Sie sind auf Seite 1von 7

Derecho Adjetivo y Sustantivo.

DERECHO SUSTANTIVO:
Desde otro punto de vista, el Derecho sustantivo regula y
fundamenta directamente el contenido de los deberes y
facultades: el Derecho civil, el Derecho penal, el Derecho
mercantil
etc... Así pues el Art. 185 del código civil consagra cuales son
las causas de divorcios. Se tiene que este dispositivo es
simplemente sustantivo.
Ejemplos de derecho sustantivo:
• Normas que declaran la mayoría de edad.
• Derechos del acreedor.
• Obligaciones de deudor.
El Derecho sustantivo es el conjunto de normas que pueden
ser reconocidas y admitidas a través de diferentes sistemas
jurídicos dando seguridad y certeza a los sujetos.
El Derecho sustantivo es el que trata sobre el fondo de la
cuestión, reconociendo derechos, obligaciones etc.
Es aquel que se encuentra en la norma que da vida a una
determinada figura jurídica, acto jurídico o figura típica,
impone los comportamientos que deben seguir los
individuos en la sociedad, también está relacionado con el
Derecho procesal, las normas procésales, plazos sustantivos
etc. Por ejemplo, en materia penal podemos ver que el
derecho sustantivo penal dice “aquel que prive de la vida a
otro se le aplicara como sanción una pena”.
Este regula el deber ser, el que impone los
comportamientos que deben seguir los individuos en la
sociedad.
Por ejemplo:
La norma según la cual aquel que cause un daño a otro,
debe repararlo, es una típica norma de Derecho sustantivo
o material, porque impone una obligación jurídica de
reparación o indemnización a favor de la víctima, por parte
de aquel que realizo contra ella el hecho ilícito.
DERECHO ADJETIVO:
Estos son, Derechos civiles… Podemos destacar que se señala
la forma en la que se hacen valer los derechos contenidos
en el Derecho sustantivo, y ambos crean un cuerpo de leyes
que se complementan, pues sin uno el otro no tendría vida.
Este establece el procedimiento para ejecutar o hacer valer
tales derechos y que la doctrina universalmente ha
consagrado como el Derecho procedimental como es el
caso de Derecho procesal civil, penal o laboral. Está
conformado por las normas que regulan el proceso, que es,
a su vez, el mecanismo para realizar al Derecho sustantivo
(Codigo Civil).
Para explicar esto se usará este ejemplo:
Pedro insulta a Rodrigo en una entrevista que concede en
un periódico, donde lo tilda como una persona de malas
costumbres, embustero y mal padre. Rodrigo le reclama a
pedro el pago de una indemnización por ese hecho ofensivo
y que se retracte públicamente, pero pedro no lo hace.
Surge en ese momento la posibilidad para Rodrigo de
demandar a Pedro para obtener las indemnizaciones
correspondientes; las normas adjetivas regulan en este
caso, los requisitos y formas que debe cumplir Rodrigo para
demandarlo, el juez competente para conocer de la
demanda, las condiciones de admisibilidad de la acción, el
emplazamiento y citación del demandado, las defensas que
puede oponer, como se realizara la actividad probatoria, los
requisitos de la sentencia y los recursos que pueden
interponerse contra ella, entre otras múltiples materias.
Código de procedimiento civil:
¿En qué se diferencian el Derecho sustantivo del Derecho
adjetivo?
EL SUSTANTIVO es la norma consagratoria de un derecho.
En cambio el Derecho adjetivo lo constituye el mecanismo
procedimental que permite hacer valer ese derecho o darle
efectividad a esa relación. Las normas de procedimiento civil
en sus artículos 754 al 761, ambos inclusive determinaran
como proponer la demanda de divorcio como fundamento
en la causal que se ha escogido del artículo 185 del código
civil, así como los actos para obtener finalmente en la
decisión judicial que acuerde o no el divorcio solicitado.
¿Cuál es más importante, el Derecho Penal Sustantivo o el
Adjetivo Penal?
Ambos son caras de una misma moneda, pues el Derecho
Sustantivo regula el delito y por lo tanto manda que se
persiga; Y el Adjetivo, establece el procedimiento para
perseguir el delito. El uno no se puede aplicar sin el otro, no
se pueden separar. Así, si se comete un homicidio (hecho
regulado por el Sustantivo), se perseguirá en el juicio
correspondiente (procedimiento regulado por el Adjetivo).

El Derecho Adjetivo está integrado por un “conjunto de leyes


que posibilitan y hacen efectivo el ejercicio regular de las
relaciones jurídicas, al poner en actividad el organismo
judicial del estado. No determina lo que es justo, sino como
ha de pedirse la justicia”
Por su parte lo integran aquellas normas también dictadas
por el órgano competente del estado, y permiten el ejercicio
de los derechos y el cumplimiento de los deberes que se
establecen con el derecho sustantivo (Código de
Procedimiento Civil).
Derecho objetivo y derecho Subjetivo

El concepto de derecho tiene dos significados diferentes


que es menester precisar: el punto de vista objetivo y el
punto de vista subjetivo.
Si lo contemplamos como un ordenamiento social destinado
a regular la conducta humana, advertimos de inmediato que
el derecho está formado por un cúmulo de normas, es decir,
de reglas impuestas a la actividad de los hombres, y a las
cuales deben estos someterse.
Si, por el contrario, lo contemplamos desde el fuero interno
de cada uno, nos vemos en posesión de derechos que
podemos hacer valer frente a los demás.
En el primer caso del DERECHO OBJETIVO es ese conjunto
de normas (leyes, costumbres, resoluciones judiciales y
preceptos doctrinarios).
En el segundo. EL DERECHO SUBJETIVO COnsiste en las
facultades que tienen las personas para actuar en la vida
jurídica.

En cambio, el punto de vista subjetivo en el derecho tiene


siempre un carácter individual, pues la norma coloca en
manos de una persona una facultad de obrar frente a otras.
Esta facultad puede contemplarse: a) como libertad (es lícito
todo acto que no sea prohibido o penado por el derecho);
como poder jurídico (el cual encierra la posibilidad de realizar
los actos jurídicos para los cuales tenga capacidad cada
persona); y c) como pretensión (o sea el derecho de exigir de
otros el cumplimiento de un deber impuesto por las normas).
El primer aspecto es unilateral; el segundo crea una relación
entre dos o más sujetos, la cual surge precisamente a raíz del
acto jurídico; y el tercero consiste en la facultad de hacer
efectiva la consecuencia de esa relación, exigiendo de otros
la conducta a la cual se han obligado o que una norma les
impone.

El derecho subjetivo puede definirse, por lo tanto, como el


conjunto de facultades que una persona tiene para obrar
lícitamente, a fin de conseguir un bien asegurado por una
norma jurídica natural o positiva.

Se trata siempre de una facultad, es decir, de una


prerrogativa otorgada o reconocida a las personas, que
éstas tienen en potencia, y cuya utilización queda librada a
su voluntad discrecional.

Esta facultad lleva implícita la posibilidad de ejercerla, pero


no debe confundirse con el acto mismo de llevarla a la
práctica.
Tal prerrogativa es inherente a la naturaleza misma del
hombre. El derecho no puede ni pretende imponer una
determinada conducta: se limita a señalar la que estima
conveniente y a castigar la que considera nociva. Y ello se
explica, pues el hombre es un ser dotado de voluntad y de
razón, cuyos actos conscientes derivan del empleo de su libre
albedrío, que el derecho no podría nunca suprimir.

Interesa remarcar que estas nociones de derecho objetivo y


derechos subjetivos no son antagónicas sino por el
contrario se corresponden y exigen recíprocamente. En
efecto, el derecho objetivo consiste en un ordenamiento
social justo. Pero por eso mismo, es decir, en cuanto justo,
ha de reconocer a las personas humanas la posibilidad de
obrar en vista de sus propios fines.

De aquí se sigue que el derecho objetivo existe para el


derecho subjetivo, y a su vez éste encuentra en aquel la
fuente inmediata de su existencia. Y décimos inmediata
porque la mediata es la naturaleza racional del hombre que
lo provee de la inteligencia, voluntad y libertad por las cuales
el sujeto, conoce, quiere y obra.