You are on page 1of 11

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN

SOBRE “EL TRABAJO JUVENIL EN EL PAÍS”

INTRODUCCIÓN

Voy a tratar en el presente trabajo de investigación un tema muy importante y


serio en nuestro país que es el incumplimiento del derecho laboral en jóvenes
esto ocurre a que las empresas se aprovechan en contratar a jóvenes que no
cuentan con experiencia laboral , jóvenes que les hace falta de capacitación o
quienes no hayan podido culminar sus estudios o nivel de educación , por eso es
que desde hace varios años la población peruana hemos tratado de comprender
porque aun cuando se hallan estableciendo nuevos derechos laborales para los
trabajadores jóvenes sigua existiendo una alta informalidad

La situación laboral de los jóvenes, es sin duda, una preocupación central para el
desarrollo del Perú y cada uno de sus distritos, a tal punto que la disminución de
este indicador es una meta consistente para la reducción de la pobreza en
sectores alejados. De manera general, se puede mencionar que en el Perú hay
más de un millón de jóvenes desempleados; al mismo tiempo de que hay
jóvenes que no estudian ni trabajan y otros que trabajan en la informalidad en
condiciones precarias debido al nivel de la oferta de empleo y a la pobreza que
existe en el país

Los jóvenes de escasos recursos económicos ven limitadas las posibilidades de


continuar estudios superiores que ayuden a mejorar la calidad de vida de sus
hogares. Muchos de ellos se dedican a trabajar en condiciones muy precarias y de
sobre explotación. Esta mano de obra joven cuando consigue un empleo, no tiene
posibilidades de ascender en los puestos de trabajo, porque carecen de
capacitación técnica para insertarse adecuadamente al mercado laboral.
Situación de los derechos laborales en el país

La inspección laboral en el Perú aún no se realiza con un trabajo eficiente y eficaz


debido a que sigue existiendo alta informalidad por parte de empresas que
contratan jóvenes para poder explotarlos con jornadas largas de trabajo y sin
ningún tipo de bonificación. A pesar de que ya desde el año 2012 se ha creado la
Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (Sunafil) ha sido insuficiente
para combatir la informalidad, aunque un dolor de cabeza para muchas empresas
formales. El incendio en Las Malvinas, que cobró la vida de al menos dos
trabajadores encerrados en contenedores, permitió visibilizar la gravedad del
problema.

Como resultado de esta terrible tragedia la INEI realizo una investigación para ver
en que situación nos encontramos en el país con referencia al empleo informal
según nivel de educación y se obtuvieron los siguientes datos, la población con
empleo informal aumentó entre los que tienen educación superior; así entre los
que tienen superior no universitaria se incrementó en 8.9% y entre los que
lograron estudiar educación universitaria en 13.1%. Del total de los que tienen
empleo informal el 29.9% tiene educación primaria, 45.3% educación secundaria,
el 11.8% superior no universitaria y el 13% educación universitaria.

A los 100 días del gobierno de PPK, la sensación de la población sobre su


situación laboral es contradictorio.

•En el corto plazo un 63% de peruanos piensa que el gobierno alienta a los
empresarios para que generen empleo.

•En el mediano plazo, un 67% de peruanos creen que no se solucionaría el


problema del empleo hasta 2021.

•Se ha creado la Unidad de Cumplimiento de Gobierno, que ayudará con


mecanismos para que se agilicen y se ejecuten los proyectos de inversión.
Nuestra Política laboral, una de las más rígidas del mundo.

•La productividad laboral del Perú, representa el 30% del promedio de los países
del OCDE: Chile (55%), México (42%).

•El problema laboral en el Perú, es el sub-empleo, donde la gente trabaja menos


horas que la que tiene que trabajar.

•Anualmente se incorporan 340,000 peruanos al mercado de trabajo, es decir


tenemos que generar casi 1,000 puestos de trabajo por día.

•Para darles trabajo solo a los nuevos; sin tomar en cuenta a los subempleados
todavía, nuestra economía tiene que crecer un 4 %.
Para terminar de ver la situación en que se encuentra los derechos en un nuestro
país solo nos basta con ver la reciente muerte de jóvenes empleados en una
galería del centro de Lima, por culpa de un empleador que los mantenía
encerrados en un contenedor acondicionado como taller, esto ahora ismo debe ser
severamente sancionada, pero también tiene que generar un debate serio y
responsable sobre las oportunidades laborales de la juventud peruana.

El 29 de marzo pasado, el Poder Ejecutivo presentó al Congreso el proyecto de


ley que promueve la contratación formal de los jóvenes, la Ley Laboral Juvenil,
que hasta ahora no ha sido debatido por la Comisión de Trabajo, lo que no ha
evitado que aparezcan marchas de protesta para satanizar la iniciativa, tratando
de equipararla con la mal llamada ‘Ley Pulpín’, que se intentó aprobar en el
anterior quinquenio.
SITUACION DEL EMPLEO FORMAL DE LOS JÓVENES VS EL
EMPLEO INFORMAL EN JOVENES
¿ A veces nos preguntamos porque las empresas buscan contratar trabajadores
sin experiencia , jóvenes que nunca han cursado estudios universitarios o quienes
buscan mantener o cuidar de sus familiares en extrema pobreza ? La respuesta
es simple ya que establecer contratos formales mplica que los trabajadores deban
recibir beneficios como la Compensación por Tiempo de Servicios (CTS),
gratificaciones, tener acceso a protección social, pensión, salud . jornadas de
trabajo fijo

La Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (Sunafil), en Perú, publica


datos escalofriantes en donde el empleo informal representa un 70% del trabajo
pero que aun dentro de empresas formales existen ahí mismas más del 20% de
informalidad. Es decir, existen trabajadores en empresas constituidas sin contratos
de trabajo

La población joven es especialmente sensible a los cambios en el mercado


laboral. Según Comex Perú, son los jóvenes de 15 a 25 años los que sufren la
mayor tasa de desempleo, que fue del 12% en el trimestre enero-marzo 2017. En
contraste, sólo el 4.6% de personas de 25 a 44 años se encontraron
desempleadas. Esta disparidad se acentúa al tratarse de empleo informal. Así, del
total de jóvenes menores de 25 años con empleo, el 85.3% se encuentra en la
informalidad, cifra mucho menor en personas de 25 a 44 años (63.7%) , pero esto
se debe a que la mayor parte de los jóvenes ha alcanzado el nivel secundario
(47,2% incompleta; 32,4% completa). Por otro lado, en el grupo de 20 a 24
años, la mayor parte de los jóvenes (24,6%) tiene nivel superior universitario
incompleto, seguido de quienes tiene nivel superior técnico incompleto
(10,7%). Por último, el grupo de 25 a 29 años, el nivel alcanzado por la
mayoría (30,3%) es el secundario completo, seguido, aunque por un margen
considerable, por el nivel superior universitario completo (13,8%)
El nivel educativo influye en el acceso al empleo de mayor calidad. Así, la tasa de
empleo informal tiende a disminuir a medida que el nivel educativo aumenta. De
acuerdo con el INEI, de los ocupados con educación primaria, el 94.9% fueron
informales; con educación secundaria, el 78.4%; con educación superior no
universitaria, el 53.1%; y con educación superior universitaria, el 37.9%.

Según las cifras, se ha registrado un crecimiento, aunque no tan notable como el


que se dio el 2016. La situación es “complicada. La tendencia decreciente
continúa desde el segundo trimestre del 2016. El índice de confianza para
contratar personal no es muy alentador. Resulta negativo en términos generales.”

Sin embargo el crecimiento en el norte, continúa: “A pesar del fenómeno de El


Niño costero, el empleo formal en los sectores extractivos, como el agro
moderno, han seguido creciendo a buenas tasas
Mientras tanto, el empleo formal en los sectores de comercio y servicios continuó
debilitándose aún más en estos últimos meses
La pérdida de estos empleos formales agudiza la informalidad laboral, la cual
crece diariamente en 1,400 nuevos empleos informales. Es así que solo entre el
primer trimestre de 2016 y 2017 se generaron 437,000 nuevos puestos de trabajo
informales.
A esta situación se suma lo barato que resulta contratar informalmente frente a lo
caro y complicado por el exceso de procesos y controles que es hacerlo por la vía
formal, lo que desincentiva la creación de puestos de trabajo formales.
“En el Perú, por cada 2 trabajadores formales existen 5 informales, lo que significa
que más de 11 millones de personas (72% del empleo) laboran sin los derechos
establecidos por ley, ni protección social”, agregó la SN
Para que pueda requerirá el apoyo de todos, no sólo de los poderes del Estado,
sino de los empresarios y de la sociedad en su conjunto. Junto con la educación,
la informalidad es el motivo de la falta de desarrollo y baja productividad que existe
en el país”
PROPUESTA PARA FORMALIZAR LA LABOR DE LOS JOVENES
EN EL PERU

La capacitación laboral es un proceso capaz de generar a mediano plazo


desarrollo para el país, lo que significará no sólo responder a una demanda justa
de la población peruana; sino que también contribuye a enfrentar los problemas de
pobreza y alcanzar la igualdad de oportunidades, indispensables para construir la
estabilidad social y económica en el país.

El estado también debe ser participe en parte del desarrollo profesional de los
jóvenes es por eso que invertir durante su periodo escolar o universitario en
capacitación laboral a futuro permitirá :

a) Generar empleo temporal para la población desempleada y subempleada


de las áreas urbanas y rurales, en condiciones de pobreza y extrema
pobreza, a través del financiamiento de proyectos de infraestructura social,
económica y productiva, intensivos en mano de obra no calificada.
b) Promover la empleabilidad para la mejora de la productividad de los
trabajadores, trabajadores en riesgo de perder su empleo, subempleados y
desempleados que permitan construir trayectorias laborales y su inserción
en el mercado de trabajo formal, dependiente o independiente,
respectivamente.
c) Promover la responsabilidad social empresarial generadora de empleo
decente.
d) Desarrollar políticas educativas para brindar tutoría y orientación laboral en
los colegios para mejorar su inserción en el mundo del trabajo.
e) Crear o reforzar centros de capacitación laboral para quienes no
culminaron la educación secundaria que les permita una trayectoria
educativa no formal.
f) Promover la educación superior menos costosa o mas accesible como post
grado o maestría o alguna especialización para aquellos jóvenes que al
culminar su carrera universitaria no cuenta con el presupuesto suficiente
para asumirla.

g) Potenciar las formas de detección de informalidad. La


Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (SUNAFIL) y el
Ministerio de Trabajo, las entidades fiscalizadoras, inician sus
inspecciones principalmente por las denuncias que hacen los
trabajadores , también otra opción es ampliando la oferta de vacantes
para inspector laboral debido a que en Ica no hay muchos fiscalizadores

Una propuesta que yo podría considerar efectiva para lograr una fiscalización
podría ser más proactiva es por ejemplo evaluar la consistencia entre lo que
consume de electricidad por trabajador (por trabajador reportado a la
administración tributaria, SUNAT) una determinada empresa de cierto sector
productivo y lo que consume de electricidad por trabajador una empresa típica
del mismo sector productivo Una diferencia positiva y significativa podría estar
escondiendo trabajadores no reportados a SUNAT y que por lo tanto han sido
contratados de manera informal, lo que demandaría una inspección laboral. .
CONCLUSIONES:

Uno de los grandes retos que enfrentamos para mejorar el sistema educativo es
colaborar para que los jóvenes tengan las habilidades y formación necesarias para
desenvolverse en el mundo laboral. Necesitamos contar con personas
competentes, capaces de responder a las necesidades presentes y futuras de las
empresas, lo que les permitirá mayores oportunidades de empleo y bienestar para
sus familias.
Las empresas deben ser socialmente responsables e involucrarse en la resolución
de los problemas que atañen a nuestro país. Ese es nuestro deber y nuestro
compromiso.
Con una educación de calidad nuestro capital humano se potenciará y se
beneficiará, y así podremos lograr un crecimiento sostenible.
El Estado y la Empresa Privada comprometidos tienen que unirse en la búsqueda
de la mejora en la educación.
No podemos crecer y progresar si el recurso humano no logra desarrollar las
capacidades que se requieren en un mundo tan exigente y competitivo como el
actual.
Los programas de inserción laboral juvenil tanto en Latinoamérica como en el
Perú, no han tenido hasta la fecha el impacto esperado, por lo fugaz de su
existencia y por enfocarse en cambios a corto plazo. Con respecto a esto,
Abdala (2009) indica que “después de analizar las distintas evaluaciones, sus
debilidades y fortalezas, en todos los casos existe una pregunta sin respuesta:
no fue posible determinar taxativamente hasta qué punto los programas
contribuyeron a romper el círculo vicioso de pobreza y exclusión social, dado
que para ello se hubiera requerido observar los itinerarios laborales y familiares
de los egresados a más largo plazo.
Cuando un empleo es precario, como lo es mayoritariamente en el caso de los
jóvenes, el trabajador que lo ocupa esta en situación de vulnerabilidad , se
enfrenta a una alta probabilidad de perder el empleo o de no conseguir uno
adecuado . Esto explica el hecho de que la tasa de desempleo juvenil sea tres
veces mayor que la tasa de desempleo adulto Por eso como mi punto de vista es
esencial no solo invertir en la capacitación laboral sino también en la fiscalización
contratar muchos mas inspectores para las zonas urbanas , provincias con alta
tasa de empleo informal y que estos se comprometan a desarrollar un trabajo
integro para acabar por completo con la informalidad