You are on page 1of 52

Revista Escolar Oralidades – 2009

Re – CONSTRUYENDO
HISTORIAS

EN LOS LUGARES DEL MACIZO


COLOMBIANO

INSTITUCIÓN EDUCATIVA SAN JOSE DE ALTAMIRA


MUNICIPIO DE LA VEGA
DEPARTAMENTO DEL CAUCA

2009

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 2


Revista Escolar Oralidades – 2009

Re – CONSTRUYENDO
HISTORIAS

EN LOS LUGARES DEL MACIZO


COLOMBIANO

POR GRUPO DE ESTUDIANTES

ORALIDADES

EDICIÓN

WILLIAN JAIRO MAVISOY MUCHAVISOY


Docente Ciencias Sociales – Democracia - Filosofía

INSTITUCIÓN EDUCATIVA SAN JOSE DE ALTAMIRA


MUNICIPIO DE LA VEGA
DEPARTAMENTO DEL CAUCA

2009

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 3


Revista Escolar Oralidades – 2009

Institución Educativa “San José” de Altamira

Rector
Edwin Mauricio Días Villegas

Coordinadora
Danielly Guzmán Manquillo

Secretaria
Martha Isabel Vela Calvo

Diseño y diagramación
Willian Jairo Mavisoy Muchavisoy

Corrección de estilo
Sandra Patricia Cruz Salamanca

Fotografías
Estudiantes y docentes de la Institución Educativa “San José” de Altamira.

Investigación
Grupo Oralidades:

Herbin Darío Luz Dary Ortega Córdoba.


Yimmy Muñoz Ordóñez Luz Miriam Manquillo Pino
Ángela Chicangana Angie Burbano Hoyos
Eduar Zemanate Chicangana Katherine Pino López
Angie Pino Narváez. Marcela Mamián Mera
Eliana Manquillo Pino Marisol Buitrón Cabezas

Colaboración
Docentes de la Institución.

Información
oralidadesiesa@gmail.com

Popayán – Cauca – Colombia

2009

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 4


Revista Escolar Oralidades – 2009

“La oportunidad para el pueblo,


es que en algún día sus palabras se recuerden
en el tiempo, cuando sus frutos hayan crecido
dulcemente en el encantado espacio”

Con aprecio,
Willian Jairo Mavisoy Muchavisoy

Para,
el Corregimiento de Altamira en el
Municipio de La Vega – Cauca.
Colombia.

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 5


Revista Escolar Oralidades – 2009

PRESENTACIÓN

Oralidades es una Revista Escolar de la Institución Educativa San


José de Altamira, el objetivo es exponer trabajos y experiencias de
los individuos que integran la comunidad educativa de este
establecimiento: egresados, docentes, padres de familia y
estudiantes activos que desean escribir lo que muchas veces ha
quedado en palabras al aire. Por lo tanto, es una iniciativa nueva por
parte del Área de Ciencias Sociales, en comunicar y compartir los
procesos educativos y pedagógicos para el bien del corregimiento
de Altamira, del municipio de La Vega y claro está, del “Macizo
colombiano” cuya representación la tiene por suerte, el
departamento del Cauca.

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 6


Revista Escolar Oralidades – 2009

CONTENIDO

Introducción
Experiencia Educativa
Textos y contexto en el territorio: otra manera de entender las
“Ciencias Sociales”.
Willian Jairo Mavisoy Muchavisoy

Re-Construyendo historias
1. Edward y su historia familiar entorno a la agricultura.
2. El camino: recorrido desde el departamento de Nariño hacia el
municipio de la Vega, una historia de Luz Dary.
3. La vida ancestral según Luz Mirian.
4. Harbin y su origen familiar a partir de sus parientes más lejanos...
5. Ángela y su entorno familiar.
6. La trascendencia de la familia de Yimmi.
7. La historia de Angie a partir de la familia.

Otras historias
1. El “Caimo”
2. El Roble
3. La vereda El Negro

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 7


Revista Escolar Oralidades – 2009

INTRODUCCIÓN

E
n este primer trabajo y
titulado Re-
construyendo
historias en los lugares del
Macizo colombiano, es el
producto del esfuerzo de los
mismos estudiantes en tratar
“Caminando es como se escribe y
de entender su origen viendo es como se lee el libro natural
del paisaje”
personal, familiar y
comunitario y plasmarlo por primera vez en la escritura teniendo en
cuenta los conceptos básicos de las Ciencias Sociales, como son:
espacio y tiempo que además, trataron de relacionar con procesos
políticos, económicos, sociales y culturales que a través de la vida
marcaron la memoria de cada uno de los integrantes de la familia y
pasaron por paisajes y tiempos y finalmente las generaciones fueron
plasmando algo de ello en sus hijos, y que ahora, por causas
necesarias del fortalecimiento personal y colectivo, leer es una
condición de toda persona, sin importar la edad, para entender
mucho más la vida.

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 8


Revista Escolar Oralidades – 2009

EXPERIENCIA EDUCATIVA

TEXTOS Y CONTEXTOS EN EL TERRITORIO:


Otra manera de entender las “Ciencias sociales”.

Por: Willian Jairo Mavisoy Muchavisoy.


Antropólogo – Docente.

“Hablando es como me di cuenta, que mi pensamiento sembraba conocimientos


en el corazón de mis estudiantes”

E
l territorio es ese espacio por el cual muchas veces
caminamos sobre él pero no lo pensamos, es decir, no
sabemos su origen y cómo el medio natural, las diferentes
formas de vida: fauna, flora y la población humana han ido
cambiando a través del tiempo. Inclusive escasamente nos
interesamos por apreciar el conocimiento histórico que se entreteje
a través de generaciones por los mismos habitantes, como por
ejemplo, la experiencia vivida de un abuelo en su juventud de buen
cafetero en una vereda del Corregimiento de Altamira.

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 9


Revista Escolar Oralidades – 2009

Cada uno de nosotros somos alguien que enriquece la historia de un


lugar, el tiempo que se vive queda sumergido en un recuerdo
bueno o malo en la mente de otros, por quienes nos conocen, nos
vieron alguna vez o por diversas circunstancias sociales somos
actores de la propia realidad en el territorio.

Atendiendo a las palabras de antesala de la presente lectura, trato


de compartir la experiencia de enseñanza de las Ciencias Sociales
en la Institución Educativa “San José” de Altamira. En primer lugar,
recordemos que bajo determinadas políticas educativas, la
geografía y la historia fueron en nuestras clases dos materias de
enseñanza de manera independiente, cada uno con su intensidad
horaria. Ahora, por razones tanto teóricas como metodológicas,
inclusive de política educativa las han integrado en la expresión
“Ciencias Sociales”, definida para el nuevo Examen de Estado en
nuestro país como “ciencias de la comprensión”, definición que le
infiere sentido y carácter al qué y al para qué de las ciencias
sociales en la Educación Básica y Media en Colombia: que los y las
estudiantes puedan acceder al conocimiento y comprensión de los
conceptos básicos requeridos para aproximarse al carácter
dinámico, plural y complejo de las sociedades humanas” .

Y en segundo lugar, a esta base conceptual del área de Ciencias


Sociales, agrego un carácter experimental, dinámico y de
adquisición de conocimientos teniendo en cuenta dos elementos

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 10


Revista Escolar Oralidades – 2009

importantes: el texto y el contexto. El primero hace referencia al


individuo, a ego, al yo, a la persona que por sí sola vivencia un
lugar; y el segundo es el entorno o el espacio donde se encuentra
ese individuo. En resumen, “el texto es la experiencia vital de un
individuo en cuanto a las razones sociales, cultura-les, económicas,
políticas y ambienta-les del territorio, que serían en su máxima
expresión, el contexto”.

Las relaciones: texto -individuo y contexto – territorio, permiten


llevar a los y las estudiantes a experimentar por sí mismo la
importancia de la historia y la geografía del lugar donde habitan.,
además, construyen bases conceptuales para entender los procesos
sociales a escalas regionales, nacionales e internacionales
dependiendo de los temas y el grado de inducción, bien sea: sexto,
séptimo, octavo y noveno.

Una primera experiencia productiva, fue las manifestaciones de ego


como unidad mínima de la sociedad del Corregimiento de Altamira
(Municipio de la Vega - Cauca). Diferentes estudiantes de los
grados séptimos se acercaron a conocer el contexto a nivel
geográfico, histórico, ambiental, político y económico
experimentando su razón de existencia, es decir, cómo cada uno de
ellos siendo el texto de la vida pudieron darse cuenta que la
“familia” es otro texto importante, en el sentido, que a través de
ellas encontraron narraciones adecuadas para comprender a sus

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 11


Revista Escolar Oralidades – 2009

parientes como un núcleo familiar sin fin en la historia del árbol


genealógico o parentesco.

El parentesco como estrategia de comprensión del texto y el


contexto.

Para hacer práctico el área de Ciencias Sociales no es necesario


expresar a los y las estudiantes la razón de ser de ésta fuente de
conocimiento, mas bien, es tratar de responder a diversas
preguntas que ayuden a generar individuos más reflexivos y críticos
con los hechos que acontecen en el mundo, sin dejar por un lado, la
realidad de su propio entorno. La apropiación adecuada de
conceptos diferentes a la historia y la geografía como ambiente,
ecología, economía, política, cultura, religión, sociedad entre otros,
constituyen diversas fuentes de conocimientos que son esenciales
para desenvolverse lentamente en el tiempo desde el presente
hasta el futuro.

Así, el corregimiento de Altamira (y sus diferentes veredas) es el


punto de partida para poner en práctica el área de Ciencias Sociales
en un nivel local, porque esta no puede ser solamente de textos
referenciales históricos que vengan al presente para conocer
hechos históricos como los antiguos imperios, guerras civiles, las
independencias, revoluciones, etc., suscitados en el Viejo Mundo y
en el cambio sociocultural de América a partir de su existencia.

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 12


Revista Escolar Oralidades – 2009

Siendo estos temas tratados en clases


como cuestiones sin fundamento y/o
perdida de su interés porque son
simple hechos muertos por ser todos
datos del pasado.

Es mejor vivir el entorno conociendo el


pasado para entender el presente, y
Figura 1. Estructura de tratando de proyectarse al futuro de
Parentesco
acuerdo a las condiciones reales.

Como herramienta teórica los y


las estudiantes interiorizaron dos
elementos conceptuales (Ver
figura 1): la estructura de
parentesco, que es un conjunto
de símbolos que representan a
“Un nieto del corregimiento en su
una familia determinada por su tranquilidad del trabajo familiar”
ascendencia o descendencia
bien sea a nivel patrilineal o matrilineal a partir de un referente, en
este caso de ego; y el cuadro de parentesco: es la descripción de
cada uno de los individuos que conforman una familia determinada
en relación con los aspectos de interacción como la religión,
política, parentesco (tío, abuelo, nieto, primo, etc.), procedencia,
fecha y lugar de nacimiento (o muerte también). Estos conceptos

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 13


Revista Escolar Oralidades – 2009

propios de la antropología y la sociología son complementarios


para comprender el contexto de un determinado ego.

En la figura 2 sobre el parentesco de ego: Mesa Pino,


correspondiente al individuo número cuatro (4) en la estructura y
cuadro de parentesco nos podemos dar cuenta de las características
que constituyen su contexto de manera simultánea en un nivel
familiar y social. En un análisis más profundo compromete entender
la relación familiar desde el punto de vista moral, ético, cultural,
beneficios educativos, creencias hasta la calidad de vida según los
datos informativos que puedan aportar el cuadro de parentesco. En

Figura 2. Cuadro de Parentesco

el ego-Luisa por ejemplo, su contexto describe de alguna manera


una sociedad urbana con muchas posibilidades de continuar con la
misma tradición familiar en un ámbito de vida y calidad profesional,
puesto que gran parte de sus parientes han tenido la oportunidad de
acceder a los beneficios educación escolar y universitaria.

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 14


Revista Escolar Oralidades – 2009

La práctica

La experiencia y el agrado de escuchar a los estudiantes sus


historias transmitidas por sus parientes hicieron valer con toda
razón, que una de las formas de conocer mejor las “Ciencias
Sociales” es a partir de la práctica.

A veces se cree que áreas como la historia, la geografía, la


democracia, inclusive la filosofía no son posibles llevarlas a la vida
práctica, idea que ha sido reemplazada por las nuevas formas de
enseñanza a nivel nacional desde el siglo pasado, cuando la Nueva
Carta Magna o Constitución Política de 1991 declaró a Colombia
como un país pluriétnico y multicultural, es decir, las
manifestaciones locales no podrían reducirse a un pensamiento
homogéneo, sino más bien, un espacio heterogéneo debido a las
diversas manifestaciones socioculturales y de estrecha relación con
la naturaleza o el medio ambiente. Campesinos, afros, indígenas,
gitanos, grupos urbanos, entre otros, comparten desde sus
territorios y de manera colectiva verdaderos valores que interesan a
los ciudadanos del país, para nutrir conscientemente la identidad
nacional.

Los ejemplos de manifestación mencionados anteriormente


(campesinos, gitanos, indígenas, etc.), poseen en su vida colectiva
recursos muy válidos para nutrir las Ciencias Sociales, que muchas

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 15


Revista Escolar Oralidades – 2009

veces es ignorada por la historia y geografía nacional, es decir, es


más importante los acontecimientos globales del pasado, como los
conocimientos revelados por la tradición guardada a través de las
generaciones en los espacios más lejanos y rurales del país.

Así, los textos que a continuación son la revelación de la práctica de


las Ciencias Sociales, desde las narraciones locales de algunos
espacios que enriquecen el Municipio de La Vega, territorio propio
del Macizo colombiano ubicado en el departamento del Cauca.

“Recuerdos del paisaje


altamireño”
Antes

Ahora

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 16


Revista Escolar Oralidades – 2009

RE-CONSTRUYENDO HISTORIAS1

EDWARD Y SU HISTORIA FAMILIAR ENTORNO A LA


AGRICULTURA.

Edward Zemanate Chicangana


Estudiante - Grupo Oralidades IESA

“Esta historia la dedico a toda mi familia”.

H
ace muchos años (1940-1950 aproximadamente) mi
bisabuela Diocelina que vivió aproximadamente 22 años y
mi bisabuelo Paulino, que vivió aproximadamente 40
años, vivían en una humilde vereda llamada La Zanja ubicada en el
sur del municipio de La Vega –
Cauca. Practicaron mucho la
agricultura, por esta razón ellos
cultivaban el trigo y el maíz, que
eran los productos más
importantes en esa época (siglo
XX – 1920 a 1950). Tuvieron tres “Representación del territorio de ego”
hijos: Aurelio, Dora y entre ellos nació mi abuela Alejandra. Ella
creció en la mayor parte de su vida con su padre Paulino, 16 años
vivió con él, ya que su madre murió cuando ella tenía la edad de dos

1 Los textos que aparecen a continuación conservan parte de la redacción elaborada por los mismos
estudiantes y las imágenes que acompañan sus narraciones son propiedad intelectual de los mismos.

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 17


Revista Escolar Oralidades – 2009

años. En su juventud se encontró con un hombre llamado José, quien


fue mi abuelo, vivieron en unión libre y tuvieron dos hijos Enrique y
Arely que crecieron en la misma vereda de sus abuelos. Crecieron
y no olvidaron la tradición de la dedicación a la agricultura, porque
era lo que a ellos les gustaba practicar y además tuvieron la
oportunidad de estudiar en la primaria: Enrique dos y Arely cinco
años.

Por cuestiones de trabajo en el año de 1983 se desplazaron a la


vereda el Roble que se encuentra ubicada en el corregimiento de
Albania. Aquí mi padre Enrique se conoció con una mujer
trabajadora, emprendedora y claro está, muy bonita, su nombre es
Luz Amparo con quien decidió vivir el resto de su vida. De esta
unión resultamos seis hijos, quienes son: Edward (Ego) nacido en el
año de 1993, Natalia nacida en 1995, Astrid nacida en 1997,
Willinton nacido en 1999, Mayerly nacida en el 2001 y Ronaldo
quién nació en el año 2003.

Doy gracias a la vida porque me ha dado esta familia que aunque


con muchas dificultades hemos podido mantenernos unidos y dar
ejemplo de una familia, que quiere salir adelante y seguir formando
parte de este territorio, que nos ha enseñado su cultura y por
supuesto a participar de esa gran familia vegueña, que solo el que la
vive es el que la siente y la lleva en el corazón, por esto quedaría

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 18


Revista Escolar Oralidades – 2009

muy agradecido que la


muerte me llegara aún
viviendo en estas
humildes pero hermosos
parajes.

Septiembre 4 de 2009.

Edward (Ego) y sus compañeros de


estudio

EL CAMINO: RECORRIDO DESDE EL DEPARTAMENTO DE


NARIÑO HACIA EL MUNICIPIO DE LA VEGA.
UNA HISTORIA DE LUZ DARY (EGO).

Luz Dary Ortega Córdoba


Educando - Grupo Oralidades IESA

“Esta historia se la dedico a toda mi familia y a las personas que deseen conocer
un poco de nuestra existencia. Gracias a la grandiosa memoria de mis padres
puedo compartir hoy este relato”.

E
sta es una de las tantas historias para recordar. Mi querido
padre cuenta lo siguiente de mi abuela Rosa Ortega. Los
padres de ella fueron Leonardo Chates y Lastenia Ortega,
quienes vivieron en unión libre. Ellos para conocerse fue a través de
la agricultura y la artesanía (alfombras de lana de oveja, jigras,
licas, morrales y lazos), por cada cual tenía un talento en este
trabajo, ellos así se amistaron y pudieron vivir juntos. De esta

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 19


Revista Escolar Oralidades – 2009

hermosa pareja nació mi estimada abuela quién se relacionó con mi


abuelo Rodolfo Muñoz, el cual fue hijo de Emilio Muñoz y María
López; Emilio Muñoz fue hijo de Estanislao Muñoz y María
Rodríguez, vivieron en San Pablo (Nariño) y también se relacionaron
con la famosa agricultura y artesanía para sobrevivir.

Mis abuelos en el año de 1937 se


amistaron también a través de la
agricultura y artesanía; mi abuela
elaboraba morrales, fajas, cobijas,
ruanas, también mi abuelo elaboró
lazos de cabuya.

En este tiempo ellos se vinieron con


rumbo al Tambo el Rey (Municipio de
Tambo - Cauca) en busca de trabajo,
pero solo alcanzaron a llegar al
“Luz Dary (Ego) participando de
las actividades culturales de la Municipio de La Vega por motivo de
institución”
que mi abuela Rosa se puso enferma
de las rodillas de tanto caminar porque en ese tiempo no había
carreteras, a ellos los alojó un señor llamado Liborio Muñoz y por
mirarles la formalidad y el modo de trabajar los llevó a una finca
llamada el Paraíso, allí compraron un lote de suelo logrando hacer
una casa en la cual nacieron: Adán, Carmen, Emilio, Rogelia,
Serafín, Josefina, José, María y Laurentina. Mi abuelo disfrutó de este

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 20


Revista Escolar Oralidades – 2009

lugar hasta el 8 de junio de 1988, cuando tenía 68 años falleció. Y, mi


abuela quedó sola hasta el día 6 de abril de 2003, fecha que culmina
su experiencia con la edad de 98 años.

Mi padre José Ortega se llegó a encontrar con mi querida madre


Leonila Córdoba, la cual fue hija de Arcenio Córdoba y Ernelia
Chilito, ellos provenían de una familia pobre, la cual para sobrevivir
era con la agricultura y la artesanía, mi abuela Ernelia en artesanía
elaboraba jigras, ruanas, cobijas, morrales, alfombras, fajas, mantas
de lana. Mi abuelo Arcenio se dedicaba a la artesanías y a la
carpintería, sus productos eran como las jigras, morrales, camas,
mesas, puertas, escaños, bancas, maletines de cabuya bien finos.
Vivieron en Caquiona, la familia de ellos fue llegada del
departamento del Tolima, mi abuela murió de 30 años y mi abuelo
tiene 70 años.

Mis padres se encontraron en el municipio de La Vega, se amistaron


y lograron trabajar juntos, enseñarse del uno al otro todos los
aprendizajes de artesanías que les habían instruido nuestros
ancestros; mi madre Leonila y mi padre José por la comprensión
que se tuvieron y por la gran responsabilidad demostrada en el
trabajo por parte de mi padre, la señora Betty Guzmán les dijo que
administraran una finca llamada la Ranchería en la vereda Las
Mercedes, en este lugar nació Luz Dary (Ego), quien estudia en la
Institución Educativa “San José de Altamira” y está en el grado 7B y

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 21


Revista Escolar Oralidades – 2009

desde que empecé a estudiar no he perdido ningún año y me


gustan las materias de Educación Física e Inglés, por este motivo
mis padres están muy alegres de tener una hija que le pone interés
al estudio. Mis padres trabajan con actitud para sacarme adelante
en el estudio para ser alguien en el futuro con cosas positivas. La
familia Ortega Córdoba es un grupo de personas que viven felices,
hay cariño de los unos con los otros por el buen trato que se han
tenido.

Después de contarles parte de la historia familiar, quiero a


continuación compartir según los recuerdos de mi padre sobre
“cómo era la guerra entre los políticos: conservadores y liberales”
en el siglo pasado.

“En las decadencias del 60 cuando mis tatarabuelos y abuelos por parte de
mi padre estaban en el departamento de Nariño se comenzó una guerra en
la que los conservadores perseguían a los liberales. Como mi tatarabuelo
Estanislao era el jefe de los conservadores, el mandaba a los conservadores
que persiguieron a los liberales. Entonces como mi bisabuelo Emilio Muños
hijo de mi tatarabuelo era liberal, a él lo perseguían, el no podía dormir por
el miedo, entonces un día llegaron a buscarlo a la casa y como él se había
dado cuenta salió corriendo por un filo y cuando llegaron, esa gente ya no lo
encontraron, entonces le dijeron a mi tatarabuelo que se iban a llevar a mi
abuelo Rodolfo que tenía 12 años, que aunque para cajero serviría. Entonces
mi tatarabuelo les dijo que si se llevaban el renunciaba al cargo, pero ellos
no lo hicieron caso y cogieron filo atrás, pero como mi bisabuelo se había
parado a descansar al lado de una piedra grande en la cual se podía
observar a quienes subían, mi bisabuelo observó que salían atrás
agachados, de repente miró que la piedra estaba por rodarse, entonces la
cogió y la empujó, en ese momento la piedra se empieza a rodar recto por el
camino que subían los que lo perseguían; el del filo les gritaba: ¡ojo, ojo con
la piedra!, todos los que lo perseguían no sabían qué hacer y les tocó
hacerse a un lado rápidamente, al menos la piedra no les hizo nada y por el

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 22


Revista Escolar Oralidades – 2009

susto se devolvieron a donde estaba mi tatarabuelo, al llegar a la casa mi


tatarabuelo les dijo que como se iban a llevar al nieto, él no les seguía y en
ese momento les tiró el fusil en las patas, sin embargo ellos le rogaban que
los acompañara pero él les decía que se iba porque ellos se comían todos
los animales que habían; ellos para convencerlo le juraron que nada que
nada le iban a hace al hijo; al lograrlo convencer mi bisabuelo ya pudo
llegar a casa y vivir con la mujer y el hijo en felicidad”

Mi madre también me cuenta que los conservadores para castigar a


los liberales eran con varas de rosa, la cual los amarraban sin ropa
en palo y los fueteaban hasta que les brotara sangre en todo el
cuerpo.

Septiembre 4 de 2009

LA VIDA ANCESTRAL DE LUZ MIRIAM


Luz Mirian Maquillo Pino
Educando - Grupo Oralidades IESA

Dedico esta pequeña historia a mis padres, porque ellos me han ayudado en este
trabajo y me han hecho saber de donde es mi generación.

T
odos los seres humanos tenemos la
Ego en una etapa de

habilidad de recordad y hacer


memoria de nuestra vida cotidiana.
Según el recuerdo de mi historia familiar, mi
su vida

Ego comienza desde mis tatarabuelos


paternos, parte de mi abuelo son José
Manquillo y Josefa Mamián, cazados por la iglesia católica, sus
Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 23
Revista Escolar Oralidades – 2009

dedicaciones eran el trabajo doméstico y la agricultura para la


alimentación de su familia.

Tatarabuelos paternos (por parte de mi abuela) son Miguel Ángel


Cerón y Emilia Bolaños, cazados por la iglesia católica, su
dedicación (Emilia) ama de casa y Miguel en la agricultura.

Mis bisabuelos paternos (parte de mi abuelo) son Reimundo


Manquillo y Mercedes Pino, cazados por la iglesia y dedicados a la
agricultura (Reimundo) y ama de casa (Mercedes).

Bisabuelos paternos (parte de mi abuela) son Julio Cerón y Bertzabe


Pino, cazados por la iglesia católica y dedicados a los trabajos
domésticos y la agricultura.
Mis bisabuelos maternos (parte de mi abuelo), Domingo Galíndez y
Dioselina Muñoz, cazados por la iglesia católica, su dedicación
(Domingo) agricultor y Dioselina ama de casa.

Bisabuelos maternos (parte de mi abuela), lastimosamente mi


abuela no los conoció porque mi bisabuela murió en este parto
momentos después de su nacimiento, a ella la cuidaron los
hermanos mayores.

Mis abuelos paternos (parte de Manquillo Cerón) Fidencio


Manquillo (1929) vive en la actualidad en el Negro, ellos son

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 24


Revista Escolar Oralidades – 2009

casados por la iglesia católica, tuvieron siete hijos, pero


lastimosamente uno de ellos (Julio Cerón) murió cuando se perdió
en las montañas llegando a Valencia, allí pasó muchas necesidades
como hambre, frío, cansancio, etc., y él de pasar de un clima
templado a frío se enfermó, a él lo encontraron pero luego falleció,
el resto de hijos son: Jesús, Ana Cecilia, Gerónimo, Ovidio, Yolanda
“Manquillo Cerón”.

Mis tíos Oviedo y Jesús cumplieron con la función de servir a la


patria colombiana, mi tío Ovidio tuvo tres hijos: Yennifer, Natalia y
Carlos. De mi tío Jesús, sus hijos se llaman Miguel Ángel y Luís
Alfredo.

La dedicación de mi abuelo Fidencio es a la crianza de animales


domésticos, la ganadería, la agricultura y de mi abuela Luz Marina
ama de casa.

Mis abuelos maternos Delfina Galíndez (1929) y Prisciliano Pino


(1928 - 2008). Mi abuela Delfina actualmente es una persona muy
creyente; pero su acompañante lastimosamente murió. Eran cazados
por la iglesia católica, mi abuelo murió de paro cardiaco, sus
dedicaciones eran ama de casa (Delfina) y agricultura (Prisciliano).

Mis padres Alfredo Manquillo (1953) y Floralba Pino (1956), cazados


por la iglesia católica. La dedicación de mi mamá es ama de casa y

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 25


Revista Escolar Oralidades – 2009

mi papá es electricista, tuvieron cuatro hijas


con este matrimonio: Lorena, Yaneth, Eliana
y por último, mi persona Luz Mirian (Ego).
Mi papá tiene dos hijos con otra mujer,
Patricia y Arón quienes serían mis
hermanastros, viven en Cali.

Lorena vive en Popayán quien realiza sus


estudios de inglés.
“Matrimonio de los padres
de ego”
Yaneth cursa el grado décimo al igual que
Eliana que cursa el grado noveno, yo el grado séptimo. Tengo doce
años, nací el 3 de agosto de 1997. Bautizada en la iglesia católica,
recibí la eucaristía a los 11 años. Y
actualmente vivo en la vereda el Negro.

“En la descendencia de mi ego hubieron


mitos contados por mis abuelos, algunos
de ellos son el duende, el guando, el
diablo, la bruja, etc. Los cuales me han
hecho saber.”

Septiembre 4 de 2009.
“Ego y sus hermanas en un
acontecimiento religioso”

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 26


Revista Escolar Oralidades – 2009

HERBIN (EGO) Y SU ORIGEN FAMILIAR A PARTIR DE SUS


PARIENTES MÁS LEJANOS...

Herbin Darío Muñoz Pino


Educando - Grupo Oralidades IESA

Esta historia se la dedico a mis tatarabuelos, bisabuelos, abuelos y sobre todo a


mis padres, a todos ellos mil gracias por ayudarme a existir.

M
i historia se origina a partir de mis abuelos, por parte de
mi abuelo Florentino Muñoz, sus padres José Muñoz y
Eugenia Gironza, llegó desde
tierras vecinas llamadas China que se
encuentra en el departamento de Nariño.
Conociendo a Eugenia Gironza con ella
estableció matrimonio, donde tuvieron a mi
abuelo Florentino Muñoz.

Mi abuela Soledad Hurtado y sus padres


Ignacio Hurtado y Juana Muñoz, donde mis
abuelos por parte de Soledad son nativos de La
Vega (Cauca), ya que se enamoraron cuando “Ego”
Ignacio y Juana eran obreros del señor Remigio Pino, padre de
Juana. La familia de Ignacio fue de cuatro hijas: Soledad, Maximina,
Teresa y Teresa.

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 27


Revista Escolar Oralidades – 2009

Soledad y Florentino se conocieron en la vereda la Vetulia, en casa


de Soledad cuando el señor Florentino iba a trabajar. Se
enamoraron durante cinco meses de novios. En el año 1962 se
casaron y tuvieron tres hijos:
Nelson, Luís y Hernando.

Hernando Muñoz Hurtado fue


crecido en la vereda la Vetulia por
parte de mi abuela Leticia Muñoz
Muñoz, sus padres Juan de Dios,
Evangelina Muñoz, son nativos de
estas tierras, donde tuvieron seis
hijos: Albino, Simón, Clemente,
Leticia, Amadora, Adelina Muñoz
Muñoz. “Un familiar de Ego”

Mi abuelo Fermín Muñoz Pino, sus padres Aniceto Muñoz y


Mercedes Muñoz, nativos de las tierras de la Vetulia, donde tuvieron
8 hijos que son: Feliberto, Pedro, Drigelio, Rogelio, Ignacio, Fernán,
Hermelinda, Laurentina Muñoz. Fermín Muñoz y Leticia Muñoz
establecieron matrimonio, tuvieron 7 hijos que son Ramón, Reyes,
Jesús, Natividad, Maruja, Lidia y Sabina.

Mi madre fue crecida en la Vetulia, cuando mis padres se


conocieron, mi madre ya tenía cinco hijos: Sandra, Javier, Yamileth,

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 28


Revista Escolar Oralidades – 2009

Maricela y Leidy, con mi padre tuvo cuatro hijos: Ángela (Murió en


el año 2007) y mis hermanos Andrey, Sebastián y mi persona donde
fui educado en mi tierra y vivió 15 años con mis padres. A esta edad
me fui a trabajar para el Nariño donde duré 7 meses y volví por
causa de la muerte de mi hermana.

Hace 18 meses que estoy estudiando y quiero superarme y llegar


hacia donde pueda, y quiero siempre llevarla bien con mis
compañeros de estudio y mis profesores.

Me siento muy satisfecho con lo que he logrado hacia estos


momentos…

FIN. Septiembre 4 de 2009.

ÁNGELA Y SU ENTORNO FAMILIAR.


Ángela Maritza Chicangana Álvarez
Educando - Grupo Oralidades IESA

Dedico esta historia de mi familia a mis padres porque ellos me colaboraron para
poder realizarla y recordarla una vez más.

E
n la vereda de los Ciruelos, resguardo de Pancitará en el
municipio de La Vega, llamada así debido a que hay
muchas ciruelas. En el siglo XX (1901 - 2000) vivían mis
abuelos llamados Aurelio Jiménez nacido en esta misma vereda en
1940 junto a mi abuela María Ignacia Palechor nacida en 1950.
Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 29
Revista Escolar Oralidades – 2009

Cuando se unieron libremente tuvieron cinco hijos, entre ellos mi


papá Alirio Chicangana Palechor, nació en 1972 y por parte materna
desciende así, mis bisabuelos Severiano Alvares nacido en 1930 y
mi bisabuela Bárbara Cruz nacida en 1932, tuvieron hijos, entre
ellos a mi abuela Deyanira Álvarez Cruz que nació en 1951 y a
mediados de 1982 se unió con mi abuelo Marino Beltrán Navia
nacido en 1952, y la primera hija fue la mamá de Ego llamada
Inocencia , la segunda, mi tía Elcira que nació en 1977.

Mi mamá nació en 1972 un 10 de noviembre, por casualidad en el


mismo año de mi papá, pero él nació el 19 de mayo. En 1993 se
conocieron y fueron amigos por un tiempo, seis meses de conocidos
se hicieron novios, ya que mi tía Elcira se hizo novia de un primo de
mi papá, tres meses antes de que empezaran la relación mis padres.

En 1995 mi mamá quedó en embarazo de Ego, al largo tiempo mi tía


se ajuntó pero no con su novio sino con un señor llamado Pablo
Tandioy, el vivía en Caquiona, corregimiento de San Sebastián, al
principio vivieron allá pero luego se trasladaron al Paraíso y
tuvieron tres hijos.

Mis bisabuelos paternales cada uno vivían en un lugar diferente, mi


bisabuelo en San Sebastián y mi bisabuela en la Florida (Valle del
Cauca), en esta época no existían los carros, se trasladaban en
caballos o a pie, al principio mi abuelo trabajo como jornalero, para

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 30


Revista Escolar Oralidades – 2009

esto tuvo que transportarse de San Sebastián a pie hasta el Paraíso,


que antes era el llamado Paridero, debido a que había mucho
ganado y allí parían las vacas, luego llegó mi bisabuela debido al
comercio que lo intercambiaban pero ella se quedó en el Paridero
sembrando caña, yuca y café, que han sido los cultivos principales
de esta vereda. Ella con sus padres trabajaban sembrando papa,
maíz, trigo que eran los cultivos más importantes de su tierra. En el
Paraíso se conocieron y ajuntados ya tuvieron a mi abuela.

Mis bisabuelos maternos que aún viven, pasaron del siglo XX al XXI
a comentar nuevas experiencias (1930 - 2009). Mi bisabuelo tiene 79
años y mi bisabuela 77, mi abuela tiene 58 años y mi abuelo 57. Mis
padres tienen 37 años de vida. Mi mamá tuvo una hija en 1991 que
se llama Marcela, después de mi sigue Yureli que nació en el 2002.
Mi hermanastra se ajuntó a los 16 años (2006) y tuvo una hija en el
2008 que se llama Laura Mariana, ella se separó y se trasladó al
Paraíso, ya que antes vivían en Popayán.

Mis padres se conocieron en La vega y al ajuntarse vivieron un


tiempo en este lugar, luego se trasladaron al Higuerón,
corregimiento de Pancitará en el 2004. Mi mamá se dedicó como
ama de casa en La Vega y luego en Bogotá, y por tanto mi padre se
dedicó al jornal y tuvo que desplazarse hacia la Plata (Huila) y yo me
quedé en casa de mis abuelos paternos, mientras estudio y cuidaba
a mi abuela que era paralítica debido a una enfermedad, quien

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 31


Revista Escolar Oralidades – 2009

murió en el año 2005. Mi padre y yo viajamos hacia el Paraíso, seguí


estudiando en la escuela de Bamboleo, mientras él trabajaba.

En el 2006 mi madre regresó a casa de mis abuelos en el Paraíso y


en el 2007 se volvieron ajuntar y construyeron un pequeño rancho
junto a la casa de mis abuelos en el 2008 y seguimos viviendo ahí
hasta la actualidad.

En este año (2009) voy a cumplir catorce años y me dedico a


estudiar, estoy en el grado séptimo y mi materia favorita es el área
de español, y en el futuro me gustaría ser profesora para sacar
adelante a mi familia y practicar mis conocimientos con mi hermana.
Mi deporte favorito es el futbol y el basquetbol.

Septiembre 4 de 2009.

LA TRASCENDENCIA DE LA FAMILIA DE YIMMI (EGO).

Yimmy Alfaro Muñoz Ordoñez


Educando - Grupo Oralidades IESA

Esta historia se la dedico a mi hermosa familia y todas las personas que me


apoyan para que todos mis sueños se cumplan con mucha felicidad y armonía y
lograr ser una mejor persona de bien y estar mejor preparado y en el futuro no
sufrir.
¡Si quieres que tus sueños se cumplan, tienes que hacer un esfuerzo de más!

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 32


Revista Escolar Oralidades – 2009

L
a historia que se revela a continuación
sucedió hace un tiempo atrás, en 1925
nació mi abuela, la mamá de mi papá y
abuelo en 1924. Y mi abuela, la mamá de mi
mamá nació en 1931 y mi abuelo en 1929; mi
abuela Maura y mi abuelo Alonso se casaron
a los 28 años de edad y mi abuela Mariela y ni
abuelo Naval se casaron a los 23 años de
“Ego participando de las
edad. actividades académicas
de la institución”

Mi abuelo Alonso y mi abuela Maura tuvieron varios hijos: Alonso,


Joel, Edgar, Ever, Gloria, Piedad y Yolanda; y mi abuela Mariela con
mi abuelo Naval tuvieron cinco hijas: Marisol, Delfina, Nanci, Navi y
Margoth. Mi abuelo tuvo otro hijo con otra mujer, Ilvar. Ellos eran
procedentes del municipio de La Vega – Cauca, tenían finca en la
parte montañosa del Recreo (potrero), fincas de café y caña en la
Vetulia y el Ventiadero, y otros potreros en el Volador que está en la
parte alta del puente real y la Vetulia.

Cuando había escases de dinero se vendía el café y vacas y de este


modo se pasaba el tiempo de crisis, el potrero y parte de montaña
situada en la parte alta del Recreo fue comprobada por el
corregimiento de Altamira, como sitio donde hay bastante agua y
llevarla para Altamira, para el pueblo, mi tío Alonso tiene una mujer,
Esperanza y tres hijas: Briyith, Cristina e Ingrid, dos de ellas son

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 33


Revista Escolar Oralidades – 2009

estudiantes y viven en la Vetulia, mi tío Joel vive en La Vega con mi


abuela Maura y dos de mis tías, mi papá Edgar vive con mi mamá
Margoth, somos dos hijos, Yair y Yimmi (Ego). Viven juntos hace 14
años y en la actualidad nos radicamos en la Vetulia, departamento
del Cauca. No son casados.

Mi tío Ever vive en La Vega, trabaja para la alcaldía como ayudante


de un chofer de una retroexcavadora, tiene un hijo, Adrían, su mujer
Ana, se juntaron en el 2005, no son casados y Ana trabaja en el CAI
de La Vega.

Mi tía Gloria tiene una hija, Yuli, ella es estudiante, viven en La


Vega, mi tía piedad tiene tres hijos: Katherine, Mónica y Jhon, viven
en Tolima y su esposo José que es contador, mi tía Yolanda vive en
La Vega tiene tres hijos: Ana, Carlos y Jorge, dos de ellos son
profesores y el otro agricultor, los que nombre anteriormente son
tíos y primos por papá y por mamá. Mi tía Marisol tiene dos hijos,
Doli e Ivan en el Ventiadero. Mi tía Delfina tiene tres hijos: Melisa,
Darwin, Dora, son pequeños viven en las Chorreritas y mi tía Nanci
que vive en Cali tiene dos hijos: Cristhian y Sebastián. Son
estudiantes y mi tío Ilvar es profesor de la normal de La Vega, tiene
dos hijas: Dora y Viviana. Son estudiantes, mi tía Nori, tiene casa en
el Recreo y tiene tres hijos: Danielly, Camilo y Luís, son estudiantes,
Luís vive con el papá en Huila, mi mamá Margoth, en toda mi familia
somos católicos y sobre la política por el lado de papá somos

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 34


Revista Escolar Oralidades – 2009

liberales y conservadores por el lado de mi madre. Somos


procedentes de La Vega y después viajaron a la Vetulia y trabajaron
lo que es la agricultura, sus herencias hasta formar esas tierras en
algo más productivo y de mayor valor, mis tíos y mi papá y mi
mamá se educaron en la “antigua” escuela de la Vetulia, algunos
profesores como Flavio, Flora y Paulina eran muy estrictos, fueron
muy buenos profesores y en ese tiempo no había restaurante,
después salieron a trabajar en la Comunidad y de esta manera se
conocían, ya podría ser en fiestas, trabajo etc., y de esta manera
somos descendientes de nuestra propia tierra y somos de todo lo
que hoy somos, por ejemplo en mi caso un estudiante muy alegre y
feliz.

Septiembre 4 de 2009.

LA HISTORIA DE ANGIE A PARTIR DE LA FAMILIA.

Angie Daniela Burbano Hoyos


Educando - Grupo Oralidades IESA

Gracias a mis abuelos relaté esta historia, mi familia es muy importante, porque
con ella he podido relacionarme y desarrollarme sicológicamente. Cada uno
aporta un valor para compartirlo y tomarlo en cuenta.

T
uve la oportunidad de tener a mi abuela Fidey Hoyos, la cual
me contó que mis bisabuelos eran buenas personas, la
mamá de mi abuela Fredesbinda Molano, era ama de casa,

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 35


Revista Escolar Oralidades – 2009

quien aconsejaba a mi abuela a que se


fuera por un buen camino. En cuanto al
papá de mi abuela, el cual recibía por
nombre Teófilo Hoyos era agricultura, pero
también creaba juguetes para venderlos.
Ellos enseñaron a su hija a sobrevivir por sí
sola, hasta que les llegó el día que dejaran
de existir, un hecho muy triste para
recordar.
“Ego en una de sus
celebraciones”

Mi abuelo Cicerón Burbano, me contó la historia de sus padres. Su


papá era Anselmo Cerón Pino, un negociante de los productos de su
finca, tenía un buen dinero con esto ayudaba a la subsistencia
familiar. Su madre se llamaba Beatriz Burbano, ama de casa. Juntos
ayudaron a mi abuelo a que
tuviera su propia familia y la
sustentara. Mis abuelos me han
aconsejado mucho. Cicerón un
hombre agricultor y luchador de
la vida, y aunque no estudió, nos
hace aprender lo que nunca nos
“El entorno de ego y con sus hermanos” enseñan, es decir a sobrevivir
por nosotros mismos. Mi abuelita Fidey Hoyos tuvo a unos padres
de quienes aprendió a valorar lo que se encuentra a su alrededor.
Pero su labor es ser ama de casa.

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 36


Revista Escolar Oralidades – 2009

De la gran unión de mis abuelos tuvieron a Beatriz Burbano, quien


es mí hermosa madre, ella es ama de casa y nos ha enseñado como
convivir en la vida y también tengo a mis hermanos: Laura Vanessa
Meneses y Aldair Stiven Meneses, hermanos por parte de mi mamá,
los aprecio y les ayudo en lo que puedo.

Ego actualmente cursa séptimo grado en la Institución Educativa


“San José” de Altamira, gracias a mi familia, profesores y mi
esfuerzo soy inteligente.

La relación de mi familia comenzó en Santa Cruz (Valle del Cauca)


donde vivieron mis bisabuelos y mis abuelos. En la Pradera vivió mi
abuela Fidey, en Covardapamba mi abuelo Cicerón, lugares que
quedan en el departamento del Cauca y específicamente en San
Vicente. Actualmente mi mamá, mis abuelos, mis hermanos y Angie
Daniela (Ego) vivimos en la vereda el Negro del corregimiento de
Altamira del municipio de La Vega (Cauca).

Tengo mucha familia a la que quiero, pero en esta corta historia


familiar destaqué a las personas más importantes en mi vida.

Relación de mi familia y la sociedad


Me parece buena porque en el aspecto económico. Todos se
necesitan de todos, un ejemplo podría ser en el mercado cuando

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 37


Revista Escolar Oralidades – 2009

vienen personas de muchos lugares a vender ropa y cosas para las


cocinas, tanto alimenticias como materiales, todos compran aunque
sea la más mínima cosa.

Todos se están beneficiando porque al que le compran va sabiendo


su estado económico y el que compra tiene sus cosas, para la casa.

A mi abuelita la conocen muchas personas, cuando pasa por la calle,


la gente la saluda y le cuentan cosas como ella también; es como
una especie de retroalimentación.

Me gusta de la relación de mi familia con la sociedad, porque si se


piden algún favor y si lo tienen o tienen las comodidades de hacer
aquél favor, lo hacen. Pero lo que no me gusta es que algunas
personas son muy malas gentes en cuanto a hacer favores, a veces
por esto tienen problemas.

Me gusta de mi comunidad
Es que son muy organizados, hacen actividades como para el día
del niño, hacen reuniones para mejorar un poco más la comunidad
del “Negro”, mi abuelito Fidey Hoyos también se hace partícipe de
estos eventos.

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 38


Revista Escolar Oralidades – 2009

También hay basureros para que no se contamine nuestro medio;


pero algunas personas no les gustan colaborar y botan basura por
donde quieran, esto no me gusta.

“Cuando sea grande me gustaría darle alguna solución a este


problema.”

Hechos extraordinarios en la casa de “ego”

Me cuenta mi mamá Beatriz Burbano que antes, en nuestra casa


había una bruja que venía a molestar todas las noches encima del
techo; vivía en un rancho o casita abajo en huerta de mi casa.

Hasta que yo tenía once años, esta bruja venía a molestar a mi casa.
Un día no encontrábamos el cepillo de Aldair Meneses (mi
hermano); entonces se nos ocurrió buscarlo en la casa de la bruja y
allí estaba, sucio y metido en un tarro. Mi abuelito Cicerón Burbano
se cansó de aquella bruja, nos molestara y regó linaza alrededor de
la casa de la bruja y de la de nosotros y esa bruja se cansó y se fue.

Después de unos días desacomodando la casa que era de la bruja


encontramos una olla grande y una cuchara de palo y nos dio mucho
miedo, desde ahí empezaron a asustar en mi casa los, “espantos”

Bruja, que en realidad era una mujer

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 39


Revista Escolar Oralidades – 2009

Cuando aún vivía mi bisabuelo Anselmo Cerón Pino, a la media


noche siempre escuchaba unos ruidos que eran parecidos como a
los aletazos de un pájaro grande y raspando el techo.

Después de unos días mi bisabuelo se aburrió de estos ruidos y se


le vino a la cabeza la idea de que era una bruja; para comprobarlo
le alistó una trampa; colocó ropa al revés y sangre de animal encima
del techo. Esa noche escuchó de nuevo los ruidos y se levantó a ver,
por supuesto que era una bruja y al ver a mi bisabuelo salió a volar,
entonces mi bisabuelo dijo dios mío, virgencita preciosa y la bruja
la escuchar estas palabras se asustó y se cayó al patio, pasado un
rato la bruja se convirtió en un joven muy hermosa, pero mi
bisabuelo le dijo que era muy mala al molestarnos y también le dijo
que la matar; pero la joven le dijo que ella solo quería conocer
lugares y que precisamente este lugar le había gustado mi
bisabuelo la dejó ir, pero con la condición de que no molestara más
y ella dijo si se fue.

Septiembre 4 de 2009.

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 40


Revista Escolar Oralidades – 2009

OTRAS HISTORIAS

EL CAIMO: MILCIADES NARVAEZ

Angie Pino
Educando – Grupo Oralidades IESA

T
odo comenzó cuando él tenía catorce años, pues comenzó a
trabajar y fue así como consiguió el primer terreno que en
ese entonces le costó 700 pesos, pero las ganas y la
esperanza le permitió trabajar durante varios años hasta poder
conseguir el segundo terreno que le costó 1.000 pesos y todo este
proceso le permitió empezar la construcción de su primera casa en
barra (bareque). Él no paraba de trabajar, comenzó a cultivar varios
árboles que le permitieran obtener agua y la sombra para sus
cultivos de café y caña, que fueron sus primeros recursos para la
práctica económica, es decir ya no tenía que trabajarles a otras
personas sino para el beneficio de sus propias riquezas naturales
(su finca o su pedacito de finca). Pero había un problema, su media
finca no tenía un nombre con que identificarla de otras que estaban
de vecinos.

El trabajo siguió, obteniendo recursos del café y de la caña y allí fue


cuando siguió complementado, y compró a su vecino el tercer
terreno a 2.400 pesos. Poco tiempo después compró a otro vecino el
cuarto terreno pero este fue más caro, pues el precio subió hasta un
Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 41
Revista Escolar Oralidades – 2009

valor de 80.000 pesos. Las ganas de ver crecer su finca compraron a


otro vecino su sexto terreno a 35.000.

El séptimo terreno le costó 70.000 y su última compra la más grande


y bella fue al señor Amadeo Velasco que su finca se llamaba Palo
verde y así completó la finca que hoy se llama EL CAIMO, pues
durante todo ese tiempo conocía varias partes de Colombia pero la
que más le llamo la atención fue una ciudad de Tolima que llamaba
el Caimo y por esa razón quiso recordar a esa ciudad por los bellos
y fantásticos momentos vividos allá, y fue por eso que la llamó así.

Tuvo varios hijos e hijas y mujeres, su madre le decía que él era el


“duende”, pues se conseguía una mujer por ratico y luego buscaba
otra pues se aburría de contar con una sola mujer. Pero el dolor no
faltó en aquellas tierras pues perdió a su primer hijo hace ya
veintidós años, pues la historia de su “perdido” es indeciso, lo
cierto es que el doler desde allí invadió la finca EL CAIMO, pues
perdía a su segundo hijo hace quince años y la pérdida de su tercer
hijo hizo que desplazaran a la ciudad de Cali debido que querían
acabar con la vida de la familia Narváez.

El dolor y la tristeza y por supuesto, el miedo no han salido de este


territorio. Pero hay alguien que siempre estuvo y estará presente en
todos aquellos sucesos tristes o felices, pues la finca siempre estará

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 42


Revista Escolar Oralidades – 2009

allí aunque sus viejos árboles sufrían el dolor de su padre que los
veía crecer.

Aunque no todo puede ser tristeza, la fantasía y el miedo y por


supuesto algunos interrogantes han pasado por ciertas fincas,
aunque algunos siguen allí y al parecer no quieren salir a la luz.

La fantasía tiene su papel interesante aquí, como lo son las luces de


colores que a la media noche suelen brillar, con mucha curiosidad
varias personas han querido encerrar estas luces pero no han
podido debido a las fuerzas mágicas que las rodean, esto lo
observaba en el patio de la casa nueva que hace ya trece años que
fue construida (actual casa).

Otra curiosidad en la finca es la riqueza mineral, como el oro y al


respecto se tejen creencias. Una de las hijas ha podido presenciar
un hecho fantástico que ha dejado mucha curiosidad en esta finca,
pues en una ocasión ella estaba solo en el primera casa y eran como
las 11:00 p.m. cuando de repente calló una bola, que en vez de
producir miedo, lo que ella sintió fue una gran curiosidad que trató
de cogerla pero estando a 2 m. de ella se desaparecía lentamente y
fue allí cuando se cuenta que era la luna, de repente reaccionó y se
sorprendió demasiado.

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 43


Revista Escolar Oralidades – 2009

Luego de unos días un señor les dijo que en ese punto había un
cordón enorme de oro pero estaba a 10 m bajo tierra. En la finca
existe un lugar llamado la Colina, en el cual han detectado varias
capas de plata sobre la tierra.

Hace muchos años, antes de que comprara la finca de la Palo verde


existió una señora que vivía solo en su casa, la cual era de caña y
ella casaba culebras por las tardes y de noche lleva lana, pero un
día luego de su rutina hecho su culebra asada y se puso a hilar lana,
siendo la media noche tocaron la puerta y ella salió y se encontró
con el “ánima” pues con su dedo señaló un pedazo de tierra y ella
no dudo en ponerse a escarbar y sacó un baúl lleno de oro, pues la
señora cogía sus riquezas y se desapareció, nunca se volvió a saber
nada de aquella señora.

Y todo esto lo encontramos en aquella finca pero la ambición no


rodea a esta.

El misterio rodea cada rincón del CAIMO, pues cada vez se sabían
más y más cosas muy raras y también curiosas, pues despertaban un
miedo al saber que estas fantasías pudieran convertirse en realidad.
Pero el padre del CAIMO cuida, cuida y cuidará de ella como su
propia vida, pues en ella, él vivió la pérdida de sus hijos y
descubrió tantas cosas que ahí recuerda con emoción y algunos

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 44


Revista Escolar Oralidades – 2009

interrogantes que están escondidos en el corazón de la tierra del


CAIMO.

Pero además de vivenciar esto, aprendió cosas como fue tallar la


madera y hacer bellas cosas que en su finca ha visto, trabajarlas,
aperos para las cabezas de los caballos, se encargaba de peluquear
a su familia, pues era un buen cortador, como dice tiene buena
mano, pero no solo a los humanos, pues es un buen embolador de
sus propios caballos, es un buen negociante, conoce muchas cosas
y sabe que es lo conveniente para cada cosa, trabaja con los
espíritus, pues cura de “espantos”, sabe y practica varias magias y
trucos que han ayudado para cuando son víctimas de grupos
armados, pues hace como dos años dejaron de “atracar o robar” en
esta finca.

Toda esta vida es más que un cuento de fantasías pues nunca vas a
saber o a creer la verdad, ya que esto permanecerá en cada árbol,
en cada flor, y en todo aquello que haga parte de la mágica finca de
El CAIMO.

Noviembre 20 de 2009.

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 45


Revista Escolar Oralidades – 2009

LA HISTORIA DE MI VEREDA EL ROBLE


Por: Eduar Zemanate

E
mpezaré a contarles la historia de mi vereda EL ROBLE, en
el año de 1945 – 1983 mi vereda se llamó la Trocha, porque
en aquellos tiempos todavía no se conformaban las
veredas, solamente existían el corregimiento con el nombre de la
Trocha, este nombre fue dado por haber construido una trocha o
camino más largo que permitía la transportación y la comunicación
con la vereda el Negro.

Sus primeros pobladores fueron:

Diomedes Castro era proveniente del corregimiento de San Miguel,


y quien fue el fundador de la vereda en el año de 1985. Además
Ricaurte Cruz, Carlos Molano, Flor Molano, Natael Molano, Emma
Molano, Ventura Molano y la señora Yudi Molano eran provenientes
del corregimiento de San Miguel, solamente el señor Merardo Erazo
era proveniente del departamento de Nariño.

El señor Diomedes Castro fue quien dio por nombre el roble a


nuestra vereda, ya que este tenía un predio con muchos árboles de
roble. En el año de 1985 empiesa el Robe a conformarse como
vereda y crea su primera Junta de Acción Comunal encabezada por:
Diomedes Castro (Presidente), Hortensia Gómez (Secretaria),

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 46


Revista Escolar Oralidades – 2009

Bolivar Chicangana (Tesorero), y desde 1985 cada cuatro años se


cambia la Junta de Acción Comunal.

En la vereda de el Roble hay aproximadamente cincuenta familias,


con la aproximación de 180 habitantes y que con el pasar del tiempo
han llegado familias provenientes de otros lugares como La Vega y
Pancitará y algotras partes, entre las familias provenientes tenemos:

Los Chicanganas provenientes de La Vega,


Los Castros provenientes de San Miguel,
Zemanates provenientes de La Vega,
Los Lopez provenientes de Pancitará y Santa Rita,
y los Erazos provenientes de Nariño.

Todas estas familias han sido provenientes de otros lugaresm, pero


han sido gente muy trabajadora, emprendedora y colaboradora en
nuestra comunidad.

La economía de mi vereda: los “robleños” cultivan plátano, banano,


yuca, caña y su cultivo principal el café.

El cultivo del café y su proceso

Primero seleccionamos las semillas de café y las dejamos secar a la


sombra, después de estar secas las colocamos en una recipiente

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 47


Revista Escolar Oralidades – 2009

con agua durante una noche para que la semilla se hablante y esté
lista para regarlo en un germinador, esta germinación tarda 90 días
en la que la semilla abre hojas y que la llamamos “chapola”, y ya
está listo el enchispado, miramos en que fase está la luna, si está en
menguante procedemos a “enchapolar”, una vez enchapolado la
fumigan con insecticidas para que la plaga no haga mucho daño y
no haya mucha perdida. A los tres mese de estar enchapolado el
café tiene un crecimiento aproximado de 20 centímetros y está listo
para sembrarlo, después de estar sembrado la fumigan cada 15 días
y la limpia o la desyerba del café cada dos meses mientras está
pequeño. Al cumplir seis meses de estar sembrado lo abonan
dependiendo el estado del tiempo.

En tiempo caluroso lo abonan con urea que le da humedad a la


planta, en el tiempo lluvioso lo abonan con “remitol, 25, 4.24” y
entre otros que tengan calorías para que la planta no sienta tanto el
invierno.

La fertilización del café, después de cumplir seis meses de


sembrado lo abonan cada seis meses con una cantidad apropiada
para cada árbol de café y así se obtiene que el café empiece a
producir al año y medio y obtener buenas cosechas y buena
calidad.

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 48


Revista Escolar Oralidades – 2009

La recolección del café se la hace cada 15 días para evitar que se


apodere la “broca” en los cafetales. Después de que el cafetal
cumpla entre diez y doce años de sembrado se lo saquea, es decir,
se lo corta a una altura sobre el suelo de 10 centímetros de alto,
después de dos meses se saqueado empieza a salir de nuevo el
café, pero este se selecciona dejando dos o tres ramas en cada palo
y así sigue el proceso anterior con el café o soca.

El café es un producto de mayor exportación y comercialización


tanto en mi vereda como en el resto del país.

LA VEREDA EL NEGRO
Por: Claudia Marcela Mamián Mera.

L
a vereda el Negro está ubicada en el corregimiento de
Altamira municipio de la Vega – Cauca, en el gran Macizo
colombiano, nuestra historia comienza a raíz de que sus
habitantes fortalecieron el corregimiento de Altamira como un
barrio, pero por no encontrar un apoyo a las necesidades de sus
moradores se dio la idea de conformar una vereda a través de la
creación de una Junta de Acción Comunal, luego de muchas
reuniones se nos dio la oportunidad de conformarnos como una
vereda con su respectiva junta debidamente reconocida, así fue que
a través de una asamblea dirigida por el promotor de Juntas
comunales el señor Vladimiro López se llevó a cabo una asamblea

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 49


Revista Escolar Oralidades – 2009

con la participación de todos sus habitantes para la elección de la


directiva de la Junta de Acción Comunal, la cual fue integrada por el
señor Fidencio Manquillo como presidentes, el instinto Jorge
Enrique Beltrán como vicepresidente, el señor Buenaventura
Burbano como tesorero y el señor Vicente Mamián como secretario.

Esta directiva fue reconocida con personería jurídica 003166 de 7 de


noviembre de 1979. Desde ese entonces hemos venido trabajando
de una manera organizada buscando la solución a las diferentes
necesidades de desarrollo para sus moradores, es así que en la
actualidad nos gozamos de ser una de las veredas que mas obras de
desarrollo a logrado para sus moradores y es de destacar el
empuje, el trabajo constante de sus familias por salir adelante y en
la mayoría de su viviendas se observa la tenacidad del trabajo, pues
no refleja muchas ideas de pobreza como en otros sectores del
municipio.

Hemos tenido la oportunidad de ser favorecidos con varios


programas de desarrollo del gobierno y de varias entidades, las
cuales han invertido importantes recursos de apoyo a toda la
comunidad, es de destacar el proyecto de concertación de la
reserva forestal, lo cual contamos con más de 120 hectáreas para la
protección de nuestra micro-cuenca que surte el acueducto
colectivo que beneficia a más de 1.000 personas de siete veredas
que se benefician del acueducto colectivo.

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 50


Revista Escolar Oralidades – 2009

Con la tenacidad, laboriosidad de su gente hemos logrado ser una


vereda que tiene un reconocimiento la trabajo y a la organización.

Su economía principal se basa en la agricultura de diferentes


productos como café, plátano, caña, panela, productos de pancoger,
especies menores y en muy poca escala la ganadería y
transacciones comerciales.

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 51


Revista Escolar Oralidades – 2009

Paisaje del Macizo Colombiano desde la vista del


corregimiento de Altamira.

“… Los lugares son el recuerdo de quienes supieron habitarlo de acuerdo a sus


necesidades naturales”.

La Revista Escolar Oralidades de la Institución Educativa San José de Altamira,


busca fortalecer los procesos educativos de acuerdo a los acontecimientos contextuales,
en esta oportunidad, la historia y las narraciones se apropiaron de las Ciencias Sociales,
para hacer práctica de conceptos importantes como el espacio y el tiempo , diferentes
en percepciones pero a la vez, la misma realidad, los habitantes de una parte del Macizo
Colombiano, el Corregimiento de Altamira en el Municipio de La Vega – Cauca
(Colombia).

Willian Jairo Mavisoy Muchavisoy. 2009

Institución Educativa San José de Altamira – Municipio de La Vega – Cauca 52