Sie sind auf Seite 1von 217
PORTADA INSTITUTO POLITÉCNICO NACIONAL Centro Interdisciplinario de investigación para el Desarrollo Integral Regional

PORTADA

INSTITUTO POLITÉCNICO NACIONAL

Centro Interdisciplinario de investigación para el Desarrollo Integral Regional

Unidad Durango

Costo de producción y beneficios del agua residual tratada en la agricultura, en Durango

TESIS Que para obtener el grado de Maestro en Ciencias en Gestión Ambiental

Presenta

Felipe Alejandro Herrera Carmona

DIRECTORES:

Dr. Felipe Flores Vichi

Dra. Maria Elena Pérez Lopez

Carmona DIRECTORES : Dr. Felipe Flores Vichi Dra. Maria Elena Pérez Lopez Victoria de Durango, Dgo.,

Victoria de Durango, Dgo., Diciembre de 2017

El presente trabajo se llevó a cabo en el Centro Interdisciplinario de Investigación para el Desarrollo Integral Regional, Unidad Durango del Instituto Politécnico Nacional, dentro del programa de trabajo de las academias de Gestión Territorial y de Ciencias Ambientales, bajo la dirección del Dr. Felipe Flores Vichi y la Dra. María Elena Pérez López.

AGRADECIMIENTOS

Al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) por el apoyo financiero otorgado para la realización de este proyecto de investigación.

Al programa de posgrado de la Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental del CIIDIR Unidad Durango.

A la Dra. María Elena Pérez López, por el apoyo y la confianza brindados desde un

principio.

Al Dr. Felipe Flores Vichi, por ser medular en la realización del presente proyecto.

Al Dr. Isaías Chairez Hernández, al Dr. Carlos Ramírez Martínez, a la M.C. María Guadalupe Vicencio de la Rosa y al M.C. Vicente Hernández Vargas, por la asesoría para la realización de esta investigación.

A los operadores de las plantas de tratamiento de agua residual de los municipios de

Canatlán y Durango, así como al módulo III “Guadalupe Victoria” del distrito de riego 052 y a los ejidatarios de los núcleos agrarios “Canatlán” y “La cañada”, por su apoyo para obtener la información con la que fundamenta éste estudio.

A mi madre, por todo.

INDICE GENERAL

INDICE DE CUADROS INDICE DE FIGURAS RESUMEN ABTSRACT

1. INTRODUCCIÓN

2. ANTECEDENTES

I

V

VII

VIII

1

5

7

9

10

11

13

15

16

18

25

27

31

2.1. Situación actual del agua residual en México

2.2. Tratamiento de aguas residuales

2.2.1. Tipos de tratamiento

2.3. Marco normativo de las aguas residuales

2.3.1. Responsables de la gestión del agua tratada

2.4. Reúso de agua residual tratada

2.5. Mecanismos de regulación

OBJETIVOS

4.1. OBJETIVO GENERAL

4.2. OBJETIVOS PARTICULARES

2.4.1. Beneficio económico y externalidades del reúso de agua tratada

2.4.2. Casos de estudio del reúso de agua tratada en la agricultura

2.5.1. Asociaciones público privadas

2.5.2. Proyectos de APP para el tratamiento de aguas residuales

3. JUSTIFICACIÓN

4.

33

34

34

34

35

36

36

40

50

52

53

54

56

58

62

6.6. Identificación de los lineamientos de las Asociaciones Público Privadas (APP) en la gestión

6.5. Estimación del beneficio ambiental del reúso del agua tratada

5. HIPÓTESIS

6. METODOLOGÍA

6.1. Selección y descripción de las zonas de estudio

6.1.1. Descripción de las zonas de estudio

6.2. Estimación del costo de tratamiento

6.3. Proyección del agua residual tratada disponible

6.4. Simulación de escenarios de producción agrícola

6.4.1. Método Montecarlo

6.4.2. Identificación de variables para la simulación

6.4.3. Simulación de los escenarios de producción mediante el método Monte Carlo

del agua residual tratada

62

7. RESULTADOS Y DISCUSIÓN

63

7.1.

Estimación del costo de tratamiento

63

7.2.1. PTAR Canatlán

63

7.2.2. Durango

64

7.2.

Proyección del agua residual tratada disponible

70

7.3.1. PTAR Canatlán

70

7.3.2. PTAR Durango Sur

71

7.3.3. PTAR Durango Oriente

71

7.3.

Simulación de escenarios de producción agrícola

74

7.3.1. Identificación de variables

74

7.3.2. Simulación

85

7.4.

Estimación del beneficio ambiental del reúso del agua tratada

95

7.5.1. PTAR Canatlán

96

7.5.2. PTAR Durango Sur

96

7.5.3. PTAR Durango Oriente

97

7.5. Identificación de los lineamientos de las Asociaciones Público Privadas (APP) en la gestión

del agua residual tratada

98

8. CONCLUSIONES

100

10.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

104

11.

ANEXOS

 

119

I. Metodología

Box & Jenkins

119

 

Pruebas de

estacionariedad

120

Box & Jenkins

121

Criterios para la selección de modelos

124

II. Cálculo de pronósticos por modelos ARIMA

127

III. Necesidades de agua de los cultivos

198

Maíz forrajero

199

 

Maíz

grano

200

Alfalfa

 

200

Avena forrajera

200

Frijol

201

Manzana

 

201

INDICE DE CUADROS

Cuadro 1. Efectos de los contaminantes en los cuerpos de agua

9

Cuadro 2. Tipos de tratamiento de acuerdo a las tecnologías empleadas

11

Cuadro 3. Responsables del tratamiento de aguas residuales

14

Cuadro 4. Ventajas, desventajas y posibles riesgos del reúso de agua residual tratada

16

Cuadro 5. Instrumentos de gestión del agua a nivel teórico

26

Cuadro 6. Caracteristicas promedio de los efluentes de las PTAR’s seleccionadas

39

Cuadro 7. Plantas de tratamiento seleccionadas

39

Cuadro 8. Condiciones de las plantas de tratamiento seleccionadas

39

Cuadro 9. Características de la producción de cultivos en el municipio de Canatlán, en el año 2015 . 41

44

Cuadro 11.Características de la producción de cultivos en el municipio de Durango, en el año 2015. 46

Cuadro 10. Índices de concentración para los ejidos de Canatlán

Cuadro 12. Índices de concentración para los ejidos de Durango Cuadro 13. Estadísticos de los pronósticos generados mediante modelos ARIMA

de concentración para los ejidos de Durango Cuadro 13. Estadísticos de los pronósticos generados mediante modelos

50

65

Cuadro 14. Estadísticos de los costos mensuales del proceso de tratamiento en PTAR Durango Sur,

66

Cuadro 15. Estadísticos básicos del costo de tratamiento en PTAR Durango Sur, en pesos por metro

67

Cuadro 16. Estadísticos de los costos mensuales del proceso de tratamiento en PTAR Durango

68

cúbico

en pesos

Oriente, en pesos

Cuadro 17. Estadísticos básicos del costo de tratamiento en PTAR Durango Oriente, en pesos por

metro cúbico

69

Cuadro 18. Agua tratada en PTAR Canatlán

70

Cuadro 19. Agua tratada disponible en PTAR Canatlán

70

Cuadro 20. Agua tratada disponible en PTAR Durango Sur

71

Cuadro 21. Agua tratada disponible en PTAR Durango Oriente

72

Cuadro 22. Agua tratada disponible en cada PTAR, en metros cúbicos por año

73

Cuadro 23. Productividad del agua en la producción de alfalfa

74

Cuadro 24. Productividad del agua en la producción de manzana

74

Cuadro 25. Productividad del agua en la producción de frijol

75

Cuadro 26. Productividad del agua en la producción de avena forrajera

75

Cuadro 27. Productividad del agua en la producción de maíz forrajero

75

Cuadro 28. Productividad del agua en la producción de maíz en grano

76

Cuadro 29. Rendimiento de la alfalfa

76

Cuadro 30. Rendimiento de la manzana

77

Cuadro 31. Rendimiento del frijol

77

Cuadro 32. Rendimiento de la avena forrajera

77

Cuadro 33. Rendimiento del maíz forrajero

77

Cuadro 34. Rendimiento del maíz en grano

78

Cuadro 35. Información agrícola para el municipio de Canatlán

78

Cuadro 36. Porcentajes de aprovechamiento de tierras para distintos cultivos en Canatlán

79

Cuadro 37. Hectáreas aprovechadas según tipo de cultivo, para el municipio de Canatlán

79

Cuadro 38. Parámetros de uso de suelo en Canatlán

80

Cuadro 39. Información agrícola para el municipio de Durango

80

Cuadro 40. Porcentajes de aprovechamiento de tierras para distintos cultivos en el municipio de

Durango

81

Cuadro 41. Parámetros de uso de suelo en Durango

81

Cuadro 42. Tasas de inflación generadas, por escenarios

82

Cuadro 43. Precio de la alfalfa, en pesos por tonelada

82

Cuadro 44. Precio de la manzana starking, en pesos por tonelada

83

Cuadro 45. Precio del frijol, en pesos por tonelada

83

Cuadro 46. Precio de la avena forrajera, en pesos por tonelada

84

Cuadro 47. Precio del maíz forrajero, en pesos por tonelada

84

I

Cuadro 48. Precio del maíz en grano, en pesos por tonelada

85

Cuadro 49. Aprovechamiento de agua residual tratada en Canatlán, m³ por año

85

Cuadro 50. Beneficio económico parcial anual para la zona Canatlán, por escenario más probable

87

Cuadro 51. Variables de producción de cultivos en la zona Canatlán, para el periodo 2017-2025

88

Cuadro 52. Aprovechamiento de agua residual tratada en PTAR Durango Sur, m³ por año

89

Cuadro 53. Aprovechamiento de agua residual tratada en PTAR Durango Sur, en litros por segundo 89

Cuadro 54. Porcentajes de aprovechamiento del agua generada en PTAR Durango Sur

90

Cuadro 55. Aprovechamiento de agua residual tratada en PTAR Durango Oriente, en m³ por año

90

Cuadro 56. Aprovechamiento de agua residual tratada en PTAR Durango Oriente, en litros por

segundo

91

Cuadro 57. Porcentajes de aprovechamiento del agua generada en PTAR Durango Oriente

91

Cuadro 58. Beneficio económico parcial anual para la zona Durango, por escenario más probable

92

Cuadro 59. Combinación de variables para el escenario pesimista

94

Cuadro 60. Combinación de variables para el escenario tendencial

94

Cuadro 61. Combinación de variables para el escenario optimista

95

Cuadro 62. Fosfatos y Nitratos contenidos en el ART, en miligramos por litro

96

Cuadro 63. Cantidad de nutrimentos producidos en PTAR Canatlán, al año

96

Cuadro 64. Cantidad de nutrimentos producidos en PTAR Durango Sur, en kilogramos al año

96

Cuadro 65. Cantidad de nutrimentos producidos en PTAR Durango Oriente, en kilogramos al año

97

Cuadro 66. Esquemas de participación privada en sistemas de saneamiento

99

Cuadro 67. Prueba Aumentada de Dickey-Fuller, para la variable Combustibles de PTAR Durango Sur

 

128

Cuadro 68. Prueba Phillips-Perron, para la variable Combustibles de PTAR Durango Sur

129

Cuadro 69. Estimación del modelo ARIMA, para la variable Combustibles de PTAR Durango Sur

130

Cuadro 70. Prueba de media, para los residuales de la variable Combustibles de PTAR Durango Sur

131

Cuadro 71. Prueba de heterocedasticidad, para los residuales de la variable Combustibles de PTAR

Durango Sur

Cuadro 72. Prueba aumentada de Dickey-Fuller, para los residuales de la variable Combustibles de

PTAR Durango Sur

Cuadro 73. Prueba aumentada de Dickey-Fuller, para la variable Energía Eléctrica de PTAR Durango

133

132

Sur

135

Cuadro 74. Prueba Phillips-Perron, para la variable Energía Eléctrica de PTAR Durango Sur

136

Cuadro 75. Estimación del modelo ARIMA, para la variable Energía Eléctrica de PTAR Durango Sur

137

Cuadro 76. Prueba de media de los residuales, para la variable Energia Electrica de PTAR Durango

138

Sur

Cuadro 77. Prueba de heterocedasticidad, para los residuales de la variable Energía eléctrica de

PTAR Durango Sur

139

Cuadro 78. Prueba aumentada Dickey-Fuller, para los residuales de la variable Energía Eléctrica de

PTAR Durango Sur

139

Cuadro 79. Prueba Dickey-Fuller, para la variable Mantenimiento de PTAR Durango Sur

141

Cuadro 80. Prueba Phillips-Perron, para la variable Mantenimiento de PTAR Durango Sur

142

Cuadro 81. Estimación del modelo ARIMA, para la variable Mantenimiento de PTAR Durango Sur . 143

Cuadro 82. Prueba de media, para los residuales de la variable Combustibles de PTAR Durango Sur

144

Cuadro 83. Prueba de heterocedasticidad, para los residuales de la variable Mantenimiento de PTAR

Durango Sur

145

Cuadro 84. Prueba aumentada de Dickey-Fuller, para los residuales de la variable Mantenimiento de

145

PTAR Durango Sur

Cuadro 85. Prueba aumentada de Dickey-Fuller, para la variable Reactivos de PTAR Durango Sur 147

Cuadro 86. Prueba Phillips-Perron, para la variable Reactivos de PTAR Durango Sur

148

Cuadro 87. Estimación del modelo ARIMA, para la variable Reactivos de PTAR Durango Sur

149

Cuadro 88. Prueba de media, para los residuales de la variable Reactivos de PTAR Durango Sur

150

II

Cuadro 89. Prueba de heterocedasticidad, para los residuales de la variable Reactivos de PTAR

Durango Sur

Cuadro 90. Prueba aumentada Dickey-Fuller, para los residuales de la variable Reactivos de PTAR

Durango Sur

Cuadro 91. Prueba Aumentada de Dickey-Fuller, para la variable Sueldos, de PTAR Durango Sur . 153

151

151

Cuadro 92. Prueba Phillips-Perron, para la variable Sueldos de PTAR Durango Sur

154

Cuadro 93.Estimacion del modelo ARIMA, para la variable Sueldos de PTAR Durango Sur

155

Cuadro 94. Prueba de media, para los residuales de la variable Sueldos de PTAR Durango Sur

156

Cuadro 95. Prueba de heterocedasticidad, para los residuales de la variable Sueldos de PTAR

Durango Sur

157

Cuadro 96. Prueba Aumentada de Dickey-Fuller, para los residuales de la variable Sueldos de PTAR

Durango Sur

157

Cuadro 97. Prueba Aumentada de Dickey-Fuller, para la variable Combustibles de PTAR Oriente

159

Cuadro 98. Prueba Phillips-Perron para la variable combustibles, de la PTAR Durango Oriente

160

Cuadro 99. Estimacion del modelo ARIMA, para la variable Combustibles de PTAR Oriente

161

Cuadro 100. Prueba de media, para los residuales de la variable Combustibles de PTAR Durango

Oriente

Cuadro 101. Prueba de heterocedasticidad, para los residuales de la variable Combustibles de PTAR

Durango Oriente

Cuadro 102. Prueba Aumentada de Dickey-Fuller, para los residuales de la variable Combustibles de

PTAR Durango Oriente

Cuadro 103.Prueba Aumentada de Dickey-Fuller, para la variable Energía Eléctrica, de PTAR

164

163

163

Durango Oriente

166

Cuadro 104. Prueba Phillips-Perron, para la variable Energía eléctrica de PTAR Durango Oriente

167

Cuadro 105.Estimacion del modelo ARIMA, para la variable Energía eléctrica de PTAR Oriente

167

Cuadro 106. Prueba de media, para los residuales de la variable Energía eléctrica de PTAR Durango

Oriente

Cuadro 107. Prueba de heterocedasticidad, para los residuales de la variable Energía eléctricaa de

PTAR Durango Oriente

169

169

Cuadro 108. Prueba Aumentada de Dickey-Fuller, para los residuales de la variable Energía eléctrica

169

Cuadro 109. Prueba Aumentada de Dickey-Fuller, para la variable Mantenimiento de PTAR Durango

de PTAR Durango Oriente

Oriente

171

Cuadro 110. Prueba Phillips-Perron, para la variable Mantenimiento de PTAR Durango Oriente

172

Cuadro 111. Estimacion del modelo ARIMA, para la variable Mantenimiento de PTAR Oriente

173

Cuadro 112. Prueba de media, para los residuales de la variable Mantenimiento de PTAR Durango

Oriente

Cuadro 113. Prueba de heterocedasticidad, para los residuales de la variable Mantenimiento de PTAR

Durango Oriente

Cuadro 114. Prueba Aumentada de Dickey-Fuller, para los residuales de la variable Mantenimiento de

175

174

PTAR Durango Oriente

Cuadro 115. Prueba Aumentada de Dickey-Fuller, para la variable Reactivos, de PTAR Durango

175

Oriente

177

Cuadro 116. Prueba Phillips-Perron, para la variable Reactivos de PTAR Durango Oriente

178

Cuadro 117. Estimacion del modelo ARIMA, para la variable Reactivos de PTAR Oriente

178

Cuadro 118. Prueba de media, para los residuales de la variable Reactivos de PTAR Durango Oriente

180

Cuadro 119. Prueba de heterocedasticidad, para los residuales de la variable Reactivos de PTAR

Durango Oriente

180

Cuadro 120. Prueba Aumentada de Dickey-Fuller, para los residuales de la variable Reactivos de

PTAR Durango Oriente

180

Cuadro 121. Prueba Aumentada de Dickey-Fuller, para la variable Sueldos, de PTAR Durango Oriente

 

182

Cuadro 122. Prueba Phillips-Perron, para la variable Sueldos de PTAR Durango Oriente

183

Cuadro 123. Estimacion del modelo ARIMA, para la variable Sueldos de PTAR Oriente

184

III

Cuadro 124. Prueba de media, para los residuales de la variable Sueldos de PTAR Durango Oriente

185

Cuadro 125. Prueba de heterocedasticidad, para los residuales de la variable Sueldos de PTAR

186

Durango Oriente

Cuadro 126. Prueba Aumentada de Dickey-Fuller, para los residuales de la variable Sueldos de PTAR

Durango Oriente

186

Cuadro 127. Prueba Aumentada de Dickey-Fuller, para la cantidad de ART en PTAR Durango Sur 188

Cuadro 128. Prueba Phillips-Perron, para la cantidad de ART de PTAR Durango Sur

189

Cuadro 129. Estimacion del modelo ARIMA, para la cantidad de ART de PTAR Durango Sur

189

Cuadro 130. Prueba de media, para los residuales de la cantidad de ART de PTAR Durango Sur

190

Cuadro 131. Prueba de heterocedasticidad, para los residuales de la cantidad de ART de PTAR

Durango Sur

Cuadro 132.Prueba Aumentada de Dickey-Fuller, para los residuales de la cantidad de ART en PTAR

Durango Sur

Cuadro 133. Prueba Aumentada de Dickey-Fuller, para la cantidad de ART en PTAR Durango Oriente

191

191

 

193

Cuadro 134. Prueba Phillips-Perron, para la cantidad de ART de PTAR Durango Oriente

194

Cuadro 135. Estimación del modelo ARIMA, para la cantidad de ART de PTAR Durango Oriente

194

Cuadro 136. Prueba de media, para los residuales de la cantidad de ART de PTAR Durango Oriente

196

Cuadro 137. Prueba de heterocedasticidad, para los residuales de la cantidad de ART de PTAR

196

Cuadro 138. Prueba Aumentada de Dickey-Fuller, para los residuales de la cantidad de ART en PTAR

196

Durango Oriente

Durango Oriente

IV

INDICE DE FIGURAS

Figura 1. Capacidad de Tratamiento de las ARM a Nivel Nacional, 2008-2015

7

Figura 2. Etapas del tratamiento del agua residual

10

Figura 3. Cuencas que se incluyen en el estado de Durango

36

Figura 4. Porcentaje de extensión de cuencas, en el territorio del estado de Durango

37

Figura 5. PTAR muestreadas, por tipo de tratamiento

38

Figura 6. Toneladas de manzana producidas por año

41

Figura 7. Cultivos en Canatlán, por total de hectáreas sembradas en el año 2015

42

Figura 8. Núcleos agrarios en la zona de estudio Canatlán

44

Figura 9. Producción de maíz grano en el municipio de Durango y en el estado de Durango, en

toneladas

46

Figura 10. Porcentaje de hectáreas sembradas por cultivo, en Durango

47

Figura 11. Núcleos agrarios en la zona de estudio Durango

49

Figura 12. Diagrama de la simulación Monte Carlo

61

Figura 13. Costo de tratamiento por metro cúbico, en PTAR Canatlán

63

Figura 14. Pronóstico del modelo ARIMA para los costos mensuales de tratamiento en PTAR Durango

Sur

Figura 15. Pronóstico del modelo ARIMA para los costos mensuales de tratamiento en PTAR Durango

Oriente

Figura 16. Beneficio económico parcial por metro cúbico aprovechado de ART, para la zona de

68

66

Canatlán

86

Figura 17. Tasas de crecimiento económico para Canatlán

87

Figura 18. Beneficio económico parcial por metro cúbico aprovechado de ART, para la zona de

Durango

Figura 19. Beneficio económico parcial anual para la zona Durango, por escenarios más probables . 93

92

Figura 20. Tasas de crecimiento económico para Durango

93

Figura 21. Algoritmo para la generación de pronósticos por el método ARIMA

122

Figura 22. Procedimientos para calcular prueba Dickey–Fuller en programa EViews

127

Figura 23. Prueba de normalidad, para los residuales de la variable Combustibles de PTAR Durango

Sur

Figura 24. Prueba de residuales aberrantes, para la variable Combustibles de PTAR Durango Sur. 134

Figura 25. Pronóstico generado, para la variable Combustibles de PTAR Durango Sur

Figura 26. Prueba de normalidad, para los residuales de la variable Energía eléctrica de PTAR

134

131

Durango Sur

Figura 27. Prueba de residuales aberrantes, para la variable Energía eléctrica de PTAR Durango Sur

138

 

140

Figura 28. Pronóstico generado para la variable Energía Eléctrica de PTAR Durango Sur

141

Figura 29. Prueba de normalidad, para los residuales de la variable Mantenimiento de PTAR Durango

144

Figura 30. Prueba de residuales aberrantes, para la variable Mantenimiento de PTAR Durango Sur146

Figura 31. Pronóstico generado para la variable Mantenimiento de PTAR Durango Sur

Figura 32. Prueba de normalidad, para los residuales de la variable Reactivos de PTAR Durango Sur

147

Sur

 

150

Figura 33. Prueba de residuales aberrantes, para la variable Reactivos de PTAR Durango Sur

152

Figura 34. Pronóstico generado para la variable Reactivos de PTAR Durango Sur

153

Figura 35. Prueba de normalidad, para los residuales de la variable Sueldos de PTAR Durango Sur

 

156

Figura 36. Prueba de residuales aberrantes, para la variable Sueldos de PTAR Durango Sur

158

Figura 37. Pronóstico generado, para la variable Sueldos de PTAR Durango Sur

159

Figura 38. Prueba de normalidad, para los residuales de la variable Combustibles de PTAR Durango

Oriente

162

Figura 39. Prueba de residuales aberrantes, para la variable Combustibles de PTAR Durango Oriente

 

165

Figura 40. Pronóstico generado, para la variable Combustibles de PTAR Durango Oriente

165

V

Figura 41. Prueba de normalidad, para los residuales de la variable Energía eléctrica de PTAR

168

Durango Oriente

Figura 42. Prueba de residuales aberrantes, para la variable Energía eléctrica de PTAR Durango

Oriente

170

Figura 43. Pronóstico generado, para la variable Energía eléctrica de PTAR Durango Oriente

171

Figura 44. Prueba de normalidad, para los residuales de la variable Mantenimiento de PTAR Durango

174

Figura 45. Prueba de residuales aberrantes, para la variable Mantenimiento de PTAR Durango Oriente

Oriente

 

176

Figura 46. Pronóstico generado, para la variable Mantenimiento de PTAR Durango Oriente

176

Figura 47. Prueba de normalidad, para los residuales de la variable Reactivos de PTAR Durango

179

Oriente

Figura 48. Prueba de residuales aberrantes, para la variable Reactivos de PTAR Durango Oriente. 181

182

Figura 49. Pronóstico generado, para la variable Reactivos de PTAR Durango Oriente

Figura 50. Prueba de normalidad, para los residuales de la variable Sueldos de PTAR Durango

Oriente

185

Figura 51. Prueba de residuales aberrantes, para la variable Sueldos de PTAR Durango Oriente

187

Figura 52. Pronóstico generado, para la variable Sueldos de PTAR Durango Oriente

187

Figura 53. Prueba de normalidad, para los residuales de la cantidad de ART de PTAR Durango Sur

 

190

Figura 54. Prueba de residuales aberrantes, para la cantidad de ART de PTAR Durango Sur

192

Figura 55. Pronóstico generado, para el ART de PTAR Durango Sur

192

Figura 56. Prueba de normalidad, para los residuales de la cantidad de ART de PTAR Durango

Oriente

195

Figura 57. Prueba de residuales aberrantes, para la cantidad de ART de PTAR Durango Oriente

197

Figura 58. Pronóstico generado, para el ART de PTAR Durango Oriente

198

VI

RESUMEN

En la presente investigación se evalua el beneficio económico parcial generado por el aprovechamiento de las aguas residuales tratadas en la agricultura, con el fin de proponer esquemas de gestión para las plantas de tratamiento de agua residual (PTAR) cuyos efluentes alcancen los parámetros de calidad que la normativa exige. Esto se realizó mediante el pronóstico de la evolución de los costos de tratamiento del agua residual, utilizando la metodología Box & Jenkins para series de tiempo, y simulando el comportamiento de la producción agrícola en tres escenarios para el periodo 2017-2025 mediante los modelos de aceptación-rechazo del método de Monte Carlo. Los resultados sugieren que los gastos relacionados a tratamientos mecanizados tienden a incrementarse respecto al tiempo, mientras que los no mecanizados se mantienen estables. Los costos pronosticados oscilan entre 0.39 y 8.04 pesos por m³ de agua tratada, variando por tipo de tratamiento. Así mismo, se observó que las aguas residuales que puedan utilizarse para el regadío no restringido, en particular el de frutos, permitiendo un beneficio económico mayor que en condiciones de riego para forrajes. Con base en los resultados, se proponen esquemas de administración bajo asociaciones público privadas (APP), para los distintos casos en los que se encuentran las plantas de tratamiento de aguas residuales. La hipótesis de trabajo no fue rechazada, por lo que, el beneficio económico parcial generado por las PTAR es un indicador que promueve la gestión hídrica bajo esquemas de APP.

Palabras clave: Agua residual tratada, beneficio económico, series de tiempo, simulación Monte Carlo, Asociaciones Publico Privadas (APP).

VII

ABSTRACT

In this research we evaluate the partial economic benefit generated by the use of treated wastewater in agriculture in order to propose management schemes for wastewater treatment plants whose effluents reach the quality parameters required by the regulations. This was done by forecasting the evolution of wastewater treatment costs, using the Box & Jenkins methodology for time series and simulating the behavior of agricultural production in three scenarios for the period 2017-2025 through the acceptance-rejection models of the Monte Carlo method. The results suggest that the expenses related to mechanized treatments tend to increase over time, while the non-mechanized ones remain stable. Forecasted costs vary between 0.39 and 8.04 pesos per m³ of treated water, varying by type of treatment. Likewise, it was observed that the wastewater that can be used for unrestricted irrigation, in particular fruits, can allow a greater economic benefit than under irrigated conditions for forages. Based on the results, management schemes are proposed under public- private partnerships (PPP), for the different cases in which the wastewater treatment plants are located. The working hypothesis was not rejected; therefore, the partial economic benefit that can be generated by the WWTPs is an indicator that promotes water management under PPP schemes.

Keywords: Treated wastewater, economic benefit, time series, Monte Carlo simulation, Public-Private Partnerships (PPP).

VIII

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

I. INTRODUCCIÓN

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

La población mundial actual de 7,600 millones alcanzará los 8,600 millones en el año 2030 (United Nations, 2017). Para alimentar a este creciente número de personas, la producción de alimentos tendrá que duplicarse en los próximos 40 años (United Nations, 2011). La agricultura y la producción de alimentos dependen directamente de la disponibilidad de recursos naturales como el agua.

El sector agrícola es el principal consumidor de agua en la mayoría de los países, y consume en promedio 70% del insumo total del agua. En la mayor parte de los países menos desarrollados este porcentaje aumenta, donde en promedio el 90% del agua dulce extraída es destinada a la agricultura (FAO, 2011). Si no se introducen cambios en los hábitos alimenticios y no se mejora la productividad de la tierra y el agua, el consumo mundial del recurso hídrico en la agricultura aumentará un 14% para el año 2030, ya que la zona de regadío se ampliará en un 20% (UNESCO, 2003).

Aproximadamente, el 40% de las tierras de regadío depende de las aguas subterráneas (Siebert, Henrich, Frenken, & Burke, 2013), lo que ha contribuido a aumentar diez veces el consumo de aguas subterráneas para riego agrícola en los últimos 50 años. Paralelamente, casi la mitad de la población mundial depende de estas aguas para beber (Tushaar et al., 2007). Agregando el aumento de la demanda de agua por parte del uso doméstico, industrial y para la producción de electricidad, los recursos hídricos serán sometidos a una presión significativa, y posiblemente afectará la disponibilidad de agua para el riego (OCDE, 2012).

Ante este escenario, se requiere de la diversificación de las fuentes de aprovisionamiento de agua. El reúso del agua residual tratada (ART) es una estrategia para contribuir con el uso racional del recurso. Ante una demanda en constante crecimiento, las aguas residuales están cobrando impulso como una fuente alternativa y confiable de agua. Se aprecia un cambio de paradigma en la gestión de este tipo de agua, la cual pasa de un mero “tratamiento y eliminación” a contemplar la “reutilización, reciclado y recuperación de recursos” (ONU, 2017).

1

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible no se circunscribe únicamente a los temas de suministro de agua y saneamiento. La Meta 6.3 establece: “De aquí a 2030, mejorar la calidad del agua reduciendo la contaminación, eliminando el vertimiento y minimizando la emisión de productos químicos y materiales peligrosos, reduciendo a la mitad el porcentaje de aguas residuales sin tratar y aumentando considerablemente el reciclado y la reutilización sin riesgos a nivel mundial” (ONU, 2015); por lo anterior, la gestión de las aguas residuales implica la incorporación de mejoras tecnológicas en los procesos de tratamiento y el reúso seguro del agua.

El vertido de aguas residuales con tratamiento deficiente a los cuerpos de agua, genera contaminación de estos, lo que reduce significativamente la disponibilidad del recurso hídrico para ser aprovechado en las actividades humanas.

Las aguas residuales (AR) son líquidos con composición variada, proveniente del uso municipal, industrial, comercial, agrícola, pecuario o de cualquier otra índole y que por tal motivo haya sufrido degradación en su calidad original (DOF, 1975).

Debido a esto, las AR deben ser objeto de tratamiento, para reducir la cantidad de contaminantes, antes de ser vertido al suelo o a cuerpos de agua. En México, durante el año 2015, las 2,477 Plantas de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) en operación, trataron 120.9 metros cúbicos por segundo (m 3 /s), es decir el 57% de los 212.0 m³/s recolectados a través de los sistemas de alcantarillado. En el estado de Durango se registraron 208 plantas, con una capacidad instalada conjunta de 4,662.6 litros por segundo (L/s) y un caudal tratado de 3,493.3 l/, por lo que a nivel estatal se aprovechó el 74.92% de la capacidad total instalada (CONAGUA, 2016).

Sin embargo, la eficiencia de tratamiento 1 no siempre es la necesaria, por lo que las aguas residuales tratadas (ART) en dichas plantas pueden no cumplir con lo establecido en la normativa que regula la calidad del agua. La NOM-001- SEMARNAT-1996, establece los límites máximos permisibles en contaminantes

1 El termino “eficiencia de tratamiento” se emplea refiriéndose a la capacidad de la PTAR de remover contaminantes y cumplir con los lìmites establecidos en las NOM-001-SEMARNAT-1996, NOM-002- SEMARNAT-1996 y NOM-003-SEMARNAT-1997

2

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

disueltos en el ART. De acuerdo con Pérez y Vicencio (2017), en la cuenca San Pedro Mezquital que incluye los estados de Durango, Zacatecas y Nayarit, el 88% de las PTAR ubicadas en esta zona, no cumplieron con la calidad requerida por la normatividad para el reúso del ART en riego agrícola.

En el presente trabajo se estimó el beneficio económico parcial 2 generado por el reúso del efluente de las PTAR que cumplieron con la normativa en materia de calidad de agua y cuyo principal destino es el sector agrícola de riego. Esto para cuantificar, desde el punto de vista económico, las ventajas del aprovechamiento del ART y demostrar a los gestores y operadores del agua la importancia de conceptualizar el agua residual como un recurso y no como un residuo.

Sin embargo, la implementación de las opiniones del presente trabajo depende de los niveles de inversión en infraestructura que puedan realizar los gestores del agua. De acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo (Serebrisky, et al.2015), América Latina presenta, en su conjunto, bajos niveles de inversión 3 , y que sólo el sector público puede planificar y regular la infraestructura, actualmente es deseable que ambos sectores (público y privado) puedan financiar y operar la inversión.

En concreto, las empresas privadas pueden intervenir en la construcción y prestación de servicios de infraestructura mediante diversas asociaciones público-privadas (APP). A través de este esquema es posible la supervisión adecuada de los servicios de gestión del agua residual tratada y su reúso en el sector agrícola, coadyuvando con la generación de externalidad positivas (efecto de red) y supervisando las externalidades negativas en el ámbito social y ambiental.

En relación al contenido del trabajo, el primer capítulo desarrolla la presente introducción. El segundo apartado abarca el marco conceptual y los trabajos que

2 Por Beneficio Económico Parcial se entiende al resultado de restar los costos de tratamiento del agua residual, del ingreso total en el sector agrícola por el aprovechamiento de ART.

Varios estudios concluyen que la región necesita invertir al menos un 5% del PIB en infraestructura por un período de tiempo prolongado (Bhattacharya, Romani, y Stern, 2012; Calderón y Servén, 2003; CEPAL, 2011; Fay y Yepes, 2003; BID, 2013, 2014; Kohli y Basil, 2010; Perrotti y Sanchez, 2011).

3

3

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

anteceden a esta investigación. La justificación del trabajo, que se basa en los antecedentes antes mencionados, se aborda en el capítulo 3.

Los objetivos con los que se buscó probar la hipótesis son descritos en el capítulo 4. La hipótesis de trabajo, que contempla que existe beneficio económico por el aprovechamiento de aguas residuales tratadas en la agricultura y que puede servir de indicador para alternativas de gestión de las plantas tratadoras de aguas residuales, es expuesta en el apartado 5.

El capítulo 6 contiene la metodología, con la que se alcanzaron todos los objetivos particulares, además de integrar los criterios de selección y la descripción de las zonas de estudio. Los resultados obtenidos a partir de la aplicación de dicha metodología son descritos en el capítulo 7.

El apartado 8 expone las conclusiones, donde se menciona que no se rechazó la hipótesis de trabajo.

El capítulo 9 incluye las recomendaciones y sugerencias, surgidas a partir de esta investigación.

Por su parte, las referencias bibliográficas relacionada con este trabajo son enlistadas en el apartado 10, y los anexos del trabajo son incluidos en el capítulo 11.

4

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

II. ANTECEDENTES

En 1958, el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas propugnó la política de no utilización de recursos de mayor calidad en usos que pueden tolerar calidades más bajas, a menos que haya excedente (United Nations, 1958). Esta política equivale a una mejor planificación en el uso de los recursos hídricos, teniendo en consideración su calidad, y conduce obligatoriamente al desarrollo del concepto de reutilización. En otros términos, las aguas de baja calidad, como las aguas residuales, de drenaje y salobres, se deben considerar como fuentes alternativas para usos no restrictivos.

Según el Informe Mundial sobre el desarrollo de los Recursos Hídricos de las Naciones Unidas (ONU, 2017), el potencial de las aguas residuales como fuente de recursos, como energía y nutrientes, ha sido poco explotado. Asimismo, la gestión de las aguas residuales generalmente ha recibido poca atención social y política en comparación con los retos del abastecimiento de agua, especialmente en el contexto de la escasez del recurso hídrico.

Conforme a la Ley de Aguas Nacionales (LAN), en el artículo 3, se define a las aguas residuales como las aguas de composición variada provenientes de las descargas de uso público urbano, doméstico, industrial, comercial, de servicios, agrícola, pecuario, de las plantas de tratamiento, y en general de cualquier uso, así como la mezcla de ellas.

Las aguas residuales se clasifican de acuerdo a su origen y composición. Cuando se diseñan los sistemas de disposición, es decir, la recolección y el tratamiento de las mismas, debe diferenciarse entre:

a) Aguas residuales domésticas que provienen de viviendas, edificios públicos y otras instalaciones, incluyendo el agua utilizada para limpieza de calles y control de incendios, así como las provenientes de pequeñas industrias locales conectadas al mismo sistema de alcantarillado;

5

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

b) Aguas residuales comerciales que se originan en los locales comerciales, como mataderos, pequeña industria y otras instalaciones públicas, y que suelen estar conectadas a un sistema de alcantarillado común;

c) Aguas de infiltración generadas en el sistema de drenaje, tuberías de desagüe y del descenso artificial del nivel de las aguas subterráneas, así como de la infiltración de éstas hacia el sistema de alcantarillado a través de tuberías y otras instalaciones defectuosas;

d) Agua de lluvia, que incluye todas las formas de precipitación (lluvia, nieve, granizo y niebla)

e) Aguas superficiales, provenientes de aquellos cuerpos de aguas que ingresan directamente al sistema de alcantarillado.

f) Aguas residuales industriales de todo tipo, producidas por grandes plantas de producción industrial;

g) Aguas residuales agrícolas, provenientes de la cría de ganado y del procesamiento de productos animales y vegetales (United Nations, 1958).

Los primeros 5 tipos reciben en conjunto la denominación de Aguas Residuales Municipales (ARM). Las aguas residuales contienen diversas sustancias de origen natural o artificial, que pueden ser más o menos dañinas para el hombre, los animales y el ambiente. La composición de las aguas residuales depende su origen y de sus tratamiento antes de la descarga.

Respecto del agua tratada, la mayoría se descarga en cuerpos de agua (lagunas, ríos, arroyos), barrancas y grietas. Los reúsos principales de esta son el riego de áreas verdes y zonas agrícolas, reúso industrial e infiltración al subsuelo (Lahera, 2010). Siendo así, el término “residual” resulta contradictorio, puesto que estas aguas pueden tener la calidad apropiada para ser utilizadas en riego, por tanto, deberían ser vistas como recurso.

6

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

2.1. Situación actual del agua residual en México

Las actividades productivas y el crecimiento demográfico han ido contaminando el

agua. La Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), plantea que dicha contaminación

es provocada, principalmente, por la descarga a los cuerpos receptores de una gran parte del caudal de aguas residuales (AR) sin previo tratamiento, al uso de fertilizantes y plaguicidas en la agricultura, a la inadecuada recolección y disposición de los residuos sólidos municipales e industriales, entre otras causas (CONAGUA,

2013).

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO, por sus siglas en inglés), estima que, a nivel mundial, el 80% de las AR

municipales e industriales se vierte en ríos y mares sin previo tratamiento. En los

países de ingresos bajos sólo el 8% de las aguas residuales reciben tratamiento, 28% en los países de ingresos medios-bajos, 38% en las naciones de ingresos

medios-altos, y 70% en los países de ingresos altos (UNESCO, 2017). 2015 57% 2014 53%
medios-altos, y 70% en los países de ingresos altos (UNESCO, 2017).
2015
57%
2014
53%
2013
50%
2012
48%
2010
45%
2009
42%
2008
40%
0
1000
2000
3000
4000
5000
6000
7000
8000
Millones de metros cúbicos
Tratamiento
Recolección
Generación

Fuente: CONAGUA. Estadísticas del Agua en México (2010-2016).

Figura 1. Capacidad de Tratamiento de las ARM a Nivel Nacional, 2008-2015

7

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

Con base en la Figura 1, en el año 2015, México generó 7,230 millones de metros cúbicos (hm³) 4 de ARM de las cuales se recolectaron 6,690 hm³ y solo se trataron 3,810 hm³, es decir, se recolectó el 92.5% y se tuvo una capacidad de tratamiento del 57.0% (CONAGUA, 2016). Por lo que, se puede considerar que el país se ubica dentro de las naciones de ingresos medios-altos, por los porcentajes mostrados durante los últimos años de los que se tiene registro.

Un elemento fundamental para incrementar los porcentajes de tratamiento, lo es la inversión en infraestructura. De acuerdo, con las directrices del Banco Interamericano de Desarrollo (Serebrisky, Suárez-Alemán, Margot y Ramirez, 2015), se recomienda una inversión promedio anual superior al 5% del Producto Interno Bruto (PIB), con el objetivo de fomentar el crecimiento y desarrollo económicos.

Sin embargo, México registró durante el periodo 2008-2013 el nivel más bajo de inversión en infraestructura entre 16 países de América Latina y el Caribe. Los capitales públicos aplicados recientemente no superan el 1.5% del PIB, casi la mitad del 2.8% del promedio regional (Serebrisky, Suárez-Alemán, Margot & Ramírez, 2015). Por lo anterior, la gestión de las aguas residuales debe implementar estrategias o mecanismos que permitan aumentar la inversión.

Por otra parte, debido a que parte de las ARM se vierten en cuerpos de agua sin tener previo tratamiento, es uno de los factores por lo que la calidad de las aguas superficiales y subterráneas se ha visto afectada.

Existen procesos naturales para la depuración de contaminantes, sin embargo la magnitud de las descargas impide que el ambiente elimine los contaminantes del agua, por lo que se deben implementar métodos de tratamiento para eficientar la remoción de los contaminantes, para que puedan ser absorbidas por la naturaleza sin interferir en la calidad del agua disponible para usos y consumo.

4 Un hectómetro cúbico equivale a un millón de metros cúbicos, es decir, representa mil millones de litros.

8

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

2.2. Tratamiento de aguas residuales

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

Los contaminantes en las aguas residuales son normalmente una mezcla compleja de compuestos orgánicos e inorgánicos (Ramalho, 2003). En general, contienen aproximadamente un 99% de agua y el resto está constituido por materia sólida (ONU, 2017). Los efectos que los contaminantes generan en las fuentes de agua a las que son vertidos se mencionan en el cuadro 1.

Cuadro 1. Efectos de los contaminantes en los cuerpos de agua

Contaminante

Parámetro

Efecto

Materia orgánica

Demanda biológica de oxígeno, demanda química de oxígeno y sólidos volátiles totales.

Desoxigenación del agua, muerte de peces, olores indeseables.

Microorganismos

Coliformes fecales

Provoca riesgos de infección.

patógenos

Nutrientes

Nitratos y Fosfatos

Pueden estimular el crecimiento de vida acuática indeseable

Amoniaco

Amoniaco / Amonio

Desoxigena el agua, es toxico para organismos acuáticos.

Sólidos inorgánicos

Calcio, Sodio, Sulfato.

Limita el reúso en la agricultura y la industria

Iones hidrógeno

Potencial de hidrógeno (pH)

Riesgo potencial para organismos.

Fuente: Romero (1999).

Los residuos sólidos están conformados por materia mineral y materia orgánica. La materia mineral proviene de los subproductos desechados durante la vida cotidiana y de la calidad de las aguas de abastecimiento. La materia orgánica proviene exclusivamente de la actividad humana y está compuesta principalmente por carbohidratos, proteínas y grasas. El objetivo del tratamiento de aguas residuales es la conversión del agua residual proveniente del uso de las aguas de abastecimiento, en un efluente final aceptable a las condiciones del ambiente (Rojas, 2002).

Las plantas de tratamiento de aguas residuales (PTAR’s), son obras de infraestructura en donde las aguas residuales son sometidas a una serie de operaciones físicas, y procesos químicos y biológicos, los cuales tienen por objeto reducir la concentración de los contaminantes en el agua y permitir la depuración de

9

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

efluentes, minimizando los riesgos de vertido, tanto para el ambiente, como para la población (Lizarazo y Orjuela, 2013).

2.2.1. Tipos de tratamiento

El tratamiento de agua residual consta de varias etapas, que tienen como objetivo eliminar los contaminantes físicos, químicos y biológicos que adquiere el agua potable debido a la actividad humana (Díaz, Alvarado y Camacho, 2012). Los procesos actuales para el tratamiento de agua residual pueden dividirse en cuatro categorías principales, como se muestra en la figura 1.

El tipo de PTAR se debe establecer a partir de la calidad inicial de las aguas crudas a trata, esto con la finalidad de proporcionar las características idóneas para no alterar al ambiente. La calidad del efluente debe cumplir con los límites máximos permisibles establecidos en las normas NOM-001-SEMARNAT-1996, NOM-002-SEMARNAT- 1996 y NOM-003-SEMARNAT-1997; que reglamentan el contenido de contaminantes en las aguas vertidas a cuerpos receptores.

Pretratamiento Primario Eliminación de objetos gruesos, arenas y grasas, mediante procesos físicos. Secundario
Pretratamiento
Primario
Eliminación de
objetos gruesos,
arenas y grasas,
mediante
procesos físicos.
Secundario
Eliminación de
materia
sedimentable y
flotante, mediante
procesos físicos y
químicos.
Terciario
Eliminación
de
materia
orgánica
disuelta
o
coloidal,
mediante
procesos
biológicos.
Eliminación de sólidos
en suspensión,
materia orgánica
residual, nutrientes y
patógenos, mediante
procesos físicos,
químicos y biológicos.
mediante procesos físicos, químicos y biológicos. Fuente: Elaboración propia, a partir de Manahan (2007).

Fuente: Elaboración propia, a partir de Manahan (2007).

Figura 2. Etapas del tratamiento del agua residual

Para el tratamiento de agua se pueden utilizar diferentes tecnologías. La clasificación de estas tecnologías depende del tipo de procesos que se llevan a cabo en estos

10

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

sistemas de tratamiento para remover los contaminantes. Cuando el tratamiento ocurre en ambientes controlados, en forma secuencial y a tasas aceleradas de reacción, se denominan sistemas mecanizados. Sin embargo, si los procesos de transformación ocurren en forma simultánea y con las velocidades de reacción normales, se dice que son sistemas no mecanizados o naturales de tratamiento (Vélez, 2010). En el cuadro 2, se enlistan algunos métodos de tratamiento según el tipo de tecnología empleada en la regeneración de agua residual.

Cuadro 2. Tipos de tratamiento de acuerdo a las tecnologías empleadas

Método de

tratamiento

Tecnología mecanizada

Tecnología no mecanizada

 

Lodos activados

Lagunas facultativas de estabilización

Filtro percolador

Lagunas de estabilización

Aerobio

 

Disco rotatorio

Humedales

Anaerobio

Lagunas aireadas Reactor anaerobio de flujo ascendente (RAFA)

Lagunas anaerobias

Filtro anaerobio de flujo ascendente

Fuente: Vélez (2010).

2.3. Marco normativo de las aguas residuales

Debido a que el agua se considera un recurso indispensable tanto para el desarrollo económico, el bienestar social y la procuración de justicia social (CONAGUA, 2013), en México se ha desarrollado un marco normativo, con el fin de promover el manejo adecuado de los recursos hídricos.

Así mismo, se considera que para el año 2030 México sea un país donde:

…el agua que usamos esté tratada en su totalidad y sea reutilizada, un país con las reservas hídricas y la infraestructura necesarias para garantizar agua suficiente y de calidad en todas las regiones (Presidencia de la República, 2016).

El principal instrumento de gestión hídrica en México, es la LAN, publicada el 1 de diciembre de 1992, que establece la necesidad de prevenir y controlar la contaminación del agua y proteger los recursos hídricos.

11

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

Aunado a lo anterior, para regular el contenido de las aguas residuales descargadas

a ríos, lagos, jardines públicos y zonas agrícolas, se formularon las siguientes

normas:

Norma Oficial Mexicana NOM-001-SEMARNAT-1996, que establece los

límites máximos permisibles de contaminantes para descargas de aguas

residuales en aguas nacionales, o su reúso en riego agrícola. Publicada el 6

de enero de 1997.

Norma Oficial Mexicana NOM-002-SEMARNAT-1996, que establece los

límites máximos permisibles de contaminantes en la descarga de aguas

residuales a los sistemas de alcantarillado urbano o municipal. Publicada el 3

de junio de 1998.

Norma Oficial Mexicana NOM-003-SEMARNAT-1997, que establece los

límites máximos permisibles de contaminantes para las aguas residuales

tratadas que se reúsen en servicios públicos. Publicada el 21 de septiembre

de 1998.

Anterior a la publicación de las tres normas anteriores, el instrumento con el que se

regulaba la calidad de los cuerpos de agua eran los Criterios Ecológicos de Calidad

del Agua CE-CCA-001/89, utilizados para calificar a los cuerpos de agua como aptos

para ser utilizados como fuente de abastecimiento de agua potable, en actividades

recreativas, para riego agrícola, para uso pecuario, en la acuacultura, o para la

protección de la vida acuática.

Así mismo, la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente,

publicada el 28 de enero de 1988, ha permitido establecer las bases del desarrollo

integral y sustentable en México.

Además, al inicio de cada administración federal se promulga el correspondiente

Programa Nacional Hídrico, que enmarca las acciones gubernamentales que tienen

como fin favorecer la sustentabilidad hidrológica del país, a corto y mediano plazo.

En la administración del periodo actual (2012-2018), una de las estrategias

publicadas es mejorar las eficiencias de los servicios de agua en los municipios,

12

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

destaca en particular la intención de dar un fuerte impulso a la reutilización del agua residual tratada, particularmente para riego agrícola, parques y jardines y procesos industriales (CONAGUA, 2013).

Para reducir el déficit de agua la Ley de Aguas Nacionales, prioriza:

“Impulsar el uso eficiente y sustentable del agua, y en forma específica, impulsar el reúso y la recirculación de las aguas…” (LAN, 2016).

Enfatiza también la necesidad de adoptar prácticas y técnicas que permitan el aprovechamiento sustentable de los recursos destinados a actividades productivas. Dentro de los que CONAGUA denomina como usos consuntivos del agua, destaca el de la agricultura, que a nivel nacional reporta la utilización del 76.3% del total de agua extraída (CONAGUA, 2016).

2.3.1. Responsables de la gestión del agua tratada

La LAN atribuye competencias a los distintos órdenes de gobierno, organismos descentralizados y usuarios de la sociedad civil. En el cuadro 3 se mencionan los principales actores en el tratamiento y disposición de las aguas residuales:

Se denomina “concesionarios”, a las personas físicas o morales de carácter público y privado, a las que la CONAGUA permite la explotación, uso o aprovechamiento de las aguas nacionales, y de sus bienes públicos inherentes y la LAN los obliga a:

Descargar las aguas residuales a los cuerpos receptores previo tratamiento, cumpliendo con las Normas Oficiales Mexicanas o las condiciones particulares de descarga, según sea el caso, y procurar su reúso”.

Por esto, las personas que cuenten con un título de concesión y haga uso o aprovechamiento de las aguas nacionales, deberá tratar las aguas residuales con el fin de eliminar los contaminantes de estas, para que cumpla con las condiciones estipuladas en las Normas Oficiales Mexicanas para disponer de ellas en bienes nacionales.

13

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

Así mismo, en el artículo 44 de la misma se menciona que:

“Corresponde al municipio, al Distrito Federal y, en términos de Ley, al estado, así como a los organismos o empresas que presten el servicio de agua potable y alcantarillado, el tratamiento de las aguas residuales de uso público urbano, previa a su descarga a cuerpos receptores de propiedad nacional, conforme a las Normas Oficiales Mexicanas respectivas o a las condiciones particulares de descarga que les determine "la Autoridad del Agua" (;DOF, 2016).

Cuadro 3. Responsables del tratamiento de aguas residuales

Responsable

Atribuciones

 

-

Adoptar las medidas necesarias para el cumplimiento de acuerdos y convenios

Gobierno federal

internacionales en materia de aguas, tomando en cuenta el interés nacional, regional

Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales

Comisión Nacional del Agua y Organismos de Cuencas

Concesionarios

y público.

-Expedir las Normas Oficiales Mexicanas en materia hídrica

-Apoyar, concesionar, contratar, convenir y normar las obras de infraestructura hídrica que se realicen con recursos totales o parciales de la federación o con su aval o garantía, en coordinación con otras dependencias y entidades federales, con el gobierno del Distrito Federal, con gobiernos de los estados que correspondan y, por medio de éstos, con los gobiernos de los municipios beneficiados con dichas obras, en los casos establecidos en la fracción anterior. -Fomentar y apoyar los servicios públicos urbanos y rurales de agua potable, alcantarillado, saneamiento, recirculación y reúso en el territorio nacional, para lo cual se coordinará en lo conducente con los Gobiernos de los estados, y a través de éstos, con los municipios.

-Cumplir con los requisitos de uso eficiente del agua y realizar su reúso en los términos de las Normas Oficiales Mexicanas o de las condiciones particulares que al efecto se emitan. -Realizar las medidas necesarias para prevenir la contaminación de las aguas concesionadas o asignadas y reintegrarlas en condiciones adecuadas conforme al título de descarga que ampare dichos vertidos, a fin de permitir su explotación, uso o aprovechamiento posterior en otras actividades o usos y mantener el equilibrio de los ecosistemas. -Descargar las aguas residuales a los cuerpos receptores previo tratamiento, cumpliendo con las Normas Oficiales Mexicanas o las condiciones particulares de descarga, según sea el caso, y procurar su reúso -Asumir los costos económicos y ambientales de la contaminación que provocan sus descargas, así como asumir las responsabilidades por el daño ambiental causado.

Fuente: Elaboración propia a partir de LAN (2016).

14

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

2.4. Reúso de agua residual tratada

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

Siendo que la actividad agrícola es la mayor demandante del agua para uso y consumo, es necesario considerar alternativas de producción que permitan reducir la presión que ejerce sobre las fuentes de abastecimiento de agua, al evitar la extracción desde las fuentes de agua. Una de las prácticas que están realizándose es el reúso de ART con fines de riego agrícola.

Las actividades en las que más se reutilizan aguas residuales tratadas son las siguientes (Veliz et al., 2009):

Actividades industriales, fundamentalmente para torres de enfriamiento, alimentación de calderas y necesidades de los procesos. Los usos industriales varían grandemente, y para garantizar agua de calidad adecuada, por regla general, se requieren tratamientos avanzados.

Recarga de acuíferos subterráneos.

Alimentación de lagos recreativos, acuicultura, descarga de inodoros, sistemas contra incendios, aire acondicionado.

Riego agrícola y de áreas verdes de parques, cementerios, campos deportivos y jardines.

Salgot y Huertas plantean las diferentes ventajas, desventajas y riesgos del aprovechamiento de aguas tratadas (cuadro 4).

15

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

Cuadro 4. Ventajas, desventajas y posibles riesgos del reúso de agua residual tratada

Ventajas

Desventajas

Riesgos

Económicas

-Mejora de la eficiencia económica de las inversiones pues el efluente puede ser aprovechado en riego agrícola y otros usos.

-Normalmente, las aguas residuales se producen continuamente durante todo el año, mientras que la reutilización de aguas residuales para riego se limita principalmente a la temporada de cultivo, por lo que se necesitan instalaciones adicionales de disposición o almacenamiento

-Verter ART a las fuentes de extracción provoca contaminación, debido a agentes patógenos, metales pesados, nitrato, materia orgánica y otros productos químicos que harán que el agua no sea útil para los propósitos inicialmente existentes

-Conservación de los recursos de agua dulce

-Permite la recarga de acuíferos mediante la infiltración de agua

-Aumenta y asegura la disponibilidad de recursos hídricos.

Agrícolas

-Los cultivos aprovechan los nutrientes de las

aguas residuales (por ejemplo, nitrógeno y

-Permite reducir el uso de fertilizante sintético

fósforo)

-Mejora las propiedades y fertilidad del suelo, y permite mayores rendimientos agrícolas.

De tratamiento

-Tratamiento del suelo de las aguas residuales pretratadas mediante riego (en algunos casos, no se requiere tratamiento terciario)

Ambientales

-Influencia benéfica al acortar el ciclo natural del agua

-Reducción de los impactos ambientales (por ejemplo, eutrofización y contenidos de contaminantes para descarga)

-Algunas sustancias que pueden estar presentes en aguas residuales en concentraciones tales que son tóxicas para las plantas

-Los costos de tratamiento elevados (especialmente si el efluente se vierte a destinos con necesidades muy sensibles)

-Algunas sustancias que pueden estar presentes en aguas residuales en concentraciones tales que causan daños ambientales

-Al utilizar ART en riego se produce daño potencial para la salud humana, al propagar gérmenes patógenos y productos químicos

-El tratamiento de AR, genera impacto ambiental de los subproductos y lodos del tratamiento

-Daño potencial a las matrices del medio ambiente por la propagación de patógenos y productos químicos

Fuente: Salgot y Huertas (2006).

2.4.1. Beneficio económico y externalidades del reúso de agua tratada

Según la teoría económica, una externalidad se produce cuando un agente lleva a

cabo una acción de la cual se derivan efectos positivos o negativos que tienen

impactos en otros agentes (de Rus Mendoza, Campos y Nombela, 2003). Es decir,

son efectos que no se consideran dentro de la cadena de producción y consumo de

los bienes y servicios.

16

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

La utilización de ART de descargas urbanas, para la producción de cultivos permite a los agricultores el contar con una fuente constante de agua, pues las PTAR que tratan aguas residuales urbanas generan un efluente a lo largo de todo el año, por la constancia del agua generada en las urbes. Además, el ART generalmente tiene características nutritivas que la hacen útil para la irrigación de cultivos (Winpenny et al., 2013). Con el uso de ART se evita la extracción de agua dulce, y con ello reducir

el grado de presión de las actividades productivas sobre los cuerpos de agua.

Por tanto, el reúso de agua tratada en riego agrícola, reduce la cantidad de agua extraída, disminuye la contaminación de los cuerpos de agua y genera beneficio económico en el sector agrícola. Según Mankiw (2002), el beneficio económico es la diferencia del ingreso total menos costes totales, incluidos tanto los costes explícitos como los implícitos. Según Krugman, Olney y Wells (2008), resulta del ingreso menos el coste de los recursos de producción. Case y Fair (1997), lo definen como el ingreso total menos el costo total.

Sin embargo, en esta investigación se utiliza el concepto de beneficio económico parcial que hace referencia al impacto potencial positivo del reúso de agua residual tratada en el sector agrícola, considerando cubrir los costos de tratamiento del agua residual.

Winpenny et al., (2013), exponen algunas experiencias en el riego de cultivos con aguas tratadas y considera que, cultivos como cebada, maíz, avena, algodón, aguacate, repollo, lechuga, fresa, alcachofa, remolacha, caña de azúcar, alfalfa, cebada, manzana, naranja, durazno, ciruela, vid, flores y bosques para explotación forestal, pueden ser producidos mediante el reúso de ART.

A nivel internacional, Israel es el país líder en el reúso de agua residual tratada con

fines agrícolas, pues reutiliza aproximadamente el 70% de sus efluentes. Así mismo,

países como Australia, Arabia saudita y Singapur, han establecido metas para incrementar el reúso de las aguas que someten a tratamiento. (U.S. EPA, 2012)

17

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

En el caso de los países en vías de desarrollo, el principal reúso registrado se da en la agricultura. En 2013, Winpenny, Heinz y Koo-Oshima reportaron distintos casos del reúso de agua tratada y residual, y se describen en los apartados 2.4.2.1 al

2.4.2.4.

2.4.2. Casos de estudio del reúso de agua tratada en la agricultura

2.4.2.1. España: Delta del Llobregat

La cuenca del río Llobregat se ubica en la zona noreste de España, contigua a Barcelona, capital de Cataluña.

El vertido de aguas residuales urbanas e industriales ha contaminado las aguas del río Llobregat. Este río es la principal fuente de agua para irrigación agrícola, cuyo efluente se conduce (en su mayoría) a través del Canal de la Dreta. En condiciones de sequía, la extracción de agua genera presión sobre los acuíferos de la zona y excede la recarga natural que es del orden de 5.6 hm³/año. Esta sobreexplotación generó la necesidad de proyectar nuevas políticas que ayuden a restablecer el estado natural de la cuenca del río, priorizando la regeneración y la reutilización de aguas residuales tratadas.

La planta de tratamiento Sant Feliu del Llobregat y la planta de tratamiento El Prat de Llobregat son las principales de la zona.

El efluente de la planta de tratamiento de Sant Feliu de Llobregat es tratado para cumplir con las condiciones de reúso en la agricultura de riego. El efluente, de alrededor de 19 hm³/año, puede ser transferido hacia el Canal de la Dreta para regar la zona en el costado derecho del delta del Llobregat. El ART se mezcla con agua de pozo con el fin de diluirla y que el agua alcance una calidad óptima para el riego. Sin embargo, el efluente no es aprovechado por los agricultores pues lo ven como el último recurso a utilizar, sólo durante períodos de sequía.

La planta de tratamiento El Prat de Llobregat, regenera alrededor de 4.5 hm³/ año de aguas residuales tratadas a niveles terciarios que pueden utilizarse para suministrar

18

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

el caudal ecológico de la parte inferior del río Llobregat y proporcionar agua para el riego agrícola y agua a los humedales en las áreas del delta del río. El agua regenerada en esta planta de tratamiento no es utilizada en la agricultura de regadío. Los agricultores prefieren utilizar el acuífero como fuente de agua principal, complementado por el agua del río Llobregat a través del Canal de la Dreta.

Por tanto, en la zona existen pocos usos directos de aguas residuales tratadas en agricultura, aunque el agua regenerada está siendo aplicada para estabilizar el equilibrio hidrológico en el área, con el fin de reducir las externalidades negativas del vertido del agua regenerada a cuerpos de agua.

Para incrementar las posibilidades de uso del agua regenerada es necesario reducir la conductividad eléctrica del agua, para que sea adecuada para el riego agrícola, de esta manera es posible que el agua dulce utilizada actualmente por los agricultores sea intercambiada por aquella agua que sería utilizada por otros usuarios en el delta. Si los agricultores están dispuestos a reemplazar el agua dulce por agua regenerada (incluso si ésta es de buena calidad) el intercambio podría realizarse. Para esto, modelar la variación en los ingresos de los agricultores, permitiría incentivar la transmisión de agua, con la promesa de beneficios futuros.

2.4.2.2. México: Ciudad De México y Valle De Tula

Durante años, los distritos de riego de Tula, Ajacuba y Alfajayucan han aprovechado las aguas de la Ciudad de México. Aproximadamente 90,000 hectáreas (ha) de tierras de regadío dependen casi de 1,500 hm³/año de las aguas residuales sin tratar de Ciudad de México.

En el recorrido desde el vertido hasta el aprovechamiento, la calidad del efluente va mejorando, debido a procesos de degradación biológica, adsorción, absorción, dilución, precipitación y oxidación. Sin embargo, al utilizar agua residual sin tratar pueden ocurrir problemas sanitarios: los agricultores y los consumidores de los cultivos, corren riesgo de infección. Debido a esto, la Ciudad de México proyecta construir seis plantas de tratamiento con el fin de tratar el 84% de las aguas

19

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

residuales generadas, con el fin de reducir las externalidades negativas del vertido de aguas residuales.

El intercambio produce beneficios para ambas zonas. Por una parte, la Ciudad de México ahorra el costo de tratamiento del agua, y el Valle de Tula, obtiene un beneficio económico al reducir la compra de fertilizantes, pues el agua que aprovechan contiene nutrientes y materia orgánica, lo que mejora los suelos de cultivo. También se incrementa la infiltración de agua hacia los acuíferos y la disponibilidad hídrica de los manantiales.

Dentro de los efectos negativos, la región de Tula ha experimentado problemas de salud pública entre los trabajadores agrícolas que no siguen las recomendaciones de protección sanitaria, además de los casos en los que los agricultores regaron cultivos no autorizados, marcados como “restringidos” 5 .

Actualmente se lleva a cabo la construcción de la PTAR Atotonilco, que proyecta el tratamiento de 23 metros cúbicos por segundo (m³/s) durante el estiaje y 35 m³/s durante temporada de lluvias. La iniciativa privada está a cargo de la elaboración del proyecto ejecutivo, la construcción, el equipamiento electromecánico, las pruebas de funcionamiento, la operación, la conservación y el mantenimiento de la planta. Se espera que esta PTAR entre en operación en el año 2018 (CONAGUA, 2017).

2.4.2.3. México: Proyecto de riego de la ciudad de Guanajuato y La Purísima

La ciudad de Guanajuato entrega sus aguas residuales sin tratar al Módulo de Riego La Purísima, que es parte del Distrito de Riego 011 Alto Río Lerma y se ubica aguas abajo del embalse La Purísima. La planta de tratamiento trata las aguas residuales de la ciudad de Guanajuato y de las áreas metropolitanas cercanas. Incluyendo el proyecto de la construcción de una planta de tratamiento, el volumen del efluente

5 Se entiende como riego restringido a la utilización del agua residual destinada a la actividad de siembra, cultivo y cosecha de productos agrícolas, excepto legumbres y verduras que se consuman crudas.

20

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

tratado llegaría alrededor de 10.7 hectómetros cúbicos al año (hm³/año). Se estima que el volumen futuro del efluente permita la producción de cultivos en 1,070 ha, mediante riego por surcos.

El módulo de riego La Purísima tiene derechos de extracción de agua del embalse La Purísima por 25.2 hm³/año, para regar aproximadamente 4,000 ha. El embalse del que se extrae el agua de riego, se abastece de agua de lluvia, retornos agrícolas o aguas residuales municipales, tratadas o sin tratar.

En el caso de implementar el intercambio de agua residual, los agricultores se beneficiarían por el uso de aguas residuales cargadas de nutrientes, y con ello, la ciudad puede reducir los costos de tratamiento de aguas residuales. Aunque tratar las AR de Guanajuato no afectaría la cantidad de agua que reciben los agricultores, sí afectaría su calidad, recibirán una mezcla de agua con menores riesgos sanitarios, pero con un contenido mucho menor de nutrientes y materia orgánica a causa de la nueva planta tratamiento de aguas residuales. Sin embargo, los agricultores podrían beneficiarse por la producción de una gama más amplia de cultivos.

No existen las condiciones para un intercambio de agua dulce por aguas residuales, pues los agricultores no tienen derechos de agua dulce para intercambiar con la ciudad, pues no cuentan con derechos de extracción de aguas y el embalse que aprovechan contiene una mezcla de aguas residuales tratadas o sin tratar con aguas de otras fuentes. Así mismo, como la ciudad debe tratar sus aguas residuales y verterla a río, no puede negar su uso a quienes riegan aguas abajo, por lo que en este caso el regadío generaría externalidades positivas reflejadas en beneficio económico.

2.4.2.4. México: Plantas de tratamiento Durango Oriente y Sur

La ciudad de Durango entrega parte de sus aguas tratadas a la margen izquierda del Módulo de Riego Guadalupe Victoria, que es parte del Distrito de Riego 052 en el Estado de Durango.

21

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

Los agricultores de la margen izquierda tienen derechos de extracción de agua por 63 hm³/año, que provienen del embalse Guadalupe Victoria. Además, existe un acuerdo para que los agricultores que cultivan mediante riego usaran las aguas residuales tratadas provenientes de la planta de tratamiento Durango Oriente.

Los autores reportan que la cantidad de coliformes fecales excedía el límite máximo permitido (LMP) en la norma NOM-001-ECOL-1996, pero se encontraba dentro de los LMP por la norma NOM-002-ECOL-1996. Sin embargo, la NOM-002, establece los LMP en las descargas de aguas residuales a los sistemas de alcantarillado municipal. Es la NOM-001 la que permite su aplicación a los cultivos para forraje y de tallo largo, e incluso para los pastos, siempre que exista un intervalo entre el riego y el pastoreo de 14 a 20 días.

En el informe se reporta que, desde la percepción de los agricultores, utilizar agua tratada en el riego agrícola ha permitido un aumento de hasta de un 30% de la producción de maíz, alfalfa y avena en comparación con el agua de presa, y un ahorro de hasta un 50% del costo de fertilizante.

En el intento para recuperar los costos de tratamiento mediante cobros a los agricultores han surgido dos dificultades: No existe una base legal adecuada para cobrar a los usuarios agrícolas, dado que la ciudad debe tratar sus aguas residuales, se reutilicen o no posteriormente. En segundo lugar, no existe infraestructura alternativa para la conducción del efluente por lo que no se puede tener una reserva de agua para intercambiar.

2.4.2.5. Chile: Valparaíso

En la región de Valparaíso se presenta uno de los mayores descensos en la disponibilidad de agua para uso y consumo, y ha sentido los efectos económicos, sociales y ambientales producidos por la escasez hídrica del periodo 2010-2017.

En el caso del

30 mil personas a través de camiones depósito, con un costo aproximado de $1,440

abastecimiento de agua potable se ha recurrido a abastecer a unas

22

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

millones de pesos chilenos al año, equivalente a 42’238,000 pesos mexicanos. Esto sirve de indicador de que asegurar el futuro hídrico de la región es una prioridad.

En la región, la agricultura consume aproximadamente el 79.8% del agua (751 hm³/año), siguiéndole el abastecimiento de agua potable para la población (12.4%), las extracciones mineras (4.3%) y las industrias (3.5%).

Para abastecer este volumen, se generaron proyectos de aprovechamiento de agua de mar y se evaluó la posibilidad de establecer una planta desalinizadora para abastecer al riego agrícola. El estudio arrojó que, comparando los costos de inversión y operación de una planta desalinizadora con una PTAR, los costos de inversión son un 72% menores para el caso de la planta depuradora de aguas, mientras que dentro de los costos de operación sólo en ámbito de la energía eléctrica necesaria, la planta de reúso es un 90% más económica que una desalinizadora.

Se prevé que este proyecto permita un incremento del 1.7% en el PIB del sector agrícola, 6.2% en el PIB del sector industrial y 13.6% en el PIB del sector minero, mediante una generación de 18,446, 59,908 y 83,303 empleos respectivamente (Fundación Chile, 2017).

2.4.2.6. Otras plantas de tratamiento en México, cuyo efluente es reutilizado en riego agrícola

En la ciudad de Monterrey, el organismo Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey ofrece el abastecimiento de agua residual tratada usuarios que la demanden y donde la infraestructura lo permita, con la calidad establecida en la NOM-003- SEMARNAT/1997. El costo por m³ varía entre 3.91 y 9.17 pesos, dependiendo del uso al que se destine el agua tratada (Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey I.P.D., 2010).

El efluente vendido es tratado en las PTAR’s Norte, García, Dulces Nombres y Noreste, del estado de Nuevo León, en las cuales aplican tratamiento de lodos activados y se producen 9,749.5 litros por segundo (CONAGUA, 2014), que

23

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

abastecen fines industriales, principalmente. Este mecanismo de reúso es impulsado por la escasez de agua en la región.

El Sistema De Agua Potable y Alcantarillado De Silao, pone a la venta agua tratada con diversos fines y los precios varían desde 3.75 pesos por metro cúbico ($/m³) para usos generales, 4.91 pesos por m³ para usos industriales y 4.92 pesos / centímetros en lámina de riego agrícola (Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Silao, 2017).

En ambos casos, la regulación se efectúa mediante tarifas.

En el 2003, se registró que los efluentes de las plantas de tratamiento de las ciudades de Querétaro, San Luis Potosí, y Ciudad Juárez son utilizados en reúso agrícola en su totalidad (Escalante et. al, 2003).

En 2015, Cohen, Mamane y Lester realizaron un estudio para analizar el aprovechamiento potencial de las aguas tratadas generadas en el estado de Sonora. El estudio muestra que la PTAR Los Arroyos y PTAR La Sauceda, de Hermosillo; PTAR Norte y Sur, de Ciudad Obregón; PTAR Binacional, de Nogales; y las PTAR de las localidades de Empalme, Magdalena y Altar generan efluentes que son aprovechados en regadío agrícola. Sin embargo, los autores mencionan que el porcentaje de reutilización de los efluentes tratados es bajo respecto a la extracción de agua subterránea para regadío agrícola. Sugieren que este porcentaje es bajo debido que en las políticas de administración de los organismos operadores las aguas residuales no son consideradas como un recurso aprovechable, además de la falta de información de los usuarios y la carencia de instrumentos de regulación para el aprovechamiento de las aguas residuales (Cohen, Mamane, & Lester, 2015).

En resumen, para 2014, se reporta que a nivel nacional, el efluente de 116 PTAR’s es utilizado en su totalidad en riego agrícola (CONAGUA, 2014).

Estos estudios de caso revelan la utilidad de reutilizar los efluentes tratados en la agricultura, en regiones donde hay carestía de agua, bajo un enfoque técnico. Sin

24

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

embargo, carecen de valoraciones cuantitativas del beneficio económico y social generado por el aprovechamiento del agua tratada en el riego de cultivos.

Para garantizar que el aprovechamiento del agua se de en términos de equidad, es necesario aplicar instrumentos de regulación que conduzcan al uso eficiente del agua, que al ser escasa debe ser objeto de planeación en su utilización.

2.5. Mecanismos de regulación

Para diseñar un proyecto de regulación es necesario definir los procedimientos, instrumentos, mecanismos y criterios de tipo técnico, económico, financiero e institucional que permiten cubrir las demandas de agua, tanto actuales como futuras, considerando las restricciones temporales de la oferta de agua, para lo cual son integradas las herramientas de la gestión del agua, mencionadas en el cuadro 5.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCED, por sus siglas en inglés) ha convocado a los países que la forman a dar un uso mayor y más consistente de las herramientas o instrumentos económicos en la gestión ambiental (Cropper y Oates, 1992).

La vigencia de dichos instrumentos se debe a que se ha comprobado la escasez relativa del agua y a que los métodos de regulación directa (comando y control) desde las instancias del Estado tienen poca efectividad para revertir las tendencias negativas que genera el aprovechamiento del recurso. Los instrumentos de las políticas jurídicas y reguladoras no son suficientes para modificar la conducta de los usuarios de recursos (Perch, 2002).

25

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

Cuadro 5. Instrumentos de gestión del agua a nivel teórico

Clasificación instrumentos

Tipo de instrumentos

Mecanismos voluntarios

Educación ambiental. Ahorro agua. Consumo responsable. Reúso del agua. ISO para mejorar gestión empresarial Información (Sistemas de información).

Comando y control

Instrumentos económicos

Gastos gubernamentales

Iniciativas de interés colectivo amparadas por la ley

Permisos. Licencias. Concesiones del agua. Planes de ordenamiento de cuencas. Creación de comités de cuenca (cuando es obligatoria).

Tasas por uso del agua. Tasas por vertimientos de aguas residuales Tarifas por concesión del agua. Subsidios. Fondos de promoción de tecnologías y procesos más limpios. Mercados de agua.

Fortalecimiento institucional. Obras de infraestructura. Provisión de servicios públicos o de bienes meritorios

Acciones populares. Tutelas. Conformación de comités ambientales/organizaciones de vigilancia y control/asociaciones de usuarios. Referendos.

Fuente: Rojas et al. (2013)

Aunque los mecanismos de comando y control han resultado inadecuados para lograr los objetivos planteados, en los países desarrollados que cuentan con sistemas avanzados de gestión de aguas, está indicando que la combinación de éstos con los instrumentos económicos, ha resultado en un mecanismo funcional (Rodríguez y Espinoza, 2002; CEPAL, 2000; Paulus, 1995, citados por Ortega Ponce, 2006).

Los instrumentos económicos ofrecen la ventaja de inducir los cambios de conducta del usuario, permitiendo el financiamiento de inversiones necesarias para controlar externalidades, como la contaminación. Así mismo, los mecanismos de organización y participación social contribuyen a inhibir las trasgresión de ciertos usuarios a las disposiciones que los otros cumplen para obtener algún beneficio; tal es el caso de ciertos agricultores que exceden la cantidad de agua extraída, por encima de la

26

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

autorizada cuando los demás están implementando prácticas de ahorro (CONAGUA, 2011). Es decir, promueven una distribución equitativa y un aprovechamiento eficiente.

Dentro de los instrumentos de administración pública se contempla la figura de las asociaciones público-privadas, que, según el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP), en México han sido mayormente utilizadas para la gestión de infraestructura carretera, y poco utilizadas para la administración de infraestructura hídrica (CEFP, 2016).

2.5.1. Asociaciones público privadas

Schwab (2013), menciona que los cuatro pilares para que un país sea económicamente competitivo son:

i) Innovación y creatividad;

ii) Desarrollo tecnológico;

iii) Educación y formación de capital humano;

iv) Infraestructuras eficientes.

En 2004, la Comisión Económica Para América Latina (CEPAL) concluyó que la provisión eficiente de los servicios de infraestructura es uno de los aspectos fundamentales de las políticas de desarrollo. Es decir, la ausencia de una infraestructura adecuada, así como la provisión servicios públicos ineficientes, son los mayores obstáculos para el diseño e implementación de políticas eficientes de desarrollo, y dificulta la obtención de tasas de crecimiento económico que superen la media internacional (Rozas & Sánchez, 2004).

La provisión de servicios de infraestructura pública a costos razonables, es una de las principales obligaciones del gobierno. Estos proyectos representan inversiones

27

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

fijas y permanentes, que después de ser construidas, deben ser operadas y mantenidas (Engel, Fischer, & Galetovic, 2014). Lo que representa gastos importantes del erario público.

Respecto a la provisión de infraestructura y servicios públicos, existen tres modalidades, principalmente: La pública tradicional, en la cual el gobierno es quien diseña, construye, opera y mantiene la infraestructura, y es el que además asume los riesgos financieros; la privada, en la cual la provisión queda a cargo de la iniciativa privada, siendo esta quien asume el riesgo y la inversión; y la Asociación Público Privada (APP), donde un concesionario asume los riesgos financieros durante un periodo contratado (Engel, Fischer, & Galetovic, 2014).

Estas tres modalidades pueden subdividirse en doce tipos de contrato:

1. Provisión y operación pública.

2. Contratación externa.

3. Corporativización y acuerdo de desempeño (gestión).

4. Contrato de administración.

5. Arrendamiento.

6. Franquicia.

7. Concesión.

8. Construcción – Operación – Transferencia.

9. Construcción – Propiedad – Operación.

10. Cesión por licencia.

11. Cesión por venta y provisión.

12. Provisión y operación privada (Guasch, 2004).

El CEFP, comenta que la provisión pública tradicional se enfrenta a dificultades variadas, como lo son:

Constante demanda de infraestructura y servicios.

Presupuestos limitados.

Endeudamiento.

28

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

Selección de proyectos deficiente.

Mantenimiento inadecuado de la infraestructura.

Tarifas y precios poco eficientes.

La OECD, define las Asociaciones Público Privadas como contratos a largo plazo entre el gobierno y el sector privado, donde este último financia y provee un servicio público usando un activo de capital (OECD, 2013). Algunas ventajas de este esquema expuestas por la Comisión Europea (E. C.), son:

1. Las APP permiten al sector público cambiar entre una inversión de capital inicial, a

un flujo de pagos por servicio. Lo que puede permitir una aceleración en la provisión

de infraestructura.

2. Los pagos condicionados a la provisión de un servicio con características

acordadas, generan incentivos para la provisión de servicios en tiempo y forma.

3. Al asumir los costos de operación y mantenimiento, las APP generan incentivos

para que las empresas optimicen los costos durante toda la vida del proyecto.

4. Los riesgos se asignan eficientemente, generalmente a la parte que lo puede asumir al menor costo.

5. En las APP, el gobierno no desembolsa un pago completo si no se alcanzan los

estándares de servicio acordados, por lo que las empresas buscan desempeño eficiente.

6. En algunos casos, las empresas pueden obtener ingresos adicionales de terceras

partes o del aprovechamiento de la capacidad instalada de activos. Esto puede

significar una menor subvención por parte del gobierno.

7. La transmisión de responsabilidades le permite al gobierno actuar como un

regulador que se enfoque en la planeación y el monitoreo de servicio (E. C., 2003).

29

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

Sin embargo, según el Centro de Recursos para Asociaciones Público-Privadas en Infraestructura (PPPIRC, por sus siglas en inglés), este esquema también presenta algunas desventajas:

Los costos de desarrollo, licitación y otros generados durante el proyecto de APP pueden ser mayores que los inherentes a los procesos tradicionales de contratación pública.

Las tasas de interés de la inversión son mayores para la iniciativa privada.

Algunos proyectos pueden ser más fáciles de financiar que otros.

Las empresas privadas pueden asumir los riesgos de tipo de cambio o riesgo de los activos existentes. Si asumen estos riesgos, entonces esto será reflejado en el precio del servicio.

El gobierno continúa siendo el responsable legal de la provisión de servicios públicos.

Es difícil identificar todas las posibles contingencias y problemas que puedan surgir durante el desarrollo del proyecto (Centro de Recursos para Asociaciones Público-Privadas en Infraestructura (PPPIRC), 2016)).

Por las características de las APP, hay proyectos en los que la aplicación de este esquema resulta más sencilla, como en carreteras y puertos, que son proyectos con estándares de desempeño; cuando los objetivos complejos y las metas ambiguas, como en proyectos de salud pública y educación, el esquema en cuestión se vuelve difícil de implementar. Así mismo, el esquema de APP no se recomienda en países de bajos ingresos y con debilidad institucional (Engel, Fischer, & Galetovic, 2014).

Según la experiencia, el esquema es incompatible para lugares con altos índices de corrupción y donde las instituciones puedan caer en falta de supervisión y control de los servicios públicos delegados (Hall, 2014).

Para México, el reglamento de la Ley de Asociaciones Público-Privadas establece que todo proyecto debe ser técnicamente viable y congruente con el Plan Nacional de Desarrollo (DOF, 2012). Por su parte, el Plan Nacional de Desarrollo 2012-2018,

30

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

establece que la emisión de compuestos de efecto invernadero, la generación excesiva de residuos sólidos, la contaminación de cuerpos de agua por el vertido de aguas residuales no tratadas, entre otros, obstaculizan el crecimiento económico

(Gobierno de la Republica, 2012), por lo que, según los requerimientos de la ley mexicana, los proyectos para incrementar la eficiencia en el tratamiento de aguas pueden ser llevados a cabo mediante asociaciones público-privadas.

2.5.2. Proyectos de APP para el tratamiento de aguas residuales

Según la experiencia internacional, existen proyectos en los que los proyectos de agua potable y saneamiento, operados bajo el esquema de APP, han dado resultados satisfactorios.

En China, la planta de tratamiento “Shanghai Zhuyuan” opera bajo el esquema APP, y ha generado una reducción de las tarifas al cliente del 40% respecto a lo propuesto por el gobierno, además de la mejora en la calidad de los efluentes generados (Asian Development Bank, 2010).

La PTAR Nuevo Cairo es la primer APP exitosa en Egipto. Esta planta de tratamiento da servicio a más de un millón de habitantes y trata alrededor de 250 mil metros cúbicos por día. Este proyecto generó dos resultados principales: Aumentó la disponibilidad de agua potable, y redujo el deterioro ambiental por la descarga de agua residual al rio Nilo (Salvador et al., 2016).

En Argentina, el proyecto de concesión de aguas para la provincia de Salta, ha generado que la cobertura de aprovisionamiento de agua potable fuera del 76% al 96%, y la cobertura de los sistemas de drenaje fueran de 54% a 84%. Así mismo, el 95% del agua residual captada recibe tratamiento (Saltiel & Maywah, 2007).

En México, el proyecto “Saneamiento integral de las aguas residuales y biosólidos del municipio de Saltillo” inició su construcción en 2006 y la operación en 2008, con una duración de contrato de 20 años. Consiste en la construcción, operación, mantenimiento y conservación de dos plantas tratadoras de aguas residuales

31

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

(PTAR’s) en la ciudad de Saltillo, Coahuila. En conjunto, el proyecto permite tratar hasta 1,270 litros por segundo.

Antes del proyecto, la ciudad no cumplía con la normatividad que regula la calidad de las aguas residuales que son vertidas a cuerpos de agua.

Entre los principales beneficios del proyecto Saneamiento Integral de las Aguas Residuales y Biosólidos del Municipio de Saltillo, se encuentran:

Reducción de enfermedades gastrointestinales en la población.

Reducción de la contaminación de los cuerpos de agua.

Cumplimiento de la Norma Oficial Mexicana correspondiente.

Mayor disponibilidad de agua para riego y de uso industrial (CEFP, 2016).

Con lo anterior se observa que la administración por APP optimiza el funcionamiento de las plantas de tratamiento de aguas residuales.

32

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

III. JUSTIFICACIÓN

La demanda de agua se ha incrementado con el crecimiento económico y demográfico, paralelamente la contaminación ha condicionado las cantidades disponibles del recurso hídrico de buena calidad y ha colaborado con incrementos en los costos de potabilización, por lo que es necesario emplear mecanismos para promover la generación de ART con las condiciones adecuadas para su reutilización y con ello diversificar el aprovechamiento de los recursos hídricos. Por tanto, al estimar los beneficios económicos y sociales generados por el reúso, se puede mostrar la importancia de contar con esquemas de gestión en los que el organismo operador cumpla con la normativa correspondiente.

33

Felipe Alejandro Herrera Carmona

4.1. Objetivo general

CIIDIR IPN Unidad Durango

IV. OBJETIVOS

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

Estimar el beneficio económico del sector agrícola de riego generado a partir del reúso del agua residual tratada, considerando la oferta hídrica de las plantas de tratamiento y la disponibilidad de hectáreas destinadas a la agricultura, para proporcionar a la gestión de infraestructura hídrica elementos que coadyuven a la implementación de esquemas de asociación público privadas.

4.2. Objetivos particulares

1. Estimar el costo del agua residual municipal tratada a partir de series temporales de sueldos, gastos en reactivos, consumo de energía eléctrica y combustibles, y mantenimiento para el periodo 2017-2030.

2. Proyectar la oferta de agua regenerada de la planta de tratamiento para el periodo 2017-2030.

3. Simular escenarios de producción e ingreso de la actividad agrícola, a partir de las relaciones de interacción entre la superficie sembrada de los cultivos relevantes, el rendimiento promedio de la variedad, la productividad del agua y el precio de mercado del producto agrícola, para el periodo 2017-2030.

4. Identificar el beneficio ambiental de dejar de vertir el agua tratada a cuerpos de agua y aprovecharla para riego agrícola.

5. Identificar los lineamientos teóricos y normativos requeridos para la implementación de Asociaciones Público Privadas (APP) en la gestión del agua residual tratada, asociados con el beneficio económico estimado.

34

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

V. HIPÓTESIS

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

El beneficio económico parcial, derivado del reúso del efluente de una PTAR, que cumpla con los límites establecidos en la normativa correspondiente, superará los costos de inversión y operación durante la vida útil de las plantas de tratamiento, por lo que la magnitud del ingreso permitirá identificar la infraestructura hídrica más adecuada para ser gestionada mediante un esquema APP.

35

Felipe Alejandro Herrera Carmona

VI. METODOLOGÍA

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

6.1. Selección y descripción de las zonas de estudio

En México, las cuencas son la unidad territorial básica de la gestión integral de los recursos hídricos (LAN, 2016), y en el territorio del estado de Durango se incluye a 20 de ellas. Es la cuenca del río San Pedro la que ocupa mayor extensión, representa el 17.94% (22,125 km) del territorio estatal, como se muestra en las figuras 3 y 4.

territorio estatal, como se muestra en las figuras 3 y 4. Fuente: Elaboración propia a partir

Fuente: Elaboración propia a partir de los datos del Sistema Nacional de Información del Agua (2017)

Figura 3. Cuencas que se incluyen en el estado de Durango

36

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

18% 37% 16% 11% 9% 9%
18%
37%
16%
11%
9%
9%

Río San Pedro18% 37% 16% 11% 9% 9% Presa Lázaro Cárdenas Río Nazas-Torreón Río Nazas-Rodeo Río Culiacán Otras

Presa Lázaro Cárdenas18% 37% 16% 11% 9% 9% Río San Pedro Río Nazas-Torreón Río Nazas-Rodeo Río Culiacán Otras

Río Nazas-Torreón18% 37% 16% 11% 9% 9% Río San Pedro Presa Lázaro Cárdenas Río Nazas-Rodeo Río Culiacán

Río Nazas-Rodeo18% 37% 16% 11% 9% 9% Río San Pedro Presa Lázaro Cárdenas Río Nazas-Torreón Río Culiacán

Río Culiacán18% 37% 16% 11% 9% 9% Río San Pedro Presa Lázaro Cárdenas Río Nazas-Torreón Río Nazas-Rodeo

Otras18% 37% 16% 11% 9% 9% Río San Pedro Presa Lázaro Cárdenas Río Nazas-Torreón Río Nazas-Rodeo

Fuente: Elaboración propia a partir de los datos del Sistema Nacional de Información del Agua (2017).

Figura 4. Porcentaje de extensión de cuencas, en el territorio del estado de Durango

Durante el 2016, del total de agua extraída de fuentes subterráneas y superficiales,

106.75 hm³ fueron destinados al uso público urbano, y 491.01 hm³ al riego agrícola.

En lo referente a alcantarillado, se reportó una cobertura de 98.4% en zonas urbanas

y un 51.9% en zonas rurales. Al 2015, en la cuenca San Pedro existían 95 PTAR’s

en operación y 14 inoperantes, se contaba con una capacidad instalada para tratar

109.62 hm³ al año, y de los cuales sólo se tratan 79.73 hm³ anuales, es decir, se

trata el 72.73% del agua servida (CONAGUA, 2015).

Se seleccionaron las plantas de tratamiento de aguas residuales (PTAR) que

cumplieron con los límites máximos permisibles de los contaminantes presentes en el

agua para riego agrícola, considerados en la NOM-001-SEMARNAT-1996, en el

estudio realizado por Pérez y Vicencio en 2017, en donde se evaluó la eficiencia del

tratamiento y la calidad del agua residual tratada, generada en 26 PTAR de la

cuenca San Pedro - Mezquital.

37

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

Unidad Durango Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental Fuente: Elaboración propia a partir de Pérez y

Fuente: Elaboración propia a partir de Pérez y Vicencio (2017).

Figura 5. PTAR muestreadas, por tipo de tratamiento

Según este estudio, las PTAR Nombre de Dios, Durango Sur y Sombrerete cumplen con lo dispuesto en la NOM-001-SEMARNAT-1996 y sólo estas dos últimas cumplen con lo dispuesto o en los criterios ecológicos CE-CCA-001/89. Además, el 85.7% del efluente de las PTAR analizadas tienen contenidos superiores a los 70 mg/L de Na +1 , por lo que el regar con estas aguas, puede alterar las propiedades físicas y químicas del suelo, volviéndolo improductivo (Pérez y Vicencio, 2017). En el cuadro 6 se incluyen los indicadores para evaluar la calidad del agua tratada de las PTAR en estudio.

Para conocer la forma en que se disponen las aguas residuales tratadas se realizaron entrevistas con los directores de los organismos operadores de agua, que son las entidades que son responsables del tratamiento de aguas residuales. Así mismo, se solicitó información a los organismos operadores de las PTAR

38

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

seleccionadas para conocer los costos del tratamiento de ART, la forma en la que es

entregada, los consumidores del efluente y el precio al que es intercambiada.

Cuadro 6. Caracteristicas promedio de los efluentes de las PTAR’s seleccionadas

 

Efluente

PTAR

pH

Coliformes fecales

*Na +1

*SO -4

*Cl -1

tratado

 

(L/s)

Dgo. Sur

7.8 ± 0.1

625 ± 0.05

68 ± 1.5

15 ± 0.2

8 ± 0.2

450

Sombrerete

7.6 ± 0.02

0 ± 0

40 ± 2.

81 ± 0.7

23 ± 1

49

Canatlán

7.5 ± 0.1 7.2 ± 0.01

1’000,000 ± 183 4,000 ± 0.8

57± 0.3 67 ± 2.4

30 ± 0.8 29 ± 10

21 ± 0.2 26 ± 9.2

22.5

Dgo. Oriente

1680

Límite Máximo

 

5<pH<10

1000 CF/100 ml

70 mg/l

130 mg/l

145.5 mg/l

-

Permisible

Fuente: Elaboración propia a partir de Pérez y Vicencio (2017).

De estas, se seleccionaron las PTAR Canatlán, Durango Sur y Durango Oriente,

cuyas características se muestran en los cuadros 7 y 8.

Cuadro 7. Plantas de tratamiento seleccionadas

PTAR

Cumple con la normativa

Vierte a riego agrícola

Canatlán

No

No

Durango Sur

Si

No

Durango Oriente

No

Si

Fuente: Elaboración propia, a partir de Pérez y Vicencio (2017), y del Inventario Nacional de Plantas Municipales de Potabilización y de Tratamiento de Aguas Residuales en Operación (CONAGUA, 2015).

Cuadro 8. Condiciones de las plantas de tratamiento seleccionadas

 

Ubicación de la PTAR.

Disponibilidad de

PTAR

Eficiencia de

tratamiento

Tipo de tratamiento

infraestructura de

conducción

Efluente

tratado (L/S).

Canatlán

Solo cultivos

Lagunas de

Rural

Canal no revestido

22.5

restringidos

estabilización

Durango Sur

Apropiado para riego de cualquier cultivo

Lodos activados

Periurbana

Canal revestido

450

Durango

Solo cultivos

Laguna aireadas

Urbana

Canal revestido

1680

Oriente

restringidos

Fuente: Elaboración propia, a partir de Pérez y Vicencio (2017), y del Inventario Nacional de Plantas Municipales de Potabilización y de Tratamiento de Aguas Residuales en Operación (CONAGUA, 2015)

39

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

6.1.1. Descripción de las zonas de estudio

6.1.1.1. Municipio de Canatlán

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

El municipio de Canatlán se encuentra ubicado entre los meridianos 24°12’ y 24°51’ Norte, y 104°26’ y 105°31’de longitud oeste; la altitud de su relieve varía entre 1,900 y 3,300 Metros Sobre el Nivel del Mar (M.S.N.M.). Tiene una extensión territorial de 3,510.36 km², que representan el 2.9 % de la superficie total del estado de Durango. Colinda al norte con los municipios de Nuevo Ideal y Coneto de Comonfort; al este con los municipios de San Juan del Río y Pánuco de Coronado; al sur con los municipios de Durango y San Dimas; y al oeste con los municipios de Santiago Papasquiaro y Nuevo Ideal (INEGI, 2000).

Las principales corrientes de agua son los ríos Santiago, San Juan y La Sauceda. La planta de tratamiento de aguas residuales Canatlán da servicio a la cabecera del municipio de Canatlán y trata alrededor de 22.5 litros por segundo. Esta planta se compone de tres lagunas de estabilización, es un sistema no mecanizado cuya eficiencia de tratamiento produce agua tratada que cumple con los parámetros considerados en la Nom-001, a excepción del contenido de coliformes fecales (Pérez y Vicencio, 2017).

El 19% de la extensión territorial del municipio se utiliza para fines agrícolas (INEGI, 2016). Para el año 2015, se reportó un total aproximado de 580.5 milloneas de pesos generados por la actividad agrícola en el municipio, producto de la cosecha de 45,654 hectáreas (SAGARPA, 2016).

La manzana es el principal producto agrícola de Canatlán, en 2015 representó el 70.33% del valor de producción de los cultivos del municipio. Canatlán es el principal productor de manzana del estado de Durango, y la segunda entidad a nivel nacional, produjo en promedio el 75% de la manzana en el estado (figura 6), en los últimos 10 años. En el cuadro 9 se incluyen los cultivos que se reportaron para 2015 en dicho municipio.

40

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

Cuadro 9. Características de la producción de cultivos en el municipio de Canatlán, en el año 2015

 

Superficie

Volumen de la producción (t)

Valor de la producción (pesos)

Valor prod. / Sup. Cosechada

Valor prod. / vol. Producción

Cultivo

cosechada (ha)

Frijol Avena forrajera en verde Maíz grano

16,542

9,742

97,229,192

5,878

9,980

12,137

65,615

27,411,912

2,259

418

8,975

4,936

15,897,242

1,771

3,221

Manzana Maíz forrajero en verde Alfalfa verde Semilla de avena grano Sorgo forrajero en verde Pastos y praderas en verde Semilla de frijol

6,713

51,153

408,328,760

60,827

7,982

837

43,524

16,513,006

19,729

379

120

10,200

4,592,856

38,274

450

94

277

2,908,185

30,938

10,499

80

976

458,720

5,734

470

60

2,160

669,600

11,160

310

56

63

1,378,080

24,609

21,874

Pera

35

224

493,240

14,093

2,202

Tomate rojo

5

587

4,694,400

960,000

7,997

(jitomate)

Fuente: Elaboración propia, a partir de datos de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural,
Fuente: Elaboración propia, a partir de datos de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca
y Alimentación (SAGARPA).
70
65
60
55
50
Canatlán
45
Estatal
40
35
30
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015

Fuente: Elaboración propia a partir de datos del SIAP.

Figura 6. Toneladas de manzana producidas por año

41

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

Debido a que la manzana es un cultivo clave para el desarrollo agrícola de la región, las plantas de tratamiento de aguas residuales pueden volverse ejes del progreso económico, pues pueden proveer agua para riego de manera constante, aún en condiciones de sequía.

A pesar de la importancia de la manzana, ésta representa el 15% de la superficie

sembrada en Canatlán, el frijol es el cultivo que ocupa mayor extensión territorial en

el municipio, con un 36% de la superficie, de un total de 45,654 hectáreas sembradas

en 2015 (figura 7). Sin embargo, bajo el régimen de riego, el frijol no es producido en

la mencionada municipalidad (SAGARPA, 2016).

2% 15% 36% 20% 27%
2%
15%
36%
20%
27%

Frijol2% 15% 36% 20% 27% Avena forrajera en verde Maíz grano Manzana Maíz forrajero en verde

Avena forrajera en verde2% 15% 36% 20% 27% Frijol Maíz grano Manzana Maíz forrajero en verde

Maíz grano2% 15% 36% 20% 27% Frijol Avena forrajera en verde Manzana Maíz forrajero en verde

Manzana2% 15% 36% 20% 27% Frijol Avena forrajera en verde Maíz grano Maíz forrajero en verde

Maíz forrajero en verde2% 15% 36% 20% 27% Frijol Avena forrajera en verde Maíz grano Manzana

Fuente: Elaboración propia a partir de los datos del SIAP.

Figura 7. Cultivos en Canatlán, por total de hectáreas sembradas en el año 2015

6.1.1.1.1. Organización de los agricultores

Los agricultores del municipio de Canatlán están organizados, principalmente, bajo el esquema de ejido. En dicho municipio se concentran 40 núcleos agrarios, con una tenencia total de 265,212.153 ha, de las cuales 59,688.88 corresponden a la zona parcelada, 204,323.927 al uso común y 1,199.346 para asentamientos humanos (INEGI, 2006).

42

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

Los ejidos Canatlán y La Cañada son los principales usuarios de agua residual tratada para regadío (figura 8). El ejido Canatlán se conforma de 302 ejidatarios, que en conjunto agremian una superficie parcelada de 2,323.87 hectáreas y 1,522 hectáreas de tierras de uso común. El ejido La Cañada se compone de 148 ejidatarios, cuya tenencia suma 1,016.88 hectáreas de tierras parceladas y 738 hectáreas de tierras de uso común (RAN, 2017).

Las tierras agrícolas de estos ejidos son regadas por agua de la presa Caboraca (Canoas), principalmente. Esta presa se ubica sobre el Rio La Sauceda, a 5 kilómetros aguas arriba de la cabecera municipal de Canatlán. La presa Caboraca cuenta con una capacidad de almacenamiento de 45 hm³ (DOF, 2014). La segunda fuente de abastecimiento agrícola son los pozos, que se operan por medio de concesión de derechos de extracción.

6.1.1.1.2. Relaciones de Intercambio de agua

Los usuarios pagan, en promedio, 230 pesos por el riego de una hectárea y la frecuencia de riego varía según el tipo de cultivo. En el ejido La Cañada, las necesidades de agua son cubiertas, principalmente, mediante la extracción de agua del subsuelo. Anteriormente, el agua residual tratada era vertida al arroyo Los Mimbres, que desemboca a la laguna de Santa Lucía. Actualmente, los agricultores del ejido La Cañada utilizan un canal no revestido, para conducir y distribuir el ART por la superficie del ejido La Cañada.

El agua residual tratada es provechada por 30 agricultores que disponen de una superficie total de 132.1 ha, en las cuales se produce maíz forrajero y avena forrajera, principalmente. El agua es distribuida equitativamente, dotando a cada productor con 24 horas de riego, por mes.

43

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

Unidad Durango Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental Fuente: Elaboración propia partir de los datos del

Fuente: Elaboración propia partir de los datos del Registro Agrario Nacional.

Figura 8. Núcleos agrarios en la zona de estudio Canatlán

El Índice de Concentración Herfindahl (ICH), muestra el número de participantes y su posición en un mercado. El índice es mayor cuando el número de participantes sea menor y cuanto más desigual sea su participación en el mercado (mercado concentrado y poco competitivo). Para estandarizar y acotar los valores que puede tomar el ICH, se creó el Índice de Concentración de Herfindahl Normalizado (ICHN).

Al calcular los índices de concentración para los participantes potenciales del aprovechamiento del ART en riego agrícola, se encontró que en el ejido Canatlán se presenta una distribución mayormente desigual de hectáreas parceladas, como se muestra en el cuadro 10.

Cuadro 10. Índices de concentración para los ejidos de Canatlán

Ejidos

ICH

ICHN

Canatlán

0.1830

0.1800

Cañada

0.0077

0.0019

Total

0.1175

0.1155

Fuente: Elaboración propia.

El agua residual tratada, generada en PTAR Canatlán, no tiene costo para los agricultores, sin embargo, la infraestructura de conducción y distribución es

44

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

financiada por ellos mismos. El personal del organismo operador conoce la situación, pero manifiesta desconocer los mecanismos para transferir a los productores el costo de tratamiento del agua residual.

6.1.1.2. Municipio de Durango

El municipio de Durango se encuentra localizado entre los meridianos 23°29’ y 24°26’ de latitud norte, y entre los paralelos 104°06’ y 105°34’ de longitud oeste (INEGI, 2000). La altitud de su relieve varía entre 2,280 y 3,020 M. S. N. M. Tiene una extensión territorial de 9,382.29 km², que representan el 7.6 % de la superficie total del estado de Durango. Al norte, colinda con los municipios de Canatlán y Pánuco de Coronado; al este con los municipios de Guadalupe Victoria, Poanas y Nombre de Dios; al sur con los municipios de Mezquital; y al oeste con los municipios de Pueblo Nuevo y San Dimas (INEGI, 2000).

Las principales corrientes de agua son los ríos Durango, El Tunal, Santiago y el arroyo El Jaral. Existen cuatro plantas de tratamiento de aguas residuales que dan servicio a la cabecera municipal de Durango: PTAR Durango Oriente, PTAR Durango Sur, PTAR Cristóbal Colón y PTAR del Parque, que tienen una capacidad instalada para tratar hasta 2000, 600, 150 y 30 litros por segundo, respectivamente (CONAGUA, 2016).

Planta Durango Oriente emplea un tratamiento que consiste en lagunas aireadas, que es un sistema mecanizado, cuya eficiencia de tratamiento produce agua tratada que cumple con los parámetros para agua de riego considerados en la Nom-001, a excepción del contenido de coliformes fecales. Planta Durango Sur emplea un tratamiento de lodos activados y el efluente generado cumple con todos los límites establecidos en la normativa (Pérez y Vicencio, 2017).

El 10.85% de la extensión territorial del municipio se utiliza para fines agrícolas (INEGI, 2016). Para el año 2015, se reportó un total de 814.6 millones de pesos generados por la actividad agrícola en el municipio, producto de la cosecha de 60,745 hectáreas, como se muestra el cuadro 11 (SAGARPA, 2016).

45

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

Cuadro 11.Características de la producción de cultivos en el municipio de Durango, en el año 2015

Cultivo

Superficie

Volumen de la producción (t)

Valor de la producción

(pesos)

Valor prod. / Sup. Cosechada

Valor prod. / vol. Producción

cosechada (ha)

Maíz grano

27,709

101,223

303,668,700

10,959

3,000

Avena forrajera

13,892

179,503

82,738,013

5,956

461

en verde

Frijol

7,844

2,735

26,041,150

3,320

9,521

Pastos y

 

praderas en

3,033

165,212

53,082,450

17,502

321

verde

Alfalfa verde

2,736

254,448

102,143,061

37,333

401

Maíz forrajero

1,295

71,937

34,911,867

26,959

485

en verde

Avena grano

906

3,085

14,009,640

15,463

4,541

Nuez

824

1,348

95,238,935

115,581

70,652

Triticale forrajero

690

25,842

15,323,614

22,208

593

en verde

Semilla de

394

1,147

12,039,825

30,558

10,497

avena

grano

Sorgo grano

361

1,119

2,646,960

7,332

2,365

Trigo grano

349

1,540

5,564,025

15,943

3,613

Fuente: Elaboración propia, con datos de SAGARPA.

El maíz grano es el cultivo al que se le dedica la mayor superficie agrícola, en el

municipio de Durango, como se muestra en la figura 11.

300,000 250,000 200,000 150,000 100,000 50,000 0 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012
300,000
250,000
200,000
150,000
100,000
50,000
0
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
2013
2014
2015

Durango250,000 200,000 150,000 100,000 50,000 0 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013 2014

Estatal250,000 200,000 150,000 100,000 50,000 0 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013 2014

Fuente: Elaboración propia.

Figura 9. Producción de maíz grano en el municipio de Durango y en el estado de Durango, en toneladas

46

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

El municipio de Durango produce en promedio el 44.69% del maíz en grano

producido en el estado de Durango (ver figura 12). Éste cultivo representa el 45% de

la superficie sembrada en el municipio con un total de 29,004 hectáreas sembradas

en 2015 (SAGARPA, 2016).

1% 4% 2% 7% 5% 45% 13% 23%
1%
4% 2%
7%
5%
45%
13%
23%

Maíz grano1% 4% 2% 7% 5% 45% 13% 23% Avena forrajera en verde Frijol Pastos y praderas

Avena forrajera en verde1% 4% 2% 7% 5% 45% 13% 23% Maíz grano Frijol Pastos y praderas en verde

Frijol7% 5% 45% 13% 23% Maíz grano Avena forrajera en verde Pastos y praderas en verde

Pastos y praderas en verde7% 5% 45% 13% 23% Maíz grano Avena forrajera en verde Frijol Alfalfa verde Maíz forrajero

Alfalfa verde13% 23% Maíz grano Avena forrajera en verde Frijol Pastos y praderas en verde Maíz forrajero

Maíz forrajero en verde5% 45% 13% 23% Maíz grano Avena forrajera en verde Frijol Pastos y praderas en verde

OtrosMaíz grano Avena forrajera en verde Frijol Pastos y praderas en verde Alfalfa verde Maíz forrajero

Avena grano23% Maíz grano Avena forrajera en verde Frijol Pastos y praderas en verde Alfalfa verde Maíz

Fuente: Elaboración propia, a partir de SAGARPA (2015).

Figura 10. Porcentaje de hectáreas sembradas por cultivo, en Durango

Del análisis anterior, se identificó que los principales cultivos en ambos sitios de

estudio son el frijol, la avena forrajera en verde, el maíz grano, el maíz forrajero, la

alfalfa y para el caso de Canatlán, la manzana.

6.1.1.2.1. Organización de los agricultores

Los agricultores del municipio de Durango están organizados, principalmente, bajo el

esquema del distrito de riego, que agrupa algunos ejidos de la zona. En dicho

municipio se concentran 121 núcleos agrarios, con una tenencia total de 559,075.487

ha, de las cuales 58,415.211 corresponden a la zona parcelada, 496,467.133 a la

zona de uso común y 4,193.143 para asentamientos humanos (INEGI, 2006). El

distrito de riego 052, está organizado en cuatro unidades y se compone de 3,166

usuarios, que cuentan con una superficie total de 21,224.94 Hectáreas, de las cuales

13,454.92 son regadas (CONAGUA, 2017).

47

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

Las tierras agrícolas de estos ejidos son regadas, principalmente, por agua de la presa Guadalupe Victoria. Esta presa se ubica sobre el Rio El Tunal, 12 kilómetros al suroeste de la cabecera municipal de Durango. Esta presa cuenta con una capacidad de almacenamiento de 90.218 hm³ (DOF, 2014). La segunda fuente de abastecimiento agrícola son los pozos, que se operan por medio de concesión de derechos de extracción.

6.1.1.2.2. Relaciones de intercambio de agua

En el municipio de Durango, la principal fuente de abastecimiento de agua para riego es la presa Guadalupe Victoria. El módulo III “Guadalupe Victoria”, que es una de las cuatro unidades que componen el distrito de riego 052, tiene concesión para la realizar la extracción de más de 63 hm³ de agua de presa por año.

Debido a esto, se desarrolló el programa “Agua Futura” para garantizar la seguridad del abastecimiento de agua, el municipio de Durango celebró un convenio para abastecer 34.6 hm³ de agua residual tratada a este módulo de riego, equivalente a un efluente permanente de 1,097.15 litros por segundo. Dicho abastecimiento se realiza sin costo para los agricultores. Sin embargo, el intercambio se realiza con la condición de que todo el volumen de ART que sea aprovechado en riego, debe dejar de extraerse de la presa Guadalupe Victoria CONAGUA, 2015).

El efluente de PTAR Oriente Durango es abastecido al módulo III, del distrito de riego 052, mediante un canal de conducción revestido. Dicho efluente es aprovechado en época de secas, y en época de lluvia es vertido al cauce del rio El Tunal. El efluente de PTAR Durango Sur es distribuido al mismo módulo de riego y compradores particulares (figura 11). Dentro de los compradores del ART están los fraccionamientos Privanzas y el Real Privanzas, que utilizan el agua para el riego de áreas verdes y pagan alrededor de 3.33 pesos por metro cúbico; y el Club Campestre, que utiliza el efluente para el riego de un campo de golf, este club paga alrededor de 2.7 pesos por metro cúbico, por disponer de ART (AMD, 2016).

48

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

Unidad Durango Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental Fuente: Elaboración propia. Figura 11. Núcleos agrarios en

Fuente: Elaboración propia.

Figura 11. Núcleos agrarios en la zona de estudio Durango

De estos núcleos agrarios en el municipio, los ejidos 5 de Febrero, Antonio Castillo, Contreras, El Arenal, Francisco Montes de Oca y Francisco Villa son los principales usuarios de agua residual tratada para regadío. Dentro de los usuarios también figuran 145 pequeños propietarios que utilizan agua residual tratada. Los ejidatarios del municipio de Durango, que utilizan ART para el riego agrícola, reportan una tenencia de 2,546.12 ha, de las cuales 2,257.73 son regadas con ART, que corresponde al 88.67% de la extensión parcelada. En el caso de los pequeños propietarios, estos disponen de 888.50 ha, de las cuales 762.63 son regadas con ART.

Al calcular los índices de concentración de mercado para la distribución de tierra agrícolas entre los agricultores que usan ART, se encontró que los usuarios de ART que pertenecen a pequeña propiedad y los del ejido Antonio Castillo presentan mayor desigualdad en la distribución de tierras, por lo que se espera que en estas zonas se presente la mayor competencia por acceder a ART para riego (cuadro 12).

49

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

Cuadro 12. Índices de concentración para los ejidos de Durango

Ejidos

ICH

ICHN

Pequeña Propiedad

0.0215

0.0147

Antonio Castillo

0.0646

0.0126

El Arenal

0.0219

0.0041

Fco. Montes de Oca

0.0099

0.0020

Fco. Villa

0.0133

0.0019

Contreras

0.0123

0.0014

5 de Febrero

0.0091

0.0013

Fuente: Elaboración propia, a partir de información proporcionada por el Modulo III “Guadalupe Victoria” del módulo 052.

6.2. Estimación del costo de tratamiento

Con base en las entrevistas con el personal de operación de las PTAR’s y mediante el uso del Sistema de Acceso a la Información Pública, se obtuvieron los costos mensuales de tratamiento de las tres PTAR en estudio. Estos costos fueron divididos en los siguientes rubros:

- Combustibles, utilizados por el equipo de tratamiento y el personal que lo opera;

- Energía eléctrica, necesaria para la operación del equipo de tratamiento;

- Mantenimiento, de las instalaciones y edificios de la PTAR;

- Reactivos, utilizados para realizar el tratamiento del agua;

- Sueldos, del personal de operación.

Así mismo, se desglosaron los montos de inversión y rehabilitación, al dividirlos entre el total de meses que componen los años de vida útil de cada proyecto.

- Para PTAR Durango Sur se obtuvieron 71 observaciones mensuales correspondientes al periodo de Febrero de 2011 a Diciembre de 2016.

- Para PTAR Durango Oriente se obtuvieron 114 observaciones, que corresponden al lapso de Enero de 2007 a Diciembre de 2016.

- Para PTAR Canatlán se obtuvieron 36 observaciones del periodo de enero de 2014 a diciembre de 2016. Sin embargo, no presentan variación en todo el

50

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

periodo de tiempo solicitado, por lo que no es posible aplicar la metodología planeada para esa planta de tratamiento de aguas residuales.

A partir de la metodología Box & Jenkins, se generaron pronósticos de los costos de tratamiento de aguas residuales, para el periodo 2017-2030 (Ver Anexo I). Esta metodología, técnicamente conocida como método de pronóstico autorregresivo integrado de promedios móviles (ARIMA), permite analizar las propiedades probabilísticas de las series de tiempo económicas, y con ellas generar pronósticos. Estos pronósticos son las bases sobre las cuales la planificación permite generar modelos de información que facilitan la toma de decisiones.

6.2.1. Calculo de pronósticos para las variables en estudio

Para el pronóstico de las variables “combustible”, “energía eléctrica”, “mantenimiento”, “reactivos” y “sueldos” se utilizó el software Eviews versión estudiantil 10.0.

Se seleccionaron las pruebas de Dickey-Fuller aumentada (ADF) y la prueba de Phillips-Perron para evaluar la estacionariedad de las series de tiempo, y el Criterio de Información Akaike (CIA) para evaluar la calidad de los modelos ARIMA estimados.

Se estimaron los modelos ARIMA de acuerdo a los siguientes criterios:

1.- Se verificó la estacionariedad de la serie de tiempo mediante las pruebas gráfica y de raíz unitaria (Dickey-Fuller).

2.- Se estimaron los modelos con un orden de 0 a 10 para los términos autorregresivos (AR) y para las medias móviles (MA), con el objetivo de seleccionar aquel modelo que presente el menor coeficiente de Akaike (CIA).

3.- Se evaluó la presencia de autocorrelación serial del modelo elegido mediante el coeficiente Durbin-Watson.

51

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

4.- Se comprobó que el modelo ARIMA presentara un coeficiente de determinación

ajustado (R 2 ) superior o mayor a 0.80

6.3. Proyección del agua residual tratada disponible

Se aplicó la metodología Box & Jenkins a las observaciones de agua residual tratada

generada en las PTAR’s Durango Sur y Durango Oriente, debido a la variabilidad de

las observaciones. Este procedimiento no se efectuó para el caso de la PTAR

Canatlán, puesto que no hay variabilidad mensual para los datos reportados por la

CONAGUA en el Inventario Nacional de Plantas Municipales de Potabilización y de

Tratamiento de Aguas Residuales en Operación.

6.3.1. Planta Canatlán

Debido a que el organismo operador de la PTAR no tiene un registro mensual del

caudal tratado, y la cantidad de agua que se trata en la planta reportado no tiene

tendencias, se procedió a calcular un intervalo de confianza para conocer las

cantidades mínimas y máximas que se espera que la PTAR trate al año. Se utilizó un

nivel de confianza de 99%, por lo que el estadístico Z empleado fue de 2.575

El intervalo de confianza se calculó con la siguiente ecuación:

−� �≤≤ + (1)

Dónde:

= Media = Valor de la curva estandar normal para la confianza elegida. = Desviación estándar n = Numero de observaciones

Los pronósticos se aplicaron a trece años de simulación, puesto que según los datos

reportados, es lo que se espera generar en la PTAR Canatlán.

En la simulación, la cantidad de agua fue una constante para cada escenario.

52

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

6.3.2. Planta Durango Sur y Oriente

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

A partir de la información proporcionada por los organismos operadores se generaron pronósticos mediante la metodología Box & Jenkins.

Para PTAR Durango Oriente se obtuvieron 125 observaciones mensuales, correspondientes al periodo de enero de 2007 a mayo de 2017. Para PTAR Durango Sur se obtuvieron 77 observaciones mensuales, del periodo de febrero de 2011 a junio de 2017.

Se calcularon los promedios anuales y las deviaciones estándar para cada año, con el fin de obtener intervalos de confianza para la cantidad de agua tratada mínima y máxima que se espera para cada año, según las observaciones mensuales.

El intervalo de confianza, para los metros cúbicos tratados al mes, se calculó con la ecuación 1. Se utilizó un nivel de confianza de 99%, por lo que el estadístico Z empleado fue de 2.575.

Los metros cúbicos tratados por año se estimaron multiplicando el intervalo de confianza calculado los 12 meses que se espera se repita.

Con esta metodología se generó un pronóstico de la cantidad de agua tratada con observaciones mensuales para los años 2017 al 2030. Se obtuvieron las cantidades mínimas, promedios y máximas a esperar para cada año, al multiplicar el intervalo mensual calculado por los 12 meses que componen un año. Estas cantidades se muestran en los cuadros 8 y 9.

6.4. Simulación de escenarios de producción agrícola

Para simular los escenarios de producción se establecieron las relaciones entre las variables que interactúan en el cultivo de productos agrícolas.

53

Felipe Alejandro Herrera Carmona

6.4.1. Método Montecarlo

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

Una simulación pretende reproducir el comportamiento de un sistema, utilizando una

modelación que describa las operaciones de dicho sistema. El objetivo de la

simulación es comprender la influencia que tienen las variables que componen un

sistema real, sin tener que experimentar directamente sobre el sistema en cuestión.

Para ello, una simulación permite manipular las variables en el sistema, para conocer

las distintas alternativas de solución (Taha, 2004). La simulación de Monte Carlo

consta de generar valores aleatorios para las variables del sistema cuyo

comportamiento se requiere analizar (Gámez Martín & Puerta Callejón, 1998).

El método de Monte Carlo permite encontrar soluciones aproximadas de

planteamientos matemáticos que involucran variables que toman del tiempo. La

eficiencia del método de simulación Monte Carlo depende del nivel de aleatoriedad,

es decir, de la calidad de los números aleatorios generados (Venegas Martinez,

2008).

El método tiene dos características principales:

1) Requiere un procedimiento para calcular realizaciones o trayectorias de variables

aleatorias, dependientes del tiempo mediante ensayos independientes o

simulaciones;

2) Usualmente, el error es proporcional a la magnitud; √ (D =N), donde D es una

constante y N es el número de ensayos, por lo que para reducir el error es necesario

aumentar el número de simulaciones.

6.4.1.1. Teorema fundamental del Monte Carlo

Considerando que es una variable aleatoria, promedio de una función ( ) de

variables iid (independientes e idénticamente distribuidas),

1

= ( )

=1

54

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

Cuya esperanza y varianza son respectivamente:

E[ ] = E[()],

( ) = (())

La esperanza del estimador de E[g(X)], está definido por:

[ ] = [()] =

−∞

()

()

Donde ~. La varianza del estimador disminuye al crecer N lo que significa que

generando una muestra suficientemente grande > , la probabilidad de que el

1

estimador se aleje del valor esperado disminuye.

Para el presente estudio se utilizó el método de aceptación-rechazo, en el que los valores generados se someten al cumplimiento de restricciones.

6.4.1.2. Método de aceptación-rechazo

Se trata de un método de composición en el que se selecciona y se somete a prueba el comportamiento de una variable aleatoria. Si pasa la prueba se acepta, de lo contrario se rechaza y se repite el ciclo.

Por lo que para muestrear la función de probabilidad, dentro de in intervalo [a, b]

= sup{(); [. ]}.

Entonces, para generar una variable ~ es necesario seguir los siguientes pasos:

1. Generar ~[, ].

2. Generar ~[0, ].

3. Si Yf(X) tomar Z=X. de lo contrario volver al paso 1.

Los puntos generados (X, Y) se distribuyen uniformemente sobre el rectángulo [a,b] x [0, c] y los puntos (X, Y) aceptados se distribuyen uniformemente bajo la curva f.

55

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

6.4.2. Identificación de variables para la simulación

Las variables consideradas en el estudio fueron:

1) La cantidad de agua generada por las PTAR. 2) La productividad del agua, que es la cantidad de producto agrícola, en toneladas, que se produce por metro cúbico de agua aplicado. 3) El rendimiento de la producción. 4) Superficie dedicada al cultivo de cada producto agrícola. 5) Los precios finales de los productos agrícolas que se producen las zonas de estudio. 6) Costo de tratamiento del ART.

6.4.2.1. La cantidad de agua generada por las PTAR

Esta cantidad se obtuvo mediante la generación de pronósticos por modelos ARIMA, a partir de datos proporcionados por los organismos operadores de las PTAR’s Durango Sur, Durango Oriente y Canatlán. A partir de este pronóstico se calculó un intervalo de confianza utilizando la ecuación 1. La cantidad mínima se utilizó para generar el escenario pesimista, la cantidad promedio para el tendencial y la máxima para el optimista.

6.4.2.2. Estimación de la productividad del agua

Para simular la cantidad necesaria de agua a aplicar en riegos para el ciclo agrícola de cada cultivo, se procedió a utilizar la productividad del agua recopilada en la literatura, contenida en el anexo IV.

En la simulación, la productividad de agua fue una variable aleatoria en cada escenario, y osciló entre la cantidad mínima para producir cada tipo de cultivo y la cantidad máxima que reporta la literatura.

56

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

6.4.2.3. Estimación del rendimiento de la producción

Para simular el comportamiento de la producción agrícola se consultaron las bases de datos del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP) que integra los reportes del cierre de la producción agrícola anual por estado. Se obtuvieron los datos de la producción de los cultivos en estudio, de los años 2005 al 2015, para el municipio de Canatlán y Durango, del estado de Durango.

6.4.2.4. Estimación de la superficie cultivada

Se recopiló información del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), de los años 2005 a 2015, referente a las hectáreas cultivadas bajo régimen de riego, para cada uno de los productos agrícolas en estudio.

6.4.2.5. Pronóstico de los precios de venta de los productos agrícolas

Se utilizó la tasa de inflación del Índice No subyacente de los productos agropecuarios, generados por el sistema de información económica del Banco de México, que integra las tasas mensuales de inflación de cada mes con respecto al mes posterior.

Para el pronóstico se utilizaron 104 observaciones de los tasa de inflación, que comprenden desde enero del 2009 a agosto de 2017.

Se utilizó la metodología ARIMA, sin embargo el modelo que más se adecuó no refleja un panorama similar a lo observado en el crecimiento de la economía mexicana, que en promedio crece entre 3% y 3.5% anual, las observaciones se incluyen en el cuadro 29.

Debido a esto fue necesario pronosticar tasas aleatorias entre los porcentajes observados en años anteriores. Para esto, se generaron tasas aleatorias entre los rangos observados, contemplando que una inflación promedio está entre 3 y 3.5% anual, una pesimista entre 3.5 y 4% anual, y una optimista entre 2.5 y 3% anual. Estas tasas se muestran en el cuadro 30. Se utilizaron los criterios fundamentados

57

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

en la proximidad de las tasas inflacionarias que debe reflejarse en la economía

basada en el comportamiento de la inflación de los principales socios comerciales del

país en cuestión (Canadá y Estados Unidos de Norteamérica).

De la base de datos del Sistema Nacional de Información e Integración de Mercados

(SNIIM) se obtuvieron los precios de mercado de las centrales de abasto para los

bienes agropecuarios que se producen en las parcelas cercanas a la PTAR’s en

estudio. Debido a que no todos los productos tienen precio de venta registrado para

el estado de Durango, se utilizaron los precios de las centrales de abasto más

cercanas a la zona de estudio, las cuales se especifican para cada uno de los

cultivos.

6.4.2.6. Pronóstico de los costos de tratamiento por m³ de agua generada

Para generar el pronóstico del costo de tratamiento por m³ de agua, se calcularon

intervalos de confianza a partir de los pronósticos generados, al dividir la suma

mensual de los gastos de inversión, rehabilitación, sueldos del personal, gasto en

reactivos, gasto en energía eléctrica, gasto en combustibles y gastos en

mantenimiento; entre la cantidad de agua generada al mes. Se identificaron costos

unitarios mínimos, promedios y máximos que son los que se simula transferir al

agricultor.

6.4.3. Simulación de los escenarios de producción mediante el método Monte

Carlo

Para conocer el número de pruebas necesarias a realizar, se utilizó la ecuación 2.

De donde:

. . = /2 ²∗∗(1−) ²

N.P.= Número de pruebas

(2)

t =

T de student para el nivel de confianza.

α =

Error esperado

A =

Nivel de imprecisión.

58

Felipe Alejandro Herrera Carmona

CIIDIR IPN Unidad Durango

Sustituyendo en la ecuación 2:

= 1.96² 0.05 (1 0.05)

0.025²

Maestría en Ciencias en Gestión Ambiental

= 291.9616

Por lo que, para la presente simulación, se requieren al menos 292 pruebas para

lograr el nivel de precisión buscadao. Para el presente estudio se realizaron 500

pruebas.

En pruebas, se observó que los valores máximos se alcanzaban a las 42,000

simulaciones, por lo que los escenarios se ejecutaron con 50,000 simulaciones.

Para realizar los escenarios de simulación se recurrió al software Oracle Crystal Ball

versión 11, donde se buscó maximizar la función de ingreso dado por la suma de las

multiplicaciones de la cantidad cosechada del producto agrícola por el precio al

consumidor, menos el costo de tratamiento por metro cúbico de ART multiplicado por

la cantidad de agua requerida según el escenario (ecuación 3).

() = [ ( )] − ∗ ∑

De donde:

(3)

f (BP)= Función de beneficio parcial, en pesos.

PM=

Precio de mercado por cultivo, en pesos por tonelada.

RA=

Rendimiento agrícola por cultivo, en toneladas por hectárea.