Sie sind auf Seite 1von 12

“En la parte analítica de la critica se demuestra que el espacio y el tiempo

son meras formas de la intuición sensible, es decir, simples condiciones de


la existencia de las cosas en cuanto fenómenos; que tampoco poseemos
conceptos del entendimiento ni, por tanto, elementos para conocer las cosas
sino en la medida en que puede darse la intuición correspondiente a tales
conceptos; que, en consecuencia, no podemos conocer un objeto como cosa
en si misma, sino en cuanto objeto de la intuición empirica, es decir, en
cuanto fenómeno. De ello se deduce que todo posible conocimiento
especulativo de la razón se halla limitado a los simples objetos de la
experiencia.”

(Critica de la Razón Pura o Prólogo de la segunda edición. I. Kant.)

 SITUA AL AUTOR

Manuel Kant nació en – en 1724. A los 16 años ingresa en la facultad de


Filosofía. En 1755 se doctoro y se dedico a la enseñanza en la universidad.
Desde esta fecha hasta 1770, comprende el periodo precintico (influencias
de Leibniz, Woff y Newton). En 1770 aparece el periodo critico (Hume y
Rousseau) y gana la cátreda de lógica y metafísica. Obras del periodo
critico: “Critica de la Razón Pura “(1781), “Problemas para toda metafísica
futura” (1783), “Fundamentacion de la Metafísica de las Costumbres”
(1785), Critica de la Razón Practica” (1788, Critica del Juicio” (1790), “La
religión dentro de los limites de la razón” (1794), “La Paz perfecta”(1795) y
“Metafísica de las Costumbres(1797).

 TEMA

En el presento texto, Manuel Kant pone de manifiesto que no es posible el


conocimiento sensible o empírico (intuición sensible) sin formas del mismo
(formas o factores a priori: espacio y tiempo), pero que tampoco son
posibles los conceptos puros o formas y factores a priori, sino en la medida
en que puede darse la intuición correspondiente. Es decir: experiencia +
formas o factores a priori (espacio y tiempo)= fenómeno.

 IDEAS PRINCIPALES

- “En la parte analítica de la critica se demuestra que el espacio y el


tiempo son meras formas de la intuición sensible”

- “simples condiciones de la existencia de las cosas en cuanto


fenómenos”

- “tampoco poseemos conceptos del entendimiento ni, por tanto,


elementos para conocer las cosas sino en la medida en que puede
darse la intuición correspondiente a tales conceptos”

- “no podemos conocer un objeto como cosa en si misma, sino en cuanto


objeto de la intuición empírica, es decir, en cuanto fenómeno”.

- “De ello se deduce que todo posible conocimiento especulativo de la


razón se halla limitado a los simples objetos de la experiencia.”

 RELACION DE IDEAS

- Kant nos viene a decir en el presente texto que “intuiciones sin


formas a priori son ciegas” ; pero también que formas primeras o
factores a priori, sin intuiciones sensibles son vacías (“tampoco
poseemos conceptos del entendimiento ni, por tanto, elementos para
conocer las cosas sino en la medida en que puede darse la intuición
correspondiente a tales conceptos”. “no podemos conocer un objeto
como cosa en si misma, sino en cuanto objeto de la intuición empírica,
es decir, en cuanto fenómeno”.). Por consiguiente son necesarias
experiencia y razón para que haya conocimiento.
 EXPLICACION DE LAS IDEAS

Este texto hace referencia a la “Estética Transcendental” o Matemática, en


lo que Kant trata de demostrar que es verdadera ciencia, en virtud de que
este constituida por juicios sintéticos a priori, que son las validas para la
ciencia, ya que en lo que tiene de sintéticos, hacen referencia al factor
empírico al dato que nos llega de fuera por la experiencia, y en lo que tiene
de a priori, hacen referencia a la razón (a las formas o factores formales).
Luego he aquí como Kant explica experiencia y razón, separando al
Empirismo y al Racionalismo, limita la a la razón con la experiencia. En las
éticas materiales la voluntad no actúa por el deber mismo, sino por
inclinación, por el beneficio que consigue (utilidad, fatalidad, etc.). No
manda la acción en sí misma, sino subordinada a conseguir algo. Son morales
y heterónomas (las normas les vienen de fuera). En las éticas formales la
voluntad actúa conforme al deber por el deber. Son autónomas (las normas
les viene del interior de la propia conciencia) en forma de imperativo
categórico, sin condiciones. Este imperativo categórico lo formula Kant de la
siguiente manera:

- “Obra de tal manera que lo máximo de tu acción puede convertirse en ley


universal” (que lo que hagas aquí y ahora, es lo que deberás hacer siempre,
en cualquier circunstancia).

- “Obra de tal manera que uses a la humanidad, siempre como fín y nunca
como medio”. (obra de tal manera que trates al otro, siempre como fin o
persona y nunca como medio o instrumento)
El inicio del Renacimiento y de la Edad Media se suele situar en 1453
caída de Constantinopla en manos de los turcos o en 1492, descubrimiento
de América. El final de la Edad Moderna coincide con la crisis del Antiguo
Régimen, con la revolución Americana (1783) y con la revolución francesa
(1789).
La filosofía renacentista comprende los siglos XV y XVI y comprende
la filosofía de Descartes 1596-1650y perdura hasta finales del siglo XVII.
Los siglos XV y XVI suponen un aumento de los estados europeos;
división religiosa y política en Europa debido a la reforma protestante y
descubrimientos geográficos como el de América, arte renacentista y
humanismo que se centran en el hombre y se inspiran en los clásicos.
Invención de la imprenta que difunde las ideas humanistas. La filosofía
incluye la escolástica renovada: Francisco de Victoria que escribió
“relecciones” concepto tomista de ley natural y creador del derecho de
gentes. Francisco Suárez que escribió “disputaciones metafísicas” rechaza
el nominalismo no sigue a Tomas de Aquino aunque afirma que esencia y
existencia no se distinguen realmente. Y filósofos independientes que
intentan la reforma de la sociedad civil y de la iglesia por medio de la
educación civil: Nicolás de Cusa (“docta ignorancia”) no podemos conocer
íntegramente a dios por ser infinito. Giordano bruno (dios es infinito y el
universo también): Panteísmo. Erasmo de Rótterdam (humanista que
reforma la iglesia y la sociedad civil): “el elogio de la locura”. Luís Vivas
español y padre de la psicología moderna y en filosofía política Maquiavelo
con su “razón de estado” que desliga la política de la ética “el príncipe”
Además en el renacimiento hizo resurgir la filosofía platónica con
jorge Gemiste y el Aristotelismo con Jorge de Terdisonda.
En el siglo XVII tenemos: Guerra de los Treinta Años entre estados
europeos por motivos religiosos. Triunfo de la monarquía absolutista de
Francia y de la mayoría naciones europeas. En Inglaterra se impone en
parlamentarismo que elimina los poderes del monarca. Crisis económica y
democrática con conflictos sociales. Época del arte barroco y de las obras
de Cervantes y Shakespeare. En filosofía surgen: Racionalismo y Empirismo.
El Racionalismo no es continental y se propone realizar una filosofía nueva,
una ciencia universal fundada en la razón. Su creador en René Descartes
(Racionalismo Dualista) también aparece Benito Spinoza (Racionalismo
Monista o Panteísmo). Y Guillermo Leibniz (Racionalismo Pluralista). El
Empirismo tiene su origen en las islas británicas y afirma que ningún
conocimiento va más allá de la experiencia sensible. También se ocupa de
temas políticos y morales. Los dos principales representantes son Locke y
Hume.
En el siglo XVII: aparición del despotismo ilustrado que promueve la
industria y el comercio, el desarrollo científico y la educación y la
administración eficaz, la mejora del ejército, cierta prosperidad económica
y cultural. Es el siglo de la ilustración, arte rococó y neoclasicismo.
La Revolución americana y la revolución francesa cierran las ultimas 5
décadas de este siglo. Aparece la filosofía trascendental q es la filosofía de
Kant que se inserta en el marco de la ilustración alemana. Su propósito es
realizar un análisis con la razón, tanto en el terreno teórico (“critica de la
razón pura”) como en el práctico (“critica de la razón practica”).

LA METAFÍSICA DE LAS SUSTANCIAS CARTESIANAS

Ya sabemos que el “Cógito Ergo Sum” no se trata de un silogismo


abreviado sino de una intuición en la que es captado el hecho de pensar y de
existir fundidos en un solo acto. Estamos pues tomando conciencia del ser,
de ese ser que piensa, y que por ser un Ser y por pensar, diremos que es la
sustancia pensante la “Res “Cogitans Sive Mens” (Cosa que piensa o mente o
sustancia espiritual). De aquí que el ser sea planteado como sustancia. A
continuación Descartes nos habla de la sustancia y dice: “Cuando concebimos
la sustancia concebimos una cosa que existe de tal manera que, sustancia es
aquello que no necesita de otra cosa para existir sino que solo necesita de
ella misma, existe por sí”. La verdad fundamental “pienso luego existo”, nos
manifiesta clara y distintamente a un ser que se caracteriza por pensar, al
“yo”, este será pues el primer rango de sustancia, la sustancia que piensa, a
la que va a llamar “Res Cogitans Sive Mens”.

El método nos aconsejaba las sustancias claras y distintas. Descartes


dice que debe haber otra sustancia que también se percibe con claridad y
distinción, como la “Res Cogitans Sive Mens” y esta otra sustancia es la “Res
Extensa Sive Corpus” es decir la sustancia material o cuerpo. Luego para
Descartes hay tres sustancias: Dios, Espíritu y Cuerpo.
Entre ellas debe haber una distinción real, tajante y dice que entre la
sustancia divina Dios y las otras dos la diferencia es clara. Pero entre las
dos sustancias naturales esta diferencia ya no es tan clara aunque existe.
Descartes, una vez que nos ha definido que es la sustancia, nos va a decir
que es lo propio de la sustancia lo que a esta le pertenece: “lo que es propio
y pertenece a la sustancia son los atributos y los modos”. Los atributos son
cualidades inseparables de la sustancia y a través de las cuales percibimos
la sustancia, luego no existen independientemente y su función es
manifestarla”. ¿Cómo la manifiestan? De una forma esencial: El pensamiento
nos ha manifestado espiritualmente la sustancia espiritual, luego el
pensamiento es el atributo esencial de la sustancia espiritual. Los atributos
se tendrán que distinguir de la sustancia no realmente ya que están unidos
sino por una distinción formal, de razón.

Los modos son cualidades variables y no necesitan de la sustancia. Por


tanto no son esenciales, sino contingentes, accidentales. Pero tampoco se
pueden separar realmente de la sustancia sino mediante una distinción de
razón.

Descartes habla a continuación de la sustancia divina o Dios, y tratará


de demostrarnos su existencia.

“Los pensamientos subjetivamente considerados son similares; puesto


que son hechos o contenidos de conciencia. Pero en un orden objetivo son de
tres clases:

I.-Hechos representativos: Se llaman así porque sirven para


representar algo (imágenes, ideas,...)

II.-Hechos activos: Se llaman así porque nos ponen en marcha, hacia


algo (pasiones, afectos,...)

III.-Hechos semirrepresentativos-semiactivos: llamados así porque


participan de los dos anteriores (juicios).

A continuación Descartes se pregunta so dentro de los hechos


representativos hay ideas de diferentes clases, y concluye que sí, hay ideas
adventicias (que provienen del exterior); ideas fácticas (representan algo
pero son construidas por nosotros), e ideas innatas (connaturales a
nosotros).

Descartes se da cuenta que todos los hombres poseen las ideas


innatas, y concretamente 3 de estas ideas: la idea de Dios, la del Yo y la de
la Materia.

Se va a preguntar por la realidad objetiva de estas 3 ideas. Dice: si


existen las ideas del Yo y la del Mundo o Materia, es necesario que exista
Dios, porque Descartes dice de la idea de Dios que es equivalente a la idea
de un ser perfecto, ¿Es esta idea una realidad, tiene una correspondencia
objetiva?

Va a tratar de probarlo por dos vías: a/ vía de la razón suficiente; b/


vía de la idea clara y distinta.

A/ Vía de la Razón Suficiente: La palabra infinita de Dios, es una


palabra negativa, pero no le corresponde una idea negativa, sino que se
refiere a un ser totalmente positivo

Como idea lo infinito es anterior a lo finito, luego Dios como idea


infinita es anterior a ala idea del Yo, y a la idea de la Materia o Mundo. Pero
esta idea infinita de Dios no puedo tenerla yo por mi mismo porque soy
finito, luego si no la tengo por mi, la han tenido que depositar en mi; y esto
solo ha podido hacerlo alguien que también sea infinito. Luego solo la
sustancia infinita, Dios, ha podido depositar en m, la idea infinita de Dios.
Luego si Dios la ha depositado en mi, Dios existe.

Luego la razón suficiente de la idea de Dios es la realidad objetiva o


la existencia de Dios.

B/ Vía de la Idea Clara y Distinta o Argumento Ontológico


Cartesiano: El criterio de la verdad es que sea clara y distinta y concluye
que la más clara y distinta es la de Dios: Es la idea de un ser perfectísimo,
que tiene que contener la existencia necesaria y perfecta luego este ser ha
de existir y con una existencia perfecta. Luego ya está clara la existencia
de Dios porque es perfecto y distinto a los otros seres.

La idea de Dios en Descartes es clara y distinta; Dios existe; es el


ser perfectísimo; lo característico suyo es la perfección y por tanto no
tener defecto alguno, por lo que no puede engañarse ni engañarnos. Luego
Dios no me engaña nunca y por esto las otras dos ideas o sustancias
(Materia y Yo) también tiene que tener una realidad verdadera y objetiva.
Dios es así la garantía última de nuestro ideas y verdades, el fundamento
último de nuestro conocimiento.

Crítica al argumento: ¿Pero es que la existencia es una nota o


perfección de la esencia? La existencia es distinta a la esencia y no está
dentro de sus perfecciones, ésta es la crítica: no necesariamente porque
una cosa exista como idea tiene que existir objetivamente o en la realidad,
pues existen conceptos o ideas como duende, fantasma, etc, y sin embargo
sabemos que no tienen existencia real.

EL NOMINALISMO – GUILLERMO DE OCKHAM

En la historia de la Filosofía suele entenderse por Nominalismo toda


doctrina gnoseológica (teoría del conocimiento), que reduce los conceptos
universales al puro valor que puede tener un nombre común o general. Sin
embargo, así entendido, es una posición extraña al pensamiento medieval. El
Nominalismo medieval es un conceptualismo, es decir, reduce el valor de los
conceptos universales al que puede tener un concepto general, negando que
se dé en la realidad, fundamento objetivo para que su mente forje este
concepto. No obstante, cuando con la palabra Nominalismo se quiere abarcar
una época entera en la Filosofía medieval (s. XIV – XV), entonces esa
denominación no se limita a significar una solución más o menos discutible al
problema de los universales, sino que más bien refleja una nueva actitud del
filosofal, una nueva moda del filosofal. Se trata de una moda o actitud
intelectual del aferramiento a lo concreto. Se trata de que, preparado ya
por las críticas escóticas contra el tomismo, se causa un cansancio de la
metafísica, abstractivista y tiende ya a un acercamiento ala naturaleza, a un
individualismo y, en general, a un concretismo en la cultura y arte del s. XIV.
La Filosofía trata de conseguir un acercamiento inmediato a la realidad
individual, por medio de un conocimiento intuitiva, libre de toda
mediatización del proceso abstractivo, defendido por el tomismo y aparte
por el escotismo. Por eso el Nominalismo del s. XIV es, en primer lugar, una
lucha contra la metafísica abstractivista; en segundo lugar es una Filosofía
de lo concreto: en contra de lo que había venido sucediendo hasta ahora, el
individuo y no el universal, ocupa el puesto de preferencia en las
preocupaciones filosóficas. Y en tercer lugar se caracteriza como una
actitud filosófica en exceso afanosa de novedades.
Como principios filosóficos básicos de esta actitud nueva cabe señalar
dos:
1. Principio de simplificación o economía metafísica: “no se deben
multiplicar los entes sin necesidad” o “no se deben admitir muchas
realidades donde es suficiente con menos”.
2. Principios de la omnipotencia divina, que dice o defiende que el
primer artículo de la fe: “Credo in Deun omnipotenten”.
En virtud del primer principio, el Nominalismo hace una verdadera
purga en la multiplicación de entidades abstractas del tomismo o en las
formalidades del escotismo eliminando composiciones en los seres, cuando
no son evidentes, y simplificando las complejas explicaciones que se habían
dado del proceso cognoscitivo (abstracción aristotélica – tomista).
En virtud del segundo principio, a pesar de que el Nominalismo se
presenta como un racionalismo, se somete la razón y todos sus logros a Dios,
y a un Dios cuyo atributo principal es la omnipotencia libre, porque para Él
no existen contradicciones metafísicas, ya que nada, fuera de Dios, es así
porque lo exija su esencia, sino porque Dios ha querido que así fuese. Por
tanto para el Nominalismo el mundo es totalmente contingente.
Guillermo de Ockham nació en Ockham, aldea del condado de Surrey,
al sur de Londres en el 1280 aproximadamente. Ingresado en la orden
franciscana y realizados sus estudios normales, comienza la obediencia en
Oxford, donde enseguida llamó la atención por su doctrina en colisión con la
tradición filosófica y teológica. Denunciado por el Canciller de la
Universidad, como sospechoso de herejía, ante la corte papal Avignon, hubo
de comparecer allí en 1324. Recluido en un convento de la ciudad, mientras
se le seguía en largo fracaso, antes de que se pronunciara sentencia
definitiva, huyó de Avignon con otros dos franciscanos que se encontraban
en circunstancias parecidas. Se refugió en la corte imperial de Luis de
Baviera, que entonces estaba en guerra con el Papa. La tradición le atribuye
aquella especie de saludo al Emperador: “Defiéndeme tú con la espada y yo
te defenderé con la pluma”. Condenado por la autoridad eclesiástica,
consagra su vida a temas polémicos, defendiendo en casi todas sus obras las
prerrogativas del poder Imperial o civil contra lo que él consideraba una
intromisión de la autoridad de la Sta. Sede: confirmación de la elección
imperial y dispensa de obediencia a los súbditos de un señor temporal. Al
final de sus días intentó arreglar sus situación con el Pontificado, al que no
había cesado de combatir. No se sabe si el perdón del Papa llagó antes de su
muerte, acaecida probablemente en 1340, víctima de la peste negra que
asoló por entonces a Europa.
Como obras más importantes: “Comentarios a las Sentencias” y
“Compendio de toda lógica”. También escribió obras de carácter jurídico. Se
le conoce también con el sobrenombre de “Venerable Inceptor”.

La figura de Ockham cobró un gran relieve. El incipiente movimiento


nominalista necesitaba una especie de caudillo ideológico, una autoridad a
quien citar, como hacían los tomistas o los escotistas. Ockham sumaba a sus
indiscutibles valores filosóficos, teológicos y jurídicos, el atractivo de una
persona discutida y hasta perseguida en rebeldía con el poder y la tradición.
Por ello se convirtió en seguida en portaestandarte del Nominalismo, hasta
el punto de que Nominalismo y Ockhamismo han pasado a significar lo mismo
en este momento histórico.

EL PROBLEMA DEL CONOCIMIENTO EN OCKHAM

El Nominalismo significa en muchos campos un cambio de orientación


en la investigación filosófica. Concretamente los centros de interés que en
el s. XIII se habían centralizado en la Ontología, dedicando todo su
esfuerzo al estudio del ser, las sustancias, las causas, etc.; ahora se
desplaza hacia la Gnoseología. Bien se puede decir que desde el s. XIV toda
la Filosofía ha venido haciendo del problema del conocimiento el primero y
más importante de sus problemas. Concretamente Ockham trata sólo de
pasada los grandes temas de la Ontología clásica y, en cambio, en todas sus
obras aflora una gran preocupación crítica epistemología. Hasta tal punto es
importante la teoría del conocimiento por él elaborada que con ella se abre
una nueva vida al filosofal; la vida “modernorum”.

Desde el s. XIII, abandonada progresivamente la teoría agustiniana


de la Iluminación como explicativa de nuestros conocimientos superiores, va
ganando adeptos la doctrina aristotélica de la Abstracción: el conocimiento
consiste en asimilarse al objeto mediante una imagen intencionada del
mismo, provocada en mí por el objeto. Ahora bien, desde la sensación hasta
el conocimiento conceptual de un objeto, media un largo proceso: la
sensación; la pervivencia de esa sensación en la imaginación (imagen o
fantasma); la acción del entendimiento agente sobre esa imagen destacando
de ella su forma o esencia; elevación a la categoría del concepto o idea; y
conocimiento por parte del entendimiento paciente. Es decir, la abstracción
consiste en un largo proceso intelectual, que además conlleva otro agravante
(todo esto según los nominalistas), consiste en que lo primero que se conocía
era lo universal y en que la forma privada de la materia perdía su principio
de individualización, que es la materia.

Ockham, en primer lugar, cree que ese complicado proceso no es


necesario y, que por lo mismo, debe simplificarse (principio de simplificación
o economía metafísica). Es segundo lugar, no admite ese distanciamiento
cognoscitivo de la realidad concreta e individual según los que defiende que
lo primero que conocemos es lo universal. ¿Cuál es entonces el modo del
conocimiento por el que mi entendimiento accede directamente a la realidad
individual como tal, sin necesidad de esa mediatización abstractiva?. La
Intuición, que no es una novedad en Ockham y el Nominalismo, mas que en el
sentido que la defiende como el proceso primario del conocimiento frente a
la abstracción y como el único proceso verdaderamente objetivo.

Intuición, que etimológicamente significa “visión”, es el conocimiento


directo e inmediato del objeto, sin que entre él y la facultad cognoscitiva,
se interponga ningún otro acto o entidad que lo mediatice.

Conocer intuitivamente es ponerse en nuestra alma frente al objeto


en un careo directo; en un contacto cognoscitivo inmediato con el objeto.
Sólo este conocimiento puede certificar con certeza la existencia o no
existencia de los objetos, porque nos pone ante los objetos mismos.

Evidentemente también hay una crítica nominalista al sistema


aristotélico, y por tanto también al tomismo. La principal oposición es la
preferencia que el singular adquiere en el Nominalismo. El realismo
aristotélico se explicaba siempre a través del concepto universal: los
conceptos universales son reales porque les corresponde a las cosas
singulares un correlato relativo. Pero el individuo quedaba un poco alejado
de la consideración científica: era un punto de partida del que nos
alejábamos pronto. Ahora la inversión es total: el concepto universal no pasa
de ser un signo, un símbolo de la realidad individual que es la única auténtica.

También el sistema de estructuras o composiciones metafísicas


aristotélicas sufre una dura crítica por parte del Nominalismo y Ockham: el
mundo aristotélico – tomista se estructura en múltiples planos: en el plano
esencial, los seres se componen de materia y forma; en el del ser, se
componen de esencia y existencia; en el dinámico, se componen de sustancia
y accidentes. Todas estas composiciones se hacen sobre la relación de la
potencia y el acto, en la que cada uno de esos elementos se comportan como
potencia o como acto. En Ockham desaparecen todas estas composiciones
por no ser necesarias. El mundo nominalista es un mundo integrado por seres
simples, físicamente unidos en muchos casos, pero nunca en composición
metafísica; un mundo en el que todos los seres sólo están sujetos a la
voluntad omnipotente de Dios que es la ley ontológica fundamental de la
naturaleza.

El Nominalismo influyó mucho sobre la esencia al cambiar la


abstracción por la intuición y al dirigirse a realidades singulares y
concretas, iniciándose así en la ciencia, el método experimental y de acción.
Además, la naturaleza, al ser estudiada por el Nominalismo es purgada de
las realidades abstractas o metafísicas cuya consideración no podía
constituir para la Ciencia Física o Matemática mas que un estorbo: en el
mundo físico, en el plano científico, sólo podemos admitir lo que la
experiencia con certifique, no lo que la razón pretenda descubrir.

La Filosofía de Ockham resulta una filosofía moderna por lo siguiente:


1. Ockham hace de la Gnoseología la disciplina neutral de la Filosofía
y en ello, será un claro precedente de lo que después hará
Descartes en el Racionalismo.
2. Tiene concomitancias con el Racionalismo y el Empirismo: con el
Racionalismo, coincide en el abandono de la problemática del ser
para sustituirlo por el de la sustancia; y el haber afirmado que la
existencia del alma está en el pensamiento y la de la materia en la
extensión.
Con el Empirismo coincide en la valoración que atribuye al
conocimiento experimental sobre los conceptos abstractos.