You are on page 1of 8

p.

Archivo enviado desde LexisNexis OnLine

10/ 05/ 2007 Lab07_07D.zip Lab07­3.txt

Citar Lexis Nº  0003/401441

Género:

Jurisprudencia anotada

Título:

Acerca de los requisitos formales para la procedencia de las multas de la ley 24013

Autor:

Míguez, Gerardo E.

Fuente:

RDLSS 2007­7­600

CONTRATO DE TRABAJO ­ 06) Forma y prueba ­ e) Empleo no registrado ­ 02.­ 
Indemnización por falta o falsedad de registro

Comentario a:

­ C. Nac. Trab., sala 4ª, 21/11/2005 ­ Kannemann, Germán A. v. Celina, Mariano M. y 
otro,
p.2

SUMARIO:

I. Introducción.­ II. Multas de la Ley Nacional de Empleo.­ III. Requisitos para la 
procedencia de las multas de la LNE.­ IV. Conclusión

I. INTRODUCCIÓN

El fallo dictado en la sala 4ª de la C. Nac. Trab. por medio del cual se dictaminó que la 
remisión dispuesta en el art. 11   inc. b ley 24013 (LA 1991­C­2895), denominada "Ley 
Nacional de Empleo" (en abreviatura, "LNE."), solamente resultaría exigible para la 
indemnización reclamada en el marco de su art. 8   pero que no haría a la procedencia de 
la multa establecida en su art. 15   nos da lugar para reflexionar una vez más sobre las 
multas establecidas en la LNE.

Antes de entrar a analizar los requisitos que debe reunir la intimación cursada en los 
términos de la LNE., como así también el alcance de la previsión establecida en el art. 47 
ley 25345 (LA 2000­D­4487), es dable recordar que una relación laboral indebidamente 
registrada puede darse tanto cuando el vínculo no se encuentra registrado en forma 
alguna, esto es, cuando el empleado no figura inscripto en el libro de sueldos y jornales 
correspondiente (art. 52   LCT. [t.o. 1976, ALJA 1976­A­128]), como también cuando la 
inscripción es realizada en forma errónea, es decir, cuando los datos que figuran en los 
registros pertinentes (en cuanto a la fecha de ingreso y/o a la remuneración del 
trabajador) son incorrectos.

Como enseña la doctrina de autores, la situación del trabajador no registrado es de 
desprotección, por cuanto no está cubierto por la legislación laboral ni de la seguridad 
social, carece de cobertura médico­asistencial para él y su familia y no tiene derecho al 
cobro de salario familiar, seguro de desempleo ni cobertura para el caso de enfermedades 
profesionales o accidentes de trabajo. Se trata de un disvalor que ocasiona un daño 
apreciable al dependiente pero que se proyecta también a todo el orden social, al ser 
generador tanto de evasión fiscal y previsional como de competencia desleal con los 
empleadores que sí cumplen sus obligaciones, y, asimismo, de la pérdida de ingreso de 
las obras sociales y sindicatos por falta de pago de las cuotas pertinentes  (1) .
p.3

Uno de los objetivos perseguidos mediante el dictado de la LNE. fue el de evitar ­o al 
menos disminuir­ la situación de indebida registración de los trabajadores, imponiendo 
sanciones al empleador que no cumpliere acabadamente con sus obligaciones laborales y 
previsionales.

II. MULTAS DE LA LEY NACIONAL DE EMPLEO

En efecto, a fin de disuadir a los empleadores a que registren debidamente a los 
trabajadores, en la LNE. se estableció que frente a una situación de registración irregular 
el empleado sería acreedor a ciertas indemnizaciones, a saber:

a) Para el caso de que la relación no se encuentre registrada: una indemnización 
equivalente a la cuarta parte de las remuneraciones devengadas desde el comienzo de la 
vinculación. Esta indemnización no podrá ser inferior a tres veces el importe mensual del 
salario que resulte de la aplicación del art. 245   LCT. (art. 8   LNE.).

b) Si se consigna una fecha de ingreso posterior a la real: una indemnización equivalente 
a la cuarta parte del importe de las remuneraciones devengadas desde la fecha de ingreso 
hasta la fecha falsamente consignada (art. 9   LNE.).

c) En el supuesto de que el empleador consigne una remuneración menor que la percibida
por el trabajador: una indemnización equivalente a la cuarta parte del importe de las 
remuneraciones devengadas y no registradas (art. 10   LNE.).

Evidentemente, la multa del art. 8   excluye a las indicadas en los arts. 9   y 10   LNE., 
por cuanto la situación de falta de registración incluye las demás irregularidades 
sancionadas por medio de la ley.

Para la percepción de las indemnizaciones previstas en los arts. 8   , 9   y 10   LNE. no es 
requisito la previa extinción de la relación de trabajo (art. 12   LNE.).
p.4

d) Si el empleado intima al empleador a fin de que se subsane la indebida registración y 
el empleador se niega a cumplir con su obligación, el trabajador puede considerarse 
despedido. En tal supuesto será acreedor no sólo a las indemnizaciones por despido sino 
también al 100% de aquéllas. Lo mismo ocurrirá si el empleador lo despide sin causa 
dentro del plazo de dos años computado a partir de la notificación de la intimación, por 
cuanto se presume que la decisión rescisoria tuvo lugar debido a dicha intimación (art. 15
LNE.)  (2) .

III. REQUISITOS PARA LA PROCEDENCIA DE LAS MULTAS DE LA LNE.

Ahora bien, para que las multas previstas en la LNE. sean procedentes se deben reunir los
siguientes requisitos: a) la relación laboral debe estar vigente; b) la comunicación debe 
ser efectuada por el trabajador, la asociación gremial que lo represente o apoderado con 
mandato suficiente; c) debe formularse por un plazo no inferior a 30 días; y d) debe ser 
fehaciente, específica, veraz y completa.

Ello implica que:

a) La intimación debe cursarse estando vigente la relación laboral (conf. art. 3   decreto 
2725/1991 [LA 1992­A­198]). No proceden las multas de la LNE. si la intimación se 
efectuó una vez finalizado el vínculo de trabajo. Recae sobre el empleado la prueba de 
que la intimación se efectuó durante la vigencia del vínculo laboral.

b) La intimación debe ser efectuada en forma fehaciente por una de las personas 
indicadas anteriormente. Es decir, puede hacerlo tanto el propio empleado, la asociación 
gremial o un apoderado con facultades para tales tareas.

c) El emplazamiento debe efectuarse por un plazo mínimo de 30 días. El objetivo de la 
ley fue el de evitar o disminuir el trabajo irregular, vulgarmente denominado "en negro", 
y no que el empleado se enriquezca a costa del empleador. En consecuencia, en la ley se 
previó un plazo suficiente como para que el empleador pueda regularizar el vínculo de 
trabajo.
p.5

El plazo de 30 días se computa a partir de la recepción por parte del empleador de la 
comunicación. La intimación es un acto unilateral que se perfecciona sólo cuando llega a 
conocimiento del receptor, toda vez que éste no puede considerarse obligado por una 
comunicación que no ha recibido  (3) .

Se discute si en caso de silencio del empleador frente a la intimación rige la presunción 
establecida en el art. 57   LCT. Consideramos que la LNE. se aparta del patrón de los dos 
días fijados en el art. 57   citado. La jurisprudencia ha interpretado de modo mayoritario 
que en los casos de negativa del vínculo (donde aparece desechada la posibilidad de 
regularización) o cuando se desconoce de modo expreso la pretensión del trabajador no 
resulta necesaria la espera de 30 días  (4) .

Una corriente jurisprudencial sostiene que no es necesaria la espera de 30 días otorgada al
empleador para inscribir al trabajador legalmente si aquel no evidenció la voluntad de 
cumplir con la obligación dentro de dicho plazo  (5) .

d) Los datos para que se proceda a la registración deben ser veraces, específicos y 
completos. En el caso de que las remuneraciones se encuentren indebidamente registradas
no es suficiente con que se mencione un monto promedio o aproximado de los sueldos, 
sino que deberán especificarse los meses y las remuneraciones devengadas en cada 
período. Reiteramos que por medio de la LNE. se trató de evitar la falsa registración: de 
ahí la obligación de intimar por parte del empleado a fin de que se subsanen las 
deficiencias.

Respecto de este punto se plantea el tema sobre qué ocurre en caso de que el empleado no
pueda acreditar con exactitud la veracidad de los dichos expuestos en su intimación. 
Según el criterio de algunas salas de la C. Nac. Trab., corresponde el pago de las multas 
de la LNE. aun en el caso en que el empleado no hubiera podido acreditar como real 
remuneración la indicada en la intimación, pero sí que percibía una suma superior a la 
realmente registrada. Ello, por cuanto la empresa accionada podría haber regularizado la 
situación sobre la base de las registraciones que a su juicio eran las que correspondían  
(6) . En otras palabras, proceden las multas si se demuestra el pago sin registrar más allá 
que no se acredite acabadamente que la remuneración era la indicada en la misiva.

e) De acuerdo con lo establecido en el art. 47   ley 25345 (por medio de la cual se 
modificó el art. 11   LNE.) para que se gatillen las multas previstas en los arts. 8   , 9   y 
10   LNE., además de los recaudos mencionados anteriormente existe un nuevo requisito: 
p.6

que el empleado o la asociación sindical que lo represente proceda de inmediato, y, en 
todo caso, no después de las veinticuatro horas hábiles siguientes de efectuada la 
intimación al empleador, a remitir a la Administración Federal de Ingresos Públicos copia
de dicho requerimiento.

Si el empleado no cumple con la carga dispuesta en el artículo indicado las 
indemnizaciones previstas en los arts. 8   , 9   y 10   LNE. son inadmisibles. Tampoco 
procede el pago de estas indemnizaciones si el envío a la AFIP. de la copia del 
requerimiento efectuado al empleador ha sido extemporáneo  (7) .

Sin perjuicio de ello, señalamos que sobre este punto hay opiniones que sostienen que 
aunque la comunicación prevista por el art. 11   inc. b LNE. se hubiera realizado con 
posterioridad al plazo previsto, las indemnizaciones serían procedentes, puesto que el 
organismo respectivo tomó conocimiento de la denuncia efectuada por el trabajador, con 
lo que la finalidad contenida en la disposición legal quedaría cumplimentada, aunque 
hubieran transcurrido apenas unos pocos días entre la comunicación cursada al empleador
y la enviada a la AFIP.  (8) .

Más allá de lo discutible que resulta tal interpretación (por cuanto si bien se cumplió con 
la finalidad prevista en la ley no se hizo dentro del plazo por ella dispuesto), entendemos 
que el condicionamiento de comunicación a la AFIP. establecido por el art. 11   LNE. 
afecta únicamente las indemnizaciones de sus arts. 8   , 9   y 10   y no la prevista por el 
art. 15   de la norma legal  (9) , indemnización a la que tendría derecho el empleado 
(reuniéndose los requisitos pertinentes) aunque no comunicara el incumplimiento al ente 
recaudador.

IV. CONCLUSIÓN

La ley 25345   "pretende solucionar los flagelos del trabajo clandestino y la evasión 
previsional... y no tiene como fin único perseguir que el trabajador obtenga por su 
intermedio un incremento indemnizatorio más"  (10) . Es por ello que impone la carga al 
empleado de anoticiar al ente recaudador la denuncia de un fraude laboral.

Sin embargo, coincidimos con Mark en que la carga impuesta no parece que hubiera 
servido de algo, a la luz de la evidente falta de persecución eficiente del empleo no 
p.7

registrado, y es presumible que sólo haya generado más burocracia, dilapidando recursos 
que podrían afectarse a la lucha efectiva ­y no sólo declamada­ contra la evasión  (11) .

Más allá de estas consideraciones, en caso de que el empleado hubiera efectuado 
debidamente la intimación a su empleador, como así también la denuncia a la AFIP. 
dentro del plazo máximo de un día computado a partir de la intimación, podría reclamar 
las indemnizaciones previstas en los arts. 8   , 9   , 10   y 15   LNE. Si omitió la 
notificación a la AFIP. o la efectuó en forma extemporánea, sólo podrá reclamar la 
indemnización establecida en el art. 15   LNE.

NOTAS:

(1) Conf. Grisolia, Julio y Ahuad, Ernesto J., "La reparación del daño ante la falta de 
registración del contrato de trabajo", JA 2006­I­1058.

(2) Conf. Foglia, Ricardo, "Las indemnizaciones de los arts. 8   , 9   , 10   , 11   y 15   ley 
24013. Requisitos para su procedencia", TySS 1996­20.

(3) C. Nac. Trab., sala 5ª, 15/5/2001, "Otazu, Miriam E. v. Servicios Integrales de 
Correspondencia S.A.".

(4) Conf. Rodríguez Fernández, Liliana, en Vázquez Vialard, Antonio (dir.), "Ley de 
Contrato de Trabajo comentada y concordada", t. I, 2005, Ed. Rubinzal­Culzoni, p. 428.

(5) C. Nac. Trab., sala 1ª, 14/5/2003, "Caporalini Gonino, Débora F. v. Action Life de 
Argentina S.A. y otro"   , TySS 2003­831.

(6) Conf. C. Nac. Trab., sala 3ª, 10/9/1997, "Sánchez, María E. v. Wull, Jorge M. y otro",
cit. por Mark, Mariano, "La oportunidad y las circunstancias acreditadas en la intimación 
prevista por el art. 11   ley 24013", JA 2002­II­243.
p.8

(7) Conf. C. Nac. Trab., sala 6ª, 16/11/2005, "Sorrentino, Antonio v. Consorcio L. M. 
Campos 1626 y otros s/despido"   , expte. 3883/03.

(8) C. Nac. Trab., sala 7ª, 15/7/2004, "Blanco, Juan C. v. Visconti, Ángel L.", TySS 
2004­967.

(9) C. Nac. Trab., sala 10ª, 2/12/2002, "Ferrari, Luis v. Francia, Carlos"   , cit. por Mark, 
Mariano H., "La notificación a la AFIP. prevista por el art. 11   LNE.", RDLSS 
2004­14­960.

(10) C. Nac. Trab., sala 1ª, 30/9/2003, "Cersósimo, María v. Siembra AFJP. S.A. 
s/despido", sent. 81086.

(11) Conf. Mark, Mariano H., "La notificación a la AFIP. prevista por el art. 11   LNE." 
cit.

2007AR_DA002