Sie sind auf Seite 1von 4

El futuro del planeta Tierra vendrá determinado por diversos factores, como el

incremento de la luminosidad proveniente del Sol, la pérdida de energía calorífica


del núcleo de la Tierra, perturbaciones originadas por otros cuerpos del Sistema
Solar y variaciones a nivel bioquímico de la superficie de la Tierra. La teoría de
Milankovitch predice que el planeta seguirá sufriendo ciclos de glaciaciones a causa
de la excentricidad de su órbita, la oblicuidad de la eclíptica y la precesión del
planeta. Como parte del ciclo de formación de un supe continente, la tectónica de
placas dará lugar probablemente a un supe continente dentro de unos 250-350
millones de años. Por ello, en algún momento de los próximos 1 500-4 500 millones
de años, la oblicuidad de la Tierra podría comenzar a sufrir variaciones caóticas,
con cambios en la oblicuidad de la eclíptica superiores a 90º.

Entre 1 000 y 2 000 millones de años en el futuro, también se verá incrementada la


radiación solar a raíz de la acumulación de helio en el núcleo del Sol, lo que
conllevará la pérdida de los océanos y el cese de la deriva continental. Este proceso
proseguirá acentuándose dentro de 4 000 millones de años cuando el incremento
de temperatura en la superficie terrestre causará un efecto invernadero
descontrolado. Llegados a este punto, la mayoría de la vida en la Tierra, si no toda,
ya se habrá extinguido. Finalmente, el destino último más probable del planeta será
la absorción por parte del Sol en unos 5 500 millones de años, después de que esta
estrella entre en una fase de gigante roja y se expanda más allá de la órbita de la
Tierra.

El ser humano juega un papel clave en el mantenimiento de la biosfera en la


actualidad, debido a la gran cantidad de población humana que ha colonizado y
dominado muchos de los ecosistemas de la Tierra. Esto ha dado lugar a una
expansión desmesurada de nuestra especie, con la consecuente extinción de
muchas otras especies a lo largo de la actual era geológica, denominada ahora
extinción masiva del Holoceno. El elevado número de especies extintas a causa de
la actividad del ser humano desde la década de 1950 se ha llamado extinción
masiva o crisis biótica, con una pérdida estimada, en 2007, del 10% del total de
especies existentes en la Tierra. A la velocidad actual, aproximadamente el 30%
de las especies estarán en peligro de extinción en los próximos cien años. La
denominada extinción del Holoceno es el resultado de la destrucción del hábitat, de
la introducción de especies invasivas en nuevos ecosistemas, de la caza y del
cambio climático. En la actualidad, la actividad humana ha tenido un significativo
impacto en la superficie del planeta. Más de una tercera parte de la superficie
terrestre ha sido modificada por la acción humana, y los humanos utilizan alrededor
del 20% de la producción primaria global. La concentración de dióxido de carbono
en la atmósfera se ha incrementado cerca de un 30% desde el comienzo de la
Revolución Industrial.
Las consecuencias de una crisis biótica persistente se han predicho a lo largo de
una línea de tiempo que alcanza los 5 000 millones de años. Podría resultar en una
desaparición gradual de la biodiversidad y una homogeneización de la biota,
acompañado por una proliferación de especies oportunistas como las creadoras de
plagas y las malas hierbas. También podrían emerger nuevas especies,
especialmente, aquellos taxa que prosperan en los ecosistemas dominados por el
hombre podrían diversificarse rápidamente en multitud de nuevas especies. Los
microbios probablemente se verían beneficiados en cualquier caso, al verse
incrementada la cantidad de nutrientes disponibles en el ambiente. Sin embargo, es
improbable la aparición de nuevas especies de vertebrados superiores, con lo que
las cadenas tróficas serán cada vez más cortas.
En el caso de una hipotética extinción de la especie humana, las diversas
construcciones que ésta ha erigido empezarán a decaer. Las mayores estructuras
construidas por el hombre tienen una vida media de 1 000 años, y las últimas que
quedarían en pie serían entre otras aquellas cómo minas a cielo abierto, grandes
canales y carreteras, y grandes vertederos. Unos pocos monumentos de gran
tamaño hechos de roca cómo las Pirámides de Gizeh o las esculturas de Monte
Rush more podrían sobrevivir algunos millones de años.
INSTITUTO TECNOLÓGICO SUPERIOR
DE LA MONTAÑA

INGENIERÍA CIVIL
GEOLOGIA

UNIDAD 2

DIFERENCIA ENTRE MINERAL Y ROCA

DOCENTE:
ING. VICENTE VAZQUEZ ACEVEDO
ALUMNO: BERTO JESUS PINZON CABRERA

Grado y grupo: 3° “B”

Tlapa de Comonfort, OCTUBRE del 2017


Introducción
En este ensayo trataremos sobre la