Sie sind auf Seite 1von 4

UNIVERSIDAD ABIERTA PARA ADULTOS

(UAPA)

Asignatura:
Español 1

Tema:
La mayúscula y la acentuación

Facilitador:
Viotil Luna

Participante:
Abrahan E. Paulino, Matricula: 17-7939

Fecha:
Diciembre,2017
República Dominicana
II Reescribe con mayúscula las letras que lo requieran en las
oraciones que aparecen a continuación.

1.- La emisión de monedas es privativo del Estado.

2.- El día martes debe su nombre a Dios Marte de la mitología.

3.- Querida amiga: Te anuncio que iré a visitarte el mes próximo.

4.- Ayer tomó posesión de su cargo el Presidente de la Suprema corte de


Justicia.

5.- Sin pensarlo mucho, le dijo: ´´Las cosas claras y el chocolate espeso´´.

6.- ¿No crees que Dios es el principio y el fin de todas las cosas?

7.- La operación se llevó a cabo en el Instituto de Cardiología.

8.- El nombre del caballo de Alejandro Magno era Bucéfalo.

9.- El río Amazona, que desemboca en el Atlántico, es el más caudaloso de la


tierra.

10.- Dice el refrán: “A Dios rogando y con el mazo dando.”


IV Escribe una oración con los monosílabos siguientes:
1.- él

Él es mi mejor amigo.

2.- tu

Tu perro me ha mordido.

3.- sí

¿Fuiste tú quien lo trajo? sí, fui yo.

4.- se

Ella se siente regular.

5.- te

Pedro te dio mi reloj.

6.- dé

Llegaron las bicicletas, dé donde está a María.

7.- mas

Dile lo que quieras, mas no le digas que yo te lo conté.

8.- qué

¿Qué día es hoy?

9.- cual

Aquí están todos los automóviles, pero no se cual es el mío.

10.- más

Pedro le pidió más dinero a Juan.


IV En el próximo texto, identifica las palabras que llevan tilde y
márcalas.

El asombro se crece y se encarama sobre los riscos a treinta y ocho kilómetros


de Teruel. Desde Zaragoza hay que tomar el desvió a la derecha poco antes de
llegar a la capital turolense.
La vega del Guadalvaviar depara no pocas perspectivas gratas:
detrás de cada curva espera un nuevo paisaje, donde el verde trata de elevarse
para competir con las cumbres. He, Albarracín, escalando alturas que parecen
inaccesibles.
La pintoresca panorámica queda después empequeñecida por el
pintoresquismo interior, el de las calles y plazas, el de los arcos y soportales.
Rejas y balconadas salen al paso para rememorar misteriosas leyendas del
ayer.
Siempre me llamo la atención Albarracín por lo cuidado que esta. Es
un conjunto histórico y artístico perfecto, donde se miman los detalles, ya sean
relativos al alumbrado eléctrico, ya se refieran al empedrado de las calles a
tono con los edificios. Y, a pesar de todo, es algo vivo, latente, lejos de lo que
pueda considerarse pueblo museo, a manera de panteón. En Albarracín todo
habla y se llena de sugerencias. En todo caso, habrá que admitirlo como
museo viviente.
Las calles estrechas y recoletas pregonan su marcada ascendencia
árabe; en cada rincón estalla el verde, en macetas y plantas que se llenan de
flores para la primavera.