Sie sind auf Seite 1von 7

UNIVERSIDAD NACIONAL DEL CENTRO DEL PERÚ

FACULTAD DE SOCIOLOGÍA

HACIA LA INTEGRACIÓN DE SEXOS EN EL

DESARROLLO ECONÓMICO

ALUMNO: MUÑOZ QUISPE, Erwin


HUANCAYO
DOCENTE: Lic. GÓMEZ FERRER Dora

SEMESTRE: VIII.

HUANCAYO – PERÚ
2017 - II
Comenzare criticando al informe del banco mundial que se basa en hechos y
conceptos erróneos procedidos de quien sabe qué época. Aborda la categoría
“sexo”, lo pongo entre comillas porque plantean un concepto erróneo de esta
palabra, mencionando que sexo lleva el concepto de género, lo cual es
totalmente vergonzoso y perjudicial para una investigación científica.

CAPITULO I

ANÁLISIS DE LAS INEQUIDADES EN EL ACCESO A LOS DERECHOS DE


LAS MUJERES EN NUESTRA REALIDAD.

La Cumbre de las Naciones Unidas celebrada entre los días 25 y 27 de


septiembre de 2015 aprobó la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, que
incluye un objetivo independiente para «lograr la igualdad de género y
empoderar a todas las mujeres y las niñas», así como el compromiso de integrar
la igualdad de género en otros objetivos. Esta Agenda universal establece
nuevas obligaciones y oportunidades para integrar plenamente la dimensión de
género en todas las estrategias, políticas y programas de financiación
pertinentes tanto de la UE como nacionales y promueva y ponga en práctica de
forma sistemática evaluaciones del impacto del género y la inclusión de la
perspectiva de género en los presupuestos, y supervise y evalúe las políticas, en
particular recogiendo datos fiables y comparables desglosados por sexo y edad,
utilizando datos disponibles cuando sea posible, con vistas a lograr la igualdad
de género, no solo en el contexto de la acción exterior, sino también dentro de la
Unión.

ANÁLISIS NACIONAL

Hay muchas normas y leyes tanto nacionales como internacionales que aceptan
la equidad de la mujer y el empoderamiento de ellas en los temas sociales,
económicos y políticos. Pero sin embargo al momento coyuntural, refiero que en
el momento de integrarlas. Estos tratados y leyes son quebrantados
impunemente dejando de lado todos los derechos femeninos.

En la actualidad ningún país puede aspirar a ser una sociedad plenamente


democrática mientras persista la desigualdad, la discriminación, y la violencia
contra las mujeres. Lamentablemente, en Perú la igualdad de género sigue
siendo una asignatura pendiente que lastima no sólo el sistema social sino
también la dignidad de las mujeres que, además, numéricamente, constituyen
más de la mitad del país.

No puede desconocerse que se han registrado grandes avances en esta materia


y que mucho es lo que se ha logrado conseguir para configurar un mundo en el
que la equidad de género esté más allá de la retórica y donde se destierren las
prácticas y tradiciones sociales que afectan a las mujeres. Los avances son
evidentes. La creciente participación de las mujeres en la vida social, económica,
política y cultural de nuestro país es un hecho que enaltece.

Su presencia en el mercado de trabajo en las últimas décadas deja atrás las


viejas ideas sobre el papel tradicional de la mujer en la sociedad. Su desempeño
en el ámbito educativo revela una eficiencia terminal mayor y menores índices
de reprobación que los varones. Su paulatino empoderamiento político ha
fortalecido nuestra democracia.

Sin embargo, no puede negarse que estamos muy lejos como sociedad de
alcanzar una verdadera igualdad de género. La inequidad, la falta de
oportunidades, la violencia, la ignorancia, la pobreza y las muertes evitables,
entre otras cuestiones relevantes, siguen afectando a las mujeres peruanas.

Pese a los avances, que son innegables, aún existen situaciones de gran atraso
que afectan la incorporación plena, con dignidad, de la mujer a la vida nacional.
No es posible aceptar, por ejemplo, que tengan una menor remuneración salarial
que la que reciben los varones en los mismos empleos. No puede aceptarse el
descuido en las políticas de salud que permiten la existencia de cifras elevadas
en la mortalidad materna o en los embarazos de las adolescentes. Nadie puede
permanecer indiferente ante el alarmante crecimiento de la trata y de la
esclavitud sexual de las mujeres. No debemos cerrar los ojos cuando se sabe
que la pobreza afecta más a las mujeres, especialmente a las indígenas y a las
que viven en el campo. No es posible aceptar la simulación que en los partidos
políticos se hace para eludir las cuotas de género que buscan mejorar la
representación femenina en los ámbitos del poder. No se debe ignorar que la
mujer padece en la actualidad situaciones de violencia y maltrato inaceptables
en todos los ámbitos sociales, especialmente en su propio hogar.
ANÁLISIS REGIONAL

La inequidad en el ámbito regional no está exenta del ámbito nacional, es mas


sucede lo mismo, y hasta un porcentaje más elevado, ¿por qué? Esto sucede
debido a los altos niveles de analfabetismo en algunas zonas rurales. Debemos
comprender que para que las inequidades disminuyan en gran porcentaje, lo
primero que debemos hacer es cambiar los estereotipos de la mujer en las bases
del contexto social, económico y político, sumando una nueva percepción en la
cual deje de existir el machismo.

Es de materia primordial pensar que en las zonas rurales y mas en la region de


JUNÍN aun persisten las normas culturales y machistas ancestrales que fueron
generándose a través de las décadas en contra de las mujeres. Y que a
consecuencia esto da paso a la inequidad para mancillar a la mujer y dejarla al
cuidado del hogar simplemente.

PROPUESTAS PARA DISMINUIR INEQUIDADES


 Diseñar un nuevo método de enseñanza en el seno de la sociedad, refiero
a la familia y a las instituciones educativas, donde puedan comprender que
la equidad de género es indispensable para el crecimiento social,
económico y político.
 Diseñar un nuevo método de enseñanza en el seno de la sociedad, refiero
a la familia y a las instituciones educativas, donde puedan comprender que
la equidad de género es indispensable para el crecimiento social,
económico y político.
 Fortalecer los sectores sociales donde se encuentren quebrantados por el
machismo e inequidades. Estableciendo nuevas normas y pactos donde se
ejecute la igualdad de género.
 Erradicar los altos niveles de analfabetismo en mujeres, generando así
nuevos conocimientos y nuevas formas de pensar en cuanto a la posición
de la mujer frente a la sociedad y cuál sería su rol fundamental.
 Fortalecer las capacidades productivas de las mujeres para generar sus
propios bienes y servicios, brindándole una nueva oportunidad laboral e
integración económica.
 Ejercer campañas de sensibilización para erradicar el machismo, y con ello
fortalecer los lazos entre géneros.
CAPITULO II

INEQUIDADES A RECURSOS NATURALES PARA LA MUJER

El punto importante es entender la inequidad de género. Las inequidades entre


hombres y mujeres han existido durante mucho tiempo en la mayor parte de las
sociedades alrededor del mundo. Esta distinción promueve la exclusión de la
vida pública de la mujer y la sitúa en una condición de desventaja y con menores
oportunidades para desarrollarse individual y socialmente. El concepto de
inequidad implica también la incapacidad de realizar o desarrollar algo en todo
su potencial, en este caso se da una discriminación en el momento en que los
individuos a los que se les atribuye un género determinado no tienen acceso a
posibilidades sociales de igual nivel que los individuos de otro género. La
inequidad de género se combate con políticas que promuevan la justicia de
género. No sólo para el beneficio de las mujeres, sino de toda la sociedad.

Prosiguiendo, a mi percepción una parte de la inequidad de genero empieza con


la distribución de la tierra. Los procesos de concentración de grandes superficies
de tierra en manos de un grupo reducido de personas es una causa clara que
provoca desigualdad. El acaparamiento de tierras por inversores extranjeros que
son en su gran mayoría varones está dejando a millones de personas en el
mundo sin tierra para cultivar. E imponen la idea “Solo los varones labran la
tierra”.

Del acceso a la tierra depende el nivel de beneficios de unos cuantos miles de


individuos, cuyo mayor porcentaje de estos son varones. También la seguridad
alimentaria de millones de personas. Sería necesario garantizar el derecho de
los pueblos a disponer de un acceso justo y equitativo a la tierra, el agua y los
recursos naturales y su derecho a implementar aquellos sistemas productivos
más adecuado a sus condiciones físicas, técnicas, ecológicas, económicas,
culturales y al interés general entre varones y mujeres.
LINEAMIENTOS PARA DISMINUIR INEQUIDADES

 Establecer la protección jurídica de los derechos de la mujer sobre una


base de igualdad con los del varón y garantizar la protección efectiva de la
mujer contra todo acto de discriminación.

 Fomentar la educación y capacitación de los grupos femeninos para la


ejecución de la justicia su favor en casos de perjuicios contra sus derechos
y funciones, los cuales conlleven a aplicar la ley, al igual que las políticas
de prevención, sanción para la eliminación de la violencia contra la mujer.

 Combate a la violencia de género en todas y cada una de sus modalidades


en los ámbitos económicos, jurídicos, sociales y patrimoniales.

CAPITULO III

PARTICIPACIÓN SOCIAL Y POLÍTICA

En principio según tratados internacionales suscritos y ratificados por el Estado


peruano, como el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y la
Convención Americana sobre Derechos Humanos. El derecho a la participación
política comprende, entre otros, el derecho a votar y a ser elegidos/as. Asimismo,
se establece que el derecho a la participación política debe ser ejercido en
condiciones de igualdad entre hombres y mujeres y en armonía con el principio
de no discriminación.

Sin embargo, en la realidad, el derecho de la mujer a ser elegida no se ha


ejercido en la misma medida que el derecho a elegir. Por ello, a fin de favorecer
su participación política, como grupo que merece especial protección, varios
países han implementado en sus legislaciones la cuota electoral de género como
medida de acción afirmativa.

Esta medida fue incorporada en el Perú en 1997, estableciéndose inicialmente


un porcentaje mínimo de 25% de mujeres u hombres en las listas de
candidatos/as al Congreso. Posteriormente, este porcentaje se incrementó al
30% y se amplió la medida para las elecciones para las alcaldías, las regidurías
y los gobiernos regionales.
En este aspecto se notó que la implementación de la cuota electoral de género
en el Perú ha propiciado una mayor participación de las mujeres en el espacio
político. Sin embargo, por sí sola, la cuota de género es insuficiente para
garantizar el pleno ejercicio del derecho a la participación política de las
peruanas. Por ejemplo, En las últimas elecciones generales se cumplió con la
cuota de género al inscribir al 30% de postulantes, pero en 21 de los 26 distritos
electorales la mujer se ubicó en el tercio inferior, disminuyendo así sus
posibilidades de elección.

En este sentido se podría mencionar que las mujeres solo cumplen el papel de
rellenar el espacio exigido por ley, en este caso la cuota de género,
verdaderamente no se cumple si es por no infringir las normas ponen la cuota,
pero hasta ahí quedo, las mujeres ya no tienen oportunidad. Y es así como le
sacan la vuelta a la ley.