Sie sind auf Seite 1von 3

¿QUE SON LAS BODAS DEL CORDERO?

Para responder esta pregunta necesitamos leer una parábola, y es la parábola de


Mateo 22.

En esta parábola se presenta al Padre de familia haciendo una boda a su hijo, este hijo
es Jesus, pero antes de llevarse acabo la boda, el Padre de familia manda a convidar a los
invitados a la boda, y los hace por medio de los profetas y sus mensajeros.

En la parábola los primeros que fueron invitados a la boda fueron los Judíos, Dios llamo a
esta nación para que fuese luz a las naciones (Éxodo 19:5,6; Ezequiel 5:5), pero esta nación
nunca dio frutos dignos de arrepentimiento (Ezequiel 5:6; Isaias 5:1-7), por más de cuatro
mil años Dios mando profetas a esta nación, pero eran asesinados por el mismo pueblo
(Mateo 21:33-46), por lo tanto a esta nación se le dio un tiempo de gracia, este tiempo estaba
profetizado por Daniel el profeta (Daniel 9:27-29), las setenta semanas de años que serían
490 años desde que empezó la reconstrucción de Jerusalén en el año 457 a.C, culminando
este periodo en el año 34 d.C cuando fue muerto Esteban el primer mártir cristiano (Hechos
7:55-60), los judíos rechazan la invitación (Mateo 22:8), su rechazo trajo consigo la
destrucción de Jerusalén en el año 70 por los romanos (Mateo 22:7), y fue entonces que el
evangelio pasó a los gentiles (Mateo 21:40-41).

El segundo grupo que fueron invitados a la boda, fueron los gentiles (Mateo 22:9-10), la
predicación del evangelio fue llevada a todas las naciones, usando a Pablo como pionero y
predicador de gentiles, tal como Jesus lo había mandado, "id y predicad el evangelio a todas
las naciones..." (Mateo 28:19; Marcos 16:15-16),

EL EXAMEN DE LOS CONVIDADOS

En la parábola de Mateo 22, vemos que el padre de familia hace un examen antes de las
bodas, ya que el requisito para entrar a la boda, es estar vestido de traje de boda,

Este evento es una obra de juicio que Dios hace en el cielo, a través de los registros celestiales
(Daniel 7:9-10), la proclamación del Evangelio eterno lleva consigo la proclamación de un
juicio antes de su venida (Apocalipsis 14:7), este juicio se hace basado en obras malas y
buenas (Eclesiastés 13:12), la Biblia y enfatiza, que cuando Cristo venga, viene a a pagar a
cada quien según sus obras (Apocalipsis 22:12; Mateo 16:27), eso significa que un poco antes
de su venida se hizo una investigación de quienes son dignos de entrar a la boda, si notan,
mientras la iglesia está reunida en la tierra, el examen se hace en el cielo (Mateo 22:11-12),
en términos teológicos a este evento investigativo se le llama "Juicio Investigador"

"En los libros del cielo frente a cada nombre está anotado, con terrible exactitud, toda mala
palabra, todo acto egoísta, todo deber incumplido y todo pecado secreto junto con todo
disimulo astuto. Las admoniciones o reconvenciones divinas despreciadas, los momentos
malgastados, las oportunidades no aprovechadas, la influencia ejercida para bien o para mal,
con sus abarcantes resultados, todo fue anotado por el ángel registrador. – {CES 114.3}

EL TRAJE DE BODA

Este traje de boda, representa la justicia inmaculada de Cristo (1 Pedro 1:18-19), solo por
medio de de los méritos de Cristo es que tenemos acceso al trono de la gracia (Hebreos 4:16),
y somos hechos y declarados justos en el tribunal celestial (Romanos 5:1; 3:23-24),

¿QUIÉN ES LA ESPOSA DEL CORDERO?

Muchas veces cuando oímos hablar de la esposa del cordero, pensamos que la esposa es la
iglesia, pero en profecía apocalíptica la iglesia es la invitada a la boda, no la esposa. En
lenguaje profético y Apocalíptico la esposa del cordero está representada por la Nueva
Jerusalén (Apocalipsis 21:9-10).

¿QUE SON LAS BODAS DEL CORDERO?

Como vimos anteriormente, antes de la boda se hacen un examen a los convidados, vimos
que este examen es el juicio investigado, un poco antes que termine este juicio se llevará
acabo esta boda, ¿Pero en que consiste esta boda?
Cuando Cristo termine su obra de Juicio en el lugar santísimo, será investido con la dignidad
de Rey, se le quitarán sus vestiduras sacerdotales y se le pondrá su vestidura real (Apocalipsis
19:11-14), a este evento se le conoce como las bodas del cordero (Daniel 7:13-14;
Apocalipsis 19:7-8; Lucas 12:36), cuando esta boda termine se cerrará la puerta del lugar
santísimo (Apocalipsis 15:8), y viene por segunda ves (Apocalipsis 14:14)), a esto se le
conoce como el cierre de la puerta de la gracia (Apocalipsis 16:15), cuando esto suceda
empezarán a caer las plagas (Apocalipsis 15:1; 16:1). Esto significa que cuando Jesus regrese
viene a traer a los invitados para la cena de bodas, está cena será en el cielo durante los mil
años (Apocalipsis 19:9).

"La boda representa el acto de ser investido Cristo de la dignidad de Rey. La ciudad santa, la
nueva Jerusalén, que es la capital del reino y lo representa, se llama “la novia, la esposa del
Cordero”. El ángel dijo a San Juan: “Ven acá; te mostraré la novia, la esposa del cordero”.
“Me llevó en el Espíritu”, agrega el profeta, “y me mostró la santa ciudad de Jerusalén,
descendiendo del cielo, desde Dios”. Apocalipsis 21:9, 10 (VM). Salta pues a la vista que la
Esposa representa la ciudad santa, y las vírgenes que van al encuentro del Esposo representan
a la iglesia. En el Apocalipsis, el pueblo de Dios lo constituyen los invitados a la cena de las
bodas. Apocalipsis 19:9. Si son los invitados, no pueden representar también a la esposa.
Cristo, según el profeta Daniel, recibirá del Anciano de días en el cielo “el dominio, y la
gloria, y el reino”, recibirá la nueva Jerusalén, la capital de su reino, “preparada como una
novia engalanada para su esposo”. Daniel 7:14; Apocalipsis 21:2 (VM). Después de recibir
el reino, vendrá en su gloria, como Rey de reyes y Señor de señores, para redimir a los suyos,
que “se sentarán con Abraham, e Isaac, y Jacob”, en su reino (Mateo 8:11; Lucas 22:30), para
participar de la cena de las bodas del Cordero". CS 422.2

Como vemos, la boda del cordero es el momento en que Cristo se quita las vestiduras
sacerdotales y se viste con vestiduras reales, a este acto se le llama las bodas del cordero.

Escrito por: Rafael Diaz/


Laico Adventista del Séptimo Día.