retener magnetización una vez retiradas de la influencia magnética externa, no tienen «memoria magnética». Por su pequeño tamaño, es posible incorporar estas partículas al compartimiento intracelular mediante su fagocitosis por células del sistema retículoendotelial, logrando así medios de contraste específicos para diferentes tejidos. El término superparamagnético describe los materiales que se encuentran entre los paramagnéticos y los ferromagnéticos, pero sus propiedades se parecen más al ferromagnetismo que al paramagnetismo. Ejemplos: partículas de óxido de hierro (también usadas como medios de contraste, como es el caso del óxido de hierro - SPIO o superparamagnetic iron oxide), la ferritina y la hemosiderina.

Conclusión

Conclusión La interacción de los campos magnéticos con diferentes materiales o sustancias resulta en una de

La interacción de los campos magnéticos con diferentes materiales o sustancias resulta en una de seis formas distintas de magnetismo. Esas formas de magnetismo determinan el comportamiento de estas sustancias, que pueden ser más o menos susceptibles de ser magnetizadas, con efectos sobre su apariencia en las imágenes y con la posibilidad de aprovechar estas interacciones para producir o realzar las diferencias en el contraste entre diferentes tejidos.

Referencias

Elster AD: Questions and answers in magnetic resonance imaging. Mosby Year-Book, Inc, St. Louis, 1994.

Gili J, Alonso, J. Introducción biofísica a la resonancia magnética en neuroimagen. Barcelona, 2002.

McRobbie DW, Moore EA, Graves MJ, Prince, MR: MRI from picture to proton. Cambridge University Press, Cambridge, 2003.

Saini S, Frankel RB, Stark DD, Ferricci JT: Magnetism: A primer and review. AJR

1988;150:735-743.