Sie sind auf Seite 1von 1

c 


 
La proporción áurea es la división armónica de una recta en dos segmentos de modo tal que
el segmento menor y el mayor tengan la misma relación que el segmento mayor y la
totalidad de la recta. Es una ley de la proporcionalidad, la cual se hace presente con
frecuencia en naturaleza y su uso es particularmente útil en arte.

La proporción áurea es en plástica lo que para la aritmética son las cuatro operaciones
fundamentales. Muchas veces cuando una cosa nos gusta o nos resulta agradable resulta
que la proporción áurea esta presente. Pues bien, el factor de las proporciones es
fundamental para causar una buena impresión y la proporción áurea es conocida desde la
antigüedad.

La proporción áurea busca la armonía entre las formas donde cada crecimiento o
decrecimiento de la figura es basado en una proporción que hace que la figura tenga un
orden determinado. Antiguamente se le atribuyeron características mágicas a esta
proporción (coeficiente de oro, proporción divina, phi) y su conocimiento fue utilizado en
el diseño de sus grandes pirámides.

El factor de las proporciones es fundamental para causar una buena impresión y la


proporción áurea es conocida desde la antigüedad. Leonardo da Vinci, por ejemplo, la
utilizó para definir todas las proporciones fundamentales en su pintura La última cena,
desde las dimensiones de la mesa, hasta la disposición de Cristo y los discípulos sentados,
así como las proporciones de las paredes y ventanas al fondo.

Esta proporción se representa por la letra griega ĭ (fi) (en honor al escultor griego Fidias).
Se usó mucho en el Renacimiento, particularmente en las artes plásticas y la arquitectura.
Se consideraba la proporción perfecta entre los lados de un rectángulo. Da Vinci hizo las
ilustraciones para una disertación publicada por Luca Pacioli en 1509 titulada De Divina
Proportione, quizás la referencia más temprana en la literatura a otro de sus nombres, el de
"Divina Proporción". El astrónomo Johannes Kepler (1571-1630), descubridor de la
naturaleza elíptica de las órbitas de los planetas alrededor del Sol, mencionó también la
divina proporción: ³La geometría tiene dos grandes tesoros: uno es el teorema de Pitágoras;
el otro, la división de una línea entre el extremo y su proporcional.

En la arquitectura moderna sigue usándose; por ejemplo, está presente en el conocido


edificio de la ONU en Nueva York, el cual no es más que un gran prisma rectangular cuya
cara mayor sigue las citadas proporciones.