Sie sind auf Seite 1von 22

-·' .._,,'i;...

','

y (='.cJir1dicior1es
•¡,
·-i
~- ,de T1. ~1baj()
''•

.
).
:\
INTRODUCCION:
La ergonomía: o corno ir más allá de la prtvención de riesgos

La crgonornia forma parte de las condiciones y medio ambiente de trabajo \


en Lan!o discipli_na que permite adaptar el trabajo al St:r huir1ano que k> ejecuta.
Es el procc.so ele traba¡o quien determina las modalidades que adoptan las con-
diciones y medio ambiente de trabajo y por lo tanto scna\a las posibílitla<le.s y
límites para aplicar los conocimientos y técnicas ergonómica~.
Los prccurs~Hcs _Q_~Ja_~,r.g2_ncunía vienen de diversos horizontes. Por una
pa;¡~· aul~rc;-~~>~n~ Coulom, Lavoisicr (en el siglo XVIII), Marev y Amar {en
el X1X) p_usic_ro'.1,,t;_l acc~~-IQ . S_!!_ ti_ f un_ci~namicnto de_\_ cue!PQ_J1urri_;p10_ como s.1
CS!f.: f UC rd w1;r-;¿~tc~~ mtX ilJ1¡"~nlQ_~~~fil:f;Xfor dcíll':fl_4i~~;-':_m~c_!~-~~ano ~,
proc urar~)_l'.}_\l~~. ""~-@~_J;;_Lf!l,YjQLP..LQ\:'._(0:_ho del c~f~:..~llm ano para aum en-
tarla-pm<lucción sin provocar una mayor fatiga deiLrabafador:-Poroira parte
cn-llls ¡íaEcTaiigTiisa)cmcs prcdommo-:Cñ-ra-déca<la-i94o.so, el cnfoq<>e de la
Jfurr.an Eng1neering, "ingeniería humana" que tuvo su origen en actividades
con fines militares, procurando qoc una mejor disposición de la'-' maquinanas
y equipos y su adaptación a las cap3cidades hun1anas hiciera posible una
niayor eficiencia destructiva del equipamiento militar. f\1ás re.(icntemente,
Murrd va a tkf1n1T 13 nueva tlisc1plina eles&: una perspectiva ingenieril di<:ien-
do que "es el COflJllnto de conocirnicnto-s científicos relativos: al hombre y ne-
cesarios para el mgrn1cro a fin de conccb11 útiles, máqumas y dispos1tvos
generales que puedan ser utilizados con el máximo de confort, de seguridad y
de cfica:ta"_ I
(Jrac:ia.s a los estudios e investigaciones rcali1~ados p'.}r el a<.·tual l....abor-ato1re
d' Ergonornie et de Neurophysiologic du ·rravail Qcl C:onscrvatoül': National
des Arts el Mlticrs (C:NAM), la Asoccmón de Ergonomistas de Lengua Fran-
cesa (ASELF) la definirá m:ientcmcn1c como "la~d1.s:c1Jlli..na que agrupa los
C0[1()(1fT1J.~'l!.QS. .llcJJlJi.s!Q\Qgia, de la psicología y qe las ciencias conexas ;1ph-
cadas al L"ab<lJo_h.ill>J.ª""Q en vish1s a una meior adaptxión de los métcxlos, de
losmcdlos-y del ambiente cfc-iraoa)OaTliOfñDrC-:X-----··------
--ActuaJni·c:ntc,
fl.
Ja ergonomi~-¡;-considerada una drsciplma autónoma, basada
c1hcsultados cx¡:x:rimcntalcs obtenidos a partir del estudio empírico y que
puede proporcionar mformaciones cierta1 para modificar las instalaciones. las
maquinarias, equipos y herramientas, así como la 1e~nologfa para adaptar me-
jor el trabajo ai hombre. Pcro se trata de una disciplina que surge gracias a las
contribuciones de la antropometría, de la fisiología del trabajo, de la psico-
logía del trabajo, de la psicología cognitiva, de la ingeniería y de la bio-
mccánica, de la toxicología y otras disciplinas que se ocupan del "hombre en
·situación de trabajo". Se trata del resultado de esfuerzos multidisóplínarios, ocup:x:1onalcs o que cxpcnmenLan Uíl;J fatiga patológica, la ergonomía puede
const!tuyendo. más propiamente un arte o una tecnología apoyada sobre las servir para la reparación eliminando o reduciendo los riesgos antes que promo-
cieocia..s menc1onadas, que un.a ciencia . v1cndo el u~1 tk !n<> equipos de protcc'ción individual. Con frecueocia, la ~X.·
.La ergonomía ha dc.scubicno y aceptado la distinción entre el trat1GJO pres· pcnrnc1a y las v1vc:ncL3s de los trabajadores pueden nutrir su creativl<lui efec·
cnpto, comunmenle l!an1ado ta.rea, y que es asignado por la dirección a los 1uando apones dc-c1s1vos p.ara rnejora.I las condiciones y medio amb1tnle de
1 trabajadores, y el trabajo re.al o actJvidad, que es lo que efectivamente rc.ahza el trabaJO. una vc1 que se -~·ªn .. i_~~_r_1.t_~.f...ts. ado los ....!ÍC~_&.\:~~ . han del~ta<lo
1
¡ trabajador en su puesto de. trabajo. Ese trabajador no es solamente un ente e 1en ti rlcam ente ~.º .s -~~~~~ __ y_·_~Qd_g__cn_ts. Es La dcc 1si va pa¿1!f~_f !9J:!.klQ2_tIZ ·
~ biológico que se re.duce a existir-como un cuerpo. sino que tiene d!n){nstoncs bajadOícSCslriSUb;u¡urhlc. cuando$!.'. trata de pcquc-1'\as y medianas erripres.a:s
~9g_~ i_ti_ vas ~-af_e&ti_ Y.<l,\_y_reh~ l_q!1-_~l':_;?~q~!S~s-~~in UXJ~!Las in "!._QI üCí3Cfa57nTa ac- cñTi~·· cualcs . no puede generarse empleo para crgónomos a pleno tiempo.
tividad laboral. · - ·-·-----· Pero deben poder participar y cxpre. s.._tr'5,.C.
--E1rl&IO"Crser humano el que se compromete en el trabajo y por lo tanto Las transfonn2i..~iones opcradar;, en el pf(:l(.CSO ck trahajo ckbido a la introdoc.
forma parte de un colectivo de trabajo que no resulw de la simple adición de ción de Las nuevas tecnologías infonT1atizadas a1nplían substa:icialmente el
los trab~j~~ores índivic_luales. Pero no ~xiste para la crgonornía un "trabajador campo de acción de la ergonomía y r:~1ncn de relieve la existencia de una im-
promedio Y los estudios antropométncos dan una base sólida para ¡Jllner de presionante: actividad cogniliva por pan.e de los trabajadores, sin \a cual. 1os
(,relieve que la.heterogeneidad entre los seres humanos es lo 4ue predomina, nuevos equipos y el "sofl-warc" serán incapaces de actualizar todas sus posi-
\ (puesto que ~xisten dfferencias mdividuales que dan lugar a disímiles capaci· bilidades. r~
' dades de resisteoc1a y de adapL1c1ón a los nesgas profesionales. El profesor A. W1snc es considerado rnundialmcntc como uno de los crea.
'~
4_.~rgof!omí::t.~IX~-~!-ª fines múltiples: en primer lugar, para re.duc1r o dores de una nueva perspectiva para estudiar la ergonon1ia y muchas de las re·
el.iJ11i~.?!.lO.SJ:icsgos_pmfesiona!es ¡rr()_m_o_vi~ndo_ll<l_tr¡¡Q.a1o_s~gtl.':_Z; alejado de flc•ioncs qoc acabamos de exponer han sido mspiradas por sus trabajos y el de
los accidentes de trabajo y enferme<lades profesionales-. en segundo lugar, para sus colegas del CNAM. Veamos a conuuac16n algunos rasgos de su itinerano
m~).?~ __J_"!_~-~g_Q_Qici9D~~-. de _g.ªt(tJQ_~.I~~-º-~-·~':'_L~~~-l_:1~-~s~~ úc la ratiga proícsionaj para paw f1naJn1ente a rcílcJ;\onar sobre la significación que tuvo
provocado por una elevada carga global de trabajo en sus varias d~ncs·. su presencia entre nosotros, en julio de 1987.
carga física derivada del esfuerzo museular, carga síquica y carga mental-. final·
mente, P?.!.?__ LC>Z.@.~.-~r@J!lAY_ºIS:f~~~'JC i a ds;.1ª.:i.ili:.~i~®dc~. QI:.lli,1ucti vas. Es esta
tercera finalidad la que más fue puesta de relieve, por el profesor Alain Wisncr La personalidad del profesor Alain Wisner
durante su permanencia en Arge.r:tina, haciendo constar que ella no se contra-
dice con las demás ya n1cncionadas. L¿} . uJi. h121ci<>.n,,r~.ci.o_n;il_t1c.,lqs. . ccmocin1ien~ Este libro que adopta Ll fonna el: un "re;J<Jmg" con te'tos seleccioo.a<los por
tos ergom)inicos apropi¡;\iosagda.r"?Lidad_ha~c,n e11ton~<:s_[lO~ibk:;;;tj;;-;ar la el profesor A. Wisner reíleJa muy de me~ su personalidad, así como su larga
producti"_i?."'.!..-.."'<lu~ir_l(l;- i n~1dente_s~1nc re r11c~.tar. La. cal 1da.d ire{J;¡c1r loseos. experiencia profesional. prinicro dentro del sisten1a productivo y, posterior·
.
tos_ l~txJrales -~º-~ ~ ~"f!~_![~~-~~n,,_Q. ajo. la n.orm_a_ dc . aus.e_ntismo rotJCión.-C~n~ mente, en tanto que profesor en el CNAM y como investigador científico. •
llicfos; fülta-de. i~teré_SJXlf SLl!;J~J.().:~K.úé;a. G' e;gonomíabrina; ~e~U:i';;°~,. Durante los aJlos 1954·62. el pmfesor A Wisncr creó y desarrolló el !..abo·
elementos pan3cuestionm Ja racionalidad y la eficacia económica de la oi~a­ ratorio de Fisiologia y Biomedn1Ca de la Ré.gie Renault. Fue el primer labo·
nización científica del trabajo en sus modalidades tayloristas y fordistas. y · r~_f9rio francés en esta matcna y. 1.31 vel. uno de los pnmeros del mundo que
para humaniz.ar el trabajo. se.dedicó a la seguridad del automóvil y a estudiar la biomb.:anica de los
Si se desea pr..!'venír Jos ri~r'i.ocupacionales, la ergQ!Jomía de concepción choques. Con él se formó un grupo de profr.sionales que actualmente asumen
actúa desde el momento mismo en que se conmienzan a programar las nuevas puestos de responS2btlidad Tk<l1cados al de,>Irrollo de la Ergooomía en Francia.
instalaciones, maquinarias y equipos. Cuando los médicos del trabajo, los in: Esa actividad lo llevó a ocupar la Secretaría General de la IRCOBI
genieros en higiene y seguridad y otros profesinales son convocados para (ln1ema1ional Research Comm1t1cc on B1okine11cs of lmpacts) cuyo objetivo
atender los redamos de los trabajadores que han sido víctimas de los riesgos princip;:il consistía en convertirsc en una al!cmativ·a a los enfoques prcdom1·
aántes e.ntonces en Estados Unidos. Desde l 980. en una ~1Ccatia Uc cns1s ttuc marcará un ca~9_i_º,,irri~!~--~'::
Los trabajos realizados en el laboratorio de la Renault le p<:rmitirieron es- la cconárñlaY en \;;-~iedad francesa,_c:_ly__r_Q[csor 6.o_}Vísru:r_g_g\_pr_l()!ldad..11
JJC-Cializarse en Ergonomía y, en 1962, abandonó sus importantes (unciones tr c_s_ gra o c1 e s e a m_pru.. l\C J r.: ti v 1tia d: b ..c.r gon otu ia.J.l1:Jas_DJJS_ ~ª'".._~~-¡~-~g_~?-~ " la
para pasar a ser SulrDirector del labora trio de Fisiología clel Trabaio ele! Ccn- c_fgonomia de la tr;insf_crencia.ili:..=olugl&y a b_sí,_opatologia ckl IJ:al);ljO
llc National de la Recherche Scientifique (CNRS) y a cumplir tareas docentes La~ acuv1tl.a<lc~ cognitiva<; rcqucnda'\ por las nuevas tc'Cnologias fueron c..s-
en el Conservatoire National des Arts et Meticrs (CNAM) hasta que fue desig- ludtadas en las crnpre;::,,a.) perio<lisucas y de ediciones. en la indtL';tria automo--
nado profesor de Fisiología del Trabajo en 1%6. Desde el CNAM desarrolló. trl1.• en la industria química y en la 1ndustr1a de refinería de petróleo_ De alli
primeramente, un programa de investigaciones en í1sioiogfa y sicología C;'I;.· surgió la occcsíWI de modificar la lknom1nación del Laboratono que dmge. el
pcrimental y, luego, en neurofisiología sensorial con el apoyo de Alain Bcr- cual pasó, des.de entonces. a llamarse Lahoratoirc d' Ergnnorn1c et Ncurophy·
thoz y Antonine Laville. s1ologíe du Trava1l. El CNAf\.1 ofrecerá desde 1984 numerosos cursos sobre:
Su esfuerzo lo llevó a proponer y lograr la crcauón de la Socicté Ergonomia de la Informf.Hica y Ergl)non1í3 tic }3 Rohótica tprnJu(t11.¡uc) Los
dt:rgooomie de Langue Frar>;aise de la cual será el primcx SecrcL"io C.>Cocral. cursos del profesor A. W1sncr van a ,centrarse entonces en ia "Ncuro·
Fue elegido miembro del Consejo de la Ergonomie Rcsrarch Society en Gran phys1olog1c et la Ncuropsycho\og1c tlu Tr;.ivai\" dando lu,!'.ar a nun1crosos.
Bretafia y de la Asoci.ation lntemationale dt:rgonomie generando, en el seno articulas y publicaciones.
de esta última, una vmladcra corriente teóriLl! y metodológica. La renovada presencia de estudiantes provenientes de \os ''países en dc~­
Después de 1970, luego de una serie impor12nte de estudios de carácter n- rrollo industrial'' co1no Wisner los dcnornina. así corno las solicitudes expre·
perimental, el Laboratoire de Physiologie du Travaíl del CNAM se v1ó muy sJda.s por los goh1rrnos y centros ele investigación en esos países del Tercer
solicitado por los interlocutores sociales para contribuir al rnejoramicnto de Mundo. le pcnn1urin recorrer un rncd10 centenar de país.es y conocer más óe
las coodicioocs y medio ambiente de trabajo. E_Lec;Ju.cr:mrlclprof.CS<1LA,_WLs· ccn-a sus problemas en mate na de cond1c1ones y n1c<lío arnbicnte de trabajo.
n~-~tró__, . pJim~~tt;.i. i:n dcfili)"-JraLl..as,:acti'lií1a~~itivas que dcsa- Para 1lL1d1c es un secreto que el profrs.or A. Wisncr conrribuyó dccísivarncntt a
iToHan los trabajadores cledicados a ~ro;j_uccl{>ri_11.1e,~-~ª'-con un proceso tay 4uc la ()IT rrr.ará en 1976 el PTograrna lntcrnac1onal para el ~1cy:namiento de
iQfi.2..tE..YJQrdis:ta. ~us trabajos íu"cfon tenidos en cuenta por ios funcionarios las Cont!1c1oncs y 7'1cd10 Arnh1cntr de TrJhaJo (PlA(:-1) y que el mismo cc:n-
que redactaron el VI y el Vil Plan de Desarrollo. así como por quienes 1rJ.r...1 \US al'ltvHLH\c\ en los ··pai'.cs en dc"anollo 1ndusu1~J". Como tcx.1os s.atl(>
disefiaroo las políticas en materia de estadísticas. Cabe scnal.ar también la im· 1110". dicho progr~ur1;1 ha apoyJtio los csfurr1os de la Dirccc16n Nacional dt
prJrtancia y las repercusiofliCS que luvo un famoso infonnc redactado en l 976 H1g1cnc y SegurnLld en el T1atklJü. (\el CEIL-CONICET y 1kl A.rea <k Estudm
bajo su dirección: f{apport sur ie Travaif Posrt, para -~~-~.!z'::~LJ_as r:::¡x:r~~:2i.~'ncc; e lnvcsugac1ón en (~1cnc1as Sociales del Trabajo de la SccreL?.rí3 OC Estad-o de
q!-"' .ll:<.•ia cl_ü-,¡\¡ai~ '":":ll1ff'"J, y_c s[l(X:j almcn\ ce Lu:abaJQ_llQr_l"_rnQ~c;;ob!.!: la Ciencia y T<Xn1ca. cltsde mediados de 1984 sin intcrrn¡x1ón. Además de los
vidl!_yia ~ll..cl.<J.eJ()~tr.<lba.Jadores,proponicndo mc-01d!l,s_d_rsdf]f.\<''J"evcr1ti- países de A frica del Noru: y de la llama<l,1 A.frJCa Negra vinculados por lazos
vo. ~ ·-·---- ----·-- -~------------~ - -
políucos.. cconóniicos y culluraJes con Francia, varlos paises han atraído su
-~L!l calidad y la importancia de sus trabajos de investigación le valieron el atenccón: Brasil, India, Filipinas. En to<los ellos se ha desarrollado la Ergo·
rewoocímicnto del medio académico y foc desigantlo para ocupar importantes nomia con una orientación estrechamente vinculada al enfoque prtdommante
cargos en el Comité Nacional y en el directorio del CNRS. El papel dcrísivo en ÍI Laboratoue c1· Ergonomie et Neurophys1ologie du Travail del CNAM.
que asignó a la psicologfa experimental y por sobre todo a la psicología cog· lle esas experiencias e investigarnmcs se nutnó la rcílenón del profesor A.
nítiva como disciplinas que contribuían al desarrollo del "arte ergonómico" hi- Wis~~r sobre la Ergonomía de la Trnnsfercncia de Tecnol(lj¡~. hasta el punto
cieron que presidiera la Socíe-Oad Francesa de Sicología y fuera miembro de la <le que vanos artícl1ióS' y libros íll1rcn acluahncntc una nueva p<:rs~rt1va aca-
Asociación Internacional de Sicología Aplicacla. Durante 10 anos tuvo a su démica en ténninos de una nueva disciplina. que el Prof. Wisncr bautuó
cargo la coordinación de los trabajos que realizó la Comisión Europea del· como la "antropotecnologia". La misma permitió a muchos mdustnalcs fran-
Carbón y el Acero (CECA) en materia de condiciones de trabajo en varios ceses comprender Ú porqué del f mca<;0 <le la transfercncia de tecnologías cu.an-
países de !a CEE. do no habían prestado suficiente atención a los aspectos laborales.
IV. LOS COMPONENTES COGNITIVOS
Y PSIQUICOS DE LA CARGA DE TRABAJO (•)

Esta lección está destinada a mostrar la complejidad de las relaciones entre


l;t~ divCTsas form~s de carga cognitiva y el sufrimiento mentaL Este último
está en relación con la psicopatología del trabajo, pero no es idéntico, ya que
el sufrimiento se vuelve patológico en la medida en que es considerable o en el
--
caso que parece como desproporcionado con respecto a las caracterísücas del
trabajo. ~-

~- Se trata, de hecho, de un nuevo desarrollo de dos textos, el primero insiste


sobre las situaciones poco calificadas de fuerte carga cognitiva y el segundo
35 sobre la ansiedad de las situaciones en las que el operador debe controlar una
situación incierta.
- -- -- --·-- -- - -----
l. LOS TRES ASPECTOS DE LA CARGA DE TRABAJO

l Todas \as activ.idadcs, ·inclus.o el trabajo, tienen al menos ues aspectos:


físico. cognitivo y psíquico. Cualquiera de estos puede determinar una sobre~
carga o un sufrimiento. EstAn interrelacionados y es ba.;:;tantc frecuente, aunque
no sea ne.c.es,1.rio, que una fuerte sobrecarga de uno de los as:pectos se.a acorn~
par.ado de una fuerte carga en los otros dos carnpos. Si la definición de los dos
primeros as¡xctos es bJstantc evidente, no lo es p.'.1ra 12 dimensión psiquica.
Esta últírna puede ser cfr~finid::i en lérrninos de niveles de conflictos e.n el seno
•'
,§ fl de la repre.s.cntación consciente o inconsciente de !as relaciones entre l.a ¡Y'...-rsona
.M s N M s (ego) y la situación (en este caso; la organiz.acíón del trabajo). Pero es también

6a 14h ¡
22a6h
el nivel en el que la fatiga y el sufrimícnto, la falta ele sueno provocada por la
<listribución de los períodos de trdbajo en el ciclo circadiano y la sobrec3!g:a de
l!.a 22h trabajo cognitivo pueden determlnar alteraciones afectivas.
Estudiaremos sobre- todo las situaciones en las qUe predom-inan la sobrecar-
DISTRIBUCIUN DE LA::. FRECUENClAS RELATIVAS DE LOS ga cognitiva y el sufrimiento síquico. Pero hay que acordarse del hecho que los
ACCIDENTES DE TRABAJO LEVES Y GRAVES EN ruNCION DE l~-­
HORA DE TRABAJO{l JlX).1 casos, METALURGIA Y MlNA'>l
tres aspectos estan siempre presentes. Por ejemplo. la actividad de un-reparti-
· 1_s,.::gtin KUBLER) dor que provee a los almacene.ros puede parecer esencialmente de naturaleza
física. Numerosos estudios ergonómicos han considerado este.aspecto y produ-

(~) Ene te;(io corresponde a un~ _lección delprofe~orA. Wi1ner publiuda origina.ria·
mente en: A. Wisner, 8. IY.::noeud y M. MiUanvoye. Ntv.rophysiologie du travaí[, Coon
B!. 4 C partie, Parü. CNAM. l9S7. Lección 48.

56
57
jeron resultados intcrcsarites. Pero la dimensión cognitiva no debe ser mente cnma<;carados. El prob}ema de los mensajes transmitidos oralmente es
despreciada ya que, en realidad, puede ser predominante: elección del itinerario, panicularmente agudo cuando quien escucha no está familiarizado con el len-
conteo de las botc\!a), control de las facturas y a veces del dinero. El aspecto guaje del locutor (como ¡:;or ejemplo un trabajador extranjero que escucha a su
psíquico de la tarea está a veces ocu\LrJ, pero a veces es predominante: actitud jefe con un fondo sonoro ruidoso: Rostolland, D.)
agresiva de los almaceneros p-0r causa ele retrasos en la entrega, cambios tlc Asimismo. las vibraciones pueden dificultar la lectura de un tablero de con·
precios, dtficultades causadas por el estacionamiento obstructivo por parle-de troL Sin embargo, las dificultades de percepción en el trabajo son debidas, en
los auton1óvilcs delante del almacén. EsL1 dimcn-sión ps_íquica que conduce a su mayor parte, a problemas de iluminación o a la<> características visuales de
un cierto gndo de .sufrimien!D mcn1al puede a veces explicar-la rápida roL1ción la wrc;;. Pcxlemos tornar como ejemplo el trabajo con la pantalla de la compu-
de ese pc:rsonal y ios p:.:riodos de ag.rcsividall. tadora. Ciertos autores (Grandjean, E, l'>foyer, JJ. y co\ab.) han insistido so-
En el otro extrerno, la carga de. trabajo de lo.'> recepcionistas puede también bre el hecho de que la;;; perturbaciones visuales observadas en los operadores
ser considerada como puramente psíquica, en particular en ciertas oficinas con pantallas son dcbid..1.s esencialmente a la calidad deficiente de las mismas, a
donde los empleados se cncucntrar1 allí para rccibií, para absorvcr ias protesLaS, los tipos de caracteres (centelleo, bordes movido'.;) y a la iluminación
l-egitimas o no. del público contra la organi1.ación. (noflexión sobre el vidrio protector cmpla72do delante de la panl1\la). Asimis-
~ De hecho, los trabajadores sociales que hacen bien s-u u-abajo tienen a me~ mo. en la industria textil y clccuónica, las dificultades de percepción contri.·
nudo una carga cognitiva elevacl.2 por el hecho de las dificultades de compren· buyer.. al esfuerzo menl.3.l nei:::es.ario para ejecutar el trabajo requerido.
sión de las n::x:esidades del público, rnuch:is vc.ces ignorante de la jerga y de las En lo que se refiere al contenido cognitivo de la tarea en sí, el principal as-
categorías adrninistrativas. Algunas üc estJ.s sitaaciones pueden L1.mbién po~ pe-et.o es la toma de decisión. La decisión puede parecer rnínin1a (por ejemplo
seer ciertos as-p-ectos físicos p<:.nosos si Ja tarea comprende por ejcrnplo la dis~ la de-eísión de empiaz..ar la resistencia F5 en el punto Hl9 sobre la plaque.ta du-
u-ibución de objetos o docurncntos pcs.3dos, e el hecho de acornpai"iar al nnte el ens.;i,mbL1je c~e, un apardto electrónico).
público en \a.'). diversas p:!.nes de un gran e-,<líficio. L...;. capacidad máxima de toma de dz.':'Cisione.s del cerebro humano es baja (de
15 a 20 biL'\./minuto en un trabajo prolongado, hasta 70 biL;;;/minuto en un es-
fuerzo ex.tremo). Fuera de estos límites, el cerebro se sobrecarga y las únicas
2. LAS TAREAS DE CARGA COGNITIVA PREDOM!NANTE actividades cognítivas son las adopciones de las decisiones (Ka!sbeek..
J,W.H.) .
.A. pes.::r ele que las actividades con carg;1 cognitiv'.l predominante cx.i:sten tk,s- Sin embargo las tornas de decisión csL".í.n lejos de se-.r los únicos compo-
de hace ff;ucho ticn1\x1 (tclcfonislJS, cont:i.doícs, doccntc5), su nü1ncro crece nentes de la actividad cognitiva, ni son los principalc.s. D::bernos n.Y.::ordar la
rápldan1enlc, en particular por el hcc.ho de b inforrna1n:.ación. cuestión de las dif1cutwde.s ¡;c.rceptivas e insistir sobre las cuestiones ck: identi-
-L'1.S situaciones consídcradJ.S son aqucl!as donde la tarea es estrictamente or- ficación y de reconocimiento. El elemento más crítico es probablemente la
-. gani12d1 y en donde, el ritmo determina una obligación de rapidez, H.ay que re- memoria, que puede s.er inmediata o de largo plazo. La memoria inmediata re-
cordJI que una elevada carga mental puede también ser observada en las sítua- quíere de un esfuerzo mental durante todo el periodo de memorización, se trata
cione.s complejas donde interaccionan numerosas tareas corno en el trabajo de de una memoria ''activa" si se la compara con la memoria pasiva de las com~
, la enfermera (Thcureau L) y que una obligación elevada puede provenir de la putadoras. En lo que Se refiere a la memoria de largo plazo, la acúvidad crítica
desproporción entre las exigencias del trabajo y el personal disponible es la búsqueda oo:esaria para encontrar la información deseada. Las capacidades
(personal enfcnnero, educativo, comercial, etc.). _ de memorización son bajas en los indiViduos cansados y en parúcu1ar en los
Las dificu.lcades perceptivas no deben ser subestimadas ya que aumentan el que le falta suef\.o. Pero-un esfuerzo cognitivo intcnSO en el periodo que pre-
esfuerzo mental nec.esário y a veces la ansiedad que prOviene de la comprensión cede al período de reposo nocturno produce dificultades en el sue~o (V\adis,
íncierta. Los mensajes verbales o no verbales, transmitidos oralmente o por A:. Foret. L).
-- intermedio de un dispositivo de transmisión pueden ser deformados o parcial·

58 59
A menudo se constató que los trabajadores que realizan ta.reas de predominio fórmula "síndrornc neurótico en los telefonistas", ya que el trabajo no ere.a
mental se quejan de malestares físicos tales como dolores en la espalda, en el neurosis, sino que es la oportunid:J.d para su ex_prcsión. Podemos constats:r
cuello y problemas visuales (picazón y sensaciones de ardores Oculares, diplo- tarnbién que cienes o~xr:Hkires cra.'1 ¡:xx:o o nada afcctM.os, mie..-iitras que otros~
pía, etc.). eran totalmente ir.c.ap~.es <k pc:nnancc.e.r t-11 ese trabajo.
Estos malestares pue<len estar rclacionadoS'con el alto grado de inmoviiifud [).::.s&~. es.a é¡:~a. se pudo demostrar que el sÍfk"il"'i.Jme neurótico apare:c(a en.
ligado a una fue.ne concentración mental. Laville, A. pudo ffiostrar que en tas to<l.3s las situa.ciones de trabajo que re.qucrfan un elevado esfueu..o mental:
o¡x=doras de la industria electróniC3, la rigidez de la postura creda con la difi- (J:ierfor~ior.es de L1-rje.ta.s, trab.aj.J.doras de la índustria ele:trónica y textil~ ope~;
cult2d y la velocidad del trabajo, así como también la cabeza tendía a apro- radores de cp1nput.adoras con pantaJ!as de visua1iz.ación). Las únicas variantes.·;
ximarse a la tarea. En condiciones de laboratorio, el mismo investigador de~ son las rr1anifcst.3C¡ooes ligadas- de rnanera especlfica coo las exigenci.E:'_'._'. ;;arü-'.'
mostró, gracias a la electromiografia (E.M.G.) que ta actividad eléctrica de los colares de <e1da tarea. En lugar de los malestares auditiv05 de los telefooiitas.
nJúsculos del cuello aumentaba con la frecuencia y la co1nplejidad de las nos encontramos con dolores de es¡:xilda y cuello en las operadoras de la indus-
seíl..ales tr3t.adas por los operadores. Asimismo, Pavard, B. y sus colaboradores tria electrónica o LCxtil, y síntomas oculares y paravertebrales en los opera-··
9cmostraron que entre los operadores que utiliz.a.n pantallas de computadora, el dores de pa.nL1Has de visualización. Pero, todavía perdura el hecOO principal:·
número de fijaciones visuales es proporcional a la densidad de las informa~ los trabajadores a los que se les exige un esfuerzo rncnr.al intenso y a la vez:
cienes contenidas en el te:r:.to, mientras que La duración de las fijaciones es prO: PfOloogado presentan un síndrome ncuróüco.
porcional a la ttificultad de los códigos empleados. El síndrome de Le Guillant tiene raíces complejas en la tarea misma: e.xi-·
De es.a fonna, la necesidad de observar y tratar las sei'iales conduce a la in~ gencias de rapidcz en el 1.rabajo menl31, ambigUe<l&J de la tarea, relaciones difi-
movilidad de la postura, mientras que los ojos se aproximan al trabajo y que cullosa.s con el pUblico, control de cerca y a ·veces excesivamente agobiante
los músculos posturales se contraen e:r:.cesivamente. Como consecuencia de ejercido p.::ir Jos superiores.
ello, los dolores aparecen en la espalda y en el cuello. Además el hecho de Las relaciones entre el sufrimiento mental y las exigencias de rapidez en el.
mLrar atentamente un elemento de trabajo difícil produce un cansancio en los trabajo mental fueron demostrad.as c'perímentalrnenic por Kalsbo::k, J.WJV
músculos intrínsecos (acomodación) y extrínsecos (convergencia) del ojo, así (l 985) quien sin embargo considera un solo aspecto de la carga menta! de tra-::
corno una irritación de la conjuntiva debido a su desecación. Esta última es bajo: ia.s n1icn:Kk';Cisiones. Los su. .:.Ctos estaban s.orr.etido,s a un.a tarea OC>bk'La
causada p::>r los parpadeos insuficientes. . i.area principal consLi;;tía en pisar el ¡x--dal izquierdo cuando se encendí.a una luz~
verde y el derecho Cuando la sel'!al era roja. El color de las set!ales era ·dciumi-'
nado al azar. La segunda tarea consistia en escribir un texto libre_· A medida;
3. ·CONTENIDO DEL TRABAJO Y SUFRIMIENTO MENTAL que aumentaba la frecuencia de las sel\ales, los textos interesantes se volvlan:
pueriles y luego se transformaban en una repartición de palabras y luego de ¡,,e·
Hace 30 a/los, un estudio hecho por Le Guillant (1956) nos mostraba la tras para culminar, por fin, en un montón de garabatos ilegibles_ Cuan<lo dis~ ·
importancia de las exigencias cognitivas en el trabajo de las operadoras tele- minuía la velocidad de las senales, el proceso era inverso. Cuando la experien-''
fónicas Y la deslaC<lble unifonnidad de sus reacciones frente a las exigencias del f!;; cia hab[a durado bastaÍluo tiempo y luego se suspendía, el sujeto se volVta a-i
trabajo.-La "neurosis de !as telefoni.stas" descripta en este estudio consLstía en ' ..'· gresivo. A veces estaba desorientado y pod[a llegar a golpearse contra una
cefaleas. zumbidos y silbidos, pensamientos ~bsesivone!atiyos al trabajo, pared en vez de abrir una puerta para salir de la pieza que Je era familiar.' : ;¡ · .~ ·· · ·
_fragmentos de discursos estereotipados, alteraciones del sueí'ío y del carácter. Estas experiencias, aunque muy breves e intensas, son demasiado cCrcanas a::-
Esias perturbaciones se observaban no solamente en el Lrabajo y durante las los hechos observados ca& día en el puesto de trabajo para no ser significan-,
. sucesivas pausas, sino también, durante los días francos y al comienzo de bs vas. En los talleres de producción masiva, se ve a menudo apar= manifesta->
vacaciones. ciones emocionales como crisis de nervios o desvanecimientoS en los-talleres.,
La expresión "neurosis de los telefonistas" puede ser discutida y preferirse la de mujeres, algunas crisis de ira pudiendo llegar hasta la rotura de material en·

60 61.
los.talleres de honlbres (notemos de paso, las diferencias entre las expresiones empleo, reclamos, centrales telefónicas ... ).
de la emoción que e.stán socialmente "autorizacL:s·· en función del sexo). De Para proteger a los emplvi<los respecto de la presión de los uStuuiOS. progre-
manera má." precis...1, noL-uemos que tales crisis e.1nociona\es s.c. producen nor- sivamente se fueron construyendo bc1rreras. Estas pueden ser ft.dcas (vidrios
malmente durante los pcrfrxios de aµrendlz.aje. De hecho, el tiernpo aco.rdado rnás o menos perforados), organizacionales (los usuarios son invitados a lomar
pé..ra el aprendizaje de _una nuev3. L:rea, es il rnenud.o dentasi:ldD corto. Este un número en la entrad" y son llama<los por orden de llegada) o simbóliÚs (el
periodo es, de he.cho, uno de sobrecarga rnTicad.3 de trabajo. Los jefes experi- acc-f~so a la vcntanitla está limitado por un traro de pintura en el &uclo) .. ,~; ·
mentados de t:J.lleres saben que, cuando s.e producen tales crisís, algunos de los Es evider:te que, en tales circunstancias, se estable,ce:n relaciones particu-
ttabajadores "se quiebran" y se van, mientras que otros, que pueden superar lares, análogas a las OC transferencia_ agresiva.
esta prueba continúan viniendo a trabajar. A raíz de un proceso social n1uy sutil, las decisiones son tomadas lejos dcl
'.El recuerdo de esos períodos críLicos es l3n penoso que dctexmina las ncti· público y a menudo sin prro::uparse mocho por sus re;;cciones; el ¡x:<stmal del
tude.s posteriores. lJn estudio que abarca las. trabajadoras de nueve industrias mostrador tiene .la función de "soportar" la expresión de desrontento de los
francesas de electrónica, rnostró que las o~radoras que consicleraban su trabajo usuarios. A pesar que de hecho ese personal se<i a menudo compete."te. es co-
particularmente diflcil, eran pruisarnente las que no querían cambiarse de locado igurumente en el mostrador. no ya para resolver los problemas que soo
··puesto. La razón era que temían un nuevo periOOo de aprendiz.aje después de a menudo insolub:es, sino para que alguien este allí para escuchar las quejas y
haber conocido el interior. Está claro entonces que la resistencia al cambio las protesms. ·
puede reposar sobre-b2_s.es l1Jt21lmentc_objetivas. Tratar los problema5 de salud menta\ de e.sos trat.ajadores a nivel individual
: La anr.higüedad en el seno de la tarea misma es frecuente. Por ejemplo en o técnico es totalmente ilusorio, ya que tales situaciones son el producto per~
una empresa de pulido de vidrios de anteojos, los trabajadores sancionados a verso de un a..qxx'tO de la organización szx:ial.
pr,opósito del conuol de calidad, se volvían ansiosos al no po<ler reconocer los
defectos que provocaban el rccha1.0 del lente. La solución para esta ansiedad fue
encontrada al colocar sirnplemente, cada veinte lentes, un lente de "refercricía" 4. ANSIEDAD Y DECISIONES SOBRE LO INCIERTO
, pre.se:nt::tndo los defectos máxirnos accpL1bles.
·.Ninguna discusión sobre este tcni;i sería cornpleta, sin referirse a ias exp<> Las tareas de conducción de los procesos industrialc.s autnmath:.adcs scri ob-
rienci.as fundarne-Iitales de Pavlov. Corno se saU-.:, a los perros que se les pre- jeto ck repreSF_,,_'1tacione..-c; divers.as, algunas bastantes tranquilizadoras., otras más
sentaba altemativarnéntc una señ:i.l ligada al placer (aiirnentos) y una señal li- Lr1quieu1ntes y algunas que causan re.zlrnente ansied..ad, ciertarnente el tf".xrible
.. gada al dolor (shock eléctrico), presentaban signos nemóticos cuando las occidente de Bhopal. no va a reducir parte de los temores legítimos. No hay
4 sefiales se volvían tan análogas que no se podían distinguir. Las perturba~ que olvidar las numerosas situaciones aparentemente desfavorables, pero hay
cienes neuróticas se traducían ya sea tanto por la agresividad como por el que saber que mochas de ellas pueden súbitamente provocar problemas insolu-
.·sueilo. Después de cierto tiempo, algunos perros sufrían de alteraciones psico- bles en las condiciones, y en particular en los plazos, que exige el estado dei
SOfl!áticas (úlceras del tubo digestivo). También hay que insistir sobre el he- dispositivo. . ·:·:·<:;•:.; .:{'1.1
cho de que ciertos perros parecían soportar las pruebas mejor que los otros. o Numerosas situaCiones de control de procesos automatizados respoooe1ra
en.todo caso. reaccionaban diversamente. · los deseos de sus conceptores y a las representaciones que se brinda al gran
, Una tasa particularmente elevada de auscntismo ligada principalmente a un público. Los operadores están sentados ante una mesa frente a los indicadctes.
sú1drome depresivo fu~ observada en las situaciones en las que el coritacto con que fueron primeramente cuadrantes y que, actualmente, soo a menu<hpanbr
el'público es esencial. Las situaciones de trabajo psíquicamente mái peligro- !las de computadoras. Al examinar bien lo que hacen los operadores. nos pod<>.
.. sas.-<:omo lo vimos- son las que combinan una fuerte carga de trabajo (a ve- mos Súrprender por la escasa frecuencia con que miran e! dispositivo. y les~
ces materializado por la existencia de largas colas de solicitantes ante el mos- pecto del hecho que ocupen su tiempo en la lectura. y hasta en juegos, que no
trador) Yuna octitud de angustia por parte del público concernido (seNicios de están relacionados con el lnlbajo. El tipo de constataciones es tan sorpren<lente

62 '63 '
que.hz<e unos de.cenias. el ergónomo era interrogado JX)í la') direcciones de cm- cambios, pero también informaciones comp!cmc.ntarias pudiendo precisar las
pre;s:i..s par~~ s.::1tx:r si se podía reducir ese personal que estaba tan poco ocupado características de la situación concreL'l que s.,~ csLi. estud.iwJ.1,
Y c6i:no_ ~e ¡::odna aurnenttr su actividad ¿no se lo debería obligar a rea!izJ.I ta- Tomaremos el ejemplo de los operarios de una dcsti!cda que, d(':s-de i.a sala·.
reas wutdes p3Ia n12ntenerlo virrilante7 de control y en colaboración con los or~~rarios exteriores, regulan el proceso.
L..os l3Igos F":::rlodos de ~igi!~:ncia ~o s9n l?-J1 vacíos como le pnrcccn a los Z..-1ás de seis.cientos sensores brindan pcnn;:n1entcmcnte las mediciones que &:m
?bs.ervadores lngenuos. En efecto, los operadores estan allí para enfrentar a ¡0 procc&:tdas por una comput:1dora y que están disponibles sobre un3 pantalla~·
1nespcrz~o. para tü!Ttar, en plazos rnuy cortos, decisiones sobre una sitoJción a dando al visitante un scnlimicnto de conocin1iento preciso y de un düfninío
menudo comple~a y r..-~iigrosa. Si estudiamos con cuidado al operador, no- cornplcto del csL1do de un proceso en es.;:; instante.
taremos que en ciertos mome(Hos las rrJirndas se repiten en una dctcITninada dí- El análisis d(::_I trabajo reali1. ..aclo ¡mr Dariiclou en l 985, revela, sin ernbai-go,
rección siguiendo un itinerario particular. todas las incc.Jrdurnbres que cornpórtJ cs.:i tarea. Incertidumbre primero sobre
El Of.><:,rador notó un.a anon1a\ía y quiere saber su evolución con el fin de an· la fi3b\tidnd de las indicaciones d2das por los scnsore..s, s\e.rnprc suce:ptibles de·
ticipar una situación peligrosa. El conocimiento de la din-árnica de construc- desperíectos y en los cu::iles !as informaciones deben ser confrontactas sís-·
ci()n de esta situación permite, en efecto, resolver la crisis de manera rnucho temáticamente con otros datos. Incertidumbre sobre el esL1do re.al de las
:;1á5. _eficaz que en caso de un descubrimiento brut:1l de las dificultades. Es una válvulas:, ya que la indicación de su alxrtura tal con10 figura en la sala de con-
11us1¿~ el creer que se puede dejar funcion3r un dispositivo de manera au- trol se revela a veces como falsa. Incertidumbre sobre la<; m;:Herias primas: no·
toma11ca du~nte .var!as horas y que instantánc.amcnte se Je pueda pedlr al ope- nos damos una idea de los descubrimientos inesperados que podemos hacer en·
rador que accione los comandos manu;:ilcs y !o haga de manera eficaz. una cuba de petróleo bruto. Incertidumbre sobre las rc:1:Cciones químicas ¡xuba-- ·
e,.~~~ ---- ~--- -• , -· .
1-S yvi v::.u ltu~ ei opcraaor esta a veces arisioso atín duran le los períodos de dEs en laOOratorio pero que, aplicadas a la es_ca!a índustrial S.'Jíl en parte hi-
calma aparente. }Xlléticas. Incertidumbre sobre el e.,<;tado de las unidades, donde siempre tienen
La decisión sobre lo ;ncieno es la cuestión principa_i de \iiacti vidad de con~ lugar trabajos cuyo control es interrumpido por la alternancia de equirios que.-
trol.de los disr'0silivos que e..studia.rnos. Est.1 cuestión ha sicfó objeto de publi- es propia del trabajo por tumos. Incertidumbre sobre las COflsignas cuya reno-'
cactoncs (ver Kahncr.12.:.:1 y coiab.,-1982·, Scholz, 1983)_ Sin embargo, los au- vación y puesta al día es dudosa: "esta ~.e aplicab.3 arnes del c.ambio de la cuba,'
tor-~ que n:) est~~ f2miliarilados con 10s sítuaciones de. trabajo, en particular ahora no sabemos''. Incertidumbre incluso sobre el significado de LL"> sirenas Ge
sob~~ los d1spostttvos auton-t:Hi;:.:tdos. no estudian sino los casos en que todos alanna cuyos e.ns.ayos son frecuentes en la vida de 1:1 fábrica_ Incertidumbre fi~
lo:~ .elc1ncntos son cl.'.lfos y estJbles y existe una solución. aün cuando sea
.; ·•
nzlnH.".tH.c sobre Las consecuencia) de una maniobra, cuando la magnitud de los ,-:
difí~i: (e º.btcncr. JungCrman (1983) djferencía dos campos en la descripción de des-perfectos no pem1ite prever si sera pcisib1e contenerlc..>s, si habrá que parar la
Ja rac1ona~1d_ad de los operadores en situaciones reales. Los pesirrüstas consldc- unidad, o si... .," · ·::
·I"ctn)as op1n¡ones erróneas, !as faltas de representación y los efectos neg.alivos En una sala de control de la industria química, se suceden así períodos de
del ~fuerz.o como una parte cscnc!.a1 de la actividad humana (fiabilidad huma- calma y períodos perturbados donde el conjunto del equipo está. ocupa® eri·
na)., Los optimistas opinan que la áctividad humana es racional si se considera controlar un desperfecto que toma amplitud. "¿Porqué esta temperatura sigue
el c::;sto cognitivo de las decisiones, que el comportamiento de las decisiones subiendo?" Responder a esta pregunta, invertir la tendéncia. va a supcmer. du~;
~a_ menudo concebido ~n forma aceptable cuando ese comportarriiento es con- ~ 11..rante varias horas, una intensa actividad de investigación y de tfatamíento'<ie
.stde;rado como un elemento de un proceso continuo en el tiempo o quC se tiene . información; en el exterior y en la sala de control. En la sala, los va!oÍes serán
en~ ~ta:L1 manera en que las personas fueron COfl<:i~.Cj~_a_ c.StruCturar. el pro- confrontados, los planos desplegados, las consignas particulares releídas y m1e-
bieff!?·. Podemos encontrar la síntesis de estas dos póSiCiOnés: los rrlodclos vas hipótesis serán elaboradas o verificadas. En el exterior tendrán lugarpiue•
._c?~-ltlvos no existen m·ás que en función del medía ambiente y de !'as ac- bas de válvulas o compue_rtas_. _verificaciones visuales, tomas de muestras para·
~1o~es so~re este me?io ambiente. Estas consideraciones teóricas subraYan la dís-minuir la incertidÜmbre s-obre la situación en curso. Un sostenido diál_ogo'
1mpor1'mc1a de la calidad de los indicadores y del control de Ja dinámica de los por radio será el signo de la complementmiedad de las actividades entre el equi"

64 65
vv c.u:.cnor y 1a sala de control.
Si queremos caracU."':rizar C'..SL1S fases ¡xrturbadas de! manejo del proc.eso, po-
En el mismo campo del ra1. onnmicnlo sobre lo incierto, Rasmusscn y
Rouse (l 980) han publicado un libro titulado "fluman dctection and diagnosis
l
l
!
demos decir que el equipo administra el peligro en siLuación de incertidumbre of systerns failures" . Leeremos en particular el aniculo de Bainbridge qt-ie
sobre el est.ado octual y robre bs salidas alternativas. muestra como se conslituye el "modelo interno" (que OchJ.nine llamaba:
Es posible considerar que bl des.cri¡:x;.ión corresponde a situocíones indus- "imagen o~ratoria'J a partir del cual son interpretadas las anornalfas y wm.as
tria.les exccpcion.1.les, sorr~etid.::ts al cxarnen del ergónorno por causa de sus fa~-"­ de decisiones;. Es evidente que este modelo tiene lin1itcs y que ciertas: combina-
lencías. En real id.ad esL1S situ2ciones son corrientes y su rnejoramiento no es ciones raras y complejas de desperfectos del sistema como las de T.M.L so-· \
suficiente para suprimir los tenübles perfo<los de torna de de.cisiones en una brepas.an las capxid.ades de integración del cerebro humano, al menos en !os. 1
si ni.ación L1cierta y cri presencia de peEgro. plazos: que impone el prcx::eso. Es, desgm.ciadamcnte vcrdadcro,que oo s.e s:abria. 'i
En el libro de Sillis, Wolf y Shelanski ( l 982) titulado: "Accident at Three con.struir programas de ayuda a la decisión que estén destinados a los opera-
Miles Island, t.hc hurnan dimensions", leeremos con interés el artículo de Pe- dores confrontados con ~les situaciones, sin que estos programas constituyan, 1
ITO\V.Este autor considera que el accidente de T.M.I. no es esencialmente debi- al rr1ismo tiempo, instrumentos peligrosos en otras combinaciones de de.\'}let-
do a errores de los operadores, a !as insL1.laciones inadecuadás o a ia negligen~ fectos que aquellas para las que fueron concebidas originalmente.
cia de la comisión de control nuclear (NCR), sino a la existencia del. sistema
en sí mismo en et cual la complejidad y la interdependencia de los elementos
hacen imposible de e' vitar un occidente, Para Perrow, este accidente era ineYita~ 5. LA ANSIEDAD EN LAS 1NDUSTRJAS DE PROCESO
ble pL'eS no podía ser pre.decido, prev.enido o rápidamente detenido ya que era CONTINUO
incorr1prensible. En esto, no se distingura de !os otros sisten1as complejos en
los cuales !as partes cstan estrech.arnente interconectadas y cuya pe.rturhación L..a ansiedad provocada por el trJbajo fue poco estudiada hasta nuestros días..
comporta riesgos temibles para la población. En estos sistemas, no se puede Los autDres, psiquiatras o psicólogos, que CSL1n intercs.ados en la ansiedad., han
evitar que existan desperfectos múltiples y que los operadores no pueda realizar orientado sus inVestigaciones hacia la angustia indivi~ual de los trabajadore.-<>.
un diagnóstico rápido PJf e! hecho de la interacción extren1a de caus3s y efec- que proviene de la estructura de su personalidad y de su psicopa.tología. Se
tos de diversos desperfectos, menciona rarame.nte la angustia a propósito del trabajo descalific.ado. La an-
En el informe del accidente del T.fl.tl., encontramos varios incidentes me- gustia del trabajo fue sobre todo estudiada en cu3.nto a los e.Y:x:utivos y a los
nores: gertntc.s de ernprcs2..s, y pare.:e es¡:Jr ir:·tp!Ccit.arncnte cono:.~1.2da con L1 P.{}Ck,'\;t de
"'L..:J. n:0ína filtrante alcanzó Jos generadores de vapo~causó la detención de t'C!;1füíl.S.abiiid.ad a un nivel elevado <le la jcr:isqu ía prof\:"_sion.al: re.spons:abilidadcs
las turbinas. ~
hurnan.as (dirección del ~rsona\, Tnando) y responsabilidades materiales
•Los tubos de los circuitos de auxilio habían sido dejados cerrados después (organizactón del trabajo, rentabill1..aci6n financiera y econórnica). ,,,,, :•· 0 :
del mantenimiento realiZ2do dos días antes, De hecho, como lo han mostrado divcrws autores (Le Guillant y colab",
•Después de abrirse, la válvula electromagnética de escape de vapor no se 1956; Dejours, 1980), la ansiedad e'iste también de manera importante en la
había cerrado nuevamente, a pesar de que los indicadores asf lo sel\alaban, activi&d de la mayoría de los trabajadores y en particular entre los operarios' de
Los operadores tomaron decisiones erróneas sobre una situ3ción que recién Pfqceso continuo. Esto es evidente en las crisis ex_tremas, como et accidente-de
fue entendida por los más grandes expertos varias horas después de haber teni- T.M.l., pero existe én un grado menor en los períodos aparentemente calmos
do acceso a datos que los operadores no tenían que conoce<, _, . , ya descriptos. No es raro, por ejemplo"que operarios que no están de servicio
No es sorprendente que la expresión utilizada para describir el estado de los se despierten durante la noche en su casa y llamen a sus colegas que están tra-'
operadores calificados, durante el incidente, haya sido "bewildeml", e.''"""for. bajando V<'Ja com~nicarles una información que temen h2.t/~f ('.,\::..:::~,:ld:~'-~"J'"
1..:Js, de.sori~1t.ados, c:cnfuhdldos. Vernos bien aquf ei pasaje de una siatación
incomprensible a una pseudo quiebra del razonamiento y a la psicopatología, ·.:.

66 67.
5.1. Angustia y ansiedad cascos, de máscaras, de guantes (al alcance de la mano, sí, pero la mayoría cu-
biertos de polvo), destinados a hacer recordar el peligro más que a protegerse..
I.>os palabras distintas son a veces empleadas: ansied.:1.d y angusda. Estos E! aspecto, por fín, de la fábrica bas!.2. por s( mismo para expresar o simboli-
dos térrninos no son sinónimos: la ansiedad es un estado de tensión interna, zar el riesgo: "Es muy impresionante, de noche sobretodo. Estamos solos. en
sufrida por el sujeto como desagradable y pc·.nos.::i, es un e,.sl.ado de. espera de un la noche. con el ruido, los olores, .y eso escupe llamas".
~contccirnientr.) potencial que, en el momento de surgir, pondría en pc!igfü la F.s inútil insistfr sobre la realidad y la importancia del riesgo.
1ntcgndad de la persona. Podríamos, en vez de ansiefüd, hablar de "rniedo". La E:c.iste, por supuesto, como lo atestigu.:.1n: las explosiones, las emartaeiones.,,
ansiedad responde a un riesgo, ~es decir a un peligro latente QL>e todavía no es los incendios y el número de muertes y de heridos. Ese riesgo es real pero in-
actual pero que puede volverse taL La última carxtcrística de la ansiedad es su calcu13blc ¿Sobre qué argumento podemos afinnar que tal fábrica presenta más
origen exterior. La arnenaza, efectivaJnente está situada fuerd del sujeto y per· riesgos que f¡ll otra?¿Sobre su número de heridos? ,.· " ·
mancce en su gran P3J'te independiente de la voluntad. En esta medida, Ja ansie- Es eicrtafffente insuficiente pues un solo accidente basta p.ara sembrar el de-
d~d 1Je~e un v_alor aillptat.ivo ¡:>...Jrque constituye de alguna rnru1era una prepara- sorden en la jerarquía estadística .
.<;1ón ps1col~g1ca frente a la amenaza y orienta los esfuerlos del sujeto para de-
~enerla gracias a la atención y a la prudencia. 5.2. Ansiedad y tensión nerviosa
La angustia es también un estado de e;.:p<~ra percibido dolorosamente pero
esta vez la amen_aza es subjetiva y proviene del interior. El sujeto sabe reco· En el discurso de los obreros de la pctroqufrnica, cuando se trata de ""ten.s:ión
nocer su origen indívidual y endógeno< Es relativamente independiente de la nerviosa", de estar como "pilas eléctricas". o de sentir los nervios de punta.,
situación exterior y de su modificación. La angustia resulta de un conflicto in- etc., parece que el·conrenido de estas nociones corrientes cs,ante todo, la an-
L.-d-psíquico, es decir una contradícción situada en el interior del aparato men- siedad y no. como podríamos creerlo, lo que habitualmente está comprendido
taL El conflicto puede oponer dos irnpulsos contraillctorios, entre dos instan- en los estudios de especialistas d.el hombre en situación de trabajo. bajo la de-
cias (el "ello" y el "super yo" por ejemplo) o dos sistemas (inconsciente y nominación de "carga cognitiva". Existen situB.clooes donde los obreros nunca
consciente!, La angustia es entonces función de. la estructura de la personalidad se quejan, en las diferentes encuest.a.s, de un rnalestar, de dema<:>iado trabajo. o
0e cada sujeto y de su historia pa<;.ada. · · de un dolor resul1.ante de un.a carga cognitiva demasiado elevada, por ejemplo
Estudiarernos es.cncia.lrnente la ansiedad provocada como resultado de una tener den1asiados cuadrante..'i que v!gihlL Al contrario, corno lo vimos más a·.
amcnaJ..-:1. dirig.ida sohre la integrid:.Kl del cuerpo y la integridad ntenta!. niba, y no se tr3ta del aspecto menos par;Jdójico de e.su.is encuestas, estos ()(;':fe-
_ Dcjours (1980) destaca primer.unen te, durante el cur~ de una investigación ros afirn1ari que tienen poco trabajo, que no están sobrcc.argados ¡;or L1 mL).:na
sobre "Organización.del trabajo y salud mental de las industrias químicas de tarca. A menudo se les deja tiempo para hablar entre ellos, para organizar jue-
.. __ proceso ... la irnJ)Ortancia de la-palología profesional/física en Ias industrias gos, para leer, etc., durante el trabajo, en el puesto de trabajo mismo. Sin em-
J químicas de proceso, pero de.<x:ubre sobre todo la importancia de. la ansiedad y bargo, inch¡so durante estas actividades en las que la carga de trabajo es débil
de sus con=uencias. Ld ansiedad es, en efecto, la cuestión principal alrededor (pero no nula ya que continúan identificando los ruidos de distintas alarmas),
de.la cual se estructura lúdo lo que se refiere al sufrimiento psíquico de los tra- la tensión nerviosa no se va. Mientras que se esté en la fábrica, aún cuando no
baiadcres. , · "\ se trabaja, nunca se púede estar "despreocupado". La ansiedad persiste i.oclusive
La seguridad, en nÓmbre de la cual son tomadas tantas medidas, reglas y en la casa por el temor a un olvido de transmisión o de una llamada de urgen-
!?yes, cub".' de hecho otra realidad. No se trata de seguridad, sino de riesgos: ...., .·
cia.
n"".gos.de incendio, riesgos de explosión, riesgos,~~ aq:idente;ñésgós de in-
toxicación aguda. ·· · .· ·· · '
. Todo hace recordar la posibilidad de un iocidente o de un accidente:afiches
en las paredes, senales luminosas, alarmas sonoras y visuales, presencia de

68 69
. 5.3. Ansiedad y representación de la situación de trabajo que "bombea el calor". Sabe relacionar el ruido del reactor con la calidad del
producto tenninado, ya que asoció las observaciones de los obreros ubicados
Correlativamente a esta ansiedad pcnnanente, podemos tratar de captar la más ack:l;uue con el ruido que percibe. Sabe el tiempo que transcurrirá antes de
representación que se hacen los obreros de la empresa. que su acción pose.a un r~sultado observable. Ese S3ber no se rcdacLl, pero cirv
.. ~roda el mundo sabe que trabajamos sobre un barril de pólvora". 'Algunas cu la enr;e !os obreros cuando hay un "buen ambiente,...
veces s.c trata de un "volcán" sobre las laderas del cual nosotros LrabajanlóS, Es el conjunto de estos conocimientos operacionales que permite el fuocio-
sin saber en que mornento llegará la "erupción". Otras veces se dice que lOdo na1niento cotidiano de la fábrica. Permiten tratar, ha.sta cierto 'punto, situa-
pasa con10 si se tratara de "una bestia enorrne que h2Ccmos funcionar como ciones inhabitualcs. Pero por el hecho de que se han constituído por yuxtapo-
podemos, sin saber lo que pa5;.a al interior de .su vientre y que puede, sición de experiencias, e.stos conocimientos pueden tener un carácler dividido
a cada instante, volverse furiosa y destruir toda la colmena que se encarniza so- "en 1nosaico".
hre ella". Los elementos de formación leórica que se pmporcionari a los operadores.
Todas estas representaciones ponen en evidencia: no bastan en general para estructurar ese mosaíco. Aparecen much.as veoes
como un s.alx:r de otra naturaleza, que viene, también él, a yuxtaponerse a los
·-La ignorancia dolorosa en que están los obreros acerca de !oque se produce conocirnient.os anteriores.
efectivamente en cicrta.t:. "reacciones químicas", No existe, hablando con propiedad, un organigrama de decisión en base a la
·,_El sentimiento doloros.:/de que la fábrica es suceptib\e de escapar al con- n.aturale1..a misma del trabajo que se estructure alrede.--dor de incidentes que sean
trol de los obreros; neccs.ario evitar. Los operadores saben que pYiría aparecer ur:.a situación q1Jt::: no
- La oonvicción. de que la fábrica esconde una vío1encia explosiva y mortal. s.abrfan tratar.
En ia fábrica, ya se han producido incidentes imprevisibles e incomprensi-
Finalmente, y sobré todo, rnuestran la ex.tensión de la ansiedad que res~ bles y saben que lo mismo po::irfa suceder en cualquier .momento.
ponde al nivel psicológico a to<lo lo que, en el riesgo, no es controlado mate-
rialmente por la prevención colectiva. 5.S. La ignorancia de los gerentes de explotación
Este e-<>tudio muestra un- elemento capital de la ansiedad en las industrias de
proceso que es 1a ignorancia que apareció muy claraf!lehte en todas la'i inves- Los obreros saben que tos gerentes p(Ys.cen conocimientos teóricos, pcrü que
tigoc.iorncs sobre. Three Miles lsland. poi lo general, no conocen ni el de.talle de las instalaciones, ni la conducta
propiarnente dich:i..
5.4. La ignorancia de Jos obreros La rep1~sent.ación del procedimiento que permite calcularlo no es el mis:ffio
.'
que aquel que pennite la conducta cotidiana .
' ,. En la mayoría de los casos, los obreros sólo conocen parcialmente el fun- Durante varios incidentes graves en las industrias de proceso, los expertos
cionamiento de los aparatos. Conocen los productos de entrada y los de salida, no supieron identificar la disfunción más rápidamente que el equipo de oonduc-
ciertaS características de las máquinas, los límites !Wricos de temperatura y de ción que conoce en detalle rr,acciones particulares de los diferentes aparaim. "'
presión, descriptos por las consignas. Pero, lo esencial de su saber se encuen- íf Es evidente, para los operadores, "que existen cosas que nadie sabe". Los . ,.;..,
tra en otra parte. ,·'"procedimientos se ponen al día luego de incidentes, pero nadie puede decir si
Poseen conocimientos.considerables sobre la conducta de lo> aparatos, el convienen al conjunto de los casos posihles.
origen de sus malos funcionamientos, sus plazos de respuestaS, etcétera. La Mientras un incidente no se produzca, es imposible decir cuáles serán las
C?:".p-··:r:~encia tes p~rrnitió adquirir "conocimientos operacionales.. qu_c permiten vadacioncs del proceso y cuáles serán las reacciones humanas.
saber de antemano el resultado de cie&s maniobras: para que la temperatura no
sobrepase cierto nivel, el operador mantiene un débito de llegada del reactivo

70 71
5.6. El papel técnico-económico de la ansiedad BIBUOGRAFIA

Esta ignorancia que cubre el funcionamiento de la empresa juega un papel .. -BA!NBRlDGE, L. (1980), "Mathematical equation or processing routines
fundamental en la constilución del riesgo y de la ansiedad. 2 , en: RASMUSSEN, J., ROUSE, W.B .• '.'.fuma¡¡ <lé\ection and djll.J¡L'Jl.Sis.
La ansiedad es a veces utilizada como· un verdadero inc.enúvo para_ ha~eI_ l2Ú.l'.Sl;:m.úaill!rr.L Plenum, New York. p. 259-286.
trabajar a los obreros. La gerencia mantiene a los li.'!lbajadores en un estado de · - DAN!ELLOU, F~ (1985). "La conduite de pn:x:essus chimiques, préseoce
ale.na haciéndoles recordar, sin cesar y por distintos medios, ta existencia de un et press1on du danger , en: DFJOURS, C., VEIL, C .• WISNER, A.. PsycbQ:
riesgo más que de un peligro actual. Efectivamente resulta que la ansiedad 1illllilillzii;-5l1uraYail. Entreprise Modeme D'Edition, París, p. 35-41. ·
sirve a la pro<lucti vid2d, ya que en esa l<atmósfe.ran los obreros están particular- -DANIELLOU. F. (1986), L'ooérnteur la vanne l'écf3JJ, ANACT, París ..
mente atentos a toda anomalía, a todo ;nci_dente en el transcurso de un proceso. - DEJOURS, C. (1980), "Anxiété e\ Trnvail", TRAYAIL ET EMPLOJ 5, ·
Atentos y acüvos, de manera que en ca~o de disfunción, de e.scape. o de cual- p. 29-42. ..
quier otro tipo de incidente, los obreros intervie.nen in.mediatan1ente, altn si lo - JUNGERMANN, H. (1983), "The two camps on rationality", en:.
que ocurre no está directamente relacionado con sus propias atribuciones. La SCHULZ. R.W., !&i;i;;imuirui=naiJm:. NO<th Holland, Amsterdam. .
ansied3d compa'tida crea una veréc3dera solidaridad. de eficncia. Et riesgo involu· . - KAHNEMANN. D. (1982), ludgcrnem unde¡ uncertainty: beuristics aml
era a todos, la amenaza no se olvida de nadie., y no es el caso aquf de dejar haª l2i.azs:, Cambridge Univcrsity Press, Cambridge, M:.Ss, U.S.A. .... : . :
cer (como en una-cadena de producción mv:.:ánica), ni de encarar un deterioro - KALSBEEK, J. (1985), ''Etude de la sun:harge informatique sur le <Xlm·
del instrumento de. trabajo. Cuanto mejor funcione el proceso. más tranquilos portement et l"éta! érnotionnel". en: DEJOURS, C., VEIL, C., W1SNER. A.,
nos sentimos. El rieSgo ere.a espontáneamente la inicativa, favorece la multi- ful;h¡¡¡¡¡¡!Jmlo¡::ie du Tra\'ltil, Entreprise Modeme D'Edition, Paris. . · ·. ..
valencia y permite hacer el ahorro.de una verdadera formac_ión. - LE GUILLANT, L. y colab. (1956), "La névmse del téléphonistes" La.
,. Presse Medicale 43, p. 274-277. . . '
-PERROW, C. (1982), "fhe president's commission ami the normal occl-
6. APRECIACIONES FINALES dent", en: SilLS, D.L. y colab. Accident.lli.IlJJ:J<e Miles lslang Ibe human'•
~u:.u1s. Westv1ew, Bouldcr - Col., U.S.A. : · ... 1
Es bien conoc'¡da la extenslón de las situaciones de trabajo en donde la so- - WJSNER, A. (1981), "Organizational stress, cognitive load and mentai.
brt-'.,,:::atga cognitiva, las relaciones entre la incertídumbre y el peligro Y los con-. s.uffedng", en: SAl.. VENDY, G., SMITil, MJ., Machine pacjng and OCCl!ll!i:.
troles interhumanos difíciles determinan un riesgo real para la salud mental. J.Jooal slress. Taylor ruid Ff3Jlcis, Londres, p. 37-44, o bien, "Organisatioo du
No obstante, se recomienda muchas veces a los enfermos mentales que traba- Travail, charge mentale et souffrance psychique", en: Tu'tes Generaux m..
jen (ergoterapia) y que el "desempleo. no es salud" (título del capítulo de B. Llibo. Ergonomie CNAM, París. . . . •>,.
Doray en "Los riesgos del trabajo"). Sin embargo, muchas alteraciones men- - WI~NER, A.•. DANIELLOU, F., DEJOURS, C. (1986); "Unceruünty
tales graves se desarrollan sin relación alguna con el trabajo e incluso con la and am1ety m contmuous process industries", en: NORO. K., OccupatiQrull.
situación que lo rodea. Tales son las preguntas que plantean las contradic- " . bealtb in automated factory, Taylor and Francis, Londres, o bien, "ln=titude
ciones entre la neurobiólogía de las alteraciones mentales Y los hechos psi- -~_...,_et anxiéi.é dans les industries de processus continu ... en: Textes Generanx IV 1

cológicos y sociales descriptos en esta lección. ""!..abo. Ergonomíe CNAM, París. . · . ; .-

J
72 73
lL LA ERGO~OM!A EN LOS S.E./~.E.S (South·East Asrn: FJgonom1cs Socitty). Ve:n::n1os. por OL'<i panc,
PAISES E~ DESARROLLO<•í la 1m¡yJn.anci2 de: !os laboí<Jtonos 1nd1os, lndoncsios y, en una cien.a 4xx:a.
\ irontos '.....a:: 1slcs 1ndusu1::ik:; de Hong-Kong y de Sing.apur h:an dc.s..arT'.J!!ado
!. !NTRODUCC!ON ur<2 impor..an\1'.: acuviGad -::n e'.Stc c:nrip::i
~nu-r !as r".'.g_iones dei rr1t.:ndo donde !2 activ1ciad ergon6m1ui de k:>s P.D ¡
L.2 ambición óc tr3Lar ti ir.rna de: la e:rgonomLa en los en dcC'..arrollo a la brt\;·cd3d u:-13 so<:1cCJd de crgonomfa. ;;.e pue<icr, rnenc1ona.r
1.ndusmal es ciertamente de..saun3d.a. Por tilo ne s.e encc:1;.t.:JJ2 en \':Sl.c tc;co :,12ghrct. 11'\rgeh3- y fjncz.} ;- .:icnos: paises de Aménca L~nina.
1. ' , . '
mis qt..'f:'. un ~sfucrz.o /J3I'3 clas1f'1ca los prc,bícrnas y 13!. s:isx1oncs y un csbo· , ¡.., r:~ Gis11:1c1un supicm:::<•LJr1J debe :nt.rcYJuc1rs.e acerc.,:i de L; ergonorr:ia cr:
w dt des:::r.pc1ón de las re.al112ciones actuales en t:Slt ·=~-:"',PO
L.3 pnr::c2 cuc.s· JOS ¡>2!'.;.c:;::. tn ÓC.<,2.Jc::JilG 1'ldLSLr.2J EsL3 ~ encucntr2 en t-'XJos Jos P.D,f. v
:;ón es re La Uva al concepto dt en vía de dcs.a.rrolic ;ndusmJ.f« que j:)3· fomic parte de l3 cnrtro·.-crsL2 un v1olcnl2 que se observa er'< t.0-das paru::s .accr·:
:ece rriis ::onvenientt utilizar en lugar de "país.es en dc:~""TOilD" L3 Cr,ina, la c.2 de los modos de des.JJ1o!lo_ Parci algunos, 2 quienes encontram{)S tantD en
India, Egipto. lr:aq, MéAico, el PerLL son cons1der3dos ~.;::is.es en dcsa.nc1lio. los ;:,2Jsts de cconomi2 de mcrcJdo como en los de cconorní.a planificactL la
fK.':,-O poseen. sin embargo, c1vlliz.ac1ones mucho más 2;-.t:_;t..:as que \3s de los un1c2 ÍCfínJ c1c n::::,¡r:lndcr rf:caJ_rnenic aJ d"..'.s.aflo de) de.;;am:J!!O y al crecimie:rno
;1afs.es cuy2 ;ndusm2 domina al mundo. Hasl.3 un2 épcx:a rcLauvamcntc: :-e de .2 fK!t°'-iJción ~s l<~ 1t;du~:..r1J!l7:::ic1ón wn níp1da como sea posible. Para ou6s.
:1en1e la 1e:nología venía de los paísrs anuguos hacia \es ;:2ís.cs de! O::ste de i.3 1nC~_Vitn:.:1L::!c16n nn hJ.cc sino :::icrcccnt2r !a m1sena de los camP"...s;nos. que
E::urop2, a 13 S2.2ón poco desa.rrol!.ados. Hast.a el s1gío X\ ll la :::icncla era rná.s C'.H'lfornian iJ gran rr;:iyoria de \2 población de los P,D j. pues es sobre SL:
b1tn a.slát.ica que eufopr:.a. Aún hoy, seria bien 3Udaz ar1r:nx que el anc: o La f"i- producc1ón '..¡uc se efectúa:::! des.cuento para financiar !os proyectos indus-
losof'..a están rn2s dc.s.a.rro11ados en las cost.as del .A.tJánti:::o que en _;':...s¡,3 Cl.r-1cn- :;:J.lc-.<:. En '.:'.<;t;1s condtC;Dncs. lo c;oc parece: más urgcntt es el acrcctntam 1cnio
L3L de \J proJuc:c1ón :igrico!a trad1c1onaJ y el me.J0ramient.0 de las condiciones ót.
Reílexionarcmos aquí, pues, sobre eJ aspccro industrial dci des.arrollo, in- U-Jb.JJO ;- de vid.a Hemos vis.to 3tJ2rECcr simulláneamcntc dos grand.es orien~.
::luyendo en él :al.a agncul!ur::i o el antsanado, en La med1d3 en que apm,TLh::m cinnc,, de la investigación y de la práctica ergonómica: lz ergonomi:<i indus-
del progreso de la técnica moderri.a (elecLricidad, químicz. ele.), y evo:::3Jcmos :n::d. muy orlenLada hacia la t.r3.nsferencia dt tccnologí2 y 13 ergonomía de la
los países en desarrollo industria! (P. D. l.), corno y<'.l ic hJ hecho R _>..J Sen ;noducc1ón tradicior.aL que ticndt a P3-fllc1par en lo que es 2 vc:::::.e.s dcnomin;;do
(1983) en su conferencia ante !2 Ergonornics Soc:ety (,-'..-.;pli:::a11on of c::-go- "dcsar101lo auto-ctntr::i.do .. o ··mov1m1enta culturalisl.3" De todJS formas,- se
nornics in industrialy dcvc.loping counLíCS). n9t.a:j que los autorrs m3s renombrados en este último campo. como R .N
El concepto de. P. D.!_ es en sí ambiguo, en la mcd.1:;3 c-r: que es rt!Juo..·o ;_¡ Sen o A. Manu3ha, las 1ns1nucio11cs mi.<:; compromc¡idas en el desarrollo ru·
las tres cuart.as partes del mundo, que son, naluralmcntc, rnuy hctcrogéne:::_ s ':.',n ral de base, como La COPPE o el L3bora1ono de discflo 1ndustr13J del !nstitulO
sus estados de desarrollo. s.obre lodo en las dinárn1C2s de sus evoluciones NacionJI de Tccnologfa de Río de Janciro, apor~ simul[jrv-....<lmcntc notables
Según t-.-1.c Namara, ex-presidente del Banco Mund1J.i.. se disungucn p2ís.cs conu1bucioncs a la industrialización, utilizando J3s 1ccno!ogías extranjeras
semi·industn.a!izados de entre los otros P.D.l. Esto es de gr2n 1mpor. .ancla n1á.s mode:mas_ C1c:rt..1s 1nves11g3c¡ones son. por otra panc. indispensables a
pa"a la ergonomía, pues constatamos que: entre \os P_D_l., son aquellos con los dos enfoques del dc.s.:irrol!o, por ser rtlJúvas a los ámbHOS que constituvcn
siderados se.mi+indusoi;iliz.ados los que tienen sociedades de e:rgonomí3 y un1· La_ b;:t._;c de la rrgonornb. como La 3nüopomctri3, el cs!udio del trJbaJO en ~·'TI·
ciades de 1nvestigación y ensef'lanza de esta disciplina. L.a ! E.A. (lrnernat1ori..al b1cnte.s caluros.üs. o e:\ estudio del sueno
Ergonomics Association) cuenl.2 entre. sus nJicmbros 2 la Soc¡cdad f\.1c;¡,1c.an.::!, Considcrartrnos suces1vamcnu: ia rccolccc1ón de. da1os de base nc:es.arios
más ru:íentementc la Sociedad Brasilefla de Ergonomia, y rnuy pronto la para.La ergonorr1í.J, lJ c:rgonomi;:i ele las acuv1dades tradic1onales y la crgo-
nom1a de la tr::msfcrcnc:J de tccnolot-í::i y de J::i indusoiahz.ación. ,
(*) Venión de la confen:nci1 pronuricied!I durante e\ [X CD'l<tt':fC de 11 A1oc111c16n ln·
tem1clonal de Ergonomfa (Boumemoulh, ']_./de iepticrnbrt ór 1985), y puhl:c1d11 en m·
glés bajo el ú1u\o de ~Eigonomie:s in devtlop1ng counirics'. en [rgo11orn1cs 28. B·l9ll5.
?'E•· 1213-1224.

242
l. LA RECOLECC!ON DE DA TOS ERGONOM!COS DE
BASE 2.4. ! KuonnKa (1984) e:scnbió una buena revisión btbliográfica de tos
trabajos rr!.auvos a La capacidad de traha;o en sus reiac1ones ron el c!im tro~
2
pica! y L1s c:nfcrmcdJdc<; Yerno<; :dií la 11npon-1ncia de la malaria para Jos rra-
Muchos campo~ JX)'.irian ser ObJCtDS de lnvcnt.ano_ No h3Jc,mos mis que
evocar seis c.ampos impcJn.antcs de inve:sugación: antropornctr:a. traba;o con baJadcHcs JibcriJnos, o de la csqtiistosom1a:;1s para los sudaneses. Tan)bién
al:..::is ternp::..-2ruras, capacicbd c.:ud.iorrcsp1rJtori:.i.. fucn:..1 de trJb.:J_¡C y e,:,;:~00 nu· podemos nolli que en los rccolc.ciorcs de tC de Sn LlrJc3 <Bakcr Y Dc.7iayer,
mc;on.al y para..sn.ano, sucflo y CJ.f'h:!C1cbdcs cogn¡l.Jva.s_ 1978) existe una r:Jac¡ón l1nc.:il entre lJ LJílt1dJd de té rccolcrtado por día v )::;.
l2s.a dt hemoglobina pc¡r cncimJ del umbrJI de lOg/!00 La haja de !a t.as.~ de
2.L Entre los L"'3b3.JOS, tod.aví3 nurneros.os. s.obrc on1r1,,\r;orr;c1ri'a, no:re- hcmog!ob;na c:sLá ligada a !a r.:ircnc1:i de hierro y csL1 última ¡jc:ne causas
mos las proposiciones metodológicJ:s y t.é.cnicJ.S (D::ivis y Sh::i.hn3·.vaz, 1917), múlop!cs: rég1rnen vegetariano, cnfcrmcd::idcs parJ.s1t.anJs (bilharciosis, es·
Jos resulr..ados rel.::ilivos a pobl;:icioncs tod.Jvia maJ conocid.J.s: indios (Sen Y quistosom1as1s), y embJrazos mU!nplcs y muy scguido5: (lo que e:i:plica !a
colab., !977), mexic:.i.nos (Casil\Js y VargJs, J979): ir~níts (Sh::ihnawaz..,~ razón de que s.c cncucnuc un;:¡ anemia nut:iciona! en el 30% de La mu ercs :•
1
Davies. 1977), chinos (Courtncy, 19~ ), sud2ncscs lB3J!al y co!::ib., _J 98_~,. sólo en el !Oo/c de los hombres), El l:.i7.o cn1re anemia y rendimiento ha sido
tuneemos (Sahbi. 1985) Una muy vam cncucm (Pcrcs D.\L 1985), h120 rcencontr;:ido en los Lrab::i.j3dorcs de la 7.Jfr.:i azucarera de Gl.l.aJe:mala y Sudán
cono:::e: ta ctive.rsid..:.ld de bs dlmcns1oncs en !:is diferentes ri::gjoncs OC! Brasil. (Dav1cs y VJn HJrcn. 1973). Como lo muestran es1os últimos au1ores.'csl3
Una re,'lst.a de litcr::ittira {Sahbi. J 985) mucstr3 que bs úimc~s)oncs relevad.as anemia por rri,·::ic16n de hierro es felizmente cur3blc por me.dio de ia actmirns-
sobrt Jos trabajadores de P.DJ. no h::i.n sido publicaJ.a.s aün, sino para :.ilgun~s rrac16n tlc ci;;1c m1nrr:1l, lo 4uc pcrn111c el mr1oramicnto de la productivrd.,:,d
pocos paises, no más. de un2 doctn3. Ciertos traba JOS mucst.r:m !::i 1mporu.nc1a Podcmo-:. cnn J P. \:011;Ji'\ ( J9Ríli. prcgunt:Jmos sobre el papel de: las tnftr·
mc±:ií..k"; p:1r;i\1l1n:1;; en r.:! :igrJv:.itn1cn10 o !a p<:rcnnidad del subdesarrollo. Por
de. dichos datos para 1.3 transfcrcnc13 de r.ccnologi2, en p3Illcu!JI en una pers~
otn ¡13.nc. ·:'l ckntc"i lrJh:JJOS ;;soci.:in desde hJcc mu(:ho tiempo el estado nu-
pxúva de segun<bd (Courmey y >.;g, 198-1). Ln csfucrw mtcrcc\c:onal debiera
tncion::d J l.i l:1p:RuL1d Je lrJhJJO (Wundh:J.m. 1975)
ser r::.aliz..ado par3 efectuar mediciones anuo~métncas sobre fY->bbc1ones de
tnb3Jadon:..s de c:idJ pais, y p::i.r~ publíc1flas.
2.5. Un r:1n1p1\ k1q;; h;;cc rxx.:o C:.t.\1 Ucsconocido es el de tos cíccios del~
2.1. Las invcsligacioncs de iJb<:JrJlono y Je cz1npo son :.in:1_¡;u:.is e 1mpor- traba;o por t:..iri·u¡s en loe; P D 1 EJ hhro Ululado "Shif!""'Ork, its practicc and"~
improvcrncni'« puh!1...;:1do ror Kng1 et Jf ( J 982) cscL:uecc. el punto. En ~l en·
l3ntes en el ámbiw del trabu10 en 1crr1pero.1uras tff\·adas. \\'j'i!Jham ( 1962) Y
cont.rarcmoo:;, en ¡;J.rucu!:ir. d:Ho~ ;;,obre: el Li'JbJJO por tumos en e) Br.i.sil y en
su es.cuela han realizado un3 obr:.i de pioneros. Los cstudins el tenores se ins~
nueve paí<::c<; J•;1:íucos f:n C'nrca, Lec S H y Cho K.S cstudi.m a los mine.
~en estas investigaciones, dondes.e combina el cJccio de ::3Jor con el del
tr3bajo ílsico, en laboratono (Sen Gupt.J y col.Jb., 1977). o S..:.)t.rc el lc,rrc~~º· rus, Y !...,ce T J J lo;; ohrcros dr divcrus 1ndustriJs. En fndoncsia, A. ManuJ-
e:n la lndi2 Cf'.l'ag y colab,. 1980) o en B1rmJn1J (Ht.::iy HLJy :· ::obb .. 1978).
b~ se intcre<;.J ror. lo\ c1nplc:.Hlu-.: de !o:; hotcic;; de Bali: en B3.ngladc..sh, A
Kn<ilequc y A R.1t11n.in C.'i!udi:1n ;¡ lo-: ot'irrros del yute. y en TJhíbndiJ ~1
Ütr"l-5 :nve.stigacione.s propi2mc:r:LC ergonómicas\{. b:1r1 occr~:..JJo h~JCt:J lJ con-
CCJXtÓn de la fábnca tropical (Sen. i 982)
W~ngphJ:11~h, J 1(1\ clhrcro<; lc'"<!ilr-.:, rn !;1, Filipinas. B·.R: Reverente;. L
Aricas cvalu.J.n lo<; e recio\ úcl Lr;1h:110 r<:ir turnos en !os empleados de ho1cl, v
en China._ X13 et :.il C';[;j(j¡;¡n J in\ cnridortnrc~ de lrtnc<:; y Ce divers.J.S cmrrc-
::..3. Los esrudios sobre La capo.c1dc.d. de rrabc;c desde el p;,,.r,to de ''Lí!O .:ar-
diorrespira1orio comprenden investigaciones rr1ctodológ1-:¿<; sobre tl mCJOr3·
e
sas; en S1ng2pur. ,'i Ong > 8 T Hunng C:-Oíl"\L3LJn. en 927 empresas. la
miento del 'StepTest' (Tux1,1,,·onh y Sha.hna·.vaz. i977). pero :.:Jmb1én much~s gran ext.cns1ón Llcl. tr:ih.lJO por lu'nº" (J()<; de lo.~ trzÜ'·:ijJdor~):), en particu!JJ
rcsu!Lados de LaOOratorio que pcrmiLCn conoce: las cap::ic1d:idcs de los trabaja~ ~ralas ~UJC:íCS (50% de iri<: lrJh:q:idnrc\ por 1urnosl SEG PrrcfJ comparJ
13Sltwic16n en rlJC1 pa1<.c.s del A~JJ con rcfrrL'nciJ J <:::n ¡ .,,.,,,, .. R 'I h h
dores indios (Nag y Sen, 1978). iranles (Shalmawaz y Tuxwonh. 1978). o su·
'"an hace apJ.rr~·cr !os efectos gcncr:ilc<: de! lr:JhJJn ror tuf7los rrf~ridos p3ffi~u.
~, --'""'" t . • ~ 3 JI C·

<bncses (Baila! y colab., 19.82). Estos trabajos puc<len conclu:r en proposi· if,IE
ciones de normalización rumonal (Saha y colab .. 1979). 'i/11 ~ente J 1V1Jlas1J. :\lotamo:;, como en los rx:liscs 1nJuqriJl17.Jdos, las cuCs· ,,.
Dones relativas a la fatiga general. !os problcm:is del SJJcñn. y de ¡ d.igcsti~n '~
3
2.14
45 r
t

El efecto de las condiciones de alojamien10 es csc:nc12I Pero el trab3jo por Otros ca.rnpos vecino<, h;m c•dc "::r."lor.., . ~. , 1
" . ·" , ,,. !-' .. uu-, ma.s argam
r.urnos es aceptado como condición para 1cncr empico y. 2 veces, un :;a!;ir;o lorrnac¡(;n de los t:--Jt'Jrtidorcs de J 0 <: p D 1 ente, ccxno el de la
algo más elevado. Un vastis1mo estudio de la región de SJn P:3hlo (Brastl). de . . . - · · pero a menud ¡ f
conocen mal Ja 11nf".1r;;inci¡ ¡~r""'J dr! v , o. os armadores
L.L. Fe.rrcira ( 1985) confi..rma e.sL3 aprcc¡ac ión gcncr-3! • ., , , '" 1J<;1s crgonómtco del Ltaha10

::.6. Existe una impDrtante l11e.ratur2 que tsJLJ snbrc !2s cldercnc1a.s cogn1· J. LA ERCO'ill\1JA lJF L '.\
t.ivas de las distJnt2s raz..as. Es, la :1".ayoría de !as veces. ;.ll1c:ncana (Bre.sn1ck, ""'ALES ·\C 1IVIDADES TRADIC!Q.
1976, Lancy, 1983). De. he.cho, p:.u3 un crgónorno. i.'.lS ddcrcncias c:vcniuah:s
están leJOS de ser ev1d:ent.es, como lo ttstimon1a el sonoro é)\11..0 c:onómico de [JOs rrgónornos 1ndins. i
12s firmas multinacionales que obtJenen \2 misrn2 c..al;daó de Pfoduc10 y a me- . ~r,o '"'e ft'rmJcinn f1s1c lógica Sen ' 1
gen ps1cológ1cci. [)3f1u:Jr. l(CucrdJn frccur'l ~ .,., ,. e orm de on
cid:) L: misma producúvidad en toáas panes del mundo donde s.e 1nswlan tos. !as :::ar.::ictcrísucJ.\ mu·.1 rr "'"J 1 d 1 1c,,1L,it-... en dos . 1mporta.rites !ex.
Consutuyen asl !as "islas antrop:::i1ecnológteas", donde las reglas de funciona- ' ·~""'· l J' e a ''1d" en 1 600 ):
poís Sen (19HJ1 rxrr,·•J uuc . 10 , 'ki . ;. "
, · · , -" ,.uci: o~ ut nurncroso~ p·'
°' · (
.XJ puehlos de su
miento son muy pzruculares (como se ver2 rnás ab3JO) El 3nji1s1s comparado ucncn unJ tr:.idición 1J, .. 1. . . ' - J,s.c-s en desarrollo
_ . · l 'te 3 sirnr 1c. rx:ro de elevado
de: las act.iv1d.ades de !os operadores que LrabaJan sohrc le" mismo rn31cnalcs )Obl2dos. ::_·n pJr.icul;u ,¡"""'"' ,- H~ s prn:..Jm1en.tos. Eí! los
~'-- ''"'' .Onl\Jf.:::.r 1J n1·1··or p:i.rt.c d
en dos paises distintDs ¡.xmute una dcmost.r0c1ón pr0ci~'"3 del cJ!j{\Cr univcrS-31 1.:rnp!ar v r'n(J)'llí'lI ,. . J • '-.' ' e sus v1d.:i..s a con.
de las cualidades cognitivas hurnanas. Así Dos Santos ( 1985 i mueslf3 que los lIJdvior1. ,¡· IJ,' r·, ..1 .i rgr13 rn rl trJh:i;o·· PJr:.i D::iftu.:u i !975\
c. • e 1c-•c 1-1 1 , . · - ,. "en l2 lndi::i.
, . . - • ._,(" Un f1Dr:'lílrC ;!(.) C.\ i'TlCdldJ . ¿
operadores de las salas de control central de los subtcrrjncos de Río de J::mci.ro _.,ino por lJ forrn:.i "n .1 e ,..,. por su t:::i>l!O financie.ro
- , ~ "lu. Li..1rn1cnc a su f:..Hni11:.i extc - ~ . ,
y dt Paris presentan "pauerns" 1dlnt..icos de mov1rrJ1cn1os ocul:ircs l3nto en \Jl1<:;f::icc ion en C'I t.r:.1!'< J·
l! ") ,,_, . ns..:i t.n LOílS.C(Ucncia Ja
~ 1nt 1ia. cs:LJ ;;n genc ...::i.l rnás d
, ' t.. .
Brasil como en Francia, pero esos patrones sc-rjn d1fcrcn1cs en la mcdída en lJ rJ J h:..ic1;i be Jlit!Jú Lh·• f'<n•r<m . · ' · ' ~ irrc:...11ncn1c oncn-
, 1
'~ ., .•:OtUmC~il.JCrirlH" ,,.,,...., ,.1 .. ~··· Ú .
que los operadore.s hayan o no conducido trenes aritcs de s.cr conrn..Jl:idorcs ccn- \X:·::rocnt:ilcs - ..,-·· '"''""- .._, -.;J.Su e 1os tr:iba;ad<:ircs
tr:Jles. A::;i se coniprcndc '.·: r,, . .1 n ,
lgualmente K. Me.ckassous ( 1985) hi7.o manifiesta la complcJidad de - -~. '· uc 1J JC\J\·¡¡J··d Je n
crgónomos de ¡. . . 5 p D ¡ ,. '' urncrcsos y ex.cclentes
La imagen operaLDr,a del tr:!se:gador de un::i: ccrvcccria ccntJoafric:ma Esta 1rna·
v .. que cst.:i oricnwd::i ;.¡J c:;tud 1o
!uJcioncs 1Tad1c1on3J ... , c;in -. Y mc:;oram1c:n10 de si-
gen operatoria, nects.ar1a para conuol;.u el d1sposnivo ttcnico en cond1c1oncs dor ,... . s cons::1gr:in
, - " .
de ¡.,¡ .., -. 1 ,.,
cucst1onJ.r!::i:.s Por CJcmplo S
· en Y sus colabora.
... J._ ._siut 1ios-. mcnr~onJdo~ e f
d1fíctlcs de funcionamiento, es rnás complct.3 que la de¡ operador correspon- E· R .S (Sen, JG8.l) 3 re;¡" tirv; U· · 11
su con crenc1a en ¡3
diente en Franc.i::i y, sln embargo, el operador ct.n!IOafncano es analfabeto. Fi- , ·
den a 1us crg1.)nor:io\ (le lo<> . _ . d " ~·-- e s1tuJc1oncs de t:is cuJ/
· · es a 1gunas sorprcn-
n:ilmc.nte, S:ihb1 (1984) muestra !3 complejicbd del sistema informal de comu~ rJrscs !O U'i[!11IJ1..:idos· ,
poussc {rick <>hJw co,-1,c,..·to ,.1- • ~ - · crgonom1a del poussc-
r · ,, <...1 , -.i;1no tir.:ido por n h h
nicac1ones consu1;ido por los mineros de las e:xp¡otae1oncs de fosfato tunec.1- ,Jya. de la> t:Jn,t'itJs tlr Ltc; rct:o!tctor:is Jr !f l ul· om re). de la pala, de la
nas< ios del njcJr, de !o~ "''"1hrcn".;: d 1 . l r JS hcrramicnL1s dt los obrr.
Sin embargo, es ne.ces.ano subrayar las dificultades rC31c:s que comporta el he.e hº· !oc; t.rJl'.1JO' de ,".•. ,~., . , r o;.; L':Hnpr•;1no<: del t t...
.. ,~ -. tJPJJO Je aurrco De
i.-._ . · · ·•• '"' Cnc;., rnodcq,1 cxiri"n
1
.,
bilingütsmo (Koiers. l 98 J í. las que son aún mayores cuando el trabapdor ha i;.,:f cicnúfit."": '• iienen "" \ ( .. . ,.~ ·como 1os otros. un gr::in <;.J.
' .. , ... (ll,\\.:,ifilUV""·t),Jr\JCI'/ j '
sido insuuído en un 1d1oma que conoce mal, o con textos mal traducidos YdC!J¡¡rodu(CIÓíl)"fX'" ·') '"" . ,,_,' ·~ íJUíl!OltVL~lJ.dcl.a.<;.J.Jud
(Sinaiko. 1975) Los obstáculos son tambtén enonnes cuando la transmrstón "'. . . . g ..
Lo s ~ 5 tud1us oc ,\f;.iri·iJh:l 1 ll..J"7t · , ,n nunwro de P'-'f'\C1n,i<: nuc afer•
"""! -.,LJ.n.
' • ' · ,;) l¡llC V"í\'lfl ·pfl , ¡
de información no se realiz...a por medio de palabras, sino por imágenes contrit"iuycn a mciorar l i~ s1t ,. . •. '" . ,
e re .os ;:igncu!torcs de BJli.
- • · L.!t innt" donde iecnnl ·
(Sinaiko, 1975: Wyndham. 1975). Ciertos autores preconl7.an. rn los C3sos nctrado. El cultivo del ·1~0·1 .. 1 . . , , og.·t.:ls modcmJs ya han rv-.
. • ,, C.\ e lCfllfO de' ,. j t"'
difíciles, un aprendizaje. limitado de la lengua lt.cníca de origen. pero esto no fJpos de a...-..1das y de pulvcriz::idorc· .1 . u e_,¡Ul 10 cv.:iluación de disuntos

puede ser utiliz~do más que en las isbs antropmecnológicas. r fl ·6


e c."d n sohrc l:i 'ílfr 1 i . í
· .~ uC 10<\Cc t1c1d;:is l'"V'fO
· v..
b
so re todo. profunda
. • ' '\•Ut CH n Jí1~lr•,'ntcmcn¡c in v r") . 1...
Parec:e indispensable suscitar trabaJOS y asegurar su diíu~üón en el nuevo especie de Jrroz que pcr:nJlc ·~eº . ·h u . .,\OTJt.Jc de una nueva
ámbito de la ergonomía lingüística al servicío del desarrollo industrial. 1 ·. .., , cose e J~ ::inu:iic'' en B !" ri. .
\ .... ¡

os t.1!los n1a' cnnns h i ·en "h . . J L"-L..'CSgr.Jc1ad3mcn1e


. .. ... inul o rnJ.s pcno"J !a recole 6 . .
cc1 n. en especial
246
más pcr¡udid.al para la espalda En efecto, aJ ser más conos. los tallos no pcr· instilule for Small Sc.ak Enu:rprises. que dispone de un Laboratory for Low
mitcn la lonnacíón de los tradicionales haces ele 20 kilos. los que son trans· Cost Automaúon_ En e.se: laboratorio, s.e muestra a los pcq_uefios empres.arios
pori.ados de a uno en la ca:.X:;z.a ¡x>r las mujeres, y de a das, uno a cad.a c:r.l.ft· cómo utili7-21 <;us an11guJs máquinas para rcaliz.ar nuevas fabricaciones. !.l'.·
mo de una vara, por los hombres. Ahora es necesario t.ni!ar el arro7. pnmcro, niendo siempre en C:JtnLJ !as condic1oncs de trabajo. acondicionando, por
y embolsarlo después, lo que constituye un esfuerzo suplcmcnt.J.no, e 1ncrc- ejemplo, el pucqo f...:li'"3 un disp:;Caciwdo. Se pueden encontrar mültiples t)Crn·
mcnt.a además el nesgo de ver la cos.c.:;:ha devorada ¡:::ior las r:nas. Est.c plos de ia acción rrgonómiC3 en !:io:; industrias ti2ldicionaJcs mOOcm1x..ad..as eri
nuevo arroz ~e.a problemas también p.:i.ra el acopio y La comcn::i.aliz.ación Singapur, en los tolDs de Phoon ( 1981) y de Man112ba (1983).
Es1..e ejemplo permite mostrar la comp!cjid;:id y el anihsis de las acuvid.adcs La ínílucncia de La s1tu3ción anLrnpote.cnoióg¡c..a es clara c.n est.c última tt.A·
nec..ts.ar..a.s para una acción ergonómica eficaz. L.J crgonomí.J de las JCLlvid.Jdcs to en el que 1'-1JnuJha rT1ucstr:a cómo comba111 la pcistura en cuclillas. mies¡,
u.adicionales y de sus al1eraciones por pan.e del progreso técnico exigen un co- tras que Daftu;ir (1975) rccomtcnda jusumcntcnt.e ad.apl:lr a la p::'.)Stura acucl1·
nocimíento profundo de numerosos aspectos de la sHuación. Es por ello que: 11ada el matcnal concebido para lo~ aldeanos indlos.
hemos podido hablar de antropo"'°nologla. (Wisner. 1980· 1982). Entrc las hcrr:im1cnt2,5 más cricaces rca!iz:i.d::is por los ergónomos para ac-
Otra aprox.imación esencial para \a ergonomia es la pani::ipac16n en l.a con- tuar en las pcqucf.3s y medianas empres.as, se encuentran las check.-hsts c:r·
cepción de nuevas máquinas uulii.ables en la agnculturJ. Saran y OJha ( 1967) gonómicas (Kog1. 1979)
concibieron, por ejemplo, una segadora a tracción huma.na, uL!liz.ablc en los
poblados millos. Desgr:ioad.a.mentc. el result.:ido de los csfucrros de los mgc-
n1eros, eri ocasiones extranjeros. ng siempre es fc!il__ El lnic.m;:l!1onal Rice 4. LA ERGONOMIA DE LA TRANSFERENCIA DE TECNQ.
Res=ch lnsutuu: (l.R.R.I.) de Los Banos (Ftltpmas) y el Central RtCc Rc- LOGIA
search lnstirnte (C.R.R.L) de Cutt.:ick (lndia). han concebido. el uno y el otro.
una máqwn.a de lr.lnsplam:ido de arrm que pcrmll<: CJCCuw '"" diez va:cs más A pesar de las tu>Jcncias actuales clel comen::io internacional y de la procu· -
tni:bajo par hora que si el transplante se re:tliz..a manu2imtntc:. Nag y Dutt vid.ad a la repatriación de las fabricacíones en los paises mdustnales. la ve:m:i
( 1980). del National lnswute of Occupatrnnal He;:¡Jth (N 1.0 H.) de Ahmcda- de máquinas y de sistemas de producción continüa siendo importante. y no ,-
b.'.ld (1ndia), muesrra que en ambos CJsos nacionales, c:su: rcsu!t.'ldo fue: obt.eni· pucóe sino incrcmtnt::us.c de forma significativa por el resurg1mienl0 de la t· ' -
óo al precio de un esfuerzo ffsico 2,5 veces más e!cv3Jo l¡ue en el UJnspl.íl.fltc conomfa mund1:il.
manual, lo que no es aceptable. Es necesario, entonces. mo<lificar profunda·
mente las dos máqumas, o utilU.ar un animJ..I parJ ¡J tracción, aunque los ani~ -1.l. Los aspectos negativos de la transferencia de
males aptos para tal menester son raros y caros en !os pobi:idos indios. tecnología
En Brasil se rC-3.!i:an igualmente imporl3ntcs esfuerzos en un campo
anjlogo. La COPPE (Río de Janwo) ha construido una máquin: para pl:l!1'-1! Sin embargo. dcmas.aJdas fábricas transfcndas son cerradas. o func:ooan en
CJfia de azúcar, cuyo m:int.crnmiento es simple y bJJJ!O p:JJJ un JJttSJ.no de conJKíones dcs..a~tros:is. Estos hechos c.onsutuycn el objeto de numerosas rr-
pueblo. Una 1nvcs1igJc16n se cs¡j rca11zando a nivc¡ nJ;.:1ona! en el mismo ílc>mncs de los crgónomos (Corltll, 1968: Chapanis. 1975: Dy. 1979: Ncf,
p;.iís, para susLítuJJ, donde sea posible, !a u-acción hum;:ina ;xir t:acción anirnal fa. 1981: Shahnavaz. 1984: \l/1sner, 1985)_ Los innegables efectos dt b
(V. Santos, del labor::nono de d1.:.cflo indust.nal del lnstHuto Nacional de Te.e- transfcrcnci..a de tccn-:Jlogb (\J../1sncr i984) iníluycn en La salud:
>

nología. Rlo de Janwo) La<;;i clcv;;d.J de accidentes de trabaJO


También se e:ncontrar3n muchos d.Jtos sobre lJ ergonomía tn la agncultura frecuencia mayor y cat.cgorías mis numcrCY...as de cnfc:nnccbdcs profe·
de países ~opicaks en las publteocior.cs del centro de Wagcntngen (J. H. Van :;ion.a les que en el país de origen.
Loon y colab., 1979) · pmologia es¡xx ifica de 1desarrollo (incrcmenm de las parnsimm POf
Otras iniciativas SI.'. sitúan a un nivel más elevado de ¡:x:nctración de la LCC· cJu:.a di: la extensión de las aguas estancadas para la Lrrigac.16n: psico-
nologfa moderna. U lJnivcrsid.ad de las Filiprn25 ha crcJdO, hace 15 arios. un

248 249
JX'cro tamb1('.n ia mis.me s.cnc de- vcntJJJ." (h:·iJ:l L'.1'<l dr acc1ric-ntrs. de rntae1órt
patología óc :os barn()<, rr,;i;g:r •.:1(:';_ etc', cuc Ju-,t:f1c:i una "higiene
de perwr;aL de aus.cnosi110. cu:: ) H:ihl;:imos de "1c;l;i._<· pofquc lo(, uabapdoru-
del ocsz,-rollo''
dt cst.25 crr:prc;.Js \t: rncucntrJfl '·CT1J.r::Hln" de\ \Jf'W' de v1d.J que llrv3Jl '-US cnm·
paL-iot.;.i.s_at u:::npo 4uc cnnv1vcn cr:-1 e\ rr,¡;;nH1 p;_i1~ gcn¡;rJf1c0 ,-.
Pueden as1m1..smo dtscnb:TS.C: C.'lC:f1.[)S J.Sj)C'.:L')$ flCE,Jl!\l('l~ dc.<;dc el rn.1n.to de
.it: lo prodi.u:.nór. (}f,_¡sh:-.J, . op,n-)
\":JI.e
:=,:;:.;: \lil,;ó(:(';;", CALrCrTi3 :iC:lC un::i ~r;::;.n :íllí"-lrT...JrlClJ lCÓflC3: '.1 prX11c3. )'de~!,
e-sclarrcr:c-rno:; p;:ir':-:i ::inJlt7..JJ IJ<- s;1u;JC1cnr" t'i:Jl°"1!uJks de ~rJnsfcrcnc13 tcc
• '-/0!1.Jmef' ¡:)~.quc:fió de íJ:'(J{}uc::1ór:.: ~JC:u :~ 'J'.13 :.J',.,::; (}C u:"';l:::2c1Cir1 de
~:.:-·. ur-;::. c:-npr=:-.J r.::1:.. 1n:-,;¡] \!rl ¡'Ji\·: 'rT,¡i:·;yj{\f "\¡_y:_ c-n9:'fü. en p:i-uc.:.:..
ia.s rn.áau:nas muv ":-,,:;:3a
. . :..2.i1c'.::>-:::i rilt.:iJCx:-:c de icrs la; qcc J('_ c:nc 2 OU<'
ót i2 7.Jno cíe ohr 3. t r n1C' -, J (e ~'~' dh ho ;;--_j'; Jr-:-¡!;;·; S;r r:nh:u¡::o. l::i i:.irn1
nac1c'ial ~; :'.."r;;1endc- ;:--rocc,.c::H~~
· dcte:---,crc· .Je! ;"'.'"13tf.':-_:; :Jt f)~Cr::luc~ 1(n •. ;y:;'-''--' r;-,;:¡\;., \:'. :..Jc11 n :;@--idad t.{;._,·+¡c:i ne es -;1n1dJJ C'l \(,..j;i:, ;;...::·1,'.::s' jctv:' '-Cr 3crccc-nwd3 1(1uilkvlC
'-: :.ah1, : 98!J '.__.:1 ÍJrn11iJJ1r1...:.JJ 1Cc n1c0 cs¡j mu r,:·i:1c1on:.;d.J cor:!:;¡ 1J;:nsn.b-d 0c!
~_1 1dc tndc~u-ul

c.c:mc rromcdio, de una !cs1ón pc1r t:Jh3J:Jdor ::on1. 1n1énelosc- 3<;¡ en ur: :icc1-
oc;-;tt.
,;_ 1 'Ttjido indu\tr;al y errrpresa~ n;_icion'ales en los P. D.
En el pi::.r. 1:- c:~-:o:.-. ·'--'- \;lt:jcu:· ~r.c-:11u'..r::::·, de- pn.Klu'-·c:.:in ;iutdcn
_:;,, ;;·:~r:u\1c' (_t ucnUc;:: sut>('si1rn:.:u en el éx!lO y l.3 producUv\dad de las
tt:ne:- un efe::.;:; Ces.astros.o
g;'..,J!Ú~S fJ.bnC3.S Je]()<; flJÍ<:.CS tn ÜC'-..VT01\(.) indU<;U\31. \a import:mCi3 del tcjicil'f'
méUSL:Dl q_ut lis rc>;_')c-.:.L \as rro1.'lh1plcs pcqucii;.i:. y mc:d1::tnJ..S cmprts3.S que pf'&
ve::n c:l rr::i.tcnJl c'\po:::::diJ.;..iúo y. mi.;; Jún. el pcr::.0nal muy callfic3óo. disp.)-
n1b!c en CJS-O de Jir1cult:id. l:.L<; <;ucur-;;:1\cs de \u-; proveedores de insLrUmenl.í?5-
~o podernos evn.ar \3 s,..,')spres.:i por ei hC'-.::::ho de que: el conyuntn de l::i.<.:: U1fi-
c-;. .ilwdcs í7'JEiiCiOflJ.d.as rnás ::i..rnba ne '>e c-ncuc-nuen ,:n J[hfduír'l. c1 cqén ck medic16n r::gul:11.~16n y conu-nl. ¡¿cncr~:1rncntc tic ongcn C-:\!í3nJCfO. y IJ \~
pn::._.,,cntes sólo en pcqucr.a medida, en iJs cond1c1onc-s h1cn p:inicuLHt'~ \te \:i locid.:it! con que 11<> r1c12s Je rcpuc-:tn 1..(H1 crHr,'g~iJ:1s Par;,i_ h:.iccr frcn1c a este
··::-::insfcrenciz \.OLJ!"·, rol!z2d.3 en cienes ~:J~:os por 1:..t.\ rrnprc':x-; rrn__;'.¡ 1 n u-:111·-;... tip<J de driu.:ull;¡dcs ¡j¡1-., t1pns Je --:t1luc1,:nc-: pueden c'\:Jr-,,_)r;;.rc;,c Amh<.ls s.t}--'i
::..:i.c1on:ilcs. que conUt'Jycn \·crdaJcrJ.S .. isi:Js :intrnpotccnoh!¡;K::i.<' muy COS\O',()') l.
Estos cswblcc1m1cn1os prnduccn. en cfcc:o, rc<;uiudo--- ~in:.íln~;'"- en ci ;-¡\;:¡. lJ. cnnc.i11u:.1ún tl:.: ~!J!Hh.:" .!cptht\t)" de rcpue<;11)~ {_h.ic;,LJ. Jn:J. v('(('\
no r1nJílClCTO, hum<irtO )' LéC'íl!CO, LJ.ntO Cf\ ]OS pJÍSCS en viJ..S d~ ÚC'-.H'1lifl líl
1n:'.l\ 1n1pnr1:1ntC"- en \11\ P D 1 que en h\" 1ndu'Ztr1Jlmc-ntt Ocsmoll~­
dL:....'>L"lal corr10 en los industnJ.lmc:--11c dc·<.2rroll3dos H:Jhitu;:drncn1c sr: tr:n.:.1 de dos
· Li crcJt 1,~n _¡unto J \;1 ~'rnpn·'.J ~1)n1prJJor::L Je unJ f1li:il Je \3 soc1c
cmpr::s.as oue, "-'Cndicndo e! mismo prr.K\uco en c:i mundo cn1cru. Jcr-.fn nhtc-
ocr la misma c.alid.ad en todos los cent.ros de prnducc16n. los que c.k c\J manen lLld •cnclcdorJ que¡;,)¡,;:¡ tic un ;ugosn contr::ito de m3rltcn1m1cn10 cx-
se convierten en íntcrcaJrit;iablcs. P3Ia (}htcncr ese pnYJucw idénucc. las cm- c!u\n n de L.i 1rht.tLh H~n "-,~nd1JJ Se t...rJt:i_ cv1dcn1cmcn1c , úc una Si-
tu;1c1,)11 Juí.Jhk ,ir "uhíird1n,Jl·;(\n 1c,:11nl(;f1,-;:¡_ de unJ Lr::in>frrcnc1::i 'in-
prc:>as h;:m tr3nsfcndo no solJmcnlc e! mismo di<>po'Sitivo uXnico. no 'Sólo 13.s
máqu1nas, sino t.amb;(.:n la :::ir-gan11..ac1ón del uJh3JO y e:l d1spo<>1llvo de forma- cornpirt:.1 J¡¡r:..itlr:r:1, Llln rc-L'nt.::,':n dr1 ;,'l1tl!"-,·1n11cnlo t_?ubin ]08.~)
ción. Stn cmb::ugo, como Jjn todo lo rncncionJdo no es scfícicntt. c<:t:i<; c:m-
prcs..Js s.clccc1onJn sus cmplc,.Jdos t;tvtrP\ crntnos. y le~ otor~an ::i.IOJ:l·
mento. medio de tr:Jnsponc y hzsw es.cuelas y hospiwles. :..::il como L:..ic:2n
c1cr..as empres.as europeas o ;:uncnc::inas de los siglos XVIII y XIX_ l Escin cunc!uídJ.'\. o en canuno de C'',Wrln. cx:ho 1cs1.;,_ en e! ~rup0 de 3ntro·
De este modo se consutuycn las "i.da:, ar.1ror¡o1ecn.ofó¡;1ca.:;;". ünndc .,,e tlc- potc.:nologia del 1~1l).(HJ\\1flO Je Fr~onnrnÍJ de! e'\.! A ~1 Sahtii, JOR~. Do::
t.errnina. un conjunto Lan próximo al del país orig•nano que es dable: cncont:J.r ltf¡ Santos. 1981 /\1cck.J'\PU" 198') AhrJ¡.,JC 1985 ; Pt,fi10 JORS El hecho
1FÍ do:- que estos csiuJ10~; c,¡~'-n >11:ndo r~-;il1. Jtl,•s f\H invc.-.u~J.dnrcs de fKiÍS.CS co¡;n.-
allf la misma patología (depresiones ncr.·1os.as ;;r: 1;;1 clcctr6n1c.a. por c;cn1p~o)

250 (§t;. ~I
o
pradon:s ha permitido ír bien le¡os en el análisis de los efectos de las ano- . Un clima húme.do y cá.lido, muy frecuente: en los países en des.arrollo irr.:
malfas de la organización del trabajo s.obre el modo de acción de los opcra- duStriJl, CJUS-3 impor1.311tc5 prob!C!111$ de COITOS!Óíl, de íl.UÍ.ÓC:Z ~C !OS lubn·
don:;s. El cooocifniento del idioma y de sus rcfcn::ncias culturales es, en cfe:cto,
cantes. rlc csLJ.do de \o'.\ pcg3mcntos. que oblig::in a una v1g1bnci.a mj::, c.'>.l.t7_:i
indispens.able para tener éxito en un .análisis crgonóm¡co de. \as acuvida<lcs cha de indic::idorc:s mjs numero.sos y, en ocasiones. a clabor:i! e:sl.r.:ltcg1as~
cognili-.·as de los o~radores. rn 3.r1 tcnirn 1cnio muy difcrcntt..s de !:as del p:iís vcndcOOr dela to:nologla.
1 Las anomalías de 1.a transferencia de org:iruz..Jción pueden clas1r1c..ar:>t: en trc.s
' El mal csLJdO de L'.J.s rJLJS y. tn general, de 1.as supcrf1c1cs de circu!.ac1~.
c.Jtegor.as principales: transferencia incomplct.a, transferencia 1mp:::rfcct..a y conduce a un deterioro r1pido. y J ve.ce;, basL'.lntc cspcc:ffíco. del m;:nc,na.l r,?·
transferencia inade::u.acia, para los principales ámbitos de b i.ra.nsfcrcncia de or- dante_ Es preciso, pues. c!J.boí3J fcmias de supervisión y de rr~nm aC.Jrw·
gan1zac1ón. Aquí consideraremos solamente !::i. organi7..JCtón del m::i.ntcnirnien-
das a esw situaciones. _
to_ Este tema de! manten1rn1cnto. <isí como el de J::is comunic::icioncs, h2n . Las van2.cíones. en algunas oponurnid.Jde:s intens.J.S y brut3Jes de b ten·
sido tr.atados más detalladamente en otros textos (W 1sncr. 1984) sión e!éctnca de la red, provocan impon.Jntcs dc-s.:.ijust.e:s, complrJ0~ > \'C-CC..S.
El c...a."2;:t.e:r incompleto de L1 Lansfcn:ncia sc Lf3ducc a menudo por b au:;cn· de Jos siLCmas auLOm.::itizados. En esios casos, las rccupcrxioncs de los rncr·
cía de transfe.--encia de la organ.i:ac16f'I de! rnan1enuruen10. como si no exisuc:· dentes son rr,ás frccucnte.s y difíciles. E! innc:g3bie tntcrés que tiene !.a cr~:,
ra un mw..ado del man1.enimicnto. El comprador parece considerar que se L'<!t.a nomfa de L3 transferencia de organiz.::ición es el de conducir eventuJlmcn~
de un problema secundario. que él sobrá superar gracias al ingenio de sus soluciones opcra:iona!e..s más bien que a consideraciones intras.cendcnu:::;; o 1~·
mecánicos y el vendedor aparenta, a menudo, no disponer de una dcs.cri¡xlópn JUSUÍlc.:idas robre ta calidad de la mano de obra o de la cultuta lt.cnica del P"-">
sistem.:átíca de la organincíón del m;§itcnimicnto ;;usccpllblc de: s.c:r transfen· comprador. '·-·
da. En efecto, aún en l.as grandes empresas, el m:irnenímcn10 es rc.alizado muy Por otra p3.r1c, es claro que e.si.a rtílc-xión es ·1gualmcntt import..Jntc dcnuo
frecuera.e:nent..e por un grupo de profesionales calií1Cados, rcl.1uvamcnte indc· de un mismo país. como lo demostró Delr Oro y colob ( 1977) p::ir.i la ~aP-"·
pendientt. Se e;t;ceptúan de: c:stn situJción los dispositivos de segundad rtl:H1· fcrcncia al Mc22og1omo de las instalaciones indusmales conc_eb1d.is en....cl·
V{)S a b aercnavegaci0n, 3 J:is ccnualcs nuclwrcs o J los. ·dispositivos infor·
nonc de lt:ilia. Abr.ihao (1985) ha most.r:ldo de igu:il mar.era el interés de un
mat.i2ados. Se SJ.be que en estos Uhirnos casos, gcncr:iimcntc se cncucnt.r:i 3 enfcx.¡ue de cm clase en cuanto a una dcstilcria de alcohol de c.:ifl.J de az1X::irrdc
cargo del mantenimiento ur1a lÍlia.l de !a firma vendedora {:,;cnt:al tclcfón1c3 Je um rq¡ión industrial del Est.0do de San Pablo a una rr:gión agrícola Jcl Br'Qd
\bnil;:i: C Rubio).
(Es¡;¡Jo de Goos).
En la mayoría de los dispositivos técnicos u::i.nsfendos, la auscnc1J Je
IT3nsferencia de organiz.ación del m3nt.cnim1cnto se traduce por un3 dcgrJtl:.t· S. CONCLUSIONES
ción bast:mte rápida del dispositivo inici::tl. Tal dcgrad3c1ón es amhuiLl.a. ;;i ve·
ces, a la mcdjocridad del personal o a !os usos cuhuralc.s del p.;lÍS con1pr::idor~ L'rt:i rcvistJ ncccsariamcnle muy lím1Lad3 y supcrfici:il de la crgonorni2
esta explicación es a mcnuCD 1ncx3c:.::i y. Je cualqurcr modo. no conduce J pro- cl:ü:x.~aJ:.i y prx11cada en los P.D.I., hace alusión, cons.ccucntcmcntc, J ur;:is
poner formas de mcjoram1cn10 scscnLJ rcícrcnc1as, aunque seria ne.ces.ario mcnc¡on:ir a vanos ciento;;, Sin
No insistiremos sobre b tr::i.nsfcrcnciJ. 1mpcríc:::LJ, puc:, en i:.i rn:.i;;¡riJ Je cr:',b.1 r 2 o. rr1uch.as de estas rcfcrcnci:l.S. y JUn los :iut.orcs c;!Jdo~. no .son cono-
los C.:::5"',"lS cst.1 relacionada con wnJ g:-:in 1nct.bocriLL:d Je L.ic, U-JduCCillnC:\ Ut: !J.S cidos ~·n Jos medios ergonómicos 1n1cmac1ona!cs. En numerosos P.D 1 . ·La
1nstruc::ior:cs cscrit.as y or::Ucs rclJ\i\J'.\ Ji m:..intcn1m1cnto y :il CJJ:Íctcr 1n:1dc- invr:s1 1gJc)ón crgonóm1c..a está c:1r::ic1cn?.Jd.:i. sin cmh:irgo, por estudio" 0figi
C\J..'.ldO de~ prtsenLJcionc<; g1:1f1cJ:;, 1_,:::orno ya se hJ cxprt~clu n~:l' J.rn'n.JJ :1.3!cs. en fucriL: rc:.!.ación con La dcrn::inda social. comport.J.ndo a menudo 1n~p!i­
L2 L-.:ti1sfc:rencia ¡nJdC(UJd.J csl:i i1g:iC:i ;:¡un ar.;ibs1s 1n°,uí1c1tn\c dt \;.l\ L11í1- wnci1\ rcóncas notables. Es 1ndísp<:ns.ablc cfccru:u un csfucr7.o de 1nvcnw10
cult3dcs particulares de func¡on:im1c:nto cnconu-acb:; en ti país compr:idor. que dt estas 1íl\'C:St1gaciones, a fin de favorecer y rnc1orar los intcrC3mti1{1s
justifiwn una org2nizac1ón nueva del mantcnim1cn10. Cn.;:ircmo:; como cau:;.;:i.s c12niir1cos cnue c.rgónomos. La crgonomi2 p::x:ir2: de r::;t.1 íorrna conLntiuir a
dt la.<; rufcre.nci.as, por e3emplo, tl clírn:i, el cswdo de !a.s rutas. !as variz:icioncs un c.:incaTT11cn10 de: los mcrt3dos inLC:r.l..'.lcion:ilc.s de. m:~qu1r..:;s. de produc10;:.r
de La tens!ón ~!~;::LJ;ca. de .<;.Jrr,:r t6::nico va .
. la rcílcA.ión más gcnc:rJl sobre el dc:..JJTollo indusu-.:il \.__
252
"s nxientemente, la actividad del Lliboratorio que dirige el Prof. Wisner sionalcs del profesor A. Wisncr, el contenido ele sus exposiciones y conlerrn-
presL1do una ª~len~iól]jJj!r\if.t!l"r a b salud en el trabajo. Cabe rt.<:ordar que cias. el rigor cientJfíco de sus afirmaciones y su apasionada vococioo po< el
rofesor A. Wisner es, en su origen, médico csPc----.cfaiTz.ado en problemas au" mejoramiento de la" contlic iones y 1ncdío ambiente de trahaJo. marcaron pro-.-
voy Desde el advcnimíe.nto del gobierno socialísta en l 981, forma parte fi..1nda.incntc a todos quienes lo con0<1cron y lo trataron en es.a oportun1d.ód.
Comité Nacional del Programa Movili1_.ador "Te.enología v~rabajo y Em . Gracia.'\ al Prnf. Wisncr. en Argr~nt1na la Ergonomía sal16 de la cla.ruk snr..u:f.a¿i.
i" que depende del Ministerio de Industria y de la Investigación. presidien· Pero hasta nuestros días, la Frgonon1fa. en tanto que materia. oo fOt"ma
una de sus Comisiones; del Consejo de Administración de la ANA('T parte de la ("unicula de Profc:sioocs tales como la Arquitectura. la \\1ed1c1na.
;cnc8 Nacional para el Mejoramiento de las Condrciones de Trabajo) y del la Srcologla, las Relaciones de Traba p. la Antropologla. la BrologL! ..
<ITEM (Programa lntcrdrsciplinario de Investigación sobre Tccnologia. La cor1o;ta!.dl.:1ór1 acerca de este triste rrtra<;.0 se c~pllc.a solo a medias cuando
bajo. Empleo Y Modos de Vicia) creado por ti CNRS. Dcntrn de !os temas se hace mcnc1<x1 de la.'\ dificult.a<lcs c:i.pcrimcntada_-; por la vida oc.adémica du-
c;ulados a la salud de los trabajadores, el profe.sor A. Wisncr ha cooperado rai1tc el pcrícx.k} dcn<Jm1na<lo "prrx:cs-0 niilitar" y a las tendencias ba<>tantc COil-
;vamcnte con los mé,(iicos del trabaje que han cucstinado los cnfoc¡ucs trad1 scrvadoras que prcdorn1qen aún entre los profesionales que se ocupan rl-:-:
na les. para dar !~gar a una corriente renovadora cuyas principales flgüras "hombre en snu.ación de tfábajo". Falla infonnaclón acerca de la natUJ·alc1.a y
t Chrrstnphe Dciours (autor del ltbro Travai/ et Usure Menta/e) y un grupo la utrlrdad que ¡l1lcrk prestar la ergonomía para la mejor man:ha de las empre·
port.lli1te de autores que han redactado un tral>aJO colttuvo y muludrmplr. sas y organ11.a.c1onc.s.
no de un gran_ valor: Les risques.du trdvai/ (Los riesgos del traba JO). que Solo e;r;istcn unos pocos L..ahoratorlos de ínvcstigación en crgonornia, t.aks.
ne como subtHulo un frase de gran inipacto: "o _s::orno no ocrdcr la vtda como el Laboratorio de Ergono1nfa Apllcada de la Universidad Nacional <k
ando se trata de g<!llil¡la". Rosario, el Lalx1fatono de Ergonomía de la Universidad Nacional de La Plata
... - ... ----
y e! Lalx::i.ratcl'fio 'Rcfa, apoyado por la Fundación del mismo nombre. o..ft1 sed<:
en Alcrnania. Los dos primeros disponen de n1uy pc)COS recursos para poder
e signiíicación de la misión del profesor A. Wisner en. progran1ar y des.arrollar estudios e investigaciones de envergadura ya sea
·gentina porque cuentan con ¡xx:os profesionales a tiempo completo o po«¡u-e la ck·
manda soc81 es aún insuficiente. El apoyo bnndado por el CONICET a esta
En 1987, gracias al esfuerw desplegado por el Centro de Estudios e lnves· nueva área tcmáuca ha s100 dcrtsivo pero no obstante queda mucho i)()ií hacer_
.,aciones Laborales del CONICET y del Arca de Estudio e Investigación en Rccicntcrncnlc, la Fn1bajada de Francia en Argentina. por interrncdio del
,,:_netas SociaJe.:s del 'frabajo de la Secretaria de Estado de Ciencia y Técnica, Servicio ('ul!ural y de Cü<"lp<::ración Científica y T&:nica, propz)rcionó al Are.a
nmos el hortor de contar en A.rgentina con 1J presencia del Prof. Wisncr du- de EstuLlio e lnvcsligación en C'icnci.as Sociales del Trabajo de la SEC'YT un
'lte varias sernanas. aporte dccisrvo ha jo la fonna de publicaciones. la asignación de una pnmera
,,Es imposible detallar en unas pocas págrnas todas las aclividades que rea. bcc:i de estudios que se canal11.ará hacia el CNAM y el apoyo para tradudr y
T.Ó en ese corto l2pso de tiempo. La novedad del tema en el país. junto con editar esta puhiic.ación autori1.ada por el profesor A. Wisner, quien ha c.edldo
es grav'.'5 Yurgen_tes problemas en materia de condiciones y medro ambiente generosamente sus dert~hos de autor para facilitar la difusión de la misma en
trabajo, se ~oniugaron para que funcionarios del Ministerio de Trabajo y los paises de lengua rnstcllana. .
eguncbd Soctal, responsables empresariales y sindicales. docentes universita- S1 brc(i, es Cierto que la Ergonomía ha salido de la clandestinidad y que nu-
1os, fovcstigadores y técnicos del CONICET participaran activamente en un merosos 'Jnpresarios. sindrcalist.aS, docentes e investigadores han rt.<:<mocido
emmano mtenstvo, numerosas conferencias y reuniones de investigación, su impo<tanc8 y nc.cesidad para nuestro país, es menester recordar su clesam:;.
·ue se llevaron a cabo no sólo en la Capital Federal sino tambi6n en La Plata \lo inciprcnt.e y las pocas demandas formuladas por los int.erlocutOITS socr.aks
, :m Nicolás, Rosario, etcétera. · · para que se lleven a cabo aplicaciones, estudios e investigaciones en las em-
Como dijimos en oportunidad de cerrar el Seminario intensivo llevado 0 presas 'i'Ública.s y privadas- ck nuestro medio. La edición y d1fus1ón de esta
cbo en el salón de actos de SO MISA, las calificaciones y experiencias pmle· publi<Ación se inscribe en la perspectiva de informar, formar y cooperar en la
de conciencia. Pero obvian1cnte. sólo los interlocutores sociales liencn
en sus manos el poder para recurrir a la Ergonomía y utilizarla para hacer de
ella un instrumento transformador.
Mientras ese largo proceso se sigue gestando, debemos tener siempre
presente el aporte del profesor A. Wisner: la Ergonomía sirve, no solamente l/
para mejorar las condiciones y medio ambiente de trabajo sino también para
mejorar la eficiencia de las empresas y organizaciones. Si esto es así, ¿la Er-
gonomía no deberla fonnar parte substantiva de la negociación cole<:tiva al
nivel del establecimiento y recibir el apoyo gubernamental?. Primera Parte

Julio César Neffa

.carga de Trabajo .
Condiciones de Trabajo

l. Ritmos biológicos. La electroencela·


to¡¡ ralla. .
11. Condiciones do trabajo 'I Desarrollo lndus·
lrl!ll.
m. El trabajo por turnos.
IV. Los componentes cognlllvos 'I pslqulcos de
la carga de trabajo.
v. La carga cognitiva.
VI. Densidad del trabajo.