You are on page 1of 5

SALA DE CASACION CIVIL

Ponencia del Magistrado FRANKLIN ARRIECHE G.

En la demanda de tercería propuesta con fundamento en el ordinal 1° del artículo 370 del

Código de Procedimiento Civil, por la ciudadana MARITZA JOSEFINA ORTEGA DE LOZADA,


representada por el abogado Guillermo Parra Torrealba, en el juicio por cobro de bolívares por vía de

intimación iniciado ante el Juzgado Segundo de Primera Instancia en lo Civil y Mercantil de la

Circunscripción Judicial del estado Guárico, por la abogada MARINELA HERNÁNDEZ, procediendo

en su condición de endosataria en procuración de una letra de cambio del ciudadano Ángel Carrasquel
Rebolledo, contra el ciudadano JOSE RAMÓN LOZADA, quien no tiene representación judicial
constituida en autos; el Juzgado Superior en lo Civil, Mercantil, del Tránsito, del Trabajo y de Menores

de la citada Circunscripción Judicial, conociendo de la apelación oída en un solo efecto, contra el auto

que admitió la demanda de tercería, dictó sentencia el día 19 de febrero del 2001 mediante la cual declaró

sin lugar dicha demanda.

Contra ese fallo de alzada, anunció recurso de casación la tercera interviniente, el cual, una vez

admitido, fue oportunamente formalizado. No hubo impugnación.

Cumplidos los trámites de sustanciación, procede esta Sala a dictar sentencia, bajo la ponencia del

Magistrado que con tal carácter la suscribe, con arreglo a las siguientes consideraciones:
ÚNICO

De acuerdo a doctrina reiterada de esta Sala, al Tribunal Supremo de Justicia compete

decidir, en último término, acerca de la admisibilidad del recurso de casación propuesto, no obstante la

admisión que hubiese realizado la Instancia. En tal caso podrá revocar el auto de admisión si lo

encontrase contrario a derecho, y declarar inadmisible el recurso formalizado.

La Sala, observa:

La sentencia recurrida declaró sin lugar la demanda de tercería, conociendo de la apelación


que ejerció la demandante contra el auto que admitió dicha demanda.

El Código de Procedimiento Civil, en el artículo 341 establece:


“Presentada la demanda, el Tribunal la admitirá si no es contraria al orden público, a las
buenas costumbres o a alguna disposición expresa de la ley. En caso contrario, negará su
admisión expresando los motivos de la negativa. Del auto del Tribunal que niegue la
admisión de la demanda, se oirá apelación inmediatamente, en ambos efectos”.

En este caso en particular la sentencia recurrida declaró sin lugar la demanda de tercería,
conociendo de la apelación que se ejerció contra el auto que la admitió, cuestión que no tiene apelación

como se desprende del artículo transcrito, y en consecuencia tampoco es revisable en casación.

El auto de admisión de la demanda como auto decisorio no precisa de una fundamentación;

basta que la petición no sea contraria al orden público, las buenas costumbres o a alguna disposición
expresa de la ley para que se tramite como lo prescribe el artículo 341 del Código de Procedimiento

Civil.

En este sentido, en sentencia de fecha 16 de marzo de 1988 la Sala de Casación Civil

estableció:

“...El recurrente incurre en un lamentable error de apreciación jurídica. En efecto, de acuerdo


con el sistema procesal vigente desde el año de 1987, el auto que admite una demanda no
puede considerarse como una diligencia de mera sustanciación o de mero trámite, los cuales
pueden ser revocados o reformados de oficio o a petición de parte por el tribunal que lo haya
pueden ser revocados o reformados de oficio o a petición de parte por el tribunal que lo haya
dictado.

La admisión de una demanda, en el sistema procesal acogida por el legislador de 1987, es un


típico auto decisorio sobre los presupuestos procesales y los requisitos constitutivos de la
acción ejercida, conforme al cual el Tribunal puede no admitir la demanda si ella es contraria
al orden público, a las buenas costumbres o alguna disposición expresa de la Ley. Si la
demanda es admitida, cualquier recurso que se intentare deberá regirse por el principio de la
concentración procesal, según el cual el gravamen jurídico que causare dicha decisión, sólo
podrá ser reparado o no en la sentencia definitiva que sobre el mérito de la controversia
deberá dictarse. Por el contrario, si la demanda no es admitida, el gravamen será definitivo, y
el recurso deberá oírse libremente, tal como lo prescribe el artículo 341 del Código de
Procedimiento Civil, lo cual hace igualmente admisible de inmediato el Recurso
extraordinario de Casación...” (Destacado de la Sala)

Por tanto, al no tener recurso de apelación el auto de admisión de la demanda de tercería y


ser un auto decisorio cuya impugnación debe regirse por el principio de la concentración procesal, en
caso de que el gravamen jurídico que cause no sea reparado en la sentencia definitiva, como lo establece

la jurisprudencia de esta Sala, tampoco es revisable en casación.

En casos como el presente, la Sala ha considerado procesalmente inexistente la decisión

proferida, por ser dictada en virtud de un recurso no consagrado en el ordenamiento jurídico para
decisiones de esa naturaleza.

En este sentido, en sentencia de fecha 13 de julio de 2000 la Sala de Casación Civil

estableció:

“...En el presente caso, esta Sala observa que la decisión recurrida declaró sin lugar la
apelación ejercida contra el auto de admisión de la demanda dictado en fecha 14 de enero de
2000 por el juez a-quo, estableciendo que no debió ser oído el recurso de apelación,
confirmando el referido auto de admisión.

El artículo 341 del Código de Procedimiento Civil dispone:


“…Presentada la demanda, el Tribunal la admitirá si no es contraria al orden público, a las
buenas costumbres o alguna disposición expresa de la ley.

En caso contrario, negará su admisión expresando los motivos de su negativa.

Del auto del Tribunal que niega la admisión de la demanda, se oirá apelación
inmediatamente en ambos efectos”. (Negritas de la Sala).

De la interpretación de la norma se desprende que el auto de admisión de la demanda no es


revisable mediante apelación, ya que dicho recurso sólo se concede en caso de negativa de
admisión de la demanda.
admisión de la demanda.

De otra parte, existe consenso tanto doctrinal como jurisprudencial, en que contra el auto que
admite en cuanto ha lugar en derecho una determinada pretensión, por aplicación concordada
de lo dispuesto en los artículos 289 y 341, ambos del Código de Procedimiento Civil, no es
directamente ejercitable recurso procesal alguno.

En consecuencia, si contra dicho auto de admisión no se concede recurso de apelación,


tampoco es revisable en casación la decisión dictada en alzada.

Al respecto, considera la Sala que la apelación interpuesta por la parte actora no debió ser
oída por el tribunal de la causa, ni resuelta por el juez que conoció en alzada, por oponerse a
ello el artículo 310 del Código de Procedimiento Civil. En casos como el presente, la Sala ha
considerado procesalmente inexistente la decisión proferida, dado que fue dictada por virtud
de un recurso no consagrado en el ordenamiento jurídico para providencias de esa
naturaleza...”

Por estas razones, la Sala debe necesariamente declarar inadmisible el recurso de casación
anunciado y formalizado. Así se decide.

DECISIÓN

Por las razones antes expuestas, este Tribunal Supremo de Justicia en Sala de Casación
Civil, administrando justicia en nombre de la República Bolivariana de Venezuela y por autoridad de la

ley, declara INADMISIBLE el recurso de casación anunciado y formalizado contra la sentencia de

fecha 19 de febrero del 2001, dictada por el Juzgado Superior en lo Civil, Mercantil, del Tránsito, del
Trabajo y de Menores de la Circunscripción Judicial del estado Guárico con sede en San Juan de Los

Morros. En consecuencia, SE REVOCA el auto de admisión del recurso de fecha 8 de marzo de 2001,

dictado por el citado Juzgado Superior.

Dada la índole de la decisión, no procede condenatoria en costas.

Publíquese y regístrese. Remítase el expediente al Juzgado Segundo de Primera Instancia en

lo Civil y Mercantil de la Circunscripción Judicial del Estado Guárico. Particípese esta decisión al

Juzgado Superior anteriormente mencionado.

Dada, firmada y sellada en la Sala de Despacho de la Sala de Casación Civil del Tribunal
Supremo de Justicia de la República Bolivariana de Venezuela, en Caracas, a los dos (02) días del

mes de agosto de dos mil uno. Años: 191º de la Independencia y 142º de la Federación.
El Presidente de la Sala y Ponente,

____________________________
FRANKLIN ARRIECHE G.
El Vicepresidente,

__________________________
CARLOS OBERTO VÉLEZ
Magistrado,

_________________________________
ANTONIO RAMÍREZ JIMÉNEZ
La Secretaria,

_______________________________
ADRIANA PADILLA ALFONZO

Exp. Nº 2001-000207