Sie sind auf Seite 1von 2

Pareyson

filosofía que se basa en la razón demostrativa: se refiere al pensamiento objetivante, el cual


concibe la verdad como un objeto al cual podemos conocer en un sistema acabado y definitivo. En
cambio, para este autor la verdad tal como se presenta, es abierta e inconclusa, por lo tanto no
podríamos tener de ella una formulación única y definitiva. Lo que conocemos es una interpretación
que hacemos de ella.

filosofía que se basa en el pensamiento hermenéutico: el pensamiento hermenéutico e preocupa


de la verdad, revelándola y haciendo que ella se manifieste en el interior de la interpretación.

Él plantea que no podemos hablar hoy en día del carácter absoluto de la obra de arte, ya que ésta
perdió las viejas cualidades de universalidad y perennidad. Al concepto idealista del arte como
“visión”, lo opone al de arte como “forma”. Y al concepto de expresión, el de producción; es decir
la actividad de formar.

Obra de arte > diálogo entre artista y materia y el artista y lo que la materia nos sugiere –
forma resultante

Para él “forma” es entendida como organismo, es decir una unidad de elementos, una vida
autónoma que tiende a la armonía con sus propias leyes.

Teoría de la formatividad
En esto consiste su teoría de la formatividad, un proceso en el cual hay una experimentación
por parte del artista, donde se enfrenta a múltiples posibilidades, pero a la vez no dirige sus
operaciones al azar, la posibilidad válida es una sola. Son intentos guiados por un concepto y esto
significa someterse a la propia voluntad de la obra. Ese concepto no es metafísico, sino que en cada
momento de la producción de la obra aparece como necesidad interna; la propia voluntad de la obra.

Por lo tanto, dice Pareyson, la actividad del artista y la intencionalidad de la obra se relacionan en
una dialéctica donde la creatividad se ve exaltada cuanto más se somete a la voluntad de la obra, es
decir cuanto más claramente se acerca a ese único camino posible de la definitiva forma de la obra.

forma formata y la forma formans


Durante el proceso de producción, la forma está y no está: no está poque, como formada, lo será
solo con el proceso concluido, y está porque como formante ya actua en el proceso iniciado.
Forma formante:
. su presencia en el proceso no es como la presencia del fin en una acción que quiere llegar a su
salida – esto es: no es evidente

Poética programante y poética operativa

… desde un punto de vista estético todas las poéticas deben ser consideradas como igualmente
legítimas.

Ahora bien, que el artista reproduzca o transfigure, lo esencial es que él “figure”, ya sea que el
deforme o transforme, lo importante es que “forme”. Al arte le es necesaria una poética que en su
concreto ejercicio, anime activamente y sostenga la formación de la obra, pero no es esencial una
poética más que otra.