You are on page 1of 5

Bloque de interés

Editorial: La prevención comunitaria del abuso de drogas:


una apuesta por la participación ciudadana
Editorial: Community drug abuse prevention:
a commitment to citizen participation
Juan Carlos Melero Ibáñez
Psicólogo y máster en drogodependencias. Especialista en prevención

Recibido: 13/09/2017 · Aceptado: 20/10/2017

Resumen
El nuevo impulso que experimenta el interés por la participación ciudadana en los asuntos públicos
podría favorecer el fortalecimiento del modelo de prevención comunitaria en las políticas públicas
ante el abuso de drogas. Particularmente en el ámbito local. Estamos en presencia de un paradigma
que favorece el desarrollo coordinado de actuaciones en los diversos espacios con vocación sociali-
zadora, y pretende evitar contradicciones entre las iniciativas desarrolladas por parte de las diversas
áreas municipales vinculadas directa o indirectamente con el tema que nos ocupa.

Palabras Clave
Prevención comunitaria, participación ciudadana, empoderamiento.

Abstract
The new impetus of interest in citizen participation in public affairs could favor the strengthening of
the model of community prevention in public policies against drug abuse, particularly at the local
level. We are bearing witness to a paradigm that favors the coordinated development of actions
in the different settings with socializing aspirations and seeks to avoid contradictions between
the initiatives carried out by the different municipal areas directly or indirectly linked to the issue.

Key Words
Community prevention, citizen participation, empowerment.

Correspondencia a:
Juan Carlos Melero
e-mail: juancmelero@gmail.com

Revista Española
48 de
Drogodependencias 42 (4) 48-52.
422017
(4) 2017
Juan Carlos Melero Ibáñez

“Si ha de existir una comunidad en un las vías de acción para su abordaje.” Porque
mundo de individuos, sólo puede ser (y no se trata de que las personas y colectivos
tiene que ser) una comunidad entretejida a que conforman la comunidad se sumen a
partir del compartir y del cuidado mutuo.” procesos preconcebidos en despachos técni-
Zygmunt Bauman cos o políticos. Se trata, por el contrario, de
abrir procesos de participación en los que las
personas y los colectivos interesados tengan
¿BUENOS TIEMPOS PARA LA ocasión de participar en el diseño mismo de
PARTICIPACIÓN? las políticas a desarrollar (Subirats, 2017).

Vivimos un tiempo en el que parece es-


tarse produciendo una cierta revalorización LA PARTICIPACIÓN,
de la participación. La desconfianza, cuando GARANTÍA DE EFICACIA
no el hartazgo, hacia los modos tradicionales
de mediación en los más diversos ámbitos, Esta necesidad de impulsar la participación
junto con las inevitables limitaciones de la ac- en su sentido más genérico, manifiesta su
tuación técnica, conducen a explorar fórmulas potencialidad en diversas direcciones y con
y dinámicas que precisan de la participación diferentes acentos, pero con un mismo signifi-
activa de la ciudadanía. Esta dinámica social cado: los procesos sociales que la prevención
también afecta a la prevención del abuso de activa funcionan mejor cuando se basan en
drogas (Melero, 2016). La conocida como el protagonismo directo de las personas, co-
“prevención comunitaria” requiere en su lectivos e instituciones implicadas, eludiendo
nivel más evidente el desarrollo de actuacio- tentaciones delegacionistas de improbable
nes coordinadas en los diversos espacios de eficacia. Por ejemplo, los programas esco-
socialización: en la escuela y en la familia, por lares de prevención del abuso de drogas
supuesto, pero también en el tiempo libre, en que han mostrado alguna eficacia (Faggiano,
los discursos de los medios de comunicación, Minozzi, Versino y Buscemi, 2014; Foxcroft
en ese nuevo entorno socializador que es y Tsertsvadze, 2012; Fernández, Nebot y
Jané, 2002) basan sus claves metodológicas
internet, etc.
en la interacción entre el alumnado, que pasa
Necesita, así mismo, en un nivel más de ser “destinatario” o “población diana”, a
profundo, del concurso de las personas y protagonista activo del proceso de reflexión e
organizaciones interesadas en contribuir al intercambio que la prevención conlleva. Una
desarrollo de políticas orientadas a promo- visión madura de la prevención educativa,
ver la salud, el bienestar y la calidad de vida basada en el reconocimiento de las diferencias
de la población, desde una perspectiva de que las personas encarnan, y en la necesidad
derechos. La “perspectiva de participación y de hacer significativos los aprendizajes. Otro
fortalecimiento del tejido comunitario” a la tanto cabría decir, por poner otro ejemplo,
que aluden Sepúlveda, Báez y Montenegro si habláramos de la formación de agentes
(2008), respecto a la cual señalan que “busca sociales en dinámicas de la prevención. Nos
involucrar a las comunidades locales en la encontraríamos también en este caso ante la
definición tanto de las problemáticas como de necesidad de basar las propuestas formativas

Revista Española

42 (4) 2017
de
Drogodependencias
49
Editorial: La prevención comunitaria del abuso de drogas: una apuesta por la participación ciudadana

en procedimientos que activen intercambios meramente técnico, para coordinar compe-


entre participantes, a partir de sus experien- tencias (algo imprescindible, por otra parte),
cias, formación, etc. Difícilmente cabe ima- sino un diálogo abierto desde su origen a
ginar con otra lógica este tipo de procesos. personas y colectivos comprometidos con
el desarrollo de la comunidad como espacio
Lo mismo puede decirse con respecto al
de vida y crecimiento. Como escribió hace
desarrollo de iniciativas de prevención acor-
décadas Marchioni (1989), “la comunidad
des con un modelo comunitario. De poco
organizada es el primero y el principal de los
sirve el despotismo ilustrado: “todo por la
recursos existentes.”
comunidad, pero sin la comunidad”. No es
útil porque, limitado en el mejor de los casos
a la ejecución técnica de proyectos en los di- LA PARTICIPACIÓN ES UN
versos ámbitos que conforman la vida social, PROCESO COMPLEJO
hace difícil el logro de objetivos y, sobre todo,
la sostenibilidad de las actuaciones. No sirve Nadie dijo que la prevención comunitaria
porque no puede trabajarse con personas de fuera fácil. Ni cómoda. Tomar parte en proce-
espaldas a esas mismas personas, como si los sos sociales, interesarse por aportar algo a la
equipos profesionales estuviéramos dotados mejora de las condiciones de vida generales,
de un halo de saber que garantizara per se la tomarse la molestia de sugerir dinámicas
bondad de nuestras propuestas. que podrían contribuir a mejorar la calidad
de vida… Tales son algunos de los propó-
Los equipos técnicos debemos asegurar-
sitos de la participación que nos interpelan.
nos de que en la comunidad en la que traba-
¿Difíciles? ¿Anacrónicos? ¿Improbables? Sí, si
jemos no haya grietas (ámbitos socializadores
confundimos participación con una suerte de
refractarios a propuestas preventivas),
hiperactivismo por el cual toda la ciudadanía
redundancias (excesos dirigidos a colectivos
debería estar en todo momento dispuesta a
saturados, más por intereses de mercado o
movilizarse en pro de determinadas causas:
por tratarse de “poblaciones cautivas” que
la prevención del abuso de drogas en el caso
por una necesidad técnica adecuadamente
que nos ocupa. Como si de una performance
diagnosticada), ni inconsistencias (propuestas
permanente se tratara. Sí, si nos seguimos
preventivas impulsadas por un área muni-
deslizando hacia una sociedad como la que
cipal –prevención del abuso de alcohol en
describe Han (2014) cuando afirma que “la
las fiestas patronales- que colisionan con las
sociedad de la transparencia, que está pobla-
propuestas de otras áreas –copatrocinio de
da de espectadores y consumidores, funda
eventos festivos locales por parte de la indus-
una democracia de espectadores.” Un riesgo
tria alcoholera-). Pero esto no es suficiente.
que no puede desdeñarse.
La prevención de inspiración comunitaria
tendrá una mayor potencialidad allí donde en- Sin embargo, cuando con honestidad y
tre en diálogo con otras políticas con las que modestia se plantea la posibilidad de inte-
comparte propósitos y sentidos, relacionadas resarse por tomar parte en procesos de
con la salud pública, el desarrollo del bien- cambio, siempre hay personas y organizacio-
estar social, la educación empoderadora, el nes que responden y aportan perspectivas
tiempo libre creativo, etc. Pero no un diálogo inéditas que los equipos profesionales, con

Revista Española
50 de
Drogodependencias 42 (4) 2017
Juan Carlos Melero Ibáñez

nuestro saber limitado, nuestras inercias y, medida conditio sine qua non de lo anterior,
¿por qué no decirlo?, nuestros intereses, que las asociaciones de madres y padres de
apenas alcanzamos a intuir. O que, en todo los centros educativos del municipio tomen
caso, brotan a partir de las propias dinámicas parte activa en los espacios abiertos de
de colaboración puestas en marcha. Por- reflexión que una prevención de corte co-
que quizás esta sea una de las prioridades munitario necesariamente abrirá. Y que estas
profesionales en este y otros ámbitos de la familias animen a las personas responsables
acción social, sanitaria y educativa: dejar de de sus centros educativos a participar en el
decirle a la gente cómo debe comportarse, diálogo social abierto, para que también su
para pasar a facilitar procesos de encuentro mirada esté representada en el proceso en
ciudadano en los que personas de lo más marcha. Y otro tanto cabría decir de quienes
diversas, equipos técnicos incluidos, identi- trabajan en procesos de dinamización juvenil,
fiquen objetivos, metodologías, actuaciones, de desarrollo cultural, de fomento de un ocio
límites… Como escribieron Costa y López creativo, etc. Miradas diferentes que pueden
(1986), “el monopolio de los profesionales contribuir a dibujar la imagen poliédrica de la
y de los técnicos se diluye al compenetrarse prevención en cada territorio local. Por ahí va
con la responsabilidad y participación de los la prevención comunitaria. Ni más, ni menos.
ciudadanos en los asuntos que afectan a su
vida y a su salud.” REFERENCIAS
BIBLIOGRÁFICAS
CANTIDAD Y CALIDAD
Bauman, Z. (2003). Comunidad. En busca de
Cuando se ponen en marcha procesos seguridad en un mundo hostil. Madrid: Siglo
participativos siempre preocupa cuál será XXI de España Editores.
la respuesta ciudadana. Aunque en nuestro Costa, M. y López, E. (1986). Salud comuni-
fuero interno ya sabemos de antemano que taria. Barcelona: Martínez Roca.
en muchas ocasiones nos parecerá decep-
cionante. ¿Entonces no merece la pena? No, Faggiano, F.; Minozzi, S.; Versino, E. y
no es así, pero tenemos que superar algunos Buscemi, D. (2014). Universal school-
prejuicios. Porque en el día a día no será based prevention for illicit drug use
tan importante el número de personas que (Review). Cochrane Database of System-
participan (a menudo insuficientes), como el atic Reviews 2014. Issue 12. Art. No.:
hecho inequívoco de que haya presencia de CD003020. Disponible en línea: http://
las más diversas perspectivas y sensibilidades. bit.ly/2dfMbgk
Es muy importante que un número amplio de Fernández, S.; Nebot, M. y Jané, M. (2002).
madres, padres y, en general, personas con Evaluación de la efectividad de los progra-
responsabilidad en la educación de chicas y mas escolares de prevención del consumo
chicos, participen en procesos preventivos de tabaco, alcohol y cannabis: ¿qué nos
orientados a abordar las necesidades y dicen los meta-análisis? Revista Española de
posibilidades preventivas de la vida familiar. Salud Pública, 76, (3), 175-187. Disponible
Pero es al menos tan importante, y en buena en línea: http://bit.ly/2abvjoK

Revista Española

42 (4) 2017
de
Drogodependencias
51
Editorial: La prevención comunitaria del abuso de drogas: una apuesta por la participación ciudadana

Foxcroft D.R. y Tsertsvadze A. (2012). Uni- de las políticas sociales a la participación


versal alcohol misuse prevention for ciudadana. Revista Española de Drogode-
children and adolescentes: Cochrane pendencias, 41, (2), 106-119.
systematic reviews. Perspectives in Public
Sepúlveda, M., Báez, F. y Montenegro, M.
Health, 132 (3), 128–134. Disponible en
(2008). “No en la puerta de mi casa”. Im-
línea: http://bit.ly/2cNxX15
plantación no conflictiva de dispositivos de
Han, B. Ch. (2014). Psicopolítica. Neoliberalismo y drogodependencias. Barcelona: Grup IGIA.
nuevas técnicas de poder. Barcelona: Herder.
Subirats, J. (2017). ¿Qué decidan los que
Marchioni, M. (1989). Planificación social y saben? Ctxt – contexto y acción. Tribuna.
organización de la comunidad. Madrid: Nº 126. Disponible en línea: http://bit.
Editorial Popular, S.A. ly/2uOymy3
Melero, J.C. (2016). Prevención comunitaria
del abuso de drogas: abriendo el código

Revista Española
52 de
Drogodependencias 42 (4) 2017