You are on page 1of 12

FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIA POLITICA

ESCUELA PROFESIONAL DE DERECHO

ASIGNATURA
DERECHO TRIBUTARIO

TEMA

LOS ELEMENTOS DEL TRIBUTO Y LOS SUJETOS Y LA ADMINISTRACIÓN


TRIBUTARIA

ALUMNO

PAUCCA HUASHUAYO YURI ELVER

DOCENTE
DOC. WALTER SILVA MEDINA

CICLO V

AYACUCHO – PERÚ
2017
ELEMENTOS DEL TRIBUTO

La obligación tributaria, conocida también en la doctrina cómo "relación jurídica tributaria",


según Flores Polo () tiene los siguientes elementos sustanciales: 1) sujeto activo, titular de la
pretensión o acreedor tributario, y que siempre es el Estado o un ente público investido de
"potestad tributaria delegada"; 2) sujeto pasivo o responsable o contribuyente, o deudor
tributario, o destinatario legal del tributo, que es la persona obligada al cumplimiento de la
prestación tributaria; 3) objeto, es decir: la prestación pecuniaria o en especie, o sea el tributo; 4)
el presupuesto de hecho (hecho imponible) cuya realización determina el nacimiento de la
obligación tributaria, y que generalmente es un hecho u omisión de contenido económico.

Es del mismo criterio Jarach, quien dice: "Los elementos de la relación jurídico tributaria son los
siguientes: el sujeto activo titular de la pretensión, es decir, del crédito tributario, en otras
palabras, el acreedor del tributo; el sujeto pasivo principal o deudor principal del tributo, a quien
se puede dar el nombre de contribuyente y los otros sujetos pasivos codeudores o responsables
del título por causa originaria (solidaridad, sustitución) o derivada (sucesión en la deuda
tributaria); el objeto, es decir la prestación pecuniaria, o sea el tributo; el hecho jurídico
tributario, es decir el presupuesto de hecho, al cual la ley vincula el nacimiento de la relación
tributaria".()

Creemos, lo mismo que Flores Polo y Dino Jarach, que la relación u obligación jurídica tributaria
está formada por varios elementos, indispensables cada uno de ellos para su existencia. Por lo
tanto, empecemos a efectuar el estudio detallado de cada uno de ellos.

4.1. El Sujeto Activo.

Hemos visto como el Estado, titular de la potestad tributaria, se transforma (ya en papel
de "Fisco") en sujeto activo de la relación jurídica tributaria principal.

En consecuencia el sujeto activo de la imposición, conocido también como acreedor tributario, es


el Estado o la entidad pública a quien se le ha delegado potestad tributaria por ley expresa. En
otros términos es el ente al que la ley confiere el derecho a recibir la prestación pecuniaria en que
se materializa el tributo.
Pero no sólo la Administración Fiscal del Estado puede ser sujeto activo; también las
Municipalidades, y en general cualquier ente público distinto del Estado que tenga poder para
imponer tributo, previa autorización de la ley. Ello constituye una delegación de
la soberanía tributaria, que es privativa del Estado, pero como la condición del sujeto activo de la
obligación viene determinada por la ley propia de cada tributo, es el ente delegado y no el Estado
el sujeto activo de la obligación tributaria.

Al respecto el Art. 41 del C.T., dice:

Artículo 41.- Acreedor Tributario es aquél en favor del cual debe realizarse la prestación
tributaria.

El Gobierno Central, los Gobiernos Regionales y los Gobiernos Locales, son acreedores de la
obligación tributaria, así como la entidades de derecho público con personería jurídica propia,
cuando la ley les asigne esa calidad expresamente.

Como se puede apreciar, el primer párrafo de la citada norma, se ocupa de definir al sujeto activo
de la obligación jurídica tributaria, el mismo que tiene el derecho de cobrar y exigir la deuda
tributaria. El acreedor tributario, para ejercer esta facultad, se vale de instrumentos legales que
tiene a su alcance para hacer cumplir al deudor tributario su obligación de pago.

El segundo párrafo determina taxativamente quienes quiénes son acreedores tributarios: el


Gobierno Central, los Gobiernos Regionales y los Gobiernos Locales, así como determinadas
entidades de derecho público con personería jurídica propia.

En conclusión, el Estado es el sujeto activo o acreedor tributario. Comprende a


la Nación jurídicamente organizada, tanto al Gobierno Central, Gobierno Regional, como a los
Municipios (Gobierno Local) y a los organismos para-estatales.

4.2. El Sujeto Pasivo.

Una definición muy simple del sujeto pasivo de la obligación tributaria sería la que nos alcanza
De Juano y para quien "es siempre un sujeto de derecho, vale decir,

la persona a quien la ley obliga al pago del gravamen, llamada contribuyente".


Según esta definición no interesa a los fines de esta obligación, que tal sujeto sea en definitiva el
que pague o no el tributo, según se opere o no, la "traslación" del mismo.

Distingue por tanto entre sujeto incidido, que es el contribuyente de hecho, y el sujeto percutido
(contribuyente de derecho), designado por la ley como sujeto pasivo.

Además el contribuyente (sujeto pasivo de derecho), que es el obligado al pago del impuesto a
quien le resulta directamente atribuible el hecho imponible; existe el responsable (sujeto pasivo
de hecho), que no es deudor de deuda propia, puesto que a su respecto, no se verifica el hecho
imponible, aunque de alguna manera está vinculado a él.

En consecuencia, el sujeto pasivo de la obligación tributaria es el deudor tributario; obligado al


cumplimiento de la prestación tributaria como contribuyente o responsable. En otros términos, es
la persona que por estar sometida al poder tributario resulta obligada por la Ley a satisfacer el
tributo, a la que comúnmente se denomina contribuyente.

Asimismo, nuestro Código Tributario, define al deudor tributario de la siguiente manera:

Artículo 71.- Deudor tributario es la persona obligada al cumplimiento de la prestación tributaria


como contribuyente o responsable.

Del citado artículo, se infiere la clasificación de sujetos pasivos más generalizada en doctrina y
recogida en nuestro Código Tributario, bajo dos grandes grupos: a) sujeto pasivo de derecho o
contribuyente; y b) sujeto pasivo de hecho o responsable.

a) Sujeto pasivo de derecho (contribuyente).

Es el obligado directo al pago del tributo por mandato de la Ley. Es decir tiene una obligación
principalísima: el pago del tributo. Junto con esta obligación esencial, traducida en una
consecuencia de tipo económico, que significa desprenderse de parte de su riqueza personal para
entregársela al Estado, aportando, de esta manera, al presupuesto fiscal, el contribuyente o sujeto
pasivo de derecho tiene que cumplir adicionalmente, otras obligaciones secundarias accesorias y
formales, que clasificadas por Belaúnde Guinassi(), son: a) obligaciones de hacer; b)
obligaciones de no hacer; y c) obligaciones de tolerar.

b) Sujeto pasivo de hecho (responsable).


El responsable o sujeto pasivo de hecho, no es el directamente obligado pero debe cumplir la
obligación tributaria porque así lo manda la ley. En otras palabras el responsable del tributo o
sujeto pasivo de hecho es la

persona, natural o jurídica, que está obligada a responsabilizarse por el pago del tributo, porque
así lo prescribe la ley.

4.3. El Objeto.

La mayoría de los tratadistas coinciden en señalar que el objeto de la obligación jurídica


tributaria es la prestación a que está obligado el sujeto pasivo, en favor del sujeto activo; es decir
la prestación consistente en el pago de una determinada cantidad de dinero por concepto de
tributo.

De otro lado, el tributo, al margen de las diferencias doctrinarias sobre determinadas


características, es la prestación generalmente en dinero que el Estado, para el cumplimiento de
sus fines y en virtud de su poder de imperio, exige de todos aquellos que se encuentran
sometidos a su soberanía.

De lo señalado en los tres párrafos precedentes podemos concluir que el objeto de la obligación
tributaria es el tributo, entendido como una prestación pecuniaria y no como una simple suma de
dinero.

4.4. El Hecho Imponible.

El hecho imponible, conocido también como presupuesto de hecho, constituye el cuarto


elemento de la obligación jurídica tributaria que nos toca estudiar, el mismo que no es el
presupuesto contenido en la ley (descripción legal hipotética de un hecho), sino el hecho
concreto en sí, es decir, el hecho imponible.

Aclaremos lo dicho; el presupuesto legal no es el elemento de la obligación jurídica tributaria;


sino el hecho imponible.

A nuestro entender, la definición mejor lograda de hecho imponible es la elaborada por Geraldo
Ataliba, quien señala que "el hecho imponible es un hecho concreto, localizado en tiempo y
espacio, sucedido efectivamente en el universo fenoménico que -por corresponder rigurosamente
a la descripción previa, hipotéticamente formulada por la hipótesis de incidencia- da nacimiento
a la obligación tributaria".

Evidentemente el presupuesto legal y el hecho imponible son conceptos diferentes: el primero es


pura abstracción, hipótesis, elaborado en la mente del legislador y plasmado en la ley, el segundo
es concreción, certeza, localizado en la realidad y subsumido en la hipótesis. Sin embargo, no es
que la hipótesis deje de serlo y se trastoque en hecho imponible. La hipótesis se mantiene en su
sitio: la ley. Lo que ocurre en la realidad son hechos, los cuales pueden encuadrar en la hipótesis
legal, y de ser así, generar efectos jurídicos tributarios, es decir configurar la obligación jurídica
tributaria.

Ciertamente si los hechos acontecidos en la realidad no encuadran en la hipótesis establecida


legalmente, son hechos irrelevantes para el derecho tributario pues no generan ningún efecto.

El hecho imponible no es otra cosa que el negocio o acto económico que resulta afecto al tributo
y cuya realización u omisión determina el nacimiento de la obligación tributaria. Es un hacer o
un no hacer.

Asimismo, Villegas sostiene que "el hecho imponible como hipótesis legal condicionante es un
hecho de sustancia económica, al cual el derecho convierte en hecho jurídico".()

En consecuencia el hecho imponible, es un hecho jurídico concreto que da nacimiento a la


obligación tributaria, ya que la ley por sí sola no puede cumplir con este fin por no poder indicar
dentro de su ordenamiento a los deudores individuales del tributo, por lo que se vale del hecho
imponible que al realizarse determina el sujeto pasivo y la prestación a que está obligado.

Al respecto nuestro Código Tributario es claro al señalar en su Art.21 lo siguiente:

Artículo 21.- La obligación tributaria nace cuando se realiza el hecho previsto en la ley, como
generador de dicha obligación.

Es decir, el nacimiento de la obligación tributaria, tal como lo expresa la citada norma, está
condicionado a la "realización del hecho previsto en la ley (hecho imponible)", como generador
de dicha obligación.

5. NACIMIENTO
En Derecho las obligaciones nacen por tres vertientes fundamentales: 1) La ley, por sí misma, sin
condicionarse con algún hecho jurídico (obligaciones meramente legales), 2) La ley por sí
misma, pero condicionado a un hecho jurídico (obligación ex-lege) y 3) la voluntad de las partes
(obligaciones voluntarias).

En tal sentido, la obligación tributaria nace cuando "se realiza el hecho previsto en la ley, como
generador de dicha obligación" (Art.21 del C.T.). Es una obligación ex-lege porque su
nacimiento está condicionado a la realización o no de un hecho jurídico (hecho imponible) con
trascendencia tributaria.

El Art. 21 del C.T., establece que, de conformidad con el principio "nullum tributum sine lege"
(principio de legalidad), la obligación tributaria nace cuando se realiza el "presupuesto", osea el
negocio jurídico, el hecho económico configurado en la ley; no puede haber obligación tributaria
si no tiene respaldo en una ley previa, anterior, y expresa, que señale al "hecho imponible".

En la literatura moderna, especialmente americana, no existe discusión doctrinaria y en tal forma,


se ha legislado que la obligación tributaria nace por la realización del hecho imponible, o como
lo dice expresamente nuestro Código, cuando se realiza el hecho previsto en la ley, como
generador de dicha obligación.

A propósito del hecho imponible, es oportuno transcribir lo expuesto por el profesor Dino Jarach

"La obligación jurídica tributaria es una obligación que nace de la ley. Este principio
fundamental se deduce del principio de legalidad, pero la obligación que nace de la ley necesita
algún otro puente para que exista la obligación en caso concreto.

La ley no hace sino establecer cuales son los hechos jurídicos que dan origen a las obligaciones:
por lo tanto, existe necesariamente en toda obligación legal una definición por parte de la ley, de
cuales son las circunstancias de hecho, los supuestos de hecho, los hechos jurídicos que dan
origen a las obligaciones, es decir las situaciones de hecho en virtud de los cuales, cuando se
verifican en la realidad, surge o nace en ese momento la obligación de dar el tributo. Todas estas
condiciones, supuestos, presupuestos, circunstancias en una palabra, hechos: son justamente un
hecho jurídico de carácter tributario".
En consecuencia, el nacimiento de la obligación tributaria, opera en el momento en que se
verifica el hecho imponible, denominado también hecho jurídico tributario, término adoptado en
la actualidad por gran parte de los tratadistas, aun cuando ha recibido críticas, sobre todo de
autores europeos. La verificación del hecho imponible es la base que da nacimiento a la
obligación, criterio no sólo aplicable a los sistemas donde prevalece la declaración espontánea,
sino también en los sistemas del llamado acto de imposición.

6. DETERMINACIÓN

En nuestra lengua, el castellano, "determinar" significa: "fijar los términos de una cosa". En
Derecho Tributario, determinar la obligación tributaria es fijar sus términos, sus alcances, su
monto, en un caso concreto; y luego de haberse verificado si se han cumplido todos y cada uno
de los presupuestos que manda la ley.

La determinación de la obligación tributaria es la consecuencia inmediata de su nacimiento, y


obedece a la actuación de la Administración Tributaria o del propio contribuyente, según lo que
ordene la ley. Nacida la obligación por haberse producido el hecho imponible; sólo hay una
enunciación abstracta de una obligación tributaria, una enunciación de sus presupuestos básicos
y de los criterios para su cuantificación.

7. EXIGIBILIDAD

En nuestro ordenamiento jurídico tributario, el Art. 31 del C.T., prescribe la exigibilidad de la


Obligación Tributaria, la misma que a la letra dice:

Artículo. 31.- La obligación tributaria es exigible:

1. Cuando deba ser determinada por el deudor tributario, desde el día siguiente
al vencimiento del plazo fijado por ley o reglamento y, a falta de este plazo, a partir del décimo
sexto día del mes siguiente al nacimiento de la obligación.

Tratándose de tributos administrados por la Superintendencia Nacional de Administración


Tributaria-SUNAT, desde el día siguiente al vencimiento del plazo fijado en el artículo 291 de
este Código.
2. Cuando deba ser determinada por la Administración Tributaria, desde el día siguiente al
vencimiento del plazo para el pago que figure en la resolución que contenga la determinación de
la deuda tributaria. A falta de este plazo, a partir del décimo sexto día siguiente al de su
notificación.

El artículo mencionado cita dos casos en los que la obligación tributaria es exigible.

El primer caso, se refiere a que la obligación tributaria es exigible cuando deba ser satisfecha por
el propio contribuyente o responsable, una vez vencido el plazo de ley para hacerse efectiva.

El segundo caso, se refiere cuando la obligación tributaria deba ser determinada por la
Administración Tributaria. Es decir el numeral 2) del artículo citado, se refiere a los casos en que
la Administración tributaria acota normal y obligatoriamente el tributo en base a la declaración
jurada del obligado.

Al respecto, el Art. 601 del C.T., establece dos formas generales de determinar la obligación
tributaria: 1) por acto o declaración del deudor tributario, y 2) por la Administración Tributaria:
por propia iniciativa o denuncia de terceros. Para tal efecto cualquier persona puede denunciar a
la Administración Tributaria la realización de un hecho generador de obligaciones tributarias.

En conclusión, la determinación de la obligación tributaria es la resultante inmediata de su


nacimiento, y obedece a la actuación (exigibilidad) de la Administración Tributaria o del propio
contribuyente, según lo que ordene la ley. Asimismo, existen dos supuestos distintos, a partir de
los cuales se determina el momento exacto en que la obligación tributaria adquiere el carácter de
exigible; estos son: a) las leyes y reglamentos dictados por la Administración Tributaria, y b) las
notificaciones que contengan la determinación de la deuda tributaria.

8. TRANSMISIÓN

Los artículos 251 y 261 del C.T., se refieren a la "Transmisión de la Obligación Tributaria", bajo
dos aspectos: la transmisión por sucesión a título universal y la ineficacia de la transmisión por
convenios entre particulares.

9. EXTINCION DE LA OBLIGACIÓN TRIBUTARIA


Según la Real Academia Española "extinción" es acción y efecto de "extinguir". Por "extinguir"
se entiende: hacer que cesen o se acaben del todo ciertas cosas que desaparecen gradualmente;
como un sonido, un afecto, una vida. Conforme al Código Tributario (Art.271), la obligación
tributaria cesa, termina, se extingue, por los siguientes medios:

a) Pago;

b) Compensación;

c) Condonación;

d) Consolidación;

e) Resolución de la Administración Tributaria sobre deudas de cobranza dudosa o de


recuperación onerosa, que consten en las respectivas Resoluciones de Determinación,
Resoluciones de Multa u Ordenes de Pago; y

f) La prescripción que extingue la acción de la Administración para determinar la deuda


tributaria, así como la acción para exigir su pago y aplicar sanciones.

Los medios de extinción señalados anteriormente, dan por terminada la obligación tributaria en
todos sus extremos, efectos y consecuencias.

III EL HECHO IMPONIBLE Y SU RELACIÓN CON LA OBLIGACIÓN TRIBUTARIA

Con la finalidad de desarrollar este tema debemos recurrir a las definiciones de hipótesis de
incidencia tributaria y de hecho imponible.

La hipótesis de incidencia es la formulación legal de un hecho. Entendemos por hipótesis de


incidencia tributaria a la descripción legal hipotética del hecho apto para dar nacimiento de la
obligación tributaria.

El hecho imponible es el efectivamente acontecido en determinado lugar y tiempo y, al


corresponder rigurosamente a la descripción formulada por la hipótesis de incidencia, da
nacimiento a la obligación tributaria; es decir, ala obligación de pagar el tributo, he allí la
relación del hecho imponible con la obligación tributaria.
La ocurrencia en el mundo real del hecho imponible, descrito en la hipótesis de incidencia, traerá
como consecuencia (de acuerdo al mandato legal) el nacimiento de la obligación tributaria. En
consecuencia cada hecho imponible dará lugar al nacimiento de una obligación tributaria.

Entonces, podemos afirmar que, mientras la hipótesis de incidencia tributaria pertenece a un


plano abstracto, el hecho imponible pertenece a un plano concreto.

Por ejemplo, en el enunciado: "El Impuesto General a las Ventas grava la venta en el país
de bienes muebles", la hipótesis de incidencia estará dada por el enunciado contenido en la
norma legal. Entonces, cuando la empresa "X" venda un bien mueble, se habrá producido en la
realidad el hecho descrito en la norma como generador de la obligación tributaria, que en éste
caso sería la de pagar el IGV. En consecuencia la venta del bien mueble efectuada por "X"
constituye el hecho imponible.

Dentro de la hipótesis de incidencia tributaria se pueden distinguir los siguientes aspectos o


elementos:

Aspecto material

Es la descripción objetiva del hecho concreto que realiza el deudor tributario o de la situación en
la que se halla. Este elemento siempre presupone una acción: hacer, dar, transferir, recibir, etc.
Por ejemplo, la venta de muebles, las importaciones, etc.

Aspecto personal

Está dado por la determinación de los sujetos que realizan el hecho o que se encuentran en la
situación descrita en el aspecto material de la hipótesis. Por ejemplo, aquél que vende, o aquel
que ejecuta contratos de construcción.

Aspecto espacial

Es el elemento que determina el lugar en el cual el deudor realiza el hecho, encuadra la situación
o en el cual la ley da por realizado el hecho o producida la situación, que fueron descritos en el
aspecto material de la hipótesis de incidencia. por ejemplo el impuesto a la renta se encuentran
gravadas las rentas que se generen en el país, es decir, las rentas de fuente peruana.
Aspecto temporal

Indica el momento exacto en que el hecho se configurá, o en el cual el legislador lo tiene por
configurado.

CONCLUSIONES

1. Todo hecho imponible es un hecho económico. Los impuestos que escapan a este postulado en
forma absoluta y relativa contrarían la esencia del fenómeno fiscal.

2. El hecho imponible es un hecho hipotético que tiene sólo una existencia ideal en la legislación
tributaria, mientras que el hecho generador es el hecho concreto real que se realiza en la vida
social (económica y jurídica) y que genera el crédito tributario.

3. Por último, la creación normativa de un tributo implica que su hecho imponible deba contener
en forma indispensable diversos elementos: a) la descripción objetiva de un hecho o situación; b)
los datos necesarios individualizar a la persona que debe realizar el hecho o encuadrarse en la
situación en que objetivamente fueron descritos; c) el momento en que debe configurarse o
tenerse por configurada la realización del hecho imponible; d) el lugar donde debe acaecer o
tenerse por acaecida la realización del hecho imponible.