Sie sind auf Seite 1von 3

Como afrontar una entrevista de trabajo

Antes de la entrevista, ¡la preparación lo es todo! Piensa antes de actuar.

Antes de la entrevista

Analiza las competencias que has desarrollado en cada una de las etapas como
estudiante, becario y/o en las experiencias profesionales o extra-profesionales. Puede
ser muy útil describir los resultados en términos de desarrollo personal y profesional.

Redacta una lista de tus éxitos y... de tus fracasos, y piensa en lo que has aprendido
de cada uno de ellos. La persona que te entreviste estará interesada en saber cómo
analizas tus fracasos y cómo reaccionarías hoy si te ocurriera algo parecido.

Identifica tus cualidades, así como los aspectos en los que puedes mejorar.

Piensa si tu experiencia previa se corresponde con el puesto que buscas.

Piensa dónde quieres estar … ¡dentro de tres, cinco o diez años! Para responder
correctamente a esta pregunta, es indispensable que no te centres únicamente en el
plano profesional.

No es suficiente con conocerte a ti mismo, sino que también tienes que conocer la
compañía que te interesa
Infórmate bien sobre la empresa para mostrar tu motivación el día de la entrevista. Lo
más importante es que encuentres respuestas a preguntas como: "¿qué productos o
servicios ofrece?", "¿cuál es su cultura corporativa?", "¿ha pasado por un proceso de
cambio recientemente?", "¿cuál es su posición en el mercado y quiénes son sus
principales competidores?"

Lleva tu CV el día de la entrevista. Recuerda llevar una copia del CV y de la carta de


presentación que enviaste a la compañía, además de una lista de los distintos
contactos que hayas tenido con ellos, las preguntas que todavía tengas y, por
supuesto, tu agenda. Durante la entrevista, actúa profesionalmente.

La primera impresión cuenta


En cuanto llegues, preséntate y agradece al entrevistador que te reciba. Estrecha la
mano del entrevistador firmemente. Lleva la vestimenta adecuada. Evita ponerte ropa
que pueda distraer al entrevistador o cosas que puedan ponerte en una situación
incómoda. Tómate tu tiempo, asegúrate de que estás sentado cómodamente y
relájate.

Escucha atentamente

No pases más de cinco minutos hablando sobre tu experiencia hasta la fecha.Sé


preciso. Da siempre ejemplos concretos que respalden lo que digas. No te extiendas
demasiado. El entrevistador siempre puede pedir más detalles. Haz preguntas
abiertas.No intentes dar siempre la respuesta "correcta", la que crees que la compañía
prefiere oír. No hay una respuesta correcta. Ahora bien, puede haber preguntas
"adecuadas".

Cuida tu actitud

Lo más importante es ser natural.Date tiempo para preguntar y responder a las


preguntas. Si no entiendes una pregunta, pídele al entrevistador que la formule de otra
manera. Responde únicamente a las preguntas que te hagan y no a otras.Respeta el
silencio. Si el entrevistador utiliza el silencio para ponerte a prueba, entra en el
juego.Contrasta lo que hayas dicho hasta el momento: "¿responde esto a su
pregunta?", "¿quiere que diga algo más sobre ello?".No te quedes mirando la cara del
entrevistador. No mires al techo porque dará la impresión de que estás soñando
despierto. Tampoco mires al suelo porque parecerá que estás a disgusto. Además, si
te entrevistan varias personas, asegúrate de que mantienes un contacto visual con
cada una de ellas, incluso si alguna de ellas no dice nada.Modula la voz
adecuadamente y no hables deprisa. De esta forma, resultarás más claro y
comprensible. - Evita utilizar palabras negativas, las frases obvias y los clichés.No
descuides tu forma de hablar a medida que vayas sintiéndote más relajado.

Al final de la entrevista

Confirma brevemente que sigues interesado en el trabajo.Haz preguntas abiertas y


averigua cuál es el siguiente paso del proceso.No hay nada malo en preguntar al
entrevistador lo que piensa de tu candidatura.Estate preparado para dar tu propia
valoración de la entrevista.La forma de marcharte también es importante: la entrevista
no termina hasta que cruces el umbral de la puerta.

Qué hacer después de la entrevista

Actualiza tu CV. Redacta un resumen de la entrevista: a quién has conocido, cuánto


ha durado, los puntos principales que habéis tocado, los puntos fuertes que has
mencionado, las preguntas realizadas, etc.

Evalúa tu actuación:¿Estás contento de cómo lo has hecho? ¿Qué preguntas te


dejaron cortado o te sorprendieron? ¿Qué información te falta por saber? ¿Sigues
interesado en incorporarte a la compañía después de la entrevista?

Actualiza tu lista de preguntas para futuras entrevistas.

Se sobreentiende que son muchos aspectos a tener en cuenta y no se pretende que


todo se lleve al pie de la letra, pero si es muy aconsejable preparar lo mejor posible la
entrevista con gran parte de los consejos que hoy os indicamos.

Mucha suerte y no perdáis la ilusión.