You are on page 1of 11

1.

ROCAS SEDIMENTARIAS

Las rocas sedimentarias se forman en la superficie de la tierra por procesos de erosión y alteración de
rocas preexistentes, lo que supone su disgregación, la formación de detritus y la disolución de
componentes en soluciones acuosas, el transporte de los mismos, el depósito de fragmentos de
rocas, de organismos o material de precipitación (bio)(geo)química en zonas apropiadas (cauces de
rios, lagos, mares, etc) y transformaciones originadas en el ambiente sedimentario o una vez
enterradas por debajo de la superficie atmosférica o acuosa (transformaciones diagenéticas). Por
esta razón, suelen presentar una disposición en capas denominada estratificación.

Procesos sedimentarios

Básicamente, corresponden a erosión (mecánica, química y biológica) en áreas fuente continentales,


transporte por corrientes de agua (ríos), hielo (glaciares), o atmósfera (viento), depósito en cuencas
deprimidas (lagos, deltas, estuarios, plataformas marinas relativamente someras, fosas y cuencas
abisales), y compactación y diagénesis durante la formación en estas cuencas de pilas sedimentarias
estratificadas que pueden llegar a tener miles de metros de espesor.

Las rocas sedimentarias se forman en la superficie de la tierra por procesos de erosión y alteración de
rocas preexistentes, lo que supone su disgregación, la formación de detritus y la disolución de
componentes en soluciones acuosas, el transporte de los mismos, el depósito de fragmentos de
rocas, de organismos o material de precipitación (bio)(geo)química en zonas apropiadas (cauces de
rios, lagos, mares, etc) y transformaciones originadas en el ambiente sedimentario o una vez
enterradas por debajo de la superficie atmosférica o acuosa (transformaciones diagenéticas). Por
esta razón, suelen presentar una disposición en capas denominada estratificación.

Componentes de las rocas sedimentarias

Los procesos erosivos, de transporte, sedimentación y biológicos asociados a la formación de las


rocas sedimentarias producen una gran cantidad de componentes constitutivos. Los componentes
principales son:

Componentes Terrígenos o Clásticos: Cristales sueltos, fragmentos de cristales o fragmentos de


rocas procedentes de rocas preexistentes por procesos de alteración y disgregación. Su morfología y
tamaño están directamente relacionadas con el transporte sufrido desde el área fuente al área de
depósito.

Componentes Ortoquímicos: Materiales formados por precipitación química o bio-química directa


en la propia zona de sedimentación, durante o inmediatamente después del depósito.

Componentes Aloquímicos: Materiales de origen químico o bio-químico formados en la propia


cuenca de sedimentación pero que se incorporan al sedimento como clastos. Estos materiales han
podido sufrir un leve transporte dentro de la cuenca, pero su origen está muy relacionado con el de
la roca sedimentaria donde se encuentra.

La distinción entre precipitación química o bioquímica (para componentes ortoquímicos y


aloquímicos) es a veces dudosa ya que el metabolismo de formas de vida macro y microscópicas
implica el aprovechamiento de sustancias en disolución que finalmente acaban fijadas como o en
precipitados directos o como sustancias sólidas en los esqueletos o partes duras de los seres vivos
implicados. Esto aplica, sobre todo, al carbonato de calcio (calcita y/o aragonito) de los sedimentos.
Por ello, es conveniente hablar de componentes procesos bio-geo-químicos para aludir a estos
precipitados.

Clasificación de las rocas sedimentarias

En función de sus componentes, las rocas sedimentarias se clasifican en:

rocas detríticas o clásticas (más del 50% de terrígenos). Ruditas o conglomerados (pudingas y
brechas), areniscas, lutitas (limolitas, arcillas o arcillitas).

no detríticas (menos del 50% de terrígenos), que a su vez pueden subdividirse en:

de precipitación química o biogeoquímica. Calizas, dolomías, evaporitas, rocas silíceas (silex, chert).
Dentro de este grupo se incluyen las rocas residuales (rocas aluminosas o bauxitas y rocas
ferruginosas o lateritas).

organógenas (depósito de fragmentos orgánicos de animales y/o vegetales). Carbón, petróleo.

Las rocas sedimentarias también pueden clasificarse en función de su composición química. Una
parte importante de las rocas sedimentarias se pueden clasificar en el diagrama SiO2,
CaCO3+[CaMg](CO3)2 (o (Ca,MgCO3), Al2O3·xH2O+Fe2O3·xH2O (o (Al,Fe)2O3·xH2O), donde x
representa un número de moléculas de H2O variable:

TEXTURAS

Rocas detríticas

Las ruditas o conglomerados son rocas que presentan fragmentos con tamaños mayores de 2 mm de
diámetro (i.e., tamaño de grava); cuando los cantos son redondeados (ver más adelante) las ruditas
se denominan pudinga, y cuando los cantos son angulosos, brechas. En función de la composición de
los clastos, las ruditas pueden ser calcáreas, graníticas, cuarcíticas, etc.
Las areniscas presentan fragmentos con tamaños entre 2 y 0.0625 mm (i.e., tamaño de arena);
cuando tienen menos del 15% de matriz y están compuestas esencialmente por granos de cuarzo se
denominan cuarcitas, cuando lo están por fragmentos de feldespatos se denominan arcosas, y
cuando los fragmentos son esencialmente calizos, se denominan calcarenitas. Cuando tienen más del
15% de matriz se denominan grauvacas.

Las lutitas presentan componentes con tamaños de grano menor de 62 micras (i.e., tamaño de
fango) en una proporción de más del 75%. Dentro de ellas se distinguen las arcillas o arcillitas, que
presentan tamaños de grano menores de 0.004 mm (4 micras), estando compuestas por minerales
de las arcillas, que son el producto de alteración de otros minerales como los feldespatos, o el
producto de procesos diagenéticos y las limolitas, que presentan tamaños de grano entre 0.0625 y
0.004 mm (4 micras), y que están compuestas tanto por material detrítico fino (i.e., clástico) como
minerales de las arcillas (clástico y/o diagenético) que forman parte del cemento. Cuando las
arcillitas se compactan y pierden agua, se transforman en rocas diagenéticas o metamórficas de
grado muy bajo denominadas de forma amplia pizarras

Rocas de precipitación (bio)(geo)química

Las rocas de precipitación química s.s. incluyen una variedad de tipos como rocas carbonatadas, silex
(rocas compuestas por sílice criptocristalina, utilizadas para fabricación de objetos de silex) y
evaporitas (compuestas por sales solubles como yeso o halita). Las rocas de precipitación
biogeoquimica incluyen también una variedad de tipos entre los cuales las carbonatadas y
radiolaritas son el más importante. De todas las rocas no detríticas, las más importantes son las
distintas variedades de rocas carbonatadas. Por esta razón trataremos las rocas carbonatadas
considerándolas como un grupo de origen diverso, pero en general con importante componente
biogeoquímico.

Componentes de las rocas carbonatadas

De los tres componentes esenciales de las rocas sedimentarias, las rocas carbonatadas no detríticas
deben contener menos del 50% de terrígenos (denominados litoclastos). Los componentes
principales son, por lo tanto, aloquímicos y ortoquímicos..

La micrita es el sedimento carbonatado de tamaño de grano menor de 5 micrometros (micras), por


lo que no pueden observarse granos discretos al microscopio, sino una masa informe de tonos más o
menos oscuros. Su origen puede ser estrictamente debido a la precipitación directa a partir del agua
marina (i.e. ortoquímico s.s.), o a la desintegración de partes duras carbonatadas de
microorganismos, como algas verdes. Dado que en muchos casos no se puede distinguir entre ambos
tipos, su definición como ortoquímico s.s. no es posible, aunque se puede considerar que son
ortoquímicos en sentido amplio. La micrita suele ser la fracción fina o matriz de los carbonatos.

La esparita consiste en granos de calcita de tamaño de grano superior a las 5 micras. Normalmente,
cuando el tamaño de grano está entre 5 y 10 micras se denomina microesparita, reservándose el
término de esparita para los granos de tamaño superior. Este material se encuentra rellenando
poros, cavidades y fracturas, por lo que no es un ortoquímico s.s., sino un cemento formado
generalmente después del depósito del sedimento carbonatado. La esparita debe ser distinguida de
granos de calcita y dolomita producto de recristalizaciones del material original. Estas
recristalizaciones pueden afectar selectivamente a algún componente determinando (e.g.,
bioclastos), o a toda la roca, de manera que no se respetan los contactos entre granos.

Los componentes aloquímicos son agregados organizados de sedimentos carbonatados que se han
formado dentro de la cuenca de depósito. Incluyen ooides u oolitos, bioclastos, peloides, oncoides u
oncolitos, pisoides o pisolitos e intraclastos.

Ooides u oolitos. Son granos esféricos o elipsoidales, de diámetro menor de 2 mm, que presentan
una estructura interna constituida por láminas concéntricas regulares de calcita desarrolladas
alrededor de un núcleo de origen diverso (bioclasto, litoclasto...).

Peloides. Son granos más o menos redondeados compuestos por micrita y no presentan estructura
interna. Su origen es variado, pero una gran parte de ellos son productos fecales de animales
comedores de fango, denominándose entonces pellets.

Oncoides u oncolitos. Son granos redondeados de diámetro mayor de 2 mm que presentan una capa
exterior laminada concéntrica sobre un núcleo de origen diverso. La formación de la capa superficial
laminada se debe al crecimiento de algas cianofíceas que atrapan material micrítico en suspensión y
lo fijan sobre ellas.

Pisoides o pisolitos. Son granos redondeados de diámetro mayor de 2 mm similares a los oncolitos,
que presentan igualmente una capa exterior laminada concéntrica, pero cuyo origen es inorgánco,
generalmente bajo condiciones subaéreas.

Bioclastos (o fósiles). Son patrículas esqueletales resíduos completos o fragmentados de las partes
duras de organismos secretores de carbonatos. Estas partes duras son generalmente conchas de una
gran variedad de organismos (e.g. moluscos, gasterópodos, braquiópodos, equinodermos,
artrópodos, foraminífieros, corales, algas). Las partes duras de estos organismos son originalmente
de calcita o aragonito. En este último caso, al morir el animal y depositarse su esqueleto o partes
duras en el fondo de la cuenca, el aragonito tiende a disolverse por ser inestable, dejando el molde
de sus partes duras. Estos huecos son normalmente rellenos por aguas ricas en CO3Ca disuelto,
precipitándose calcita esparítica. Cuando las partes duras no han sufrido ningún tipo de modificación,
pueden observarse la estructura interna original de la misma.

Intraclastos. Son fragmentos de sedimentos carbonatados que fueron depositados sobre la cuenca y
que posteriormente fueron removilizados (retrabajados) para dar granos sedimentarios nuevos. Su
morfología y composición puede ser muy variada, incluyendo cualquier tipo de aloquímicos y
ortoquímicos en cualquier proporción. Sin embargo, al tener la misma edad geológica que el
sedimento que los contiene, deben de presentar asociaciones de fósiles compatibles con el mismo
LA PETROLOGIA SEDIMENTARIA
La Petrología Sedimentaria es una de las disciplinas geológicas que se puede considerar clásica, que
estudia las características y los procesos que dan lugar a las rocas sedimentarias. Dentro de la
Petrología se establecen dos grandes ámbitos: el endógeno y el

exógeno, que reflejan dos contextos genéticos muy distintos, cuyas diferencias radican básicamente
en los rangos de presión y temperatura que en ellos ope-ran. La Petrología Sedimentaria estudia los
materiales y procesos que tienen lugar en el ámbito formador exógeno, es decir, en condiciones de
presión y temperatura próximas a las ambientales. En este contexto, el agua es el principal
condicionante de los procesos físicos, químicos y biológicos que actúan sobre la litosfera. El objeto de
la Petrología Sedimentaria es el estudio de todos los procesos que conducen a la formación de los
sedimentos y de las rocas sedimentarias (alteración o hipergénesis, transporte, sedimentación

y diagénesis) y las características mineralógicas, geoquímicas, texturales y estructurales de dichos


depósitos. Todo ello requiere el conocimiento de los materiales y de sus procesos generadores y
transformadores. Además, siempre hay que tener en cuenta el contexto global en el que se sitúan
estas rocas y en el que operan los procesos mencionados. De acuerdo con lo anterior, la Petrología
Sedimentaria, como disciplina científica y también como asignatura de cualquier plan de estudios, está
ligada y necesita para sus avances de la interrelación con otras disciplinas de las Ciencias Geológicas y
de otras ciencias. Las relaciones más cercanas de la Petrología Sedimentaria son: a) Estratigrafía y
Paleontología

que además de tener algunos objetos de estudio en común, ofrecen también una mejor
contextualización espacio-temporal de las rocas sedimentarias, b) Petrología Endógena, Cristalografía,
Mineralogía y Geoquímica, constituyen un punto de apoyo fundamental, pues su objeto de estudio
son también los materiales geológicos, las rocas endógenas aportan muchos de los componentes que
después darán lugar a determinados tipos de rocas sedimentarias, c) Geodinámica y Geomorfología,
que contribuyen con sus conoci-

mientos sobre la dinámica terrestre y las formas que se generan en la superficie de la Tierra. En algunos
casos, la Geomorfología y la Petrología Sedimentaria comparten campos comunes, si bien el
acercamiento conceptual es diferente.Este trabajo pretende dar una visión sobre el desarrollo
histórico y la situación actual de la Petrología Sedimentaria. Para ello inicialmente nos centraremos en
el interés y aplicaciones del estudio de las rocas sedimentarias. En una gran parte del trabajo hemos
pretendido dar una visión amplia de la evolución científica de esta disciplina, pero dado su alto grado
de desarrollo es posible que no todos los temas o todos los científicos relevantes estén incluidos. A lo
largo del trabajo discutiremos también cual ha sido el papel y las relaciones con la Sedimentología,
describiremos cuales son las nuevas tendencias dentro de la globa-lización de muchas disciplinas
dentro del campo de la Geología Sedimentaria y, por último, nos referiremos brevemente a las
contribuciones de los petrólogos se-dimentarios españoles.Interés y aplicaciones de la Petrología
Sedimentaria El interés y las aplicaciones del estudio de las rocas sedimentarias son muy amplios, tanto
desde el punto de vista científico como aplicado. Señalaremos a continuación algunos de estos
aspectos
Interés y aplicaciones de la Petrología Sedimentaria

El interés y las aplicaciones del estudio de las rocassedimentarias son muy amplios, tanto desde el
puntode vista científico como aplicado. Señalaremos a continuación algunos de estos aspectos.Interés
y aplicaciones de la Petrología Sedimentaria. El interés y las aplicaciones del estudio de las
rocassedimentarias son muy amplios, tanto desde el puntode vista científico como aplicado.
Señalaremos a continuación algunos de estos aspectos.Desde el punto de vista científico: 1) los
sedimentos y rocas sedimentarias nos aportan una enorme información sobre las características y los
procesos que operaron en la superficie de nuestro planeta en épocas pasadas. Así, su estudio nos
permite reconstruir la paleogeografía de nuestro planeta y sus cambios a lo largo del tiempo; 2) la
preservación de los restos fósiles de fauna y flora tiene lugar, de forma casi exclusiva, en sedimentos
y rocas sedimentarias (al igual que la presencia de numerosos restos arqueológicos) y sin ellos no se
puede entender la evolución de los seres vivos y nuestra Prehistoria; 3) los sedimentos pre-holocenos
y las rocas sedimentarias cubren una gran parte de los fondos marinos y más del 66% de la superficie
de los continentes. El interés económico del estudio de las rocas sedimentarias deriva muy
directamente de su interés científico y tiene su aplicación en campos muy diversos. Citaremos
brevemente algunos de ellos:

1) Muchas grandes ciudades están situadas sobre depósitos sedimentarios y muchas obras públicas
se realizan sobre sedimentos y rocas sedimentarias. Solo conociendo adecuadamente estos
materiales y su comportamiento se puede construir con seguridad y solucionar los problemas
geotécnicos que se presenten. Como ejemplos, por todos conocidos citaremos, los problemas de
disolución y cambio de volumen de las evaporitas, que ocasionaron grandes retrasos en la
construcción del tren de alta velocidad Zaragoza-Barcelona o los problemas derivados de la presencia
de arcillas expansivas.

2) La adecuada caracterización de los materiales de construcción pasa necesariamente por el


conocimiento de estas rocas. Son numerosas las formaciones carbonáticas, detríticas y evaporíticas
que se utilizan como material de construcción, en la fabricación de cementos y yesos y cómo áridos
(entre otras muchas aplicaciones). Solo el conocimiento de las características texturales,
mineralógicas, geoquímicas y de las propiedades físicas de estas rocas (porosidad, permeabilidad,
resistencia mecánica, propiedades hídricas….), permite la correcta utilización de estos materiales y
que den el resultado que de ellos se espera

.3) Los procesos de alteración que sufren estos materiales son los responsables del deterioro de las
rocas utilizadas en la construcción del Patrimonio Histórico y también del deterioro del Patrimonio
natural, que engloba necesariamente el Patrimonio Geológico. La Petrología Sedimentaria tiene
mucho que decir en este campo, pues el conocimiento de los materiales y de sus procesos de
alteración es la base para la mejor conservación (y también para la divulgación) del Patrimonio
Histórico y Geológico.

4) Muchos de los sedimentos y rocas sedimentarias son en sí mismos, o contienen, recursos de


interés económico como: carbón, petróleo, gas natural, yeso, azufre, uranio, aluminio, fosfatos,
hierro, arenas, gravas, calizas, entre otros muchos. Pero además, estas rocas son almacenes de
recursos tan importantes como el agua o los hidrocarburos. No debemos olvidarnos de los avances
recientes en la caracterización de posibles almacenes de CO2, que hace necesaria un buen
conocimiento de las características de las rocas que se consideren como almacén y de las reacciones
que se puedan producir entre las rocas y el CO2 que se inyecte.

5) Por último, tenemos que tener presente que vi-vimos en un planeta cambiante y que nuestra
misión es conservarlo para las generaciones venideras. El principio del uniformitarismo enunciado
inicialmente por Hutton (1788) y divulgado más ampliamente por Lyell (1830): “el conocimiento del
presente es la clave para interpretar el pasado”, es imprecindible para establecer las bases de la
Geología moderna. Sin embargo, en los comienzos de este tercer milenio añadir que también el
conocimiento del pasado nos permitirá entender mejor la evolución futura de nuestro planeta. La
Petrología Sedimentaria tiene aquí un campo importante de aplicación, pues el registro sedimentario
es un archivo paeoclimático y paleoambiental importante que puede servir para establecer pautas
que indiquen cómo pueden producirse estos cambios climáticos y ambientales en el futuro.

La situación en España

Los petrólogos sedimentarios españoles han contribuido de forma muy notable a los avances de la
“Geología Sedimentaria” y se han sumado a esas nuevas tendencias haciendo aportaciones que
pueden considerarse decisivas y novedosas, siendo muchos de ellos figuras de referencia a nivel
mundial. Hemos preferido no personalizar en ninguno de ellos o en ningún grupo específico, pero si
habría que señalar que sus trabajos han sido muy importantes para el desarrollo de casi todos los
campos de la Geología Sedimentaria. En algunos de ellos son pioneros y sus ideas y conceptos han
abierto nuevas tendencias en

el estudio de los depósitos sedimentarios y sus aplicaciones. Los campos en los que más éxito han
tenido los petrólogos sedimentarios españoles son: El estudio de carbonatos marinos y
continentales, su interpretación, arquitectura e interés económico y diagénesis,

– la procedencia y diagénesis de las rocas detríti-cas,

– la caracterización, interpretación ambiental, diagénesis e interés económico de las rocas


evaporíticas,

– las rocas silíceas y su diagénesis,

– geoquímica orgánica, biomarcadores y diagénesis de la materia orgánica.

– la aplicación de todos estos conocimientos en campos de gran interés económico como son: la
prospección de hidrocarburos, la modelización de almacenes, el secuestro de CO2, las rocas y
minerales industriales, la conservación del Patrimonio Histórico y Geológico, los yacimientos
sedimentarios o Geotecnia, entre otros.En definitiva, los petrólogos sedimentarios españoles no se
han limitado al análisis meramente petrográfico de las rocas sedimentarias, por el contrario realizan
un estudio integral de las mismas y han introducido las técnicas, conceptos y métodos, que se han
desarrollado en los últimos años. En cuanto a los aspectos docentes, y de acuerdo con lo que indican
García Garmilla y Aranburu Artano (2008). La Petrología Sedimentaria se imparte en la mayoría de los
centros universitarios como una materia integrada en la Petrología general, junto con la Petrología
Ígnea y Metamórfica, y suele representar menos del 30% del temario. En las Universidades en que si
existe como asignatura independiente su número de créditos es siempre menor que el de la mayor
parte de las disciplinas, lo cual no refleja su elevado interés para la formación de los geólogos.
Clasificación “TAS” para las rocas volcánicas

Esta clasificación es recomendada por la (IUGS) Subcomisión Internacional de Sistemática de las


rocas Ígneas, se utiliza cuando se carece de análisis modales. Entre otros han propuesto esta
clasificación, Zanettin (1984), Le Maitre (1984), Le Bas et al. (1986).

La construcción de la clasificación TAS se basa en los siguientes criterios:

a) Los campos identificados fueron elegidos de acuerdo, con el uso corriente de los nombres
empleados.

b) Se consideraron como rocas frescas aquellas con H2O+ <2% y CO2<0,5%.

d) Todos los análisis son re-calculados a 100, libres de H2O y CO2

e) Los límites de sílice para los campos de picrobasaltos, basaltos, andesitas basálticas y dacitas, son
de 45, 52 y 63% en peso respectivamente y coinciden con los usados para distinguir rocas
ultrabásicas, básicas e intermedias (Carmichael et al. 1974). El valor 52% para los basaltos es el
aceptado en la clasificación QAPF de Streckeisen.

f) Algunos límites se determinan, localizando su contraparte en la clasificación QAPF.

La clasificación TAS debe ser usada con las siguientes restricciones: (no están todas)

1) La clasificación es puramente descriptiva, no hay implicancias genéticas.

2) Es independiente de la asociación de campo, excepto que la roca es volcánica.

3) La relación FeO a Fe2O3 se toma del análisis. Si no se ha determinado, un estado de oxidación


estándar se calcula siguiendo el método de Le Maitre (1976).

4) La clasificación no es aplicable para rocas que han sufrido enriquecimiento cristalino (cumulatos) o
han sufrido metasomatismo.

Los resultados son generalmente consistentes con los obtenidos en el diagrama QAPF, cuando se
dispone de análisis modales adecuados. Las rocas que tienen contenidos de vidrio mensurables,
clasifican como:

vitrífero 0 - 20%

vítrico 20 - 50%

vítreo 50 - 80%

Las clasificaciones no incluyen los nombres de rocas hipabisales (intrusiones someras) o de rocas
tales como diabasa (dolerita en Inglaterra) u otras rocas como carbonatitas (carbonatos ígneos),
lamproitas/lamprófiros (diques y coladas máficas, ricas en volátiles y generalmente alcalinas);
espilitas (basaltos sódicos), o queratófiros (volcanitas sódicas intermedias), charnoquitas, rocas
melilíticas, etc.

Concepto de saturación

Shand (1927) propuso una clasificación química, balanceando paralelamente el contenido de sílice y
alúmina, que le permitió desarrollar el concepto de saturación. El reconoce dos grupos de minerales
ígneos, aquellos compatibles con cuarzo o tridimita (saturados) y aquellos que nunca están asociados
con minerales de sílice (subsaturados)

El concepto de desarrollo de saturación en sílice – SiO2 – depende, tanto de la concentración relativa


de sílice, como de la concentración de otros constituyentes químicos de la roca, que se combinan con
ella para formar silicatos. Como ejemplo ilustrativo usaremos las concentraciones relativas de SiO2 y
Na2O. La nefelina y el cuarzo, juntos son inestables y reacciónan para dar albita estable:

Na2O.Al2O3.2SiO2 + 4 SiO2 ---> Na2O.Al2O3.6SiO2

2 NaAlSiO4 + 4 SiO2 -----> 2 NaAlSi3O8

Nefelina Cuarzo Albita

En un magma que cristaliza, los dos componentes de la izquierda se disuelven en el fundido y se


combinan para dar albita y la roca resultante es composicionalmente saturada con respecto a la
sílice.

La albita, tiene una relación SiO2:Na2O = 6:1, que es la relación de los magmas desde la cual la albita
cristaliza y el fundido está saturado. Si en el magma, la relación es menor que 6:1 y mayor que 2:1,
hay insuficiente cantidad de SiO2 para combinarse con todo el Na2O y el material resultante tiene
albita y nefelina. Si la relación es menor a 2:1, entonces no se forma albita y todo cristaliza como
nefelina, entonces se dice que la roca es subsaturada en SiO2. Por el contrario si la relación
SiO2:Na2O es mayor que 6:1, hay exceso de SiO2 y se forman cuarzo y albita, siendo la roca
sobresaturada. Si en cambio, la relación es de SiO2:Na2O = 6:1, la roca es saturada.

El otro componente importante en la composición de todas las rocas ígneas es el Al2O3. Que se
expresa en proporción molecular, que es el porcentaje del óxido dividido por su peso molecular.
(Prop. Mol. = % peso óxido/peso molecular.)

La saturación de alúmina, de acuerdo a Shand (1927), desarrolla tres clases de rocas:

Rocas Peraluminosas

La proporción molecular de [Al2O3 > (CaO + Na2O + K2O)] (valores mayores a 1) (también se expresa
como ASI o ACNK). El corindón aparece en la norma y los minerales característicos son: moscovita,
topacio, turmalina, espesartita, almandino, sillimanita, andalucita, cordierita, biotita.

Rocas metaluminosas

La proporción molecular de [Al2O3 < (CaO + Na2O + K2O) > (Na2O + K2O)] (valores menores a 1). La
anortita es prominente en la norma y contienen algunos minerales oscuros típicos como: biotita,
hornblenda, diópsido, titanita y melilita.
Rocas peralcalinas

En las cuales la proporción molecular de [Al2O3 < (Na2O + K2O)]. En la norma se forman: Acmita,
silicato de sodio y raramente silicato de potasio. Contienen minerales alcalinos ferromagnesianos
tales como: aegirina, riebeckita, richterita, acmita y fluorita.

Diagrama de saturación de alúmina de Shand, según las relaciones de las proporciones moleculares de
alúmina a óxidos de sodio y potasio, versus alúmina a óxidos de calcio, sodio y potasio, que definen los
campos peralcalino, metaluminoso y peraluminoso.