Sie sind auf Seite 1von 7

TUTELA JUDICIAL EFECTIVA

Sentencia de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia Nº


325 de fecha 29 de marzo de 2017.
(http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/marzo/197364-156-29317-2017-
17-0325.HTML#_ftnref)

Así, la tutela judicial efectiva reconocida de manera expresa


en el artículo 26 constitucional, implica uno de los pilares
fundamentales sobre el cual se sustenta la noción de Estado de
Derecho, ya que el mismo tiene por finalidad última hacer
prevalecer el orden jurídico y en definitiva el respeto al imperio del
derecho y de la ley, lo cual se logra asegurando la preservación del
conjunto de derechos legítimos que el ordenamiento jurídico
establece y que conforman la esfera plurisubjetiva de todo
ciudadano y de las sociedades como conglomerado social;
otorgando a los mismos la certeza de que tales derechos serán
debidamente asegurados y resguardados, a los efectos de lograr su
efectiva vigencia, comportando por ello un compromiso por parte
del Estado, visto desde la perspectiva de su función jurisdiccional,
en el que se proveerá a sus derechos la seguridad de ser
efectivamente materializados y de mantener su intangibilidad y
absoluto resguardo, en los términos constitucional y legalmente
establecidos. Es por esta razón que el precepto constitucional
previsto en el artículo 26, indica que los mismos serán
efectivamente tutelados por los órganos jurisdiccionales cuando
pretendan ser vulnerados y se acuda ante ellos, exigiendo la debida
tutela que detentan, para de esta manera hacer prelar la noción de
justicia, que constituye el fin último de todo proceso judicial y la
esencia misma de nuestro Estado.
En tal sentido, es necesario tener en consideración que el
contenido y alcance del derecho a la tutela judicial efectiva ha sido
profusamente interpretado y desarrollado por la jurisprudencia de
esta Sala Constitucional, pudiendo destacarse el criterio establecido
mediante sentencia de esta Sala n.° 708 del 10 de mayo de 2001,
donde se señala:
“Observa esta Sala, que el artículo 26 de la Constitución
vigente, consagra de manera expresa el derecho a la tutela
judicial efectiva, conocido también como la garantía
jurisdiccional, el cual encuentra su razón de ser en que la justicia
es, y debe ser, tal como lo consagran los artículos 2 y 3 eiusdem,
uno de los valores fundamentales presente en todos los aspectos de
la vida social, por lo cual debe impregnar todo el ordenamiento
jurídico y constituir uno de los objetivos de la actividad del
Estado, en garantía de la paz social. Es así como el Estado asume
la administración de justicia, esto es, la solución de los conflictos
que puedan surgir entre los administrados o con la Administración
misma, para lo que se compromete a organizarse de tal manera
que los mínimos imperativos de la justicia sean garantizados y
que el acceso a los órganos de administración de justicia
establecidos por el Estado, en cumplimiento de su objeto, sea
expedito para los administrados.
El derecho a la tutela judicial efectiva, de amplísimo
contenido, comprende el derecho a ser oído por los órganos de
administración de justicia establecidos por el Estado, es decir, no
sólo el derecho de acceso sino también el derecho a que,
cumplidos los requisitos establecidos en las leyes adjetivas, los
órganos judiciales conozcan el fondo de las pretensiones de los
particulares y, mediante una decisión dictada en derecho,
determinen el contenido y la extensión del derecho deducido, de
allí que la vigente Constitución señale que no se sacrificará la
justicia por la omisión de formalidades no esenciales y que el
proceso constituye un instrumento fundamental para la realización
de la justicia (artículo 257). En un Estado social de derecho y de
justicia (artículo 2 de la vigente Constitución), donde se garantiza
una justicia expedita, sin dilaciones indebidas y sin formalismos o
reposiciones inútiles (artículo 26 eiusdem), la interpretación de
las instituciones procesales debe ser amplia, tratando que si bien
el proceso sea una garantía para que las partes puedan ejercer su
derecho de defensa, no por ello se convierta en una traba que
impida lograr las garantías que el artículo 26 constitucional
instaura.
La conjugación de artículos como el 2, 26 o 257 de la
Constitución de 1999, obliga al juez a interpretar las instituciones
procesales al servicio de un proceso cuya meta es la resolución
del conflicto de fondo, de manera imparcial, idónea, transparente,
independiente, expedita y sin formalismos o reposiciones inútiles.”
(Destacado de este fallo).
Por ende, el verdadero significado del derecho a la tutela judicial
efectiva, que consagra nuestro texto constitucional, apareja la necesidad de
que los mismos sean eficaces en la realidad, que sus efectos sean en
verdad materializados en el plano fáctico, para poder alcanzar la verdadera
justicia que la Constitución consagra; razón por la que el
verdadero telos de la función jurisdiccional se consuma precisamente en el
momento en el que el fallo es llevado a la realidad, haciendo efectivos los
derechos que mediante la decisión judicial son tutelados, para de esta
forma preservar el Estado de Derecho y de Justicia que vincula la
existencia de la República.
La misma concepción en torno a la ejecución de la sentencia como
una de las manifestaciones incontrovertibles del derecho a la tutela judicial
efectiva, fueron, de igual manera, puestas de manifiesto en la decisión de
esta Sala n.º 576 del 27 de abril de 2001, en la que se señaló:
“La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en su
artículo 26 consagra la Garantía Jurisdiccional, también llamada
el derecho a la tutela judicial efectiva, que ha sido definido como
aquél, atribuido a toda persona, de acceder a los órganos de
administración de justicia para que sus pretensiones sean
tramitadas mediante un proceso, que ofrezca unas mínimas
garantías, todo lo cual sólo es posible cuando se cumplen en él los
principios establecidos en la Constitución. Es, pues, la Garantía
Jurisdiccional, el derecho de acceso a la justicia mediante un
proceso dirigido por un órgano, también preestablecido para ello
por el Estado, para conseguir una decisión dictada conforme el
derecho mediante la utilización de las vías procesales prescritas
para el fin específico perseguido, en el entendido que dicho
derecho en manera alguna comprende que la decisión sea la
solicitada por el actor o favorezca su pretensión, ni que en el
curso del mismo se observen todos los trámites e incidencias que
el actor considere favorables a él. El derecho a la tutela judicial
efectiva comprende, asimismo, el derecho a la ejecutoriedad de la
sentencia obtenida en derecho”.
Tal criterio ha sido reiterado por esta Sala en sentencia n.° 290 de
fecha 23 de abril de 2010, en la que se precisó:
“Ciertamente, la ley bajo examen implementa un sistema
orgánico-procesal expresamente establecido en la Constitución,
que viabiliza el ejercicio de los derechos adjetivos de acceso a la
justicia (legitimación, caducidad de las acciones, requisitos de la
demanda, entre otros), el derecho al juez natural (determinación
de las competencias de los juzgados contencioso administrativos),
la tutela cautelar (condiciones de procedencia de las medidas
cautelares), el debido proceso (procedimiento de sustanciación de
las pretensiones anulatorias, demandas patrimoniales e
interpretación de leyes, entre otros) y el derecho a la ejecución del
fallo (procedimiento para la ejecutoria de lo decidido), los cuales,
integran el derecho a la tutela judicial efectiva, dentro del ámbito
del control jurisdiccional de las actuaciones administrativas de los
Poderes Públicos”.
Se desprende del criterio jurisprudencial transcrito el alcance del
derecho a la tutela judicial efectiva, el cual, como derecho complejo que
es, no tan solo comprende el derecho de acceso de los ciudadanos a los
órganos jurisdiccionales para ventilar sus pretensiones y que las mismas
sean decididas conforme a un debido proceso en el que le sean respetadas
sus garantías y derechos, sino que, además, es extensivo a la ejecutoriedad
de la sentencia que de ese proceso resulte.

Sentencia de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia Nº


2016-1115 de fecha 7 de abril de 2017.
(http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/abril/197683-202-7417-2017-16-
1115.HTML)
Al respecto, esta Sala ha señalado que “(…) la estabilidad de
las normas ordenadoras del proceso, vinculada con la
especialidad de cada uno de los regímenes procesales
establecidos en razón del bien jurídico tutelado por cada
materia (constitucional, contencioso-administrativa, militar,
civil, penal, laboral, tributario, etc.) forma parte del derecho
a la tutela judicial efectiva postulado por el artículo 26 de la
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, así
como del carácter instrumental del proceso en procura de la
justicia predicado por el artículo 257 eiusdem, pues ello
presupone el conocimiento previo de aquellas reglas
procesales y sus correlativas garantías -p.ej. competencia del
órgano y garantía del juez natural, derecho a la prueba y
establecimiento del lapso probatorio- que operan para que el
ciudadano canalice adecuadamente sus pretensiones ante la
jurisdicción bajo formas certeras, en procura de obtener la
tutela o el reconocimiento de sus derechos de forma expedita
y eficaz. Por tanto, la modificación de estas reglas debe
obedecer, en virtud del principio de legalidad procesal, a la
voluntad legislativa y no a las modificaciones que hagan los
jueces de instancia por apreciaciones particulares que
prescinden, incluso, de la técnica de control difuso de la
constitucionalidad -ex segundo aparte del artículo 334 de la
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela en
concordancia con el artículo 20 del Código de Procedimiento
Civil- (…)”. (Vid. Sentencia N° 2325 del 14 de diciembre de
2006).

Sentencia de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia Nº


2016-296 de fecha 10 de marzo de 2017.
(http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scc/marzo/196802-RC.000080-10317-
2017-16-296.HTML)

Precisado lo anterior, se advierte que la tutela judicial


efectiva impone respuesta por parte de los órganos de justicia,
y para ello debe tratarse en lo posible de no incurrir en un
excesivo formalismo, en aras de conquistar los verdaderos
avances acorde a la Carta Política, sin embargo, este acceso
requiere necesariamente de ciertas exigencias establecidas en
la ley, sin que estas pudieran ser censuradas de formalidades
no esenciales.
(…)
Por ello, la congruencia del fallo desde una perspectiva
constitucional pretende la mayor inmediación entre lo pedido
y lo decidido acercando en forma pétrea la relación entre
pretensión, defensa y fallo, evitando en el Proceso Civil el
progresivo alejamiento entre Juez y Partes, dando una mayor
rigidez a esta relación, como parte de la tutela judicial efectiva
y del derecho de defensa y del equilibrio procesal, se busca
que no exista un divorcio entre la praxis del proceso y la
realidad social del fallo, lograr la fidelidad alegatoria o teoría
del espejo procesal.
Hay que agregar, que la tutela judicial efectiva si bien
es ejercitable desde las premisas constitucionales, baja a
convertirse en un derecho de prestación no incondicionado y
absoluto, sino de configuración legal, que no puede ejercerse
al margen del procedimiento legalmente establecido, pues
incumbe al legislador la configuración de la actividad judicial
y del proceso en cuyo seno se ejercita el derecho fundamental
ordenando la satisfacción de las pretensiones y excepciones.
Ella constituye una garantía constitucional que se personifica
concretamente por obra de las leyes procesales que
desarrollan esa garantía y que el Juez en su interpretación,
ante un ordenamiento pre–constitucional (CPC 1986) debe
ajustar desde la Carta Política (1999).
(…)
Se vulnera pues, el derecho a la tutela judicial efectiva,
si el pronunciamiento judicial “altera el objeto del proceso”,
su elemento objetivo, causa de pedir, petitum, modificando
sustancialmente los términos en que se planteó el debate
procesal y violando el principio de contradicción, por eso, es
deber procesal del juez en la construcción del fallo para tutelar
la litis, decidir sobre todo y sólo sobre las cuestiones
planteadas en la controversia, siempre y cuando la desviación
sea de tal naturaleza que suponga una sustancial modificación
en los términos en que discurrió la controversia procesal.
Pero, para que se entienda vulnerada la tutela judicial
efectiva de rango constitucional, es necesario se haya
incurrido en una incongruencia negativa (omisiva, minus
petita ó citra petita) de la cuestión planteada cuyo fallo no dé,
no resuelva, todas las pretensiones y excepciones, no da una
respuesta razonada, y que además, razonablemente, no pueda
deducirse del conjunto de la resolución la existencia de una
desestimación tácita de la pretensión planteada, circunstancia
ésta que se traduce en una denegación técnica de justicia, pues
quedó imprejuzgado lo que efectivamente fue planteado ante
el órgano judicial en el momento procesal oportuno,
contrariando el contenido normativo de los artículos 26 y 257
constitucionales.
(…)
Más concretamente, desde la perspectiva
Constitucional, siempre a través del caleidoscopio de la luz
constitucional, para que la incongruencia por exceso adquiera
relevancia de trascendencia procesal y pueda ser constitutiva
de una lesión del derecho a la tutela judicial efectiva (Art. 26
CRBV), se requiere que la desviación o el desajuste entre el
fallo judicial y los términos en que las partes hayan formulado
sus pretensiones, por conceder más de lo pedido (ultra
petitum) o algo distinto de lo pedido (extra petitum), suponga
una modificación sustancial del objeto procesal, con la
consiguiente indefensión pues se genera un hecho en el fallo
que no fue debatido y la sustracción a las partes del verdadero
debate contradictorio, produciéndose un fallo extraño a las
respectivas pretensiones de los sujetos del proceso,
produciéndose una decisión que toca o se pronuncia sobre
temas o materias no debatidas oportunamente en el íter
adjetivo y respecto de las cuales, por consiguiente, las partes
no tuvieron la oportunidad de ejercitar adecuadamente su
derecho de defensa, formulando o exponiendo las alegaciones
y argumentos que tuvieran por conveniente en apoyo de sus
respectivas posiciones adjetivas.

Sentencia de la Sala Casación Civil del Tribunal Supremo de Justicia Nº


2016-487 de fecha 31 de mayo de 2017.
(http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scc/mayo/199502-RC.000347-31517-
2017-16-487.HTML)
Lo primero que debemos destacar, es que las medidas
cautelares constituyen un instrumento de la justicia dispuesto
para que el fallo jurisdiccional sea ejecutable y eficaz y
forman sin duda alguna, una expresión de la tutela judicial
efectiva que consagra la disposición jurídica contenida en el
artículo 26 constitucional.
(…)
En éste orden de ideas, resulta oportuno citar, lo
establecido por la Sala Constitucional mediante sentencia N°
249, de fecha 9 de marzo de 2011, expediente. 11-0120, caso:
Myriam Do’ Nascimento Guevara, en la cual estableció con
respecto a las medidas cautelares conforme a la regulación
contenida en el Código Adjetivo Civil, lo siguiente:
“… (…) la doctrina pacífica y reiterada de esta Sala (ver
sentencia N° 269/2000, caso: “ICAP”), según la cual, la
tutela cautelar constituye un elemento esencial del derecho a
la tutela judicial efectiva y, por tanto, un supuesto
fundamental del proceso que persigue un fin preventivo de
modo explícito y directo. De allí, su carácter instrumental,
esto es, que no constituyen un fin en sí mismas, sino que se
encuentran preordenadas a una decisión ulterior de
carácter definitivo, por lo que en relación al derecho
sustancial, fungen de tutela mediata y, por tanto, de
salvaguarda al eficaz funcionamiento de la función
jurisdiccional.
El citado carácter instrumental determina, por una
parte, su naturaleza provisional y al mismo tiempo, por su
idoneidad o suficiencia para salvaguardar la efectividad de la
tutela judicial, pues si se conceden providencias que no
garantizan los resultados del proceso, la tutela cautelar se
verá frustrada en la medida en que no será útil para la
realización de ésta…” (Negrillas de ésta Sala)

Sentencia de la Sala de Casación Civil del Tribunal Supremo de Justicia Nº


2016-918 de fecha 24 de abril de 2017.
(http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scc/abril/197786-RC.000209-24417-
2017-16-918.HTML)

Esta Sala en su fallo N° RC-089, de fecha 12 de abril


de 2005, expediente N° 2003-671, caso: Mario Castillejo
Muellas contra Juan Morales Fuentealba, en cuanto a la tutela
judicial efectiva, dejó establecido lo siguiente:
“…el constituyente de 1999 acorde con las tendencias
de otros países consagró el derecho a una justicia, accesible,
imparcial, oportuna, autónoma e independiente, y estos
aspectos integran la definición de la tutela judicial efectiva por
parte de la Convención Americana Sobre Derechos Humanos
(Pacto de San José), cuyo artículo 8 dispone que el derecho de
acceso a los órganos de justicia consiste en ‘…la
determinación de sus derechos y obligaciones de orden civil,
laboral, fiscal o de cualquier otro carácter…’. Es decir, la
tutela judicial efectiva comprende, no sólo el acceso a una
vía judicial idónea para la resolución de los conflictos
surgidos entre los ciudadanos a través de la aplicación
objetiva del derecho mediante una sentencia justa, sino
también la garantía de que gozan las partes para ejercer
oportunamente los medios recursivos contra las providencias
jurisdiccionales, a fin de que puedan ser revisadas en un
segundo grado de la jurisdicción…”. (Destacado de la Sala).