Sie sind auf Seite 1von 20

EFINICIÓN DE GEOLOGÍA

ESTRUCTURAL.
La geología estructural tiene relación directa con disciplinas geológicas
como la mecánica de suelos, mecánica de rocas y la geotecnia. Es
bastante importante en geología para entender el origen y la formación
de yacimientos, entender cómo se formó el actual modelo topográfico de
la superficie terrestre; en ingeniería civil es la base de proyectos de
construcción (edificaciones, puentes, carreteras, represas, etc.) y como
herramienta de prevención para la mitigación y control de riesgos
geológicos.

Formacion Casapalca (Sinclinal – Anticlinal): Sector Rapagna


Capas Rojas de la Formación Casapalca UTM 8708182,367061
TIPOS DE ESFUERZOS.
Cuando se habla de esfuerzos se hace referencia a la fuerza aplicada a
un área determinada de roca.

La unidad de medida más habitual es el kilogramo por centímetro


cuadrado (kg/cm2). En la naturaleza, según la dirección de las fuerzas
aplicadas, el esfuerzo puede reconocerse en tres variedades; la
compresión, la tensión y la cizalla.

 Compresión. Esfuerzo al que son sometidas las rocas cuando se


comprimen por fuerzas dirigidas unas contra otras a lo largo de una
misma línea. Cuando los materiales se someten a este tipo de esfuerzos,
tienden a acortarse en la dirección del esfuerzo mediante la formación de
pliegues o fallas según que su comportamiento sea dúctil o frágil.
 Tensión. Resultado de las fuerzas que actúan a lo largo de la misma línea
pero en dirección opuesta. Este tipo de esfuerzo actúa alargando o
separando las rocas.
 Cizalla. Esfuerzo en el cual las fuerzas actúan en paralelo pero en
direcciones opuestas, lo que da como resultado una deformación por
desplazamiento a lo largo de planos poco espaciados.
Tipos de Esfuerzo en Geologia

DEFORMACIÓN DE LAS ROCAS.


Deformación es un término general que se emplea para referirse a
cambios en la forma y/o volumen que pueden experimentar las rocas.
Como resultado del esfuerzo aplicado, una roca puede fracturarse o
deformarse formando un plegamiento. La deformación se produce
cuando la intensidad del esfuerzo es mayor que la resistencia interna de
la roca.

Las condiciones y ambientes de deformación de las rocas son muy


variados, ya que pueden encontrarse desde niveles muy superficiales
hasta los 40 kilómetros de profundidad. Generalmente, las condiciones
de presión y de temperatura bajo las que se desarrollan son de hasta
más de 10 kilobares y más de 1.000 ºC. Para poder interpretar las
condiciones de formación de cada estructura, es imprescindible asociarla
a un nivel estructural.

NIVELES ESTRUCTURALES.
Se entiende por nivel estructural cada uno de las partes de la corteza en
que los mecanismos dominantes de la deformación permanecen iguales.

El término «nivel» hace referencia a los diferentes dominios, que


generalmente están superpuestos entre sí.

Si consideramos como límite superior a la superficie de la Tierra, en


dirección al centro del planeta, hacia zonas más profundas, se definen
tres niveles estructurales en los que las rocas tienen diferente
comportamiento. Como es lógico, a medida que nos encontramos en
niveles más profundos, las condiciones de presión y temperatura se
incrementan, por lo que las rocas adquieren un comportamiento más
dúctil.

 Nivel estructural superior. Se localiza desde la superficie del terreno


(según la altitud en cada lugar) hasta la cota 0 m, que sirve como
referencia, aunque puede llegar a más profundidad. La presión y
temperatura no son muy elevadas y las rocas tienen un comportamiento
frágil; es el dominio de las fallas.
 Nivel estructural medio. Se sitúa entre la cota 0 m y unos 4.000 m de
profundidad. El mecanismo predominante es la flexión debido al
comportamiento dúctil de las rocas; son característicos de este nivel los
pliegues.
 Nivel estructural inferior. Es el nivel del metamorfismo, y como media se
localiza entre los 4.000 m y los 8.000 o 10.000 m de profundidad. En los
niveles más superficiales domina el aplanamiento, con el frente superior
de esquistosidad. A mayor profundidad predominan estructuras de flujo,
con pliegues acompañados siempre de esquistosidad y foliación. Su
límite inferior viene marcado por el inicio de la fusión y la presencia del
granito de anatexia.

Nivel Estructural de la Corteza Terrestre

TIPOS DE DEFORMACIÓN.
Cuando los materiales se deforman plegándose se habla de deformación
dúctil y cuando se fracturan se habla de deformación frágil. Según el
comportamiento de la roca, puede hablarse de deformación
elástica, deformación plástica y deformación frágil.

 Deformación elástica. Una roca tiene comportamiento cuando, tras cesar el


esfuerzo, la roca deformada recupera su forma original. En general, las
rocas son poco elásticas en niveles muy superficiales de la corteza
terrestre, pero sí pueden serlo cuando se encuentran sometidas a una gran
presión litostática y niveles más profundos.

Un definición general sería:

La capacidad de ciertos materiales de deformarse ante la aplicación de un


esfuerzo exterior y volver a sus dimensiones originales pasado dicho
esfuerzo.

 Deformación plástica. Cuando la roca sometida a una deformación


elástica supera su límite elástico, sufre una deformación plástica, tras la
que ya no puede recuperar su forma original. “No hay separación de
puntos contiguos del material, como ejemplo -los pliegues-“. Si se
supera el límite de plasticidad, las rocas se fracturan y pasan a
comportarse como cuerpos frágiles.

Definición General:

Cuando se somete un material a esfuerzos que los llevan a sobrepasar


su límite elástico, ocurre que sus deformaciones se vuelven irreversibles
o permanentes.
Deformación frágil. Existe deformación permanente y también
interrupción entre puntos contiguos del material (fallas, diaclasas,
cabalgamientos y mantos de corrimiento).

DEFORMACIÓN DÚCTIL:

LOS PLIEGUES Y SUS TIPOS.


Una roca se pliega cuando una superficie de referencia definida antes del
plegamiento como plana se transforma en una superficie curva. El
plegamiento es tanto mayor cuanto más numerosas y fuertes son las
variaciones de buzamiento. Las rocas en las que se aprecia el
plegamiento con mayor facilidad son las sedimentarias, cuyos planos de
estratificación se muestran como buenos planos de referencia. En las
rocas ígneas, cristalinas y de aspecto masivo, resulta más compleja la
identificación de pliegues por la escasez de estructuras planares de
referencia.

PARTES DE UN PLIEGUE.
Las partes de los pliegues que pueden identificarse y nos permiten
definirlos y clasificarlos son:
 „ „ Líneas de cresta. Las curvas que unen los puntos más elevados de la
superficie curvada.„ „
 Línea de valle. Las curvas que unen los puntos más bajos de la superficie
curvada.„
 Flanco. Cada uno de los lados del pliegue.
 Eje. Lugar de los puntos de curvatura máxima. También se puede definir
como la línea que resulta de la intersección entre el pliegue y el plano
axial.
 „ „ Plano axial. Superficie que contiene los ejes de los pliegues de varios
estratos.
 Inmersión. Es el ángulo que forma una línea (o eje del pliegue) con el
plano horizontal medido sobre un plano vertical que contenga esa línea.
El valor de la inmersión de una línea varía entre 0º y 90º.
DIRECCIÓN Y BUZAMIENTO DE UN
PLIEGUE.
DIRECCIÓN.
Este concepto se refiere al ángulo que forma con el norte geográfico la
línea que resulta de la intersección de un plano horizontal imaginario con
la capa, estrato o estructura que se estudia.

La dirección de un pliegue es, por tanto, el ángulo que forma la


proyección del eje del pliegue sobre un plano horizontal con el norte
geográfico. El valor de la dirección suele darse de 0º a 90º, añadiendo si
ese ángulo con respecto al norte es hacia el este o hacia el oeste; por
ejemplo N53°E.

La dirección del pliegue (del eje del pliegue) no tiene por qué coincidir
con la dirección de los flancos de dicho pliegue, aunque sí suelen ser
parecidos.
BUZAMIENTO.
Se define como el ángulo que forma la capa o estructura estudiada con
un plano horizontal imaginario, medido en la línea de máxima pendiente
de la capa. El sentido del buzamiento de un plano es el ángulo que forma
la proyección de la línea de máxima pendiente en un plano horizontal con
el
norte geográfico e indica hacia dónde se inclina la capa en relación con
el norte; por ejemplo, 45°E o 30°SE. El sentido del buzamiento de un
plano es siempre perpendicular a la dirección del plano.

Por lo general, cuando se habla de buzamiento del pliegue se hace


referencia al ángulo de inmersión.

CLASIFICACIÓN Y TIPOS DE PLIEGUES.


ANTICLINAL Y SINCLINAL.
Cada uno de los tramos de un estrato o conjunto de capas comprendidos
entre los puntos de inflexión es un pliegue, por el que se da una sucesión
de formas cóncavas seguidas de otras convexas y a la inversa. Si
consideramos un tren de pliegues, periódicamente se repiten y alternan
formas convexas
o antiformes, y formas cóncavas o sinformes. Los conceptos de anticlinal
y sinclinal informan, además, de la convexidad o concavidad de la edad
de los materiales en el pliegue.

 Anticlinal: pliegue arqueado o con la convexidad ascendente en el que


los materiales más antiguos se localizan en el núcleo.
 Sinclinal: pliegue arqueado o con la convexidad descendente en el que
los materiales más modernos se localizan en el núcleo.

Anticlinales y sinclinales suelen sucederse en el espacio, y tienen planos


axiales que dividen los pliegues en dos mitades, cada una de las cuales
es un flanco. Estas estructuras son ondulaciones de los estratos que no
tienen por qué visualizarse como ondulaciones del terreno.
CLASIFICACIÓN DE PLIGUES DE ACUERDO AL
PLANO AXIAL.
Existen diferentes clasificaciones que emplean criterios distintos para
denominar los pliegues. La clasificación que se presenta en este
apartado es una de las más claras, y tiene en cuenta la inclinación del
plano axial:

 Pliegue recto. La superficie del plano axial es vertical.


 Pliegue inclinado. La superficie axial está inclinada. En este caso los
flancos no tienen necesariamente el mismo buzamiento, y si uno de ellos
rebasa la verticalidad, entonces tenemos un flanco invertido.
 Pliegue tumbado. La superficie del plano axial es horizontal.
 Pliegue en abanico. Tiene vergencias en dos direcciones opuestas, con
dos planos axiales que se abren en forma de abanico.

MECANISMOS DE PLEGAMIENTO.
Para entender los mecanismos del plegamiento debe recurrirse a la
tectónica de placas. Los movimientos de las placas litosféricas, en sus
bordes constructivos y destructivos, son los responsables de la mayor
parte de los procesos de plegamiento y fracturación que actúan sobre la
corteza terrestre.

Estos conceptos están relacionados a la tectónica de placas, a


continuación se repasan los tipos de borde, con indicación del
mecanismo de plegamiento o fracturación dominante.

BORDES DIVERGENTES.
Son los bordes donde las placas se separan produciendo un ascenso de
material desde el manto, para crear nuevo suelo oceánico. Pueden
encontrase sobre corteza oceánica o continental. En relación con la
deformación de los materiales, tienen mayor importancia los que se
inician bajo corteza continental, creando los rift o valles de rift. Durante
este proceso se produce primero un abombamiento y adelgazamiento de
la corteza, seguido de un estiramiento que da lugar a un sistema de
fracturas (fallas normales) en cadena, alternado con episodios de
vulcanismo, hasta llegar a formar una gran fosa tectónica. La zona de rift
en la corteza oceánica genera las “fallas transformantes”.

BORDES CONVERGENTES.
Las zonas de convergencia de placas son las zonas donde la litosfera
subduce en el manto o crea grandes cadenas montañosas por el choque
entre placas. En las zonas de subducción se produce la fusión de la
placa litosfera originando magmatismo, que al intruir en la corteza puede
crear deformación de los materiales que atraviesa. Cuando dos placas de
litosfera continental chocan, se produce el mayor mecanismo de de
deformación, al dar lugar a grandes cadenas montañosas con un gran
número de estructuras plegadas que generalmente van acompañadas de
todo tipo de fracturas. En este tipo de colisión es muy frecuente la
formación de grandes mantos de cabalgamiento. Un ejemplo actual de
este tipo de borde es la formación de la cordillera del Himalaya.
Tipos de margenes de Placa

DEFORMACIONES FRÁGILES: DIACLASAS


Y FALLAS.
Un material tiene comportamiento frágil cuando se rompe fracturándose
bruscamente tras ser sometido a un esfuerzo. Cuando en el estudio de
las rocas se hace referencia a la deformación frágil, se apunta a la
fracturación de los materiales en forma de diaclasas o fallas.

DIACLASAS. Una diaclasa es un plano de fractura a favor del cual no se


produce desplazamiento de los bloques que quedan a ambos lados de
esta.

FALLAS. Las fallas constituyen la deformación frágil más frecuente en


Geología, y por lo tanto, al igual que en el caso de los pliegues, se trata
de uno de los elementos más representados en Geología Estructural.
Pueden tener longitudes desde pocos metros hasta centenares de
kilómetros, como por ejemplo la de San Andrés en California.
Los movimientos repentinos de las fallas son normalmente los
responsables de la mayoría de los terremotos. Las fallas antiguas suelen
ser inactivas.

Playa Puerto Viejo

Otra definición de Falla:

Son discontinuidades en rocas a lo largo de las cuales existe un


desplazamiento diferencial significativo.

Net Slip. Se entiende por desplazamiento neto (net slip), el ventor que
mide la distancia en la superficie de la falla entre dos puntos
originalmente adyacentes, situados en labios opuestos de la falla y por
tanto nos define el movimiento verdadero de la falla.
Net Slip – Desplazamiento Neto de una falla

PARTES DE UNA FALLA.


Las fallas se visualizan como planos o superficies que dividen una
porción del terreno desplazando una con respecto a otra, ya sea en la
vertical, en la horizontal o en ambos sentidos. Los elementos que definen
una falla son:

 Plano de falla. Es la superficie de rotura sobre la que se produce el


movimiento de un bloque sobre el otro.
 Labio levantado. Porción del terreno o bloque con un movimiento de
ascenso con respecto al labio hundido.
 Labio hundido. Bloque del terreno con un movimiento descendente con
respecto al labio levantado.
 „ „ Dirección de la falla. Ángulo que forma con el norte geográfico la línea
que resulta de la intersección de un plano imaginario horizontal con el
plano de falla.
 Buzamiento de la falla. Ángulo que forma el plano de falla con un plano
horizontal imaginario, medido en la línea de máxima pendiente.
 Espejo de falla. Superficie pulida que se visualiza sobre el plano de falla
como consecuencia de la fricción entre los dos bloques.
 Estrías de falla. Estrías o hendiduras sobre el plano de falla por presión y
fricción entre los dos bloques.
 Brecha de falla. Material de aspecto caótico que se encuentra en el plano
de falla debido al desplazamiento y presión de los dos bloques.
 Techo de falla. Superficie rocosa que está inmediatamente por encima de
la falla.
 „ Muro de falla. Superficie rocosa que está inmediatamente por debajo de
la falla.
 „ „ Salto de falla. Desplazamiento de un bloque o labio con respecto al
otro, medido en las componentes vertical y horizontal.

CARACTERÍSTICAS Y TIPOS DE FALLA


Según el tipo de desplazamiento que tengan los bloques uno respecto a
otro, así como que se trate de movimientos en la vertical u horizontal,
pueden definirse los siguientes tipos de falla:

 Fallas normales. Se produce un desplazamiento vertical por esfuerzos


distensivos cuando el bloque de techo se desplaza hacia abajo con
respecto al bloque de muro.
 „ „ Fallas inversas. Se produce un desplazamiento vertical por esfuerzos
compresivos cuando el bloque de muro se desplaza hacia arriba con
respecto al bloque de techo.
 Fallas en dirección. Son planos de fractura con desplazamiento en la
horizontal paralela a la dirección de la falla. Se dan en todas las escalas,
pueden recorrer desde centenares de kilómetros y afectar a toda la
corteza o tratarse de pequeños accidentes que acompañan a los
pliegues.
 Las fallas transcurrentes y transformantes. Son un tipo de fallas
horizontales o en dirección que afectan a la litosfera y cortan a las
dorsales oceánicas.

ASOCIACIONES DE PLIEGUES Y FALLAS.


ASOCIACIONES DE PLIEGUES.

El ejemplo más sencillo de asociaciones de pliegues es la relación entre


anticlinales y sinclinales, combinación de estructuras que suelen
aparecer juntas en la mayoría de los casos. Este tipo de relaciones en la
naturaleza se complica extraordinariamente desde el momento en que
podemos combinar diferentes buzamientos de los flancos de los
pliegues, e incluso introducir fracturas en el sistema. Las asociaciones de
pliegues más complejas suelen relacionarse con los mantos de
cabalgamiento.

ASOCIACIONES DE FALLAS.

Es frecuente encontrar asociaciones de fallas, que dan lugar a


estructuras tipo graben, horst y mantos de cabalgamiento.

GRABEN Y HORST. Los graben y horst son estructuras que suelen


localizarse en el contexto de la tectónica de placas y se caracterizan por
tratarse de zonas hundidas o valles alargados, limitados por fallas con
desplazamiento vertical. También se denominan fosas tectónicas.
Cuando se suceden varias fosas tectónicas, las zonas elevadas limítrofes
entre dos consecutivas se denominan horst. El tamaño de este tipo de
estructuras puede variar de decenas a miles de kilómetros.

MANTOS DE CABALGAMIENTO. Los mantos de cabalgamiento son un


tipo particular de falla inversa con desplazamiento vertical que se realiza
a través de un plano de fractura de dimensiones regionales, y con
buzamientos que suelen ser inferiores a 45º. Tienen su origen en
esfuerzos compresivos en la horizontal que producen un acortamiento en
la corteza, de forma que el bloque de techo «cabalga» sobre el bloque de
muro.

FUENTE: http://post.geoxnet.com/geologia-estructural/