You are on page 1of 32

Estudio De Funciones

En el planteamiento de problemas típicos es frecuente manejar funciones matemáticas que describen


los fenómenos y que conviene optimizar. Para ello se procede comúnmente al estudio de los puntos
singulares de la función y al análisis de sus tendencias de crecimiento y decrecimiento dentro de un
marco concreto de valores.

Dominio, simetrías y corte con los ejes


Para estudiar una función, lo primero que suele hacerse es determinar su dominio de definición, esto
es, el conjunto de valores de la variable para los cuales la función toma valor real.

Seguidamente se procede a estudiar la posible existencia de simetrías y periodicidades en la función,


y se determinan los puntos de corte de la misma con los ejes:
 Una función f (x) es simétrica con respecto al origen de coordenadas si se cumple que f (-x) = - f
(x), y es simétrica con respecto al eje vertical cuando f (-x) = f (x). Para determinar otros tipos de
simetría se pueden realizar giros y traslaciones de los ejes del sistema de referencia en el sentido
que corresponda.

Ejemplos de funciones simétricas.


 Una función es periódica si se repite a intervalos fijos del valor de la variable, es decir, si f (x) = f
(x + p) = f (x ¿ p) = f (x + -p) = f (x - 2p) = ..., siendo p el periodo de la función.
 El corte de una función con el eje horizontal se determina haciendo f (x) = 0 y resolviendo la
ecuación resultante. La intersección con el eje vertical se obtendrá calculando el valor de la
función correspondiente a aquel para el cual se anula la variable independiente: y = f (0).

Crecimiento y decrecimiento
Otro aspecto importante en el estudio de una función consiste en analizar sus tendencias
de crecimiento o decrecimiento. Una función se denomina estrictamente creciente en un intervalo
(a, b) cuando para todo par de puntos de dicho intervalo, denotados por x1 y x2, se verifica que si x1 <
x2, entonces f (x1) < f (x2). Análogamente, será estrictamente decreciente en el intervalo si para todo
x1< x2 se cumple que f (x1) > f (x2).

Dada una función derivable en un intervalo (a, b), dicha función será:
 Creciente en el intervalo, si su derivada es positiva para todo punto del intervalo.
 Decreciente, cuando su derivada es negativa en todos los puntos del intervalo.
 Constante, si la derivada es nula en todo el intervalo.

Máximos, mínimos y puntos de inflexión


Los puntos del dominio de una función en los que se modifica la tendencia de crecimiento de la misma
se denominan máximos y mínimos relativos.
 Un máximo relativo en un intervalo es todo punto del mismo en el que una función pasa de
creciente a decreciente.
 Se llama mínimo relativo de una función en un intervalo a cualquiera de los puntos del mismo en
que la función pasa de decreciente a creciente.

Para determinar exactamente la posición de los máximos y mínimos relativos de una función derivable
en un intervalo, se procede al siguiente análisis:
 La primera derivada de la función en el punto analizado debe ser nula[f ¿ (a) = 0].
 Si la segunda derivada es positiva [f ¿ (a) > 0], el punto es un mínimo relativo.
 Cuando la segunda derivada es negativa [f ¿ (a) < 0], se trata de un máximo relativo.

Si esta segunda derivada es nula, se estudia la tercera derivada, con las siguientes posibilidades:
 Cuando esta tercera derivada es distinta de cero [f ¿¿ (a)  0], se trata de un punto de inflexión,
esto es, un punto en el que la curva cambia de concavidad (ver t46).
 Si esta derivada tercera fuera también nula, habría que analizar las derivadas de orden superior
para determinar si el punto es un máximo o mínimo relativo o un punto de inflexión.

Reglas de la optimización de funciones


Para optimizar una función matemática que describe un problema real se aplican normalmente las
siguientes reglas prácticas operativas:
 Se determina la expresión algebraica de la función analizada según los datos disponibles del
problema.
 Se simplifica esta expresión para reducirla a una función de una sola variable.
 Se estudia la posición de los máximos, los mínimos y otros puntos singulares.
 Se interpretan los resultados dentro del contexto definido por el problema.
La Función Cuadrática
Las relaciones entre las variables dependiente e independiente de una función no siempre siguen una
forma de crecimiento lineal. Una modalidad común de estas relaciones es la familia de las llamadas
funciones cuadráticas, cuya representación gráfica es una parábola.

Función y = x2
La función real de variable real en la que la variable dependiente varía con el valor del cuadrado de
la variable independiente se denomina función cuadrática. La expresión general de la función
cuadrática es la siguiente:

y = f (x) = ax2 + bx + c

siendo a, b y c valores constantes, llamados coeficientes de la función.

Interpretación geométrica
Por su naturaleza, las funciones cuadráticas son continuas, y se representan gráficamente
mediante parábolas. Así, una función cuadrática y = ax2 + bx + c se corresponde con la ecuación de
una parábola donde las abscisas de los puntos de intersección de la misma sobre el eje horizontal son
las soluciones de la ecuación que resulta de igualar a cero dicha función, es decir:

La media aritmética de estas dos abscisas proporciona el valor de la abscisa del vértice de la parábola:

xv = -b/2a.

La forma más sencilla de función cuadrática, y = ax2, es una parábola cuyo vértice se encuentra en el
origen de coordenadas, por lo que corresponde a una función simétrica con respecto al eje vertical.

Toda función cuadrática se puede escribir como y = a(x ? p)2 + q, cuya forma gráfica es idéntica a la
de y = ax2, aunque desplazada p unidades en el eje horizontal y q en el eje vertical.

Representación de funciones cuadráticas simétricas con respecto al eje vertical.

Intersección entre recta y parábola


Para hallar los puntos de intersección entre una recta y una parábola, se ha de resolver el sistema
formado por las ecuaciones representativas de estas dos entidades geométricas. En general, dicho
sistema se expresaría como:

Por tanto, se trata de determinar los puntos comunes de una función lineal (la recta) y una función
cuadrática (la parábola).
Este sistema de ecuaciones puede resolverse por medios algebraicos (por igualación y resolviendo la
ecuación de segundo grado que resulta) o por medios gráficos (ver t8).

División del plano por funciones afines


Toda recta, entendida como el lugar geométrico de los puntos que se rigen por una función lineal o
afín, divide a un plano en dos regiones, llamadas semiplanos, que visualmente pueden percibirse
como superiores o inferiores a la recta.

Cada semiplano definido por una recta puede expresarse por medio de una inecuación lineal.
Genéricamente, puede decirse que la recta y = ax + b divide al plano en los dos siguientes semiplanos:
 El primer semiplano («superior») está formado por los puntos que cumplen la inecuación y > ax +
b.
 El segundo semiplano («inferior») se compone de los puntos que verifican la inecuación y < ax +
b.

Este enfoque facilita la resolución gráfica de los sistemas de inecuaciones lineales por medio de su
representación a modo de semiplanos limitados por funciones afines (rectas geométricas).

Cuando una inecuación lineal incluye el signo de igualdad ( o ), el semiplano comprenderá a la recta
que lo delimita. En caso de desigualdad estricta, los puntos de recta quedarán excluidos del semiplano.

Una recta divide al plano en una región «superior» y otra «inferior». En la imagen, el punto (2,8) está
en el semiplano superior, y el punto (2,5),en el semiplano inferior.
Polinomios
En la formulación abstracta de problemas matemáticos se recurre con frecuencia a las llamadas
expresiones algebraicas, que no son sino conjuntos de letras y números unidos entre sí por signos
aritméticos. Los polinomios son casos especiales de expresiones algebraicas donde las variables o
indeterminadas aparecen siempre elevadas a un exponente positivo y entero.

Elementos de un polinomio con una variable


Se llama polinomio a toda expresión algebraica definida como la suma ordenada de un número finito
de monomios, donde un monomio es el producto de un coeficiente por una variable elevada a un
exponente. Cada uno de los sumandos del polinomio se denomina término. La expresión general de
un polinomio en una sola variable es:

P (x) = an xn + an-1 xn-1 +?+ a2 x2 + a1 x + a0


Los elementos de los polinomios son:
 Los coeficientes, o valores constantes ai, con i = 0, 1, 2, ..., n. El que multiplica a la variable
elevada al mayor grado se denomina coeficiente principal (denotado por an), mientras que el que
no contiene variable se llama término independiente (a0).
 La variable x.
 Los exponentes a los que se eleva la variable.

Los polinomios con sólo un término se llaman monomios; con dos, binomios; con tres, trinomios;
etcétera. Se conoce por grado de un polinomio el mayor exponente al que se eleva la variable.

Suma y resta de polinomios


Dos monomios se dicen semejantes cuando tienen la misma variable y el mismo grado. La suma o
resta de monomios semejantes produce un nuevo monomio semejante, cuyo coeficiente es igual a la
suma o resta de los coeficientes de los monomios originales.

Análogamente, para sumar o restar polinomios de una misma variable se aplica el siguiente
procedimiento:
 Se ordenan de mayor a menor los términos de ambos polinomios, dejando huecos para los
términos ausentes.
 Se suman o restan los monomios semejantes.

La suma de polinomios cumple las propiedades interna (produce un nuevo


polinomio), asociativa, conmutativa y de existencia de elemento neutro (el polinomio nulo)
y opuesto (polinomio opuesto, que se obtiene cambiando el signo de todos los coeficientes del
polinomio dado).

Producto de polinomios
Entre dos monomios de una misma variable puede definirse también la operación producto, que
resulta en un nuevo monomio cuyo coeficiente es el producto de los coeficientes y cuyo grado es la
suma de los grados de los dos monomios originales. Así, si M1 (x) = a1 xn y M2 (x) = a2 xm, el producto
M1 (x)  M2 (x) = (a1  a2)  xn+m.

De esta forma, el producto de dos polinomios se define como la multiplicación de cada uno de los
términos (monomios) del primer polinomio por todos los términos del segundo, sumando y agrupando
después los términos resultantes.

El producto de polinomios verifica las propiedades interna (produce un nuevo polinomio), asociativa,
conmutativa, existencia de elemento neutro (el polinomio unidad) y distributividad con respecto a la
suma, es decir:
P(x)  [Q(x) + R(x)] = P(x)  Q(x) + P(x)  R(x).
Cociente de polinomios
La división o cociente entre dos monomios semejantes es un nuevo monomio cuyo coeficiente es la
división entre los coeficientes y cuyo grado es la resta de los grados de los dos monomios originales.
Para que este cociente sea una operación interna (es decir, para que el resultado sea otro monomio), el
grado del dividendo debe ser mayor o igual que el del divisor.

El cociente entre dos polinomios P (x) y Q (x), es otro polinomio C (x) que verifica:

P(x) = Q(x)  C(x) + R(x).


Siendo C(x) el polinomio cociente y R(x) el polinomio resto, de grado menor que Q (x).

Regla de Ruffini
Existe una forma abreviada sencilla de dividir polinomios, ideada en el siglo XVIII por el matemático
italiano Paolo Ruffini. Este procedimiento, que se conoce por regla de Ruffini, se basa en el hecho
de que al dividir un polinomio P (x) de grado n por un binomio del tipo (x - m), se obtiene un nuevo
polinomio P? (x) de grado n - 1.

Según esta regla, para dividir el polinomio P (x) = 6x3 - 3x + 5 por el binomio x - 2, se procedería del
modo siguiente:
 1. Se colocan en una fila los coeficientes del polinomio dividendo ordenado, escribiendo 0 cuando
algún término esté ausente.

 2. Se coloca al margen el valor del término independiente del binomio, cambiado de signo.

 3. Se baja directamente el coeficiente de mayor grado.

 4. Se multiplica el término independiente del binomio por el primer coeficiente del polinomio y se
suma el resultado al segundo.

 5. Se repite esta operación para todos los demás coeficientes.


 6. El último valor obtenido es el polinomio resto.

 7. Los otros valores obtenidos son los coeficientes del polinomio cociente.
Raíces De Un Polinomio Y Factorización
El estudio de las propiedades de los polinomios tiene múltiples aplicaciones dentro de los desarrollos
algebraicos. La determinación de sus raíces permite, por ejemplo, descomponer un polinomio en
producto de binomios u otros polinomios más sencillos, en una práctica operación que se conoce
como factorización de polinomios.

Teorema del resto y teorema del factor


Por la aplicación de la regla de Ruffini para el cociente entre polinomios (ver t31), se sabe que al
dividir un polinomio P (x) por un binomio x - m se obtiene un nuevo polinomio Q (x) de
un grado inferior a P (x) y un resto de grado estrictamente menor que 1, es decir, igual a una cantidad
numérica r. Por tanto:

P (x) = Q (x) (x - m) + r

El valor numérico del polinomio P (x) sustituyendo x por m será P (m) = r. Este principio se conoce
como teorema del resto, y afirma que el resto del cociente de un polinomio por un binomio x - m es
igual al valor numérico que adopta dicho polinomio para x = m.

De ello se deduce como corolario el llamado teorema del factor, por el cual se afirma que un
polinomio P (x) es divisible por un binomio x - m si, y sólo si, el valor numérico de dicho polinomio
para x = m es cero.

De ello se deduce como corolario el llamado teorema del factor, por el cual se afirma que un polinomio
P (x) es divisible por un binomio x - m si, y sólo si, el valor numérico de dicho polinomio para x = m
es cero.

Se dice que un número a es una raíz de un polinomio P(x), si P(a) = 0.


De esta forma, si a es una raíz entera de un polinomio P (x) con coeficientes enteros, este valor a
debe ser un divisor del término independiente de P (x).

Factorización de polinomios
En ocasiones resulta práctico descomponer un polinomio complejo en el producto de otros más
sencillos. Este procedimiento, denominado factorización, se basa en la aplicación de los teoremas del
resto y del factor, y aplica como técnica la regla de Ruffini.

Para factorizar un polinomio, se actúa del modo siguiente:


 Se escribe una lista con todos los divisores del término independiente (que son candidatos a raíces
del polinomio).
 Se determina cuáles de estos divisores son raíces del polinomio, aplicando a cada uno de ellos la
regla de Ruffini y seleccionando aquellos cuyo resto sea cero.
 Se toma el polinomio resultante de dividir el original por el binomio con la primera raíz, y se
vuelven a repetir los dos pasos anteriores.
 Cuando se llega a una situación en que ninguno de los divisores es raíz (real) del polinomio, éste
se considera irreducible.
 Se escribe el polinomio original como el producto del polinomio irreducible final por todos los
binomios del tipo (x - ai), siendo ai cada una de las raíces obtenidas.

P (x) = (x - a1) (x - a2) ? (x - an) Pirred (x)

Potencias de binomios
En el estudio de las expresiones algebraicas resulta de especial interés el análisis de las regularidades
de comportamiento que se aprecian en las potencias de binomios, expresadas genéricamente como (a
+ b)n, con n = 1, 2, 3, 4, ...
Tabla de potencias de binomios.

Entonces se observa que:


 El número de términos de (a + b)n es igual a n + 1.
 Todos los términos obtenidos tienen el mismo grado total (suma de los grados de a y b).
 Los coeficientes del resultado de la potencia pueden expresarse en forma de números
combinatorios, que permiten establecer una vinculación entre el álgebra y la combinatoria (ver
t54).

Un número combinatorio, escrito como y leído «m sobre n», se define como:

donde el factorial de n, escrito como n!, es igual al producto: n  (n - 1)  (n - 2) ?  1.

Binomio de Newton
A partir de las propiedades de los números combinatorios, la expresión de la potencia de binomios se
puede escribir del modo siguiente:

Esta expresión recibe el nombre de binomio de Newton, y tiene múltiples aplicaciones en


combinatoria, resolución de ecuaciones algebraicas y desarrollo de series.
Logaritmos
La invención de los logaritmos se debe al matemático escocés John Neper quien, a principios del
siglo XVII, intentó idear un método que aliviara los complejos cálculos que debían realizarse en
astronomía para resolver problemas trigonométricos. Esta idea pronto trascendió el ámbito de la pura
aplicación práctica para convertirse en uno de los pilares de las matemáticas modernas.

Logaritmo de un número
Se define logaritmo en base a (donde a es un valor positivo y distinto de 1) de un número x positivo
al exponente al que hay que elevar la base para obtener este número. El símbolo del logaritmo en base
a es loga, por lo que entonces se escribe que:

loga x = b  x = ab.
Los logaritmos de base 10, utilizados con mucha frecuencia, se llaman decimales; los que tienen
como base el número e se denominan naturales o neperianos, y también pueden tener múltiples
aplicaciones en ciencia.

Propiedades de los logaritmos


A partir de las propiedades de las potencias, se deducen diversas propiedades interesantes de los
logaritmos en cualquier base. Estas propiedades se resumen en la tabla adjunta.
Expresión
Propiedad
simbólica
El logaritmo de la base es siempre igual a 1 loga a = 1
El logaritmo de 1 en cualquier base es 0 loga 1 = 0
loga (x  y) =
El logaritmo de un producto es igual a la suma de logaritmos
loga x + loga y
loga (x/y) =
El logaritmo de un cociente es igual a la resta de logaritmos
loga x - loga y
El logaritmo de una potencia es igual al producto del exponente por
loga (x)p =
el logaritmo de la base (este enunciado engloba al logaritmo de una
p  loga x
raíz, entendida como una potencia de exponente fraccionario)

Cambio de base entre logaritmos


Un mismo número tiene logaritmos diferentes según la base elegida. Ahora bien, basta conocer el
logaritmo de un número en una base para determinar su valor en cualquier otra base, a partir de la
siguiente propiedad de cambio de base:

Logaritmos decimales
Los logaritmos de base 10, se llaman logaritmos decimales. Normalmente, estos logaritmos se
simbolizan por log, sin indicar la base.

En el valor de un logaritmo decimal pueden distinguirse dos partes complementarias:


 La característica, que expresa el orden de magnitud de esta cantidad y tiene valores enteros.
 La mantisa, o parte marginal del logaritmo, que expresa su componente decimal.
Por ejemplo, el logaritmo del número 100 es 2, por lo que sólo tiene característica (igual a 2) y su
mantisa es nula. En cambio, el logaritmo del número 2 es 0,301030, característica igual a 0 y mantisa
301030.
 Los logaritmos de números mayores o iguales que 1 y menores que 10 tienen característica 0.
 Los logaritmos de números mayores o iguales que 10 y menores que 100 tienen característica 1.
 Los de los números mayores o iguales que 100 y menores que 1000 tienen característica 2, y así
sucesivamente.
 En cambio, los logaritmos de los números menores que 1 tienen característica negativa.

Por otra parte, la mantisa de los números que sólo difieren entre sí en potencias de 10 tienen igual
mantisa. Por ejemplo:

mantisa (log 2) = mantisa (log 20) = mantisa (log 200) =?= mantisa (log 0,2) = = mantisa (log
0,02) = mantisa (log 0,002) = ?

Logaritmos neperianos
Los logaritmos neperianos o naturales tienen como base el número e = 2,7182818285... Estos
logaritmos se simbolizan por ln o L (por ejemplo, ln 2 o L 2).

La elección de una base aparentemente tan arbitraria responde a las singulares propiedades de la
función exponencial ex (ver t35), de manera que los logaritmos neperianos (que deben su nombre a su
inventor, John Neper), tienen aplicaciones en numerosísimos campos científicos, técnicos y sociales.

Para determinar valores de logaritmos neperianos se utilizan hoy en día calculadoras portátiles. Sin
embargo, en el pasado era necesario recurrir al siguiente procedimiento:
 Calcular el logaritmo decimal del número, con ayuda de una tabla de logaritmos.
 Calcular el logaritmo neperiano por medio de un cambio de base, sabiendo que log e = 0,434294
ya que:
Límite De Una Función
La idea intuitiva de límite forma parte del acervo popular. Tender a un límite significa aproximarse a
una meta, que no siempre se logra alcanzar. En el ámbito matemático, esta idea se ha plasmado en
una definición precisa que combina los conceptos de lo infinitamente pequeño (infinitésimos) y lo
infinitamente grande (el infinito).

Noción de límite de una función


Se dice que una función f (x) tiene límite L en el punto x = a, si es posible aproximar f (x) a L tanto
como se quiera cuando x se acerca indefinidamente a a, siendo distinto de a. En términos matemáticos,
se expresa como:

Dado el punto a, y según la anterior definición, existen dos formas de aproximar x a a: desde valores
x > a (por la derecha) y desde valores x < a (por la izquierda). En cada caso se obtienen valores
denominados límite por la derecha (xa+) y límite por la izquierda (xa-). Por definición, para
que exista el límite de una función ha de cumplirse que existan los dos límites laterales (por la derecha
y por la izquierda) y que ambos sean iguales. Ello se expresa como:

Propiedades de los límites


Dadas dos funciones f(x) y g(x) que tienen límite en un punto a, se cumplen las siguientes propiedades:
 El límite de la suma de ambas funciones es igual a la suma de los límites.
 El límite de la diferencia se calcula como la diferencia de los límites.
 El límite del producto de las funciones es igual al producto de sus límites.
 El límite del cociente entre ambas funciones es igual al cociente entre los límites, siempre y
cuando el límite del denominador sea distinto de cero.
 El límite del producto de una constante por una función viene determinado por la multiplicación
de la constante por el límite de la función.

Estas propiedades se expresan matemáticamente como sigue:

Asíntotas verticales y horizontales


Si una función f(x) crece indefinidamente cuando el valor de la variable x tiende a a, se dice que su
límite es infinito (+, si el crecimiento es en sentido positivo, y -, si lo es en sentido negativo).
Análogamente, también es posible definir límites de una función cuando el valor de x tiende a + o a
-.

Entonces, se dice que una función f (x) tiene por asíntota vertical la recta cuya ecuación es x = a,
cuando al menos existe uno de los límites laterales de la función en el punto a y dicho límite es + o
-.
De igual forma, la función f (x) tiene por asíntota horizontal la recta de ecuación y == b, cuando
existe al menos uno de los límites de la función en el caso de que x tienda a + o - y dicho límite
sea b.

Asíntotas horizontales de una función.

Asíntotas verticales de una función.

Resolución de indeterminaciones
Para calcular el límite de una función complicada suelen aplicarse las propiedades generales de los
límites. Sin embargo, en ocasiones no es posible recurrir simplemente a tales propiedades, por cuanto
aparecen indeterminaciones que es preciso resolver. Se dice que hay una indeterminación cuando el
límite de la función no se obtiene directamente de los límites de las funciones que la componen.

Las más corrientes son:


 Infinito entre infinito (/): para resolverla, si se trata de funciones polinómicas, se procede a
dividir el numerador y el denominador por el término de mayor grado; cuando las funciones
presentan radicales, se multiplican el denominador y el numerador por el conjugado de la
expresión que contiene al radical.
 Infinito menos infinito ( - ): si se trata de una diferencia de funciones, se realiza la operación
de manera que se obtenga una expresión de cociente de una función por otra y se calcula el límite.
Cuando aparecen radicales, se multiplica y se divide por la expresión conjugada de la que
contiene al radical.
 Cero dividido por cero (0/0): si se trata de funciones polinómicas, se factorizan el numerador y
el denominador y se simplifican los binomios iguales resultantes; en funciones con radicales, se
multiplican el numerador y el denominador por la expresión conjugada de la que contiene al
radical.
 Cero por infinito (0  ): si f(x)  0, y g(x)  , la expresión f(x)  g (x) se puede sustituir por
f(x)/(1/g(x)), que es del tipo 0/0.
 Uno elevado a infinito (+) e infinito elevado a cero (0): se sustituye por el número e, mediante
la siguiente fórmula:
Continuidad De Funciones
Intuitivamente, es fácil captar el concepto de continuidad. En términos sencillos, puede decirse que
una función real de variable real es continua en un intervalo cuando se puede dibujar sobre el papel a
lo largo de dicho intervalo sin levantar el lápiz. La descripción matemática de esta idea intuitiva
recurre al uso de la noción de límite.

Continuidad de una función


Se dice que una función f(x) es continua en un punto a, si y sólo, si se verifican las condiciones
siguientes:
 La función existe en a.
 Existe límite de f(x) cuando x tiende a a.
 El valor de la función en el punto y el límite en dicho punto son iguales:

Cuando no se cumple alguna de las anteriores condiciones, se dice que la función es discontinua en
el punto.

Por otra parte, se considera que la función es continua en un intervalo (a, b) cuando es continua en
todo punto x, tal que a < x < b.

Ejemplo de función continua.

La función de la figura es discontinua en el punto x = 1.

Funciones continuas
Para algunas familias de funciones es posible conocer su continuidad basándose en los siguientes
criterios generales:
 Las funciones polinómicas son continuas en todo el conjunto de los números reales.
 Las funciones racionales obtenidas como cociente de dos polinomios son continuas en todos los
puntos del conjunto R, salvo en aquellos en los que se anula el denominador.
 Las funciones potenciales, exponenciales y logarítmicas son continuas en todo su dominio de
definición.
 Las funciones trigonométricas seno y coseno son continuas en todo el conjunto de los números
reales (en cambio, la función tangente es discontinua en los valores múltiplos impares de /2).

Propiedades de las funciones continuas


Dadas dos funciones f(x) y g(x) continuas en un punto o en un intervalo, se cumple entonces que:
 La suma y la resta de ambas es una función continua en ese punto o intervalo.
 El producto de las dos funciones es una función continua en ese punto o intervalo.
 El cociente entre ambas funciones es una función continua en ese punto o intervalo salvo en
aquellos en los que el denominador se anula.
 Si f(x) es continua en a y g(x) es continua en f(a), entonces la composición de funciones (g ° f) (x)
es también continua en a.

Discontinuidades evitables
Toda función que en un punto dado no cumple alguna de las condiciones necesarias para la continuidad
se denomina discontinua. Cuando la discontinuidad se debe al hecho de que existe el límite de la
función en el punto, pero la función no está definida para el mismo, se habla de discontinuidad
evitable.

Para obtener una nueva función que sea continua también en el punto de discontinuidad evitable, se
procede del modo siguiente:
 Se calcula el valor del límite de la función en el punto a.
 Se añade el punto a al dominio de definición de la función, y se le asigna el valor:

La función f (x) presenta una discontinuidad evitable en el punto x = 2. F(x) sería continua en R.

Discontinuidades no evitables
Existen otros tipos de discontinuidades que no pueden resolverse, por lo que se
llaman discontinuidades no evitables. Estas discontinuidades se clasifican en:
 Discontinuidades de salto: cuando existen ambos límites laterales (por la derecha y por la
izquierda), pero no coinciden.
 Discontinuidades asintóticas: cuando el límite es infinito.
 Discontinuidades por el dominio de definición: cuando existe el límite y la función está
definida en el punto, pero ambos valores no coinciden.

En sentido genérico, se llama discontinuidad de segunda especie a la que tiene lugar cuando uno de
los límites laterales es finito y el otro es infinito o no existe.
Derivada De Una Función
El concepto de derivada de una función matemática se halla íntimamente relacionado con la noción
de límite. Así, la derivada se entiende como la variación que experimenta la función de forma
instantánea, es decir, entre cada dos puntos de su dominio suficientemente próximos entre sí. La idea
de instantaneidad que transmite la derivada posee múltiples aplicaciones en la descripción de los
fenómenos científicos, tanto naturales como sociales.

Variación de una función


Dada una función f (x), se define variación de la función entre dos puntos de su dominio x1 y x2,
siendo x1 < x2, a la diferencia f (x2) - f (x1). Cuando esta diferencia es positiva, la función
es creciente en el punto; si es negativa, la función es decreciente.

Relacionada con este concepto, se llama variación media de una función f (x) en un intervalo [a, b]
al cociente siguiente:

El valor de este cociente coincide con la pendiente de la recta que pasa por los puntos de coordenadas
(a, f (a)) y (b, f (b)).
Cuando los dos puntos del intervalo [a,b] están lo suficientemente próximos entre sí, el cociente
anterior indica la variación instantánea de la función. En tal caso, el valor de b podría expresarse
como b = a + h, siendo h un valor infinitamente pequeño.

Derivada de una función en un punto


Dada una función f (x), y considerado un punto a de su dominio, se llama derivada de la función en
ese punto, denotada como f ¿ (a), al siguiente límite:

Este límite también puede expresarse de las dos formas alternativas siguientes:

Apoyo gráfico para la definición de derivada en un punto.

Interpretación geométrica de la derivada


La definición de derivada tiene mucho que ver con el concepto de variación instantánea. Teniendo en
cuenta que el cociente:
expresa la pendiente de la recta que pasa por (a, f (a)) y (b, f(b)), es lógico pensar que si b y a están
muy próximos entre sí, separados por un valor h que tiende a cero, esta recta se aproximará a la recta
tangente a la función en el punto x = a.

Tal es la interpretación geométrica de la derivada de una función en un punto: coincide con la


pendiente de la recta tangente a la función en dicho punto.

La derivada de una función en un punto coincide con la pendiente de la recta tangente a la función en
dicho punto.

Derivadas laterales
Como sucedía con los límites, se pueden definir los conceptos de derivadas laterales de una función
en un punto.

Dada una función f (x) y considerado un punto a de su dominio de definición, se define su derivada
por la derecha, y se denota como f ¿ (a+), al límite siguiente:

Por su parte, la derivada por la izquierda de f (x) en el punto a, denotada por f ¿ (a-), se define como
el siguiente límite:

Una función se dice derivable cuando tiene derivadas por la derecha y por la izquierda, y sus valores
coinciden.
Derivabilidad Y Continuidad
Las nociones de derivabilidad (posibilidad de obtener la derivada) y continuidad (existencia de
límite y concordancia del mismo con el valor de la función) en un punto o un intervalo guardan una
estrecha relación. En términos generales, el concepto de derivabilidad es más selectivo, por cuanto
toda función derivable es obligatoriamente continua, aunque no siempre pueda afirmarse lo
contrario.

Derivabilidad
La noción de derivada se asocia a la de límite. Por tanto, una derivada puede no existir por las mismas
causas que un límite (ver t39). Cuando para una función en un punto existen derivadas por la derecha
y por la izquierda y ambas coinciden, la función se denomina derivable en ese punto. De ello se
deduce que existen dos clases de funciones claramente no derivables:
 Cuando no existe el límite que define la derivada: por ejemplo, por la presencia de un salto o
una discontinuidad.
 Cuando existen las dos derivadas laterales, pero no coinciden (puntos angulosos): en este caso,
es evidente que las pendientes de las rectas tangentes por la derecha y por la izquierda, serán
distintas.

Ejemplo de función no derivable en m por la existencia de una discontinuidad, ni en n porque no


coinciden las derivadas laterales.

Funciones continuas y derivables


Las nociones de derivabilidad y continuidad de una función están estrechamente relacionadas. Los
principios que relacionan ambos conceptos son los siguientes:
 Una función f (x) derivable en un punto x = a, o en un intervalo (a, b), es necesariamente continua
en dicho punto o intervalo.
 Una función f (x) continua en un punto x = a o un intervalo (a, b) puede ser o no derivable en
dicho punto o intervalo. Por ejemplo, una función con un punto anguloso es continua en él, pero
no puede derivarse en el mismo (existen derivadas por la derecha y por la izquierda, pero son
diferentes).

Ejemplo de función no derivable en x = 1 por la presencia de un punto anguloso.

Así pues, la noción de derivabilidad es más restringida que la de continuidad, ya que todas las
funciones derivables son continuas, pero no a la inversa.
La función derivada
Dada una función f (x) continua y derivable en un dominio de definición dado, es posible definir una
nueva función, llamada derivada y denotada por f ¿ (x), tal que a cada valor de x perteneciente al
dominio de la función le asocia la derivada de f (x) en dicho punto.

Esta definición puede aplicarse a derivadas sucesivas. La derivada de una función es una nueva función
definida para un dominio dado, de manera que si es continua y derivable en dicho dominio, es posible
determinar una nueva función derivada de la misma, que será a su vez la función derivada segunda de
f (x).
Las funciones derivadas sucesivas de una función f (x) se denotan del modo siguiente:
 Derivada primera: f ¿ (x).
 Derivada segunda: f ¿ (x).
 Derivada tercera: f ¿¿ (x).
 Derivada cuarta: f IV (x), etcétera.

Rectas tangente y normal


El empleo de derivadas de una función ofrece un medio sencillo para determinar la ecuación de las
rectas tangente y normal a la curva representativa de una función en un punto dado.

Dada una función f (x) continua y derivable en un punto x = a, la ecuación de la recta tangente a
dicha función en el punto a obedece a la siguiente ecuación:

Análogamente, la recta normal a la función en el punto sigue la ecuación:

Rectas tangente y normal a una función en un punto.


Reglas De Derivación (I)
El cálculo de la derivada de una función puede realizarse a partir de un conjunto de reglas fijas de
aplicación sistemática. A la hora de derivar una función, se utilizan primero las propiedades
generales de la derivación, para reducirla a una serie de funciones simples conocidas, cuyas
derivadas se obtienen directamente a partir de una tabla.

Regla de los cuatro pasos


El proceso más general utilizado para la obtención de derivadas de funciones se denomina regla de
los cuatro pasos. Dada una función f (x) continua y derivable, esta regla aplica las siguientes etapas:
 Se determina: f (x + h).
 Se calcula: f (x + h) - f (x).
 Se obtiene el cociente incremental entre ambos términos:

 Se calcula el límite de este cociente incremental cuando h tiende a cero:

Suma y diferencia de funciones


Dadas dos funciones u (x) y v (x) continuas y derivables, la derivada de la función suma (o diferencia)
de las dos es igual a la suma (o diferencia) de sus derivadas.

Producto de una función por una constante


Dada una función f (x) continua y derivable y un número real , la derivada del producto de ambos es
igual al producto de la constante por la derivada de la función.

Dada una función:

Entonces la derivada será:

Producto de funciones
Dadas dos funciones continuas y derivables, la derivada del producto de las dos es igual a la derivada
de la primera por la segunda, sin derivar, más la primera por la derivada de la segunda. Dada una
función:

Entonces su derivada se calcula como:

Cociente de funciones
Dadas dos funciones continuas y derivables u (x) y v (x), donde la segunda es distinta de cero, la
derivada del cociente de la primera por la segunda se determina con arreglo a la expresión dada a
continuación.

Dada una función:


Se cumple que su derivada primera es:

Composición de funciones
Dada una función f (u) derivable con respecto a u, siendo u derivable con respecto a x, la derivada de
la composición de funciones f [u(x)] con respecto a x es igual al producto de la derivada de f con
respecto a u por la derivada de u con respecto a x.

Es decir, si

entonces se cumple que:

Este principio se conoce por regla de la cadena de la derivación de funciones compuestas.


Reglas De Derivación (II)
Para derivar cualquier función basta con conocer las propiedades de la derivación y, con objeto de
simplificar los cálculos, memorizar las fórmulas genéricas de las derivadas de las funciones
potenciales, exponenciales, logarítmicas y trigonométricas.

Funciones potencial, logarítmica y exponencial


La derivada de una función potencial, que se expresa como f (x) = un (x), se calcula como el producto
del exponente por la derivada de la función u (x) y por la función u (x) elevada a un grado menos (n-
1).

La derivada de una función logarítmica, de fórmula general f (x) = loga u(x), se obtiene como el
cociente de la derivada de u (x) por la propia función u (x) y todo ello multiplicado por el logaritmo
en base a del número e. Esta fórmula se simplifica para los logaritmos neperianos, ya que loge e = 1.

Finalmente, para derivar una función exponencial de expresión general f (x) = au(x), se multiplica la
propia función por la derivada del exponente, y todo ello multiplicado por el logaritmo neperiano de
la base. Como caso particular, hay que resaltar que la función y = ex tiene como derivada ella misma
(y¿ = ex).

Funciones trigonométricas
La derivación de funciones trigonométricas se resume en unas reglas muy sencillas de recordar. En
esencia, la derivada del seno es igual al coseno, y la del coseno coincide con el seno cambiado de
signo (todo ello multiplicado, claro está, por la derivada de la función que figura como argumento de
la razón trigonométrica). Es decir:

Las restantes funciones trigonométricas se determinan aplicando las reglas de la derivación de un


cociente de funciones (para la tangente, la cotangente, etcétera) y la regla de la cadena (para las
funciones circulares inversas).

Derivación de una función implícita


La derivación de una función expresada en la forma explícita y 5 f (x) es sencilla si se conocen las
reglas de derivación. En cambio, esta tarea se complica cuando la función que ha de derivarse está
implícita en una expresión (por ejemplo: y3 + xy ++ 2x = 5, donde se ha de derivar y).

Para obtener esta derivada, lo primero que hay que hacer es despejar y. A veces, esta operación resulta
complicada, por lo que resulta preferible aplicar el procedimiento siguiente:
 Derivar los dos miembros de la ecuación implícita.
 Despejar y¿ en la ecuación resultante.Tal valor será el resultado de la derivada de la función
implícita.

Tabla de derivadas
A partir de las fórmulas de las derivadas de las funciones potenciales, exponenciales, logarítmicas y
trigonométricas y de la aplicación de las propiedades de derivación, es posible obtener fácilmente la
derivada de cualquier función explícita. En la tabla adjunta se resumen las reglas generales de
derivación.
Tabla de derivadas de funciones comunes:

A partir de ellas y aplicando las propiedades y reglas de derivación, puede obtenerse la derivada de
cualquier función de estructura más compleja:
REPRESENTACIÓN GRÁFICA DE FUNCIONES
Se llama estudiar una función al conjunto de las tareas encaminadas a determinar los elementos que
definen su comportamiento para los diferentes intervalos de valores de su dominio. Crecimiento,
concavidad, tendencias asintóticas y otras informaciones relacionadas sirven de ayuda para conocer
la conducta de las funciones matemáticas y extraer datos de optimización relevantes para los
problemas prácticos.

Estudio de una función


Para estudiar el comportamiento de una función, se aplica un procedimiento sistemático que
comprende los puntos siguientes:
 Determinación de su dominio de definición (ver t45).
 Búsqueda de simetrías y periodicidades (ver t45).
 Fijación de los puntos de corte con los ejes (ver t45).
 Cálculo de las asíntotas.
 Tendencias de crecimiento y decrecimiento, con determinación de los máximos y
los mínimos relativos (ver t45).
 Concavidad, convexidad y puntos de inflexión (ver t45).
 Análisis del comportamiento de la función en las distintas regiones del plano.
 Representación gráfica.

Asíntotas de una función


Después de determinar el dominio de definición, las simetrías y periodicidades y los puntos de corte
con los ejes, el estudio de la función prosigue con la búsqueda de asíntotas, definidas como las rectas
a las que tiende la función en el infinito.
 Una función tiene como asíntota horizontal la recta de ecuación y = b si cuando x tiende a + o
- la función tiene al menos un límite lateral cuyo valor es b.
 La función tiene como asíntota vertical la recta de ecuación x = a cuando en dicho punto existe
al menos uno de los límites laterales y su valor es + o -.
 Para que la función tenga como asíntota oblicua una recta de ecuación y = mx + n, siendo m  0,
tiene que existir alguno de los dos límites siguientes, y ser nulo:

Los valores de la pendiente m y la ordenada en el origen n se determinan como:

Tendencias, concavidad y puntos singulares


Después de fijar el valor de las asíntotas, se procede a establecer las tendencias de crecimiento y
decrecimiento de la función. Para ello se determinan:
 Los máximos relativos (ver t45), puntos donde la derivada primera de la función se anula y la
derivada segunda es estrictamente negativa.
 Los mínimos relativos (ver t45), donde la primera derivada se anula y la derivada segunda es
estrictamente positiva.

Si la segunda derivada es también nula, se estudia la tercera derivada de la función en el punto. Cuando
ésta es distinta de cero, se trata de un punto de inflexión (ver t45); si es nula, se han de analizar las
derivadas de orden superior.
Del análisis de máximos y mínimos se determina la tendencia creciente o decreciente de la función
(ver t45). Los puntos de inflexión sirven para conocer si es cóncava o convexa:
 Una función f (x) es cóncava hacia arriba (convexa) en un intervalo cuando su derivada f ¿ (x)
es monótona creciente y su segunda derivada f ¿ (x) es positiva en dicho intervalo.
 La función es cóncava hacia abajo (cóncava) si f¿(x) es monótona decreciente y f¿(x) es
negativa en el intervalo.

Regiones del plano


Una vez conocidos el dominio de definición, las simetrías, los cortes con los ejes, las asíntotas, los
puntos críticos, el crecimiento y la concavidad de una función, para representarla visualmente se divide
el plano en regiones que ayuden a conocer su comportamiento.

Ejemplo de regionalización de una función para el análisis gráfico de su comportamiento.

Las informaciones obtenidas del estudio de una función se pueden complementar con una breve tabla
de valores que ayude a fijar exactamente la posición de las diversas ramas de la función. Con ello, su
evolución en el plano quedará perfectamente definida, y el trabajo de estudio terminado.
La Integral Definida
Desde su origen, la noción de integral ha respondido a la necesidad de mejorar los métodos de
medición de áreas subtendidas bajo líneas y superficies curvas. La técnica de integración se desarrolló
sobre todo a partir del siglo XVII, paralelamente a los avances que tuvieron lugar en las teorías sobre
derivadas y en el cálculo diferencial.

Concepto de integral definida


La integral definida es un concepto utilizado para determinar el valor de las áreas limitadas por curvas
y rectas. Dado el intervalo [a, b] en el que, para cada uno de sus puntos x, se define una función f (x)
que es mayor o igual que 0 en [a, b], se llama integral definida de la función entre los puntos a y b al
área de la porción del plano que está limitada por la función, el eje horizontal OX y las rectas verticales
de ecuaciones x = a y x = b.

La integral definida de la función entre los extremos del intervalo [a, b] se denota como:

Propiedades de la integral definida


La integral definida cumple las siguientes propiedades:
 Toda integral extendida a un intervalo de un solo punto, [a, a], es igual a cero.
 Cuando la función f (x) es mayor que cero, su integral es positiva; si la función es menor que
cero, su integral es negativa.
 La integral de una suma de funciones es igual a la suma de sus integrales tomadas por separado.
 La integral del producto de una constante por una función es igual a la constante por la integral de
la función (es decir, se puede «sacar» la constante de la integral).
 Al permutar los límites de una integral, ésta cambia de signo.
 Dados tres puntos tales que a < b < c, entonces se cumple que (integración a trozos):

 Para todo punto x del intervalo [a,b] al que se aplican dos funciones f (x) y g (x) tales que f
(x)  g (x), se verifica que:

Ilustración gráfica del concepto de integral definida.


Función integral
Considerando una función f continua en [a, b] y un valor x  [a, b], es posible definir una función
matemática de la forma:

donde, para no inducir a confusión, se ha modificado la notación de la variable independiente de x a


t. Esta función, simbolizada habitualmente por F (x), recibe el nombre de función integral o,
también, función área pues cuando f es mayor o igual que cero en [a, b], F (x) nos da el área.

Interpretación geométrica de la función integral o función área.

Teorema fundamental del cálculo integral


La relación entre derivada e integral definida queda establecida definitivamente por medio del
denominado teorema fundamental del cálculo integral, que establece que, dada una función f (x),
su función integral asociada F (x) cumple necesariamente que:

A partir del teorema fundamental del cálculo integral es posible definir un método para calcular la
integral definida de una función f (x) en un intervalo [a, b], denominado regla de Barrow:
 Se busca primero una función F (x) que verifique que F' (x) = f (x).
 Se calcula el valor de esta función en los extremos del intervalo: F (a) y F (b).
 El valor de la integral definida entre estos dos puntos vendrá entonces dado por:
Integrales Indefinidas
La idea de la integral indefinida supuso un paso más en el camino de la abstracción emprendido por
las matemáticas modernas. Con ella, la integral dejó de referirse únicamente a un modo de
determinar las áreas que forman curvas y rectas para asumir la condición de función en sí,
susceptible de formar parte de ecuaciones y descripciones de modelos en el gran marco de las teorías
del análisis matemático.

Primitivas
Dada una función f (x), se dice que la función F (x) es primitiva de ella si se verifica que F¿ (x) = f
(x). La operación consistente en obtener la primitiva de una función dada se denomina integración,
que es la inversa de la derivación.

De esta definición se desprende que la función f (x) posee infinitas primitivas, ya que si F (x) es
primhtiva de f (x), también lo será cualquier otra función definida como G (x) = F (x) + C, siendo C
un valor constante.
El conjunto de todas las primitivas de una función f (x) dada se denomina integral indefinida de la
función, y se denota genéricamente como:

Las primitivas de una función forman una familia de curvas desplazadas verticalmente unas de otras.
Así, la función f (x) = x tiene infinitas primitivas que difieren en una constante, tal como se muestra a
la derecha.

Propiedades de las primitivas


Aplicando las propiedades de la derivación (ver t43), es posible determinar algunas propiedades
comunes de la integración. Las siguientes propiedades de linealidad sirven para descomponer
integrales complicadas en otras más sencillas:
 La integral de la suma (o diferencia) de dos funciones es igual a la suma (o diferencia) de las
integrales de cada una de ellas.

 La integral del producto de una constante por una función es igual al producto de la constante por
la integral de la función.

Tabla de integrales inmediatas


En la tabla siguiente se resumen las reglas de integración de algunas funciones comunes. En general,
se llama integrales inmediatas a las que se deducen directamente de esta tabla y de las propiedades
de linealidad de la integración.
Tabla de integrales inmediatas.
Métodos De Integración
Las operaciones de integración de funciones pueden llegar a ser muy complicadas. Para facilitarlas
se han ideado diversos procedimientos generales, de los cuales los más extendidos son los llamados
métodos de sustitución o cambio de variable y de integración por partes.

Método de sustitución
Uno de los dos procedimientos más habituales para la resolución de integrales complicadas es el
llamado método de sustitución o de cambio de variable. Esta técnica consiste en introducir una
nueva variable t para sustituir a una expresión apropiada del integrando, de manera que la expresión
resultante sea más fácil de integrar. Por ejemplo, la integral:

se simplifica notablemente si se aplica el cambio t = sen x. Entonces, se cumpliría que dt = cos x dx,
con lo que la integral quedaría reducida a:

Finalmente se desharía el cambio de variable, con lo que el resultado final sería:

Integración por partes


El método de la integración por partes se emplea para simplificar el cálculo de la integral de un
producto de funciones que puedan interpretarse como del tipo u (x)  v¿ (x). La fórmula de la
integración por partes es la siguiente:

Este método resulta indicado particularmente cuando v  du es más fácil de integrar que u  dv.

Cálculo de áreas
La integral de una función continua entre los dos extremos de un intervalo [a, b] y tal que f
(x)  0  x  [a, b] coincide con el área comprendida entre dicha función, el eje horizontal y las dos
rectas que delimitan los intervalos, de ecuaciones x = a y x = b.

Este principio puede servir también para calcular las áreas comprendidas entre curvas, por simples
operaciones aritméticas de adición y sustracción.

La integral de f (x) en el intervalo [a, b] coincide con el valor del área R.

Por convenio, dicha área se dice que es positiva cuando f (x)  0 en el intervalo, y negativa si f  0 en
[a, b]. Cuando la función tiene signo variable, las partes de la misma situadas por encima del eje
horizontal añadirán valor positivo al área global, y las que discurran por debajo sumarán valores
negativos a la misma.
Áreas formadas por dos curvas. Por consideraciones geométricas, el área de la intersección se calcula
restando a la integral de f (x) en el intervalo [-1, 1] el valor de la integral de g (x) para ese mismo
intervalo.

Integración numérica
En ocasiones, el cálculo de una integral definida en un intervalo resulta tan complicado que se hace
casi irresoluble. En estos casos, se puede aplicar un método de integración numéricaaproximada,
consistente en dividir el intervalo de definición en un conjunto de subintervalos iguales, de manera
que se trazan sus imágenes sobre la curva y se unen todos puntos imagen mediante segmentos
rectilíneos.

Siendo f (x) la función de origen, y [a, b] el intervalo de integración, que se puede dividir en n
subintervalos iguales de amplitud h tales que a = x0 < x1 < x2 < ¿ << xn = b, la región limitada por la
curva de f (x) puede obtenerse aproximadamente a partir de la siguiente expresión:

Esta ley se llama regla de los trapecios. Evidentemente, cuanto mayor es el número de intervalos
escogido, más cerca estará el valor obtenido del área real situada bajo la curva.

Aproximación del área de una función por integración numérica.