You are on page 1of 7

UNIVERSIDAD ABIERTA PARA ADULTOS

(UAPA)

NOMBRE
MIRQUELLA ORTIZ VÁSQUEZ

MATRICULA
15-3580

ASIGNATURA
Psicología clínica II

TEMA
Tarea II

FACILITADOR
Laura Troncoso

FECHA
25/01/18
Introducción

Por ser la psicología una disciplina cuya práctica nos pone directamente en
relación con las personas, es condición ineludible que todo acto profesional deba
realizarse de forma tal que no lesione la dignidad, la libertad ni la vida de los
demás ni la propia, en tanto derechos inalienables e inviolables del ser humano.
Esto supone que su práctica habrá de sustentarse en conocimientos válidos para
el nivel de desarrollo actual de la psicología y en principios éticos que resguarden
tales derechos.
1. Investiga sobre los aspectos legales del ejercicio de la psicología
clínica en nuestro país, República Dominicana y preséntalo a modo de
informe
Presentación

El Colegio Dominicano de Psicólogos (CODOPSI) presenta el conjunto de


principios éticos que regulan la práctica de la psicología en la República
Dominicana, conforme a la Ley No. 22-01, de fecha 1ro. De febrero del año 2001,
que crea el CODOPSI y regula el ejercicio de la profesión de psicólogo.

Los principios éticos que conforman este Código de Ética y Disciplina fueron
elaborados por una Comisión designada por el Comité de Estructuración. El
presente Código fue conocido y aprobado en sesiones de Asamblea realizadas
desde el 28 de octubre de 2001 hasta el 12 de enero de 2002.

Antecedentes

El presente Código de Ética y Disciplina se basa en el Código de Ética de la


Asociación Dominicana de Psicología, Inc. (ADOPSI), el cual fue aprobado en
sesiones de Asamblea realizadas desde el 25 de marzo al 9 de abril del año 1980
Capítulo I
Del ejercicio profesional

Según la Ley No. 22-01 Solamente pueden ejercer la profesión de psicólogo en


el territorio nacional las personas graduadas en esta disciplina, en el país o en el
extranjero, con un nivel académico, por lo menos de licenciatura, siempre que
los títulos de las personas graduadas en el extranjero sean revalidados y/o
reconocidos por una universidad de la República Dominicana que otorgue el
título de licenciado en psicología y que las mismas cumplan con las leyes y
reglamentos que rigen la materia.

Para el ejercicio de la psicología clínica se requerirá, además, haber completado


estudios de post-grado en esa área con un nivel académico, por lo menos de
especialista, expedido y/o revalidado por una universidad dominicana
debidamente autorizada por los organismos competentes; y estar inscrito en el
CODOPSI como psicólogo clínico. Los profesionales de la psicología que, al
momento de promulgarse la presente ley se encuentren en pleno derecho de
ejercer la psicología y no cumplan con este requisito, tienen un plazo máximo de
cinco (5) años para realizar los estudios de especialidades.
Para que los profesionales de otras áreas ejerzan la psicología clínica es
imprescindible que tengan el título de especialidad en psicología a un nivel de
doctorado. Para las demás áreas se requiere un título en el ámbito de maestría.

Los profesionales de otras áreas que realicen estudios de especialidad en


psicología sólo quedan autorizados a ejercer como especialistas en esa área.

Párrafo IV. Quedan exceptuados de las presentes disposiciones los psicólogos


graduados en el extranjero, debidamente autorizados a ejercer la profesión de
psicólogos en su país de residencia, que sean contratados como docentes o
consultores técnicos, para realizar servicios específicos por tiempo determinado,
por personas físicas o morales, pública o privada, nacionales e internacionales.

En el caso de las instituciones públicas y autónomas del Estado, se deberá


consultar al Colegio Dominicano de Psicólogos (CODOPSI), antes de concertar
el contrato. Dichas instituciones estarán en obligación de informar al CODOPSI
su decisión al respecto. Cuando se trate de personas e instituciones privadas,
esta contratación deberá estar sujeta a la aprobación previa del CODOPSI, en el
caso de que en el país no hubiere personal calificado disponible.

Para ejercer la profesión de psicólogo en el país, es necesario que la persona


titulada, esté o no colegiada, cumpla los requisitos siguientes:

Estar amparada en un exequatur expedido por el Poder Ejecutivo;


Estar registrada en el Colegio Dominicano de Psicólogos (CODOPSI); y
Tener residencia permanente en el país.

Los psicólogos sólo podrán depositar la solicitud de exequatur en el Colegio


Dominicano de Psicólogos (CODOPSI) quien, a su vez, lo tramitará al Poder
Ejecutivo, vía la Secretaría de Estado correspondiente.

Para prestar servicios como psicólogo en la administración pública o en las


instituciones autónomas del Estado, es obligatoria la celebración de un concurso
público con la participación del CODOPSI, con derecho a voz y a voto, tanto en
la elaboración de los términos del concurso, como en la elección de los
candidatos. Se exceptúan de este concurso los puestos puramente
administrativos.

Capítulo II
De las declaraciones y actividades públicas

Toda declaración, pública o privada que haga un psicólogo/a en su condición de


tal, debe caracterizarse por su claridad, precisión y objetividad.
Cuando se ofrece información a personal no especializado acerca del uso de
procedimientos y técnicas psicológicas debe especificarse que dicha información
sólo deberá ser utilizada por personas debidamente entrenadas en ellos.

Cuando el/la psicólogo/a participe en comisiones, jurados u otras actividades


públicas deberá conducirse en consonancia con los principios éticos y la
conducta moral de la comunidad social y de este Código. Deberá rechazar su
participación cuando considere que su presencia puede confundir al público con
relación a la imagen de la psicología y del/la psicólogo/a.

2. Presenta una crítica breve sobre la salud mental en el país


Es indudable que la República Dominicana ha avanzado bastante en términos
de proveer salud a las poblaciones más vulnerables; sin embargo, en el campo
de la salud mental, es mucho lo que falta por hacer.

En República Dominicana no existe una política explicita de salud mental, los


programas existentes giran más en torno a la aplicación de medicina paliativa
(tratamiento de síntomas), pero en términos preventivos, poco se hace.

Implementar programas de promoción de salud que favorezcan el bienestar de


los individuos, las familias y de la sociedad.

Todos los días mueren vidas que pudieron ser salvadas y el único culpable es el
gobierno por la insignificante asignación presupuestaria para asistir a los
enfermos del país

El psiquiatra indicó que cuando hay más grupos vulnerables sin acceso al
desarrollo y que han sido excluidos y no tienen oportunidad al trabajo, a la
educación, al techo, lógicamente esto repercute en su salud mental.

También buscados implementar la estrategia de crear Centros Comunitarios de


Salud Mental y programas de Rehabilitación Psicosocial. Sin embargo, uno de
los principales desafíos en la implementación de estas estrategias es la pobre
importantizarían de la alta gerencia y la inequidad en la distribución de los
recurso en salud.

Conclusión
El quehacer del psicólogo es de gran importancia para el progreso de la
humanidad, pudiendo éste prevenir situaciones, modificar comportamientos y
contribuir a lograr el tan deseado equilibrio social y organizacional. Es
trascendental que nos desarrollemos cada vez más con plena conciencia del
deber, que podamos cumplir nuestro rol en consonancia con la sociedad a la que
aspiramos.
Estos dos aspectos constituyen una totalidad claramente integrada al momento
de asumir que el ejercicio de la práctica profesional es un quehacer destinado a
favorecer el desarrollo humano individual y colectivo. En ninguna circunstancia
se puede descuidar u omitir actuar en tal sentido. Aunque es de propia
responsabilidad del psicólogo/a la actualización de conocimientos y el acrecentar
su capacidad para evaluar moralmente sus acciones y las condiciones en que
se desempeña, constituye un valioso aporte para sí mismo y la comunidad
profesional el vincularse y asociarse con sus pares a fin de optimizar su
desempeño en dichos aspectos; también lo es procurar trascender con tales
intereses en todos los ámbitos en que se desempeña.

Fuente bibliográfica
www.idpp.org/idpp_pubs/codopsi/codetica.htm