Sie sind auf Seite 1von 102

Un Príncipe Hebreo en el Exilio

Estudio exegético de los siete primeros capítulos del


libro de Daniel

MANUAL DEL ALUMNO

Pablo Armero
Doctorando en Ministerios

MINTS
2009

1
Contenido

Contenido ................................................................................................................................. 2
Abreviaturas ............................................................................................................................. 5
Prólogo ..................................................................................................................................... 6
Introducción ........................................................................................................................... 14
Lección 1: Estructuras y sentido del libro................................................................................. 23
Lección 2: Prólogo histórico-teológico del libro ....................................................................... 32
Lección 3: Profecía de los reinos (1)........................................................................................ 40
Lección 4: Prueba del creyente (1) .......................................................................................... 51
Lección 5: Actuación de Dios a favor de su pueblo (1) ............................................................. 57
Lección 6: Actuación de Dios a favor de su pueblo (2) ............................................................. 67
Lección 7: Prueba del creyente (2) .......................................................................................... 74
Lección 8: Profecía de los reinos (2) ........................................................................................ 81
Conclusión .............................................................................................................................. 90
Anexos .................................................................................................................................... 91
Bibliografía ............................................................................................................................. 95
Índice General ......................................................................................................................... 97

2
Exigencias y Evaluación
Modalidades
Este curso se ofrece de tres maneras distintas:
1) Gratuito, pero sin evaluación de tareas, sin crédito académico y sin atención in-
dividualizada.
2) Con crédito mediante un centro de MINTS u otra institución. Si el alumno desea
recibir crédito de un centro de MINTS, o de alguna otra institución, debe comu-
nicarse directamente con las autoridades de aquella institución para averiguar los
requisitos para recibir crédito, y para que ellos evalúen las tareas escritas.
3) Con crédito, evaluando tareas, con atención individualizada y con un costo mo-
netario mediante el Centro de Estudios Hispanos En Línea de MINTS. Si desean
formación sobre esta modalidad puede escribir a Jaime Morales Herrera,
profejaime@costarricense.cr
Exigencias del curso
El curso se ha diseñado en unidades (temas) de estudio, cada unidad se desarro-
llará en las siguientes partes:
1) Lectura, estudio y reflexión del tema, comprendiendo los apuntes de clase y la
lectura de los capítulos asignados, guiados a través de la estructura interna.
2) Para la versión on-line: participación en el foro, respondiendo y aportando las
opiniones sobre los ítems planteados por el profesor. Para la versión presencial
participación en clase de forma activa y puntual.
3) Cada tema consta de un examen parcial, que deberá ser contestado por el
alumno, siguiendo los criterios establecidos por el Seminario para ello. Las
preguntas serán tomadas tanto del material de clase como de los datos propios
del texto bíblico.
4) Lectura de 300 páginas en relación a uno o varios puntos del temario y presen-
tación de un informe de lectura, se presentará un informe de 3 – 4 páginas.
(Para los alumnos de Máster, la lectura será de 500 páginas, se presentará un
informe de 5 -6 páginas)
5) Investigación y redacción de un trabajo, con una extensión comprendida entre
15 o 20 páginas, previa consulta con el profesor, sobre cualquier temática re-
lacionada con el temario del curso.
6) Examen final.
Evaluación
1) Foros o Asistencia 15%
2) Informe de lectura 20 %.
3) Proyecto 30 %.
4) Cuestionarios 15%.
5) Examen final 20%.

3
Abreviaturas

AN Antiguo Testamento
BJ Biblia de Jerusalén.
CBSJ R. E., Crown, ed., Comentario Bíblico San Jerónimo, (Madrid: Ediciones
Cristiandad, 1971).
DB S. H., Horn, ed., Diccionario Bíblico, (Buenos Aires: ACES, 1995).
DBHE L. A., Schökel, Diccionario Bíblico Hebreo-Español, (Valencia: Instituto
San Jerónimo, 1991).
DNT X., León-Dufour, Diccionario del Nuevo Testamento, (Madrid: Cristiandad,
1975).
HB I., Schuster, Historia de Israel, (Barcelona: Editorial Litúrgica Española,
1934).
HI G. Ricciotti, Historia de Israel, (Barcelona: Editorial Miracle, 1966).
LXX Septuaginta
NBE Nueva Biblia Española, (Madrid: Ediciones Cristiandad, 1975).
NT Nuevo Testamento
RV Versión Reina Valera (1960, 1975 etc…).
TM Texto Masorético
VTB X. Léon-Dufour, Vocabulario de Teología Bíblica, (Barcelona: Herder,
1990).

5
Prólogo

Prólogo
Para un creyente, la Biblia es sin duda el punto de referencia indiscutible para el
desarrollo de su fe. Los que creemos en su inspiración, nos sentimos privilegiados
cuando nos acercamos a ella con el propósito de conocer cada día mejor el propósito de
Dios para nuestra vida.
Cada libro bíblico es el resultado del propósito de Dios, como autor supremo y de
la necesidad del hombre como su destinatario. Destacando esta idea podemos decir que,
cada libro de la Biblia, forma parte del proceso de comunicación entre Dios y el hom-
bre. Se hace, por lo tanto necesario algunas puntualizaciones metodológicas, a modo de
introducción, que puedan guiarnos de forma segura, en el estudio de este libro tan im-
portante.
Cuando se enfrenta una tarea como esta se debe de delimitar con claridad los ob-
jetivos que se pretenden, pues en cierto modo, hacer un comentario de un libro que se
escribió en la antigüedad, es establecer un dialogo a tres bandas. ¿Qué es lo que Dios
comunicó a sus siervos en el pasado?, en segundo lugar: ¿Qué me dice a mí, que vivo en
otra época diferente, el texto? Y en tercer lugar: ¿Por qué tengo la necesidad de esta-
blecer un proceso de diálogo, a través del libro, con otras personas de mi época? Las
respuestas a este diálogo es el sentido principal de nuestro estudio, aplicado en concreto,
a la sección aramea, del libro de Daniel.

1. Diálogo a tres bandas


1.1. Una aproximación al lenguaje original
Fue la Inspiración, la que escogió en cada caso, el Sitz im Lebem1 en el cual su
mensaje fue trasmitido hasta nosotros. Escogió la época, al autor, un contexto determi-
nado, por medio del cual, el mensaje de Dios encuentra toda su dimensión espiritual, a
través de un proceso de diálogo Dios/hombre.
En la época del autor original, no era necesario aplicar un método exegético2 para
la comprensión, pues el mensaje es trasmitido en las categorías culturales del profeta y
de los destinatarios primeros. En sí mismo, el mensaje bíblico se da por una necesidad
propia del hombre, no por una necesidad de Dios.
De la declaración de la Unesco sobre cultura destacamos la siguiente cita: La cul-
tura da al hombre la capacidad de reflexionar sobre sí mismo. 3 La cultura en el sentido
positivo hace de nosotros seres adaptados y con capacidad de identificarnos con nues-
tras propias realidades.

1
Contexto vital, cf., J. Alette, y otros, Vocabulario razonado de la exégesis bíblica, (Estella: Verbo Divino, 2007),
pág. 37.
2
Exegesis: del griego exêgeomai: conducir, guiar de principio a fin, exponer en detalle, explicar, interpretar. Cf.,
DNT, págs. 211-212.
3
Mexico Declaration Final Report, Word Conference on Cultural Policies (20 Julio – Agosto 1982), UNESCO
(CLT/MD/I), 1982.

6
Un príncipe hebreo en el exilio

Esta importante cita nos sitúa en una realidad: ¿Qué pasa cuando debemos de en-
tender algo que no está expresado en nuestra cultura? ¿Perdemos la capacidad de re-
flexionar sobre nosotros mismos?4
Para que el mensaje de Dios, pueda ser entendido por el ser humano, debe ser
trasmitido en nuestros parámetros culturales y esa es la función del Espíritu Santo al
inspirar a los santos hombres de Dios.
Como resumen de este primer diálogo a tres bandas, hacemos nuestras las re-
flexiones del Profesor Luis González-Carvajal que aunque en su sentido original es
aplicado al ministerio y obra de Jesús, puede extenderse de igual modo al resto de la
Biblia:
Proclamado originalmente en la Palestina del siglo I, el mensaje de Jesús se ex-
presó en las categorías culturales del pueblo judío, Sin duda, podía haberse expresado
en otras categorías culturales. Lo que no era posible es que no se expresara en ninguna.
El evangelio eterno irá expresado siempre en una cultura temporal.5
El mensaje bíblico no debía ser explicado por medio de un método exegético a los
primeros destinatarios, tan solo trasmitido, y ese proceso permitía la compresión del
mensaje de Dios en toda su dimensión. El mensaje de Dios trasmitido en la propia cul-
tura del destinatario, le proporciona la capacidad de poder reflexionar sobre sí mismo.
Es en este instante cuando tanto los pensamientos llamados académicos, como los poco
elaborados se ponen en juego para producir en la vida y espiritualidad del profeta los
efectos pretendidos por Dios a través de la revelación. Simplemente porque el mensaje
de Dios se trasmitirá siempre en la propia categoría cultural del profeta y de los desti-
natarios. Ahora Daniel lo puede escribir y trasmitir.

1.2. Yo, como lector


Los lectores posteriores vivimos en otros sistemas culturales diferentes a los que
la inspiración utilizó en su primer momento. No siempre se han propuestos métodos
exegéticos que respetaran esta realidad existencial del hombre. Como lectores estamos
influenciados además del texto y sus traducciones, por la historia de la interpretación,6

4
Cuando una persona no está iniciada en el estudio de la Biblia, su interpretación le resulta difícil y en muchos casos
incomprensible. Este es un fenómeno al cual estamos acostumbrados los que deseamos compartir con otros los i n-
calculables tesoros de la Palabra de Dios .
5
L. González-Carvajal, Ideas y creencias del hombre actual, (Santander: Editorial SAL TERRAE, 2ª ed., 1992),
pág. 19. La negrita es nuestra.
6
Por la naturaleza y objetivos de nuestro trabajo, no vamos a entrar en las discusiones metodológicas propuestas por
las grandes escuelas de interpretación de la Biblia. A modo de reseña podemos decir que existen tres principales
tendencias interpretativas, el llamado método alegórico, el llamado método histórico-crítico y el método histórico-
gramatical. Definirlos en pocas palabras no será una tarea fácil, pero necesaria. Podríamos identificar un primer
método que tuvo una gran influencia a lo largo de los siglos, es el llamado método alegórico, utilizado por primea
vez por Orígenes, es el preferido por la teología católica, hasta nuestros días. El método histórico-crítico nació en
los siglos XVII y XVIII, y es aceptado hasta nuestros días por muchos de los especialistas. Tiene su origen y está
influenciado, en la época del Renacimiento y del Racionalismo. Este método busca determinar si un libro de la Bi-
blia es una unidad o es el resultado de diversas fuentes. Podemos resumir sus argumentos en los siguientes puntos:
a) se acepta la idea de que las religiones antiguas, incluida la de Israel, evolucionaron gradualmente de formas sim-
ples primitivas a formas más complejas posteriores; b) Rechazan toda actividad sobrenatural en el origen y forma-
ción de la fe y de la historia del pueblo de Israel; c) Se asegura que los distintos documentos que finalmente dieron
lugar al Pentateuco eran el producto del medio ambiente o de las circunstancias y condiciones históricas de las co-
munidades que lo originaron. La Reforma del siglo XVI, rechazó el método alegórico, e introdujo el gran principio
de interpretación histórico-gramatical, conocido como sola Scriptura, formando parte de la lucha contra la autori-

7
Prólogo

que de una u otra forma nos condiciona. La lista de influencias y métodos de interpreta-
ción que influyen sobre un lector actual sería interminable. Solo resaltaremos algunos
detalles importantes por su importancia y papel en nuestra cultura religiosa:

a. La utilización del método concordatico y sus problemas


Los lectores de la Biblia actuales, utilizamos las concordancias7 de la Biblia como
método de estudio. Solemos buscar los textos de forma correlativa desde el primer libro
de la Biblia hasta el último. Este método suele provocar ciertos problemas de interpreta-
ción de dimensiones importantes. No se mantienen los textos en sus propios contextos,
sino que juntándolos de esta forma se crea un contexto artificial que en muchos casos
no está justificado por el lugar donde la Inspiración los situó. Para el estudio del libro de
Daniel no utilizáremos en ningún caso este método de aproximación a la Biblia.

b. Unidad y diversidad temática de la Biblia


Si bien es una realidad incuestionable que la Biblia tiene una unidad temática y
doctrinal desde el principio hasta el fin, también es igualmente cierto que el recorrido
para la escritura de los textos nos lleva a través de un periodo aproximado de 1600 años.
Muchas culturas, situaciones determinadas, vivencias espirituales quedan plasmadas en
cada uno de los libros. Olvidar esta circunstancia, lleva a los lectores actuales a interpre-
tar los textos de la globalidad a lo particular. Cuando el método correcto sería de lo par-
ticular a la globalidad.
Es el estudio sistemático de cada libro y en el orden que la propia inspiración los
situó lo que nos permitirá comprender el mensaje global y en ningún caso al contrario.
Los cristianos actuales estamos tan seguros del sentido global de la Biblia que trasmiti-
mos una serie de textos de forma natural, sin aplicar método exegético alguno, pues una
lectura del texto nos permite situarlo en nuestras propias convicciones religiosas, pero a
la vez, cuando esa misma lectura no nos encaja con nuestra macro visión de la Biblia, le
aplicamos entonces y solo entonces, un sistema exegético de interpretación, para ver
cómo debemos de interpretarlo para que concuerde con el resto de los temas.
En el método que vamos a utilizar a lo largo del libro de Daniel, todos los textos,
sin excepción deben de ser analizados exegéticamente, con el mismo método, y una vez
aplicado el método nos formaremos nuestra macro cosmovisión bíblica.

dad de la iglesia romana, que se colocaba a sí misma por encima de la Biblia. Para Lutero, las Escrituras debían ser
su propio intérprete. El planteamiento de la Reforma, liberó, a la interpretación bíblica de la Tradición eclesiástica
y de la exclusividad que ella se atribuía en su enseñanza, ahora la Biblia quedaba libre para interpretarse así misma
por sí misma. El método histórico-gramatical, se desarrolló dentro del principio de sola Scriptura, pues tomaba en
serio la naturaleza divino-humana de la Biblia, es decir, el mensaje se originó por inspiración divina y que los escri-
tores inspirados comunicaron el mensaje por los medios limitados de los idiomas humanos (hebreo, arameo, griego
koiné). El método de la reforma considera temas tales como la paternidad literaria, fecha de composición, antece-
dentes históricos e idiomáticos en relación con el significado de los textos. Nosotros seguiremos este método, no
aceptando el llamado método histórico-crítico, pues no acepta la inspiración de la Biblia.
7
Fue a partir de la traducción de la vulgata de Jerónimo (IV aC.,) que se dividió la Biblia en capítulos, tal y como la
tenemos hoy. Se comenzaron a poner títulos a cada uno de ellos, intentando así hacer más rápida la comprensión y
búsqueda de los textos.

8
Un príncipe hebreo en el exilio

c. Haber olvidado el valor des-mitológico de la Biblia


Desde el principio de la humanidad, el hombre separado de Dios ha ido creando
sistemas filosóficos de interpretación de sus orígenes y destino. Casi la totalidad de los
pueblos antiguos tienen sus propias cosmovisiones,8 relatos mitológicos que van pasan-
do de padres a hijos y que conforman el conjunto de creencias determinadas de esos
pueblos.
La Biblia cumple, entre otras funciones, la de desmitificar todos esos grandes mi-
tos, corrigiendo cada uno de ellos desde la perspectiva Divina. Por ello es necesario que
para poder estudiar con seriedad los libros de la Biblia, se debe de hacer una incursión
en la realidad filosófica de sus primeros destinatarios, con ello conoceremos el verdade-
ro valor de los libros que fueron inspirados.
Las creencias filosóficas de los seres humanos debemos de encuadrarlas dentro de
los aspectos culturales que les caracterizan y por lo tanto deben de ser desmitificadas
con el texto inspirado, para que en cada momento del proceso de redacción del texto,
encontremos el verdadero mensaje existencial que Dios quiso compartir para el hombre.

d. Mentalidad hebrea versus mentalidad griega


La relación de la fe y cultura nos debe ayudar a entender que las dos grandes par-
tes de la Biblia pertenecen a dos realidades bien diferenciadas, con características bien
diferenciadas. Veamos las más importantes:

Mentalidad Semita Mentalidad Griega

1) Se caracteriza por la disección11


1) Se caracteriza por la asimilación9
de los conceptos abstractos.
de los conceptos abstractos.
2) Damos más importancia al
2) Dan una mayor importancia a la in-
tiempo12 que a la intensidad de
tensidad10 de las relaciones que en
las relaciones.
el tiempo en que trascurre.

Estas dos grandes realidades del pensamiento hebreo y griego no siempre se han
tenido en cuenta a la hora de estudiar la Biblia. Un error que se suele cometer es leer las
dos grandes partes de la Biblia como si fueran una realidad mono-cultural. A lo que
debemos añadir el gran problema interpretativo ocurrido en el siglo IV dC., donde apa-
reció una teología elaborada no a partir de las características culturales hebreas, ni tan
8
Manera de ver o interpretar el mundo. Diccionario de la Real Academia de la Lengua, cf.,
http://www.rae.es/rae.html.
9
En la sección hebrea Dios es uno sólo (cf., Deut. 6). Asimilación de un concepto abstracto.
10
Y Dios habló y dijo (cf., a modo de ejemplo Gn 12:1).
11
En la mentalidad griega de los autores de esta sección de la Biblia, ese Dios único, también es Padre, Palabra y
Espíritu Santo, disección del concepto abstracto. No hay contradicción, hay complementariedad. Las dos grandes
culturas utilizadas por la inspiración nos permiten comprender lo revelado.
12
Pero cuando se cumplió el tiempo, Dios envió a su Hijo… Gal 4:4.

9
Prólogo

siquiera griegas, sino grecolatinas.13 A partir de este instante, se comenzó a estudiar la


Biblia con otras nuevas orientaciones, como no se podía dejar de hacer en ninguna cate-
goría cultural, se introdujo el método alegórico de estudio, se aceptó el método concor-
datico, y se dejó de pensar en los autores humanos14 como elementos importantes en la
trasmisión del mensaje.
La Reforma Protestante con su propuesta metodológica llamada: método históri-
co- gramatical volvió a reconducir, a través del gran principio reformado de sola Scrip-
tura, la naturaleza divino-humana de la Biblia, es decir, su mensaje tiene un origen ex-
clusivamente divino siendo trasmitido por medios limitados humanos (la cultura).
El método exegético reformado considera temas tales como: la paternidad litera-
ria, fecha de composición, antecedentes históricos e idiomáticos en relación al signifi-
cado de los textos y finalmente el significado de la Biblia en su conjunto. Una vez que
se ha aplicado el método histórico-gramatical de forma individual y cronológica a cada
libro de la Biblia, estaremos en disposición de conocer el significado global de la reve-
lación.
Debemos de tener en cuenta, que en cada etapa de la redacción e interpretación, el
principio a seguir es: la Biblia es su propio y único interprete, ¿Qué significa esta afir-
mación? Para aplicar un método interpretativo y comprender el significado de un libro
bíblico disponemos de la información en dos fuentes:
a) El propio libro: como unidad cerrada y única: cada libro tiene un propó-
sito.
b) Y los libros que fueron escritos con anterioridad a este,15 cada uno de
ellos con su propio propósito.
c) Pero en ningún caso los que fueron escritos con posterioridad, sobre todo
porque representan una realidad no existente en las épocas anteriores.
d) En el caso del libro de Daniel, el autor es hebreo, con su sentido de reli-
gión y sus necesidades.
Si como hemos mencionado, la Biblia es su propio intérprete, y aceptamos lite-
ralmente el origen divino-humano de la redacción Bíblica, considerándola la Palabra de
Dios en lenguaje de los hombres. Hay que aceptar el factor humano, la cultura del autor,
como una de las variantes de la ecuación. En la mente del autor bíblico inspirado, están
las circunstancias vividas y explicadas que sucedieron en el pasado, 16 pero no puede
jugar ningún papel o función determinante las que todavía no han ocurrido y que serán
tratadas en los libros que se han de escribir posteriormente.

13
Un sistema religioso inspirado en las ceremonias del Imperio Romano.
14
NBE, cf., Hb 1:1-2: En múltiples y de muchas maneras habló Dios antiguamente a nuestros padres por los
profetas. Ahora, en esta etapa final, nos ha hablado por el Hijo.
15
Cf., esquema anexo nº1.
16
Solamente Moisés no entra dentro de esta categoría, pues es el primer autor bíblico, pero a partir de este instante
hay una línea histórica de la revelación. Josué es el primer autor que ya dispone de esa herencia escritural y así s u-
cesivamente hasta Juan.

10
Un príncipe hebreo en el exilio

1.3. Compartir con otros


El tercer elemento en ese diálogo a tres bandas es la esencia misma del Evange-
lio, compartir con otros lo que el estudio de la Biblia ha impactado en nuestro corazón.
El proceso estaría inacabado si no compartimos con otros las trasformaciones que el
Espíritu de Dios ha generado en nuestra propia existencia. Un axioma fundamental del
arte de enseñar dice, que una idea, un concepto no se ha aprendido en su integridad has-
ta que no se enseña a otros, solo así hemos recorrido todo el camino que va desde el
autor que fue guiado por el Espíritu de Dios para modificar la vivencia de sus conciuda-
danos, fue puesto por escrito, y al hacerlo se convierte en un mensaje para todos los
hombres de todas las épocas, una vez que ha trasformado mis modos de vida, hacerlo
llegar a otros es cumplir con la misión evangélica de compartir con otros lo que el Señor
ha hecho en mi propia vida.

2. Proceso escritural hasta Daniel


Los libros de la Biblia Hebrea, se fueron escribiendo, de forma paralela a la histo-
ria del pueblo de Israel. Dos importante acontecimientos, de signo bien contrario, indi-
can las dos etapas que quedan reflejadas en los libros inspirados.
a. Primer periodo: La historia de Israel como pueblo, quedó fijada por la salida
de Egipto, un acto de liberación, que da como resultado el comienzo del pe-
riodo escritural del pueblo del primer Pacto (ti_yrIB., Bürît). El idioma utilizado
durante este periodo es el hebreo.
b. Segundo periodo: El exilio de Babilonia, donde se generará el contexto histó-
rico-teológico del Libro que nos ocupa. Los idiomas utilizados durante este
periodo y hasta la época de Jesús son: hablado y escrito, arameo, religioso,
hebreo.

2.1. Primer periodo escritural: de Egipto a Babilonia


a. Primera etapa
Moisés comienza a poner por escrito la revelación, el libro bereshit,17 cuenta des-
de los orígenes18 hasta la muerte de José. Personaje que es el nexo de unión con los
acontecimientos narrados en el segundo libro de la Torá: Shemot.19 Entre el final de
bereshit y el principio de Shemot ha pasado el largo periodo de esclavitud. El éxodo
coincide con el comienzo del periodo escritural. El idioma utilizado es el hebreo.

b. Segunda etapa
Una segunda etapa nos lleva paralelo a la estancia del pueblo en la tierra prometi-
da, desde el gran conquistador Josué (hacia el 1400 - 1050 aC),20 seguido de los Jue-

17
En la LXX, Génesis.
18
.
El relato de los orígenes (tyviÞarEB, Bürë´šît), la inspiración narra las primeras nociones de un Dios
creador: En principio creo Dios…
19
En la LXX, Éxodo.
20
HB, pág. XII.

11
Prólogo

ces.21 El periodo posterior es identificado como el Reino Unido (1050 – 970 aC).22
Veamos el esquema siguiente:23
Propuesta
Causa Biblia
(Proceso de comunicación entre Dios y el
hombre)
Progresiva Revelación
involución: directa
Las fuentes Proceso de
se deterioran la escritura: (Teofanías)
Éxodo

Razón y
esperanza del
Job
problema
humano Idioma: Hebreo
Torá
Configura-
Profetas
ción de su
pueblo anteriores

Relación con Dinastía


su pueblo:
(Idolatría) los Reyes

Producción
Dinastía
con su
pueblo:
dividida
(Proyecto
colectivo)
Literatura
Relación con Apocalíptica:
su pueblo:
(Idolatría) Exilio Daniel

Mensaje de
esperanza:
(Codificado) Idioma:
arameo
c. Tercera etapa
Una tercera etapa y última nos lleva a la decadencia del pueblo, la división del
reino, que va desde el 932 aC,24 hasta la caída del reino de Judá, acontecimiento que
queda reflejado en Dn 1:1: En el tercer año del reinado de Joacim, rey de Judá, vino
Nabucodonosor, rey de Babilonia, a Jerusalén, y la sitió.

21
Durante este periodo se escribieron el libro de Josué, el de los Jueces, Rut y los libros de los Reyes. A
estos libros la tradición judía, sobre la que baso el esquema de la página siguiente llama: profetas ante-
riores.
22
HB, pág. XII.
23
Propuesta personal.
24
HI, pág. 332.

12
Un príncipe hebreo en el exilio

Debemos de familiarizarnos con el proceso de escritura pues en sí mismo el itine-


rario, seguido desde el primer libro del AT 25 hasta el libro de Daniel, forma un contexto
histórico-teológico propio de interpretación. El conjunto de libros que fueron escritos
desde Moisés hasta Daniel, tienen un mensaje que se verá reflejado en el libro quien
estamos estudiando.

1. Dinastía de los reyes


Los tres grandes reyes de Israel: Saúl, David y Salomón, marcaron una nueva rela-
ción del pueblo con Dios. Apareció la monarquía, 26 con anterioridad se establece la ciu-
dad de Jerusalén27 como la ciudad del reino unido.28 Y finalmente Salomón edificó el
Templo de Jerusalén.29
Los tres símbolos de la nación, rey, ciudad y templo, se configuran en esta época,
y llegan hasta la época de Daniel. Dios instala en esta época el sistema colectivo de ado-
ración.

2. La dinastía dividida
Durante el periodo de la dinastía dividida, se funda el reino del norte y el reino del
sur, el pueblo de Israel se identifica cada vez más con las religiones paganas de alrede-
dor, aparece el gran problema histórico de la idolatría y se va construyendo el contexto
histórico-teológico que desemboca en la historia narrada en el primer capítulo de Da-
niel:
En el tercer año del reinado de Joacim, rey de Judá, vino Nabucodonosor, rey de
Babilonia, a Jerusalén, y la sitió. El Señor entregó en sus manos a Joacim, rey de Judá, y
parte de los utensilios de la casa de Dios; los trajo a tierra de Sinar, a la casa de su dios,
y colocó los utensilios en la casa del tesoro de su dios.30

3. Literatura Apocalíptica: Daniel


El contenido del libro de Daniel queda justificado por los pasos anteriores. El exi-
lio es el resultado del proceso de idolatría que caracterizó la religión del pueblo de Isra-
el en los años anteriores. A través del libro, Dios trasmite a su pueblo un mensaje de
esperanza. Se introduce el idioma arameo por asimilación cultural.

25
Estudios e investigaciones personales me llevan a aceptar la idea de que el primer libro del AT, que fue
escrito es el de Job. La ambientación, árabe y no hebrea y el estilo literario contribuyen a este posicio-
namiento personal.
26
Cf., Dn 1:1.
27
VTB, pág. 434: La ciudad cananea de Urusalim (fundación del dios Salém) es conocida por documen-
tos acádicos del siglo XIV (cartas de Tell-el-Amarna). La tradición bíblica la reconoce en la ciudad del
Melquisedec, contemporáneo de Abraham (Gn 14:18ss.), e identifica su emplazamiento con el monte
Moriah, donde Abraham ofreció su sacrificio. En el tiempo de los jueces era todavía Jerusalén una ciu-
dad pagana (Jue 19:11s.) pues los israelitas habían fracasado en su primer intento de conquista (Jue
1:21) David finalmente la tomó a los jebuseos (2 Sm 5:6ss) (…) e hizo de ella la capital política de su
reino.
28
Cf., Dn 1:1-2.
29
Cf., 1 Ry 6-8.
30
Dn 1:1-2.

13
Introducción

Introducción
Una vez presentado el contexto escritural de Moisés hasta Daniel nos introduci-
remos en el contexto histórico-teológico del propio libro para comprender su significa-
do. Como ya se ha comentado con anterioridad, el itinerario escritural de la Biblia
Hebrea es el resultado del contexto histórico-teológico del pueblo de Israel, es lo que se
llama científicamente: introducción.31 Para comprender el significado original y fijar
nuestras conclusiones sobre el libro de Daniel, debemos llegar hasta él siguiendo el
itinerario escritural anterior, que ya ha sido descrito.

1. Introducción General
Las tradiciones judías y cristinas han considerado el libro de Daniel como el pro-
ducto genuino del portavoz (heb: Nabii: profeta) de Dios que fue llevado cautivo a la
ciudad de Babilonia en el año 605 aC.,32 Daniel contaba con unos 19 años33 de edad
cuando Jerusalén fue invadida por el rey neo-babilónico Nabucodonosor, rey de Babilo-
nia. El término hebreo utilizado para describir la edad de los jóvenes es yeleb, que indi-
ca precisamente esa edad.34

a. Crítica Moderna y el libro de Daniel


Sin embargo, la crítica moderna35 ha presentado una feroz lucha contra la idea de
que el autor del libro fuera el joven hebreo deportado. Para ellos, el libro fue escrito por
un judío que vivió en el periodo inter-testamentario aproximadamente en el año 165
aC.36 Las objeciones críticas se basan en cuatro áreas: 1) objeciones de índole histórico;
2) de índole lingüísticos; 3) de índole teológico; 4) y finalmente de índole exegético.37
Para que los alumnos se familiaricen con el problema planteado hacemos simplemente
una referencia a los argumentos presentados por la crítica.

31
G. L., Archer, Reseña Crítica de una introducción al Antiguo Testamento (Grand Rapids: Publicacio-
nes Portavoz Evangélico, 1987), pág. 15: Cuando hablamos de introducción al Antiguo Testametno nos
referimos a un estudio sistemático del antiguo trasfondo en el cual deben ser entendidos los primeros
treinta y nueve libros de la Biblia. Idem, págs. 16-17: la introducción general se ocupa de todo lo rela-
cionado al texto en que fue escrito. (…) La introducción especial se ocupa de cada uno de los libros, de
forma separada.
32
Cf., anexo 1.
33
B. K. Waltke, The date of Book of Daniel, (Biblioteca sacra, vol. 133, octubre - diciembre 1976), pág.
319.
34
El mismo término es empleado en la historia de José, cuando fue vendido por sus hermanos. Cf., Gn
37:2, 30; 39:21-23.
35
Los especialistas críticos que rechazan la inspiración de la Biblia, dibujan un itinerario en diferentes
etapas, de considerable duración, para la redacción del Antiguo Testamento, la propuesta sería, la re-
dacción del Pentateuco hacia el año 400 aC., la redacción de los profetas hacia el año 200 aC., y la es-
critos, hacia el año 100 dC. Hipótesis sostenida exclusivamente ante la negación de la inspiración del
AT, pero que como se puede comprobar en los textos del NT, ya existían en la época de Jesús y en la
traducción de la LXX. Cf., L. Geisler y W. Nix, A General Introduction to the Bible, (Chicago: Moody,
1971), pág. 151.
36
BJ. Introducción al libro, pág. 1275.
37
Cf., G. L. Archer, Reseña Crítica de una Introducción al Antiguo Testamento, (Michigan: Publicacio-
nes Portavoz Evangélico, 1981), págs. 418-443. Seguimos su esquema, aunque no de forma literal.

14
Un príncipe hebreo en el exilio

1. Objeciones históricas
a. Enunciados:
a) En la base de la hipótesis, está la idea de que el libro de Daniel, no aparece
clasificado entre los profetas en la Biblia Hebrea, sino entre los Escritos.38
b) Otra argumentación es el hipotético descuido del autor al aportar los datos
históricos, las cronologías etc…39
c) La referencia a Belsasar que aparece en el cap. 5. 40
b. Resumen
La crítica pretende argumentar que el libro de Daniel fue escrito mucho tiempo
después de los acontecimientos narrados en el propio libro, sin embargo como demos-
traremos a lo largo de este curso, Daniel fue no solo el historiador de los acontecimien-
tos, sino que fue igualmente testigo ocular de ello.

2. Objeciones lingüísticas
a. Enunciados
Según los argumentos críticos, el vocabulario empleado por el autor/es del libro
indica que fue escrito durante el periodo helenístico, durante el tiempo de la guerra de
los macabeos,41 y no a finales del siglo VI aC, como sostienen los especialistas conser-
vadores.42 La argumentación crítica tiene su origen en la realidad escritural de que el
libro fue escrito en dos lenguas: arameo43 y hebreo. Además de diecinueve palabras de
origen persa, casi todas en la sección aramea, y tres palabras de origen griego.

38 a a
La tradición hebrea, identifica el AT en los que ellos llaman: T n k, que son las iniciales de los tres
grandes géneros literarios que componen esa gran sección de nuestra Biblia: Torâh: ley, Nebiim: profe-
tas, ketubin: escritos. Esta división y forma de estructurar el AT era conocida y empleada por el propio
Jesús, cf., Lc 24:44. El propio Jesús identifica a Daniel, como profeta, cf., Mt 24:15 donde se menciona
lo siguiente: profeta Daniel.
39
Mencionan que hay una contradicción entre Daniel (1:1) y Jeremías (25:1 y 46:2). Daniel dice: en el
tercer año del reinado de Joacim, mientras que Jeremías dice: en el cuarto año de Joacim. Pero no exis-
te tal contradicción, Jeremías escribe desde Jerusalén a partir del acceso al trono del rey, y como ha de-
mostrado los descubrimientos arqueológicos, los babilonios contaban el año de la ascensión como el de
la subida al trono y desde el segundo se comenzaba a contar los años propiamente dichos.
40
Esta objeción ha sido igualmente contestada, se ha descubierto arqueológicamente que si bien es cierto
que el último monarca babilónico fue Nabunido, este vivió casi todo su reinado en Teima, habiendo de-
jado el control de su reinado a su hijo mayor Belsasar. (Cf., B. K. Waltke, Op. Cit, pág. 328.)
41
Cf., http://es.wikipedia.org/wiki/Macabeos. Los Macabeos (Hebreo: ‫ מכבים‬ó ‫מקבים‬, Makabim) constitu-
yeron un movimiento de liberación nacional que luchó y consiguió la independencia de Antíoco IV Epí-
fanes, rey de la helénica dinastía seleúcida, sucedido por su hijo Antíoco V Eupátor. Aún son recorda-
dos nacionalmente por el pueblo hebreo en la festividad de Hanuká. Más aún son considerados Héroes
Nacionales del pueblo de Israel y la rebelión es conmemorada religiosamente de forma anual. Los ma-
cabeos fundaron la dinastía real asmonea, proclamando la independencia judía en la Tierra de Israel
durante un siglo, desde el 164 al 63 a. C.
42
Yo sostengo esta misma conclusión.
43
Cf., http://es.wikipedia.org/wiki/Arameo. El arameo (del hebreo ‫אֲ ַרמִּ י‬, aramí, «de la tierra de Aram»)
es una lengua semítica con una historia de al menos 3.000 años. Es el idioma original de grandes sec-
ciones de algunos libros de la Biblia, como los de Daniel y Esdras, así como la lengua principal del
Talmud. Con toda probabilidad fue el idioma hablado por Jesús, y es todavía hoy la primera lengua de
algunas pequeñas comunidades. El arameo pertenece a la familia de lenguas afroasiáticas, a la subfa-

15
Introducción

b. Resumen
A veces se pasa por alto que Daniel vivió durante los últimos años del Imperio
Babilónico y los primeros del Imperio Medo-Persa, por lo que no debe de ser extraño
que utilice dichas palabras, mucho más cuando pertenecen al idioma administrativa
gubernamental. También se ha descubierto que casi la mitad de los términos de origen
persa, son comunes en los escritos arameos pertenecientes al siglo VI aC. 44
Los tres términos griegos, todos ellos, nombres de instrumentos musicales, es de
sobra justificado, pues antes de la conquista de Alejandro Magno, las relaciones comer-
ciales de los griegos con los otros pueblos eran una realidad. 45

3. Objeciones teológicas
a. Enunciados
Los críticos mencionan que el conjunto doctrinal que caracteriza al libro es muy
superior, en desarrollo, para haber sido escrito en el siglo VI aC.
a. Resumen
Estudiando los libros que fueron escritos con anterioridad al libro de Daniel, 46 po-
demos encontrar prácticamente todas las doctrinas que son presentadas en el libro de
Daniel, con excepción, como es lógico del género literario apocalíptico que es introdu-
cido en el AT, por Daniel. 47

4. Objeciones exegéticas
a. Enunciados
Los críticos niegan el fenómeno profético, insistiendo en la idea, de que nadie
puede tener la capacidad de conocer los acontecimientos futuros, tal y como son presen-
tados en el libro de Daniel, dicho en otras palabras, la crítica ataca el único fundamento
que sostiene el libro de Daniel: la revelación de Dios.48
a. Resumen
Si no existe, el proceso de revelación, no solo no existiría el libro de Daniel, tam-
poco el resto de la Biblia, con lo cual el panorama religioso sería otro.

milia de las lenguas semíticas, como el árabe, y al grupo de lenguas semíticas noroccidentales que in-
cluye a las lenguas cananeas, como el hebreo.
44
CF., K. A. Kitchen, Notes on Some Problems in the Book of Daniel, (Londres: The Tyndalke Press,
1970), pág. 37.
45
Cf., Archer, Op. Cit, pág. 427 dice: En verdad, el argumento basado en la presencia de las palabras
griegas se convierte en una de las más contundentes evidencias de que el libro de Daniel no pudo
haberse escrito tan tarde como en el periodo griego. Para el año 170 aC., un gobierno de habla griega
había estado ya en el control de Palestina por 160 años, y expresiones griegas políticas y administrati-
vas ciertamente habrían invadido el vocabulario.
46
Cf., Introducción, sección B, titulada: proceso de escritura.
47
La crítica moderna tiene una acentuada tendencia a negar lo sobrenatural en la Biblia, lo que hace del
libro de Daniel, objeto importante de crítica.
48
Cf., Dn 2:28: Pero hay un Dios en el cielo que revela los misterios.

16
Un príncipe hebreo en el exilio

5. Autenticidad del libro


A pesar de los importantes intentos de la crítica moderna encaminados a negar la
autenticidad del libro de Daniel, la creencia, tanto judía como cristiana, siguen aceptan-
do y creyendo que el libro fue escrito por el profeta Daniel hacia el siglo VI aC., Como
ya hemos comentado, en el discurso escatológico de Jesús, que está recogido en Mateo
24, Daniel es presentado como profeta y su profecía queda para un cumplimiento en el
futuro.
Daniel, muestra un profundo conocimiento de la historia y de la cultura del siglo
VI aC., y de un conocimiento revelado de una magnitud importante.49
El consenso generalizado de los eruditos conservadores es que el libro de Daniel
es el producto genuino de aquel judío que llevado cautivo por Nabucodonosor en el año
605 aC., y que vivió más allá del periodo neo-babilónico hasta los tiempos en que los
medo-persas se apoderaron de la ciudad de Babilonia.50

b. Texto, canonicidad y versiones


1. Textos y Versiones
La versión completa más antigua que se conserva del libro de Daniel es la de los
LXX, que parece ser del siglo II aC 51. Aunque aparecen diferencias significativas entre
el TM y la traducción de la LXX.
La versión de la LXX fue desplazada por la de Teodoción, que es un poco más
concisa. La traducción de la Vulgata está realizada sobre un texto muy próximo al TM;
aunque es posible de observar en la traducción de la Vulgata alguna influencia de ver-
siones latinas anteriores y sobre todo la de Teodoción.

2. Canonicidad
El TM52 lo coloca entre los hagiógrafos (descripción, narración), tercera parte de
su canon, antes de Esdras y a continuación de Ester. La versión de los LXX y su traduc-
ción latina (Vulgata), lo sitúan en la sección de los profetas. Existen indicios justifica-
dos que para los judíos, 53 el libro de Daniel se situaba también entre los llamados libros
proféticos.
Una de las dificultades a las que se han enfrentado los estudiosos a lo largo de su
historia de la interpretación, es que el libro de Daniel en las versiones de la LXX y la
Vulgata es considerablemente más largo que la aparecida en el TM.

49
Tal vez el mensaje revelado más importante del libro pueda ser el capítulo 9, donde el profeta anuncia
la venida del Mesías y su muerte. Aunque importante no será estudiado en este curso, por quedar fuera
de los objetivos que nos hemos propuesto.
50
E. L. Carballosa, Daniel y el reino mesiánico, (Michigan: Publicaciones Portavoz Evangélico, 1979),
pág. 24.
51
. Los especialistas católicos prefieren para el estudio del libro de Daniel el TM, por encima de la LXX.
52
Texto Masorético. Se llama masoretas a los sabios judíos que a la vez que fijaron el texto consonántico
e insertaron las vocales; así, l texto bíblico al que los masoretas pertenecientes al grupo de Tiberíades
dieron origen se llama texto masorético. J., Aletti, op. cit., pág. 24.
53
Flavio Josefo, Contra Apion, 1:8, entre otros.

17
Introducción

a. El Texto en la LXX y en la Vulgata Latina


La traducción griega (LXX) es más larga que la que aparece en el TM, las dife-
rencias son las siguientes:

b. Inserciones en capítulos
En la versión del Texto Masorético, 54 el capítulo 3 tiene 30 versículos. En la LXX
aparece con un total de 90 versículos distribuidos de la siguiente forma: del versículo 1
al 23 son iguales, pero en el 24 de la LXX si introduce un añadido que aparece numera-
do hasta el 90, siguiendo después con un 24 (bis) para llegar al 30 del TM. El contendi-
do de este añadido es el siguiente:
1) Vrs. 24-45: Oración penitencial de Azarías.
2) Vrs. 46-90: Cántico de los tres jóvenes.
Además la versión griega contiene, bajo diferentes encabezamientos y en po-
siciones que varían según los manuscritos, los tres relatos de Susana (Dn 13:1-64 en
la LXX), Bel (Dn 14:1-22 en la LXX) y el dragón (Dn 14:23-43 en la LXX).
Dado que la Iglesia Católica aceptó como canónicas las Escrituras según el texto
griego (LXX), han aceptado que las secciones adicionales 55 de Daniel están divinamen-
te inspiradas, al igual que el resto del libro.
El problema que estamos planteando puede establecerse a diferentes niveles:
a. Como el resto de las discrepancias entre los diferentes especialistas, sus conclu-
siones están determinadas por sus propias concepciones del libro.
b. Si Daniel es el autor material del libro, no es posible aceptar como inspiradas las
partes escritas en griego, pues en el siglo VI aC, no era un idioma relevante. Si
se acepta que el libro de Daniel es escrito en el siglo II o III aC, sí que es posible
aceptar estas secciones como inspiradas pues en esta época el griego era el idio-
ma oficial.
Como será la base de nuestro estudio, para llegar a una conclusión sobre cualquie-
ra de los temas a estudiar debemos de tener muy claro cuáles son las premisas que toma-
remos como base de nuestro estudio, pues las conclusiones estarán determinadas por el
punto de partida.
Estas secciones añadidas al libro de Daniel, desde el punto de vista teológico,
plantean muchos de los conceptos judíos inter-testamentarios, que entran en contradic-
ción con el resto de la Biblia, lo que limita claramente el valor de estas porciones.

3. Versiones y Traducciones Actuales.


Cada una de las escuelas actuales sostienen sus particulares postulados sobre la
longitud del libro de Daniel, podemos dividir en dos grandes realidades las traducciones
actuales:

54
Texto hebreo.
55
Llamadas deutero-canónicas por la teología católica y apócrifos por las teologías protestantes.

18
Un príncipe hebreo en el exilio

a) Las traducciones católicas aceptan la versión más larga del libro, tal y como
fue traducida por la versión de la LXX 56. Aunque curiosamente no mantienen
la traducción exacta del texto griego cuando la vierten a los idiomas actuales.
Entre las versiones que utilizaremos podemos citar: Jerusalén, Nueva Biblia
Española etc..., todas ellas se atienen al texto más largo (14 capítulos, incluido
el capítulo 3 más largo)
b) Las versiones protestantes aceptan la versión corta del libro, tal y como es
presentada en el Texto Hebreo.
Una parte importante de nuestro trabajo, estará destinado a la traducción literal de
los textos. Precisamente, hemos comentado la diferencia existente ente las versiones
católicas y protestante que marcan en sí mismas una paradoja que nos hace necesario un
estudio cuidadoso:
a) Las traducciones católicas: en cuanto a la traducción es más fiel al Texto
Hebreo, en cuanto a la longitud, es más fiel a la versión de la LXX.
b) Las traducciones protestantes: en cuanto a la traducción es más fiel a la
LXX, en cuanto a la longitud, es más fiel al Texto Hebreo.
Estas diferencias en las intenciones de los traductores nos obligaran a realizar un
estudio sobre el propio texto y su traducción.

2. Introducción Especial
a. Daniel y su época
La historia de Daniel nos sitúa en el contexto de uno de los acontecimientos más
importantes de la historia del mundo. En el año 605 aC, 57 fue conducido como esclavo a
Babilonia, donde permaneció por un periodo de 70 años, él llegó hasta el tercer año del
reinado de Ciro (Dn 10:1) entre los años 563-535 aC, lo que nos hace conocer la edad
de Daniel en este momento alrededor de 87 años. Los asirios eran los gobernantes más
importantes del mundo, él presenció la aparición y caída del Imperio Babilónico y vivió
sus últimos días en la época de Ciro, rey del nuevo Imperio Persa.
Daniel pasa su infancia y adolescencia en Judá, su país natal, durante este periodo
fue formada la gran reforma religiosa que puso en funcionamiento el Rey Josías. Él
asistiría al periodo de declive político y espiritual de su pueblo, fue llevado al exilio
junto con la nobleza de Israel y finalmente se convirtió en el instrumento de Dios para la
repatriación de su pueblo. Veamos los datos y sus fechas más importantes:

b. Datos históricos importantes


Daniel pasó su infancia en Judea, en el reino de Judá, y su vida de adulto en Babi-
lonia. Toda su vida se desarrolló en lo que hoy llamamos Medio Oriente. Judea estaba
ubicada en la costa oriental del mediterráneo, y ocupaba aproximadamente la mitad de

56
Cf. el capítulo dedicado a la versión griega de los LXX, dentro de la sección del Periodo Inter-
testamentario.
57
Todas las fechas son tomadas del cuadro del anexo 1.

19
Introducción

la parte sur del territorio de Israel en nuestros días. Babilonia se encontraba junto al río
Éufrates cerca de lo que hoy es Bagdad (Irak).
Los Imperios Asirios y Babilónico ocuparon territorios que se encontraban más o
menos cerca de la Media Luna Fértil. Babilonia aun en su mayor apogeo, estuvo en
efecto restringida mayormente a la Media Luna. Pero los reyes de Asiría y Babilonia,
hablaban como si se tratara del mundo entero.
Daniel nació en un mundo de grandes cambios. El terrible Imperio Asirio, dominó
la zona durante unos 300 años, pero estaba llegando a su fin. El nuevo candidato era
Babilonia.
Entre los años 626 y 612 aC, 58 (periodo en el cual nacería Daniel), Nabopolasar,
rey de Babilonia, aplastó lo que quedaba de Asiría y se convirtió en el fundador del Im-
perio Neo-babilónico. Su hijo, Nabucodonosor II, condujo al Imperio a su mayor es-
plendor. En la lengua babilónica este nombre era Nabu-kudurriusur, que expresa un
periodo de protección del dios nebó.
En los días de Daniel cuatro reinos controlaban la zona: Egipto, Lidia, Media y
Babilonia, pero en los días de Nabucodonosor, Babilonia llegó a ser la más importante.
Durante la infancia de Daniel, Egipto, era todavía una potencia importante. El reino de
Judá trató de aliarse con Egipto para protegerse de Babilonia, pero Nabucodonosor in-
tervino abortando dicho intento, aunque las relaciones fueron importantes entre estas
dos ciudades estado.

c. Fechas Importantes en la vida de Daniel


1. 623: Fecha59 aproximada del nacimiento de Daniel. Nace en el seno de
una familia de la realeza de Israel, de la tribu de Judá, que vivía en Pales-
tina. Su origen era laico.
2. 626: El caldeo Nabopolasar se levanta contra Asiría, y se proclama rey
de Babilonia.
3. 612: El ejército de Babilonia y el medo invaden Nínive después de casi
un siglo de enfrentamiento, los dos reyes se reparten el viejo territorio
Asirio.
4. 609: Josías rey de Judá, ve la situación política, entendiendo que Babilo-
nia sería el próximo poder mundial y hace un acuerdo con Babilonia.
5. 605: Nabucodonosor comienza su campaña militar contra los egipcios de
Siria y contra Palestina. Joacin, el rey hebreo se rinde a él, y Nabucodo-
nosor pide al rey hebreo que le entregue un buen número de rehenes, en-
tre los que se encuentra Daniel, a la edad de 19 años, también fueron en-
tregados sus tres compañeros.

58
Anexo nº 1.
59
Todas las fechas siguientes son tomadas de A Puyol, Ídem.

20
Un príncipe hebreo en el exilio

6. 16 de marzo 597: Jerusalén es otra vez situada por Nabucodonosor. El


joven rey Joacín es deportado también a Babilonia con toda su familia, y
diez mil soldados. Nabucodonosor nombra al hermano menor de Joaquín,
Sedecías, como el nuevo rey (2 Rey. 24:17; 2 Crón 36:13). Sedecías hace
alianzas políticas con Egipto.
7. 586: Nabucodonosor comienza el asentamiento en Jerusalén en Enero de
este año, devastando todo Judá, Jerusalén es tomada e incendiada en Ju-
lio de este mismo año. (2 Ry. 25:1-21).
8. 562: Nabucodonosor muere en octubre de este año, después de haber rei-
nado durante 43 años. Su sucesión no pudo ser muy estable, en menos de
seis años, tres reyes ocuparon su lugar. El cuarto, Nabonido, vive fuera
de Babilonia, dando la regencia del reino a su hijo mayor Belsasar.
9. 553: Ciro, rey de Persia, se levanta contra Astiage rey de los Medos, y se
convierte en rey de los Medos y los Persas.
10. 547: Ciro vence al rey de Lidia e incorpora esta zona a su reino.
11. 13 de octubre del 539: Babilonia es situada por Ciro.
12. 535: año de la muerte de Daniel a los 88 años de Edad. 60

d. Resumen de la visitas de Nabucodonosor a Jerusalén


1. Primera visita: 61 Nabucodonosor visitó tres veces Jerusalén, y en cada
una de ellas le infligió un castigo mayor: en la primera (605) se llevó par-
te del ajuar del templo de Jerusalén, también llevó cautivos a una gran
cantidad de jóvenes hebreos, entre los que se encontraban Daniel y sus
compañeros.
2. En su segunda visita (597) se sintió complacido cuando el Rey Joaquín
(no es el anterior) puso fin a su rebelión y se rindió, pero confiscó otra
gran porción de los utensilios del templo y se llevó diez mil cautivos.
3. Más tarde como consecuencia de una grave revuelta judía, bajo el reina-
do de rey Sedecías, Nabucodonosor hizo su última visita en el año 586
aC., y después de un prolongado asedio destruyó la ciudad hasta los ci-
mientos y con ella también el Templo. Se llevó cautivos a casi la totali-
dad de los habitantes que quedaban en la zona y solo dejó allí a algunos
entre la gente pobre (2 Rey 24:25)
El profeta Ezequiel fue llevado en cautiverio en ocasión de la segunda visita de
Nabucodonosor, Daniel en la primera.
Este recorrido nos permite afirmar que Daniel vivió momentos importantes de la
historia de este mundo, el Señor lo utilizó para dejarnos los datos necesarios para cono-

60
Cf., anexo 1.
61
Ídem.

21
Introducción

cer el transcurso de la historia desde sus días hasta el momento en que el reino de Dios
sea instaurado.62
Ahora estamos en condiciones de poder introducirnos en el libro con una visión
general para conocer los secretos espirituales que nos deparan.

3. Metodología de estudio
La aproximación metodológica que presentamos está compuesta de los siguientes
puntos fundamentales: el libro lo dividimos en una estructura que trasciende de los capí-
tulos y versículos. Debemos de ubicar de forma correcta las interrelaciones semánticas
que se identifican en el libro. Respetaremos en todos las casos las estructuras internas.
Cada capítulo será estudiado a través del siguiente esquema:
1. Leyendo la Palabra: lectura del capítulo o sección a estudiar. 63
2. El secreto de las formas: en este apartado estudiaremos las estructuras semí-
ticas de las diferentes secciones, estableciendo las relaciones propias de los
textos.
3. El espíritu del texto: análisis y estudio de los principales términos utilizados
en la sección, para comprender mejor el significado.
4. A través del texto: estudio del significado teológico del capítulo o de la sec-
ción.
El estudio de la Biblia es un proceso guiado por el Espíritu de Dios, tanto en su
origen como en su posterior acercamiento.
Para poder comprender en profundidad el plan de Dios debemos de establecer un
diálogo a tres bandas, en primer lugar este diálogo nos llevará hasta al autor y los desti-
natarios primeros de los libros, por medio de un método exegético de estudio. Con el
proceso exegético, eliminamos la distancia en el tiempo entre los primeros destinatarios
y nosotros. Una vez que conocemos el sentido de los textos, ellos tienen un valor impor-
tante para mi vida espiritual, puedo conocer con exactitud lo que Dios desea que sea mi
vida, aun viviendo en un mundo de pecado. El proceso terminará, cuando compartiendo
con otros el mensaje de Dios, permitimos que el Espíritu Santo trabaje también en la
vida de otros.
La Biblia, es el libro de los libros, en ellos encontramos el plan de Dios para el
hombre, conocer ese plan es acercarnos a Dios con seguridad, dejarnos moldear en las
manos del alfarero divino, permitir que nuestro amante Dios pueda aplicar a nuestra
vida los mejores planes para nuestra existencia y para la eternidad que nos ha prometi-
do.

62
Ídem.
63
Recomiendo leer el texto en una versión diferente a la habitual, si no se puede hacer directamente en
hebreo/arameo.

22
Un príncipe hebreo en el exilio

Lección 1: Estructuras y sentido del libro


1.1. Contexto Histórico-teológico del libro de Daniel
Uno de los puntos más desconocidos y por lo tanto descuidados para el estudio de
la Biblia es el momento histórico vivido por los actores principales y sus consecuencias
tanto vivenciales como teológicas.64 Se debe plantear una pregunta inicial: ¿Cuál es el
contexto histórico-teológico y cómo determina esto la relación con Dios?
El segundo libro de Crónicas fue escrito probablemente por un sacerdote, tal vez
Esdras, cuyo propósito teológico fue demostrar que la calamidad de Judá en un periodo
de más de 300 años de historia (aproximadamente del 970 al 586 aC) 65 resultó de su
propia rebelión, particularmente la profanación del Templo.
Comenzando con el capitulo 12, el autor documenta el patrón siguiente profana-
ción-juicio-restauración, hasta que Dios decidió aceptar la decisión de su pueblo de
seguir costumbres paganas, el resultado fue la invasión y el exilio.
La primera contaminación ocurrió a mediados del siglo X aC, bajo la administra-
ción de Sisac, rey de Egipto. Roboam (931 – 913 aC)66, el primer rey de Judá, después
del Cisma67, estaba en el trono, y el autor del libro nos dice que la profanación del tem-
plo realizada por Sisac fue causada por la rebelión de Judá contra Dios (2 Cron. 12:1-5):
dejó la ley de Jehová, y todo Israel con él. Aunque el escritor no se refiere específica-
mente a la acción de Sisac como una profanación o contaminación, sin duda alguna lo
fue: “… tomó los tesoros de la casa de Jehová” (vr. 9).
La situación espiritual de Israel, siguió la realidad del Templo, la espiritualidad de
sus reyes, la relación con Dios, expresada en el sistema de culto.
Después de la profanación de Sisac, el rey Asa restauró (chadash68) el Templo (2
Crón 15:1, 2, 8). Sin embargo, en un momento de crisis, volvió a profanarlo de nuevo
(2 Crón 16: 1-2).
Siguió una restauración parcial bajo Joiada, el sacerdote (23:16-18), entonces ocu-
rrió lo que fue una restauración total, bajo el rey Joás, inspirado por Joiada (24:4, 9,12-
13). Vuelve a aparecer el término hebreo chadash, que es utilizado juntamente con el
término chazaq que significa fortalecer, fortificar, reparar.
Pero esta restauración bajo Joás fue muy corta, porque tan pronto cuando Joiada
murió la nación se volvió contra Dios y su santuario, y encontramos casos graves de

64
El contexto histórico-teológico es la relación que queda establecida entre el momento histórico de los
que emanan los acontecimientos y la interpretación teológica que se desprende de ello.
65
R. Adams, op. cit., pág. 80.
66
DB, pág. 270.
67
Seguiremos el itinerario descrito en el Segundo libro de Crónicas, dándole de forma personal una es-
tructura para poder entender el contexto propio donde se desarrollan los temas principales del libro de
Daniel, como también las implicaciones teológicas que se desprenden.
68
Este término se puede traducir como reparar o renovar. Se utiliza en Salmo 51:10 con la traducción de
renovación de un espíritu recto dentro de él. En Lamentaciones 5:21 se traduce como restaurar.

23
Estructuras y sentido del libro

profanación en el mismo periodo del reinado de Joás, dejando abandonada la casa de


Jehová. (24:18-19).
Entre los muchos profetas enviados a Judá, en este periodo, encontramos a Zaca-
rías, hijo de Joiada. Los dirigentes de Judá rechazaron su testimonio y conspiraron con-
tra su persona y fue apedreado en el patio del templo (24:21). Como dato significativo
mencionaremos que cuando Jesús pronuncia sus siete ayes contra las fariseos (Mat 23),
dijo en el último:
Para que caiga sobre vosotros toda la sangre justa que se ha derramado sobre la
tierra, desde la sangre de Abel el justo, hasta la de Zacarías hijo de Berequías69, a quien
matasteis entre el templo y el altar. (Mt 23:35).
Un caso de profanación masiva acorrió en la época de Acaz, uno de las reyes más
impíos de la historia del reino de Judá, llegó al poder con una verdadera profanación del
Templo (cf. 2 Crón 28:1-4), las consecuencias no se hicieron esperar, la nación fue in-
vadida por los asirios y el reino del norte, miles de soldados perecieron y miles fueron
tomados prisioneros (vv. 5-8).
Pero Acaz, no aprendió la lección, y después de una alianza abortiva con Asiria
(vrs. 16-21), el rey, en su angustia añadió más pecado contra Dios, ofreciendo sacrifi-
cios a los dioses de Damasco, profanando el santuario y su ajuar (vr. 24).
La llegada de Ezequiel al trono dio lugar a la espectacular renovación espiritual:
“En el mes primero del primer año de su reinado, abrió las puertas de la casa de Je-
hová y las reparó (chazaq)” (29:3). Ezequías reunió a los sacerdotes y los levitas, les
recordó su compromiso y responsabilidades y les ordenó que restauraran la casa de Dios
(v. 5). Reconoció los pecados del pueblo:
“6 Porque nuestros padres han sido infieles y han hecho lo malo ante los ojos de
Jehová, nuestro Dios. Ellos le han abandonado, han apartado sus rostros del tabernácu-
lo de Jehová, y le han vuelto las espaldas. 7 Incluso han cerrado las puertas del pórtico y
han apagado las lámparas. No han quemado incienso ni han ofrecido holocaustos en el
santuario al Dios de Israel. 8 Por eso la ira de Jehová ha venido sobre Judá y Jerusalén,
y los ha entregado a turbación, horror y escarnio, como lo veis con vuestros propios
ojos. 9 He aquí que por esto nuestros padres han caído a espada, y nuestros hijos, nues-
tras hijas y nuestras mujeres están cautivos” (vv. 6-9)
Y el pueblo respondió al llamado:
“16 Los sacerdotes entraron en la parte interior de la casa de Jehová para lim-
piarla. Sacaron al atrio de la casa de Jehová toda la inmundicia que hallaron en el tem-
plo de Jehová, y los levitas la tomaron para sacarla fuera, al arroyo de Quedrón” (v.
16).
Todo el pueblo se vio afectado por la reforma (30:6-9), aunque no exento de pro-
blemas (vs. 10-12), el pueblo celebró una Pascua especial de dos semanas (vs. 13-23).
Después de Ezequías, llegó al poder Manasés, que volvió a introducir al pueblo en
una profunda profanación del templo. Reconstruyó los lugares altos que su padre había

69
. Este Berequias, debe de ser descendiente o ascendiente del mismo Joiada. Una explicación a esta
diferencia en el nombre pudo ser la utilización de dos fuentes históricas diferentes que eran aceptadas
en la época de Jesús. Opinión personal.

24
Un príncipe hebreo en el exilio

destruido, también levantó altares a los baales, hizo imágenes de Asera (33:3). Pero fue
aun más lejos, edificó alteres en el templo de Dios (vs. 4-5).
En un periodo posterior Manasés comenzó una semi-reforma (cf. vrs. 10-16).
“10 Jehová habló a Manasés y a su pueblo, pero no escucharon. 11 Por ello Je-
hová trajo contra ellos a los jefes del ejército del rey de Asiria, quienes aprisionaron con
ganchos a Manasés, y lo llevaron a Babilonia atado con cadenas de bronce. 12 Sin em-
bargo, cuando fue puesto en angustia, imploró el favor de Jehová su Dios y se humilló
mucho delante del Dios de sus padres. 13 El oró a Dios, quien aceptó su oración y es-
cuchó su súplica, y lo hizo volver a Jerusalén y a su reino. Entonces Manasés reconoció
que Jehová es Dios. 14 Después de esto edificó la muralla exterior de la Ciudad de Da-
vid, al oeste de Guijón, en el valle, hasta la entrada de la puerta del Pescado, y cercó el
Ofel, elevándola mucho. También puso oficiales del ejército en todas las ciudades fortifi-
cadas de Judá. 15 Quitó de la casa de Jehová los dioses extraños y el ídolo, asimismo to-
dos los altares que había edificado en el monte de la casa de Jehová y en Jerusalén; y los
echó fuera de la ciudad. 16 Luego restauró el altar de Jehová, y sobre Él ofreció sacrifi-
cios de paz y de acción de gracias, y mandó a los de Judá que sirviesen a Jehová Dios de
Israel.
Después le sucedió en el trono el buen rey Josías que realizó una renovación ma-
yor, la más importante del periodo del tiempo que estamos abordando.
Como ya hemos presentado, queda probado que hay una lectura de la historia de
este periodo que está determinada por la formula:
“contaminación/restauración/Contaminación”

1.2. Los Reyes de la época de la Invasión Babilonica


Terminamos el análisis, siguiendo el procedimiento presentado por el autor del li-
bro de 2ª Crónicas: los tres últimos reyes de Judá: Joacim, Joaquin y Sedequías, se dice
que cada uno “hizo lo malo ante los ojos de Jehová su Dios” y en cada caso Babilonia
se convirtió en el instrumento de Juicio.

a. Joacim (2 Crón. 36:5-7)

1. Acciones del rey


“5 Joacim tenía 25 años cuando comenzó a reinar, y reinó 11 años en Jerusalén.
Él hizo lo malo ante los ojos de Jehová su Dios.

2. Acción de Babilonia contra el rey (juicio)


6 Entonces Nabucodonosor, rey de Babilonia, subió contra Él y lo ató con cadenas
de bronce para llevarlo a Babilonia. 7 Nabucodonosor también llevó a Babilonia algu-
nos utensilios de la casa de Jehová, y los puso en su palacio en Babilonia.

b. Joaquin (2 Crón. 36:9-10)

1. Acciones del rey


9 Joaquín tenía 18 años cuando comenzó a reinar, y reinó tres meses y diez días en
Jerusalén. Él hizo lo malo ante los ojos de Jehová

25
Estructuras y sentido del libro

2. Acción de Babilonia contra el rey (juicio)


10 y al año siguiente el rey Nabucodonosor mandó llevarle a Babilonia, junto con
los utensilios preciosos de la casa de Jehová. En lugar de Él proclamó rey sobre Judá y
Jerusalén a Sedequías, hermano de su padre.

c. Sedequías (2 Crón 36:11-20)

1. Acciones del rey


11 Sedequías tenía 21 años cuando comenzó a reinar, y reinó 11 años en Jeru-
salén. 12 El hizo lo malo ante los ojos de Jehová, su Dios, y no se humilló delante del
profeta Jeremías que le hablaba por mandato de Jehová.

2. Acción de Babilonia contra el rey (juicio)


12 Él hizo lo malo ante los ojos de Jehová, su Dios, y no se humilló delante del
profeta Jeremías que le hablaba por mandato de Jehová. 13 Asimismo, se rebeló contra
el rey Nabucodonosor, quien le había hecho jurar por Dios. Endureció su cerviz y obs-
tinó su corazón para no volver a Jehová Dios de Israel. 14 También todos los jefes de los
sacerdotes y el pueblo multiplicaron sus infidelidades, siguiendo todas las abominacio-
nes de las naciones y contaminando la casa de Jehová, que Él había santificado en Jeru-
salén. 15 Jehová, Dios de sus padres, les envió sus mensajeros persistentemente, porque
tenía misericordia de su pueblo y de su morada. 16 Pero ellos se burlaban de los mensa-
jeros de Dios, despreciaban sus palabras y hacían escarnio de sus profetas, hasta que la
ira de Jehová estalló contra su pueblo, y ya no hubo remedio. 17 Así trajo contra ellos al
rey de los caldeos, quien mató a espada a sus jóvenes en su mismo santuario, sin perdo-
nar la vida de los jóvenes ni de las jóvenes, de los ancianos ni de los decrépitos. A todos
los entregó en su mano. 18 Asimismo, todos los utensilios de la casa de Dios, grandes y
pequeños, los tesoros de la casa de Jehovah y los tesoros del rey y de sus magistrados,
todo lo llevó a Babilonia. 19 Luego incendiaron la casa de Dios y derribaron la muralla
de Jerusalén. Incendiaron todos sus palacios y destruyeron todos sus objetos preciosos.
20 A los sobrevivientes de la espada, los llevó cautivos a Babilonia, y fueron hechos es-
clavos del rey y de sus hijos hasta el establecimiento del reino de Persia.
Sedequías fue el último rey de Judá, también nos dice el texto que “hizo lo malo
ante los ojos de Jehová” rechazando el mensaje a través del profeta Jeremías y revelán-
dose contra el rey Nabucodonosor (vrs. 11-13). A él se le unieron los principales sacer-
dotes y el pueblo, y todos ellos “contaminaron la casa de Jehová, la cual él había le-
vantado en Jerusalén” (vr. 14). Dios no abandonó a su pueblo y les envió reiteradamen-
te a sus mensajeros (vr.15) pero ellos se reían, menospreciaban sus palabras y se bur-
laban” de ellos (vr. 16).
Es en este contexto (histórico-teológico) donde se produce el desenlace final, los
acontecimientos narrados en el libro de Daniel, miles de habitantes de Judá fueron ase-
sinados, bajo la mano sin piedad de los babilonios. ¿Cuál fue el destino del Templo?
18 Asimismo, todos los utensilios de la casa de Dios, grandes y pequeños, los teso-
ros de la casa de Jehová y los tesoros del rey y de sus magistrados, todo lo llevó a Babi-
lonia. 19 Luego incendiaron la casa de Dios y derribaron la muralla de Jerusalén. In-
cendiaron todos sus palacios y destruyeron todos sus objetos preciosos. 20 A los sobrevi-
vientes de la espada, los llevó cautivos a Babilonia, y fueron hechos esclavos del rey y de
sus hijos hasta el establecimiento del reino de Persia,70

70
Cf. Daniel 1:3 y 6

26
Un príncipe hebreo en el exilio

Todo lo comentado hasta este momento es el trasfondo histórico teológico del li-
bro de Daniel. En 2 Crónicas 71 vemos el Templo profanado desde un concepto diferente
al presentado en Levítico:
a. El santuario del desierto era vigilado por los sacerdotes y levitas, ningún
objeto profanador podía acercarse. El símbolo de la relación del pueblo
con Dios recibía solo aquello para lo que había sido edificado, es decir, la
contaminación penitencial: la ceremonia del día de las expiaciones.
b. En segunda de Crónicas se nos presenta otro panorama: los sacerdotes y
levitas no podían detener los planes de sus dirigentes. El Templo fue so-
metido a un prolongado proceso de profanación, llegando a esa contami-
nación sacrílega.
Veamos el esquema que presentamos a continuación, donde representamos de
forma gráfica el proceso de profanación y restauración que desembocó en la historia
narrada por Daniel en su libro.72
PATRON-PROFANACIÓN-RESTAURACIÓN EN 2ª DE CRÓNICAS
Roboam Asa Asa Joiada Joás Joás Acaz Ezequías Manasés Manasés Josías Joacim Joaquín Zedequías
12: 1, 5, 9 15: 1, 2, 8 16: 1, 2 23: 16-18 24: 4-13 24: 17-22 28: 16-25 29: 3-12 33: 1-7 33: 10-16 34 36: 5-7 36: 9, 10 36: 11-20
29: 15-19 35: 1, 2, 20
P RT P RP RT PG PM RT PG RP RT PM PM PM
1

10 Leyenda:
P Profanación/Contaminación
RT Restauración Total 1 Santuario/Templo en estado de santidad
PM Profanación/Contaminación masiva 10 Santuario/Templo en estado de seria profanación
RP Restauración Parcial
PG Profanación/Contaminación grave

Si miramos detenidamente el esquema que he diseñado, nos encontramos con un


largo proceso de profanaciones y posteriores restauración, es hasta llegar al periodo de
Josías, con su reforma, la siguiente fase engloba a tres reyes, Joacin, Joaquín 73 y Zede-
quías, que fueron profanando de forma gradual y definitiva el templo de Jerusalén. Es

71
Cf., Anexo 2.
72
Esquema adaptado de R. Adams, El Santuario, (Belice: API, 1998), pág. 81.
73
Cf., Dn 1:1.

27
Estructuras y sentido del libro

precisamente durante este periodo de profanación final donde se produce la historia na-
rrada en el capítulo uno de Daniel.

1.3. Esquema general de la sección


1.3.1. Visión global de la sección aramea del libro (2-7)
Para este curso hemos seleccionado la sección histórica74 del libro de Daniel, no
utilizando los capítulos del 8 al 12. Ahora nos vamos a adentrar en una visión general de
esta sección, para tener una noción clara de la estructura en bloques que será objeto de
nuestro estudio. Los primeros siete capítulos podemos dividirlos, temáticamente en tres
secciones:
1) Prólogo histórico- teológico del libro, cap. 1
2) La verdadera adoración versus falsa adoración, caps. 2-4.
3) La ley de Dios versus la ley de los hombres, 75 caps. 5-7.

1.3.2. Estructura quiástica de los capítulos del 2 al 7


Otro acercamiento también importante es la relación que Daniel otorgó a la sec-
ción aramea de su libro. El esquema en inclusión semítica,76que el autor aporta es el
siguiente:
a) Profecía de los reinos (cap. 2).
b) Prueba del creyente (cap. 3).
c) Actuación de Dios (cap. 4).
c’) Actuación de Dios (Cap. 5).
b’) Prueba del creyente (cap. 6).
a’) Profecía de los reinos (cap. 7).
Esta estructura resuelve muchas de las críticas que se han vertido sobre la compo-
sición del libro. Si miramos la sección en conjunto nos damos cuenta enseguida que la
composición literaria está sujeta a un diseño inspirado.
Algunas de las críticas que se han vertido sobre el libro son entre otras, que el es-
crito no guarda un orden, sino que se ve un desorden evidente que pone en tela de jui-

74
Como ya hemos comentado, el primer capítulo fue escrito en hebreo y los capítulo del dos al siete en
arameo, el resto, que quedará excluido del curso, fueron escritos en hebreo de nuevo.
75
Temas importantes para el pueblo de Israel del primer pacto.
76
Inclusión semítica: Composición literaria que comienza y termina de la misma manera. Su estructura es
diferente de la del razonamiento lógico occidental que se compone de introducción, desarrollo (varias
partes con primero, segundo y tercero) y conclusión. En una inclusión, la finalidad de lo que se quiere
comunicar está en el centro. El principio y el final se unen, la segunda y la penúltima parte tienen un
significado muy cercano, lo mismo que la tercera y antepenúltima. Este modo de aproximarse progresi-
vamente al corazón de lo que se quiere decir y luego volver a alejarse también de modo progresivo es
muy utilizado tanto en Biblia como en la literatura hebrea y aramea. Para una mayor explicación sobre
el tema y su importancia en el estudio de los textos bíblicos, cf., J. Davidson, Jonás, el libro visto desde
adentro, (Belice: Publicadora Interamericana, 2003), págs. 22ss.

28
Un príncipe hebreo en el exilio

cio la composición de parte de un único autor,77 sin embargo observando cómo fueron
situadas las historias se puede comprobar que existe un plan determinado para cada una
de ellas.
La secuencia en dos escenas (2-4 y 5-7), con tres capítulos cada una de ellas,
además de unos mismos temas desarrollados en formato de inclusión semítica, da a la
sección una estructura firme y compacta que no debe despreciarse para comprender el
significado. Como veremos en la explicación de cada una de las secciones, los capítulos
que la componen, tienen un tema en común, que lleva en cada caso a una conclusión
específica.
La mentalidad semita expresada a través del esquema quiástico, despeja todas las
dudas sobre la singularidad de la obra. En la mentalidad actual se desarrollan los temas
en un esquema diferente al mundo semita. Nosotros comenzamos con una introducción,
donde se justifican los temas a tratar, una segunda sección que se le suele llamar cuerpo
del escrito, donde se aportan los datos que justifican los temas propuestos en la primera
sección, y en tercer lugar, desarrollamos la conclusión. Sin embargo en la mentalidad
semita, las ideas se trasmiten en paralelos, situando en el centro lo que consideran lo
más importante.
La sección aramea del libro (caps. 2 al 7) fue escrita a través de este método de
escritura, dos profecías en los extremos exteriores (caps. 2 y 7), dos experiencias de los
hijos de Dios (caps. 3 y 6) y dos escenas de actuación de Dios (caps. 4 y 5) como centro
(clímax) de la sección.
Para una correcta compresión del significado de esta sección debemos tener muy
presente estas estructuras y su forma de expresión.
Si miramos atentamente la primera secuencia (a, b, c) está descrita en sentido
lógico, sin embargo, para la hipótesis crítica, la segunda sección (c’, b’ y a’) estaría un
tanto desordenada y procedería de diferentes autores. Una lectura atenta nos indica que
el capítulo 7 está situado en el primer año del reinado de Belsasar. En el otro extremo se
encuentra los detalles narrados en el capítulo 4 que nos habla del final del reinado. Si no
comprendiéramos esta forma de trasmitir el mensaje nos parecería desordenado e inclu-
so incoherente, como le parece a los seguidores de la alta crítica.
Ya nos encontramos en condiciones técnicas y metodológicas de poder adentrar-
nos en esta extraordinaria experiencia espiritual, que ha quedado en la Biblia para cono-
cimiento del pueblo de Dios de todas las épocas.

77
¿Procede la obra de un solo autor, o es producto de una escuela, de la fusión de materiales heterogé-
neos? Cf., el contexto de esta frase en L. A. Schökel y J. L. Sicre, Profetas, t.2, (Madrid: Ediciones
Cristiandad, 1987), págs. 1228-1229. Esta pregunta es planteada por la escuela crítica al encontrar a lo
largo del texto repeticiones, poco lógicas según ellos, en el libro. Sin embargo, la lectura del texto por
medio de la estructura despeja todas las incógnitas.

29
Estructuras y sentido del libro

1.4. La conquista de Babilonia sobre Judá


El libro comienza con una importante descripción de los acontecimientos que
condujeron a los jóvenes hebreos hasta Babilonia. Nos describe un enfrentamiento mili-
tar, con un vencedor y un vencido, (cf., 1:1)
El año tercero del reinado de Joaquín, rey de Judá, llegó a Jerusalén Nabucodo-
nosor, rey de Babilonia, y la asedió.78
Las consecuencias son narradas en el segundo versículo:
Y el Señor entregó en su poder a Joaquín de Judá y todo el ajuar que quedaba en
el templo; se lo llevó a Senaar, y el ajuar del templo lo metió en el tesoro del templo de
su dios.79

a. La invasión

BABILONIA, que significa en ara- JERUSALÉN, en hebreo: fundada en paz.


meo: puerta de los dioses.

Los jóvenes hebreos deportados, pasan de un sistema monoteísta dirigido por Dios
a un estado politeísta, llenos de mitos religiosos. Desde el primer capítulo del libro nos
encontramos con un conflicto de importantes dimensiones.
Esta interpretación está sugerida por la asociación: Babilonia versus Jerusalén. Y
rápidamente confirmada en el propio texto cuando nos menciona en el 1:2: Y los trajo a
la tierra de Sinar. Sinar en un antiguo nombre mítico de la zona donde estaba situada
Babilonia, lugar que aparece precisamente en el episodio de Génesis (cf., Gn 11:2) de la
Torre de Babel: Aconteció que cuando salieron de oriente hallaron una llanura en la
tierra de Sinar, y se establecieron allí.
Desde los tiempos más antiguos, Babilonia, ha representado, en la Biblia, el poder
que existe y actúa en contra de Dios. El relato de Génesis 11, nos relata la primera histo-
ria religiosa contra Dios, pasan de una sola nación, con una sola lengua a otra dimen-
sión que será el origen de las culturas 80 que existen todavía hoy. Haciendo un juego de
palabras en el texto hebreo de Génesis, Babel es explicado en relación a la raíz hebrea
bll: confusión. De esta forma, Babel, que no es otra cosa que el nombre hebreo de Babi-
lonia (en arameo), se ha conservado en la Biblia, como el símbolo de la usurpación del
poder de Dios en la tierra. Los profetas utilizan este término para identificar la amenaza
que supuso Babilonia para Jerusalén.81
Finalmente, el enfrentamiento entre las dos ciudades, con todo lo que representa-
ban cada una de ellas, es la llave para comprender el mensaje del libro.

78
NBE.
79
Ídem.
80
Cf., pie de pág. 3.
81
Cf., Is 14:13-14; Jr 50:17-40; Ez 31.

30
Un príncipe hebreo en el exilio

Con la invasión de Nabucodonosor da comienzo una nueva época en la historia


del pueblo de Israel, nunca más viviría separado de los poderes políticos, nunca más
sería una nación teocrática,82 sino que teniendo que vivir bajo los poderes políticos de
las diferentes épocas, perdió su identidad y su misión.

b. Implicación del Templo


No solo la ciudad y el rey se vieron implicados en la invasión, sino que también lo
fue el Templo 83 de Jerusalén, debo hacer notar que el v. 2 se menciona tres veces el
templo. En cada una de ellas se puede observar una profundización en la profanación
que hizo Nabucodonosor del Templo. Nabucodonosor ha reemplazado al Dios de Judá,
no se puede ignorar las consecuencias religiosas de esta actuación, el ajuar del Templo
ahora forma parte del templo pagano y de sus rituales.
En la sección aramea del libro, el Templo va a jugar un papel importante (cf., 1:2;
5:2). Si recordamos el esquema que he presentado de profanación, como justificación
del contexto histórico-teológico que sustenta el libro de Daniel, debemos de entender
este acto de profanación como el más importante que implica de forma significativa el
sentido de religión que implicaba el Tempo.
El contenido del libro y su significado está marcado por este magno acontecimien-
to.

82
Para G. Ricciotti la deportación a Babilonia (hipótesis que comparto), marca el final de un largo perio-
do e inaugura otro que les llevará hasta la destrucción de nuevo de Jerusalén a manos de los romanos en
el año 70 dC., Estos dos periodos mantienen sus propias características, que en cierto modo es la propia
historia de Israel. Si pudieras simplificar la característica de estas dos etapas se podían resumir con dos
ideas, los pecados de Israel durante la primera etapa (desde el Sinaí hasta Babilonia) estuvieron siempre
en relación con la idolatría, lo que les llevó precisamente, como ya hemos justificado al exilio. La se-
gunda etapa (desde la orden para reconstruir Jerusalén (cf., Dn 9:25-27) hasta la época de Jesús), estuvo
marcada por otra serie de pecados, todos ellos enmarcados en lo que llamaremos legalismo. Sin duda,
pienso, que el trauma del exilio marcó la historia posterior del pueblo y dominó las corrientes interpreta-
tivas de la Biblia y las vivencias del pueblo traumatizado por la experiencia vivida. Precisamente una
visión legalista del AT, es el marco histórico-teológico predominante en la época de Jesús, culminación
de la segunda etapa. Cf., G. H I, págs. 121ss.
83
En la época de la monarquía de Israel se comenzó a utilizar la expresión casa de Dios para identificar el
templo.

31
Prólogo histórico-teológico del libro

Lección 2: Prólogo histórico-teológico del libro


2.1. Introducción
Tal y como ha sido presentado en el capítulo anterior, los jóvenes hebreos han lle-
gado a Babilonia, su nuevo hogar durante décadas siguientes. Tanto el panorama de la
nación como el de sus vidas han cambiado de forma drástica. El contenido del libro nos
mostrará cómo a pesar de las nuevas circunstancias, Dios sigue dirigiendo a su pueblo,
y tiene un plan para ellos.
Los acontecimientos narrados en este primer capítulo del libro quedan enmarca-
dos entre dos acontecimientos importantes descritos en Dan 1:1, ya descritos y en el v.
21: Así continuó Daniel hasta el año primero del rey Ciro.
En el primer versículo se presente el comienzo del cautiverio, con la profanación
sacrílega del santuario, el v. 21 nos identifica el final del cautiverio, 70 años después,
periodo descrito por el profeta Jeremías.
La actuación de Dios no se detiene en la ayuda necesaria para sus hijos en Babilo-
nia, sino que va más allá de su exilio actual, Dios tiene preparada la liberación. La con-
clusión de este primer capítulo menciona al rey asociado en la Biblia con el regreso del
exilio y la salvación, al menos parcial, de Israel (cf., 2Crón 36:21-23).

2.2. Leyendo la Palabra


Leer detenidamente el texto84 del capítulo 1, intentando identificar los diferentes
temas que son presentados para su estudio. Tras la lectura contestar las preguntas a par-
tir del texto a modo de repaso de los ítems sobresalientes del capítulo:
1. En el tercer año del reinado de__________, rey de Judá, vino Nabucodo-
nosor, rey de________, a Jerusalén, y la sitió.
2. El Señor entregó en sus manos a Joacim, rey de Judá, y parte de los utensi-
lios de la casa de Dios; los trajo a tierra de________, a la casa de su dios,
y colocó los utensilios en la casa del _______ de su dios.
3. Entre ellos estaban Daniel, ___________, Misael y _______, de los hijos
de _________.
4. Puso Dios a Daniel en gracia y en buena voluntad con el jefe de los
__________.
5. Te ruego que hagas la prueba con tus siervos durante ______ días: que nos
den legumbres para comer y agua para beber.
6. A estos cuatro muchachos, Dios les dio _____________ e
____________en todas las letras y ciencias; y Daniel tuvo entendimiento
en toda _________ y sueños.
7. Así continuó Daniel hasta el año primero del rey _________.

84
Utilizaremos la RV-95.

32
Un príncipe hebreo en el exilio

2.3. El secreto de las formas


Como ya se ha presentado, las formas de escritura de los semitas deben de ser ob-
servadas con sumo cuidado para reconocer el mensaje del libro. La estructura en quias-
mo del capítulo 1 es la siguiente:

a. Introducción: Judá conquistada por Nabucodonosor. (1-2)


b. En la Universidad de Babilonia. (3-7)
c. Prueba del creyente: la dieta (8-14)
d. Clímax: Intervención de Dios (15)
c’. Prueba del creyente: resultado de la dieta. (16-17)
b’. Al servicio del rey, al terminar sus estudios. (18-20)
a’. Conclusión: Daniel sigue en la corte hasta el reinado de Ciro. (21)

Estudiemos la estructura con la intención de familiarizarnos con ella. A través de


los paralelismos se van desarrollando los temas principales del primer capítulo, con una
idea principal que será desarrollada a lo largo de todo el libro: El sometimiento de los
jóvenes hebreos a las prácticas del país invasor queda atestiguado por el hecho de los
intentos de asimilación propuesto por el rey.
La sección central (clímax) nos muestra como Dios, teniendo en cuenta las nuevas
realidades de sus hijos, traza un plan de protección.

2.4. El Espíritu del texto


Esta sección estará dedicada al análisis de los términos hebreos/arameos, más sig-
nificativos e importantes para la comprensión del significado.
Dos términos hebreos pueden ser identificados como los más significativos para
conocer la estructura filológica del texto. Los presentamos en forma de estructura.

a. 1:2: •!TeYIw: (wayyiTTën)85 entregó ( de la raíz hebrea ntn): El Señor entregó


en sus manos a Joacim, rey de Judá, y parte de los utensilios de la casa de
Dios; los trajo a tierra de Sinar, a la casa de su dios, y colocó los utensi-
lios en la casa del tesoro de su dios.
b. 1:7: ~f,Y"ôw: (wayyäºSem) puso (de la raíz hebrea sam): A estos el jefe de los
eunucos puso nombres: a Daniel, Beltsasar; a Ananías, Sadrac; a Misael,
Mesac; y a Azarías, Abed-nego.

85
Verbo Qal con waw consecutiva, imperfecto 3 persona masculina singular.

33
Prólogo histórico-teológico del libro

b’. 1:8: ~f,Y"ôw: (wayyäºSem) puso: Daniel puso en su corazón no contaminarse


con la porción de la comida del rey ni con el vino que él bebía; pidió, por tan-
to, al jefe de los eunucos que no se le obligara a contaminarse.

a' 1:17: •!TeYIw: (wayyiTTën) entregó. A estos cuatro muchachos, Dios les entregó
conocimiento e inteligencia en todas las letras y ciencias; y Daniel tuvo enten-
dimiento en toda visión y sueños.
En conjunto observamos que hay dos acciones de Dios, identificadas por el verbo
hebreo ntn (entregar), y dos acciones identificadas por el verbo hebreo sam (puso) que
recaen sobre el jefe de los eunucos y sobre Daniel y sus compañeros, protagonistas
humanos de la historia narrada en el prólogo del libro.
El título para Dios es ´ádönäy (mi Señor), la utilización de este título, relacionado
con el contexto propio y las circunstancias, en realidad es un calificativo. El texto nos
dice que el Señor de los hebreos no es Nabucodonosor sino ´ádönäy (mi Señor).

2.5. A través del texto


2.5.1. Judá conquistada por Nabucodonosor (1-2)
Como ya hemos comentado en estos versículos se nos describe el cambio de si-
tuación que sufrió Judá y sus gentes con la invasión86 de Nabucodonosor, una nueva
etapa de características fundamentales da comienzo: El sistema teocrático de la época
anterior a la invasión tenía como soporte tres elementos fundamentales: 1. el Rey, perte-
neciente a la tribu de Judá, 87 2. La ciudad: Jerusalén;88 y 3. el lugar de adoración y cul-
to:89 Templo de Jerusalén. 90 Tres importantes símbolos del sistema teocrático, instaura-
do por Dios para su pueblo.
Y el Señor entregó en sus manos a Joacím rey de Judá, y parte de los utensilios de
la casa de Dios; y os trajo a tierra de Sinar, a la casa de su dios, y colocó los utensilios
en la casa del tesoro de su Dios.91
El lugar de la deportación es Babilonia, llamada en el texto: tierra de Sennaar. 92
Los objetos saqueados del Templo de Jerusalén fueron llevados al templo de Bel-
Marduk, dios de la gran metrópolis.93 Es significativo que la expresión: casa de su dios,
aparezca en el texto un total de tres veces, resaltando así, entiendo, la importancia del
acontecimiento.

86
Dn 1:2-3; cf., 2 Ry 24:1-2.
87
De la que según la historia bíblica vendría el Mesías.
88
Ciudad de paz.
89
Cuando Moisés se encontraba en el Monte Sinaí, Dios le mostró como debía construir el santuario y
sobre todo le mostró la principal utilidad: Me erigirán un santuario, y habitaré en medio de ellos. Con-
forme a todo lo que yo te muestre, así haréis el diseño del Tabernáculo y el diseño de todos sus utensi-
lios. (Ex 25:8-9), el lugar de la presencia de Dios.
90
Cf., R. Backhouse, Manuel Portavoz del templo judío, (Michigan: Editorial Portavoz, 1996).
91
Daniel 1:2.
92
Cf., Gn 10:10 y Jos 7:21.
93
M. Garcia-Cordero, Biblia Comentada, t. III, (Madrid: BAC, 1967), pág. 994.

34
Un príncipe hebreo en el exilio

2.5.2. En la Universidad de babilonia (3-7)


a. El jefe de los eunucos y los jóvenes hebreos
Nada más llegar a la corte invasora, los jóvenes hebreos son puestos bajo la su-
pervisión y formación de los altos funcionarios de la corte, concretamente bajo la super-
visión de Aspenaz,94 jefe de los eunucos95 con la intención de comenzar su formación
superior de los Caldeos para prepararse para entrar al servicio del rey. El programa
académico duraba un periodo de tres años.96 No solo se les enseñaban las letras (un
mínimo de tres lenguas) y ciencias de los Caldeos, sino también, el arte de la adivina-
ción,97 con la intención de que formaran parte de los consejeros del rey. Los tres idio-
mas a aprender eran: sumerio, le lengua sagrada; acadio o babilónico, lengua política
del país, y arameo, lengua del comercio y política internacional.
En relación a las ciencias mágicas de los caldeos, los jóvenes hebreos debían de
ser introducidos en el arte de la adivinación sagrada.98 Debían conocer las técnicas de la
interpretación de las cartas astrales, fueron los babilónicos los que pusieron los primeros
rudimentos de la lectura de cartas. Desde un punto de vista global, el programa acadé-
mico al que debían de ser sometidos los cuatro jóvenes hebreos era esencialmente de
contenido religioso pero de orientación pagana.

b. Comida del Rey


En el versículo 5, el rey da un paso más para su integración: el rey determinó
(verbo hebreo wayeman: determinó) de forma personal el menú de los jóvenes. Hay una
curiosidad en la utilización de este verbo, siempre que aparece en el AT tiene por sujeto
a Dios y en el contexto de la creación. 99 La utilización de este verbo y en este contexto,
cuyo sujeto es Nabucodonosor determinando el menú que ellos debían comer, indica
que el Rey tomaría el lugar de Dios.
La asociación carne y vino, aparece generalmente en el AT, e incluso en las cultu-
ras del Medio Oriente de la época, para identificar la comida ritual del culto de adora-
ción,100 participar de esta comida significaba aceptar y participar del culto pagano y
reconocer, por lo tanto, al rey Nabucodonosor como su dios. 101

94
Probablemente un nombre de origen persa, que podría significar nobleza.
95
El término hebreo saris (trad: eunuco), no significa en todos los casos que se refiera a una persona
castrada. El mismo término es utilizado en Gn 39:1 cuando se habla de Potifar y este estaba casado. Lo
que nos podría indicar que aunque eran los jefes de los eunucos, ellos mismos no tendrían por qué serlo.
La cuestión sería entonces si Daniel y sus compañeros fueron sometidos a un proceso de castración. El
contexto nos indicaría que con muchas posibilidades si fueron castrados (Cf., Is 39:7). Cf., Flavio Jose-
fo, Antigüedades, 10:1.
96
Cf., Platón, Alcibíades, I, 37; Jenofonte, Ciropedia, I, 2, sobre el tiempo de la educación y formación en
la corte Babilónica.
97
M. Garcia-Cordero, op. cit., pág. 994.
98
Término que no aparece nunca en la Biblia para referirse a Dios ni a la creación ni a los seres humanos.
En la Biblia los objetos creador pueden ser santos, pero nunca sagrados, se emplea solo para las religio-
nes paganas.
99
Cf., Jonás 2:1; 4:6-8.
100
Cf., Deuteronomio 32:38.
101
Según las religiones orientales antiguas, el rey era una divinidad.

35
Prólogo histórico-teológico del libro

La expresión que se traduce por…se presentaran delante del rey, es una expresión
bíblica que indica la ceremonia de separación para el sacerdocio.102 Terminados el pe-
riodo de formación, los jóvenes debían ser llevados ante el rey. Los hebreos deportados
no deberían ser solamente adoctrinados, sino que igualmente, debían cambiar su menta-
lidad y convertirse al culto pagano.

c. Resolución jefe de los eunucos


Para marcar definitivamente el proceso de autoridad, se les cambio el nombre. 103
El texto nos dice que: a estos el jefe de los eunucos puso (sam) nombres, lo que indica
en primer lugar un signo de autoridad, y en segundo lugar un intento claro de asimila-
ción. Los nombres en hebreo era, según la costumbre señalada en el texto original: teó-
foros: Daniel que en hebreo significa: mi Dios es mi juez, se le puso el nombre babilóni-
co de Belsasar, que significa: que Bel104proteja tu vida. Ananías que en hebreo signifi-
ca: gracias de Yaweh, se le puso el nombre babilónico de Sadrac que significa: orden
de Aku.105 Misael que en hebreo significa: que es lo que Dios es, se le puso el nombre
de Mesac, que significa: que es lo que Aku es. Azarías que en hebreo significa: Yaweh
ha ayudado, se le puso el nombre de Abd-nego, que significa: servidor de Nego. 106 Con-
forme a la costumbre, se les cambiaba los nombres hebreos por nombres, igualmente,
teóforos de sus divinidades.107

2.5.3. Prueba del creyente (8-14)


La reacción y resistencia a la asimilación de los cuatro cautivos no se hace espe-
rar, la forma de escribir los nombres en el texto hebreo es la respuesta de Daniel al in-
tento de identificación con sus dioses propuesta por el rey a través del jefe de la guardia.
Debemos de fijarnos cuidadosamente en el texto para darnos cuenta de la sutiliza de
Daniel al escribir el acontecimiento, y como actúa contra todo intento de asimilación. Si
comparamos los nombres en el texto hebreo escrito por Daniel y lo comparamos con los
nombres babilónico, nos daremos cuenta de un detalle significativo, en el texto bíblico
el elemento que identifica a la divinidad ha sido sistemáticamente deformado:

En lugar de Belsasar,108 Daniel escribe su nombre añadiendo una t: Beltsasar,


trasformando intencionadamente el nombre del dios Bel. En lugar de Shada Aku, Daniel
escribe el nombre de SadraK, reduciendo el nombre del dios Aku y dejando solo la letra
K. En lugar de Musalim-Marduk, Daniel escribe el nombre de Mesak, el nombre del

102
Cf., 2 Crónicas 29:11: Hijos míos, no os engañéis ahora, porque Jehová os ha escogido a vosotros
para que estéis delante de él y le sirváis, seáis sus ministros y le queméis incienso.
103
En la mentalidad hebrea el nombre identifica la personalidad, es muy corriente en el AT que una mis-
ma persona reciba varios nombres a lo largo de su vida, según las circunstancias personales y puntuales.
El nombre, lejos de ser una designación convencional, expresa para los antiguos el papel de un ser en
el universo. Dios da cima a la creación poniendo nombre a todas las criaturas (…), Los hombres, a su
vez, propenderán a dar nombre a dar un nombre significativo a lugares importantes. CF., VTB, pág.
590.
104
Título principal del dios marduk, el principal dios babilónico.
105
El dios sumerio de la luna.
106
Nombre del dios de la sabiduría Nabi.
107
El significado de los nombre babilónicos ha sido cotejado de M. Garcia-Cordero, op. cit, pág. 994.
108
Cf., Dn 5:1, ver la diferencia como Daniel escribe el nombre del rey y como escribe el suyo.

36
Un príncipe hebreo en el exilio

dios Marduk ha sido reducido, igualmente a la letra K. En lugar de Ardi-Nabu, Daniel


escribe Abed-nego, Abed es la traducción hebrea del término babilónico Ardi, que sig-
nifica servidor, y Nego, donde la letra b ha sido sustituida por g, la siguiente en el alfa-
beto hebreo.109
Con esta sonoridad, los nombres de los dioses babilónicos pierden su propia iden-
tidad y no pueden ser reconocidos a través de los nombres, y con ello, los jóvenes
hebreos resisten la asimilación propuesta por el rey como dios de la religión babilónica.
Pero su fidelidad a Dios pasa igualmente por tomar una actitud frente a la dieta
que el rey le ha impuesto.

a. La comida a las divinidades


Daniel propone (sam)110 en su corazón no aceptar la comida ordenada por el rey.
Con este juego de palabras, entre el versículo siete y ocho, Daniel muestra que no
acepta el plan de asimilación de la religión pagana preconizada por el rey. Y solo acep-
taran una comida que no tenga nada que ver con los actos cúlticos propuestos. Por lo
tanto el rechazo no tiene un origen alimenticio sino religioso. Esto se deja ver en su pre-
ocupación, nos dice en el texto: de no mancharse, un término utilizado dentro del cam-
po religioso y nos lleva directamente al contexto de levítico de alimentos prohibidos
para los hebreos.111
De otro lado, la frase que Daniel utiliza para identificar el menú que comerán, es
un recuerdo del menú de la Creación que Dios otorgó en un principio a la raza humana,
esta expresión legumbres112 para comer es utilizada en Génesis 1:29, al utilizar el mis-
mo lenguaje está mostrando su adhesión a Dios, no como rey sino como Creador.

b. El jefe de los eunucos (1:10-11)


El jefe de los eunucos presenta sus recelos sobre la cuestión que los jóvenes
hebreos le presentan, pues temía no solo por la vida de ellos, sino por su propia vida.

c. Comida de Dios (1:12)


La propuesta de la comida queda excluida aquella que era presentada a los dioses.
Daniel nos aporta la idea de que la fe no tiene solamente relación con el alma, sino que
también incluye el alimento para el cuerpo. La primera de las pruebas a las que son so-
metidos los jóvenes hebreos, es de orden alimenticio, como había ocurrido otras veces
con anterioridad. Daniel no es diferente a otros personajes de la antigüedad que tuvieron
que decidir sobre la misma naturaleza de acciones.

109
M. Garcia-Cordero, op. cit, idea cotejada de este autor, pág. 994.
110
Cf., Dn 1:7, donde aparece el mismo término aplicado a una decisión del jefe de los eunucos.
111
Cf., Lv 11:29-40.
112
El término traducido por legumbres, viene de la raíz hebrea “zra” que significa: semilla, este término
identifica cereales, frutas, legumbres. DBHE.

37
Prólogo histórico-teológico del libro

d. Noción de tiempo (1:14)


Durante diez días, los jóvenes hebreos se pusieron a prueba, confiaron en Dios,
por la simple razón que diez días es un periodo de tiempo insignificante para la repercu-
sión que se desprende de ello.

2.5.4. Clímax de la narración: Intervención de Dios (15)


Por la rapidez de los efectos, debemos entender que Dios actuó a favor de la fide-
lidad de sus hijos, diez días no es un periodo suficiente para que se puedan comprobar
los efectos de la decisión de los jóvenes sino es el resultado de una intervención de
Dios.

2.5.5. Prueba del creyente (16-17)


La primera mención de Dios se hace de forma negativa, describiendo un hecho
por el cual su pueblo perdería su libertad: entregando al rey, la ciudad y los utensilios
del templo. En el capítulo primero solo se menciona dos veces a Dios, en los textos que
estamos mencionando al principio, la segunda vez es una acción positiva, dentro de la
situación que se desprende del versículo 2, el capítulo nos presenta una escena dentro de
la primera, aunque Dios permitió la invasión, no abandonó a su pueblo, sino que sigue
con ellos. Es Dios quien les da la sabiduría, no los dioses paganos del pueblo invasor.
La situación a la que llegan los hebreos no es por su entrenamientos en la universidad
Babilónica, sino que es el resultado de la gracia que viene de lo Alto. El resultado queda
atestiguado en el v. 20, fueron encontrados 10 veces superiores al resto de los alumnos
que se graduaron con ellos.
Daniel no escoge estos alimentos como algo mágico (que sí que lo era para los
babilonios), sino como un acto de fidelidad a su Dios, es una obra de fe y no una obra
justa. Daniel y sus compañeros sufrieron un acto de fe y eso fue lo que les salvó. El tex-
to nos dice que el conocimiento, la inteligencia y la sabiduría son producto de la provi-
dencia, no de la comida.
Al mismo tiempo esta lección del acto que Dios realizó, nos habla de la naturaleza
del hombre: un ser indivisible, que cada una de sus acciones repercuten en todo lo que
es, al situarse el hombre, en la esfera de Dios, recibe todas las bendiciones.
En la introducción Dios, había entregado (heb: ntn) al rey, la ciudad y los utensi-
lios del templo al Nabucodonosor. En la conclusión, Dios entrega (heb: ntn) a los jóve-
nes hebreos: conocimiento e inteligencia en todas las letras y las ciencias, y a Daniel
además entendimiento en toda visión y sueños.113 Se emplea el mismo término hebreo
para indicar la simetría de dos situaciones vividas por los deportados.

2.5.6. Al servicio del rey, al terminar sus estudios (18-20)


La historia está llegando a su final, han pasado los tres años que duraba la forma-
ción de los jóvenes, es el momento de presentarse delante de Nabucodonosor, para rea-

113
El propio libro de Daniel es la aplicación de los dones que Dios le dio al profeta.

38
Un príncipe hebreo en el exilio

lizar la ceremonia de ordenación sacerdotal prevista por el rey, 114 fueron llevados delan-
te del rey y pudo comprobar las diferencias en ellos.
El rey pudo observar la preparación que estos jóvenes habían adquirido durante el
periodo de formación universitaria. Es el momento del examen oral como evaluación
del aprovechamiento académico de todo este tiempo. La intervención de Dios en sus
vidas, les hizo más sabios que los profesionales de la sabiduría del reino.

2.5.7. Conclusión: Daniel sigue en la corte hasta el reinado de Ciro (21)


El recorrido histórico de Daniel en la corte está atestiguado por este versículo has-
ta que se dio la orden para volver a casa, Ciro está relacionado en la Biblia con la re-
construcción de Jerusalén y la vuelta del exilio. 115

Conclusión
El estudio del primer capítulo del libro de Daniel nos sitúa sobre varias pistas im-
portantes para comprender los capítulos siguientes. En primer lugar (cf. V. 17) Dios le
dio a Daniel y a sus compañeros conocimiento e inteligencia en todas las letras y las
ciencias y a Daniel, además, entendimiento en toda visión y sueños. El resto del libro es
la aplicación del ministerio que Dios le dio a Daniel, aplicando ese regalo de Dios en la
interpretación de los sueños y de las visiones que veremos, aunque de forma parcial en
los capítulos siguientes.
La primera de las historias que vamos a estudiar a lo largo de este curso nos desa-
rrolla un esquema de relaciones con Dios que va a ser la aportación más importante del
libro de Daniel, de la lectura del primer capítulo sacamos las siguientes ideas:
a. El creyente fiel a Dios, no vive en una sociedad que le sea propia para des-
arrollar su relación con Dios.
b. Los poderes políticos y culturales que representan a esa sociedad ponen a
prueba a los verdaderos hijos de Dios.
c. Los creyentes en Dios deciden seguir fieles a Dios a pesar de las circuns-
tancias contrarias en las que viven.
d. Después y bajo el único criterio Omnisapiente de Dios, actúa a favor de
ellos. Reivindicando a sus seguidores.
Este esquema en cuatro fases será presentado en las diferentes escenas que estu-
diaremos a lo largo de este curso. Debo de hacer notar que la tendencia natural del ser
humano es a invertir los puntos b y c, pero la verdadera relación con Dios nos lleva a
través de la fe a decidir a favor de Dios poniendo nuestras vidas en sus manos, inde-
pendientemente de las decisiones de Dios.

114
Cf., Comentario al v. 5.
115
HI, pág. 16.

39
Profecía de los reinos (1)

Lección 3: Profecía de los reinos (1)


3.1. Introducción
A partir de ahora el idioma utilizado por Daniel en esta sección es el arameo.
Cuando el periodo de formación de los cuatro jóvenes hebreos finalizó era el momento
de comenzar una larga andadura en Babilonia, que se desarrollaría en la vida cotidiana
de la corte, del todopoderoso rey Nabucodonosor.
Ahora ha llegado el momento de que el Dios de Israel pueda ser mostrado a la na-
ción más importante de la tierra en ese momento. Ese Dios que habita en los cielos se
va a manifestar a través de la experiencia de vida diaria de los cuatro protagonistas del
libro. Jóvenes que tendrán que decidir en repetidas ocasiones su fidelidad a Dios.
Tal y como hemos presentado en la introducción, en la sección aramea del libro
podemos identificar dos grandes escenas que fueron diseñadas y trasmitidas por la ins-
piración a través del método de paralelismo semítico, quedando de la siguiente forma,
basado en dos importantes actividades de la vida del creyente:

a. Verdadera adoración versus falsa adoración (2-4)


a) Profecía de los reinos (cap. 2).
b) Prueba del creyente (cap. 3).
c) Intervención de Dios (cap. 4).

b. Ley de Dios versus ley de los hombres (5-7)


c’) Intervención de Dios (Cap. 5).
b’) Prueba del creyente (cap. 6).
a’) Profecía de los reinos (cap. 7).116
Dos capítulos se han redactado con la intención de mostrar el pre-conocimiento de
Dios de la historia (caps. 2 y 7), al revelar, en sueños o visiones, ese conocimiento, se
produce una reacción de los reyes (caps. 3 y 6), donde los seguidores de Dios se ven
sometidos a pruebas muy duras en sus vidas, finalmente (caps. 4 y 5) se muestra una
intervención de Dios a favor de sus hijos. El esquema, como ya fue comentado, se man-
tendrá de forma constante a lo largo de toda la sección del libro.
En este capítulo damos comienzo al estudio de la primera serie (caps. 2-4), se pro-
longará más allá de un capítulo, por cuestiones de espacio, pero mantendremos en todo
momento las relaciones internas de los tres capítulos.
Según el esquema que hemos presentado en la conclusión del capítulo 2, ahora
nos encontramos en la primera sección con un esquema espiritual:

116
Es preciso recordar la importancia de este esquema para comprender el sentido en conjunto de los
capítulos que he seleccionado del libro. La estructura en paralelismo semítico, aporta un soporte escritu-
ral de una belleza y de una lógica extraordinaria, que vista en su conjunto nos permitirá conocer el plan
de Dios para sus hijos.

40
Un príncipe hebreo en el exilio

a. El creyente fiel, a Dios no vive en una sociedad que le sea propia para des-
arrollar su relación con Dios.
b. Los poderes políticos y culturales que representan a esa sociedad ponen a
prueba a los verdaderos hijos de Dios.
c. Los creyentes en Dios deciden seguir fieles a Dios a pesar de las circuns-
tancias contrarias en las que viven.
d. Después y bajo el único criterio Omnisapiente de Dios, actúa a favor de
ellos. Reivindicando a sus seguidores.

3.2. Leyendo la Palabra


Leer detenidamente el texto del capítulo 2, intentando identificar los diferentes
temas que son presentados para su estudio. Tras la lectura contestar las preguntas a par-
tir del texto a modo de repaso de los ítems sobresalientes del capítulo:
1. En el ______________ año del reinado de Nabucodonosor, tuvo Nabuco-
donosor sueños, y se turbó su espíritu y se le fue el sueño.
2. Para que pidieran misericordias del Dios del cielo sobre este misterio, a fin
de que Daniel y sus compañeros no perecieran con los otros ________ de
Babilonia.
3. ¿Qué significa Babilonia? _________________.
4. ¿Qué significa Jerusalén? __________________.
5. La cabeza de esta imagen era de _________ fino; su pecho y sus brazos,
de __________; su vientre y sus muslos, de__________. sus piernas, de
hierro; sus pies, en parte de hierro y en parte de _________ cocido.
6. En los días de estos __________, el Dios del cielo levantará un reino que
no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará
y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para _________.
7. Ciertamente el Dios vuestro es Dios de ___________, Señor de los reyes y
el que revela los misterios, pues pudiste revelar este ___________.

3.3. El secreto de las formas


Como ya se ha presentado, las formas de escritura de los semitas deben de ser ob-
servadas con sumo cuidado para reconocer el mensaje del libro. La estructura en quias-
mo del capítulo 1 es la siguiente:

41
Profecía de los reinos (1)

a. Introducción: Los sueños de Nabucodonosor. (1)


b. Los magos no pueden interpretar los sueños. (2-13)
c. Daniel y Arioc: Daniel ante el rey (14-16)
d. Clímax: El Dios del cielo revela los sueños (17-23)
c’. Daniel y Arioc: Daniel ante el rey. (24-25)
b’. Daniel relata y explica los sueños. (26-45).
a’. Conclusión: Nabucodonosor adora a Dios. (46-49)

Estudiamos la estructura con la intención de familiarizarnos con ella. A través de


los paralelismos se van desarrollando los temas principales del segundo capítulo, con
una idea principal: El Dios del cielo revela los sueños, que será desarrollada a los largo
del capítulo. Como veremos es a través de este acto por el que el rey pagano conoce al
Dios verdadero.

3.4. El Espíritu del texto


Esta sección estará dedicada al análisis de los términos arameos, más significati-
vos e importantes para la comprensión del texto. Varios términos importantes deben de
ser conocidos:

a. 2:1: tAm+l{x] (Hálömôt)117 sueños (de la raíz aramea Hálöm).


b. 2:1: ~[,P'ät.Tiw:> (waTTitPäº`em) se turbó, literalmente: golpeo de los
pasos (de la raíz aramea titpaem).
c. 2:19 yli_g] (gálî)118 revelado (de la raíz aramea gálih). Término con
una presencia importante en los diferentes capítulos del libro. Se
contrasta la capacidad de Dios para revelar, frente a la incapacidad
de los magos babilónicos para hacerlo.
d. 2:18 hz"ßr" (räzâ) secreto, misterio (de la raíz aramea z"ßr) término
importante del capítulo, es utilizado un total de ocho veces, reapa-
recerá en 4:6.
e. 2:31: am'’l.c; (cülëm) imagen (de la raíz cülëm). Término en oposi-
ción a ls,p,ä’ (peºsel) ídolo, no tienen el mismo significado. Este
término aparece por primera vez en Gn 1:26-26. La diferencia de
significado hay que tenerla en cuenta para conocer el sentido del
término.

117
Sustantivo común, femenino singular constructo.
118
Verbo Piel perfecto 3 persona masculino singular.

42
Un príncipe hebreo en el exilio

f. 2:44: •~yqiy> (yüqîm) levantó (de la raíz yqm). Término que propor-
ciona la relación de los capítulos 2 y 3.

3.5. A través del texto


3.5.1. Los sueños de Nabucodonosor (1)
Tres años, aproximadamente en el año 603 aC.,119 (cf., 1:18-19) han pasado desde
la llegada de los cautivos de Jerusalén, ha terminado el periodo de formación de los de-
portados, el capítulo nos muestra a los cuatro jóvenes ejerciendo en la corte, como parte
de la clase dirigente llamada caldeos. Al igual que el capítulo primero, este comienza
también con una escena de crisis que será el hilo conductor de toda la escena.
Nabucodonosor se encuentra atrapado entre la certeza de que ha estado soñando y
la realidad de no recordar el sueño y su interpretación. Según las creencias de la época
(contexto histórico-teológico de Nabucodonosor), si un hombre se olvida de su sueño,
esto quiere decir que su Dios está enfadado con él.120
Si Nabucodonosor no tenía acceso al sueño y a la interpretación, sentía que el co-
municado de los dioses no estaba a su disposición, lo que produce la crisis a vida o
muerte que es narrada en los versículos posteriores.

3.5.2. Los magos no pueden interpretar los sueños (2-13)


a. Tres diálogos: Nabucodonosor-caldeos
En esta segunda sección del capítulo se desarrolla la gran crisis en palacio. La pe-
tición del rey pone en marcha el entramado con un fin dramático. El versículo 3 nos
dice literalmente: mi corazón golpea muy fuerte para conocer el sueño. Interpretar sue-
ños era el oficio de aquellos adivinos. Era un oficio regulado y a la vez exclusivo de las
clases privilegiadas, no tenían acceso a ello las diferentes clases sociales restantes, esta-
ba reservado en exclusiva para los consejeros del rey.
Diferentes conversaciones121 son presentadas en el capítulo, en esta sección apare-
cen tres diálogos, que van desarrollando la intensidad de la crisis palaciega. Nabucodo-
nosor se acuerda que ha soñado, siente confusamente que este sueño es importante, pero
ha olvidado su sueño, ¡que misteriosa paradoja!, si ha olvidado el sueño ¿cómo sabe
que es importante y porque está tan ansioso de conocerlo? Nabucodonosor sabe que su
sueño es importante porque lo ha tenido muchas veces. La palabra sueños es utilizada
en el v. 1 en plural, esta repetición del mismo sueño es por cierto extraña, y aun cuando
lo ha olvidado, esta coincidencia basta para alentar al rey y advertirle del carácter so-
brenatural del sueño. A esto le sigue otra pregunta: si Nabucodonosor, ha recibido el
sueño varias veces, y si ha comprendido su importancia ¿Cómo puede ser que lo olvida-
ra?
119
Seguimos las propuestas de fechas adoptadas para este curso.
120
L. Oppenhaim, Le rêve, son interprétation dans la Proche-Orient ancien, (Paris: Ed. Horizons de
France, 1959), pág. 122.
121
En la narrativa hebrea se utilizan trascripción de las conversaciones con la intención de acercarnos a
los acontecimientos. Cf., Gn 22.

43
Profecía de los reinos (1)

Este olvido se explicaría en primer lugar con relación al mismo Nabucodonosor.


El rey ha olvidado el sueño precisamente porque se ha turbado su espíritu con él. Es
decir, el rey ha comprendido el mensaje de los dioses, pero esta revelación le ha espan-
tado tanto que huye con el olvido, rehusando así hacer frente a la realidad que adivina
amenazadora. Esta explicación de orden psicológico es confirmada más tarde por Daniel
mismo, quien especifica que este sueño ha sido dado con el fin de permitir a Nabucodo-
nosor conocerse así mismo: porque tú conoces los pensamientos de tu corazón (v. 30).
A esta razón se le añade otra de orden sobrenatural, es Dios quien estaría en el origen de
este olvido. El hecho de no acordarse de un sueño era interpretado como un signo de
que provenía de los dioses: si un hombre no se acuerda del sueño que ha tenido, signifi-
cará que sus dioses están en cólera con él.122 Este carácter de revelación es señalado en
dos ocasiones por los caldeos: no hay nadie en la tierra que puede declararlo y van a
reconocer: excepto los dioses cuya morada no está con los hombres (v. 11), lo que viene
a confirmar que solo una revelación que viene de lo alto permitirá hacer conocer este
sueño.
Daniel mismo le remarca al rey: lo que el rey demanda, es decir, la revelación y la
explicación del sueño que ha sido olvidado, es un secreto que los sabios, los magos y
los adivinos no son capaces de descubrir al rey, pero en los cielos hay un Dios que reve-
la los secretos (vv. 27-28), en efecto, este olvido debía proporcionar al rey y a todos los
demás la prueba misma de que su sueño era una revelación de lo alto, y no el efecto de
fantasmas subjetivos. Su sueño es ciertamente un mensaje de los dioses, pues ningún
otro tiene solución al problema. Desde entonces, el olvido del rey será utilizado como
un misterio de objetividad, una prueba que se permite juzgar la calidad de los candida-
tos a la interpretación: “decirme el sueño y sabré si sois capaces de darme la explica-
ción” (vr. 9). Ninguna ayuda susceptible de encaminarles a partir de la cual pudieran
especular les será dada. Nabucodonosor no se contentará con una simple explicación de
astrólogos profesionales, quiere conocer la explicación del sueño.

b. Sentencia de Nabucodonosor (13)


Se publicó, pues, el edicto de que los sabios fueran llevados a la muerte; y busca-
ron también a Daniel y a sus compañeros para matarlos.
De la necesidad de conocer el sueño y su interpretación se pasa al enojo del rey
dictando la sentencia de muerte para todos ellos.

3.5.3. Daniel y Arioc: Daniel ante el rey (14-16)


En cierto modo la crisis salpica incluso a los jóvenes hebreos que habían sido in-
cluidos en el grupo de los magos de la corte, la sentencia del rey sobre los magos les
implica también a ellos. Daniel interroga a Arioc sobre la naturaleza de la sentencia del
rey, Daniel como consecuencia pidió tiempo al rey y que la mostraría el significado del
sueño.

122
L. Oppenhaim, op. cit, pág. 122.

44
Un príncipe hebreo en el exilio

La gran diferencia en el proceso de adivinación que el libro de Daniel quiere ex-


presar está en el método de adivinación, Daniel busca en la fuente de sabiduría absoluta
resolver su problema.

3.5.4. Clímax de la narración: Dios revela los sueños (17-23)


Con las experiencias vividas en esta sección llegamos a través de la estructura
quiástica del capítulo, a la sección más importante, todo el contenido del capítulo de-
pende de estos versículos.
El procedimiento utilizado por Daniel debe de ser remarcado, mientras sus com-
pañeros seguían métodos de interpretación basados en técnicas aprendidas, Daniel utili-
za otro método diferente: para que pidieran misericordias del Dios del cielo sobre este
misterio, a fin de que Daniel y sus compañeros no perecieran con los otros sabios de
Babilonia (v. 18). Daniel se retira con sus compañeros a orar al Dios de los cielos (lite-
ral), donde encuentra los métodos de interpretación necesarios para salvar su vida y la
de todos sus compañeros.
Frente a la severidad de las palabras del rey, el texto nos dice que Daniel habló
sabiamente y prudentemente (v. 14). Daniel, se retira con sus compañeros a orar, esta es
la primera oración del libro, todas las características de la oración están contenidas
aquí:
a) no es mecánica, sino que es el resultado del hábito del culto cotidiano
b) no es teatral, hecha por el deseo de agradar a la asamblea, o por la creencia
más o menos supersticiosa que cuanto más bonitas palabras hay, más posi-
bilidades tiene de ser entendida
c) no busca más que la comunicación con el Dios del cielo, porque Dios
habla.
Es un grito de súplica ronco y forzado, pues Daniel y sus compañeros están ame-
nazados de muerte, ora para tener una respuesta. La oración se ha comprendido mal, si
se reduce a un simple ejercicio de piedad con valor psicológico contestando a los deseos
del hombre. La oración es esencialmente el encuentro con una verdadera persona. La
oración es para que Dios le revele el misterio (ara., raz).123 Este término domina el capí-
tulo, en ocho ocasiones es utilizado,124 se entiende que es un secreto que Dios tiene que
revelar a Daniel.
Dios contesta la oración de Daniel. El secreto del rey le fue revelado en visión du-
rante la noche (v. 19). El mecanismo de esta revelación no se le escapa a Daniel. El
profeta hebreo no tiene acceso al secreto por medio de técnicas particulares, gracias a la
superioridad de su sabiduría, Daniel sabe que no está cualificado, no es que haya en mi
una sabiduría superior a lo de todos los vivientes (v. 30), igualmente, la oración de sus
compañeros también es mencionada (v. 18).

123
Cf., Dn 2:18.
124
Volverá a aparecer en Dn 4:6.

45
Profecía de los reinos (1)

El proceso (desarrollo) se describe de arriba abajo, y no de abajo arriba, es en


este movimiento de descenso donde radica la superioridad de Daniel con respecto a la
concepción mágica de los caldeos. Para los caldeos todo sucede abajo, en el nivel de la
técnica, de ahí su insistencia en conocer el sueño. Para ellos es imposible tener acceso a
los dioses de lo alto: salvo los dioses, cuya morada no es con la carne (v. 11). Daniel en
cambio, no tiene necesidad de especular con el origen de la interpretación: ora al Dios
del cielo referente al secreto del rey (v. 1). Para los magos es imposible tener acceso al
Dios del cielo, este Dios es lejano y sin significado para la religión de Babilonia, pero
Daniel, reconocerá que ese Dios del cielo es el que revela los misterios (v. 28).
Es significativo señalar que la expresión Dios del cielo,125 que es una frase clave
en todo el libro, está generalmente asociada a la palabra secreto. Esta relación es com-
prendida por los caldeos en sentido negativo, mientras que para Daniel tiene un sentido
positivo. Cada vez que esta asociación aparece es siempre para señalar el control de
Dios sobre la historia. 126 El Dios de Daniel, en oposición al de los Caldeos, no perma-
nece confinado a sus dominios, indiferente al devenir de la historia, sino que revela los
secretos, el Dios que desciende y se comunica con el hombre.
Después de haber pedido a Dios la sabiduría necesaria para conocer el misterio del
rey, Daniel alaba a Dios. El centro de la estructura del capítulo (clímax) nos estructura
todo el pensamiento que Daniel nos ha querido trasmitir, solo Dios conoce el trascurso
de los acontecimientos.

3.5.5. Daniel y Arioc: Daniel ante el Rey (24-25)


Daniel ha sido bendecido por el Dios de los cielos y ahora está en disposición de
comunicar al Rey lo que Dios le ha revelado. De inmediato Arios comunica al rey que
ya dispone a través de un varón de los deportados de Judá, el secreto del rey. El propio
Daniel es salvado de la muerte, aunque no es nada más que un beneficio secundario,
permite perpetuar la restauración de Dios para su pueblo.

3.5.6. Daniel relata y explica los sueños (26-45)


Lo que no había sido posible para los veteranos intérpretes, lo ha sido para Daniel
(cf., 1:17).
Es fácil comprender, desde el principio que el sueño del rey es de naturaleza
profética. El verbo arameo hzh, traducido por mirar, es el término técnico que designa
en el AT la visión sobrenatural de la profecía. 127 En nuestro texto, este verbo indica dos
etapas del sueño. El primer tu mirabas (v. 31) introduce una estatua majestuosa hecha
de cuatro metales presentados en orden decreciente desde la cabeza de oro puro hasta
los pies de hierro y arcilla. El segundo tu mirabas (v. 34) introduce la destrucción de la
estatua, bajo el efecto de una piedra desprendida, la cual llega a ser un gran monte sobre
toda la tierra.

125
En arameo está en plural: Dioses de los cielos.
126
Cf., 2:27-30; 4:36, 44-45; 23, 24.
127
Cf., Is 1:1, 2:1, 13:1, Am 1:1, Mq 1:1, Hab 1:1, Ez 13:6, Dn 8:13, 15, 26 etc…

46
Un príncipe hebreo en el exilio

El sueño va más lejos de los propios dominios históricos de Nabucodonosor, parte


del presente histórico del propio rey para desarrollarse hasta el fin. Sin duda, la explica-
ción del sueño se desarrollará paso a paso en relación con el devenir de la historia. En
realidad, el lenguaje de la visión es ya suficientemente explícito para el rey, e igualmen-
te probable que los astrólogos tuvieran acceso al significado.
En el contexto del Medio Oriente de la época de Daniel, el símbolo de una estatua
(~leîc. cülëm)128 de hombre era utilizada para mostrar el destino del mundo.129 Es im-
portante situarnos en el contexto histórico-teológico de la palabra cülëm, en la Biblia
que conocía Daniel, este término está relacionado con la creación de Dios. Si recorda-
mos el texto de Génesis 1:26-28 utiliza el término cülëm en relación al ser humano
creado. Utilizarlo ahora en otro contexto diferente nos debe de proporcionar una idea
importante: la estatua es situada en Daniel en sustitución de lo que fue el sentido pri-
mero de la creación de Dios.
El sueño de Nabucodonosor muestra la realidad de la nueva situación: el pueblo
de Dios viviría sometido durante todo el periodo de duración del sueño, indicando que
habría históricamente siempre un pueblo opresor, un remanente que actuaría con otra
cülëm contra el pueblo de Dios hasta el final. Daniel y sus compañeros son el prototipo
de creyentes que señalan a los seguidores de Dios a lo largo del mismo periodo
El número cuatro, tenía un significado relevante: identificaba la totalidad de la
dimensión terrestre.130 En esta fase, era relativamente fácil comprender el significado
del sueño y observar que dos categorías opuestas fueron presentadas aquí: a) El orden
terrestre de los metales que recorre los versículos 31-33.131 b) Y el orden de la piedra
que recorre los versículos 34-35.132
El único misterio que queda por interpretar es el de la piedra,133 a la cual se le de-
dica en el sueño y en la interpretación un lugar predominante.

a. El orden terrestre de los metales

1. La cabeza de oro
Nabucodonosor no tenía necesidad de la explicación de Daniel, de que la cabeza
de oro le representaba. Algunas evidencias le señalaban. El orden decreciente de los
metales a medida que se iba descendiendo desde la cabeza a los pies. Después el relato
de los acontecimientos sucesivos que señalan la destrucción de la estatua, es otra de las
evidencias que indicaba un proceso cronológico. Le era, pues posible deducir, que la

128
Cf., 2:31.
129
L. A., Schökel y J. L., Sicre, op. cit., pág. 1237, comentan: una estatua significa aquí la proyección del
tiempo.
130
Cf., Dn 7:2, 11:14; Ex 37:9. Cf., G. Duchesne, La religión de l’Iran Ancien, (Paris: PUF, 21962), pág.
212.
131
Con un total de treinta y siete palabras en arameo.
132
Con un total de cuarenta y siete palabras.
133
En la mentalidad semita la roca designa lo sólido, la montaña, la estabilidad, cf., Gn 49:26, Hab 3:6.

47
Profecía de los reinos (1)

cabeza debía representar, la primera etapa, puesto que el término resh (cabeza)134 signi-
fica: comienzo o principio. Además el oro era uno de los metales especialmente consi-
derados en Babilonia. 135 El propio Daniel lo interpreta así:
Tú, rey, eres rey de reyes; porque el Dios del cielo te ha dado reino, poder, fuerza
y majestad. Dondequiera que habitan hijos de hombres, bestias del campo y aves del cie-
lo, él los ha entregado en tus manos, y te ha dado el dominio sobre todo. Tú eres aquella
cabeza de oro.136
La idea de que es Dios quien le ha dado a Nabucodonosor el dominio sobre todo
(hombres, animales y aves), nos recuerda la responsabilidad que Dios le concedió a la
primera pareja nada más ser creados.137 Nabucodonosor es puesto en el mismo lugar que
la primera pareja.
De este texto y su interpretación Nabucodonosor debe de aprender una lección
importante. En el texto se menciona su supremacía sobre los reyes, lo que nos permite
interpretar que Daniel va más allá de la propia persona de Nabucodonosor y lo hace
extensible al reino que gobernaba, pero además Daniel le recuerda su responsabilidad y
dependencia de Dios. El poder que tiene implica una responsabilidad de protección so-
bre todo lo que Dios le ha concedido gobernar.

2. Los otros metales


Aunque la casi totalidad de los intérpretes138 siguen interpretando de forma con-
creta la profecía, identificando cada uno de los reinos que siguen, Daniel no lo hace en
este instante, lo irá haciendo a lo largo del libro, por ello nosotros seguiremos lo más
fiel el itinerario marcado por Daniel en el libro. Hasta este momento solo conocemos el
nombre del primer imperio que el propio Daniel interpreta como Babilonia. El texto
sigue diciendo:
Después de ti se levantará otro reino, inferior al tuyo; y luego un tercer reino de
bronce, el cual dominará sobre toda la tierra. Y el cuarto reino será fuerte como el hie-
rro; y como el hierro desmenuza y rompe todas las cosas, así él lo desmenuzará y lo que-
brantará todo.139
La revelación indica a Daniel que aún habrá tres reinos posteriores,140 y que des-
pués habrá un periodo caracterizado por el hierro y el barro:
Lo que viste de los pies y los dedos, en parte de barro cocido de alfarero y en parte
de hierro, será un reino dividido; pero habrá en él algo de la fuerza del hierro, así como
viste el hierro mezclado con barro cocido. Y por ser los dedos de los pies en parte de hie-

134
Curiosamente la primera palabra del AT es precisamente resh, que se traduce en Gn 1:1 por principio.
135
El Imperio Babilónico se desarrolló entre los años 605 aC., y 539 aC. Llegando a Babilonia, unos
noventa años después, el historiador griego Herodoto, pudo maravillarse todavía de la abundancia de
oro en las construcciones del templo y del palacio, los muros y los objetos, las estatuas y su esplendor.
Cf., Herodoto I: 181, 183 y III: 1-7. Como fuente bíblica podemos citar Jeremías 51:71 donde se com-
para a Babilonia con una copa de oro.
136
Cf., Dn 2:37-38.la negrita es nuestra.
137
Cf., Gn 1:26-28. Los dos textos se expresan en los mismos términos.
138
Cf., L. A. Schökel y J. L. Sicre, op. cit., pág. 1237. E. L. Carballosa, op. cit., págs. 63 ss.
139
Dn 2: 39-40.
140
E. L. Carballosa, op. cit., págs. 63ss. Identifica los imperios Medo-Persa (plata), Grecia (bronce),
Roma (hierro).

48
Un príncipe hebreo en el exilio

rro y en parte de barro cocido, este reino será en parte fuerte y en parte frágil. Así como
viste el hierro mezclado con barro, así se mezclarán por medio de alianzas humanas; pe-
ro no se unirán el uno con el otro, como el hierro no se mezcla con el barro.141
A Daniel se le revela, que tras el cuarto reino, caracterizado por el hierro, vendría
un periodo diferente a los anteriores, la fragilidad está caracterizada por el único mate-
rial no metálico de la estatua: la arcilla, el elemento que identifica la inestabilidad del
último periodo representado. Tampoco disponemos, en este capítulo, de una interpreta-
ción que pueda ser tomada del texto, tendremos que seguir esperando para ver cómo se
van identificando, tanto los tres reinos simbolizados por los metales, como el periodo de
hierro y arcilla, en los capítulos siguientes.

b. El quinto reino
El sueño y la interpretación terminan con la intervención directa de Dios, lo que
llamaremos el quinto reino:
En los días de estos reyes, el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás
destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos
reinos, pero él permanecerá para siempre.142
El quinto reino difiere del resto en varios aspectos fundamentales:
1. Es levantado por el Dios del cielo, mientras que los otros lo son por los re-
yes que los gobiernan.
2. Frente a la fragilidad de los anteriores, este último es presentado con cua-
tro características: jamás será destruido, no será dejado a otro, desmenu-
zará y consumirá a todos los anteriores y permanecerá para siempre.
3. Este reino es representado por medio de una piedra que es cortada sin la
intervención de mano, ocupando el lugar definitivo en sustitución de los
anteriores reinos.
143
La frase clave de esta sección es: Dios levantará (aram: •~yqiy ) , indicando el
origen de este quinto reino, el Reino de Dios, que ocupará el lugar de todos los reyes de
la tierra. Con esta parte llegamos a la última etapa de la historia revelada a Daniel a
través del sueño del rey. Sin duda es la sección que más incide sobre el profeta.
En cierto modo, es una conclusión al problema que habíamos dejado planteado en
el capítulo 1:1-2. Si recordamos, el pueblo de Dios había sido aniquilado a través de sus
tres principales instituciones: rey, ciudad y templo. Trascurridos los tiempos representa-
dos por la estatua, el propio Dios restaurará su reino definitivo. Hacia esta idea apuntará
la interpretación.

3.5.7. Conclusión: Nabucodonosor adora a Dios (46-49)


Después de que Daniel ha revelado el sueño y ha proporcionado su interpretación
Nabucodonosor se dispone a orar,144 tal vez aún no se atreve a dirigirse a Dios directa-
141
Cf., Dn 2:41-43. La negrita es nuestra.
142
Cf., Dn 2:44. La negrita es nuestra.
143
Imperfecto, tercera persona, masculino singular.
144
Es la segunda oración del libro, Dn 2:46ss.

49
Profecía de los reinos (1)

mente, posiblemente aún no lo conoce, dirige su oración a Daniel, aunque reconoce la


superioridad de su Dios. Se postró rostro en tierra rindiendo honores a Daniel, 145 fi-
nalmente la religión que Nabucodonosor se había fabricado era la de adorar a cualquier
cosa antes que a un Dios invisible.
La oración de Nabucodonosor es: El rey habló a Daniel, y dijo: --Ciertamente el
Dios vuestro es Dios de dioses, Señor de los reyes y el que revela los misterios, pues
pudiste revelar este misterio.146
Una lectura superficial de esta oración nos podría confundir, no se ha producido
una verdadera conversión aún de Nabucodonosor al Dios verdadero. La reacción del rey
encumbrando147 a Daniel nos muestra una cierta ambigüedad.
El sueño tenía la intención de mostrar el trascurso de la historia contralada por
Dios, pero la reacción del rey se interrumpe en el principio no aceptando lo que Dios le
quiere mostrar.

3.6. Conclusión
El capítulo 2 del libro nos muestra el comienzo del ministerio de Daniel, en apli-
cación de lo que nos fue dicho en 1:17-18. El proceso de evangelización del pueblo pa-
gano que alberga ahora al pueblo de Dios ha comenzado por su rey. Dios no abandona a
su pueblo, a pesar de las nuevas circunstancias, sino que los utiliza para mostrarse a los
demás.

145
Cf.,Dn 2:46, NBE.
146
Cf., Dn 2:47.
147
Cf., Dn 2:48.

50
Un príncipe hebreo en el exilio

Lección 4: Prueba del creyente (1)


4.1. Introducción
El capítulo 3 nos adentra un poco más en el significado del libro. Nos presenta
otro texto que nos habla de otra cülëm, en esta ocasión no viene a través de sueños,
como lo fue en el capítulo 2, donde como vimos la visión de una estatua le fue impuesta
a Nabucodonosor por revelación de Dios. El había comprendido por el sueño que su
reinado terminaría en el tiempo representado por la cabeza de oro. El rey decide cam-
biar la profecía que Dios le había revelado.
Da una orden: que se levante otra cülëm (cf., 3:1 y 2:31). La cülëm primera tenía
el propósito de mostrar al rey que aunque Dios le había entregado en sus manos la na-
ción de Judá (1:1-2), Él seguía siendo su Dios, Dios que controla los acontecimientos y
conoce el fin desde el principio, el contenido del capítulo 2 está claro: Dios mostró a
Nabucodonosor sus limitaciones, no era dios sobre la tierra, sino una criatura creada.
Por medio de un juego de palabras utilizadas en los capítulos 2 y 3, el texto nos pone
sobre la pista que Nabucodonosor no solo pretende que su reino cubra todo el periodo
descrito por la cülëm (completamente de oro), sino también quiere que sea de naturale-
za eterna, como el quinto reino descrito con anterioridad.
Es significativo que este capítulo utiliza el término arameo haquim (levantar), uti-
lizado en el final del capítulo 2 (2:44) para indicar una acción de Dios, ahora el sujeto
de ese verbo (aparece 8 veces en el capítulo 3) 148 es Nabucodonosor.

4.2. Leyendo la Palabra


Leer detenidamente el texto del capítulo 3, intentando identificar los diferentes
temas que son presentados para su estudio. Tras la lectura contestar las preguntas a par-
tir del texto a modo de repaso de los ítems sobresalientes del capítulo.
1. El rey Nabucodonosor hizo una estatua de ________.
2. Y ordenó el rey Nabucodonosor que se reunieran los sátrapas, los magis-
trados, capitanes, oidores, tesoreros, consejeros, jueces y todos los gober-
nadores de las provincias, para que vinieran a la___________ de la estatua
que el rey Nabucodonosor había levantado.
3. Cualquiera que no se postre y ___________, inmediatamente será echado
dentro de un horno de fuego ardiente.
4. Hay unos hombres judíos, a los cuales pusiste sobre los negocios de la
provincia de Babilonia: Sadrac, Mesac y Abed-nego; estos hombres, oh
rey, no te han respetado; no __________ a tus dioses ni adoran la estatua
de oro que has levantado.
5. Nuestro Dios, a quien servimos, puede librarnos del _________ de
________ ardiente; y de tus manos, rey, nos librará.

148
Vv. 1, 2, 3, 5, 12, 14, 18.

51
Prueba del creyente (1)

6. Yo veo ____________ hombres sueltos, que se pasean en medio del fuego


sin sufrir ningún daño; y el aspecto del cuarto es semejante a un hijo de los
dioses.
7. Entonces el rey engrandeció a ________, _________ y ____________ en
la provincia de Babilonia.

4.3. El secreto de la formas


Como ya se ha presentado, las formas de escritura de los semitas deben de ser ob-
servadas con sumo cuidado para reconocer el mensaje del libro. La estructura en quias-
mo del capítulo 3 es la siguiente:

a. Introducción: Imagen de oro para ser adorada. (1-7)


b. Los enemigos del pueblo de Dios. (8-12)
c. El horno de fuego. (13-23)
d. Clímax: Dios salva. (24-25)
c’. Los jóvenes salen del horno de fuego. (26-27)
b’. El rey elogia al Dios de los jóvenes. (28-29).
a’. Conclusión: Los jóvenes encumbrados. (30)

Estudiemos la estructura con la intención de familiarizarnos con ella. A través de


los paralelismos se van desarrollando los temas principales del tercer capítulo, con una
idea principal que será desarrollada a lo largo de todo el libro: Dios salva. En el caso de
la estructura que nos ocupa, los hijos de Dios son puestos a prueba por Nabucodonosor,
lo que configura el tema central del capítulo.

4.4. El espíritu del texto


Esta sección estará dedicada al análisis de los términos arameos más significativos
e importantes para la comprensión del texto.

a. 3:1: am'’l.c; (cülëm) imagen (de la raíz cülëm). Término en oposición a ls,p,ä’
(peºsel) ídolo, no tienen el mismo significado. Este término aparece por prime-
ra vez en Gn 1:26-26. La diferencia de significado hay que tenerla en cuenta
para conocer el significado del término.
b. 3:1: •~yqiy> (yüqîm) levantó (de la raíz yqm). Término que proporciona la rela-
ción de los capítulos 2 y 3.
c. 3:15: dG>s> (wütisGüdûn) adorar (de la raíz sgd). Termino empleado varias ve-
ces a lo largo del capítulo.

52
Un príncipe hebreo en el exilio

4.5. A través del texto


4.5.1. Estatua de oro para ser adorada (1-7)
El rey manda hacer una estatua (cülëm) toda de oro y la levantó en el campo de
Dura, en la provincia de Babilonia. Varios datos importantes aparecen en este primer
versículo

a. Levantó la estatua
Como recordaremos, el capítulo precedente termina con una acción de Dios don-
de se anuncia que levantará149 un reino diferente a los anteriores (2:44), el capítulo 3
comienza con el mismo verbo db;[] (aram: `ábad)150 que se traduce por levantó. La uti-
lización de este verbo indica con claridad que la acción del rey tiene una clara y mani-
fiesta intención de cambiar el significado del sueño que tuvo anteriormente, no acepta la
interpretación que Daniel le dio, construyendo una réplica en oro. El reino de Nabuco-
donosor reemplaza el reino de Dios. El rey desea eliminar el proceso histórico que Dios
ha indicado.

b. Lugar geográfico
El lugar donde se sitúa (levanta) la estatua es además significativo: la llanura de
Dura. ¿Qué tiene de especial este lugar? Nos recuerda el episodio de la torre de Babel
de Gn 11. Los dos relatos comienzan con la misma palabra ar"êWD t[;äq.biB. (Bübiq`at
Dûrä´)151, la traducción literal sería: llanura de Sinar. Las connotaciones textuales son
extraordinarias, la conexión entre la torre y la estatua está marcada por la llanura donde
fueron levantadas.152

c. Valor de la ceremonia
La ceremonia a la que son convocados los altos cargos del gobierno (3:2), al igual
que en Babel, es un acto religioso, es una dedicación tK;änUx]l; (laHánuKKat) (cf., 3:2-3),
En el hebreo bíblico se emplea esta término en relación con los servicios del templo o
del altar de los sacrificios. 153 La intención de Nabucodonosor, es clara: sustituir la ado-
ración a Dios.

Otro dato filológico importante es la utilización del término dgI+s. (sügìd) postrar-
se, fue utilizado en 2:46, con motivo del acto de adoración al Dios de Daniel, ahora se
aplica a su persona.
149
En acción inacabada, imperfecto, que se traduce por futuro, tercera persona masculino, singular.
150
Verbo Piel perfecto, acción terminada, 3 persona, masculino, singular.
151
El término llanura es un sustantivo constructo, el término Dura, es un sustantivo absoluto. Esta forma
gramatical se traduce literalmente por: llanura de Dura. Cf., Gn 11:2.
152
Las excavaciones arqueológicas han aportado el descubrimiento de un lugar cuyo nombre en árabe es
Tolul Dura (montículo de Dura). Está ubicado a cinco kilómetros al sur de la antigua Babilonia, cerca
del rio Dura, en su unión con el rio Éufrates. Las excavaciones descubrieron una plataforma de 594
centímetros de alto con 15 metros cuadrados de superficie, que podría haber servido de plataforma para
la estatua. Cf., Oppert, Expédition Scientifique en Mésopotamie, t1, pp. 238ss.
153
Cf., además Nm 7:10, 2Cron 7:9.

53
Prueba del creyente (1)

4.5.2. Los enemigos del pueblo de Dios (8-12)


El texto no da argumentos de cuantos son los hebreos que se vieron involucrados
en los acontecimientos, es verdad que los protagonistas identificados son los tres he-
breos que acompañaron a Daniel durante su periodo de formación en la Universidad de
Babilonia,154 pero tal vez no estuvieran solos en los acontecimientos, esta afirmación
puede estar avalada por la utilización del término los judíos,155 si los funcionarios se
centraron en ellos fue porque se les había confiado la administración del reino. 156
La acusación sobre los judíos y en particular sobre los compañeros de Daniel, tie-
ne su origen en la ambición personal de sus acusadores y no en los aspectos seudo-
religiosos mencionados.
Tres son los argumentos aportados, que tiene su centro en el rey:
a. No te han respetado,
b. No adoran tus dioses,
c. Ni adoran la estatua de oro que tú has levantado.
Su argumentación es más política que religiosa, el pueblo de Dios se ve sometido
a un sistema político-religioso contrario a Dios.
La expresión empleada en el v 8 es especialmente significativa: … masticaron
(ara: `kal)157 sus acusaciones contra los judíos. Indicando una intencionalidad manifies-
ta contra ellos.

4.5.3. El horno de fuego (13-23)


El rey pregunta a los hebreos si han desobedecido su decreto (3:14), haciendo
alusión a la adoración a la estatua. Estas palabras del rey se convierten en la prueba del
creyente, con el trasfondo de la adoración a la estatua.
En un sistema político-religioso, implantado por un rey pagano, los hijos de Dios
se ven amenazados, atrás han quedado los tiempos donde vivían bajo el sistema teocrá-
tico, pero eso es el pasado, ante ellos, solo una sentencia de muerte.
La respuesta de los jóvenes es entendida como una afrenta tanto política como re-
ligiosa. El texto nos dice que el semblante del rey cambió (3:19).
Ordena que el horno sea calentado hasta siete veces más de lo acostumbrado
(3:19).
Al igual que en el capítulo 1, se vuelve a repetir el esquema de fidelidad a Dios
que ya ha sido comentado: a. La prueba; b. la decisión de los hijos de Dios, c. la actua-
ción de Dios.

154
Cf., Dn 1:7.
155
Cf., Dn 3:8, 12.
156
Cf., 3:12.
157
DBHE, pág. 46, traduce el término por: comer, alimentarse, sustentarse, ingerir, tragar, engullir,
devorar.

54
Un príncipe hebreo en el exilio

Los jóvenes terminan, momentáneamente, en el horno de fuego, castigo de la


nueva divinidad para aquellos que no respetan sus órdenes y edictos. El sistema políti-
co-religioso hace que la fidelidad a Dios sea anulada por la fidelidad a las divinidades
del estado. Atados y echados al horno (3:21).

4.5.4. Clímax: Dios salva (24-25)


Después que los hebreos decidieron ser fieles a Dios, dejando en sus manos su
destino, Dios comienza a actuar, con la intención de mostrarse como un Dios más pode-
roso que el rey-divinidad babilónico.

a. La intervención de Dios
La intervención de Dios es presentada con asombro delante del rey Nabucodono-
sor: ¿No echaron a tres varones atados dentro del horno de fuego? … he aquí yo veo
cuatro sueltos (3:24-25).
La frase aramea, es de vital importancia, para el rey el horno de fuego es el lugar
de privación de libertad (atados), castigo justo al atentado contra el sistema de gobierno,
pero la intervención de Dios convierte el horno de fuego en el lugar de libertad (suel-
tos). Los tres jóvenes hebreos no solo están intactos y libres, sino que se pasean, dando
testimonio del poder libertador de su Dios.
El contraste es claro, es la segunda advertencia que Nabucodonosor recibe de
Dios, la primera fue en la revelación e interpretación del sueño del capítulo 2, esta fue
en sentido positivo, Dios le otorgó la oportunidad de conocerla en la libertad de la elec-
ción para adorarle, ahora en la segunda oportunidad el método es otro, es desde el con-
trol de los elementos naturales (el fuego) que sin duda Nabucodonosor, como divinidad,
no tenía ningún control sobre el fuego.

b. Identidad de la cuarta persona


Nabucodonosor se da cuenta rápidamente que hay una relación estrecha entre el
milagro y la cuarta persona que está dentro del horno, rápidamente lo identifica: el as-
pecto del cuarto es semejante a un hijo de los dioses (!yhi(l'a/-rb;l. (lübar-´élähîn))
(3:25).
La construcción gramatical semita es significativa e importante, el término hijo
está en estado constructo en relación al estado absoluto de dioses, esta construcción
gramatical indica literalmente que el hijo de, es de naturaleza divina. La construcción
constructo describe la naturaleza de lo que califica.
Una lección clara se extrae de esta experiencia hasta aquí, no importa cuán difícil
sea la situación por la que el pueblo de Dios está atravesando, la salvación viene solo de
Dios.

4.5.5. Los jóvenes salen del horno de fuego (26-27)


Nabucodonosor desea comprobar el milagro de forma personal, se acerca a la en-
trada del horno para visualizar el milagro de Dios. Comprueba que Dios no solo da
compañía sino que también salva.

55
Prueba del creyente (1)

Inmediatamente la multitud se reúne alrededor de los jóvenes, en el v. 27 se des-


cribe como son vistos los hebreos después de salir del horno: entonces los hebreos sa-
lieron de en medio del fuego. En el v. 16 le habían dicho al rey: no necesitamos que te
respondamos sobre este asunto, la respuesta se encuentra en la actuación salvadora de
Dios.

4.5.6. El rey elogia al Dios de los hebreos (28-29)


El rey se enfrenta ahora a las falsas acusaciones que llevaron a estos jóvenes al
horno de fuego, se enfrenta de nuevo a dos sistemas religiosos.
De sus palabras se desprende que para Nabucodonosor, el Dios que ha salvado a
los hebreos no es su dios, sólo el Dios de Sadrac, Mesac y Abednego, además añade:
siervos del Dios altísimo salid y venid (v. 26).
El mismo Rey promulga un decreto por el que se legaliza la religión de los
hebreos, desde ahora nadie podrá blasfemar contra el Dios hebreo (no el suyo).

4.5.7. Conclusión: los jóvenes encumbrados (30)


Nabucodonosor no se convierte a la religión de los hebreos, en vez de ello, la le-
galiza y encumbra a sus seguidores, como un acto de tolerancia a ellos.
La construcción de los textos nos ayuda a llegar a otra conclusión importante. El
v. 30 termina con la expresión: lb,(B' tn:ïydIm.Bi (Bimdînat Bäbel) provincial de, al igual
que con anterioridad, la construcción gramatical de estos dos sustantivos es constructo-
absoluto, lo que indica igualmente, que el sustantivo que está en contracto (Bimdînat)
describe la naturaleza de lo que califica. Con esta expresión se sugiere que todo vuelve
al estado original, antes del acontecimiento, el mencionado en 3:1: en la provincia de
Babilonia, nada ha sucedido en la vida del Rey y de su pueblo, la actuación del Dios
hebreo es para ellos.

4.6. Conclusión
Al final de la prueba del creyente, la situación de los hebreos ha mejorado, la
conspiración de los caldeos ha sido infructuosa. Los tres hebreos se encuentran de re-
greso a su medio. Si bien, es cierto que su situación ha mejorado. Anteriormente, los
hebreos estaban en la provincia de Babilonia; ahora prosperan en la provincia de Babi-
lonia.
Pero el intento de evangelización para el rey y sus súbditos no ha dado el resulta-
do que se esperaba, ha legalizado la religión de Israel, ha dado orden de que nadie se
enfrente con su Dios, pero Nabucodonosor sigue sin someter su corazón al Dios verda-
dero.

56
Un príncipe hebreo en el exilio

Lección 5: Actuación de Dios a favor de su pueblo (1)


5.1. Introducción
Nos introducimos en el capítulo 4 del libro de Daniel, con el llegamos al final de
la primera sección, de las dos que contiene la parte del libro escrita en arameo. Este
capítulo narra la última aparición de Nabucodonosor en el libro. Al igual que el capítulo
2, el drama del capítulo parte de un sueño. El tema principal que será presentado es el
reconocimiento de la soberanía de Dios.
Por primera vez en el libro se presenta a Nabucodonosor contento y sonriente.
Hasta este momento, las expresiones y las escenas estaban cargadas de tensión. Recor-
demos:
a. Cap. 1:1: Nabucodonosor ataca y destruye Jerusalén.
b. Cap. 2:5: Crisis en palacio, con amenaza de cortar a las personas en peda-
zos.
c. Cap. 3:1-6: Una orden de adoración con amenaza del horno de fuego.
Ese mismo rey, que hasta ahora solo ha mostrado amenazas y terror, comienza
con una frase totalmente diferente: ïm.l'v. (šülom) paz (4:1). Por primera vez evoca al
Dios Altísimo [ay"L'[i ah'Þl'a/ (´élähä´ (`illäyä´), Dios altísimo]. El marco histórico-
teológico ha cambiado. Ya no da órdenes, ahora expresa su testimonio de lo que Dios ha
hecho por él.

5.2. Leyendo la Palabra


Leer detenidamente el texto del capítulo 4, intentando identificar los diferentes
temas que son presentados para su estudio. Tras la lectura contestar las preguntas a par-
tir del texto a modo de repaso de los ítems sobresalientes del capítulo.
1. Estas fueron las visiones de mi cabeza mientras estaba en mi cama: "Me
parecía ver en medio de la tierra un _________ cuya altura era grande.
2. Hasta que entró ante mí Daniel, cuyo nombre es Beltsasar, como el nom-
bre de mi dios, y en quien mora el __________ de los dioses santos. Conté
delante de él el sueño, diciendo.
3. El ____________ que viste, que crecía y se hacía fuerte, cuya copa llegaba
hasta el __________, que se veía desde todos los confines de la tierra.
4. Que te echarán de entre los __________ y con las __________ del campo
será tu habitación.
5. Al cabo de _________ meses, paseando por el palacio real de Babilonia.
6. De entre los hombres te arrojarán, con las bestias del campo será tu habita-
ción y como a los bueyes te apacentarán; y __________ _______ pasarán
sobre ti. Hasta que reconozcas que el _________ tiene el dominio en el
reino de los ___________, y lo da a quien él quiere.

57
Actuación de Dios a favor de su pueblo (1)

7. Al fin del tiempo, yo, Nabucodonosor, alcé mis ojos al ________ y mi


________ me fue devuelta.

5.3. El secreto de las formas


Como ya se ha presentado, las formas de escritura de los semitas deben de ser ob-
servadas con sumo cuidado para reconocer el mensaje del libro. La estructura en quias-
mo del capítulo 4 es la siguiente:

a. Introducción: Nabucodonosor alaba al Dios Altísimo (en primera per-


sona). (1-3)
b. El rey se exalta por su obra (en primera persona). (4-7)
c. Daniel interpreta el sueño (en tercera persona). (8-27)
d. Clímax: Mensaje de Dios. (en tercera persona). (28-33)
c’. Arrepentimiento del rey: sanidad. (En primera persona) (34-
35)
b’. Dios restaura a Nabucodonosor. (36).
a’. Conclusión: Nabucodonosor alaba al Dios del Cielo (yo). (37)

Estudiemos la estructura con la intención de familiarizarnos con ella. A través de


los paralelismos se van desarrollando los temas principales del cuarto capítulo, con una
idea principal: el cumplimiento del sueño. En el caso de la estructura que nos ocupa, el
rey Nabucodonosor tiene que aceptar finalmente la soberanía de Dios.
Debemos de fijarnos en la utilización de los pronombres personales y su utiliza-
ción en este capítulo.

5.4. El espíritu del texto


Esta sección estará dedicada al análisis de los términos arameos más significati-
vos e importantes para la comprensión del texto.

a. 4:5: ~l,xeî; (Hëºlem) sueño (de la raíz Hëºlem). Ahora el término aparece en
singular (cf., 2:1, tAm+l{x] (Hálömôt)).
b. 4:8: !yviÞyDIq; !yhiîl'a/-x:Wr)) (rû|ªH-´élähîn qaDDîšîn) Espíritu de los dioses
santos.
c. 4:34: tkeêr>B' (Bärkët) bendecir.
d. 4:34: txeäB.v; (šaBBüHët) honrar.
e. 4:34: trE_D>h; (haDDürët) glorificar.

58
Un príncipe hebreo en el exilio

5.5. A través del texto


5.5.1. Nabucodonosor alaba al Dios del cielo (yo) (1-3)
Estos versículos son la conversión del rey, se compromete a contar las señales y
milagros que Dios ha hecho en su vida. El gobernante altivo y dictador, presentado has-
ta este momento en el libro, se ha convertido en un adorador del Dios de sus súbditos,
ya no pretende que le tengan miedo, expresa su situación en poesía y canto.
Con el corazón impactado por como ha sido tratado por Dios, es el tercer encuen-
tro con Dios, siente la alabanza cerca de su corazón, de esta forma expresa la tercera
oración del libro:
¡Qué grande son sus signos,
qué admirable sus prodigios¡
Su reino es eterno,
su poder dura por todas las edades.
En el más puro estilo poético semita, alaba a Dios. La poesía semita está com-
puesta por dos estrofas paralelas, en este caso Nabucodonosor superpone dos ideas
sinónimas: dos grupos de sinónimos componen la oración: signos y prodigios y eterno y
todas la edades.
Esta poesía-oración impresionó de tal manera el pensamiento judío que se escri-
bió a propósito de ello: el rey ha robado todos los conatos y las alabanzas a David.158
La oración del rey evoca en cierto modo el final del capítulo 2, cuando se hablaba
del quinto reino con cuatro características que definen su eternidad. Atrás queda el epi-
sodio de la estatua de oro levantada por Nabucodonosor, ahora vivirá otra experiencia
que lo marcará.

5.5.2. El rey se exalta por su obra (yo) (4-7)


La calma y la tranquilidad rodean la experiencia del rey, al contrario que el sueño
del capítulo 2 que turbó su espíritu por no recordar el sueño y no tener acceso a su inter-
pretación, ahora el rey conoce el sueño y pide a sus consejeros que una vez contado el
sueño, lo interpreten. Contacta a los hartumayya magos expertos en la adivinación de
los sueños, a los ashpayya, sacerdotes, a los gazarayya, intérpretes de los oráculos pro-
venientes de los dioses. Pero no pueden mostrar su interpretación. El sueño era dema-
siado extraño para lo que estaban acostumbrados.

5.5.3. Daniel interpreta el sueño (8-27)


Dos secciones bien definidas encontramos en esta sección:
a. Exposición del sueño (en primera persona, 4-18)
1. Sueño.
2. árbol.
3. Vigilante celestial.
158
Cf., Sanhedrin, 92b.

59
Actuación de Dios a favor de su pueblo (1)

b. Interpretación del sueño (en tercera persona, 19-27)


1. Sueño.
2. árbol.
3. Vigilante celestial.

a. Exposición del sueño (4-18)


Después del fracaso de los especialistas del reino en la interpretación de sueños,
entra en escena Daniel. Diferentes connotaciones importantes son resaltadas en el texto.
Sigue utilizando el nombre arameo que se le puso con motivo de los acontecimientos
narrados en el capítulo 1. Podríamos estar seguros de que el rey no utilizó el nombre
que Daniel deja registrado, el texto dice: cuyo nombre es ‘rC;av;j.lB . e (Bël†üša´ccar),
recordemos que en el capítulo 1 decíamos que a Daniel se le puso el nombre de
rC:aå v;l.Be (Bëlša´ccar) pero cuando Daniel escribe su nombre le introduce una t con lo
que deja sin sentido la acción de asimilación pretendida por el rey. Ahora pasa lo mis-
mo, Daniel no desea pasar a la historia con el nombre de la divinidad babilónica. La
expresión utilizada por Nabucodonosor es clara y concisa: como el nombre de mi Dios,
recordamos de nuevo la construcción constructa hebrea: nombre de… La construcción
constructo describe la naturaleza de lo que califica. Para el rey, Daniel era hijo de su
dios. Para Nabucodonosor, el poder interpretativo de Daniel proviene de su dios babiló-
nico (v. 8).
El símbolo del árbol es familiar para el rey y para la mentalidad semita. 159 En el
sueño, se compara a Babilonia con un árbol grande.
En el v. 11 se muestra la universalidad del poder de Babilonia, tres descripciones
muestran esa universalidad:
a. Se hacía fuerte.
b. Su copa llegaba hasta el cielo.
c. Y se alcanzaba a ver desde todos los confines de la tierra.
La narración del sueño continúa aportando importantes datos sobre la intención de
Dios al mostrar este sueño al rey, que se tenía por todopoderoso. Nabucodonosor sigue
contando (v. 12): había alimento para todos. Debajo de él se ponían a la sombra las
bestias del campo, y en sus ramas hacían morada las aves del cielo, y se mantenía toda
carne. Sin duda el árbol identifica el orgullo del rey que tiene la intención de reempla-
zar a Dios. A la luz de la cultura de la época y del primer sueño (cap. 2), sabe que el
árbol le representa.
En el sueño la acción continúa (v. 13), ahora es visitado por un personaje miste-
rioso que es identificado como un vigilante o guardián santo. Nabucodonosor escucha
la orden de derribar el árbol (v. 14) y una consecuencia de este acto: Derribad el árbol y
cortad sus ramas, quitadle el follaje y dispersad su fruto; váyanse las bestias que están
debajo de él, y las aves de sus ramas.

159
Cf., Ez 31:1-9, hay importantes similitudes entre los dos pasajes. Exequiel utiliza la misma metáfora
para representar el orgullo de Siria. Allí se cobijan los pájaros y las bestias (v. 6).

60
Un príncipe hebreo en el exilio

Una última orden de parte del vigilante santo es escuchada en el sueño (15):
Mas la cepa de sus raíces dejaréis en la tierra, con atadura de hierro y de bronce
entre la hierba del campo; que lo empape el rocío del cielo, y con las bestias sea su parte
entre la hierba de la tierra.
Finalmente hay una grave consecuencia (v. 16): Su corazón de hombre sea cam-
biado y le sea dado corazón de bestia, y pasen sobre él siete tiempos.160
De las palabras aparecidas en el v. 19: Señor mío, el sueño sea para tus enemigos,
y su interpretación para los que te quieren mal, y tras interpretar el sueño, se pasa a un
llamado y exhortación al rey: Por tanto, oh rey, acepta mi consejo: redime tus pecados
con justicia, y tus iniquidades haciendo misericordias con los oprimidos, pues tal vez
será eso una prolongación de tu tranquilidad.161 Daniel está más seguro del mensaje de
Dios al rey, lo exhorta a que se convierta de forma definitiva a Dios.

b. Interpretación del sueño (19-27)


La actitud de Daniel al presentarse delante del rey nos da una pista de que la in-
terpretación está clara (v. 19). En el v. 22 identifica de forma personal el significado del
sueño: tú mismo eres, oh rey. Y entramos en una escena convulsiva y violenta.
La presencia del vigilante santo no es extraña para Nabucodonosor, aunque sí el
único caso en la Biblia. Para poder interpretarlo ya que es una mención hápax, debemos
recurrir a contexto histórico-teológico propio del rey. Según una antigua creencia ba-
bilónica mencionada en el comentario zoroástrico del Zend-Avesta, el gran dios había
puesto guardianes celestiales sobre las cuatro esquinas de los cielos y sobre los movi-
mientos de los astros.162 El rey está entendiendo que el Dios de los cielos está intervi-
niendo en su destino. El vigilante anuncia el destino del rey de la siguiente forma:
a. Una vez cortado, el árbol, despojado de sus ramas y frutos, pierde su fun-
ción de refugio.
b. El segundo anuncio está destinado a impedir que el árbol crezca, sujetado
a la tierra para evitar su crecimiento momentáneo.
El paralelo entre el árbol del capítulo 4 y la descripción que se hace en 2:38 es es-
pecialmente significativo e importante:
Dondequiera que habitan hijos de hombres, bestias del campo y aves del cielo, él
los ha entregado en tus manos, y te ha dado el dominio sobre todo. Tú eres aquella cabe-
za de oro.
Al igual que la cabeza de oro, el árbol podía visionarse desde los confines de la
tierra.
Aunque se anuncia una catástrofe, la vida del árbol no está en peligro, se ha corta-
do pero no se arrancará, lo que indica que hay posibilidades de que vuelva a brotar pa-
sado el tiempo indicado por Dios en el sueño. El periodo está fijado en siete tiempos, lo

160
La noción de tiempo se verá un poco más adelante.
161
Cf., 4:27.
162
CF., A. Barnes, Notes on the Book of Daniel (Nueva York: Leavitty y Allen, 1881), pág. 213.

61
Actuación de Dios a favor de su pueblo (1)

que implica que habrá un tiempo fijado para la finalización del periodo en el cual el
árbol estaría cortado. A pesar de la dureza de los acontecimientos hay esperanza.

c. Interpretación teológica
Existen conexiones bíblicas importantes que nos permitirán conocer el significado
del sueño desde la perspectiva teológica. Veamos algunos detalles que nos acercaran al
significado.
Como se mencionó en la introducción, Daniel disponía de una Biblia que estaba
compuesta de los libros escritos hasta antes de la deportación, dijimos igualmente que
su contexto histórico-teológico estaba basado en esa Biblia y no en los libros que se
escribieron con posterioridad. Para comprender el sentido debemos de seguir un itinera-
rio escritural.
La relación entre la cabeza de oro y el árbol ya la hemos establecido, en ambos
pasajes se cita la protección de Nabucodonosor sobre la naturaleza. La forma de identi-
ficar la estatua con el término am'’l.c; (cülëm) imagen y no el término ls,p,ä’ (peºsel) ído-
lo, nos pone en el verdadero significado del texto.

Si hubiera utilizado el segundo término ls,p,ä’ (peºsel) nos llevaría directamente al


escenario de la idolatría. El término peºsel es utilizado, entre otros lugares, en Ex
163

20:4. ¿Qué connotaciones tiene este segundo término? Para las religiones paganas el
ídolo se coloca en el lugar de Dios pues demanda la vida y la sangre del ser humano,
pero no tiene la capacidad de devolver la vida, estos sacrificios eran definitivos pues el
dios inerte no puede devolver la vida.
Si bien es cierto que Nabucodonosor ejercía esta función de ídolo (cf., 2:5), los
textos de Daniel dirigen nuestra atención hacia otro significado complementario de este.
¿Qué significa que se emplee el término am'’l.c; (cülëm) imagen? Vayamos al origen
bíblico del tema. En Génesis 1:26-28, aparece varias veces el término y está relacionado
con la soberanía de Dios y no con la idolatría, veamos los textos:
Entonces dijo Dios: "Hagamos al hombre a nuestra imagen, 164 conforme a nuestra
imagen; y tenga potestad sobre los peces del mar, las aves de los cielos y las bestias, so-
bre toda la tierra y sobre todo animal que se arrastra sobre la tierra. Y creó Dios al
hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Los bendijo
Dios y les dijo: "Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra y sometedla; ejerced potestad
sobre los peces del mar, las aves de los cielos y todas las bestias que se mueven sobre la
tierra.165
¿De qué nos hablan estos textos? La noción principal que se desprende de ellos es
la noción del orden de la creación. Este orden queda establecido de la siguiente forma:

163
Interpretación que suele ser la habitual, por no tener en cuenta este detalle, L. A, Schökel y J. L. Sicre,
op. cit., pág. 1238 comentan: Una estatua humana adquiere fácilmente, en el contexto israelita, conno-
taciones idolátricas.
164
No es nuestra intención mostrar el sentido de am'’l.c; (cülëm), tan solo su utilización en relación con
el acto creador de Dios.
165
La negrita es nuestra.

62
Un príncipe hebreo en el exilio

a. Rango superior: Dios creador (Gn 1:1).


b. Rango intermedio: la pareja humana, que tienen que ejercer potestad sobre
el siguiente estamento y último (Gn 1:26-28).
c. Rango inferior: sobre los peces del mar, las aves de los cielos y las bes-
tias, sobre toda la tierra y sobre todo animal que se arrastra sobre la tie-
rra (Gn 1:26-28).
De estos textos se desprende que romper el orden de la creación es ir directamente
contra la soberanía de Dios.
Si analizamos con atención los capítulos 2 y 4 de Daniel nos encontramos con da-
tos que nos acercan a ese orden de la creación:
a. El elemento utilizado en el sueño del capítulo 2 como estructura de la vi-
sión es am'’l.c; (cülëm) y no ls,p,ä’ (peºsel) idolatría, aunque lo dos térmi-
nos están relacionados con aspectos del reinado de Nabucodonosor, la ins-
piración utiliza el primero, por lo tanto, no nos movemos dentro del campo
de la idolatría, sino en el campo semántico que es utilizado en Génesis pa-
ra indicar la Soberanía de Dios y el orden de la creación.
b. Al igual que el relato de la Creación, toda la creación dependía del ser
humano, debía ser este el que ejerciera la potestad de Dios sobre las criatu-
ras creadas: sobre los peces del mar, las aves de los cielos y las bestias,
sobre toda la tierra y sobre todo animal que se arrastra sobre la tierra.
Esa misma idea vuelve a aparecer en los dos sueños de Dn 2:38 y 4:23.

Si la estatua am'’l.c; (cülëm) y el árbol, representas en una primera fase a Nabuco-


donosor del cual depende toda la creación, se está indicando que tal y como ejerce este
rey el poder, lo hace rompiendo el orden de la Creación. Pues no aplica el sentido que
Dios otorgó en un principio cuando estableció el orden mencionado:
a. Primero Dios.
b. Todos los Hombres.
c. Los animales.
El problema que los textos nos presentan es sin duda el orden propuesto por el rey
Nabucodonosor:
a. Dioses paganos.
b. Rey Nabucodonosor.
c. Los hombres y los animales.
Al ser el soberano de la tierra en su época estaba impidiendo la aplicación del or-
den establecido por Dios desde los orígenes.

5.5.4. Clímax de la narración: Mensaje de Dios (28-33)


Finalmente el resultado del sueño es responsabilidad exclusiva del rey. Con estos
versículos llegamos a la sección central del capítulo. Entre la sección anterior y ésta han
pasado doce meses. El cumplimiento de la profecía es situado por Daniel en el tiempo y

63
Actuación de Dios a favor de su pueblo (1)

en el espacio, lo que impide, desde el punto de vista interpretativo, hacerlo de otra for-
ma que literal. 166

a. Orgullo en el corazón del rey (29-30)


Pasados los doce meses, encontramos al rey paseando por su palacio, tal vez no se
acuerde del sueño y de su interpretación de hace tan solo un año, lo cierto es que se hace
una pregunta con consecuencias trágicas para su vida: ¿No es esta la gran Babilonia
que yo edifiqué para casa real con la fuerza de mi poder, y para gloria de mi majes-
tad?167 En el texto se señala con claridad que el rey ha olvidado no solo el sueño último,
sino también el primero que perturbó su espíritu y produjo aquella gran crisis en palacio
(cf., cap. 2), casi sin decir palabra irrumpe una voz que precipitará los acontecimientos.

b. Voz del cielo


La voz sentencia la situación de arrogancia del rey: A ti se te dice, rey Nabucodo-
nosor: "El reino te ha sido quitado, (4:31). La voz celestial le recuerda lo que ya había
anunciado Daniel (4:32):
De entre los hombres te arrojarán, con las bestias del campo será tu habitación y
como a los bueyes te apacentarán; y siete tiempos pasarán sobre ti, hasta que reconozcas
que el Altísimo tiene el dominio en el reino de los hombres, y lo da a quien él quiere.
Daniel narra la interpretación del sueño como su cumplimiento, lo que refuerza
significativamente la relación de Daniel con Dios y la negación de esa relación de parte
de Nabucodonosor.

c. Rey como los bueyes


La descripción que hace Daniel es especialmente significativa y con un alto nivel
de descripción de los acontecimientos (4:33):
En la misma hora se cumplió la palabra sobre Nabucodonosor: Fue echado de en-
tre los hombres, comía hierba como los bueyes y su cuerpo se empapaba del rocío del
cielo, hasta que su pelo creció como plumas de águila y sus uñas como las de las aves.
Varios detalles escriturales son mostrados en el texto que nos acercan al contexto
interpretativo de Daniel:
1. Fue echado de entre los hombres: pierde su estatus y es enviado como
animal al campo.168
2. La comida que comía: el término arameo aB'Ûf.[i (`iSBä´) es el equivalente
hebreo de bf,[eÞ (`ëºSeb) planta verde, este término es el que aparece en Gn

166
Cf., 5.7. de este mismo capítulo.
167
Casi la misma cita al pie de la letra aparece en una inscripción de Nabucodonosor, Cf., Kaulen, Assy-
tien und Babylonien, pág. 280, citado en HB, pág. 697.
168
En 1975, el asiriólogo A. K. Grayson publicó un texto en cuneiforme, que ahora se conserva en el
Museo Británico con la referencia BM 34113=sp213, donde se hace alusión a la enfermedad de Nabu-
codonosor dice: su vida parecía sin valor, daba órdenes sin sentido, no podía mostrar afecto a sus
hijos, ni podía participar en las construcciones de la ciudad. A. K. Grayson, Babylonian Historical-
Lyterary (Toronto: Búfalo, 1975), págs. 87-92.

64
Un príncipe hebreo en el exilio

1:30 bf,[eÞ qr,y<ï (yeºreq `ëºSeb) que es la comida señalada por Dios para los
animales. Al señalar Dios la comida para el hombre y para los animales es-
taba señalando su autoridad.169

c. Noción de tiempo
Varios detalles deben de ser tenidos en cuenta a la hora de interpretar el término
arameo !ynID
ß "[i h['îb.vi (šib`â `iDDänîn), siete tiempos. La historia habla de un rey, una
enfermedad real con una duración de siete tiempos. En el mismo capítulo aparece la
expresión doce meses, ahora la expresión se debe de entender como siete años literales.
Durante este periodo el rey babilónico estuvo sometido a esta enfermedad.

5.5.5. Arrepentimiento y sanidad (34-35)


Todo lo que el altivo rey tuvo que hacer fue mirar al cielo, como un reconoci-
miento de la aceptación de su condición humana y no divina. Miró hacia el cielo, no
desde lo encumbrado de su palacio sino desde el suelo, junto a los animales. Es sanado
y restablecido. Vuelve a hablar en primera persona.
De esta forma aparece la cuarta oración del libro: bendije al Altísimo, y alabé y
glorifiqué al que vive para siempre: Su dominio es eterno; su reino, por todas las eda-
des. En la oración reconoce la soberanía de Dios: su eternidad, su domino y su reino.
Tres ideas que durante un tiempo creyó de su propiedad.

5.5.6. Dios restaura a Nabucodonosor (36)


En el mismo tiempo mi razón me fue devuelta, la majestad de mi reino, mi dignidad
y mi grandeza volvieron a mí, y mis gobernadores y mis consejeros me buscaron; fui res-
tablecido en mi reino, y mayor grandeza me fue añadida.
Ahora Nabucodonosor reconoce el origen de su poder, se reconoce como criatura
creado, se ha restablecido, de nuevo, el orden de la creación: Dios, hombre, naturaleza.

5.5.7. Conclusión: Nabucodonosor alaba al Dios del cielo (37)


La conclusión del texto es especialmente significativa, nos encontramos ante la
cuarta oración del libro. La oración hace referencia a tres atributos divinos:
Ahora yo, Nabucodonosor, alabo, engrandezco y glorifico al Rey del cielo, por-
que todas sus obras son verdaderas y sus caminos justos; y él puede humillar a los que
andan con soberbia. (4:37).
Ahora el nuevo rey puede ver más allá de sí mismo, mira hacia Dios. Reconoce la
justicia de Dios y las limitaciones del ser humano, ha dejado su orgullo en su horrible
experiencia. Con toda seguridad si hubiera humillado su corazón con anterioridad a
Dios se habría ahorrado esta terrible experiencia. Han quedado atrás las palabras del v.
4: Yo Nabucodonosor, ahora esa expresión va dirigida a Dios, es una nueva criatura, es

169
Cf., punto 5.5.3.c.

65
Actuación de Dios a favor de su pueblo (1)

sin duda la obra del espíritu de Dios trasformando los corazones de los seres humanos a
su imagen [am'’l.c; (cülëm) imagen].

Decide seguir al Dios del cielo, cambiar su vida. Aunque el texto no nos identi-
fica quien serán los protagonistas posteriores del relato de la estatua, si que podemos
intuir claramente que Nabucodonosor no es nada más que un primer paso en un largo
itinerario que nos llevará, reino tras reino, hasta el final descrito. Lo que sí dice el texto
es que todos esos reinos posteriores tendrán una característica común con el primero:
serán portadores de la misma am'’l.c; (cülëm) imagen que el primero, contraria al plan de
Dios.
Igualmente podemos extraer la idea, que Daniel y sus compañeros son un prototi-
po de los creyentes que vivirán fieles a Dios en cada periodo indicado por la estatua.
Teniendo que decidir a quién adorar, si a las propuestas de los poderes contrarios a Dios
o, sin valorar consecuencias, ser fieles a Dios.
El recorrido que se hará a través de los metales, marcará el itinerario de enfrenta-
miento entre los seguidores de Babel y lo seguidores verdaderos de Dios, escenificado
por la experiencia de Daniel y sus compañeros.
Como he presentado el primer punto de nuestro itinerario de estudio tiene que ver
con la adoración verdadera versus adoración falsa.

66
Un príncipe hebreo en el exilio

Lección 6: Actuación de Dios a favor de su pueblo (2)


6.1. Introducción general a la segunda sección
Con el capítulo 5 entramos en la segunda sección del libro, cambiamos de prota-
gonista, ahora hablaremos de Belsasar y una nueva experiencia de los hijos de Dios. Si
en la primera sección el tema fundamental era la verdadera adoración, en esta segunda
sección nos encontramos con un segundo tema importante para el pueblo de Dios del
primer pacto, la ley.

6.1.1 Estructura de la sección


La situación de los capítulos en esta sección ha sido motivo de diferentes y largas
controversias históricas. Muchos especialistas críticos los ven como un cúmulo de erro-
res del autor. 170 Sin embargo no comparto en ningún sentido la opinión de ellos. Como
ya hemos presentado en la introducción, el libro es una obra maestra escrito bajo el más
estricto estilo literario hebreo. El orden de las historias narradas en esta sección queda
establecido por el sistema de estructura quiástico.
La relación de los capítulo del 5 al 7 es, en sí mismo, el paralelo quiástico de los
ya mencionados 2 al 4, pero como exige la técnica empleada por Daniel, en sentido in-
verso. Como consecuencia el capítulo 5 corresponde con el 4 y trata del mismo tema, el
6 encuentra su paralelo temático en el 3 y finalmente el 7 encuentra su paralelo en el 2.

6.1.2. Sentido de la sección


¿Qué son en realidad estos dos conjuntos de capítulos?, dos historias perfectamen-
te estructuradas, que tratan cada una de ellas un problema particular de la situación del
creyente frente a los poderes del mal.
Solo tenemos que recordar la secuencia de la primera sección: sueño (profecía de
los reinos), prueba del creyente (la prueba de los compañeros de Daniel), intervención
de Dios (juicio sobre Nabucodonosor), tema fundamental de la sección: verdadera ado-
ración versus falsa adoración.
Y adentrarnos en la secuencia de la segunda pero en sentido inverso. Intervención
de Dios (juicio contra otro rey: Belsasar), prueba del creyente (la prueba de Daniel en el
foso de los leones) y finalmente sueño (profecía de los reinos).
La verdad es que los hipótesis de los críticos, solo hace que mostrar su ingenuidad
hacia la inspiración de la Biblia, sin tener en cuenta los escritos bíblicos.

6.1.3. Otra vivencia de un rey


Nabucodonosor quedó atrás en el capítulo anterior, ahora nos adentramos en el
rey con el cual se cumple el paso de la cabeza de oro al pecho de bronce (cf., cap. 2).
Sería por lo tanto el cumplimiento completo de la primera parte de la profecía, recor-
dando nos dice: después de ti se levantará un reino inferior al tuyo (3:39).

170
Cf., la crítica feroz que es presentada en L. A. Schökel, J. L. Díaz, op. cit, pág. 1260.

67
Actuación de Dios a favor de su pueblo (2)

Aunque le resulte extraño a la crítica, el sentido que Daniel le concede a esta nue-
va sección no es hacer historia, en el sentido actual del término, sino indicar que aún
viviendo el profeta se comenzó a cumplir lo que Dios había mostrado a Nabucodonosor
y revelado a Daniel: Después del imperio Babilónico vendría otro, el capítulo 5 es el
cumplimiento de este acontecimiento: La misma noche fue muerto Belsasar, rey de los
caldeos. Y Darío, de Media, cuando tenía sesenta y dos años, tomó el reino (5:30-31).
Debemos de recordar como comenzó el libro, para situar la idea presentada por el
autor inspirado:
En el tercer año del reinado de Joacim, rey de Judá, vino Nabucodonosor, rey de
Babilonia, a Jerusalén, y la sitió. El Señor entregó en sus manos a Joacim, rey de Judá, y
parte de los utensilios de la casa de Dios; los trajo a tierra de Sinar, a la casa de su dios,
y colocó los utensilios en la casa del tesoro de su dios.171
Daniel vivió todavía unos años en el nuevo Imperio (Medo-Persa), en su vida pu-
do vivir el comienzo del cumplimiento de la profecía.

6.1.4. ¡Otra vez a lo mismo!


El trasfondo del juicio de Dios sobre el nuevo rey es de nuevo el santuario israeli-
ta (cf., 1:2), si Nabucodonosor, ascendiente de Belsasar, profanó el templo de Jerusalén,
ahora el nuevo rey va un paso más allá:
Belsasar, con el gusto del vino, mandó que trajeran los vasos de oro y de plata que
Nabucodonosor, su padre, había traído del templo de Jerusalén, para que bebieran de
ellos el rey y sus grandes, sus mujeres y sus concubinas.172
Para Nabucodonosor los utensilios del templo fueron un botín de guerra, ahora el
nuevo rey, los utiliza para una orgía sexual dedicada a sus dioses. Un paso más en la
profanación iniciada por Nabucodonosor.
Para el estudio de los capítulos mantendremos el orden que Daniel, por la estruc-
tura seleccionada, utilizó, pero debo de recomendar no perder de vista en ningún mo-
mento el orden de los acontecimientos: 1º capítulo 7, 2º capítulo 6 y último capítulo 5.

6.2. Leyendo la Palabra


Leer detenidamente el texto del capítulo 5, intentando identificar los diferentes
temas que son presentados para su estudio. Tras la lectura contestar las preguntas a par-
tir del texto a modo de repaso de los ítems sobresalientes del capítulo.
1. El rey _________ hizo un gran banquete a mil de sus príncipes, y en pre-
sencia de los mil bebía vino.
2. Belsasar, con el gusto del vino, mandó que trajeran los ________ de oro y
de plata que Nabucodonosor, su padre, había traído del ________ de Jeru-
salén, para que bebieran de ellos el rey y sus grandes, sus mujeres y sus
concubinas.

171
Cf., 1:1-2.
172
Cf., 5:2.

68
Un príncipe hebreo en el exilio

3. Bebieron vino y alabaron a los ________ de oro y plata, de bronce, de hie-


rro, de madera y de piedra.
4. ¿Eres tú ___________ de los hijos de la cautividad de Judá, que mi padre
trajo de Judea?
5. Y la escritura que trazó es: "Mene, _________, __________, Uparsin”
6. Esta es la interpretación del asunto: "__________": Contó Dios tu reino y
le ha puesto fin.
7. Y ___________, de Media, cuando tenía sesenta y dos años, tomó el reino.

6.3. El secreto de las formas

a. Introducción: Invitación al culto divino. (1-4)


b. Grafiti en la pared. (5-6)
c. Demanda de interpretación a los magos. (7-9)
d. Clímax: Daniel es convocado. (10-12)
c’. Fracaso en la interpretación de los magos. (13-16)
b’. Daniel interpreta el grafiti. (17-28).
a’. Conclusión: Caída de Babilonia. (29-31)

Estudiemos la estructura con la intención de familiarizarnos con ella. A través de


los paralelismos se van desarrollando los temas principales del quinto capítulo, con una
idea principal: juicio de Dios sobre el rey. En el caso de la estructura que nos ocupa, el
rey Belsasar es juzgado por Dios, por su apostasía.

6.4. El espíritu del texto


Esta sección estará dedicada al análisis de los términos arameos, más significati-
vos e importantes para la comprensión del texto. Varios términos importantes deben de
ser conocidos:

a. 5:26: anE¨m. (münë´) mina (de la raíz münë´). Esta misma raíz apareció en el
cap.1 en referencia a la cantidad de alimentos que el rey asignaba (1:5).
b. 5:27: lqE+T. (Tüqël) pesado (de la raíz Tüqël). Otro término perteneciente al
lenguaje comercial, es un fraude de peso.
c. 5:28: srE_P. (Pürës) hacer añicos (de la raíz Pürës). El término aparece en el
AT en contextos de violencia, (cf., Miq 3:3).
Todos estos términos, que serán estudiados en su momento, pertenecen al lengua-
je comercial de la época.

69
Actuación de Dios a favor de su pueblo (2)

6.5. A través del texto


Comenzamos la nueva escena que nos llevará a vivir la experiencia del nuevo rey
y la caída del imperio neo-babilónico. Importantes cambios de escena y personas son
anunciados. Ambos reyes rechazaron la revelación de parte de Dios del final del impe-
rio, por ello, tuvieron que vivir su propia experiencia. Ambos son advertidos por medio
del profeta, sin embargo sus destinos son absolutamente diferentes. Belsasar (hijo/nieto)
de Nabucodonosor es el protagonista de esta nueva historia.

6.5.1. Introducción: invitación al culto divino (1-4)


El capítulo 5 comienza identificando el parentesco de este nuevo rey: le traigan
los vasos que Nabucodonosor había traído del Templo de Jerusalén. (5:1) ¿Por qué
esos vasos? En el texto se ve una clara alusión a rechazar, tal vez, la versión que se con-
taba de la historia de su abuelo, no aceptando la revelación del Dios de los cielos.
Hay una curiosidad textual que me parece una alusión a añadir a la rebelión del
rey: Bebieron vino, y alabaron a los dioses de oro, plata, bronce, hierro, madera y pie-
dra, estos son los mismos metales de la estatua, solo se añade la madera. El brindis pa-
rodia la revelación de Dios a Nabucodonosor.
Profanar de forma sacrílega los objetos del Templo de Jerusalén un claro enfren-
tamiento con el Dios de ese lugar de culto.
La fiesta cúltica ha comenzado, el desenfreno y la pornografía sagrada están pro-
movidos por los efectos del alcohol. El rey se ha enfrentado directamente contra el Dios
de los cielos, la escena se repite y comienza la intervención de Dios.

6.5.2. Grafiti en la pared (5-6)


De forma rápida e incalculable, irrumpe en la sala del banquete espiritual una ma-
no que comienza a escribir sobre la pared (v. 5), queda a la vista de todos los invitados
la escena de escritura. Con una precisión milimétrica en la descripción hay tres planos
superpuestos que forman el escenario de la dramatización: el público que mira la esce-
na, en segundo lugar y mirando hacia la pared: el candelabro de oro del Templo de Jeru-
salén, símbolo de la presencia de Dios permanente sobre su pueblo. Y en tercer plano, la
mano que escribe un juicio de Dios sobre el rey.
La escena preocupó profundamente al rey y sus pensamientos lo turbaron. Su
cuerpo reacciona de miedo ante lo que se le está presentando (v. 6).
El palacio símbolo del esplendor (4:27), se rinde como pergamino para recibir la
firma, y así se apunta la proporción “Belsasar-vasos-cantos/Dios-palacio-sentencia. La
sala del banquete se convierte en sala tribunal supremo, y el rey será acusado.173
Lo que se había diseñado para ser una fiesta en honor del rey-dios, termina con-
virtiéndose en un juicio contra él mismo, el rey comienza a gritar para que vengan a
interpretar semejante visión.

173
L. A. Schökel, J. L. Díaz, op. cit, pág. 1262.

70
Un príncipe hebreo en el exilio

6.5.3. Demanda de interpretación a los magos (7-9)


Belsasar tiene miedo al recordar las escenas que vivió su abuelo, solo Daniel
había sido capaz de interpretar los sueños. ¿Sería tal vez el mismo Dios que habita en
los cielos el autor de este nuevo evento? Como en los capítulos anteriores son convoca-
dos los principales intérpretes profesionales, aquellos que mantenían sus puestos reales
por sus interpretaciones de los agüeros.
Al igual que en los capítulos precedentes fueron incapaces de interpretar la visión.
La historia se repite, llega la crisis a palacio.

6.5.4. Daniel es convocado a la sala del banquete (10-12)


Entonces entra la reina,174 los protocolos de la época solían dejar fuera de estos
actos a las esposas o madres,175 conocedoras de los acontecimientos ocurridos en vida
de su esposo.
La carta de presentación de Daniel en boca de la reina-madre, fuerza a Belsasar a
evaluar su situación a través de los datos que se le aportan. Dos veces en estos versícu-
los se indica el punto de referencia sobre el que el rey debe de tomar sus decisiones si
desea conocer el significado del grafiti sobre el muro: en los días de tu padre; el rey
Nabucodonosor tu padre, constituyó jefe sobre todos los magos, astrólogos, caldeos y
adivinos (11).
Las razones esgrimidas (5:12) por la reina es el resultado de la historia que ella
misma conoció. De nuevo se produce un enfrentamiento entre el hijo de los dioses: Bel-
sasar con el hijo de Dios: Beltsasar (nombre arameo de Daniel modificado):176 Llámese,
pues, ahora a Daniel, (su nombre hebreo) y el te dará la interpretación. (5:12). Se repi-
te la misma secuencia que en los casos anteriores.

6.5.5. Fracaso de los intérpretes (13-16)


Acorralado por la historia familiar que la reina le ha contado, Daniel es llamado a
Palacio, la pregunta del rey es especialmente significativa: ¿eres tú aquel Daniel de los
hijos de Judá, que mi padre trajo de Judea? (5:13), la pregunta está formulada con toda
intención, se ve con claridad que el rey salta intencionadamente toda la estancia del vie-
jo profeta en Babilonia, se le llama por su nombre hebreo y no por el arameo, pues es el
mismo que el suyo. El rey sigue buscando humillar al Dios hebreo, le es más cómodo
dada su situación. Además, cuando cita las palabras de la reina, no incluye el término
santo177 que ella utilizó. Le ofrece a Daniel el puesto del tercero en el reino.
Le está pidiendo el rey que actúe como uno de sus adivinos y no como el servidor
del verdadero Dios de los Cielos.

174
Comentaristas actuales piensa que se refiere a la reina madre. Ídem. Personalmente pienso que debió
ser la esposa de Nabucodonosor, abuela de Belsasar, eran consideradas con mucho más prestigio que las
propias esposas.
175
Cf. Est 4:11, 16.
176
Cf., 2.5.2.c.
177
La versión RV introduce la variante añadida en la versión de los LXX: un espíritu santo, que no está
en el original arameo.

71
Actuación de Dios a favor de su pueblo (2)

6.5.6. Daniel interpreta el grafiti (17-28)


La respuesta del profeta de Dios es sin duda la que nunca querría haber escuchado
el osado rey. Como nos tiene acostumbrados, las respuestas de Daniel son siempre dul-
cificadas al máximo (cf., 5:17).
Haciendo uso de la historia de la corte, comienza su interpretación recordando, tal
vez no solo para el rey sino para todos aquellos que estaban allí, cómo fueron los acon-
tecimientos en la vida del viejo rey ya fallecido (5:17-21), recuerda cada uno de los
momentos que marcaron la historia del rey con Dios y como terminó aceptando que
solo hay un Dios.
Daniel acusa al rey de haber actuado con soberbia contra Dios (5:23): Pero tú no
honras al Dios que sostiene en sus manos tu respiración y todos tus caminos.178 Daniel
responde con un escrito está, utiliza expresiones similares a las que aparecen en el Sal-
mo 119:73.
El reproche más importante que Daniel hace a Belsasar es el de idolatría, adorar a
dioses hechos de la propia creación de Dios (oro, plata…) y no adorar al Dios de la
creación, que ni ven ni oyen (5:23). En este capítulo no se está refiriendo a la imagen de
Dios, como lo fue en el capítulo 2, sino a los ídolos. En el texto se presenta un matiz
diferente de la espiritualidad de Nabucodonosor y la de su nieto. El primero usurpó la
imagen de Dios, el segundo es un idólatra.
La respuesta e interpretación del enigma sobre el muro, surge del propio pecado
del rey. Daniel interpreta que la mano que ha escrito en la pared es la misma que sostie-
ne la vida del rey.
La escritura sobre la pared provoca un estado de ansiedad profundo en el rey, sabe
que es un mensaje del Dios de los Cielos, al cual se ha enfrentado, de algún modo tiene
que conocer el significado.
Algunas dificultades importantes se presentan delante del rey para poder conocer
el significado del escrito, tal y como el propio rey ha dicho: cualquiera que lea esta
escritura y me muestre su significado. (5:7)
Como los textos antiguos de la época, este debió escribirse sin vocales y para co-
nocer su lectura debían de estar familiarizados con las palabras. Tal vez igualmente,
tampoco debía haber separación entre palabras, tal vez el escrito era transliterado así:
NMBRDNMBRDWGDNDDVDD. Es fácil entender la dificultad para descifrar el gra-
fiti.
Daniel sabe leer el texto: mene, mene, teqel, ufarsin, según la trascripción que es
utilizada en el Texto Masorético. Varias interpretaciones se han dado a estas palabras,
pero la más consensuada es la siguiente, se ha interpretado como participios pasivos:179
a. hn"m) . mene: contado (de la raíz manah, contar).
b. lqE+T. teqel: pesado (de la raíz taqal, pesar).

178
Mi traducción literal.
179
M. García-Cordero, Biblia Comentada, t.3, (Madrid: BAC, 1967), pág. 1020.

72
Un príncipe hebreo en el exilio

c. sr"(p'W Ufarsin: separado, roto (de la raíz faras, separar).

Daniel, ofrece una interpretación inspirada que debemos de considerarla como la


verdadera:
a. Mene: ha sido contado por Dios.
b. Teqel: pesado (encontrándose en déficit),
c. Uparsim: para ser entregado a los Medos y los Persas.
Belsasar entiende que su fin ha llegado, y a Daniel Dios le concede el privilegio
de poder vivir en su propia vida el paso de un imperio a otro, en esa noche Babilonia
paso a la historia y con ello al olvido de sus reyes arrogantes, idólatras y contrarios a
Dios.

6.5.7. Conclusión Caída de Babilonia (29-31)


Daniel recibe la recompensa que el rey había prometido, pero este acto no impide
el final de la profecía en aquella misma noche: Y Darío el Medo tomó el reino, siendo
de sesenta y dos años (5:31).
Dos realidades importantes son sobresalientes en esta impactante historia:
a. Los reinos de la tierra se levantan y caen.
b. Pero el Dios del Cielo permanece para siempre.
El capítulo 5 constituye un momento decisivo en el libro de Daniel: es el momen-
to de la entrada en la historia del segundo imperio mostrado a Daniel, aunque Belsasar
quiso hacer creer que su imperio sería eterno. Dios conocía la historia desde antes de
que los acontecimientos sucedieran, con ello su Pueblo se siente consolado en la tribu-
lación, entendiendo que Dios es el que tiene la última palabra en todos los aconteci-
mientos de nuestra historia. ¡Gloria a Dios por ello!

73
Un príncipe hebreo en el exilio

Lección 7: Prueba del creyente (2)


7.1. Introducción
Como indica el capítulo 1, a Babilonia llegaron cuatro jóvenes: Daniel, Ananías,
Misael y Azarías. En la prueba del creyente 1 se vieron involucrados los tres compañe-
ros de Daniel en una fiesta de adoración. El rey mando llamar, entre otros a los sátra-
pas, magistrados, capitanes, oidores, tesoreros, consejeros, jueces, y todos los gober-
nadores de las provincias. Entre este nutrido grupo de administradores reales se encon-
traban los compañeros de Daniel, y este no aparece en escena. Pero en el capítulo 6, le
toca vivir la misma experiencia que vivieron sus compañeros, ahora a Daniel, uno de los
tres gobernadores del reino. Es el momento en el cual el propio Daniel va a ser puesto a
prueba en su fidelidad a Dios. El capítulo 6 da comienzo donde lo dejamos en el 5,
Darío, el Medo, asciende al trono.
Como ya hemos comentado, en esta segunda escena, los acontecimientos son na-
rrados en sentido contrario a la primera, para mostrar estructuralmente el sentido del
libro. Daniel vive su propia experiencia de fe.

7.2. Leyendo la Palabra


Leer detenidamente el texto del capítulo 6, intentando identificar los diferentes
temas que son presentados para su estudio. Tras la lectura contestar las preguntas a par-
tir del texto a modo de repaso de los ítems sobresalientes del capítulo.
1. Pareció bien a ___________ constituir sobre el reino ciento veinte sátrapas
que gobernaran en todo el reino.
2. Pero Daniel mismo era ____________ a estos sátrapas y gobernadores,
porque había en él un espíritu superior; y el rey pensó en ponerlo sobre to-
do el reino.
3. Entonces dijeron aquellos hombres: No hallaremos contra este Daniel mo-
tivo alguno para acusarlo, si no lo hayamos contra él en relación con la
__________ de su Dios.
4. Ahora, pues, oh rey, confirma el edicto y fírmalo, para que no pueda ser
revocado, conforme a la ley de _____________y de ________________,
que no puede ser abrogada.
5. Entonces el rey ordenó que trajeran a Daniel, y lo echaron al foso de los
leones. El rey dijo a Daniel: -- El Dios tuyo, a quien tú continuamente sir-
ves, él te ____________.
6. Mi Dios envió su ________, el cual cerró la boca de los leones para que no
me hicieran daño, porque ante él fui hallado inocente; y aun delante de ti,
oh rey, yo no he hecho nada malo.
7. Daniel prosperó durante los reinados de Darío y de ________, el persa.

7.3. El secreto de la formas

74
Profecía de los reinos (2)

a. Introducción: Daniel gobernador en la corte. (1-3)


b. Complot contra Daniel. (4-9)
c. Daniel en el foso de los leones (10-18)
d. Clímax: El ángel de Jehová (19-22)
c’. Daniel rescatado del foso de los leones. (23)
b’. El rey descubre el complot contra Daniel. (24).
a’. Conclusión: Reconocimiento del Dios de Daniel. (25-28)

Estudiemos la estructura con la intención de familiarizarnos con ella. A través de


los paralelismos se van desarrollando los temas principales del sexto capítulo, con una
idea principal: prueba del creyente. En el caso de la estructura que nos ocupa, Daniel es
puesto a prueba.

7.4. El espíritu del texto


Esta sección estará dedicada al análisis de los términos arameos, más significati-
vos e importantes para la comprensión del texto. Varios términos importantes deben de
ser conocidos:

a. 6:8: ~y"q. (qüyäm) edicto, estatuto.


b. 6:8: rs"+a/ (´ésär) decreto.
c. 6:8: W[b'û (bä`û) oración, petición , plegaria.
d. 6:9: td". (dät) ley.
e. 6:9: sr:Þp'W yd:îm' (mäday ûpäras) Media-Persia.

7.5. A través del texto


7.5.1. Introducción: Daniel gobernador de la corte (1-3)
El capítulo comienza con la misma idea que lo hizo el precedente capítulo 3. El
texto nos dice lo siguiente: Agradó ante Darío y ‘~yqih] (háqîm) designó, que es el
mismo término que ya utilizó Daniel en el capítulo 1: erigir una estatua. Nos encontra-
mos por lo tanto ante un problema de parecidas características: ahora la cuestión es eri-
gir a los altos administradores, entre ellos Daniel. Daniel es uno de los tres presidentes
gobernadores del reino, y debajo de sus ordenes el resto de administradores locales.
El texto (v. 3) aporta además el dato de que en el pensamiento del rey estaba eri-
girlo [~yqih] (háqîm) designó] el primero entre ellos. El rey debió conocer la superiori-
dad intelectual de Daniel en los asuntos del reino. (Cf., 1:17-18, 2). Esta decisión de
erigir a Daniel el segundo en el reino, después del rey, precipita toda la dramatización
del capítulo.

75
Un príncipe hebreo en el exilio

7.5.2. Complot contra Daniel (4-9)


Posiblemente por ser extranjero se desencadenó un espíritu patriota que precipitó
el complot contra Daniel, no entendieron o no quisieron aceptar las razones del rey, ex-
tranjero igualmente, para erigir a Daniel en un puesto muy relevante en la corte.
Los conspiradores reconocen la fidelidad e integridad de Daniel al reino y a su
rey, por ello sólo les queda dar forma a una conspiración encubierta: Ley de Dios versus
ley de los hombres:180 Entonces dijeron aquellos hombres: No hallaremos contra este
Daniel motivo alguno para acusarlo, si no lo hayamos contra él en relación con la ley
de su Dios. (6:5).
Piensan que solo podrán desacreditar a Daniel si le enfrentan con su Dios, sabien-
do que su integridad le llevaría a no dudar el sentido de su decisión. Por la posición
(rango) que el rey había dado a Daniel, su prueba tenía que ver con una ley característi-
ca del país, y que Daniel conocía perfectamente.
El complot es el siguiente:
Todos los gobernadores del reino, magistrados, sátrapas, príncipes y capitanes
han acordado por consejo que promulgues un edicto real, y lo confirmes, ordenando que
cualquiera que en el espacio de treinta días demande petición de cualquier dios u hom-
bre fuera de ti, rey, sea echado al foso de los leones. (6:7).
El complot, para que tenga efecto, debe de ser ratificado por el rey, el texto nos
dice que van a ver al rey, en grupo (6:6, además de 11 y 15).
En esta sección del capítulo, resalta el v. 8 por su importancia al describir en qué
consisten las verdaderas intenciones de los conspiradores de Daniel: Ahora, pues, oh rey,
confirma el edicto y fírmalo, para que no pueda ser revocado, conforme a la ley de Media y de
Persia, que no puede ser abrogada.

La dramatización se va desarrollando paso a paso en contra de Daniel. La pro-


puesta de los envidiosos gobernantes es sin duda de gran importancia: la ley de Dios se
puede cambiar la ley de los hombre no se puede cambiar: la ley td". (dät) de Dios (6:5),
ha sido cambian por la ley td". (dät) de los hombres.

Siguiendo con los paralelismos, encontramos otro término que enfrenta igualmen-
te estas dos realidades: ~y"q. (qüyäm) edicto, estatuto, utilizado en el v. 7 para el hombre
y en el v. 26 para Dios.
Finalmente, el grupo de la conspiración llegan hasta el rey con su propuesta: cual-
quiera que en el espacio de treinta días … sea echado al foso de los leones (6:7).
Como ya presenté en el estudio de los caps. 1 y 3, la prueba del creyente tiene un
esquema bíblico importante:
a. El creyente fiel a Dios, no vive en una sociedad que le sea propia para des-
arrollar su relación con Dios.

180
Como ya hemos mencionado es el tema que sostiene y estructura la sección.

76
Profecía de los reinos (2)

b. Los poderes políticos y culturales que representan a esa sociedad ponen a


prueba a los verdaderos hijos de Dios.
c. Los creyentes en Dios deciden seguir fieles a Dios a pesar de las circuns-
tancias contrarias en las que viven.
d. Después y bajo el único criterio Omnisapiente de Dios, actúa a favor de
ellos. Reivindicando a sus seguidores.
En este caso en particular, el esquema es el mismo, sin variación, se ha puesto en
funcionamiento la prueba contra el creyente.
La particularidad de la escena, es sin duda, la imposibilidad de cambiar un edicto
que el rey había firmado. Este dato, que aparece en el texto directamente mencionado,
es una de las características de la rigidez de las leyes de Media-Persa, que no se podían
cambiar, ni tan siquiera por el rey. Nosotros estamos acostumbrados a los cambios cons-
titucionales según circunstancias y necesidades, pero en sistemas dictatoriales como el
Medo no estaba contemplada dicha posibilidad.

7.5.3. Daniel en el foso de los leones (10-18)


El edicto comienza su trámite y ejecución. Llega a oídos de Daniel, que evita en
enfrentamiento y el tráfico de influencias, no recurre ni a sus colegas directos ni al rey.
Sino que va a ponerse en contacto con su Dios, que es más poderoso que los mortales,
incluido el rey.
Así nos es presentada la quinta oración del libro: Daniel no cambia sus habituales
actos de adoración (6:10), ora sin importarle las circunstancias ni las consecuencias, la
oración, para Daniel, no es como ir al supermercado, sino una constante en su vida
diaria, y no va a permitir que nadie cambie su realidad espiritual delante de Dios. 181 Así
llagamos al segundo punto del itinerario de la prueba del creyente. Como en los casos
anteriores, la figura de Dios aún no ha aparecido. Todavía falta la decisión irrevocable
del creyente. Daniel nos enseña que la oración debe de estar integrada de forma natural
en la vida del seguidor de Dios.
Los momentos adoptados por Daniel para sus oraciones, son un recordatorio del
sistema de sacrificios que se realizaban con anterioridad a la deportación a Babilonia:
Tenían además que asistir todos los días por la mañana y por la tarde para dar gracias
y tributar alabanzas a Jehová. 182 En cierto modo, Daniel está escenificando los sacrifi-
cios que se realizaban en el Templo, con toda la carga emocional que conllevaba para el
anciano profeta. Daniel ora mirando hacia la ruinas del Templo, añoranza y fe en Dios
al mismo tiempo. Daniel conoce que la solución no está en el Templo destruido, pero
como cada uno de nosotros, los ritos confirman las creencias, es humano. Daniel ha
decido a favor de Dios, se ha consolidado la segunda fase de la prueba del creyente.

181
de verdad que es un ejemplo a seguir por todos los creyentes de cualquier época.
182
Cf., 1 Crón 23:30.

77
Un príncipe hebreo en el exilio

7.5.4. Clímax: El ángel de Jehová (19-22)


Los acontecimientos siguen su curso de forma previsible para los conspiradores.
Cuando el rey es consciente de la situación solo puede balbucear ciertas palabras de
ánimo: El Dios tuyo, a quien sirve en círculo,183 Él te libre. Pero no se puede hacer na-
da, Daniel acaba en el foso de los leones.
El rey se va a la cama sin probar bocado (6:18), impotente ante la injusticia que la
firma de su decreto había provocado, se vuelve a la súplica religiosa, con una actitud de
desesperación e impotencia.
A la mañana siguiente, nada más levantarse, el rey se dirige a la entrada del foso
de sus feroces felinos. La voz no le salía del cuerpo (6:20) y lanza una pregunta hacia lo
desconocido: Daniel, siervo del Dios viviente, el Dios tuyo, a quien tú continuamente
sirves, ¿te ha podido librar de los leones?
El rey menciona al Dios de Daniel, ¿Qué respuesta esperaba el rey a su pregunta?
La respuesta es incierta, lo cierto es que cuando mira dentro del foso, es Daniel quien
responde: mi Dios, envió a su ángel (6:21).
Nos encontramos en la tercera parte de la prueba del creyente: Dios ha actuado,
contra todo pronóstico humano.
Si en el cap. 3, los jóvenes son visitados en el horno de fuego por el Hijo de
Dios, ahora Daniel es visitado por: el ángel enviado por Dios [Hkeªa]l.m; xl;äv. yhiúl'a/
(´élähî šülaH mal´ákëh)]. Hace referencia al Dios Todopoderoso, el Creador. Este dato
es relevante, pues el mismo Dios creador (Gn 1) es el que somete a su creación bajo su
dominio: los leones.

7.5.5. Daniel rescatado del foso de los leones (23)


Daniel no es recatado, ni por el rey ni por sus homólogos en la corte, ni tan siquie-
ra por sus propios méritos: había confiado en Dios sin condiciones, ni razonamientos
humanos de justificación; Dios salva a su hijo de los leones.

7.5.6. El rey descubre el complot contra Daniel (24)


La orden que el Rey dio en el paralelo de la estructura de este texto (cf., 4-9) tie-
nen un reflejo en las dos órdenes que ahora da el rey: que fueran traídos los hombres
que habían acusado a Daniel, y la otra orden: fueron echados junto con sus familias en
el foso de los leones. Y antes de llegar al suelo 184 fueron devorados.
El rey pone al descubierto el complot al que había sido sometido por sus conseje-
ros. Siguiendo las costumbres de la época y para evitar problema en el reino se ajusti-
ciaba del mismo modo a los familiares. Y ahora las leyes de la naturaleza actúan de

183
Traducción propia.
184
Flavio Josefo, Antigüedades Judías, 10, comentando una tradición judía dice: los acusadores de Daniel
habrían cuestionado la autenticidad del milagro al sugerir que los leones habrían estado tan bien ali-
mentados que ignoraron a Daniel.

78
Profecía de los reinos (2)

forma natural, estos hombres llegan al foso de los leones sin la protección del creador,
sus dioses no pueden contener una naturaleza que no habían creado.

7.5.7. Conclusión: Reconocimiento del Dios de Daniel (25-28)


El Dios de los Cielos se ha manifestado de nuevo en la vida de sus hijos y pueden
dar testimonio de su Dios.
Nos encontramos con la sexta185 oración del libro, nos recuerda la oración de Na-
bucodonosor en el cap. 4, varios temas las relacionan: estilo, contenido: Porque él es el
Dios viviente y permanece por todos los siglos, su reino no será jamás destruido y su
dominio perdurará hasta el fin (6:26): el Dios viviente, el Creador y Salvador. El rey
persa en sin duda, un mayor conocedor de Dios que Nabucodonosor.
El capítulo termina con una mención paralela con el v. 1 que dice: Daniel pros-
peró durante los reinados de Darío y de Ciro, el persa. El nombre del rey Ciro, ya
había aparecido en el primer capítulo del libro. Daniel prosperó en el segundo imperio
de la serie señalada por Dios.

7.6 Conclusión
Los paralelos entre los capítulos 3 y 6 son sin duda una de las claves del mensaje
del libro de Daniel, ellos vivieron como cada hijo de Dios su propia experiencia junto a
Dios. Decidieron ser fieles a Dios sin pararse en las consecuencias que los poderes de
este mundo pudieran aplicarles. Su adhesión a Dios era sin fisuras. Solo así puede ac-
tuar Dios en nuestra vida.
Tal vez esta experiencia pueda ser la clave para contestar a la pregunta que tantas
veces he escuchado: ¿Por qué Dios no hace milagros? No será porque invertimos de
forma sistemática en nuestra vida el proceso de la prueba del creyente, nos gusta que
Dios actúe, reservándonos nosotros el control de nuestro corazón, pero esa no es la for-
ma, mientras yo no necesite a Dios de corazón, Dios está limitado por mi libertad. Sin
duda tiene la misma capacidad de hacer milagros como a lo largo de todo la historia, el
problema está en mi corazón.

185
Solo quedará una en el capítulo 9, que no es del objetivo de este curso.

79
Un príncipe hebreo en el exilio

Lección 8: Profecía de los reinos (2)


8.1. Introducción
El capítulo 7 del libro juega, por su situación estratégica, una doble función: a) es
el último de los capítulos escritos en arameo; b) por su lenguaje simbólico se convierte
igualmente en el primero de la serie apocalíptica del libro.
En mi caso entiendo que por el idioma debe de ser considerado en primer lugar
como el último capítulo de la sección escrita en aramea, aunque su lenguaje sea mucho
más simbólico que los capítulos precedentes. La razón de escoger esta opción está basa-
da en la estructura de los siete primeros capítulos, si el 7 no formara parte de la primera
sección del libro, la estructura quedaría rota e inacabada y la obra literaria escrita por
Daniel se vería mucho más desdibujada que si se mantiene dentro de los límites señala-
dos.
Por esa misma razón estructural, el protagonista o destinatario del capítulo es el
rey Belsasar que terminó su reinado en el capítulo 5, pero que todavía falta por conocer,
como en el caso de la primera parte de la sección con el rey Nabucodonosor como pro-
tagonista, cuales son las razones para ser juzgado por Dios como lo hace en el capítulo
5.
En el capítulo 7 se observan temas que aparecieron en el capítulo 2, las dos visio-
nes siguen un desarrollo paralelo, cubren los mismos periodos: desde Babilonia hacia
adelante, menciona los mismos cuatro reinos. Debemos de leer el capítulo 7 a la luz del
capítulo 2.
Pero hay diferencias sustanciales que deberán, sin duda, enriquecer el estudio de
este capítulo: en este la visión la recibe Daniel: Tuvo Daniel un sueño, y las visiones de
su cabeza mientras estaba en su lecho (7:1).
Sin duda, a la hora de estudiar este capítulo nos veremos obligados a tener presen-
te sus particularidades, lo que nos hace adentrarnos en él con expectación.

8.2. Leyendo la Palabra


Leer detenidamente el texto del capítulo 7, intentando identificar los diferentes
temas que son presentados para su estudio. Tras la lectura contestar las preguntas a par-
tir del texto a modo de repaso de los ítems sobresalientes del capítulo.
1. En el ___________ año de Belsasar, rey de Babilonia, tuvo Daniel un sue-
ño y visiones de su cabeza mientras estaba en su lecho; luego escribió el
sueño y relató lo principal del asunto.
2. Y cuatro _________ grandes, diferentes la una de la otra, subían del mar.
3. La primera era ________ un león.
4. Vi luego una segunda bestia, semejante a un __________.
5. Después de esto miré, y otra, semejante a un ___________, con cuatro alas
de ave en sus espaldas. Esta bestia tenía cuatro cabezas; y le fue dado do-
minio.

81
Profecía de los reinos (2)

6. Miraba yo en la visión de la noche, y vi que con las nubes del cielo venía
uno como un hijo de hombre; vino hasta el __________ de días, y lo hicie-
ron acercarse delante de él.
7. Y veía yo que este cuerno hacía guerra contra los ________ y los vencía.

8.3. El secreto de las formas

a. Introducción: Daniel recibe un sueño. (1-2)


b. La visión soñada. (2b-14)
c. Reacción de Daniel por la visión. (15-16)
d. Clímax: Primera interpretación del ángel (17-18)
c’. Reacción de Daniel por la visión. (19-22)
b’. Interpretación ampliada de la visión. (23-27).
a’. Conclusión: Daniel guarda el asunto en su corazón. (28)

Estudiemos la estructura con la intención de familiarizarnos con ella. A través de


los paralelismos se van desarrollando los temas principales del séptimo capítulo, con
una idea principal: Profecía a Daniel. En el caso de la estructura que nos ocupa, Daniel
utilizado por Dios para ampliar la profecía que él conocía del capítulo 2.

8.4. El Espíritu del texto


Esta sección estará dedicada al análisis de los términos arameos, más significati-
vos e importantes para la comprensión del texto. Varios términos importantes deben de
ser conocidos:

a. 7:1: ~l,xe.ä (Hëºlem) sueño (singular).


b. 7:2: wIßz>x, (Hezwî) visión.
c. 7:2: aY"ëm;v. yxeäWr (rûHê šümayyä´) viento de los cielos.
d. 7:3: !w"yxe (Hêwän) bestias.
e. 7:13: vn"ßa/ rb:ïK.' (Kübar ´énäš) Hijo de Hombre.
f. 7:14: ‘!j'l.v'e (šol†än) dominó.
g. 7:14: ‘rq"åywI'e (wîqär) honor, majestad, gloria.

82
Un príncipe hebreo en el exilio

8.5. A través del texto


8.5.1. Introducción: Daniel recibe un sueño (1-2)
El capítulo 7 nos traslada de nuevo a la época de Belsasar, 553 aC.,186 sería, como
ya he apuntado, el comienzo de la historia que termina en 5:31. Ahora es el propio Da-
niel el que recibirá el sueño (7:1).
El capítulo 7 tiene importantes relaciones con el capítulo 2:
a. Las dos visiones siguen un itinerario igual.
b. Ambas cubren el mismo periodo de tiempo: Desde Babilonia hasta el fin
de la historia humana.
c. Mencionan, en ambos casos, los mismos cuatro reinos.
Todas estas similitudes nos hacen pensar en la idea de que el cap. 7 debe leerse
bajo la tutela del cap. 2. Un dato importante es el silencio de Daniel sobre la posibilidad
de que se tuviera que interpretar de otra forma. Él fue el intérprete de los sueños del cap.
2 y ahora es el destinatario del sueño. Al ser interpretado el sueño, no se dice que sea
otro el motivo del sueño, lo que nos obliga a estudiarlos de forma paralela. El dato a
añadir en relación con el cap. 2 sería apreciar los datos que se añaden en este segundo
sueño en relación al primero.
Un dato sí que es resaltado en el cap. 7, la comunicación es más directa: En el
primer año de Belsasar, rey de Babilonia, tuvo Daniel un sueño y visiones de su cabeza
(HveÞar (rë´šëh)) mientras estaba en su lecho; luego escribió el sueño y relató lo prin-
cipal (HveÞar (rë´šëh) cabeza) del asunto. (7:1)

Daniel establece una importante relación entre lo que ha visto y lo que ha escrito.
Lo que debería hacer pensar en la literalidad del escrito en su relación con lo soñado,
aunque parezca demasiado fantástico.
Hay al menos dos datos que nos señalan la intención del sueño y la Creación de
nuevo, la mención del agua encuadrada por los cuatro vientos de la tierra (7:2, cf., Gn
1:1).

8.5.2. La visión soñada (2b-14)


Desde el punto de vista estilístico podemos subdividir la visión en tres secciones,
cada una de ellas introducida por la expresión aramea: miraba yo en mi visión nocturna.
(7:2, 7, 13):
a. Miraba yo en mi visión de noche, y vi que los cuatro vientos del cielo
combatían en el gran mar (7:2-6).
b. Después de esto miraba yo en las visiones de la noche, y vi la cuarta bes-
tia (7:7-12).
c. Miraba yo en la visión de la noche, y vi que con las nubes del cielo venía
uno como un hijo de hombre (7:13-14).

186
Cf., anexo nº 1.

83
Profecía de los reinos (2)

De igual modo, aparece una subdivisión en cuatro partes de cada una de ellas que
comienzan con la fórmula y he aquí, Wrªaw] : (wa´árû). (cf., 2, 5, 7, 13).

Además señalar que desde el punto de vista del desarrollo de las escenas, al profe-
ta se le muestra que dos de ellas tienen que ver con la tierra: 1) 3-8; 2) 9-10 y otras dos
son desarrolladas en el cielo: 1) 9-10; 2) 13-14. Las escenas en la tierra son escritas en
prosa y las desarrolladas en el cielo en poesía.

a. Primera subdivisión del sueño (2-6)


La primera subdivisión comienza diciendo: Miraba yo en mi visión de la noche
(7:2). El resto de la visión está dividida en tres partes más y descrita sobre tres animales
187
multiformes: la primera como león [hyEër>a;k. at'äy>md' >q;, (admoytä´ kü´aryË)]: como
león, (7:4). Otra bestia segunda, semejante a un oso [hy"åm.D" (Dämyâ)] parecido o seme-
jante (7:5). Otra como leopardo [rm;ênK
> i ‘yrIx\a(,' (´o|Hórî Kinmar)] (7:6).
Por el Sitz im Lebem188 de Daniel podemos saber la importancia de la utilización
de estos animales multiformes y el valor de ellos en el sueño. En la tradición bíblica
utilizada por Daniel, estos animales, denominados semejantes o como, violan el princi-
pio de la creación, el texto dice: según su especie (Gn 1:25), los animales multiformes,
además de inmundos,189 representan un valor contrario a la creación de Dios, lo que se
pone en lugar del plan original de Dios.190
Siguiendo el paralelismo entre la visión del cap. 2 y del cap. 7 podemos establecer
el siguiente paralelismo:
Cap. 2: estatua Cap. 7: animales Interpretación vi- Rey dominante
multiformes vida por Daniel
Cabeza: oro León alado Imperio Neo- Nabucodonosor
Babilónico Belsasar
Pecho: Plata Oso deforme Imperio Medo- Ciro
Persa
Vientre: Broce Leopardo multi- Para Daniel en el Por determinar
cefálico futuro en la historia
posterior
Daniel ha vivido en el primer imperio

187
k
La preposición hereo-aramea es inseparable de la palabra a la que modifica.
188
Cf.,  pie de pág. 1.
189
Según Levítico 11.
190
Sería bueno recordar que en el capítulo 2 se presenta la misma idea, cf., 2:37-38.

84
Un príncipe hebreo en el exilio

b. Segunda subdivisión del sueño (7-12)


Después de este miraba yo en la visión de la noche (7:7). La segunda subdivisión,
tiene que ver con la cuarta bestia, siguiendo el mismo paralelismo con el capítulo 2 que-
daría el siguiente cuadro:
Cap. 2: estatua Cap. 7: animales Interpretación vi- Rey dominante
multiformes vida por Daniel
Piernas: hierro Bestia espantosa Para Daniel en el Por determinar
con 10 cuernos futuro en la historia
posterior
Pies de hierro y arcilla Cuerno pequeño Para Daniel en el Por determinar
futuro en la historia
posterior
Piedra no cortada por Fueron puestos tro- Reino de Dios Hijo del Hom-
manos de hombre: Reino nos Eterno bre: que le fue
de Dios (2:44 ss.) dado dominio.
Gloria y reino
Las cuatro partes de esta segunda división de la visión, son las siguientes:
1. Y he aquí, la cuarta bestia era espantosa, terrible… y tenía diez cuernos.
(7:7).
2. He aquí que otro cuerno pequeño salía de ellos. (7:8), esta y las anteriores
escenas son presentadas en el tierra.
3. Escrito en poesía semita, 191 Estuve192 mirando193 (7:9-10), escena en el
cielo, y a través de un quiasmo.
a. 9a: hasta que fueron puestos tronos
y un anciano de días se sentó.194
b. 9b: su vestido blanco como nieve,
y el cabello de su cabeza como lana limpia.195
c. 9c: su trono llamas de fuego,
sus ruedas fuego ardiente.196
c'. 10a: Un rio de fuego procedía

191
HB, págs. 510-511: La poesía hebrea no es rimada, no guarda ritmo alguno, sino solo acento (suce-
sión de sílabas acentuadas y no acentuadas). No existe metro. El pensamiento no se desarrolla comple-
tamente en una sola frase, sino se descompone en varios miembros, que se corresponden simétricamen-
te. Un mismo pensamiento se repite con diversas expresiones en el miembro siguiente (paralelismo
sinónimo), o se pone en oposición a otro (paralelismo antitético), o se desarrolla y amplia en igual
forma de verso (paralelismo sintético)
192
El verbo hebreo-arameo no tiene tiempos, sino estados y son dos: estado completo o estado incomple-
to. El completo indica una acción terminado, el incompleto una acción no terminada.
193
Paralelismo antitético. Piel participio perfecto, masculino singular.
194
Paralelismo sintético. 3+3 (número de palabras en cada verso). Primer verbo: pusieron, piel perfecto
masculino plural. Segundo verbo: se sentó, piel perfecto, masculino, singular.
195
Paralelismo sintético. 3+4, sin verbos.
196
Paralelismo sintético. 3+3, sin verbos.

85
Profecía de los reinos (2)

y salía de delante de Él.197


b'. 10b: millares de millares le servían,
y millones de millones estaban delante de él.198
a'. 10c: el tribunal tomó asiento,
y los libros fueron abiertos.199
4. Yo estaba mirando a causa del sonido de las grandes palabras que habla-
ba el cuerno. (7:11-12)
Al igual que las escenas anteriores del libro, la forma que tiene Dios de proteger a
su pueblo es intervenir a favor de sus hijos fieles por medio de un juicio (cf., caps. 4, 5).
Debemos de recordar que este juicio, en el cielo, ha estado ya representado en la tierra
por los dos juicios que se realizaron desde el cielo a los dos reyes (cap. 4 y 5), ahora es
presentado de forma definitiva con la intención de mostrar que el último juicio de la
sección no es para un rey en concreto, sino para todo el proceso revelado en el capítulo
2 a los reinos y en el capítulo 7 representado por las bestias. El resultado final de este
juicio es entregar el reino a los hijos de Dios, no solo a Daniel y sus compañeros, sino a
todos los hijos de Dios que han pasado por cada una de las etapas mostradas en los sue-
ños.

c. Tercera subdivisión del sueño (13-14)


Las cuatro partes de esta tercera división, son los siguientes: Veía yo en la visio-
nes de la noche,200
1. 13a: Y he aquí, con las nubes del cielo.
Venía uno semejante a un Hijo del Hombre.201
2. 13b: y él se allegó hasta el anciano de días
Y ellos lo acercaron delante de él;202
3. 14a: y a él la fue dado dominio, gloria y reino,
Y todos los pueblos, las naciones y las lenguas le adoraron.203
4. 14b: su dominio es un dominio eterno,
El cual no pasará, y su reino es uno que no será destruido.204

197
Paralelismo sintético. 3+3, Primer verbo: procedía, participio, masculino absoluto. Segundo verbo:
participio, masculino absoluto.
198
Paralelismo sintético. 3+4, Primer verbo: servían, piel imperfecto 3 persona masculina. Segundo ver-
bo: piel imperfecto 3 masculino plural.
199
Paralelismo sintético. 2+2, primer verbo: tomó asiento, piel perfecto 3 persona masculino singular.
Segundo verbo: abrieron, piel perfecto 3 persona masculino plural.
200
Paralelismo antitético, verbo: veía, piel participio perfecto, masculino singular absoluto.
201
Paralelismo sintético. 4+4, primer verbo: venía, piel perfecto 3 persona masculino singular. Segundo
verbo: abrieron, piel perfecto 3 persona masculino plural.
202
Paralelismo sinonímico. 4+2, primer verbo: se allegó, piel perfecto 3 persona masculino singular.
Segundo verbo: abrieron, perfecto 3 persona masculino plural.
203
Paralelismo sintético. 5+5, primer verbo: fue dado dominio piel perfecto 3 persona masculino singular.
Segundo verbo: adoraron, piel imperfecto 3 persona masculino plural.
204
Paralelismo sintético. 5+3, o verbo: será destruido, hiphael imperfecto 3 persona masculino singular.

86
Un príncipe hebreo en el exilio

Esta es la visión que Daniel recibió, la parte que tiene que ver con la tierra fue re-
dactada en proas, y las visiones de escenas en el cielo están redactadas en poesía semita.
vv. 2-8 En la tierra En prosa
vv. 9-10 En los cielos En poesía
vv. 11-12 En la tierra En prosa
vv.13-14 En el cielo En poesía
8.5.3. Reacción de Daniel por la visión (15-16)
Daniel conoce el contenido de la visión, que ha trasmitido fielmente: En el primer
año de Belsasar, rey de Babilonia, tuvo Daniel un sueño y visiones de su cabeza ( HveÞar
(rë´šëh)) mientras estaba en su lecho; luego escribió el sueño y relató lo principal ( Hve-
Þar (rë´šëh) cabeza) del asunto. (7:1). Ahora necesita una explicación, Daniel se dirige
a uno de los que asistían (7:16), pues se encontraba asustado ynIN:)luh]b;y> (yübahálunnaºnî)
(7:15).
A Daniel se le concede ahora la interpretación que todavía no conoce en su totali-
dad.

8.5.4. Clímax: Primera interpretación del ángel (17-18)


La primera respuesta del ser celestial es sencilla y concreta: estas cuatro bestias
son cuatro reyes que se levantaran en la tierra (7:17). Una vez finalizado el tiempo
señalado para las cuatro bestias se indica el final: recibirán el reino los santos del altí-
simo, eternamente y para siempre (7:18).
La primera contestación es presentada por el ser celestial como una realidad desde
los dos extremos. La interpretación que ahora tiene Daniel no procede de sus actitudes,
sino como en los casos anteriores de una revelación.
Debo señalar que hay un proceso claro en el libro para la revelación:
a) Cap. 2: Rey pagano sueña, Daniel interpreta, por medio de la intervención de
Dios.
b) Cap. 4: Rey pagano sueña, Daniel interpreta, por medio de la intervención de
Dios.
c) Cap. 5: Rey pagano sueña, Daniel interpreta, por medio de la intervención de
Dios.
d) Cap. 7: Sueña Daniel y un enviado celestial interpreta.

8.5.5. Reacción de Daniel por la visión (19-22)


Daniel necesita pedir una ampliación sobre lo que el ser celestial le ha interpreta-
do. Sí leemos con atención los capítulos 2 y 7, se podrá notar que la diferencia entre lo
revelado en el cap. 2 y el 7 es precisamente la petición de Daniel.

87
Profecía de los reinos (2)

En el cap. 2, el sueño termina con los pies de hierro y arcilla, el cap. 7 dedica una
mayor información a su equivalente, la obra del cuerno pequeño que sale de la bestia
terrible. Ahora el ángel va a dedicar un importante lugar en su explicación al periodo de
los pies de hierro y arcilla (cap. 2) y al cuerno pequeño que sale de la cuarta bestia.

8.5.6. Interpretación ampliada de la visión (23-27)


Estos versículos, al estar en boca del ser celestial, están redactados en poesía 205
semita con todos los condicionantes que ya he señalado:
1. 7:23: Esto dijo de la cuarta bestia,
2. 7:23a. Será un cuarto reino sobre la tierra
El cual será diferente de todos los reinos,
3. 7:23b: Y devorará toda la tierra.
Y la pisoteará y la triturará
4. Y los diez cuernos,
5. 24a: De este reino se levantarán diez reyes;
Y después de ellos se levantará otro;
6. 24:b: Y él será diferente de los primeros,
Y derribará a tres reyes;
7. 7:25a: Y hablará palabras contra el Altísimo,
Y a los santos del altísimo consumirá
8. 7:25b: Y procurará cambiar los tiempos y la ley,
Y ellos serán entregados en sus manos por un tiempo, dos tiempos y medio
tiempo.
9. 7:26a: Pero se establecerá el juicio y ellos le quitará su dominio.
10. 7:26b: Para destruirlo y aniquilarlo hasta lo último.
11. 27a: Y el reino y el dominio y la grandeza de los reinos debajo de todo los
cielos,
Será dado al pueblo de los Santos del Altísimo;
12. 27:b: Y su reino es un reino eterno,
Y todos los dominios le servirán y obedecerán. 206
Sin duda que existen importantes relaciones entre este conjunto de versos y aque-
llos de los cuales dan una ampliación (9-10, 13-14):
a. Los seis primeros paralelismos (7:23-25) igualan a los seis paralelismos de
la escena de la que hablan (7:9-10).
b. Hay una gran similitud entre los del resto de la poesía y la descrita en vv.
13-14.
Ha sido el propio ángel quien le explica a Daniel lo que deseaba saber, poniéndolo
en paralelo para que pueda entender mucho mejor la visión.

205
El alumno puede por sí mismo conocer el tipo de paralelismo en cada uno de las estrofas de este im-
portante texto.
206
Para no alargar innecesariamente la explicación diré lo siguiente: de todos los verbos utilizados solo el
primero: dijo está en perfecto (acción terminada), el resto están en imperfecto y acompañados en el 25b
por otro en infinitivo; y en el v. 26b que son dos infinitivos.

88
Un príncipe hebreo en el exilio

Tal y como comentamos, esta segunda sección estaba dedicada al sentido práctico
de la vida del creyente, ahora vuelve a aparecer la ley (7:25b), como apareció en los
capítulos que forman esta sección, pues la prueba del creyente en estos capítulos es la
fidelidad a Dios.

8.5.6. Conclusión Daniel guarda el asunto (28)


El propio Daniel nos muestra su situación en varias partes:
a. Así termina la explicación del ángel, (28a).
b. Habla de sus pensamientos, (28b).
c. Menciona su rostro, (28c).
d. Una decisión: guardar en su corazón el asunto (28d).

8.6. Conclusión
Las preguntas de Daniel al ángel nos sitúa en el camino de la interpretación, desea
conocer el significado de la visión y asimilar su significado lo que le deja perplejo. El
asunto es tan importante que Daniel necesita tiempo para su comprensión, no se rebela
contra Dios sino que acepta su mensaje.

89
Un príncipe hebreo en el exilio

Conclusión
La experiencia como escritor inspirado de Daniel es sin duda una de las grandes e
importantes de toda la Biblia, sobre todo porque nos sitúa frente a definiciones espiri-
tuales de gran trascendencia para cualquier creyente de cualquier época.
Tres secciones hemos contemplado en nuestro estudio:
a. La deportación y suplantación del sistema teocrático, (cap.1).
b. Aquellos poderes que se ponen en lugar de Dios para gobernar su creación
intentan asimilar al pueblo de Dios para que no sea un contrapunto a sus
sistemas idolátricos. Este intento de asimilación Daniel lo muestra en dos
áreas fundamentales de la existencia del creyente:
1. Verdadera adoración versus falsa adoración.
2. Ley de los hombres versus ley de Dios.
En tres escenas diferenciadas se nos presentan todos estos detalles:
a. Cap. 1: llegada a Babilonia.
b. Caps. 2-4: el problema de la falsa adoración.
c. Caps. 5-7: la propuesta de ser infiel a Dios.
La sección aramea del libro se detiene aquí. El libro continua con otra sección si-
milar, pero escrita en hebreo (caps. 8-12) que queda fuera de nuestro objetivo.
Daniel pudo comprobar en su propia vida y tiempo que las palabras de Dios reve-
ladas tuvieron un cumplimiento parcial en su época, presenció la caída del Imperio Ba-
bilónico (cap. 5): la cabeza de oro y el león y el levantamiento del segundo Imperio:
Medo-Persa (5:31). El resto de la profecía, solo podría ir viendo su cumplimiento con el
paso del tiempo, aquellos hijos de Dios fieles en cada momento descrito.
Las dos escenas de la prueba del creyente (caps. 3-6), nos muestran los pasos a
seguir cuando el hijo de Dios es puesto a prueba, Dios siempre tiene una salida para sus
hijos, por difícil que sea el momento vivido.
Las dos escenas de juicios, en la tierra (caps. 4-5) son la base para interpretar la
escena del juicio sumarísimo celestial del cap. 7.
Nuestro Dios es el Dios de la Historia y al igual que tuvo un plan para los reyes
apostatas, los tiene para los que ocupan su lugar en la actualidad. Al igual que tuvo un
plan para Daniel y sus compañeros lo tiene para sus hijos hoy.
Partiendo de las palabras de Jesús (Mt 24:15) y aplicándolas a nuestra vida, el li-
bro de Daniel sigue siendo una importante fuente de inspiración para los creyentes del
Nuevo Pacto. Los poderes que reinan en la actualidad en este mundo, siguen haciendo
las mismas propuestas: una falsa adoración y un llamado a no ser fieles a Dios.

90
Anexos

Anexos
1) Cuadro sinóptico del contexto histórico de la época de Daniel
Cuadro de fechas aproximadas de los acontecimientos relacionados con el libro de
Daniel. 207
Fecha Asiría Babilonia Egipto Israel Judá Medo/Persia
722 Sargon II Destruc-
(722-705) ción Sa-
maria
Senaque- Destrucción de Invasión de
rib (705- Babilonia (689) Jerusalén
681) asirios
Exequias
Asadaron Toma de Te-
(681-668) bas asirios
Usurbani- Idependiacia Ciaxares
pal (669- de Asiría 651 (633-584)
626)
625 Asurbani- Nabopolasar
pal (625-)
614 Alianza con Ciaxares
Ciaxares Alianza
612 Caída de Independencia Independen-
Nínive de Babilonia cia Media
608 Nekao II pe- Muerte del
netra en Siria Rey Josías
toma Carche- en Megui-
mis do. Rey
Joakim
605 Nabucodonosor Primer
vence a Nekao. cerco de
Muerte de Na- Jerusalén,
bopolasar deporta-
ción de
Daniel
602 Nabucodonosor Rebelión
inicia campaña de Joakim
contra Fenicia y
Judá

207
C. Puyol, Manual de historia Bíblica, material auxiliar de clase de Historia de Israel, (Valencia: SAE
1991).

91
Anexos

597 Nabucodonosor Segunda


toma Jerusalén deporta-
ción. Eze-
quiel, Joa-
kim muer-
to.
596 Sedecías
rey
588 Nabucodonosor Uhabra, Sedecías se
inicia cerco Apries va en subleva
Jerusalén ayuda de contra
Secedías, es Nabuco
vencido por
do-nosor
Nabucodono-
sor

586 Nabucodonosor Destruc- Astiages


destruye Jeru- ción de (584-555).
salén Jerusalén.
Cambises
Tercera
(587-558)
deporta-
ción
EvilMedorac
(562-560)
Nereglisar Caixares II
(560-556) (555
Labashimarduk Ciro II el
(556) Grande (557-
529)
Nabibido (555-
539)
Belsasar (553-
539)
Babilonia cae
539 en manos Per-
sas (539)
525 Psamético III Cambises II
fin de la inde- (529-522)
pendencia

92
Anexos

2) El libro de 2 Crónicas 208


Dos libros del AT que registran hechos de los reinados de David y sus sucesores.
En la Biblia hebrea los dos libros aparecen como una sola obra, con un título único:
Dibre hayyamim que significa algo así como acontecimientos de los días, un diario real
de los sucesos que ocurrieron bajo los diferentes reyes (2 Ry 14:18; 27:24; Neh 12:23
etc…). En la LXX el título es paraleipomenom (omisiones), e indica que el libro sumi-
nistra y en parte duplica informaciones que quedaron fuera de Samuel y Reyes. En el
canon hebreo este libro ocupa el último lugar.

a) Autor y contexto histórico


Un examen de los libros de Crónicas, Esdras y Nehemías muestra que los tres li-
bros están estrechamente relacionados en lenguaje, estilo y planteamientos generales,
fueron obra de un mismo autor o compilador, o que fueron escritos en una misma época
por varios autores que colaboraron en una misma época. Una primera tradición hebreo
lo atribuyo a Esdras. Y la evidencia interna lo atribuye a un sacerdote del periodo persa,
y Esdras cumple ambos requisitos (cf. Edr. 7:1-5). Las evidencias internas, como la
utilización del sistema monetario persa (cf. 1 Crón 29:7) indica que se escribió en esta
época.
Como la genealogía de la línea real de Judá es llevada varias generaciones más
allá de Zorababel, quien regresó a Judea por el 536 aC, es posible que le fecha de escri-
tura haya podido ser un siglo o más después de Zorobabel (3:19-24). Estas evidencias
son suficientes para asignar al libro la fecha del año 400 aC.
A) Tema
Esencialmente, Crónicas es un registro del reino unido bajo David y Salomón, y
de sus sucesores sobre el trono de Judá hasta el cautiverio babilónico; casi un periodo de
cuatro siglos. Con las lecciones espirituales del cautiverio fijadas en la mente del autor,
nos presenta la historia de Israel como nación antes de su deportación y sobre todo el
porqué de ese acontecimiento tan tremendo para su historia. Enfatiza los aspectos mora-
les y espirituales de los acontecimientos que registra.

b) Esquema del libro


Se puede dividir en cuatro partes:
a) Introducción (1 Cron. 1-10)
b) Reinado de David (11 – 29)
c) Reinado de Salomón ( 2 Cro. 1-9)
d) Reino de Judá hasta el cautiverio (10 – 39)
La cuarta sección, nos habla del periodo del reino dividido (10-36), con especial
atención al reino de Judá: La historia de este periodo se ocupa de los reinos sucesivos de
todos los esfuerzos de Judá, desde Roboam hasta Sedecías.

208
1CBSJ, introducción al libro de 2 Crónicas. Presentamos en este anexo un resumen de la introducción.

93
Anexos

La sección concluye con la 3ª deportación a Babilonia y un breve epílogo acerca


del edicto de Ciro para el regreso.

94
Bibliografía

Bibliografía
ANDERSON, Roy Allan, Daniel revelado. Sacavém: Publicadora Atlántico.
ARCHER Gleason L., Reseña Crítica de una Introducción al Antiguo Testamen-
to, Michigan: Portavoz Evangélico, 1987.
BROWN Raymond E, Comentario Bíblico San Jerónimo, t. 2, Madrid: Ediciones
Cristiandad, 1986.
CARBALLOSA, Evis L., Daniel y el reino Mesiánico. Michigan: Publicaciones
Portavoz Evangélico, 1979.
DOUKHAN, Jacques, Le soupir de la terre. Etude Prophétique du livre de Da-
niel. Dammarie les Lys Cedex: Vie et Santé, 1993.
GARCIA-CORDERO, Maximiliano, Biblia Comentada, t. 3, Madrid: 1967.
HORN, Siegfried H. y WOOD, Lynn H., The Chronology of Ezra 7. Washington:
Review and Herald Publishing Association, 1970.
JUÁREZ, Armando, Las Profecías del Fin. Montemorelos: Edit. Montemorelos,
1995.
LEHMANN, Richard, “Relationships Between Daniel and Revelation”, en
HOLBROOK, Frank B., ed., Op. cit. (Symposium on Revelation–Book I), pp.
131–144.
MAXWELL, C. Mervyn, Dios Revela el Futuro. El Mensaje de Daniel, vol. 1.
Coral Gables, Florida: APIA, 1989.
RICCIOTTI, Giuseppe, Historia de Israel, Barcelona: Editorial Luis Miracle,
1966.
SCHÖKEL L. Alfonso y SICRE J. L, Profetas, t.2, Madrid: Ediciones Cristian-
dad, 1987.
SHEA, William H., Estudios selectos sobre interpretación profética. Buenos Ai-
res: ACES, 1990.
SCHUTER Ignacio y HOLZAMMER Juan B., Historia Bíblica, Barcelona: Edito-
rial Litúrgica Española, 1834.
SMITH, Urías, Las Profecías de Daniel y del Apocalipsis. El Libro de Daniel,
vol. 1. Mountain View, California: PPPA, 1971.
WINANDY, Pierre, ed., Daniel. Questions débattues. Collonges–sous–Salève,
France: Séminaire, 1980.
WOODROW Ralph, Babilonia, misterios religiosos, California: Evangelistic As
sociation, s/f.

95
Índice General

Índice General
Contenido ................................................................................................................................. 2
Abreviaturas ............................................................................................................................. 5
Prólogo ..................................................................................................................................... 6
1. Diálogo a tres bandas ........................................................................................................ 6
1.1. Una aproximación al lenguaje original ........................................................................ 6
1.2. Yo, como lector .......................................................................................................... 7
a. La utilización del método concordatico y sus problemas ............................................ 8
b. Unidad y diversidad temática de la Biblia ................................................................... 8
c. Haber olvidado el valor des-mitológico de la Biblia..................................................... 9
d. Mentalidad hebrea versus mentalidad griega ............................................................ 9
1.3. Compartir con otros ................................................................................................. 11
2. Proceso escritural hasta Daniel ........................................................................................ 11
2.1. Primer periodo escritural: de Egipto a Babilonia ....................................................... 11
a. Primera etapa .......................................................................................................... 11
b. Segunda etapa ......................................................................................................... 11
c. Tercera etapa ........................................................................................................... 12
1. Dinastía de los reyes ............................................................................................ 13
2. La dinastía dividida .............................................................................................. 13
3. Literatura Apocalíptica: Daniel ............................................................................ 13
Introducción ........................................................................................................................... 14
1. Introducción General ....................................................................................................... 14
a. Crítica Moderna y el libro de Daniel ............................................................................. 14
1. Objeciones históricas ............................................................................................... 15
2. Objeciones lingüísticas............................................................................................. 15
3. Objeciones teológicas ............................................................................................. 16
4. Objeciones exegéticas............................................................................................. 16
5. Autenticidad del libro ............................................................................................. 17
b. Texto, canonicidad y versiones .................................................................................... 17
1. Textos y Versiones .................................................................................................. 17
2. Canonicidad ............................................................................................................ 17
a. El Texto en la LXX y en la Vulgata Latina ........................................................... 18
b. Inserciones en capítulos .................................................................................. 18

97
Índice general

3. Versiones y Traducciones Actuales. ......................................................................... 18


2. Introducción Especial ...................................................................................................... 19
a. Daniel y su época ......................................................................................................... 19
b. Datos históricos importantes ....................................................................................... 19
c. Fechas Importantes en la vida de Daniel ..................................................................... 20
d. Resumen de la visitas de Nabucodonosor a Jerusalén .................................................. 21
3. Metodología de estudio .................................................................................................. 22
Lección 1: Estructuras y sentido del libro................................................................................. 23
1.1. Contexto Histórico-teológico del libro de Daniel ........................................................... 23
1.2. Los Reyes de la época de la Invasión Babilonica ............................................................ 25
a. Joacim (2 Crón. 36:5-7) ............................................................................................ 25
1. Acciones del rey ................................................................................................... 25
2. Acción de Babilonia contra el rey (juicio) .............................................................. 25
b. Joaquin (2 Crón. 36:9-10) ......................................................................................... 25
1. Acciones del rey ................................................................................................... 25
2. Acción de Babilonia contra el rey (juicio) .............................................................. 26
c. Sedequías (2 Crón 36:11-20) .................................................................................... 26
1. Acciones del rey ................................................................................................... 26
2. Acción de Babilonia contra el rey (juicio) .............................................................. 26
1.3. Esquema general de la sección ..................................................................................... 28
1.3.1. Visión global de la sección aramea del libro (2-7) .................................................. 28
1.3.2. Estructura quiástica de los capítulos del 2 al 7 ....................................................... 28
1.4. La conquista de Babilonia sobre Judá............................................................................ 30
a. La invasión................................................................................................................... 30
b. Implicación del Templo ............................................................................................... 31
Lección 2: Prólogo histórico-teológico del libro ....................................................................... 32
2.1. Introducción ................................................................................................................. 32
2.2. Leyendo la Palabra ....................................................................................................... 32
2.3. El secreto de las formas ................................................................................................ 33
2.4. El Espíritu del texto....................................................................................................... 33
2.5. A través del texto ......................................................................................................... 34
2.5.1. Judá conquistada por Nabucodonosor (1-2) ........................................................... 34
2.5.2. En la Universidad de babilonia (3-7) ....................................................................... 35
a. El jefe de los eunucos y los jóvenes hebreos......................................................... 35

98
Índice General

b. Comida del Rey .................................................................................................... 35


c. Resolución jefe de los eunucos ............................................................................. 36
2.5.3. Prueba del creyente (8-14) .................................................................................... 36
a. La comida a las divinidades .................................................................................. 37
b. El jefe de los eunucos (1:10-11)............................................................................ 37
c. Comida de Dios (1:12) .......................................................................................... 37
d. Noción de tiempo (1:14) ..................................................................................... 38
2.5.4. Clímax de la narración: Intervención de Dios (15)................................................... 38
2.5.5. Prueba del creyente (16-17)................................................................................... 38
2.5.6. Al servicio del rey, al terminar sus estudios (18-20) ................................................ 38
2.5.7. Conclusión: Daniel sigue en la corte hasta el reinado de Ciro (21) .......................... 39
Conclusión .......................................................................................................................... 39
Lección 3: Profecía de los reinos (1)........................................................................................ 40
3.1. Introducción ................................................................................................................. 40
a. Verdadera adoración versus falsa adoración (2-4) ................................................ 40
b. Ley de Dios versus ley de los hombres (5-7) ........................................................ 40
3.2. Leyendo la Palabra ....................................................................................................... 41
3.3. El secreto de las formas ................................................................................................ 41
3.4. El Espíritu del texto....................................................................................................... 42
3.5. A través del texto ......................................................................................................... 43
3.5.1. Los sueños de Nabucodonosor (1) ......................................................................... 43
3.5.2. Los magos no pueden interpretar los sueños (2-13) ............................................... 43
a. Tres diálogos: Nabucodonosor-caldeos ................................................................ 43
b. Sentencia de Nabucodonosor (13) ...................................................................... 44
3.5.3. Daniel y Arioc: Daniel ante el rey (14-16) ............................................................... 44
3.5.4. Clímax de la narración: Dios revela los sueños (17-23) ........................................... 45
3.5.5. Daniel y Arioc: Daniel ante el Rey (24-25)............................................................... 46
3.5.6. Daniel relata y explica los sueños (26-45) ............................................................... 46
a. El orden terrestre de los metales......................................................................... 47
b. El quinto reino ..................................................................................................... 49
3.5.7. Conclusión: Nabucodonosor adora a Dios (46-49) .................................................. 49
3.6. Conclusión.................................................................................................................... 50
Lección 4: Prueba del creyente (1) .......................................................................................... 51
4.1. Introducción ................................................................................................................. 51

99
Índice general

4.2. Leyendo la Palabra ....................................................................................................... 51


4.3. El secreto de la formas ................................................................................................. 52
4.4. El espíritu del texto....................................................................................................... 52
4.5. A través del texto ......................................................................................................... 53
4.5.1. Estatua de oro para ser adorada (1-7) .................................................................... 53
a. Levantó la estatua ................................................................................................... 53
b. Lugar geográfico ...................................................................................................... 53
c. Valor de la ceremonia .............................................................................................. 53
4.5.2. Los enemigos del pueblo de Dios (8-12) ................................................................. 54
4.5.3. El horno de fuego (13-23) ...................................................................................... 54
4.5.4. Clímax: Dios salva (24-25) ...................................................................................... 55
a. La intervención de Dios ............................................................................................ 55
b. Identidad de la cuarta persona ................................................................................ 55
4.5.5. Los jóvenes salen del horno de fuego (26-27) ........................................................ 55
4.5.6. El rey elogia al Dios de los hebreos (28-29) ............................................................ 56
4.5.7. Conclusión: los jóvenes encumbrados (30) ............................................................. 56
4.6. Conclusión.................................................................................................................... 56
Lección 5: Actuación de Dios a favor de su pueblo (1) ............................................................. 57
5.1. Introducción ................................................................................................................. 57
5.2. Leyendo la Palabra ....................................................................................................... 57
5.3. El secreto de las formas ................................................................................................ 58
5.4. El espíritu del texto....................................................................................................... 58
5.5. A través del texto ......................................................................................................... 59
5.5.1. Nabucodonosor alaba al Dios del cielo (yo) (1-3) .................................................... 59
5.5.2. El rey se exalta por su obra (yo) (4-7) ..................................................................... 59
5.5.3. Daniel interpreta el sueño (8-27) ........................................................................... 59
a. Exposición del sueño (4-18) ..................................................................................... 60
b. Interpretación del sueño (19-27) ............................................................................. 61
c. Interpretación teológica ........................................................................................... 62
5.5.4. Clímax de la narración: Mensaje de Dios (28-33) .................................................... 63
a. Orgullo en el corazón del rey (29-30) ....................................................................... 64
b. Voz del cielo ............................................................................................................ 64
c. Rey como los bueyes ................................................................................................ 64
c. Noción de tiempo .................................................................................................... 65

100
Índice General

5.5.5. Arrepentimiento y sanidad (34-35) ........................................................................ 65


5.5.6. Dios restaura a Nabucodonosor (36) ...................................................................... 65
5.5.7. Conclusión: Nabucodonosor alaba al Dios del cielo (37) ......................................... 65
Lección 6: Actuación de Dios a favor de su pueblo (2) ............................................................. 67
6.1. Introducción general a la segunda sección .................................................................... 67
6.1.1 Estructura de la sección .......................................................................................... 67
6.1.2. Sentido de la sección ............................................................................................. 67
6.1.3. Otra vivencia de un rey .......................................................................................... 67
6.1.4. ¡Otra vez a lo mismo!............................................................................................. 68
6.2. Leyendo la Palabra ....................................................................................................... 68
6.3. El secreto de las formas ................................................................................................ 69
6.4. El espíritu del texto....................................................................................................... 69
6.5. A través del texto ......................................................................................................... 70
6.5.1. Introducción: invitación al culto divino (1-4) .......................................................... 70
6.5.2. Grafiti en la pared (5-6) ......................................................................................... 70
6.5.3. Demanda de interpretación a los magos (7-9) ........................................................ 71
6.5.4. Daniel es convocado a la sala del banquete (10-12) ............................................... 71
6.5.5. Fracaso de los intérpretes (13-16) .......................................................................... 71
6.5.6. Daniel interpreta el grafiti (17-28).......................................................................... 72
6.5.7. Conclusión Caída de Babilonia (29-31) ................................................................... 73
Lección 7: Prueba del creyente (2) .......................................................................................... 74
7.1. Introducción ................................................................................................................. 74
7.2. Leyendo la Palabra ....................................................................................................... 74
7.3. El secreto de la formas ................................................................................................. 74
7.4. El espíritu del texto....................................................................................................... 75
7.5. A través del texto ......................................................................................................... 75
7.5.1. Introducción: Daniel gobernador de la corte (1-3) .................................................. 75
7.5.2. Complot contra Daniel (4-9) ................................................................................... 76
7.5.3. Daniel en el foso de los leones (10-18) ................................................................... 77
7.5.4. Clímax: El ángel de Jehová (19-22) ......................................................................... 78
7.5.5. Daniel rescatado del foso de los leones (23) .......................................................... 78
7.5.6. El rey descubre el complot contra Daniel (24) ........................................................ 78
7.5.7. Conclusión: Reconocimiento del Dios de Daniel (25-28) ......................................... 79
7.6 Conclusión..................................................................................................................... 79

101
Índice general

Lección 8: Profecía de los reinos (2) ........................................................................................ 81


8.1. Introducción ................................................................................................................. 81
8.2. Leyendo la Palabra ....................................................................................................... 81
8.3. El secreto de las formas ................................................................................................ 82
8.4. El Espíritu del texto....................................................................................................... 82
8.5. A través del texto ......................................................................................................... 83
8.5.1. Introducción: Daniel recibe un sueño (1-2) ............................................................ 83
8.5.2. La visión soñada (2b-14) ........................................................................................ 83
a. Primera subdivisión del sueño (2-6) ......................................................................... 84
b. Segunda subdivisión del sueño (7-12) ...................................................................... 85
c. Tercera subdivisión del sueño (13-14) ...................................................................... 86
8.5.4. Clímax: Primera interpretación del ángel (17-18) ................................................... 87
8.5.5. Reacción de Daniel por la visión (19-22) ................................................................. 87
8.5.6. Interpretación ampliada de la visión (23-27) .......................................................... 88
8.5.6. Conclusión Daniel guarda el asunto (28) ................................................................ 89
8.6. Conclusión.................................................................................................................... 89
Conclusión .............................................................................................................................. 90
Anexos .................................................................................................................................... 91
1) Cuadro sinóptico del contexto histórico de la época de Daniel ........................................ 91
2) El libro de 2 Crónicas ....................................................................................................... 93
a) Autor y contexto histórico ....................................................................................... 93
b) Esquema del libro .................................................................................................... 93
Bibliografía ............................................................................................................................. 95
Índice General ......................................................................................................................... 97

102