Sie sind auf Seite 1von 9

Historia de la Filosofía.

Curso 17/18

DESCARTES
La filosofía moderna comienza, en sentido estricto, con R. Descartes (1596-
1650). Descartes es el introductor del racionalismo. Educado en la filosofía
escolástica -de tradición aristotélica y de talante medieval-, Descartes llegó
pronto al convencimiento de que esta filosofía resultaba obsoleta y cargada de
prejuicios, y que se hacía necesario reconstruir el sistema entero del
conocimiento desde sus cimientos. El edificio del conocimiento ha de
construirse desde la razón misma. Los rasgos que en la unidad anterior (2.1.)
hemos señalado como característicos del racionalismo -la Matemática como
1
modelo de saber y el ideal deductivo del conocimiento, la autosuficiencia de la
razón y el innatismo de las ideas-, atraviesan y dirigen todo el pensamiento
cartesiano. Sobre estas ideas se asientan también las teorías de los filósofos
racionalistas N. Malebranche (1638- 1715), B. Spinoza (1632-1677) y W. G.
Leibniz (1646-1716).

1. RAZÓN Y MÉTODO

1.1. UNIDAD DEL SABER Y DE LA RAZÓN

En la primera de sus Reglas para la dirección del espíritu afirma Descartes:


"Todas las diversas ciencias no son otra cosa que la sabiduría humana, la cual
permanece una e idéntica, aun cuando se aplique a objetos diversos, y no
recibe de ellos más distinción que la que recibe la luz del Sol de los diversos
objetos que ilumina". Las distintas ciencias y los diversos saberes son, pues,
manifestaciones de un saber único. En último término, esta concepción unitaria
del saber proviene de una concepción unitaria de la razón. La sabiduría (bona
mens) es única porque la razón es única: la razón que distingue lo verdadero
de lo falso es la misma que distingue lo conveniente de lo inconveniente, la
razón que se ocupa del conocimiento teórico de la verdad y del ordenamiento
práctico de la conducta es una y la misma aunque se aplique en tareas y
ámbitos distintos.

1.2. LA ESTRUCTURA DE LA RAZÓN Y EL MÉTODO

Puesto que la razón, la inteligencia, es única, interesa de manera prioritaria


conocer su estructura y su funcionamiento para poder aplicarla correctamente
y, de este modo, alcanzar conocimientos verdaderos y provechosos. Hay dos
modos de conocimiento, según Descartes: la intuición y la deducción. La
intuición es una especie de "luz o instinto natural" que tiene por objeto las
naturalezas simples: por medio de ella captamos inmediatamente conceptos
simples emanados de la razón misma, sin posibilidad alguna de duda o error.
La intuición es definida por Descartes del siguiente modo (Regla III): "Un
concepto de la mente pura y atenta, tan fácil y distinto que no queda duda
ninguna sobre lo que pensamos: es decir, un concepto no dudoso de la mente
pura y atenta que nace de la sola luz de la razón, y es más cierto que la
Historia de la Filosofía. Curso 17/18

deducción misma". Todo el conocimiento intelectual se despliega a partir de la


intuición de naturalezas simples. En efecto, entre unas naturalezas simples y
otras, entre unas intuiciones y otras, aparecen conexiones que la inteligencia
descubre y recorre por medio de la deducción. La deducción, por más que se
prolongue en largas cadenas de razonamientos, no es, en último término, sino
una sucesión de intuiciones de naturalezas simples y de las conexiones entre
ellas. Como la intuición y la deducción constituyen el dinamismo interno y
específico del conocimiento, éste ha de aplicarse en un proceso de dos pasos:
1) En primer lugar, un proceso de análisis hasta llegar a los elementos o
naturalezas simples. 2) En segundo lugar, un proceso de síntesis, de
2
reconstrucción deductiva de lo complejo a partir de lo simple. A estos
momentos se refieren las reglas segunda y tercera del Discurso del método:
"Dividir cada una de las dificultades en tantas partes como sea posible y
necesario para resolverlas mejor" (Regla II); y "conducir por orden mis
pensamientos comenzando por los objetos más simples y fáciles de conocer,
para subir poco a poco, por pasos, hasta el conocimiento de los más
complejos; suponiendo incluso un orden entre aquellos que no se preceden
naturalmente los unos a los otros" (Regla III). Esta forma de proceder no es,
pues, arbitraria: es el único método que responde a la dinámica interna de una
razón única. Hasta ahora, piensa Descartes, la razón ha sido utilizada de este
modo solo en el ámbito de las Matemáticas, produciendo resultados
admirables. Nada impide, sin embargo, que su utilización se extienda a todos
los ámbitos del saber, para que produzca unos frutos igualmente admirables.

2. LA PRIMERA VERDAD Y EL CRITERIO

2.1. LA DUDA METÓDICA

En el racionalismo el entendimiento ha de encontrar en sí mismo las verdades


básicas a partir de las cuales sea posible deducir el edificio entero de nuestros
conocimientos. Este punto de partida ha de ser una verdad absolutamente
cierta, de la que no sea posible dudar en modo alguno. Solo así el conjunto del
sistema quedará firmemente fundamentado. La búsqueda de un punto de
partida absolutamente cierto exige la tarea previa de eliminar todos los
conocimientos, ideas y creencias que no aparezcan dotados de una certeza
absoluta: hay que eliminar todo aquello de que sea posible dudar. De ahí que
Descartes comience con la duda. Y esta duda es metódica, es una exigencia
del método en su momento analítico. Descartes propone tres motivos o
razones para dudar. El escalonamiento de estos motivos hace que la duda
adquiera la máxima radicalidad. 1) La primera y más obvia razón para dudar de
nuestros conocimientos se halla en las falacias de los sentidos, que nos
inducen a veces a error. Ahora bien, ¿qué garantía existe de que no nos
inducen siempre a error? La mayoría de los hombres consideran altamente
improbable que los sentidos nos induzcan siempre a error, pero la
improbabilidad no equivale a la certeza y, por eso, la posibilidad de dudar
Historia de la Filosofía. Curso 17/18

acerca del testimonio de los sentidos no queda totalmente eliminada. 2) Cabe,


pues, dudar de que las cosas sean como las percibimos por medio de los
sentidos, pero ello no nos permite dudar de que existan las cosas que
percibimos. De ahí que Descartes añada una segunda razón -más radical- para
dudar: la imposibilidad de Descartes distinguir la vigilia del sueño. A veces, los
sueños nos muestran mundos de objetos con extremada viveza, y al despertar
descubrimos que tales universos no tienen existencia real. ¿Cómo distinguir el
estado de sueño del de vigilia y cómo alcanzar certeza absoluta de que el
mundo que percibimos es real? (Como en el caso de las falacias de los
sentidos, la mayoría de los hombres -si no todos- cuentan con criterios para
3
distinguir la vigilia del sueño: pero estos criterios no sirven para fundamentar
una certeza absoluta). 3) La imposibilidad de distinguir la vigilia del sueño
permite dudar de la existencia de las cosas y del mundo, pero no parece
afectar a ciertas verdades, como las matemáticas: dormidos o despiertos, los
tres ángulos de un triángulo suman 180 grados en la geometría de Euclides. De
ahí que Descartes añada el tercer y más radical motivo de duda: tal vez exista
algún espíritu maligno -escribe Descartes- "de extremado poder e inteligencia,
que pone todo su empeño en inducirme a error" (Meditaciones, I). Esta
hipótesis del "genio maligno" equivale a suponer que tal vez el entendimiento
humano es de tal naturaleza que se equivoca siempre y necesariamente
cuando piensa captar la verdad. Una vez más se trata de una hipótesis
improbable, pero que nos permite dudar de todos nuestros conocimientos. 2.2.

EL COGITO Y EL CRITERIO DE VERDAD

La duda llevada hasta este extremo de radicalidad parece abocar


irremisiblemente al escepticismo. Esto pensó Descartes durante algún tiempo
hasta que, por fin, encontró una verdad absoluta, inmune a toda duda, por muy
radical que sea esta: mi existencia como sujeto que piensa y duda. Si pienso
que el mundo existe, tal vez me equivoque en cuanto a la existencia del
mundo, pero no cabe error en cuanto a que yo lo pienso; igualmente, puedo
dudar de todo menos de que yo dudo. Mi existencia, pues, como sujeto que
piensa (que duda, que se equivoca, etc.), está exenta de todo error y de toda
duda posible. Descartes lo expresa con su célebre frase: "Pienso, luego existo":
cogito, ergo sum. Mi existencia como sujeto pensante no es solo la primera
verdad y la primera certeza: es también el prototipo de toda verdad y de toda
certeza. ¿Por qué la existencia del sujeto pensante es absolutamente
indubitable? Porque se percibe con toda claridad y distinción. De aquí deduce
Descartes su criterio de certeza: todo cuanto perciba con igual claridad y
distinción será verdadero y, por tanto, podrá afirmarse con inquebrantable
certeza: "En este primer conocimiento no existe sino una percepción clara y
distinta de lo que afirmo; lo cual no sería suficiente para asegurarme de la
certeza de una cosa, si fuera posible que lo que percibo clara y distintamente
Historia de la Filosofía. Curso 17/18

sea falso. Por tanto, me parece que puedo establecer como regla general que
todo lo que percibo clara y distintamente es verdadero" (Meditaciones, III). 3.

LAS IDEAS

3.1. LAS IDEAS, OBJETO DEL PENSAMIENTO

Tenemos ya una verdad absolutamente cierta: la existencia del yo como sujeto


pensante. Esta existencia indubitable del yo no parece implicar, sin embargo, la
existencia de ninguna otra realidad. En efecto, aunque yo lo piense, tal vez el
mundo no exista en realidad (podemos, según Descartes, dudar de su
4
existencia); lo único cierto es que yo pienso que el mundo existe. ¿Cómo
demostrar la existencia de una realidad extramental, Descartes (Navarro
Cordón – Calvo Martínez, Historia de la Filosofía, Anaya) 4 exterior al
pensamiento? ¿Cómo conseguir la certeza de que existe algo aparte de mi
pensamiento, exterior a él? El problema es enorme, sin duda, ya que a
Descartes no le queda más remedio que deducir la existencia de la realidad a
partir de la existencia del pensamiento. Así lo exige el ideal deductivo: de esta
primera verdad -del “Yo pienso”- han de extraerse todos nuestros
conocimientos, incluido, claro está, el conocimiento de que existen realidades
extramentales. Antes de seguir adelante con la deducción, veamos, como hace
Descartes, qué elementos tenemos para llevarla a cabo. El inventario nos
muestra que contamos con dos: el pensamiento como actividad (yo pienso) y
las ideas que piensa. En el ejemplo citado, "yo pienso que el mundo existe",
esta fórmula nos pone de manifiesto la presencia de tres factores: el yo que
piensa, cuya existencia es indudable; el mundo como realidad exterior al
pensamiento, cuya existencia es dudosa y problemática, y las ideas de
"mundo" y de "existencia" que indudablemente poseo (tal vez el mundo no
exista, pero no puede dudarse de que poseo las ideas de "mundo" y de
"existencia", ya que si no las poseyera, no podría pensar que el mundo existe).
De este análisis concluye Descartes que el pensamiento siempre piensa ideas.
Es importante señalar que el concepto de "idea" cambia en Descartes con
respecto al vigente en el pasado. Para la filosofía anterior, el pensamiento no
recae sobre las ideas, sino directamente sobre las cosas: si yo pienso que el
mundo existe, estoy pensando en el mundo y no en mi idea de mundo (la idea
sería algo así como un medio transparente a través del cual el pensamiento
recae sobre las cosas: como una lente a través de la cual se ven las cosas, sin
que ella misma sea percibida). Para Descartes, por el contrario, el pensamiento
no recae directamente sobre las cosas (cuya existencia no nos consta en
principio), sino sobre las ideas: en el ejemplo utilizado, yo no pienso en el
mundo, sino en la idea de mundo (la idea no es como una lente transparente,
sino como una representación o fotografía que contemplamos). ¿Cómo
garantizar, pues, que a la idea de mundo corresponde la realidad del mundo?
Historia de la Filosofía. Curso 17/18

3.2. LA IDEA: REALIDAD OBJETIVA Y ACTO MENTAL

La afirmación de que el objeto del pensamiento son las ideas lleva a Descartes
a distinguir cuidadosamente dos aspectos en ellas: las ideas en cuanto que son
actos mentales ("modos del pensamiento", en expresión de Descartes), y las
ideas en cuanto que poseen un contenido objetivo. Como actos mentales,
todas las ideas poseen la misma realidad: en lo que se refiere a su contenido,
su realidad es diversa: "En cuanto que las ideas son solo modos del
pensamiento, no reconozco desigualdad alguna entre ellas, y todas ellas
parecen provenir de mí del mismo modo, pero en tanto que la una representa
una cosa, y la otra otra, es evidente que son muy distintas entre sí. Sin duda 5
alguna, en efecto, aquellas ideas que me representan sustancias son algo más
y poseen en sí, por así decirlo, más realidad objetiva que aquellas que
representan solo modos o accidentes" (Meditaciones, III).

3.3. CLASES DE IDEAS Hay, pues, que partir de las ideas. Hay que
someterlas a un análisis cuidadoso para descubrir si alguna de ellas nos sirve
para romper el cerco del pensamiento y salir a la realidad extramental. Al
realizar este análisis, Descartes distingue tres tipos de ideas: Descartes
(Navarro Cordón – Calvo Martínez, Historia de la Filosofía, Anaya) 5 1. Ideas
adventicias, las que parecen provenir de nuestra experiencia externa (las ideas
de hombre, de árbol, los colores, etc.). Hemos escrito "parecen provenir" y no
"provienen" porque aún no nos consta la existencia de una realidad exterior. 2.
Ideas facticias, aquellas que construye la mente a partir de otras ideas (la idea
de un caballo con alas, etc.). Es claro que ninguna de estas ideas puede
servirnos como punto de partida para la demostración de la existencia de la
realidad extramental: las adventicias, porque parecen provenir del exterior y,
por tanto, su validez depende de la problemática existencia de la realidad
extramental: las facticias, porque al ser construidas por el pensamiento, su
validez es cuestionable. 3. Existen, sin embargo, algunas ideas (pocas, pero
las más importantes) que no son ni adventicias ni facticias. Ahora bien, si no
pueden provenir de la experiencia externa ni tampoco son construidas a partir
de otras, ¿cuál es su origen? La única contestación posible es que el
pensamiento las posee en sí mismo, es decir, que son innatas. (Henos aquí ya
ante la afirmación fundamental del racionalismo de que las ideas primitivas a
partir de las cuales se ha de construir el edificio de nuestros conocimientos son
innatas. Véase el tema anterior, 2.1.2.). Ideas innatas son, por ejemplo, la de
“pensamiento” y la de "existencia", que no son construidas por mí ni proceden
de experiencia externa alguna, sino que las encuentro en la percepción misma
del "pienso, luego existo".
Historia de la Filosofía. Curso 17/18

4. LA ESTRUCTURA DE LA REALIDAD

4.1. LA EXISTENCIA DE DIOS Y DEL MUNDO Entre las ideas innatas


Descartes descubre la idea de infinito, que se apresura a identificar con la idea
de Dios (Dios = infinito). Con argumentos convincentes demuestra Descartes
que la idea de Dios no es adventicia (evidentemente, ya que no poseemos
experiencia directa de Dios), y con argumentos menos convincentes se
esfuerza en demostrar que tampoco es facticia. Contra la opinión tradicional de
que la idea de infinito proviene, por negación de los límites, de la idea de lo
finito, Descartes afirma que la noción de finitud, de limitación, presupone la idea
de infinitud: esta no deriva, pues, de aquella; no es facticia. Una vez 6
establecido que la idea de Dios -como ser infinito- es innata, el camino de la
deducción queda definitivamente expedito: a) La existencia de Dios es
demostrada a partir de la idea de Dios. Entre los argumentos utilizados por
Descartes merecen destacarse dos: el llamado “argumento ontológico”, ya
utilizado en la Edad Media por San Anselmo (puede verse supra, unidad cuarta
3.2.2.), y un argumento basado en la causalidad aplicada a la idea de Dios.
Esta última prueba parte de la realidad objetiva de las ideas y puede formularse
así: "La realidad objetiva de las ideas requiere una causa que posea tal
realidad en sí misma, no solo de un modo objetivo, sino de un modo formal o
eminente"; es decir, la idea como realidad objetiva requiere una causa real
proporcionada: luego la idea de un ser infinito requiere una causa infinita; luego
ha sido causada en mí por un ser infinito; luego el ser infinito existe. Descartes
6 b) La existencia del mundo es demostrada a partir de la existencia de Dios.
Puesto que Dios existe y es infinitamente bueno y veraz, no puede permitir que
me engañe al creer que el mundo existe, luego el mundo existe. Dios aparece
así como garantía de que a mis ideas corresponde un mundo, una realidad
extramental. Conviene, sin embargo, señalar que Dios no garantiza que a todas
mis ideas corresponda una realidad extramental. Descartes (como Galileo,
como toda la ciencia moderna) niega que existan las cualidades secundarias, a
pesar de que tenemos las ideas de los colores, los sonidos, etc. Dios solo
garantiza la existencia de un mundo constituido exclusivamente por la
extensión y el movimiento (cualidades primarias). A partir de las ideas de
extensión y movimiento puede deducirse la Física, las leyes generales del
movimiento, deducción que el propio Descartes procuró realizar al desarrollar
las virtualidades de su sistema.

4.2. LAS TRES SUSTANCIAS De lo anteriormente expuesto se comprende


fácilmente que Descartes distinga tres esferas o ámbitos de la realidad: Dios o
sustancia infinita, el yo o sustancia pensante, y los cuerpos o sustancia
extensa. (En el párrafo anterior hemos señalado que, según Descartes, la
esencia de los cuerpos es la extensión: para él no existen las cualidades
secundarias). El concepto de sustancia es fundamental en Descartes y, a partir
de él, en todos los filósofos racionalistas. Una célebre definición (que no es la
Historia de la Filosofía. Curso 17/18

única ofrecida por Descartes, pero sí la más significativa) establece que


sustancia es toda cosa que existe de tal modo que no necesita de ninguna otra
cosa para existir. Tomada esta definición de un modo literal, es evidente que
solo podría existir la sustancia infinita (Dios), ya que los seres finitos, pensantes
y extensos, son creados y conservados por Él. Descartes mismo reconoce
(Principios 1, 51) que tal definición solo puede aplicarse de modo absoluto a
Dios, si bien la mantiene como indicador de la independencia mutua entre la
sustancia pensante (alma) y la sustancia extensa (cuerpo, materia), que no
necesitan la una de la otra para existir.

OBSERVACIÓN El objetivo último de Descartes al afirmar que alma y cuerpo, 7


pensamiento y extensión, constituyen sustancias distintas, es salvaguardar la
autonomía del alma con respecto a la materia. La ciencia moderna (cuya
noción de materia comparte Descartes), imponía una concepción mecanicista y
determinista del mundo material, en el que no queda lugar alguno para la
libertad. La libertad -y con ella el conjunto de los valores espirituales defendidos
por Descartes- solo podía salvaguardarse sustrayendo el alma de la necesidad
mecanicista lo que, a su vez, exigía situarla como una esfera de la realidad
autónoma e independiente de la materia. Esta independencia del alma y el
cuerpo es la idea central aportada por el concepto cartesiano de sustancia. La
autonomía del alma con respecto a la materia se justifica, por lo demás, en la
claridad y distinción con que el entendimiento percibe la independencia de
ambas: "Puesto que, por una parte, poseo una idea clara y distinta de mí
mismo en tanto que soy una cosa que piensa e inextensa y, de otra parte,
poseo una idea distinta del cuerpo en tanto que es solo una cosa extensa y que
no piensa, es evidente que yo soy distinto de mi cuerpo y que pueda existir sin
él" (Meditaciones, VI).

5. RAÍCES ANTROPOLÓGICAS DEL RACIONALISMO

Hasta ahora hemos insistido preferentemente en los aspectos relativos a la


teoría del conocimiento racionalista: innatismo de las ideas, ideal de un sistema
deductivo cuyo prototipo es el saber matemático, concepción de la realidad
como un orden racional, etc. Se trata, sin duda, de elementos esenciales y
significativos del racionalismo, Sin embargo, la motivación última de la filosofía
racionalista no se halla tanto en su interés por el conocimiento científico-teórico
de la realidad, cuanto en una honda preocupación por el hombre, por la
orientación de la conducta humana, de modo que sea posible una vida
plenamente racional. Esta preocupación por la conducta humana aparece
explícitamente afirmada por Descartes en la primera parte del Discurso del
método, al exponer la trayectoria de su propia actividad filosófica: "Sentía
continuamente un deseo imperioso de aprender a distinguir lo verdadero de lo
falso, con el fin de ver claro en mis acciones y caminar con seguridad en esta
vida". El objetivo último que Descartes persigue a través de la filosofía es,
pues, la solución de un problema antropológico: el de fundar la libertad en la
Historia de la Filosofía. Curso 17/18

razón a fin de que su uso racional haga posible alcanzar la felicidad y la


perfección humanas.

5.1. EXPERIENCIA CARTESIANA DE LA LIBERTAD

Descartes separa el alma del cuerpo de una manera más radical aún que lo
hiciera el platonismo, considerándolos sustancias autónomas y autosuficientes.
De este modo se agudiza el problema de la relación, calificada por Descartes
como "combate", entre las partes inferior y superior del alma, entre los apetitos
naturales o pasiones, de un lado, y la razón y la voluntad, de otro. ¿Cuál es el
origen de las pasiones, cómo afectan a la parte superior del alma y cuál es el 8
comportamiento de ésta con respecto a aquellas? ¿En qué consiste y qué
papel corresponde a la libertad frente a las pasiones?

5.2. LAS PASIONES Pasiones son, para Descartes, las percepciones o


sentimientos que hay en nosotros y que afectan al alma sin tener su origen en
ella. Su origen se halla en las fuerzas que actúan en el cuerpo, denominadas
por Descartes "espíritus vitales". Las pasiones, por tanto, son 1) involuntarias:
su aparición, su surgimiento, escapa al control y al dominio del alma racional,
ya que no se originan en ella; 2) inmediatas y 3) no siempre racionales, es
decir, no siempre acordes con la razón, de ahí que puedan significar para el
alma una cierta servidumbre: "Las pasiones agitan diversamente la voluntad, y
así hacen al alma esclava e infeliz". En este punto, Descartes toca el tema,
típicamente estoico, del autodominio, del autocontrol. Por lo demás, la actitud
cartesiana ante las pasiones no es absolutamente negativa. No hay que
rechazarlas o erradicarlas por principio, por el mero hecho de su existencia; no
hay que enfrentarse a las pasiones como tales, sino a la fuerza ciega con que
tratan de arrastrar la voluntad de un modo inmediato, sin dejar lugar para la
reflexión razonable, La tarea del alma en relación con las pasiones consiste,
pues, en someterlas y ordenarlas conforme al dictamen de la razón. La razón,
en efecto, descubre y muestra el bien que, como tal, puede ser querido por la
voluntad. La razón suministra no sólo el criterio adecuado con respecto a las
pasiones, sino también la fuerza necesaria para oponerse a ellas; las armas de
que se vale la parte superior del alma, escribe Descartes, son "juicios firmes y
determinados, referidos al conocimiento del bien y del mal, según los cuales ha
decidido conducir las acciones de su vida".

5.3. EL YO COMO PENSAMIENTO Y LIBERTAD

Con el término "yo" expresa Descartes la naturaleza más íntima y propia del
ser humano, Del yo poseemos un conocimiento directo, intuitivo, claro y
distinto, que se manifiesta en el "yo pienso". El yo como sustancia pensante
(res cogitans) es centro y sujeto de actividades anímicas que, en último
término, se reducen a dos facultades, el entendimiento y la voluntad: "Todos los
modos del pensamiento que experimentamos en nosotros pueden reducirse, en
general, a dos: uno es la percepción u operación del entendimiento; el otro, la
Historia de la Filosofía. Curso 17/18

volición u operación de la voluntad. En efecto, el sentir, el imaginar y el


entender puro no son sino diversos modos del percibir, así como desear,
rechazar, afirmar, negar, dudar, son distintos modos de querer" (Principios de
la filosofía 1, 32). La voluntad se caracteriza por ser libre, y la libertad ocupa un
lugar central en la filosofía cartesiana: a) La existencia de la libertad es
indudable: es -dice Descartes- "tan evidente que ha de considerarse una de las
nociones primeras y máximamente comunes que hay innatas en nosotros"
(ibíd, 1, 39). b) La libertad es la perfección fundamental del hombre (ibíd, 1,37).
c) El ejercicio de la libertad, en fin, constituye un elemento básico del proyecto
de Descartes: la libertad nos permite ser dueños tanto de la naturaleza (para
9
Descartes, el objetivo último del conocimiento, como era también para Bacon,
es el dominio de la naturaleza), como de nuestras propias acciones. (Entre las
acciones significativas que hacen posible la libertad figura la duda, la decisión
de dudar de que, como vimos, parte toda la filosofía de Descartes). ¿En qué
consiste exactamente la libertad, su ejercicio? Según Descartes, la libertad no
es la mera indiferencia ante las posibles alternativas que se ofrecen a nuestra
elección: la pura indiferencia entre los términos opuestos no significa perfección
de la voluntad, sino imperfección e ignorancia del conocimiento. La libertad no
consiste tampoco en la posibilidad absoluta de negarlo todo, de decir
arbitrariamente a todo que no. La libertad consiste en elegir lo que es
propuesto por el entendimiento como bueno y verdadero. La libertad no es,
pues, la indiferencia ni la arbitrariedad, sino el sometimiento positivo de la
voluntad al entendimiento, que descubre el orden de lo real, procediendo de un
modo deductivo-matemático.