You are on page 1of 28

1

"A ño del Buen Servicio al Ciudadano"


INSTITUCION EDUCATIVA NTEGRADO
“RICARDO PALMA”
31756

ANALSIS LITERARIO

“AVES SIN NIDO”


AREA:
LITERATURA
DOCENTE:
Débora CASQUERO TORRES
INTEGRANTES:
Diana PALACIOS MONAGO
Jenifer PALOMINO RIVERA
Lizet ROBLES ZAMBRANO
Marks HINOSTROZA JARA
Jhoja n SUCAPUCA ESPIRITU

GRADO DE ESTUDIOS:
QUINTO
SECCION: “B”
CERRO DE PASCO, 2017
3

INDICE

Dedicatoria 4
Introducción 5
Capítulo I 6
Biografía Clorinda Matto de Turner
Capitulo II 8
Análisis de la obra
Argumento 9
Personajes 11
Principales, Secundarios, accidentales
Capitulo III 13
Estructura interna
Capítulo IV 22
Vocabulario 24
Capítulo V 26
Conclusión 27
Bibliografía 28
4

Dedicatoria

Esta dedicatoria va dedicado a


Nuestros padres que nos apoyaron en todo momento
a pesar de todo siempre están ahí para nosotros.
5

INTRODUCCION
La literatura indianista se va liberando de elementos pintorescos,
de funciones sentimentales, de la actitud paternalista de la
corriente romántica, para convertirse en testimonio, en alegato
reivindicador. Perú es uno de los centros de cambio de perspectiva.
Las campañas ideológicas de defensa del indio de Manuel González
Prada y la angustiosa crisis económica generada de la adversa guerra
del Pacífico crean un nuevo clima que en la literatura se refleja en
la explotación de la realidad presente. La evocación histórica, el
distanciamiento, son sustituidos por el análisis directo de la
conflictividad socioeconómica contemporánea. Buena parte de la
literatura hispanoamericana de fines del siglo XIX puede leerse
como una reflexión sobre la modernidad. No importa que a veces se le
alabe y muy endeble se suscite a la urgencia inaplazable de
realizarla socialmente o que a veces a la inversa, se le tema por su
capacidad de desestabilizar el orden tradicional: en uno y otro caso
es el asunto que emerge como eje decisivo de ese tiempo. Su contexto
tiene que ver con la extendida frustración que viven los países
hispanoamericanos, salvo unas débiles excepciones, luego de varias
décadas de independencia.
En el Perú la situación tiene un sesgo especialmente
dramático por la catastrófica experiencia de la guerra del
pacifico. La derrota fue la casi inevitable culminación de un
proceso de deterioro económico, social, político y ético, y mostro
más que la obvia debilidad militar, la muy endeble constitución de
la sociedad peruana, su desintegración sin atenuantes y el fracaso
sustancial de los distintos proyectos nacionales que habían sido
asumidos hasta entonces por las diversas fracciones de la clase
casta dirigente.
Clorinda Mattos de Turner escribe toda su obra en este
clima de postguerra. Curiosamente trata muy pocas veces del tema de
manera explícita, su vocación reformadora se nutre esencialmente de
la experiencia de una nación vencida, que tiene que encontrar
alternativas de reconstrucción. Sus primeras obras de Clorinda,
llevan un benevolente prólogo de Don Ricardo Palma y sin duda están
inspiradas en las célebres Tradiciones Peruanas
Poco después Mattos de Turner se siente atraída por la
ideología de Gonzales Prada, gran adversario de Palma. A través de
ellos se enfrentan, mucho más que dos generaciones, dos maneras de
entender y practicar la literatura.
Clorinda Mattos no tenía la impetuosidad de Gonzales Prada, pero
participa de la conciencia de transformar la sociedad y la
necesidad de incluir las masas indias en un plan de modernización
del país. Como veremos en esta monografía, la obra Aves sin Nido
obedece a estos requerimientos. Aparece bajo la sombra de Prada y
solamente un año después del “Discurso en el Politeama”.
6

CAPITULO I
1. BIOGRAFIA DEL AUTOR
Grimanesa Martina Matto Usandivaras de Turner Nació en el Cusco
el 11 de septiembre de 1852 en la casa de la familia Matto en
la hacienda Paullu Chico, distrito de Coya, provincia de Calca
en el departamento de Cusco y fue bautizada en la Parroquia del
Sagrario de la Catedral de Cusco, el 30 de diciembre de 1852,
bajo los nombres de Grimanesa Martina, aunque más tarde ella
misma usaría el nombre de «Clorinda», con el que se le conoció
a lo largo de su vida. Hija de Ramón Mato Torres y Grimanesa
Concepción Usandivaras Gárate
En la hacienda de sus padres tuvo oportunidad de observar la
vida campestre, y aprendió a hablar el quechua. Cursó estudios
primarios en el Colegio de Nuestra Señora de las Mercedes en la
ciudad del Cusco, que interrumpió a la muerte de su madre. A
partir de entonces tuvo que hacerse cargo de sus hermanos
menores. En 1871 se casó con el comerciante, médico y hacendado
británico Joseph Turner y se fue a vivir con él al pueblo
andino de Tinta, instalándose en una casa-quinta. Al morir su
marido diez años después, en 1881, la viuda se vería enfrentada
con serios problemas económicos, ya que abogados y jueces
corruptos le harían perder gran parte de su herencia.
En 1876 Clorinda Matto fundó la revista El Recreo, en la que
publicaron autores famosos de su tiempo como Juana Manuela
Gorriti, Ricardo Palma, Rufino José Cuervo o Fernán Caballero.
Dejó el proyecto un año después, por razones de salud, y se
trasladó a Arequipa. El mismo año de 1877 participó en una de
las tertulias de Juana Manuela Gorriti, las famosas «veladas
literarias» que ella continuaría más tarde. En Arequipa asumió
el puesto de redactora jefe del diario La Bolsa (1884-1885). En
1884 publicó Elementos de Literatura Según el Reglamento de
Instrucción Pública Para Uso del Bello Sexo. Ese mismo año
estrenó su tragedia Hima Sumac ó El secreto de los Incas. Drama
histórico en tres actos y en prosa en Arequipa, que tuvo poco
éxito y sólo se representó una vez más, en Lima en 1888, donde
Clorinda Matto se había establecido en el año de 1886. En la
capital peruana, fue incorporada a las instituciones culturales
más importantes, como el Ateneo o el Círculo Literario.
En 1886 salió también su estudio biográfico Doctor Lunarejo
acerca de Juan de Espinosa Medrano del Cuzco, quien había
publicado dramas en quechua en el siglo XVII. En 1889 asumió la
jefatura de redacción de El Perú Ilustrado en Lima, casi al
mismo tiempo que aparecía su primera novela, Aves sin nido, que
la haría tan famosa. Esta novela fue controversial porque narra
7

la historia de amor entre un hombre blanco y una bella mujer


mestiza, quienes no pudieron casarse al descubrir que eran
hermanos, hijos de un mismo padre, un sacerdote mujeriego,
abordando así la inmoralidad sexual de los clérigos de esa
época. El 25 de abril de 1895 Clorinda salió de Lima y se fue
al exilio a Buenos Aires, pasando por Valparaíso, Santiago de
Chile y Mendoza. No volvería a su patria. Se ganó la vida
impartiendo clases en la Escuela Normal de Profesoras, así como
en la Escuela Comercial de Mujeres, y trabajando como
periodista.
Murió en Buenos Aires el 25 de octubre de 1909. Sus restos
mortales fueron repatriados en 1924, a raíz de una resolución
del Congreso peruano, y fueron sepultados en el mausoleo de la
familia Matto, en el Cementerio Presbítero Maestro.
8

CAPITULO II
1. ANALISIS LITERARIO DE LA OBRA
1.1. MOVIMIENTO, GÉNERO Y ESPECIE LITERARIA –
Movimiento Literario: (Indigenismo) La autora de “Aves sin nido
“ es una corriente cultural, antropológica concentrada
en el estudio y valoración de las culturas indígenas, y el
cuestionamiento de los mecanismos
de discriminación y etnocentrismo en perjuicio de los pueblos
originarios.
Género Literario: Por ser una obra escrita en prosa, pertenece al
género de la Narrativa.
Especie literario: La especie narrativa que utiliza Clorinda
Matto en su obra es la Novela.
1.2. TEMA Y MENSAJE:
Tema: El amor, moralmente imposible, que nace entre Margarita y
Manuel (jóvenes enamorados en vísperas del connubio y que descubren
ser hijos de un mismo cura lujurioso) es el tema que servirá para
presentarnos la lucha de indefensos campesinos contra la prepotencia
extrema de gamonales aliados de malos sacerdotes y jueces venales..
Mensaje: se puede apreciar que hay personas buenas que dan todo
por ayudar a su prójimo. Vemos también el amor imposible ya que
estas dos personas terminan siendo hijos de un mismo padre.
Las consecuencias de nuestras acciones sólo podrán ser
acariciadas cuando un bruno y lúgubre momento se manifieste en
contra de nosotros.
9

2. ARGUMENTO: La obra trata sobre la lacerante realidad en el


padecimiento del indio Juan Yupanqui y de su esposa Marcela. Don
Fernando Marín, minero, y su esposa Lucia se identifican
plenamente con el sufrimiento de los indios de Killac; cooperan
con el dinero al Indio Juan Yupanqui para protegerlo de los
cobros injustos a que lo sometían el cura pascual, el gobernador
Sebastián Pancorbo y los vecinos blancos.
Las acciones que cometen los abusivos explotadores de Killac son
extremadamente inhumanas, como por ejemplo el rapto de la pequeña
hija de Juan Yupanqui que el cobrador de impuestos hace con la
complicidad de las autoridades, para luego venderla en Arequipa.
La ayuda que brinda don Fernando Marín salva a la hija de Juan
Yupanqui. La solidaridad de la familia Marín con los indios
humillados y maltratados simboliza la medición de un elemento
externo y civilizador, ajeno a la estructura interna de la
sociedad lugareña, que rompe el equilibrio tradicional de la
explotación del indio.
Los explotadores se sienten amenazados de afuera, por gente que
no reconocen el equilibrio de la explotación, y por ello deciden
suprimir la amenaza de manera violenta, recurso tradicionalmente
efectivo para controlar la rebelión del indio. Organizan una
asonada popular contra los forasteros para asesinarlos; los
esposos Marín escapan a tiempo del atentado gracias a otra
intervención providencial, en cierto modo otra vez ajena al
lugar; se trata de Manuel, un joven estudiante de jurisprudencia,
que con el exilio de su madre Petronila, se hace presente en la
casa de los Marín para salvarlos.
Manuel es hijastro del gobernador y este hecho crea disensión en
el campo enemigo del indio; un elemento ideólogo interesante es
que la salvación del indio en la novela indigenista tiene como
punto de partida el cambio de la conciencia en algunas personas
del grupo explotador, gracias a la intervención de un factor
civilizador; de esta manera de plantear el problema comienza con
“aves sin nido”. Antes de morir, Marcela Yupanqui confiesa un
secreto a Lucia Marín, que será revelado al final de la novela,
después de haber servido como ingrediente para crear un desenlace
melodramático.
Las niñas Yupanqui, que se habían quedado huérfanas son adoptadas
por los Marín. Margarita Yupanqui en manos de la novelista es
apenas un recurso para insertar en la novela la trama romántica;
sin ella el paso de la narración descansaría sobre la denuncia
indigenista: Manuel se enamora subidamente de Margarita, como
complemento de su figura como héroe salvador de los Marín. Las
preocupaciones de Clorinda Matto de Turner exigen el castigo de
los personajes culpables, así la intención moralizante de la
novela romántica se hace evidente.
El cura personaje licencioso y uno de los instigadores de la
10

asonada contra los Marín, rápidamente enferma y muere. Los otros


complotados corren el peligro de ser enjuiciados por crimen;
parecería que los mecanismos de la justicia, que no está del todo
ausente, se movía para castigar a los culpables; pero nuevamente
son burlados por las autoridades (el gobernados Sebastián y el
juez de paz) encargados de hacerlos funcionar.
Los culpables en Killac, atentados por el nuevo subprefecto, le
echan la culpa de la asonada a otro indio, el campanero champú,
que no tiene nada que hacer en el asunto, pero, por ser indio era
la victima natural e inevitable dentro del sistema de
explotación.
El indio champú va a la cárcel, se apropian de su ganado, su
mujer Martina acude donde los Marín para pedir ayuda; se repite
el patrón de la salvación providencial. Los Marín cansados de
vivir en un medio tan injusto y temeroso de otras represalias,
resuelven marcharse a lima.
Los Marín antes de la partida, dan un banquete a las personas más
importantes que eran los más culpables, para con loable propósito
cristiano logra persuadirles de que cambien sus costumbres
ancestrales en nombre de la moral. Las cosas terminan como
terminan con la llegada a killac de una orden judicial de
encarcelamiento para los culpables del crimen. Manuel, entenado
del gobernador, gestiona y logra la libertad del indio champú y
también la de su padrastro; así quedan libres tanto el culpable
como el inocente.
Los Marín se marchan y Manuel los sigue para pedir la mano de
Margarita. El final de la novela es cuando Manuel y Margarita
descubren que son hermanos, hijos del Obispo Pedro De Miranda Y
Claro, producto de una época en que los dignatarios de la iglesia
no solo tenían los privilegios de la riqueza sino también la
prerrogativa de los señores feudales.
11

3. PERSONAJES: Los personajes de la obra son los siguientes:


PRINCIPALES:
 Margarita
 Manuel
 Fernando Marín
 Lucía Marín
 Sebastián Pancorbo (gobernador)
 Pascual Vargas (cura)
SECUNDARIOS:
 Juan Yupanqui (indio)
 Marcela (esposa de Juan Yupanqui)
 Rosalía (hija de Juan Yupanqui)
 Hilarión Verdejos (juez de paz)
 Isidro Champi (un pobre indio).
 Mariana (esposa de Isidro Champú)
 Miguel (hijo de Isidro)
 Petronila Hinojoza (madre de Manuel y esposa del
gobernador)
 Sebastián Benites
 Bernarda (empleada del cura)
 Escobedo
 Estefano Benites
 Bruno de Paredes (nuevo gobernador).
PERSONAJES ACCIDENTALES:
 Melitona.
 Gaspar.
 Teodora (hija de Gaspar).
 Anselmo (criado de Gaspar).

4. CARACTERISTICAS DE LOS PERSONAJES PRINCIPALES; Son

 Manuel: Muchacho de alta clase social, simpática, de


actitudes bastante maduras, caballero, decidido, estudioso.
Desde un principio se fijó en la belleza de Margarita.
 Margarita: Muchacha que al principio vive con la familia
Yupanqui pero después de morir sus padres vive con los
Marín, y está enamorada de Manuel.
 Sebastián Pancorbo: Corrupto gobernador (en un principio)
del pueblo, tan astuto como hipócrita y estafador. Sin
12

embargo era bastante fácil de influenciar, como un títere1


para todo aquel quien se mostrase de su lado, ya que al
parecer, esa era considerada una necesidad para él.
 Lucía Marín: Mujer joven, ejemplar por su infinita
solidaridad para con su prójimo, a quien le gustaba
inmiscuirse en los asuntos de su marido, siempre para algo
de buena intención. Jamás se dejaba llevar por actitudes
machistas de otros personajes de la nobleza del pueblo.
Tenía una constante conducta digna, femenina y madura.
 Fernando Marín: Honorable hombre de bien y de la alta clase
social del pueblo de Kíllac. Esposo de Lucía, quien defendía
y velaba hasta donde podía, las condiciones en que vivían
los indios en esa época.
 Pascual Vargas: Inmoral, atrevido y lujurioso, cura de la
provincia. Se aprovechaba de su autoridad para llevar a cabo
los más denigrantes y provechosos (económicamente)bjetivos.

5.TIPO DE NARRADOR: Omnisciente y testigo.

1 DATOS DE LA OBRA: Argumento –Editorial Chirre.


13

CAPITULO III
ESTRUCTURA INTERNA:
Descripción del pueblo de Killac. Haciendo
distinción entre las “casas” (techumbre de teja colorada
cocida al horno) para los notables y las “chozas” (de paja)
para los naturales
. Crítica a la iglesia, la describe como el lugar donde se
miente y se murmura la vida del prójimo.
Descripción de la magnífica casa quinta “Manzanares” una
mansión que fue propiedad del cura don Pedro de Miranda y Claro
del cual existen ciertas murmuraciones “no santas” en el pueblo
y que más tarde se transformó en obispo de la diócesis.
II
Descripción de Marcela de treinta años de edad. Ésta se acerca
a la casa de Lucía, esposa de Fernando Marín, que había ido a
establecerse temporalmente en el campo. El motivo de su visita
es pedirle ayuda.
Lucía la deja pasar a su casa y Marcela se extiende en sus
desgracias: su esposo Juan Yupanqui tiene intenciones
de matarse debido a la miserable vida que llevan. Deben
dinero y ella debe entrar a trabajar en la casa del cura de la
que las mujeres suelen salir deshonradas (“salían Mirando al
suelo”. Una de las causas de su pobreza es la muerte de la
suegra de Marcela la cual les ha valido que el cura les
embargue su cosecha de papas para cobrarse el precio del
entierro y las oraciones.
Lucía se espanta por la monstruosidad de lo que Marcela le
cuenta y le promete hablar con el gobernador y el cura, luego
la despide para que vuelva con sus hijas y tranquilice a su
marido.
III
Describe las condiciones de explotación a la que están
sometidos los aborígenes que se dedican a la cría de la alpaca

Cuya vida compara al Infierno. Los cobradores se destacan en


esta explotación y es de eso que se trata la desesperación de
Marcela: la próxima llegada del cobrador a su casa. Destaca la
complicidad de la iglesia en esta situación que al no
denunciarla se convierte en cómplice de la misma.
Mamífero camélido similar a la llama muy apreciada por su pelo
que se emplea en la industria textil.
IV
Descripción de Lucía “cuya existencia no alcanzaba los veinte
años”. Ella y su esposo estaban establecida hacía un año en
Killac, habitaba “la casa blanca”, donde se había implantado
una oficina para el beneficio de los minerales de plata que
14

explotaba en la provincia limítrofe una compañía de la cual don


Fernando Marín era accionista principal y, en la actualidad,
gerente. Piensa en llamar al cura y al gobernador, le hubiese
gustado recibir el consejo de su esposo pero
éste no se halla al momento en Killac, decide
igualmente poner manos a la obra y mandar a llamar al cura y al
gobernador.
V
Descripción del aspecto del cura Pascual (sucesor de don Pedro
Miranda y Claro) de cincuenta años de edad (“para un observador
fisiológico el conjunto del cura Pascual podía
definirse por un nido de sierpes lujuriosas, prontas
a despertar al menor ruido causado por la voz de una mujer”.
Descripción del aspecto don Sebastián Pancorbo,
quien acompaña al cura. Éste hombre que apenas recibió
instrucción primaria durante tres años casó con doña Petronila
Hinojosa, hija de notable, y en seguida le hicieron
gobernador, puesto más encumbrado al que se aspira en un
pueblo. Lucía les pide en nombre de la religión cristiana que
perdonen la deuda a la familia de Juan Yupanqui. El cura
replica preguntándole “¿Quién puede vivir sin rentas?” debido a
que la vida diaria de los sacerdotes está cada día más cara
“Nos moriremos de hambre” le explica. El gobernador asiente a
lo que el cura dice “sepa usted, señorita, que la costumbre es
ley, y que nade nos sacará de nuestras costumbres. Lucía arguye
que la caridad también es ley del corazón.
VI
Marcela espera a Juan con alegría para contarle acerca de las
promesas que le ha hecho Lucía, sin embargo Juan
se muestra pesimista y desconfía. A la mañana después de
rezar Juan se dirige a su trabajo y Marcela a casa de Lucía.
Juan tiene el presentimiento de que el cobrador llegará ese
día.
VII
Lucía está con Fernando. Ella le recuerda que le ha prometido
para el 28 un vestido pero que pretende que en vez de
regalárselo le entregue el valor del vestido. Fernando le
entrega un cheque por doscientos soles.
Pocos momentos después Marcela se acercaba al patio de la casa
de Lucía con una bella muchacha.
VIII
La historia regresa al momento al que el cura y el gobernador
se retiraban de la casa de María en el capítulo V. Comentan
acerca de lo hablado en casa de Doña Luisa y de las ideas de
Fernando mientras comienzan a planear una forma de echarlos del
pueblo, sin embargo el gobernador le advierte al cura que hay
que andarse con cuidado pues Luisa y Fernando tienen buenas
15

influencias. El gobernador Sebastián invita a tomar una copa al


cura a la gobernación. Al entrar encontraron reunidos a varios
vecinos notables comentando, cada cual a su modo, la llamada
del párroco y del gobernador a casa del señor Marín, pues la
noticia ya se sabía en todo el pueblo. La reunión constaba de
ocho personas. El cura, el gobernador, Estéfano Benites
(muchacho de diecinueve años) y cinco individuos más
pertenecientes a familias distinguidas del lugar, todos
hombres de estado. El cura y el gobernador enteran a los demás
de lo sucedido y todos reaccionan enérgicamente contra Lucía y
Fernando “los foráneos”, todos están dispuestos a no consentir
que se destruyan las costumbres de reparto, mitas, pongos y
demás.
El capítulo concluye con el siguiente párrafo: “Y aquella tarde
se pactó en la sala de la autoridad civil, en presencia de la
autoridad eclesiástica, el odio que iba a envolver al honrado
don Fernando en la ola de sangre que produjo una demanda
amistosa y caritativa de su mujer”.
IX
Lucía es visitada por Marcela y su hija, a quien Lucía admira
por su belleza. Mientras hablan de las deudas de Marcela llega
Juan, quien se echa a los pies de Lucía suplicando clemencia
pues el cobrador, como no tenían dinero, se ha llevado a su
hija menor. Dice a Lucía que hay que actuar rápido porque si no
de un momento a otro venderán a su hija y la llevarán a
Arequipa. Entra Fernando que le pregunta a Juan si sabe dónde
han llevado a su hija. Juan le responde que a lo del
gobernador.
Van Fernando y Juan a lo del gobernador y Marcela y Lucía se
quedan en la casa. La única esperanza de la inocente Marcela
para que se terminen sus deudas es que muera el señor cura.
Lucía ofrece una golosina a
Margarita (hija de Marcela) y le entrega el dinero que Marcela
adeuda al cura diciéndole: “Toma, pues, Marcela, estos cuarenta
soles, que son cincuenta pesos. Anda, paga la deuda al señor
cura, no le hables de nada de lo que sucede con el cobrador y
si te pregunta de dónde tienes esta plata, respóndele que un
cristiano te la ha dado en nombre de Dios, y nada más. No te
detengas y procura volver pronto.”
X
Entran Don Fernando y Juan donde el gobernador.
Se describe a Fernando Marín como “persona distinguida en
los centros sociales de la capital peruana, y su fisonomía
revelaba al hombre justo, ilustrado en vasta escala, y
tan prudente como sagaz. Fernando pide que el
gobernador Sebastián Pancorbo devuelva la hija a Juan. El
16

gobernador arguye que se trata sólo de un ardid para que “estos


indios” paguen.
Fernando replica acerca de la injusticia de los intereses de la
deuda pero el gobernador le responde que se trata de “costumbre
y comercio lícito”. A través de una garantía de dinero que
firma don Fernando logran que la hija de Juan vuelva con él.
Cuando don Fernando y Juan han salido entra la esposa del
gobernador que le recrimina a Fernando las cosas que está
tramando contra los
Marín y le pide que no tome participación en ello pero el
gobernador no le hace ningún caso.
XI
Descripción del aspecto y carácter de Doña Petronila Hinojosa
(esposa del gobernador Sebastián Pancorbo). Es una mujer
humilde a pesar de su posición. Se la describe como “es del
tipo de la serrana de provincia, con su corazón tan bueno como
generoso, pues que obsequia a todo el mundo, y derrama lágrimas
por todo el que se muere, conózcalo o no”[...] “Esta clase de
mujeres, que poseen corazón de oro y alma de ángel dentro de
un busto de barro mal modelado. Doña Petronila, con educación
esmerada, habría sido una notabilidad social , pues era una
joya valiosa perdida en los peñascales de Killac”.
XII
Marcela y su hija Margarita de catorce años entran a la casa
del cura.
Éste manifiesta una actitud interesada para con las virtudes
físicas de la hija de Marcela y le dice que ya podría mandarla
a trabajar para la iglesia lavando calcetines y que también
ella debería ayudar. Marcela le entrega los cincuenta pesos que
debía, el cura sorprendido insinúa a Marcela que ha ganado esa
plata prostituyéndose. Ella, ruborizándose insiste en que se la
ha dado un cristiana, como el cura no le cree acaba confesando
que se la ha dado Lucía y el cura. Éste se encoleriza contra
Lucía
XIII
Alegría y felicidad en la casa de los Marín cuando llegan Juan
y don Fernando aunque tanto él como Lucía temen represalias se
alegran de estar del lado de “los buenos”. Luego llegan Marcela
y Margarita y cuentan lo sucedido en la casa del cura y
diciendo que este ha vendido su alma a Rochino (un brujo verde,
especie de diablo) por las actitudes lujuriosas que aparenta.
Repara don Fernando, al igual que antes Lucía, en la belleza de
Margarita. Piensan que por ello debe educarse con esmero y
deciden tomarla por ahijada. Cuando salen Marcela, Juan y
Margarita hablan del aspecto de Margarita, su talla, su
belleza, el fuego de sus ojos negros. Después Fernando pide que
se concentren en visitar a Doña Petronila para que ella quede
17

desimpresionada de lo que el haya contado don Sebastián. Lucía


cuenta que el hijo del gobernador está pronto a llegar al
pueblo.
XIV
El cura, luego de que Marcela y su hija se van de su casa manda
a su sirviente a que llame a Sebastián y “a los amigos” y
después a casa de don Estéfano. Todos acuden a la Iglesia
luego de ser avisados. En la reunión el cura relata “la
humillación” a que ha sido sometido ya que le han “botado a
las barbas” los reales que le debía el tal Yupanqui. El
gobernador explica que a él hoy le ha sucedido lo mismo. Don
Estéfano dice “Es un ataque directo a nuestro cura y a nuestro
gobernador”.
Planean una estrategia para matar a Lucía y don Fernando. Ésta
consiste en simular que han llegado unos bandoleros que
piensan en atacar la Iglesia, para ello harán sonar las
campanas y dirán que se han escondido en casa de los Marín.
XV
Manuel ha llegado a la casa paterna en Killac. Doña Petronila
presenta a su hijo a Lucía y Fernando. Descripción de Manuel
“era un joven de veinte eneros, de estatura competente, es
decir, ni alto ni bajo, de semblante dulce y voz cuyo timbre
sonoro le atraía las simpatías de sus oyentes. Sus labios rojos
delgados estaban sombreados por un bigote muy negro y sus
grandes ojos resaltaban por un círculo ojeroso que los rodeaba.
Su palabra fácil y su porte amanerado,
completaban el conjunto de un joven interesante”. Le declara
a Fernando que está en el segundo año de Derecho. Se oyen
disparos que desconciertan a todos. Petronila indica a Lucía y
Fernando que vuelvan a su casa y se encierren.
Manuel decide acompañar a los visitantes. Ha simpatizado desde
el primer momento con los visitantes, les dice: “Señora, yo que
al llegar a Killac creí morirme de tristeza en este
villorio, lo he encontrado embellecido por la presencia
de usted y la de su esposo.” Es difícil para un muchacho como
Manuel que viene de la ciudad encontrarse en un pueblo así
donde apenas puede charlar con sus padres, la amistad de los
Marín hará más amena la estadía. Al llegar a casa de los
esposos Marín Fernando y Lucía invitan a pasar a Manuel pero él
prefiere volver para ahorrarle molestias a su madre aunque
promete hacerles una visita otro día. Fernando y Lucía se van a
dormir. Los despierta el motín. El capítulo concluye así: Y
como el granizo que las negras nubes arrojan en medio de
celajes eléctricos, comenzó a llover piedra y bala sobre el
indefenso hogar de don Fernando.
18

Mil sombras cruzaban en diferentes direcciones, y la algazara


comenzó a levantarse como la ola gigante que la tempestad alza
en el seno de los mares, para romperla en la plaza con un
bramido ronco y formidable.
“El motín era aterrador.
Las voces de mando, bárbaras y contradictorias, ya en
castellano, ya en quechua, se dejaban percibir, no obstante el
ruido de las piedras y la fusilería.
-¡Forasteros!
-¡Ladrones!
-¡Súhua! ¡Súhua!
-¡Entremetidos! -decían éstos y aquéllos.
-¡Mueran! ¡Mueran!
-¡Huañuchiy!
-¡Matarlos! -repetían mil voces.
Y la acompasada vibración de la campana tocando a rebato era la
respuesta a toda la vocería. Lucía y don Fernando abandonaron
el lecho del descanso, cubiertos con sus escasas ropas de
dormir y lo poco que tomaron al paso para huir o caer en manos
de sus implacables sacrificadores, para encontrar muerte cruel
y temprana en medio de esa muchedumbre ebria de alcohol y de
ira.”
XVI
Felicidad en casa de Juan Yupanqui. La misma les ha sido
devuelta por sus bienhechores los Marín quienes han saldado sus
deudas y han decidido adoptar a su hija Margarita. Van a comer
y Juan hasta piensa matar al día siguiente una gallina de la
alegría que siente.
XVII
El cura se encuentra un tanto inquieto en su habitación por los
tiros, junto a él se halla una mujer clandestinamente recibida.
El cura intenta hacerle creer que podría haber ladrones en
Killac que quieran asaltar la iglesia. Don Sebastián no se ha
recogido todavía a esas horas y su esposa se preocupa por lo
que puede pasar. Manda a Manuel que se quede con ella y ambos
van a acostarse.
XVIII
Don Fernando (con su escopeta) y sus capataces se preparan para
la defensa de la casa, Lucía le pide que huyan para salvarse,
Fernando advierte la imposibilidad de la acción ya que las
entradas de la casa están ya ganadas. La gente del pueblo acaba
por darse cuenta que lo de los ladrones ha sido mentira y que
allí no hay más que gente honrada (al parecer es Manuel quién
lo dice y logra que se disuelva el motín aunque no está
especificado en el texto). Se dispersan. La entrada de los
Marín está destrozada. Llega doña Petronila que había venido
tras los pasos de su hijo Manuel. Encuentran el cadáver de un
19

indio: es Juan que ha muerto traspasado por una bala. Él y su


esposa Marcela (que ha sido también herida) habían acudido
desde los primeros tiros en auxilio de los Marín. Doña
Petronila y Manuel separan a Marcela para llevarla a que la
asistan ya que está muy malherida, piden ayuda a unos hombres
que, como todos los del motín, se encuentran alcoholizados.
XIX
El cura está deseoso de saber los resultados de lo sucedido en
casa de los Marín pero disimula ante Melitonita (la mujer que
había entrado clandestinamente). La manda a averiguar qué ha
sucedido en casa de Lucía y Fernando.
Diálogo en casa de los Marín entre Manuel, Fernando y Lucía.
Don Fernando anuncia que se hará cargo de las hijas de Marcela.
Piden a Manuel que se encargué de buscar los culpables, éste
sabe que uno de ellos ha sido su padre.
XX
Margarita entra a la casa de la que ayer había salido tan
feliz, ahora desgarrada y herida en una camilla de palos.
Transcurren dos días en los que Marcela se encuentra bastante
grave. Fernando ya ha conseguido una sepultura para Juan con
todos los honores que le ha sido posible aunque duda de que
logren hallar al culpable. Desconfían del cura.
Conversan y Fernando diserta acerca de la situación de los
indios y del sistema que los ha condenado a una mala
alimentación y por lo tanto no ha permitido que se desarrolle
su inteligencia lo necesario
XXI
Manuel da vueltas en su cabeza a todo lo sucedido y concluye en
que según lo investigado los autores del asalto a la casa de
los Marín son don Sebastián (su padre), el cura Pascual y
Estéfano Benites. Su madre entra a su habitación. Quieren
salvar a don Sebastián de las atrocidades que está cometiendo.
Su madre le dice que desde que lo nombraron gobernador se ha
vuelto otro. Su madre le pide a Manuel que hable con él, que lo
escuchará. Manuel replica “Temo que no! Si yo fuese su hijo
verdaderamente, hablaría con él la voz del amor paterno,
pero... tú... tú lo sabes”. Deciden que primero hablará
Petronila con Sebastián y luego lo hará Manuel. Después de
hablar con Sebastián, Petronila le cuenta a Manuel lo sucedido,
la respuesta de don Sebastián ha sido “Yo sabré lo que me
hago”.
Manuel relata a don Sebastián las cosas que se dicen acerca de
su culpabilidad. Éste se muestra sorprendido. Manuel le pide
que renuncie a su cargo antes que lo destituya, él se ofrece a
hablar con el cura (a quien considera el principal
responsable). Al principio el gobernador se niega pero luego es
persuadido y abraza a su hijo agradeciéndole.
20

Manuel se dirige a casa del cura Pascual.


Sin rodeos Manuel se dirige al cura Pascual acusándolo de lo
sucedido anteanoche. Éste lo acusa de insolente y le pide
pruebas, Manuel afirma tenerlas. El cura colérico lo invita a
marcharse. Después se domina y le pregunta qué pretende que
haga. Manuel le dice que él y Sebastián deben reparar lo que
han hecho antes de que la justicia lo reclame. El cura se
lamenta de que don Sebastián lo haya vendido. Interrumpe la
conversación un sirviente de Don Fernando que llega solicitando
auxilios para un moribundo.
XXIII
Fernando y Lucía conversan acerca del infortunio de la pobre
Marcela.
Margarita llama a Lucía diciendo que su madre la solicita
urgente. Al acudir Lucía a la habitación donde se encuentra
Marcela está confiesa entre lágrimas que va a morirse y teme
por sus hijas. Lucía le promete encargarse de ellas y darles
cobijo en su casa. La tranquiliza ante la inminencia diciéndole
que no tema porque ha sido buena cristiana.
Marcela va a confesarle un secreto no sin antes pedirle que
prometa no decir nada a nadie. Interrumpe esta situación la
llegada del cura Pascual.
Llegan Manuel y Don Sebastián a la casa de los Marín, Fernando
se muestra descontento de ver a Sebastián. Manuel intenta
calmar los ánimos y le explica que han venido a ver qué pueden
hacer para resarcirse de la ofensa que le han hecho. Fernando
responde que a él le basta muy poco pero ¿cómo se reparan los
daños causados en tanta víctima? Se produce una discusión entre
Manuel, Lucía, Fernando y Sebastián. Lucía denuncia las
atrocidades a que están sometidos los indios y Manuel intenta
buscar una solución a lo ocurrido. El matrimonio Marín piensa
que no es posible rectificar todo lo sucedido. La situación es
interrumpida por Margarita que anuncia la muerte de Marcela. Al
final del capítulo cura y gobernador, únicos responsables, se
encuentran ante el cadáver.
XXIV
Escobedo y Estéfano planean qué hacer en caso de que lleguen
las Autoridades y se descubra lo que han hecho. Buscan un chivo
expiatorio: el campanero.
El cura Pascual se encuentra ante el cadáver de
María y dice lo siguiente: “-Alabad todos a Dios, porque,
dando hoy la gloria a una santa en el cielo, redime a un
pecador en la tierra. ¡Hijos míos! ¡Hijos míos! ¡Perdón! ¡Pues
yo prometo en este templo augusto, aquí, frente a las reliquias
de una mártir, que para este pecador comenzará una era
nueva...! Todos quedaron estupefactos, y miraban al cura
Pascual, creyendo que estaba loco.
21

Pero él, sin darse cuenta, continuó:


-No creáis que en mí hubiese muerto la semilla del bien que
deposita en el corazón del hombre la palabra de la madre
cristiana. ¡Desdichado el hombre que es arrojado al desierto
del curato sin el amparo de la familia! ¡Perdón! ¡Perdón...!
Y volvió a caer de rodillas, entrelazando las manos en actitud
suplicante.
-Desvaría -dijo uno.
-Se ha vuelto loco -observaron otros.
Don Fernando, adelantando varios pasos, tomó del brazo al cura
Pascual, lo levantó y le condujo a su escritorio o cuarto de
trabajo, para ofrecerle un descanso.”
Leer capítulos XXV Y XVI debido a su relevancia.
22

CAPITULO IV

COMENTARO CENTRAL DE LA OBRA


La obra más afamada de esta escritora es una gran fotografía
escrita del pasado virreinal en el que vivieron los paupérrimos
indios, a pesar de no tener un verdadero nombre el pueblo en el
que se desarrolló esta gran historia, muestra la exacta
crueldad con la que se trató a los indios; quienes fueron
víctimas de abusos imperdonables por parte de la clase burguesa
y sacerdotal quienes estaban conyunturados en contra de una
familia de indios que apenas podían ganar dinero para
sobrevivir.
Se ve personificada la ambición de estos tipos (el gobernador y
el sacerdote) que llega a un grado imperdonable en el que
terminan asesinando injustificadamente a los pobres indios los
cuales quedan huérfanos y con un secreto en el que también se
ve la actitud reprochable para con los religioso quienes por
conservar su honorabilidad religiosa pueden llegar a cometer
tantas injusticias como las de dejar a la intemperie de la vida
y dejar a suerte suya a unos niños frutos de su “pecado
cometido”, quienes no tuvieron ninguna culpa.
En la obra mediante cada capítulo nos da a conocer distintas
formas de corrupción, abuso, oportunismo, etc. Claro que para
darle un matiz más armonioso a la novela, la escritora recurre
a una historia de amor, una historia que lamentablemente
culmina en una tragedia, que, para éstos tiempos, no sería
llamada como tal, es decir; ahora no es trágico, o por lo menos
no tanto, casarse entre hermanos de un mismo padre; más aun
sabiendo las condiciones en las que Margarita y Manuel se
encontraban. Sin embargo, una historia tan igual de resaltante
en la novela es la que destaca en su mayoría en la primera
parte de la obra, la parte en que Clorinda saca a la luz con
una sinceridad de infante la realidad social en que vivía el
país con respecto a los indios en relación a las autoridades,
en su mayoría españolas o de la capital.
En pocas palabras, es una cruda denuncia en favor de la gente
que era la base de la economía del país, con remuneraciones que
hasta en esos tiempos daban lástima y además sometidos a
irracionales abusos, sin importar su género.
Esta obra refleja lo que antes y ahora sucede en los pueblos
que han sido olvidados, sintiendo que debemos hacer algo para
que no sucedan injusticias, calumnias o asesinatos. También es
un llamado a las autoridades para que reflexionen y trabajen en
23

favor de las masas populares de nuestro país y por qué no


decirlo de toda Latinoamérica.
El maltrato al indio ya que éstos no conocían sus derechos es
una actitud mal y que en esta obra se puede apreciar, pero
también hay personas buenas que dan todo por ayudar a su
prójimo. Vemos también el amor imposible ya que estas dos
personas terminan siendo hijos de un mismo padre.
Clorinda Mattos de Turner, es el ejemplo de lucha, por los
derechos de los pueblos indígenas en nuestro país, y lo
demostró escribiendo está hermosa novela, irónicamente titulada
AVES SIN NIDO.
El título de Aves sin Nido, alude a dos enamorados, Manuel y
Margarita, que se profesan un tierno amor, pero no pueden
contraer matrimonio, porque se les revela que son hermanos.
Las sendas que se desprenden de una historia son tan inciertas
como el origen del tiempo, probabilidades dominadas por la
incertidumbre del mañana, por el albur o por el destino, nunca
sabremos si el día siguiente permanecerá sosegado o si se
invertirá en contra de nosotros, aquellas personas que alguna
vez pudimos menospreciar podrían escalar hacia las estrellas
mientras nosotros nos posamos sobre esta tierra, aquella
seguridad que nos acompaña en todo momento podría desvanecerse
como un hálito en cualquier instante, las consecuencias de
nuestras acciones sólo podrán ser acariciadas cuando un bruno y
lúgubre momento se manifieste en contra de nosotros.
Esta obra es el reflejo del régimen autoritario fundado sobre
una cultura menospreciada, sobre pueblos olvidados e ignorados
socialmente, en los cuales la injusticia y la calumnia en
contra de personas sometidas son vistas como un diáfano actuar,
en contra de personas que enriquecen nuestra cultura. Quizás
aquellas diferencias socioeconómicas, raciales, geográficas son
la causa de la desunión presente en un país tan diverso como es
el Perú, la epistemología de cada sector busca imponerse sobre
otra menos resistente; la alienación y la enajenación quizás
sean consecuencias de la globalización, quizás sean el
cansancio de un inmenso pueblo que observa cómo su país se
enfrenta entre sí para obtener a una cultura “dominante”.
La humildad de una noble familia resalta dentro de esta novela
que se desenvuelve a través del abuso de autoridades déspotas y
autócratas. Un amor no correspondido alimenta un trágico final
del cual no se muestra ningún indicio a través de una corta
pero reveladora historia, novela prólogo para el indigenismo de
José María Arguedas o de Ciro Alegría.
24

VOCABULARIO:
Contemplación: Atención que se le presta a una cosa.
Caserío: Conjunto de casas más pequeño que un pueblo.
Techumbre: Conjunto formado por la estructura y elementos de
cierre de los techos.
Bocamanga: Abertura de la manga por donde sale la mano,
especialmente al parte inferior mas cercana a la muñeca.
Escudriñar: Examinar, indagar y averiguar algo con atención.
Encumbrado: Ensalzar, engrandecer a alguien con honores.
Comensales: Cada una de las personas que comen en una mesa.
Tenue: Muy fino o poco denso.
Mastuerzo: Berro, plantas que se comen en una ensalada.
Confidencias: Secretos, declaraciones reservadas.
Bocanada: Golpe de humo o aire que sale por una abertura.
Ginebra: Aguardiente de semillas con bayas de enebro.
Melancolía: Tendencia a la tristeza permanente.
Ruborizar: Sentir vergüenza.
Temerario: Que se hace, piensa o dice sin fundamento.
Fogón: En las calderas de las máquinas de vapor, lugar
destinado al combustible.
Comedimiento: Cortesía, moderación, urbanidad en el trato y en
las costumbres.
Departiendo: Conversando, dialogando.
Cauteloso: Que actúa con cautela.
Frugal: Moderado en comer y beber.
Testarudo: Terco, obstinado.
Taciturno: Callado, silencioso.
Vehemencia: Apasionamiento, ímpetu.
Provisional: Que no es definitivo, solo por un tiempo.
Complot: Conspiración o acuerdo secreto entre varias personas
con el fin de deponer al poder establecido.
Llaneza: Sencillez.
Prudente: Moderado, razonable.
Pugna: Pelea, contienda.
Mártir: Persona que sufre grandes penalidades.
Instaurar: Establecer, fundar, instituir.
Deslinde: Separación clara por sus límites de dos cosas
unidas.
Soliloquio: Discurso o reflexión en voz alta y sin
interlocutor.
Avasallar: Dominar, rendir o someter a obediencia.
Salutación: Parte del sermón en que se saluda a la Virgen
María.
25

Ramillete: Ramo pequeño de flores o hierbas.


Alazán: Caballo o yegua con pelo de color canela.
Enagua: Prenda que cubre también el torso.
Vástago: Hijo, descendiente.
Mampara: Bastidor de madera, cristal, etc., para dividir una
habitación o para aislar una parte de la misma.
Jaco: Caballo pequeño y escuálido.
Fleco: Adorno compuesto de una serie de hilos o cordoncillos
colgantes de una tira de tela.
Cachaza: Lentitud y sosiego en modo de ser o actuar.
Aldaba: Pieza de metal que cuelga de las puertas para llamar
golpeando con ella.
Bribona: Estafador, bellaco.
Sosiego: Quietud, tranquilidad.
Palmoteo: Golpeo de palmas.
Talismán: Objeto, figura o imagen a los se atribuyen virtudes o
poderes sobrenaturales benéficos.
Verdugo: Persona que ejecuta las penas de muerte u otros
castigos corporales.
Remanso: Detención o suspensión de una corriente de agua.
Sollozos: Serie de varias inspiraciones, entrecortadas,
seguidas de una espiración que suele acompañar al llanto.
26

CAPITULO V
PUNTO DE VISTA GRUPAL:
La obra es interesante ya que nos presenta diversos casos que
son de suma importancia e interés social en nuestro acontecer
nacional, tal es el caso de abuso y sobre explotación que aún
se dan en estos tiempos.
Además nos muestra algo de romance gracias a los personajes de
Manuel y Margarita, un amor tan tierno el cual es imposible ya
que al final de la novela se revela que son hermanos es una
buena obra ya que juntan temas de interés como los ya
mencionados y una buena dosis de romanticismo y drama, la
combinación perfecta para hacer de esta obra una de las mejores
de Clorinda Matto de Turner.
27

CONCLUSION
En la obra podemos apreciar a personajes buenos que dan todo
por ayudar a su prójimo, nos hace ver como en realidad es la
gente de pueblo, buena, humilde y sobre todo generosa, pero
también una cruda realidad como la explotación cruel y
sistemática hacia la gente de este estos pueblos por parte de
los terratenientes, autoridades y en este caso también por
parte de los curas.
Además podemos ser parte del gran cariño que se tenían Manuel y
Margarita como también el dolor e impotencia que sienten dichos
personajes al enterarse de que son hermanos.
Es una gran obra ya que nos pone a pensar y sobre todo nos hace
reflexionar acerca del tema del maltrato y abuso hacia la gente
del pueblo por parte de la gente que deberían apoyarlos y no
hacen más que abusar de ellos.
28

BIBLIOGRAFIA

 https://es.wikipedia.org/wiki/Indigenismo
 http://cybervicio.foroactivo.com/t8-analisis-de-la-obra-aves-
sin-nido-clorinda-matto-de-turner
 https://es.wikipedia.org/wiki/Aves_sin_nido
 Biblioteca Virtual Universal.
 http://www.biblioteca.org.ar/libros/89480.pdf
 Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes
 http://www.cervantesvirtual.com
 Obras Difíciles.
 http://obrasdificiles.blogspot.com