Sie sind auf Seite 1von 881

UNA NUBE DE TESTIGOS

Santos y Mártires de Tierra Santa

Por

Obispo DEMETRI (Matta) Khoury


Una Nube de
Testigos
Santos y Mártires de Tierra Santa

‫ﻗﺪﻳﺴﻮن و ﺷﻬﺪاء‬
‫ﻣﻦ اﻷرض اﻟﻤﻘﺪﺳﺔ‬
Por
Obispo DEMETRI (Matta) Khoury
1

INDICE
INDICE ........................................................................... 1
PROLOGO .................................................................... 14
PREFACIO .................................................................... 19
INTRODUCCION .......................................................... 24
Domingo de los Santos Palestinos .................................. 30
SETIEMBRE ................................................................. 28
Setiembre 1 El Justo Josué, el Hijo de Nun ............... 28
Setiembre 3 Venerable Theoctisto, el Abstinente, con
Eutimio el Grande............................................... 34
Setiembre 4 Moisés, el Santo Profeta y visionario de
Dios; Hermione la Mártir, hija del Apóstol Felipe,
el Diácono .......................................................... 38
Moisés, el Santo Profeta y visionario de Dios ......... .40
Hermione la Mártir ................................................. 46
Setiembre 5 El Profeta Zacarías e Isabel, los Padres del
Predecesor; ......................................................... 49
Setiembre 8 Fiesta del Nacimiento de la Theotokos ... 54
Setiembre 9 Los Santos y Justos Antepasados de Dios,
Joaquín y Ana; Severiano, el Gran Mártir ............ 58
Los Santos y Justos Antepasados de Dios, Joaquín y
Ana............................................................. 587
Severiano, el Gran Mártir........................................ 62
Setiembre 13 Cornelio el Centurión; Conmemoración
de la Fundación de la Iglesia de la Resurrección en
Jerusalén. ......................................................... 643
Cornelio el Centurión ........................................... 643
Conmemoración de la Fundación de la Iglesia de la
Resurrección en Jerusalén. ............................ 70
Setiembre 17 Los 50 Mártires de Palestina .............. 721
Setiembre 21 Los Santos Mártires Eusebio, Nestabus y
Zeno de Gaza; Quadratus, el Santo Apóstol; El
Santo Padre Jonás el Sabaita; El Profeta Jonás;
Néstor, el Confesor ........................................... 765
2

Los Santos Mártires Eusebio, Nestabus y Zeno de


Gaza ................................................................. 765
Quadratus, el Santo Apóstol .................................. 798
Jonás el Sabaita .................................................... 810
El Profeta Jonás ...................................................... 81
Néstor, el Confesor ............................................... 863
Setiembre 24 Coprius, del Monasterio de San Teodosio
......................................................................... 874
Setiembre 26 El Reposo del Apóstol y Evangelista, San
Juan el Teólogo .................................................. 91
Setiembre 27 Los Apóstoles Aristarco, Zenas y Marcos,
de los Setenta...................................................... 97
San Marcos ............................................................ 99
San Aristarco........................................................ 100
San Zenas ............................................................. 102
Setiembre 28 El Venerable Charitón, el Confesor, Abad
de Palestina; y Barúc, el Santo Profeta............. 1048
El Venerable Charitón, el Confesor ..................... 1049
Barúc, el Santo Profeta ............ Error! Bookmark not
defined.
Setiembre 29 San Ciriaco el Anacoreta; María de
Palestina; Teófanes el Misericordioso................ 110
San Ciriaco el Anacoreta ...................................... 110
Santa María de Palestina .......... Error! Bookmark not
defined.7
Teófanes el Misericordioso ................................... 115
OCTUBRE .................................................................. 117
Octubre 1 El Santo Apóstol Ananías ....................... 117
Octubre 3 Nuestro Santo Padre entre los Santos, San
Juan el Chozebita.............................................. 121
Octubre 6 Tomás, el Santo Apóstol ......................... 126
Octubre 8 La Venerable Pelagia, la Penitente .......... 131
Octubre 9 El Apóstol Santiago, el hijo de Alfeo ...... 135
Octubre 11 Nuestro Venerable Padre Teófanes el
Confesor y Felipe, el de los Siete Diáconos ....... 139
3

Nuestro Venerable Padre TeófanesError! Bookmark


not defined.
El Santo Apóstol Felipe, de los Siete Diáconos ..... 143
Octubre 14 Venerable Cosmas, el Poeta; Santa
Paraskeve la Nueva y Silvano, Hieromártir de Gaza
......................................................................... 147
Venerable Cosmas, el Poeta .................................. 147
Santa Paraskeve la Nueva ..................................... 150
Silvano, Hieromártir de Gaza ................................ 155
Octubre 16 Longino Mártir, el Centurión que estuvo al
pie de la Cruz del Señor .................................... 157
Octubre 17 Oseas, el Santo Profeta ......................... 161
Octubre 18 San Lucas, el Santo Apóstol y Evangelista
......................................................................... 165
Octubre 19 Joel, el Santo Profeta ............................ 169
Octubre 21 El Venerable Hilarión El Grande........... 172
Octubre 23 El Apóstol Santiago, el Hermano del Señor
......................................................................... 177
Octubre 25 Tabitá la Misericordiosa, Resucitada de la
Muerte por el Apóstol Pedro ............................. 184
Octubre 27 Mártir Procla, la esposa de Poncio Pilatos
......................................................................... 187
Octubre 28 El Venerable Esteban de Mar Saba, el
Monasterio en Palestina .................................... 189
Octubre 30 Los Santos Apóstoles Cleofás, Tercio,
Marcos, Justo y Artemas ................................... 193
San Cleofás .......................................................... 193
San Tercio ............................................................ 195
San Justo .............................................................. 197
San Artemas ......................................................... 199
El Santo Apóstol Marcos ..................................... 199
Octubre 31 Los Apóstoles Estaquio, Apelles, Narciso,
Aristóbulus, Urbano y Ampliato, de Los Setenta 201
San Estaquio ........................................................ 202
San Apelles .......................................................... 203
San Ampliato ....................................................... 204
4

San Urbano .......................................................... 204


San Aristóbulus .................................................... 205
San Narciso .......................................................... 205
NOVIEMBRE ............................................................. 208
Noviembre 5 Los Mártires Galacteón y Episteme;
Patrobas, Hermas, Lino, Gayo y Filólogo, Santos
Apóstoles de Los Setenta; los Santos Mártires
Domninus, Timoteo, Theotimus, Teófilo, el
Presbítero Doroteo, Carterius, Eupsychius, Silvano
y las tres Vírgenes de Cesaréa ........................... 208
Mártires Galacteón y Episteme ............................. 208
Patrobas, Hermas, Lino, Gayo y Filólogo, Santos
Apóstoles de los Setenta .............................. 212
San Patrobas ......................................................... 213
San Hermas .......................................................... 214
San Lino............................................................... 215
San Gayo.............................................................. 215
San Filólogo ......................................................... 216
Los Santos Mártires Domninus, Timoteo, Theotimus,
Teófilo, el Presbítero Doroteo, Carterius,
Eupsychius, Silvano y las tres Vírgenes de
Cesaréa ....................................................... 217
Mártir Domninus .................................................. 218
Timoteo, Teófilo y Theotimus:.............................. 218
El Presbítero Doroteo ........................................... 219
Eupsychius y Carterius ......................................... 219
Silvano ...................... Error! Bookmark not defined.
Las tres Vírgenes de Cesaréa en Palestina ............. 220
Noviembre 12 Neilos y Theodulos del Sinaí............ 221
Noviembre 13 Los Mártires Antoninus, Nicephorus,
Herman y Manetha ........................................... 228
Noviembre 14 El Apóstol Felipe ............................. 231
Noviembre 16 El Apóstol Mateo, el Evangelista ..... 236
Noviembre 18 Los mártires Platón de Ancyra, Romanus
el Diácono, Zaqueo el Diácono y Anastasio de
Cesaréa en Palestina ......................................... 243
5

El Mártir Platón de Ancyra ................................... 243


El Santo Mártir Romanus...................................... 245
El Santo Mártir Zaqueo el Diácono ...................... 247
El Santo Mártir Anastasio ....... Error! Bookmark not
defined.
Noviembre 19 El Profeta Abdías ............................. 250
Noviembre 22 Los Apóstoles Filemón, Apfia, Arquipo y
Onésimo, de Los Setenta ................................... 254
Noviembre 25 Catalina la Prudente, la Gran Mártir de
Alejandría......................................................... 258
Noviembre 30 El Primero en ser Llamado, el Apóstol
Andrés, ............................................................. 263
DICIEMBRE ............................................................... 267
Diciembre 1 El Profeta Nahún ................................. 267
Diciembre 2 El Profeta Habacuc .............................. 269
Diciembre 3 Nuestro Santo Padre entre los Santos, Juan
el Hesicasta, Obispo de Colonia; Profeta Sofonías
......................................................................... 272
Juan el Hesicasta, Obispo de Colonia .................... 273
Profeta Sofonías ................................................... 277
Diciembre 4 El Venerable Juan Damasceno ............. 281
Diciembre 5 El Venerable Saba, el Santificado ......... 288
Diciembre 8 Los Apóstoles Sóstenes, Apolo, Crispo,
César, Céfas, y Epafrodito de Los Setenta ......... 294
San Sóstenes ........................................................ 295
San Apolo ............................................................ 296
San César ............................................................. 297
San Epafrodito...................................................... 297
San Céfas ............................................................. 298
San Tíquico .......................................................... 299
Diciembre 16 El Profeta Ageo; ................................ 300
El Profeta Ageo .................................................... 300
Modestus el Hieromártir, Arzobispo de Jerusalén.
........................ Error! Bookmark not defined.
Diciembre 17 El Profeta Daniel y los Tres Jóvenes
Santos: Ananías, Azarías y Misael..................... 304
6

Diciembre 18-24 Domingo antes del Nacimiento de


Cristo (Los Santos Padres) ................................ 311
Diciembre 26-31 El Domingo siguiente al Nacimiento de
Cristo (Conmemoración de José el Prometido de la
Virgen; el Profeta David; y de Santiago, el hermano
del Señor) ......................................................... 316
San José el Prometido ........................................... 317
David, el Rey Santo y Profeta ............................... 318
El Santo Apóstol Santiago, el Hermano del Señor . 319
Diciembre 27 Estéban, el Proto-Mártir y Archidiácono;
San Teodoro el Marcado, hermano de San
Teófanes, el Himnógrafo ................................... 321
Estéban, el Proto-Mártir y Archidiácono ............... 321
San Teodoro el Marcado, hermano de San Teófanes, el
Himnógrafo ................................................ 325
Diciembre 29 Los Catorce Mil Infantes Asesinados por
Herodes en Belén.............................................. 327
Diciembre 31 La Venerable Melania, la Joven de Roma;
El Monje Gelasius ............................................ 331
La Venerable Melania........................................... 331
ENERO ............................ Error! Bookmark not defined.
Enero 2 La Venerable Theodota, la Madre de los que
rehusaron a ser Mercenarios .............................. 337
Enero 3 El Profeta Malaquías; Gordios de Cesaréa ... 340
El Profeta Malaquías ............................................ 340
Gordios de Cesaréa ............................................... 343
Enero 4 La Synaxis de los Setenta Santos Apóstoles 346
Enero 7 La Synaxis del Honorable, Profeta Glorioso y
Predecesor, Juan el Bautista .............................. 349
Enero 8 El Venerable George el Chozebita............... 356
Enero 11 Teodosio el Cenobita ................................ 360
Enero 20 El Venerable Eutimio el Grande ................ 366
Enero 22 El Apóstol Timoteo, de Los Setenta; el
Venerable Mártir Anastasio, el Persa ................. 373
El Apóstol Timoteo .............................................. 373
El Venerable Mártir Anastasio, el Persa ................ 377
7

Enero 26 El Venerable Xenophon, Su Esposa María y


sus Dos Hijos Arcadio y Juan;........................... 382
El Venerable Xenophon, Su Esposa María y sus Dos
Hijos Arcadio y Juan ................................... 382
Los Mártires, el presbítero Ananías con Pedro el
Mártir y los siete soldados en Fenicia (284 -
305). ................ Error! Bookmark not defined.
San Gabriel, el Abad de Jerusalén (Siglo 5to) ... Error!
Bookmark not defined.
Simeón el Anciano .... Error! Bookmark not defined.
FEBRERO ................................................................... 388
Febrero 3 El Santo y Justo Simeón, el Destinatario de
Dios y Ana la Profetiza; .................................... 388
El Santo y Justo Simeón ....................................... 388
Ana la Profetiza .................................................... 391
Adrián y Eubulus, los Mártires en Cesaréa ........... 342
Febrero 6 Barsanuphius el gran Anciano y Juan el
Profeta .............................................................. 393
Barsanuphius el gran Anciano............................... 393
Juan, el Santo Profeta ........................................... 397
Febrero 7 Mastridia de Jerusalén.............................. 399
Febrero 8 el Profeta Zacarías ................................... 403
Febrero 10 Ennatha la Virgen-Mártir ....................... 407
Febrero 13 El Venerable Martinian de Cesaréa ......... 410
Febrero 15 El Apóstol Onésimo, de los Setenta ........ 413
Febrero 16 El Mártir Panfilio, Sacerdote de Cesaréa y de
Aquellos que estaban con El.............................. 417
Valentín el Diácono y Pablo, Elías, Jeremías, Isaías,
Samuel, Daniel, Porfirio, Seleucio, Theodoulus
y Julián ....................................................... 422
Febrero 19 Arquipo, Filemón y Apfia de Los Setenta;
Conón de Penthoucia ........................................ 427
Arquipo, Filemón y Apfia ..................................... 427
Febrero 21 Zacarías, Patriarca de Jerusalén .............. 431
8

Febrero 26 San Porfirio, Obispo de Gaza; la Gran Mártir


Photina, la Mujer Samaritana, y Aquellos que
estaban con Ella ................................................ 435
San Porfirio, Obispo de Gaza ................................ 435
la Gran Mártir Photina (Photini), la Mujer
Samaritana, y Aquellos que estaban con Ella:
Sus Hermanas Photida, Phota, Paraskeva,
Anatolia y Kyriake, y sus Hijos Víctor y Josías
................................................................... 440
Febrero 27 El Venerable Procopius, el Confesor de
Decápolis ......................................................... 445
Febrero 28 El Venerable Basilio, el Confesor,
Compañero de Procopius de Decápolis; ............. 450
El Venerable Basilio, el Confesor ......................... 450
Los Apóstoles Nymphas y Eubulus Error! Bookmark
not defined.
MARZO ...................................................................... 455
Marzo 4 El Venerable Gerásimo; los Mártires Pablo de
Ptolemías en Siria y su hermana la Mártir Juliána
......................................................................... 455
Venerable Gerásimo ............................................. 455
Marzo 5 El Hieromártir Conón de Isauria 460
Marzo 9 Los Cuarenta Mártires de Sebaste.............. 463
Marzo 11 Sophronius, Patriarca de Jerusalén;.......... 469
Sophronius, Patriarca de Jerusalén ........................ 469
Marzo 15 Apóstol Aristóbulus de los Setenta, Primer
Obispo de Bretaña
Marzo 16 Venerable Christodulus el Hacedor de
Milagros de Patmos .......................................... 477
Marzo 18 Arzobispo Cirilo, Patriarca de Jerusalén .. 481
Marzo 20 Juan, Sergius, Patrick y los Padres asesinados
del Monasterio de San Saba .............................. 486
Marzo 24 Los Ocho Mártires of Cesaréa .................. 490
Marzo 29 Marcos, Obispo de Arethusa; Mártir Cirilo, el
Diácono de Heliópolis, y otros que sufrieron bajo
Julián el Apóstata.............................................. 494
9

Marcos, Obispo de Arethusa ................................. 494


Mártir Cirilo, el Diácono de Heliópolis, y otros que
sufrieron bajo Julián el Apóstata .................. 498
Marzo 30 Venerable Juan, Autor of “La Escala Santa”
(También Cuarto Domingo de Cuaresma).......... 502
ABRIL......................................................................... 509
Abril 1 La Venerable María de Egipto ...................... 509
Abril 4 Zósimas el Presbítero................................... 514
Abril 6 Gregorio del Sinaí (también 8 de Agosto);.... 520
Gregorio del Sinaí ................................................ 520
Abril 8 Herodión , el Santo Apóstol de los Setenta ... 526
Abril 14 Los Apóstoles Aristarco, Trófimo y Pudente de
los Setenta ........................................................ 530
San Aristarco........................................................ 532
San Trófimo ......................................................... 533
Abril 18 Venerable Juan de la Antigua Lavra ............ 534
Abril 20 Apóstol Zaqueo, Obispo de Cesaréa; ........... 538
Abril 23 George, el Gran Mártir, el Portador del Trofeo;
......................................................................... 543
El Neo Mártir, George de Ptolemais (Gaza)................
Abril 25 El Apóstol y Evangelista Marcos................. 550
Abril 27 Simeón Hiero-Mártir, el Pariente del Señor . 556
Abril 29 El Apóstol Jasón y Sosípatro ...................... 559
Abril 30 El Apóstol Santiago, hermano de Juan el
Teólogo ............................................................ 564
MAYO ........................................................................ 569
Mayo 1 El Profeta Jeremías ...................................... 569
Mayo 7 La Conmemoración de la Aparición de la Señal
de la Cruz sobre Jerusalén (351 A.D.) ............... 575
Mayo 9 El Profeta Isaías ........................................... 580
Mayo 10 El Apóstol Simón El Zelota........................ 586
Mayo 17 Los Apóstoles Andronicus y Junia de los
Setenta ............................................................. 589
Mayo 21 Iguales-a-los-Apóstoles, el Emperador
Constantino y su madre Elena ........................... 593
Mayo 26 Los Apóstoles Carpo y Alfeo de los Setenta 600
10

Mayo 29 Theodosia, la Virgen Mártir ....................... 605


JUNIO ......................................................................... 609
Junio 4 María y Marta, las Hermanas del Justo Lázaro;
......................................................................... 609
María and Marta, las Hermanas del Justo Lázaro ... 609
Junio 5 Doroteo el Hieromártir ................................. 613
Junio 6 Las Mártires María, Marta, Cyria, Valeria y
Marcia .............................................................. 618
Junio 11 Los Apóstoles Bartolomé y Barnabás ......... 623
El Apóstol Bartolomé ........................................... 623
El Santo Apóstol Barnabás de los Setenta.............. 627
Junio 13 Santiago el Asceta ...................................... 632
Junio 14 El Profeta Eliseo......................................... 638
Junio 15 El Profeta Amós; El Venerable Apóstol
Jerónimo de Stridonium .................................... 643
Junio 19 Apóstol Judas (Tadeo), Hermano del Señor. 652
Junio 27 Juana, la Santa Portadora de Mirra .............. 656
Junio 29 Los Santos, Gloriosos y Venerados por Todos,
los Jefes de los Apóstoles Pedro y Pablo............ 660
El Apóstol Pedro ....... Error! Bookmark not defined.
El Gran Apóstol Pablo .......................................... 665
Junio 30 La Synaxis (o Congregación) de los Doce
Apóstoles; ........................................................ 673
JULIO ......................................................................... 679
Julio 2 Juvenal, Patriarca de Jerusalén....................... 679
Julio 4 Andrés, Obispo de Creta, Autor del Gran Cánon
......................................................................... 683
Julio 12 Santa Verónica, Quien Fue Curada por Nuestro
Señor ................................................................ 687
Julio 14 El Apóstol Aquila de los Setenta; Venerable
Onésimo de Magnesia ....................................... 689
Apóstol Aquila de los Setenta ............................... 689
Venerable Onésimo de Magnesia
Julio 19 Teodoro, Arzobispo de Edessa ..................... 693
Julio 20 El Profeta Elijah (Elías) ............................... 698
11

Julio 22 María Magdalena , La Portadora de Mirra e


Igual-a-los-Apóstoles ........................................ 706
Julio 23 El Profeta Ezequiel...................................... 711
Julio 28 Los Santos Apóstoles de los Setenta y Diáconos
Prochorus, Nicanor, Timón, y Parmenas ............ 714
El Diácono Prochorus ........................................... 714
Timón de los Setenta ............................................ 718
Julio 30 Los Santos Apóstoles de los Setenta Silas,
Silvano (Silouan), Crescens, Epenetos y
Andrónikos ....................................................... 722
El Apóstol Silvano................................................ 722
Julio 31 El Justo José de Arimatea ............................ 726
AGOSTO..................................................................... 731
Agosto 1 Los Mártires Macabeos: Abimus, Antoninus,
Gurias, Eleazar, Eusabonus, Alimus, Marcellus; su
Madre Solomoni, y su Maestro Eleazar ............. 731
Agosto 6 La Transfiguración de Cristo...................... 735
Agosto 7 Narciso Hieromártir, Patriarca de Jerusalén;
Agosto 9 El Apóstol Matías ...................................... 744
Agosto 13 Doroteo de Gaza y Dositeo, Monje de
Thawatha.......................................................... 748
Agosto 14 El Profeta Miqueas .................................. 754
Agosto 15 La Dormición de la Theotokos ................. 758
Agosto 17 Los Santos Mártires Pablo y Juliána, su
hermana, de PtolemaW s en Palestina ................... 763
Agosto 20 El Profeta Samuel .................................... 767
Agosto 21 El Apóstol Tadeo de los Setenta ............... 772
Agosto 24 Eutychius Hieromártir, discípulo de Juan el
Teólogo ............................................................ 775
Agosto 25 El Apóstol Tito de los Setenta .................. 780
El Servicio Para Todos los Santos en Palestina ............. 785
GLOSARIO ................................................................. 820
SYNIKSARION Patriarcado de Jerusalén ................... 857
REFERENCIAS .......................................................... 871
12
13

En Memoria de
Mis Padres, V. Rev. Ibrahim
y
Hanneh Khoury
My Hermano, V. Rev. Michael Khoury
Mi Sobrino, Ibrahim George Khoury
y
Los Nuevos Mártires de Tierra Santa

En honor de
Mi Hermana, Madre Tamara
14

PROLOGO
“Aquí se requiere la paciencia de los santos, de los que
guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús”
(Apocalipsis 14, 12)
Hace algunos años atrás, mientras visitaba una de
nuestras parroquias en esta Arquidiócesis, protegida por
Dios, tuve el placer de reunirme, un sábado por la mañana,
con algunos de los niños de nuestras escuelas Dominicales.
Durante mi gozoso diálogo con los niños uno de ellos me
preguntó: “¿Quiénes son los santos? ¿De dónde vienen?
¿Dónde viven?” Algunas personas, especialmente los
niños, piensan que los santos han venido a la tierra de algún
lugar fuera de este mundo, que ellos son héroes del espacio
exterior y no seres humanos. Santiago, el primer obispo de
Jerusalén, dice en su carta: “Elías era un hombre de igual
condición que nosotros; pero oró insistentemente…” (5,
17). Los santos no han venido al mundo desde el espacio
exterior. Ellos han sido personas como nosotros, que
también han padecido el dolor y todos los problemas de
este mundo quebrado. Pero a través de sus oraciones,
devoción y entrega completa a Dios, fueron capaces de
trascender los límites de este mundo caído a un nivel más
alto de espiritualidad y comunión con Dios.
Sin embargo cuando la gente pregunta “¿quiénes son los
santos?” les decimos que ellos eran gente especial que hizo
de la presencia de Dios una realidad en este mundo. “Dios
es temible en el consejo de los santos” (Salmo 89, 7). San
Pablo escribió cartas a los santos de Jerusalén, a los santos
de Corintios, etc. Esas personas habían sido bautizadas en
Cristo y por lo tanto Cristificadas. Por lo tanto todo aquel
que ha sido bautizado en Cristo está llamado a ser santo.
Nuestra Iglesia está llamada a ser la Iglesia de los santos
y mártires. Aquellas personas que, habiendo vivido una
vida de sacrificio, no están “limitadas por los deseos y
15

placeres de la carne”. De hecho ellos han renunciado a


todo, incluso a sus propias vidas. Ellos han aceptado el
martirio gozosa y voluntariamente por causa de Cristo.
Ellos han dado testimonio de Cristo con su propia sangre.
El más grande testimonio de Cristo es el de la propia
sangre. Cuando uno entra en una Iglesia Ortodoxa uno se
queda sobrecogido por la presencia de los santos. La piedad
de la Iglesia Ortodoxa está profundamente enraizada en los
santos y en los mártires. La pregunta es: ¿Qué se necesita
para ser santo? Para alcanzar la santidad debemos dar tres
pasos:
Primero y antes que todo es amar a Dios. Cuando un
hombre se le acercó a Jesús y le preguntó, “¿qué debo hacer
para heredar la vida eterna?” (Mat 19, 16) Nuestro Señor le
respondió: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón,
con toda tu mente y con toda tu alma, con todas tus fuerzas,
y a tu prójimo como a ti mismo”. Eso significa que no es
suficiente amar a Dios el 50 por ciento o el 75 por ciento, o
aún el 90 por ciento o el 99.5 por ciento, sino que hay que
amarlo al 100 por ciento.
EL Segundo paso es reconocer el camino recorrido por
nuestra Iglesia desde Pentecostés a través de los siglos. La
enseñanza apostólica y patrística ha sido distorsionada a tal
punto que algunos, que se proclaman cristianos hoy en día,
no creen en la Encarnación y algunos no creen en la
Resurrección. A ellos les invitamos al estudio de los Padres
y de las enseñanzas de los Siete Concilios Ecuménicos. Les
invitamos a “gustar y ver que el Señor es bueno” (Salmo
34, 9).
El Tercer paso es testimoniar a Cristo de la manera en
que lo hicieron los santos y mártires: en palabras y
acciones. Algún día la historia llegará a su fin, cuando
Cristo “vuelva de Nuevo en Gloria para juzgar a los vivos y
a los muertos” y les dirá a aquellos que se encuentran a su
mano derecha: “estaba hambriento y me dieron de comer;
16

estaba sediento y me dieron de beber… cuanto hicisteis a


unos de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo
hicisteis.” (Mat 25, 35)
El libro del Obispo Demetri, “Santos y Mártires de Tierra
Santa,” es una grandiosa contribución a nuestra biblioteca
religiosa Ortodoxa y para todos aquellos que están
interesados en las vidas de los santos. El Obispo Demetri
ha tenido la gracia de nacer no muy lejos de las puertas de
la ciudad santa de Jerusalén. El ha caminado por donde
Jesús ha caminado, así como ha respirado el mismo aire
que Jesús respiró. Su niñez ha transcurrido a la sombra de
Belén, Nazaret, el Monte Tabor, el Calvario y la Tumba
Vacía. Palestina es una tierra de Profetas, apóstoles, santos,
mártires y padres de la Iglesia. Elogiamos al Obispo
Demetri por haber escrito este libro y se lo recomendamos
a todos los que lo lean, sean Ortodoxos o no.
Metropolitano FELIPE

Primado
De la Iglesia Independiente del Rito Antioqueno Ortodoxo
de la Arquidiócesis de Norte América
17

PREFACIO
UNA NUBE DE TESTIGOS
por
Obispo Demetri (Matta) Khoury

¿Qué significa ser Santos? ¿Cómo obtenemos algún


beneficio de la lectura sobre los Santos Cristianos? Este
libro es el resultado de cinco años de esfuerzos por
responder a esas preguntas. Este proyecto comenzó en el
verano del 2001, cuando mi querida hermana, la Madre
Tamara, una monja del Convento de la Santa Ascensión en
Jerusalén, me hizo un reto. Señaló que las historias de los
santos de Tierra Santa serían un recurso útil para los
Cristianos que están luchando por vivir su fe. Entonces, la
Madre Tamara, me miró directamente a los ojos y me
preguntó: “¿porqué tú no escribes ese libro Saidna?”
Aunque no sé exactamente cuándo inicié este trabajo;
investigar y escribir “Una Nube de Testigos” me ha llevado a
vivir una maravillosa jornada espiritual llena de
descubrimientos inesperados. Este exigente proyecto
también me requirió volver a mi propio pasado, al ahora
distante mundo de Taybeh, una pequeña comunidad
Palestina localizada a pocas millas de la ciudad de Ramallah
en el centro del corazón de Tierra Santa.
Ese fue el mundo en el cual crecimos mis seis hermanos,
hermanas y yo– el mundo de mi padre, el Padre Ibrahim
Khoury, quien pasó la mayor parte de su vida de adulto
como fiel sacerdote de la Santa Iglesia Ortodoxa. Fue aquí,
entre los grandes santuarios de la Cristiandad y los santos
monasterios de Jerusalén, Gaza y Jericó, que pasé mi niñez,
hace 50 años, como un ferviente devoto de la Santa Iglesia.
De niño solía acompañar a mi padre-sacerdote y a mi
querida madre, Hanneh, en visitas que duraban más de un
18

día a conocidos monasterios cuyos inicios datan de los siglos


3ro y 4to de nuestra era. Entre ellos están los Monasterios
de San Jorge el Chozevita, San Gerásimo y San Sabas,
ubicados cerca de Jerusalén. Frecuentemente hemos visitado
santuarios inolvidables como el del nacimiento de Jesús en
Jerusalén, el Monte de los Olivos, el lugar del Jardín de
Getsemaní, y el Monte Calvario, donde murió Nuestro
Señor para traer la salvación a la humanidad.
Cincuenta años después, al viajar por esas tierras, santas y
antiguas, al realizar la investigación para este libro, lo he
hecho vistiendo el hábito de Obispo de la Iglesia Ortodoxa
de Antioquía. Esto también resultó ser una jornada espiritual
que requirió de mi parte enfrentarme con lo que significa
para la Santa Iglesia la “santidad” en la vida cotidiana. Me
tuve que preguntar nuevamente a mí mismo: ¿Cuál es la
esencia de ese profundo proceso espiritual por el cual un
Cristiano se hace Santo?
Mientras viajaba a través del mundo de la Antigua Palestina
y meditaba en la naturaleza de la santidad, comprendí que
aprender de la vida de los santos nos ayuda a imitar mejor la
infinita justicia de nuestro Señor y Salvador. San Pablo
señaló esto mismo en su carta a los Hebreos cuando les
recomendaba a sus compañeros cristianos estudiar la vida de
los “justos antiguos” dado que ellos eran los “testigos” que
ayudarían a quienes buscan alcanzar la perfección espiritual
de Dios:
“Por tanto, también nosotros, teniendo en torno nuestro tan
gran nube de testigos, sacudamos todo lastre y el pecado que
nos asedia, y corramos con fortaleza la prueba que se nos
propone.” (Hebreos 12, 1)
Al explorar la vida de los santos de Tierra Santa he
constatado que ellos nos proveen de maravillosos ejemplos
de una vida justa de los cuales podemos aprender
muchísimo. ¿Quién puede leer las historias de los monjes
luchando por la perfección espiritual en los desiertos de
Palestina y no sentirse inspirado a adorar a Dios con la
19

intensidad de un monje santo como San Eutimio el Grande?


¿Quién, al conocer de los sufrimientos de un gran mártir
cristiano como San Cornelio, el valiente Centurión Romano,
quien voluntariamente murió por Cristo, no podría sentirse
llamado a practicar con valentía lo que se requiere para ser
un buen cristiano?
Lo más importante es que esos santos pueden ser poderosos
intercesores nuestros ante Dios. Dado que la Santa Iglesia
no hace distinción entre los muertos y los vivos podemos
pedirles a ellos que intercedan por nosotros. De la misma
manera que le pedimos a un amigo “Por favor reza por mí”,
así también podemos pedirle a estos grandes santos de
Tierra Santa que nos recuerden en sus oraciones con la
confianza de que nuestras solicitudes será escuchadas.
Aprender más de la vida de estos santos nos permitirá ser
mejores amigos de ellos, y al mismo tiempo enriquecerá
nuestra vida de oración de manera inconmensurable.
He tratado de diseñar “Una Nube de Testigos” de manera
que pueda ser útil para tu crecimiento espiritual. He
incluido herramientas como un glosario, un índice de
nombres y una bibliografía de referencias. Además mapas
de Tierra Santa así como ilustraciones y documentos
fotográficos de los lugares principales.
Quisiera sugerir, como una manera de aproximarse a la
lectura de este libro, la lectura lenta y cuidadosa de un
capítulo cada día (esto toma unos 15 minutos). Usted podría
usar algunas de las siguientes preguntas en sus reflexiones:
¿Cómo encarna la vida de este santo en particular la “lucha
interna por la perfección spiritual”? ¿Es ese un aspecto
esencial de la santidad?
¿Cómo alcanzó este santo tanta paciencia y tolerancia; y si
también nosotros podemos contar con la paciencia divina
cuando pedimos fervorosamente por ella en nuestra
oración?
20

¿Cómo podemos desafiar nuestros propios criterios y


actitudes y crecer en nuestro entendimiento de la santidad
leyendo la vida de los Santos?
¿Cómo puede la vida de los Profetas, animarnos en nuestra
voluntad y valor de “hablar” contra la idolatría y la injusticia
en nuestro mundo actual?
¿Cómo podemos dirigirnos hacia los santos como
intercesores ante el Señor y crecer en nuestra habilidad de
imitar la perfección de nuestro Señor Jesucristo?
Ya que cada cristiano tiene su propio y único itinerario
espiritual, te invito a usar este libro como un recurso
personal, a manera de libro de trabajo, que te ayude a crecer
y a estar más cerca del Señor y sus Santos.
Quisiera agradecer personalmente a los muchos
investigadores citados en la bibliografía así como a las
muchas personas que me han ayudado en la investigación y
la asistencia técnica de “Una Nube de Testigos”. Estoy
agradecido especialmente a Tom Nugent por su destreza
editorial. También quisiera agradecer a V. Rev. Juan Morris,
el Monje-Sacerdote Seraphim Dedes, el Diácono Jean El-
Murr, Ioanna Clarke, Christopher Holwey, Lora Khoury,
Linda Simón, Cathy Snyder, Dr. Chyrel Morris,
Archimandrita Melatios Basal, el V. Rev. Nicholas Dahdal, y
el V. Rev. Jacob Khoury. Cada una de esas personas me ha
ayudado en la creación de este libro desde una perspectiva
única.
Mirando hacia esos cinco años de trabajo constante que ha
tomado realizar “Una Nube de Testigos” no me dejo de
maravillar por los extraordinarios dones del Espíritu que
empezaron a aparecer desde el momento en que acepté el
desafío de escribir este libro, así como del importante reto al
que cada uno de nosotros está llamado: a ser santo. La
urgencia de esta llamada se me hizo más clara cuando la
Madre Tamara me lanzó a esta búsqueda espiritual a través
del estudio de la vida de los santos; por lo cual estoy
eternamente agradecido.
21

A pesar de las imperfecciones de este libro, he respondido


en fe y amor al regalo de la Madre Tamara. No podemos
hacer nada sin la ayuda de Dios, pero podemos hacer
mucho cuando el espíritu humano trabaja en comunión con
la voluntad de Dios. De una manera muy pequeña este libro
es mi manera de sumar mi voz a la de la “nube de testigos”
que alaba por siempre la Gloria de Dios Todopoderoso. Mi
esperanza es que este libro sea una fuente de bendiciones y
te ayude a lo largo de tu propia jornada espiritual.

†D.M.K.
Miami, Florida, U.S.A.
Día de Todos los Santos, 2007
22

INTRODUCCION

De acuerdo a los Padres de la Iglesia, un santo es


simplemente un Cristiano que ha recibido el inmensamente
valioso don de Dios – el don de ser capaz de luchar por la
“perfección espiritual” de Jesucristo. Aunque los seres
humanos somos imperfectos y nunca podemos esperar
alcanzar tal infinita perfección, algunos individuos, de
distintas épocas históricas, han conseguido, a través de la
gracia de Dios, elevarse a tal nivel de santidad espiritual que
los han llevado a ser canonizados, es decir, declarados
santos de manera formal. La Canonización se da cuando la
Santa Iglesia determina que la rectitud de su vida cristiana es
garantía para esta dignidad especial.
Sólo muy pocos seres humanos alcanzarán este status
sublime en la vida de la Iglesia. Sin embargo, de manera
sorprendente, el Nuevo Testamento nos llama a cada uno
de nosotros a ser santos. ¿Cómo? Simplemente haciendo lo
mejor que podemos en nuestra vida diaria, hasta encontrar
la clave de nuestra propia santidad, en esa lucha constante
por alcanzar la perfección espiritual del Hijo de Dios.
Los grandes santos de Tierra Santa se han esforzado por
imitar la vida de Cristo, y al hacerlo sus propias vidas han
tomado distintas formas, dependiendo de sus propios
temperamentos y circunstancias particulares. La Santa Iglesia
reconoce esas diferencias clasificando la santidad de distintas
maneras y en amplias categorías. La siguiente es una lista
tomada del Synaxarión del Patriarcado de Jerusalén.
Los Profetas fueron aquellas almas valientes que
anunciaron el acontecimiento de la llegada del Salvador y
que frecuentemente arriesgaron sus propias vidas para
advertir a los no creyentes que su desobediencia o negación
al Dios Todopoderoso les traería desgracias a su mundo.
23

Frecuentemente estos grandes santos pagaron con sus vidas


su deseo de servir como “mensajeros de Dios.”
Los Apóstoles fueron los discípulos originales de Cristo y
quienes recibieron el encargo directo de proclamar el
Evangelio de la salvación tanto durante como después de la
vida de Jesús en la tierra. Ya que la Santa Iglesia ha brotado
del trabajo de los apóstoles, ellos ocupan un lugar especial
en la jerarquía de los santos. De entre la vida de los
apóstoles la historia de San Pedro describe poderosamente
las luchas humanas de un hombre muy imperfecto que negó
al Señor, aún conociéndolo: “Yo te lo digo, no conozco a
ese hombre.” Pedro también pronunció una de las frases
más apasionadas y leales del Nuevo Testamento: “Señor, Tú
lo sabes todo. Tú sabes que te amo…” (Jn 21, 17). Pedro
murió como mártir cuando fue crucificado por Nerón por
predicar el evangelio en Roma, alrededor del año 68 de
nuestra era. San Pedro fue tan humilde que le suplicó a sus
verdugos que lo crucifiquen boca abajo ya que él no era
“digno” de morir de la misma manera que su Señor y
Salvador.
Los Mártires han sido aquellos santos que aceptaron
morir a manos de los enemigos de Dios como precio por
haber desafiado a los ídolos paganos y proclamar la Buena
Nueva de la Salvación a través del mundo conocido. Entre
los Santos de Tierra Santa que han sido premiados con la
corona del martirio ninguno se perfila tanto como el primer
mártir cristiano, San Esteban, el “proto-mártir.” San Esteban
fue víctima de una campaña difamatoria organizada por los
sacerdotes judíos en los años posteriores a la Ascensión de
Cristo, quien fue castigado por predicar abiertamente el
Evangelio en las calles. Mientras la vida se escapaba de su
cuerpo, el extraordinariamente valeroso San Esteban rezó
en voz alta: “Señor, no les tengas en cuenta este pecado”
(Hech 7, 60). Murió apedreado, a la edad de 30 años, en las
afueras de las puertas de Jerusalén. De acuerdo a los escritos
24

de Asterias, un historiador de la Iglesia, con “él se dio inicio


a los mártires, él fue maestro del sufrimiento por Cristo, la
fundación de la confesión del justo… y el primero en
derramar su sangre por el Evangelio.”
Los Padres la Iglesia y los Jerarcas fueron aquellos santos
que dedicaron su vida al liderazgo, defendiendo la
Ortodoxia contra los terribles peligros de las doctrinas
heréticas. Ellos requirieron de otro don espiritual: la
paciencia. En esta categoría se encuentra la historia de San
Cirilo y sus muchos años de servicio como Patriarca de
Jerusalén (315-386 D.C.). Por más de 30 años el humilde
San Cirilo batalló desesperadamente contra la peligrosa
herejía del Arrianismo. Los Arrianos insistían en que Cristo
no era Dios sino solamente un profeta. Su doctrina
representaba un peligro mortal para la verdad de la
Ortodoxia. San Cirilo previno que la herejía forme parte del
dogma Ortodoxo. Para realizar esa tarea el atribulado
Patriarca necesitaba un signo de Dios –una manifestación
simbólica en Jerusalén capaz de convencer a los titubeantes
Padres de la Iglesia y al Emperador Romano. Ese signo
sorprendente apareció, de manera contundente, en los
cielos de Jerusalén el día de Pentecostés del año 351.
Mientras el atónito santo observaba desde su residencia, una
inmensa cruz encendía el cielo sobre la ciudad, por más de
una semana, extendiéndose en un arco inmenso desde el
Monte de los Olivos hasta el Monte Calvario, lugar donde
Cristo fue crucificado. Desde este momento la gente de
Jerusalén entendió que Dios mismo había afirmado la
sabiduría del paciente Patriarca San Cirilo. La herejía fue
vencida y de ese modo asegurada la pureza del dogma de la
Iglesia.
Los Monjes fueron santos que llevaron unas vidas austeras
de abnegación y de trabajo riguroso diseñado para ayudarlos
a imitar de mejor manera la perfección de Cristo. Los
monjes vivieron frecuentemente, por muchos años, en
25

celdas aisladas, o de manera itinerante a lo largo de los


desiertos de Tierra Santa sin otro alimento que plantas y
hierbas; y durmiendo cada noche en cuevas o a campo
abierto. Al inicio del siglo tercero, en las regiones desérticas
de Tierra Santa que se encuentran paralelas al Río Jordán y
el Mar Muerto, estos abnegados y austeros monjes
construyeron el asombroso mundo de los primeros
Monasterios Cristianos, estableciendo una tradición de culto
que define la verdadera esencia del Cristianismo. Entre esos
monjes temerosos de Dios se encuentra San Saba el
Santificado (526-553), quien estableció uno de los
monasterios más antiguos, grandes y avanzados
espiritualmente en la historia de la Iglesia primitiva, a 20
millas de donde se encuentra la Jerusalén moderna. Junto
con Teodosio el Grande, San Sabas produjo un legado
litúrgico que se mantiene hasta la actualidad como el
fundamento del culto Ortodoxo. Hombre inmensamente
disciplinado y de oración constante, este monje pasó los
últimos 40 años de su vida enseñando a otros monjes como
resistir a las tentaciones del orgullo y el egoísmo, así como a
regocijarse en las actividades ordinarias de la vida tales como
pelar frijoles, hacer canastas o producir miel en los panales
ubicados en los jardines de los monasterios.
Las filas de Los Justos incluyen a aquellos que llevaron
vidas públicas en Tierra Santa, a menudo entre sus
familiares y amigos, pero que sin lugar a dudas mostraron tal
rectitud y justicia que tocaron las vidas que quienes los
rodearon. Una característica innata de los Santos en esta
categoría fue su sentido del deber para con los demás, lo
que llegó a ser fuente de gran virtud, debido a su poderoso
sentido de responsabilidad para con las otras personas.
Aunque que Una Nube de Testigos no es una crónica de
todos los santos de Tierra Santa, este libro si incluye santos
de cada una de las categorías antes mencionadas.
Obviamente este es un libro que no solo presenta la vida de
26

esos santos. Lo que hace particularmente diferente este libro


con otras publicaciones semejantes es lo directo y la
inmediatez de lo presentado. Las vidas de los santos no
están mostradas como un sumario de hechos. En vez de
datos enciclopédicos, se presentan historias de seres
humanos forjando su propio camino hacia la santidad.
Todos estamos llamados a ser santos. Recordando
nuestro llamado y reflexionando en el significado de las
vidas de los santos, nosotros llegamos a ser amigos “íntimos”
de esos grandes santos que han vivido realmente su fe
Cristiana. Que el Señor nos ayude a profundizar en nuestro
entendimiento de las batallas espirituales que suceden
dentro de cada uno de nosotros y nos bendiga con el coraje
y la fortaleza para pelear el buen combate de su Gloria.
DMK
27

“Todos los santos, por la fe, sometieron reinos, hicieron


justicia, alcanzaron las promesas, cerraron la boca a los
leones; apagaron la violencia del fuego, escaparon del filo de
la espada, curaron de sus enfermedades, fueron valientes en
la guerra, rechazando ejércitos extranjeros. Las mujeres
recobraban resucitados a sus muertos. Unos fueron
torturados, rehusando la liberación por conseguir una
resurrección mejor. Otros soportaron burlas y azotes, y hasta
cadenas y prisiones.
Apedreados, torturados, aserrados, muertos a espada;
anduvieron errantes cubiertos de pieles de oveja y de cabras;
faltos de todo; oprimidos y maltratados, ¡hombres de los que
no era digno el mundo!, errantes por desiertos y montañas,
por cavernas y antros de la tierra. Y todos ellos, aunque
alabados por su fe, no consiguieron el objeto de las
promesas. Dios tenía ya dispuesto algo mejor para nosotros,
de modo que no llegaran ellos sin nosotros a la perfección.
Por tanto, también nosotros, teniendo en torno nuestro tan
gran nube de testigos, sacudamos todo lastre y el pecado que
nos asedia, y corramos con fortaleza la prueba que se nos
propone, fijos los ojos en Jesús, el que inicia y consuma la
fe. (Hebreos 11, 33-40; 12,1-2)
28

‫أﺣﺪ ﻗﺪﻳﺴﻲ ﻓـﻠﺴﻄﻴﻦ‬


Domingo de los Santos Palestinos
Segundo Domingo después de Pentecostés

‫ﻃﺮوﺑﺎرﻳﺔ اﻟﻘﺪﻳﺴﻴﻦ ﺑﺎﻟﻠﺤﻦ اﻷول‬


29

SETIEMBRE

1ro de Setiembre El Justo Josué, el Hijo de Nun


Josué fue uno de los
más grandes líderes
militares en el Antiguo
Testamento y no sin
razón: ¡Usualmente
tenía a Dios junto a él!
La historia de cómo,
este formidable
guerrero y líder de los
israelitas, dirigió la
campaña que derrumbó
las murallas de Jericó y
condujo de manera
exitosa la ocupación de
la Tierra Prometida ha
entusiasmado a
generaciones de
lectores de la Sagrada
Escritura a través de los tiempos.
Nacido como un pobre esclavo en las profundidades
de Egipto alrededor del 1550 Antes de Cristo, este hijo de
Nun de la Tribu de Efraín, estuvo destinado a ser el primer
Servidor y luego el sucesor de Moisés, el gran legislador.
La grandeza de Josué como líder del pueblo Hebreo ya
estaba prefigurada en su nombre, que es la forma Hebrea de
“Jesús”; y sus proezas militares se hicieron evidentes,
primero durante la feroz batalla contra los Amoritas –
cuando el legendario guerrero recibió la ayuda de Dios
deteniendo la puesta de sol por varias horas permitiéndole
obtener una gran victoria.
30

Pero el gran don de Josué para su pueblo fue quizás


su insistencia (junto con su compañero de armas Caleb) de
que los Hebreos deberían atreverse a abandonar los
territorios salvajes en los que habitaban para emigrar hacia
la “Tierra Prometida” –la región que ellos conocían como
Canaán (que ahora incluye Israel y los territorios
Palestinos) y que Dios había reservado para ellos desde el
comienzo de la historia. Enviado como espía hacia esa
región por orden de Moisés, su maestro, Josué se rehusaba
a la idea de aceptar que las tribus que ocupaban esos
territorios fueran invencibles en una situación de guerra. A
diferencia de otros espías que habían sido enviados a
reconocer el área, Josué y Caleb sostenían que los Hebreos
debían asumir con valentía el instalarse inmediatamente en
ese lugar, al tiempo que ponían su confianza en que Dios
los protegería de sus poderosos habitantes.
Sin embargo los temerosos Hebreos no lo
escucharían, por lo que pasaron los siguientes 38 años
vagando de manera impotente en el desierto hasta que
finalmente decidieron escuchar el consejo de Josué. Lo que
siguió a la decisión de buscar la Tierra Prometida fue una
sucesión de asombrosos milagros, como expresión de la
promesa de Dios de proteger su rebaño. Uno de esos
acontecimientos más notables ocurrió luego de la muerte de
Moisés, cuando Josué tomó el comando del ejército.
Cuando los Hebreos se dirigían hacia la tierra que tanto
habían anhelado, llegaron una tarde a las orillas del
caudaloso Río Jordán, cerca de Shittim – y pronto se vieron
asolados por la corriente. El caudal de las aguas del río
Jordán se había incrementado por las lluvias primaverales
presentándose como un obstáculo abrumador. Pero Josué se
rehusaba a rendirse en su implacable búsqueda de la Tierra
Prometida por lo que ordenó a los sacerdotes del pueblo
que comiencen a vadear el río turbulento, mientras
transportaban la Sagrada Arca de la Alianza.
31

La fe de Josué fue recompensada una vez más.


Apenas los pies de los sacerdotes tocaron las aguas
revueltas del río, las olas se retiraron… formando paredes
gigantes de agua que permanecían inmóviles, y que
permitieron a los Hebreos cruzarlo sobre tierra seca (este
milagro asombroso nos recuerda muy cercanamente la
acción de Moisés en el Mar Rojo.)
Este fue un logro maravilloso, pero Josué -cuyo
nombre en el Antiguo Testamento significa “El Señor
Salva”- aún no había terminado. Tal como lo relatan las
Sagradas Escrituras, su próximo gran desafío se presentó
ante las Murallas de Jericó, donde el avance del ejército del
gran guerrero parecía haber llegado a un punto muerto.
Aunque las posibilidades de éxito parecían mínimas
el fiel Josué, una vez más, se mantuvo firme. Luego de
instruir a su gente de llevar el Arca alrededor de las
murallas durante siete días, el valiente comandante ordenó
a un escuadrón tronar las trompetas al tiempo que sus
acompañantes clamaban en voz alta por la ayuda de Dios.
Y Jericó fue tomada –cuando las poderosas murallas se
derrumbaron sin haber sido embestidas una sola vez. Al
final los pobladores fueron asesinados por el ejército
invasor, con la excepción de Rahab y su familia, quienes
fueron perdonados por haber sido hospitalarios con los
espías de Josué. Posteriormente el libro de Josué contará
esta historia:
El pueblo clamó y se tocaron las trompetas. Al
escuchar el pueblo la voz de la trompeta, prorrumpió en
gran clamor, y el muro se vino abajo. La gente escaló la
ciudad, cada uno frente a sí, y se apoderaron de ella.
Consagraron al anatema todo lo que había en la ciudad,
hombres y mujeres, jóvenes y viejos, bueyes, ovejas y
asnos, a filo de espada. (Josué 6, 20-21)
32

La valiente personalidad de Josué se puede ver


claramente en una carta feroz que envió a los gobernantes
de Jericó antes de la batalla. Escrita en un estilo poético, la
misiva está llena de elogios hacia el Dios de los Hebreos…
mientras advierte al mismo tiempo a los poderosos
Emperadores Shobach y Jafet que las espadas de los
Israelitas golpearían sin misericordia. De acuerdo a un
comentario bastante conocido del Siglo XIX (Shay
Lamora), sobre el libro del Exodo del Antiguo Testamento,
la carta de Josué era como sigue:
“En el nombre de Dios, exaltado y poderoso Dios
de los hijos de Israel, creador de todos los mundos, quien
debilita a los fuertes y abaja a los poderosos que se rebelan
y son hipócritas. El castiga a los pecadores y protege al
justo, al noble y al generoso. El es el Dios de todos los
dioses, el Señor de Señores. No hay maestro como El ni
nadie que se compare en adoración junto a El. El es el Dios
de nuestros padres Abraham, Isaac y Jacob, el Señor de los
ejércitos; su nombre es Dios.”
“De parte nuestra, Que El sea exaltado a través mío,
Josué, hijo de Nun, siervo de Dios, y de la congregación
santa, pura y elegida, de los hijos de Israel, los que son más
nobles en el mundo, los hijos de Abraham, Isaac y Jacob,
nos dirigimos a la comunidad de la gente de idolatrías
torcidas: que Dios los maldiga y esté enojado
continuamente con ellos, Amén. Les informamos que han
despertado al león de su madriguera y a la Leona de su
descanso trayendo una gran desgracia sobre ustedes
mismos en su maldita comunidad, donde se han reunido en
contra nuestra y nos han enviado un anuncio.”
“Queremos que ustedes sepan que El los ha traído
hacia nosotros, la comunidad pura y santa, y su encuentro
con nosotros no es conocido. Por lo tanto, sepan ustedes
que les voy a hacer un favor si no se molestan atacándonos.
No, ustedes pueden permanecer en casa y mantenerse
trabajando, por una semana desde este momento, luego de
33

lo cual yo me presentaré ante ustedes sólo con algunos


hombres de los hijos de Israel y emprenderemos un feroz
batalla en contra de ustedes con la ayuda de Dios, por la
cual El será exaltado. Y asesinaremos a todas sus tropas,
jóvenes y viejos. No terminaremos hasta que los hayamos
eliminado de este mundo y no quede ninguno de ustedes
para contar esta historia.”
“Lo que es más, a pesar de su número de cuarenta y
cinco reyes y de que presumen de sus soldados, en número
y experiencia, sepan ustedes que mi comunidad y yo
confiamos sólo en el Señor del Mundo, quien ha creado
cielo y tierra y todo lo que habita en ella, bajo cuya orden
fue destruida Sodoma y Gomorra y quien produjo el diluvio
que inundó el mundo a causa de la desobediencia. Noé
salvo a sus hijos de las aguas de la inundación, de la cual
desciende la humanidad que se encuentra en el mundo, y el
mundo fue dividido en 70 naciones.”
“Y nosotros, los hijos de Israel, pasamos en medio
de las aguas del mar, en un número de 600 mil almas,
cuando el mar se secó para nosotros. La luz de Dios brilló
delante de nosotros en una columna de nube y fuego, y 12
mil de los nuestros acabaron con los cinco reyes de Midián.
Y matamos al hechicero Balaam con la espada, y por cierto
él era mucho más fuerte que Jafet, en quien ustedes se
confían. Y nosotros no perdimos ni uno solo de los hijos de
Israel.”
Tal como muchos historiadores lo han señalado, el
valeroso Josué cumplió todas las promesas contenidas en su
carta. Después de la caída de la ciudad Antigua, este gran
guerrero de Dios dirigió a su Pueblo hacia la Tierra
Prometida y los gobernó por muchos años. El nuevo
gobernador, una figura paternal sabia, dividió en primer
lugar sus nuevas tierras entre las 12 tribus de los Hebreos, y
luego escribió el libro de Josué, que se convirtió en el sexto
libro del Antiguo Testamento. Moisés se sintió apelado tan
grandemente por la intensa lealtad de Josué que le permitió
34

participar a su amigo de una de sus subidas al Monte Sinaí


en la que el gran legislador recibió los Diez Mandamientos.
Josué murió a la edad madura de 110 años y fue
enterrado en el Monte Efraín en la región Palestina de
Timnath Serah.
Su magnífica vida como valiente comandante
militar y sabio gobernador nos puede enseñar muchísimo
sobre la naturaleza del verdadero liderazgo, el cual siempre
brota de la autoridad y el amor de Dios Todopoderoso.
Frecuentemente cuando nuestro pastor, maestro u otra
figura que admiramos muere o es trasladado nosotros sobre
reaccionamos. A causa de nuestra conmoción o tristeza
pensamos que todo se ha terminado y que las cosas buenas
traídas por ese buen liderazgo no podrán continuar. Aún
cuando Moisés murió el Plan de Dios continuó en la vida
de Josué. Eso expresa maravillosamente como los objetivos
y el Plan de Dios están por encima de cualquier persona o
programa personal.
¡Dios bendice a quienes lo siguen!
De la vida de Josué vemos que tener fe no significa
“sentarnos a esperar” y dejar que las cosas sucedan por si
mismas. Josué puso su fe en acción. De hecho su fe no fue
una excusa para una planificación pobre o desorganizada.
En vez de ello lo encontramos cada día, levantado muy
temprano, listo para iniciar una jornada productiva. El
apóstol San Pablo hace notar el valor de esta clase de
cuidado, de la firme determinación de servir a Dios, en su
carta a la Iglesia en Corintio: ¿No sabéis que en las
carreras del estadio todos corren, mas uno solo recibe el
premio? ¡Corred de manera que lo consigáis! (I Corintios
9, 24)
Josué venció numerosos obstáculos liderando a los
Israelitas hacia la tierra de Canaán. El Señor usualmente
recompensa con perseverancia a aquellos capaces de
resistir.
Apolytikión en el Segundo Tono
35

Al celebrar la memoria del Profeta Josué, te pedimos Oh


Dios, por su intercesión, por la salvación de nuestras almas.

Kontakión en el Cuarto Tono


Por su oración el sol se detuvo, Oh Justo Jesús; quien con
toda justicia fue adornado con la semejanza y el nombre de
El, a cuya muerte el sol se oscureció. Que quienes te
honramos seamos siempre salvados por El.

3 de Setiembre El Venerable Theoctisto, el


Abstinente, con Eutimio el
Grande.
San Theoctisto fue
un devoto cristiano que
vivió en un monasterio (o
“laura’) cerca de Jerusalén
y que soñaba con llegar a
ser un asceta del desierto.
En algún momento de la
segunda década del Siglo
V, este ferviente “abad”
(supervisor espiritual de un
monasterio) comenzó a
ayunar y rezar en la
soledad del desierto de
Coutila, no lejos de Jericó,
junto a su mentor
espiritual San Eutimio el
Grande –el fundador y director de la influyente laura de
Pharan. Por muchos años los dos amigos se retirarían
periódicamente, especialmente durante el tiempo de
Cuaresma, a los áridos desiertos para rezar y ayunar.
Eventualmente descubrieron una cueva en el desierto de
36

Judea, en Wadi Mukellik, muy cerca de una corriente de


agua rugiente, que aparentaba ser el lugar perfecto para el
culto, por lo que la convirtieron en una Iglesia.
No pasó mucho tiempo para que los dos devotos del
desierto sean reconocidos en toda la región como hombres
santos que vivían su vida ascética con crudeza y cuyo estilo
de vida les permitía tener visiones místicas del Dios
Cristiano.
Pero cuando los seguidores de San Eutimio
acudieron a su lado en números cada vez más crecientes
(ellos fueron guiados por los asombrados pastores de
Betania), éste huyó una vez más hacia el desierto, dejando
el monasterio bajo el cuidado de su amigo. Una de las
razones de la creciente fama de San Eutimio fue el haber
curado milagrosa a un joven, Terebón, hijo de Aspebetus,
jefe de los Sarracenos, quien se encontraba aquejado por
una enfermedad mortal. San Eutimio curó al joven
haciendo la señal de la cruz sobre él –en un ritual de
sanación que produjo muchas conversiones entre las filas
de los árabes. Cuando se difundió la noticia del milagro,
multitudes de peregrinos asombrados acudieron a la
presencia del monje y de su amigo con el afán de aprender
todo lo que pudieran sobre ellos.
Aunque San Theoctisto anticipó la llegada de los
“Padres del Desierto” de la Santa Iglesia por más de dos
siglos, su estilo de vida ascética en el desierto llegó a ser un
modelo de austeridad y simplicidad para toda la Iglesia. En
algunas áreas de Palestina estos primeros ascetas formaron
pequeños monasterios en los cuales comían poco, rezaban
constantemente y pasaban su vida trabajando de manera
reverente. Sin embargo otros devotos prefirieron una vida
más estricta como ermitaños en el desierto, pasando años
de soledad y alejados de las distracciones de la ciudad.
Para muchas de estas almas valientes, las áreas
desérticas alrededor del Mar Muerto –un desolado paisaje
cerca de Jericó que tiene el nivel más bajo del planeta (400
37

pies bajo el nivel del mar)- proveían el lugar perfecto en el


cual podrían dedicarse exclusivamente a la adoración de
Dios. Tal como lo han notado muchos comentaristas, era
posible deambular por días enteros en el desierto de
Palestina sin encontrarse con alguna otra persona. Cubierto
de espinas, de vegetación que no necesita agua y de vastas
áreas donde no hay otra cosa que arena, el mundo del
desierto carecía de casi toda comodidad para el ser humano.
Viviendo solos y sin ningún tipo de supervisión, los
ermitaños del desierto se privaban, muy frecuentemente,
del sueño, de la limpieza, de ropas apropiadas así como
intimidad sexual. Era una forma de vida muy severa,
aparentemente sin sentido, en la cual sin embargo los
hombres y mujeres que abrazaban esa manera de hacer las
cosas encontraban un enorme gozo en sacrificar esas “cosas
del mundo” para dedicarse completamente a la oración. De
entre esos santos del desierto solo hubieron unos pocos más
alegres, más llenos de oración y de agradecimiento hacia
Dios, que el humilde Theoctisto, quien frecuentemente es
descrito por los historiadores de esa época como un hombre
lleno de gozo y de espíritu alegre – cuando sus obligaciones
le permitían hacerse un tiempo para salir de las tierras
desérticas aledañas al Mar Muerto, en el deambulaba
alegremente al mismo tiempo que comprometido con sus
inacabables devociones espirituales.
Hoy en día resulta difícil imaginar el grado de
abnegación que llegaron a abrazar santos como Theoctisto
y Eutimio. La mayor parte de su vida la realizaron al aire
libre y alimentándose únicamente de hierbas; dormían
sobre la tierra y expuestos a toda clase de climas; y muy
raramente buscaban algún tipo de la comodidad que
proporciona la vida ordinaria. A pesar de la exigente
demanda de su estilo de vida, que incluía ayunos extremos
y un trabajo extenuante, San Theoctisto vivió una vida
longeva y, cuando finalmente murió, alrededor del año 450,
38

el Patriarca de Jerusalén, Anastasio, viajó al monasterio


para dirigir el servicio funerario.
De muchas formas, todas ellas importantes, se dice
que San Theoctisto fue quien creó y formalizó el rol de los
monjes como parte de la vida de la Iglesia. Ese rol nació a
partir de la relación única entre dos personas –una relación
en la cual el Abad Theoctisto formó a los aspirantes a la
vida monástica en su propio monasterio, y luego los envió
con San Eutimio para una mayor exigencia y disciplina en
los rigores de la vida ascética. Este concepto –un
monasterio para “principiantes” y otro para aquellos que
han alcanzado un mayor nivel espiritual- llegó a ser,
eventualmente, el procedimiento estándar en el
Cristianismo Oriental. Ciertamente, el piadoso San Eutimio
continuó enviando nuevos candidatos desde su refugio de
ermitaño a San Theoctisto, para recibir consejo espiritual y
entrenamiento, hasta los últimos días de su vida.
La Tradición de espiritualidad monástica a la que
San Theoctisto consagró su vida, ha llegado a ser una de las
hebras principales en ese gran tapiz del Cristianismo
tradicional, y la Iglesia no sería la misma sin los dones
espirituales que han brotado de los Padres del Desierto. La
vida de este santo de Tierra Santa nos provee un brillante
testimonio de que Dios Todopoderoso puede sostenernos
de manera mucho más rica y satisfactoriamente que la
simple comida, bebida o cualquier otro bien terrenal.

Apolytikión en el Cuarto Tono


Desde tu juventud te consagraste a Dios en santidad, Oh
sabio Theoctisto, pues odiaste aferrarte a lo vano y lo
corruptible. Por ello, mientras resplandecías brillantemente
en la oración y la contemplación divina, fuiste un estricto
maestro de monjes novicios. Ahora, Santo Padre, te
pedimos que nos guíes a cuantos nos acercamos a ti.

Kontakión en el Octavo Tono


39

Preservaste la dignidad de tu alma libre de toda mancha, la


cual como creatura de Dios, dedicaste completamente al
Señor, Oh Justo; iluminado divinamente, llegaste a la cima
de la verdadera piedad, Oh santo Theoctisto, confirmado tu
nombre en cada acción.

4 de Setiembre Moisés, el Santo Profeta y


visionario de Dios; Hermione la
Mártir, hija del Apóstol Felipe el
Diácono

Moisés, el Santo Profeta y Visionario de Dios


Su nombré brilló como una nueva estrella ardiente
en el firmamento y retumbó
en el mundo antiguo como
un rayo brillante de
apabullante resplandor:
Moisés.
La vida
extraordinaria de este
hombre santo tan
reverenciado –uno de los
más grandes profetas que
aparecieron antes de la
llegada de Cristo - se inició
alrededor del 1500 Antes de Nuestra Era, en los tiempos en
que el pueblo Hebreo sufría la angustia de la esclavitud a
manos del Faraón egipcio. Moisés nació de un hombre de
la Tribu de Leví, Amram, y de su esposa Jochabel, quien ya
había sido bendecida con un hijo (Aarón) y una hija
(Miriam).
Como todas las cosas que sucedieron en su vida, los
acontecimientos que rodearon el nacimiento de Moisés
40

fueron simplmente espectaculares. Apareció en escena en


momentos en que los hijos recién nacidos de los Hebreos
estaban siendo asesinados sistemáticamente por los
egipcios. Difícilmente él hubiera podido sobrevivido a la
muerte luego de recibir una media docena de golpes,
primero en su niñez, y luego como joven bajo el yugo de la
esclavitud en Egipto.
La historia dramática del nacimiento de Moisés es
bastante conocida pero es digna de ser contada
nuevamente. Muy poco después de su nacimiento, su
aterrorizada madre se dio cuenta de que la campaña brutal
de exterminio del Faraón egipcio de ahogar a los recién
nacidos en el río Nilo, no tardaría en terminar rápidamente
con la vida de su hijo. En su desesperación por salvarlo
ideó un plan. Dirigiéndose río abajo construyó una pequeña
cesta con ramas sellándola con una resina pegajosa para
que no se hunda en el agua. Una vez terminada la
construcción de la frágil embarcación para el infante la
lanzó a las aguas orando por la seguridad del niño.
Mientras tanto, la querida hermana del bebé, Miriam,
observaba todo desde un lugar secreto con la esperanza de
ver cual sería el resultado de esa acción.
¿Cómo un niño desvalido podría sobrevivir a
semejante jornada en el poderoso Río Nilo? Esa pregunta
solo tiene una respuesta: la Providencia –la cual aseguró
que la hija del Faraón, acompañada por sus sirvientas,
estuviera tomando un baño en el río en el momento preciso
en que la cesta llegó flotando. Sorprendida por la belleza
del niño y llena de compasión, la princesa egipcia se llevó
al infante a su casa. Miriam, quien observaba
cuidadosamente desde el lugar en que se había ocultado,
comprendió exactamente lo sucedido con su pequeño
hermano.
Una vez con el bebé y en la seguridad de su casa, la
Princesa comenzó a buscar entre sus sirvientas egipcias
alguien que pudiera amamantar a la criatura. De acuerdo al
41

gran historiador judío, Josefo, ese plan falló puesto que el


bebé se negó a aceptar la leche de cada una de las mujeres
egipcias que intentaron amamantarlo. Sin importar la
cantidad de intentos realizados, el inquieto niño se rehusó
en todo momento a ser alimentado por un seno extranjero.
Ante esta situación la Princesa le ordenó a Miriam
(quien se había introducido en el Palacio para observar
cómo era tratado su hermano luego de su escape
milagroso): “Anda y trae una mujer hebrea.” Miriam no
dudó… y fue rápidamente a casa en busca de su mamá para
realizar esta tarea salvadora. La princesa se sintió
profundamente aliviada cuando apareció la mujer hebrea,
Jochabel, a la cual confió al niño en sus brazos, mientras le
daba una orden inolvidable: “Toma a este niño y aliméntalo
por mí, por lo cual te recompensaré.”
Así comenzó la vida de uno de los más grandes
profetas del mundo, quien fue recibió el nombre de Moisés
por parte de la Princesa egipcia (“Moisés” significa
“Salvado de las aguas.”) En las décadas posteriores, este
pastor, desconocido e hijo de esclavos, se convertiría en
una de las principales figuras del Antiguo Testamento,
luego de guiar a los israelitas de la esclavitud a la libertad
en su propia tierra restaurada. El también formaría parte de
uno de los más grandes eventos en la larga historia entre
Dios y el hombre: la promulgación de los Diez
Mandamientos inscritos en las tablas de piedra, que le
fueron entregadas por el mismo Dios en el Monte Sinaí.
El destino de Moisés pudo ser observado
claramente algunos años después, durante un incidente en
el cual el padre de la Princesa –el mismo Faraón egipcio-
colocó sobre la cabeza del muchacho una corona de oro que
tenía la figura de un ídolo, la cual el joven… ante su mirada
horrorizada, pisoteó violentamente. Los sacerdotes del
Faraón, horrorizados por el incidente, lo urgieron a eliminar
al muchacho mientras le advertían que su comportamiento
les traía a la memoria una antigua profecía egipcia sobre un
42

líder Israelita que algún día enviaría plagas terribles sobre


el pueblo Egipcio.
¿Era esa una amenaza real? Para probar la
inteligencia del muchacho, los consejeros del Faraón lo
engañaron con el fin de que se tragara unos carbones
encendidos. Este incidente, que lo dejó con un defecto
permanente en el habla, fue uno de los tantos abusos que
tuvo que soportar de manos de sus enemigos. Sin embargo
al joven no le habría de ser negado su destino.
Educado por los profesores más sabios de Egipto
muy pronto los comenzó a superar en conocimientos.
Posteriormente, luego de haberse hecho famoso por guiar a
los egipcios a la victoria contra los enemigos Etíopes,
presenció los golpes propinados a un esclavo Hebreo a
manos de su patrón. Moisés mató rápidamente al abusador
y lo enterró en la arena. Pero cuando la noticia de su
rebeldía llegó a los oídos del Faraón, Moisés se vio
obligado a huir del país. Por semanas huyó de sus
perseguidores como una sombra solitaria. Finalmente,
luego de muchos problemas, llegó al lejano Midián, en
donde se instaló con la esperanza de llevar una vida
tranquila y bucólica.
Pero Moisés nunca podría tolerar el maltrato de
aquellos que estaban alrededor suyo. Pronto se vio envuelto
en un conflicto por defender a la hija de Jetro, el sacerdote
local, de algunos pastores abusivos en el pozo de agua.
Movido por la valentía del joven, Jetro permitió que
despose a su hija Séfora, la cual eventualmente alumbró a
dos hijos: Guersom y Eliezer. Moisés estableció su vida
como la de un pastor común, sin embargo muy pronto el
destino lo llamaría nuevamente. Un día mientras
deambulaba por el agreste y montañoso paisaje, se
sorprendió al ver explotar en llamas un gran arbusto. Con la
mirada fija, Moisés vio como las llamas subían al cielo
pero sin consumir las ramas de las cuales se alimentaba el
fuego.
43

Imagínense su sorpresa cuando una voz tronó


procedente de la zarza ardiente:
¡Moisés, Moisés!
¡Aquí estoy!
Le dijo: «No te acerques aquí; quita las sandalias
de tus pies, porque el lugar en que estás es tierra sagrada.»
Y añadió: «Yo soy el Dios de tu padre, el Dios de Abraham,
el Dios de Isaac y el Dios de Jacob.»
Moisés se cubrió el rostro, porque temía ver a Dios.
Dijo Yahveh: «Bien vista tengo la aflicción de mi
pueblo en Egipto, y he escuchado su clamor en presencia
de sus opresores; pues ya conozco sus sufrimientos. He
bajado para librarle de la mano de los egipcios y para
subirle de esta tierra a una tierra buena y espaciosa; a una
tierra que mana leche y miel, al país de los cananeos, de
los hititas, de los amorreos, de los perizitas, de los jivitas y
de los jebuseos. Así pues, el clamor de los israelitas ha
llegado hasta mí y he visto además la opresión con que los
egipcios los oprimen. Ahora, pues, ve; yo te envío a
Faraón, para que saques a mi pueblo, los israelitas, de
Egipto.» (Exodo 3, 4-10)
Estupefacto y casi paralizado por el temor, balbuceó
Moisés: “¿Quién soy yo para ir al Faraón y sacar de
Egipto a los israelitas?»” (Exodo 3, 11) Pero el Señor
había hablado; la suerte estaba echada. No pasó mucho
tiempo antes de que Moisés se encontrara frente al
sorprendido Faraón, junto a su hermano Aarón, y le dijera
al gobernante: “deja ir a mi gente.”
Lo que siguió, por supuesto, fue un momento
crucial en la vida de los Israelitas. Ante la negativa del
Faraón, Aarón arrojó al suelo el cayado que llevaba, el
mismo que se convirtió en una serpiente. Pero los egipcios
permanecieron impávidos… hasta que Moisés les advirtió
que su nación experimentaría una serie de plagas
horrorosas si es que no liberaba a los esclavos. Y esas
plagas serían más aterradoras de lo que cualquier mente
44

humana pudiera imaginar. Cuando el Faraón se mostró


impertérrito las plagas se iniciaron con una transformación
dramática… ¡los ríos de Egipto se hicieron de sangre, en
vez de agua!
En una rápida sucesión empezaron a ocurrir, una
tras otra, diferentes plagas. En primer lugar cayó del cielo
una multitud de ranas haciendo la vida muy difícil a los
habitantes a causa de sus fétidos olores. Estas dañinas
criaturas fueron seguidas por piojos y luego por pulgas, a la
cual prosiguió una epidemia que afectó a los animales de
granja, cuyos cuerpos se veían por doquier. Pronto los
territorios Egipcios se vieron cubiertos por los cuerpos
descompuestos de las ovejas, el ganado y los caballos. Lo
que siguió fueron erupciones purulentas en los hombres y
el ganado; luego vino una fuerte granizada y una nube de
langostas, que bajaron del cielo devorando todas las plantas
vivientes. La tierra quedó destruida y las cosechas
completamente aniquiladas. Finalmente descendió una gran
oscuridad sobre el reino del Faraón.
Cuando estas nueve plagas fallaron en conmover al
Faraón, el Señor envió un terrible castigo: el Angel de la
Muerte visitó cada una de las casas con el fin de tomar para
sí a cada primogénito. Sin embargo Dios salvó a los hijos
de los Hebreos, a quienes se les advirtió de pintar sus
puertas con sangre de corderos de modo que el Angel los
identifique como Judíos y evite sus hijos. (Hasta la
actualidad los Judíos celebran la “Pascua” como una de sus
festividades más importantes. En esta fiesta ellos se
alimentan de cordero, en memoria de la sangre del cordero
que utilizaron para proteger a sus hijos, asegurando que el
Angel pueda “Pasar” delante de sus casas durante su vuelo
de muerte.)
Finalmente, y destrozados por el dolor luego de la
muerte de tantos inocentes, los Egipcios le dijeron a Moisés
que se lleve muy lejos a los Hebreos y los guíe hacia su
“Tierra Prometida.” Sin embargo no tardó mucho tiempo
45

antes que el Faraón cambiase de parecer lamentando su


decisión de haberlos dejarlos ir. Enfurecido nuevamente,
envió sus tropas a perseguir a Moisés y a su gente, quienes
habían sido guiados por Dios, bajo la forma de un pilar de
nube en durante el día y como un pilar de fuego durante la
noche, a través del desierto.
Cuando las tropas del Faraón alcanzaron al Profeta
con sus 600 mil Israelíes, el combate se hizo inminente.
Pero en el último momento, Dios dividió las aguas del Mar
Rojo permitiendo escapar a los Hebreos… mientras los
furiosos Egipcios, obsesionados en el empeño de su
persecución, se ahogaron -hasta el último de sus hombres-
cuando las aguas, al volver a su lugar, cayeron sobre sus
cabezas en formas de olas gigantescas.
Después de este milagro extraordinario Moisés
llevó a su pueblo a los pies del Monte Sinaí en donde Dios
le había hablado y luego le entregó los Diez Mandamientos.
La historia de este acontecimiento crucial para la
humanidad ha sido capturada finamente, en todo su
dramatismo y fascinación, en el libro del Exodo.
“Y Moisés dejó a su gente a los pies del monte
para poder encontrarse con Dios. El Monte Sinaí estaba
cubierto de humo, porque el SEÑOR había descendido
como fuego. El humo ascendía como el fuego de un horno y
hacía retumbar toda la montaña. Cuando el sonido de la
trompeta sonó largamente y se hizo cada vez más fuerte,
habló Moisés y Dios le respondió hablándole. Entonces el
SEÑOR bajó hasta el Monte Sinaí, en la cima de la
montaña. Y el SEÑOR llamó a Moisés a la cima de la
montaña y Moisés subió.” (Exodo 19, 17-20)
En ese momento el Señor le entregó al profeta los
Diez Mandamientos así como instrucciones precisas de
cómo construir un lugar apropiado para la adoración,
llamado el “Tabernáculo.” Además instruyó al Profeta
sobre sacrificios, alimentos que tomar y la manera de vivir
de acuerdo a su Ley.
46

Entonces Moisés guió a su gente a través del


desierto entre Egipto e Israel durante 40 largos y difíciles
años. Irónicamente Moisés nunca vio la Tierra Prometida –
habiendo fallecido en sus fronteras, en el Reino de Moab, el
mismo que se encuentra localizado en la actualidad en el
país de Jordania. De acuerdo a la tradición, Moisés escribió
los cinco primeros libros de la Biblia: Génesis, Exodo,
Levítico, Números y Deuteronomio.
Luego de la muerte de este extraordinario líder
espiritual, la gente a la cual él había guiado hacia la
libertad, experimentó un profundo dolor. Rasgando sus
vestiduras y derramando cenizas sobre sus cabezas, lloraron
por 30 días en memoria de una de las más grandes figuras
del Antiguo Testamento.
Reverenciado a través del mundo por más de dos
milenios, Moisés ha llegado a ser una poderosa figura
paterna y un símbolo brillante de la obediencia a Dios
Todopoderoso. Su extraordinaria vida nos ofrece el
fascinante ejemplo de que cuando los seres humanos
escuchan cuidadosamente a su Dios, supremamente
amoroso, pueden suceder cosas maravillosas. Los
obstáculos que Moisés y su gente enfrentaron parecían
insuperables por momentos, pero ellos nunca dejaron de
creer en que su Padre amoroso los llevaría a casa, hacia El,
de una manera segura.

Apolytikión en el Segundo Tono


Al celebrar la Memoria de tus Profetas, Moisés y Aarón, Te
imploramos Oh Dios, por su intercesión, que salves
nuestras almas.

Kontakión en el Cuarto Tono


Con los santos y justos, Moisés y Aarón, el día de hoy se
regocija el coro de los Profetas, al ver que su profecía se ha
cumplido en medio de nosotros. Por tu Cruz, Oh Cristo
Dios nuestro, nos has redimido brillando a la vista de todos
47

cumpliendo lo que se había anunciado desde los tiempos


antiguos. Por su intercesión ten misericordia de todos
nosotros.

Hermione la Mártir
Ella se enfrentó a dos
emperadores romanos -
Trajano y Adrián- y se negó
firmemente a desobedecer a
su ardiente fe cristiana.
También fue una gran
doctora y la fundadora del
primer hospital cristiano en
Efeso. Increíblemente
valiente, Santa Hermione, la
Mártir, ocupa un lugar
especial entre los santos
palestinos –un lugar
reservado para las mujeres valientes poseedoras de una fe
inquebrantable en Jesucristo.
Nacida en el pueblo costero de Cesaréa en
Palestina, Santa Hermione fue una de las cuatro hijas del
Diácono San Felipe. Luego de estudiar el arte de la
medicina curativa, se unió a su hermana Eukidia en un
viaje a la ciudad de Efeso, ubicada en el Asia Menor, en
donde esperaba ayudar en sus esfuerzos evangelizadores al
apóstol Juan, el teólogo. Desafortunadamente al momento
de su llegada, a inicios del Siglo Segundo, el ardiente
discípulo de Cristo ya había fallecido.
A pesar de ello Santa Hermione se negó a sentirse
descorazonada. Rápidamente creó un hospital Cristiano en
el cual practicó sus conocimientos de curación de manera
notable. Pronto su reputación como doctora –así como de
48

cristiana devota- alcanzó los oídos del Emperador Romano


Trajano, quien gobernó desde el 98 al 117. Irritado por su
poca disposición a rendir obediencia a sus dioses paganos,
el tirano Romano hizo una pausa en su Guerra contra los
Persas con el objetivo de hacerla renunciar a Cristo, cuyo
nombre sagrado invocaba la santa, frecuentemente, durante
sus curaciones.
Trajano falló en su intento de remecer la fe de
Hermione. Cuando ella se negó a abdicar de sus creencias,
ordenó que sea abofeteada repetidamente en el rostro y por
durante largas horas –pero este duro castigo también falló
en conseguir el efecto deseado.
Cuando su sucesor Adrián (117-138) apareció en
escena algunos años después, éste estaba completamente
determinado a mostrarle al mundo que una mujer cristiana,
aunque valiente, podría ser persuadida por la fuerza a
adorar a los ídolos paganos. Luego de haberla arrestado, él
mismo la interrogó con palabras como las siguientes:
“Dime tú edad vieja y de donde procedes.”
Santa Hermione no pestañeó y le respondió
instantáneamente: “Cristo conoce mi edad y mi
procedencia”
Enfurecido, Adrián la mandó a azotar y luego a que
atravesaran sus pies con alambres. Ella resistió estas
pruebas sin quejarse. Redoblando sus esfuerzos ordenó
entonces que sea arrojada dentro de un caldero con brea
hirviente. Antes de ser arrojada al caldero Santa Hermione
hizo el signo de la Cruz y emergió algunos minutos después
sin la más mínima quemaduraMientras se encontraba en
medio del calor infernal pronunció, en voz muy fuerte, un
reto que al parecer incluía las siguientes palabras:
“¡Oh, Emperador, el Señor Dios vive! Si tú no
sientes el calor del fuego desde la distancia en la que te
encuentras, sabiendo que no me afecta a pesar de
encontrarme en medio de este caldero hirviente.”
49

Incapaz de creer lo veían sus ojos, Adrián se acercó


y tocó uno de los lados del caldero… y vio como se le
quemaba la carne de su mano hasta el hueso. Rugiendo de
dolor ordenó a sus tropas que la torturen sin compasión. La
golpearon, le cortaron los pies con clavos y luego
intentaron freírla en una enorme sartén. Cuando fue
arrojada desnuda sobre la superficie hirviente ella anunció
rápidamente: “El Dios de los Cristianos es Grande.”
Momentos después, el fuego debajo de la sartén explotó en
varias direcciones quemando gravemente a los muchos
observadores.
La oración de Santa Hermione provocó que los
dioses paganos del tempo de Adrián se cayeran y quedaran
destrozados, ante lo cual el amargado tirano ordenó que sea
decapitada. Pero justo antes de su gloriosa muerte como
mártir, esta santa, maravillosamente fiel, realizó otro
milagro. Sucedió en los momentos previos a su muerte –
cuando sus dos verdugos, Teodulos y Teotimus, vieron que
sus manos se encontraban paralizadas. Conscientes de su
poder curativo y de hacer milagros se arrodillaron a sus
pies y le manifestaron su deseo de convertirse al
Cristianismo ahí mismo, a la vista de todos. Sin dudarlo un
momento la santa los curó y les prometió el gozo eterno en
el reino de su Señor Jesucristo. Ellos murieron muy pronto
y recibieron la recompensa celestial.
Santa Hermione, quien pasó gran parte de su vida
realizando obras buenas y curando a los enfermos en la
ciudad de Efeso (en la actualidad parte de Turquía), ha
inspirado a muchísimos cristianos a lo largo de los siglos a
“ponerse de pie y ser tomados en cuenta” cuando los
gobernantes poderosos intentan perseguir la fe. Su vida
debe ser para nosotros un ejemplo inolvidable de la
capacidad de Dios de infundir en cada uno de nosotros una
valentía extraordinaria, en el momento en que seamos
probados por causa suya.
50

Apolytikión en el Cuarto Tono


Oh Señor Jesús, ante ti gritó el cordero con fuerte voz: Oh
mi novia, te amo; y buscándote, ahora te encuentro, y por el
bautismo soy crucificado y enterrado. Yo sufro por tu
causa, de modo que yo pueda reinar contigo; muero por tu
causa para que pueda vivir contigo: acéptame como ofrenda
en mi anhelo de ser un sacrificio sin mancha. Salva
nuestras almas, Señor, a través de su intercesión, ya que Tú
eres grande en misericordia.

Kontakión en el Segundo Tono


Nosotros, los fieles, conocemos tú admirable templo como
un lugar para sanar nuestras almas por lo que te pedimos:
Oh Virgen y mártir Hermione, reza sin cesar por todos
nosotros a Cristo nuestro Señor.

5 de Setiembre El Profeta Zacarías e Isabel, los


Padres del Predecesor

Ellos fueron dos de los más


devotos padres de Palestina, y
su firme obediencia al Señor
derivó en el nacimiento triunfal
de una de las figuras más
importantes en la historia de la
Cristiandad: San Juan el
Bautista, el Predecesor de
Cristo. Sus nombres brillan con
un resplandor especial entre
aquellos que pavimentaron, a
través de su servicio fiel a Dios,
el camino para el Señor Jesús:
el Profeta Zacarías y Santa Isabel.
51

Su historia comienza en Jerusalén, no muchos años


antes del nacimiento de Cristo. Era ahí, en el templo, donde
el virtuoso Zacarías servía como sacerdote y diariamente
ofrecía sacrificios y quemaba incienso para el Señor.
Imagínense el temor y la admiración que ha de haber
experimentad en aquella mañana radiante cuando,
repentinamente, el Arcángel Gabriel se materializó ante sus
ojos maravillados. Mientras el sorprendido Zacarías lo
observaba, el poderoso mensajero de Dios le explicaba que
él y su anciana esposa concebirían un hijo que sería
“grande ante el Señor” (Lucas 1, 15), y que iría “delante
de El (Cristo) con el espíritu y el poder de Elías.” (Lucas 1,
17)
Zacarías, quien era el hijo de Baraquías y
descendiente del primer Sumo Sacerdote, Aarón, hermano
del Profeta Moisés, escuchó cuidadosamente al mensajero
santo. Zacarías (cuyo nombre significa “el Señor se
acuerda”) quería creer al enviado del Señor pero lo
encontraba bastante difícil –después de todo Isabel y él
habían estado casados por muchos años y no habían podido
tener descendencia. Dado que en el mundo antiguo la
infertilidad era considerada como un signo inequívoco de la
desaprobación de Dios, la pareja había asumido que jamás
tendrían un hijo. Cuando el Angel le informó al sacerdote
que Isabel (hija de Sofía, de la cual algunos historiadores
de la Iglesia creen que fue la hermana de Santa Ana, la
madre de la Theotokos, la Madre de Dios, la siempre
Virgen María) y él tendrían un hijo, que habían sido
encontrados dignos de la paternidad, y al que llamarían
Juan, Zacarías experimentó un terrible momento de duda.
El pagó rápidamente por ello cuando el Angel le
dijo: «Yo soy Gabriel, el que está delante de Dios.” (Lucas
1, 19) En ese instante, el que iba a ser padre, se quedó
mudo a consecuencia de su poca disposición a creerle al
Arcángel –quien le anunció al dubitativo sacerdote que no
podría hablar sino hasta después del nacimiento del niño.
52

Zacarías e Isabel (cuyo nombre significa “la promesa de


Dios”) estaban maravillados por estos acontecimientos.
Pero su maravilla se hizo más honda aún cuando algunas
semanas después, recibieron la visita de una pariente de
Isabel (según lo consigna Lucas 1, 36), la bienaventurada
Virgen y Theotokos (Madre de Dios). De acuerdo a las
Sagradas Escrituras Santa Isabel se sorprendió cuando el
niño “saltó en su seno” (Lucas 1, 41) en el momento en
que la futura Madre de Dios se le acercó. Casi al mismo
tiempo, la gozosa Virgen se encontró a si misma
pronunciando estas poderosas palabras - «Engrandece mi
alma al Señor” (Lucas 1, 46) – que ahora cantamos en la
Novena Oda del Canon de las Maitines en la Iglesia
Ortodoxa.
Ello fue una notable sucesión de eventos, pero lo
que aconteció posteriormente fue inolvidable. Luego de que
Isabel diera a luz, sus familiares y amigos querían que el
niño sea llamado como su padre. Pero Isabel dijo que ella
prefería que se llame “Juan”, lo cual dejó perplejo a los
visitantes –quienes señalaron que nadie en la familia había
tenido antes ese nombre. Al dirigirse a Zacarías para
preguntarle su opinión éste garabateó en la tableta el mismo
nombre: Juan.
Instantáneamente se abrió su boca y comenzó a
alabar e Dios en voz alta. Sus atónitos amigos lo miraron
boquiabiertos; ¡el que no podía hablar rompió su silencio!
Sin embargo Zacarías no había terminado; instantes
después estaba proclamando en voz alta: Bendito sea el
Señor Dios de Israel (Lucas 1, 68) – palabras que ahora
forman parte del cántico de la segunda mitad de la Novena
Oda del Canon de las Maitines y de otros servicios en la
Iglesia Ortodoxa.
El niño había sido alumbrado y recibido nombre,
pero recién se iniciarían las luchas de Zacarías e Isabel.
Luego del alegre acontecimiento del nacimiento el mundo
dio un giro oscuro y siniestro –cuando el Gobernante
53

Romano decidió que la única manera de prevenir la llegada


del Mesías prometido sería degollando a todos los bebés
varones de la región que rodeaba a Jerusalén. Por
consiguiente varios batallones imperiales fueron
despachados para llevar a cabo lo que la historia más
adelante llamaría el “Asesinato de los Inocentes.”
Fue una campaña brutal. Sin embargo el santo
redentor no fue el único objetivo; los oficiales de Herodes
habían sido advertidos sobre un ardiente profeta que algún
día soliviantaría a la población con sus predicciones sobre
la inminente llegada del Salvador y que cambiaría al
mundo. El indignado dictador Romano tenía la esperanza
de haber asesinado a ambos protagonistas.
Pero Isabel salvó a su hijo de 18 meses de edad
escapando con él hacia el desierto polvoriento de las
Colinas de Judea, en las afueras de la ciudad. Cuando vio
que los soldados se acercaban, la llorosa madre pidió la
ayuda de Dios de la siguiente manera (de acuerdo a algunos
historiadores de esa época): “Oh montaña de Dios, recibe a
esta madre con su hijo.” La respuesta divina fue, al parecer,
inmediata… y los frustrados asesinos se vieron detenidos al
ver abierta, repentinamente ante sus pies, la accidentada
montaña, la misma que se tragó a la madre y al niño.
Después de su rescate milagroso, de acuerdo a una
leyenda muy conocida, surgida posteriormente, en la que se
describe la infancia del Predecesor, en la roca a través de la
cual la madre y la criatura habían entrado a la montaña, se
abrió, manera espontánea, una cueva. En ese mismo lugar
brotó un arroyo de la piedra y floreció un árbol de cargado
de frutos. Estos fueron los símbolos con los que Dios
garantizaba que el Predecesor habría de ser alimentado por
un Angel y resguardado durante el tiempo precedente a su
tarea profética de anunciar la pronta llegada del Redentor.
El profeta sobrevivió. Sin embargo, trágicamente,
no se pudo decir lo mismo de Zacarías. Herodes,
completamente enfurecido, ordenó a sus oficiales llegar al
54

Templo en el cual el fiel padre del Predecesor se


encontraba ofreciendo incienso al Todopoderoso y ahí lo
torturaron para que revele la ubicación del niño. Cuando el
sacerdote se negó a sus demandas lo derribaron al suelo y
lo apuñalaron causándole la muerte. Una leyenda refiere
que su sangre se desparramó por el piso del Templo para
luego se volverse dura como el mármol como memoria
perpetua del acto asesino de Herodes.
Cristo mismo se referiría después a este odioso
acontecimiento cuando reprendió a la gente de Jerusalén
por asesinar a los profetas, incluyendo a “Zacarías, hijo de
Baraquías, a quien matasteis entre el Santuario y el altar.”
(Mateo 23, 35)
Santa Isabel sólo vivió 40 días más luego de la
muerte de su esposo, a quien lo siguió prontamente a la
Gloria. Su valerosa negativa de entregar a su hijo, a pesar
de enfrentar los terribles poderes temporales, es uno de los
capítulos más inspiradores de las vidas de los santos
Palestinos. Gracias a su coraje y lealtad se pudo cumplir la
la sagrada misión de Juan el Bautista. Su historia nos
muestra como un espíritu dispuesto puede ayudar a cumplir
los designios de la Providencia; especialmente cuando la
obediencia a Dios es el punto supremo en las acciones de
los fieles.

Apolytikión en el Cuarto Tono


Oh sabio Zacarías, con la investidura sacerdotal, de acuerdo
a la ley de Dios, te ofreciste a El como ofrenda agradable,
con las ofrendas calcinadas, como le corresponde al
sacerdote. Fuiste una luz brillante, un vidente de los
misterios, llevando en ti mismo los signos de la gracia, y en
el Templo de Dios, Oh sabio Profeta de Cristo Dios, fuiste
asesinado por la espada. Por tanto, con el Predecesor, haz
que el ruego de nuestras almas encuentre la salvación.

Kontakión en el Tercer Tono


55

Que en este día el Profeta y venerable sacerdote del


Altísimo, Zacarías, quien engendró al Predecesor, nos
consiga el don de la virtud mientras preparamos la mesa de
su sagrada memoria, de la cual alimentamos a todos los
fieles. Por esta razón te rogamos que lo exaltes como el
más piadoso iniciador de la gracia divina.

8 de Setiembre Fiesta del Nacimiento de la


Theotokos
El nacimiento de la
Bienaventurada Theotokos
(Madre de Dios), la siempre
Virgen María, tuvo lugar en
el pequeño y remoto pueblo
de Nazaret, en la región de
Galilea de Tierra Santa. Ese
santo acontecimiento sería
un paso importante en el
largo camino hasta el
nacimiento de Jesucristo, el
Hijo de Dios y el Salvador
del mundo.
El lugar del nacimiento de la Virgen María significa
“el lugar del florecimiento,” y el poder infinito de ese
nombre puede verse en la historia inolvidable de la
elección, por la Providencia, de los padres de la Madre de
Dios, para que tuvieran una hija tan santa. De acuerdo a
relatos de la época María fue hija de los santos Joaquín y
Ana, una pareja piadosa –aunque ambos se encontraban
muy tristes y frustrados por su incapacidad de concebir
hasta ya llegada su madurez. Santa Ana fue criticada
muchas veces como indigna de la bendición de Dios por el
hecho de haber permanecido infértil por tantos años.
56

En un momento, el desprecio hacia la pareja de


ancianos fue tan grande que el sumo sacerdote del templo
de Nazaret se negó a aceptar el sacrificio de Joaquín
durante los servicios del Sabbath. Este rechazo fue
extremadamente doloroso, pero Joaquín y Ana nunca
dejaron de rezar fielmente por el nacimiento de un niño.
De muchas maneras la indiferencia mostrada hacia
los padres de María por sus propios correligionarios
simboliza perfectamente las humildes circunstancias en las
cuales, posteriormente, habría de nacer el mismo niño
Jesús. Esta pareja orante llevó una vida silenciosa, de
humilde existencia, aún cuando ambos eran de linaje real.
San Joaquín era hijo de Barphira y por lo tanto
descendiente directo de David. Santa Ana, a su vez, era la
hija de Nathan, un sacerdote descendiente de Aarón, el
hermano de Moisés y el primer Sumo Sacerdote.
En la época en que María fue concebida Nazaret era
un pueblo pequeño y sin importancia que vivía a las
sombras de una poderosa ciudad cercana. A pesar de ello
este humilde “remanso” sería escogido por la Providencia
como el lugar del nacimiento de la Madre de Dios.
Joaquín sufría mucho por la imposibilidad que tenía
su mujer de concebir. Deambulaba por el desierto cercano
llorando amargamente y clamando a Dios en voz alta y de
manera patética pidiéndole que le muestre su misericordia
enviándole a él y a su mujer un hijo. Sus oraciones fueron
correspondidas milagrosamente cuando el Arcángel Gabriel
le anunció a Ana que muy pronto estaría embarazada de
una niña cuyo glorioso destino sería, posteriormente, el de
ser la Madre de Jesucristo, fuente de salvación para el
mundo entero.
Así lo describiría posteriormente San Juan
Damasceno, el Gran Padre de la Iglesia, al pronunciar un
sermón muy conocido allá por el Siglo Octavo: “¡Oh,
bienaventurada pareja, Joaquín y Ana! Por el fruto de su
esfuerzo ustedes son, verdaderamente, conocidos de estar
57

libres de culpa, según las palabras del Señor. Por sus frutos
los conoceréis.”
“Ustedes acomodaron sus vidas de una manera
agradable a Dios y digna de aquella que habría de nacer de
ustedes. Ana, habiendo observado castamente las leyes de
la naturaleza en su totalidad, fuiste favorecida por Dios,
quien está por encima de toda la naturaleza, para que
puedas concebir a la Virgen Madre de Dios. Mientras en la
carne, piadosa y virtuosamente llevaste una hija que está
por encima de los ángeles y reina sobre ellos. La más
querida y dulce hija, lirio que floreció en medio de la
cizaña de una las más nobles y augustas descendencias, que
ha sido enriquecida por el sacerdocio real.
El nacimiento de la Virgen María de una pareja de
ancianos piadosos refleja de manera muy cercana una
historia similar del Antiguo Testamento en la cual el
Patriarca Abraham y su esposa Sara fueron bendecidos por
Dios con un niño deseado pero inesperado debido a su edad
avanzada.
Como San Juan Damasceno, numerosos Padres de
la Iglesia han comparado frecuentemente a la Virgen María
– el Arca que llevaría al niño Jesús- con el majestuoso
Templo de Salomón. Ese majestuoso edificio construido
por Salomón -quien era un magnífico constructor,- contenía
una inmensa cantidad de oro y maderas aromáticas que
incluía los fragantes cedros y cipreses del Líbano.
Describiendo a la Theotokos, en su famoso homilía
de hace 1,300 años, el Damasceno le agregó una
descripción poética a su naturaleza, mientras hacía un
poema sobre la historia de su vida y su destino: “Ella es
totalmente la cámara nupcial del Espíritu, completamente la
Ciudad de Dios, un mar de Gracia, totalmente buena,
totalmente cercana a Dios.”
En reconocimiento al inmenso valor del don para la
humanidad de la Virgen María, de un Dios semejante a
58

nosotros, la Santa Iglesia ha establecido cuatro días de


fiestas mayores en honor a la Theotokos.
La Virgen María es celebrada el 25 de Marzo, fecha
de la Anunciación; el 15 de Agosto, día en que se
conmemora su Dormición; el 21 de Noviembre, en que la
Bienaventurada Theotokos entró en el Templo; y el 2 de
Febrero en que la Madre de Dios llevó al niño Jesús para su
Presentación, 40 días después de su nacimiento.
La vida de la Virgen María nos ilustra de manera
maravillosa el principio fundamental del Cristianismo: el
hecho de que Dios eligió enviar a su único hijo al mundo
como persona humana para redimir al mundo y salvarlo del
pecado. Tal como muchos Padres de la Iglesia y estudiosos
del Nuevo Testamento han señalado de manera semejante a
lo largo de los siglos, la aceptación de la Virgen María de
su rol fundamental como la Madre del Salvador es uno de
los momentos más sublimes de la fidelidad humana a Dios
en toda la historia de la Cristiandad.

Apolytikión en el Cuarto Tono


Tu Nacimiento, Oh Theotokos, ha traído alegría al mundo
entero; pues por ella ha amanecido el Sol de Justicia, Cristo
nuestro Dios, anulando la maldición y trayéndonos la
bendición, aboliendo la muerte y trayéndonos la vida
eterna.

Kontakión en el Cuarto Tono


Joaquín y Ana fueron liberados del castigo de la infertilidad
y Adán y Eva de la corrupción de la muerte; Oh
Inmaculada, por tu santo Nacimiento la gente, redimida de
la culpa de sus ofensas, celebra con gozo. La mujer infértil
ha dado a luz a la Theotokos, a la fuente de nuestra vida.
59

9 de Setiembre Los Santos Justos Antepasados de


Dios: Joaquín y Ana; Severiano, el
Gran Mártir

Los Santos y Justos Antepasados de Dios, Joaquín y


Ana
Ellos llevaron unas vidas
simples, de gran austeridad y
al mismo tiempo de profunda
devoción. Su humildad ha de
haber complacido a Dios
grandemente, pues al final El
los escogió, por encima de
todos los demás, para ser los
padres de la Bienaventurada
Theotokos, y de esa manera
llegar a ser los abuelos de
Jesucristo, Santo Redentor,.
Los Santos Joaquín y Ana fueron dos personas de
un carácter ejemplar. Dado que ellos habían decidido que
su vida tenga un carácter más espiritual que material
habían optado por entregar una tercera parte de sus
ingresos al Templo, otra tercera parte a los pobres –
dejándoles a ellos con muy poco dinero para su
subsistencia. A pesar de ello se las arreglaron para vivir
gozosamente por lo poco que tenían –y su frugalidad fue
como un anticipo del futuro nacimiento de nuestro
Salvador, quien comenzó su propia vida en las
circunstancias más humildes que nos podríamos imaginar,
rodeado por animales de granja y unos pastores en un
pesebre.
San Joaquín pertenecía a la tribu de Judá y
descendía del Rey David –mientras que su esposa Ana
había nacido de un sacerdote muy conocido de la tribu de
Leví llamado Nathan, como una de sus tres hijas (María,
60

Zoe y Ana). María se casaría en Belén y vendría a ser la


madre de Salomé, mientras que Zoe, también casada en
Belén, daría a luz a Isabel, la madre de San Juan, el
Predecesor.
Joaquín y Ana se casaron en Nazaret donde llevaron
una vida piadosa y de alegría silenciosa en su matrimonio.
Pero su felicidad se vio empañada por una ardiente
decepción. Después de 50 años de matrimonio no habían
sido capaces de concebir a un hijo. Esta situación difícil
era especialmente dolorosa por el hecho de que en esa
época de la historia el no tener descendencia era
considerado como un defecto o una falta moral, como un
castigo.
Hubo un momento en que la angustia que sentía
esta pareja estéril se hizo casi insoportable. Esto sucedió
cuando el sumo sacerdote de su templo –un clérigo
llamado Rubén, despiadado, sin corazón y de un juicio
severo- le reprochó severamente a Joaquín, al tiempo que
le informaba que no era digno de ofrecer sacrificios. Desde
ese momento en adelante no le fue permitido participar en
los sacrificios rituales en el templo – un acontecimiento
devastador para un hombre de gran piedad como Joaquín.
Lleno de lamentos por esta situación tan poco
prometedora, Joaquín deambuló por el desierto, rezando y
pidiéndole a Dios que recuerde la manera en que El había
bendecido a Abraham y Sara con un hijo a pesar de su
edad avanzada. El Señor le respondió amablemente…
enviando un poderoso ángel para darles las buenas
noticias, antes de anunciarles (de acuerdo a una versión
no-bíblica, “El Evangelio de Santiago”, una historia
informal de ese período) de que ellos serían
recompensados con “la más bendecida de las hijas, por la
cual todas las naciones de la tierra serían bendecidas, y a
través de la cual nos vendría la salvación del mundo.”
61

Mientras Joaquín observaba con admiración, según


el Apóstol Santiago; el Angel hablaba a través de rayos
brillantes de luz: “Yo, el Angel del Señor, he sido enviado
a ti, para anunciarte que tus oraciones han sido escuchadas
y que tus obras de caridad han subido a la presencia del
Señor. He visto tu vergüenza y he escuchado el reproche
de la infertilidad puesto sobre ustedes de manera
equivocada. Pues Dios no castiga por la naturaleza propia,
sino el pecado, por consiguiente, cuando El cierra un
vientre, sólo significa que luego El lo abrirá de manera
maravillosa, para que todos sepan que lo que proviene de
ahí no es fruto de la lujuria sino de la magnificencia
divina.
“¿Acaso Sara, la primera madre de tu raza, no fue
portadora de la vergüenza de la infertilidad hasta sus
noventa años, y aún a pesar de ello concibió a Isaac?
¿Acaso Raquel no permaneció estéril por largo tiempo, y
aún así concibió a José, quien luego fue el gobernador de
todo Egipto?”
“De la misma manera Ana, tu esposa Ana, te dará
una hija a la cual deberás llamar María. De acuerdo a tus
propios votos, desde su niñez, ella será consagrada al
Señor y será llena del Espíritu Santo desde el vientre de su
madre… Y ella, que ha nacido de una madre estéril, será
virgen, y de una manera maravillosa, será la madre del
Altísimo. Aquél que será llamado Jesús y por quien vendrá
la salvación para todas la naciones.”
Al poco tiempo de este anuncio maravilloso Ana
concibió y, pasado el tiempo apropiado, dio a luz a la
Bienaventurada Theotokos para un mundo agradecido. Los
dos padres se alegraron de corazón por una muy buena
razón: su nieto, en algún día feliz del futuro, sería nada
menos que ¡el Hijo de Dios! El gozo de Ana en la espera
de la llegada de la Madre de Dios ha sido capturado
62

maravillosamente, tal como sigue, en el capítulo sexto del


Evangelio de Santiago:
“Su madre la llevó (a María) a su habitación en
donde la amamantó. Y Ana compuso una canción para el
Señor Dios diciendo: “cantaré un canción santa para el
Señor mi Dios, porque El me ha mirado y removido la
horrible desgracia que pesaba sobre mí. Y el Señor me
hado el fruto de su justicia, de su propia naturaleza, pero
distinto a El. ¿Quién proclamará a los hijos de Reubel que
Ana amamanta un bebé? ¿Han escuchado? Escuchad esto
doce tribus de Israel: ¡Ana alimenta un bebé!”
Las vidas de estas dos santas personas nos muestran
claramente –y triunfalmente- como el Señor Dios siempre
responde las oraciones de aquellos que lo invocan, aún en
el más profundo dolor. Tal como lo han señalado muchos
Padres de la Iglesia a través de los siglos, su inspiradora
fidelidad es un constante recordatorio para los Cristianos
de la fidelidad eterna de Jesús a su propio Padre Celestial.

Apolytikión en el Segundo Tono


Al celebrar la memoria de Tus justos antepasados, Oh
Señor Dios nuestro, te pedimos que, por su intercesión,
salves nuestras almas.

Kontakión en el Segundo Tono


Ahora Ana está alegre, pues ha sido liberada de los límites
de la esterilidad; y alimentando a la que es toda pura, ella
ha llamado a todos para que puedan alabarlo a El, quien ha
sido portado por la Madre más pura y que no ha conocido
varón.
63

Severiano, el Gran Mártir

Severiano, el Gran Mártir de


Sebaste (en la actualidad parte del
sur de Turquía), quien sufrió y murió
por el Evangelio de Jesucristo
alrededor del año 320, pagó el precio
más alto por su inmensa fe en el Hijo
de Dios. Su agonía –y su triunfo
final- tomó lugar durante el reinado
del Emperador Romano Licinio
(250-325), luego de que este
valeroso cristiano se atreviese a
mostrar compasión por 40 de los
soldados imperiales quienes habían
sido arrestados por haberse unido a
la Iglesia primitiva.
Severiano, hombre
compasivo y generoso, nació
alrededor del año 290 en la áspera
región de Armenia, en el Asia
Menor, la que luego vendría a ser
llamada “Anatolia”, provincia del centro-sur de Turquía.
(Esta es la misma región en la cual, originalmente, se
habían convertido San Pablo y sus seguidores hacía tres
siglos atrás.) Perteneciente a la clase media, muy pronto
Severiano alcanzó el puesto de Senador en el mundo
gobernado por los Romanos de esa época.
Próspero y poderoso, el intrépido Severiano,
también era un hombre de profundas convicciones. Como
líder político, bajo el gobierno despiadado de Lucinio,
presenció frecuentemente la persecución ejercida en su
localidad en contra de los cristianos. Después de un tiempo
el compasivo Severiano se vio atormentado por la difícil
situación de los nuevos conversos, mientras los visitaba en
sus miserables prisiones. Impresionado por su resistencia y
64

constancia bajo esas deplorables condiciones e inminente


tortura, el vehemente Severiano les conminaba a
permanecer fieles a su nueva fe. Así fue como él mismo se
convirtió.
En el lapso de los 6 meses posteriores a la muerte
de los 40 mártires, quienes fueron brutalmente ejecutados
por su fe el año 320, Severiano uniría su destino al de ellos
en la muerte a causa de su propia conversión. A pesar de
haber sido un próspero e influyente noble ello no bastó para
evitar ser juzgado por su recién abrazada creencia en el
Evangelio del Señor. Una y otra vez se rehusó a
desobedecer al Santo Redentor y, como consecuencia de
ello, enfrentó torturas de una brutalidad tremenda.
Los sufrimientos de Severiano fueron enormes, pero
los resistió pidiendo en voz muy alta al Señor por las
fuerzas necesarias para completar su martirio. A pesar de su
cuerpo lacerado, una y otra vez por los cuchillos, se negó a
renunciar a su fe. La brutalidad de sus opresores Romanos
se hizo manifiesta en la manera en que al prisionero le fue
infligido el terrible castigo: suspendiéndolo boca abajo en
una de las paredes de la ciudad, en las afueras de Sebaste,
con una inmensa piedra sujetándole el cuello y otra de sus
pies.
Severiano murió alabando al Señor, en ferviente
oración, luego de lo cual fue llevado por Cristianos de la
zona hacia su casa, ubicada en el centro de la ciudad. Pero
esa procesión de despedida estuvo marcada por un
sorprendente milagro, ocurrido cuando uno de los sirvientes
de Severiano, quien había fallecido horas antes,
repentinamente resucitó de su lecho de muerte para unirse a
la procesión funeraria.
Inspirado por la fe y la fidelidad de esos primeros
cristianos, así como por el extraordinario valor de su
antiguo señor, el una-vez-muerto sirviente, de acuerdo a
una leyenda local, se convertiría inmediatamente a la nueva
fe. Aunque el nombre del sirviente no ha sido preservado
65

para la posteridad, la leyenda dice que el ascético devoto


insistió en permanecer cerca de la tumba de su señor por el
resto de su vida en donde pasó sus días en devota oración.
La vida de San Severiano ha sido fuente de gran
inspiración para muchas generaciones de creyentes, quienes
han visto en su compasión y su gran coraje un modelo de
valerosa fe, así como un gran ejemplo de la manera en que
Dios nos protege, aún en las más difíciles pruebas y
tormentos.

Apolytikión en el Cuarto Tono


Tu Mártir, Oh Señor, en su valerosa lucha por Ti, recibió
como premio la corona de la vida incorruptible, que das Tú,
Oh Dios inmortal. Ya que él poseyó tu fortaleza, fue capaz
de abatir a los tiranos y destruir del todo el presunto poder
de los demonios. Oh Cristo Dios, por sus oraciones, salva
nuestras almas, ya que Tú eres misericordioso.

Kontakión en el Segundo Tono


Oh mártir Severiano, que te presentas ante nosotros como
una estrella brillante y verdadera en el mundo, anunciando
a Cristo Sol, y superando toda mentira; nos has iluminado e
intercedido por nosotros.

13 de Setiembre Cornelio el Centurión;


Conmemoración de la Fundación
de la Iglesia de la Resurrección en
Jerusalén.

Cornelio el Centurión
Es un hecho extraordinario: El hombre de quien
frecuentemente se dice que ha sido el primer Gentil
Cristiano, fue un Traciano poco conocido que vivió en
66

Palestina. Su emocionante conversión, sucedida en los años


inmediatamente posteriores a la Muerte y Resurrección de
Jesús, jugaron un rol fundamental en la propagación del
Cristianismo en todo el mundo conocido de ese entonces.
El nombre de ese converso fue “Cornelio el
Centurión”, un oficial militar Romano que servía en la
región de Cesaréa en Palestina, a quien su su destino se le
apareció bajo la forma de un mensajero alado enviado por
Dios. Cuando el ángel le dio el mensaje, San Cornelio
difícilmente podía creer lo que había escuchado: «Tus
oraciones y tus limosnas han subido como memorial ante
la presencia de Dios. Ahora envía hombres a Joppe y haz
venir a un tal Simón, a quien llaman Pedro. Este se
hospeda en casa de un tal Simón, curtidor, que tiene la
casa junto al mar. El te dirá lo que debes de hacer»
(Hechos 10, 4-6)
En otras palabras,
Cornelio había recibido una
importante misión: Contactarse
con el Apóstol Pedro –quien en
ese entonces estaba predicando
en Joppe- y pedirle reunirse con
él para aprender sobre el
Evangelio de la nueva y recién
formada Iglesia Cristiana.
La historia de la épica
conversión de San Cornelio se
dio sólo algunos años después
de la crucifixión de Jesucristo
en Jerusalén. Esta epopeya se inició posteriormente a su
asignación como oficial de la Armada Romana (el
comandaba cien hombres, de ahí su rango de “Centurión”)
en la guarnición de Palestina.
Era un hombre virtuoso que frecuentemente daba
limosnas a los pobres, por lo que debe de haber sido del
67

agrado de Dios ya que San Pedro respondió


inmediatamente a su solicitud accediendo a reunirse con él.
La disponibilidad de San Pedro para realizar ese
viaje resulta fácil de entender cuando leemos las palabras
inspiradoras que le fueron dichas al momento en que
recibió la solicitud: “Ellos respondieron: «El centurión
Cornelio, hombre justo y temeroso de Dios, reconocido
como tal por el testimonio de toda la nación judía, ha
recibido de un ángel santo el aviso de hacerte venir a su
casa y de escuchar lo que tú digas.»” (Hechos 10, 22)
Cornelio fue un siervo obediente del ángel. Pero lo
que él no sabía era que el gran Apóstol había recibido con
anterioridad una visión angélica, en Joppe: en esa visión
observó como se desenvolvía un gran mantel, venido del
Cielo, en el que había una gran variedad de animales
domésticos y salvajes. Aturdido por la visión, el fiel Pedro
también se quedó sorprendido al escuchar una voz
diciéndole que también era aceptable alimentarse de esas
criaturas.
Antes de esa chocante visión, la nueva religión
basada en el Evangelio de Jesús había estado restringida a
la comunidad Judía, la cual estaba regida por un conjunto
de estrictas reglas espirituales y alimenticias. Estas reglas
prohibían alimentarse de animales considerados “impuros,”
según tradiciones muy antiguas. Esa es la razón por la cual
cuando San Pedro vio el mantel desplegado, reaccionó
alarmado y clamó al Señor: «jamás he comido nada
profano e impuro.» (Hechos 10, 14)
Dios respondió inmediatamente tal como lo vemos
en Hechos 10, 15: «Lo que Dios ha purificado no lo llames
tú profano.»
En otras palabras, de acuerdo a los Padres de la
Iglesia, Dios le estaba diciendo a San Pedro que desde ese
momento las leyes tradicionales de los Judíos referidas a la
comida y que prohibía alimentarse de esos animales, no
sería aplicada a los nuevos cristianos. El Cristianismo no
68

debía estar limitado a la comunidad Judía sino que debía


extenderse a la conversión de los Gentiles. Esto explica la
razón por la cual –justamente después de haber
experimentado la visión del mantel extendido- San Pedro
fue instruido a visitar al Gentil Cornelio, quien quería
preguntarle sobre el Santo Evangelio y la posibilidad de
volverse Cristiano.
Lo que siguió fue un hito importante en la historia
de la propagación de la nueva religión. En primer lugar,
Cornelio, su familia y sus amigos, se convirtieron a la
nueva y fueron bautizados (Hechos 10, 1-48) después de
haber escuchado por algunas horas la poderosa predicación
de San Pedro. Posteriormente Cornelio fue, prontamente,
ordenado obispo por su nuevo líder espiritual –luego de lo
cual fue enviado a la ciudad de Scepcius para predicar el
Evangelio. Al llegar al lugar, el entusiasmado converso se
dio cuenta de que el Templo Romano estaba plagado de
ídolos de dioses paganos.
También se sintió muy perturbado al constatar que
el “hombre sabio” local –un famoso príncipe y filósofo,
llamado Demetrio- veneraba varias deidades Griegas,
incluidas Apolo y Zeus. Cuando este tal Demetrio le ordenó
a Cornelio hacerles una reverencia y adorar a estos falsos
dioses, el valeroso Centurión se negó. A pesar de ser
amenazado con castigos se mantuvo fiel a su nueva fe.
¿Qué debía hacer para resistir a la tentación de la idolatría?
Decir la verdad.
Cuando el molesto Demetrio le preguntó a Cornelio
¿porqué había venido a Scepcius? el converso respondió
rápidamente con palabras como las siguientes: “He venido
aquí para liberarte a ti y a tus conciudadanos de la
oscuridad de la ignorancia, y guiarlos a todos ustedes hacia
el conocimiento de la luz verdadera. Si tú deseas saber a
quién sirvo yo, entonces has de saber que mi rango es el de
Centurión. Al enterarme que tú y tu esposa, y todos
aquellos a quienes gobiernas, se encuentran hundidos en un
69

gran error, he venido para liberarlos del engaño de los


demonios y guiarlos en el camino de la verdad; y
reconciliarlos con el único Dios viviente, quien ha hecho el
cielo y la tierra y todo lo que ella contiene.”
El enfurecido príncipe le demandó inmediatamente
a San Cornelio que ofrezca sacrificio a los ídolos. El
Centurión se negó. Luego de voltearse hacia el Este, según
se dice, se hincó de rodillas y rezó fervientemente al Señor,
en medio de aquél templo abarrotado: “Oh Dios, quien has
hecho temblar la tierra y has arrojado a las montañas a las
profundidades del mar, Quien por la mano de Daniel
aplastaste a Baal, mataste a la serpiente y acallaste el rugir
de los leones, habiendo preservando ileso a tu siervo;
destruye estos ídolos y a Tu gente concédeles
entendimiento, para que puedan percibir el poder de Tu
brazo.”
En cuestión de minutos ambos hombres
comenzaron a sentir la tierra temblando y sacudiéndose
debajo de sus pies. El poderoso terremoto que se produjo a
continuación destruyó el templo completamente … dejando
también, a la esposa y al amado hijo del príncipe, atrapados
bajo los escombros. Algunas horas más tarde cuando el
sacerdote del Templo, llamado Barbates, se encontraba en
las ruinas, escuchó los gritos de algunas de las víctimas del
derrumbe. Rápidamente corrió a informarle a Demetrio que
ambos estaban vivos – y que estaban alabando al Dios de
los Cristianos.
Demetrio se dijo a sí mismo: ¿Quién podría liberar
a su esposa Evanthia y a su amado hijo de las destrozadas
ruinas? Arrepentido y en lágrimas, el Príncipe mandó a
traer al Centurión del calabozo en el cual estaba prisionero
y le rogó que interceda con la deidad Cristiana para
localizar y liberar a las dos víctimas.
Cuando el evangelizador hizo lo que se le pidió,
Demetrio se convirtió instantáneamente a la nueva
religión… y con él cerca de 300 de sus súbditos.
70

San Cornelio vivió hasta una edad muy avanzada


luego de lo cual murió y fue enterrado cerca de las ruinas
del templo que había sido destruido. Sin embargo su
historia aún no había terminado. Muchos años después del
entierro del Centurión, cuando sus compañeros cristianos
ya habían olvidado el lugar donde había sido sepultado,
Silouan, el obispo de la región, tuvo una visión en la cual
San Cornelio se le apareció y le pidió que se construya una
Iglesia sobre su tumba. Silouan obedeció y la Iglesia pasó
prontamente a formar parte del paisaje de Tierra Santa.
La vida de San Cornelio nos muestra como Dios
escoge frecuentemente a los individuos menos aparentes
para llevar a cabo sus objetivos en el mundo. Como
soldado Romano y Gentil, este reverente hombre del deber
fue separado del mundo cultural en el que había recibido
las primeras revelaciones del Cristianismo. Pero por el
hecho de que Cornelio era un hombre justo y honesto que
amaba a su prójimo como a sí mismo, Dios lo escogió para
que sea un agente de cambio que introduciría la nueva
religión a un mundo más amplio, no-judío, que se
encontraba más allá de los alrededores de Jerusalén.
Su historia nos enseña que el llamado a la fe puede
llegar a cualquier persona cuyo corazón está dispuesto a
recibirlo.

Apolytikión en el Cuarto Tono


Como partícipe de los caminos y sucesor del trono de los
apóstoles, Oh inspirado por Dios, encontraste en la
disciplina un medio para ascender en la visión divina. Por
eso es que habiendo entendido correctamente la verdad de
la Palabra, también defendiste la Fe, aún con tu propia
sangre, oh hieromártir Cornelio. Intercede ante Cristo
nuestro Dios para que se salven nuestras almas.

Kontakión en el Cuarto Tono


71

Habiendo vivido piadosamente la vida de un Jerarca, y


habiendo transitado el camino del martirio, ayudaste a
eliminar la idolatría y defendiste tú rebaño con la sabiduría
de Dios. Por ello te veneramos clamando desde nuestros
corazones: para que tus oraciones nos liberen del peligro,
Oh Cornelio, padre nuestro.

La Fundación de la Iglesia de la
Resurrección en Jerusalén

Luego de casi 2,000 años la majestuosa Iglesia de la


Resurrección en Jerusalén (también conocida como la
Iglesia del Santo Sepulcro) aún se muestra como una de la
más
hermosas y
bellas casas
de adoración
en el mundo
Cristiano. Su
primera
versión fue
construida
bajo el
reinado del
Emperador
Romano
Adrián (117-138); con la que se reemplazó a un templo
pagano consagrado a la diosa Venus Afrodita y que había
sido construido en el mismo lugar con la finalidad de
desalentar a los cristianos en su culto.
Más de 150 años después, Santa Elena (la madre del
Emperador Romano San Constantino el Grande) dirigiría el
esfuerzo de reconstrucción que llevaría, exitosamente, a
72

encontrar la cruz de Cristo en un lugar cercano al templo


pagano.
Como consecuencia de este importante
descubrimiento el Emperador Romano erigió en ese lugar
una magnífica Iglesia, la misma que fue consagrada el 13
de Setiembre del año 335. La Iglesia está localizada en el
lugar sagrado conocido como el Gólgota, en donde Cristo
fue crucificado y murió. Hoy en día la Iglesia de la
Resurrección sirve como sede administrativa del Patriarca
Ortodoxo de Jerusalén.

Apolytikión en el Cuarto Tono


Oh Señor, Tú has mostrado como debe ser la belleza
terrena del santo tabernáculo de tu Gloria, bajo el esplendor
del firmamento en el cielo. Fortalécenos por siempre y
acepta nuestras oraciones, las que te ofrecemos sin cesar,
junto y por la intercesión de la Theotokos, a quien le
pertenece la Vida y la Resurrección.

Kontakión en el Cuarto Tono


La Iglesia es mostrada como luz venida del cielo para
brillar y guiar a todos aquellos que creemos, donde
mientras nos encontramos de pie gritamos en voz alta: A Ti
que has fundado esta casa, Oh Señor.
73

17 de Setiembre Los 50 Mártires de Palestina

Fue uno de los asesinatos en masa más grandes en


la larga y brutal historia del martirologio cristiano – y antes
de haber concluido, 50 fieles seguidores del Hijo de Dios,
yacían muertos, empapados por su propia sangre.
Ellos fueron hijos de Tierra Santa, y muchos de
ellos murieron luego de que les hubieron arrancado los ojos
para luego ser obligados a trabajar sin descanso en las
minas de cobre que dominaban el áspero paisaje Palestino,
en la región de Phaeno. Ellos murieron valientemente, pero
no murieron solos: Junto con ellos, cientos de mártires
valientes, de Egipto, también caminaron gozosamente hacia
su muerte a manos de la Legión Romana asesina.
La matanza de estos inocentes Palestinos y Egipcios
fue semejante y, de acuerdo a la mayoría de historiadores
de esa época, tomaron lugar alrededor del año 310. Hasta
nuestros días muchos cristianos aún reverencian los
nombres de dos de sus obispos, quienes mostraron un
corazón de hierro (Peleus y Neilus) y guiaron a muchos de
esos mártires en el día en que ellos mismos perecieron. Sus
muertes fueron horribles, pero la corona del martirio no
estuvo restringida
solamente a los
hombres del clero.
Trágicamente,
el asesinato en
Palestina no se
detuvo hasta que
muchos de los
creyentes -incluidos
algunos de Tierra
Santa y de Egipto-
hubieran recibido el
honor de unirse a los
74

dos obispos en el santo martirio. Algunos de los murieron


aquél día fueron por haber sido quemados vivos mientras
que otros padecieron un destino verdaderamente horroroso.
Primero les sacaron los ojos y luego les cortaron los brazos
y los pies. Tullidos, y en un dolor agonizante, fueron
llevados a realizar trabajo forzado a las minas locales.
Cuando ya se encontraban demasiado débiles para seguir
trabajando, simplemente eran asesinados a punta de espada.
Las muertes de estos gloriosos Mártires se encuentran
descritas en un relato, detallado e irresistible, realizado por
el altamente estimado historiador de la Iglesia, el Obispo
Eusebio de Cesárea (circa 260-320), quien posteriormente
hizo notar en la historia que las víctimas de la persecución
romana mostraron un extraordinario dominio de sí mismos
mientras eran ejecutados lentamente, y que muchos de ellos
aún se veían gozosos mientras soportaban esta espantosa
muerte. Tal como escribió Eusebio en su Historia de los
Mártires en Palestina, compuesta originalmente alrededor
del 315:
“Cuando estos hombres eran llevados hacia el fuego,
sin miedo alguno, ellos mismos se arrojaban a las llamas,
presentándose a sí mismos como una ofrenda más aceptable
que todo el incienso y las oblaciones; presentando sus
propios cuerpos a Dios como un holocausto más excelente
que todos los sacrificios… ellos amaban completamente
esa filosofía, que proviene de Dios, por la que se ofrecían a
sí mismos como oro que necesita ser purificado en el fuego.
Aquél que proporciona fortaleza a los débiles y multiplica
el Consuelo a los afligidos, los consideró dignos de la vida
en el cielo, y los asoció a la compañía de los ángeles.”
Entre los mártires Palestinos más notables que
murieron en ese asesinato, llevado a cabo en las minas de
cobre, se encuentran Silvano, un santo Obispo de la región
de Gaza, y Panfilio, un presbítero de Cesárea. Silvano fue
condenado, como muchos otros, a trabajar en las minas
Palestinas, pero cuando sus perseguidores se dieron cuenta
75

de que era demasiado viejo para esa labor tan pesada


simplemente lo decapitaron.
El gran Eusebio ha dejado al mundo una poderosa
descripción del martirio de Silvano en esta anotación: “El
bienaventurado Silvano vino de Gaza, y era uno de los
soldados veteranos; y cuando su libertad en el servicio
probó ser contraria a sus hábitos, se enlistó a sí mismo
como un buen soldado de Cristo.”
“Pues él era una hombre perfectamente manso, y de
una mente brillante, que vivió su fe con simplicidad y
pureza. El era presbítero en la ciudad de Gaza y se condujo
a sí mismo con gran propiedad. Y porque el conflicto para
vivir se dio contra los soldados de Cristo, él, un hombre
Viejo, se dirigió hacia el Stadium, y ahí, en su primera
confesión ante la gente de Cesárea, se entregó
valientemente por lo que fue castigado con azotes.”
“Y una vez que los hubo soportado valientemente
tuvo que enfrentar otra prueba, en la cual el anciano
soportó los latigazos en sus costados como si fuera un
hombre joven. La tercera prueba se presentó cuando fue
enviado a las minas de cobre, período durante el cual
exhibió un gran carácter. También fue encontrado digno del
episcopado, en el cual su servicio brilló en el ejercicio de
ese ministerio.”
“En el cuarto día de Iyar la gran puerta del cielo se le
abrió completamente, y este hombre santo ascendió en
compañía de los mártires, no habiendo sido dejado solo,
debido a la gran asamblea de hombres valientes que lo
siguieron. Repentinamente se expidió una orden malévola
por la cual todos aquellos que se encontraban débiles así
como todos aquellos que no fueran capaces de trabajar en
las minas, debido a su edad o la enfermedad, serían
eliminados por la espada; y los cuarenta mártires de Dios,
sumados todos ellos, fueron decapitados el mismo día.”
76

“Muchos de ellos fueron Egipcios, pero su líder y guía


fue este mismo mártir y Obispo de los mártires, Silvano, un
hombre verdaderamente bendecido y amado por Dios”
Aunque de edad diferente que Silvano, el mártir
Panfilio, había sido originalmente un hombre noble
procedente de una familia muy poderosa –sin embargo su
cuna privilegiada le fue inútil en Palestina desde el
momento en que los poderosos Romanos decidieron reducir
a la nada, sin importar el costo, a la nueva fe Cristiana.
Eusebio nos describe a este mártir en un pasaje
conmovedor: “Panfilio, ese nombre tan querido para mí –
uno que verdaderamente amaba a Dios y un pacificador
entre los hombres-… fue el adorno de la Iglesia en Cesárea,
porque además era presbítero, adornándola a ella con su
propio servicio, y siendo adornado él mismo por el don del
ministerio recibido.”
“También su conducta era verdaderamente de Dios,
estando en todo momento en comunión con el Espíritu de
Dios; pues en su vida era eminentemente virtuoso, huyendo
de riquezas y honores, menospreciándolos y rechazándolos,
y entregándose completamente a la Palabra de Dios. Pues
vendió cada una de las cosas que había heredado de sus
padres y las distribuyó entre los más desposeídos, los
enfermos y los pobres, y llevó a cabo su vida privada sin
ninguna posesión mientras utilizaba su tiempo en el
paciente estudio de la filosofía divina. Por consiguiente
dejó Beirut, la ciudad en la cual había crecido en tamaño y
sabiduría; y a causa de ese conocimiento y entendimiento
se unió a los hombres que buscaban la perfección.
Abandonó la sabiduría humana y amó la palabra de Dios.
También adoptó el hábito celestial de los profetas y fue
Coronado con el martirio.”
Las vidas de estos 50 santos palestinos, en los últimos
17 siglos, han llegado a simbolizar la verdadera esencia del
martirio – la disponibilidad de entregar todo lo que uno
posee, incluida la propia existencia, a cambio de un regalo
77

muchísimo más grande: el Evangelio de Jesucristo. El


tiempo no opacará la Gloria de los sacrificios realizados en
esos días tumultuosos alrededor de las minas de Phaeno.

Apolytikión en el Cuarto Tono


Tus Mártires oh Dios, en su valerosa lucha por Ti, han
recibido las coronas de la vida que no se corrompe como
premio que procede de Ti, Oh Dios Inmortal. Pues al
poseer ellos Tú fortaleza, desafiaron a los tiranos y
destruyeron completamente la presunción de poder de los
demonios. Oh Cristo Dios, por sus oraciones, salva nuestras
almas, ya que Tú eres misericordioso.

Kontakión en el Octavo Tono


¡Oh mártires divinos! Ustedes han probado ser lámparas
brillantes que iluminan la creación con el brillo de sus
Milagros. Ustedes que han sanado enfermedades y han
disipado toda oscuridad y penumbra del espíritu, oren por
nosotros ante Cristo nuestro Dios.

21 de Setiembre Los Santos Mártires Eusebio,


Nestabus y Zeno de Gaza; El
Santo Apóstol Quadratus; El
Santo padre Jonás el Sabaita; El
Profeta Jonás; Néstor, el Confesor

Los Santos Mártires Eusebio, Nestabus y Zeno de


Gaza
78

Ellos fueron
hermanos muy
queridos así como
también los mejores
amigos. Los santos
Eusebio, Nestabus y
Zeno vivieron en la
ciudad de Gaza con
su primo Néstor –
lugar en que
murieron los tres
hermanos, durante el
reinado del
Emperador Julián el
Apóstata, cuando una
muchedumbre
pagana los golpeó
salvajemente y luego los llevó a prisión en el año 361. Al
poco tiempo de su encierro, una muchedumbre fuera de
control se introdujo en la prisión en donde fueron colgados
y asesinados a sangre fría, apedreados con rocas, tablas y
otros objetos.
Al final, fue tal la lujuria sangrienta de esta
muchedumbre que algunas de las mujeres dejaron las
labores de tejidos que en los que estaban trabajando para
atravesar a los mártires con sus propias agujas… al mismo
tiempo los cocineros del Mercado del lugar arrojaban agua
hervida sobre ellos mientras, con sus garfios, les arrancaban
la carne a pedazos.
Los autores de la autorizada historia de la Iglesia,
Los Padres de Nicena y Post Nicena (1885) nos describen
descarnadamente el derramamiento de sangre que ocurrió
ese día en la ciudad de Gaza. Así lo narra este relato
autorizado: “Los habitantes de Gaza, habiendo estando
inflamados de odio contra ellos, los sacaron de su casa en
la cual se habían ocultado, y los arrojaron a prisión, y los
79

golpearon. Luego se reunieron en el teatro donde


profiriendo fuertes gritos en contra de ellos declaraban que
habían cometido sacrilegios en su Templo, y que habían
usado esa ocasión para dañar e insultar el paganismo. A
causa de esos gritos, e instigándose mutuamente a asesinar
a los hermanos, se inflamaron de furia, y una vez que ya
estaban completamente fuera de sí, como una horda sin
control, se dirigieron a la prisión.
“Ellos golpearon cruelmente a esos hombres;
algunas veces en el rostro. Las víctimas fueron arrastradas
por el pavimento, algunas boca arriba y otras boca abajo,
donde fueron destrozados en pedazos. También se dice que
aún las mujeres los apuñalaron con sus peinetas y agujas de
tejer, y que los cocineros del Mercado trajeron de sus
puestos de venta ollas con agua hirviente, las mismas que
arrojaron sobre las víctimas, al mismo tiempo que los
escupían. Una vez que hubieron arrancado las carnes de sus
cuerpos, aplastaron sus cráneos de tal manera que sus sesos
se desparramaron por el suelo; luego sus cuerpos fueron
arrastrados a las afueras de la ciudad y arrojados en un
lugar remoto, usado generalmente para los despojos de los
animales.”
Luego de ello, y con la esperanza de destruir
cualquier posible reliquia, la depravada multitud quemó sus
cuerpos y mezcló los pocos huesos restantes con los huesos
de los camellos y burros muertos. Sin embargo, de alguna
manera, una anciana piadosa se las arregló ese día para
desenterrar las reliquias y llevárselas, de una manera
segura, al primo de los hermanos, quien posteriormente
llegó a ser el Obispo de Gaza. Durante el reinado del
Emperador Teodosio (379-395), el Obispo Zeno construyó
una Iglesia para albergar las reliquias que habían sido
salvadas de ser destruidas.
Según muchas leyendas de ese período, entre esas
reliquias se encuentran fragmentos de los huesos de los
80

heroicos mártires de Gaza – Eusebio, Nestabus y Zeno-


quienes viven por siempre en los anales del martirologio.

Apolytikión en el Cuarto Tono


Tus Mártires oh Dios, en su valerosa lucha por Ti, han
recibido como premio las coronas de la vida que no se
corrompe y solo que procede de Ti, Oh Dios Inmortal. Al
poseer ellos Tú fortaleza, desafiaron a los tiranos y
destruyeron completamente la presunción de poder de los
demonios. Oh Cristo Dios, por sus oraciones, salva nuestras
almas, ya que Tú eres misericordioso.

Kontakión en el Octavo Tono


¡Oh mártires divinos! Ustedes han probado ser lámparas
brillantes que iluminan la creación con el brillo de sus
Milagros. Ustedes, que han sanado enfermedades y han
disipado toda oscuridad y penumbra del espíritu, oren por
nosotros ante Cristo nuestro Dios.

Quadratus, el Santo Apóstol


Quadratus (algunas veces
escrito como “Codratus”), fue uno de
los Setenta Apóstoles, predicó el
Evangelio en Grecia donde
eventualmente llegó a ser obispo de
Atenas. Su magnífica “Apología” para
la vida cristiana, escrita en el año 126,
jugó un papel crítico en el
convencimiento del Emperador Adrián
(117-138) para que refrene a sus
soldados de castigar sin ninguna
evidencia a aquellos acusados de ser
Cristianos. Pero ese gesto pacífico por
81

parte de los Romanos duró bastante poco –y cuando el


santo de Tierra Santa retó al príncipe local, que estaba
persiguiendo a los cristianos, el gobernador lo hizo torturar
y luego decapitar.
Posteriormente, citado por Eusebio -quien lo
describió como “un hombre de entendimiento y de Fe
Apostólica”,- la “Apología” habló elocuentemente de la fe
Cristiana que para el Segundo Siglo ya estaba
propagándose rápidamente a través de Tierra Santa: “Las
obras de nuestro Salvador fueron presenciadas porque
fueron verdaderas. Las curaciones que realizó, así como las
resurrecciones que trajo de la muerte fueron visibles, no
sólo para aquellos sanados o resucitados, sino para todos.
Ellos vivieron no sólo durante el tiempo en que nuestro
Salvador estuvo en la tierra, sino que vivieron bastante
tiempo más luego de Su partida; algunos, ciertamente, han
vivido hasta nuestra época.”
Otro notable historiador de ese período, San
Jerónimo (342-420), mostró un relato brillante de
Quadratus en su vívida descripción de los primeros
Cristianos, “Hombres Ilustres.” San Jerónimo lo describe
así en el Capítulo 19: “Quadratus, discípulo de los
Apóstoles, sustituyó a Publio, Obispo de Atenas, quien
fuera coronado con el martirio a causa de su fe en Cristo. Y
por su fe y su laboriosidad reunió a la Iglesia que estaba
dispersa a causa del temor.”
“Y cuando Adrián pasó el invierno en Atenas para
presenciar los misterios Eleusinos, y fue iniciado en casi
todos los misterios sagrados de Grecia, aquellos que
odiaban a los Cristianos usaron esta oportunidad para
acosar a los creyentes. Durante esa época Quadratus le
presentó a Adrián el trabajo que había compuesto a favor
de nuestra religión, indispensable, lleno de argumentos
sólidos y de fe, digno de la enseñanza apostólica. En su
escrito, ilustrando la antigüedad de ese período, dice que ha
conocido a muchos quienes, oprimidos por varias
82

enfermedades, fueron curados por el Señor en Judea así


como a algunos que fueron resucitados de la muerte.”
Poderoso escritor y pensador, pero al mismo tiempo
humilde discípulo del Señor, Quadratus es recordado en el
presente como un Obispo que se dedicó completamente a
su rebaño y como un mártir que sacrificó su cuerpo para la
Gloria y el servicio al Dios Todopoderoso.

Apolytikión en el Tercer Tono


Oh Santo Apóstol Quadratus, intercede ante el Dios
misericordioso para que El nos conceda a nuestras almas el
perdón por nuestras ofensas.

Kontakión en el Octavo Tono


Oh Señor misericordioso, el mundo te ofrece al Apóstol
Quadratus como el más honorable de los Jerarcas y Atleta
de gran fortaleza; veneramos su memoria con himnos en su
honor, te pedimos que, a quienes elevamos esta oración a
través de él, nos concedas el perdón de nuestras faltas.

Jonás el Sabaita
Reverenciado por su sencilla piedad, San Jonás fue
un sacerdote que vivió en Palestina
alrededor del año 850. Como monje
y asceta, estableció un alentador
ejemplo a sus fieles devotos en el
Monasterio de San Saba, ubicado no
muy lejos de Jerusalén, donde cada
día trabajaba durante largas horas y
descansaba muy poco.
San Jonás también fue el
padre de dos santos y notables
hombres Palestinos: Los Santos
83

Teodoro Graptus (también conocido como “el Marcado”, a


quien conmemoramos el 27 de Diciembre) y a Teófanes,
confesor altamente recomendado, compositor de himnos y
Obispo de Nicea (conmemorado el 11 de Octubre).
San Jonás murió en su vejez en el monasterio que
siempre amó, rodeado por sus hermanos y alabando al
Señor hasta el final de sus días.

Apolytikión en el Octavo Tono


Oh Padre, en ti la imagen fue preservada con exactitud,
pues al haber tomado tu cruz, seguiste realmente a Cristo, y
por tus acciones nos enseñaste a ver aquello que está por
encima de la carne, ya que eso pasa, para poder fijarnos en
el alma, que es inmortal. Por eso, Oh justo Padre Jonás el
Sabaita, tu espíritu se regocija con los ángeles.

Kontakión en el Segundo Tono


Oh Jonás el Sabaita, padre nuestro, armado con la pureza
de alma y perseverando firmemente en la oración
constante, venciste a multitudes de demonios. Intercede
incesantemente por todos nosotros.

El Profeta Jonás
Jonás, uno de los
más grandes profetas, luchó
fuertemente para obedecer al
Señor. Su historia -de haber
sido tragado por un
“monstruo marino” y luego
vomitado sin daño alguno,
resume perfectamente su
tarea sagrada de predicar el
arrepentimiento a los
84

120,000 ciudadanos de Nínive (El Libro de Jonás, Capítulo


1)- prefigura los “tres días y tres noches” que el Hijo del
Hombre pasó en la oscuridad del Infierno antes de ascender
en Gloria para reunirse con el Padre.
Jonás fue el hijo de Amittay –de la tribu de Zabulón
(Jueces 1, 30; Génesis 49, 13)- y vivió 800 años antes del
nacimiento de Cristo. Como nativo de la ciudad Palestina
de Gat de Jéfer (2 Reyes 14, 25), ubicada no muy lejos de
su contemporánea Ramallah, Jonás fue instruido por Dios
para trasladarse a Nínive, la gran ciudad Asiria (alrededor
del año 820 AC), y predicar ahí el arrepentimiento a sus
habitantes pecadores, quienes habían olvidado la correcta
adoración a Dios, transitando por las sendas de la
oscuridad.
Pero Jonás (cuyo nombre significa “Paloma”,
posiblemente para significar su papel como mensajero)
desobedeció por lo menos una vez. El, que esperaba
secretamente que los Asirios no se arrepientan (y por lo
tanto sean perdonados), se dirigió rápidamente hacia Joppa
para abordar una embarcación que partía hacia Tarshish. Su
travesía se vio interrumpida muy prontamente a causa de
una violenta tormenta – y los asustados marineros,
sabiendo de la desobediencia de Jonás para con Dios, lo
arrojaron de la embarcación con la esperanza de aplacar al
Todopoderoso y, de ese modo, salvarse ellos mismos.
Lo que siguió fue uno de los más inusuales
incidentes registrados en el Antiguo Testamento. Tan
pronto como Jonás cayó a las aguas rugientes fue tragado
completamente por un inmenso “monstruo marino.”
Luchando sólo contra la inmensa oscuridad dentro del
estómago del cetáceo, Jonás rogó fervientemente por la
ayuda de Dios –pronunciando una serie de oraciones, entre
las que se incluye su bien conocido lamento: ¡Arrojado
estoy de delante de tus ojos!¿Cómo volveré a contemplar tu
santo Templo? (Jonás 2, 5)
85

Luego de tres días de inmenso sufrimiento,


finalmente el enorme pez lo vomitó en tierra firme,
permitiéndole así reiniciar su jornada hacia Nínive. Al
llegar al lugar hizo exactamente lo que Dios le había
indicado, predicando con gran pasión el mensaje de
“arrepentirse ante el Señor.” Ciertamente que se pasó el día
entero deambulando por toda la ciudad y gritando en voz
alta: «Dentro de cuarenta días Nínive será destruida.»
(Jonás 3, 4)
Los ciudadanos respondieron. El rey y sus súbditos,
profundamente conmovidos, se pusieron rápidamente la
arpillera y cenizas en señal de arrepentimiento por sus
pecados. Se negaron a comer o beber cualquier cosa, aún
más, les negaron la comida a sus propios animales
domésticos. Poderosamente complacido, el Señor
compasivo se olvidó de su ira decidiendo perdonarlos.
Sin embargo esa actitud de perdón no le complació
a Jonás, quien resentía grandemente el hecho de que esos
simples extranjeros –esos poco santos Asirios- se hubieran
escapado de la ira de Dios haciendo su Voluntad en el
último momento. Resentido y decepcionado un Jonás
murmurante se retiró al desierto salvaje, ubicado a las
afueras de Nínive, a la espera de sus siguientes órdenes.
Sufrió terriblemente al no contar con un resguardo
apropiado contra el sol ardiente… hasta que el mismo Dios
compasivo, que había salvado a los habitantes de la ciudad
pecadora, mostró una gran compasión haciendo florecer
cerca de él una planta gigante, la que proveyó de sombra
bendita al obstinado profeta.
Sin embargo la comodidad de Jonás duró poco.
Pues no bien se había acostumbrado a la sombra apareció
un gusano inmisericorde que devoró las raíces de la planta.
Jonás se encontró nuevamente, en cuestión de minutos,
gimiendo en su hirviente infierno. Y cuando él se quejó (tal
como vemos Jonás se quejaba constantemente) el Buen
Dios suspiró pesadamente y dijo: «Tu tienes lástima de un
86

ricino por el que nada te fatigaste, que no hiciste tú crecer,


que en el término de una noche fue y en el término de una
noche feneció. ¿Y no voy a tener lástima yo de Nínive, la
gran ciudad, en la que hay más de ciento veinte mil
personas que no distinguen su derecha de su izquierda, y
una gran cantidad de animales?» (Jonás 4, 10-11)
Jonás se dio cuenta en ese instante de su manera de
pensar. Le agradeció a Dios por su gran compasión y
regresó a su nativa Palestina, para cantar las alabanzas al
Señor Todopoderoso y al mismo tiempo Eternamente
Misericordioso.
Hoy en día, para millones de fieles, la jornada
victoriosa aunque no por ello menos dolorosa, se presenta
como un vívido ejemplo del hecho de que Dios nunca se
rinde con sus siervos, aún cuando en su dedicación ellos se
encuentren vacilantes. El conflictivo Jonás dudó una y otra
vez de su “llamado” como profeta –mientras que al mismo
tiempo intentaba imponer su propia voluntad por encima de
la su Padre Poderoso. Pero Dios fue misericordioso con
Jonás, tal como lo es con todos nosotros, permitiéndole
crecer en un claro entendimiento y aceptación de su papel
como santo profeta.

Apolytikión en el Tercer Tono


Pregonaste para los Ninivitas, proclamando terribles
amenazas del juicio Celestial, por los cuales ellos se
arrepintieron con todo su corazón; y desde el estómago del
monstruo marino anticipaste al mundo la resurrección
divina del Señor. Oh Jonás, que eres amigo del Señor, te
pedimos, que le ruegues a El, que nos libre de la corrupción
a todos quienes lo honramos.

Kontakión en el Tercer Tono


Tú que pasaste tres días y noches dentro de las entrañas del
monstruo marino, anticipándonos el descenso del Señor al
Hades; pues cuando El hubo sufrido su Pasión Salvadora, al
87

tercer día Resucitó del sepulcro. Oh profeta, por ello te


honramos, ya que fuiste encontrado digno de prefigurar a
Cristo.

Néstor el Confesor
Néstor el Confesor, fue martirizado en la ciudad de
Gaza durante el Siglo IV. Este santo de Tierra Santa ha
llegado a ser una figura amada de manera especial dentro
de la amplia lista de héroes que murieron por su fe. Tal
como sus primos de Gaza (Eusebio, Nestabus y Zeno)
Néstor fue secuestrado por una muchedumbre enfurecida
en el Año del Señor del 361, y luego encerrado y flagelado
sin misericordia. Debido a su atractiva apariencia personal
así como su reputación de bondad con los demás, la
muchedumbre tuvo para con él pequeña muestra de
misericordia. En vez de asesinarlo en el lugar lo golpearon
hasta dejarlo inconsciente para luego arrojarlo a las afueras
de las puertas de la ciudad. Ahí un conocido recogió el
cuerpo agonizante del mártir y lo llevó a la casa de Zeno,
en donde no tardó en morir.
Como muchos de los mártires a través de los siglos,
Néstor no se quejó mientras agonizaba. Por considerar la
corona del martirio como un gran tesoro, él la llevó
heroicamente. Murió con una oración de agradecimiento en
sus labios – luego de haber sido premiado con el gran
privilegio de unirse a las filas de todos aquellos que han
dado sus vidas por el Santo Evangelio de Jesucristo.

Apolytikión en el Cuarto Tono


Tus Mártires oh Dios, en su valerosa lucha por Ti, han
recibido como premio las coronas de la vida que no se
corrompe y solo que procede de Ti, Oh Dios Inmortal. Al
poseer ellos Tú fortaleza, desafiaron a los tiranos y
88

destruyeron completamente la presunción de poder de los


demonios. Oh Cristo Dios, por sus oraciones, salva nuestras
almas, ya que Tú eres misericordioso.

Kontakión en el Segundo Tono


Oh Néstor, mártir, quien has aparecido como una estrella
brillante y verdadera en el mundo -anunciando el Sol de
Cristo que vence toda mentira y que nos ha dado la luz-
intercede por nosotros.

24 de Setiembre Coprius, del Monasterio de San


Teodosio
Tal como el Buen
Dios, a quien este ascético
monje Palestino adoraba
piadosamente, Coprius
nació en la más humilde
de las circunstancias –
luego de que su madre lo
alumbrara encima de un
fétido estercolero que
flanqueaba el Monasterio
de Teodosio el Cenobita,
ubicado diez millas al este
de Belén. Esto sucedió
alrededor del año 450 en
circunstancias en que ella se encontraba huyendo de un
grupo de ateos paganos, los Hagarenos (Arabes pre-
islámicos) y buscaba asilo dentro del Monasterio.
Sin embargo, antes de que los monjes pudieran
rescatarla, la atribulada madre, sobrepasada por los dolores
de parto, alumbró a San Coprius en la fétida colina de
excremento animal. Por ésta razón, el mismo San Teodosio
89

declaró que el niño debía ser llamado “Coprius”, nombre


que se deriva de la palabra Griega “estiércol.”
Luego que los piadosos monjes recogieron al bebé
se encontraron con el problema de encontrar leche para
alimentarlo –hasta un día en que una cabra salvaje
perteneciente a los rebaños que los monjes poseían en las
alturas de las colinas decidió separarse de su grupo. Los
buenos hermanos del Monasterio vieron asombrados, a este
singular animal, caminar hacia el lugar en donde ellos
vivían –percatándose de que traía leche para el niño.
Este inusual método de alimentación del infante,
llegó a ser parte de la rutina diaria. Día tras día el niño era
alimentado por ese desacostumbrado medio… luego de lo
cual la gentil cabra ascendía a las colinas para reunirse
nuevamente con el resto del rebaño. Esta práctica prosiguió
hasta que el infante fue capaz de ingerir alimento sólido.
San Coprius creció en el monasterio del cual,
posteriormente, llegó a ser un monje devoto. Era conocido
por su piedad, su humildad natural, así como por su gran
habilidad realizando Milagros. Sin embargo su más grande
don era su rara habilidad para comunicarse con las bestias
del campo. Posiblemente debido a su origen humilde, que
lo conectó profundamente con la tierra y los animales que
lo alimentaron, San Coprius desplegó, desde temprana
edad, maravillosas habilidades: mandando y controlando a
las más salvajes criaturas de Dios. Sin embargo él no veía
nada inusual en su capacidad de comunicarse con los
animales, pues la consideraba como algo perfectamente
natural.
En una extraordinaria ocasión, por ejemplo, se
enfrentó a un oso que estaba invadiendo un campo de
lechugas en los jardines del Monasterio. San Coprius no
mostró ningún tipo de temor. En vez de ello San Coprius
agarró al poderoso enemigo por las orejas y lo sacó del
jardín de los monjes. En su camino hacia el bosque cercano
le llamó duramente la atención al oso, en el nombre de San
90

Teodosio, y no se mostró sorprendido de que la criatura


nunca más haya aparecido en los predios del Monasterio.
No pasó mucho tiempo para que el domador de osos
comenzara a ganar una extendida reputación como un
monje de gran corazón que no le temía a nada de lo Dios
había puesto sobre la tierra. En otra ocasión, mientras San
Coprius y una mula ascendían una cuesta de la montaña
para buscar leña, saltó otro oso –de entre los arbustos-
sobre el animal doméstico hiriendo severamente a la mula
en la pata. El piadoso monje no pudo hacer nada para
evitarlo. Sin embargo, una vez más, cogió a la criatura
salvaje por las orejas. Esta vez le pidió al invasor pagar por
su trasgresión. San Coprius cargó al obediente animal con
la leña haciendo que la lleve hasta el monasterio. Luego le
dijo al oso que debía de trabajar para él todos los días al
tiempo que le advertía: “No te dejaré ir. Harás el trabajo de
la mula hasta que ella se sane.” Y eso fue exactamente lo
que sucedió.
Cuando la gente de los alrededores se enteró que
San Coprius tenía a un oso salvaje trabajando
obedientemente para él, se congregaron en el lugar para
observar esta asombrosa proeza. Ninguno de ellos quedó
decepcionado. En las semanas siguientes, mientras se
recuperaba la pobre mula, el oso y el hombre fueron vistos
trabajando, lado a lado, en una agradable armonía.
Aparentemente este extraordinario santo Palestino
también era inmune al dolor. Una vez cuando estaba
trabajando en la cocina del monasterio se comenzó a
desparramar una inmensa olla de avena hirviente. ¿Dónde
estaba el cucharón que San Coprius necesitaba para reducir
la cantidad de agua en la olla? Incapaz de encontrarla,
hundió su mano en el agua hirviente hasta que finalmente la
encontró. Cuando retiró su mano, los asombrados
espectadores vieron que no se había quemado en absoluto.
Sin embargo el sencillo monje no se mostró sorprendido
por el hecho de su propia inmunidad al agua hirviente. ¿Por
91

qué? Muy simple. Como hombre de profunda fe sabía que


Dios quería que trabajase en la cocina – y estaba
convencido de que si él necesitaba recoger un utensilio del
interior de una olla hirviente Dios no permitiría que se
lesione en el proceso.
Era un asceta devoto que amaba esconderse en
lugares secretos para rezar toda la tarde, especialmente en
el área nativa de Belén que era la favorita de San Teodosio
y quien al final de los días de su larga vida lo consolaba
rezando en voz alta: “Hermano Coprius, he aquí que el
tiempo de tu descanso se encuentra cerca. Por eso acércate
para que puedas encontrar descanso en el lugar que te ha
sido preparado.”
Después de algunas horas el santo asceta regresó a
donde su amado Jesús, quien había nacido en un humilde
establo rodeado por animales. De acuerdo a la mayoría de
los historiadores de ese período murió en el año 530 de
nuestro Señor. La divertida historia de su vida, como un
monje trabajador que amaba a las criaturas de Dios,
siempre tuvo un atractivo especial para todos aquellos que
trabajan la tierra con el fin de conseguir el pan de cada día.
La vida de San Coprius nos enseña una lección de
humildad para todos aquellos que tienen dificultades
consigo mismos –recordándonos que no importan tanto las
circunstancias en la cuales hemos nacido sino más bien la
fe que cada uno tiene.

Apolytikión en el Octavo Tono


Con los ríos de tus lágrimas cultivaste la aridez del
desierto, y por lo profundo de tus suspiros diste fruto al
ciento por uno en tus labores; Oh Coprius, padre justo, así
llegaste a ser una luz, brillando con Milagros en el mundo.
Intercede ante Cristo para que nuestras almas se salven.

Kontakión en el Segundo Tono


92

Armado con la pureza de alma y perseverando en la


oración, firmemente y sin cesar, venciste como una lanza a
los ejércitos de demonios, Oh Coprius, padre nuestro.
Intercede sin cesar por todos nosotros.

26 de Setiembre El Reposo del Apóstol y


Evangelista, San Juan el Teólogo
93

El era un humilde
pescador de Palestina quien
se ganaba la vida arrojando
diariamente sus redes en el
gran Lago de Genesaret
(conocido también como el
Mar de Galilea). Fue ahí, en
las orillas del ventoso lago,
que San Juan el Teólogo –
junto con su hermano mayor
Santiago- se convertiría al
Evangelio de Jesucristo.
Luego de haber escuchado
predicar al Santo Redentor sobre el tema de “amar a Dios y
al prójimo,” San Juan dejaría a su padre para llegar a ser
uno de los apóstoles más amados de Nuestro Salvador. El
también pasaría muchos años haciendo conversos y
realizando Milagros... Hasta el momento en que se
estableció para escribir el cuarto y último Evangelio del
Nuevo Testamento. En los días previos a la Crucifixión de
Cristo, Juan y Santiago lo habían seguido a través de
Palestina, en donde había predicado la Palabra y curado a
los enfermos. En una ocasión, particularmente dramática,
Juan presenció, asombrado, como el Hijo de Dios resucitó a
la hija de Jairo, quien había fallecido ante su acongojado
padre. Juan también fue testigo de la Transfiguración de
Cristo en la cima del Monte Tabor.
San Juan, hijo de Zebedeo y Salomia (una hija de
San José el Prometido), fue el más joven de los apóstoles
así como el preferido del Señor. Su cercanía se puede
constatar en el hecho de que San Juan se sentó junto a Jesús
en la Ultima Cena, en donde le suplicó al Señor que le diga
el nombre del discípulo (Judas) que lo habría de traicionar.
Unas horas después, este leal discípulo (algunas veces
llamado el “Apóstol del Amor”) siguió a su Maestro en el
tortuoso camino desde el Jardín de Getsemaní hacia la corte
94

de los sumos sacerdotes Anás y Caifás, en Jerusalén, en


donde el Salvador sería interrogado sin misericordia para
luego ser condenado a muerte.
Luego de la sentencia, San Juan siguió los pasos del
Señor a lo largo de la agonizante Vía de la Cruz. Mientras
el Señor estaba colgado de la cruz, volvió su cabeza hacia
su Madre y le informó que San Juan sería, de ahora en
adelante su protector, mientras pronunciaba las inolvidables
palabras: “Mujer, he aquí a tu hijo” (Juan 19, 26) Luego le
dijo a San Juan: “He aquí a tu Madre” (Juan 19, 27) Y
desde ese momento se entiende que la Bienaventurada
Siempre Virgen y Theotokos (Madre de Dios), María, había
sido confiada al cuidado de su fiel siervo.
Algunos años después del tránsito de María, San
Juan se dedicó a predicar el Evangelio en Efeso (una ciudad
Griega en Asia Menor, que en la actualidad forma parte de
la moderna Turquía), donde eventualmente llegó a ser
obispo. También predicó en otras ciudades de Asia Menor,
usualmente acompañado por su fiel discípulo, un joven
devoto llamado Prokhoros. Su amistad duraría muchos años
y estuvo marcada por un milagro extraordinario ocurrido
durante un naufragio.
Prokhoros se las arregló para sobrevivir al desastre
regresando a tierra firme. Sin embargo lloró amargas
lágrimas cuando San Juan no apareció. Aparentemente, el
gran discípulo había sido tragado por el mar. Sin embargo,
catorce días después, mientras viajaba por la zona costera
hacia Efeso, Prokhoros quedó aturdido al ver emerger de
las aguas a un San Juan, empapado, pero sano y salvo.
Luego de ello ambos continuaron su jornada pasando
muchos años predicando la Palabra y sanando a los
enfermos a través de Tierra Santa.
Sin embargo sus problemas recién comenzaban.
Con la llegada de Nerón como Emperador Romano (54-68)
se inició una campaña de persecución contra los Cristianos
a lo largo de todo el Imperio Romano. San Juan fue
95

rápidamente arrestado y transportado a Roma para ser


juzgado bajo el cargo de sedición debido a su apasionada
predicación del Evangelio. Condenado y sentenciado a
muerte, se le dio un jarro con veneno… pero sus verdugos
se sorprendieron cuando bebió completamente la poción sin
que le produzca daño alguno
Impávidos, el escuadrón de ejecución arrojó al fiel
Cristiano dentro de un caldero de aceite hirviente. Pero una
vez más intervino la Providencia – y San Juan salió del
recipiente hirviente sin el más mínimo daño. Frustrados por
su incapacidad de destruir al santo, sus perseguidores,
finalmente, lo condenaron a prisión perpetua en la isla de
Patmos de la distante Grecia.
No pasó mucho tiempo luego de su llegada para que
el dedicado apóstol comience a predicar nuevamente el
Evangelio a todo aquél dispuesto a escucharlo. Finalmente
pasó muchos años recorriendo la isla… expulsando
demonios, sanando a los enfermos y convirtiendo al
Cristianismo a cientos de los isleños. Durante esos
fructíferos viajes se encontró de manera muy frecuente –y
venció- con un famoso jefe de hechiceros de Patmos, el
Mago Kinops, quien hizo lo mejor que pudo con sus
poderes ocultos para destruir al santo, aunque siempre falló.
Luego de que Kinops fuera vencido, San Juan se
retiró con Prokhoros al peñón de una montaña ventosa en
donde se impuso ayuno. Mientras rezaba constantemente,
un gran terremoto sacudió el paisaje y estalló un trueno con
aterradoras reverberaciones sobre la tierra. Golpeado por el
miedo Prokhoros postró su rostro contra el suelo… pero
San Juan lo jaló para que se ponga de pie pidiéndole que
escriba este profundo y elocuente mensaje que había
recibido en medio de la tormenta. Prokhoros hizo como se
le indicó y prontamente escribió el mensaje venido del Más
Allá: “Yo Soy el Alfa y el Omega, el Principio y el Fin”,
dice el Señor, «Aquel que es, que era y que va a venir», el
Todopoderoso” (Apocalipsis 1, 8) Con estas palabras,
96

escritas en el año 67, San Juan iniciaría las primeras líneas


del Libro de la Revelación. Tiempo después, cuando se
encontraba conn la edad de 95 años y fue finalmente
liberado, volvió a sus obligaciones como Obispo de Efeso,
donde pudo terminar de escribir sus vívidos libros de
profecía mística.
San Juan vivió más de 100 años y poco antes de
morir solicitó ser enterrado en una tumba con la forma de
cruz. Sus deseos fueron honrados y la tumba se convirtió en
un lugar prominente de la región, en donde, posteriormente,
muchos no-creyentes se convirtieron. A ello se sumó el
hecho de que cada año, en el aniversario de la muerte de
San Juan, muchas personas eran curadas milagrosamente de
sus enfermedades gracias a un fino polvo que,
misteriosamente, se levantaba del lugar del entierro para
soplar sobre ellos.
Conocido como el “Discípulo Amado” –también
llamado por Cristo como el “Hijo del Trueno”- este hombre
extraordinario fue el único de los apóstoles originales que
falleció de muerte natural. Sus últimos años estuvieron
llenos de paz y bondad hacia los demás. Una bella tradición
de la Iglesia, en particular, captura la esencia de la
naturaleza amorosa de San Juan. Según esa leyenda al final
de su vida el santo llegó a estar tan frágil y débil que para
asistir a los servicios en la iglesia local debía de ser
cargado. Durante ellos se restringía a esta simple
admonición: “Pequeños hijos, ámense los unos a los otros.”
Después de haber escuchado ese consejo una y otra
vez algunos de los miembros de la congregación le
preguntaron a San Juan: “¿Maestro, porqué siempre dices
eso? El respondió con una sonrisa gentil: “Es el
mandamiento del Señor y si se hace solamente eso, es
suficiente.”
La vida de San Juan nos provee un ejemplo
irresistible de la manera en que un fiel seguidor de Cristo
puede usar sus propios dones para la mayor gloria de Dios.
97

Como orador privilegiado San Juan fue tremendamente


efectivo en la propagación del Evangelio llegando a ser uno
de los más poderosos predicadores de entre los primeros
Cristianos. Contando con un gran talento literario y poético
también utilizó sus capacidades con la pluma para crear el
Cuarto Evangelio, uno de los más grandes documentos de
la humanidad.
Firme y Fiel a su fe hasta el final, San Juan
permanece como inspiración para todos aquellos que
anhelan propagar el Evangelio a través de todo el mundo.
El Evangelio de San Juan nos muestra a Jesús,
completamente divino y completamente humano. San Juan
fue un hombre que amó profundamente a Jesús, pero él
mismo fue tremendamente humano – con las fortalezas y
debilidades compartida por todos nosotros. Posiblemente
esa es la razón por la que muchas veces es considerado
como el escritor favorito de los Evangelios.

Apolytikión en el Segundo Tono


Oh Apóstol, amado de Cristo nuestro Dios, siempre pronto
a defender a los indefensos. El, que te permitió apoyar tu
cabeza sobre su pecho, escucha tu reverente intercesión.
Implórale a El, Oh Teólogo, para que disperse la persistente
nube de paganidad y obtén para nosotros Su paz y gran
misericordia.

Kontakión en el Segundo Tono


¿Quién puede cantar tus obras maravillosas Oh Santo
Virgen? Pues tú derramaste milagros y eres fuente de
sanación, e intercedes por nuestras almas, siendo el teólogo
y amigo de Cristo.
98

27 de Setiembre Los Apóstoles Aristarco, Zenas y


Marcos, de los Setenta

Tal como el Evangelio de Lucas del Nuevo


Testamento nos deja bien en claro, los Doce Apóstoles
originales enviados por Cristo a predicar el Evangelio no
fueron los únicos “maestros” a los que El envió a propagar
la Buena Nueva a través de Palestina y el resto del mundo.
En el Capítulo 10 el gran Evangelista escribe
elocuentemente sobre un numeroso segundo grupo de
devotos Cristianos que también recibieron la tarea de
propagar la nueva fe. Estos discípulos llegaron a ser
conocidos como “Los Setenta” –y tres Palestinos de esas
filas, especialmente dedicados (Marcos, Aristarco y
Zenón), fueron destinados a ser luminarias de la Iglesia
Cristiana Primitiva.
La historia de “Los Setenta” está bellamente
contada por San Lucas al inicio del capítulo 10:
“Después de esto, designó el Señor a otros 72, y los
envió de dos en dos delante de sí, a todas las ciudades y
sitios a donde él había de ir.”
A continuación el Señor les dice a Los Setenta: “En
la ciudad en que entréis y os reciban, comed lo que os
pongan; curad los enfermos que haya en ella, y decidles:
“El Reino de Dios está cerca de vosotros.” En la ciudad en
que entréis y no os reciban, salid a sus plazas y decid:
“Hasta el polvo de vuestra ciudad que se nos ha pegado a
los pies, os lo sacudimos.
Pero sabed, con todo, que
el Reino de Dios está
cerca.” (Lucas 10, 8-11)
Inmediatamente
después Jesús pronunció
una líneas que describen
bellamente y de modo
profundamente
99

emocionante el desafío enfrentado por Los Setenta


“«Quien a vosotros os escucha, a mí me escucha; y quien a
vosotros os rechaza, a mí me rechaza; y quien me rechaza
a mí, rechaza al que me ha enviado.» (Lucas 10, 16)
Regresaron los 72 alegres, diciendo: «Señor, hasta
los demonios se nos someten en tu nombre.» El les dijo:
«Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo. Mirad, os
he dado el poder de pisar sobre serpientes y escorpiones, y
sobre todo poder del enemigo, y nada os podrá hacer
daño; pero no os alegréis de que los espíritus se os
sometan; alegraos de que vuestros nombres estén escritos
en los cielos.» (Lucas 10, 17-20)
Hubieron muchos discípulos entre Los Setenta que
muy pronto llegaron a ser figuras bien conocidas en la
historia temprana de la Cristiandad –incluyendo aquellos
tres notables Palestinos, cuyas expresiones de fe
inquebrantable llegaron a ser pronto poderosos ejemplos de
vidas completamente dedicadas a la Cruz.
Sin embargo, antes de revisar las invaluables
enseñanzas y curaciones realizadas por estos tres
discípulos, resulta de gran ayuda recordar que la palabra
“apóstol” en sí misma dice muchísimo acerca de su misión.
El término es tomado del Griego y significa: “uno que es
enviado” o “enviado.” La palabra “apóstol” describe a
alguien que ha recibido el encargo de entregar un mensaje
importante. Ciertamente, Cristo mismo provee una vívida
ilustración del significado de este término, cuando les dice
a los Doce Apóstoles originales: “Como el Padre me envió,
también yo os envío” (Juan 20, 21) (en Hebreos 3, 1 Jesús
también es referido como un “apóstol”)
El apóstol más conocido de Los Setenta es, sin lugar
a dudas,
100

San Marcos
(algunas veces referido en el Nuevo Testamento
como “San Juan”), fue descrito
por San Lucas en los Hechos de
los Apóstoles (Hechos 12, 25;
15, 37-39). San Pablo también
lo menciona en su Epístola a
los Colosenses y en Filemón
(Colosenses 4, 10; Filemón 1,
23). San Marcos viajó con San
Pablo y Bernabé a través de
Palestina en la búsqueda de
conversiones –eventualmente
llegó a ser Obispo de la ciudad
Fenicia de Biblos, ubicada en la
región del norte, que alguna vez
había sido conocida como la
Tierra de la Antigua Canaán.
La vida de San Marcos nos provee un ejemplo
irresistible del poder milagroso de la fe. Reconocido en
todo lugar por su piedad y su oración ferviente, estaba
conectado tan cercanamente con el Poderoso que su simple
sombra podía sanar a los enfermos (San Pedro también
recibió esa distinción durante su vida ejemplar.) San
Marcos, el primo de Bernabé, era una figura vívida de
alguien cuya predicación, con un poder inolvidable,
electrizaba a sus oyentes por lo que fue objeto de muchas
leyendas. Aunque esas narraciones no han sido verificadas
por la Escritura, su magnificencia nos muestra un rastro de
grandeza sobre este gran apóstol.
En una de esas leyendas se dice que San Marcos fue
uno de los siervos en las Bodas de Caná – siendo uno de los
que vertió el agua que luego Cristo transformaría en vino.
Marcos también es descrito frecuentemente como el siervo
que llevó agua a la casa de Simón el Cireneo, lugar donde
tomó lugar la Ultima Cena (Marcos 14, 13). Es más, en otra
101

descripción no canónica de esa época, se dice que San


Marcos fue el “joven desnudo” que huyó cuando Jesús fue
arrestado (Marcos 14, 51-52).
Sumado a esto, hay una tierna leyenda que lo
menciona como el verdadero creyente que invitó a los 12
apóstoles originales a la casa de su madre en Jerusalén,
María, al poco tiempo de la muerte de Jesús. Fue ahí, según
menciona la leyenda, que el Salvador resucitado hizo su
única aparición delante de los Doce (Juan 20), posterior a la
Crucifixión.
Fue también en esta humilde morada, según otra
leyenda, a la cual el apóstol Pedro se dirigió rápidamente
luego de haber sido liberado de prisión – y desde donde
dirigió a muchos de los fieles para establecer la primera
pequeña comunidad Cristiana.
En varias ocasiones San Marcos (conocido también
como “Juan Marcos”) acompañó a San Pablo y Bernabé en
sus viajes a Antioquia y Perga en Panfilia. En otro de esos
viajes de predicación San Marcos se unió a San Bernabé en
una travesía a lo largo y ancho de la isla de Chipre. El año
63, este apasionado evangelista, llevaría su fe al corazón de
la ciudad de Roma donde pondría lo mejor de sí para
ayudar a consolar a San Pablo, quien se encontraba
prisionero al haber sido arrestado y detenido por proclamar
su fe.

San Aristarco
Otro poderoso
evangelizador, quien muy
pronto se distinguió de entre los
Setenta discípulos, fue San
Aristarco. El es mencionado por
San Pablo en sus cartas a los
102

Colosenses 4, 10 y a Filemón 1, 23. Su nombre contiene


una paradoja interesante – ya que en griego significa “el
mejor gobernador”, aunque en su caso fue reconocido
como apóstol, en la Iglesia primitiva Cristiana, por su
sencillez y humildad.
Después de muchos años de predicación del
Evangelio con Pablo, en Palestina y en otros lugares,
Aristarco sirvió como obispo de Apameia en Siria. El viajó
a través de Asia Menor, en toda su extensión, con San
Pablo y estuvo junto a él durante un violento motín en
Efeso, provocado por la descripción que San Pablo había
hecho de los ídolos paganos como blasfemos. Los Hechos
de los Apóstoles describen ese peligroso incidente en el
capítulo 19: Al oír esto (los enojados efesios), llenos de
furor se pusieron a gritar: « ¡Grande es la Artemisa de los
efesios!» La ciudad se llenó de confusión. Todos a una se
precipitaron en el teatro arrastrando consigo a Gayo y a
Aristarco, macedonios, compañeros de viaje de Pablo.
(Hechos 19, 28-29)
El intento de los efesios de atacar a San Pablo fue
detenido al último instante, cuando Aristarco le previno de
no entrar en la sala donde su vida pudo haber estado en
grave peligro.
Tal como lo establecen claramente las Escrituras
San Aristarco era bastante cercano a San Pablo, a quien lo
acompañó a Roma aún durante su último encarcelamiento.
Cuando Pablo envió su carta a la Iglesia de los Colosenses
(Col 4, 10) se refirió a su amigo Palestino como su
compañero de prisión. Su amplia y bien documentada
amistad se había visto profundizada por la terrible
experiencia que vivieron juntos durante el naufragio en
Malta, del que difícilmente escaparon vivos.
El nombre de San Aristarco ha vivido a lo largo de
los siglos en los nombres de muchos de los siervos de la
Santa Iglesia, incluyendo muchos obispos y arzobispos
venerables reconocidos por su piedad.
103

Apolytikión en el Tercer Tono


Oh Santo Apóstol Aristarco, intercede con el Dios
misericordioso para que nos conceda a nuestras almas el
perdón por nuestras ofensas.

San Zenas
es el tercer santo Palestino en este
trío de miembros extraordinarios de
los Setenta, y frecuentemente se le
menciona como “el abogado”
debido a su gran erudición. San
Pablo se refiere a él en la carta a
Tito 3, 13. Era un erudito en
materia jurídica y se le ve
constantemente en los asuntos
legales en la cortes de la Iglesia.
Zenas también se desempeñó como obispo de Diospoli (o
Lidia) en Palestina. (Lidia fue una ciudad de gran distinción
ubicada a unas cuantas millas de la antigua ciudad Palestina
de Ramaláh).
El apóstol Zenas era experto en los juzgados, en los
cuales realizó muchos y valiosos servicios para los
primeros Cristianos –hecho que se observa en el urgente
mensaje que San Pablo describe en su carta a Tito: envía
rápidamente a Zenas y a Apolo, de modo que nada les falte
(Tito 3, 13)
San Zenas trabajó como escriba durante su años de
juventud, mucho antes de haber completado su
entrenamiento como abogado. Fue durante este período,
sólo algunos años posteriores a la crucifixión y
Resurrección de Cristo, que se convirtió al Santo
Evangelio. Como fiel asistente de San Pablo, el hábil
104

abogado y gran escritor, fue muy útil aconsejando


frecuentemente a los líderes de la Iglesia primitiva en
cuestiones legales y asuntos públicos.
Esas mismas habilidades probaron ser invaluables
durante los más de 20 años que San Zenas pasaría como
obispo de Lidia. Como líder de la nueva comunidad
Cristiana en el extranjero, dirigió el rápido crecimiento de
la Iglesia, y sus grandes dones fueron un instrumento de
gran ayuda para establecer varias comunidades, pequeñas
pero determinadamente fieles, como centros de culto a
través de la región.
Tal como muchos comentaristas y Padres de la
Iglesia han notado a través de los siglos, el ejemplo dejado
por estos tres discípulos, pertenecientes al grupo de los
Setenta, ha llegado a ser como una estrella luminosa para
todos aquellos que profesan creer en el Evangelio de
Jesucristo. Humildes, y al mismo tiempo notablemente
valientes, los tres demostraron ser vehículos de fe
inquebrantable en los primeros y turbulentos años, tiempo
en los cuales la Cristiandad los necesitaba más que nunca.

Apolytikión en el Tercer Tono


Oh Santos Apóstoles, Aristarco, Zenas y Marcos;
intercedan ante el Dios misericordioso para que El nos
conceda a nuestras almas el perdón por nuestras ofensas.

Kontakión en el Cuarto Tono


Oh sabios Apóstoles, ustedes muestran lo que es ser ramas
en la viña de Cristo, portadores de virtudes, quienes han
servido, compartiendo con aquellos que están llenos de
gozo, el vino de la salvación. Rogad al Señor para que
quienes celebran sus memorias puedan recibir el perdón de
sus pecados y ser dignos de gran misericordia.
105

28 de Setiembre El Venerable Charitón, el


Confesor, Abad de Palestina; y
Barúc, el Santo Profeta

El Venerable Charitón, el Confesor


Torturado implacablemente por los Romanos a
causa de su fe, San Charitón, el Confesor, se rehusó a negar
a Jesucristo –y entonces fueron tras los monasterios que
este monje había fundado, una figura legendaria entre los
primeros santos de la Iglesia. Su dramática historia se ha
convertido en un ejemplo clásico de como la confianza en
el Señor puede ayudar al verdadero creyente a soportar
cualquier tipo de prueba y prevalecer contra cualquier
enemigo, no importando lo poderoso que fuera.
La historia de San Charitón comienza en Iconium,
una antigua ciudad Fenicia, a mediados del Siglo Tercero
después de Cristo, donde esta ascética y paciente figura
nació a una vida de extraordinaria abnegación. Convertido
al Cristianismo durante su juventud, el virtuoso San
Charitón, quien había llevado una vida muy tumultuosa, se
vio inspirado por el ejemplo de los primeros mártires
Cristianos –como Santa Tecla, también residente de
Iconium. Durante todos los tormentos que persiguieron a
San Charitón, mientras su destino se desarrollaba en
Palestina y otros lugares, la imagen sublime de Santa Tecla
sería la que lo sostendría, junto, con lo que él describiría,
como “una vida entera portando la armadura de la Cruz.”
De acuerdo a la mayoría de
los historiadores sus problemas
comenzaron en Palestina, bajo el
reino del Emperador Romano
Aureliano, cuando las autoridades
regionales lo arrestaron y juzgaron
por el hecho de ser Cristiano. Al
enfrentar esta acusación San
106

Charitón confirmó ante todos su conversión al Evangelio y


provocó el enojo de sus perseguidores cuando proclamó en
voz alta en el Tribunal Romano: “Todos sus dioses son
demonios que fueron arrojados del Cielo hacia el más bajo
infierno.”
Completamente predecible, las enojadas autoridades
romanas respondieron con un arranque de descarnada
violencia, en el cual 4 soldados fornidos arrastraron al santo
por el suelo y lo golpearon inmisericordemente para luego
quemar con carbones encendidos su cuerpo indefenso. Sin
embargo, cada vez lo golpeaban, San Charitón proclamaba
su fe en voz cada vez más alta –al tiempo que invocaba a
Santa Tecla para que lo ayude en esta hora de angustia.
De alguna manera, el golpeado cristiano, se las
arregló para mantenerse con vida. Lacerado y sangrando
profusamente, casi a punto de morir, cayó en el suelo de la
celda en que lo habían encerrado… cuando sus heridas,
todas al mismo tiempo, fueron curadas milagrosamente.
Posteriormente a este suceso, luego de que Tácito asumiera
el trono como Emperador en el año 275, la feroz
persecución contra los cristianos se detuvo por un tiempo lo
que le permitió a San Charitón viajar a Jerusalén en calidad
de peregrino.
Una vez más, fue
víctima del destino –luego de
que una banda de ladrones
secuestrase al desdichado
peregrino, cerca de la ciudad
Palestina de Jericó llevándolo
a una cueva en Wadi Farán,
en donde lo amarraron y lo
dejaron tirado en el suelo. San
Charitón comenzó a rezar y la
Divina Providencia intervino
inmediatamente. Aconteció
que un grupo de serpientes
107

entró a la cueva en busca de alimento cayendo dentro de un


contenedor de vino. Luego de haber bebido el líquido
azucarado, se desprendió de sus cuerpos un veneno mortal
contaminando el contenedor. Al regresar los bandidos y
brindar triunfalmente por un robo exitoso habían terminado
recientemente, el veneno hizo su efecto matando a todos y
a cada uno de ellos.
Liberado eventualmente de sus amarras, el abstemio
San Charitón, cuya característica era la de hacer bien del
mal (incluso de las más viles acciones), repartió el dinero
robado entre los pobres. Entonces, decidido a convertirse
en un monje ascético, se dedicó a una vida de completa
oración y abnegación en la misma cueva en la que había
sido mantenido en cautiverio. Al final convertiría la cueva
de esos ladrones en un famoso monasterio Palestino
conocido como el “Monasterio de Tharán.” Posteriormente,
este silencioso y abnegado monje, fundaría otros dos
monasterios antes de su muerte en el año 350. El primero
de esos lugares de retiro –llamado el Monasterio de
Charitón- sería fundado en Jericó, la gran ciudad Palestina
ubicada sólo unas millas, al oeste del Río Jordán. El
segundo Monasterio, erigido en Soutka, llegó a ser
conocido, como la “Lavra Antigua”, lugar de una piedad y
ascetismo legendarios por generaciones de monjes.
Luego de haber inspirado a miles de Palestinos para
convertirse al Cristianismo –muchos de los cuales llegaron
a ser monjes que pasaron su vida en oración y
contemplación- el anciano San Charitón finalmente fue
enterrado en una sencilla tumba cerca del monasterio de
Souka, a unas cuantas yardas del la cueva de los ladrones,
en la cual su destino había sido mostrado bastantes años
atrás. Hasta la actualidad, la práctica de tonsurar a los
monjes, se le atribuye a San Charitón, quien también
elaboró otras reglas ascéticas a seguir por los devotos
monjes.
108

Un fiel adherente a la vida monástica, este santo de


Tierra Santa, estableció las práctica de la oración, la
veneración y la abnegación, que se mantienen como hitos
de la piedad Cristiana, aún después de 16 siglos de su
muerte.

Apolytikión en el Cuarto Tono


Oh Charitón, Padre justo, con los arroyos que brotaron de
tus lágrimas, cultivaste la aridez del desierto; y por tus
profundos suspiros los frutos de tu labor se centuplicaron,
llegando a ser una luz brillante, iluminando al mundo con
tus milagros. Intercede ante Cristo Dios para que se salven
nuestras almas.

Kontakión en el Segundo Tono


Regocijándote en la abstinencia, con la mente puesta en
Dios, y refrenándote de los deseos de la carne, se vio como
crecía tu fe. Y floreciste como el árbol de la vida en el
medio del Edén, Oh bendito y venerado Charitón.

Barúc, el Santo Profeta


Amigo devoto y discípulo de Jeremías, el Gran
Profeta del Antiguo Testamento, Barúc (el Santo Profeta),
transcribió a mano un pergamino conteniendo las profecías
más urgentes de sus compañeros… realizando así un
servicio enormemente importante que ayudó a pavimentar
el camino para la llegada del Cristianismo, 500 años
después de su muerte. Nacido en el Siglo Sexto antes de
Cristo, éste Profeta de Tierra Santa, fue un escriba
legendario. También fue descendiente de una familia
aristocrática Judía, cuya elevada posición en la vida le
enseñó, paradójicamente, a vivir en humildad.
109

Hijo del bien instalado Neriah y hermano de Seriah


Ben Norah, camarlengo del poderoso Rey Zedekiah de
Judá, Barúc destacaba entre la clase gobernante. A pesar de
ello permaneció fiel a lo largo de toda su vida al profeta
Jeremías, cuyas palabras desafiaron, día tras día, el orden
reinante– no obstante que en ciertos momentos su fidelidad
le acarreó un gran riesgo.
Por ejemplo, en una ocasión
mientras el profeta se escondía de la
ira del Rey Jehoiakim, Barúc
honraba los deseos de Jeremías
leyendo en voz alta sus más
recientes profecías en las que
lanzaba una advertencia a la gente
reunida en Jerusalén. Estas profecías
fueron pronunciadas en el clímax de
un día de ayuno, produciendo una
tremenda consternación entre los adoradores, muchos de
los cuales quisieron castigar severamente a Barúc por
atreverse a pronunciar ese tipo de verdades tan chocantes.
Barúc, junto con su amigo Jeremías, fue testigo de
la destrucción de la ciudad de Jerusalén y el saqueo del
templo por parte del rey Babilonio invasor,
Nabucodonosor, el año 599 antes de Cristo. A pesar de ese
desastre se mantuvo fiel a las profecías de Jeremías, las
mismas que continuó proclamando a lo largo de su vida.
Barúc también presenció la espantosa invasión destructiva
de los Babilonios en los años 587-597 antes de Cristo. Este
asedio fue arrollador, sin embargo Barúc nunca dejó de
proclamar su oposición ante este ataque. Y su fe en el
futuro de la ciudad fue refrendado por su apoyo a la
decisión de Jeremías de comprar un estado (en Anatoth), en
un colina en las afueras de Jerusalén, que en ese entonces
estaba ocupada por el Rey invasor. También formó parte
del destino de Barúc el ser un testigo doliente del martirio
110

de Jeremías, quien murió apedreado por proclamar sus


terribles profecías.
Es perfectamente entendible que el Santo Profeta
Barúc –habiendo sido testigo de tantos eventos trágicos y
destructivos a lo largo de su vida- sea descrito
frecuentemente, por sus amigos, como “sobrepasado por el
abatimiento.” Sin embargo su muerte, luego de una vida
larga y dificultosa, no dejó de lado su figura como centro
de controversia. De acuerdo a una leyenda persistente,
cuando un rey Arabe invasor ordenó que se abriera su
tumba, se llevó la sorpresa de su vida al ver que todos
aquellos soldados Arabes que tocaban el lugar santo morían
instantáneamente.
Cuando finalmente la tumba fue abierta por su
propia gente, el cuerpo del Profeta estaba intacto.
La vida de este hombre de Dios, de gran corazón,
permanece hasta nuestros días como un clásico ejemplo de
cómo la lealtad a los verdaderos amigos –cuando está
fundada firmemente en la lealtad a Dios- puede modelar y
sostener la vida humana.

Apolytikión en el Cuarto Tono


Oh Profeta, que anunciaste la Encarnación divina del
Señor; Oh Barúc, divinamente inspirado, proclamándola a
todo el mundo: este es nuestro Dios y no hay quien se le
compare; El está por encima de toda la tierra, habiendo
nacido de una Virgen: El ha hecho brillar en nuestras almas
la luz divina del conocimiento. El ha traído la salvación a
todos aquellos que cantan su alabanza.

Kontakión en el Segundo Tono


Oh aclamado Profeta Barúc, a ti se te concedió el don de la
profecía como rayos brillantes y también fuiste amigo de
Jeremías y anunciaste el abajamiento de la Palabra para
nuestra elevación. Intercede ante Dios por nosotros para
que salve quienes lo honramos.
111

29 de Setiembre San Ciriaco el Anacoreta; María


de Palestina; Teófanes el
Misericordioso

San Ciriaco el Anacoreta


Fue un extraordinario asceta y devoto que vivió
durante muchos años en el desierto alimentándose sólo de
hierbas y agua, al tiempo que dormía lo mínimo
indispensable pasando horas interminables en ferviente
oración. También fue un valiente luchador contra una de las
más grandes herejías de su tiempo: un falso dogma
propugnado por Orígenes. Debido a la inflexible adherencia
al verdadero Evangelio alcanzada por este monje de
corazón valiente –San Ciriaco el Anacoreta- el Credo
Ortodoxo se vio protegido del error y las enseñanzas del
Santo Evangelio permanecieron fieles y auténticas.
San Ciriaco (también se le conoce como Kyriakòs o
“Kyriacus”) nació del sacerdote Juan y su esposa Eudoxia
el año 448 en Corinto. Desde muy
temprana edad el joven mostró una
gran piedad… al punto que su tío
Pedro, Obispo de Corinto, se sintió
inspirado a ordenarlo como lector
para los servicios en la Iglesia.
En ese momento sucedió
algo maravilloso. Una mañana en la
que el joven, de apenas 17 años,
estaba leyendo un pasaje del
Evangelio de San Mateo (16, 24),
se sintió tan tocado que en ese
preciso instante decidió cambiar su
vida completamente: Si alguno
112

quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su


cruz y sígame.
Tocado en lo más íntimo de su ser por este
mandato, San Ciriaco caminó directamente desde la Iglesia
hacia el puerto de Corinto en donde abordó una
embarcación en dirección a Jerusalén. Una vez en Tierra
Santa inició su preparación para la vida monástica bajo la
tutela de Eustrogius… pero muy pronto, impaciente por
entrar a un monasterio, se trasladó a la Lavra dirigida por el
famoso Eutimio el Grande.
Este último determinó rápidamente que el
vehemente San Ciriaco era demasiado joven para los
rigores de los votos monásticos, sin embargo lo envió al
monasterio de San Gerásimo, ubicado cerca del Río Jordán.
Ahí el buen monje encontró la perfecta tarea para el
entusiasta joven –la de cocinar para todo el monasterio.
A lo largo de los años siguientes, el joven y ardiente
creyente llevó una vida cada vez más ascética y de auto
disciplina. A la muerte de San Gerásimo retornó a la Lavra
de Eutimio, que en ese entonces también había muerto y
cuyos monjes estaban siendo dirigidos por el Abad Elías.
Eventualmente San Ciriaco fue al monasterio de Souza,
supervisado espiritualmente por San Charitón – en donde, a
la edad de 40 años, fue ordenado sacerdote.
Los años que siguieron se encuentran llenos de
piedad y abnegación, los mismos que se prolongaron hasta
la edad 75 años, tiempo en que San Ciriaco estuvo viviendo
sólo en el desierto como un formidable asceta.
Posteriormente pasaría varios años en Sousakim en donde
registró numerosos detalles de las vidas de San Saba y
Eutimio, contados por uno de sus visitantes: Cirilo
Scythopolis.
Este valiente defensor de la fe, campeón de la
ortodoxia, fue un incansable oponente del Nestorianismo
(el que equivocadamente niega que María es la Theotokos
–Madre de Dios- y por lo tanto reduce a Cristo a la
113

condición de un profeta simplemente humano) y a la


herejía de Orígenes, la que propagaba dos gravísimos
errores: la falsa creencia en la pre-existencia de las almas; y
la noción de que la salvación está disponible para todos,
incluso para el demonio.
San Ciriaco era alto y musculoso, lo que hacía de él
un atleta poderoso y un trabajador infatigable que nunca
parecía debilitarse aún en medio de los más ardorosos
ayunos. En los años posteriores, mientras caminaba en el
desierto alrededor de Natupha en Palestina, sólo comía
hierbas amargas, transformadas en comestibles por la
intervención de Dios.
Pasados algunos años los habitantes de las cercanías
empezaron a buscar a San Ciriaco para que los cure y, al
mismo tiempo, obtener sabiduría. Cuando uno de ellos le
llevó a su hijo, poseído por el demonio, el bondadoso
monje, confiado siempre en el poder sanador de Dios,
expulsó rápidamente del cuerpo del niño al ofensivo
demonio. La imponente presencia de este monje errante
inspiró muchísimas leyendas… incluyendo una en la que se
dice que tenía a un león como mascota a la cual daba de
comer de su propia mano.
Otra leyenda cuenta la maravillosa historia de cómo
el monje venció los efectos de una devastadora sequía
rezando incansablemente hasta que los cielos se abrieron,
brotando de ellos un diluvio salvador.
Antes de su muerte a la venerable edad de 109 años,
el bondadoso e incasable trabajador convocó a sus monjes
y los bendijo. Murió con una oración silenciosa en sus
labios. Su vida nos sirve como un recuerdo consolador del
hecho de que Dios siempre nos ayudará a mantener los
verdaderos principios de la fe – con tal que recemos
constantemente por la gracia y el entendimiento necesarios
para seguir el camino correcto hacia la salvación.

Apolytikión en el Primer Tono


114

Oh Ciriaco, padre nuestro portador de Dios, probaste ser


realmente un ciudadano del desierto, un ángel encarnado y
un trabajador maravilloso. Por el ayuno, la vigilia y la
oración obtuviste dones celestiales con los cuales sanaste a
los enfermos y a las almas que con gran fe recurrieron a ti.
La Gloria sea dada a quien te dio fortaleza. La Gloria sea
dada a quién te ha coronado. La Gloria sea dada a quien
realizó esas curaciones por tu intercesión.

Kontakión en el Octavo Tono


Observando anualmente tu santa memoria, la sagrada Lavra
te honra con toda justicia como su ayuda segura y soporte,
así como a un poderoso campeón. Ya que tú, Oh justo
Ciriaco, posees la fuerza para interceder con el Señor,
protégenos de nuestros enemigos, para que podamos
exclamar con ellos: Alégrense, Oh Tres veces Padre
bendito.

Santa María de Palestina


Santa María de Palestina es única entre los santos
por el hecho de que ella se
alejó, a propósito, de la
compañía de los hombres
con el fin de evitar ser causa
de tentación para ellos.
Lectora de los Salmos en la
Iglesia de la Resurrección
durante los primeros años
del Siglo Sexto, Santa María
era una muy bella mujer,
física y espiritualmente.
También era muy
perspicaz en lo que a los
115

hombres se refiere. Con el pleno conocimiento de que su


belleza podría ser causa de tentación para ellos dejó la gran
ciudad y huyó hacia el desierto de Souza, alrededor del año
505 de Nuestro Señor. Ahí vivió por más de 18 años en una
dieta que sólo consistía de frijoles y agua. Caminaba día
tras día por los alrededores de una colina asolada por los
vientos, la arena y la maleza espinosa. A pesar de ello
nunca se quejó de este rígido y austero estilo de vida, sino
que por el contrario continuó dando gracias a Dios
Todopoderoso por permitirle alabarlo continuamente de
esta manera ascética.
Para el tiempo en que Santa María murió, alrededor
del año 520, ya era una figura legendaria a través de toda
Tierra Santa. Una vez que varios de los discípulos de San
Ciriaco se enteraron de su muerte, peregrinos del desierto
ellos mismos, recuperaron su cuerpo y le dieron un
reverente y digno entierro en uno de los lugares favoritos
que ella usaba para retirarse en el desierto.
Cuán bien nos enseña Santa María de Palestina la
manera de evitar todo tipo de orgullo referido a la belleza
física. Conocedora de que el cuerpo se deteriora muy
pronto –junto con nuestros encantos físicos- dedicó su vida
a la búsqueda de la belleza del espíritu más que a la de la
carne.

Apolytikión en el Octavo Tono


Oh Madre, en ti la imagen fue preservada con exactitud;
por haber tomado tú cruz seguiste a Cristo, y con tus
acciones nos enseñaste a pasar por alto la carne, ya que esta
pasa, y atender a nuestra alma, ya que es inmortal. Por eso,
Oh santa Madre María, tu espíritu se regocija con los
Angeles.

Kontakión en el Octavo Tono


Oh santa Madre María, por el amor de Dios rechazaste la
necesidad de descansar. Por el ayuno hiciste que tu alma
116

brille y venciste completamente a tus impulsos. A través de


ellos tú destruiste las trampas del enemigo.

Teófanes el Misericordioso
Era un hombre
extremadamente rico que
vivió en la región Palestina de
Gaza, y cuya bondad de
corazón hizo que usara sus
inmensos recursos
económicos para ayudar a los
pobres. San Teófanes vivió las
Sagradas Escrituras a su
plenitud dando a los demás
todo aquello que poseía.
Desde su juventud fue un hombre de negocios
altamente exitoso. Teófanes el Misericordioso se convirtió
al Evangelio del Señor Jesús luego de reflexionar en el
mandato de que los ricos deberían vender todo y repartir
sus ganancias entre los pobres. El tomó esa sugerencia de
manera literal. Luego de despojarse de todo aquello que
poseía se dedicó completamente a alimentar y a vestir a
aquellos menos afortunados que él en los lugares más
pobres de la ciudad de Gaza. Muy pronto llegó a ser una
figura familiar entre aquellos que poblaban las calles –un
monje urbano que amaba caminar entre los ciudadanos
sufrientes de su región, al tiempo que rezaba y repartía
ayuda entre sus compañeros cristianos.
Cuando San Teófanes murió, de una congestión
masiva al corazón (conocida también como edema),
alrededor del año 400 según los historiadores de ese
período, los que se lamentaban se sorprendieron al ver que
de su cuerpo brotaban nubes de penetrante mirra. Aún más
117

destacable fue que muy pronto descubrieron que esa


fragancia tenía el poder de sanar a los enfermos. Los
residentes de Gaza y de sus alrededores comenzaron a
llegar muy pronto a su tumba llevando a sus enfermos y
moribundos en busca de la curación, con tal rapidez y
efectividad, que esto llegó a ser la base de la leyenda.
Sorprendentemente, este hombre amable y
caritativo encontró la manera de seguir dando a los demás,
aún desde su tumba. Su vida nos provee un maravilloso
ejemplo de lo que significa abrazar realmente el Santo
Evangelio –viviendo a plenitud el mandato Bíblico de
“amar a tú prójimo como a ti mismo.”

Apolytikión en el Octavo Tono


Oh Padre, en ti la imagen fue preservada con exactitud; por
haber tomado tú cruz seguiste a Cristo y con tus acciones
nos enseñaste a pasar por alto la carne, ya que esta pasa, y
atender a nuestra alma, ya que es inmortal. Por eso, Oh
santo Padre Teófanes, tu espíritu se regocija con los
Angeles.

Kontakión en el Octavo Tono


Oh Teófanes Padre nuestro, armado con la pureza del alma
y manteniéndote firmemente en la oración incesante, como
una lanza, venciste a las huestes de los demonios. Intercede
sin cesar por nosotros.
118

OCTUBRE

1ro de Octubre El Santo Apóstol Ananías

El se encuentra entre los


más valientes -y también entre
los más determinados- de todos
los santos y jugó un papel
fundamental ayudando a San
Pablo a asentar los fundamentos
de la Iglesia primitiva.
Su nombre fue Ananías.
Estuvo destinado a servir como
primer Obispo de Damasco –y
también a perecer bajo las
piedras arrojadas sobre él por
los enemigos de la Cristiandad. Su martirio ocurrió en una
oscura ciudad Palestina llamada Eleutheropolis, cuando
este santo apóstol (uno de los Setenta) se negó a dejar de
predicar el Santo Evangelio de Jesucristo. Fue una muerte
agonizante, por supuesto, pero antes de que ella acontezca
San Ananías se las arregló para cumplir su destino como el
esforzado Obispo, quien bautizaría a Saulo en la fe (el que
luego llegaría a ser el Apóstol San Pablo) que el Hijo de
Dios (Hechos 9, 10-17) nos había traído a la humanidad.
Bautizar al gran discípulo y evangelizador, Pablo
(luego de su arribo a Damasco), fue un servicio
inmensamente importante para el Santo Evangelio; pero esa
no fue la única ocasión en la que Ananías se puso de pie
para ayudar a su gran amigo y compañero Cristiano. En
otra ocasión en Damasco, luego de que San Pablo hubiera
estado predicando en la Sinagoga que Jesucristo era el Hijo
de Dios y el Redentor del mundo, un grupo de judíos
enojados decidieron que ya habían escuchado demasiado e
idearon un plan para asesinar al gran maestro.
119

Dirigidos por Ananías, un ingenioso grupo de


Cristianos en Damasco, frustraron el pérfido plan…
haciéndolo descender con una cuerda, oculto en una
canasta, por las murallas de la ciudad. Una vez seguro en
las afueras de la ciudad, San Pablo reinició su ardiente
predicación sin temor a las represalias de los enojados
asistentes de la sinagoga.
La historia de este resuelto mártir (cuyo nombre
significa “Dios es clemente”) terminó trágicamente bajo el
reinado del Gobernador Romano Luciano, pero el legado
que dejó fue todo menos triste. Con haber conseguido el
bautizo de uno de los más perspicaces pensadores y
escritores de la Cristiandad (hecho que ocurrió alrededor
del año 36) San Ananías ayudó a cumplir el santo Plan de
Dios para la humanidad.
Como les sucede frecuentemente a aquellos que han
sido llamados por Dios este maestro de noble corazón y
curador de los enfermos recibió su tarea más importante –la
tarea de devolverle su visión a San Pablo así como la de
bautizarlo- durante una aparición mística en la cual el
Todopoderoso lo llamó a administrar el sacramento al antes
brutal opresor de los Cristianos.
San Ananías hizo exactamente lo que le había sido
instruido por Dios Todopoderoso y luego se alejó de
Damasco para evangelizar en la región de Eleutheropolis,
no muy lejos de Jerusalén, donde maravilló a sus
ciudadanos con las muchas curas milagrosas que realizó.
Sin embargo pronto chocó con el Gobernador, quien
adoraba a ídolos paganos y cuyo odio creciente hacia los
cristianos se puede ver claramente en el decreto que
publicó a lo largo de la Provincia Romana: “ordenamos que
si alguno es encontrado invocando el nombre de Cristo y
adora al Crucificado será entregado a crueles torturas. Sin
embargo, si renuncia a Cristo y ofrece sacrificios a los
120

dioses inmortales le serán asegurados regalos y honores de


nuestra parte.”
Luciano, al enterarse de que el celoso discípulo era
reconocido como un predicador Cristiano respondió
predeciblemente ordenándole que ofrezca sacrificios a los
ídolos. Por supuesto que San Ananías se negó y Luciano lo
hizo torturar. Inmediatamente se le aplicaron métodos
violentos y severos pero el evangelizador no cedería.
Mientras más era castigado, más alto proclamaba, de
acuerdo al testimonio de historiadores de esa época:
“No reverenciaré dioses falsos, ya que yo adoro al
único y verdadero Dios: Mi Señor Jesucristo. Yo lo he
tenido a El delante de mis ojos y he conversado con El con
mis labios, no sólo cuando caminó en la tierra como
hombre, sino también luego de su Ascensión a los cielos.
Pues El se me apareció cuando yo estaba en Damasco y me
envió a sanar a Saulo, quien por Su maravilloso poder y
sabiduría transformó su conocimiento de la verdad. El nos
ha salvado de las manos de los demonios y nos ha guiado
hacia su Padre, por ello lo adoro a El y no a los demonios,
quienes buscan destruir toda la raza humana.”
Sus torturadores, frustrados y enojados por ese
piadoso discurso, en un arranque de desesperación, le
arrancaron las manos y luego lo llevaron a las afueras de la
ciudad donde lo apedrearon hasta la muerte. Sin embargo el
valiente Ananías, antes de que se lleve a cabo la sentencia,
explotó en una elocuente y espontánea oración: “Señor
Jesucristo, Hijo del Bienaventurado Padre. Escucha mi
oración y considérame digno de un lugar en la vida futura
con los benditos Apóstoles. Tal como salvaste a Pablo con
tu Luz, sálvame de la mano de estos impíos opositores de la
verdad, de modo que no se cumpla su voluntad sobre mí, y
que ellos no me envuelvan en sus redes de mentira.”
121

“No me quites Tu Reino celestial, el cual has


preparado para aquellos que aman el camino de Tu Verdad,
que ha sido mostrada por Ti, y por aquellos que cumplen
Tus mandamientos.”
El gran santo murió luego de finalizar su plegaria
(alrededor del año 50), al mejor estilo de los Cristianos…
mientras invocaba al Señor por el perdón de sus verdugos.
Las reliquias de este gentil mártir, pero de corazón
de león, posteriormente fueron llevadas a Constantinopla.
San Ananías es alabado frecuentemente por la valentía de
su fe, pero su vida fue también un ejemplo brillante del
poder del perdón. Para aquellos que luchan por perdonar
heridas e insultos pasados, su acción final se nos presenta
como un útil recuerdo de que con la ayuda de Dios, aún las
más grandes afrentas pueden ser perdonadas
amorosamente.
Apolytikión en el Tercer Tono
Oh Santo Apóstol Ananías, intercede ante Dios
misericordioso para que nos conceda a nuestras almas el
perdón por nuestras ofensas.

Kontakión en el Segundo Tono


Nuestro más ferviente defensor en la intercesión, a quien se
le escucha más rápidamente de entre aquellos a los que
rezamos, recibe nuestra súplica, Oh Ananías, e implórale a
Cristo, quien es el Unico glorificado en sus Santos, para
que tenga misericordia de nosotros.
122

3 de Octubre Nuestro Santo Padre entre los


Santos, Juan el Chozebita

Algunas veces para un Cristiano,


desafortunadamente, es necesario luchar contra los
demonios.
Esto es lo que le pasó a Juan el Chozebita, un
santo Palestino muy valiente al que se le requirió batallar
durante su agitada vida
como monje y curador de
los enfermos contra espíritus
impuros. ¿Qué puede ser
más aterrador para un ser
humano que pelear contra
esas fuerzas oscuras que
odian a toda la humanidad?
San Juan fue
probado hasta el límite
durante sus
enfrentamientos, pero su
corazón era puro y su fe
muy firme. Nacido en
Egipto alrededor del año
430 en una familia de
padres muy ricos e
influyentes, San Juan
recibió el llamado a la vida
monástica a través de su
abuelo, quien también
perteneció a un grupo de
hermanos piadosos que habitaban en un monasterio.
Luego de haber estudiado la regla con el anciano, las
oraciones y los rituales devocionales propios de la vida
monacal, Juan inició una larga jornada hacia Jerusalén.
Joven e impetuoso cometió un serio error en un
123

momento de su vida temprana –al rechazar el Cuarto


Concilio Ecuménico de Calcedonia (año 451)-
alejándose de ese modo de los principios de la
Ortodoxia, con la que tendría una rebelión por un
período muy corto de su vida.
Las consecuencias de la rebelión de Juan contra
el verdadero credo fueron alarmantes, por decir lo
mínimo. Una mañana, mientras se aproximaba al
crucifijo con la intención de rezar, se horrorizó al
descubrir que su cuerpo se había paralizado y que su
lengua se había congelado dentro de su boca.
Desconcertado y confundido cayó dormido y, más tarde
en la noche, escuchó una voz severa que le interrumpió
en el sueño: “Aquellos que no están en comunión con la
Iglesia Ortodoxa no son dignos de adorar la Cruz de
Nuestro Señor.”
Levantándose con el corazón lleno de
remordimientos San Juan se dirigió a la Iglesia más
cercana buscando la absolución. El incidente acabó sin
un gran daño pero cambió para siempre la actitud de
Juan. Desde ese día en adelante supo que debía de
recorrer sólo por el desierto con el fin de encontrar la
Paz de Dios que ahora su alma anhelaba ardientemente.
Y no había tiempo que perder. Luego de haber obtenido
la aprobación de su abuelo dejó el monasterio y se
estableció en una pequeña caverna ubicada en una
remota, amplia y salvaje región, del desierto de Judea.
En este lugar austero –en donde San Juan se
asentó para llevar una vida ascética alimentándose
solamente de los tiernos retoños de los árboles- era
llamado “Chozevra.” San Juan tenía la esperanza de
mantenerse aislado pero Dios tenía otros planes para él.
Así el Todopoderoso desencadenó una serie de hechos
que cambiarían la manera en que continuaría la vida de
San Juan.
Muy cerca del lugar en que San Juan se había
124

establecido vivía un asceta muy famoso llamado


Ananías. Este era muy bien considerado a lo largo de la
región por sus dotes como un gran curador así como por
sus poderes milagrosos… Un día, un hombre muy rico
que vivía en los alrededores, llevó a su hijo al santo
varón para que lo libere de un espíritu maligno que lo
había poseído. Como hombre de gran humildad, Ananías
declinó el pedido de recibir a este huésped – no obstante
lo envió hacia el “centro del desierto”, lugar en el que
San Juan estaba comprometido en sus oraciones
cotidianas y rituales de auto mortificación.
Luego de algunos días los viajeros se las arreglaron
para encontrase con el Chozebita a quien le rogaron que
sanara al joven del demonio que lo aquejaba. Al principio
el santo no mostró ningún interés en esa tarea… pero
finalmente, luego de las muchas súplicas, se apiadó… y oró
fervientemente –ante lo cual el demonio se agitó
violentamente cuando le fueron dirigidas estas palabras:
“En el nombre de Cristo, oh espíritu malvado, no soy yo
quien te lo ordena, sino el siervo de Dios Ananías quien te
ordena que salgas
fuera de este
joven.” Al
escuchar estas
palabras la oscura
entidad se alejó
inmediatamente
quedando el joven
completamente
curado.
Este
milagro
extraordinario le
ganó a San Juan
una inmediata
reputación a lo
125

largo y ancho de la región. En muy poco tiempo fue


llamado a servir como obispo local, aunque finalmente se
las arregló para dejar en claro que lo único que deseaba era
vivir en el desierto. Ahí había vivido por un tiempo la vida
que siempre había buscado… una vida de asceta peregrino
que se alimenta solamente de lo que crece de la tierra y
ocupando toda su vida en oración reverente.
Pero el Todopoderoso aún no había terminado con
San Juan y sus infelices vecinos pronto lo volvieron a
importunar. En otra ocasión, por ejemplo, un atribulado
granjero que tenía un niño pequeño, que había sido poseído
por un espíritu maligno, le dejó a la criatura en una canasta
en la entrada de la cueva en la que vivía el monje. Al
escuchar los fuertes gemidos del infante el santo reconoció
inmediatamente la voz de un demonio y salió de su cueva
para batallar. En la lucha que se dio a continuación, el
ascético y piadoso monje expulsó al fantasma demoníaco y
la salud del niño se vio restablecida. Sin embargo el
frustrado demonio aún no se había dado por vencido.
Luego de asumir la forma humana se postró ante los pies de
San Juan rogándole que lo bendiga. Esto le produjo tal
perplejidad al santo –quien en ese momento estaba
caminando por un sendero muy estrecho encima de un
precipicio, que tropezó con sus propios pies y se tambaleó
directamente hacia el abismo. Pero la Providencia siempre
estaba observando, y cuando el tambaleante monje aterrizó
al fondo del barranco no estaba herido, ni siquiera un
mínimo rasguño. Así sucedió consecutivamente. Una y otra
vez los enojados demonios de esa región salvaje hicieron su
mejor esfuerzo para hacer que el alma del pobre Juan
cayera en su trampa. En un caso muy recordado, un
depravado criminal de la localidad lo golpeaba
periódicamente e incluso le prendió fuego a su vivienda –
ubicada dentro del reconocido Monasterio de San Jorge
Chozebita (en un área que ahora forma parte de la moderna
Jordania)- ante lo cual el piadoso santo respondió con una
126

oración de agradecimiento a Dios al cual él adoraba: “Oh


mi Señor, si estas cosas te agradan, te agradezco.”
Luego de que finalmente el malhechor fuera
aprendido y llevado lejos, el demonio decidió, una vez más,
planear otra trampa en contra del monje. Esta vez fue una
mujer lujuriosa el nefasto agente del plan del demonio,
quien siguió a San Juan hasta su cueva y se desnudó
delante de él, con la esperanza de seducir al santo con su
vergonzoso y licencioso comportamiento. Pero el Señor
protegió a su monje de todo daño y lo ayudó a resistir la
tentación. Al final se escapó de las trampas de la astuta
seductora y reinició sus peregrinajes de manera más
reverente y casta que nunca.
No importaba cuán astutamente atacasen las fuerzas
de la oscuridad a San Juan Chozebita, siempre las pudo
vencer –no a por sus propios méritos, por supuesto, sino a
través de su fe y confianza en que el poder del bien siempre
ha de vencer al mal, dondequiera que exista la fe verdadera
en comunidad humana que nunca deja de luchar. San Juan
vivió una larga y fructífera vida como monje y asceta,
sanando a los enfermos, expulsando demonios, predicando
la verdad de Jesucristo y realizando muchos milagros. Su
vida demuestra –poderosa y triunfalmente- como es que el
Señor ha prometido rescatar a cada uno de nosotros de los
espíritus impuros que atormentan a nuestro mundo… si es
que sólo tenemos la fe suficiente en que Su amorosa
voluntad puede hacerlo.

Apolytikión en el Cuarto Tono


La verdad de las cosas que Te fueron reveladas para la
comunidad como una regla de fe, un icono de
mansedumbre, y un maestro de la templanza; por estas
razones, a través de la humildad has alcanzado las alturas;
la riqueza a través de la pobreza. Oh Padre y Jerarca Juan,
intercede ante Cristo Dios para que nuestras almas se
salven.
127

Kontakión en el Cuarto Tono


Oh trueno divino, trompeta espiritual, cultivador de la fe y
destructor de herejías, en quien la Trinidad se encuentra
complacida, Oh gran Jerarca Juan, quien te encuentras
delante de Dios, rezando incesantemente con los ángeles
por todos nosotros.

6 de Octubre Tomás, el Santo Apóstol

Tal como muchos de los Padres de la Santa Iglesia


lo han señalado, aquellos quienes han dudado de la Palabra
de Dios, a pesar de ellos mismos, han prestado un servicio
útil. Ellos nos recuerdan nuestra propia fragilidad humana y
nos muestran como Dios nos ama –a pesar de que,
demasiado frecuentemente, nos quedamos cortos en
alcanzar una fe perfecta en Dios.
Así es como sucedió con el atribulado apóstol Santo
Tomás cuya bien conocida incapacidad para aceptar la
noticia de la Resurrección lo llevó a un momento glorioso –
descrito bellamente en el Capítulo 20 Evangelio de San
Juan- durante el cual el Hijo de Dios le entregó a toda la
humanidad un breve vistazo verbal de Su cuerpo
sufriente… así como a una inolvidable afirmación sobre la
naturaleza de la verdadera fe.
Esto sucedió cuando el Salvador Resucitado se
apareció por segunda vez –con la finalidad de demostrarle a
Tomás su resurrección, quien había estado ausente durante
Su primera aparición momentánea a los discípulos, y que
además había expresado fuertes dudas acerca de de la
milagrosa aparición. Después de haber escuchado sobre
este bendito acontecimiento, el escéptico y difícil de
128

convencer apóstol, dijo lo siguiente: «Si no veo en sus


manos la señal de los clavos y no meto mi dedo en el
agujero de los clavos y no meto mi mano en su costado, no
creeré.» (Juan 20, 25)
Muy
pronto se le
concedió el
deseo al que
dudaba. Con la
finalidad de
confirmar el
hecho de su
resurrección a
su dubitativo
seguidor, en un
momento de
gran dramatismo, Jesús lo confrontó durante su aparición
ocurrida en el octavo día posterior a su Resurrección:
«Acerca aquí tu dedo y mira mis manos; trae tu mano y
métela en mi costado, y no seas incrédulo sino creyente.»
(Juan 20, 27)
Aturdido y profundamente entristecido por la
revelación que acababa de ocurrir ante sus propios ojos el
aleccionado Tomás sólo pudo exclamar: «Señor mío y Dios
mío.» (Juan 20, 28) Desde ese momento en adelante éste
cambio de actitud ha simbolizado las luchas existentes en el
interior de los corazones de aquellos cristianos que dudan
de aquello que no pueden ver físicamente –pero quienes
luego son redimidos por un Dios tan amoroso que es capaz,
voluntariamente, de pasar por alto estas fallas demasiado
humanas en la fe.
Santo Tomás, cuyo nombre significa “el mellizo,”
era un humilde pescador - Galileo de nacimiento- que
comerciaba su producto. Algunos historiadores de la Iglesia
nos dicen que predicó varias veces a los Partos, los Persas,
los Medos, los Hircanios, Bactrians y otros numerosos
129

pueblos en Tierra Santa. Por lo menos un cronista ha


concluido que murió por muerte natural aunque algunos
afirman que fue torturado y luego martirizado
violentamente en la ciudad India de Meliapur. San Juan
Crisóstomo describió posteriormente que su tumba se
encuentra localizada en Edesa, Siria, en donde, según se
dice, sus reliquias fueron depositadas durante el Siglo
Cuarto, luego de haber sido recuperadas en la India.
No obstante, antes de su heroico martirio, este
valiente Palestino sirvió al Señor con verdadera fidelidad
predicando el Evangelio en ciudades y pueblos ubicados a
medio camino alrededor del mundo, durante sus visitas a
Mesopotamia, Parthia, Etiopía e India. Sin embargo él no
acometió esas ardorosas jornadas sin evidenciar una
vehemente protesta. Irónicamente, “Tomás el Dubitativo”
(tal como se le refiere de manera cariñosa) se resistió
fuertemente a su primera tarea de predicación después de la
muerte de Cristo. Con su característico arrastre de los pies,
evitaba la idea de ser enviado en un viaje tan largo dejando
claro que quería permanecer en casa.
Presentó sus objeciones el día (Pentecostés) en que
el Espíritu Santo descendió sobre los apóstoles reunidos y
les mandó determinar (echar suertes) para ver a donde
debían ir a predicar el Evangelio. La suerte de Tomás fue
que debía partir inmediatamente hacia la lejana India.
Cuando se resistió a esos requerimientos, el Señor se le
apareció en una emotiva visita urgiéndole a asumir esta
tarea supremamente desafiante. El obedeció… y se fue a
convertir muchos para la fe Cristiana, mientras establecía
firmemente la Iglesia en este lugar sumamente poblado del
mundo. Santo Tomás creó obispos y ordenó sacerdotes y
consiguió una gran victoria para su causa convirtiendo dos
princesas indias (Terciana y Migdonia, ambas casadas con
príncipes indios.) A causa de su fe, ambas hermanas
soportaron una gran hostilidad por parte de sus maridos, de
quienes se separaron eventualmente para vivir devotamente
130

y ascéticamente el Evangelio durante los años posteriores a


sus bautismos.
En otra conversión milagrosa, dos bien conocidos
aristócratas -Dionisio y Pelagia- que estaban
comprometidos y preparándose para celebrar su
matrimonio… decidieron cancelar su compromiso y
volverse ascetas Cristianos luego de escuchar la prédica de
Tomás. Al final Pelagia fe martirizada por su fe, mientras
Dionisio fue, eventualmente, ordenado obispo por el
Apóstol. Luego de haber observado sacrificar su felicidad
futura en el matrimonio a estos dos siervos fieles para
propagar el Evangelio a través de la India, muchos de
aquellos que los conocieron se convirtieron a la fe cristiana.
Tomás ganó muchas batallas para Cristo en la India,
pero su destino había estado marcado desde el mismo
principio: de morir mártir como todos los apóstoles, con la
excepción de Juan. Su final llegó luego de que el príncipe
Mazdai –el esposo de Tertiana, cuyo hijo Azán había sido
bautizado por Tomás- ordenó a 5 soldados ejecutar al
Apóstol. Los inmisericordes soldados lo atravesaron
repetidamente con sus lanzas, asegurándole la felicidad
eterna en el rango de los Mártires.
A pesar de ello santo Tomás murió lleno de gozo en
el Señor. También resultó que se le había permitido ser
testigo de una aparición gloriosa al final de su vida –cuando
él y otros apóstoles fueron transportados milagrosamente a
Jerusalén para el entierro de la Más Santa Theotokos
(Madre de Dios). Habiendo llegado muy tarde a la ciudad
para el funeral Santo Tomás lloró amargamente… sólo para
regocijarse posteriormente cuando a su pedido fue abierta
la tumba de la Santa más pura. Sorprendentemente, el
cuerpo de la Theotokos ya no se encontraba en la tumba
pues ya había sido elevado al Cielo.
Tal como las dudas que Tomás había expresado
luego de la Resurrección, su llegada tarde al funeral del
atribulado cumplió una función importante pata el
131

Todopoderoso: produjo que todo el mundo glorifique a la


Madre de Dios, una vez que la noticia de su Asunción al
cielo fuera entendida y siendo celebrada en todo lugar.
La vida de Santo Tomás nos ilustra una paradoja
muy curiosa: la idea de que la duda es algunas veces
necesaria para creer. Nada menos que una figura como San
Juan Crisóstomo definió esta paradoja con gran agudeza al
describir a Santo Tomás: “Siendo en algún momento más
débil en la fe que los otros Apóstoles, trabajó arduamente
con la gracia de Dios, con más valentía, celo e
incansablemente, más que los demás, y así fue a predicar a
casi toda la tierra, sin temor a anunciar la Palabra de Dios a
la naciones salvajes.”
De acuerdo a la mayoría de historiadores de la
Iglesia las reliquias del santo Apóstol Tomás fueron
dispersadas en varias localidades de la India, Hungría y el
Monte Athos. Su vida nos provee un vistazo iluminador
sobre el amor y la compasión que el Señor Jesús siente por
cada uno de nosotros. Posiblemente nosotros recordamos la
vida de Tomás con una intensidad especial siendo que él
era una persona ordinaria, tal como nosotros. Tuvo sus
dudas, sus confusiones, sus malentendidos… pero siempre
estuvo abierto a la gracia de Dios y fue capaz de decirle a
Jesús: Señor mío y Dios mío.
Apolytikión en el Tercer Tono
Oh Santo Apóstol Tomás, intercede ante el Dios
misericordioso para que nos conceda a nuestras almas el
perdón por nuestras ofensas.

Kontakión en el Cuarto Tono


Apóstol de Cristo, que estabas lleno de la gracia divina de
Dios, que fuiste Su fiel y genuino siervo en toda la verdad,
Oh elogiado Tomás, que exclamaste fuerte y
profundamente arrepentido: Señor mío y Dios mío.
132

La Tumba de la Virgen

8 de Octubre La Venerable Pelagia, la Penitente

Se nos dice que el Señor ama a los pecadores con


un amor infinito por lo que resulta fácil de imaginar que El
debe de haber amado a la Venerable Pelagia con un fervor
especial –ya que esta escandalosa pecadora no sólo buscó
el arrepentimiento por sus malas acciones, sino que se
convirtió en una santa piadosa y ascética.
Nacida en Antioquia, de padres tremendamente
paganos, esta santa del Siglo Tercero desperdició su
juventud. Bendecida con una belleza singular y hermosas
piernas y brazos, muy pronto llegó a ser una bailarina muy
popular así como una consumada actriz. Sus caminos
fueron extravagantes y osados, haciendo que ella cayera
hasta el fondo del abismo de una descarada prostitución
que le produjo una gran riqueza –aunque esto amortiguó y
degradó su alma de la conciencia de Dios o de la belleza
espiritual.
Pelagia parecía predestinada a una vida de
enfrentamiento con la moral... pero el Todopoderoso le
133

tuvo misericordia y la inspiró a enfrentar la iniquidad a la


cual había descendido su existencia. El milagro de su
despertar se dio una mañana, alrededor del año 250, cuando
ella pasaba por la Iglesia del Santo Mártir Julián, en la que
el famoso Obispo San Nonnus se encontraba predicando un
poderoso sermón que tenía a sus oyentes en una especie de
trance.
Cada Domingo la cortesana, lujosamente rica y
notablemente bella, tenía la costumbre de recorrer la ciudad
en un hermoso carruaje jalado por un grupo de poderosos
Caballos Arabes. Pero este Sabbath particular, la
Providencia estaba
trabajando de una manera
muy particular. Cuando
Pelagia se encontraba
cerca de la Iglesia, su
avance se hizo más lento a
causa de una multitud de
peatones, permitiendo que
ella escuchara las
elocuentes palabras del
Obispo, procedentes del
púlpito en el interior de la
Basílica de San Julián en
Antioquia.
De repente Pelagia
sintió una explosión de luz iluminando su alma desgastada.
Afligida por un no sé que en la voz del prelado,
experimentó una repentina ola de remordimiento
abrumador debido a su vida malgastada –prometiéndose
regresar luego para aprender más de San Nonnus, este
Santo Obispo.
En su visita posterior al prelado con la finalidad de
instruirse, el Obispo le describió vívidamente los Horrores
del Juicio de Dios y los severos rigores del Infierno eterno.
Profundamente conmovida, Pelagia escuchó, en un rapto de
134

horror las espantosas descripciones de los castigos


reservados para aquellas almas que han caído en la
perdición eterna, realizada por San Nonnus. Devoradas por
las llamas que no se apagan, las almas condenadas chillan y
gritan en angustia, mientras los demonios rugientes los
aguijonean sin misericordia.
Mientras el Obispo describía esos tormentos
interminables, Pelagia se quedó sentada, inmóvil y
temerosa. ¿Era demasiado tarde para cambiar su vida y
salvar su preciosa alma? ¡No! En cuestión de minutos las
escamas cayeron de sus ojos y entendió que toda su vida
había sido vivida como un gran error. Ella estaba en peligro
de pasar toda la eternidad en lamentaciones profundas del
Infierno.
Llena de desprecio por su vida anterior de placer
promiscuo y costosa lujuria, la temblorosa cortesana cayó
de rodillas delante del Obispo mientras le imploraba con
palabras como éstas: “¡Ten misericordia de mí, una
pecadora, padre santo! Bautízame y enséñame a
arrepentirme. Soy un mar de iniquidad, un abismo de
destrucción, una red y un arma del mal.”
El buen Obispo respondió sin dudar y le prometió a
la penitente el bautismo que ahora ella anhelaba. Y no falló
en mantener su promesa. Cuando llegó el momento en que
le fue administrado el sacramento, Pelagia estaba
sorprendida de que la servidora de la iglesia –la Beata
Romana- sea su madrina.
Guiada posteriormente por Romana en lo esencial
de la vida Cristiana, la ahora reformada Pelagia
reflexionaba larga y duramente en los errores grotescos de
su antigua y disipada vida. Pronto se convirtió en un
modelo de piedad y rectitud… y cada vez que era tentada
por el diablo ella lo enviaba rápidamente a seguir su propio
camino.
Sin embargo Santa Pelagia aún no había terminado.
Decidió reunir todos sus bienes y entregárselos al Obispo
135

con el fin de que sean distribuidos entre los pobres. El se


mostró muy feliz de recibir las joyas brillantes y el dinero
al tiempo que declaró en voz muy alta, según historiadores
de la Iglesia de ese período: “Que esto sea ampliamente
distribuido, de modo que estas riquezas conseguidas por el
pecado se conviertan en riqueza de virtud.”
En pocos días la totalidad del tesoro, que había sido
conseguido a través de la prostitución y el engaño, fue
entregado a los pobres y a los hambrientos, cuyas vidas
mejoraron a través de esta bendición.
Resuelta a reconstruir completamente su
espiritualidad, Santa Pelagia viajó a Jerusalén en donde
inició una existencia completamente diferente: Usando una
especie de hábito y disfrazada como el piadoso monje
Pelagio. Hizo de una cueva ubicada cerca del Monte de los
Olivos su morada en donde usó vestiduras de hombre y
vivió una vida de devoción y austeridad. Ella fue conocida
a lo largo de toda la región como el “monje sin barba”, y su
verdadero sexo no fue puesto en evidencia sino hasta el
final de su vida.
Sin embargo el obispo no se olvidó de Pelagia. A
los tres años de su partida envió al Diácono Santiago a
Jerusalén para visitar a su amigo el “Hermano Pelagio.”
Santiago encontró su celda y ella se acercó a la puerta.
Santiago le dio a la mujer, a quien confundió con un monje,
los mejores deseos de parte del Obispo. Ella no le reveló su
verdadera identidad… simplemente le agradeció muy
diplomáticamente pidiéndole que la vuelva a visitar.
Cuando Santiago regresó a la celda, algunos días
después, encontró que el “monje” había fallecido. Fue sólo
en el momento en que le estaba dando la unción a su cuerpo
que descubrió que el “Hermano Pelagio” había sido en
realidad una mujer.
Según los historiadores de la Iglesia Pelagia falleció
alrededor del año 284 y desde entonces su tumba, ubicada
en el Monte de los Olivos, ha sido un lugar de peregrinaje.
136

La vida de Santa Pelagia sirve como un notable


testimonio de la disposición de Dios de perdonar a todos
los pecadores, no importando cuan hondos o por cuánto
tiempo hayan durado sus transgresiones. Su historia nos
muestra el amor de Dios y su aceptación a todas las
personas, sin importar como hayan llevado su vida antes de
su conversión. El perdón de Dios no está reservado sólo
para algunos, sino que se ofrece gratuitamente a todos.

Apolytikión en el Octavo Tono


Oh Madre, en ti la imagen fue preservada con exactitud;
por haber tomado tú cruz seguiste a Cristo, y con tus
acciones nos enseñaste a pasar por alto la carne, ya que esta
pasa, y atender a nuestra alma, ya que es inmortal. Por eso,
Oh justa Pelagia, tu espíritu se regocija con los Angeles.

Kontakión en el Segundo Tono


Con el ayuno dominaste completamente tu cuerpo, con tú
oración vigilante le rogaste al Hacedor que se te conceda el
perdón completo de tus pecados pasados y que tú, Oh
Madre, recibiste. Enséñanos el camino del arrepentimiento.

9 de Octubre El Apóstol Santiago, Hijo de Alfeo

Al final de su vida
imitó a su Señor y Salvador
con tal perfección que fue
crucificado por su fe.
Santiago, el hijo de
Alfeo y María, fue uno de los
Doce Apóstoles –y fue
conocido a través de toda su
vida por su especial celo
137

evangelizador por el cual estaba dispuesto a enfrentar


cualquier riesgo con tal de propagar la Buena Nueva del
Evangelio de Jesucristo. Hermano de sangre del Apóstol
San Mateo, éste ardiente discípulo creció en la región
Galilea de Palestina y fue destinado a predicar la nueva fe
del Santo Redentor en muchas y diferentes partes del
Medio Este, antes de finalizar su vida como mártir
Cristiano en Egipto.
La leyenda nos dice que Santiago (algunas veces
llamado “Santiago el menor” o “Santiago el Joven”) era el
más disciplinado, espiritualmente, de todos los discípulos –
al punto que se dice que sus rodillas se hicieron muy
gruesas y callosas debido a sus interminables horas de
oración. Hombre de hábitos de vida austeros y un profundo
compromiso espiritual, fue descrito por el gran historiador
de la Iglesia Eusebio, como alguien muy humilde y pronto
a la abnegación:
“Siempre fue virgen, y fue un Nazareno, o uno de
los que se consagraron a Dios. Por consiguiente nunca fue
rasurado, nunca se le cortó el cabello, nunca tomó vino o se
le untó aceite en sus extremidades, y nunca se alimentó de
alguna criatura viviente, excepto cuando era ordenado,
como con el cordero pascual. Nunca usó sandalias y nunca
usó otro tipo de vestiduras más que una sola prenda de
lino.”
“El se postraba muchísimo en la oración, tanto que
la piel de sus rodillas y de su frente se le hizo tan dura
como las pezuñas de los camellos.”
Otra leyenda –sin confirmar por las escrituras pero
ampliamente creída por los historiadores de la Iglesia a
través de los años- es que Santiago sirvió brevemente como
el primer Obispo de la Iglesia en Siria.
San Santiago fue un orador muy bien dotado y con
un talento natural para las palabras. De acuerdo a muchos
observadores de su tiempo, poseía la habilidad innata de
emocionar con el poder su palabra a todos aquellos que lo
138

escuchaban. Ese talento particular habría de ser usado


muchas veces a lo largo de su vida, larga y llena de celo, la
misma que finalizaría en el martirio.
Luego de que el Espíritu Santo descendiera en
forma de lenguas de fuego sobre los Apóstoles en
Pentecostés, Santiago sintió el llamado a predicar el
Evangelio en la región Palestina de Eleutheropolis y
posteriormente en Egipto. Durante los años que siguieron a
Pentecostés –y algunas veces acompañado por el Apóstol
Andrés, el primero en haber sido llamado- Santiago realizó
muchas tareas misioneras en Judea, Odessa, Gaza y otros
lugares. No pasó mucho tiempo para que este fiel Apóstol
ponga en evidencia un don innato para atraer conversos a
Cristo –al tiempo que vencía la idolatría, expulsaba
demonios y sanaba a los enfermos. Mientras recorría los
desiertos y colinas de Palestina crecía su reputación al
punto que muchos lo conocían por un nombre especial: La
Semilla Divina.
Si se ve como los nuevos creyentes se congregaban
alrededor de Santiago, ciertamente los frutos de esos
trabajos fueron impresionantes. Una y otra vez los
pobladores de las pequeñas villas y pueblos de las áreas
rurales de Palestina llevarían a aquellos que padecían
enfermedades (o que estaban “poseídos por espíritus
inmundos”) a la presencia de este hombre humilde y
considerado. Invariablemente él señalaría que el poder de
curar que poseía dependía enteramente de Dios: San
Santiago no podía hacer nada por sí mismo. Luego de rezar
sobre la afligida víctima, el evangelizador peregrino
afirmaría la curación al individuo. Los observadores
maravillados se percataban de que esto no era un truco
ocioso con el fin de alardear; el enfermo sobre el cual San
Santiago había ayudado se mostraba repentinamente
animado, alegre y completamente sano.
Negándose a cualquier tipo de compensación
Santiago exhortaba a los amigos y a la familia de la persona
139

curada a agradecer a Jesús, el Hijo de Dios, quien una vez


más había mostrado Su amor y Su misericordia. No resulta
extraño pues que Santiago el Menor haya llegado a ser tan
poderoso defensor del Santo Evangelio a través de Tierra
Santa.
Como consecuencia de sus denodados esfuerzos –
junto con el de los otros Apóstoles- muchos paganos se
convirtieron a la nueva fe, se construyeron muchas nuevas
iglesias Cristianas así como fueron ordenados muchos
nuevos sacerdotes y obispos.
A pesar de esos éxitos no hubo posibilidad de
escapar de su propio destino. Su martirio llegó en la ciudad
pagana de Ostracina, en Egipto, luego de que sus habitantes
se enfurecieran por su insistencia en adorar a Jesucristo
Salvador en vez de sus propios dioses. En un acto de
suprema ironía lo clavaron en la misma clase de cruz de
madera que había sido usada para destruir el cuerpo del
Señor. Aún en sus horas finales se mostró gozoso y murió
agradeciendo una y otra vez a Dios por el don del martirio.
La vida de este santo, tan intensamente dedicado,
nos dice muchísimo acerca de la amistad. A lo largo de sus
años de predicación y de su pasión por Jesucristo, San
Santiago nunca falló en apoyar y defender a Aquél a quien
él más amaba. Posteriormente, luego de la Resurrección,
Santiago se pasó el resto de su vida demostrando que una
firme lealtad fue una de sus más grandes virtudes. Esa
lealtad se consumó hasta el punto de brillar en sus horas
finales, mientras moría sobre la cruz que hacía mucho
tiempo había accedido a llevar por seguir a su Salvador.
Santiago amaba su vida terrenal tanto como lo
hacemos nosotros, pero debemos tener por seguro que al
mismo tiempo luchaba contra sus defectos y temores. El
permaneció fiel a Jesús aceptando voluntariamente los
esfuerzos y peligros de predicar la Buena Nueva. San
Santiago estuvo dispuesto a aceptar la muerte antes que ser
desleal a su fe y a su compromiso con Dios.
140

Apolytikión en el Tercer Tono


Oh Santo Apóstol Santiago, intercede ante el Dios
misericordioso para que nos conceda a nuestras almas el
perdón por nuestras ofensas.

Kontakión en el Cuarto Tono


Santiago, el maravilloso pescador que fue capturado por las
naciones, el más venerable de los discípulos de Jesús, y que
en la compañía del coro de los apóstoles, dispensó al
mundo con la gran riqueza de sus curaciones y liberando de
las adversidades a aquellos que acudían a él. Por eso nos
dirigimos a él con un sólo acorde: Oh Apóstol Santo,
sálvanos a todos nosotros por tus oraciones.

11 de Octubre Nuestro Venerable Padre Teófanes


el Confesor y Felipe, de los Siete
Diáconos

Nuestro Venerable Padre Teófanes.

Fue arrestado, torturado y finalmente le marcaron la


frente con palabras burlonas, escritas sobre metal caliente.
Sin embargo el Venerable Padre Teófanes el
Confesor se negó a rendirse en su valiente lucha por
defender los íconos sagrados del culto Ortodoxo ante los
herejes que querían destruirlos para siempre. Junto con su
valiente hermano mayor, San Teodoro, este mártir
invencible pagó el precio último por permanecer fiel a las
auténticas formas del culto Ortodoxo, que tienen sus raíces
en los inicios del Cristianismo.
141

Nacido en Jerusalén alrededor del 758 (según la mayoría


de historiadores de la Iglesia) San Teófanes y su hermano
se hicieron monjes en la comunidad de San Saba el
Santificador. Para el Confesor, esta decisión de dejar atrás
todas las cosas del mundo, ha de haber sido especialmente
difícil ya que poco antes de descubrir su vocación a la vida
religiosa había contraído matrimonio con una mujer de la
nobleza y de linaje aristocrático.
Durante este período de la historia (cercano a la llegada
del Siglo Noveno) la Iglesia estaba viviendo tiempos
sumamente convulsionados producto del empeño de una
serie de Emperadores Bizantinos heréticos que buscaban
hacer lo mejor de sí para pervertir las enseñanzas sagradas
y los rituales de la Ortodoxia. La mayor violencia fue
realizada por los Emperadores Leo el Armenio, Michael
Balbus (también conocido como “El Tartamudo”) y Teófilo
–ninguno de los tres se detendrían ante nada con tal de
realizar su voluntad en contra de la Iglesia sufriente.
Durante esta época de guerra sangrienta y de represión, el
indesmayable Teófanes pasaría casi 25 años en constante
lucha contra los tiranos políticos y personalidades
equivocadas dentro de la Iglesia, cuya finalidad era la de
eliminar el uso de los íconos religiosos como parte del
culto. Sin embargo, determinado a asegurar la permanencia
de los íconos, en el 787, San Teófanes se hizo presente en
el crucial e importante Segundo Concilio de Nicea en el
cual defendió elocuentemente esta práctica.
142

La respuesta
proveniente del trono de los
Emperadores –muchos de
los cuales apoyaban este
intento herético de quitar los
íconos- fue rápida y brutal.
San Teófanes fue hecho
prisionero en Constantinopla
por el Emperador Leo V y
luego, bajo el gobierno de
Teófilo, fue exiliado a la Isla
Griega de Somthrace donde
murió alrededor del año 847.
Bajo León V los
sufrimientos de Teófanes
fueron particularmente
terribles, ya que este se
encontraba haciendo sus
mejores esfuerzos por
destruir a la Santa Iglesia
exiliando a todos los
sacerdotes Ortodoxos y
reemplazándolos con herejes
que apoyaban la destrucción
completa de los íconos
Santos.
Los dos hermanos
Palestinos, San Teófanes y
San Teodoro, luego de
acceder a representar al patriarca de Jerusalén ante su corte,
colisionaron, en primer lugar, contra León V. Estos
humildes emisarios hicieron lo mejor que pudieron para
mostrar al Emperador que su campaña contra los íconos era
una violación contra el Santo Evangelio. El tirano los
escuchó cuidadosamente… y luego ordenó que,
inmediatamente, los encierren en la cárcel más cercana.
143

Sin embargo, luego de que ellos se negaran a


cambiar de opinión, aún bajo tortura, el Emperador accedió
a exiliar a San Teófanes a Tesalónica. Pero su estancia ahí
fue muy breve pues Teófilo murió muy pronto y su sucesor,
Michael III no sólo reinstauró los íconos de la fe Ortodoxa
sino que también permitió que todos aquellos que habían
sido exiliados regresen a la gran ciudad, que era el centro
del mundo Bizantino. Eventualmente, luego de haber
regresado a Constantinopla, este leal santo fue ordenado
obispo Metropolitano de Nicea por el Patriarca Metodio.
No obstante del corto período de su encierro y
tortura, este erudito, pero humilde santo, tuvo tiempo de
escribir un trabajo histórico importante (la Cronografía)
que aseguraría su fama a través de todas las épocas. Ella
consistía en un grupo de crónicas históricas Bizantinas,
Egipcias y latinas, un precioso compendio que contiene
referencias de fuentes muy antiguas que en la actualidad se
han perdido… al tiempo que relata la historia de Bizancio
en los Siglos Séptimo y Octavo. Entre las más importantes
descripciones está la del sonado recuento de la gran victoria
sobre los invasores Arabes de Constantinopla en el 678…
una victoria que tuvo lugar sólo después de que los
Bizantinos hubieran arrojado grandes bolas de “fuego
Griego” (sulfuro ardiente y otros materiales combustibles)
sobre la flota naval Arabe destruyéndola casi por completo.
Pero estos tesoros históricos no fueron la única
contribución que San Teófanes hizo al mundo Bizantino.
Como hombre refinado y excelentemente educado, el había
pertenecido a la gran tradición musical del Monasterio de
Saba (ubicado cerca de Belén)- una fuente inmensamente
valiosa de himnos que incluye algunos de los más
consumados escritores de cánones, como San Andrés de
Creta, San Posmas Maiouma y San Juan Damasceno.
Componiendo sus himnos en la línea de esta tradición
sagrada, San Teófanes contribuyó con cerca de 150
144

cánones (cantos religiosos) al gran cuerpo de la música


espiritual Ortodoxa conocida como el Paraklitiki.
La vida del venerable San Teófanes el Confesor nos
sirve como un poderoso recordatorio del rol de la
Providencia en nuestras vidas. Aunque él no lo supiera todo
el tiempo, este esforzado pensador estaba siendo usado por
Dios, a lo largo de sus años terrenales, como medio para
proteger las sagradas prácticas Ortodoxas de la Santa
Iglesia. ¿Podría ser algo más importante que trabajar –y
sufrir- para asegurar una limpia e ininterrumpida conexión
entre Dios y el hombre?
Debido a la continua lucha por lo que su alma
anhelaba –la pureza y la claridad en el culto ritual de la
Iglesia- San Teófanes realizó un inmenso servicio en el
nombre del Hijo de Dios.

Apolytikión en el Octavo Tono


Oh sabio Teófanes, guía de la Ortodoxia, maestro de piedad
y pureza, luminaria del mundo, modelo de los Jerarcas
inspirado por Dios, nos has iluminado a todos con tus
enseñanzas, Oh harpa del espíritu. Intercede ante Cristo
Dios para que sean salvadas nuestras almas.

Kontakión en el Cuarto Tono


Oh santo Teófanes, ya que tú eres realmente un verdadero
sacerdote de Cristo nuestro Dios, apareciste para la Iglesia
como una nueva estrella del día, pues la iluminaste con los
brillantes rayos de tus enseñanzas.

El Santo Apóstol Felipe, de los Siete Diáconos


145

Nacido en la
Cesaréa Palestina, el
Apóstol Felipe, (uno
de los Siete Diáconos),
vivió dos asombrosas
aventuras en su
camino a la santidad
en la Santa Iglesia de
Dios. En una ocasión
se tuvo que medir
contra el ingenio de un terrible hechicero que estaba
haciendo lo mejor que podía con tal de evitar la
propagación del Cristianismo.
Felipe sobrevivió a esa prueba– y luego se asombró
al ser transportado por el aire por un Angel del Señor a la
lejana Azotus, una antigua ciudad Palestina ubicada a mitad
de camino entre Joppa y Gaza, a donde fue llamado para
predicar el Santo Evangelio a todo aquél dispuesto a
escuchar.
Por un tiempo la vida de Felipe, en las décadas
posteriores a Jesús, parecía bastante ordinaria. Padre de
cuatro hijas –las cuatro habían recibido el don de profetizar
el futuro y también habían tomado los votos de virginidad
perpetua-, era sobrio, trabajador laborioso y un
concienzudo hombre de familia. Sin embargo su vida
cambió de la noche a la mañana al haber sido elegido por
los Doce Apóstoles como diácono y asignado (con San
Esteban, quien fuera el primer mártir cristiano al haber sido
apedreado hasta la muerte) para ayudar a las viudas y a los
huérfanos así como a otras almas necesitadas en la ciudad
de Jerusalén.
Sin embargo la vocación de San Felipe se hizo cada
vez más dificultosa. Llevada fuera de Jerusalén debido al
aumento de la persecución a los Cristianos, buscó refugio
en Samaria, alrededor del año 35, en donde predicó el
Evangelio, realizó numerosos milagros, sanó a los
146

enfermos y ocasionalmente liberó de los demonios a


personas que habían sido poseídas por esos espíritus
malignos.
Fue en Samaria que se dio la competencia contra
Simón el Mago. A primera vista daba la impresión que el
gran mago vencería al humilde apóstol de Palestina –ya que
poseía la habilidad de realizar asombrosos juegos de mano
así como de transformar piedras y otros objetos en
animales, y de realizar trucos que ilusionaban vanamente y
al mismo tiempo aterrorizaban a sus espectadores.
Sin embargo, sorprendentemente, el famoso
hechicero se vio sobrecogido cuando vio realizar
repetidamente al apóstol la única clase de proeza que él No
podía conseguir –expulsar a los inmisericordes demonios
que aquejaban a los Samaritanos, quienes se veían, de ese
modo, curados completamente de una gran variedad de
enfermedades. Finalmente Simón el Mago se convirtió al
Evangelio del Jesucristo dejándolo todo para seguir al
Apóstol Felipe mientras predicaba.
Fue un sorprendente encuentro, pero no fue la única
ocasión en la que este valeroso Cristiano se enfrentaría con
lo exótico y lo desconocido por la causa del Santo
Redentor. En otra notable ocasión el apóstol estaba
sorprendido por la llegada de un Angel quien le mandó a
dirigirse rápidamente al camino que va de Jerusalén a Gaza.
San Felipe obedeció… y se sorprendió de encontrar ahí a
un bien conocido eunuco, quien se encontraba de viaje,
lejos de sus tierras, con su señora, la Reina Candace de
Etiopía.
Lo que siguió fue una notable conversión. Cuando
San Felipe se acercó al alto oficial de la corte de la Reina,
lo encontró leyendo un pasaje del libro de Isaías del
Antiguo Testamento en el cual el gran Profeta predecía el
arribo de un Santo Redentor que salvaría al mundo.
Aprovechando esta oportunidad el Diácono Felipe comenzó
a explicarle al eunuco de la Reina Candace, quien estaba
147

políticamente muy bien ubicado, la historia completa de la


Pasión de Cristo, su muerte y Resurrección.
Maravillado, el curioso eunuco le preguntó al santo
cómo una persona se podría unir al grupo de seguidores del
Santo Evangelio, ante lo cual Felipe se vio obligado a
explicarle con gran detalle el sacramento del Bautismo. Se
había dado la ocasión de que los viajeros se encontraban en
un lugar del camino cerca del cual había un pequeño
riachuelo. Inspirado por el ardiente evangelizador y su
ardiente carisma el eunuco ordenó que todo el séquito se
detenga.
Saltando fuera de su carruaje, el eunuco llevó a
Felipe al borde de las aguas –en donde recibió el Santo
Bautismo en ese mismo lugar. (Uno sólo se puede imaginar
la consternación que deben haber sufrido los oficiales de la
reina y los cortesanos cuando presenciaron la inmersión del
eunuco dentro de las aguas, mientras el solícito apóstol
rezaba sobre él.)
Sin embargo ese fue un momento verdaderamente
Providencial. Como una figura altamente respetada dentro
del séquito de la reina, el eunuco tenía una gran influencia
–que posteriormente ayudaría a atraer más conversos para
la Iglesia.
Esas aventuras fueron inolvidables. No obstante
ellas palidecen frente a otro evento extraordinario… en el
cual el atónito evangelizador fue transportado
repentinamente por los aires a muchas millas de distancia
de Tierra Santa hasta la ciudad de Azotus (conocida en la
actualidad como Ashod). Dándose cuenta de que sus
protestas resultaban inútiles, Felipe hizo el trabajo que le
fue instruido, consiguiendo exitosamente muchas más
conversiones para el Señor Jesucristo.
Posteriormente en su vida, el itinerante San Felipe
serviría como Obispo de Tralles, Lidia, en la lejana Asia
Menor, donde una vez más cumpliría todo aquello que se le
había pedido. Leal y fiel hasta el final, este siervo de Dios
148

gozó de una pacífica vejez y murió en brazos del


Todopoderoso.
Un diácono antes que todo, es un servidor –y la vida
de San Felipe nos muestra lo que realmente significa el
servicio al Santo Señor Jesucristo. Listo a viajar en el
momento en que se avisa y también dispuesto a sacrificar
su vida en cualquier momento por el martirio, este
obediente sujeto se ganó un glorioso lugar en el panteón de
los santos gracias a su silenciosa humildad.

Apolytikión en el Tercer Tono


Oh Santo Apóstol Felipe, intercede ante el Dios
misericordioso para que nos conceda a nuestras almas el
perdón de nuestras ofensas.

Kontakión en el Cuarto Tono


Oh Apóstol Felipe, ya que fuiste iluminado por el Espíritu
Santo, iluminaste la tierra y sus confines con los rayos de
tus sabias enseñanzas y los milagros a aquellos que
iniciaste en la fe.

14 de Octubre Venerable Cosmas, el Poeta; Santa


Paraskeve la Nueva y Silvano,
Hieromártir de Gaza

Venerable Cosmas, el Poeta

Su vida cambió por


completo debido a un
sorprendente milagro.
El maravilloso incidente
tomó lugar en una de las
orillas de un caudaloso río,
149

cerca a Damasco, cuando un joven muchacho llamado


Cosmas vio la aparición de una luz brillante circundando
las ramas de un árbol, ubicado en las cercanías.
Lleno de curiosidad el joven decidió acercarse al
instante con la finalidad de observar más detenidamente.
Antes de ello, se cercioró de que el enfermo al cual estaba
cuidando se encontrase seguro y cómodo mientras se
alejaba. Luego de proteger al inválido con unas mantas, el
muchacho se sorprendió nuevamente –esta vez por una voz
misteriosa que parecía emanar de la luz intermitente.
“Escucha y considera las palabras de vida,” eran las
voces que salían del misterioso árbol según lo refieren
numerosos relatos de este notable incidente. “Muestra una
vida que complazca a Dios y sea el deseo de los justos… y
así gozarás de las bendiciones eternas.”
Incapaz de aguantar el suspenso por más tiempo, el
sorprendido muchacho corrió hacia el árbol –y descubrió
que la luz provenía de un ícono de la Bienaventurada
Madre que estaba colgado ahí. Sin dudarlo, el joven llevó el
cuadro al lugar en que estaba recostado el enfermo… y
luego se quedó con la boca abierta por el asombro al ver
que el enfermo sanaba instantáneamente.
Este milagro tomó lugar alrededor del año 700 y
cambió para siempre la vida de este joven Sirio, quien llegó
a ser un gran monje en Palestina: El venerable Cosmas.
Además de haber servido por muchos años como un
piadoso monje en las cercanías de Jerusalén, Cosmas llegó
a ser un músico-poeta muy famoso, cuyos himnos aún
inspiran a los fieles en la actualidad.
Huérfano durante sus primeros años, San Cosmas
fue adoptado por el padre de San Juan Damasceno- y así
llegaría a ser hermano adoptivo del reverenciado santo y
Cristiano. Para el huérfano adoptado, este acontecimiento
llegaría a ser de inmensa importancia pues significó que el
150

joven recibiera la misma educación religiosa recibida por el


Damasceno.
En parte, como resultado de la Providencial
adopción, San Cosmas llegaría a ser monje y luego Obispo
(alrededor del 743) del puerto Palestino de Maiuma,
ubicado en las costas del Mediterráneo a 8 millas de
Escalón. (La ciudad marítima ganó prestigio rápidamente
luego de haber sido llamada “Constancia” por el
Emperador Romano Constantino el Grande quien honró el
nombre de su hijo amado a través de esta acción.)
Monje devoto y abstemio, San Cosmas también
desplegó un particular interés en la composición de himnos.
Conocido posteriormente en su vida como “el Compositor
y el Melodista”, compuso conmovedores temas como el
Canon de la Cruz y el Canon para la Navidad de Cristo, el
mismo que comienza con una explosión de piedad lírica:
“Cristo ha nacido, démosle gloria.”
San Cosmas pasó los años más felices de su vida en
la elaboración de los poemas y las melodías, que con toda
seguridad fueron los que pasó en la legendaria Lavra de
San Saba, ubicada no muy lejos de Belén en la tierra de
Palestina. Ahí rezó alegremente al tiempo en que componía
música. Finalmente su gran habilidad le haría ganar una
bien merecida reputación como uno de los más notables
poetas eclesiásticos en la historia de la Santa Iglesia.
Marcado por una poderosa pasión de imaginería y
lírica, los poemas compuestos por este santo tan dotado
siempre tenían el mismo objetivo: Ayudar a meditar en la
visión Beatífica de Dios Todopoderoso quienes los
escuchaban o leían. San Cosmas escribió cánones,
troparias, idiomela y muchos otros tipos de canciones
eclesiásticas –muchas de las cuales tuvieron la influencia
directa de las exquisitas homilías de San Gregorio el
Teólogo.
El Venerable Cosmas llegó a vivir una pacífica
ancianidad cuando fue llamado a la Casa del Padre
151

alrededor del año 760. La historia de su vida ha sido fuente


de gran gozo para las generaciones de fieles –pues muestra
como la gracia que nos llega del Cielo puede inspirar a
hombres ordinarios a crear obras de profunda belleza y
armonía que alaban sin cesar la majestad del Dios Viviente.

Apolytikión en el Octavo Tono


Oh sabio Cosmas, guía de la Ortodoxia, maestro de piedad
y la pureza, lumbrera del mundo, adorno de los jerarcas,
inspirado por Dios; por tus enseñanzas nos has iluminado a
todos, Oh arpa del Espíritu. Intercede ante Cristo Dios para
que salven nuestras almas.

Kontakión en el Octavo Tono


Oh bendito Cosmas, adornado con virtudes e inspirado por
Dios, llegaste a ser un justo adorno de la Iglesia de Cristo, y
con tus canciones sagradas, Oh Padre, la adornaste a ella.
Te suplicamos que intercedas ante el Señor para que nos
libre de los engaños del enemigo: Regocíjate Oh Padre, tres
veces bendito.

Santa Paraskeve la Nueva

Su inmensa
devoción a los pobres fue
un precioso regalo de ella
para con el Dios amoroso.
Y su disponibilidad de
entregar todo aquello que
poseía –literalmente- fue
un signo seguro de la
infinita misericordia de
Jesucristo, el Hijo de
152

Dios.
Comprometida apasionadamente a vivir el Santo
Evangelio, esta santa de Tierra Santa que hoy conocemos
como Paraskeve la Nueva nació en el Siglo Décimo
Primero en la villa de Ipivato, ubicada entre Silistra y
Constantinopla. Aunque vivió solamente 33 años (entre el
150 y el 180, de acuerdo a los historiadores de la Iglesia)
dejaría tras de sí un legado que aún mueve a los fieles
cristianos a emular su compasión por todos aquellos que
viven en extrema pobreza.
Hija de padres que pertenecían a la aristocracia
local, Santa Paraskeve pudo haber llevado una vida cómoda
y rodeada de lujos. Pero su familia era Cristiana –y desde
su niñez recibió una cuidadosa educación en las Sagradas
Escrituras y las oraciones rituales y prácticas de la Santa
Iglesia.
Ella escuchó cuidadosamente todas esas enseñanzas
y las aprendió completamente.
A la edad de diez años, mientras atendía a los
servicios en una Iglesia dedicada a la Bienaventurada
Theotokos, Santa Paraskeve sintió repentinamente un
llamado que sólo podría venir del mismo Dios
Todopoderoso. Sucedió cuando estaba escuchando una
lectura del Evangelio según San Mateo –una lectura que
encendería su alma en llamas:
“Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí
mismo, tome su cruz y sígame.” (Mateo 16, 24)
En ese instante Santa Paraskeve hizo el voto
solemne de vivir a plenitud lo que el Santo Redentor
indicaba para obtener la salvación. Sin importarle el costo,
ella se negaría a sí misma y entregaría todo lo que poseía a
aquellos que más lo necesitaban.
Comenzó inmediatamente. Camino a su casa vio
parada en el camino a una mujer pobre mendigando. En
una maniobra inteligente Santa Paraskeve se las arregló
para separarse de su madre y luego intercambiar sus
153

vestidos con la sorprendida mendiga. Prontamente la


mendiga se encontraba vistiendo un lujoso vestido…
mientras la devota de 10 años se dirigía a su casa vestida
con miserables andrajos.
Los padres de la niña, comprensiblemente asustados
por su cambio tan radical, le advirtieron a no
comprometerse nuevamente en algo así. Cuando ella se
negó a obedecerlos, fue castigada muy severamente. Sin
embargo la valerosa Paraskeve continuó con su tarea de
entregar sus lujosas ropas, en cada oportunidad que tuviera,
a pesar de los constantes castigos que recibía. Su corazón
estaba puesto en la imitación de Cristo y ella no se
conformaría con nada menos.
Incapaz de alcanzar un entendimiento con sus
padres se decidió por una atrevida estrategia… por la que
dejaría atrás la seguridad y la comodidad de su mundo con
la finalidad de viajar como una peregrina ordinaria hacia el
centro del mundo Bizantino: la poderosa Constantinopla.
Por algunos meses rezó en los famosos santuarios
de la ciudad y adquirió sabiduría de hombres santos. Pero
muy pronto creció su inquietud y siguió peregrinando –
primero a Calcedonia y posteriormente a Heraclian de
Pontus. En esta última ciudad, Santa Paraskeve realizaba su
labor de culto al interior de otra Iglesia dedicada a la
Bienaventurada Theotokos. Mientras rezaba, lloraba sin
vergüenza alguna al tiempo que besaba las piedras del
suelo. Una y otra vez le rogó a la Virgen Madre que la
dirija hacia la iluminación y la salvación. Por cinco largos
años permanecería en esa iglesia, consagrada a la Virgen, al
tiempo que ayunaba, rezaba, dormía muy poco y se
mortificaba sin cansarse.
Cuando finalizó su peregrinación en ese lugar,
siguiendo las exhortaciones de su espíritu, se dirigió hacia
Jerusalén. Caminando por los desiertos que rodean al Río
Jordán, entró en un convento en donde continuó su
compromiso en la abnegación y la búsqueda de una
154

elevación espiritual. Solamente bebía agua y dormía sobre


una estera de paja. Rezaba y cantaba himnos. Luego,
habiendo viajado brevemente a Joppa en Palestina,
obedeció nuevamente las exhortaciones de un ángel que la
visitó y partió en un largo y difícil viaje de vuelta a su
hogar. Sin embargo ahí tampoco se pudo quedar tranquila
y, una vez más, caminó incansablemente desde
Constantinopla hacia Kallistrata y su famosa Iglesia de los
Santos Apóstoles.
Finalmente, totalmente desgastada por sus viajes
incesantes y su vida abnegada, entregó su alma al cuidado
del Todopoderoso. Murió a la edad de 33 años –la edad de
Cristo al momento de ser crucificado- y sus reliquias santas
fueron enterradas lejos de la vista de los vivientes. Sin
embargo su viaje por este mundo atribulado aún no había
terminado.
Según una poderosa y misteriosa leyenda muy
difundida después de su muerte, un marinero que había
llevado una vida bastante perversa fue enterrado muy cerca
de su tumba. Infeliz con este arreglo, la enojada santa se le
apareció en un sueño a un santo asceta que vivía en las
cercanías. Imagínense la sorpresa del asceta cuando la
figura en sus sueños exclamó:
“Remueve ese cadáver fétido y colócalo fuera de mi
vista, pues yo soy como el sol y la luz y no tolero el hedor
del infierno. Por lo tanto toma esa carne podrida y colócala
en otro lugar, muy lejos de mí, pues siendo como el sol y la
luz, no puedo soportar tener cerca de mí la oscuridad y la
podredumbre.”
Temblando y comprensiblemente alarmado, el
asceta dudó al principio… pero rápidamente cumplió lo que
se pedía luego de que su sueño se vio interrumpido hasta
por tres veces por la indignada santa.
De acuerdo a una leyenda posterior, este hombre
santo guió a un grupo de devotos cristianos hacia la tumba
de la santa… y ellos se sorprendieron cuando al cavar para
155

retirar sus reliquias percibieron una maravillosa fragancia


emanando de sus restos perfectamente conservados. Por
muchos años y posteriormente a ese momento, una y otra
vez, sus santas reliquias continuaron sanando a los
enfermos, a los tullidos y a los paralíticos. Llena de
reverencia y respeto, la comunidad cristiana de la localidad
enterró nuevamente las reliquias en un nueva Iglesia y cuyo
nombre es el mismo de su amada santa.
La vida de Santa Paraskeve la Nueva continúa
inspirando a generaciones de Cristianos alrededor del
mundo, especialmente en Europa, donde muchos de los
fieles aún la recuerdan en sus oraciones y la honran en los
nombres de sus iglesias. Su extraordinaria travesía por este
mundo puede ser vista como un extraordinario ejemplo de
lo que significa seguir literalmente el Evangelio –
escuchando el mensaje de Mateo y entregando todas sus
posesiones terrenales para poder llevar mejor la cruz del
Hijo del Hombre.
A través de la gracia que le fue concedida por Dios,
Santa Paraskeve ganó una poderosa victoria sobre la
fragilidad humana y probó que el espíritu puede triunfar
sobre la carne –para poder cantar por siempre las alabanzas
del Hijo de Dios.

Apolytikión en el Cuarto Tono


Oh gloriosa Paraskeve, amaste una vida silenciosa y
solitaria, y seguiste fervientemente a Cristo tu novio. Y
habiendo tomado su yugo ligero en tú juventud, y
habiéndote armado valientemente con el signo de la Cruz
contra tus enemigos espirituales, extinguiste los carbones
de las pasiones con tus lágrimas y con tus labores ascéticas,
el ayuno y la oración. Y ahora que te encuentras en la
cámara de la novia junto con las vírgenes prudentes en la
presencia de Cristo, ruega por nosotros quienes honramos
tu memoria honorable.
156

Kontakión en el Sexto Tono


Permítenos honrarte piadosamente, honorable Paraskeve,
santa intercesora de aquellos que se encuentran afligidos.
Pues ella entregó su vida terrenal y recibió la vida
incorruptible que dura por siempre. Por eso ella ha obtenido
la gloria y por la obediencia a Dios ha hecho fructífera la
gracia maravillosa.

Silvano, Hieromártir de Gaza

Era un hombre manso


y humilde –pero cuando lo
torturaron por su fe,
descubrieron que debajo de
ese aspecto gentil poseía un
corazón de acero.
Para entender lo que
San Silvano y los otros Santos
Mártires de Palestina
soportaron por causa de sus
creencias Cristianas, uno debe
imaginarse los sufrimientos de
los esclavos en una mina subterránea de cobre. Fue ahí
que –en las lóbregas minas de Phaeno en Palestina– en
primer lugar, los idólatras maltrataron a Silvano hasta el
punto de la muerte, para luego decapitarlo. Ellos
destruyeron su cuerpo, sí; pero no pudieron destruir su
espíritu, que lo mantuvo predicando el Evangelio de
Jesucristo.
Fue un santo obispo que guió a su rebaño en y
alrededor de la ciudad portuaria de Gaza
(posteriormente llamada “Constancia” por el Emperador
Romano Constantino) durante los primeros años del
157

Siglo Cuarto. El Hieromártir Silvano fue con toda


seguridad el más notable y valiente del grupo de
discípulos que llegaron a ser conocidos como los “50
Mártires de Palestina”. Muchos de aquellos 50 fueron,
primeramente, privados de la vista y luego forzados a
trabajar hasta su muerte en las minas.
Nacido y criado en Gaza, San Silvano fue
durante su juventud un soldado, para luego llevar una
vida ejemplar de piedad y rectitud. Como recompensa
por su honesto carácter, en sus últimos años, fue
ordenado presbítero de la Iglesia Cristiana de Gaza.
San Silvano fue un hombre silencioso y
sumamente humilde – sin embargo ello no significaba
que permanecía en silencio frente al error. Y cuando
notaba la idolatría entre los no creyentes de la cercana
Cesaréa, dando un paso adelante, se trenzaba en la lucha
con los ciudadanos del pueblo por su impiedad. Como
se ha de suponer los no creyentes no respondían de
manera gentil a la censura hecha por el anciano obispo.
Enojados, golpearon sin misericordia a San
Silvano y luego hicieron que se una a los
desafortunados Palestinos que habían sido sentenciados
a trabajar como esclavos en las húmedas y viscosas
minas de cobre.
Anciano y enfermo, este valeroso mártir se
debilitó rápidamente por el aplastante trabajo de las
minas, pero nunca dejó de alentar a sus compañeros
creyentes, recordándoles la gran recompensa que
recibirían en la próxima vida, si no en la presente. Un
hombre alegre aún en la adversidad, nunca se desesperó
pues jamás perdió la esperanza en la Salvación
prometida a cada uno de nosotros por nuestro Señor y
Salvador Jesucristo.
Como uno de los primeros sacerdotes en emerger
de la región de Gaza en Tierra Santa, el Santo
Hieromártir Silvano murió víctima de una brutal
158

violencia alrededor del año 311, según afirman la


mayoría de historiadores de ese período. No obstante
tuvo un gran éxito convirtiendo a muchos paganos
durante una vida incomparable por su valentía y
fidelidad.
La historia del valor de Silvano frente a un
poderoso enemigo que buscaba destruir su fe, ha
inspirado a santos y mártires Cristianos por más de un
milenio. Su difícil, pero hermosa vida, nos recuerda que
Dios siempre nos enviará la fortaleza que necesitamos
para soportar cualquier prueba que asumamos en Su
Santo Nombre.

Apolytikión en el Cuarto Tono


Como partícipe y sucesor del trono de los Apóstoles, Oh
inspirado por Dios, encontraste en la disciplina un camino
para llegar a la visión beatífica. Por eso, habiendo vivido
rectamente la Palabra de la Verdad, también luchaste por tu
fe aún a costa de tu propia sangre, Oh Hieromártir Silvano.
Intercede ante Cristo nuestro Dios para que se salven
nuestras almas.

Kontakión en el Cuarto Tono


Habiendo vivido piadosamente la vida de un jerarca, y
habiendo caminado la senda del martirio, extinguiste a los
adoradores de ídolos y defendiste a tú rebaño con la
sabiduría divina. Por eso te veneramos y clamamos desde
nuestros corazones: que a través de tus oraciones nos
veamos libres del peligro, Oh Silvano, padre nuestro.

16 de Octubre Longino Mártir, el Centurión que


estuvo al pie de la Cruz del Señor
159

Estuvo parado e inmóvil


al pie de la Cruz, mirando y
pensando, lleno de temor y
asombro. Y luego, de un sólo
golpe, algo nació en su interior –
una chispa de fe, un nuevo
comienzo. Y su vida había
cambiado para siempre.
El Evangelista Mateo
describe con una fuerza
extraordinaria el momento de su
conversión al Cristianismo:
Por su parte, el centurión
y los que con él estaban
guardando a Jesús, al ver el terremoto y lo que pasaba, se
llenaron de miedo y dijeron: «Verdaderamente éste era
Hijo de Dios.» (Mateo 27, 54)
El nombre de ese centurión era Longino y era quien
estaba al mando de los soldados romanos encargados de la
Crucifixión del Señor Jesús en el Gólgota. De acuerdo a
algunas tradiciones de la Iglesia Longino fue el mismo
centurión que atravesó el costado de Jesús con una lanza
con el fin de confirmar su muerte –de cuya herida brotó
sangre y agua que le sanaron una infección en el ojo que lo
había aquejado por mucho tiempo.
Luego de los eventos en el Gólgota San Longino
jugaría un papel muy importante ayudando a establecer la
veracidad de la Resurrección de Cristo… luego de que los
sacerdotes Judíos, que habían ordenado la muerte del Santo
Redentor, sobornaron a algunos soldados para que
divulguen la historia de que los discípulos del Salvador
habían robado su cuerpo aprovechando la oscuridad de la
noche con el fin crear una historia.
Sin embargo San Longino arruinó su taimado plan.
Negándose a aceptar cualquier soborno insistió en decir al
mundo la verdadera historia de cómo el cuerpo de Cristo
160

había alcanzado la gloria de la Resurrección. Luego de


entender que el soldado Romano no quería ser parte de su
conspiración y menos recibir un soborno, los Judíos
decidieron optar por sus tácticas habituales: asesinar a
sangre fría al centurión y con él la verdad de su historia.
Pero el soldado era un hombre valiente e íntegro – y tan
pronto como se enteró de esta nueva conspiración se
despojó de sus ropajes militares, pidió ser bautizado con
otros compañeros soldados y se dirigió rápidamente hacia
Capadocia donde pasó muchas horas en oración devota y
ayunos rigurosos.
Como respuesta a la atractiva piedad del antiguo
centurión, muchos paganos de la región se convirtieron al
Evangelio y recibieron el Bautismo. Por un tiempo San
Longino vivió libremente entre ellos para luego regresar a
vivir con su padre. Pero los pérfidos judíos no habían
terminado con él – y sus mentiras provocaron que Poncio
Pilatos, gobernador de Judea bajo el reinado del Emperador
César Tiberio, promulgara una orden draconiana a sus
tropas: Encuentren a ese centurión renegado y decapítenlo
inmediatamente.
Sin embargo una vez más el ingenioso San Longino
se anticipó a este plan que atentaba contra su vida.
Dirigiéndose rápidamente hacia el camino saludó a sus
adversarios como si fueran sus amigos. Sin dejarles saber
su identidad los invitó a su casa donde los alimentó
pródigamente. Cuando ellos se durmieron aprovechó el
tiempo para prepararse para su propia ejecución rezando
durante toda la noche y vistiendo ropas funerarias de un
color blanco inmaculado. Al aproximarse el amanecer les
indicó a sus fieles compañeros que lo entierren en la cima
de una colina cercana.
La escena ya estaba lista. Moviéndose rápidamente,
el mártir se aproximó a los soldados que se estaban
despertando y les reveló su verdadera identidad: “Yo soy
Longino, el hombre que ustedes buscan.”
161

Sorprendidos y mortificados por la honestidad de su


anfitrión los Romanos se encontraban sin saber que hacer –
¿cómo podrían decapitar a un hombre de carácter tan
noble? Sin embargo a pesar de que ellos protestaron contra
el mandato de la ejecución, este generoso soldado insistió
en que ellos debían de cumplir con la orden de terminar con
su vida. Al final San Longino y dos de sus compañeros
soldados, que habían estado junto con él al pie de la cruz,
fueron llevados Jerusalén y decapitados, con lo cual se
cumplió el destino del centurión como mártir de Cristo.
Embargados por la tristeza de la tragedia que habían
tenido que cometer por órdenes del gobernador, el pelotón
de ejecución llevó la cabeza de Longino ante Pilatos quien
la envió inmediatamente a los intrigantes judíos. Ellos la
arrojaron sobre un montón de estiércol a las afueras de
Jerusalén. San Longino estaba muerto, pero la leyenda que
seguiría a este valeroso guerrero recién había nacido.
El poder de estas leyendas puede ser visto en otra
historia que ha persistido a través del tiempo. De acuerdo a
esa narrativa, una mujer ciega que estaba visitando
Jerusalén para rezar en sus santuarios tuvo un misterioso
sueño en el que se le apareció San Longino y le dijo donde
podría encontrar su cabeza, la cual ella debería enterrar. La
mujer ciega obedeció inmediatamente y encontró a una
persona que la llevó hacia el cerrillo de estiércol. Ahí
localizó la cabeza del santo y la transportó reverentemente
hacia su tierra natal de Capadocia en donde fue enterrada.
La historia del soldado Romano que presenció la
muerte de Cristo y que luego recibió el martirio vive como
una narración muy valiosa en la larga historia de los santos
de Tierra Santa. La vida de este Cristiano reverenciado nos
recuerda que Dios Padre no duda en otorgar Su gracia
salvadora a cualquiera que la pida – incluyendo aún a
aquellos que estuvieron comprometidos directamente en la
muerte de Su propio Hijo Amado.
162

La idea de que tal gracia curativa está disponible


libremente para todos ha llegado a ser un principio
fundamental de la fe Cristiana – en parte gracias a lealtad y
al coraje del valiente soldado que murió por el Señor
Jesucristo.

Apolytikión en el Cuarto Tono


Tú Mártir, Oh Señor, en su valiente lucha por Ti, Dios
inmortal, recibió como premio la corona de la vida
incorruptible. Ya que él poseyó Tú fortaleza, fue capaz de
abatir a los tiranos y destruir completamente el
atrevimiento de los demonios. Oh Cristo Dios, por sus
oraciones salva nuestras almas, ya que Tú eres
misericordioso.

Kontakión en el Cuarto Tono


Con gran gozo la Iglesia de Cristo se alegra hoy día en la
memoria festiva del bienaventurado Longino, el famoso
ganador del premio de Dios. Y ella te aclama: Oh Cristo tú
eres mi fundación y mi fuerza.

17 de Octubre Oseas, el Santo Profeta

Vivió 800 años


antes que Cristo y
profetizó para el pueblo
de Israel durante un
tiempo terrible y oscuro
en la historia. También
soportó terribles
dificultades en su propia
vida – luego de que su
amada esposa Gomer lo
163

dejara por un tiempo para vagar por el mundo como una


simple prostituta.
Sin embargo el Santo Profeta Oseas – un valiente y
obediente siervo de Dios, con una extraordinaria habilidad
para predecir el futuro, nunca perdió su esperanza en el
Señor. Tampoco dejó de amar a su esposa errante. De
muchas maneras, la historia personal de Oseas, de haber
sido herido por una dolorosa traición marital, refleja la
historia de su gente, los atribulados Israelitas, quienes
pagarían muy caro por una traición similar al Dios de sus
Padres.
Sin embargo, a pesar de su amarga decepción Oseas
finalizaría su vida como un hombre alegre, habiendo
predicho la llegada del Salvador, quien algún día rescataría
a la gente que ha caído a través de Su propia muerte
sacrificial y su gloriosa Resurrección. De esta manera la
propia vida del profeta, turbulenta y dificultosa, reflejaría la
promesa del Santo Evangelio, de que un día sanaría los
corazones de los hombres –al ofrecer la promesa de la
salvación para todos por la amorosa intercesión del Hijo de
Dios.
Nacido alrededor del año 810 Antes de Cristo –de
acuerdo a la mayoría de historiadores de la época pre-
Cristiana- Oseas (cuyo nombre significa “Dios es ayuda”)
fue el hijo de Beerí en la tribu de Isacar. Criado y educado
en su villa nativa de Balremoth, era todavía un niño cuando
el Señor lo escogió para la ardua y siempre riesgosa vida de
profeta. Sin embargo Oseas no permitió que su juventud
interfiriera con su deber hablando valientemente de las
terribles consecuencias que podrían brotar de la idolatría
continua e irrespetuosa contra el único y verdadero Dios, de
la que estaba siendo testigo en Reino del Norte del antiguo
Israel.
Tal como han señalado a lo largo del tiempo
muchos estudiosos de la Biblia, el futuro que Oseas había
predicho era suficientemente oscuro como para hacer
164

estremecer a quienes lo escuchaban. Las atrevidas


predicciones del valiente profeta estaban plagadas de
muerte, esclavitud y sufrimiento, reservadas para aquellos
idólatras pecadores que se negaban a adorar al Dios
Todopoderoso. El tono oscuro de esas predicciones se
puede observar claramente el capítulo Cuarto del Antiguo
Testamento en el cual el profeta recita airadamente:
Escuchad la palabra de Yahveh, hijos de Israel, que
tiene pleito Yahveh con los habitantes de esta tierra, pues
no hay ya fidelidad ni amor, ni conocimiento de Dios en
esta tierra; sino perjurio y mentira, asesinato y robo,
adulterio y violencia, sangre que sucede a sangre. Por eso,
la tierra está en duelo, y se marchita cuanto en ella habita,
con las bestias del campo y las aves del cielo; y hasta los
peces del mar desaparecen. (Oseas 4, 1-3)
Las profecías de Oseas (contenidas en los 14
capítulos del libro de Oseas del Antiguo Testamento)
advertían que debido a que los Israelitas del Reino Norte
habían abandonado a su Dios y se encontraban adorando
abiertamente becerros de oro y otros ídolos repulsivos, muy
pronto serían vencidos por los guerreros Asirios y llevados
a una cruel esclavitud.
Tal como la historia lo demostraría posteriormente,
las atrevidas profecías de Oseas sobre la inminente
catástrofe para Israel y la vecina Samaria (donde vivían
muchos Israelitas adoradores de ídolos) fueron bastante
exactas. Sin embargo estas lóbregas predicciones no le
proporcionaron ningún placer a Oseas – ya que el
melancólico profeta estaba muy consciente de las
consecuencias de la infidelidad, luego de haber sido
traicionado por su pérfida esposa Gomer, la hija de
Diblayim.
A Oseas, contemporáneo de los Profetas del
Antiguo Testamento Isaías, Miqueas y Amós, (810-720
AC) el Todopoderoso le había ordenado casarse con una
prostituta –posiblemente para mostrarle lo que sucede
165

cuando un ser humano traiciona la sagrada confianza. Una


y otra vez, el fiel Profeta, comparó la apostasía de Israel
con el comportamiento adúltero de aquellos que
transgreden los votos sagrados del Santo Matrimonio. A
pesar de ello el adolorido Oseas nunca tuvo un tono
vengativo en sus predicciones: sus escritos nos muestran
como él sentía compasión, continuamente, por los idólatras
de su país natal, aún cuando les pedía que deploren su
conducta infiel.
Felizmente la mirada hacia el futuro de este valiente
profeta no se concentró exclusivamente en la muerte, la
destrucción y la esclavitud. Oseas también habló con
mucha frecuencia del gozo de la Buena Nueva que llegaría
a su mundo algún día. Describió el final de los sacrificios
sangrientos que dominaban el Antiguo Testamento -y
predijo que un día ellos serían reemplazados por el
sacrificio del Santo Redentor, quien daría su vida
voluntariamente para liberarnos de la oscuridad. Oseas
murió a la edad de 90 años con la plenitud de la paz que
procede del entendimiento del poder salvador de un Dios
misericordioso y amoroso.
Al final, el veraz Oseas sería recordado a lo largo de
antiguo mundo Palestino por sus profecías de esperanza y
por traer al mundo la noticia gozosa del triunfo del Señor
Jesucristo. De la misma manera que Cristo vino a la tierra
para “rescatar” a los hombres de su condición pecadora, el
compasivo Oseas nos contaría en sus escritos de sus
esfuerzos por recuperar a su depravada esposa –y aún más
el pago de su “rescate” con dinero para traerla a la
seguridad de su hogar.
De acuerdo a muchos historiadores y estudiosos de
ese período, Oseas fue el primer profeta en utilizar la idea
del matrimonio como una metáfora que describe la alianza
entre Dios e Israel. Este tema sería repetido una y otra vez
en la literatura Bíblica –y nosotros le debemos en parte ese
rico legado literario a este atribulado pero compasivo
166

profeta cuya vida nos enseña que Dios siempre está ahí
para ofrecer Su misericordia a todos aquellos que desean
arrepentirse sinceramente.

Apolytikión en el Segundo Tono


Al celebrar la memoria de Tú Profeta Oseas, Oh Señor, Te
suplicamos que por su intercesión salves nuestras almas.

Kontakión en el Octavo Tono


Oh Profeta, iniciado por la iluminación divina, fuiste
considerado digno del elevado don de la profecía y
anunciaste la promesa de la gracia. Oh Oseas, quien ahora
te encuentras viviendo en la gloria de Dios, rescátanos a
quienes clamamos contigo de todas las formas de
adversidad: Alégrate recipiente de la gracia divina.

18 de Octubre San Lucas, el Santo Apóstol y


Evangelista

Uno de los más


hábiles pensadores en la
historia de la Cristiandad fue
un médico y muy estimado
filósofo – así como un
habilidoso artista cuyos
íconos representando a la
Theotokos (la Madre de
Dios) y a los Apóstoles
Pedro y Pablo, llegarían a ser
portentosas obras de arte
religioso.
167

Pero todos estos dones palidecen en comparación


con lo que vendría a ser su más grande logro: escribir el
Evangelio que seguiría a los de Mateo y Marcos y que lleva
el nombre de Lucas.
El Santo Apóstol y Evangelista, Lucas, fue uno de
Los Setenta Apóstoles de Cristo y estuvo destinado a jugar
un papel de mayor importancia en los años inmediatamente
posteriores a la Crucifixión y Resurrección del Santo
Redentor. Nacido pagano en Siria Antioquia, San Lucas
pronto llegó a ser un experto en las artes médicas Griegas
así como en la filosofía Griega. Sin embargo, al enterarse
de los milagros que estaban sucediendo a lo largo de toda
Palestina con la llegada del Santo Salvador, viajó a
Jerusalén en donde muy pronto se convirtió a las
enseñanzas de la Santa Iglesia que estaban creciendo por
todo lugar.
Sin embargo la conversión de San Lucas fue todo,
menos “intelectual”. Para él la fe en el Evangelio brotó
directamente del contacto con el Señor mientras pasaba sus
días observando a Jesús predicar, sanar a los enfermos y
expulsar demonios a lo largo de la tierra de Palestina.
Luego de la Resurrección, San Lucas fue premiado con un
don especial: Se le permitió caminar en el camino hacia
Emaús (junto con San Cleofás) al lado de su Señor y
Salvador recién resucitado. No pasó mucho tiempo después
de este bendito acontecimiento para que San Lucas sea
enviado hacia Antioquia en donde trabajaría muy cerca con
San Pablo en la edificación de la nueva Iglesia. Los dos
hombres se hicieron inseparables y su profunda amistad
sería una de las notas más esperanzadoras señalada por los
Apóstoles durante los primeros años que siguieron a la
muerte de Jesucristo en la Cruz de la Salvación.
Posteriormente –luego del famoso martirio de
Pablo- Lucas pasaría muchos años predicando en distintos
países. Incansable y nunca desesperanzado logaría cientos
168

de conversiones en Dalmacia, Macedonia, Achaeia, Libia,


Egipto y en otros lugares. Pero enseñar y escribir no fueron
sus únicas ocupaciones; de alguna manera se dio tiempo
para pintar tres incomparables íconos de María, la Madre
de Dios – y también algunos otros que muestran la
fisonomía de los Santos Pedro y Pablo. Etéreo y misterioso
–y realista al mismo tiempo- estas inimitables obras de arte
le han ganado a San Lucas el título de “El Padre de la
iconografía Cristiana.”
El poder de los íconos de San Lucas posiblemente
sean mejor apreciados a través de la respuesta que
provocaron en la misma Bienaventurada Virgen, quien
luego de observar uno de ellos, compuso rápidamente una
oración familiar: “Que la gracia de El y su Misericordia,
Quien ha nacido de Mí, estén con estos íconos.”
Lucas fue un pensador y un escritor –pero esas
habilidades abstractas no lo librarían de sufrir el mismo
destino que sufrieron muchos de los primeros Cristianos: el
Martirio. En su caso, el final llegó cuando fue colgado del
cuello por una soga que pendía de un árbol de olivo en la
ciudad de Boethia en Tebas, a la edad avanzada de 84 años.
Sabiendo cuán valiosas podrían ser sus reliquias para sanar
a los enfermos y realizar otros milagros, el Emperador
Constancio las extrajo y las preservó en Constantinopla.
Descrito por San Pablo como Lucas, el médico
querido (Col 4, 14), este compasivo Apóstol, célibe de por
vida, utilizó su destreza especial para escribir logrando uno
de los más grandiosos documentos en la historia de la
Cristiandad -el Evangelio de San Lucas- escrito en Griego
alrededor del año 60, de acuerdo a la mayoría de
estudiosos. Esto fue un logro enorme, pero San Lucas
difícilmente haría una pausa en labores antes de sentarse y
escribir otro libro inmensamente importante del Nuevo
Testamento: Los Hechos de los Apóstoles.
Uno de los más grandes dones de este
supremamente apasionado evangelista fue el de vislumbrar
169

en su Evangelio la idea de “la Salvación para todos” como


el propósito definitivo de la Muerte y Resurrección de
Jesucristo. Es especialmente a San Lucas a quien debemos
agradecer la articulación del concepto de la “Buena Nueva”
de la Cristiandad por dibujar con una marcada claridad la
noción de que la tarea realizada por el Hijo de Dios fue,
antes que nada, gozosa – ya que de esa manera significaba
que cumplía con la voluntad de su Amado Padre. Escrito
dos años después de finalizado el Evangelio, el Libro de los
Hechos de los Apóstoles de San Lucas, es también una
parte esencial del Nuevo Testamento puesto que muestra
las acciones tomadas por los Apóstoles en los días
inmediatamente posteriores a la Resurrección de Cristo. El
Libro cuenta la poderosa historia del Concilio de los
Apóstoles en Jerusalén el año 51 –una reunión de crucial
importancia en la cual se reconoció por primera vez la
demarcación entre el Cristianismo y el Judaísmo.
Pero la vida de éste amado y carismático mártir fue
bellísima a cada instante, tanto como las páginas de prosa
exquisita que escribió. A pesar de su inmensa educación y
su amplio conocimiento de muchísimas materias, el Santo
Apóstol y Evangelista Lucas aceptó humildemente su papel
como uno más de los miles de mártires que dieron todo lo
que poseían para proclamar la Buena Nueva de la
Salvación a través de la Muerte y Resurrección de
Jesucristo.
Haciendo eso, San Lucas nos enseñó el verdadero
significado del amoroso consejo que Jesús les dejó a
cuantos lo seguían: Ser salvado significa “tomar tu Cruz” y
seguir los pasos del Santo Redentor. San Lucas desarrolló
poderosamente ese tema en el bien conocido pasaje:
«Si alguno viene donde mí y no odia a su padre, a
su madre, a su mujer, a sus hijos, a sus hermanos, a sus
hermanas y hasta su propia vida, no puede ser discípulo
mío. El que no lleve su cruz y venga en pos de mí, no puede
ser discípulo mío. «Porque ¿quién de vosotros, que quiere
170

edificar una torre, no se sienta primero a calcular los


gastos, y ver si tiene para acabarla?
No sea que, habiendo puesto los cimientos y no
pudiendo terminar, todos los que lo vean se pongan a
burlarse de él, diciendo: “Este comenzó a edificar y no
pudo terminar.” O ¿qué rey, que sale a enfrentarse contra
otro rey, no se sienta antes y delibera si con 10.000 puede
salir al paso del que viene contra él con 20.000? Y si no,
cuando está todavía lejos, envía una embajada para pedir
condiciones de paz. Pues, de igual manera, cualquiera de
vosotros que no renuncie a todos sus bienes, no puede ser
discípulo mío. (Lucas 14, 25-33)

Apolytikión en el Tercer Tono


Oh Lucas, Santo Apóstol y Evangelista, intercede ante el
Dios misericordioso para que nos conceda a nuestras almas
el perdón por nuestras ofensas.

Kontakión en el Cuarto Tono


Tú y Pablo hicieron brillar su luz sobre el mundo entero ya
que fuiste un discípulo genuino de la Palabra de Dios.
Alejaste las tinieblas al haber escrito el divino Evangelio de
Cristo Dios.

19 de Octubre Joel, el Santo Profeta

Su más grande
profecía fue la de haber
predicho el acontecimiento
de Pentecostés –pero el
Santo Profeta Joel también
advirtió a su gente que
ellos habrían de sufrir
171

grandemente pues se habían alejado de su Dios.


Segundo en la línea de los 12 profetas menores, San
Joel de Palestina era el hijo de Phanuel y miembro de la
tribu de Rubén. Nacido 800 años antes de Cristo fue criado
en la villa de Methomorovan, este profeta vidente trató de
alertar a sus conciudadanos de la catástrofe en ciernes, la
cual luego sería conocida como el “Cautiverio en
Babilonia.” Su mensaje: ya que la nación de Israel ha
pecado ante los ojos de Dios, sus ciudadanos serían
forzados, muy pronto, a soportar los horrores de la
esclavitud, junto con otros castigos como una gran plaga de
langostas hambrientas.
En un intento desesperado por impedir el desastre
de Babilonia, Joel (cuyo nombre significa “Dios es Amor”)
hizo este llamado a su gente: Entre el vestíbulo y el altar
lloren los sacerdotes, ministros de Yahveh, y digan:
«¡Perdona, Yahveh, a tu pueblo, y no entregues tu heredad
al oprobio a la irrisión de las naciones! Por qué se ha de
decir entre los pueblos: ¿Dónde está su Dios?» (Joel 2,
17)
Sin embargo, como con la mayoría de los profetas,
el valiente Joel fue ignorado por aquellos a quienes el
buscaba proteger de los horrores de una existencia sin Dios,
y su súplica para que se arrepientan y reconcilien con el
Todopoderoso no fue escuchada. Como resultado de ello
los Israelitas fueron atacados brutalmente por los belicosos
Babilonios – y decenas de miles fueron llevados a vivir en
esclavitud por más de 60 años (597-537 A.C.)
La exactitud de las predicciones sobre la tragedia de
Babilonia de Joel fue enormemente certera como para
producir escalofríos a cualquiera que tuviera la perspicacia
necesaria para entenderlas. El Profeta describió con una
aterradora claridad los horrores que pasarían los Israelitas
por haber abandonado el culto al único y verdadero Dios.
En una serie de pasajes muy bien conocidos el gran profeta
describe la catástrofe que se aproxima, como un gran
172

enjambre de langostas hambrientas: Porque una nación ha


subido contra mi tierra, fuerte e innumerable: sus dientes
son dientes de león, y tienen muelas de leona. En
desolación ha dejado mi viña, destrozada mi higuera: la ha
pelado del todo y derribado, y sus ramas han quedado
blancas. ¡Suspira tú como virgen ceñida de sayal por el
esposo de su juventud! Oblación y libación han sido
arrancadas de la Casa de Yahveh. En duelo están los
sacerdotes, los ministros de Yahveh. El campo ha sido
arrasado, en duelo está el suelo, porque el grano ha sido
arrasado, ha faltado el mosto, y el aceite virgen se ha
agotado. ¡Consternaos, labradores, gemid, viñadores, por
el trigo y la cebada, porque se ha perdido la cosecha del
campo! Se ha secado la viña, se ha amustiado la higuera,
granado, palmera, manzano, todos los árboles del campo
están secos. ¡Sí, se ha secado la alegría de entre los hijos
de hombre! (Joel 1, 6-12)
Pero los pronósticos de Joel no se limitaron a la
muerte y la destrucción: también predijo la llegada gozosa
del Espíritu del Señor sobre los apóstoles en la fiesta de
Pentecostés: “«Sucederá después de esto que yo derramaré
mi Espíritu en toda carne.” (Joel 3, 1)
Contándole a todo el mundo sobre el poder del
Espíritu Santo, Joel estaba, de hecho, anunciando el
nacimiento de la aún lejana Cristiandad – un mensaje muy
importante sobre el mundo por venir y sobre el Santo
Salvador que habría de curarlo. Para generaciones de
lectores de la Biblia Cristiana, el Tercer Capítulo del gran
libro de Joel ha servido como un faro de esperanza que nos
recuerda una y otra vez la promesa de Dios de llevar hacia
la luz bendita a toda la humanidad así como la gracia de la
salvación:
«Sucederá después de esto que yo derramaré mi
Espíritu en toda carne. Vuestros hijos y vuestras hijas
profetizarán, vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros
jóvenes verán visiones. Hasta en los siervos y las siervas
173

derramaré mi Espíritu en aquellos días. Y realizaré


prodigios en el cielo y en la tierra, sangre, fuego, columnas
de humo». El sol se cambiará en tinieblas y la luna en
sangre, ante la venida del Día de Yahveh, grande y
terrible. Y sucederá que todo el que invoque el nombre de
Yahveh será salvo, porque en el monte Sión y en Jerusalén
habrá supervivencia, como ha dicho Yahveh, y entre los
supervivientes estarán los que llame Yahveh. (Joel 3, 1-5)
El profeta Joel fue enterrado en su villa nativa de
Methomorovan en Palestina alrededor del año 730 A.C. Su
vida como profeta visionario, quien anunció la destrucción
de Jerusalén bajo los Israelitas y también el posterior
nacimiento del Cristianismo, nos provee un vívido ejemplo
de la manera en que Dios elige comunicarse
frecuentemente, a través de personas a las cuales El escoge
para que transmitan Su Palabra sagrada.

Apolytikión en el Segundo Tono


Oh Señor, al celebrar la memoria de Tú Profeta Joel, te
suplicamos que por su intercesión Salves nuestras almas.

Kontakión en el Primer Tono


Ya que tú has visto la gloria de Dios en el espíritu,
realmente anticipaste Su perdón divino; pues como tú
dijiste, el Espíritu de Dios se derrama sobre la carne de
todos los que creen en El, quien se apareció a los mortales
bajo la forma de siervo e hizo cosas maravillosas para la
eternidad, Oh Joel, visionario de Dios.

21 de Octubre El Venerable Hilarión el Grande

Sólo en el desierto, luchó contra atemorizadoras


visiones e ilusiones producto de rudos demonios que
174

intentaban destruir su espiritualidad. En varios momentos


escuchó el llanto histérico de niños… o los quejidos
desgarradores de una mujer… o el rugido salvaje de leones
intentando devorarlo.
El estaba atemorizado, Sí. Sin embargo se negó a
ceder contra esas fuerzas de la oscuridad. Tampoco se
rindió en su búsqueda por llegar a ser un monje santo y
casto, cuya vida estuviera completamente dedicada para la
gloria de Dios. Al final, este amado monje –el Venerable
Hilarión el Grande- llegó a ser un héroe espiritual del
desierto cuya humildad y fidelidad brillan como una
estrella perenne en el firmamento Cristiano.
Recordando la maravillosa vida de San Hilarión, de
lucha por Jesucristo, debemos de tener presente que
muchos de los detalles biográficos de su vida nos vienen a
través de San Jerónimo –un escritor muy vistoso cuya
tendencia a la “licencia poética” algunas veces alza
preguntas sobre la precisión histórica de las relatos que nos
presenta.
Los detalles básicos de la
biografía de San Hilarión no
se encuentran en cuestión y
tampoco hay duda de que
llegó a ser un gran asceta y un
monje santo –el equivalente
Palestino a San Antonio el
Grande de Egipto, a quien
buscaba emular mientras
deambulaba por el vasto y
quemante desierto en la
búsqueda por lugares cada
vez más apartados.
San Hilarión nació
alrededor del año 291 de padres paganos que vivían en
Tabatha, un pueblo-mercado ubicado al sur de Gaza, en
175

Palestina. Delgado y enfermizo, joven de apariencia frágil,


fue enviado a estudiar en las grandes escuelas de
Alejandría. Ahí, a la edad de 15 años, se convirtió al
Cristianismo luego de haber conocido sobre San Antonio –
el gran asceta del desierto cuya fama se había difundido por
ese entonces a lo largo de todo Egipto.
Con la finalidad de aprender lo más que podía de su
sabio maestro, San Hilarión dejó a un lado sus clases
formales y se unió a su mentor en los desiertos desolados.
Sin embargo, irónicamente, muy pronto descubrió que el
gran número de visitantes dirigiéndose a la ermita donde
vivía hacian casi imposible la vida en soledad del monje
errante. Con el fin de encontrar la soledad total, San
Hilarión regresó a su hogar en buscando encontrar la
soledad absoluta que anhelaba su alma.
Una vez de regreso en Palestina el Venerable Hilarión se
enteró de que durante su ausencia habían fallecido sus
padres. Disponiendo de todos sus bienes se retiró
inmediatamente al desierto salvaje ubicado muy cerca de
Majuma. Ahí vivió la vida más simple que se pueda
imaginar mientras cultivaba la tierra y confeccionaba
canastas, siguiendo la antigua tradición de los santos
ascetas. Escrupuloso sobre su dieta, vivió por un tiempo
alimentándose con sólo 15 higos al día –antes de darse
cuenta de que su salud estaba pagando las consecuencias
por esta dieta auto impuesta, para luego expandirla al punto
de incluir pan, verduras y grasas.
La nueva vida de San Hilarión le sentaba bastante
bien… pero no pasó mucho tiempo antes de que su ya
legendaria santidad y su don para sanar a los enfermos y
dar vista a los ciegos (incluso en una ocasión llegó a
devolverle la vida a un niño que estaba muerto) empezara a
atraer multitudes de admiradores que querían imitar su auto
exilio. Con una incomodidad creciente por la atención que
estaba recibiendo y fuertemente entristecido por la noticias
176

de la muerte de San Antonio en el año 356, el solitario


melancólico descubrió que su campaña de “dejar atrás al
mundo” había fallado. Era cierto que se había retirado al
desierto, pero el mundo lo había seguido hasta ahí haciendo
imposible que se pueda realizar su sueño de convertirse en
un contemplativo solitario.
Cada vez más frustrado y decepcionado por su
propia fama lloró y se lamentó en un momento de su vida:
“Miserable yo – ya he recibido mi recompensa en la tierra.”
Al final se decidió por tomar una medida radical.
Acompañado por sólo algunos monjes volvería a la misma
condición de radicalidad vivida en Egipto en donde San
Antonio se las había arreglado para escaparse del mundo
durante mucho tiempo. Siguiendo ese plan se instaló en
Aphroditopolis (Atfiah) y desde ahí comenzó a deambular
por el desierto aledaño. Sin embargo sus anhelos por la
soledad duraron, una vez más, bastante poco; pues a donde
quiera que se dirigía era seguido por una multitud de
personas en busca de espiritualidad.
Al final se convirtió en una figura errante que
podría dirigirse de Egipto a Sicilia, a Grecia… y luego a
Libia, Dalmacia y finalmente a la Isla del reino de Chipre.
Fue ahí, finalmente, donde consiguió la vida de ermitaño
que había buscado por tanto tiempo y que difícilmente
había conseguido. Sin embargo las leyendas sobre él
siguieron haciéndose cada vez más grandes. En una de esas
historias él se encontraba a la merced de unos
inmisericordes ladrones que buscaban apropiarse de sus
pocas pertenencias. El les respondió hablándoles, gentil y
amorosamente, de las maravillas del amor y el perdón que
se encuentra en Jesucristo –al punto que los ladrones no
solamente lo dejaron ir sin hacerle ningún daño, sino que
también se arrepintieron de las sendas del mal que habían
recorrido siendo bautizados en ese mismo lugar.
177

Murió alrededor del año 372 a la edad madura de


alrededor 80 años, entre los peñascos y ventosos
precipicios que había adoptado como su tierra. Luego de
algunos años sus reliquias fueron llevadas, por su discípulo
Hesiquio al antiguo y famoso monasterio Majuma en
Palestina donde fueron veneradas reverentemente. Tal
como San Jerónimo escribiera (en el 390) en su clásica
historia, La Vida de San Hilarión, la recuperación de las
reliquias de este santo hombre requirieron del uso de un
poco de astucia:
“Cuando el buen Hesiquio se enteró de su muerte se
dirigió a Chipre y, para no despertar sospechas entre los
habitantes locales que custodiaban el lugar, pretendió que
deseaba vivir en el mismo jardín donde se encontraban los
restos y, luego de diez meses, a pesar del gran peligro que
corría su vida, se robó el cuerpo del santo. Lo llevó hasta
Majuma donde los monjes y multitudes de pobladores lo
llevaron en procesión para que descanse en el antiguo
monasterio, su última morada. Su túnica, la capucha y su
manto estaban intactos; todo su cuerpo estaba perfecto,
como si estuviera vivo, del cual se despedían unas
fragancias dulces que hacían suponer que había sido
embalsamado.”
El venerable Hilarión el Grande tiene un lugar muy
especial en los corazones de muchos cristianos debido a las
luchas espirituales que tuvo que soportar y que venció
sobre sus propias pasiones ardientes, así como contra los
demonios que lo persiguieron por mucho tiempo. Debido
en parte a su liderazgo y su profundo compromiso con los
rigores de la vida ascética, el movimiento monástico
continuó floreciendo luego de su muerte a lo largo de
muchas áreas de Tierra Santa.
La vida del Venerable Hilarión nos provee un
inolvidable ejemplo de cómo Dios nos pide a cada uno de
nosotros luchar por Su causa – y como El nos recompensa
178

con el conocimiento gozoso de Su propia Gloria, siempre y


cuando seamos lo suficientemente valientes de asumir esas
fuertes luchas.
Apolytikión en el Octavo Tono
Oh Hilarión nuestro Padre justo, con los arroyos de tus
lágrimas cultivaste la aridez del desierto; y por tu trabajo
dedicado diste fruto al ciento por uno; y fuiste luminaria,
haciendo brillar este mundo con los milagros. Intercede
ante Cristo Dios para que se salven nuestras almas.

Kontakión en el Tercer Tono


Al reunirnos en este día, cantamos tus alabanzas y te
reconocemos como la luz de una estrella que nunca se
apaga, la luz espiritual de la estrella de la mañana.
Iluminaste con tus rayos a aquellos oscurecidos por la
ignorancia y te elevaste hacia las alturas divinas, Oh
Hilarión, nuestro Padre, todos te aclaman: Alégrate, el más
elevado de los Ascetas.

23 de Octubre El Apóstol Santiago, el Hermano


del Señor

Cuando murió como


defensor de Jesucristo –bajo
los golpes de un enorme mazo
de madera que hizo de que sus
sesos se desparramen por el
pavimento de Jerusalén- estaba
muriendo, verdaderamente, por
su fe en la promesa hecha por
el Señor de la salvación para
todos.
179

Además también moría por el amor que sentía por


su hermano terrenal, un hombre llamado Jesús. Como hijo
del justo José (pero a través de un matrimonio que precedió
a los esponsales de José con la Bienaventurada Theotokos),
el Santo Apóstol Santiago de hecho estaba emparentado
con el mismo Mesías, en quien nunca dejó de creer. Sus
vínculos fueron temporales y eternos, ya que había sido
forjado entre dos hermanos muy humanos que caminaron
juntos frecuentemente por las pedregosas calles de
Palestina… pero también entre el Dios de Infinita
Misericordia y uno de sus más fieles seguidores humanos,
el hombre que ellos llamaron “El Santo Apóstol Santiago,
el Hermano del Señor.”
La historia de cómo el hijo de José, vivió y murió
por el Santo Redentor comienza, según la mayoría de
historiadores de ese período, con un pleito poco feliz. La
desavenencia ocurrió cuando el santo José se encontraba
cercano a su muerte y preparándose para dividir sus bienes
entre sus hijos. Comprensiblemente, el bondadoso padre
quería dejar una porción para el joven Jesús, el hijo de su
Prometida, la Bienaventurada Virgen.
Solo podemos imaginar el dolor que pudo haber
sentido cuando los otros hermanos del Salvador se
opusieron rotundamente a la idea de incluir a Jesús en el
testamento de su padre. Para sus intereses, a estas ánimas
poco caritativas, el hijo de la Theotokos no era su hermano
–y por lo tanto no merecía una porción de la heredad de su
padre.
Parecía que el conflicto era imposible de resolver…
hasta que Santiago, quien siempre había sentido un gran
amor por su medio hermano, alzó repentinamente la voz y
declaró que el último hijo de José recibiría, a la muerte de
su padre, la mitad de su propia parte.
Con toda seguridad fue un momento intenso –y
simboliza maravillosamente la amorosa y confiada relación
que habría de sostener a estos dos hermanos durante el
180

resto de sus días en la tierra. Mencionado a lo largo de su


vida como “el hermano del Señor” (debido a su decisión
espontánea de compartir con El su parte correspondiente de
la herencia de su padre), el Santo Apóstol Santiago, vendría
a ser posteriormente uno de los Setenta discípulos, que
gastaría su vida entera al servicio del Evangelio al que
Jesús había sido enviado para salvar a los hombres.
Aparentemente Santiago, desde el principio había
sido un hombre Temeroso de Dios con el don innato de una
profunda espiritualidad. En su juventud se había
comprometido a ser un Nazarita (o Nazareno) –y por lo
tanto profundamente comprometido con ese grupo religioso
en Palestina que adoraba a Dios insistiendo en la
virginidad y la abstinencia de vino y carnes, así como en el
no cortarse el cabello.
Santiago fue un enérgico Nazareno –pero al mismo
tiempo fue leal y un muy afectuoso compañero del Señor.
Esto significaría que en muchas ocasiones acompañó a su
Hermano en sus viajes. Pronto, el futuro mártir, se vio
sorprendido por Sus enseñanzas y por la amorosa
compasión que acompañaban los milagros en los cuales
Jesús sanaba a los enfermos. ¿Cómo no haberse convertido
Santiago para siempre al Evangelio de Jesucristo luego de
haber sido testigo de todo eso?
Y así lo hizo. En el intento de vivir a plenitud el
Evangelio de toda manera posible, el Hermano de Jesús
practicó una severa austeridad en su propia vida diaria.
Evitando todo tipo de grasas, vivió a punta de pan seco y
agua. Además practicó la abstinencia sexual con una
dedicación notable, manteniéndose casto hasta el final de
sus días. Manteniéndose despierto hasta altas horas de la
noche rezaba incesantemente y se sintió sobrepasado de
gozo cuando los Doce Apóstoles lo incluyeron entre los
Setenta discípulos enviados a predicar la Buena Nueva a lo
largo del mundo de la antigüedad.
181

Debido a que el Apóstol Santiago había gozado de


una relación tan cercana con el Salvador muy pocos se
sorprendieron posteriormente (por parte del Apóstol Pablo
en su Primera Carta a los Corintios 15, 7) de que Jesús se le
haya aparecido especialmente a él luego de Su gloriosa
Resurrección. También parece completamente apropiado
que éste valiente mártir haya sido instalado como el primer
Obispo de Jerusalén (alrededor del año 34), posición en la
cual se mantendría por 30 años de humilde e ilimitado
servicio a la Iglesia primitiva.
Entre las inapreciables contribuciones del Santo
Apóstol Santiago nada llega a superar su composición de la
Epístola general, en la cual se describe a sí mismo como
Santiago, siervo de Dios y del Señor Jesucristo (Santiago
1, 1). La Epístola general, una parte importante del Estudio
Bíblico Ortodoxo, es un testimonio elocuente del poder
salvador del Santo Evangelio y de la gloria del Dios
Todopoderoso. El poder del Dios Amoroso puede ser visto
en ese pasaje inolvidable en el que el Apóstol Santiago lo
describe como la luz perfecta y sin sombra: toda dádiva
buena y todo don perfecto viene de lo alto, desciende del
Padre de las luces, en quien no hay cambio ni sombra de
rotación. (Santiago 1, 17)
Además de la Epístola General, este maravilloso
escritor compuso la Liturgia Divina – un tejido de rituales y
oraciones que les permitió a los primeros Cristianos
comunicarse con su amado Dios. En este documento
inspirado Santiago llenó páginas de páginas con sentidas
oraciones… hasta el punto que dos Padres de la Iglesia
posteriores a él, San Basilio y San Juan Crisóstomo, se
sintieron impulsados a reducirlas a unas versiones más
cortas y por lo tanto mejor manejables, al tiempo que
mantenían intacto su original espíritu inflamado.
En una edad en la que se encontraba lleno de una
profunda pasión espiritual, Santiago ardió para Cristo con
una luz radiante tan poderosa que atrajo a muchos paganos
182

hacía su bando. Muchos Judíos y Griegos se convirtieron


instantáneamente al escuchar su valiente predicación y su
fama como campeón del Nuevo Evangelio muy pronto de
propagó por el todo el Medio Oriente. Los judíos se
sintieron tan tocados por el poder evangelizador del Santo
Apóstol que muy pronto lo empezaron a llamar “Obliah”, o
“Santiago el Justo”, así como “Rodillas de Camello” –
referido al hecho de que luego de haber pasado miles de
horas arrodillado en oración, sus rodillas mostraban unas
gruesas callosidades con la textura del cuero.
San Santiago fue un fenómeno espiritual, un
milagro para Cristo. Su éxito como predicador del
Evangelio y curando a los enfermos sería lo que lo llevaría
a la muerte, debido a los celos rabisos de un grupo de
sacerdotes que pertenecían a la antigua, e incesantemente,
fe reemplazada.
La historia de su martirio, el cual ocurrió en el
tiempo del Emperador Nerón, es una historia de traición a
sangre fría. Observando la efectividad de Santiago
atrayendo multitud de nuevos creyentes día a día en el
templo, los sacerdotes de la poderosa sinagoga de Jerusalén
muy pronto empezaron a urdir un complot para destruirlo
por proclamar al mundo la Buena Nueva de la Cristiandad.
Su oportunidad llegó en la Fiesta de la Pascua, en la
que los creyentes se reunían anualmente para rezar y
ofrecer sacrificios rituales. Dirigidos por el Sumo Sacerdote
Ananías, los intrigantes le ordenaron al gran evangelizador
a subirse al techo del templo para que de ese modo pueda
dirigirse mejor a la multitud que fieles reunidos. Ellos
insistieron en que debía de usar esta oportunidad para
calumniar al hombre llamado Jesús e informar a la multitud
que sus demandas de ser el Hijo de Dios habían sido
planteadas sin tener fundamento alguno.
Dirigidos por el astuto Sumo Sacerdote, los
mentirosos hicieron su mejor esfuerzo para convencer al
Hermano del Señor de que lo traicione desde el techo.
183

Según muchos relatos del suceso, ello se acercaron y le


murmuraron en su oído: “Oh venerable. Te rogamos que le
hables a la gente… Aléjalos de Jesús, pues ellos han sido
engañados y dicen que El es el Hijo de Dios. Instrúyelos en
la verdad, para que ellos no permanezcan en el error.
“Nosotros te reverenciamos y te escuchamos, tal
como lo hace toda la gente. Estamos dispuestos a testificar
lo que digas, que lo que tú dices no es nada más que la
verdad y no fruto de falsos respetos a las personas. Exhorta
a la gente para que no sea engañada por Jesús, quien fue
crucificado. Te pedimos que desde lo más alto del templo,
donde todos te pueden ver y escuchar, hables a la cantidad
de gente que se ha reunido aquí, tanto Israelitas como
gentiles.”
El Hermano del Señor escuchó atenta y
cuidadosamente esas instrucciones. Pero en vez de
obedecerlas proclamó -fuerte y alto- la verdad sobre el Hijo
de Dios y su Gloria eterna a la Mano Derecha del Padre.
“¿Por qué me cuestionan acerca del Hijo de Dios”,
preguntó en voz muy fuerte, de modo que todos lo pudieran
escuchar, “quien sufrió voluntariamente, fue crucificado,
enterrado y resucitado de la tumba al tercer día? El ahora
está sentado en los cielos a la diestra de Altísimo desde
donde vendrá nuevamente, de entre las nubes de los cielos,
para juzgar a los vivos y a los muertos.”
Los que lo escuchaban se conmovieron
profundamente –en muchos casos al punto de que se
convirtieron- pero los conspiradores de los sacerdotes,
acompañados por los Escribas y Fariseos que odiaban a
Jesús, habían escuchado suficiente. Enojados por las
declaraciones triunfantes del Santo Apóstol lo arrojaron del
techo hacia el pavimento, fracturándole los huesos e
hiriéndole mortalmente durante este proceso. Mientras
agonizaba en el suelo, otro de los conspiradores se adelantó
hacia el Santo Apóstol con un gigantesco mazo de madera
184

destrozándole el cráneo y dejando sus sesos dispersos por


las piedras del pavimento.
Santiago se ganó la corona del martirio a la edad de
66 años. Aún a pesar de la brutalidad de su asesinato murió
rezando por aquellos que lo habían asesinado: “Señor, no
les tengas en cuenta estos pecados, pues ellos no saben lo
que hacen.”
Fiel e inquebrantable en su devoción a Jesucristo, el
Santo Apóstol Santiago murió como había vivido –en una
completa perfección de vida dedicada a cumplir la Santa
Voluntad de Dios. Su historia continuará inspirando a
generaciones de creyentes para que encuentren la voluntad
y el coraje de testimoniar el Evangelio a causa del amoroso
Salvador a quien proclamamos.

Apolytikión en el Cuarto Tono


Como discípulo del Señor, Oh justo, recibiste el Evangelio.
Como Mártir nunca diste un paso atrás. Como Hermano de
Dios fuiste valiente. Como hierarca tienes el poder para
interceder. Intercede ante Cristo Dios para que El salve
nuestras almas.

Kontakión en el Cuarto Tono


La Palabra de Dios, el único que procede del Padre,
descendió y habitó en medio de nosotros en estos últimos
tiempos. El te nombró para ser el primer Pastor-obispo de
la santa Jerusalén, y Te hizo maestro y fiel servidor de los
elevados misterios espirituales. Por esta razón, cuando nos
encontremos oh maravilloso Santiago, te honramos y te
veneramos.
185

25 de Octubre Tabitá la Misericordiosa,


Resucitada de la Muerte por el
Apóstol San Pedro

Ella vivió en la ciudad


Palestina de Joppe, y fue
reverenciada por todos
aquellos que la conocieron.
Ella es descrita por nadie más
autorizado que Los Hechos de
los Apóstoles como rica en
buenas obras y en limosnas
que hacía (Hechos 9, 36). Esta
piadosa y caritativa viuda
frecuentemente daba para los pobres más necesitados hasta
la última moneda de su cartera.
Era una costurera que trabajaba duramente y por
largas horas cada día confeccionando abrigos y vestidos
para sus vecinos. Esta mujer bondadosa –a la que algunas
veces en la Sagrada Escritura y escritos de la Iglesia se le
refiere como “Dorcás”- llegaría a ser, eventualmente, la
santa patrona de los sastres y las costureras. Pero durante su
paso por esta tierra, en los años siguientes en que Jesús
había caminado por los mismos lugares, fue muy bien
reconocida por la manera en que su corazón bondadoso
trataba a todo a aquél que se cruzaba en su camino.
Santa Tabitá (su nombre significa “gacela”), una
humilde y fiel discípula de los Apóstoles, estuvo destinada
a ser objeto de una curación milagrosa que dejó atónitos e
inspirados a todos aquellos que supieron de él. Este notable
evento aconteció al final de la vida de Santa Tabitá, durante
una época en la que ella se encontraba muy enferma y con
la muerte en ciernes, en su nativa Joppe.
Mientras la atribulada viuda yacía impotente en su
lecho de enferma, San Pedro, el gran Apóstol de Cristo, se
encontraba predicando y sanando a los enfermos en el
186

pueblo cercano de Lida. Al tiempo en que se movía entre


las multitudes que se habían tornado a escuchar la Buena
Nueva de Jesucristo, uno de sus discípulos se le acercó
rápidamente para murmurar en sus oídos que la pobre viuda
acababa de fallecer en Joppa a causa de su enfermedad.
Con el corazón adolorido y acongojado los familiares de la
viuda habían enviado a San Pedro el siguiente pedido:
dirigirse a su casa para consolarlos por la terrible pérdida
de su ser amado.
San Pedro aceptó y se dirigió inmediatamente al
lugar. Pero cuando llegó a la casa en la que se encontraba el
cuerpo de la mujer muerta el poder sanador de Dios
Todopoderoso se haría evidente. En primer lugar el Apóstol
les pidió a todos los familiares que abandonen la
habitación. Luego se arrodilló en el piso de la humilde
vivienda y levantó su voz en oración. Según los Hechos de
los Apóstoles (Hechos 9, 40), San Pedro rezó solamente un
breve momento.
Y dirigiéndose hacia el cuerpo dijo: «Tabitá,
levántate.»
Y ella se levantó. En pocos segundos la viuda que
estaba muerta abrió los ojos y se puso de pie. Y todos
aquellos que se lamentaban, que estaban reunidos afuera de
la habitación, solo podían mirar sorprendidos cuando
minutos después la vieron caminar entre ellos,
completamente curada.
Esta bella historia en los Hechos de los Apóstoles
ha inspirado y consolado por muchas generaciones a los
lectores de los Estudios Bíblicos Ortodoxos. Escrito en un
estilo simple y directo la narrativa conlleva un profundo
sentido de compasión por Santa Tabitá, tal como se lee:
Había en Joppe una discípula llamada Tabitá, que
quiere decir Dorcás. Era rica en buenas obras y en
limosnas que hacía. Por aquellos días enfermó y murió. La
lavaron y la pusieron en la estancia superior. Lida está
cerca de Joppe, y los discípulos, al enterarse que Pedro
187

estaba allí, enviaron dos hombres con este ruego: «No


tardes en venir a nosotros.» Pedro partió inmediatamente
con ellos.
Así que llegó le hicieron subir a la estancia
superior y se le presentaron todas las viudas llorando y
mostrando las túnicas y los mantos que Dorcás hacía
mientras estuvo con ellas. Pedro hizo salir a todos, se puso
de rodillas y oró; después se volvió al cadáver y dijo:
«Tabitá, levántate.» Ella abrió sus ojos y al ver a Pedro se
incorporó. Pedro le dio la mano y la levantó. Llamó a los
santos y a las viudas y se la presentó viva.
Esto se supo por todo Joppe y muchos creyeron en
el Señor. (Hechos 9, 36-42)
La noticia de esta milagrosa transformación pronto
se hizo eco en toda Palestina y muchos se convirtieron al
Santo Evangelio de Jesucristo a causa de esto.
La vida de esta extraordinaria sierva de Dios nos
subraya a todos nosotros el verdadero significado de la
proclamación del Evangelio: “Los últimos serán los
primeros.” Santa Tabitá fue una humilde costurera quien
vivió una vida anónima, pero su corazón amoroso y su
caridad hacia aquellos que eran menos afortunados la elevó
finalmente al rango más elevado, como una presencia
amada y radiante entre los santos de la Santa Iglesia.

Apolytikión en el Primer Tono


Oh Tabitá, tú brillaste con la luz de tus obras e irradiaste
gracia. Las muchas limosnas que impartisteis fueron como
agua que fluyó sobre la tierra reseca de los necesitados, así
como lluvia generosa para los pobres y las viudas. Gloria
de Cristo a quien amaste. Gloria a Cristo, al que seguiste
como verdadera discípula y cordero sin mancha.

Kontakión en el Segundo Tono


188

Tú serviste al Salvador en santidad gracias a tus obras y


acciones, siendo modelo de amor, como Su discípula. Oh
Tabitá ensalzamos tu memoria.

27 de Octubre Mártir Procla, la esposa de Poncio Pilato

Ella aparece por un breve


momento en la historia eterna de
la crucifixión, una mujer
obsesionada y atormentada por
una terrible visión en sus sueños.
Ese momento ha sido capturado
para siempre en el Evangelio de
San Mateo, el cual describe
como la esposa de Poncio Pilatos
–la enigmática figura que
conocemos como la Mártir
Procla- le envió a su esposo una
inquietante nota mientras se
encontraba sentado juzgando a
un criminal llamado Jesucristo.
Descrito en el Capítulo
27 del Evangelio de San Mateo,
la breve pero inolvidable historia
de la Mártir Procla se relata
como sigue:
Mientras él estaba
sentado en el tribunal, le mandó
a decir su mujer: «No te metas con ese justo, porque hoy he
sufrido mucho en sueños por su causa.» (Mateo 27, 19)
Aunque ella no está mencionada en el Nuevo
Testamento (y aparece solamente en San Mateo), registros
históricos posteriores han identificado a la esposa de Pilatos
189

como la muer llamada Claudia Procla. Mientras algunas


leyendas (aunque no verificadas históricamente) de la
época sugieren que ella era una de las que seguían al Señor,
lo único que con toda seguridad sabemos de ella es que
hizo el intento de detener la Crucifixión apelando a la
autoridad de su esposo.
La Mártir Procla es reconocida como santa por la
Iglesia debido a su papel en el intento de defender al Santo
Redentor contra aquellos que lo perseguían brutalmente.
Mientras los hechos de su biografía no están totalmente
claros, una leyenda popular sugiere que ella escribió una
serie de poderosas cartas en las que describía su inquietante
sueño ocurrido en las horas previas a la muerte de Cristo.
Las cartas fueron descubiertas al finalizar el Siglo Primero
en un antiguo Monasterio en Bruges, Bélgica, donde
permanecieron desapercibidos por más de 500 años. Luego
de haber sido examinadas y verificadas fueron transferidos
a las bóvedas de la biblioteca Vaticana.
Las memorias de la Mártir Procla, manuscritas en
Latín, fueron traducidas al Inglés durante la segunda
década del Siglo XX (1920) por una reconocida erudita
Americana, Catherine Van Dyke. Ellos sugieren
enérgicamente que ella había experimentado una visión
milagrosa en la noche anterior a la Crucifixión y que ella
habría respondido a esta visión celestial haciendo el
valiente intento, y sin ningún tipo de ayuda, de prevenir la
muerte del Señor. Aunque sus esfuerzos estuvieron
condenados al fracaso ella es reverenciada por los
cristianos alrededor del mundo por su valiente intento de
proteger al Hijo de Dios de la crueldad de sus opresores,
durante sus últimas horas sobre la tierra.
Uno solo se puede imaginar el nivel de valentía que
debe haber requerido el interrumpir los procedimientos
oficiales del Imperio Romano sobre las bases de un sueño
amenazador.
190

Santa Procla, una residente de Judea durante su


tiempo como ciudadana Romana en Palestina, permanece
como una figura misteriosa. Con toda seguridad su alma
compasiva ha de haber respondido a los sufrimientos del
Hijo de Dios, y su “visión” debe de haber sido, de algún
modo, inspirada por el Padre Celestial, quien estaba a punto
de sacrificar a su Hijo Amado –para que los pecados
puedan ser perdonados y se asegure la salvación para todos
aquellos que crean.

Apolytikión en el Cuarto Tono


Le diste alas a su mente con el conocimiento de Dios,
pudiste ver más allá de las criaturas visibles, buscando al
Dios y al Creador de todas las cosas; y habiéndolo
encontrado, lo recibiste reviviendo en el bautismo. Ya que
tú has participado del Arbol de la Vida has permanecido
incorrupta para toda la eternidad, Oh siempre justa Procla.

Kontakión en el Cuarto Tono


Ofrezcamos nuestra alabanza a Dios nuestro Benefactor, a
quien glorificó de gran manera a la venerable y sabia
Procla, para que por sus oraciones Dios le conceda a
nuestras almas el perdón de sus pecados.

28 de Octubre El Venerable Esteban del


Monasterio Mar Saba en Palestina

Mientras que algunos


santos han sido llamados para
salir al mundo y propagar el
Evangelio entre las naciones,
otros obedecen la Voluntad de
Dios permaneciendo en una
191

silenciosa oscuridad a la largo de sus vidas dedicadas a la


oración, el ayuno y a la propia mortificación.
El Venerable Esteban (725-800) fue uno de aquellos
cuyo destino requirió aislamiento de los grandes
acontecimientos humanos que sucedían en el mundo. Sirio
de nacimiento, llegaría a Palestina a la edad de 10 años –
luego de haber sido traído al famoso Monasterio Palestino
de San Sabas (conocido como “Mar Saba”) por su
reverenciado tío, San Juan Damasceno, gran líder espiritual
y Padre de la Iglesia.
Durante los siguientes 14 años de intenso estudio y
disciplina spiritual, el Venerable Esteban llegaría a ser un
monje devoto al tiempo que sería ordenado como sacerdote
de la Santa Iglesia. Durante los 30 años que siguieron a su
ordenación sacerdotal, este notable atleta spiritual
experimentó muchos incidentes milagrosos a través en los
cuales presenció el poder y la Gloria de Dios.
En una memorable ocasión, mientras elevaba la
Eucaristía durante la liturgia, y recitaba la muy conocida
oración “Las Cosas Santas son para el Santo” –la celda del
monje en la cual se estaba oficiando el servicio empezó a
brillar con una luz que ciertamente no era de este mundo.
Sus compañeros monjes, maravillados por el
acontecimiento, pronto se dieron cuenta de un hecho
sorprendente: la misteriosa luminosidad aparentemente
provenía del propio monje.
Sumado a eso, muy pronto se hizo evidente que
cualquiera sea la intención por la cual el humilde Esteban
pedía durante la liturgia le era concedida. Como respuesta a
la gran bendición de ese don recibido decidió que
solamente oraría por el bienestar de los demás –y al mismo
tiempo se retiraría al desierto con la finalidad de llevar la
ardua y austera vida de un ermitaño.
Amante de los animales salvajes, el compasivo
Esteban solía maravillar a los otros monjes cuando era visto
192

alimentando aves salvajes e incluso venados de sus propias


manos. En un momento de su vida su amor por las criaturas
de Dios se hizo tan intenso que insistió en juntar los
gusanos que vivían en el área del Monasterio para
trasladarlos a un lugar en el cual estarían protegidos de que
algún monje los pise sin querer.
El Venerable Esteban también fue un reconocido
compositor de Cánones de la Iglesia. Nacido en Damasco
alrededor del año 725 pasaría la mayor parte de su vida
siguiendo una estricta disciplina ascética, impuesta por sí
mismo, en el antiguo Monasterio de San Saba. Ahí pasó la
mayor parte de su tiempo en constante oración y
abnegación. Sin embargo, movido muchas veces por su
gran co mpasión algunas veces se aventuraba a salir para
ayudar a quienes visitaban el monasterio, sanando a los
enfermos o, más aún, expulsando demonios.
Sin embargo este humilde monje nunca se atribuyó
el poder de sanación, insistiendo más bien a lo largo de su
vida que la habilidad de restaurar la salud de aquellos que
estaban enfermos provenía directamente de Dios – y por lo
tanto a él no le correspondía ningún mérito. De esta
manera enseñó a los muchos que sanó como elevar sus
voces en acción de gracias al Dios Todopoderoso.
Aunque eventualmente fue consagrado Obispo su
papel en el gran Monasterio fue de una austeridad
silenciosa. A pesar de sus largos períodos de ayunos y
largas caminatas por el desierto tuvo tiempo para escribir
un conmovedor recuento histórico del martirio de los 20
monjes de Lavra, quienes fueron asesinados por su fe en el
año 797.
El sobrino profundamente piadoso del gran San
Juan Damasceno, San Esteban, se unió a Andrés el Ciego
en llegar a ser el primer Padre de la Iglesia que compuso
los himnos (conocidos como idiomela) que comprenden el
193

período entre el Publicano y el Fariseo y el Domingo de


Ramos.
El Venerable Esteban murió alrededor del año 800
de Nuestro Señor –habiendo predicho con absoluta
exactitud el día de su propia muerte- en el Monasterio de
San Saba que había amado tanto, luego de haber compuesto
un gran número de poesía troparia. La historia de su vida
fue registrada de manera conmovedora por su leal
estudiante Leoncio, quien llegó a ser reconocido como un
estimado historiador de la Iglesia de los Primeros Tiempos.
Uno de los más grandes dones que nos dejó este
humilde monje fue la sabiduría de entender que Dios sabe
que es lo que necesita cada uno. El Venerable Esteban fue
bendecido con un espíritu verdaderamente obediente. A
través de su vida parece haber entendido que aunque
algunos son llamados a realizar actos heroicos a la vista de
todos hay otros que están destinados a meditar
silenciosamente en la Gloria de Dios en una simple celda
ubicada en la mitad del desierto. Lo que interesa no es la
forma que asuma cada vocación, sino la obediencia con que
uno la acepta.

Apolytikión en el Octavo Tono


Guía de la Ortodoxia, maestro de la piedad y de la pureza,
luminaria del mundo, adorno de los jerarcas e inspirado por
Dios. Oh sabio Esteban, nos has iluminado con tus
enseñanzas, oh arpa del Espíritu. Intercede ante Cristo
nuestro Dios para que se salven nuestras almas.

Kontakión en el Cuarto Tono


Plantaste un paraíso de virtudes florecientes, regadas por
arroyos de lágrimas divinas, Oh famoso Esteban, alcanzaste
el Arbol de la Vida. Por eso, por tus fervientes oraciones,
salva al rebaño de la corrupción, ellos que calurosamente te
honran por haberlos protegido de la tentación, la cual la han
194

obtenido, Oh sabio santo, por la fe y el amor a su más


poderoso intercesor.

30 de Octubre Los Santos Apóstoles Cleofás,


Tercio, Marcos, Justo y Artemas.

Todos ellos fueron santos Palestinos y se


encuentran dentro del número de Los Setenta –la primera
gran oleada de Apóstoles (posteriores a los primeros Doce)
a quienes se les encargó “Id y enseñad a las naciones”.

Entre los más altos méritos de estos seguidores de


Cristo se incluye el que fueron testigos de Su Resurrección;
un secretario santo que escribió una de las cartas más
importantes de San Pablo; un obispo Samaritano de gran
piedad y devoción; un discípulo que casi fue elegido para
reemplazar a traicionero Judas Iscariote; y un célebre
obispo de Lystra.

Las historias de estos 5 fieles seguidores del Hijo de


Dios son breves pero iluminadoras –porque cada una de
ellas nos enseña algo valioso sobre la verdadera naturaleza
de la fe en el Evangelio de Jesucristo.

San Cleofás

recibió el don especial de haber sido testigo del Cristo


Resucitado. Sucedió en
el camino de Jerusalén
hacia Emaús, algunas
pocas horas después de
la Crucifixión cuando
este justo de Tierra
195

Santa caminaba junto al autor del Tercer Libro del Nuevo


Testamento, San Lucas.
Este maravilloso incidente comenzó cuando estos
dos hombres (San Lucas fue también uno de los Setenta)
recorrían a pie el polvoroso camino mientras hablaban de
los extraordinarios acontecimientos que acababan de
presenciar. Mientras hablaban en tono sombrío sobre la
muerte de Cristo en la Cruz, un extraño se les aproximó
preguntándoles sobre los asuntos que estaban discutiendo.
Los dos viajeros, respondiendo con su usual
gentileza, le pidieron al recién llegado que los acompañe
para la cena vespertina. Así lo hizo. Pero luego de haber
partido y bendecido el pan, el recién llegado se mostró
como El recién resucitado, nuestro Santo Redentor y Señor
Jesucristo.
Antes de que los asombrados testigos pudieran
hacerle alguna otra pregunta el misterioso extranjero ya se
había desvanecido... dejando a Lucas y a San Cleofás
quienes regresaron rápidamente hacia Jerusalén para
informar a los otros discípulos sobre este bendito
acontecimiento.
Para el Santo Apóstol Cleofás este encuentro con el
Salvador resucitado fue sólo una parte de una vida
extraordinaria como humilde siervo del Hijo de Dios.
Como hermano menor de San José, el Prometido de la
Bienaventurada Virgen- el joven Cleofás se convirtió al
Santo Evangelio mientras presenciaba directamente los
milagros y la prédica de Santo Redentor a través de la
región Palestina de Galilea. Desgraciadamente también
sería testigo de los terribles sufrimientos y la muerte de
Jesucristo en la Cruz de la Salvación.
La vida del apóstol Cleofás imita, en muchas
formas, la propia vida de su amado Señor y Salvador. El
Santo Apóstol probaría al final de sus días la amarga
violencia de los enemigos de Dios –al tiempo que era
asesinado en la pequeña casa en Jerusalén en la cual se
196

había celebrado la Ultima Cena. Asesinado por judíos


vengativos quienes resentían la idea de que algunos de sus
miembros adoren al Hijo de Dios, Cleofás experimentó la
agonía y la gloria del martirio.
El nos dejaría a su amado hijo –Simeón- quien
también llegaría a ser un reverente y devoto seguidor del
Hijo de Dios. Durante su vida plena, el Santo Apóstol
Cleofás presenció el drama de los inicios del Cristianismo,
y su amor por el Santo Evangelio lo llevó triunfantemente
hacia la salvación, donde entona sin cesar las alabanzas a
su Señor que tanto amó.

San Tercio

también recibió un don especial durante sus años como


discípulo entre los Setenta. En
un día inolvidable –no mucho
antes de haber sido nombrado
Obispo de Iconium y luego
recibido el martirio en ese
mismo lugar- su gran amigo,
San Pablo, le pidió a San
Tercio que escriba una larga
carta a la recién fundada
iglesia en Roma.
Este fiel seguidor de
San Pablo cumplió con lo solicitado y el resultado de ello
es la inmensurablemente importante Epístola a los
Romanos, uno de los más grandes documentos de la
Cristiandad. Esta sección clave del Nuevo Testamento
define elocuentemente las bases espirituales y las profundas
implicancias del Evangelio de Jesucristo.
197

Para generaciones de Cristianos las primeras líneas


de la Carta a los Romanos han provisto una maravillosa
introducción al Santo Evangelio de Jesucristo:
Pablo, siervo de Cristo Jesús, apóstol por vocación,
escogido para el Evangelio de Dios, que había ya
prometido por medio de sus profetas en las Escrituras
Sagradas, acerca de su Hijo, nacido del linaje de David
según la carne, constituido Hijo de Dios con poder, según
el Espíritu de santidad, por su resurrección de entre los
muertos, Jesucristo Señor nuestro, por quien recibimos la
gracia y el apostolado, para predicar la obediencia de la fe
a gloria de su nombre entre todos los gentiles, entre los
cuales os contáis también vosotros, llamados de Jesucristo,
a todos los amados de Dios que estáis en Roma, santos por
vocación, a vosotros gracia y paz, de parte de Dios nuestro
Padre y del Señor Jesucristo.
Ante todo, doy gracias a mi Dios por medio de
Jesucristo, por todos vosotros, pues vuestra fe es alabada
en todo el mundo. Porque Dios, a quien venero en mi
espíritu predicando el Evangelio de su Hijo, me es testigo
de cuán incesantemente me acuerdo de vosotros, rogándole
siempre en mis oraciones, si es de su voluntad, encuentre
por fin algún día ocasión favorable de llegarme hasta
vosotros, pues ansío veros, a fin de comunicaros algún don
espiritual que os fortalezca, o más bien, para sentir entre
vosotros el mutuo consuelo de la común fe: la vuestra y la
mía. (Romanos 1, 1-12)
Para el Santo Apóstol Tercio, quien se identifica a sí
mismo en el capítulo 16 (versículo 22) de la carta a los
Romanos (Os saludo en el Señor yo, Tercio, que he escrito
esta carta.) sirviendo como amanuense del Gran Apóstol
Pablo, esta labor fue, con toda seguridad, el punto más alto
de una vida dedicada totalmente a la proclamación del
Santo Evangelio de Jesucristo.
Fue un apasionado y absolutamente determinado
evangelizador que asistió a San Pablo de muchísimas
198

diferentes maneras. El Apóstol Tercio fue destinado (de


igual manera que su mentor) a morir mártir. En su caso el
sacrificio tomó lugar en Iconium –una antigua ciudad en
Asia Menor que ahora forma parte de la Turquía moderna-
donde fue asesinado por paganos enfurecidos, quienes lo
golpearon hasta la muerte cuando les insistió en que su
adoración a los ídolos era una abominación espiritual.
Según la mayoría de historiadores de su período, el
Santo Apóstol Tercio murió como mártir de Cristo
alrededor del año 80. Pero murió supremamente feliz –y
con la seguridad en el conocimiento de que había ayudado
a traer una de las más grandiosas cartas de las Sagradas
Escrituras a la luz del día: La Epístola a los Romanos.

San Justo

(también conocido como Barsabás) fue un ferviente –muy


poco conocido- Cristiano que apareció en un momento
clave durante la tempana expansión de la Iglesia a lo largo
de Palestina. Muy
pronto, luego de la
Ascensión de Cristo, un
grupo de cerca de 100
discípulos y conversos
se reunieron para echar
suertes con el fin de
elegir a quien pudiera
reemplazar a Judas
Iscariote, miembro
originario de los Doce
Apóstoles, quien luego
de su traición al Santo Redentor se ahorcó en un acto
totalmente desesperanzado,.
199

Este episodio se encuentra poderosamente descrito


en los Hechos de los Apóstoles (1, 23-26):
Presentaron a dos: a José, llamado Barsabás, por
sobrenombre Justo, y a Matías. Entonces oraron así: «Tú,
Señor, que conoces los corazones de todos, muéstranos a
cuál de estos dos has elegido, para ocupar en el ministerio
del apostolado el puesto del que Judas desertó para irse
adonde le correspondía.» Echaron suertes y la suerte cayó
sobre Matías, que fue agregado al número de los doce
apóstoles.
El Santo Apóstol Justo era hijo de San José –el
Prometido de la Bienaventurada Virgen- y su primera
esposa Salomé. Piadoso y dedicado siervo del Santo
Evangelio, este ferviente discípulo obtuvo un lugar
permanente en el Nuevo Testamento luego de que San
Pablo lo identificara en su carta a los Colosenses como una
fuente de ayuda y apoyo en su predicación del Santo
Evangelio. Tal como lo hace notar San Pablo, Justo
también era llamado Jesús y fue uno de los pocos judíos
circuncidados elegidos para ayudar a Pablo en su misión
evangelizadora: Jesús, llamado Justo; son los únicos de la
circuncisión que colaboran conmigo por el Reino de Dios y
que han sido para mí un consuelo. (Colosenses 4, 11)
De acuerdo a la tradición Cristiana San Justo llevó
una vida de piedad ejemplar y fue consagrado,
eventualmente, Obispo de Eleutheropolis, una ciudad en
Palestina con nombre Griego ubicada cerca de 40 millas al
suroeste de Jerusalén. Atacado por los adoradores de ídolos
que habían florecido en Eleutheropolis bajo el gobierno de
los Romanos en las décadas inmediatamente posteriores a
Cristo, este valiente Obispo fue golpeado hasta la muerte
debido a su enérgica resistencia contra la idolatría pagana.
Su martirio ocurrió alrededor del año 69 bajo el reinado del
Emperador Romano Vespasiano.
200

San Artemas

fue un discípulo Palestino, también miembro de los Setenta.


Estuvo destinado a trabajar en el anonimato durante la
mayor parte de su vida,
pero en sus últimos años
llegó a ser obispo de
Lystra, ubicada en la
región de Lycaonia.
(Esta gran ciudad estaba
localizada en el Asia
Menor y ahora forma
parte de la moderna
Turquía.)
Fiel seguidor de
Jesucristo, especialmente
a lo largo de su vida adulta, el Santo Apóstol Artemas es
mencionado brevemente por San Pablo en su Epístola a
Tito y la referencia indica que el santo, gran maestro de la
Cristiandad, tenía una absoluta confianza en su fiel Obispo:
Cuando te envíe a Artemas. (Tito 3, 12)
El Santo apóstol Artemas fue conocido
especialmente por su bondad con los pobres y las mujeres
viudas. Frecuentemente se quedaba sin lo necesario para
vivir en su afán de proveerles a ellos la mayor ayuda
posible.

El Santo Apóstol Marcos


201

fue sobrino del gran Apóstol Bernabé, y por muchos años


sirvió con gran dedicación como Obispo en Apolonia –una
ciudad ubicada cerca de la Antigua Tesalónica, en una
región que ahora forma parte de la Grecia moderna. Como
compañero y colega de San Bernabé (el amigo cercano y
asistente de San Pablo en muchas de sus viajes apostólicos
alrededor de Tierra Santa), Marcos fue extremadamente útil
en la edificación de la Iglesia durante sus primeros tiempos.
Aparentemente San Pablo nota este hecho, cuando
le pide a sus compañeros Cristianos que le brinden a su más
fervoroso Apóstol (uno de los Setenta) una calurosa
bienvenida. Tal como San Pablo les escribe a los
Colosenses: Os saludan Aristarco, mi compañero de
cautiverio, y Marcos, primo de Bernabé, acerca del cual
recibisteis ya instrucciones. Si va a vosotros, dadle buena
acogida. (Colosenses 4, 10)
Aunque sus vidas y sus vocaciones difieren
grandemente, estos cinco miembros de los Setenta estaban
unidos en la fe, que los mantenía como fieles seguidores
del Santo Redentor y el Hijo de Dios durante su
permanencia en la tierra. De sus historias podemos
aprender mucho de cómo vivir la fe en el día a día – a pesar
de los problemas y conflictos en los cuales nos podamos
encontrar en algunos momentos particulares de nuestras
vidas.

Apolytikión en el Tercer Tono


Oh santos Apóstoles Cleofás, Tercio, Marcos, Justo y
Artemas, intercedan ante el Dios misericordioso para que
conceda a nuestras almas el perdón por nuestras ofensas.

Kontakión en el Cuarto Tono


Oh Sabios Apóstoles, ustedes han mostrado ser sarmientos
en la viña de Cristo, dando frutos de virtud, los cuales se
derraman como participación del vino de salvación y que se
encuentran llenas de gozo. Rogad al Señor para que, a
202

quienes celebramos vuestra memoria, se nos conceda el


perdón de nuestros pecados y una gran misericordia.

31 de Octubre Los Apóstoles Estaquio, Apelles,


Narciso, Aristóbulo, Urbano y
Ampliato, de Los Setenta

El 31 de Octubre la Santa Iglesia celebra las vidas


de seis Santos Apóstoles cuya firme entrega a la
predicación del Evangelio de Jesucristo nunca vaciló.
Cinco de aquellos hombres fueron obispos, quienes pasaron
sus vidas convirtiendo nuevos fieles y dirigiendo
comunidades –y eventualmente, tres de aquellos fueron
condenados a muerte por sus inquebrantables creencias.
Todos y cada uno de estos seis evangelizadores
fueron miembros de Los Setenta, este gran número de
discípulos bajo la orden de los Doce Apóstoles, quienes se
dirigieron a todo lugar al poco tiempo de Crucifixión de
Jesucristo con la misión de llevar la Buena Nueva del
Cristianismo a los paganos alrededor del mundo.
El destino de estos seis santos varones fue diverso –
en términos de ubicación geográfica y en su efectividad
trayendo conversos a Cristo- pero todos ellos compartieron
una característica en común: Fueron hombres de fe quienes
nunca disminuyeron su dedicación al Evangelio de Nuestro
Señor Jesucristo, sin importar cuán alto pudiera ser el
precio que habrían de pagar por ello.
203

San Estaquio

fue el fiel asistente del Apóstol San Andrés, quien lo


propuso como Obispo de Bizancio. Este intrépido
evangelizador ayudaría a establecer la primera Iglesia
Cristiana en Argyopolis,
un floreciente suburbio
de la gran capital
Bizantina (que ahora
forma parte de la
moderna Turquía, muy
cerca de
Constantinopla).
Nacido y criado
en Jerusalén durante los
primeros años
posteriores a la
Resurrección de la muerte de Cristo, el justo apóstol
Estaquio se convertiría al Santo Evangelio gracias a San
Andrés y algunos otros de los primeros discípulos.
Posteriormente se haría cargo de la Sede Episcopal de
Bizancio por más de 60 años.
Predicador poderosamente efectivo, este fiel
ganador de conversos para Cristo recibió el reconocimiento
de San Pablo al final de su Epístola a los Romanos. Así lo
hace notar San Pablo en esta carta supremamente
importante para los Cristianos de la Ciudad Eterna: Saludad
a Urbano, colaborador nuestro en Cristo; y a mi querido
Estaquio. (Romanos 16, 9)
Durante muchísimas generaciones el Santo Apóstol
Estaquio ha sido el símbolo de la perfecta obediencia a la
voluntad de Dios Todopoderoso. Trabajó sin descanso año
tras año en la extenuante labor de manejar una iglesia
creciente y convirtiendo al Santo Evangelio de Jesucristo a
los cientos de residentes del área de Bizancio. A pesar de
que no fue llamado al martirio su destino fue, de otras
204

maneras, más difícil: el de sobrellevar el constante trabajo y


las molestas privaciones que son partes necesarias del
servicio como sacerdote y Obispo.

San Apelles

sirvió por muchos años como Obispo de la ciudad Griega


de Heráclea, ubicada en la región de Trachia (Traquia),
luego de haber sido ordenado por el Apóstol San Andrés.
Su vida estuvo marcada
por la lucha constante
contra los paganos
idólatras, quienes se
mostraron bastante
porfiados en su
resistencia al Santo
Evangelio. Pero este
santo incansable trabajó
sin cesar en la tarea
bendita que le había
sido confiada, por lo que
fue recompensado con
muchísimas conversiones antes de morir pacíficamente.
San Apellos nos provee un ejemplo irresistible de la
abnegación y de la dedicación sin límites que se requiere
como Obispo, quien debe poner en su diócesis las
necesidades de todos antes que las suyas propias.
205

San Ampliato

Este humilde siervo de Dios pagó el precio más


increíble que se pueda pensar por atreverse a predicar la
Buena Nueva del Evangelio a los paganos, dentro y en los
alrededores, de la ciudad Griega de Diospolis (Lydda), la
cual se encuentra a algunas millas al noroeste de Jerusalén.
Consagrado obispo por el Apóstol San Andrés, San
Ampliato fue asesinado por
los Judíos y los Griegos
paganos enfurecidos por su
negativa a adorar a sus dioses
falsos. San Ampliato fue
reconocido por San Pablo en
la Epístola los Romanos en la
cual el Gran Apóstol se
refiere él como “mi amado en
el Señor.” (Romanos 16, 8)

San Urbano

fue un valeroso mártir cuya


muerte gloriosa también se
venera en este día.
Consagrado para la Sede
Episcopal en la región
salvaje y montañosa de la
Macedonia Griega, San
Urbano fue asesinado por
los enojados Helénicos
debido a su insistente
firmeza en la verdad del
Evangelio de nuestro Señor. Su entrega abnegada a la
evangelización de los Griegos se encuentra registrada por
San Pablo en su Epístola a los Romanos (Romanos 16, 9)
206

San Aristóbulo,

un querido hermano del original Apóstol Bernabé.


Este audaz Palestino llevó la Buena Nueva de la muerte y
resurrección de Cristo hasta la región más occidental del
continente Europeo, al tiempo
en que se esforzaba por
convertir cada vez más
personas entre las feroces
tribus de Bretaña.
De espíritu valeroso y
dispuesto a tomar riesgos, este
miembro de Los Setenta,
Aristóbulo, nunca se acobardó
en su misión de proclamar el
Santo Evangelio –aún a pesar
de que la región plagada de
pantanos, ciénagas y páramos
cubiertos de neblina de
Bretaña era considerada durante el Siglo Primero después
de Cristo, sin lugar a dudas, como uno de los lugares más
primitivos y peligrosos.

San Narciso

Vivir en Tierra Santa durante los años


inmediatamente posteriores a la
muerte y resurrección del Santo
Redentor posiblemente no fue
una tarea fácil – pero este
207

valeroso miembro de Los Setenta se las arregló para vivir


bastante bien y por encima de los 100 años. (Algunos de los
historiadores de la época especulan que llegó a vivir hasta
la edad madura de 160 años.)
Los detalles de su notable vida son incompletos
pero hay muchísimos registros de sus frecuentes Milagros.
El milagro por el que más se le recuerda fue el de haber
convertido agua en aceite con el fin de ser usado en las
lámparas de la Iglesia el Sábado Santo, luego de que los
diáconos se habían olvidado de proveerlo.
Según los historiadores de Los Setenta sabemos que
Narciso llegó a ser Obispo de Atenas en los inicios del
Siglo Segundo. En todo lugar era reconocido por su
santidad, pero también encontramos más de algunos
detalles, en los registros históricos, de que mucha gente lo
consideraba bastante duro y rígido en sus esfuerzos por
imponer la disciplina de la iglesia.
En un momento uno de sus muchos detractores
acusó a Narciso de haber cometido un crimen. Aunque los
cargos en su contra nunca se probaron, y por lo tanto fue
exculpado, él aprovechó esta ocasión para retirarse de su
función como obispo y llevar una vida en soledad. Su
desaparición fue tan repentina que muchas personas
asumieron que se había muerto.
Durante sus años de soledad hubieron varios
sucesores en su labor Episcopal. Finalmente Narciso
reapareció en Atenas en donde se le convenció que retome
sus obligaciones. Para ese entonces ya era de edad bastante
avanzada por lo que contó con un joven obispo asistiéndolo
hasta su muerte.
El Gran Apóstol San Pablo menciona a Narciso con
bastante cariño en su Epístola a los Romanos: Saludad a los
de la casa de Narciso, en el Señor. (Romanos 16, 11)
Nombrado Obispo de la ciudad Griega de Atenas
por el Apóstol Felipe, San Narciso se esforzó sin descansar
por realizar conversiones entre los Griegos paganos del
208

Siglo Primero. Luego de muchas dificultades sólo comenzó


a cumplir con su tarea de convertir a los idólatras de la
ciudad cuando ellos volvieron su furia contra él y lo
premiaron con la corona del martirio. San Pablo menciona
su fiel servicio en su Epístola a los Romanos.
Estos santos Palestinos, tal como muchos de los
discípulos de Los Setenta, forman parte de las filas de esos
evangelizadores y obispos, y algunas veces mártires, que
amaron a Dios de una manera maravillosa. La historia de su
fiel servicio al Evangelio de Jesucristo no se ha
desvanecido con el paso del tiempo. De ellos aprendemos
el inmenso valor de mantener cada día de nuestras vidas
nuestras promesas hechas a Dios.

Apolytikión en el Tercer Tono


Oh Santos Apóstoles de Los Setenta, Estaquio, Apelles,
Narciso, Aristóbulo, Urbano y Ampliato, intercedan ante el
Dios misericordioso para que nos conceda a nuestras almas
el perdón de nuestras ofensas.

Kontakión en el Octavo Tono


Venid, alabemos como es debido a Apelles y al famoso
Aristóbulo; a los sabios Apóstoles como Urbano, Narciso y
Estaquio y al bienaventurado Ampliato; como los más
grandes y sagrados tesoros del Espíritu, Todo Santo, y de
los rayos brillantes de Cristo, Sol de Gloria, de los cuales
Dios nos los traído por Su Gracia.
209

NOVIEMBRE

5 de Noviembre Los Mártires Galacteón y


Episteme; Patrobas, Hermas, Lino,
Gayo y Filólogo, Santos Apóstoles
de Los Setenta; los Santos
Mártires Domninus, Timoteo,
Theotimus, Teófilo, el Presbítero
Doroteo, Carterius, Eupsychius,
Silvano y las tres Vírgenes de
Cesaréa

Los Mártires Galacteón y Episteme

Cuando ella vio


que se llevaban a su
marido para ser torturado
por su fe Cristiana rogó
para que ella también
pueda morir.
Los Sirios y las
autoridades Romanas se
vieron felices de
complacerla en su pedido.
Los nombres de
estos dos valientes
mártires son Galacteón y
Episteme. Sus historias –
de amor mutuo y de amor
por el Evangelio de Jesucristo- han movido a generaciones
de creyentes a celebrar su victoriosa fidelidad.
Su bella aventura se inició a principios del Siglo
Tercero en el antiguo mundo de Fenicia (actual Líbano).
Fue ahí, en la ciudad de Edesa, que una pareja muy
210

adinerada –Kilotophon y su esposa Lukippia- vivían con


una pena secreta: el hecho, profundamente problemático,
de que no importaba cuanto oro le habían entregado a los
sacerdotes paganos que gobernaban el pueblo, no habían
podido concebir un hijo. (Ninguno de los dos se imaginaba,
al tiempo que se lamentaban por la esterilidad de su
matrimonio, que pronto ellos serían los padres de un gran
mártir para la Santa Iglesia.)
En aquellos días la antigua ciudad estaba gobernada
por un brutal dictador Sirio, Secundus, quien por encima de
todas la cosas aborrecía a los cristianos. Su oposición al
Evangelio de Jesucristo era tan feroz que ordenó a sus
soldados mostrar sus temibles instrumentos de tortura en
cada esquina de las calles… al tiempo que hacían saber a
viva voz que los mismos serían usados sin ningún tipo de
misericordia contra aquellos que fueran suficientemente
tontos como para unirse a “la secta del Nazareno.”
Los instrumentos, de sólo verlos, producían un gran
terror, y aún a pesar de ello muchos seguían convirtiéndose
en secreto a la nueva fe. Uno de esos conversos fue un
viejo y harapiento mendigo llamado Onuphrios (Onofrio),
cuyas vestiduras desgarradas ocultaban una simple túnica y
la dignidad de uno de los monjes de Cristo. Este piadoso
mendigo llegaba cada día a las casas opulentas de la
ciudad… y donde podía predicaba suave, pero
persuasivamente, la verdad del Hijo de Dios y la salvación
que nos ofrece todos gratuitamente.
Un día, mientras Onofrio pedía limosna de puerta
en puerta llegó hasta la estéril y afligida Leukippa. El
monje disfrazado escuchó en silencio su historia y sus
esperanzas defraudadas, entonces le contó acerca de los
muchos milagros que habían ocurrido dos siglos atrás por
el Salvador de Galilea. Leukippa creyó. Ella aceptó a Cristo
en su corazón y fue bautizada en el nombre del Santo
Redentor. De pronto sintió surgir la esperanza. Soñó que
211

pronto le habría de nacer un hijo suyo… y que también


habría de ser un cristiano devoto. Junto a ella se
encontraba, lleno de gozo, su asombrado esposo al que, la
que pronto sería madre, lo persuadió para que aceptara
bautizarse en la Verdadera Fe.
Ahora ellos era una familia cristiana y cuando llegó
el niño lo bautizaron como “Galakteón” a quien lo
educaron en la fe. Le proveyeron de una buena educación y
lo instaron a casarse al tiempo que disfrutaba de una
brillante carrera profesional. Cuando alcanzó la edad de 24
años su padre arregló su casamiento con una bella y joven,
socialmente reconocida, llamada Episteme.
Su futuro parecía perfecto… pero el joven
Galacteón se sentía desasosegado e intranquilo. En el fondo
no deseaba casarse –pues anhelaba la severa y austera vida
ascética de un monje Cristiano. Cuando compartió con su
prometida estas aspiraciones ella no sólo lo alentó… sino
que también le confesó que tenía la determinación de vivir,
tal como él, una vida de devota religiosidad. Al final,
aunque estuvieron formalmente casados, ellos estuvieron
de acuerdo en permanecer castos, cosa que hicieron hasta el
final de sus días.
Estos dos jóvenes llegaron a vivir su devoción a
Cristo con tal ardor que bautizaron a uno de los siervos de
la familia, el fiel Eutolmios, en la misma fe gozosa que
ahora era el centro de sus vidas. Alejándose completamente
de la gran ciudad ellos se escondieron en dos Monasterios
en el Monte Publión (uno para hombres y otro para
mujeres) donde los devotos monjes hacían lo mejor posible
para escapar de la temible represión que estaba tomando
lugar contra el Cristianismo alrededor de ellos.
Mientras la cruel persecución contra los cristianos
se hacía, día a día, cada vez peor, Episteme tuvo una visión
celestial en la cual ella y su esposo caminaban a través de
un hermoso palacio gobernado por un Poderoso Rey –una
212

persona bondadosa que sonreía gozosamente mientras


colocaba coronas de oro sobre sus cabezas.
Por un tiempo ellos pudieron rezar y meditar en paz.
Pero sus horas de tranquilidad estaban destinadas a
convertirse en angustia y sufrimiento. Muy pronto una
sombra siniestra cayó sobre la montaña cuando llegaron los
pelotones de soldados para arrestarlos y llevárselos.
Fue en ese entonces que Episteme vio a su amado
esposo ser arrastrado hacia la tortura y la muerte…
entonces ella le rogó a sus captores con palabras como
estas: “¡Tómenme también a mí! Mátenme al mismo
tiempo en que lo asesinan.”
Los torturadores se sintieron muy felices de poder
complacerla.
Ellos sufrieron terriblemente. Fueron azotados y les
insertaron cañas debajo de sus uñas. Luego les cortaron las
manos y los pies. Cuando finalmente fueron decapitados –
mientras rezaban fervientemente y confesaban su fidelidad
al Señor- su fiel siervo Eutolmios juntaría sus restos para
darles una sepultura digna y Cristiana.
Ellos murieron alrededor del año 250 bajo el
reinado del Emperador Romano Decio. A su muerte
Galacteón contaba con 30 años y Episteme tenía alrededor
de 20. Algunos años después, el siervo que había cuidado
de sus reliquias, Eutolmios, escribió un conmovedor elogio
en el que describía el amor trascendente que habían
experimentado el uno por el otro así como por su Salvador,
quien dio su propia vida para redimir al mundo del pecado.
Llenas de sufrimiento, pero al mismo tiempo llenas
de gozo, la vida de estos dos mártires cristianos brilla como
las estrellas en la bóveda del cielo. De ellos aprendemos
que el amor mutuo entre un hombre y su esposa brota
maravillosamente del mismo amor que Dios Todopoderoso
213

y Misericordioso envía a los hombres en todo momento y


lugar en el que se encuentran.
Ellos murieron… pero en su abnegado amor por
cada uno y por el Evangelio de Jesucristo… ¡ellos viven!

Apolytikión en el Cuarto Tono


Tus Mártires, Oh Señor, lucharon valerosamente por recibir
como premio la corona de la vida incorruptible, Dios
nuestro e inmortal. Ya que ellos poseían Tú fortaleza
fueron capaces de enfrentarse a los tiranos y destruir
completamente la débil presunción de los demonios. Oh
Cristo Dios, por sus oraciones, salva nuestras almas ya que
Tú eres misericordioso.

Kontakión en el Segundo Tono


Los Mártires de Cristo se encuentran ahora en tu compañía
pues respondieron de manera resplandeciente en sus
pruebas; Oh reconocido Galacteón y tu santa Esposa y
compañera en el sufrimiento, Episteme, rueguen por
nosotros al Señor nuestro Dios.

Patrobas, Hermas, Lino, Gayo y Filólogo, los


Santos Apóstoles de Los Setenta

Luego de que los Apóstoles se reunieron en


Pentecostés y comenzaron a enseñar al mundo sobre el
Santo Evangelio de Jesucristo se dieron cuenta de que este
mensaje vital requería de muchas más voces si es que la
Buena Nueva del Cristianismo habría de llegar a todos los
que se encuentran en necesidad de escucharla. Por
consiguiente escogieron de entre los más fervientes
discípulos a un grupo de 70 evangelizadores y los enviaron
hacia los lugares más cercanos y lejanos. Su misión:
214

propagar el Evangelio en todo lugar, sin importar su propia


seguridad.
Esta primera gran oleada de maestros –la historia se
refiere a ellos como Los Setenta- incluyeron muchos santos
obispos y muchos héroes mártires. Su valiente trabajo fue
esencial pues sentaron las bases de la Iglesia primitiva en
Tierra Santa y más allá de ella. Entre los más famosos de
Los Setenta se encuentran:

San Patrobas

Fue obispo de Nápoles y Puteoli, en la región


Mediterránea conocida en la actualidad como Italia. Sus
años de fiel servicio ayudaron a establecer la Santa Iglesia
en esa región, y sus esfuerzos se vieron reconocidos por
San Pablo en las Sagradas Escrituras, quien lo saluda en la
Epístola a los Romanos (16, 14)
En aquellos días remotos Nápoles fue la gran ciudad
capital entre las pequeñas instituciones de cambio y de
sistemas de transporte
regionales, que en algún
momento se
incorporaría a Sicilia y
posteriormente se
transformaría en la
moderna nación de
Italia. Debilitados por
las guerras constantes y
los conflictos tribales
acontecidos durante el
Siglo Primero, estas
embriónicas ciudades- estado eran lugares muy peligrosos
215

para aquellos que abrazaban el Evangelio de Jesucristo. Sin


embargo Patrobas no dudó en llevar la Buena Nueva del
Cristianismo a estos reinos, llegando a ser fuente de
inspiración para muchos de los primeros evangelizadores.

San Hermas

sirvió como obispo en


Felipeopolis y murió
como mártir para
Cristo luego de que los
residentes paganos de
la región de Tracia lo
atacaron por desafiar su
fe en los ídolos. En la
actualidad aún es
venerado por el
martirio que recibió
con gozo. También
mencionado en la
Epístola a Romanos (16, 14), San Hermas fue asesinado
luego de haberse atrevido a desafiar el culto de las antiguas
deidades Griegas (como Afrodita y Hera) por los residentes
de esta histórica ciudad de Tracia.
Tal como todos los otros miembros de Los Setenta,
San Hermas había hecho un voto de fe por el cual se
comprometía al martirio si es que le era requerido. De
acuerdo a los historiadores de la época más de la mitad de
Los Setenta darían, eventualmente, su vida por el Evangelio
–y ninguno fue más valiente y dedicado que este fiel
Obispo de la antigua Felipeopolis.
216

San Lino

Es un famoso discípulo de San Pablo. Fue uno de


los primeros obispos en
acceder a la Santa Sede en
Roma en donde sucedió,
de acuerdo a algunos
historiadores de la época,
al gran Apóstol San Pedro.
San Pablo lo menciona
junto con otros fieles
colaboradores en la 2da
Carta a Timoteo 4, 21: Te
saludan Eubulo, Pudente,
Lino, Claudia y todos los
hermanos.
Las enseñanzas y las conversiones realizadas por
San Lino en Roma jugaron un papel muy importante en el
establecimiento de la Iglesia dentro del Imperio Romano.
Algunos siglos después, sería este mismo Imperio Romano
el que vendría a ser un factor inmensamente importante en
la propagación del Santo Evangelio a través del entonces
mundo conocido.

San Gayo

fue obispo en
Efeso en donde fue el
sucesor de San
Timoteo. También es
217

mencionado en un muy conocido pasaje de la Carta de San


Pablo a Romanos (16, 21-23), tal como se lee: Os saluda
Timoteo, mi colaborador, lo mismo que Lucio, Jasón y
Sosípatro, mis parientes. Os saludo en el Señor yo, Tercio,
que he escrito esta carta. Os saluda Gayo, huésped mío y
de toda la Iglesia.
Efeso en esos tiempos antiguos era una ciudad
Griega situada en la sección de Anatolia de Asia Menor,
que en la actualidad forma parte de la moderna Turquía. La
mayor parte de esa región se convirtió al Cristianismo por
la obra de San Pablo y sus compañeros discípulos, quienes
viajaron frecuentemente a lo largo de esta parte del mundo
antiguo. San Gayo realizó un servicio de vital importancia
para la Iglesia primitiva en la consolidación de las obras
realizadas en la región de Efeso.

San Filólogo
fue consagrado obispo por el Santo Apóstol Andrés,
el primero en haber sido
llamado. Sirvió por
muchos años como
jerarca de Sinope, una
gran ciudad portuaria
ubicada cerca del Mar
Negro. (En la actualidad
esa región forma parte
del norte de Turquía.)
San Filólogo es
saludado por San Pablo
en su Epístola a los
Romanos (16, 14-15):
Saludad a Asíncrito y Flegonta, a Hermes, a Patrobas, a
Hermas y a los hermanos que están con ellos. Saludad a
218

Filólogo y a Julia, a Nereo y a su hermana, lo mismo que a


Olimpas y a todos los santos que están con ellos.
Como obispo capaz de atreverse a cualquier cosa
por Jesucristo, San Filólogo fue utilísimo en la
extremadamente importante tarea de llevar el Evangelio
hacia el Asia Menor. Tal como algunos otros miembros de
Los Setenta, pasó la mayor parte de su vida trabajando sin
miedo alguno entre las tribus violentas de esa región
pagana –y de esa manera ayudó a sentar las bases de la
Iglesia primitiva en esa parte del mundo conocido de ese
entonces.

Apolytikión en el Tercer Tono


Oh santos Apóstoles Patrobas, Hermas, Lino, Gayo y
Filólogo, intercedan ante Dios misericordioso para que nos
conceda a nuestras almas el perdón por nuestras ofensas.

Kontakión en el Cuarto Tono


Oh sabios Apóstoles, ustedes nos han mostrados como ser
sarmientos en la viña de Cristo, dando frutos de virtud, los
cuales se derraman como vino de salvación y por cuya
participación nos llenamos de gozo. Rogad al Señor para
que, a quienes celebramos su Memoria, se nos conceda el
perdón de los pecados y una gran misericordia.

Santos Mártires Domninus, Timoteo,


Theotimus, Teófilo, Presbítero Doroteo,
Carterius, Eupsychius, Silvano y las Tres
Vírgenes de Cesaréa
219

Cuando llevaban
hacia la hoguera a este
indomable Cristiano, él no
lloró ni de miedo ni de dolor.
En vez de eso levantó su voz
en oración hacia el Cielo –
una oración que cantaba las
alabanzas al Hijo de Dios,
por quien este valiente
mártir estaba a punto de
morir.

El Mártir Domninus
Murió en una guerra pagana alrededor del año 307
luego de haber sido enviado desde Tierra Santa a
Tesalónica durante los primeros años del Siglo Cuarto.
Como muchos otros líderes de la Iglesia primitiva el
infatigable Domninus no solo estaba preparado para morir
como mártir – de hecho él aceptó con gusto la oportunidad
de dar su vida por el Santo Evangelio. De acuerdo a varios
historiadores de la Iglesia de esa época, él se dirigió
jubiloso a la gran pira en donde su cuerpo sería incinerado
por la causa de Jesucristo. Sin embargo él no se encontraba
solo en su entrega. Ciertamente el bondadoso Domninus es
uno de los once mártires a los cuales la Iglesia venera en
este día tan especial. Entre los otros están:

Timoteo, Teófilo y Theotimus:


Estos fieles creyentes, todos ellos miembros de la
milicia de Domninus, se negaron a desobedecer el
Evangelio que el Salvador nos había traído a toda la
humanidad a través de su propio sufrimiento y muerte en la
Cruz. Este trío de leales Cristianos fue castigado muy
pronto por su fidelidad; estos verdaderos creyentes fueron
golpeados hasta la muerte por los puños de sus
perseguidores paganos. Aunque los registros históricos de
220

sus orígenes e historias varían ampliamente, no hay duda de


que ellos murieron durante la misma persecución salvaje
que tomó la vida de su líder espiritual, Domninus.
Estos tres valientes evangelizadores, durante los
primeros años del Siglo Cuarto, habían llegado a la Antigua
ciudad Griega de Tesalónica –localizada en la región
montañosa y salvaje de la actual Macedonia- luego de
haber sido adoctrinados por los líderes de la Iglesia en
Jerusalén y sus alrededores, tal como lo hacen notar
algunos historiadores de la Iglesia de ese período.
Extremadamente atrevidos y dispuestos a arriesgar todo por
la causa del Evangelio, ellos estuvieron dispuestos a
desafiar a los ídolos paganos del antiguo mundo Griego –y
pagaron su disposición con sus vidas, mientras celebraban
juntos su destino compartido como santos de Dios.

El Presbítero Doroteo
También de la milicia de Domninus, soportó un
martirio particularmente horrible. Cuando este valeroso
santo de Tierra Santa se negó a retractarse en su fe fue
despedazado por animales salvajes. Aún así se rehusó
firmemente a mostrar cualquier tipo de temor enfrentando
con una oración sonriente a las bestias salvajes que lo
atacarían. Tal como Domninus, Teófilo, Timoteo y
Theotimus, el valiente Presbítero Doroteo consideró el
martirio como un privilegio.

Eupsychius y Carterius
También fueron miembros de la milicia de
Domninus y antes de su martirio fueron objetos de una
brutalidad inimaginable, todo esto bajo el gobierno del
Emperador Romano Maximianus (250-311), en tiempo de
Urbanous como Gobernador de Palestina. Luego de haber
sido castrados y quedar como eunucos, fueron sentenciados
a trabajar de por vida como esclavos en las minas de cobre
221

de Phaeno en Palestina. Muy pronto murieron en las minas


por el excesivo trabajo y los constantes azotes que recibían.
Las famosas minas de Phaeno consistían en
infernales pasajes subterráneos en los cuales los
desdichados esclavos –muchos de ellos Cristianos que
habían sido castigados por su fe- trabajaban, para sus jefes
Romanos y paganos, hasta la muerte. Tan pronto como un
minero se enfermaba o estaba demasiado débil como para
seguir excavando para obtener más cobre (y la mina nunca
se detenía) era ejecutado instantáneamente. Durante los
primeros siglos, junto con Eupsychius y Carterius, muchos
otros Cristianos de Tierra Santa alcanzaron el martirio en
esas oscuras minas subterráneas.

Silvano
Un Obispo ya mayor de Siria, también fue
sentenciado a llevar una horrible vida de esclavitud
perpetua en las minas de cobre. A pesar de eso se mantuvo
alegre y negándose a caer en la desesperación urgiendo a
los otros mineros a que acepten su lugar y gloria en el
Señor Jesucristo. Cuando se puso demasiado débil para
trabajar debido a su avanzada edad fue ejecutado
rápidamente. Los historiadores de la Iglesia primitiva nos
han dejado un vívido retrato de cómo Silvano alentó y
defendió incesantemente, sin considerar su propia
seguridad, a los jóvenes mineros (muchos de los cuales
llegaron a ser mártires cristianos) que se encontraba a su
alrededor.

Las Tres Vírgenes de Cesaréa en Palestina


Fueron juzgadas en menos de una hora –y fueron
condenadas de manera sumaria por el atroz crimen de haber
declarado su fe en Jesús, el Hijo del Hombre. Fueron
encarceladas rápidamente en prostíbulos y forzadas a
satisfacer las demandas de sus perseguidores. Pero los
sufrimientos de estas valerosas mujeres, Cristianas-
222

Palestinas, no duró mucho. Fueron asesinadas prontamente


por sus perseguidores y pasaron a formas parte de las filas
de los mártires inmortales. Según algunos de los
historiadores de ese período estas tres valientes mujeres
murieron rodeadas de una luz brillante, al tiempo en que
eran atravesadas y golpeadas por sus torturadores… y su
legendario martirio en Cesaréa continua inspirando a los
historiadores de la Iglesia primitiva.

Apolytikión en el Cuarto Tono


Tus Mártires, Oh Señor, lucharon valerosamente por recibir
como premio la corona de la vida incorruptible, Dios
nuestro e inmortal. Ya que ellos poseían Tú fortaleza
fueron capaces de enfrentarse a los tiranos y destruir
completamente la débil presunción de los demonios. Oh
Cristo Dios, por sus oraciones, salva nuestras almas ya que
Tú eres misericordioso.

Kontakión en el Octavo Tono


Oh mártires divinos, ellos probaron ser lámparas brillantes
iluminando toda la creación con la luz de tus Milagros. Tú
sanas a los enfermos y disipas toda oscuridad y tristeza de
espíritu, recen Oh santos mártires a Cristo nuestro Dios de
parte de todos nosotros.

12 de Noviembre Neilos y
Theodulos del Sinaí

Neilos fue un padre


entregado al que nada lo
podría detener en sus esfuerzos
223

desesperados por tratar de rescatar a su hijo Theodulos,


quien había sido secuestrado.
Pero también era un monje profundamente ascético
que solamente se sintió satisfecho cuando dejó atrás su
carrera como un oficial de alto rango en Constantinopla con
la finalidad de abrazar una vida austera y de oración mística
en los desiertos, en los alrededores del Monte Sinaí (aún
parte de Egipto.)
La fascinante historia de San Neilos del Sinaí y de
su hijo Theodulos se desarrolló durante el reinado del
Emperador Teodosio, en la segunda mitad del Siglo Cuarto.
Fue en ese entonces, cuando un rico e influyente
ciudadano de la gran ciudad de Constantinopla –un
cristiano devoto quien tuvo como mentor en la enseñanza
de los principios básicos de la fe nada menos que a San
Juan Crisóstomo,- llegó a ser el poderoso Prefecto de los
Pretorianos de la capital. Este poderoso administrador se
llamaba Neilos y, dondequiera que iba, los ciudadanos de la
gran metrópolis se inclinaban ante él.
Neilos era un muy burócrata muy talentoso y
trabajador, además de ser un padre de familia muy
dedicado, quien gozaba en su papel como padre de un hijo
joven y alegre, así como de una hija piadosa, quien
compartía el celo de su madre por el Santo Evangelio de
Jesucristo. Ellos eran una familia estrechamente unida –una
familia edificada sobre los fuertes cimientos de la creencia
en la Buena Nueva de la rápidamente creciente Santa
Iglesia.
A pesar de su feliz vida familiar Neilos sufría en su
espíritu. Intranquilo y desasosegado ansiaba dejar de lado a
la ciudad y sus interminables deberes como Prefecto con la
finalidad de probar la dura, pero espiritualmente
satisfactoria, realidad como un monje errante quien ha
entregado todas sus posesiones por causa del Dios
Todopoderoso.
Al pasar de los años creció su impaciencia, al
224

tiempo que Neilos compartía sus anhelos con su amada


esposa… hasta que ella viendo cuán sincero era su anhelo
de vivir verdaderamente el Evangelio, accedió a dejar la
ciudad con él y retirarse completamente del ocupado
mundo de los negocios humanos. Llenos de gozo y
esperanza, toda la familia dejó finalmente Constantinopla
en el 390 viajando hacia un mundo de remotos monasterios
ubicado en la estéril región del Sinaí (aunque esta región no
es por sí misma parte de Tierra Santa, jugaría un papel de
gran importancia en el crecimiento del Cristianismo, ya que
albergó a muchos de los más grandes y activos monasterios
de la Iglesia primitiva.)
Al llegar ahí Neilos coordinó para que su hijo
también llevara la vida monástica, mientras que su esposa
hacía lo mismo con su hija. Ambas mujeres ingresaron a un
convento local y en el lapso de algunos días los cuatro
miembros de la familia ya se encontraban viviendo la vida
retirada de ascetas piadosos al tiempo en pasaban sus días
rezando y ayunando tras las paredes conventuales.
Sin embargo, luego de un tiempo breve, Neilos y su
hijo buscaron un lugar con muchas menos comodidades por
lo que cavaron una cueva en una colina, en la cual pasaban
sus días en oración. Ahora su vida era bastante austera y
consistía básicamente en oración, meditación y estudio de
las Sagradas Escrituras. Satisfechos con las plantas
silvestres, de sabor amargo, como único alimento, dormían
poco y pasaban largas horas en sus fervorosas oraciones.
Neilos y Theodulos se las habían arreglado para
olvidar el mundo –pero desgraciadamente el mundo no se
había olvidado a ellos. De tiempo en tiempo, a pesar de su
ubicación tan remota, el una-vez Prefecto recibía
correspondencia de sus antiguos colegas… o solicitudes de
guía espiritual para sus amigos que continuaban luchando
con las rígidas demandas del Siglo Cuarto de la
Cristiandad.
Un día, el felizmente monje retirado, recibió una
225

carta especial. Mostrando el sello real del Emperador la


misiva contenía un urgente pedido de Arcadio (377-408)
quien le había escrito al santo varón con la finalidad de
pedirle sus oraciones.
En unas breves líneas el perturbado Emperador le
explicó como su amada Constantinopla se iba deteriorando
rápidamente. La gran ciudad capital se iba despedazando
por las luchas intestinas y sus valores morales iban
decayendo con una velocidad atemorizante. ¿Podría este
monje del desierto del Sinaí rogar por la ayuda del
Todopoderoso con el fin de revertir este aterrador
decaimiento en la degradación?
San Neilos leyó la carta y sacudió su cabeza llena
de cabellos grises. ¿Había algo para sorprenderse en que la
ciudad se haya comenzado a degenerar? Sólo algunos años
atrás, lo que el preocupado Neilos sabía muy bien, el gran
Patriarca de Constantinopla -el de “los labios de oro”, San
Juan Crisóstomo, quien también había sido el mentor
espiritual del antiguo Prefecto- había sido expulsado de la
ciudad y de la Santa Iglesia, producto del conflicto entre un
grupo de obispos malintencionados.
El santo patriarca había sido eliminado por una
conspiración política y el ahora abatido Emperador veía los
resultados –incremento del caos y un colapso moral a lo
largo de su amada ciudad. ¿Podría el incorruptible y
virtuoso monje del Sinaí ayudarlos a resolver este terrible
problema a través de su oración?
Leyendo la carta una y otra vez el atribulado Neilos
supo que debía negarse. Entonces, cogiendo su pluma
escribió una respuesta con la cual tenía la seguridad de que
iba a decepcionar al gobernador del mundo Mediterráneo:
“¿Cómo puedo rezar por una ciudad que es
merecedora del castigo de Dios por sus acciones malvadas,
donde los crímenes son protegidos por la ley, en la cual se
dio el exilio del bienaventurado Juan, el pilar de la Iglesia,
luz de la verdad y la trompeta de Dios?”
226

“¡Usted me pide que rece por la ciudad, pero se lo


demanda a un alma que se encuentra golpeada por la
aflicción de la multitud de pecados que ha cometido la
ciudad!”
Fue una carta muy dolorosa de escribir. Pero San
Neilos era un hombre honesto quien no dudó en decirle al
Emperador la verdad entera, tal como se ve en su siguiente
carta: “Expulsaste a Juan, el más grande guía en la tierra,
aparentemente sin ninguna razón, al tiempo que has
consentido el dejarte influenciar por algunos obispos
desviados cuyas creencias no tiene validez. Regresa a tus
sentidos puesto que has privado a la Iglesia de las limpias
enseñanzas que hemos recibido del gran Juan.
¡Reconoce tus pecados y arrepiéntete!”
Para el antiguo Prefecto de Constantinopla este fue
un tiempo muy difícil. Sin embargo, tristemente, los
problemas de este monje ardiente sólo comenzaban.
Prontamente la paz de su vida en soledad se vio sacudida
por las fuerzas de la historia. Sucedió que en aquél
momento en Tierra Santa una tribu nómade de Arabia
estaba asolando la región y atacando sin piedad a los miles
de monjes que vivían en las cuevas y grutas que
circundaban el Monte Sinaí.
Mientras que muchos de estos hombres santos eran
asesinados a punta de espada, otros eran vendidos como
esclavos y llevados a una esclavitud sin fin. Uno de estos
desventurados y desgraciados hombres sería el piadoso y
abnegado Theodulos –el hijo del antiguo Prefecto, que
había sido secuestrado durante una incursión de los Arabes
y desaparecido en un abrir y cerrar de ojos. ¿Lo habría
perdido para siempre?
Atravesado de dolor por su terrible por su terrible
perdida Neilos estaba inconsolable – especialmente cuando
supo por un miembro viajero de la tribu que los bárbaros
tenían planes de sacrificar a su hijo en compañía de una
joven a la diosa Afrodita. Sin embargo esta tragedia fue
227

evitada en el último minuto y la vida del joven fue salvada


– solo para ser vendido a otra tribu vagabunda que se
encontraba a punto de partir en una larga jornada hacia
Tierra Santa.
Luego de una larga negociación y de indagaciones
dolorosas, el determinado padre pudo confirmar finalmente
la presencia de su hijo en el pueblo de Elusius –en el cual el
Obispo local lo había comprado al jefe de la tribu y lo tenía
sirviendo como portero de su iglesia.
Neilos se dirigió al pueblo tan rápido como sus pies
lo pudieron llevar y recuperó rápidamente al joven que
había dado por perdido. Luego le explicó al Obispo, quien
tenía la esperanza de ordenar al joven varón como
sacerdote, de que él y su hijo querían regresar a sus vidas
austeras de adoración monástica en el desierto. Respetando
sus deseos el amable obispo los ordenó a ambos como
sacerdotes y los envió alegremente a que sigan su propio
camino.
Luego de estas aventuras los dos ascetas retomaron
su existencia como monjes en el desierto salvaje.
Finalmente, satisfecho con su vida humilde oración y
devoción, San Neilos se dedicaría a componer varias
homilías muy hermosas, cartas y ensayos, que resuenan con
una sabiduría duramente aprendida. En una de esas
reflexiones, incluida en la bien conocida Filocalia, el
fervoroso monje escribe conmovedoramente sobre los
impulsos que motivan a muchos ascetas a renunciar a “las
cosas del mundo”:
“Dejemos atrás las cosas del mundo y elevémonos
nosotros mismos hacia lo verdaderamente bueno para el
alma. ¿Cuánto tiempo seguiremos jugando con cosas
triviales? ¿Nunca asumiremos un espíritu valiente?... si
solo tuviéramos un entendimiento más profundo de las
realidades del mundo divino, no estaríamos tomados por
las distracciones de este mundo.”
Luego de una larga y fructífera vida como Padre del
228

Desierto, San Neilos dejó este mundo para alcanzar su


gloriosa recompensa como defensor del Evangelio de Jesús,
alrededor del año 450. De acuerdo a la mayoría de cronistas
de la época, él pasó cerca de 60 años peregrinando por los
duros desiertos de Tierra Santa.
Al presente, las reliquias de Santo Padre Neilos y
las de su hijo Theodulos –junto con las de otros notables
ascetas-, son preservadas en la Iglesia de los Santos
Apóstoles en Constantinopla. Ellas se encuentran
justamente bajo el santuario, en el cual fueron enterrados
eventualmente por el devoto Emperador, Justino el Joven.
San Neilos vivió una vida larga y tumultuosa que
finalizó con la victoria de su fe triunfante. Su historia nos
muestra que el amor de un padre terrenal por su amado hijo
refleja maravillosamente el amor que Dios Padre expresa
infinitamente por el Hijo del Hombre.
Y que el mismo amor está disponible como un
regalo, libremente entregado, a todos aquellos que acepten
el Santo Evangelio de Jesús Cristo.

Apolytikión en el Octavo Tono


Con los arroyos de tus lágrimas cultivaste la aridez del
desierto; y por tu trabajo dedicado diste fruto al ciento por
uno; y fuiste luminaria, haciendo brillar este mundo con los
milagros, Oh Neilos nuestro Padre justo. Intercede ante
Cristo Dios para que se salven nuestras almas.

Kontakión en el Plagal del Cuarto Tono


Port tú oración incesante, Oh padre Neilus, santo de Dios,
cortaste de modo radical todas aquellas cosas materiales
que encandilan a las pasiones del cuerpo; y ya que poseíste
la audacia con el Señor de todo, permite que no caiga en los
peligros por lo que proclamo: Alégrate Oh Padre universal.
229

13 de Noviembre Los Mártires Antoninus,


Nicephorus, Herman y
Manetha

Sucedió algunos años


después del nacimiento del
Salvador Jesucristo en el
pueblo junto al mar – la
antigua Cesaréa construida
por Herodes el Grande.
Ubicada a lo largo
de la costa marítima de
Palestina, este elegante y
antiguo puerto marítimo
fue el escenario de un
incidente milagroso que
produjo cuatro gloriosos
mártires para Cristo y la Santa Iglesia, alrededor del año
308 de Nuestro Señor.
Para entender el sorprendente poder espiritual de lo
que sucedió ese día debemos imaginarnos el lugar en el que
estaban aconteciendo los hechos, el Mercado ubicado en la
plaza central en la que una multitud de paganos revoltosos
se encontraban celebrando un festival religioso en honor a
sus dioses paganos. Mientras los revoltosos gritaban y
danzaban a lo largo de las calles de piedra de esta ciudad de
cientos de años de antigüedad y gobernada por los
Romanos, los pocos Cristianos que se encontraban por el
lugar hacían lo posible para pasar desapercibidos e
invisibles. En aquellos días lejanos la Iglesia Cristiana
contaba con la oposición de muchas fuerzas poderosas y
frecuentemente en muchos lugares –incluyendo muchas
partes de Palestina- sus miembros eran perseguidos de
manera muy violenta.
230

Por lo tanto era bastante entendible que los


Cristianos del lugar, en esta festividad particular,
decidieran mantener un perfil bajo. ¿Por qué enardecer a
esa pandilla de celebrantes enardecidos oponiéndose a sus
expresiones vulgares de idolatría?
Sin embargo a pesar de lo obvio del peligro,
algunos de los seguidores del Hijo de Dios no fueron
capaces de soportar la idolatría de la que estaban siendo
testigos. Repentina y espontáneamente tres creyentes
Cristianos que observaban esta orgía de paganismo en el
Mercado, se dieron cuenta que no podían permanecer en
silencio por más tiempo.
Sus nombres era Antoninus, Nicephorus y
Herman... y las acciones que realizaron los convertirían a
todos ellos en tres mártires y santos cuya Memoria es
celebrada hasta el día de hoy por la Santa Iglesia.
Lo que pasó fue lo siguiente: mientras los idólatras
embriagados vagaban por las calles de Cesaréa,
repentinamente los tres Cristianos empezaron a proclamar
su lealtad al Hijo de Dios. Infundidos con el espíritu de los
Apóstoles después de Pentecostés corrieron hacia el centro
de la plaza y proclamaron en voz alta, con claridad y
autoridad, la verdad de la Trinidad Cristiana, Un solo Dios
y Tres Personas
En pocos minutos las noticias del repentino
levantamiento llegó a los oídos de Firmilian, el gobernador
Romano de la ciudad. Enfurecido por su valentía -¿cómo se
atrevían a interrumpir su festival pagano?- el tirano ordenó
que los trajeran inmediatamente ante su presencia.
Evidentemente molesto les informó que si no se retractaban
de su error y se disculpaban por su escandalosa predicación
les cortaría la cabeza. Con palabras como estas les
preguntó: “¿Ustedes jóvenes entienden el peligro en el que
se encuentran?”
Los tres asintieron.
231

“¿Entienden que yo tengo el poder de acabar con


sus vidas con solo agitar mi mano derecha?”
Ellos asintieron nuevamente.
“Con toda seguridad no van a ser tan tontos de
rehusarse a arrodillarse ante los dioses de la Antigua Roma.
Esto no es un asunto de broma. El verdugo está en la puerta
con su hacha. Les aseguro que si persisten en sus absurdas
tonterías de continuar proclamando las doctrinas del
Nazareno van a perder sus cabezas.”
Ellos asintieron. Ellos habían entendido. Sin
embargo se mantuvieron firmes. El tirano les dio algunos
minutos más para que reconsideren su actitud… y luego
agitó su mano derecha.
Como lo había prometido… fueron decapitados en
el lugar en el que se encontraban. Sin embargo la historia
de estos tres mártires Palestinos no terminó ahí.
Aunque parezca increíble, a los tres santos se les
unió un cuarto quien se dirigió caminando hacia el cadalso
sobre el que habían sido decapitados los tres.
El cuarto mártir fue una joven doncella llamada
Manetha, cuyo corazón se había conmovido por coraje y la
fidelidad, y por la gracia que fluye por siempre del Hijo de
Dios… al punto que, adelantándose espontáneamente,
declaró la verdad de Jesucristo, el Santo Redentor.
La valerosa Manetha fue apresada inmediatamente
y quemada en un poste.
Todo esto sucedió más de 17 siglos atrás. Pero la
historia que aconteció ese día en las calles de Cesaréa no ha
sido olvidada.
Para generaciones de Cristianos esa historia vive
como un recuerdo perpetuo de cómo, el Dios todopoderoso,
envía el regalo del martirio –junto con el coraje para
soportarlo- a aquellos a quienes El ama más allá de toda
medida.

Apolytikión en el Cuarto Tono


232

Tus Mártires, Oh Señor, lucharon valerosamente por recibir


como premio la corona de la vida incorruptible, Dios
nuestro e inmortal. Ya que ellos poseían Tú fortaleza
fueron capaces de enfrentarse a los tiranos y destruir
completamente la débil presunción de los demonios. Oh
Cristo Dios, por sus oraciones, salva nuestras almas ya que
Tú eres misericordioso.

Kontakión en el Octavo Tono


Oh mártires divinos, ellos probaron ser lámparas brillantes
iluminando toda la creación con la luz de tus Milagros. Tú
sanas a los enfermos y disipas toda oscuridad y tristeza de
espíritu, recen Oh santos mártires a Cristo nuestro Dios de
parte de todos nosotros.

14 de Noviembre El Apóstol Felipe

Fue uno de los más


audaces y valientes de los
Doce Apóstoles originales
y pagó un alto precio por
su inquebrantable fe en el
Evangelio del Señor
Jesucristo.
Sin embargo nunca
vaciló en su amor al Hijo
de Dios. Al final el Santo
Apóstol Felipe se dirigió a
su muerte –una brutal
ejecución en la cual expiró
luego de haber sido
crucificado hacia abajo- con una oración en sus labios y un
corazón lleno de gozo triunfal.
233

Felipe, tal como los otros Apóstoles originales (sus


amigos Pedro y Andrés) nació en el pueblo Palestino de
Bethesda ubicado a las orillas del Mar de Galilea. Pero
mientras que sus compañeros apóstoles fueron sencillos
pescadores que pasaron parte de su vida echando y
arreglando redes, Felipe tuvo la fortuna de recibir una
excelente educación gracias a la posición de sus padres….
Lo que significaba que él se encontraba muy bien versado
en las antiguas profecías sobre el Santo Redentor, quien
llegaría un día a salvar al mundo del pecado.
Cuando el Redentor apareció, en la persona de un
simple carpintero de Belén, Felipe se dio cuenta
rápidamente que, ciertamente, El era el profeta cuya venida
había sido anunciada gozosamente en las antiguas
escrituras. Felipe se convirtió al instante, y luego de ese
momento nunca dio marcha atrás. Lleno de gozo por su
hallazgo de dirigió rápidamente a su amigo Natanael para
decirle sobre la llegada milagrosa del Salvador a la tierra:
Felipe se encuentra con Natanael y le dice: «Ese del que
escribió Moisés en la Ley, y también los profetas, lo hemos
encontrado: Jesús el hijo de José, el de Nazaret.» (Juan 1,
45)
Verdadero amigo de Jesús y un apasionado apóstol,
este fiel santo Palestino aparece frecuentemente en las
descripciones del Nuevo Testamento de Cristo y sus doce
apóstoles originales. En una ocasión muy bien conocida,
fue Felipe quien le preguntó a Jesús sobre el asunto de
suprema importancia de la relación entre el Padre y el Hijo
en la Santísima Trinidad, al tiempo que le suplica a Jesús
que “muestre” al Padre a los apóstoles reunidos. Nuestro
Señor respondió: “Quien me ve a mí, ve al Padre.”
Posteriormente, luego de que las lenguas de fuego
del Espíritu Santo descendieron sobre los Apóstoles en
Pentecostés, Felipe predicaría la Buena Nueva del
Cristianismo a los no creyentes en muchos lugares de Asia
y Grecia. Durante esos peligrosos viajes se enfrentaría
234

muchas veces, sin quejarse, a la muerte. Protegido por la


gracia del Todopoderoso siempre se las arreglaría para
escapar… hasta su hora final, que fue cuando su destino lo
llamó a ser uno de los mártires más santos de Dios.
Una de las acciones más grandes de Felipe contra
los enemigos de la luz fue, con toda seguridad, la que
aconteció en Grecia durante los primeros años de su
predicación. Ocurrió luego de que un sumo sacerdote Judío,
enojado por su creciente fama por realizar milagros, se
dirigió hacia él armado de un pesado mazo con la intención
de aplastarle el cráneo y acabar con su vida.
Pero el Buen Dios tenía otros planes sobre su
cabeza. En el momento en que el clérigo se encontraba a
punto de dar su golpe mortal… se estremeció y llevándose
las manos a sus ojos e instantes después empezó a gritar
“Estoy ciego, estoy ciego”… mientras su piel se tornaba
amoratada y negra. El sorprendido idólatra, quejándose
angustiosamente al tiempo que se estremecía salvajemente
–cesó en sus lamentos cuando fue tragado por el suelo que
se abrió ante sus pies para luego cerrarse rápidamente.
Los aterrorizados observadores no podían creer lo
que acababan de ver. Su sumo sacerdote había sido
devorado por la tierra.
Ciertamente que fue un milagro notable. Pero eso
solamente fue el inicio. En los años siguientes, mientras
Felipe anunciaba la Buena Nueva del Evangelio por todo
lugar, sería depositario de esas intervenciones milagrosas
venidas desde lo alto. Una y otra vez mientras se
desplazaba a lo largo de mundo antiguo de Medio Oriente
sanaría a enfermos de muerte solamente con su oración y,
más aún, devolvería la vida a los que habían fallecido.
Uno de los milagros más extraordinarios ocurrió en
mar abierto, mientras este gran santo viajaba hacia el reino
de Azotus –donde asombraría a sus habitantes sanando a
muchos de los enfermos. Cerca de la medianoche la
embarcación se encontró en medio de una salvaje
235

tempestad… incluso los marineros se encontraban


aterrorizados por la inminente posibilidad de su muerte a
causa del naufragio. En respuesta a su miedo mortal San
Felipe rezó por algunos momentos y luego, señalando hacia
el cielo, en el lugar donde la tormenta era más fuerte,
apareció una inmensa cruz de fuego brillante que ardió
como un faro de esperanza. Luego de que los vientos
cesaron y la embarcación llegó a puerto seguro los
marineros se maravillaron por esta intervención salvadora
del Todopoderoso.
Pero sin lugar a dudas el más grande milagro del
Apóstol sucedió justamente antes del final del final de su
vida. Aconteció en el pueblo de Phyrigian de Hierapolis, en
el cual San Felipe había pasado años evangelizando y
sanando a los enfermos junto con su hermana Mariana, el
teólogo San Juan y el Santo Apóstol Bartolomé.
El destino quiso que los habitantes de este pueblo
poco santo adoraran una serpiente gigante, la misma que
era conservada en un templo de oro construido con ese
único propósito. Mortalmente venenosa y acostumbrada a
atacar a sus víctimas con la velocidad del rayo, el peligroso
reptil gozaba de una vida privilegiada en la cual sus
súbditos humanos la alimentaban con lo que más le
gustaba, al tiempo que era adorada en su siniestro trono.
Pero el Santo Apóstol y amigo amado de Jesús no
se intimidó ante la vista de la temible víbora enroscada.
Sin ningún atisbo de duda se acercó al ídolo
venenoso y comenzó a rezar en voz alta, invocando a Dios
para que destruya esa imagen tan ofensiva a su Santa vista.
Deslizándose por encima del Apóstol, el reptil se curvó
sinuosamente en el aire al tiempo que expelía el veneno
mortal de sus colmillos brillantes. Y entonces sucedió: las
palabras del Apóstol tomaron la forma de una lanza
brillante –y la lanza se dirigió zumbando, con una enorme
fuerza, directamente a la garganta de la bestia atacante.
236

La multitud de adoradores de la serpiente,


aturdidos, lanzó un grito de ira. Pero fueron aquietados
prontamente por el juez supremo del templo quien anunció
que San Felipe había cometido uno de los crímenes más
repudiables… y que él y su compañero de evangelización,
San Bartolomé, pagarían ese hecho con sus vidas.
Al escuchar eso la multitud enfurecida de paganos
agarraron a los dos Cristianos y se los llevaron a toda prisa
hacia un conjunto de árboles reservado para los peores
criminales de la ciudad. En pocos minutos ambos hombres
fueron clavados con la cabeza hacia abajo en donde
murieron lentamente.
Pero este capítulo en la maravillosa historia del
Apóstol Felipe aún no había terminado. Imagínense la
consternación – y luego el terror mortal que deben de haber
experimentado el juez supremo y la pandilla de paganos
sedientos de sangre… cuando la tierra se abrió
repentinamente tragándose al corrupto jurista, junto con
algunos de sus malvados secuaces, que había sentenciado a
la muerte a esos dos santos.
Los arrepentidos ciudadanos se dieron cuenta en un
instante de que esos dos evangelizadores habían sido,
ciertamente, representantes del Salvador Santo. Los
abatidos ciudadanos reaccionaron rápidamente liberando
ambos hombres, agonizantes y cubiertos de sangre, de sus
lugares de tortura en los troncos de los árboles. De alguna
manera San Bartolomé sobrevivió a esta experiencia
dolorosa. Sin embargo fue muy tarde para el Santo Apóstol
Felipe cuya alma ya había dejado su cuerpo momentos
antes de que se iniciara el terremoto.
Todo esto sucedió en el año 86 de Nuestro Señor
bajo el reinado del Emperador Romano Domiciano. De
acuerdo a, nadie menos que Polycratus, el Obispo de Roma,
San Felipe fue enterrado en la misma ciudad de Phrygian
(Frigia) en la cual había luchado contra la serpiente: “El
reposa en Hierapolis de la ciudad de Frigia, así como sus
237

dos hijas, quienes llegaron a edad mayor en completa


virginidad. Su tercera hija, luego de haber vivido en el
Espíritu Santo, fue enterrada en Efeso.”
La vida del Santo Apóstol Felipe es insuperable por su
fidelidad al Santo Evangelio y por la maravillosa amistad
que se desarrolló entre un ser humano ordinario procedente
de un pequeño pueblo en Palestina y Jesucristo, el Hijo de
Dios. Meditando en la maravillosa vida del Santo Apóstol
Felipe podemos ver como el amor de Dios siempre sale al
encuentro de cada uno de nosotros.
Troparión en el Tercer Tono
Oh Santo Apóstol Felipe, intercede ante el Dios
misericordioso para que nos conceda a nuestras almas el
perdón por nuestras ofensas.

Kontakión en el Octavo Tono


Felipe, quien siempre anunció a Dios; quien fue Tú
discípulo y Tú amigo; quien imitó Tu pasión y que Te
anunció al mundo como el Dios verdadero; a través de su
intercesión, Oh Salvador, protege a tu Iglesia de todo daño
de sus enemigos sin ley y a través de la Purísima
Theotokos, Oh Tú Señor, quien eres misericordiosamente
grande.

16 de Noviembre El Apóstol Mateo, el


Evangelista

El era despreciado por


todos como un “publicano” –
esos cobradores de impuestos
para el Imperio Romano que
eran tan mal vistos y odiados -
238

y aún a pesar de ello llegó a ser uno de los campeones más


elocuentes del Santo Evangelio en toda la historia de la
Cristiandad.
El Santo Apóstol Mateo fue un gran predicador, y él
lo sabía.
Entendió perfectamente bien que los cobradores de
impuestos del Siglo Primero en Palestina eran condenados
en todo lugar como ladrones avaros a quienes nada los
detenía con tal de robar hasta el último centavo que
pudieran obtener de los ciudadanos. Mateo no negó su
culpabilidad. Trabajando en la calles de su ciudad natal,
Cafarnaúm, y en la región Palestina de Galilea, explotó lo
más que pudo a sus indefensos ciudadanos e incluso, con
mucho gusto, confiscó sus propiedades.
Sin embargo a pesar de los pecados de Mateo
ocurrió un gran milagro… un milagro que subraya lo que
vendría a ser una de las únicas verdades más importantes en
todo el Evangelio: ¡Cristo ama a los pecadores!
El Hijo del Hombre no vino a la tierra para salvar a
los justos… sino para ofrecer la salvación a todos aquellos
que se encuentran sufriendo bajo el peso de sus propios
pecados. Y cuando El comenzó a caminar por las calles de
Palestina con Mateo, su Nuevo amigo (y aún cenó en su
casa una que otra vez), los ciudadanos “justos” de ese
entonces –particularmente los siempre justificados Escribas
y Fariseos- se enfurecieron. ¿Cómo se atrevía El a
malgastar su tiempo con un cobrador de impuestos cuya
alma, obviamente, estaba negra a causa del pecado?
Tristemente, los Escribas y los Fariseos habían
fallado completamente en entender la verdad central del
Santo Evangelio: el hecho de que Jesús había venido por
cada uno de nosotros, especialmente por aquellos cuya
alma se encontraba oscura a causa del pecado.
En ninguna otra persona se hace más evidente la
verdad y el efecto sanador de esta afirmación que en la vida
de este recolector de impuestos de Tierra Santa, quien
239

renacería en el servicio a Jesucristo. (Por supuesto que


después de su conversión devolvería lo justo a todos
aquellos a quienes había robado, al tiempo que les
suplicaba su perdón por todo el daño que les había hecho.)
San Mateo fue un gran evangelizador y un santo mártir que
nunca perdió su fe en Dios.
A pesar de ello, su más grande regalo ha sido el
magnífico documento que escribió durante el tiempo
posterior a la Crucifixión y Resurrección de Jesús: el
primer libro del Nuevo Testamento, también conocido
como el Evangelio según San Mateo.
La maravillosa travesía de Mateo como uno de los
evangelizadores más efectivos de la Iglesia primitiva se
inició en Cafarnaúm en el momento en que escuchó
murmurar al Señor esas tres palabras fundamentales: Ven y
Sígueme.
Movido profundamente por el espíritu e incapaz de
resistir a esa orden que cambiaría su destino el recolector
de impuestos hizo lo que se le ordenó. En un instante dejó
lo que estaba haciendo y se aproximó hacia el Salvador de
la humanidad. ¿Cómo sucedió esto? La respuesta es un
misterio que se encuentra más allá del entendimiento
humano. Ciertamente que no hay nada en el pasado de
Mateo que sugiriera que esa transformación se hubiera
podido dar algún día.
También conocido como “Leví” (el nombre de
Mateo significa “Regalo de Dios”), era el hijo de un
humilde trabajador llamado Alfeo y no hay nada
absolutamente inusual sobre sus primeros años de vida en
las calles de Cafarnaúm. Y a pesar de eso sabemos que una
vez que la orden fue dada -Ven y Sígueme– este mediocre
publicano se transformó completamente en otra clase de
persona. Durante los años que siguieron a su conversión
predicaría el Santo Evangelio, por ocho años en Palestina y
luego en diversas tierras extranjeras.
240

Antes de terminar sus días, el celoso Mateo llevaría


la Buena Nueva de su fe a los Partos y los Medos, entre
otros, - y finalmente a los fieros Etíopes del Africa, con los
que su fiel lealtad a Jesucristo y su valerosa insistencia en
evangelizar para el Hijo de Dios, le costaría la vida.
Sus luchas en Etiopía son especialmente recordadas
por generaciones de cristianos como un emblema del total e
inquebrantable compromiso de los santos mártires con la
misión de Jesucristo. Luego de haber convertido a muchos
en esas tierras salvajes y muy poco cultivadas regiones, San
Mateo asignaría a su leal discípulo –el fiel Platón- como
Obispo de la ciudad de Etíopea de Mirmena para luego
retirarse a la soledad en una montaña cercana.
Por un corto período llevó una vida pacífica de
oración y meditación. Pero en el momento en que bautizó a
la esposa e hijo del Príncipe de Etiopía se selló el destino
de San Mateo. Gravemente ofendido por la nueva fe, el
enfurecido príncipe Fulvián envió una docena de guardias
armados para arrestar a ese arribista espiritual y lanzarlo a
prisión.
Entonces sucedió una cosa muy extraña. Cuando los
guardias se aproximaron para arrestar al antiguo recolector
de impuestos… su visión se les puso borrosa y como
cubierta por nubes. Se marearon. Ellos sabían que su presa
se encontraba cerca pues podían escucharlo hablar a sólo
algunos pies más allá del lugar en que se encontraban. Pero
sus ojos eran inútiles pues el hombre permanecía invisible.
Frustrados y un poco más que alarmados, los que
serían sus carceleros, regresaron a toda prisa al palacio del
príncipe donde tristemente le explicaron la situación: El
Santo Varón, quien se había atrevido a bautizar a la familia
del tirano, estaba usando una capa que lo hacía invisible.
Como era de esperarse, el enojo del príncipe se hizo
mayor… e inmediatamente envió a un segundo grupo de
soldados al lugar.
241

La suerte del segundo grupo de oficiales fue peor


que la de los del primer grupo. Cuando se aproximaron al
Apóstol se alarmaron al ver que él brillaba con una luz
intensa, que ciertamente no era de este mundo.
Atemorizados por sus vidas dejaron caer sus armas y
regresaron corriendo al palacio de Fulvián donde,
balbuceando y más atemorizados que el primer grupo, se
negaron a reanudar la persecución.
El príncipe ya había visto suficiente. Habiendo
llegado al límite su paciencia, el exasperado gobernante
decidió hacer el arresto por sí mismo. Tan pronto como
Fulvián se acercó al Santo Apóstol una explosión de luz lo
cegó, dejándolo totalmente indefenso y temblando de
miedo. Pero San Mateo solamente sintió compasión hacia
el tembloroso potentado – y rápidamente rezó, pidiéndole
al Dios Todopoderoso para que le restaure la visión.
Cuando el azorado tirano se dio cuenta que podía
ver nuevamente, le pagó rápidamente a Mateo por su
bondad, amarrándolo y rodeándolo por una gran pila de
troncos embadurnados con brea y resina. Sin embargo San
Mateo mostró muy poco miedo por una muy buena razón:
aunque el inmisericorde dictador prendió fuego a la pila de
troncos, no sólo una, sino dos veces, las llamas rugientes ni
siquiera chamuscaron el cuerpo del santo evangelizador.
No obstante este gran hombre santo comprendió que su
tiempo había llegado… y su alma se elevó para recibir su
recompensa gloriosa.
Por supuesto que el príncipe se sorprendió por estos
acontecimientos pero su corazón estaba oscurecido, muy
oscuro. Y por el hecho de que no estaba convencido de la
verdad del mensaje de San Mateo –que Cristo ama a los
pecadores y que ha venido a salvarlos del Infierno- el cruel
Fulvián ordenó que su cuerpo sea colocado dentro de un
ataúd de plomo y luego arrojado al mar.
Sin embargo poco después de que fuera realizado
este acto de maldad el Santo Mártir se le apareció en un
242

sueño al Obispo Platón dándole instrucciones muy precisas


sobre como encontrar el ataúd de plomo. El buen obispo
localizó prontamente los restos del santo… y cuando el
príncipe vio que también había acontecido este milagro,
finalmente se convenció de la verdad de Jesucristo. Luego
de haberse convertido, Fulvián fue bautizado nada menos
que por el Obispo Platón, quien en una pincelada de
genialidad decidió premiarlo con el nombre cristiano de
“Mateo.”
Desde ese día en adelante el príncipe penitente
reformó completamente su vida. Llegó a ser un piadoso
presbítero y vivió como un cristiano ejemplar –al punto que
cuando el fiel Platón murió, el evangelista se le apareció en
un sueño al príncipe diciendo que el siguiente Obispo de
Etiopía sería quien alguna vez fuera el tirano e
inmisericorde Fulvián.
Sin embargo el milagro de la conversión del
príncipe no fue el único acontecimiento ocurrido en las
tierras de Etiopía. En otra ocasión muy recordada, luego de
que el Señor se le presentara a Mateo en la persona de un
joven brillante quien le entregó un palo, el evangelista lo
plantó a las puertas de su Iglesia. Para la sorpresa de todos
el palo floreció rápidamente convirtiéndose en un gran
árbol portador de frutos deliciosos… al tiempo que nacía de
sus raíces un arroyo de agua pura. Cuando los feroces
Etíopes (muchos de los cuales eran caníbales, según
historiadores de esa época) comieron del fruto de ese árbol
y bebieron esas aguas cantarinas no pasó mucho tiempo
antes de que se volvieran pacíficos y se llenaran del espíritu
del Señor.
San Mateo escribió su Evangelio –el primer libro
del Nuevo Testamento- en Hebreo, dialecto conocido como
“Arameo”, y luego fue traducido al Griego para luego ser
diseminado por todo el mundo conocido. Este inapreciable
documento fue escrito por Mateo en su Palestina nativa, en
243

la región de Galilea, probablemente alrededor del año 40,


según la mayoría de los estudiosos de ese período.
La vida de Mateo, el Santo Apóstol y Evangelista,
ha servido a lo largo de los siglos como un vívido e
irresistible ejemplo del amor de Cristo por los pecadores.
En el mundo del Siglo Primero en Galilea, ningún
ciudadano era más odiado que el “publicano” – el
recolector de impuestos para los odiados Romanos, quienes
gobernaban la antigua Palestina. A pesar de ello Jesús
escogió ese recolector de impuestos para ser, no sólo uno
de sus Doce Apóstoles, sino también el autor de uno de los
más valiosos documentos en la historia de la Cristiandad.
La vida de Mateo no fue fácil, pero él estaba abierto
a la gracia de la conversión de Dios, por la que finalmente
entregó todo aquello que poseía –incluida su vida- por
Jesús.
La historia que tenemos sobre la conversión de
Mateo y la fiesta que celebramos de él nos muestra un poco
la gran compasión que Jesús siente por todos nosotros. El
se acercó a los marginados sociales e incluso hizo a un
apóstol de uno de ellos, de quien se reconoce
históricamente como el autor del Evangelio que lleva su
nombre.
Nosotros deberíamos de estar dispuestos a seguir
los pasos de Nuestro Señor Jesús yendo en pos de los
enfermos, los pecadores y todos aquellos que no son
deseados –para que podamos llamarlos a formar parte del
Cuerpo de Cristo.

Apolytikión en el Tercer Tono


Oh Santo Apóstol y Evangelista Mateo, intercede ante el
Dios misericordioso para que conceda a nuestras almas el
perdón por nuestras ofensas.

Kontakión en el Cuarto Tono


244

Cuando dejaste atrás la vida de Publicano y optaste por el


yugo de lo recto y justo, probaste ser un gran comerciante,
uno que ha reunido las riquezas de la sabiduría Celestial;
por esa causa, fuiste heraldo de la palabra de la verdad, Oh
Mateo, y elevaste las almas de los hombres perezosos
mostrándoles los horrores del día del juicio final.

18 de Noviembre Los mártires Platón de Ancyra,


Romanus el Diácono, Zaqueo el
Diácono y Anastasio de Cesaréa en
Palestina

Mártir Platón de Ancyra

Llevado ante la presencia de Agrippinus, el


gobernador Romano, fue amenazado con la tortura y la
muerte si no renunciaba inmediatamente a su fe y adoraba a
los ídolos paganos.
Su respuesta, de acuerdo a muchos historiadores de
ese período, fue: “Hay dos tipos de muerte: una temporal y
la otra eterna. También hay dos vidas: una de corta
duración y una que no se acaba.”
Luego de haber hecho esta elocuente afirmación de
su fe en el Hijo de Dios y en su Evangelio, San Platón, el
Santo Mártir, fue sometido a torturas inimaginables. En
primer lugar el gobernador Romano –Agrippinus, el
soberano de la provincia de los Gálatas en la cual Platón
había sido arrestado por proclamar la Buena Nueva del
Cristianismo- ordenó que colocaran en el cuerpo indefenso
del mártir unas bolas de cañón al rojo vivo.
Cuando este cruel castigo falló en producir el efecto
deseado, el tirano optó por una estrategia más cruel: cortar
en tiras la carne del cuerpo del santo. ¿Se rindió este santo
245

mártir de Ancyra (hoy la ciudad de Ankara en la moderna


Turquía) a negar su fe en el Santo Redentor bajo esta cruel
tortura?
Por supuesto que no. Mientras los opresores
paganos desgarraban la carne con sus brillantes cuchillos
era posible escuchar
gritar al santo en voz
alta dirigiéndose al
inmisericorde
gobernador: “Tortúrame
más fuertemente, de
modo que tú
inhumanidad y mi
fortaleza se hagan más
evidentes.”
El torturador se
sintió complacido. Con
la esperanza de
confundir e intimidar al
fiel seguidor de Jesús, el
tirano Romano le
recordó al mártir que su homónimo (el famoso filósofo
Griego y discípulo de Sócrates, Platón) también había sido
pagano. Pero el mártir sólo sonrió y replicó: “Yo no soy
como Platón, tampoco Platón es como yo, excepto en el
nombre. Yo aprendo y enseño la sabiduría de Cristo, pero
Platón fue un maestro de sabiduría, que es necedad ante
Dios.”
Ante esta aguda respuesta, el frustrado Romano se
enfureció aún más ordenando que este notable defensor del
Santo Evangelio sea arrojado a prisión y que, sin piedad
alguna, se le prive de todo alimento. Sin embargo luego de
18 días sin agua y alimento él parecía no verse afectado y
les dijo a sus carceleros con regocijo: “Ustedes se
satisfacen con carne, pero yo con las oraciones santas. El
246

vino los alegra, pero Cristo, el vino verdadero es quien me


regocija.”
Todo esto ocurrió alrededor del año 306, cuando el
valeroso San Platón murió voluntariamente por su creencia
en Jesús a manos del pagano Romano, quien nunca
entendió lo que significa realmente la verdadera fe. El
valeroso Platón había sido arrestado por el tirano
Gobernador luego de haber viajado por muchas ciudades de
Asia Menor mientras predicaba el Santo Evangelio
ganando muchos conversos para Cristo.
El Santo Mártir Platón –hermano del Mártir
Antioquio el Médico- se mantuvo firme en sus
convicciones hasta el final. Cuando se le anunció que sería
liberado si pronunciaba solamente tres palabras (“Apolo el
Gran Dios”) rechazó esa oferta con una frase sonora: “No
quiero pecar por la palabra.”
Fue decapitado rápidamente… pero él vive por
siempre en los corazones de los Cristianos y los continúa
inspirando por su asombrosa fe en su Salvador, el Hijo del
Hombre.

El Santo Mártir Romanus

Fue un diácono piadoso de la Santa Iglesia de


Cesaréa en Palestina quien se negó a rendirse ante las
amenazas en contra de su vida. Luego de soportar muchas
humillaciones a manos de los idólatras paganos, finalmente
el santo Mártir Romanus se trasladó a Antioquía, en donde
se convirtió en ejemplo inspirador para la comunidad
Cristiana en virtud a su oración incesante y su prédica
elocuente.
Aunque había guardado la esperanza de evitar
confrontaciones con los Romanos que odiaban a los
247

Cristianos, habiéndose trasladado a esa ciudad en Asia


menor (hoy en día parte de la moderna Turquía), el
temeroso de Dios, Romanus, no se escaparía de su destino
como mártir. Muy pronto se encontraría nuevamente
enfrentado con los gobernantes de este mundo… luego de
que el gobernador de la provincia, Asklepiades, anunció sus
planes de destruir la Iglesia Cristiana.
San Romanus estaba indignado. Luego de reunir a
los Cristianos de la localidad denunció claramente los
planes de destrucción. Gracias a su ardiente prédica en
contra de este edicto los ciudadanos se volcaron, en una
apasionada oposición, al plan de destruir el lugar sagrado
de adoración. Por el momento el enfurecido gobernador no
pudo proceder con su malvado proyecto.
Sin embargo no pasó mucho tiempo antes de que
Romanus cometiera el error de amonestar abiertamente a
un grupo de adoradores paganos durante un festival en la
ciudad. Con una audacia atrevida les anunció que esa
idolatría era una ofensa a Dios –y llamó a los paganos para
que cesen en esa adoración y que abracen el Santo
Evangelio de Jesucristo.
El Mártir Romanus, quien había nacido en la región
de Cesaréa en Palestina alrededor del año 280 y que había
crecido ahí antes de moverse hacia Antioquía, fue arrestado
inmediatamente y esta vez no se escaparía de su destino.
Asado lentamente por el Eparca Asklepiades, se negó a
acobardarse o doblegarse diciéndole en su cara al orgulloso
gobernante: “Los ídolos no son dioses; hasta un niño
pequeño podría decirte eso.”
Dispuesto a probar su posición, el santo mártir pidió
que se traiga a un niño con el fin de hacerle la quemante
pregunta: “¿A qué Dios debemos adorar?”
El niño, un joven cristiano llamado Barulas, no
dudó en su respuesta declarando en voz muy fuerte:
“Cristo.”
248

Por supuesto que el castigo para el joven fue


instantáneo: fue brutalmente golpeado y luego decapitado.
A pesar de ello su fiel madre, también una piadosa
cristiana, lo urgió a mantenerse firme en su fe y a mantener
su lealtad al Santo Evangelio. Al final, ella misma lo llevó
a su lugar de ejecución.
San Romanus fue torturado aún más severamente.
Le cortaron la lengua y lo arrojaron a una celda en prisión.
Luego de soportar inacabables torturas fue estrangulado
hasta morir, alrededor del año 305.
San Romanus se encontraba ahora entre los que
habían partido pero no había sido olvidado. Cuando Santa
Elena construyó la supremamente bella Santa Iglesia
Ortodoxa en Constantinopla se aseguró de que fuera
nombrada en memoria de San Romanos.
Por el hecho de que ellos vivieron y murieron por su
fe, sin preocuparse por su propia seguridad personal, estos
santos Cristianos viven hoy en un mundo en el cual se
encuentran seguros –para siempre- en la gloria de su Señor
Jesucristo.

El Santo Mártir Zaqueo, el Diácono

Sufrió grandes agonías por el Santo Evangelio bajo


el gobierno del Emperador Romano Dioclesiano (284-305)
y a pesar de ello nunca vaciló en su lealtad a Jesucristo, el
Santo Redentor. Como diácono en la Iglesia Cristiana de
Cesaréa en Palestina, el Santo Mártir Zaqueo fue arrestado
durante una de las grandes persecuciones que
convulsionaron Tierra Santa durante los últimos años del
Siglo Tercero.
Sometido a terribles torturas este valiente guerrero
de Cristo se encontró muy pronto engrilletado junto a otro
249

reverenciado mártir Cristiano –San Alfeo- y arrojado en


prisión en una celda. Ambos pasaron la noche en oración
constante en preparación para las torturas que habrían de
venir.
Zaqueo, un humilde diácono quien había trabajado
larga y duramente para la comunidad Cristiana de la
antigua ciudad portuaria de Cesaréa, había nacido ahí
alrededor del año 270, según los historiadores de la Iglesia.
Este valiente mártir siempre supo que sería llamado a morir
por su fe.
Esto ocurrió el año 302 de Nuestro Señor –cuando
él y el valeroso San Alfeo fueron arrastrados fuera de su
prisión y decapitados. Hasta su último suspiro, este gran
mártir, continuó alabando a Dios – y rezando por sus
verdugos.

El Santo Mártir Anastasio

Fue un soldado Persa destacado en Jerusalén a


quien se repentinamente se le cayeron las escamas de sus
ojos y se convirtió al Santo Evangelio de Jesucristo. Como
hijo del sacerdote Persa “Magus”, las posibilidades de que
el Santo Mártir Anastasio se convirtiera eran bastante
remotas. Sin embargo él era un joven inteligente y
sensible… y cuando su unidad militar fue asignada a
patrullar las calles de la Ciudad Santa, bajo el gobierno del
Rey Persa Chosroes II, muy pronto se interesó en la
comunidad cristiana, piadosa y temerosa de Dios, a la que
observaba en todo lugar alrededor suyo.
En el año 614, de acuerdo a los historiadores de la
Iglesia primitiva, el joven Anastasio había escuchado que la
Santa Cruz en la cual el Señor había muerto era fuente de
muchos milagros en los cuales los enfermos habían sido
250

curados. Con una curiosidad intensa el joven decidió


averiguar lo más que pudo sobre el misterioso poder de esta
reliquia sagrada. Maravillado por sus descubrimientos, el
soldado persa muy pronto llegó a la conclusión de que
quería ser Cristiano.
Fue bautizado nada menos que por San Modesto, el
Patriarca de Jerusalén, y muy pronto se volvió monje. (De
hecho es ahí donde recibe el nombre Cristiano de
“Anastasio”, ya que hasta entonces había sido conocido por
su nombre Persa de Magundat.) Profundamente atraído por
la vida ascética de los monjes, Anastasio comenzó a rezar
por la gracia del martirio –y sus oraciones fueron
escuchadas muy pronto.
Luego de reprender a los ocupantes Persas de la
ciudad Palestina de Cesaréa, por su adoración constante a
los ídolos alentada por el Magi (sacerdote), este valeroso
soldado fue arrestado y transportado hacia Persia para ser
juzgado por los cargos de traición. Soportó muchas torturas
y para ser decapitado finalmente, alrededor del año 620 de
Nuestro Señor. Este día su Memoria es conmemorada por
los Cristianos alrededor del mundo, quienes lo reverencian
por su aguda inteligencia y su inalterable fidelidad al Santo
Evangelio del Hijo de Dios.

Apolytikión en el Cuarto Tono


Tus Mártires, Oh Señor, lucharon valerosamente por recibir
como premio la corona de la vida incorruptible, Dios
nuestro e inmortal. Ya que ellos poseían Tú fortaleza
fueron capaces de enfrentarse a los tiranos y destruir
completamente la débil presunción de los demonios. Oh
Cristo Dios, por sus oraciones, salva nuestras almas ya que
Tú eres misericordioso.

Kontakión en el Tercer Tono (Platón)


Nos alegramos en tu memoria y el mundo entero se
regocija, llamando a todos aquellos al majestuoso y
251

venerable templo; donde ahora, con júbilo nos reunimos, y


cantamos tus triunfos con himnos y odas, oh Mártir Platón,
y con fe te imploramos: Oh Santo, rescata a tu pueblo de
sus bárbaros perseguidores.

Kontakión en el Cuarto Tono (Romanus)


Oh Romanos, alabado por todos, ya que la Iglesia te
considera como una brillante y majestuosa estrella, ella se
encuentra guiada por la luz de sus santos y eleva una
oración para glorificar a aquellos de luminosa memoria.

Kontakión en el Octavo Tono (Zaqueo & Alfeo)


Probaron ser lámparas luminosas que iluminan toda la
creación con el resplandor de sus milagros, Oh mártires
divinos. Han sanado enfermedades y disipado las tinieblas
y la oscuridad del espíritu, recen siempre por nosotros ante
Cristo nuestro Dios.

19 de Noviembre El Profeta Abdías

Fue fiel al Señor y


también sumamente valeroso.
No temía a nadie excepto al
Dios Todopoderoso y no
dudó en oponerse a la
voluntad de un rey corrupto y
a la, aún más corrupta, reina.
También ayudó a salvar a
nada menos que 100 santos
profetas de Dios como
resultado directo de sus
valientes acciones.
Además de estos
252

logros notables el santo Profeta Abdías escribió un libro del


Antiguo Testamento en el que profetizó la llegada gloriosa
del Salvador Santo –un evento que ocurriría 900 años luego
de la muerte del profeta. Aunque el valeroso Abdías vivió
en un pasado lejano, su fidelidad y coraje han mantenido
vivo su nombre hasta nuestros días.
El profeta Abdías (cuyo nombre significa “Siervo
de Dios”) nació en la villa de Betharam, ubicada cerca de la
Antigua ciudad Palestina de Schechem –que ahora forma
parte de la contemporánea Nablus. Noble de cuna
aristocrática, Abdías era una figura muy bien vista en la
corte real en la que ostentaba el cargo de Administrador en
Jefe. Pero cuando su rey –el poderoso Ahab, gobernante
supremo del mundo antiguo- se alejó de Dios
Todopoderoso y comenzó a adorar los dioses paganos,
Abdías se negó a aceptar el nuevo orden de las cosas.
En vez de ello, arriesgó su vida insistiendo en que la
idolatría que veía por todos lados condenaría,
eventualmente, al reino al caos y a la destrucción.
Las profecías de Abdías atrajeron sobre su propia
cabeza la ira virulenta del rey Ahab con consecuencias casi
fatales. Sin embargo sus problemas se harían mayores
cuando decidió defender a Elías, el santo profeta del país,
de la violencia asesina de Jezabel, la esposa del rey. Todos
estos violentos acontecimientos sucedieron durante el
tumultuoso Siglo Noveno Antes de Cristo en el que los
antiguos israelitas luchaban contra su propia idolatría, la
cual frecuentemente los llevaba a consecuencias
desastrosas.
Como contemporáneo de Elías, Abdías reverenciaba
al santo varón. Como el mismo Gran Profeta, Abdías
simplemente no podía vivir en un reino que había dado
completamente la espalda al Unico Dios Verdadero de su
tribu.
Lo que siguió fue una lucha de vida y muerte entre
las fuerzas de la idolatría pagana –expresada en la
253

adoración a Baal y otros ídolos que habían sido acogidos


por Ahab y Jezabel- y las fuerzas de la auténtica fe
religiosa, en las personas de Elías y su fiel siervo Abdías.
Cuando la altanera y arrogante Jezabel ordenó que todos
los profetas de su tierra sean destruidos (debido a su
inmenso odio hacia Elías,) Abdías, el autor del libro del
Antiguo Testamento, sabía que tenía que encontrar la
manera de salvar a estos hombres santos de los soldados
sedientos de sangre.
Su solución fue astuta y valiente al mismo tiempo.
Para proteger a los verdaderos seguidores del Dios
de Abraham, Isaac y Jacob, Abdías escondió a 100 de ellos
en dos cuevas alejadas ubicadas en una región remota del
reino. Pero ese fue sólo el inicio de la inteligente estrategia
del profeta. Una vez que esos santos varones se encontraron
seguros en las cuevas Abdías liquidó su fortuna
completamente y usó sus ganancias para comprar alimentos
para los refugiados –quienes sobrevivieron por varios años
con una dieta de pan y agua (según el Libro III de los
Reyes 18, 4).
Mientras las huestes de Jezabel registraban día tras
día las tierras buscando capturar a sus presas, Abdías los
alimentaba y los alentaba con la oración, así como con
frecuentes visitas a las cuevas secretas. Y la estrategia
funcionó. Luego de algunos años los profetas seguían
floreciendo y el Santo Elías continuaba pronunciando sus
importantes profecías sobre la futura llegada del Hijo de
Dios –el redentor que un día salvaría al mundo de la muerte
y el pecado con Su propia Crucifixión.
Los santos varones sobrevivieron desesperada
situación en las cuevas a su gracias al incansable trabajo de
Abdías. Pero en los años posteriores a su rescate se levantó
un peligro aún mayor contra la vida del Santo Profeta Elías.
El nuevo rey (Okhoziah), quien había reemplazado a Ahab,
tenía la fuerte determinación de arrestar a Elías y tener su
cabeza. Para cumplir con esta vil tarea despachó tres
254

destacamentos de soldados –uno de los cuales estaba bajo


las órdenes de Abdías, quien para ese entonces había vuelto
a trabajar para el gobierno.
Sin embargo, al tiempo en que los destacamentos
galopaban hacia su objetivo, ocurrió un evento inesperado.
Sabiendo que las tropas venían en camino el Santo Profeta
Elías invocó al Señor Dios rogándole por su ayuda.
Sorprendentemente, un momento después, se levantó una
gigantesca columna de fuego que devoró completamente a
dos de los regimientos del rey, mientras quedaba a salvo el
regimiento comandado por Abdías.
Cuando Abdías (también conocido como “Avdi”)
vio este milagro supo que no tenía otra opción. Renunció a
su comando militar y se convirtió en un humilde seguidor
del Gran Profeta. (Posteriormente Abdías llegaría a ser una
voz inspirada de Dios –el Cuarto de los Doce Profetas
menores que se encuentran en la Biblia- y quien escribiría
un Libro de Profecías en las que se anuncia la gloria futura
del Hijo de Dios, el Salvador de la Humanidad.)
Enterrado en Samaria, el Santo Profeta Abdías
permaneció fiel al Unico Dios Verdadero de los Israelitas.
Debido a su fidelidad la Providencia le permitió lograr una
tarea extremadamente significativa –proteger a los Profetas,
quienes no sólo mantuvieron la fe viva, sino también el
predecir la eventual llegada del Salvador Santo y Su
Evangelio de Salvación.
De la vida de este Santo Profeta podemos ver
claramente como el Todopoderoso recompensa a aquellos
quienes trabajan constantemente en Su servicio –
proveyéndoles con la visión, la valentía y la esperanza que
se requiere para enfrentar con prontitud aún las más
grandes adversidades.

Apolytikión en el Segundo Tono


Al celebrar la memoria de Tú profeta Abdías, Oh Señor, te
pedimos que a través suyo salves nuestras almas.
255

Kontakión - Plagal del Cuarto Tono


Como Profeta divinamente escogido, viste el futuro lejano:
que en el Monte Sión nos llegaría la salvación. Ya que los
misterios del Cielo han brillado en ti, mientras te
encuentras en el Cielo con los Profetas gozando en Cristo a
quien anunciaste, ruégale a El, Oh Abdías, que salve a
quienes te honramos con amor.

22 de Noviembre Los Apóstoles Filemón, Apfia,


Arquipo y Onésimo, de Los
Setenta

Ellos se habían reunido en la casa del Apóstol


Filemón con la esperanza de pasar una tarde tranquila en
oración y meditación.
¿Cómo podrían haberse imaginado que en esa
apacible tarde del año 64 de Nuestro Señor se avecinaba
una gran desgracia y que sus vidas como Cristianos devotos
estaba a punto de desaparecer?
La agonía se inició en un abrir y cerrar de ojos.
Repentinamente, sin que nada lo pudiera sugerir, una
enfurecida banda de paganos se encontró a las puertas de la
pequeña casa de Colosas… y la turba empezó a llamar a
voz viva por el dueño de la propiedad –“Filemón”- así
como el nombre de su piadosa
esposa “Apfia.”
Luego de destrozar
cuanto se encontraba en su
camino hacia el indefenso
hogar en Frigia (ahora parte de
la región de Anatolia en
Turquía), la muchedumbre de
256

ofendidos paganos irrumpieron en medio de la oración y


aprehendieron rápidamente a la gente, a la cual ellos
llamaban “cabecillas,” de esta “ilegal secta Cristiana.” Sus
objetivos fueron Filemón, antiguo obispo de Gaza –cuya
casa era usada frecuentemente para los servicios religiosos-
y también otro líder de los seguidores frigianos del Santo
Redentor: Arquipo, quien recientemente había sido
nombrado por el Santo Apóstol Pablo como Obispo de
Colosas.
No mucho tiempo antes San Pablo había convertido
y bautizado a ambos futuros mártires describiendo en una
memorable frase de su Carta a Filemón el invaluable
trabajo realizado por ellos en el establecimiento de la
Iglesia Primitiva. En esa misiva, tan bien conocida, el Gran
Apóstol envía sus bendiciones: Pablo, preso de Cristo
Jesús, y Timoteo, el hermano, a nuestro querido amigo y
colaborador Filemón, a la hermana Apfia, a nuestro
compañero de armas, Arquipo, y a la Iglesia de tu casa.
Gracia y paz a vosotros de parte de Dios, nuestro Padre, y
del Señor Jesucristo. (Filemón 1, 1-3)
San Pablo amaba muchísimo a los Cristianos de
Colosas pero los paganos no compartían su mismo afecto
por ellos. Ciertamente que los adoradores de ídolos se
encontraban especialmente molestos en esa noche
particular, ya que ellos habían estado bailando y cantando
estrepitosamente en una fiesta en honor a su diosa
Artemisa, cuando cayeron en cuenta de la reunión de los
Cristianos en la casa del obispo misionero Filemón.
Conocida como la “Virgen Diosa de los cazadores” (y la
hermana gemela de la poderosa deidad griega Apolo, quien
llevaba el brillo del sol cada día a la tierra con su “carro de
oro”,) Artemisa era una figura amada que inspiraba una
gran lealtad entre los paganos de Colosas.
¿Cómo se atrevían esos seguidores del Nazareno –
ese hacedor de milagros de quien ellos creían era el Hijo de
Dios- elegir esta noche para sus cultos blasfemos? Este
257

insulto a su Amada Artemisa no se podía pasar por alto. Sin


ningún asomo de duda la descontrolada multitud empezó a
dar furiosamente de latigazos a los tres líderes. Muy pronto
los tres se encontraban sangrando, sus carnes estaban
expuestas y abiertas mientras los látigos de cuero seguían
cortando su piel sin parar.
El sufrimiento que
soportaron estos Cristianos
fue terrible, pero no
murieron lo suficientemente
rápido como para satisfacer a
los paganos. Moviéndose
rápidamente cavaron una
serie de agujeros en la
tierra… y enterraron hasta la
cintura a los discípulos de
Jesús. Gimiendo y sin
ningún tipo de ayuda, los mártires comenzaron a ser
apedreados con piedras muy pesadas arrojadas por los
burlones adoradores de la despreciable diosa. Sus muertes
enseñarían una lección que nunca olvidarían a los
Cristianos, donde quiera que se encuentren.
Filemón y Apfia murieron rápidamente. Un destino
bastante peor le estaba reservado al fiel Arquipo, uno de los
Setenta, quien fue sacado medio vivo de su semi entierro y
puesto a disposición de unos niños armados con cuchillos.
Mientras su sangre se desparramaba sobre la arena ellos lo
apuñalaban una y otra vez. Muy pronto la luz dejó de brillar
en sus ojos moribundos para unirse a las gloriosas filas de
los mártires que han muerto por Jesús a lo largo de las
generaciones.
Al final de su vida en la tierra Arquipo había
obedecido el severo mandato que aún se puede encontrar en
la Epístola de San Pablo a los Colosenses. “Decid a
Arquipo: «Considera el ministerio que recibiste en el
Señor, para que lo cumplas». (Colosenses 4, 17)
258

Estos tres mártires habían muerto – y a ellos se les


sumó muy prontamente, al último momento, un pecador
reformado quien permanece como una de las más
interesantes y amadas figuras en toda la historia de Filemón
y su familia. Onésimo había sido un antiguo esclavo de la
familia… antes de lo cual había robado varias piezas de
vajilla muy valiosas y había huido a Roma para disfrutar de
los placeres ilícitos que le permitía comprar el dinero
malamente conseguido. Sin embargo, ni bien llegado a la
capital Romana se encontró con un muy querido amigo del
Obispo Filemón… nada menos que San Pablo.
El gran Apóstol reprendió tiernamente al ladrón, y
luego de mostrarle el gran error de sus acciones escribió
una carta a Filemón en la cual le explicaba sobre el
arrepentimiento de Onésimo, quien retornaría prontamente
a casa, y quien había hecho la promesa de no seguir
pecando. Esta epístola, una de las catorce que escribiría San
Pablo, habla grandemente acerca del propósito de la
Crucifixión de Cristo así como del Santo Evangelio.
Ambos acontecimientos habían sido realizados con la
finalidad de ayudar y salvar a los pecadores, quienes eran
los amados del Señor Jesucristo.
Aunque Onésimo escapó
difícilmente del martirio al
que sucumbieron los apóstoles
durante ese festival sangriento
en honor a Artemisa, él
continuó predicando el Santo
Evangelio de Jesús por
muchos años más. Habiendo
dejado atrás, para siempre, su
vida de ladrón, llegó a ser un
dedicado y ferviente
Cristiano, quien eventualmente sería nombrado obispo.
259

De acuerdo a la mayoría de los historiadores de su


período, Filemón y sus amados amigos murieron por Cristo
alrededor del año 65, bajo el gobierno del tirano emperador
Romano Nerón. Sus vidas son ejemplos maravillosos de la
gracia que Dios nos envía a cada uno de nosotros en
nuestra hora de necesidad – y en la importancia vital del
perdón dentro del Evangelio de Jesús Cristo.

Apolytikión en el Tercer Tono


Oh santos Apóstoles Filemón, Apfia, Arquipo y Onésimo,
intercedan ante el Dios misericordioso para que conceda a
nuestras almas el perdón por nuestras ofensas.

Kontakión en el Octavo Tono


Ustedes han probado ser lámparas brillantes iluminando
toda la creación con el brillo de sus milagros, Oh mártires
divinos. Ustedes han sanado enfermedades y disipado toda
oscuridad y tristeza de espíritu, ustedes siguen rezándole a
Cristo, nuestro Dios, en favor de todos nosotros.

25 de Noviembre Catalina la Prudente, la Gran


Mártir de Alejandría

A primera vista ella parece


ser una hermosa princesa
extraída de un dorado cuento de
hadas.
Todo el mundo estaba de
acuerdo en que era una bella y
joven doncella, pero también
casta y humilde en sus hábitos,
así como silenciosa y
260

perseverante en su fidelidad a su Señor y Salvador


Jesucristo.
¿Quién se podría haber imaginado –habiendo
conocido a la joven Catalina, una aristocrática doncella de
gran linaje – que terminaría su vida torturada bajo los
clavos de una rueda de acero y luego decapitada sin piedad
alguna?
La historia de Catalina la Prudente se inició en el
gran centro Egipcio de aprendizaje en donde había nacido,
alrededor del año 287, como hija de un noble adinerado
llamado Constas (o Cestus según algunos historiadores).
Criada en una posición llena de lujos y privilegios la joven
Santa Catalina se volvería adepta muy pronto a la retórica y
a la filosofía. Pero su corazón pertenecería al Señor
Jesucristo, y no a simples libros, luego de su conversión a
la fe Cristiana, gracias a su devota y piadosa madre.
La fe de Catalina, ya de suyo bastante fuerte, se
hizo más profunda luego de pasar la noche en oración
frente al ícono de la Theotokos, la Madre de Dios y de
Jesús… y los viera materializarse en un sueño. La joven
muchacha estaba asombrada, pero al mismo tiempo
descorazonada cuando el Santo Redentor parecía evitar
mirarla a los ojos, haciéndole notar que era indigna.
Luego de repasar esta extraña visión con un hombre
santo (quien le recomendó ayuno y oración) ella
experimentó esa visión por segunda vez. Pero esta vez el
Señor Dios pareció aprobarla y le regaló un bellísimo
recuerdo. Cuando se despertó descubrió que durante la
noche se le había colocado en el dedo un anillo brillante.
Ahí permanecería por el resto de su vida virginal, como la
“novia” de Cristo, quien nunca se casaría con un hombre
mortal.
El mundo de Santa Catalina había cambiado para
siempre, pero su vida de celibato, meditación y oración no
261

le agradaron al Emperador Maximinus, quien mantenía una


profunda admiración por ella al punto que le había
propuesto matrimonio más de una vez. Rechazándolo muy
diplomáticamente, la joven santa también se atrevió a
cuestionar su apego a los dioses paganos, a los que
frecuentemente adoraba.
Mientras era testigo su esclavitud hacia los dioses
paganos y animales sagrados de su fe errada (pero más con
pena que con enojo) Santa Catalina le dijo al Emperador
que esas falsas deidades eran demonios de pura ilusión.
“Sólo hay un Dios,” le dijo al cada vez más iracundo tirano,
usando palabras como estas, “y su Palabra sostiene al
Mundo.”
Sin embargo Maximinus estaba en violento
desacuerdo con sus ideas revolucionarias… y muy pronto
convocó a más de un centenar de sus más reputados
filósofos y retóricos para debatir con la joven y fiel
doncella. En medio de esos brillantes pensadores se
encontraba el formidable Rethors, un polemista de
exquisita habilidad quien se sentía seguro de superar a la
muchacha con sus vastos conocimientos y su inmensa
capacidad de discutir.
Sin embargo, de manera sorprendente, el resultado
fue bastante diferente.
Debido a la Gracia que provenía de su Salvador (y
también de una visita del Arcángel Gabriel) Santa Catalina
fue capaz de superar a los pensadores –junto con la lengua
aguda de Rethors- citando frases de sus propios dioses y
poetas. Una y otra vez les mostró como sus mismas
palabras antiguas anunciaban la llegada del Unico Dios
Verdadero, el Redentor Jesucristo.
Rabioso por su fracaso, el enfurecido Maximinus
condenó a muerte, inmediatamente, a toda la asamblea de
filósofos… sólo para observarlos convertirse en ese
262

momento al Cristianismo realizando la Señal de la Cruz


sobre sus cabezas.
Dándose cuenta de que no podría hacer que la
doncella cambie su manera de pensar a través de los
halagos –o con ofrecimientos como casarse con ella
convirtiéndola en una gran reina- el amargado Emperador
se dio por vencido en su lucha y dio órdenes para que
procedan con su ejecución.
Atónitos por su fe y valentía, la esposa del
Emperador, su comandante militar y así como 200 de sus
soldados, visitaron a Santa Catalina en prisión...
convirtiéndose todos ellos al Evangelio (Todos ellos
también pagarían con sus vidas por su conversión.)
La virgen de Alejandría fue torturada horriblemente
en el año 305, siendo mutilada por una rueda con clavos…
aunque un Angel del Señor se apareció cuando ella se
encontraba cercana a la muerte destrozando con su espada
ardiente el instrumento de tortura, al punto de convertirlo
en astillas. Sin embargo el Angel había llegado demasiado
tarde. Santa Catalina ya había sido decapitada por la espada
mientras los atónitos observadores veían maravillados
como brotaba de su cuerpo grandes cantidades de leche en
vez de sangre.
Eventualmente sus reliquias fueron llevadas por
Angeles hacia el Monte Sinaí donde fueron descubiertas
muchos años después y luego preservadas en un muy bien
conocido Monasterio que lleva su nombre.
La vida de Santa Catalina nos ofrece un revelador
ejemplo de cómo nuestro amor terrenal y finito está
enraizado en el Infinito Amor de Nuestro Señor Jesucristo.
En vez de escoger un esposo mortal, la valiente joven
ofreció su vida por el Evangelio del Señor Jesús. Su
historia también nos muestra como la sabiduría de Dios
demuele fácilmente lo que los humanos claman como
263

“sabiduría.” Enfrentados a la Divina Sabiduría el centenar


de filósofos del Emperador fueron reducidos a la “necedad”
que San Pablo describe tan poderosamente al meditar en las
limitaciones de los pensamientos meramente humanos.
Posiblemente el mayor significado que podemos
encontrar en la manera en que Santa Catalina creyó en la
Redención de Cristo de la humanidad del pecado – fue el
hecho de que ella siempre estuvo dispuesta a entregar su
vida antes que renunciar a Su mensaje de salvación. Ya
quisiéramos todos poseer esa clase de valor.

Apolytikión en el Primer Tono


Alabemos a la elogiada por todos y noble novia de Cristo,
la piadosa Catalina, la guardiana y defensa del Sinaí, quien
también es nuestro soporte, nuestro socorro y nuestra
ayuda; ya que con la espada del Espíritu Santo ella silenció
brillantemente a los sabios, entre los que no conocen a
Dios, y habiendo sido coronada como Mártir, ella ahora
pide misericordia por nosotros.

Kontakión en el Segundo Tono


Que se levante ahora un nuevo coro, de aquellos que aman
a los Santos Mártires, augusto e inspirado, aclamando a la
supremamente sabia y prudente Catalina Mártir, quien
proclamó y predicó a Cristo en la arena del odio y derrotó a
la serpiente y venció el conocimiento de los elocuentes.
264

30 de Noviembre El primero en ser Llamado, el


Apóstol Andrés

Por donde quiera


que pasaba en sus viajes
surgían Iglesias a su
alrededor.
Sucedió así en
Tracia, en Macedonia, en
Crimea, a lo largo del Río
Danubio, y aún en la lejana
Rusia, en donde trajo
muchos conversos a Cristo.
De pie en la cima de un
grupo de altas colinas
(donde algún día sería
construida la gran ciudad rusa de Kiev), levantó sus ojos
hacia el reluciente horizonte y declaró: “¿Ven esas colinas?
Por encima de esa colinas brillará la bondad de Dios y
habrá aquí una gran ciudad, y Dios edificará muchas
Iglesias.”
Fue un gran constructor de Iglesia pero no por sus
propias fuerzas. Para el Santo Apóstol Andrés, el primero
en ser Llamado, cada logro provenía del santo y
maravilloso poder de Dios. Acaso no había hecho notar lo
mismo el predecesor de Cristo –el bienaventurado San Juan
Bautista- al momento en que tomando el brazo de Andrés,
en aquella maravillosa tarde en Galilea, le señaló a Jesús
mientras pronunciaba desde el fondo de su corazón:
“He ahí el Cordero de Dios, que quita el pecado
del mundo.” (Juan 1, 29-36)
Nacido en el pueblo Galileo de Bethesda, San
Andrés fue hijo de Jonás así como hermano el Gran
Apóstol San Pedro, a quién él ayudaría a convertirse al
Santo Evangelio del Redentor. Tal como su santo hermano,
quien estaba destinado a fundar el Cristianismo en Roma, la
265

gran capital del mundo (y también ser martirizado ahí por


la causa del Evangelio), el Apóstol San Andrés era un
humilde pescador quien día a día acumulaba su pesca a lo
largo de las agitadas aguas de la antigua Palestina.
Era una vida sencilla pues Andrés amaba ser
pescador… hasta ese momento crucial en que el Predecesor
pronunciara ante sus oídos, en el mercado de Bethesda:
“He Aquí.” ¿Quién se podría resistir a ese llamado? Hasta
ese momento Andrés había sido discípulo de San Juan.
Pero en ese momento todo cambió. En un latido, el Primer
Llamado, fue atraído inexorablemente hacia su destino
como padre misionero, cuya extraordinaria misión lo
llevaría a través de muchas tierras diferentes… hasta su
hora de la agonía cuando yacía moribundo, amarrado a un
árbol, en la lejana ciudad de Patras, en Grecia.
Primero predicaría en Bizancio: una figura
apasionada e impulsada por la necesidad de proclamar ante
el mundo acerca de la Buena Nueva de Jesucristo. Mientras
hacía una pausa en sus labores para nombrar a San Estaquio
como primer obispo de Bizancio –una consagración de
crucial importancia pues estableció una línea sin
interrupción de más de 270 Santos patriarcas Ortodoxos de
ahí hasta el presente. San Andrés pondría énfasis en la gran
nueva esperanza que el Santo Redentor había traído a la
tierra: “Yo he venido a perdonar a los pecadores.”
Desde Bizancio llevó la buena noticia, como una
espada ardiente, a varios países ubicados alrededor del Mar
Negro y luego hacia el Peloponeso y la tierra firme de
Grecia, en donde convertiría multitudes a su paso, mientras
ordenaba sacerdotes y obispos al tiempo que construía
Iglesias por doquier.
En la ciudad de Patras, donde este dedicado hombre
de Dios realizó varios milagros, consiguió un éxito notable
– cuando recibió en la fe al hermano (Stratokles) y a la
esposa (Maximilla) del procónsul Romano Aegeatos. Pero
266

esa victoria para el Santo Evangelio habría de ser pagada


con un precio muy caro… luego de que gobernador
Romano explotara en ira al enterarse de que esas
conversiones se estaban dando dentro de su propio hogar.
Indignado e implacable, el procónsul torturó al
santo y luego lo hizo amarrar a una cruz en forma de “X”
(resulta interesante ver que “X” es la primera letra de la
palabra Griega para “Cristo”.)
Luego de haber sido amarrado a la cruz de cabeza y
de haber sufrido ahí por más de dos días, el valeroso santo
se negó a caer en la desesperación. En lugar de ello se
dedicó a predicar a todo aquel que se paraba en las
cercanías, mientras les ofrecía paz y consuelo. Luego se
detenía por unos momentos para rezar por sus verdugos
ante el Todopoderoso… quienes momentos después se
quedaron estupefactos al observar, por más de media hora,
una luz brillante rodeando al agonizante mártir.
Asustados y maravillados al mismo tiempo, los
observadores le rogaron a San Andrés que les permita
retirarlo de la cruz ante lo cual él se negó rotundamente.
Ignorando sus deseos un grupo de soldados se adelantó con
el fin de liberarlo – ¡cuando retrocedieron atónitos al ver
que sus manos quedaban paralizadas! ¿Qué podría
significar esto? ¿Qué habían sentenciado a la pena a muerte
a un hombre inocente?
Luego de algunos momentos, la luz brillante
empezó a desvanecerse y uno de los paganos que observaba
la escena comenzó a gritar en voz alta: “Se ha ido, el
Cristiano está muerto.”
Profundamente afectada por el dolor la esposa del
procónsul, Maximilla, hizo los preparativos para su
entierro.
San Andrés, el Primero en Ser llamado, murió por
el Señor Jesús en el año 62 y la mayoría de sus reliquias
fueron transportadas, muchos años después, hacia
267

Constantinopla, aunque algunas de ellas fueron llevadas a


Roma y a Moscú.
Durante su amplia gama de viajes, el peripatético
San Andrés predicó entre los Palestinos, Griegos, Turcos,
Bizantinos, Rusos y Eslavos. Entre las muchas iglesias que
fundó se encuentra la Iglesia de Cristo en la pequeña villa
de Bizancio, la cual algún día sería conocida como la
poderosa Constantinopla.
Como el primero de los Doce Apóstoles en ser
llamado para unirse a la sagrada misión en la tierra del Hijo
de Dios, San Andrés siempre ha ocupado un lugar
importante en los corazones de los cristianos alrededor del
mundo. Un sencillo pescador que nunca se casó, este
bondadoso evangelizador probó ser totalmente capaz de
cumplir un inmenso reto: convertir miles de paganos en una
vasta región que se extiende hasta el Río Danubio, en las
grandes llanuras Rusas.
La vida de San Andrés, el Primero en Ser Llamado,
nos muestra que “todas las cosas son posibles con Dios,”
con tal de que nunca dejemos de rezar por la gracia que
necesitamos, para alcanzar las tareas hechas a nuestra
medida por el Señor Dios de los Ejércitos, Jesucristo.

Apolytikión en el Cuarto Tono


Como el primero en Ser Llamado de los Apóstoles, y el
hermano de su líder, Oh Andrés, ruega al Maestro de todos
para que al mundo le sea concedida la paz así como la
misericordia para nuestras almas.

Kontakión en el Segundo Tono


Aclamemos el nombre de valor, al mensajero de las cosas
divinas, al Primero de los discípulos del Salvador en Ser
Llamado, y al hermano de Pedro; a quien le anunció
primero, y así lo hace ahora con nosotros: Venid, que
hemos encontrado al que Busca nuestros Corazones.
268

DICIEMBRE

1ro de Diciembre El Profeta Nahúm

Su nombre significa
“el consolador” – pero no
hubo nada consolador sobre
las advertencias de muerte y
destrucción que vinieron de
labios del Santo Profeta
Nahúm, quien vivió en
Palestina siete siglos antes de
Cristo.
Nacido de la tribu de
Simeón, este santo varón,
capaz de ver muy lejos, pasó
la mayor parte de su vida en
Elkosh en la región de Galilea.
Nahúm vivió alrededor de 200 años después de que
el Profeta Jonás hizo sus advertencias, en la hora once,
sobre la moralidad de la ciudad corrupta de Nínive, la
capital del Imperio Asirio. La misión de Jonás había sido
exitosa (aunque temporalmente interrumpida por el tiempo
en que había permanecido en el interior de la ballena), y la
gente de Nínive se arrepintió justo a tiempo para impedir la
destrucción total.
Sin embargo, tristemente y a lo largo de los dos
siglos siguientes, el populacho de la gran ciudad había
olvidado progresivamente el mensaje de Jonás… y ahora
una vez más el Dios de los Israelitas demandaba a través de
uno de sus profetas que se les advierta a los Ninivitas del
gran peligro que enfrentaban. Nahúm sería este profeta
encargado de anunciar duramente la inminencia de un
269

terremoto, de inundaciones e incendios que podrían asolar a


la ciudad, si es que sus habitantes no cesaban en sus
conductas inmorales de manera inmediata.
Tristemente, los habitantes de la ciudad condenada
no escucharon a Nahúm. Como consecuencia de ello
Nínive fue absolutamente devastada, y más aún, su
ubicación geográfica se desvaneció del mapa sin dejar
rastro alguno.
Cuando la catástrofe asoló a la ciudad fue una cosa
terrible de presenciar. En primer lugar se abrió la tierra en
virtud de un poderoso terremoto tragándose a miles de los
residentes, quienes cayeron al abismo en medio de gritos
desgarardores. Posteriormente, a causa del terremoto, se
alzó una ola gigante proveniente de un lago cercano que
golpeó a la ciudad ya en ruinas. Aquellos que no habían
muerto aplastados murieron ahogados. Finalmente se
extendió un fuego rugiente desde los yermos que rodeaban
la ciudad que consumió las pocas edificaciones que aún
quedaban en pie. Cuando al final se disipó el humo, no
había ser viviente que se moviera en aquella zona de lo que
antes había sido la poderosa Nínive.
Nahúm fue el séptimo de los Doce Profetas
Menores de la Biblia. El profetizó durante el Período de
Hezekias, parte del período histórico ubicado después de la
destrucción de Samaria, pero antes del rapto de las Diez
Tribus de Israel.
Además de la predicción de la ruina de Nínive, el
Libro del Antiguo Testamento de Nahúm, anticipó la
eventual destrucción del reino Israelita y la blasfemia
infame en contra de Yahveh por parte del Rey Sennacherib.
El Libro de Nahúm consta de sólo tres capítulos y se
encuentra entre los libros de Miqueas y de Habacuc en la
Biblia Hebrea. De acuerdo a la mayoría de historiadores de
esa época el Santo Profeta murió a la edad de 45 años y fue
enterrado en su Galilea natal.
270

La vida de este profeta ilustra un duro principio


pero al mismo tiempo misericordioso: Aquellos que eligen
vivir en oposición a la Voluntad de Dios tarde o temprano
se verán forzados a soportar el caos y la destrucción, que
son el resultado inevitable de una existencia sin Dios. Tal
como el Santo Profeta Nahúm nos advierte en el libro del
Antiguo Testamento que lleva su nombre: Dios es temible
en su ira contra aquellos que lo rechazan –pero amoroso y
misericordioso con todos aquellos que se acercan a El con
fe y reverencia.

Apolytikión en el Segundo Tono


Al celebrar la memoria de Tú Profeta Nahúm, Te
imploramos Oh Señor, que salves nuestras almas por su
intercesión.

Kontakión en el Cuarto Tono


Tú corazón puro, iluminado por el Espíritu Santo, fue un
vaso sagrado de profecía resplandeciente, ya que tú viste
las cosas lejanas como si estuvieran al alcance de tu mano.
Por ello te veneramos Oh bendito y glorioso Nahúm.

2 de Diciembre El Profeta Habacuc

Cuando el Angel
del Señor se le apareció
repentinamente, el
sorprendido profeta se
encontraba preparando la
comida del mediodía para
los segadores que
trabajaban en sus campos.
271

«Lleva esa comida que tienes a Babilonia, a Daniel


que está en el foso de los leones.» (Daniel 14, 34), le
ordenó el Angel de rostro severo.
Asombrado, el Santo profeta Habacuc miró por
encima de la sopa y el pan que había preparado para sus
trabajadores que laboraban en la cosecha. Señor nunca he
estado en Babilonia, y tampoco sé donde se encuentra el
foso….
Pero el Angel no quiso escuchar ninguna excusa.
Moviéndose con la rapidez de un rayo, el emisario del
Todopoderoso tomó por los cabellos al aterrorizado Profeta
– y lo transportó 1,300 millas en menos tiempo del que
requiere el corazón para producir un solo latido.
De un momento a otro el gran profeta se encontró
parado a la entrada del foso de los leones rugientes. De
alguna manera, luego de ese viaje supersónico, la comida
que había estado preparando se encontraba intacta. “Daniel,
Daniel,” llamó el Profeta -quien había sido llamado a
realizar esta asombrosa tarea desde sus campos de cultivo
en la región Palestina de Judea. “Toma la comida que Dios
te ha enviado.”
Daniel, igualmente conmovido por este misterioso
acontecimiento, se las arregló para superar su confusión y
con gran agradecimiento ingirió los alimentos que le habían
sido enviados con el Profeta. Ciertamente que la comida
llegó justo a tiempo –ya que Daniel, quien había sido
encarcelado por el Rey Ciro, se encontraba en inminente
peligro de muerte a causa de la inanición.
Agradeciendo al Buen Señor antes de devorarse la
comida, el hambriento Daniel pronunció una oración que
sirve hasta nuestros tiempos como una bendición
maravillosa sobre los alimentos que estamos a punto de
consumir. «Te has acordado de mí, Dios mío, y no has
abandonado a los que te aman.»
Para Habacuc, cuyo viaje a la velocidad de la luz a
Babilonia (Irak en nuestros días) ocurrió unos 600 años
272

antes del nacimiento de Jesucristo, este extraordinario


evento fue sólo el último, de una larga serie de
acontecimientos espectaculares que serían desencadenados
por su vida entera dedicada al servicio del Unico Dios
Verdadero de los Israelitas.
Habacuc (cuyo nombre significa “Abrazo
Amoroso”) fue hijo de Asaf en la Tribu de Simeón,
profetizó durante el reinado del Rey Manasés, en el período
que precedió al Cautiverio de los Israelitas en Babilonia
(alrededor del 599 AC.) Habacuc predijo la inminente
destrucción de Jerusalén por el Rey babilonio
Nabucodonosor. El profeta huyó hacia el reino de los
Ismaelitas (Arabia Saudita en la actualidad) hasta que la
brutalidad de los Caldeos terminó con la ocupación de la
Ciudad Santa y su partida.
Fue en ese momento, luego de que el Santo Profeta
había retomado su vida como un agricultor ordinario, que
se le apareció el Angel con esa extraña solicitud de proveer
alimentación para el prisionero en el foso de los leones. El
Profeta obedeció instantáneamente y la Voluntad de Dios
fue llevada a cabo sin demora. Las predicciones de
Habacuc sobre la destrucción de Jerusalén fueron
alarmantes, por decir lo menos. Pero junto con estas
terribles y precisas predicciones (fue el octavo de los Doce
Profetas Menores de la Biblia) también hizo algunas
profecías esperanzadoras sobre el futuro de su pueblo. Por
ejemplo anunció la eventual liberación de Jerusalén así
como el nacimiento del Mesías, quien ofrecería de manera
gratuita a todos la salvación eterna. El libro de las Profecías
de Habacuc está dividido en tres capítulos, el primero de
los cuales también aparece en la Cuarta Oda del Salterio
(Oh Señor, escuché lo que anunciabas y tuve miedo…)
Luego de una larga y memorable vida, Habacuc
murió finalmente a una edad madura en Palestina siendo
enterrado cerca de Kela, su villa natal. Sus reliquias recién
fueron descubiertas durante el reinado del Emperador
273

Bizantino, Teodosio el Joven, alrededor del 430 AC. De


acuerdo a muchos historiadores de la época sus reliquias
fueron encontradas gracias a una revelación que tuvo el
Obispo Zebennus de Eleutheropolis.
La vida de Habacuc estuvo llena de maravillosos
acontecimientos y Milagros que fluyeron de un Dios
Amoroso. Su tarea repentina, venida desde lo alto –de
llevarle la comida necesaria a Daniel en el foso de los
leones en Babilonia- nos muestra cómo podemos ser
llamados en cualquier momento de nuestras vidas para un
servicio inmediato e incuestionable al Dios Todopoderoso.
Esperemos que cuando llegue ese momento en nuestras
vidas, nuestra obediencia sea semejante a la del fiel profeta
Habacuc.

Apolytikión en el Segundo Tono


Al celebrar la memoria de Tu Profeta Habacuc, te pedimos
Oh Señor, que salves nuestras almas por su intercesión.

Kontakión en el Cuarto Tono


Ciertamente perteneces a los sagrados discípulos de Cristo
al haber sacado de la ignorancia a aquellos que estaban en
el error, por eso Habacuc, anunciador de Dios, te
aclamamos como un verdadero Profeta, mientras te
pedimos que intercedas ante Dios para que podamos
encontrar misericordia ante el Señor.

3 de Diciembre Nuestro Santo Padre entre los


Santos, Juan el Hesicasta, Obispo
de Colonia; Profeta Sofonías
(Sofonías)
274

Juan el Hesicasta, Obispo de Colonia

A la joven edad de 18 años heredó una gran


fortuna de sus adinerados padres para luego entregarla a
los pobres hasta el último céntimo así como para la
construcción de una nueva Iglesia.
A los 28 años fue nombrado Obispo de Colonia –
sólo para pasar varios años escondiendo su alto rango de
cuantos lo conocían, al tiempo que servía como un
simple mayordomo acarreando agua y trabajando en una
cocina muy concurrida.
La vida de San Juan
el Hesicasta (o “místico”)
fue, antes que nada, una
vida de humildad. Una y
otra vez durante sus 104
años de vida, este monje
ermitaño y Obispo del
Siglo Quinto, escogió
servir a los demás antes
que a sí mismo aceptando
los trabajos más serviles y
las más laboriosas tareas
que se podían encontrar en
la vida cotidiana.
Cuando vivió entre otros monjes siempre se le
vio a San Juan realizar las tareas más onerosas así como
las tareas menos apetecibles, de modo que sus hermanos
pudieran estar libres para dedicarse a objetivos más
elevados. Y en la época en la que vivió solo (pasaría más
de seis años de su vida deambulando por el desierto
estéril) San Juan se privó de casi todo. Por semanas
sobreviviría con nada más que raíces de plantas
silvestres así como pequeñas cantidades de agua tibia.
Dormía en el suelo o en los fríos pisos de piedra de las
ventosas cavernas.
275

Motivado por un celo apasionado por adorar a


Dios, el siempre dispuesto a la ascética San Juan no veía
las privaciones a las que se sometía como un sacrificio
doloroso. En vez de ello las veía como una manera
conveniente para alcanzar rápidamente sus pocas
necesidades terrenas –de modo que podría pasar la
mayor parte del día en la gozosa meditación de las
maravillas de Dios Todopoderoso.
Nacido en el año 454 en la ciudad Armenia de
Nicópolis, bajo el gobierno del piadoso Emperador
Marican, San Juan era el vástago de una familia muy
influyente que desde tiempos inmemoriales había
provisto de generales militares así como gobernadores
regionales para el Imperio. Sus dos padres, así como los
de ellos, habían sido extremadamente cultos y
educados… cerciorándose además que su hijo recibiera
la mejor educación (incluyendo un amplio conocimiento
de las Sagradas Escrituras) que ellos le pudieran dar.
San Juan aprendió muy bien sus lecciones.
Cuando murieron sus padres (Engratios y Euphremia),
en momentos en que él contaba con 18 años, donó
inmediatamente a los pobres todas sus pertenencias y
gastó el resto de su dinero construyendo una Iglesia y un
monasterio en honor a la Bendita Theotokos. Ahí vivió
junto con otros nueve monjes por los siguientes seis
años.
Devoto e incansable en su dedicación este
notable monje pronto se hizo conocido por su santidad.
Era tenido en tan buena estima que el Arzobispo de
Sebaste no dudó en hacerlo obispo –aún cuando él se
encontraba todavía en sus veintes. No fue una sorpresa
cuando el joven clérigo expresó su decepción por haber
sido elegido para tal servicio al tiempo que explicaba
que hubiera preferido permanecer como un monje
desconocido y humilde.
Sin embargo San Juan obedeció y pasaría los diez
276

años siguientes de su vida pastoreando el rebaño que se


le había encomendado. Sin embargo una noche mientras
se encontraba rezando, pudo ver a través de su ventana
una cruz rosada, brillantemente iluminada que se había
aparecido en el cielo. Al mismo tiempo, el sorprendido
obispo, escuchó una voz que con gran autoridad le
ordenó: “Si tu deseo es salvarte, sigue la luz.”
La luz brillaba fuertemente y San Juan la
siguió… guiándolo en su camino hacia el Monasterio de
Saba en donde fue admitido rápidamente como novicio.
Era el año 491 y tenía 37 años cuando entró a la orden
de los monjes y fue admitido como novicio. No dijo
nada de sus credenciales como Obispo y accedió
prontamente a servir como mayordomo de los 150
monjes que vivían en ese centro de santidad. San Juan
trabajaría esmeradamente en las labores más humildes
durante los 12 años siguientes. Acarreaba agua y leña.
Cocinaba en la cocina. Limpiaba las mesas y barría los
pisos –y haciendo esto era el hombre más feliz sobre la
tierra.
Pero cuando el gran San Saba decidió que este
humilde monje debía de ser ordenado sacerdote, San
Juan se vio forzado, finalmente, a explicar –a nada
menos que a una figura como el Patriarca de Jerusalén-
que era Obispo. Descalificado entonces para el
sacerdocio lo dejaron en paz y le permitieron pasar
muchos años en tranquila vida de oración y meditación,
para luego vivir seis años más como absoluto ermitaño
en el Desierto de Rouba, un lugar totalmente desolado
conocido por sus vastas extensiones de arenas baldías.
San Juan Amaba esta vida en el desierto. Cuando
fue advertido que unos bandidos locales estaban
atacando a los monjes se negó a regresar al monasterio
en busca de protección, al tiempo que recordaba las
palabras del héroe del Antiguo Testamento Daniel: “Si
Dios no me cuida, entonces ¿por qué habría de vivir?”
277

Su fe fue recompensada prontamente… cuando


repentinamente apareció un gran león que insistió en
quedarse a su lado, día y noche, para protegerlo de sus
posibles atacantes. Aunque el santo monje muchas veces
tenía más miedo de su protector que de sus posibles
atacantes se mantuvo ileso en sus jornadas.
En el año 509 el monje respondió al llamado de
los monjes y accedió a regresar al asentamiento de San
Saba. Ahí se aisló en una celda solitaria donde
permanecería la mayor parte de las cuatro décadas
siguientes. Durante esos largos años de oración y
servicio a Dios el fiel San Juan fue muchas veces testigo
del poder milagroso del Señor. Por ejemplo, en una
ocasión inolvidable, mientras se encontraba caminando
en el desierto, se desmayó a causa de la excesiva
privación de alimento. Tirado sobre la tierra y
absolutamente desamparado escuchó la erupción de un
gran viento que lo transportó inmediatamente a su celda.
El Santo había viajado más de cinco millas en pocos
segundos.
En otra ocasión igualmente dramática, el humilde
San Juan expulsó un espíritu maligno del cuerpo de un
joven haciendo simplemente la Señal de la Cruz sobre la
frente de la víctima con óleo santo.
Tiempo después, luego de que falleciera el
venerable San Saba a la edad de 86 años, él regresó en
sueños para consolar al santo monje mientras le decía:
“No te aflijas Padre Juan por mi tránsito. Aunque
estamos separados por la carne, yo estoy siempre
contigo en espíritu.”
Era tan humilde que frecuentemente mezclaba su
comida con cenizas antes de ingerirla. San Juan vivió
hasta la edad madura de 104 años cuando fue finalmente
al encuentro del Señor en el año 558. Su larga vida de
humildad y servicio al Dios Todopoderoso nos provee
una maravillosa lección de las maravillosas recompensas
278

que están reservadas para aquellos que rechazan los


placeres de esta vida para concentrarse en Dios.
Mientras deambulaba por los áridos desiertos de
Palestina parecía que este gran santo se negaba toda
comodidad física, a pesar de lo cual gozaba de la infinita
paz y belleza que brota de la inacabable bondad de Dios.
¿Cuánta gente en nuestro mundo moderno, sin haberlo
elegido, viven en condiciones aún más primitivas que
aquellas que abrazó San Juan? Que Dios nos conceda la
gracia de vivir más sencillamente para que otros también
puedan vivir de manera sencilla.

Apolytikión en el Octavo Tono


Guía de la Ortodoxia, Maestro de Piedad y Pureza,
lumbrera del mundo, adorno de los jerarcas e inspirado por
Dios, Oh sabio Juan, por tus enseñanzas nos has iluminado
a todos, Oh arpa del Espíritu. Intercede ante Cristo nuestro
Dios para que se salven nuestras almas.

Kontakión en el Segundo Tono


Oh Santo Padre, quien te gozaste en el ayuno y doblegaste
los deseos de la carne, que fuiste nutrido por la fe y
floreciste como el árbol de la vida en el Paraíso, Oh Juan de
sabiduría divina.

El Profeta Sofonías

El profetizó en los tiempos en que Josías gobernaba


como rey de Judea, y las cosas que dijo sobre la gran
ciudad de Jerusalén no fueron nada agradables de escuchar.
Para este profeta, duro y directo, Jerusalén era “la rebelde,
la manchada, ¡la ciudad opresora! No ha escuchado la
voz, no ha aceptado la corrección; en Yahveh no ha puesto
279

su confianza, a su Dios no se ha acercado. Sus príncipes,


en medio de ella, son leones rugientes, sus jueces, lobos de
la tarde, que no dejan un hueso para la mañana. Sus
profetas, fanfarrones, hombres traicioneros, sus sacerdotes
profanan lo que es santo y violan la Ley.” (Sofonías 3, 1-
4)
Cuando el Santo Profeta
Sofonías lanzó sus atrevidas
advertencias sobre muchas
naciones pecadoras que se habían
alejado de Dios –cerca de 600
años antes del nacimiento de
Jesucristo- muy pronto se hizo
evidente que no era un buen
diplomático. De hecho este
profeta temeroso de Dios no tenía
ningún interés en la simple
diplomacia. Su misión, tal como
él la veía, era la de alertar a los
gobernantes de que ese tipo de
moralidad estaba corrompiendo
reinos como el de Gaza,
Ahskalon, Ashod, Ekron, Nínive
y Egipto (junto con su propia
Judea de ese entonces); que su
idolatría y su falta de fe muy
pronto los hundiría en un infierno
terrible de destrucción caótica.
Describiendo el castigo que caería sobre estos
idólatras pecadores por su fracaso en adorar al Unico Dios
Verdadero, Sofonías predijo un destino terrible:
“El Señor es justo en medio de ella, no comete
injusticia; cada mañana pronuncia su juicio, no falta
nunca al alba; (pero el inicuo no conoce la vergüenza). Yo
he exterminado a las naciones, sus almenas han sido
derruidas, he dejado desiertas sus calles, sin un transeúnte;
280

han sido arrasadas sus ciudades, no queda hombre ni


habitante. Y me dije: «Al menos tú me temerás, aceptarás
la corrección; no puede quitarse de sus ojos todo aquello
con que yo la he visitado.» Pero ellos han madrugado a
corromper todas sus acciones. Por eso, esperadme -
oráculo de Yahveh - el día en que me levante como testigo,
porque he decidido reunir a las naciones, congregar a los
reinos, para derramar sobre vosotros mi enojo, todo el
ardor de mi cólera. (Porque por el fuego de mi celo la
tierra entera será devorada). Yo entonces volveré puro el
labio de los pueblos, para que invoquen todos el nombre de
Yahveh, y le sirvan bajo un mismo yugo. Desde allende los
ríos de Etiopía, mis suplicantes, mi Dispersión, me traerán
mi ofrenda. Aquel día no tendrás ya que avergonzarte de
todos los delitos que cometiste contra mí, porque entonces
quitaré yo de tu seno a tus alegres orgullosos, y no
volverás a engreírte en mi santo monte. Yo dejaré en medio
de ti un pueblo humilde y pobre, y en el nombre de Yahveh
se cobijará (Sofonías 3, 5-12)
Originario de la región de Judea del Monte
Sarabattha y descendiente de la tribu de Simeón, Sofonías
fue contemporáneo de los grandes Profetas del Antiguo
Testamento: Jeremías y la conocida profetiza Oldama.
Noveno en el orden de los Doce Profetas Menores, este
franco hombre santo fue el hijo de Chusi así como el nieto
del Rey Ezequías, de acuerdo a la mayoría de estudiosos
Bíblicos.
Mientras vivía en la Corte Real y asistía al Rey
Josías en su constante campaña por desterrar la idolatría,
Sofonías habló franca y directamente acerca de la
devastación que caería sobre aquellos que se alejaban del
Dios Viviente por causa del pecado y la idolatría de falsas
deidades. Sin embargo este autor del Antiguo Testamento
tiene una nota maravillosa esperanza en los tres capítulos
de este Libro del Antiguo Testamento en la que muy pronto
el mundo experimentaría el gozo de una bendición
281

extraordinaria –con la llegada de un Salvador que traería la


Buena Nueva de la Salvación al mundo sufriente.
¡Lanza gritos de gozo, hija de Sión, lanza clamores,
Israel, alégrate y exulta de todo corazón, hija de Jerusalén!
(Sofonías 3, 14)
Descrito por sus contemporáneos como alguien que
tenía “una cara redonda y barba corta” el sensato Sofonías
(su nombre significa “vidente”) era reconocido
ampliamente por su humildad y su piedad. Entre las más
terribles de sus predicciones se encuentra una en la que
anuncia como un día los Judíos se alejarían del Dios que
los había protegido por generaciones con resultados
catastróficos:
“¡Cercano está el gran Día de Yahveh, cercano, a
toda prisa viene! ¡Amargo el ruido del día de Yahveh, dará
gritos entonces hasta el bravo! Día de ira el día aquel, día
de angustia y de aprieto, día de devastación y desolación,
día de tinieblas y de oscuridad, día de nublado y densa
niebla.” (Sofonías 1, 14-15)
Sofonías murió en su propia Palestina alrededor del
año 600 antes de Cristo dejando tras de sí unas temibles
profecías que hicieron de su Libro (del Profeta Sofonías)
uno de los documentos más perturbadores de todo el
Antiguo Testamento. Tal como lo han hecho notar muchos
comentaristas Bíblicos, su descripción extremadamente
directa del próximo exilio de los Israelitas es franca,
implacable y sin igual.
La vida de este formidable profeta nos recuerda a
todos que, mientras que Dios siempre es justo y pronto a
castigar a quienes fallan en honrar sus Mandamientos o
idolatran falsos dioses, también perdona sin límites a todos
aquellos que se arrepienten sinceramente. Ciertamente
Sofonías remarca vívidamente ese punto cuando predice
que un día Jerusalén “gritará” y “se alegrará” al saber que
el Santo Redentor ha venido a la tierra para perdonar a
282

todos los pecadores y llevarlos sin ningún daño a casa con


el Padre Celestial.

Apolytikión en el Segundo Tono


Al celebrar la memoria de Tú Profeta Sofonías, Oh Señor,
te rogamos que salves nuestras almas por su intercesión.

Kontakión en el Cuarto Tono


Tú has mostrado ampliamente estar iluminado por el
Espíritu Divino, Oh Profeta Sofonías, proclamando la
manifestación de Dios, y que tú mismo predicaste: Alégrate
grandemente, Oh hijas de Sión y de Jerusalén; he aquí que
llega tú Rey trayendo la salvación.”

4 de Diciembre El Venerable San Juan Damasceno

Fue un monje
devoto, un gran
compositor de
himnos, un teólogo
profundamente
influyente y un noble
guerrero, que luchó
contra las herejías con
el fin de afirmar la
verdad salvadora de
nuestro Señor Dios,
Jesucristo. En la
temprana historia de
la Santa Iglesia el
Venerable San Juan
Damasceno se
vislumbra como un
283

Padre amado cuya presencia inspiradora ayudó a propagar


ampliamente el Santo Evangelio hasta los confines de la
tierra.
Nacido en Damasco, la capital de Siria en la
actualidad, San Juan fue bendecido con unos padres de
buena posición económica quienes también eran
reconocidos por su gran piedad Cristiana. El nombre de su
familia –Mansur- se encontraba entre los más aristocráticos
en el mundo del Siglo Séptimo en Damasco, lugar en donde
nació Juan alrededor del año 675.
Criado junto a su hermano San Cosmas por su padre
Sergius –un oficial del alto rango al servicio del Califa de
Damasco- San Juan fue educado por un monje (también
llamado Cosmas) quien previamente había sido rescatado
en Italia de un traficante de esclavos Arabe. Bajo la tutela
del brillante Cosmas San Juan llegaría a ser un gran
filósofo… y luego de servir como Consejero del Califa de
Damasco dejaría un profundamente importante legado de
ideas teológicas para la Santa Iglesia.
La gran sabiduría del tutor Cosmas –y el efecto que
ha de haber tenido en el joven San Juan- se puede ver en la
elocuente carta que le escribió a su padre sobre sus
obligaciones de educar a los dos muchachos antes de
enviarlos hacia el mundo: “Mi señor, sus deseos han sido
cumplidos”, escribió el tutor. “Sus hijos han estudiado muy
bien, sobrepasándome en conocimiento. Gracias a una
Buena memoria y trabajo diligente ellos han alcanzado las
profundidades de la sabiduría.”
“Dios ha accedido a incrementar los dones que ellos
han recibido y no hay nada más que puedan aprender de mí.
Ciertamente, ellos están listos para enseñar a otros. Por lo
tanto le ruego, mi señor, que me conceda partir hacia mi
monasterio, donde yo pueda ser discípulo de monjes que
han alcanzado la perfección y me puedan instruir en una
mayor sabiduría. La sabiduría externa que yo he dominado
me lleva hacia una filosofía más espiritual, a una sabiduría
284

más pura y más honorable que cualquier ciencia del mundo,


ya que ayuda al alma y la conduce hacia la salvación.”
Un administrador muy dotado así como un experto
diplomático, San Juan gozó de un éxito triunfal luego de
sus años como figura clave en la corte del Califa Abdul-
Malik (685-705). Sin embargo la serenidad de sus primeros
años terminaría siendo reemplazadas por la violencia de las
luchas en la que los Damascenos serían arrastrados en una
serie de conflictos turbulentos dentro de la Santa Iglesia.
En el corazón de estas luchas religiosas se
encontraba el continuo desacuerdo sobre la veneración de
los íconos. Estas luchas vehementementes disputadas –en la
cual los que se oponían a la veneración la veían como una
forma de idolatría- llegarían a ser especialmente violentas
durante el reinado del furioso Emperador Iconoclasta Leo
III el Isaurian (717-741).
Desde el principio el valiente Juan Damasceno
defendió en uso de los íconos en el culto y por ello pagó
duramente. Enfurecidos por sus enseñanzas y su ardiente
defensa de las imágenes santas, el Emperador Leo engañó
al Califa haciéndole creer que San Juan lo había
traicionado. Como consecuencia de ello el enojado Califa
ordenó que le sea amputada la mano derecha del santo.
La maquinación de Leo fue tan inteligente como
despreciable. Con la ayuda de unos tramposos el iracundo
Emperador falsificó una carta, supuestamente del mismo
ministro del alto rango del Califa (San Juan) –una misiva
en la cual el santo invitaba, aparentemente, al Emperador a
que ataque Damasco… ya que las fuerzas militares que
custodiaban la ciudad eran bastantes débiles para
impidiendo defenderla exitosamente.
Cuando el Califa recibió la falsificación se puso
furioso. Eso no era nada menos que traición. Por lo tanto su
castigo se decidió rápidamente: si el traidor había usado su
mano derecha para cometer semejante traición al componer
esa carta sediciosa, entonces debía de perder esa mano bajo
285

el hacha del verdugo. La amputación se llevó a cabo


rápidamente. Lo que sucedió luego de ese acto desafía toda
explicación racional. Luego de obtener esa misma tarde su
mano que había sido amputada por el brutal Califa, San
Juan la llevó ante uno de los íconos de la Bienaventurada
Theotokos. Ahí le rezó fervientemente a la Virgen. Luego
de dormirse por unos minutos se despertó para descubrir
que la Bienaventurada Virgen le estaba hablando: “Tú
mano ha sido restaurada en su lugar. No te preocupes más,
regresa a tus labores y trabaja diligentemente como un
rápido escriba, tal como me lo has prometido.”
En pocos segundos el gran santo estaba asombrado
de ver que su mano amputada se había vuelto a unir a su
muñeca y que la piel mutilada estaba completamente sana.
San Juan se dio cuenta que había sucedido un milagro
extraordinario. Se regocijó tremendamente por la curación
e inmediatamente comenzó a cantar un nuevo himno: “Tú
mano derecha, Oh Señor, es gloriosa en su poder. Tú mano
derecha ha sanado mi mano rota y a aplastado a Tus
enemigos, a quienes no reverencien Tú preciosa imagen o
la de Tú preciosa Madre. ¡Destruirá a aquellos que
destruyen los íconos y multiplicará Tú Gloria!”
El Califa se dio cuenta del milagro acontecido.
Reconociendo el error de su decisión el poderoso
gobernante le imploró a San Juan que lo perdone por el
injusto castigo que le había infligido, así como que se
mantenga como su Consejero principal en la Corte de
Damasco. Pero San Juan, en conciencia, no podía satisfacer
esa solicitud; luego de haber sobrevivido en sus luchas
desesperadas por proteger los íconos lo único que deseaba
era una vida serena y tranquila al estilo de los monjes de
clausura. Pero lo que más deseaba vehementemente era que
se le permitiera rezar, ayunar y componer himnos –
completamente alejado de las intrigas de la bulliciosa corte.
Con agradecimiento, el humilde santo, entró en el
famoso Monasterio de San Sabas (ubicado solamente a
286

unas millas de Jerusalén) en donde llegó a ser modelo de


ascetismo, abnegación y obediencia. Mientras gozaba de su
nueva vida en la soledad como devoto de Jesús, el piadoso
Damasceno pasaría muchos años escribiendo los más
profundos e importantes trabajos musicales en la historia de
la Santa Iglesia. Entre sus composiciones se encuentra la
mayoría de los Himnos Funerarios: el Octoechos (o el
Libro de los Ocho Tonos); el Irmologion así como el Canon
Pascual. Al mismo tiempo este dotado escritor escribió
numeroso trabajos de teología que muy pronto se
convertirían en clásicos de inspiración y guía para el
mundo entero.
Había comenzado una nueva vida para el venerable
monje. Pero esta nueva existencia también estaría marcada,
en momentos diferentes, por problemas. De hecho, no muy
poco tiempo después de haber ingresado en la clausura, la
compasión de San Juan por la humanidad sufriente lo
llevaría a un conflicto que amenazaría con hacer pedazos su
existencia.
Esto sucedió cuando uno de los monjes,
compañeros del santo, traspasado por el dolor de la muerte
reciente de su hermano de sangre, le pidió al antiguo
Consejero de la Corte que componga un Himno Funerario
por el fallecido. San Juan accedió inmediatamente… a
pesar del hecho de que su superior en el monasterio –una
figura severa y que exigía una gran humildad- le había
ordenado al Damasceno que evite escribir o hablar con
cualquier persona sobre asuntos relacionados con el mundo.
Cuando el mentor espiritual de San Juan se enteró del
Himno Funerario le prohibió al monje desobediente ocupar
su celda en el monasterio.
Desesperado por ser readmitido San Juan se humilló
voluntariamente a sí mismo… y accedió a limpiar las
letrinas en el monasterio como precio por su reinstalación.
(Resulta interesante notar que posteriormente el mentor
espiritual fue reprendido por nada menos que la
287

Bienaventurada Madre de Dios, quien se le apareció y le


ordenó que ¡de aquí en adelante le sea permitido al hombre
santo componer los himnos en paz!)
Como escritor y pensador, ciertamente que San Juan
era de una presencia formidable. No solamente refutó a los
Iconoclastas con trabajos de características épicas, como su
ensayo magisterial Sobre las Imágenes Divinas, sino que
también compuso poderosos argumentos teológicos contra
la validez del Islam. Sin embargo, posiblemente el más
maravilloso de los regalos de San Juan ha sido su clara y
precisa reproducción del credo de la Santa Ortodoxia – una
proeza teológica de valor inestimable que ha ayudado a
modelar y luego sostener la Unica y Verdadera Fe contra la
herejía.
Durante los siglos que han seguido a estos escritos
de San Juan, ellos han servido una y otra vez para combatir
las falsas ideas sobre el Santo Evangelio así como para
mantener a los fieles firmemente anclados en los principios
básicos de su religión inspirada-por-Dios.
Ordenado por el Patriarca de Jerusalén como
presbítero, en los últimos años de su vida, esta radiante
figura moriría pacíficamente alrededor del 760, no mucho
tiempo después de que su hermano Cosmas había sido
consagrado como Obispo de Maiuma. Según la mayoría de
los historiadores de ese período San Juan tenía 75 años de
edad al momento de su muerte.
Cubierto por un estandarte inmediatamente
reconocible en el que se leía: “No haré imágenes de
amigos,” San Juan Damasceno luchó a lo largo de su vida
para defender la naturaleza sagrada de las imágenes santas
–y su ensayo enormemente influyente, Contra los que
Vilipendian los Iconos Santos, permanece hasta nuestros
días como un clásico de la teología.
Sin embargo a pesar de su rica y merecida fama
como escritor y pensador, el Damasceno fue, primero y
ante todo, un humilde monje que solo aspiraba a adorar a
288

Dios en algún lugar olvidado del Imperio, en el cual


pudiera orar y escribir sus himnos en paz. La profundidad
de la humildad de San Juan se puede ver claramente en un
incidente que, bellamente, revela su actitud para consigo
mismo. Habiendo recibido la orden por su mentor espiritual
de que vendiera canastas tejidas en el Mercado de Jerusalén
como si fuera un vendedor cualquiera San Juan no solo
obedeció; se regocijó en su tarea y se esforzó con una
energía desenfrenada para vender sus canastas a los
caminantes.
A pesar de que pueda parecer difícil imaginarnos al
autor de De Fide Orthodoxa (Exposición de la Fe
Ortodoxa) vendiendo canastas a todo pulmón, San Juan no
dudó en hacerlo. Para este realista y nada pretencioso
monje –cuya teología inspiraría posteriormente a
importantes pensadores medievales como Tomás de
Aquino y a los Escolásticos- ninguna tarea era demasiado
baja o demasiado humilde para ser cumplida en servicio del
Dios Todopoderoso.
La vida del venerable San Juan Damasceno nos
ofrece muchas lecciones valiosas sobre la gracia que Dios
nos envía a cada momento –ya sea que estemos
componiendo inapreciables ensayos o poemas, o limpiando
letrinas y fregando pisos. A pesar de ser uno de los más
grandes pensadores de la Santa Iglesia San Juan fue un
sencillo monje que no quería nada más que tener la
oportunidad de alabar a Dios desde el centro de su vida de
austeridad y abnegación.
Mientras que San Juan usaba frecuentemente los
escritos de otros para explicar la teología cristiana y refutar
la herejía de los iconoclastas, su celo por la verdad y su
amor por Dios lo ayudaron a convertir esas fuentes en
mensajes poderosos que llevarían la Verdad de la Palabra a
las gentes de su época.

Apolytikión en el Tercer Tono


289

Fieles, honremos con cantos de alabanza el bello sonido del


dulce canto del ruiseñor, quien ha adornado y cautivado a
la Iglesia de Cristo con sus dulces cantos: Juan, el sabio
Damasceno, honrémosle respetuosamente, el divino y
elocuente, y el jefe de los compositores de himnos; quien
verdaderamente estaba lleno hasta el extremo de sabiduría
humana y divina.

Kontakión en el Cuarto Tono


Venid fieles, alabemos al compositor de himnos, luminaria
de la Iglesia y sabio instructor, el santo Juan, quien derrotó
a todos sus enemigos; ya que usó la Cruz del Señor como
su arma, derrotó las herejías y cada una de sus mentiras. Y
como nuestro ferviente campeón con Dios, el nos ha
conseguido el perdón de nuestras ofensas.

5 de Diciembre El Venerable Saba, el Santificado

Fue un renombrado Patriarca y maestro brillante de


los monjes. Por el hecho de
que desde lo más profundo
su propia alma era humilde,
entendió exactamente lo que
un monje necesita aprender
de modo que pueda
perfeccionar su vida
espiritual y llegar a ser un
adorador completamente
devoto de Dios
Todopoderoso. Como
mentor talentoso, usaría sus
conocimientos, arduamente
290

ganados, para diseñar las reglas espirituales y las líneas


maestras de la meditación que han ayudado a conducir a los
monjes de la Santa Ortodoxia a través de su culto diario
durante los quince siglos pasados.
Por encima de todo, el Venerable Saba el
Santificado (426-532), les enseñó a los jóvenes bajo su
cargo la importancia de llevar una vida sencilla, frugal, sin
ostentaciones y centrada exclusivamente en el servicio al
Evangelio de Jesucristo, el Hijo de Dios.
Un episodio particular en la vida de este
inmensamente influyente monje, así como diplomático
patriarca, nos muestra cuán dedicado se encontraba en
alentar la ascética y las aspiraciones a la abnegación en
todos aquellos que escogían el camino monástico como una
manera de ser en este mundo. Este episodio inusual
comenzó de manera casi inocente… en una tarde de verano
en una de las siete “lavras” (o monasterios) que San Saba
había fundado durante su vida. En esa tranquila tarde, un
joven monje llamado Santiago había recibido el encargo de
preparar la cena para los huéspedes del monasterio.
Luego de haber cocinado y servido un plato que
contenía frijoles, este buen monje se dio cuenta que la olla
aún tenía una cantidad considerable de “sobras”. Sin pensar
en lo que estaba haciendo, el ocupado cocinero arrojó los
frejoles sobrantes por la ventana de la cocina hacia una
zanja cercana.
Sin embargo lo que el “desperdiciador de frejoles”
no se había dado cuenta es que San Saba se encontraba en
ese momento meditando en la torre que flanqueaba la casa
de huéspedes del monasterio – y que había observado cómo
se arrojaban los restos de la olla. Asegurándose de que
nadie lo viera, el padre espiritual de los monjes salió y
recogió rápidamente los frejoles que habían sido
desechados.
291

Algunos días después de este incidente San Saba


invitó a este mismo Padre Santiago a cenar. La comida
transcurrió sin contratiempos y cuando los dos habían
terminado su comida el fundador del monasterio miró
calmadamente a su huésped y sonrió.
“Perdóneme Padre Santiago,” disculpándose en
palabras como éstas, “si lo que he cocinado no le ha sido
satisfactorio.”
El Padre Santiago agitó su cabeza. “Por el contrario
Santo padre, he estado muy complacido. Debo confesarle
que nunca había probado algo tan delicioso y tan bien
cocinado ¡por muchos años!”
Ahora fue San Saba quien sonrió. “¿Entonces le gustó?
Que bueno. ¿Usted sabe de dónde han salido esos frejoles?”
“¿Esos deliciosos frejoles que usted ha servido? ¿De
dónde han salido?”
“¡Son las mismas que usted arrojó a la zanja algunos días
atrás!”
Por supuesto que fue un momento cómico… pero
también subrayó la filosofía personal y el código de
conducta que hizo de San Saba a uno de los más
renombrados patriarcas y educadores de monjes en la
historia de Santa Iglesia Ortodoxa. Ciertamente, recordando
el episodio de “los frejoles desechados,” es fácil de
entender como este famoso Padre de la Iglesia pudo ser
capaz de compilar el primer libro de reglas y oraciones –el
Orden de los Servicios (conocido como el Typicon de
Jerusalén)– en ser usado para la regulación de la vida en los
monasterios ortodoxos.
Durante sus más de 80 años de vida como monje,
este gran hombre santo aprendería tan bien la solitaria
disciplina de su llamado que eventualmente sería nombrado
por el Patriarca de Jerusalén, como el líder (o
292

“archimandrita”) de todos los monjes que habitaban en el


desierto de Palestina.
Casi al final de sus santos 94 años de vida en esta
tierra, este Venerable Padre de la Iglesia realizaría un
invalorable servicio viajando a Constantinopla en dos
importantes y cruciales misiones diplomáticas (con el
Emperador Bizantino Anastasio y San Justino el Grande)
que ayudarían a preservar los principios de la fe Ortodoxa
contra la creciente herejía.
Nacido en la pequeña villa de Mutalaska, en la
provincia Romana conocida como Capadocia (una
provincia del Asia Menor que en la actualidad forma parte
de Turquía), San Saba era descendiente de una familia
exitosa y adinerada. Sin embargo, prontamente, el dinero
de su familia podría tener la capacidad de hundir las
aspiraciones del joven dentro del círculo vicioso en el que
encontraban sus familiares y que le disgustaban tanto –por
lo que, en su hambre por una vida solitaria como religioso
contemplativo, los dejó, prometiéndose que nunca volvería
a permitirse verse envuelto “por las cosas de este mundo.”
A la tierna edad de los ocho años el joven
Capadocio probó su primer trago amargo de la crueldad
que gobierna este mundo caído. Cuando su padre Juan, un
oficial militar, fue destacado a servir en una guarnición en
Egipto partiendo con su esposa Sofía y dejando al niño bajo
el cuidado de un tío. Pero su nueva familia muy pronto
cayó en una disputa de dinero con otro de los hermanos de
Juan –a tal punto que su vida se hizo tan insoportable que el
joven dejó la casa con la finalidad de entrar en el cercano
Monasterio de San Flavián.
Desgastado por el mundo exterior así como por sus
feos conflictos el joven se encontró feliz en el mundo
solitario de los monjes contemplativos. A la edad de 18
años ansioso por experimentar la vida en los grandes
monasterios de Palestina viajó a la clausura en Passarion
293

(Jerusalén), el que estaba dirigido por San Eutimio el


Grande y su colega y amigo de toda la vida el renombrado
Theoktistos. En muy pocos meses el siempre perceptivo
Eutimio pudo predecir que el joven recién llegado llegaría a
ser algún día un muy bien reconocido maestro de monjes –
y que él mismo establecería una “lavra” (monasterio).
San Eutimio fue un verdadero visionario. Pero el
camino para llegar a esa predominancia sería largo y difícil
para el determinado y apasionado joven de Capadocia.
Luego de la muerte de su mentor San Saba se retiraría del
Monasterio para vivir en una cueva aislada en donde
pasaría los siguientes cinco años de su vida como un
ermitaño solitario. Durante este tiempo llegó a perfeccionar
de tal manera su vida espiritual que comenzó a atraer
discípulos que le rogaban que los forme en la misma
disciplina monástica para la mayor gloria del Dios
Todopoderoso. No pasó mucho tiempo para que el número
de sus estudiantes sea tan grande que se sintió obligado a
construir una Iglesia para ellos así como una serie de celdas
monásticas en las cuales ellos podrían poner en práctica sus
principios espirituales.
Cuando falleció el padre del monje su madre
regresó con él en busca de guía –y no pasó mucho tiempo
antes de que la apasionada prédica de su hijo la convenciera
de iniciar una nueva vida como monja. Con una celda
propia, ella vivió una vida santa como asceta contemplativa
hasta el día de su muerte. Mientras tanto San Saba
continuaba buscando la perfección en su propia vida
interior. Tal como lo han afirmado muchos comentaristas a
través de los siglos, tuvo que batallar furiosamente contra
inmisericordes demonios que buscaban destruir su fe y
deshacer todas sus buenas obras. En un evento recordado
en el Monte Castellium luchó una gran batalla contra las
fuerzas de la oscuridad –pero en la que finalmente él
prevaleció estableciendo otro monasterio en la cumbre de
este risco ventoso.
294

Durante las siguientes décadas San Saba fundaría


no menos de siete de estos complejos para los monjes.
Junto con su compañero y vecino de vida contemplativa,
Teodosio el Grande, llegaría a ser uno de los grandes
líderes y pensadores de la vida monástica en la Santa
Iglesia al mismo tiempo que dejó un gran legado de reglas
y observancias para la oración y los ritos que hasta ahora se
mantienen como el fundamento del culto Ortodoxo,
dondequiera que se realice.
Murió en la lavra Palestina que había fundado
décadas atrás y que llevaba su nombre. Luego de elegir a su
sucesor y permanecer en diálogo silencioso con el
Todopoderoso por cuatro días, falleció el 5 de Diciembre
del 532 a la edad de 94 años.
¿Qué es lo que podemos aprender de la
extraordinaria vida de este legendario monje, quien fue con
toda seguridad uno de los más piadosos y humildes
adoradores en la historia de la Santa Iglesia Ortodoxa?
Posiblemente su más grande lección es la de la humildad –
aquella profunda, de auténtica sencillez, que inspiró a San
Saba a asegurarse de no desperdiciar los frejoles luego de la
cena vespertina en el Monasterio. La vida de este gran
santo nos enseña que si somos verdaderamente humildes
Dios Todopoderoso llevará nuestros logros a unas alturas
que difícilmente podremos imaginar.
A pesar de que la mayoría de nosotros no estamos
llamado a ser ermitaños, el ejemplo de oración de San
Saba, la obediencia a sus superiores y su pensamiento
centrado en la preocupación por las cosas de Dios son de
gran aliento para todos nosotros. Una y otra vez nos mostró
como lograr una relación cada vez más profunda con Dios
sin importar la vida que hayamos elegido.

Apolytikión en el Octavo Tono


Con los arroyos de tus lágrimas cultivaste la aridez del
desierto; y por tu trabajo dedicado diste fruto al ciento por
295

uno; y fuiste luminaria, haciendo brillar este mundo con los


milagros, Oh Saba nuestro Padre justo.

Kontakión en el Octavo Tono


Oh bienaventurado Saba, quien fueras ofrecido desde la
infancia a través de la virtud, como un sacrificio puro y sin
mancha hacia Dios; quien desde tu nacimiento lo conociste
verdaderamente, siempre fuiste un adorno de los justos
Santos, Oh venerado fundador de ciudades en el desierto.
Aquí nos dirigimos a ti, oh bien reconocido Padre.

8 de Diciembre Los Apóstoles Sóstenes, Apolo,


Crispo, César, Céfas y Epafrodito
de los Setenta.

Reclutados y despachados para hacer trabajo


misionero durante los años siguientes inmediatos a
Pentecostés, un gran número de discípulos conocidos
como “Los Setenta” llevarían la Buena Nueva del
Evangelio de Cristo a través de toda Tierra Santa y más allá
de ella.
Aunque Los Setenta siguieron los pasos de los Doce
Apóstoles originales, todos y cada uno de ellos hicieron
importantes contribuciones al crecimiento de la Iglesia
primitiva. En muchos de los casos ellos habían sido
escogidos por el mismo Señor e instruidos directamente por
El sobre donde predicar el Santo Evangelio.
Entre las filas de Los Setenta se encuentran varios
mártires y obispos quienes dedicaron su vida entera a
propagar la Buena Nueva de la Muerte y Resurrección de
Cristo. Entre los Setenta hay un gran número de discípulos
que sirvieron en Grecia y Asia Menor (incluyendo la región
que en la actualidad forma parte de la moderna Turquía.)
296

Algunos de esos valerosos discípulos se


conmemoran el 8 de Diciembre, incluidos los siguientes:

San Sóstenes

Había estado dirigiendo los servicios en la Sinagoga


Judía en Corinto (en la actualidad parte de Grecia) cuando
se convirtió al cristianismo por la acción de San Pablo.
Muy pronto el nuevo cristiano fue puesto a prueba cuando
una banda de enojados paganos se levantaron contra San
Pablo y atacaron a ambos hombres.
Ellos fueron
golpeados severamente
luego de haber sido
arrestados y amenazados
con la muerte, sin
embargo el celo
misionero de San
Sóstenes permanecería
incólume. San Pablo
honró a San Sóstenes en
los primeros versículos
de su Primera Carta a los
Corintios refiriéndose a él como el siervo valiente del
Señor, como “nuestro hermano”:
Pablo, llamado a ser apóstol de Cristo Jesús por la
voluntad de Dios, y Sóstenes, el hermano, a la Iglesia de
Dios que está en Corinto: a los santificados en Cristo
Jesús, llamados a ser santos, con cuantos en cualquier
lugar invocan el nombre de Jesucristo, Señor nuestro, de
nosotros y de ellos gracia a vosotros y paz de parte de
Dios, Padre nuestro, y del Señor Jesucristo. (1 Corintios,
1-3)
297

En los años posteriores, el generoso y valiente San


Sóstenes realizaría un fiel servicio, por muchos años, como
obispo de Colofón en Grecia.

San Apolo

También serviría como obispo


de Corinto, aunque su lugar de
nacimiento fue Alejandría -
ese gran centro de cultura y
enseñanza en Egipto.
Extremadamente culto, San
Apolo brindó sus formidables
cualidades intelectuales a la
tarea de la conversión de los
paganos al Cristianismo.
Maestro de la retórica, San Apolo se sabía de
memoria muchas de las Sagradas Escrituras y
frecuentemente traía nuevos conversos al Santo Evangelio
demostrando que las Escrituras más antiguas contenían
profecías sobre la llegada, en algún momento, del
“Mesías”, quien traería la salvación a todos los hombres.
Casi al final de su vida San Apolo predicaría en la
isla de Creta y luego partiría hacia Palestina, en donde
serviría por muchos años como Obispo de Cesaréa, la gran
ciudad portuaria localizada en la orillas del Mediterráneo.
298

San César

fue elegido por el Señor Jesucristo para difundir el


Evangelio y llegar a ser
Obispo de Dyrrhachium,
un distrito del
Peloponeso que se
encontraba en la parte
central de Grecia.
Convirtió a muchas
personas ahí y predicó
incansablemente acerca
de la salvación traída al
mundo por el Señor.
Gentil y de suave
hablar, San César ganó muchos conversos para la fe debido
a su generosa devoción por el bienestar de sus
conciudadanos. A lo largo de toda su vida puso,
invariablemente, las necesidades de sus hermanos y
hermanas en Cristo por encima de sus propias necesidades.
Quedándose muchas veces sin comida y bebida, así como
de otras necesidades, con el fin de realizar notables actos de
caridad entre los Griegos. Evangelizador talentoso, gozó de
una larga y fructífera vida como siervo de Dios,
entregándose completamente a traer a los no creyentes a la
fe en el Señor Jesucristo.

San Epafrodito

fue un colega cercano y fiel


amigo de San Pablo. Sirvió por
muchos años como Obispo de
la ciudad Traciana de Adriaca
299

y fue conocido por su celo en la oposición a la idolatría


pagana en esa región de Grecia.

San Céfas

también fue elegido por el Señor para predicar a la


recientemente establecida
Iglesia en Grecia. Por
muchos años fue Obispo de
Colofón y Panfilia en donde
se convirtió en una voz
poderosa para el Santo
Evangelio. San Céfas,
conocido por su valentía,
arriesgó su vida una y otra
vez con el fin de predicar la
Buena Nueva entre los paganos, quienes muy
frecuentemente se molestaban debido a que su idolatría era
puesta en evidencia.
En muchas ocasiones, aún cuando había sido
advertido que cualquier posterior predicación acerca del tal
“Señor Jesucristo” y de la “salvación que ganó para todos
los hombres a través de su sufrimiento y muerte en la Cruz”
sería considerada por las autoridades locales como una
ofensa capital, San Céfas no dudaba en asomarse al día
siguiente en la plaza principal para continuar con su
valiente predicación. Preguntado muchas veces sobre si no
temía por su vida, el gran predicador se limitaba a sonreír y
continuaba cantando las alabanzas a Dios Padre y a su Hijo
Amado.
300

San Tíquico

realizó varias tareas importantes para San Pablo.


Nativo de Asia Menor se
encargó de llevar las Epístolas
de San Pablo a los Efesios y a
los Colosenses durante el
período en el que el Apóstol
de los Gentiles se encontraba
en su primer encierro.
Eventualmente San Tíquico
reemplazaría a San Sóstenes
como Obispo de Cesaréa en
Palestina en donde pasaría
muchos años sirviendo en esa
Sede Episcopal.
San Tíquico tuvo un amor particular por ese gran
maestro y pensador que fue San Pablo, a quien acompañó
muchas veces en sus largos y extenuantes viajes animado
por la propagación del Santo Evangelio. Estuvo con San
Pablo en Roma durante la primera parte de su última etapa
de cautiverio en la que él hombre santo lo envió hacia
Efeso, Colosas y otras ciudades para llevar las noticias del
crecimiento del Cristianismo a los miembros de la Iglesia.
A San Tíquico le tomó una gran valentía llevar las
Buenas Noticias de una comunidad a otra. Los Cristianos
venían siendo asesinados y heridos a lo largo de Tierra
Santa durante esos primeros años de persecución en los que
más de un creyente había abjurado de su fe al experimentar
terror por las amenazas de muerte provenientes de los
ofendidos paganos. Aún a pesar de ello este valiente
campeón de la fe y amigo de San Pablo nunca vaciló en su
lealtad hacia la Buena Nueva de Jesucristo.

Apolytikión en el Tercer Tono


301

Oh Santos apóstoles Crispo, Sóstenes, Apolo, Céfas,


Tíquico, Epafrodito, César y Onesíforo, intercedan por
nosotros ante Dios misericordioso para conceda a nuestras
almas el perdón por nuestras ofensas.

Kontakión en el Octavo Tono


Probaron ser lámparas brillantes iluminando toda la
creación con el brillo de sus milagros, oh mártires divinos.
Sanaron a los enfermos y disiparon la oscuridad y tristeza
de espíritu, y rezan siempre a favor nuestro ante Cristo
Nuestro Dios.

16 de Diciembre El Profeta Ageo; el Hieromártir


Modestus, Arzobispo de Jerusalén

El Profeta Ageo

Cuando los tiempos


requieren de un profeta Dios
Todopoderoso siempre envía
uno.
En los últimos años
del Siglo Quinto antes de
Cristo los atribulados
Israelitas habían conseguido
escapar de la pesadilla del
Cautiverio en Babilonia.
Heridos y debilitados, con
sus corazones atravesados
por el dolor, a duras penas
regresaron a Jerusalén… de regreso al mundo que habían
conocido antes de Babilonia y que ellos habían perdido
cuando se alejaron del Dios Todopoderoso.
302

Ageo sería su profeta.


Ageo, quien había nacido en Babilonia pertenecía a
la tribu de Leví, tenía la visión requerida para ver las cosas
tal como eran ellas. (Esto era un gran don de Dios.) Y
cuando Ageo miraba a su alrededor se daba cuenta de que
faltaba algo. ¿Dónde estaba ese gran templo que debería de
estar lleno de gente cantando las alabanzas al Dios
Todopoderoso?
Antes del Cautiverio los Israelitas habían realizado
su culto en el bello y suntuoso Templo de Salomón. Pero
ese gran edificio de cedro, bronce y oro había sido
destruido en la gran catástrofe que había llevado a los
creyentes a una vida de esclavitud y desolación. Y ahora
nada se mantenía en pie en ese lugar….
Nada, hasta que el Profeta Ageo comenzó a recorrer
las calles de Jerusalén y preguntaba a todo aquel con quien
se cruzaba: ¿Dónde está el Templo del Señor?
El Profeta urgía con una creciente urgencia a los
gobernantes de los Israelitas, Zorobabel y Josué el
sacerdote, a restaurar el Templo de Jerusalén. Con creciente
emoción señalaba que un nuevo templo –si era construido
sobre el fundamento de una auténtica reverencia hacia
Dios- brillaría más que el primero: “Grande será la gloria
de esta Casa, la de la segunda mayor que la de la primera”
dice el Señor de los Ejércitos. (Ageo 2, 9)
¿Qué era exactamente lo que esta nueva casa de
culto tendría que excediera la deslumbrante belleza del
santuario construido por Salomón?
La respuesta era sencilla, explicaba Ageo: Este
segundo Templo sería testigo de la llegada del Redentor
Santo –el Salvador que redimiría al mundo entero de la
angustia de la muerte y el pecado.
Ageo, el décimo de los Doce Profetas Menores
profetizó a inicios del Siglo Quinto Antes de Cristo. El
nacimiento del Santo Redentor Jesucristo se encontraba
todavía a cinco siglos… pero Ageo pudo ver. Y así caminó
303

por las calles de la ciudad, en ese entonces bajo el gobierno


de Darío Hystaspis, el Emperador Persa. Al final convenció
a Zorobabel y a los sacerdotes a proceder con la
construcción del Segundo Templo de Jerusalén –su
eventual ubicación, la predijo, como la de “el Mundo sin
Inicio en el final de los tiempos.”
¿Resulta de alguna manera sorprendente saber que
el nombre de este gran profeta significa “festivo?”
Contemporáneo del Profeta Zacarías del Antiguo
Testamento, Ageo viviría lo suficiente como para ver
elevarse una parte del Segundo templo en el corazón de la
Antigua Jerusalén alrededor del 516 Antes de Cristo. La
mayoría de estudiosos consideran que él fue enterrado en el
mismo lugar de los sacerdotes en Jerusalén ya que era
descendiente de Aarón.
El profeta Ageo habló con una voz que resonó
como el trueno a través de su mundo mientras advertía a los
Israelitas que el Unico Dios Verdadero les exigía su
adoración y que los castigaría severamente si ellos se la
negaban:
Pues así dice Yahveh Sebaot: Dentro de muy poco
tiempo sacudiré yo los cielos y la tierra, el mar y el suelo
firme, sacudiré todas las naciones; vendrán entonces los
tesoros de todas las naciones, y yo llenaré de gloria esta
Casa, dice Yahveh Sebaot. ¡Mía es la plata y mío el oro!
oráculo de Yahveh Sebaot. Grande será la gloria de esta
Casa, la de la segunda mayor que la de la primera, dice
Yahveh Sebaot, y en este lugar daré yo paz, oráculo de
Yahveh Sebaot.
El día veinticuatro del noveno mes, el año segundo
de Darío, fue dirigida la palabra de Yahveh al profeta
Ageo en estos términos: Así dice Yahveh Sebaot: Pregunta
a los sacerdotes sobre la Ley. Di: «Si alguien lleva carne
sagrada en el halda de su vestido, y toca con su halda pan,
guiso, vino, aceite o cualquier otra comida, ¿quedará ésta
304

santificada?» Respondieron los sacerdotes y dijeron:


«No.»
Continuó Ageo: «Si alguien, que se ha hecho
impuro por el contacto de un cadáver, toca alguna de esas
cosas, ¿queda ella impura?» Respondieron los sacerdotes y
dijeron: «Sí, queda impura.»
Entonces Ageo tomó la palabra y dijo: «Así es este
pueblo, así esta nación delante de mí, oráculo de Yahveh,
así toda la labor de sus manos y lo que ofrecen aquí:
¡impuro es!»
Y ahora aplicad bien vuestro corazón, desde este
día en adelante: antes de poner piedra sobre piedra en el
Templo de Yahveh, ¿qué era de vosotros? Se venía a un
montón de veinte medidas y no había más que diez; se
venía a la cava para sacar cincuenta cántaros y no había
más que veinte. Yo os herí con tizón, con añublo y con
granizo en toda labor de vuestras manos, y ninguno de
vosotros se volvió a mí, oráculo de Yahveh. (Ageo 2, 6-17)
De la vida del Profeta Ageo aprendemos como
escuchar a Dios con nuestra completa atención. Este gran
visionario encontró la valentía y la dedicación que se
requiere para escuchar las palabras del Todopoderoso –y
poder transmitírselas al resto de nosotros. Esforcémonos
por imitar la fidelidad de Ageo, de modo que podamos
abrir completamente nuestros corazones a la Palabra de
Dios, capaz de sanar y salvar.

Apolytikión en el Segundo Tono


Al celebrar la memoria de Tu Profeta Ageo, Oh Señor, te
rogamos a través de él que salves nuestras almas.

Kontakión en el Segundo Tono


Iluminado en tu mente con los rayos de luz proveniente de
las alturas de los Cielos, brillaste realmente como profeta a
través del mundo; y manifestando el perdón de Cristo,
305

quien habría de llegar, llegaste a ser ilustre Oh profeta


Ageo, sabio en las cosas de Dios.

17 de Diciembre El Profeta Daniel y los Tres


Jóvenes Santos: Ananías, Azarías
y Misael

Ellos necesitaban dos milagros para sobrevivir – y


los recibieron.
Daniel fue arrojado dentro de un foso lleno de
leones hambrientos sin embargo no dudó: simplemente
caminó de un animal rugiente a otro, cerrándoles la boca
con mucha delicadeza. Todos los animales cesaron en su
furia al mismo tiempo. Simplemente se acostaron en el
suelo para descansar en silencio como si fueran mansos
gatitos.
Ese fue un milagro.
El segundo ocurrió cuando los tres amigos de
Daniel, provenientes de Tierra Santa (los cuatro jóvenes
habían sido secuestrados de su tierra natal como parte del
Cautiverio de los Judíos en Babilonia en la primera parte
del Siglo Sexto Antes de Cristo,) fueron arrojados a un
horno ardiente. ¿Qué falta habían cometido? Los tres
jóvenes de Jerusalén -Ananías, Azarías y Misael- se habían
negado a arrodillarse y adorar a la estatua gigantesca del
Emperador Babilonio Nabucodonosor. Decididos a adorar
solamente al Unico y Verdadero Dios de sus padres, el trío
de futuros mártires simplemente ignoraron al orgulloso
mensajero que había llegado para anunciar, en palabras
como siguen, que se debía adorar al Emperador:
306

“A ustedes naciones, gentes


y tribus de todas lenguas, se les
ordena que en el momento en el
que escuchen el sonido de las
trompetas, la flauta y el laúd, o
cualquier clase de música se
postren para adorar a la imagen de
oro del Rey Nabucodonosor.”
Cuando llegó a los oídos
del Emperador la rebeldía de los
jóvenes Israelitas se enfureció… y
rápidamente ordenó que sean quemados vivos en el horno
ardiente de su corte.
Lo que sucedió a continuación fue un milagro tan
sorprendente y convincente al mismo tiempo que el
Emperardor se convenció al instante.
En primer lugar se apareció un Angel del Señor en
el medio del horno ardiente. Mientras las llamas se
elevaban hacia el cielo con una fuerza tal que quemó a
varios de los babilonios que observaban, el Angel
permanecía absolutamente despreocupado. Moviéndose a
través de las llamas infernales reunió a los jóvenes y los
guió de manera segura a través del fuego. Muy pronto se
pudo escuchar a los jóvenes elevar himnos de
agradecimiento a su Dios por haberlos preservado del
peligro: Bendito eres Tú, Señor Dios de nuestros padres.
(Su hermoso himno aún se canta cada año durante la
liturgia divina del Sábado Santo.)
Cuando el sorprendido Nabucodonosor vio como
los jóvenes creyentes de la antigua ciudad Palestina de
Jerusalén había sido salvados por su Dios, se convirtió
inmediatamente a su fe mientras proclamaba que la
majestad del Unico Dios Verdadero liberó a los creyentes
del horno presentándolos ante todos con los más altos
honores que se podían otorgar en su poderosa corte.
307

Todo esto sucedió en los años siguientes al


Cautiverio de los Israelitas en Babilonia, alrededor del año
600 Antes de Cristo. Como miles de otros prisioneros
afligidos los jóvenes de Jerusalén (todos ellos eran
miembros de la tribu de Judá) lloraban desconsoladamente
por la pérdida de su patria, así como la pérdida del suntuoso
Templo de Salomón, el centro de adoración en Palestina
para incontables generaciones.
El horror de la esclavitud rodeaba completamente a
esos jóvenes prisioneros de guerra. Pero de algún modo la
vida debía de seguir; y luego de algunos años ellos
empezaron a adaptar sus vidas en el exilio. Ciertamente lo
hicieron bastante mejor que la mayoría pues como hijos de
antiguas familias ilustres en Palestina habían recibido la
mejor educación por parte
de los maestros reales del
Emperador Babilonio.
Luego de haber absorbido
la esencia de la cultura
Caldea que los rodeaba,
fueron vestidos con las más
finas galas y luego
admitidos a los recintos del
palacio real.
Los jóvenes fueron
extremadamente
afortunados; habían
escapado de una vida de
trabajo forzado sin límites
así como a los brutales latigazos que tuvieron que soportar
la mayoría de los cautivos en Babilonia. Sin embargo ellos
se negaron completamente a adecuarse a este destino
mientras se apegaban fielmente a la fe de sus padres
llevando una vida ascética de severa austeridad. Solamente
comían vegetales crudos y bebían agua. Y debido a su
308

fidelidad a El, el Buen Señor les concedió una sabiduría


especial que les ayudaría a sobrevivir en su cruel exilio. En
Su misericordia El también les concedió el don de la
profecía y la capacidad de interpretar los sueños.
Debido a su aguda perspicacia, Daniel (cuyo
nombre significa “Dios es Juez”) pronto llegó a ser el
consejero del poderoso Nabucodonosor. La rectitud de su
personalidad se había puesto de manifiesto durante sus
primeros años en Babilonia –cuando habló en contra de los
engaños y el complot de dos viejos lujuriosos, protegiendo,
de esa manera, la castidad de Susana en contra su perfidia.
Luego de escuchar las falsas acusaciones de los
aprovechadores –quienes se quedaron amargamente
decepcionados porque ella había rechazado sus ilícitos
intentos de aprovecharse sexualmente- Daniel se horrorizó
al darse cuenta que ella había estado a punto de ser
ejecutada por, supuestamente, haber consentido estar con
los que la acusaban. En un arranque de justa ira el joven
profeta levantó su voz hacia sus compatriotas usando
palabras como estas:
“¿Qué clase de tontos son ustedes hijos de Israel,
que sin investigar y sin conocimiento de la verdad han
condenado a una hija de Israel? Regresen al lugar del juicio
pues se han levantados falsos testigos en contra de ella.”
Este acto de valentía e integridad impresionó grandemente
a sus captores quienes además muy rápidamente se dieron
cuentaque él tenía el don de interpretar los acontecimientos
y de predecir el futuro.
Desdeñando a los hechiceros y a los astrólogos de
su propia corte, el tirano mantenía muy cerca de sí y en
todo momento a Daniel. En una ocasión el rápido e
ingenioso consejero realizó un servicio muy especial para
el gobernante luego de que este hubiera experimentado un
sueño aterrador que no era capaz de interpretar. Cuando
todos los visionarios de Babilonia hubieron confesado su
incapacidad para interpretar el sueño, Daniel se adelantó y
309

anunció que, gracias al glorioso poder del Unico y


Verdadero Dios, él sería capaz de discernir los detalles del
sueño así como interpretarlo.
Cuando lo interpretó, el agradecido Emperador lo
hizo miembro de su corte.
Para el valiente Daniel, pero humilde al mismo
tiempo, este fue el inicio de una larga carrera como
consejero de la corte. Años después, luego de que el
poderoso Baltasar sucediera a Nabucodonosor en el trono,
tuvo ocasión, al ser requerido para ello, de mostrar sus
extraordinarias habilidades como visionario. Sucedió luego
de que el atribulado gobernante se asustara ante una
inscripción misteriosa –Dios le ha puesto límite al número
de días de tú reino luego de los cuales será su final- que
apareció repentinamente en una de las paredes del palacio
durante el transcurso de un banquete ceremonial. Una vez
más, el joven profeta recibió el auxilio de Dios para
descifrar la profecía –y rápidamente le explicó a Baltasar
que esas palabras enigmáticas predecían la caída
catastrófica, en los años siguientes, del imperio Babilónico.
Esa caída se produjo a manos de los belicosos
Persas, quienes no tardaron en llegar y aplastar la cultura
Caldea. Sin embargo, una vez más Daniel sobrevivió a la
carnicería y se levantó para llegar a ser consejero especial
del Emperador Darío. Por un tiempo fue el favorito de la
corte – hasta que sus celosos competidores lo calumniaron
ante el tirano, quien en respuesta a ello lo arrojó al foso de
los leones. Pero cuando el joven caminó sencillamente
alrededor de las fieras, cerrándoles la boca con sus manos
desnudas, sin mostrar ningún tipo de preocupación por su
propia seguridad, al instante el monarca se dio cuenta que
él estaba siendo protegido por el Todopoderoso.
Darío se quedó impresionado de tal manera que dio
órdenes para que desde ese momento en adelante se adorara
en todo su reino, de manera exclusiva, al Dios de Daniel…
porque él es el Dios vivo, que subsiste por siempre, -su
310

reino no será destruido y su imperio durará hasta el fin.


(Daniel 6, 26)
Una vez más el Santo Profeta Daniel fue elevado a
un lugar prominente en el reino que él y sus tres
compañeros habitaban por el momento. Sin embargo a
pesar de ello su corazón permanecía adolorido por el
Cautiverio que sufría su pueblo debido a su
despreocupación y desprecio hacia el Dios que ellos habían
traicionado. Tal como escribiera posteriormente el gran
Profeta en uno de los más conmovedores pasajes del
Antiguo Testamento: Inclina, Dios mío, tu oído y escucha.
Abre tus ojos y mira nuestras ruinas y la ciudad sobre la
cual se invoca tu nombre. No, no nos apoyamos en nuestras
obras justas para derramar ante ti nuestras súplicas, sino
en tus grandes misericordias. (Daniel 9, 18)
La oración de Daniel fue respondida, aunque no en
la manera en la que él se hubiera esperado. Debido a su
rectitud ante el Señor se le había concedido una honda
visión sobre el futuro… y para predecir, mientras
interpretaba una visión del poderoso Nabucodonosor, un
evento de crucial importancia para la nación de Israel y del
mundo entero: la eventual llegada de un reino tan santo y
poderoso que reemplazaría a todos los reinos sobre la
tierra: el Reino de Nuestro Señor Jesucristo.
Daniel y sus compañeros, quienes habían sido
secuestrados durante el reinado de Joaquín, vivieron
muchísimos años. Sin embargo murieron en cautiverio –y
los tres jóvenes que habían sobrevivido a las llamas del
horno fueron, en un momento dado, decapitados por el
Emperador Persa Chambyses, según las notas de la mayoría
de historiadores de ese período.
La historia de Daniel en el foso de los leones y la de
los tres jóvenes mártires que sobrevivieron a las llamas del
horno encendido ha sido contada por más de 2,500 años,
desde que ocurrieron estos acontecimientos, a múltiples
generaciones de creyentes alrededor del mundo. Estas
311

historias, profundamente emotivas, continúan inspirando a


la gente alrededor del mundo quienes encuentran ellas el
consuelo y la valentía así como la fortaleza que mostraron
los cuatro jóvenes durante su tiempo de prueba.
De Daniel podemos aprender que la fe es acción y
que la acción de proclamar a Dios significa que debe
hacerse en la arena pública antes que en solitario o
totalmente aislados. Aunque algunas veces traiga
consecuencias dolorosas ese tipo de acciones proféticas, el
Dios de Daniel (nuestro Dios) es suficientemente grande
para vernos a través de ellas.

Apolytikión en el Segundo Tono


Grandes son los logros de la fe. En la fuente de las llamas,
así como en las aguas del descanso, se regocijan los Tres
Jóvenes Santos. Y el Profeta Daniel se mostró como un
pastor de leones como si fuera ovejas. Por sus oraciones,
Oh Cristo Dios, salva nuestras almas.

Kontakión en el Tercer Tono


Debido a que tu corazón santo y puro fue purificado por el
Espíritu, llegó a ser el lugar en el que El habitó, como un
recipiente de la más transparente profecía; por ello viste las
cosas lejanas tan cerca como si fuera el presente, y cuando
fuiste arrojado al foso silenciaste a los leones; por ello, Oh
bienaventurado Profeta, te reverenciamos por tu fe.
312

Del 18 al 24 de Diciembre Domingo antes del


Nacimiento de Cristo (Los
Santos Padres)

El Domingo anterior al
Nacimiento de Cristo es
conocido como el “Domingo de
los Santos Padres” en el que se
conmemora a todas aquellas
figuras patriarcales –desde
Adán, el primer padre, hasta
San José el Prometido,
compañero y protector de la
Bienaventurada Theotokos–
quienes durante generaciones
han respondido fielmente a la
llamada a servir al Dios Todopoderoso. Por el hecho de que
su fe nunca vaciló los Santos Padres han llegado a ser
reverenciados líderes espirituales cuyo ejemplo ha servido
y ayudado a los Cristianos a través de los siglos tanto para
glorificar como para obedecer al Señor.
Adán, el primer padre de la humanidad, fue creado
en el Jardín del Edén “del polvo del suelo” (tal como lo
describe el Libro del Génesis) sin pecado. Pero el pecado
entró en el mundo a través suyo y de Eva, su esposa,
quienes desobedecieron a Dios ante la tentación de la
serpiente. Por haber desobedecido a Dios ambos fueron
expulsados del paraíso y condenados a sufrir en el mundo
el miedo a la muerte, cuya trasgresión había provocado.
Aunque terrible, el pecado de Adán realizó una
tarea de valor infinito: Inspiró a que los hombres rueguen a
Dios para que envíe un Redentor santo que pudiera
remediar el pecado del primer hombre con su propio
sufrimiento y muerte en la Cruz. Aunque toda la
humanidad cayó en pecado por la trasgresión de un solo
313

hombre, un segundo hombre y más grande Hombre habría


de nacer un día para levantar nuevamente a la raza humana.
La promesa de Dios, de la eventual salvación de la
humanidad pecadora, fue predicha y confirmada en la
Alianza que hizo con el PATRIARCA ABRAHAM veinte
siglos antes de la llegada del Salvador. El fiel Abraham
llegó a este importante acuerdo con Dios luego de una serie
de encuentros inspiradores –durante uno de los cuales el
patriarca dio posada en su tienda a tres ángeles disfrazados
de hombres durante un amargo y caluroso día de verano.
Mientras atendía al Padre de la Humanidad en aquella hora,
el gentil Abraham hablaba por cada uno de nosotros
mientras ofrecía ayuda vital a esos tres mensajeros del
Señor:
Ea, que traigan un poco de agua y lavaos los pies y
recostaos bajo este árbol, que yo iré a traer un bocado de
pan, y repondréis fuerzas. Luego pasaréis adelante, que
para eso habéis acertado a pasar a la vera de este servidor
vuestro.» (Génesis 18, 4-5)
La Hospitalidad de
Abraham, que luego sería
objeto de muchísimos bellos
íconos Cristianos, simboliza
de manera poderosa la
relación amorosa que se
desarrollaría continuamente
entre el hombre y Dios.
Reconociendo el significado
clave de la Alianza entre
ellos, la Iglesia hace una
conmemoración especial para
el Patriarca Abraham en este
Domingo de los Santos
Padres.
Abraham fue el primer hombre en recibir la
promesa del Señor de una relación salvífica entre Dios
314

mismo y la humanidad. El Patriarca vivió y se esforzó por


vivir con Dios 2,000 años antes del nacimiento del
Salvador Jesucristo… y su papel especial en la humanidad
se inició en el instante en que recibió la orden de dejar la
gran ciudad de Ur en Mesopotamia hacia un nuevo reino
localizado en Palestina. Cuando finalmente el Patriarca
llegó a esa “Tierra prometida”, que en ese momento estaba
ocupada por los Cananeos, el Todopoderoso selló su
Alianza declarando: «A tu descendencia he de dar esta
tierra.» (Génesis 12, 7)
Con este acontecimiento histórico se pusieron las
bases para el eventual nacimiento del Santo redentor,
Jesucristo, quien salvaría a la humanidad del pecado y la
muerte.
En el Domingo siguiente, el 11 de Diciembre, la
Santa Iglesia Ortodoxa conmemora a todos los antepasados,
en carne y sangre, de Jesús. De entre todos aquellos
antepasados ninguno sobrepasa en santidad al primero –el
bienaventurado Abraham, cuya fidelidad inspiraría a
múltiples generaciones de Cristianos.
Tal como el siempre fiel Abraham, quien preparó el
sacrificio de su propio hijo si el Señor así lo requería, los
Cristianos a través de las generaciones han descubierto una
y otra vez cuan generosamente premia Dios Todopoderoso
a quienes se niegan a renunciar a su fe en Su Providencia.
En el caso de Abraham, esa Infinita Generosidad
resultó en un milagro increíble –la concepción y el
posterior nacimiento de su hijo bendito, Isaac, procedente
de un esposo y una esposa de edades extremadamente
avanzadas. Aunque parezca increíble Abraham tenía 100
años de edad y su esposa Sara 90 al momento en que llegó
Isaac inundando de gozo sus corazones.
315

Reverenciado hasta nuestros días como el Patriarca


fundador, tanto por los Cristianos, Judíos y las tradiciones
Islámicas, Abraham, (cuyo nombre significa “Padre
Exaltado”) fue el hijo de Terah, y nativo de la parte norte
de Mesopotamia (actualmente parte de Turquía.) Aunque
había crecido en un
pequeño mundo agrícola de
pequeñas villas en la cual
sus habitantes se
encontraban fuertemente
enraizados con su tierra,
Abraham obedeció
instantáneamente al
llamado del Todopoderoso
en el momento en que se le
indicó que se dirija a “la
tierra que yo te mostraré.”
Esa tierra fue
Hebrón, hoy parte de Palestina, y fue ahí donde Abraham y
sus seguidores construirían el primer altar al Dios
Todopoderoso de los Israelitas. Lo que siguió a ese
momento épico fue, por supuesto, una serie de terribles
problemas, luego de que el Patriarca y su esposa Sara
tuvieran que huir de una gran hambruna en su nueva patria
–ser apresados como prisioneros virtuales del Faraón
Egipcio, quien forzó por tiempo a que su bella esposa sirva
a su numeroso harén. Pero cuando el Todopoderoso
respondió a esto enviando “numerosas plagas” sobre el
Faraón, se les fue permitido a Abraham y Sara abandonar el
mundo de los Egipcios y proseguir con su existencia en
Palestina.
Luego de haber recibido la alianza de la
Circuncisión del Dios de los Israelitas, le fue prometido al
Patriarca que sería el padre de muchas generaciones. Pero,
él se preguntaba, ¿cómo habría de suceder esto… dada la
dificultad de hecho de que su esposa Sara había sido
316

“infértil” por tantos años? La respuesta, tal como se dio, fue


bastante simple: si Abraham mantenía la nueva Alianza, les
sería concedido un hijo así como la tierra que él y sus
seguidores necesitaran para continuar con sus vidas.
Abraham y Sara se maravillaron por el milagro del
nacimiento de Isaac, pero sus problemas aún no habían
terminado. Solamente algunos años después se le ordenaría
al Patriarca que sacrificara a su joven hijo en la cima del
Monte Moriah. Lleno de angustia, el adolorido padre se
dispuso a obedecer… sólo para ser detenido en el intento de
sacrificar a su hijo por la daga, gracias a la intervención de
un ángel. En vez de sacrificar a Isaac al Patriarca se le
permitió sacrificar un carnero que se encontraba enredado
en unas ramas cercanas. Una vez más el padre de la
humanidad sería recompensado por su fidelidad al tiempo
que el Señor le prometía que sus descendientes serían
numerosísimos –y que ellos continuarían habitando las
ricas tierras de Palestina por muchísimo tiempo en el
futuro.
Abraham murió no mucho tiempo después de que le
fuera salvada la vida a Isaac. Fue enterrado con su amada
Sara en la Cueva de Machpelah ubicada cerca de Hebrón.
Ya que en el Libro del Génesis se le describe como
el padre de Isaac y de Ismael, a Abraham se le reconoce
como el Patriarca de los pueblos Hebreos y Arabes. Y
aunque vivió veinte siglos antes de Cristo es reconocido
por el Apóstol San Pablo como un maravilloso ejemplo de
lo que significa “la salvación por la fe” al tiempo que es
uno de los progenitores del Jesucristo histórico.
Abraham fue un hombre de fe y de acción. Cuando
Dios le dijo que hacer, él nunca dijo: “¡Mira Dios, no estoy
seguro acerca de esto –nunca he estado ahí o nunca he
hecho eso!” En vez de ello tomó acción inmediata. Dio un
paso hacia adelante en fe y en obediencia para hacer lo que
Dios le había pedido.
317

Apolytikión en el Segundo Tono


Grandes son los logros de la fe. En la fuente de las llamas,
así como en las aguas del descanso, se regocijan los Tres
Jóvenes Santos. Y el Profeta Daniel se mostró como un
pastor de leones como si fuera ovejas. Por sus oraciones,
Oh Cristo Dios, salva nuestras almas.

Kontakión - Plagal del Segundo Tono


No debía adorarse ninguna imagen hecha por el hombre,
Oh Tres veces bendecido; pero hecho de una Esencia
Indescriptible fuiste glorificado en la prueba rigurosa del
fuego. Parados en el medio de las llamas irresistibles
invocaron a Dios: Apresúrate Oh Dios, Tú que eres
compasivo, y apresúrate ya que Tú eres misericordioso,
para venir en nuestra ayuda, pues Tú lo puedes hacer si esa
es Tú Voluntad.

Del 26 al 31 de Diciembre El Domingo siguiente al


Nacimiento de Cristo
(Conmemoración de José el
Prometido de la Virgen; el
Profeta David; y de
Santiago, el hermano del
Señor)

El Domingo posterior a la celebración del


nacimiento de Jesucristo (25 de Diciembre), la Santa
Iglesia Ortodoxa conmemora a tres santos, cuya fe y
dedicación por el Evangelio han inspirado a los Cristianos a
lo largo de los siglos.
En este Domingo especial recordamos a San José, el
Prometido de la Virgen, quien llegó a ser el guardián y el
protector del Niño Jesús; al Rey David, un antepasado en la
318

línea de sangre del Salvador; y al Justo San Santiago, el


hijo mayor de San José en su primer matrimonio con
Salomonia, quien fue el fiel y amoroso Hermano del Señor.

San José el Prometido

fue el compañero devoto de la Bienaventurada


Theotokos. En su primer matrimonio José (quien era del
linaje del Rey David) había
tenido 6 hijos (cuatro varones y
dos mujeres.) Posteriormente en
su vida, cuando contaba con 80
años de edad, fue elegido por
los sumos sacerdotes del Reino
de Israel en Palestina para ser el
protector de Santísima Madre
de Dios.
El extraordinario
servicio de San José durante el
tiempo de Navidad se inició
cuando se le apareció un Angel
del Señor anunciándole la inminente Encarnación del Hijo
de Dios a través del recipiente inmaculado de María. Luego
de haber sido testigo del bendito nacimiento del Niño-Dios
en un establo en Belén, San José también presenció la
adoración a la criatura por parte de los Reyes Magos y de
los pastores de las áreas rurales de Palestina. Siguiendo el
mandato de un ángel guardián para salvar al niño de la
matanza de miles de niños por parte del asesino Rey
Herodes, huyó a Egipto con el Santo Niño y la
Bienaventurada Theotokos.
319

Luego de haber vivido en Egipto por algún tiempo con la


Bienaventurada Madre y el Divino Niño, San José (cuyo
nombre significa “uno quien se acrecienta”) murió cuando
ya bordeaba los 100 años de edad. Este humilde carpintero
procedía de la Tribu de Judá y fue hijo de Jacob así como
yerno de Elí.

David, el Rey Santo y Profeta

fue un antepasado del Hijo de Dios en la línea de


sangre. Además se le considera como un gran Profeta
posterior a Moisés. Nacido en Belén en el 1086 (Antes de
Cristo) era el hijo de Jesse y durante su juventud trabajó
como pastor en las colinas de Palestina. Era conocido por
su piedad y su profunda devoción al mismo tiempo que
ganó renombre cuando venció
al gigante Goliat durante la
invasión de los Filisteos –
ayudando de esta manera a
que los Israelitas obtengan una
gran victoria.
Mientras soportaba
numerosos insultos y afrentas
por parte del Rey Saúl, quien
estaba celoso de la fama
creciente de este legendario
guerrero, David trataba al
beligerante monarca con una
gran gentileza y
magnanimidad. Posteriormente, cuando hubieron perecido
Saúl y sus hijos, David llegó a ser Rey de todo Israel. Se
dedicó pacientemente a reconstruir la capital, conocida
320

como “Jerusalén, la Ciudad de la Paz,” así como a construir


un nuevo Tabernáculo. La vida de David parecía estar
dedicada al Señor… pero estaba bastante lejos de la
perfecta moralidad como ser humano. Aunque de manera
ilegal tomó a la esposa de otro hombre (luego de haber
enviado a Urías, su infortunado esposo, a una muerte
segura en una batalla militar), posteriormente tuvo un
sincero arrepentimiento. Murió alrededor del 1015 Antes de
Cristo luego de haber profetizado la eventual llegada del
Mesías.
Al Rey David le pertenecen, los divinamente
inspirados y maravillosas melodías, los Salmos; que han
llegado a ser el cimiento de los servicios que se celebran
diariamente en la Santa Iglesia, y cuya colección de himnos
y oraciones han inspirado y confortado a los Cristianos a lo
largo de los siglos.

El Santo Apóstol Santiago, Hermano del Señor

también es conmemorado en este día especial.


Como hijo mayor de José en su primer matrimonio con
Salomonia, San Santiago llegó a ser el muy querido y
amado hermano y amigo de Jesús. La tradición nos dice
que él acompaño a la Sagrada Familia durante su huída a
Egipto en donde vivió con ellos por un tiempo antes de su
eventual regreso a Palestina. Luego de la Resurrección del
Señor San Santiago llegaría a ser el primer Obispo de
Jerusalén. Aceptó el martirio con alegría cuando fue
arrojado hacia una muerte segura desde el techo del
Templo, luego de haber predicado el Evangelio de
Jesucristo.
321

Las vidas de estos tres santos


nos muestran cómo trabaja la
Santa Providencia de Dios. Para
San José cuidar de la
Bienaventurada Theotokos fue
un don para su Hijo, el amado
Niño-Dios. El Rey David trajo
diferentes dones: himnos y
oraciones que llegarían a ser
elementos esenciales del culto
para generaciones de Cristianos.
San Santiago, el Hermano del
Señor, llegaría a ser un modelo para todos los tiempos de
lealtad y fidelidad al Dios Todopoderoso.

Apolytikión en el Segundo Tono


Oh José, proclama las maravillas de David, el antepasado
de Dios. Tú que has visto a la Virgen con el niño, que lo
has glorificado con los pastores; que lo has adorado con los
Reyes Magos y que fuiste instruido por un Angel; intercede
ante Cristo nuestro Dios para que salve nuestras almas.

Kontakión en el Tercer Tono


El piadoso David se alegra en el espíritu en este día; José se
une a Santiago en gloria y alabanzas. Ellos se alegran,
como parientes de Cristo, y han sido coronados; y ellos
alaban al Unico e inefable nacido en este mundo mientras
proclaman con fuerte voz: Oh Dios de misericordia, salva a
aquellos que honran Tú nombre.
322

27 de Diciembre Esteban, el Proto-Mártir y


Archidiácono; San Teodoro el
Marcado, hermano de San
Teófanes, el Himnógrafo

Esteban, el Proto-Mártir y Archidiácono

Fue el primer mártir de toda la Cristiandad y cuando


estaba siendo apedreado hasta la muerte en la afueras de las
puertas de Jerusalén, le rogó al Señor Jesucristo para que
sean perdonados por su crimen aquellos que lo estaban
asesinando. Esto sucedió en Jerusalén alrededor del año 37
(DC) cuando el Archidiácono San Esteban (cuyo nombre
significa “aquél que es coronado”) pagó el último precio
por defender el Santo Evangelio del Señor.
San Esteban era un Judío Helénico que pasó la
mayor parte de su vida en Palestina y fue el primero de
siete diáconos, ordenados e instruidos por los Santos
Apóstoles para ayudarlos con la distribución de la
comunión, la prédica del Evangelio así como en la ayuda a
alimentar a los pobres que más sufrían. Durante los años
inmediatamente posteriores a la muerte y resurrección de
Cristo, San Esteban compartiría firmemente fiel estas tareas
con otros seis diáconos: Felipe, Procoros Nicanor, Timón,
Parmenas y Nicolás.
San Esteban era
pariente de San Pablo y
había sido bendecido de una
manera muy especial al
haber recibido una muy
buena educación por parte
de su tutor, un rabino
brillante llamado Gamaliel.
Supremamente conocedor
sobre los temas de fe,
mostró muy prontamente el
323

don de realizar curaciones milagrosas. Sin embargo su


creciente reputación como un apasionado predicador del
Santo Evangelio no era del agrado del los sacerdotes que
gobernaban Jerusalén, quienes muy pronto comenzaron a
complotar en contra de su vida al tiempo que hacían todo lo
que podían para calumniarlo como un “blasfemo” que
había atacado el legado del Santo Profeta Moisés.
Sin embargo a pesar de ese odio contra el
Archidiácono él continuó atrayendo conversos para la
Buena Nueva de Jesucristo mientras afirmaba haber sido
testigo de la perfección gloriosa del mismo Todopoderoso:
«Estoy viendo los cielos abiertos y al Hijo del hombre que
está en pie a la diestra de Dios.» (Hechos 7, 56)
En respuesta a estas proclamaciones de fe los
furiosos ciudadanos muy pronto decidieron que Esteban
había de ser silenciado. Dirigidos por el gran perseguidor
de los Cristianos, Saulo (quien tiempo más tarde sería
conocido como San Pablo llegando a ser uno de los
defensores más ardientes del Santo Evangelio) estos
enojados oponentes del Santo Redentor acordaron que el
valiente Archidiácono merecía morir.
Mientras un grupo de apesadumbrados Cristianos
observaban a la distancia (entre los adoloridos
observadores se encontraba la Bienaventurada Madre así
como San Juan el Teólogo,) la furiosa turba asesinaba a
pedradas arrancadas del camino, al primer mártir de la
Santa Iglesia.
La respuesta de San Esteban fue expresión de la fe
profunda que vivía. En vez de condenar a sus asesinos rezó
por ellos. Murió a la edad de 30 años y, de acuerdo a los
escritos de Asterias el “… fue el punto de inicio de los
mártires, un maestro del sufrimiento por Cristo, el
fundamento del testimonio correcto, ya que Esteban fue el
primero en derramar su sangre por el Evangelio.”
Abandonado a la intemperie para que su cuerpo sea
devorado por los animales salvajes, el cuerpo de San
324

Esteban fue recogido en secreto por el Fariseo Gamaliel y


su hijo Habib quienes dos días después de su deceso le
dieron un entierro decente. Llorando por el dolor de la
muerte cruel de un hombre conocido en todo lugar por su
compasión por los pobres así como por su profunda
humildad ellos dirigieron una reducida procesión de fieles
en un pequeño servicio funerario.
San Esteban era un inteligente y articulado defensor
de la fe, capaz de una retórica brillante al momento de
describir la realidad gloriosa de los milagros salvadores de
Cristo en este mundo. Por ejemplo en una ocasión se acercó
a un grupo de ciudadanos que estaban discutiendo sobre el
significado del Santo Evangelio en la cual el Archidiácono
hizo un resumen, según se detalla, de su fe de la manera
siguiente:
“Hermanos, ¿por qué se contradicen mutuamente
incomodando a toda Jerusalén? Bienaventurados son
aquellos que creen en Jesucristo, Quien descendió de los
cielos para limpiar nuestros pecados, y que fue nacido de la
santa e inmaculada Sierva escogida antes de la creación del
mundo. El asumió nuestras enfermedades, dio vista a los
ciegos, curó a los leprosos y expulsó demonios.”
San Esteban era un hábil polemista – pero este
valiente Archidiácono no tenía miedo de censurar a sus
conciudadanos por su constante falta de fe. En una ocasión
en particular les llamó la atención con una mordaz
severidad: “Ustedes, tercos e incircuncidados en el corazón
y los oídos, siempre se resisten al Espíritu Santo tal como
lo hicieron vuestros padres. ¿A cuál de los profetas no
persiguieron vuestros padres? Ellos asesinaron a todos
aquellos que se mostraron antes de la llegada del Mesías.”
San Esteban fue enterrado en una propiedad de
Gamaliel, su tutor, ubicada en la villa de Kaphargamala, a
dos millas de Jerusalén. Muchos años después la
Emperatriz Eudocia, esposa del Emperador Bizantino
Teodosio el Menor, construiría una espléndida iglesia en el
325

lugar en el que el primer mártir había vertido su sangre


sobre la tierra. Por los siguientes 2,000 años, este Primer
Santo Mártir y dedicado servidor del Evangelio, ha sido
reverenciado en todo lugar por los Cristianos, debido a que
su sacrificio inicial mostró el primer ejemplo de lo que
significa verdaderamente “morir por el Señor.”
La vida de San Esteban, el Archidiácono y Primer
Mártir, nos muestra el inmenso poder de la gracia de Dios
asistiendo a aquellos que sufren por Su causa. El honesto
enfrentamiento con la desobediencia y el rechazo de los
Judíos (desde los tiempos de Abraham hasta nuestros días)
enfureció al Sanedrín; a consecuencia de ello fue llevado a
las afueras de la ciudad y apedreado.
Posiblemente lo más memorable de todo son las
últimas palabras de Esteban: Señor Jesús, recibe mi
espíritu… seguido por la compasiva oración triunfal
mientras estaba siendo apedreado: Señor, no les tengas en
cuenta este pecado.

Apolytikión en el Cuarto Tono


La corona del Reino que adorna tu frente debido a las
pruebas que has soportado por el Cristo Dios te han hecho
el primero de los Santos Mártires; ya que cuando estabas
siendo castigado por la locura de los Judíos viste a Cristo,
tú Salvador, parado a la diestra del Padre. Oh Esteban, no
dejes de rezar por nosotros para que sea El quien salve
nuestras almas.

Kontakión en el Tercer Tono


Ayer vino el Maestro para estar con nosotros en carne y
sangre; hoy, su siervo fiel dejó su cuerpo; ayer nació el Rey
a la carne por nuestra causa; y hoy su siervo ha sufrido la
muerte por apedreamiento; y por Su causa ha sido
perfeccionado como el primero de los Mártires, Oh
maravilloso Esteban.
326

San Teodoro el Marcado, hermano del


Himnógrafo San Teófanes

Cuando se rehusó a condenar los iconos de la Santa


Iglesia con el fin de complacer al corrupto emperador, su
rostro fue “marcado” con agujas al rojo vivo. ¿Cuál fue su
respuesta? Luego de sufrir la tortura –en la cual marcaron
palabras burlonas y ofensivas en su frente- San Teodoro
continuó insistiendo que los amados iconos era una parte
importante en el culto diario de la Iglesia.
Esto sucedió alrededor del año 830 cuando el
emperador Teófilo se decidió a destruir de una vez por
todas, a lo largo de todo el reino Bizantino, la práctica de la
veneración de los iconos.
Junto con su valiente y abnegado hermano –San
Teófanes el Confesor- San Teodoro el Marcado fue un
gran santo y mártir de la Iglesia del Siglo Noveno. Ambos
hermanos era jóvenes de una gran educación que habían
ingresado al gran Monasterio de San Saba, ubicado sólo a
algunas millas de Jerusalén. Como brillantes estudiantes de
filosofía, quienes además dominaban el arte de la retórica,
llegaron a ser líderes de la Iglesia quienes defendían
vehementemente los iconos de una serie de líderes políticos
y religiosos que intentaban ponerle fin, para siempre, a la
práctica de la veneración de los iconos.
Los dos hermanos fueron asignados por el Patriarca
de Jerusalén para hablar en defensa de los iconos por lo que
viajaron a Constantinopla en los primeros años del Siglo
Noveno. Ellos fueron atacados muy durante por la postura
de los iconoclastas sostenida por una serie de emperadores
entre los que se incluye a Leo el Armenio (813-820),
Michael Balbos (820-859) y Teófilo (829-842).
327

Cuando los dos hermanos respondieron firmemente


que la veneración de los iconos era una parte valiosa de la
vida religiosa de la Santa Iglesia, Teófilo reaccionó con su
conocida brutalidad – arrojando a Teodoro el Marcado en
la prisión más cercana y luego, alternativamente, dejándolo
sin alimentos y golpeándolo hasta el punto de la muerte.
Mientras tanto San Teófanes fue sentenciado al exilio
permanente… aunque él sobreviviría a esta penosa
experiencia y luego de algunos años (luego de la
restauración de la veneración de iconos a lo largo de todo el
imperio) llegaría a ser el Obispo, altamente influyente, de
Nicea. (Su Fiesta se celebra el 11 de Octubre.)
San Teodoro el Marcado murió en el año 833 sólo y
en prisión. Su extraordinario valor rehusándose a someterse
ante la corrupción del poder así como su disposición a
entregar su vida por la causa de los santos iconos continúa
inspirando en todo lugar a los Cristianos, más de mil años
después de su heroica muerte.

Apolytikión en el Octavo Tono


Oh prudente Teodoro, guía de la Ortodoxia, maestro de la
piedad y de la pureza, luminaria del mundo, adorno de la
vida monacal e inspirado por Dios; por tus enseñanzas nos
has iluminado a todos, Oh arpa del Espíritu. Intercede ante
Cristo Dios para que se salven nuestras almas.

Kontakión en el Segundo Tono


Oh Padre santo, te deleitaste en el ayuno y doblegaste los
deseos de la carne; fuiste alimentado por la fe y floreciste
como el árbol de la vida en el Paraíso, Oh piadoso y sabio
Teodoro.
328

29 de Diciembre Los Catorce Mil Infantes


Asesinados por Herodes en Belén

Antes que el primer


mártir Cristiano (el
bienaventurado San
Esteban) fuera asesinado
por abrazar el Santo
Evangelio del Hijo de Dios,
más de 14,000 niños
pagarían con sus vidas
debido a la ira insana
derramada sobre ellos por
parte de un rey celoso.
El asesinato de
estos inocentes, que tomó
lugar muy poco después del
nacimiento del Santo Redentor en Belén y se ha perpetuado
como uno de los crímenes más repulsivos en la historia del
Cristianismo. Esto aconteció luego de que el Rey Herodes –
el gobernante Judío de Palestina bajo la autoridad del
Imperio Romano– decidió el asesinato de todos los niños
con el fin de eliminar la vida de quien, según lo habían
anunciado los profetas, emergería como “el Rey de los
Judíos.”
Las muertes de estos 14,000 infantes ocurrieron
luego de que un grupo de reyes sabios venido de tierras
lejanas (los “Magos”) notaron la presencia de una nueva
estrella en los cielos. Cuando consultaron a sus adivinos
sobre esta extraña aparición les fue dicho que ella
significaba la inminente llegada del Salvador Judío quien
cambiaría al mundo… y que la misteriosa nueva estrella los
guaría hacia el lugar de Su nacimiento.
Los Magos salieron inmediatamente en búsqueda
del Santo Niño siguiendo la estrella durante algunos meses
hasta llegar a Belén, el cual llegaría a ser el lugar del
329

nacimiento del Señor Jesús. Pero cuando el orgulloso y


vanidoso Rey Herodes se enteró de su misión se llenó de
ansiedad. ¿Cómo podría prevenir el levantamiento de este
nuevo rey y evitar ser destronado por él en el futuro? Con
la esperanza de identificar al bebé y luego matarlo en
secreto, Herodes les urgió a los Magos que le informen el
paradero de la criatura tan pronto como ellos lo hubieran
localizado.
Los Hombres Sabios accedieron con ese plan –
luego de que Herodes les aseguró que también él quería
solamente adorar al Niño- pero un Angel del Señor llegó
hasta ellos para advertirles que no debían revelar la
ubicación del recién nacido. Luego de haberse encontrado
con la Bienaventurada Theotokos y su Niño en Belén, los
Magos tomaron una ruta distinta en su regreso a sus
tierras… dejando al cada vez más desasosegado Herodes
asumir que ellos no habían sido capaces de encontrar al
futuro Rey de los Judíos.
Cuando el salvaje rey descubrió que había sido
engañado explotó en cólera – y rápidamente ordenó que
todo infante varón menor de dos años, en Belén y en sus
alrededores, sea asesinado inmediatamente. Con la
esperanza de que el Santo Niño sea eliminado rápidamente
en su asolada, Herodes observaba impasiblemente como
miles de niños eran arrancados inmisericordemente de los
brazos de sus madres y asesinados en el lugar donde se
encontraban.
La carnicería fue devastadora, y para muchos de los
que la presenciaron fueron llevados casi al grado de locura
por la completa brutalidad con que fue realizada. Mientras
que algunos de los indefensos niños fueron atravesados por
las espadas otros fueron arrojados contra las paredes o las
piedras. Algunos fueron pisoteados mientras que otros
fueron atravesados por lanzas, al tiempo que otros fueron
cortados por la mitad. Incapaces de salvar a sus hijos las
madres gritaban y se arrancaban los cabellos. De ese modo
330

se cumplió la profecía de Jeremías –la predicción por la


cual un día en Rama (ubicada cerca de Belén) se
escucharían los sonidos de “llanto y lamentaciones.”
Los acontecimientos que tomaron lugar durante
esos terribles días son difíciles de imaginar. Escribiendo
posteriormente sobre ellos, el gran San Juan Crisóstomo
describió la escena con una angustia inimaginable:
“Las madres les rogaban a los asesinos, ‘¿porqué
destrozan a nuestros hijos? ¿Qué ofensas han cometido en
contra de ustedes o de vuestro rey?’ Pero los soldados se
encontraban demasiado ocupados con su espeluznante tarea
como para replicar. Nada podía calmar a las mujeres
quienes se encontraban en frenesí y gritaban con cada vez
mayor desesperación, ‘¡Misericordia! ¡Misericordia!
¿Acaso ustedes no tienen madres? ¿Acaso ustedes no tienen
esposas? ¿No se avergüenzan de que nuestros pechos no
tengan a quién alimentar? Tengan compasión de nosotros;
mátennos a nosotros antes que a nuestros pequeños hijos.
¡No podemos soportar el verlos destrozados! ¡Tomen
primero nuestras vidas! ¡Humedezcan vuestras espadas con
nuestra sangre! Si estos niños han cometido algún error
llévennos a la muerte a nosotros también.’’’
“El frenesí de esas mujeres iba más allá de
cualquier vergüenza quienes rasgaron sus vestiduras en
pedazos, golpeaban sus pechos con piedras y con sus
puños, arañaron sus rostros, se arrancaron los cabellos
mientras gritaban al cielo ‘Oh Señor y maestro, ¿qué han
hecho nuestros niños para merecer semejante crueldad? Tú
los creaste y el Rey ha destrozado la obra de Tus manos; Tú
nos diste a nuestros hijos y el nos los ha quitado. ¿Qué
ganamos habiendo dado a luz a nuestros hijos si ellos
habían sido destinados a esta carnicería?’”
El Venerable San Juan Damasceno también escribió
acerca de los lamentos agonizantes de las madres de la
siguiente manera: “Con sus cabezas descubiertas y sus
manos levantadas hacia Dios, las madres estaban sentadas
331

junto a sus hijos asesinados, experimentando nuevamente


los dolores de parto. Arrancándose los cabellos, arrojando
polvo sobre ellas mismas y llorando amargamente le pedían
al cielo que haga de testigo ante tremenda injusticia. Le
reprochaban a Herodes como si estuviera presente: ‘¿Por
qué razón habéis dado una orden cómo ésta? Tú también
eres padre; tú sabes del amor que los padres tienen por sus
hijos. ¿Esa estrella te llenó de ira? Si así fue hubiera sido
mejor que desperdicies tus flechas contra el cielo y permitir
que de nuestros pechos siga fluyendo la leche. ¿Los
hombres sabios te trataron con desdén? Si así fue, entonces
debías haber atacado sobre Persia y haber permitido que
Belén conserve a sus hijos.’”
Finalmente todo había terminado.
Más de 14,000 inocentes había muerto; en años
posteriores muchos de ellos serían enterrados en la Gruta
de la Iglesia de la Natividad en Belén, exactamente abajo
del establo en donde el mismo Señor había nacido. Aquí el
Patriarca de Jerusalén, cada 29 d Diciembre, conmemora
esas muertes trágicas en unas ceremonias especiales a las
que asisten Cristianos de todas las denominaciones.
¿Y qué fue lo que sucedió con el Rey Herodes?
Al final su propia muerte sería mucho más terrible
que las muertes de cualquiera de sus víctimas. Luego de
haber asesinado al Jefe de los Sacerdotes y los Escribas de
entre su propia gente –junto con su hermano, su hermana y
su esposa Mariam, el loco homicida desarrolló una
enfermedad terminal (hidropesía) por la cual su piel se iba
cayendo mientras los gusanos iban devorando lentamente
sus podridas y malolientes carnes.
Todo este horror, el asesinato de los 14,000 niños
en Belén nos enseña una valiosa lección sobre el alto precio
que fue pagado por el Santo Evangelio. Este odioso crimen
contra la humanidad fue terrible para aquellos que lo
sufrieron así como para las madres que lo soportaron. Ellos
son recordados con amorosa ternura en este día. Pero en la
332

memoria del trágico destino de estos 14,000 también se nos


recuerda que el más alto precio de todos fue pagado por
Nuestro Santo Redentor, quien asumió los pecados del
mundo entero y pagó por ellos con su propia agonía y
muerte en la Cruz.
Venciendo a la angustia y al sufrimiento, el Hijo de
Dios resucitó en gloria –habiendo vencido para siempre al
pecado y a la muerte.

Apolytikión en el Primer Tono


Que llegue ante Ti nuestro ruego por la intercesión de estos
Santos que han soportado los sufrimientos por Ti, Oh
Señor, y sana nuestros dolores, te lo pedimos oh Amigo del
hombre.

Kontakión en el Sexto Tono


Cuando nació el Rey en Belén, desde el Oriente llegaron
los Magos con regalos habiendo sido guiados por una
Estrella desde lo alto; pero Herodes estaba molesto y segó
la vida de los niños como si fuera trigo, ya que se
lamentaba anticipadamente que muy pronto se termine su
poder.

31 de Diciembre La Venerable Melania, la Joven de


Roma; el Monje Gelasius

La Venerable Melania

Rica y
privilegiada, ella pudo
haber sido una mujer de
la nobleza aristocrática
con una vida fácil y
333

llena de lujos. Pero el Dios Todopoderoso, en su Santa


Providencia tenía otros planes para ella – y ella terminó
como una humilde monja ocupando una celda ascética en el
Monte de los Olivos en Palestina luego de haber entregado
todo lo que poseía para ayudar a los pobres.
Aunque su vida adulta comenzó con una desgracia,
cuando fallecieron sus dos pequeños hijos, Santa Melania
se negó a ser víctima de la desesperación. En vez de
quejarse de su destino se comprometió a dedicar el resto de
su vida adorando a Dios y ayudando a mejorar las vidas de
aquellos que vivían en la agobiante pobreza.
Nacida en Roma alrededor del año 382, Melania la
Joven fue la hija de unos padres amorosos quienes también
eran extremadamente ricos e influyentes. Debido a que
ellos querían un heredero para su gran fortuna insistieron
en que se desposara con Apinianus, un joven noble. Al
principio Santa Melania se resistió –después de todo sólo
contaba con 14 años en ese entonces- pero al final decidió
que sus padres merecían su obediencia por lo que los planes
del matrimonio siguieron adelante.
Fue una esposa obediente e hizo lo mejor que pudo
para tener un buen matrimonio. Sin embargo su corazón no
estaba tranquilo ni en paz. En lo profundo de su corazón
ella aspiraba a una vida de castidad y austeridad, cosas con
la que siempre había soñado.
Ardiente de celo por una vida basada en la
contemplación y en obras santas la Venerable Melania
habló con su esposo con palabras como éstas: “¡Cuán
felices seriamos si viviéramos juntos en perfecta
continencia, trabajando en nuestra juventud para Dios sin
gozar de los placeres conyugales! Siempre he deseado eso
desde el principio. Si no eres lo suficientemente fuerte
como para controlar la salvaje lujuria propia de un hombre
joven, encuentra otra mujer, pero déjame vivir en paz tal
como lo deseo. Como pago por mi libertad te ofrezco todo
lo que poseo: sirvientes, hombres y mujeres, oro y plata, y
334

riquezas más allá de lo que te puedas imaginar. Tómalo


todo pero libérame.”
Su esposo, entendiblemente confundido por su gran
celo hizo lo mejor que pudo para acomodarse ella. Sin
embargo al mismo tiempo le rogó que espere hasta que
ellos puedan tener un heredero antes de que ambos vivan
como hermano y hermana. El le habló a ella de la siguiente
manera: “Cuando tengamos un heredero te permitiré que
hagas lo que tú deseas. Me doy cuenta de que es impropio
para un hombre detener a su esposa en una buena empresa
que es de Dios. Se paciente y cuando el Señor nos conceda
fruto a nuestro matrimonio seremos uno sólo en nuestro
objetivo para vivir nuestra tal como lo deseas.”
Suspirando resignadamente la Venerable Melania
accedió, una vez más, a posponer sus deseos por una vida
casta en la que estaría completa y totalmente entregada a
Dios. Por algunos años las cosas parecían ir bastante bien.
El joven matrimonio fue bendecido con una bella niña… y
muy pronto Santa Melania se dio cuenta que iba a ser
madre nuevamente.
Entonces fueron golpeados por la tragedia. Cuando
estaba dando a luz a su segundo hijo, un niño, se enfermó
gravemente. Mientras luchaba por mantenerse con vida ella
le dijo a su joven esposo que solamente se sanaría si él
accedía a vivir con ella desde ese momento en completa
castidad. El accedió –y lo juicioso de esta decisión fue
afirmado poco tiempo después, cuando la primera hija de
este matrimonio falleció producto de la enfermedad
inesperada.
Repentinamente el último obstáculo para que ellos
emprendan una nueva vida como misioneros ascéticos y
servidores de los más pobres, había sido removido. En
pocas semanas el celoso matrimonio empezó a entregar sus
inmensas fortunas mientras asignaban fondos para las
nuevas iglesias y monasterios así como alimentaban y
proveían alojamiento para los pobres en varias de las
335

grandes ciudades del Medio Oriente. Eran tan ricos que


cuando pusieron en venta su casa en Roma no había nadie
capaz de pagar lo que valía. Finalmente encontraron un
comprador y se las arreglaron para liquidar completamente
su fortuna.
Muy pronto dejaron Roma y viajaron por muchos
lugares alejados realizando buenas obras dondequiera que
se detenían. Mientras ayunaban, rezaban y leían las
sagradas Escrituras, ellos visitaron y aprendieron de los
Padres Sabios de la Iglesia en Egipto. En Alejandría
recibieron una cariñosa bendición de parte del Patriarca San
Cirilo.
Llevando una vida simple, sin ningún tipo de lujos,
como peregrinos errantes, viajaron por una docena de
países. Sin embargo hicieron todo ello mientras, una vez
más gracias a la Providencia Divina, sus pasos se dirigían
hacia Jerusalén en donde Santa Melania estaba destinada a
entrar como monja a una desnuda celda en una comunidad
de clausura ubicada encima del Monte de los Olivos.
Ahí ella pasaría los siguientes catorce años de su
vida en oración incesante, meditación y ayuno – mientras
que su fiel y leal esposo hacía lo mismo en un Monasterio
ubicado muy cerca. Cuando finalmente salió de su celda la
Venerable Melania se dirigió a Cartago, la gran ciudad
Africana, en donde fundó un monasterio para hombres y
otro para mujeres. Sus viajes también la llevaron hacia
Bizancio, la gran capital de Constantinopla, donde
convertiría a su pariente Volusian (un senador pagano) a
Cristo.
Una y otra vez durante el curso de su larga y santa
vida, Santa Melania se encontró con agotadoras luchas que
evidenciaron la Providencia del Todopoderoso. En una
ocasión muy recordada, cuando ella y Apinianus se dirigían
hacia el Africa en una embarcación, estalló una gran
tormenta haciéndolos desembarcar de emergencia en una
gran isla. La pareja había difícilmente de escapar con
336

vida… pero ni bien había partido la embarcación cayeron


en cuenta que la ciudad en la que ellos ahora vivían se
encontraba cercada por unos bárbaros piratas cuyas
demandas por el rescate era inmensa. Ya que en la ciudad
no había nadie capaz el precio por su libertad los residentes
se encontraban desesperados.
Una vez más Melania y su fiel esposo fueron
capaces de rescatar a un gran número de almas condenadas
a la destrucción empleando su gran riqueza. Ella no dudó
un solo instante en entregar a los bárbaros la gran suma de
dinero que requerían.
La Venerable Melania la Joven murió alrededor del
439 a la edad de 57 años luego de haber pasado toda su
vida como adulta en el incansable servicio para el Señor.
Su vida fue una lección en la humildad y en la caridad –
ambas de las cuales pueden ser observadas vívidamente en
una historia que ella amaba contarles a las jóvenes que
aspiraban a ser monjas, siempre que se le requería describir
la esencia de la humildad.
Respondiendo a sus preguntas la humilde santa les
respondía amablemente de la siguiente manera: “Una vez
un joven varón se dirigió donde un anciano pidiéndole ser
su discípulo. Deseando enseñarle al joven lo que se
requiere para ser un monje el anciano le indicó que patee
los postes que bordeaban la entrada y que los golpee con un
palo. El joven hizo como se le ordenó; luego de lo cual el
anciano le preguntó: ‘¿Mientras golpeabas, el poste se
ofendió o protestó? ¿Huyó o respondió la ofensa?’
“‘No’, respondió el joven. El anciano le dijo,
‘Golpea más fuertemente y al mismo tiempo insulta,
reprocha y calúmnialo de la manera más dura posible.’
“Cuando regresó el joven el viejo preguntó, “¿Se
enojó el poste? ¿Te contradijo o te rechazó a ti o a tus
quejas?’
“‘No padre”, dijo el joven. ¿’Cómo podría un poste
perder su temperamento o decir alguna cosa? No está vivo.’
337

“‘¡Si eres capaz de imitar al poste, nunca


mostrándote molesto u oponiéndote cuando seas golpeado,
mandado o reprochado, y sin embargo permaneces
tranquilo con cada dolor, entonces quédate para ser mi
discípulo!’”
La Vida de la Venerable Santa Melania nos sirve
como un vívido ejemplo del gozo y la libertad que
comenzamos a experimentar tan pronto dejamos ir nuestras
posesiones terrenales y comenzamos a enfocarnos en Dios.
A primera vista esta santa mujer había perdido todo – su
fortuna, sus dos hijos y el consuelo físico de la carne
compartida con su amado esposo. Sin embargo estas
pérdidas fueron los primeros pasos en un camino que la
llevaría a una vida de gozo verdadero así como de
satisfacción: una vida dedicada al servicio fiel del Padre
Santo así como al Evangelio de su Amado Hijo, Jesucristo.

Apolytikión en el Plagal del Cuarto Tono


Oh Madre, en ti la imagen fue preservada con exactitud,
pues al haber tomado tu cruz, seguiste realmente a Cristo, y
por tus acciones nos enseñaste a ver aquello que está por
encima de la carne, ya que ella pasa, para poder fijarnos en
el alma, que es inmortal. Por eso, Oh justa Melania, tu
espíritu se regocija con los ángeles.

Kontakión en el Cuarto Tono


Habiendo sido iluminada en tú alma con Sus rayos, ellos
brillan sobre nosotros desde una Virgen, con cuyas virtudes
tú has brillado, oh alabada; ya que habiendo distribuido en
el mundo tus riquezas corruptibles, guardaste para ti misma
mayores riquezas en el Cielo; y también brillaste en las
labores ascéticas que realizaste, Oh Melania te honramos
de corazón.
338

ENERO

2 de Enero La Venerable Theodota, la Madre


de los que se rehusaron a ser
Mercenarios

Cuando falleció su amado


esposo, de manera inesperada, ella
se quedó completamente sola en la
tarea de educar a 5 niños y sin la
ayuda de nadie.
Sin embargo ella no se
alarmó ya que sabía que el Señor la
ayudaría a superar cada uno de los
obstáculos que se presenten en el
camino.
Nacida alrededor del 240 en
el Reino de Arabia (Siria en
nuestros días), la Venerable
Theodota fue una madre piadosa
Cristiana cuya fe en Jesús no podía
ser quebrada. A pesar de las grandes
dificultades que ella enfrentó como
madre viuda la amorosa Theodota
no sólo se las manejó para educar
exitosamente a sus hijos – sino que
también los educó a los cinco en
Sagrada Escritura así como en las
Enseñanzas de la Santa Iglesia.
La crianza de sus hijos fue clave modelando la vida
de dos de sus hijos: los santos trabajadores maravillosos y
no-mercenarios, Cosme y Damián. Ambos hombres
llegarían a ser posteriormente grandes santos de la Iglesia
mientras pasaron su vida como doctores y misioneros del
Santo Evangelio de Jesucristo.
339

Ambos, Cosme y Damián, reflejaban claramente el


profundo amor que tenía su madre por ellos sanando a los
enfermos y expulsando a los demonios. Sin embargo ellos
siempre se rehusaron a recibir cualquier tipo de retribución
por sus compasivas acciones. Debido a que nunca usaron
sus habilidades médicas recibidas por Dios, así como su
vasto conocimiento en el uso de hierbas medicinales para
obtener ganancias, la Santa Iglesia les dio a estos hermanos
altruistas el título de “los que se rehusaron a ser
Mercenarios.”
El legado espiritual que la Venerable Theodota les dejó a
sus dos hijos-médicos los ayudó a que ellos realicen
numerosos milagros al tiempo que convertían al
Cristianismo a cientos de sus pacientes en el transcurso de
los años. En uno de esos milagros se cuenta el de un
granjero que se había tragado a una serpiente mientras
dormía bajo un árbol (la víbora había reptado hasta su boca
cuando él roncó) quien rezó fervientemente a los dos santos
y luego se sintió muy feliz cuando el reptil salió
inmediatamente de su cuerpo adolorido.
Debido a la fiel y piadosa maternidad que les
proveyó a sus hijos en el mundo de la Antigua Siria, la
Venerable Theodota es recordada con especial cariño el dos
de Enero de cada año. Su vida nos muestra como las tareas
más simples y ordinarias (tal como es el cuidado de los
hijos) –cuando se realizan con fe en Dios y con amor por
los demás- pueden ser una magnífica oportunidad para
servir al Dios Todopoderoso. Educando bien a sus hijos
Santa Theodota se aseguró que ellos puedan tener unas
vidas vividas con piadosa virtud que complazca sin cesar al
Padre Santo.
Según la mayoría de los historiadores de su época
Santa Theodota llevó una vida larga y apacible antes de
volver a las manos del Señor alrededor del año 320. Ella
murió sólo algunos antes de que se inicie el tan importante
Concilio de Nicea (325) durante el cual se articularon las
340

doctrinas teológicas fundamentales de la Santa Iglesia


(conocidas como el Credo de Nicea) por los Padres
Conciliares.
Sin embargo la Venerable Theodota no necesitó una
“doctrina” para vivir los valores espirituales del
cristianismo. Como una humilde mujer que pasó sus días
luchando para encontrar comida suficiente con la cual
alimentar a sus hijos esta mujer piadosa Siria actuó con
amor y devoción cada día de su vida.
No se contentó solamente con atender meramente
por las necesidades materiales de sus retoños sino que
también encontró la fortaleza para enseñarles en el corazón
las grandes verdades del Santo Evangelio de Jesucristo.
Esas verdades estaban basadas en dos ideas muy simples:
Debemos amar totalmente a Dios y debemos amar a
nuestro prójimo tanto como nos amamos a nosotros
mismos.
Por el hecho de que ella actuó con amor y
compasión en cada cosa que hizo la Venerable Theodota ha
llegado a ser un luminoso ejemplo del mensaje sanador de
Dios para la humanidad. De la misma manera como ella
amó y protegió a sus hijos cuando se encontraban bajo su
cuidado, de esa misma manera el Dios Todopoderoso nos
mira cuidadosamente a cada uno de nosotros.

Apolytikión en el Tercer Tono


Habiendo dado a luz a los que se rehusaron a ser
Mercenarios, Oh Piadosa Theodota, te regocijaste en el
servicio a Cristo en la tarea que se te encomendó. Por eso,
Oh santa, intercede por nosotros para seamos salvados del
espíritu de descontento del mundo y que a través de la
misericordia de Dios seamos encontrados dignos de la
salvación eterna.

Kontakión en el Séptimo Tono


341

Con gozo instruiste a tus hijos en la Fe salvadora, Oh santa


Theodota, enseñándoles a que obedezcan en todas las cosas
los mandatos del Evangelio de Cristo, llegando a ser
médicos y mensajeros de la salvación. Todo el honor y
gloria te lo debemos por lo que cantamos: Aleluya.

3 de Enero El Profeta Malaquías; Gordios de


Cesaréa

El Profeta Malaquías

¿Fue humano cómo


cualquiera de nosotros – o fue un
ángel del Señor al que se le
concedió la extraordinaria
habilidad de profetizar el futuro?
Esa es la pregunta que
todos aquellos que lo escuchaban
en el Siglo Quinto Antes de
Cristo se hacían cada vez que el
Profeta Malaquías comenzaba a
hablar sobre los horrores del Día
del Juicio que remecería su
mundo para siempre.
Radiante y lleno de una profunda convicción de
espíritu; el notablemente guapo Malaquías (se decía de él)
parecía tener contacto frecuente con los ángeles, cuando
profetizó en Palestina durante la época de Nehemías, un
hombre sabio amado por todos entre los judíos de
Jerusalén. Fue el Décimo Segundo y el último de los
Profetas Menores del Antiguo Testamento y una figura
342

extraordinariamente carismática que dominaba cada


reunión en la cual él se encontraba.
Mientras realizaba sus espantosas profecías durante
el reinado del Artajerjes el Longímano, Rey de los Persas
(465-424 AC), era muy común escuchar a Malaquías en un
diálogo con una presencia angélica que permanecía
invisible mientras duraba la conversación. ¿Es que los
observadores era indignos de ver a esa entidad con la cual
estaba hablando el Profeta? ¿O es que era la Voz del Juicio
que emanaba del mismo Malaquías?
Nadie podía estar seguir de ello.
Sin embargo no había posibilidad de error sobre el
significado de las palabras que los buenos ciudadanos de
Jerusalén estaban escuchando. Duras y aterradoras, los
mensajes de Malaquías golpeaban a los oídos como rayos.
Les advertía que Israel se había vuelto desagradecida hacia
el Señor; Israel le había dado la espalda al Dios
infinitamente paciente y benigno que había estado detrás de
todas sus grandes victorias militares y que los había
protegido contra la hambruna y las catástrofes naturales año
tras año.
Sin miedo en absoluto por la reacciones que podría
provocar, Malaquías se paró en medio de la multitud en el
Mercado para anunciar en voz muy alta y de distintas
maneras: Arrepiéntanse, Arrepiéntanse, “Pues he aquí que
viene el Día, abrasador como un horno; todos los
arrogantes y los que cometen impiedad serán como paja; y
los consumirá el Día que viene, dice Yahveh Sebaot, hasta
no dejarles raíz ni rama.” (Malaquías 3, 19)
Pero ellos no lo escucharon. La amarga época del
Cautiverio de Babilonia había terminado sólo algunos años
atrás (en el 538 AC cuando los israelitas regresaron a la
tierra de Palestina luego de largos e inacabables años de
esclavitud en lo que en nuestros días se conoce como Irak),
343

y Malaquías estaba tratando de advertirles que ello podría


suceder nuevamente.
Arrepiéntanse, les trataba de decir a ellos pues estos
días recientes de paz y prosperidad podrían desvanecerse en
un instante si es que se olvidan de sus deberes sagrados de
venerar al Dios de vuestros Padres. También les advirtió
que sus sacerdotes se habían corrompido y que la adoración
de ídolos paganos estaba tomando lugar, una vez más, a lo
largo de toda Palestina. Les dijo que ese era un
pensamiento oscuro y siniestro –pero tampoco les dejó sin
ningún tipo de esperanza.
Como el último de los Profetas del Antiguo
Testamento les recordó la antigua profecía sobre el
Salvador que llegaría algún día en Palestina para ofrecer la
salvación a todos, libre y gratuitamente. También les
recordó que en ese cambio del mundo el Redentor sería
precedido por un Precursor… por una figura santa que
proclamaría en todo lugar la Buena Nueva de una nueva fe
basada en el amor. He aquí que yo envío a mi mensajero a
allanar el camino delante de mí, escribió el Profeta en el
tercer capítulo del libro que lleva su nombre. (Malaquías 3,
1) Esta profecía del acontecimiento de ese gran evento
debía de estar al final del Antiguo Testamento. Después de
Malaquías no habría más profetas hasta la época del
Nacimiento de Jesucristo, el Hijo de Dios, más de 400 años
después.
Como líder de gran preeminencia y administrador
del poderoso Artajerjes, Rey de los Persas, Malaquías (su
nombre significa “Mensajero de Dios”) podría haberse
contentado con el prestigio que emanaba de su poder
terrenal. En vez de ello respondió al llamado de profetizar
llegando a ser una voz inolvidable en el desierto. Debido a
que sus palabras estaban llenas de autoridad y hechas de
manera conclusiva, las predicciones del más allá de la vista
de Malaquías han sido descritas frecuentemente por los
344

Santos Padres como “las que sellan y cierran a todos los


profetas.”

Apolytikión en el Segundo Tono


Al celebrar la memoria de Tú Profeta Malaquías, Oh Señor,
te pedimos que por su intercesión salves nuestras almas.

Kontakión en el Cuarto Tono


Oh Profeta, ya que el don de la profecía habitó tan
ricamente dentro de ti, pudiste anunciar la llegada de Cristo
Dios y la salvación para todo el mundo, la cual es
iluminada por la gracia de su inminente venida.

Gordios de Cesaréa

El Santo Mártir Gordios


de Cesaréa, una ciudad en la
provincia de Capadocia de la
antigua Roma (en nuestros días
parte de Turquía), anheló llamar
la atención del mundo acerca de
la impiedad de aquellos que
adoraban los ídolos paganos y
vivían en la corrupción de tomar
falso testimonio contra el Dios
Todopoderoso. Sin embargo esa
desafiante tarea sería
extremadamente difícil de lograr
– ya que el humilde Gordios era
un simple centurión en la
Armada Romana que gobernaba
la mayor parte de Tierra Santa
345

durante los primeros años del Siglo Cuarto.


Movido por el espíritu de Dios el audaz Gordio
decidió hablar a pesar de lo poco impresionante de su
rango. Luego de abandonar su posición militar se dirigió al
desierto con la finalidad de rezar y purificarse. Luego de
haber soportado por meses esta dolorosa forma de vida
ascética este ferviente Cristiano regresó al mundo de los
hombres para muy pronto encontrarse hablando en contra
de la idolatría durante un festival pagano en Cesaréa.
Tenía los ojos desorbitados y medio hambrientos
mientras mostraba una barba enmarañada y llevaba sus
vestiduras sucias y rasgadas a causa de las noches dormidas
en el suelo del desierto.
En ese momento Gordios parecía más muerto que
vivo -pero su espíritu estaba inflamado con el poder del
Santo Evangelio. Sin importarle el martirio, que
ciertamente le aguardaba, comenzó a predicar a todos
aquellos que quisieran escucharlo. Una y otra vez les dijo a
los asustados ciudadanos de Cesaréa que su adoración a los
ídolos de los Romanos era una horrible ofensa ante los ojos
del Unico Dios Verdadero.
En pocas horas algunos de los amigos Cristianos de
Gordios lo reconocieron y empezaron a llamarlo por su
nombre… cosa que los ofendidos idólatras notaron
cuidadosamente. Muy pronto empezaron a decir en voz
muy alta que Gordios era culpable de traición y sedición.
En vez de inclinarse ante los dioses Romanos estaba
hablando de Jesucristo, el Nazareno que había prometido la
salvación para todos.
Llevado ante el Gobernador Romano, el una vez
centurión, proclamó orgullosamente su fe en el Santo
Redentor. Fue torturado por su fe y luego decapitado sin
ningún miramiento.
Gordios murió por defender al Señor durante el
reinado de Licinius en el año 314. Pero su sacrificio no fue
olvidado, y nada menos que una figura como San Basilio el
346

Grande daría una homilía sobre su vida, señalando que


algunos de los cuales se encontraban entre su audiencia
también habían estado presentes durante el martirio del
Santo.
De la vida, remarcablemente valerosa, de este
mártir de Jesucristo podemos aprender el significado de la
obediencia al Todopoderoso. ¡Cuán fácilmente hubiera
podido Gordios ignorar su llamada a predicar el Santo
Evangelio! ¿Qué le impedía continuar con su vida cómo
soldado Romano?
Sin embargo Gordios respondió a su llamado. Que
podamos recordar continuamente que su gran valentía en
hacer ello –lo cual es claramente un don de Dios– que está
disponible libremente para todos nosotros que queremos
responder a Jesús en nuestra actual situación en la vida.

Apolytikión en el Cuarto Tono


Tú Mártir oh Dios, en su valerosa lucha por Ti, ha recibido
las coronas de la incorrupción de la vida como premio que
viene de Ti, Oh Dios Inmortal. Pues el poseyendo Tú
fortaleza desafió a los tiranos y destruyendo completamente
la presunción de poder de los demonios. Oh Cristo Dios,
por sus oraciones, salva nuestras almas, ya que Tú eres
misericordioso.

Kontakión en el Octavo Tono


Oh glorioso Gordios, has regado la tierra con tu sudor y tu
trabajo haciendo que el mundo se regocije con tu preciosa
sangre. Por tus bien ganados ruegos Oh afamado Mártir,
has que se salven aquellos que cantan tu alabanza con fe y
que te reverencia dignamente como aquél que ha sufrido
mucho por el Señor.
347

4 de Enero La Synaxis de los Setenta Santos


Apóstoles

Al principio sólo
fueron “Los Doce” –los
Santos Apóstoles originales
escogidos por el Salvador
Jesucristo como Sus más
cercanos asistentes y sus más
cercanos aliados en la lucha
por la conversión del mundo
que se venía venir. Los
Apóstoles viajaron a través
de Palestina con Jesús y
fueron testigos de muchas de
sus curaciones milagrosas.
Algunos de ellos también
fueron testigos de las horas amargas de la Pasión de Cristo
así como de su triunfo definitivo sobre la muerte por su
muerte en la cruz.
Sin embargo, además de Los Doce, el Santo
Redentor, en su gran sabiduría, también había seleccionado
Setenta Discípulos a quienes envió a lo largo de Palestina y
Tierra Santa. Su misión: Predicar el Santo Evangelio y
convertir a la mayor cantidad de gente posible a la promesa
de la Salvación Eterna a través del sacrificio de Jesucristo.
Tal como lo dejan claro las Escrituras Los Setenta no eran
simple mensajeros o siervos de la Iglesia Primitiva sino
auténticos Discípulos de Jesús, cada uno escogido por El
para desempeñar un papel importante en el establecimiento
del santo Evangelio a través del mundo entero.
Los Setenta incluyen entre sus filas a muchos
mártires –muchos de ellos heroicos y sufridos obispos. El 4
de Enero la Santa Iglesia Ortodoxa conmemora a esta gran
comunidad de santos celebrándolos a ellos como una
asamblea santa de siervos de Dios, cuyos aportes han
348

inspirado a los Cristianos por más de 2,000 años. Esta


conmemoración sagrada conocida como el Sobor (o
Asamblea) de los Discípulos nos muestra la importancia del
papel que desempeñaron Los Setenta en la propagación del
Evangelio de la Salvación por todo el mundo.
Una de las más concisas y conmovedoras
descripciones del trabajo de Los Setenta se puede encontrar
en el Evangelio según San Lucas del Nuevo Testamento
(Lucas 10, 1-16):
Después de esto, designó el Señor a otros 72, y los
envió de dos en dos delante de sí, a todas las ciudades y
sitios a donde él había de ir. Y les dijo: «La mies es mucha,
y los obreros pocos. Rogad, pues, al Dueño de la mies que
envíe obreros a su mies. Id; mirad que os envío como
corderos en medio de lobos. No llevéis bolsa, ni alforja, ni
sandalias. Y no saludéis a nadie en el camino. En la casa
en que entréis, decid primero: “Paz a esta casa.” Y si
hubiere allí un hijo de paz, vuestra paz reposará sobre él;
si no, se volverá a vosotros. Permaneced en la misma casa,
comiendo y bebiendo lo que tengan, porque el obrero
merece su salario. No vayáis de casa en casa. En la ciudad
en que entréis y os reciban, comed lo que os pongan; curad
los enfermos que haya en ella, y decidles: “El Reino de
Dios está cerca de vosotros.”
En la ciudad en que entréis y no os reciban, salid a
sus plazas y decid: “Hasta el polvo de vuestra ciudad que
se nos ha pegado a los pies, os lo sacudimos. Pero sabed,
con todo, que el Reino de Dios está cerca.” Os digo que en
aquel Día habrá menos rigor para Sodoma que para
aquella ciudad. « ¡Ay de ti, Corazin! ¡Ay de ti, Betsaida!
Porque si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los
milagros que se han hecho en vosotras, tiempo ha que,
sentados con sayal y ceniza, se habrían convertido. Por
eso, en el Juicio habrá menos rigor para Tiro y Sidón que
para vosotras. Y tú, Cafarnaúm, = ¿hasta el cielo te vas a
encumbrar? ¡Hasta el Hades te hundirás! =«Quien a
349

vosotros os escucha, a mí me escucha; y quien a vosotros


os rechaza, a mí me rechaza; y quien me rechaza a mí,
rechaza al que me ha enviado.»
Aunque algunos de Los Setenta vacilaron en sus
tareas –no por traición sino más bien por la fatiga y las
debilidades humanas- la mayoría de ellos permanecieron
fieles y completaron las tareas asignadas por Aquél que los
había enviado. Ciertamente muchos de ellos probaron su
entrega con la entrega de sus propias vidas en el martirio
antes que rendirse ante los que los perseguían y buscaban
detener la proclamación del Evangelio del Santo Redentor.
Tal como lo han señalado muchos de los Padres de
la Iglesia a través de las generaciones Los Setenta
Discípulos hicieron el mismo trabajo que los Grandes Doce
Apóstoles. Estos Discípulos pasaron frecuentemente sus
días con Los Doce trabajando en las miles de tareas que se
requerían para propagar a la Iglesia de Dios en el mundo de
los hombres. Los Setenta soportaron inmensos
sufrimientos, pero su amor por Dios y su fe en Jesús los
ayudaron a evitar el descorazonamiento y continuaron
luchando a lo largo de sus vidas. Los Setenta Discípulos,
según la autorizada Biblia para el Estudio Ortodoxo, son
nombrados como se sigue:
Achaicus, Agabus, Alfeo, Ampliato, Ananías,
Apelles, Apolo, Aquila, Arquipo, Aristarcus, Aristóbulo,
Artemas, Asyncritus, Bernabé, César, Céfas, Carpo,
Clemente, Cleofás, Crescens, Crispus, Epaenetus, Epafras,
Epafrodito, Erastus, Euodia, Fortunatus, Gayo, Hermas,
Hermes, Herodión, Santiago, Jasón , Justo, Lino, Lucius, el
Evangelista Lucas, el Evangelista Marcos (llamado Juan),
Marcos, Narciso, Nicanor, Olympas, Onésimo, Onesíforo,
Parmenas, Patrobas, Filemón, Felipe, Filólogo, Phlegón,
Prochorus, Pudente, Quadratus, Quartus, Rufus, Silas,
Silvano, Simeón, Sosípatro, Sóstenes, Estaquio, Esteban,
Tercio, Tadeo, Timón, Timoteo, Tito, Trófimo, Tíquico,
Urbano, Zenas.
350

Apolytikión en el Tercer Tono


Oh Santos Apóstoles de Los Setenta, intercedan ante el
Dios misericordioso para que conceda a nuestras almas el
perdón por nuestras ofensas.

Kontakión en el Segundo Tono


Alabemos con himnos el coro de Los Setenta Discípulos de
Cristo, y con devoción mantengámonos alegres pues a
través de ellos hemos aprendido a adorar a la Trinidad,
quien es indivisiblemente Una, pues ellos son lámparas de
nuestra Fe en Dios.

7 de Enero La Synaxis del Honorable, Profeta


Glorioso y Predecesor, Juan el
Bautista

Fue uno de los más


hermosos momentos –y el
más impresionante–en la
vida del Salvador Jesucristo.
Sucedió en las orillas del
Río Jordán en Palestina.
Tal como lo han
hecho notar a través de los
siglos muchos de los Padres
de la Iglesia, también fue el
momento decisivo en el cual
comenzó el ministerio
salvador del Redentor.
Desde este momento en
adelante el recientemente
bautizado Hijo de Dios
351

estaría completamente comprometido con la tarea para la


cual había sido preparado desde la eternidad: la tarea de
reconciliar a la humanidad pecadora con Dios, ofreciendo
la salvación eterna a todo aquél que lo acepte a El cómo su
Salvador.
Los Evangelistas Mateo, Marcos y Lucas describen
poderosamente el bautismo sagrado de Jesús realizado por
una de las grandes figuras en la historia: Juan, el
Honorable, Glorioso, Profeta, Predecesor y Bautista. Como
gran profeta, este humilde predicador anunciaría al mundo
la llegada inminente del Hijo de Dios sobre la tierra –y de
esta manera él sería un puente crucial entre el mundo del
Antiguo Testamento y el excitante mundo revolucionario
del Nuevo Testamento.
Juan el Bautista fue, a lo largo de su vida, el
cumplimiento de muchas profecías. Pero al mismo tiempo
él fue mucho más que eso. Como pariente y amigo de Jesús
fue un fiel y afectuoso conocido del Señor –una figura
fraterna tan amada a quien se le concedería el privilegio de
bautizar al Hijo de Dios. Hombre devoto y justo, Juan
pagaría con su vida el precio de hablar en contra de las
prácticas religiosas corruptas de su época y sería asesinado
por el tirano político quien no dudaba en cometer
asesinatos si es que su capricho se lo dictaba así.
A primera vista se podría pensar que había varios
diferentes Juanes trabajando en el mundo del Siglo
Primero. Estaba Juan del desierto – el profeta ascético que
vagaba sin cesar a través de los desiertos y que vivió de
semillas silvestres y miel, mientras meditaba sin cesar
sobre su papel como Predecesor del Santo Redentor.
También estaba Juan el Predicador, un Evangelizador
apasionado quien luchaba contra la corrupción del orden
sacerdotal de su tiempo y contra la idolatría que veía a cada
instante.
Ciertamente que estos fueron importantes papeles
en la vida bendita y maravillosa–llena de acción- de este
352

Santo Profeta. Pero el Juan que encontramos a lo largo de


los anales de la Santa Iglesia es con toda seguridad Juan el
Bautista, el siervo de Dios que usó su sagrada mano
derecha para derramar el agua sobre la cabeza de Jesús y,
de esta manera, invocar la autoridad ritual del sacramento
al momento en el cual el mundo comenzaría a reconocer
por primera vez la impresionante realidad de Dios en la
Tierra. Con el descenso del Espíritu Santo bajo la forma de
paloma, y con la amorosa voz de Dios resonando desde las
alturas, el Bautismo de Jesús se convertiría en una Epifanía
Santa –la manifestación triunfal de las Tres Personas de la
Santísima Trinidad.
Descrito por el Evangelista Marcos, en un poderoso
pasaje de su Libro del Nuevo Testamento, el Bautismo por
Juan y la Epifanía de Cristo Jesús dan lugar a una imagen
inolvidable:
Y sucedió que por aquellos días vino Jesús desde
Nazaret de Galilea, y fue bautizado por Juan en el Jordán.
En cuanto salió del agua vio que los cielos se rasgaban y
que el Espíritu, en forma de paloma, bajaba a él. Y se oyó
una voz que venía de los cielos: «Tú eres mi Hijo amado,
en ti me complazco.» (Marcos 1, 9-11)
Desde el mismo principio de su vida Juan el
Bautista parecía estar destinado a jugar un papel singular en
la llegada del salvador a la tierra. Algunas veces descrito
por la Sagrada Escritura como “un ángel” su nacimiento
fue predicho por nada menos que el Arcángel Gabriel –
quien se le apareció al padre del profeta- al Sacerdote del
templo de Jerusalén, Zacarías –para anunciarle que él y su
esposa, la Justa Isabel, serían bendecidos con un hijo quien
llegaría a ser el Santo Predecesor del Señor.
El momento de este anuncio es contado por Lucas
de la siguiente manera:
Se le apareció el Angel del Señor, de pie, a la
derecha del altar del incienso. Al verle Zacarías, se turbó,
y el temor se apoderó de él.
353

El ángel le dijo: «No temas, Zacarías, porque tu


petición ha sido escuchada; Isabel, tu mujer, te dará a luz
un hijo, a quien pondrás por nombre Juan; será para ti
gozo y alegría, y muchos se gozarán en su nacimiento,
porque será grande ante el Señor; no beberá vino ni licor;
estará lleno de Espíritu Santo ya desde el seno de su
madre, y a muchos de los hijos de Israel, les convertirá al
Señor su Dios, e irá delante de él con el espíritu y el poder
de Elías, = para hacer volver los corazones de los padres a
los hijos, = y a los rebeldes a la prudencia de los justos,
para preparar al Señor un pueblo bien dispuesto.» (Lucas
1, 11-17)
Nacido seis meses antes que Cristo Jesús –y
emparentado con él por el lado materno, ya que su madre
Isabel era la mayor de las primas de la Bienaventurada
Theotokos- Juan Bautista había estado lleno del Espíritu
santo, y aún en su juventud empezó a profetizar entre sus
amigos y familiares sobre los grandiosos acontecimientos
que muy pronto cambiarían el mundo de Palestina y más
allá. Con la finalidad de prepararse a sí mismo para el gran
destino que se le presentaba adelante, este hombre de
corazón piadoso y humilde pasaría muchísimos días
ayunando y rezando en la soledad del desierto de Judea,
mientras preparaba su alma para las pruebas que pronto
habría de soportar.
Finalmente, cuando cumplió 30 años, llegó la hora
de iniciar su servicio como profeta. Dejando detrás suyo las
arenas del desierto regresó a las ciudades y pueblos de
Palestina para urgir al arrepentimiento de todos y cada uno
mientras advertía a quienes lo escuchaban que se preparen
para el gran día que se acercaba raudamente: el día de la
Liberación y la Esperanza en el cual el Unico Hijo de Dios
haría Su aparición sobre esta tierra.
Frecuentemente descrito como “la estrella de la
mañana”, esta figura solitaria se levantó con una elocuencia
majestuosa en las orillas del Jordán –donde pasaría muchos
354

años enseñando y aumentando el grupo de sus seguidores


sobre la urgente importancia de aceptar al Mesías en sus
vidas.
Su muerte llegó cuando Cristo ya había comenzado
a cambiar este mundo y fue enterrado en la ciudad Samarita
de Sebaste. Pero la historia de la influencia de San Juan en
el mundo estaba muy lejos de haber terminado.
Prontamente el Evangelista Lucas, mientras buscaba
conversos para Cristo a lo largo del mundo Palestino, llegó
a esa región y pidió que se le entregue el cuerpo del
Profeta. Su solicitud fue cumplida solamente de manera
parcial… pero al final el gran Evangelizador partió
llevando consigo una reliquia inapreciable: la mano
derecha que había administrado el bautismo a Jesús.
Lucas la llevó consigo hacia su ciudad natal de
Antioquia, en lo que ahora es Turquía, y cuando la ciudad
fuera tomada posteriormente por los Turcos, un valiente
diácono conocido como Job transportó la reliquia hacia
Calcedonia… desde la cual llegó eventualmente a la capital
del mundo Bizantino, la siempre interesante
Constantinopla.
En el lapso de unos pocos años el misterioso poder
de la mano del Bautista sería causante de una docena de
diferentes y legendarios milagros. Uno de ellos ocurrió
durante un período en el cual un poderoso dragón asolaba
en la afueras de la ciudad, en la cual era adorado como dios
por sus aterrorizados residentes. Este monstruo pagano
demandaba sacrificios humanos una vez al año – la hija de
un Cristiano prominente, quien sería forzado a observar
mientras la bestia salía fuera de su cueva y se acercaba
rugiente y sibilante para devorar a la temerosa víctima en
una escena terrible, violenta y sangrienta.
Sin embargo en esta ocasión su astuto padre decidió
hacer lo contrario a someterse al dragón. Mientras rezaba
fervientemente a Dios –junto con el Santo Precursor– por el
rescate de su hija, repentinamente el adolorido padre se
355

decidió por una estrategia desesperada. Mientras inclinaba


su cabeza en una oración piadosa, usó sus dientes para
soltar uno de los dedos… y entonces… en el momento en
que la rugiente bestia arroja fuegos emergió de la cueva
para tomar su alimento, este valiente opositor arrojó el dedo
dentro de las fauces del dragón.
Los residentes de la ciudad, quienes esperaban ver
el final de otra vida inocente, se quedaron sorprendidos
cuando terminaron viendo como de manera repentina el
dragón se tambaleaba agonizante hacia tierra. La inmensa
multitud de testigos estaba tan conmovida al observar al
padre y a la hija darse un abrazo de profunda alegría que
proclamaron inmediatamente su nueva fe en Cristo y se
apresuraron a construir una nueva iglesia en el mismo lugar
en el que la reliquia había salvado a la víctima de su muerte
inminente, la que recibió el nombre de Santo Profeta, San
Juan el Bautista.
La historia del brutal martirio que sufrió Juan el
Bautista ha sido contada innumerables veces a lo largos de
los años, sin embargo su drama y suspenso nunca pierden
su fuerza. Habiendo sido arrestado por el Herodes Antipas,
el Gobernador Romano en Palestina, por haber desafiado su
matrimonio adúltero e ilegal con la esposa (Herodías) de su
propio hermano (Herodes Filipa), el Santo Profeta
languidecía en una celda cercana al palacio en donde el
tirano y su corte corrupta festejaban todas las noches.
Aunque sólo algunos pocos dentro de la corte lo
sabían la consorte del Gobernador había venido intrigando
en contra del Profeta, a quien odiaba desde hacía algún
tiempo. Cómo se atrevía a condenar su matrimonio con el
Poderoso Herodes. Observando cuidadosamente, la
enfurecida Herodías, vio su oportunidad cuando el asesino
Herodes, impresionado por una danza que había realizado
la bella Salomé, le dijo –tontamente- que “pida un deseo.”
Presionada por la conveniencia de Herodías,
Salomé no dudó en pedir su deseo: que le traigan la cabeza
356

de Juan el Bautista en una bandeja de plata. Su malvado


deseo fue cumplido en pocos momentos y el hombre santo
lanzó su último suspiro.
Juan, el Profeta Santo, murió sólo seis meses
después de haber bautizado a Jesús, al Cristo Redentor, en
el Río Jordán. Su vida nos provee un conmovedor ejemplo
de cómo la Providencia escoge frecuentemente a los
últimos de entre nosotros para llegar a ser los actores
principales en el Santo Drama de Su Voluntad Infinita. El
hijo ordinario de un Sacerdote del Templo en Palestina,
Juan el Bautista, fue elegido a través de la misteriosa
voluntad del Dios Todopoderoso para llegar a ser una
puerta a través de la cual pasaría el Bienaventurado
Salvador de la Humanidad.
A través de Juan el Bautista Dios conservó su
alianza con Abraham –la Alianza que prometía la llegada
de un salvador que redimiría a toda la raza humana. Por
esta razón celebramos la vida de Juan como un signo del
infinito amor de Dios para todos nosotros.

Apolytikión en el Segundo Tono


La memoria del justo es celebrada con himnos de alabanza,
pero el testimonio del Señor es suficiente, Oh Predecesor,
pues tú has probado ser más venerable que los Profetas, ya
que tú bautizaste en las aguas a quienes Ellos habían
anunciado. Por eso, habiendo luchado por la verdad, te
alegraste en el anuncio de las buenas noticias aún a
aquellos que se encontraban en el Hades. Que Dios se había
hecho carne para librarnos del pecado y mostrarnos su gran
misericordia.

Kontakión en el Sexto Tono


Aterrorizados ante tú presencia, el Jordán retrocedió preso
de miedo; y habiendo cumplido tu ministerio profético,
Juan lo señaló con temor. Las legiones de Angeles se
sorprendieron al verte bautizado en la carne y todos
357

aquellos que se encontraban en tinieblas fueron iluminados


y te alabaron, pues apareciste para iluminar todas las cosas.

8 de Enero El Venerable George el Chozebita

Cosía harapos para confeccionarse sus ropas y su


comida consistía en las sobras secas de la cocina
comunitaria, las que él convertía en unos gruesos pasteles
sin sabor. Según algunos historiadores de la Iglesia vivió
como uno de los monjes con una vida ascética más intensa
que cualquier otro monje en la Santa Iglesia, prescindiendo
de todo tipo de aceites, mantequilla y vino.
El Venerable George el Chozebita, nativo de
Chipre, dejó su villa natal luego de la muerte de sus padres
para entrar en un monasterio en Palestina con el permiso de
su tío, bajo quien había sido encargado.
Aquí, en el altamente estimado
Monasterio de Hoseva, ubicado entre
Jerusalén y Jericó, el joven contemplativo
se maravillaría ante el celo vehemente y la
determinación de sus compañeros monjes
en abandonar todo tipo de comodidad y
placer para la mayor gloria de Dios.
El Venerable George, quien un día
llegaría a ser Abad de su propio
monasterio, impuso parámetros muy altos
de abnegación al tiempo que
frecuentemente permanecía en constante
vigilia a lo largo de la noche y pasando
días enteros si ningún tipo de alimento.
Sin embargo, a pesar de estas pruebas
rigurosas, en vez de debilitarse o volverse frágil, se hacía
más fuerte con el paso de los días. Adicionalmente parecía
358

que su gozo se incrementaba en la proporción en que


aumentaba las mortificaciones que él mismo se imponía.
Según los Padres de la Iglesia el Venerable George es un
ejemplo de la gran paradoja que se ha encontrado en
muchos santos ascetas durante la vida de la Iglesia:
mientras más cosas se negaban a sí mismos de las cosas y
placeres terrenales, más contentos y satisfechos se
encontraban estos abnegados santos.
San George, hijo de Cristianos piadosos, tenía un
hermano mayor llamado Heracleides quién viajó a Tierra
Santa e inspiró a su hermano a hacer lo mismo. Poco
tiempo después de la muerte de sus padres el ferviente
joven rechazó la sugerencia de su guardián de casarse y en
vez de ello dejó Chipre para siempre dirigiéndose hacia
Tierra Santa. Ahí se reunió con su hermano por breve
tiempo en la Lavra de Kalamon en Palestina.
Eventualmente George, cuya intención era vivir a
fondo la espiritualidad, se encontró a sí mismo viviendo
como monje en Hozeva. Humilde y de hablar suave el
sincero monje obedeció cada una de la órdenes que recibió
sin ningún tipo de quejas… y como resultado de ello sufrió
grandemente a manos de su severo y duro mentor. En una
ocasión cuando los dos se encontraban trabajando como
jardineros en los terrenos del monasterio el monje mayor se
puso tan impaciente que lo hirió golpeándolo en el rostro.
Lo que aconteció inmediatamente fue una escena
chocante… el brazo del monje mayor se secó
completamente quedándose reducido de una manera
grotesca y totalmente inútil. Aterrorizado por esta muestra
de justicia divina el anciano se disculpó repetidamente
rogando por el perdón de San George. El bondadoso joven
perdonó rápidamente a su ajusticiador y, por supuesto,
cuando los dos se arrodillaron para rezar el brazo dañado
recuperó repentinamente su tamaño normal.
359

Para este humilde monje de Chipre el incidente del


brazo reducido fue sólo uno de una serie de milagros
sucedidos a lo largo de su prolongada vida de piedad y
ascética. En otra ocasión memorable cuando el valiente
monje abrió la puerta principal del monasterio… se
encontró con un enorme león bloqueando su camino. Su
reacción fue sorprendente: En vez de temblar de miedo San
George simplemente empujó al felino fuera del paso y
siguió su camino. Aunque la leyenda del hombre que no
temía a los leones se propagó rápidamente a través de la
región el humilde San George no veía nada inusual en su
comportamiento. Tan grande era su fe que él simplemente
asumía que Dios lo protegería del enorme animal por lo que
no se le ocurrió pensar en una cosa distinta.
Durante una larga y extraordinaria vida disciplinada
San George vistió harapos en la iglesia, comió las sobras de
las mesas del monasterio y pasó muchas noches tiritando en
su celda a causa del frio y el clima lluvioso. También
realizó más que algunos milagros… incluyendo uno en el
cual un habitante del desierto colindante dejó en las puertas
del monasterio en una cesta de frutas a un niño muerto.
Respondiendo a este acontecimiento con su típica humildad
San George rezó pidiéndole a Dios que lo proteja del falso
360

orgullo en caso de tener éxito reviviendo al niño muerto.


Luego le pidió a Dios que intervenga – y de ninguna
manera se sorprendió cuando el bebé comenzó a llorar
fuertemente desde su rudimentaria cuna.
Cuando murió, ya de edad bastante avanzada –
inmediatamente después de la invasión de los Persas sobre
Palestina el año 614– fue reconocido a lo largo de Tierra
Santa como un gran Padre Espiritual de la Santa Iglesia.
Para momento en que partió a la Casa del Padre San
George ya había establecido un nuevo estándar sobre la
abnegación y la humidad en el servicio al Dios
Todopoderoso, habiendo servido diligentemente en el papel
de abad en Hozeva.
La vida del Venerable George el Chozebita nos
ilustra una verdad apremiante: que la abnegación para la
mayor gloria de Dios deja, invariablemente, al asceta con
un sentimiento de agradecimiento y reverencia, más que el
hecho de sentirse limitado. Es tan grande y generoso el
amor de Dios que quienes se niegan a sí mismos para
alabar a la divinidad descubren muy prontamente la mayor
forma de felicidad que puede alcanzar el ser humano.

Apolytikión en el Primer Tono


Oh San George, Padre portador de Dios, probaste realmente
ser un ciudadano del desierto, un ángel en la carne y
hacedor de milagros. Por el ayuno, el ser vigilante y la
oración obtuviste dones celestiales sanando a los enfermos
y a las almas que recurrieron con gran fe a ti. Gloria sea
dada a quién te dio la fortaleza, Gloria sea dada a quién te
ha coronado. Gloria a El que ha hecho milagros y
curaciones a través tuyo.

Kontakión en el Segundo Tono


Oh George, Padre nuestro, armado con la pureza del alma y
manteniéndola así a través de la oración incesante como
361

una lanza, venciste a los ejércitos de demonios... Intercede


sin cesar por todos nosotros.

11 de Enero Teodosio el Cenobita

Por treinta
años no comió ni el
más mínimo pedazo
de pan.
Durante sus
extenuantes labores
desde el amanecer
hasta el anochecer se
forzó a sí mismo a
subsistir de una dieta
consistente en hierbas,
dátiles y “pulpa”
(unas semillas y
legumbres sin sabor
utilizadas
fundamentalmente
para alimentar a
animales domésticos).
Para algunas de sus comidas simplemente comía dátiles
recogidos del suelo que se habían convertido en una pasta
amarga y con los cuales se conformaba. Y cuando su
insuficiente comida llegaba a su fin, muy frecuentemente se
castigaba a si mismo aún más –manteniéndose de pie
durante la mayor parte de la noche trabado en una oración
incesante y en una meditación muy conmovedora.
Debido a su devoción totalmente dedicada a Dios
Padre y a su Hijo Jesucristo, San Teodosio (423-529) es
reverenciado hasta nuestros días en el mundo Cristiano
362

como un ejemplo supremo de como una vida monástica


disciplinada puede dar gloria al Dios Todopoderoso. Figura
gigantesca de piedad y de abnegación durante los primeros
siglos de la Santa Iglesia, este humilde y bondadoso monje
se negó constantemente a sí mismo del alimento necesario
para su cuerpo. A pesar de ello Dios, en Su Sabiduría,
alimentó a este fiel monje con un banquete espiritual que le
permitiría llegar hasta los 106 años de una vida
extraordinaria.
Nacido en el 423 de unos devotos padres Cristianos
en la Villa Capodia de Mogarisio (hoy en día parte de la
moderna Turquía) el Venerable San Teodosio creció en un
ambiente piadoso en el que desde una edad muy temprana
aprendió sobre las Sagradas Escrituras. Habilidoso
pensador y de elocuentes discursos muy pronto llegó a ser
lector de su iglesia local –donde se quedó profundamente
conmovido por los libros sagrados y persiguió el sueño de
dejar atrás el mundo como un monje para poder alabar a
Dios libremente.
Siendo muy joven este reverente seguidor de Cristo
se dirigió hacia Tierra Santa. Esto sucedió en los últimos
días del reinado del Emperador Romano Marciano.
Mientras viajaba a través de Antioquia en su camino hacia
Palestina, San Teodosio realizó una visita largamente
esperada al temeroso de Dios, Simón el Estilita – quien lo
sorprendió grandemente cuando lo llamó desde la cima de
la columna en la cual se encontraba: “Teodosio, siervo de
Dios, eres bienvenido.” Momentos después Simón predijo
que San Teodosio llegaría a ser, eventualmente, un gran
líder de los monjes ascetas en Palestina.
Luego de haber llegado a Jerusalén y rezado en los
lugares santos, San Teodosio se hizo a sí mismo una
pregunta muy difícil: ¿Debería comenzar su servicio hacia
Dios como un ermitaño, solo en el desierto, o cómo un
monje viviendo en comunidad con compañeros en la
363

devoción? Reflexionando sobre esta pregunta compuso un


texto inspirador:
“¿Si los soldados de un rey terrenal no se atreven a
marchar hacia la batalla a menos que hayan sido entrenados
previamente por hábiles generales en el arte de la guerra,
cómo podría yo, que no tengo ninguna experiencia,
intentar batallar contra demonios incorpóreos y expertos en
el arte de la mentira? Por lo tanto deberé buscar padres
espirituales y permanecer bajo su tutela por largo tiempo
hasta lograr maestría luego de lo cual viviré en el desierto.”
Esto sonaba aconsejable –y el joven San Teodosio
lo siguió muy prontamente entrando en un monasterio en
Palestina cerca de Belén, en donde pasaría muchos años
adquiriendo pacientemente la auto-disciplina requerida para
una vida dedicada a Dios. Pero no pasó mucho tiempo
antes de que su mentor espiritual, el Santo Ermitaño
Longino, lo urgiera a establecer y gobernar un monasterio
suyo en Belén.
Sin embargo Teodosio era un humilde siervo de
Dios y pesar de que una docena de monjes clamaban por su
liderazgo él prefirió vivir en una oscura caverna
comprometido en un régimen diario de oración y
penitencia. Sin embargo del monje Capadocio tenía un
corazón muy generoso –y simplemente no se pudo rehusar
a los fervientes monjes que le rogaban continuamente para
que sea su director espiritual. Durante las siguientes
décadas San Teodosio dirigiría la construcción de un
monasterio inmenso y de tres iglesias para sus compañeros
monjes al tiempo que llevaba una vida ejemplar como su
Abad.
Tan grande fue su fama a través de toda Tierra
Santa que en muy pocos años, este santo adorador de Dios,
sería nombrado por el Obispo de Jerusalén como el
Superior de todas las comunidades religiosas en Palestina.
En esa función era consultado frecuentemente por el
Venerable San Saba sobre temas como la piedad y la
364

educación, quien también había sido nombrado por el


mismo Obispo Sallutus de Jerusalén como director
espiritual de todos aquellos ermitaños que vivían en
Palestina.
Amigo de toda la vida de los pobres y de los
enfermos San Teodosio alimentó cada día a todo aquél que
sufriera hambre mientras ordenaba a sus monjes a que
pusieran más de cien mesas para la comida vespertina. En
más de una ocasión cuando las provisiones eran muy
limitadas multiplicó unas pocas hogazas de pan en muchas
(haciéndonos recordar la multiplicación de los panes y los
peces realizada siglos atrás por Jesucristo.)
Pero los maravillosos dones que San Teodosio
ofreció al mundo no se restringieron solamente a la
construcción de iglesias y hospitales o a la dirección de
monjes piadosos en sus oraciones diarias. También realizó
un inapreciable servicio oponiéndose (junto con San Saba)
a la peligrosa herejía Euticiana en Jerusalén y en Palestina
–por lo que prontamente fue condenado por sus esfuerzos
por parte del Emperador Bizantino Anastasio, quien había
abrazado ese falso credo con gran entusiasmo. (Sin
embargo muy pronto el Emperador fue castigado por su
apostasía luego de haber sido alcanzado por un rayo.)
Al final de su vida este santo abad soportó una larga
enfermedad sobre la cual se rehusó a rezar… al tiempo que
insistía en que su sufrimiento era una penitencia necesaria
por sus fallas espirituales. Murió a la edad avanzada de 106
años (el 529) en el monasterio que había fundado – y murió
con una oración de alabanza a Dios en sus labios.
Hasta nuestros días San Teodosio permanece como
un parangón de humildad y fidelidad para toda la Santa
Iglesia. Una y otra vez sus acciones nos muestran cuán
profundamente creía en el poder salvífico de la fe y en la
necesidad de recordar que todo lo que sucede en el mundo
de los hombres depende de la voluntad de Dios. En una
365

ocasión memorable, por ejemplo, sorprendió a sus monjes


cuando les ordenó cavar una tumba en el jardín detrás de la
iglesia. Luego, mientras ellos estaban parados con sus palas
cerca al agujero les sonrió a cada uno al tiempo que les
preguntó:
“Hijos, la tumba está lista. ¿Quién de entre nosotros
será el primero en usarla?”
En otra ocasión cuando la comida estaba siendo
bastante reducida y los monjes habían comenzado a
quejarse por la falta de provisiones él insistió en que
debería proseguir con sus oraciones mientras les hacía
notar: “El, Quien nutrió a Israel en el desierto y que en el
Nuevo Testamento alimentó a miles con sólo algunos panes
cuidará de nosotros. Es el mismo Dios poderoso que en los
días antiguos y nunca nos abandonará.”
Ni bien había terminado su homilía cuando un
Cristiano viajero llegó con dos mulas cargadas de comida
que habían sido donadas para el monasterio.
Poderoso escritor y pensador, San Teodosio dejó
algunas de las más conmovedoras homilías que jamás
hayan sido compuestas sobre los monjes. En una de ellas
les advertía a sus hermanos acerca de la complacencia
espiritual: “Les imploro hermanos, por el amor a Nuestro
Señor Jesucristo, quien entregó su vida por nuestra causa,
que ustedes se dediquen de una vez por todas sin ningún
tipo de reserva a la salvación de vuestras almas.”
“Arrepintámonos por haber desperdiciado nuestra
vida hasta este momento y propongámonos trabajar de
ahora en adelante para la gloria de Dios y de Su Hijo. Que
no permanezcamos indecisos para siempre, malgastando el
tiempo y posponiendo un buen comienzo hasta el día de
mañana, no vaya a ser que seamos llamados ante el Juez y
lleguemos vacíos de virtud y seamos expulsados de la
cámara del novio. Que no lloremos por la eternidad por
haber malgastado nuestra vida presente: pues después de la
muerte las lágrimas no tiene valor.”
366

“Ahora es el tiempo aceptable; ahora es el día de la


salvación.”
Día tras día, año tras año, el humilde monje
Teodosio continuó confiando totalmente en el Señor.
Cuando una plaga de langostas y de gusanos asoló
Palestina durante el tiempo de verano se le pidió ayuda al
abad. Siendo para ese entonces ya un anciano se dirigió
cojeando hacia el campo, ayudado por su bastón, y observó
la gran cantidad de insectos que cubrían todo el horizonte.
Pero no dudó. Alzando su cabeza se dirigió con un fuerte
rugido hacia las plagas: “Nuestro Maestro les prohíbe a
ustedes destruir la comida de los pobres.” En pocos
instantes la nube de langostas desapareció y los gusanos
perecieron.
Hombre de gran fe y monje de obediencia absoluta,
San Teodosio se presenta como uno de los pensadores más
inspirados en los 2,000 años de historia de la Santa Iglesia.
Su vida se nos presenta como una guía maravillosa, exacta
para cada uno de nosotros que buscamos vivir de acuerdo al
Santo Evangelio de Jesucristo. Por el hecho de que
obedeció tan pronta y gozosamente podemos escuchar más
claramente que nunca el sonido de la línea triunfante del
Padrenuestro: Venga a nosotros Tú Reino; Que se haga Tú
voluntad.
Como la vida de muchos monjes de su tiempo,
Teodosio dedicó su vida entera a la oración y al aprendizaje
junto con la enseñanza de la virtud. Su única preocupación
era vivir los valores del Evangelio y llevar a los demás a la
misma actitud a través de su ejemplo. No quiere decir que
debamos imitar las excéntricas prácticas ascéticas de su
tiempo – pero si quiere decir que debemos imitar la acción
de decir “no” a nosotros mismos al tiempo que hacemos de
nuestra vida un infinito himno de alabanza para el Dios
Todopoderoso.

Apolytikión en el Octavo Tono


367

Con el torrente de tus lágrimas cultivaste la aridez del


desierto; y con los suspiros de tus entrañas pudiste dar fruto
al ciento por uno en tus labores; y por ello llegaste a ser
lámpara, iluminando con milagros el mundo, Oh Teodosio,
justo Padre. Intercede ante Cristo Dios para que salven
nuestras almas.

Kontakión en el Octavo Tono


Oh Pastor Jefe de los santos rebaños de nuestro Dios, fuiste
plantado en los jardines de Cristo Tú Señor con las santas
virtudes que florecieron delicadamente y con las cuales se
multiplicaron tus hijos en medio del desierto, quienes
fueron regados con las aguas de tus lágrimas fervientes.
Por eso te decimos: Alégrate oh Padre Teodosio.

20 de Enero El Venerable Eutimio El Grande

Cuando era
anciano y se estaba
preparando para la muerte
sus monjes compañeros se
reunieron en torno a él.
Hablando con voz
baja y sombría los
adoloridos hermanos que
habían vivido por tantos
años bajo su bondadoso
gobierno en el monasterio
le pidieron una última
orientación al Santo
Monje Eutimio.
368

Ellos querían aprender lo más que podían de su


Superior de 96 años de edad antes de que su alma deje esta
tierra para siempre.
“Padre Sabio,” le imploraron en palabras como
éstas, “díganos, por favor, como debemos vivir. Enséñenos
oh Santo: ¿qué debemos recordar –antes que cualquier
cosa- si queremos cumplir nuestros sagrados deberes como
monjes que quieren dedicarse a vivir alabando al Dios
Todopoderoso?”
De acuerdo a los historiadores de ese período, desde
su lecho de muerte, el Venerable Padre Eutimio, uno de los
más santos y sabios maestros en la larga historia de la Santa
Iglesia, respondió con las siguientes palabras:
“Cada virtud es asegurada por el amor y la
humildad. El Señor se humilló a sí mismo por causa de Su
Amor por nosotros haciéndose hombre. Por lo tanto
debemos alabarlo a El sin cesar, especialmente nosotros ya
que como monjes nos hemos alejado de las distracciones y
las preocupaciones del mundo.”
“Mírense a ustedes mismo y preserven sus almas y
cuerpos en pureza. No fallen en atender a sus servicios en
la iglesia y mantengan las tradiciones y reglas de la
comunidad. Si alguno de los hermanos tiene problemas con
pensamientos impuros, corríjanlo e instrúyanlo de modo
que no caiga en las garras del demonio. Nunca les nieguen
hospitalidad a los visitantes.”
“Ofrézcanle una cama a cada extraño. Den lo más
que puedan para ayudar a los pobres en su desgracia.”
Nacido alrededor del 377 en la ciudad Armenia de
Melitene, localizada cerca del Río Eufrates, el Venerable
Eutimio pasó toda su vida luchando por seguir el mismo
consejo que les dio a sus amados monjes en el día de su
muerte. Hijo de dos aristócratas pero virtuosos Cristianos –
369

Pablo y Dionisia- este humilde y abnegado monje no sólo


viviría las líneas maestras que recomendó a sus
seguidores… sino que también llegaría a ser un luchador
importante contra las peligrosas herejías, así como un gran
defensor de las doctrinas sagradas que son las bases de la
autoridad espiritual de su Santa Iglesia amada.
Ya que era infértil desde antes de su nacimiento la
fiel Dionisia le rezó fervientemente a Dios por Su ayuda
para que pueda tener un hijo. Y entonces, maravilla de
maravillas, tuvo una visión en la cual era bendecida con un
hijo varón –a quien ella inmediatamente llamó Eutimio,
que significa “Gran Alegría.” Para Dionisia, la mujer
temerosa de Dios, la llegada de este don sería una fuente de
gozo que duraría toda su vida.
Como joven que había estudiado las Sagradas
Escrituras y rezado constantemente bajo la dirección del
Obispo Armenio Eutrouis, el venerable Eutimio soñaba en
que algún día visitaría los Lugares Santos en Palestina y,
más aún, que llegaría a ser un monje ermita habitante del
desierto. Ambos sueños comenzaron a hacerse realidad el
día glorioso en que finalmente visitó Jerusalén a la edad de
29 años, alrededor del año 406, y se quedó encantado con
la belleza física y espiritual de Tierra Santa.
En pocos meses este visionario buscador de Dios
había establecido una vida de ascetismo y oración en la
gran Lavra localizada en Pharan, en el camino que
conectaba Jerusalén y Jericó. Ahí empezó muy pronto a
desarrollar las cualidades –piedad intensa y una profunda
humildad– que definirían su vida entera como monje.
Mientras vivió en Pharan también compartió la austera
gruta que algunas veces ocupaba, con su amado compañero
y monje San Theoktistos, ahí el venerable Eutimio
comenzaría a dirigirse hacia la gran lucha que significa una
vida dedicada a la contemplación.
Pronto comenzó a atraer a una corriente constante
de discípulos… un grupo de contemplativos entre los
370

cuales se encuentran algunas figuras veneradas como San


Ciriaco el Ermitaño, San Saba el Santificado así como el
reverenciado maestro de monjes Theoktistos. Con el paso
de los años el venerable Eutimio establecería una
reputación a lo largo de Palestina y el Medio Oriente como
realizador de milagros, como sanador de los enfermos así
como quien multiplica los panes para los hambrientos. No
tuvo miedo de los demonios que caminaban por el desierto.
Exorcista habilidoso liberó a muchos de los tormentos del
Malo simplemente invocando el poder amoroso y curativo
del Dios Todopoderoso. Una y otra vez alejó espíritus
inmundos de los cuerpos de desvalidos pecadores que
fueron liberados para adorar a Dios en acción de gracias y
en humildad.
Justo y prudente en cada cosa que hizo San Eutimio
les advirtió a los monjes bajo su cargo que nunca deberían
dejar de realizar cada día el trabajo manual en el servicio al
Señor Jesucristo, al tiempo que les decía a quienes
quisieran escucharlo: “Si te alimentas de pan que no
procede de tu trabajo has de saber que te estás alimentando
del trabajo de alguien más.”
Era tan humilde que frecuentemente mandaba a que
sus monjes coman con toda la comunidad en la mesa
común –de ese modo evitaban el peligro de hacerse
soberbios sobre sus propios ayunos. Además les
recomendaba constantemente a los monjes que él
supervisaba que permanecieran en sus sencillas celdas
antes de estar vagando en el desierto mostrando piedad y
contemplación. Sencillo y con las cosas muy claras sus
consejos a los más jóvenes siempre era el mismo:
“Frecuentemente un árbol trasplantado no produce
frutos. Quienquiera desee hacer el bien puede hacerlo desde
el lugar en que se encuentre.” El siempre vivió el credo que
predicaba, permaneciendo por meses en una cueva solitaria
cerca del monasterio –un lugar alejado que eventualmente
371

llegaría a ser un gran monasterio lleno de monjes que


buscaban emular su ejemplo.
Cuando murió a la edad de 96 años el Patriarca de
Jerusalén se dirigió rápidamente al lugar en que había
fallecido para bendecir sus restos y rezar por su tránsito
hacia el Reino de los Cielos. Eran tan grandes las
multitudes que buscaban expresar sus reverencias a su líder
espiritual que el Patriarca no pudo completar sus oraciones
sino hasta el anochecer, luego de unos servicios que
duraron todo el día. Mientras Hombres Santos de todo el
Medio Oriente se apiñaban para tocar sus reliquias y los
monjes que habían compartido su vida lloraban
desconsoladamente, el funeral de este reverenciado hombre
se convirtió en una conmovedora hora de dolor.
El Santo padre y asceta buscador de Dios había
dejado atrás su cuerpo pero aún no se había alejado de sus
hermanos en Cristo. Sólo siete días después de su muerte se
apareció su espíritu en el monasterio a su amado monje,
amigo y compañero, el joven Domenciano, a quién le
aconsejó y le dio gran consuelo. Descrito por muchos de
sus seguidores como “Hijo de la Luz,” el Venerable
Eutimio es honrado cada 20 de Enero. Fue llamado a la
Casa del Padre alrededor del año 473.
Entre los muchos milagros que hicieron de San
Eutimio una figura legendaria en la Santa Iglesia, ninguna
parece más notable que la curación de un niño gravemente
enfermo cuyo padre –el poderoso Aspebetos– era el
gobernante de una tribu de Arabes nómadas. Cuando el jefe
de los Arabes vio como el Hombre Santo de Pharan había
curado a su amado hijo, se convirtió rápidamente al Santo
Evangelio de Jesucristo y ordenó que todos los miembros
de su tribu hicieran lo mismo. Luego de haber tomado el
nombre Cristiano de “Pedro” este poderoso príncipe
coronaría su impresionante conversión llegando a ser,
eventualmente, un obispo Cristiano reconocido a través de
todo el Medio oriente como el Obispo de las Tiendas.
372

Estos milagros fueron hechos posibles por la gracia


de Dios y jugaron un papel muy importante en la
conversión de muchos que los presenciaron. Pero el Santo
Monje Eutimio también proveyó un inestimable servicio de
gran importancia a la Santa Iglesia oponiéndose a tres
diferentes herejías que amenazaban sus verdaderas
doctrinas.
En diferentes momentos durante su larga y santa
vida, este humilde habitante de la cueva y maestro de
monjes arriesgaría su estatura social (junto con su vida)
luchando contra los errores teológicos producidos por los
Nestorianos, los Euticianos y los Maniqueos.
Posiblemente el más valioso de todos los dones de
San Eutimio fue el que ofreció a través sus sabias
enseñanzas durante los muchos años que pasó instruyendo
a sus monjes sobre los pasos esenciales para llevar una vida
monástica apropiada. Entre los agradecidos estudiantes de
este santo monje y maestro de los ermitaños del desierto se
encuentra San Saba el Santificado, quien nunca dejó de
alabar la gentil sabiduría de su amigo y compañero monje,
el Venerable Eutimio.
Amado entre los monjes de Palestina por su gran
sabiduría, este notable pensador describía frecuentemente
la tarea de los contemplativos religiosos como un esfuerzo
continuo y constante por vivir de acuerdo a la voluntad de
Dios. Frecuentemente decía:
“Han de saber que el único deseo que hemos de
tener en la vida monástica ha de ser el de no hacer nuestra
propia voluntad, sino encontrarnos siempre prontos a la
obediencia y en humildad así como considerar siempre a la
muerte, el miedo al Juicio y al fuego eterno, así como el
deseo por el Reino de los Cielos.”
Por el hecho de ser un hombre de gran fe San
Eutimio fue recompensado frecuentemente con milagros
extraordinarios que fluían de la infinita abundancia del
Dios amoroso. En una ocasión, que describe perfectamente
373

la vida de este monje, habían arribado sin previo aviso al


monasterio más de 400 peregrinos que se dirigían a los
Lugares Santos. Cansados y hambrientos se sintieron
decepcionados cuando se dieron cuenta de que los monjes
contaban con muy poca comida. Estos cansados viajeros
estaban a punto de morirse de hambre. ¿Se irían
hambrientos en esta noche fría y lluviosa en Palestina?
No. El confiado San Eutimio, moviéndose
rápidamente, llamó a su administrador y le ordenó
“alimentar inmediatamente a sus visitantes.”
Cuando el administrador protestó diciendo que la
despensa del monasterio se encontraba prácticamente vacía
y que no había comida suficiente ni siquiera para diez
visitantes, menos para 400, el bondadoso monje
simplemente repitió sus palabras y le dijo que se dirija
hacia la cocina y que busque más cuidadosamente. El
administrador obedeció… y encontró una gran cantidad de
pan, vino y aceite que llenaban la habitación hasta el techo.
Lo que siguió a continuación fue una fiesta en la cual los
monjes y sus invitados alabaron al mismo tiempo las
bondades de Dios con cada bocado.
Luego de que los huéspedes se habían llenado
quedó suficiente comida en la despensa para cubrir las
necesidades del monasterio por más de tres meses. En
respuesta a la bondad de Dios Todopoderoso por haber
enviado estas bendiciones San Eutimio rezó con ferviente
gratitud por el milagro que había acontecido ese día entre
sus monjes compañeros.
Este maravilloso incidente nos habla muy alto
acerca del gran don de Dios que ha sido la vida del
venerable Eutimio el Grande. Por el hecho de que su fe era
tan grande –y probablemente porque su naturaleza era
inherentemente generosa– ayudó a alimentar al mundo de
la Santa Iglesia y a todos los que creen en ella por más de
dieciséis siglos. Hasta nuestros tiempos siguen resonando
con la sabiduría de los años sus prudentes y amorosas
374

palabras de sabiduría para todo aquél que desea alabar a


Dios Todopoderoso.

Apolytikión en el Cuarto Tono


Alégrate Oh estéril, que nos has dado a luz; regocíjate en su
bondad pues no has sido olvidada; pues el hombre de tus
deseos ha multiplicado tus hijos en el Espíritu, habiendo
plantado en ellos la piedad y afincados en la continencia
por la perfección de las virtudes. Por sus oraciones, Oh
Cristo nuestro Dios, haz que nuestra vida tenga paz.

Kontakión en el Octavo Tono


La creación se regocija en tu augusto nacimiento y en la
alegría de tus innumerables milagros en tu memorial. Por lo
tanto concédenos que nuestras almas se enriquezcan y que
sean limpias de toda mancha producida por nuestros
pecados, justo Eutimio, de modo que podamos cantar:
Aleluya.

22 de Enero El Apóstol Timoteo, de Los


Setenta; el Venerable Mártir
Anastasio, el Persa

El Apóstol Timoteo

El pudo haber permanecido en silencio.


Pudo haber permanecido seguro en las sombras –
mientras la multitud bulliciosa de paganos borrachos
pasaban, embebidos en su fiesta idolátrica dedicada a
adorar a una diosa extranjera llamada Artemisa.
375

Sin embargo como estaba escrito en el destino el


Santo Apóstol Timoteo –amigo cercano y frecuente
compañero de viaje del
gran predicador San Pablo
– era demasiado valiente y
fiel como para esconderse
del peligro. En vez de
esconderse cobardemente
en un callejón trasero de
Efeso, una ciudad
frecuentemente violenta en
Asia Menor en donde
festivales paganos de este
estilo eran parte del diario vivir, el valiente Cristiano
convertido se adelantó y retó fuertemente a la multitud de
paganos idólatras.
Tal como se podría predecir, la reacción ante el reto
de San Timoteo fue instantánea… y gloriosa.
Al instante en que los paganos escucharon al
Cristiano declarando que sus dioses eran falsos –y que el
único Verdadero Dios es el Dios del Santo Evangelio– se
volvieron hacia él para vengarse. Primero lo golpearon con
palos. Luego lo arrastraron a través de las calles de Efeso,
mientras lo pateaban repetidamente y lo golpeaban con sus
puños. Finalmente, cuando ya se encontraba al borde de la
muerte coronaron su festival inicuo (conocido como
Kotagogium) apedreando sin ninguna piedad su agonizante
cuerpo.
Según la mayoría de historiadores de la Santa
Iglesia murió en el año 93 de Nuestro Señor en una calle de
la ciudad. Habiendo sido el acompañante y seguidor fiel de
Pablo, a quien le escribió dos de sus más conocidas
Epístolas, su amoroso hermano y ferviente evangelizador,
San Timoteo partió en su martirio triunfal para recibir su
recompensa eterna.
376

Nacido en la ciudad Licania de Lystra, este nativo


de Asia Menor fue hijo de un Griego pagano cuyos
defectos éticos y morales eran bastante notorios. Pero la
madre y la abuela de San Timoteo eran judías devotas cuya
piedad era universalmente reconocida… al punto que San
Pablo les presta una especial atención en II Timoteo (1, 3-
5):
Doy gracias a Dios, a quien, como mis
antepasados, rindo culto con una conciencia pura, cuando
continuamente, noche y día, me acuerdo de ti en mis
oraciones. Tengo vivos deseos de verte, al acordarme de
tus lágrimas, para llenarme de alegría. Pues evoco el
recuerdo de la fe sincera que tú tienes, fe que arraigó
primero en tu abuela Loida y en tu madre Eunice, y sé que
también ha arraigado en ti.
Siempre fue un intuitivo juez de la personalidad,
por lo cual el Gran Apóstol y Maestro de Cristianismo se
encontraría atraído hacia San Timoteo desde el primer día
de su amistad. Los dos se conocieron en Lystra en un día
inolvidable cuando San Pablo estaba, junto con San
Bernabé, dedicado a la curación de los enfermos y en la
predicación del Santo Evangelio de Jesucristo. Esa tarde,
alrededor del año 52, el piadoso y considerado joven se
maravilló al ver al Apóstol sanar a un hombre que había
sido tullido desde su nacimiento. Convertido al Evangelio
en ese instante San Timoteo viajaría ampliamente a través
del mundo Mediterráneo con su mentor, al tiempo que
ambos portaban la bandera de Cristo Jesús desde Palestina
a Acaia, Macedonia, Italia y luego España.
Dotado predicador con un espíritu amable, San
Timoteo fue descrito con gran cariño por San Pablo al
inicio de la primera de sus Epístolas hacia el joven con un
saludo inolvidable:
“Pablo, apóstol de Cristo Jesús, por mandato de
Dios nuestro Salvador y de Cristo Jesús nuestra esperanza,
a Timoteo, verdadero hijo mío en la fe. Gracia,
377

misericordia y paz de parte de Dios Padre y de Cristo


Jesús, Señor nuestro.” (I Timoteo 1, 1-2).
Posteriormente, luego del glorioso martirio de Pablo
en Roma, Timoteo pasaría a ser alumno del San Juan el
Evangelista. Y cuando el gran santo fue exiliado a la isla
Griega de Patmos por su labor Cristianizadora (por el
despiadado Emperador Domiciano), San Timoteo se
adelantaría realizando con gran dedicación y celo, por más
de 15 años, la labor de Obispo en la problemática ciudad de
Efeso.
A principios del Siglo Cuarto las reliquias del Santo
Mártir –uno de Los Setenta Apóstoles escogidos por Cristo
– serían llevadas a la gran Bizancio, la capital de
Constantinopla. Ahí serían enterradas en la Iglesia de los
Doce Apóstoles, junto a las tumbas de San Lucas
Evangelista y San Andrés, el Primero en haber sido
Llamado.
El gran respeto y afecto que San Pablo sentía por
este apóstol alegre se puede ver a través de las Epístolas a
San Timoteo, tal como un viejo maestro alaba al joven una
y otra vez: Tú, en cambio, me has seguido asiduamente en
mis enseñanzas, conducta, planes, fe, paciencia, caridad,
constancia, en mis persecuciones y sufrimientos, como los
que soporté en Antioquía, en Iconio, en Listra. ¡Qué
persecuciones hube de sufrir! Y de todas me libró el Señor.
(2 Tim 3, 10-11)
Aunque la vida de este Apóstol de Los Setenta
terminó en el terrible dolor del martirio, su ardoroso amor
por el Dios Todopoderoso y su regocijante acogida del
mundo creado han hecho de él una figura amada en la
Santa Iglesia por casi veinte siglos. De su notable historia
aprendemos muchísimo del gozo que brota del servicio
verdadero a Dios. Cuán fácil resulta imaginar el afecto
especial que San Pablo ha de haber tenido por este
amigable, dedicado y entusiasta compañero, mientras
ambos viajaban de arriba hacia abajo por el Medio Oriente
378

al tiempo en que proclamaban la Buena Nueva del


Evangelio.
San Timoteo nos enseña como saborear el gozo de
estar vivos en nuestra fe así como de una lealtad que no se
agita a nuestro misericordioso Salvador, Jesucristo, de
quien procede toda alegría.

Apolytikión en el Cuarto Tono


Ya que tú has sido instruido cuidadosamente en las cosas
rectas y fuiste vigilante en todas las cosas, fuiste revestido
con una buena conciencia que te calzó la santidad.
Arrancaste del Vaso Sagrado los misterios inefables; y
habiendo mantenido la Fe, terminaste la carrera, Oh
Hieromártir y Apóstol Timoteo. Intercede ante Cristo Dios
para que se salven nuestras almas.

Kontakión en el Primer Tono


Permítenos a los fieles cantar las alabanzas para Timoteo,
el divino discípulo de Pablo así como su fiel compañero;
también elevemos loas al sabio Anastasio quien brilló con
el esplendor de una estrella venida desde Persia alejando de
nosotros enfermedades corporales y espirituales.

El Venerable Anastasio, el Persa

Fue un soldado
ordinario –un luchador del
ejército Persa durante una
época (el Siglo Séptimo)
en que lo feroces guerreros
del Emperador Chozroes II
habían ocupado Jerusalén
379

y rodeado casi toda Palestina.


Como soldado de la infantería el fiel “Magundat”
(su nombre original) tenía muy poco interés en las cosas
Cristianas. Después de todo había sido educado como el
hijo de un hechicero Persa (un mago de gran categoría
llamado Babo)… y no veía ninguna razón para perder su
tiempo explorando las creencias de este extraña, foránea,
religión que la gente de Palestina llamaba “Cristianismo.”
Entonces sucedió un milagro.
Enviado con su unidad militar a Jerusalén –los
Persas estaban en guerra con los Griegos, dirigidos por el
famoso Emperador Heraclio– el perceptivo Magundat se
sorprendió por la veneración que los seguidores de Cristo
mostraban por lo que parecía ser nada menos que una pieza
de madera manchada de sangre.
¿Qué cosa había tras la Cruz de Jesús que les
brindaba tal poder a ellos? ¿Por qué había tantos de ellos
dispuestos a morir sin dudar en ese mismo lugar con tal de
evitar que los Persas capturen y se lleven esta sagrada
reliquia de Jerusalén?
Mientras patrullaba las destrozadas calles de
Jerusalén alrededor del año 614 (la mayor parte de la
ciudad había caído bajo la armada Persa algunos meses
atrás) el joven guerrero resultaba cada vez más intrigado
por la conversiones a Cristo que iban tomando lugar
alrededor suyo. Qué diferente era esta nueva fe –Jesús
murió para que ustedes tengan vida eterna– de la religión
centrada en la magia que su padre predicaba ahí en
Bethsaloe (cerca de Nínive) en donde Magundat había
nacido y crecido.
Magundat caminó por la calles. Observó cada una
de las cosas detenidamente. Entonces sucedió; mientras
observaba a esos valientes Cristianos en oración y
escuchaba sus descripciones del Sacrificio en la Santa Cruz
–“El ha triunfado sobre el pecado y la muerte”– el curioso
soldado Persa experimentó una repentina convulsión
380

interna. Como una lanza recubierta de bronce el Santo


Evangelio del Hijo de Dios traspasó el corazón de
Magundat… quien en ese momento decidió que desertaría
del ejército Persa para convertirse a esta nueva fe que
salvaría su alma.
Bautizado por el Santo Patriarca de Jerusalén,
Modestus, el soldado Persa tomó el nombre Cristiano de
“Anastasio”… y se dedicó a aprender todo lo que pudo
sobre los grandes mártires que habían muerto por Cristo
Jesús durante los Seis Siglos previos. Entonces una noche,
cuando se encontraba en un sueño muy profundo, el nuevo
Cristiano se encontró en las alas de un brillante sueño.
Una figura alta y brillante vestida con una túnica de
oro radiante se encontraba frente a Anastasio sosteniendo
en sus manos un cáliz brillante. ¿Qué podía significar esta
aparición? Maravillado, el que soñaba, escuchó en su
cabeza una potente voz procedente del cielo: “Toma,
sostenla y bebe.”
Así lo hizo. Un momento después su corazón se
encontraba inundado de un gozo incandescente que lo llevó
por encima de las estrellas brillantes hacia las manos
abiertas del Unico Radiante. En un instante, en un
momento en que se detuvo el corazón, Anastasio se dio
cuenta que acababa de recibir el llamado al martirio.
Permanecería en Palestina a la espera de la llegada
de su hora gloriosa.
Mientras pasaban los años, uno por uno, su fe se
hacía cada vez más rica y profunda, y el incansable
Anastasio no anhelaba otra cosa más que la vida monástica.
Luego de haber entrado en un monasterio cerca de
Jerusalén se negaría a sí mismo todos los placeres de la
carne mientras continuaba esperando por el martirio que le
había sido prometido en su sueño.
En Enero del año 628 llegó la hora final que estaba
destinada para él.
381

El momento decisivo tomó lugar en el pueblo


costero de Cesaréa, en donde San Atanasio se encontró una
vez con un grupo de magos Persas quienes –como
ocupantes del país bajo Chozroes II– estaban proclamando
en voz muy alta las verdades de su credo pagano. Sin
aminorar su paso el apasionado monje Cristiano se
aproximó al grupo de hechiceros y los reprendió en voz alta
por aferrarse a su adoración idolátrica. Al mismo tiempo les
aseguraba a sus sorprendidos escuchas que la única fe
verdadera se podría encontrar en el Santo Evangelio de
Jesucristo, el Hijo de Dios.
Los Magos respondieron rápidamente a la fervorosa
prédica de San Atanasio ordenando al grupo de soldados
Persas más cercano a que lo arresten. Apresado
inmediatamente fue golpeado e interrogado. Pero esos
sufrimientos no significaban nada para él… y cuando se
negó a renunciar a su fe en el Señor, los conquistadores lo
encadenaron junto con otro grupo de cautivos y lo hicieron
caminar hacia Persia.
Lo que sucedió a continuación es horrible de contar,
pero glorioso en su resultado. En primer lugar sus
torturadores colgaron de una mano, por varias horas, a San
Atanasio. Cuando vieron que estaba táctica falló en su
propósito... hundieron su cabeza sangrante, una y otra vez,
en un tanque de agua, casi ahogándolo en el proceso. Sin
embargo, una y otra vez, el monje de Jerusalén -con una
voluntad de hierro- se negó a repudiar a su Señor. Sus
captores, cada vez más iracundos, lo golpearon con palos
de madera para luego estrangularlo con una soga.
Finalmente, incapaces de conseguir su pérfido
objetivo de quebrar la fe de este hombre santo, sus
carceleros simplemente lo decapitaron. Según la mayoría
de historiadores de la Santa Iglesia murió un 22 de Enero
del año 628 de Nuestro Señor. Para ese entonces el
despiadado Emperador Persa había incendiado todas las
iglesias Cristianas de Jerusalén –mientras asesinaba a los
382

sacerdotes y hacía de de la mayoría de Cristianos víctimas


de la más abyecta esclavitud.
Sin embargo, sorprendentemente esas tácticas
brutales fracasaron en detener la propagación del Santo
Evangelio a lo largo de Palestina y Tierra Santa. Como San
Atanasio los Cristianos de Jerusalén no podrían ser
forzados a renunciar a su santa fe. Y su determinación de
permanecer firmes con la Sagrada Palabra de Dios está
bellamente expresada por el antiguo soldado de la Armada
Persa a quien se le dijo poco antes de que muera que podría
conseguir su libertad solamente repitiendo en voz alta una
frase de cinco palabras: “Yo no soy un Cristiano.”
San Atanasio parece haber estado hablando por la
Santa Iglesia cuando respondió: “Ni delante de ustedes ni
delante de otros yo renunciaré a mi Señor; ni abiertamente
ni secretamente, ni aún en mis sueños, y nadie en ningún
lugar o de alguna manera podrá obligarme a hacer eso
mientras me encuentre en mi sano juicio.”
Esas serían sus últimas palabras.
Luego de su ejecución la cabeza de San Anastasio
sería llevada a Roma en donde fue enterrada en la Iglesia
de los Santos Mártires Vicente y Atanasio y en donde ha
sido venerada como Reliquia Santa desde ese entonces por
varios siglos.
Fiel hasta el final el Venerable Mártir San Atanasio
ha sido una inspiración para la Santa Iglesia por los últimos
1,500 años. Su vida extraordinaria nos muestra como el
milagro de la conversión puede ocurrir en cualquier
momento –y cómo el milagro de la fe, sostenida por la
gracia de un Dios eternamente amoroso, puede sobrevivir a
las más dolorosas y difíciles pruebas que nos podamos
imaginar. Armados con la fe de San Anastasio podemos
conseguir cualquier cosa.

Apolytikión en el Cuarto Tono


383

Tu Mártir oh Dios, en su valerosa lucha por Ti, ha recibido


la corona de la incorrupción de la vida como premio que
viene de Ti, Oh Dios Inmortal. Pues él poseyó Tú fortaleza,
él desafió a los tiranos y destruyó completamente la
presunción de poder de los demonios. Oh Cristo Dios, por
sus oraciones, salva nuestras almas, ya que Tú eres
misericordioso.

Kontakión en el Primer Tono


Nosotros los fieles cantamos con himnos las alabanzas a
Timoteo, el maravilloso discípulo y fiel compañero de
Pablo; con él también alabamos al sabio y piadoso
Anastasio quien brilló con gran resplandor como una
estrella venida desde Persia y alejó de nosotros las
enfermedades de cuerpo y espíritu.

26 de Enero El Venerable Xenophon, Su


Esposa María y sus Dos Hijos
Arcadio y Juan; los Mártires el
presbítero Ananías con Pedro el
Mártir y los siete soldados en
Fenicia (284-305); San Gabriel, el
Abad de Jerusalén (Siglo 5to);
Simeón el Anciano

El Venerable Xenophon, Su
Esposa María y sus Dos Hijos
Arcadio y Juan

Cuando el viento se
levantó y el cielo se oscureció
los dos hermanos se aferraron
mutuamente, presas del terror.
384

Ellos no podían prevenir el desastre que se


avecinaba. En cuestión de minutos la embarcación en la
cual estaban viajando –una nave de pasajeros en ruta desde
Constantinopla a la ciudad Fenicia de Beirut en el año 460
– se vio inundada por las inmensas olas del océano.
Gimiendo de pavor los aterrorizados marineros luchaban
desesperadamente para evitar que el amenazado galeón se
volcara. Pero sus esfuerzos fueron inútiles, en menos de
una hora, la embarcación maltratada por el viento, se había
hundido hasta el fondo llevándoselo todo consigo.
Inmersos en el rugiente remolino los dos hermanos
– Juan y Arcadio de Constantinopla– muy pronto se vieron
separados y luchando por mantenerse a flote mientras que
la poderosa tormenta asolaba sobre ellos, como un demonio
furioso, y caían granizos e intensas lluvias de las nubes…
Pronto pareció que ellos habían desaparecido... sin
dejar ninguna huella.
Mientras tanto, en la gran capital Bizantina los
padres de estos dos jóvenes en peligro nunca se imaginaron
que en ese preciso instante sus hijos batallaban para
mantenerse vivos bajo una torrencial tormenta en el mar. Ni
el Venerable Xenophon ni su piadosa esposa María se
hubieran podido imaginar que esa gran tempestad asolando
la costa de Fenicia (hoy parte de Líbano) algún día se
revelaría como la mano de la amorosa Providencia.
Prominentes y sumamente adinerados, Xenophon
era un noble senador muy estimado en el gobierno
Bizantino, bajo el gobierno del gran Emperador Justiniano.
Como su esposo, la siempre agradable a Dios, María, había
sido educada en una piadosa familia Cristiana que insistió
en poner al Señor Jesucristo por encima de todo. Humildes
y prácticos al mismo tiempo esta bondadosa pareja rezaba
frecuentemente a Dios con una inmensa gratitud. Ellos le
agradecían a El no sólo por su feliz matrimonio y sus vidas
felices juntos, sino también por haberles enviado dos
385

guapos hijos a quienes ellos amaban más que la vida


misma.
Desde tierna edad el alegre Arcadio y su igualmente
enérgico hermano, Juan, probaron ser estudiantes
excelentes y Cristianos dedicados quienes ponían su fe en
el Dios Todopoderoso por encima de todo. Y cuando ellos
sobresalieron en la escuela, ganando todos los premios
posibles, sus orgullosos padres los inscribieron como
estudiantes en la altamente recomendada escuela de leyes
en la ciudad cosmopolita de Beirut, una ciudad
supremamente cultural ubicada en el corazón del imperio
marítimo de Fenicia.
Según la mayoría de registros escritos, los dos
jóvenes académicos salieron de Constantinopla alrededor
del año 460 para comenzar sus estudios. Pero entonces
sucedió el naufragio fruto de la tormenta que asoló el
Mediterráneo. Aunque los dichosos padres no tenían
ningún indicio de lo que estaba sucediendo, de que la vida
de sus hijos se encontraban en peligro –hasta que, a causa
de la buena suerte y la benevolente Providencia, ellos
fueron arrojados por las rugientes corrientes en lugares
diferentes de las costas Fenicias.
Más vivos que muertos los dos jóvenes se aferraron
a los maderos destrozados de la embarcación. Una y otra
vez las olas los amenazaron con ahogarlos… pero ellos se
aferraron desesperadamente y, eventualmente, se libraron
de ese oleaje inmisericorde. Juan pisó tierra cerca del
poblado Fenicio de Melphythan mientras que su hermano
se estrelló algunas millas al sur en la antigua ciudad de
Tiro. Mojados y casi asfixiados por el agua del mar, cada
uno de los sobrevivientes lloró amargamente mientras
asumían mutuamente que su amado hermano había muerto.
Tan terrible fue el pensamiento de vivir sin su
hermano perdido que, de hecho, Arcadio y Juan decidirían
retirarse del mundo para ser monjes llevando vidas austeras
de dolor afligido. Al final ellos terminarían viviendo como
386

monjes en dos comunidades de clausura... separados sólo


por algunas millas.
Pasaron dos largos años… durante los cuales los
adoloridos padres de Arcadio y Juan lucharon por aceptar
la tragedia que aparentemente les había quitado a sus hijos
para siempre. Contactados algunos meses después del
desastre les fue dicho que la gran embarcación se había
hundido hasta el fondo y que nunca más se había vuelto a
ver a sus hijos. Para Xenophon y María, ambos piadosos
Cristianos, era extremadamente difícil aceptar este
acontecimiento como “la voluntad de Dios.” Que agonías
sufrieron tratando de reconciliar sus corazones con este
destino. Ninguno de sus hijos los contactó –posiblemente
por el hecho de que ninguno era capaz de llevar las noticias
de la muerte de su hermano a esas almas ancianas.
Esperando aliviar el dolor con una larga visita a los
Santuarios Santos de Palestina, los adoloridos padres
llegaron a Tierra Santa en la cual, eventualmente, se
hicieron amigos de un viejo y sabio monje. El escuchó su
trágica historia y pronto empezó a hacer averiguaciones.
Luego de algunas semanas arribó con un hecho
sorprendente: Dos hermanos, ambos monjes, recientemente
se habían reunido gozosamente. Ambos habían sido
víctimas de un naufragio… y cada uno de ellos había
asumido -erróneamente– que su amado hermano había
fallecido en el desastre en el mar.
Casi sin atreverse a creer lo que oían los temerosos
padres rogaron por una audiencia con los dos hermanos
monjes que recientemente se habían encontrado. La
audiencia fue concedida prontamente por sus abades. Y
cuando finalmente tuvo lugar, la gratitud que sintieron
Xenophon y María fue tan intensa que decidieron donar su
inmensa fortuna a los pobres y entrar, ellos mismos, a vivir
la vida monástica.
Tan sorprendentemente como suena, los cuatro
miembros de esta familia bendecida sólo podían concluir:
387

Todo el incidente del naufragio había sido parte del trabajo


de la Divina Providencia, la cual los había estado llamando
a ellos desde el principio a vivir una vida religiosa
Finalmente San Xenophon y sus dos hijos devotos
residirían en el gran Monasterio de San Saba en Palestina
mientras que María entró a la vida religiosa en el
Monasterio cercano de San Teodosio. Posteriormente el
padre y los hijos se dirigieron al desierto. Ellos murieron a
edades avanzadas alrededor del año 500 mientras alababan
al Padre Todopoderoso y a su Hijo Amado con
innumerables oraciones actos de abnegación que incluían
ayunos, trabajo fuerte y dormir a la intemperie en el suelo.
Las vidas de San Xenophon, María y sus dos fieles
hijos son maravillosos ejemplos de la Providencia de Dios
trabajando en el mundo de los hombres que luchan. Por el
hecho de que simpatizamos tan prontamente con la súplica
de los adoloridos padres es fácil imaginar el éxtasis sublime
que han de haber sentido ellos cuando se dieron cuenta que
les habían sido devueltos sus hijos, y que toda la familia
había sido llamada a vivir una vida monacal de servicio al
Señor a través de esta extraordinaria sucesión de
acontecimientos.
De las luchas de esta familia bendecida aprendemos
una lección crucialmente importante sobre la grandeza de
un Dios Amoroso quien nunca cesa de ayudar y guiar a
aquellos que ponen su confianza en El.

Apolytikión en el Cuarto Tono


Oh Dios de nuestros Padres, siempre relacionándote con
nosotros gracias a Tú gentileza: No dejes de ser
Misericordioso con nosotros, pero por sus ruegos guía a
nuestras vidas en paz.

Kontakión en el Cuarto Tono


Con tú compañera y tus hijos te mantuviste vigilante en las
pruebas del Señor y con alegría distribuiste tu riqueza a los
388

pobres, Oh bienaventurado. Por ello es que todos ustedes


han heredado el gozo divino.
389

FEBRERO

3 de Febrero El Santo y Justo Simeón, el


Destinatario de Dios y Ana la
Profetiza; Adrián y Eubulus, los
Mártires en Cesaréa

El Santo y Justo Simeón

Inclinándose sobre
una página del Antiguo
Testamento del Libro de
Isaías, escrito en hebreo, el
perplejo erudito observó
una profecía que parecía no
tener ningún sentido: He
aquí que una doncella está
encinta y va a dar a luz un
hijo. (Isaías 7, 14) Ceñudo
y desconcertado el erudito
de cabellos blancos se dijo
a sí mismo: Esto debe ser
un error del lenguaje.
¿Cómo podría una virgen
dar a luz a un hijo? De alguna manera este pasaje en
Hebreo del Antiguo Testamento contenía un error en la
escritura –y debía de ser corregido.
Entonces el anciano erudito tomó su lápiz. Como
traductor de la Biblia Hebrea al Griego (luego de haber sido
elegido para esta tarea por el Gran Emperador Egipcio
Ptolomeo II Philadelphos), el experto lingüista de
Jerusalén, el Justo Simeón, era el responsable de asegurarse
de que el Libro de Isaías sea traducido con absoluta
precisión. Inclinándose intensamente sobre la página,
390

intentó reemplazar la palabra “virgen” con una frase de dos


palabras de su propia invención: “joven mujer.”
Y entonces sucedió.
La mano derecha del erudito se paralizó en el aire.
Estaba completamente paralizada, totalmente inútil. Por
mucho que intentara el anciano traductor no podía mover el
lapicero hacia la superficie del papel. Y un momento
después, se sorprendió por la aparición de una radiante y
deslumbrante figura que le habló amable pero firmemente
en palabras como las siguientes:
“Ten fe en las palabras que han sido escritas, tú
mismo te convencerás que ellas serán cumplidas ya que no
morirás hasta que sostengas a Cristo el Señor, quien
nacerá de una virgen Pura e Inmaculada.”
A pesar de encontrarse tembloroso y alarmado por
la intervención del Angel el Justo Simeón obedeció –y dejó
sin cambiar el pasaje de Isaías. Instintivamente él confió en
la presencia angélica. A pesar de ello no dejaba de
preguntarse: ¿cómo podría él, un anciano ciudadano al
borde del final de su vida, esperar por ser testigo de la
llegada milagrosa de un Salvador que nacería de una
virgen… cuando ese acontecimiento bendito estaba
seguramente muy lejos, en un futuro distante?
Agitando su cabeza con admiración, el veterano
historiador y lingüista de Palestina dejó la gran biblioteca
en el centro de Alejandría. Según la mayoría de los
historiadores de la Iglesia de este período era alrededor del
año 260 Antes de Cristo y el proyecto en el que el fiel y
obediente Simeón se encontraba trabajando sería conocido
algún día como “La Septuaginta” –la traducción autorizada
del Antiguo Testamento del Hebreo, su lenguaje original, al
lenguaje cosmopolita y cultivado del mundo de Simeón: el
Antiguo Griego.
Como un experto erudito y escritor que había vivido
en Jerusalén, Simeón había sido elegido por el Emperador
como uno de los 72 editores que trabajarían en la
391

traducción del Antiguo Testamento. Luego de realizar este


servicio con su usual cuidado y solicitud el anciano regresó
a Jerusalén. Ahí retomó su vida dedicada al estudio.
Doblado por los años y preparándose a sí mismo para la
eternidad, no esperó vivir mucho más.
Pero la presencia angélica que lo había ayudado a
traducir el pasaje sobre “La Virgen que daría a Luz”
probaría finalmente que había estado en lo correcto.
Mientras pasaba cada uno de los años parecía que San
Simeón no envejecía. De alguna manera se sentía cada vez
más joven con el paso de los años. Saludable y lleno de
energía ya había vivido más de 200 años… hasta la hora
gloriosa en que el Hijo de Dios había nacido en un establo
en Belén 40 días atrás, en que fue llevado finalmente al
Templo para el ritual Judío de la “Presentación.”
Avisado por el Angel de la proximidad de este
acontecimiento, el agradecido Simeón se dirigió
rápidamente al Templo en donde presenció una notable
visión: ambos, el Niño quien había sido presentado y su
Madre, se encontraban recubiertos por una luz brillante y
radiante. Ciertamente que ella era la “Virgen” del pasaje
que había traducido… el niño no era otro que el Santo
Redentor quien había venido a salvar al mundo. Lleno de
esperanza y amor, el gran santo dio gracias fervientemente
a Dios por el milagro de la salvación.
Entonces Simeón agradeció a Jesús por el milagro
que estaba ocurriendo mientras pronunciaba unas frases de
agradecimiento que hasta ahora se repiten como parte de
las Vísperas, la oración del atardecer: “Ahora Señor,
puedes dejar a Tú siervo irse en paz, pues mis ojos han
visto Tú salvación, según Tú palabra.”
Habiendo vivido para presenciar uno de los más
importantes eventos en la historia del mundo, el Justo San
Simeón se dirigió hacia su recompensa eterna luego de la
Presentación de Jesús en el Templo de Jerusalén. Más de
seis siglos después serían descubiertas sus reliquias y
392

transportadas para ser enterradas en Bizancio, la capital de


Constantinopla.
Fiel y obediente a lo largo de su notablemente larga
vida, ayudó a contar al mundo la verdadera historia del
Mesías quien vendría a salvar la tierra con Su propio
sufrimiento y muerte en la Cruz. De San Simeón
aprendemos el inmenso valor de la confianza en la Palabra
del Dios Todopoderoso –más que confiar en nuestro propio
conocimiento, sin importar cuán expertos y hábiles seamos
como pensadores en la esfera humana.

Ana la Profetiza

La Profetiza Ana, cuya memoria también es


conmemorada en este día por la Santa Iglesia, se
encontraba en el Templo en el día
grandioso en que el Niño Jesús
fue presentado al mundo. Esta
buena viuda, cuyo esposo había
fallecido recientemente, había
sido bendecida por el Dios
Todopoderoso con el don de la
profecía. Debido a su visión
perspicaz, la cual ha trascendido
el tiempo, fue capaz de reconocer
inmediatamente al Niño Salvador
y proclamó fuertemente el feliz
acontecimiento de que el Unico
Santo había llegado
verdaderamente.
San Lucas describe la
escena en el Nuevo Testamento
como sigue:
393

Como se presentase en aquella misma hora,


alababa a Dios y hablaba del niño a todos los que
esperaban la redención de Jerusalén. (Lucas 2, 38)
La Profetiza Ana tenía 84 años cuando sucedió este
acontecimiento extraordinario. Como hija de Phanuel –y
miembro de la tribu de Aser– ella había estado casada siete
años antes de la trágica pérdida de su esposo. Adolorida y
con el corazón traspasado se retiró hacia el Templo de
Jerusalén en donde pasaría el resto de su vida realizando
tareas humildes y rezando y ayunando sin cesar.
El gozo experimentado por Ana, la Profetiza, quien
se encontraba llena de humilde santidad, nos recuerda la
gloriosa Bienaventuranza que nos fue dada en el Sermón de
la Montaña: Bienaventurados los que lloran, pues ellos
serán consolados. Aunque Ana sufrió el dolor agonizante
de la pérdida de su joven esposo su recompensa llegó al
final de los últimos años de su vida al ser testigo de la
llegada del Salvador que redimiría al mundo.
Como modelo de fe que respondió positiva y
apropiadamente a la venida del Mesías, Ana es recordada
por su alabanza a Dios a través de la oración y el ayuno.

Apolytikión en el Primer Tono


Regocíjate llena de gracia, Oh Virgen Theotokos, pues de
Ti nos ha venido el Sol de Justicia, Cristo nuestro Dios,
iluminando a aquellos que estaban en las tinieblas.
Regocíjate tú también oh justo Anciano, quien recibiste en
tus brazos al Redentor de nuestras almas, Quien también
nos ha concedido su Resurrección.

Kontakión en el Primer Tono


Tú, quien santificaste el vientre de la Virgen con Tú
nacimiento, y que bendijiste las manos de Simeón cuando
se encontró contigo, nos salvaste anticipadamente Oh
Cristo Dios. Concédenos la paz en medio de las guerras y
394

que Tú humanidad compartida con nosotros fortalezca a los


jerarcas a quienes has amado, Oh único Amigo del hombre.

Troparión de San Simeón y Ana en el Primer Tono


Oh glorioso y anciano Simeón, en el Templo acogiste en
tus brazos al Niño Dios, la Palabra que se hizo carne. Y
también la augusta Ana, la Profetiza, lo alabó. Nosotros los
reconocemos como piadosos siervos de Cristo.

Kontakión de San Simeón y Ana en el Tercer Tono


Permitiste que el Justo Simeón y la Profetiza Ana, un par
piadoso, sean honrados juntos, ambos agradables a Dios,
quienes fueron testigos del Señor Encarnado. Cuando
ambos los vieron a El como Niño lo adoraron.

6 de Febrero Barsanuphius el Gran Anciano y


Juan el Profeta

Barsanuphius el Gran Anciano

Pasó 50 años sólo en una celda monástica y


estaba tan determinado a permanecer sólo con Dios que
no permitiría la visita de nadie. Cuando un monje
compañero solicitaba hablar con él su pedido era negado
de manera muy educada. Cuando el abad del monasterio
buscó tener un breve encuentro con este extraordinario
asceta el monje lo rechazó. En diferentes ocasiones aún
cuando era solicitado por obispos se les decía: “Sin
ánimo de ofender, pero el hermano Barsanuphius no
puede reunirse con usted; está ocupado en su oración
solitaria.”
Con toda seguridad el Santo Padre Barsanuphius,
el Gran Anciano, fue uno de los ascetas más dedicados
395

en la larga historia de la Santa Iglesia. Mientras vivía en


el muy bien conocido monasterio Palestino de Abba
Seridos (cerca de Gaza) durante los primeros años del
Siglo Sexto, este monje nacido en Egipto, siguió un
régimen muy sencillo.
El primer día de
la semana el encargado
de las compras del
monasterio le llevaría
tres pequeñas hogazas
de pan y una jarra con
agua. Estos objetos
serían colocados detrás
de la puerta de la celda
del asceta. El monje
agradecería con una
breve inclinación.
Prefiriendo el silencio al
hablar este abnegado devoto pasaría algunas veces por
cuatro o cinco años sin proferir una simple palabra.
Lentamente los pasos del monje encargado
resonarían en la distancia. El monje volvería su rostro
hacia la pared y continuaría su diálogo con el
Todopoderoso. Este proceso continuaría sin interrupción
día tras día, roto sólo por algunos de períodos en los
cuales el monje se recostaba en el piso de piedra para
dormir muy brevemente.
Una semana más tarde, casi con la precisión del
minuto, el encargado volvería del refectorio… trayendo
tres nuevas hogazas de pan y otra jarra con agua.
Sorprendido, el encargado se daría cuenta de que el
hombre en la celda ni siquiera había tocado la mitad del
pan.
No es mucho lo que se conoce de los primeros
años del Santo Padre San Barsanuphius, ya que él
raramente habló sobre ellos. Nació en Egipto alrededor
396

del año 620 y en su juventud se convirtió al Santo


Evangelio de Jesucristo entrando al monasterio en el
cual practicaría severamente y en paz su austera fe.
Durante sus primeros años en Palestina se puso
bajo la supervisión del hábil anciano Marcellus. De este
gran maestro aprendió algunos de los hábitos que serían
frecuentes en su estilo de vida ascético –comer muy
poco, ocuparse en el trabajo arduo y dormir solamente
unas pocas horas cada noche.
Luego de haber dominado las reglas
fundamentales del monaquismo deambuló por el
desierto colindante viviendo solamente de lo que le
ofrecía la tierra. El sol lo quemaba sin misericordia
durante el día; en la noche se acostaba en el suelo y
tiritaba fuertemente por el frío. Comía plantas salvajes
que crecían en los riscos ventosos y en los estrechos
barrancos que rodeaban esa región de Gaza. Tuvo
visiones místicas y peleó contra demonios bajo la dura y
brillante luz del mediodía.
Luego de varios años de esta vida como ermitaño
el santo Padre Barsanuphius regresó al mundo de los
hombres. Vestido con andrajos harapientos tenía una
barba polvorienta y enredada. Su rostro, golpeado por el
clima, parecía como si estuviera hecho de cuero viejo.
Pero su espíritu se encontraba fresco, joven y vivo… y
cuando apareció en el reconocido Monasterio de Abba
Seridos (ubicado en Thawatha en la región de Gaza), el
gran maestro se mostró gozoso de darle la bienvenida a
casa.
Lo que sucedió a continuación fue un notable
ejemplo de abnegación monástica dado que el Santo
Padre Barsanuphius creó un nuevo estándar de
aislamiento y auto mortificación durante los siguientes
treinta años. Ciertamente que la dedicación de la vida de
este monje fue tan intensa que frecuentemente resulta
difícil de entender.
397

En una ocasión, por ejemplo, cuando el hermano


de este gran monje llegó al monasterio y pidió hablar
con él, el asceta respondió enviándole una nota escrita:
“Mi hermano es Jesús; si tú desprecias el mundo
y te vuelves monje, entonces tú eres mi hermano.”
Una y otra vez, mientras se sucedían los años,
este extraordinario hombre de Dios maravillaría a todos
aquellos que vivían con él en comunidad. En un
incidente que se describe frecuentemente él había
accedido a ayudar a componer un libro con 850
respuestas sobre la vida religiosa, el ascetismo y otros
temas. (Ese volumen es conocido en nuestros días como
Respuestas y ha llegado a ser un clásico de la Santa
Iglesia.)
Para poder publicar el libro – el cual compuso
con la ayuda de su amigo de toda la vida y compañero
monje, San Juan –el Santo Padre Barsanuphius comenzó
dictando sus respuestas a las preguntas de Juan para el
santo monje el Abad Seridos a gran velocidad. Pero
cuando este último protestó de que le era imposible
escribir ante tan rápido hablar y que le debería permitir
tomar papel y lápiz para “escribir” las respuestas
mientras el santo las pronunciaba, el devoto Egipcio lo
sorprendió rechazando esa sugerencia… mientras
insistía en que el espíritu Santo ayudaría al Abad a
recordar perfectamente cada palabra.
“Anda y escríbelas,” le dijo el gran santo a su
asustado superior, “y no tengas miedo. Has de saber que
si yo digo innumerables palabras para que escribas, el
Espíritu Santo no permitirá que escribas una sola palabra
más o menos de las que yo he dicho… aunque tú lo
quisieras, pero guiará tu mano escribiéndolas de manera
correcta y en perfecto orden.”
Un parangón de fe y humildad, el gran Santo
Padre Barsanuphius, el Anciano, murió el año 563 luego
de haber visitado Jerusalén como invitado de Pedro, el
398

Patriarca de Jerusalén. Tal como se esperaba este


inimitable monje no sólo predijo su propia muerte…
sino que la pospuso por algunos días para ayudar a un
nuevo superior de un monasterio a gobernar de la mejor
manera a sus monjes.
La vida del Santo Padre Barsanuphius nos provee
una maravillosa muestra del trabajo de la gracia del Dios
Todopoderoso en la vida de Sus devotos monjes.
Bendecido y protegido por sus bendiciones celestiales,
San Barsanuphius fue capaz de soportar todo tipo de
pruebas físicas.
Y en vez de quejarse de esas numerosas auto
privaciones… se regocijó en ellas.

Juan, el Santo Profeta

Juan el Profeta fue el amigo y compañero del


Santo Padre Barsanuphius durante la última parte de sus
primeros años como monje en Palestina. Ambos
hombres permanecieron fieles mutuamente por el resto
de sus vidas durante el Siglo Sexto bajo el reinado del
gran Emperador Justiniano.
Junto con su amigo y compañero monje, Juan
daría forma a un gran don para la Santa Iglesia
componiendo las Respuestas – un libro de sabiduría que
describe elocuentemente las observancias de todos
aquellos que profesan el Santo Evangelio de Jesucristo.
Como un joven monje que había vivido sólo por
algun tiempo en el desierto y que había practicado
estrictas formas de ascetismo, a Juan se le había
concedido la capacidad de “ver” el futuro. En algún
momento, alrededor del año 525, comenzó a describir
los misterios del Reino de los Cielos y a predecir el
399

futuro de la Santa Iglesia en la tierra. Fueron tan claras


sus predicciones que eventualmente recibió el honor de
ser llamado “Juan el Profeta.”
La vida de este monje humilde y profeta del
desierto –junto con el libro “Respuestas” del que es co-
autor con su fiel amigo– continúa consolando e
inspirando a todos aquellos que buscan encontrar paz y
plenitud en la obediencia al Dios Todopoderoso más que
en las cosas de este mundo.

Apolytikión en el Primer Tono


Arpas afinadas y piadosas de los misterios del Santo
Espíritu, hacen sonar dulces himnos de discernimiento que
alivia a aquellos que se encuentran adoloridos; ustedes han
impulsado a los hombres a alejarse del yugo de las pasiones
y a pisar la detestable cabeza de Satán. Por eso piadoso
Barsanuphius y sabio Juan, líbrennos a quienes ahora
decimos: Gloria a Aquél que les ha dado la gracia. Gloria a
Aquél que los ha bendecido. Gloria a Aquél que ha salvado
a muchos a través de sus palabras de consejo sagrado.

Kontakión en el Tercer Tono


Oh Grandes Barsanuphius y Juan -tú profeta maravilloso-
todos los misterios escondidos de los hombres y la bondad
de Dios ha brillado fuertemente en los espejos limpios de
sus corazones puros; y con los rayos de gracia divina han
alejado las sombras del pecado de las almas de los
hombres; oh Padres, luz del discernimiento, rueguen al
Señor por todos nosotros.
400

7 de Febrero Mastridia de Jerusalén

Cuando un
joven tonto continuó
retando su virtud
ella se dio cuenta
que debía cambiar
su vida
completamente para
evitar ofender a
Dios con el pecado.
Ella no dudó en
hacerlo.
Debido a que
la valerosa
Mastridia de
Jerusalén era una
mujer de gran
integridad y de carácter sin mancha, ella estaba
perfectamente dispuesta a transformar su vida
completamente, de modo que pudiera permanecer libre
de culpa ante el Todopoderoso. Por esa causa cambió
totalmente, dejando la ciudad para residir
permanentemente en los vastos desiertos de Tierra
Santa.
Esto sucedió durante los últimos años del Siglo
Séptimo, bajo el reinado del Emperador Bizantino
Maurikios, en el que esta piadosa virgen descubrió -para
horror suyo- que un joven amigo suyo tenía deseos
lujuriosos por ella. Santa Mastridia le hizo saber tan
pronto como pudo que sus avances no sólo eran
inapropiados sino también altamente ofensivos para con
ella. Una y otra vez le imploró que controle sus pasiones
y la deje en paz para contemplar al Señor.
Sin embargo, para su tristeza y gran decepción, el
impetuoso joven decidió persistir en sus lascivos
401

intentos. Finalmente la santa Mastridia entendió que no


tenía otra alternativa. Con tal de preservar a ambos del
peligro de pecar contra la voluntad del Todopoderoso
reunió rápidamente algunas provisiones para dirigirse
hacia las arenosas llanuras que flanqueaban el Río
Jordán.
Partió llevando solamente las ropas que llevaba
puesta –mientras accareaba un saco de cuero lleno de
frejoles remojados. Sin temor a los lobos que aullaban
desde los riscos de las montañas y sin preocuparse por lo
que sucedería cuando su pequeña bolsa de provisiones se
hubiera terminado se sumergió en lo desconocido. Ya
que ella confiaba tan profundamente en el Dios que ella
adoraba día y noche, esta valiente peregrina encontró
fortaleza para enfrentar cada peligro y cada dificultad
con una sonrisa.
Santa Mastridia no tenía dinero y ningún tipo de
bienes. Sin embargo se las arregló para sobrevivir de esa
manera durante los siete años siguientes al tiempo que
recorría el desierto incansablemente, como un asceta que
ha encontrado un gran gozo al renunciar a los placeres
de este mundo caído con tal de obtener un vistazo del
mundo futuro. Día tras día mientras caminaba a lo largo
del desierto, vasto y seco, nuestra Santa Madre Mastridia
se alegraba por su decisión de haber escapado de los
asaltos afiebrados de su tonto admirador.
Cómo valoraba esta oportunidad –mientras vivía
sola bajo el ardiente sol del desierto– enfocándose en el
Santo Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo y siendo
testigo de visiones místicas muy amadas por los Padres
del Desierto de la Santa Iglesia.
Aunque en los anales de la Iglesia primitiva se
encuentran sólo algunos registros de ascetas femeninas
que eligieron vivir en el desierto, la historia de lo que le
sucedió a la inocente Mastridia nos muestra claramente
que la manera de vivir profundamente la virtud no era
402

privativa solamente de los hombres, ascetas


contemplativos. Ciertamente sus hábitos austeros así
como su severa abnegación son equiparables a los de sus
homólogos varones –un hecho que ha inspirado a
muchos Padres de la Iglesia a lo largo de los años a
recordar una poderosa sentencia de San Pablo en su
Epístola a los Gálatas: ya no hay judío ni griego; ni
esclavo ni libre; ni hombre ni mujer, ya que todos vosotros
sois uno en Cristo Jesús. (Gálatas 3, 28)
Mientras hacía notar que “las diferencias de
género” no tienen nada que ver con la manera en que
Dios Todopoderoso nos ama y juzga a cada uno de
nosotros, el Gran Apóstol también hizo notar en su
Epístola a los Efesios: Un solo Cuerpo y un solo Espíritu,
como una es la esperanza a que habéis sido llamados. Un
solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios y
Padre de todos, que está sobre todos, por todos y en
todos... (Efesios 4, 4-6)
Obediente a Dios desde el principio hasta el fin,
esta valiente y casta joven mujer pasaría muchos años en
soledad con la esperanza puesta en el Novio celestial que
ella había escogido por encima de los hombres mortales
y en la bendición eterna que esperaba gozar con El
Amado al final de los tiempos.
Mientras las semanas se convertían en meses y
los meses en años esta apasionada caminante del
desierto se maravillaba al constatar que sus vestidos no
se desgastaban. A pesar del polvo, el calor y el viento, su
sencilla vestimenta permanecía sin mancha y sin
arrugas. Después de más de diecisiete años de recorrer
los desiertos durante el día y de dormir en el suelo las
ropas de la fiel Mastridia se veían limpias y frescas.
Lo que resulta aún más notable es que sus
provisiones de frejoles nunca parecían haber disminuido.
Cada vez que ella se detenía en sus travesías para
consumir un poco del único alimento que había traído de
403

Jerusalén, la bolsa se llenaba nuevamente ante sus ojos.


El Buen Dios, en Su gran amor y bondad, no permitió
que su sierva pasara hambre durante sus interminables
jornadas a lo largo de los desiertos de Palestina.
Luego de las muchas luchas que la han ubicado al
mismo nivel que los Santos Padres por cerca de Catorce
Siglos, nuestra santa Madre Mastridia de Jerusalén
transitó finalmente a la Casa del Padre, alrededor del
580, bajo el reinado del gran Emperador Tiberio. A
pesar de sus dificultades y de su cansancio, luego de sus
agotadores viajes a través de climas inhóspitos, Santa
Mastridia mantuvo su voto de castidad al único hombre
que verdaderamente le importaba en la vida: Nuestro
Señor y Salvador Jesucristo.
Ella también demostró que la vida ascética en el
desierto podía ser vivida por una mujer contemplativa en
oración tan fiel y determinadamente del mismo modo
que cualquier monje varón de los yermos. En su paciente
aceptación del desgastante caminar y la aguda
incomodidad que se requiere para vivir esta vocación
gloriosa, Santa Mastridia nos recuerda una importante
percepción de San Pablo: El Padre de todos nosotros no
está preocupado por el género de sus fieles sino por el
carácter de sus almas, las cuales no son ni hombres ni
mujeres.

Apolytikión en el Octavo Tono


En ti la imagen ha sido preservada con exactitud, Oh
Madre, pues habiendo tomado tu Cruz seguiste a Cristo, y
por tus acciones nos han enseñado a sobreponernos a la
carne, pues esta pasa, para poner atención a nuestra alma ya
que es inmortal. Por eso, Oh Justa Mastridia, tu espíritu se
regocija con los Angeles.

Kontakión en el Octavo Tono


404

Por el amor a Dios, Oh Justa Madre Mastridia, rechazaste


la necesidad de descansar. Por el ayuno hiciste tú alma más
luminosa y venciste totalmente a la bestia. Por tú
intercesión ayúdanos a vencer las trampas del enemigo.

8 de Febrero El Profeta Zacarías

Cuando recibió la visión, ella dejó una marca


indeleble en su alma temerosa de Dios. Y cuando salió del
trance de la profecía se adentró en las calles abarrotadas de
Jerusalén para decirle a todo aquel se encontraba a su paso
sobre la terrible imagen que su “mirada interior” acababa
de presenciar.
Posteriormente, describiendo su visión, el Santo
profeta mostraría una aterrorizadora imagen de una
inmensa guadaña de acero barriendo la tierra y eliminando
a todos aquellos que blasfemaron contra el Verdadero Dios
de los Israelitas con robos o calumnias o adorando dioses
falsos.
405

Su nombre es Zacarías y fue el décimo primero de


los Doce Profetas Menores; y en los 14 capítulos de su
Libro del Antiguo Testamento nos
muestra una vívida imagen de la
revelación. Nacido en Caldea
residiría en Palestina durante su
juventud y eventualmente llegaría
a ser amigo y colega de Ageo, otro
Profeta Menor. El visionario
Zacarías (cuyo nombre significa
“Yahveh es Reconocido”) vivió
durante el Siglo Sexto Antes de
Cristo y fue uno de los últimos
profetas del Antiguo Testamento
que predijo el eventual nacimiento
y la crucifixión del Redentor Santo
enviado para liberar a este mundo
de la muerte y del pecado.
Zacarías, hijo de Barachías
de la Tribu de Leví, tuvo desde su
nacimiento el extraordinario don
de ver el futuro. Posteriormente,
en su notable vida, profetizaría la
humilde llegada de Cristo Jesús a
Jerusalén al tiempo de describía
una jornada inolvidable: He aquí que viene a ti tu rey: justo
él y victorioso, humilde y montado en un asno, en un
pollino, cría de asna. (Zacarías 9, 9) Quinientos años antes
de que sucediera ese evento describiría, con increíble
precisión, como el Apóstol Judas Iscariote traicionaría -en
primer lugar- al Hijo de Dios recibiendo un pago sórdido
por su pérfida acción: Ellos pesaron mi jornal: treinta
siclos de plata.
Para Zacarías, predecir el futuro de esa manera, tan
detalladamente, llegaría a ser una manera de vivir. La
época en el que este valiente visionario vivió fue el del
406

revuelto mundo de Jerusalén y sus alrededores durante los


últimos años del Cautiverio de Babilonia. En las ruinas de
la gran capital los residentes de la Antigua Jerusalén se
lamentaban diariamente por la destrucción del antiguo
Templo de Salomón del que sólo quedaban escombros.
Tiempo atrás el Templo de Salomón había sido un lugar
construido con el oloroso cedro, bronce y el oro brillante.
Pero esos días ya eran parte del pasado y lo único que
permanecía en pie eran unas ruinas decadentes de la gloria
que alguna vez había irradiado la antigua Casa de Dios
desde Jerusalén.
No se equivoquen: la Ciudad Santa de Dios era un
lugar lamentable durante la mayor parte de la vida de
Zacarías… Pero cuando ese largo período de agonizante
esclavitud finalizó, alrededor del año 510 AC, y se les
permitió a los jubilosos Israelitas regresar a Palestina, este
profeta, nunca cobarde, insistió inmediatamente en que su
compatriotas comiencen la construcción de un Segundo
Templo con la finalidad de alabar a Dios, quien los había
liberado del yugo de la servidumbre hacia los Babilonios.
Acompañado por Ageo, su compañero Profeta, Zacarías se
dirigió hacia los gobernantes Judíos de su época –
Zorobabel y el sacerdote Josué– y les demandaron que
comiencen lo más pronto posible la restauración de la Casa
de Adoración.
El Santo Profeta Zacarías recibió su recompensa
eterna durante el reinado del Emperador Persa Sario
Hystapis, alrededor del año 520 AC. Posteriormente fueron
descubiertas sus reliquias en una villa cercana a la ciudad
Palestina de Eleutheropolis, alrededor del 415, luego de que
su espíritu se le apareciera a un poblador llamado
Calemurus con información sobre la ubicación de su
tumba. Luego fue enterrado cerca de Jerusalén junto con su
amado amigo y compañero profeta Ageo, pero sus reliquias
fueron transferidas eventualmente a la Iglesia de San
407

Santiago, el Hermano del Señor en Bizancio, la Capital de


Constantinopla.
Como profeta visionario que no tenía miedo de
desafiar a las autoridades con sus atrevidas visiones de un
mundo que algún día sería transformado por el Mesías,
Zacarías, el Portador de la Hoz, delineó el significado del
antiguo término griego para aquellos que compartieron su
mismo llamado. Traducida al Español, la palabra Griega
profeta significa literalmente: “el que habla antes” o
alguien que les “dice” a los otros acerca de los
acontecimientos antes de que sucedan. Por el hecho de que
su corazón era obediente a Dios Todopoderoso, a Zacarías
se le permitió usar su don –y él no dudó en hablar en voz
alta acerca de lo que veía.
A través de los ojos y de la voz de este proclamador
de la verdad, el mundo supo con precisión y detalle sobre
del drama de la muerte sacrificial así como de la muerte
que se avecinaba en los siglos siguientes. De la vida de este
humilde profeta aprendemos como la fidelidad y la
obediencia son los primeros pasos en el camino de “ver” lo
que necesitamos ver, con la finalidad de recibir la salvación
eterna de un Dios tierno y amoroso.

Apolytikión en el Segundo Tono


Al celebrar la memoria de Tú Profeta Zacarías, Oh Señor,
te rogamos que, por su intercesión, salves nuestras almas.

Kontakión en el Cuarto Tono


Como una lámpara brillante que ha sido iluminada con los
rayos rojos del Espíritu, Oh reconocido Zacarías,
prefiguraste con claridad al gran Salvador y nos lo
mostraste sin ningún aire de superioridad.
408

10 de Febrero Ennatha, la Virgen-Mártir

Cuando llegó el
edicto desde las más altas
instancias –Se requiere
que todos adoren a los
ídolos bajo pena de
muerte– ella informó
discretamente a las
autoridades Romanas que
no lo cumpliría.
Por decir lo
mínimo, las autoridades
no se mostraron contentas.
En pocas horas, los
soldados que actuaban en
representación del Emperador Romano Maximian II
Galerius, (305-311) le informaron a la joven virgen
Ennatha que si no repudiaba inmediatamente a Cristo y
realizaba el culto requerido a los ídolos sería quemada
viva en una estaca. Pero la fe de esta joven mujer y
Santa Mártir era tan grande que ni siquiera se sintió
tentada a retractarse.
La ejecución brutal de la valiente Ennatha
(también conocida como Constancia) sucedió en
Cesaréa, una ciudad costera densamente poblada en
Palestina durante el año 308 de Nuestro Señor. Fue ahí
en donde la joven virgen fue llevada ante el Gobernador
Provincial Firmilian e interrogada implacablemente con
la finalidad de quebrar su voluntad para forzarla a
abrazar la adoración idolátrica que su alma consideraba
anatema.
Los procedimientos fueron extremadamente
dolorosos. Cada vez que la joven mujer de Bethshan era
presionada para someterse a la orden del Emperador –Se
ordena que todos ofrezcan adoración a los ídolos– ella
409

cerraba sus ojos por un instante y negaba con su cabeza.


Entonces le dijo al Gobernador que no se
comprometería con ese tipo de prácticas por una razón
muy importante: “Yo soy Cristiana.”
Su castigo fue terrible y violento. En primer
lugar los soldados Romanos desnudaron a la joven de la
cintura hacia arriba. Luego la azotaron sin misericordia
con látigos hechos de cuero de vaca y cuyas
terminaciones eran de cobre. La hicieron caminar
semidesnuda alrededor del mercado de Cesaréa
mientras la multitud de mirones se burlaban de su
desnudez al tiempo que solicitaban su ejecución. Y
cuando ella continuaba susurrando, con sus labios
ensangrentados, que era una sierva del Señor Jesucristo
asía como una virgen que había realizado un voto de
celibato por el resto de su vida, la colgaron de la
columna más cercana para azotarla nuevamente. La
patearon y abofetearon durante horas al tiempo que la
escupían, desdeñosamente, en su rostro distorsionado
por el dolor.
Pero nada de ello funcionó. Mientras más
torturaban a esta doncella de voluntad de acero del
Valle de Jezreel, más se aferraba a su invencible fe en
Jesús. Finalmente, viendo que mayores castigos serían
inútiles, sus perseguidores la arrastraron a una estaca en
la cual la incineraron viva. Ella no protestó mientras las
llamas rodeaban su cuerpo sangrante... y en cuestión de
minutos se dirigió a recibir su recompensa gloriosa
como mártir para Cristo.
Sin embargo ella no murió sola. Durante la
misma terrible “limpieza” de Cristianos en Palestina en
los últimos años del Siglo Cuarto, sus compañeras
Valentina y Paula –ambas vírgenes y de Cesaréa –
fueron desnudadas, golpeadas y decapitadas por negarse
a negar a su Salvador, el redentor del Mundo. Como la
virtuosa Ennatha, ellas también murieron con una
410

oración de agradecimiento al Dios Todopoderoso al


tiempo que se rehusaban a negar al Hijo de Dios que
había venido del Cielo para redimir al mundo de la
muerte y el pecado.
La Vida de Nuestra Santa Madre entre los
Santos, Ennatha, la Virgen-Mártir, abre una ventana
hacia uno de los más grandes misterios que se pueden
encontrar en el Cristianismo –el hecho de que Dios
algunas veces permite que quienes les son más fieles y
amorosos con El, sean destruidos en sus cuerpos por los
enemigos del Todopoderoso para que otros se
conviertan a Jesús a través de su ejemplo.
Mientras que los registros de la Santa Iglesia no
contienen una contabilidad exacta del número de
martirios ocurridos durante los primeros siglos de la
Cristiandad, sin embargo no hay duda de que ellos son
más de 3,000 -ocurridos entre la muerte de Jesús y la
conversión del Emperador Romano Constantino
acaecida el año 313. (Luego de ese trascendental
acontecimiento el Emperador proclamó el Edicto de
Milán con el cual se dio fin a la persecución oficial de
los Cristianos en el Imperio Romano.) Uno de los más
grandes dones mostrados al mundo por los Santos
Mártires fue el de la fidelidad.
Mostrándonos que es posible soportar sin
quejarse las más duras agonías– al tiempo en que
confiaban en la protección del Todopoderoso- estos
héroes espirituales ofrecieron un gran alabanza a Dios,
quien hace posible ese tipo de valentía a través de Su
amor eterno.

Apolytikión en el Cuarto Tono


Oh Señor Jesús, Tú rebaño proclama en voz alta: Oh mi
Novio yo Te amo y Te busco; y lucho por Ti, y en mí
Bautismo soy crucificado y enterrado Contigo. Yo sufro
por Tú causa, para que pueda reinar Contigo; Yo muero por
411

Tú causa para poder vivir Contigo: acéptame, pues lo único


que deseo es ser un sacrificio sin mancha para Ti Señor.
Salva nuestras almas a través de su intercesión ya que Tú
eres grande en misericordia.

Kontakión en el Segundo Tono


Nosotros, los fieles, sabemos que eres un templo venerable
en cuyo lugar nuestras almas encuentran consuelo, por ello
te decimos: Oh Virgen Ennatha, ora incesantemente ante
Cristo nuestro Dios por todos nosotros.

13 de Febrero El venerable Martinian de Cesaréa

El viento rugía y la lluvia golpeaba torrencialmente


contra las paredes de su pequeña cabaña. ¡Qué tormenta! Al
tiempo en que arrodillaba en el suelo de su humilde morada
el joven asceta llamado Martinian se maravillaba, una y
otra vez, del poder de la tempestad que lo rodeaba. Sin
embargo él estaba feliz; como un hombre joven que se
había dedicado completamente a una vida austera de
abnegación por causa del Santo Evangelio, Martinian
disfrutaba de su existencia solitaria en los salvajes desiertos
de Palestina.
Martinian se había convertido a la fe Cristiana
mientras crecía en la gran ciudad portuaria de Cesaréa
durante la segunda mitad del Siglo Cuarto. De hecho, a la
edad de 18 años, este joven devoto tenía tal propósito de
obedecer a Dios que ya había dejado la ciudad para
comenzar una nueva vida como monje, quien
voluntariamente soportó privaciones como el hambre, el
frío y la falta de vestimentas.
En esa noche tormentosa, alrededor del año 380 de
Nuestro Señor, se encontraba sumamente compenetrado en
412

su oración. Arrodillado, ante una sencilla vela, le pidió a


Dios que lo bendiga una y otra vez en esta nueva vida de
adoración y auto-disciplina.
Imagínense su sorpresa cuando en algún momento,
alrededor de la medianoche, escuchó el repentino llamado a
la puerta de su cabaña. Sorprendido se lanzó a abrirla… y
se sorprendió al encontrar parada, enfrente suyo, a una
bella joven bajo la lluvia. Como hombre considerado y
caballeroso, Martinian la invitó rápidamente a entrar para
que pueda escapar del horrible clima.
Sin embargo, una vez adentro, la atractiva visitante
–su nombre era Zoe– le hizo saber clara y muy rápidamente
que sus intenciones de seducir al joven varón. Salvajemente
tentado por sus encantos rezó desesperadamente por ayuda
para rechazar sus avances –y fue salvado del desastre al
último instante, cuando recibió una inspiración repentina.
Luego de encender un fuego rugiente, hizo una breve pausa
en su oración y caminó directamente hacia las llamas
mientras profería palabras como las siguientes: “Quieres
que me queme con la tentación y luego llevarme hacia los
fuegos del Infierno. Pero no te lo permitiré. En vez de ello,
yo mismo incendiaré mi virginidad y salvaré mi alma.”
Sorprendida por su respuesta y por el hecho
asombroso de que las trepidantes llamas no lo habían
lesionado de ninguna manera, la visitante se arrepintió
instantáneamente de sus maquinaciones y le pidió ayuda
para hacerse Cristiana. Martinian accedió alegremente a
ayudarla y le sugirió que se dirija a Belén en donde
encontraría un lugar para ella bajo el cuidado de una mujer
santa, Santa Paula. Zoe cumplió y eventualmente se volvió
una monja que pasaría el resto de su vida en piadosa
oración en el convento de Santa Paula en Belén.
Para San Martinian esta prueba fue un momento
crucial en la salvación de su alma. Luego de dejar tras de sí
la cabaña vivió algunos años en una isla rocosa de la costa
Palestina –en donde una leyenda cuenta que rescató (y
413

convirtió) a una víctima de un naufragio llamada Photina.


Esa misma leyenda cuenta como el compasivo santo nadó
para ayudar a un pasajero abandonado… y lo llevó de
regreso a la civilización... jalado por dos delfines.
En los años posteriores San Martinian deambuló a
lo largo de Tierra Santa y más allá de ella. Murió en la
ciudad Griega de Atenas en el año 422 de Nuestro Señor.
Según se cuenta el obispo local enterró al santo con gran
reverencia y cariño... y la historia de cómo había sido
librado de la tentación y posteriormente llevado a salvo por
los delfines continúa inspirando a los Cristianos... más de
Quince Siglos después.
La vida de San Martinian nos muestra como la
verdadera fe en Dios puede protegernos de todas las
trampas del maligno y como la obediencia a Su voluntad es
la mejor garantía para una vida larga y feliz en el Señor.

Apolytikión en el Octavo Tono


Apagaste las llamas de la tentación con los arroyos de tus
lágrimas, Oh bienaventurado Martinian; y habiendo
probado las olas del mar y los ataques de las bestias
salvajes proclamaste en voz alta: Tú eres el más glorioso
Oh Unico y Todopoderoso, quien me has salvado del fuego
y de la tempestad.

Kontakión en el Segundo Tono


Al reunirnos elevemos nuestros himnos de alabanza al
siempre venerable Martinian, como asceta probado que
luchó por vivir la piedad, como un atleta honorable por
elección, y como un ciudadano resuelto del desierto, pues
él ha vencido a la serpiente.
414

15 de Febrero El Apóstol Onésimo, de los Setenta

Fue un humilde
esclavo y soportó su
situación lo más que pudo.
Pero cuando su vida como
siervo en Frigia Colosas
llegó a ser insoportable,
huyó de su amo
dirigiéndose a la Gran
Ciudad de Roma. Ahí
conoció a un gran Maestro
y Evangelizador llamado
Pablo… y muy pronto se
convirtió al Santo Evangelio de Jesucristo.
Lleno de remordimiento por su huída impulsiva, el
temeroso esclavo le confesó al santo que se encontraba
huyendo… y que su amo, un aristócrata llamado Filemón
que vivía en la distante ciudad de Colosas, probablemente
se encontraba buscándolo en ese preciso instante.
Maravillado por lo que aparentaba ser una
“coincidencia” Providencial de gran importancia, el gran
Evangelizador se dio cuenta de que el amo de Onésimo –su
nuevo converso al Cristianismo– no era otro que el mismo
Filemón a quien también San Pablo había convertido al
Santo Evangelio no hacía mucho tiempo.
Como nativo de Colosas en la región de Frigia (hoy
día parte de la región de Turquía,) San Onésimo había
pasado la mayor parte de su vida como siervo de las
familias nobles que gobernaban esa ciudad. Habiéndose
escapado a Roma alrededor del año 40 (y llevándose
muchas piezas de valiosa vajilla que había tomado de la
cocina de su amo, según algunos historiadores de ese
período) el joven rebelde fue capturado muy pronto por las
415

autoridades Romanas y encerrado en una celda, sin ningún


tipo de ceremonia, en la cárcel.
Ahí conoció a un prisionero que había sido
encadenado a la pared… un hombre cuyo valiente hablar
conmovió al punto de las lágrimas a Onésimo. Durante
horas, mientras los dos hombres languidecían en su
encierro, el Apóstol Pablo describiría la vida y muerte de
un “Salvador” –un Mesías Santo que recientemente había
descendido del cielo a la tierra para redimir a la humanidad
del pecado y la muerte. Cautivado por esa visión, el ladrón
fugitivo de Colosas, escuchaba con la boca abierta mientras
San Pablo le hablaba acerca de la Agonía en el Huerto, los
Sufrimientos en el camino hacia el Gólgota, la Muerte en la
Cruz y, finalmente, la Gloriosa Resurrección.
Cuando el maravilloso apóstol finalizó su historia,
el esclavo que se había escapado, le dijo que nunca había
escuchado nada comparado a esa maravillosa narración del
Redentor Santo… y que ahora anhelaba ser bautizado y
seguir las huellas de Jesucristo, el Hijo de Dios.
Conmovido por su ardiente fe, San Pablo lo bautizó
y le prometió a Onésimo que él sería incluido dentro de la
nueva generación de Apóstoles Cristianos –conocidos
como “Los Setenta”– quienes habían sido reclutados por
los Doce Apóstoles originales como predicadores y
portadores del bautismo para llevar el Santo Evangelio al
mundo entero. Onésimo escuchó todo esto con creciente
emoción. Pero en ese entonces el Santo Apóstol realizó una
sugerencia sorprendente: Quería que Onésimo regrese con
su amo para rogarle su perdón por haber huido de su lado.
Cuando el joven manifestó que temía mucho
regresar a Colosas –donde con toda seguridad recibiría un
terrible castigo por su deserción– San Pablo le explicó que
él conocía bastante bien al amo del joven y que le escribiría
una carta a Filemón pidiéndole al hombre noble que
perdone a su esclavo por la transgresión y que lo reciba
416

como a un hermano. Ese pedido se encuentra en la bien


conocida Epístola de San Pablo a Filemón (1, 10-13), en la
que se incluye un poderoso mensaje de amor y compasión:
Te ruego en favor de mi hijo, a quien engendré
entre cadenas, Onésimo, que en otro tiempo te fue inútil,
pero ahora muy útil para ti y para mí. Te lo devuelvo, a
éste, mi propio corazón. Yo querría retenerle conmigo,
para que me sirviera en tu lugar, en estas cadenas por el
Evangelio.
Conmovido profundamente por esa misiva, el noble
accedió instantáneamente y le concedió la libertad a su
esclavo. Este también lo sorprendió al joven –
recomendándole que regrese inmediatamente a Roma y que
comience a ayudar a San Pablo en sus tareas. Onésimo
obedeció y muy pronto llegaría a ser un eficaz predicador
del Señor, al punto que terminaría sirviendo con gran
distinción como obispo en Efeso, inmediatamente después
de haber sucedido a San Timoteo.
Luego de que San Pablo recibiera el martirio en
Roma, Onésimo predicó el Santo Evangelio en muchas
tierras –incluyendo España, Carpetania y Patras. Luego de
haber sido arrestado por las autoridades Romanas (durante