You are on page 1of 7

DOLORES EN DIFERENTES FASES

(puede contener errores de traducción)

Información breve
Dr. Med. Teol. Ryke Geerd Hamer
El dolor es un capítulo particularmente difícil.
Existen diferentes tipos de dolor: dolor en la fase de conflicto
activo, como angina de pecho o úlcera estomacal, o dolor en la
fase de cicatrización causado por hinchazón o edema, pero
también por cicatrices.
El dolor en la fase de conflicto activo, como el dolor de angina
de pecho, desaparece inmediatamente con la resolución del
conflicto. Este dolor puede, si lo desea, resolverse desde la
psique (siempre que el conflicto no haya estado activo
durante más de 9 meses).
Por otro lado, el dolor curativo, que es en principio algo
positivo, sólo puede ser tratado eficazmente si el paciente
entiende las conexiones y se ajusta al dolor como si tuviera
que hacer un gran trabajo. Básicamente, el dolor tiene un
sentido biológico en humanos y animales.
Es decir, que se inmoviliza todo el organismo y el órgano para
que la curación pueda tener lugar de forma óptima, por ej.
durante la cicatrización ósea, donde el ensanchamiento de la
piel del hueso provoca un dolor intenso durante la fase de
cicatrización.
Estos dolores ocurren regularmente cuando el periostio se
estira, cuando el edema óseo ocurre durante la fase
pcl/curación.
Son una buena señal y un proceso importante en la curación
biológica de los huesos, ya que éstos dolores obligan al
individuo a mantener quieta la parte ósea afectada, que
correría peligro de fracturarse bajo estrés o tensión funcional.

Es importante que el paciente entienda:


El dolor óseo es en principio algo bueno, porque es un signo
seguro de curación.

La tensión de la cápsula hepática también causa dolor


durante la inflamación del hígado en la fase de curación
hepática, así como las úlceras de la vejiga, uréter/uretra,
pelvis renal, etc.

O la úlcera mamaria intra-ductal de los conductos


galactóforos, que provoca un tirón doloroso en el seno
durante la fase pcl, en comparación con el cancer mamario
adenoide, que a su vez sólo duele en la fase final de
cicatrización, por encogimiento cicatrizado.
Las mujeres entonces hablan de dolor severo, también
conocido como dolor similar a un cuchillo en el sitio del nudo,
el llamado dolor cicatrizante.
Este dolor corresponde al dolor cerebeloso profundo de la
piel, que también encontramos en el resto de la dermis
humana, especialmente en las culebrillas durante la fase de
cicatrización.
También está el dolor de cicatriz en la fase de cicatrización
tardía. Por ejemplo, en caso de mantenimiento de la pleura
después del carcinoma pleural, o en caso de mantenimiento
de la ascitis, que representa la fase de cicatrización después
del carcinoma peritoneal.
La mayoría de los cánceres o las así llamadas enfermedades
sólo se descubren cuando ya están en la fase de curación.
Incluso el "cáncer" de hueso dental, que sólo comienza a doler
cuando comienza la fase de cicatrización.
Similar al esmalte-agujeros, que ya en la fase ca causan
molestias con calor/frío y dulce/ácido etc., y así
sucesivamente.
En el caso del reumatismo, que se basa en un brutal conflicto
de separación con dolor, o dolor y entumecimiento en el área
afectada, lleva a una llamada hiperestesia, una corriente, el
llamado dolor reumático, que se produce en la fase de
curación.
En contraste, la úlcera estomacal y la úlcera de las vías
biliares, que son suministradas sensiblemente por el centro
de la corteza sensorial, causan dolor y cólicos en la fase de
conflicto activo.
El ataque de gota, con dolor severo siempre ocurre cuando el
conflicto de túbulos colectores en Fase ca y un conflicto de
autodesvalorización en fase plc (leucemia) están presentes en
combinación al mismo tiempo.
Para mencionar también sería la crisis epileptica.
Crisis en el llamado ataque al corazón
(= Úlceras de la arteria coronaria), porque en esta crisis, el
paciente vuelve a pasar por todo su conflicto en un lapso de
tiempo, por lo que aparece el fuerte dolor de angina de pecho
en un ataque al corazón.
Siempre creímos en la medicina convencional que
necesitábamos "tratar" el dolor, liberar al paciente de ello. Eso
fue un gran error.
Mantenemos al paciente indoloro, pero así muere por
nosotros.(¿)
No sabíamos que esta angina de pecho estaba presente en la
crisis epiléptica.
Su significado biológico es crucial para la supervivencia.
Además, también en el "proceso correcto" de la crisis del
epileptoide se determina la descarga adecuada de edema y,
por lo tanto, la supervivencia.
La gran mayoría de las muertes por ataque cardíaco ocurren
durante este epileptica Crisis. (no debe confundirse con el
dolor de angina de pecho que comienza con el DHS, es decir,
al comienzo de la fase activa de conflicto.

Los diversos dolores de cabeza también son dignos de


mención:
Migraña o el temido dolor trigémino que sólo ocurre después
de que el conflicto ha sido resuelto.
Todos los dolores de cabeza son causados por la inflamación
en el cerebro.
Aunque, en principio, todos los edemas cerebrales decrecen
de nuevo, que como cualquier edema corporal es básicamente
de naturaleza pasajera, el paciente puede morir de presión
intracraneal antes de que haya retrocedido, por ejemplo, en el
caso de una duración de conflicto muy larga o demasiada
intensidad de conflicto, con la suma de varios edemas
perifocales simultáneos, localizaciones desfavorables y
recidivas.
O después de un conflicto generalizado de autodevaluación,
cuando en la fase de curación todo el cerebro (médula) está
edematizado, - ¡casi siempre con síndrome!

Cuando una vez pedí una tomografía computarizada cerebral


en un paciente con leucemia en una universidad de Alemania
Occidental, los médicos negaron con la cabeza, agitados por lo
que yo quería hacer con una investigación tan inusual y
superflua.
Ningún paciente muestra más síntomas cerebrales que el
paciente con leucemia.

Con la Nueva Medicina germánica ahora podemos hacer una


clara distinción, a qué fase de la llamada "enfermedad"
pertenece al dolor, de qué calidad es, cuánto tiempo llevará,
etc.
La tragedia es que los pacientes generalmente solo sienten
dolor cuando ya están en la fase de curación.

En el caso del dolor óseo, ésta vez tambien es el comienzo de


una fase y es una de las más temidas, aunque generalmente
temporal.
¡Pueden ser muy persistentes y, por lo tanto, requieren un
alto nivel de cuidado de la salud mental!
Cuanto mejor esté preparado el paciente para el dolor de
curación ósea, más fácil le será soportar el dolor.
Cuanto mayor es el pánico, mayor es el dolor.

Lo malo es que en la medicina actual, todos los pacientes que


tienen cáncer y dolor intenso, reciben morfina o
medicamentos similares a la morfina.
Esta morfina puede ser fatal en una vagotonia profunda con
una jeringa.
Altera terriblemente toda la vibración cerebral y le quita la
moral al paciente.
A partir de entonces, el intestino también se paraliza, es decir,
no se pueden procesar más alimentos. El paciente está sin
voluntad y ya no se da cuenta de que básicamente está
"muerto", y estaba en la fase de curación ,y habría estado
sano de nuevo en pocas semanas si las cosas hubieran
funcionada de forma natural.
Dado que el dolor es algo subjetivo, los pacientes sienten el
dolor mucho más después de decrecer el efecto de la morfina,
más que si no la hubieran tomado.
Como es sabido, las dosis de morfina debe, por lo tanto,
aumentarse continuamente.
Por lo tanto, la administración de morfina siempre fue una
calle de un solo sentido, una matanza a plazos.
Los médicos no saben eso, ¿preguntarán?
Por supuesto, los doctores lo saben. Pero adoptan el punto de
vista dogmático y cómodo:
"Dolor, ese es el comienzo del fin, no queda nada por hacer, de
todos modos, comencemos por cortarlo".

La cura natural del cáncer simplemente se ignora por razones


dogmáticas, por lo que el cáncer sigue siendo una enfermedad
moribunda y el paciente en minoría es manipulable.
Sin embargo, si los pacientes observan retrospectivamente el
relativamente corto período de dolor, los pacientes están
agradecidos de haberse salvado de la muerte por morfina, a la
que seguramente sucumbirían en la fase de curación después
de 2-3 semanas de morfina, fortal, valerona o temgesic.
La quimioterapia también se puede utilizar para detener
abruptamente cualquier proceso de curación,
Entonces, por supuesto, el dolor ha desaparecido, éstos
síntomas significativos de curación, pero los presuntos éxitos
sólo radican en la prevención de la curación aceptando el
envenenamiento más severo de todo el organismo.

En el caso de los cánceres controlados por el cerebelo, la


quimioterapia aumenta aún más el crecimiento del cáncer
porque la toxina celular interfiere con la citotonia simpática,
se fortalece.

Por otro lado, en el caso de los cánceres controlados por el


cerebro, su uso es completamente absurdo, porque
interrumpe cualquier proceso de curación.

La medicina convencional todavía no ha podido distinguir las


diferencias de las hojas embrionarias, de lo contrario, un
oncólogo habría notado hace mucho tiempo que la quimio, si
acaso, sólo podría ser usada para hacer una diferencia en la
fase de curación, es decir, para detener el proceso de curación.

La seudo-terapia con citotoxinas (quimio) administrada en


esas fases de curación, registran "éxitos" injustificadamente
sintomáticos, y éstos fueron adquiridos con varios efectos
fatales:
Una es que la quimio evita la reaparición de los síntomas de
curación (dolor) lo que naturalmente provoca una Phtise(¿)
de la médula ósea y la muerte segura del paciente en caso de
cáncer óseo, por ejemplo.
El segundo peligro, incluso mayor, es impulsado de vuelta
atrás el edema cerebral con cada ronda de quimioterapia y,
por lo tanto, provoca el peligroso efecto de acordeón.
Como resultado, la elasticidad de las sinapsis de las células
cerebrales se reduce radicalmente, se rompen y pueden
conducir a la muerte cerebral apoplejica citopática del
paciente.
La terapia según el sistema de la Nueva Medicina Germánica
consiste en explicar al paciente las conexiones, explicando el
desarrollo y mecanismo de progresión de su llamada
enfermedad.
Entonces el paciente ya no tiene que entrar en pánico, porque
si ha comprendido el sistema desde el principio, o lo mejor de
todo antes de su enfermedad, puede soportar fácilmente los
síntomas predecibles, especialmente los de la fase de
curación.
Él sabe que cada proceso individual es parte de un programa
especial biológico sensato, el cual ha sido usado por la Madre
Naturaleza para nuestro bien. Y ahora puede entender muy
bien lo que está pasando y lo que tiene que pasar, y también
sabe que el 95% de los pacientes sobreviven con la Nueva
Medicina Germánica.