You are on page 1of 5

Expediente 2434-2012 1

AMPARO EN ÚNICA INSTANCIA

EXPEDIENTE 2434-2012
CORTE DE CONSTITUCIONALIDAD, EN CALIDAD DE TRIBUNAL
EXTRAORDINARIO DE AMPARO: Guatemala, catorce de febrero de dos mil trece.
Se tiene a la vista para dictar sentencia, el amparo en única instancia promovido
por Byron Orlando Mendoza Humblers contra la Corte Suprema de Justicia, Cámara Penal.
El postulante actuó con el patrocinio del abogado Oscar Roberto Fernández Mendoza. Es
ponente en el presente caso la Magistrada Vocal III, Gloria Patricia Porras Escobar, quien
expresa el parecer de este Tribunal.
ANTECEDENTES
I. EL AMPARO
A) Interposición y autoridad: presentado el seis de junio de dos mil doce, en esta
Corte. B) Actos reclamados: i) resolución de catorce de mayo de dos mil doce, dictada
por la Corte Suprema de Justicia, Cámara Penal, que admitió para su trámite los recursos
de casación interpuestos por el Ministerio Público y por la Superintendencia de
Administración Tributaria contra el fallo de segundo grado que declaró con lugar la
cuestión prejudicial promovida por el amparista; y ii) resolución de veintiocho de mayo de
dos mil doce, dictada por la referida autoridad, que declaró sin lugar el recurso de
reposición planteado por el accionante contra la decisión aludida en la literal anterior;
ambas resoluciones dictadas dentro del proceso penal tramitado en su contra por los
delitos de defraudación tributaria, caso especial de defraudación tributaria, falsedad
material y lavado de dinero. C) Violaciones que se denuncian: a los derechos de
defensa y debido proceso. D) Hechos que motivan el amparo: D.1) Producción del
acto reclamado: de lo expuesto por el postulante y del estudio de los antecedentes, se
resume: a) ante el Juez Primero de Primera Instancia Penal, Narcoactividad y Delitos
contra el Ambiente del departamento de Alta Verapaz, se tramita proceso penal en su
contra por los delitos de defraudación tributaria, caso especial de defraudación tributaria,
falsedad material y lavado de dinero; b) dentro del referido proceso, promovió incidente
de cuestión prejudicial, el que fue declarado sin lugar, decisión que apeló, por lo que se
elevaron las actuaciones a la Sala Sexta de la Corte de Apelaciones del ramo Penal,
Narcoactividad y Delitos contra el Ambiente, que declaró con lugar la cuestión prejudicial
instada; c) contra esa decisión, el Ministerio Público y la Superintendencia de
Administración Tributaria, en forma separada, promovieron recursos de casación por
motivo de fondo, ante la Corte Suprema de Justicia, Cámara Penal –autoridad
cuestionada– los que fueron conexados y admitidos para su trámite en resolución de
catorce de mayo de dos mil doce –primer acto reclamado–; y d) al considerar que el fallo
emitido, no reunía las características de un auto definitivo, interpuso recurso de
reposición, el que fue declarado sin lugar en resolución de veintiocho de mayo de dos mil
doce –segundo acto reclamado–. D.2) Agravios que se reprochan de los actos
reclamados: considera vulnerados los derechos enunciados, porque a su juicio, la
autoridad reprochada debió rechazar los recursos de casación, puesto que se pretende
convertir ese medio de impugnación en un tercer contralor de lo resuelto en primera y
segunda instancia, ya que la resolución objetada no reúne las características de un auto
definitivo, por lo que no puede ser recurrida en casación, lo anterior, en atención a que lo
resuelto en segundo grado consiste en que previo a continuar con la causa penal debe
realizarse otro proceso de distinta naturaleza, quedando en suspenso hasta que sea
Expediente 2434-2012 2

resuelta la cuestión que provocó la prejudicialidad. Además, la resolución que declaró sin
lugar el recurso de reposición fue suscrita por el abogado Hugo Roberto Jáuregui, quien
no tiene la calidad de magistrado de la Corte Suprema de Justicia, ni calidad de
magistrado presidente de Sala de la Corte de Apelaciones, por lo que también resulta que
fue conocida por magistrados diferentes de quienes emitieron la primera resolución,
violando lo establecido en el artículo 402 del Código Procesal Penal. D.3) Pretensión:
solicitó que se le otorgue amparo y, como consecuencia, se dejen sin efecto las
resoluciones que constituyen los actos reclamados. E) Uso de recursos: ninguno. F)
Caso de procedencia: invocó el contenido en la literal a) del artículo 10 de la Ley de
Amparo, Exhibición Personal y de Constitucionalidad. G) Leyes que estima violadas:
citó los artículos 2º, 4º y 12 de la Constitución Política de la República de Guatemala; 8
de la Declaración Universal de los Derechos Humanos; 8, 24 y 25 de la Convención
Americana sobre Derechos Humanos.
II. TRÁMITE DEL AMPARO
A) Amparo provisional: no se otorgó. B) Terceros interesados: a) Oscar Roberto
Fernández Mendoza, abogado defensor; b) Estado de Guatemala, por medio de la
Procuraduría General de la Nación; c) Superintendencia de Administración Tributaria; y d)
Ministerio Público, por medio de la Fiscalía de Sección contra Delitos Económicos. C)
Remisión de antecedentes: expedientes: a) casaciones conexadas cero un mil cuatro
guión dos mil doce guión cero cero novecientos noventa y siete (01004-2012-00997) y
cero un mil cuatro guión dos mil doce guión cero un mil cuarenta y cinco (01004-2012-
01045) de la Corte Suprema de Justicia, Cámara Penal; y b) apelación cero treinta y tres
guión dos mil doce (033-2012) de la Sala Sexta de la Corte de Apelaciones del ramo
Penal, Narcoactividad y Delitos contra el Ambiente. D) Prueba: el antecedente remitido
identificado en la literal a) del apartado anterior.
III. ALEGACIONES DE LAS PARTES
A) El postulante, no alegó. B) El Estado de Guatemala, por medio de la
Procuraduría General de la Nación, tercero interesado, indicó que en el presente
caso se aprecia la inexistencia de agravios en contra de los derechos constitucionales del
postulante, pues la autoridad cuestionada emitió las resoluciones reclamadas conforme a
sus facultades legales, lo resuelto es la consecuencia directa de la correcta aplicación de
la normativa procesal penal, pues lo que existe es una errónea interpretación de los casos
de procedencia del recurso de casación por parte del amparista. En su momento se
intentó hacer valer una cuestión prejudicial y ésta es un obstáculo a la persecución penal,
la cual le fue favorable en segunda instancia pero esa decisión podía ser objeto de
casación, tal como sucedió. En el presente caso se aprecia que los argumentos
presentados carecen de sustento legal y jurídico, pues denotan que se pretende sustituir
la función de la jurisdicción ordinaria, por el hecho que lo resuelto no le es favorable a los
intereses del postulante, trasladando a la jurisdicción constitucional un asunto que ya fue
valorado en las instancias pertinentes, convirtiendo al amparo en una instancia revisora.
Solicitó que se deniegue el amparo instado por su notoria improcedencia. C) La
Superintendencia de Administración Tributaria, tercera interesada, alegó que
con la presente acción constitucional de amparo, el postulante intenta interferir en la
independencia del Organismo Judicial contenida en el artículo 203 constitucional. Debido
a que las resoluciones que constituyen los actos reclamados fueron dictadas de
conformidad con la ley, el amparo deviene improcedente, porque en ningún momento se
ha conculcado derecho alguno al accionante. Además el amparo no es una instancia
Expediente 2434-2012 3

revisora de lo resuelto por los tribunales ordinarios, pues ello implicaría crear una tercera
instancia lo cual está prohibido expresamente de conformidad con el artículo 211
constitucional. Solicitó que se deniegue el amparo promovido. D) El Ministerio Público,
por medio de la Fiscalía de Asuntos Constitucionales, Amparos y Exhibición
Personal, expresó que la autoridad reprochada actuó en el ámbito de sus atribuciones, al
admitir para su trámite los recursos de casación interpuestos, de conformidad con los
artículos 437 numeral 4) y 444 del Código Procesal Penal, dado que la casación planteada
era admisible, pues al haber sido declarada con lugar la cuestión prejudicial, ésta
constituye un obstáculo a la persecución penal. Solicitó que se deniegue la protección
constitucional instada.
CONSIDERANDO
-I-
El amparo es improcedente cuando del estudio de las actuaciones se evidencia
que la autoridad contra la que se solicita ha actuado en ejercicio de las facultades legales
que le confieren las disposiciones aplicables al caso concreto, por lo que su proceder no
demuestra que se haya incurrido en agravio con relevancia constitucional ni que se
hubiera vulnerado derecho fundamental alguno.
-II-
Previo a realizar el examen del caso es necesario indicar, por técnica jurídica, que
el primer acto reclamado, resolución de catorce de mayo de dos mil doce, dictada por la
Corte Suprema de Justicia, Cámara Penal quedará subsumido en la resolución veintiocho
de mayo de dos mil doce, emitida por la misma autoridad, en la que se declaró sin lugar
el recurso de reposición, ello en atención a que es esta la última decisión que contiene el
acto definitivo susceptible de ser examinado mediante amparo.
Del estudio de las constancias procesales, se determina que los agravios del
amparista se centran en la inviabilidad del recurso de casación contra la resolución que,
en apelación, declaró con lugar la cuestión prejudicial por él instada. Al respecto, es
meritorio citar las normas aplicables para el caso de estudio: el artículo 404, numeral 12),
del Código Procesal Penal preceptúa: “Son apelables los autos dictados por los jueces de
primera instancia que resuelvan:… 12) Los que resuelvan excepciones u obstáculos a la
persecución penal y civil…”; además, el artículo 437 de la normativa precitada establece:
“El recurso de casación procede contra las sentencias o autos definitivos dictados por las
salas de apelaciones que resuelvan:... 4) Los recursos de apelación contra las
resoluciones de jueces de primera instancia que declaren el sobreseimiento o clausura del
proceso; y los que resuelvan las excepciones u obstáculos a la persecución penal.”
De lo anterior se advierte que, el recurso de casación procede contra las
sentencias y autos definitivos dictados por las Salas de Apelaciones, es decir, contra las
resoluciones que decidan el fondo del asunto sometido a conocimiento del tribunal de
alzada por medio del recurso correspondiente, decisiones que, al ser definitivas en cuanto
al asunto impugnado, son susceptibles de ser atacadas mediante el recurso de casación
en sus casos de procedencia.
En el caso de estudio, la autoridad cuestionada al dictar el auto que constituye el
acto reclamado, consideró: “…el artículo 437 del Código Procesal Penal, en el numeral 4)
establece que procede la casación contra las sentencias o autos definitivos por la sala de
apelaciones que resuelvan: los recursos de apelación contra las resoluciones de los jueces
de primera instancia que declaren el sobreseimiento o clausura del proceso; y los que
resuelvan excepciones u obstáculos a la persecución penal, por lo que la casación
Expediente 2434-2012 4

planteada contra lo resuelto en incidente de cuestión prejudicial es admisible, dado que


constituye un obstáculo a la persecución penal, al haberse declarado con lugar el
mismo.”, razonamiento que esta Corte considera correcto, ya que el auto emitido por la
Sala Sexta de la Corte de Apelaciones del ramo Penal, Narcoactividad y Delitos contra el
Ambiente, que resolvió –con lugar– la cuestión prejudicial instada por el postulante,
constituye un auto definitivo con relación al obstáculo a la persecución penal planteado,
por lo que, podía ser objeto del planteamiento de un recurso de casación, tal como
sucedió en el proceso subyacente; por lo que con la emisión del acto reclamado, en el
que sostuvo el criterio anteriormente expuesto, la autoridad cuestionada actúo en el
correcto ejercicio de sus facultades, sin vulnerar los derechos constitucionales
denunciados por el amparista, lo que denota la inexistencia de agravio que deba ser
reparado por medio de esta acción constitucional.
En relación con el agravio, en el que el postulante denunció que la resolución
objetada, fue conocida por magistrados diferentes de quienes emitieron la primera
resolución, violando lo establecido en el artículo 402 del Código Procesal Penal; es
necesario aclarar que no se vulneró la citada norma, ya que la decisión fue examinada
nuevamente por el mismo tribunal que la emitió, es decir, la Corte Suprema de Justicia,
Cámara Penal, que constituye un solo órgano colegiado, independientemente de los
magistrados que la integren, por lo que en cuanto a ello, no existe violación alguna a los
derechos del amparista.
En conclusión, al haberse determinado la inexistencia de los agravios denunciados
por el postulante, la protección constitucional deberá denegarse por ser notoriamente
improcedente, sin condenar en costas al accionante por no haber sujeto legitimado para
su cobro e imponiendo, por imperativo legal, la multa respectiva al abogado patrocinante.
LEYES APLICABLES
Artículos citados y 265, 268, 272 inciso b) de la Constitución Política de la
República de Guatemala; 8º, 9º, 10, 11, 42, 43, 44, 46, 47, 57, 149, 163 inciso b), 185,
186 de la Ley de Amparo, Exhibición Personal y de Constitucionalidad; 14, 34 Bis del
Acuerdo 4-89 de la Corte de Constitucionalidad.
POR TANTO
La Corte de Constitucionalidad, con base en lo considerado y leyes citadas, al
resolver, declara: I) Deniega el amparo solicitado por Byron Orlando Mendoza Humblers
contra la Corte Suprema de Justicia, Cámara Penal. II) No se condena en costas al
postulante y se impone multa de un mil quetzales (Q.1,000.00) al abogado patrocinante
Oscar Roberto Fernández Mendoza, la que deberá hacer efectiva en la Tesorería de esta
Corte, dentro de los cinco días siguientes a que este fallo se encuentre firme, en caso de
incumplimiento, su cobro se hará por la vía legal correspondiente. III) Notifíquese y,
oportunamente, remítase la ejecutoria respectiva.

MAURO RODERICO CHACÓN CORADO


PRESIDENTE

HÉCTOR HUGO PÉREZ AGUILERA ROBERTO MOLINA BARRETO


MAGISTRADO MAGISTRADO

GLORIA PATRICIA PORRAS ESCOBAR ALEJANDRO MALDONADO AGUIRRE


MAGISTRADA MAGISTRADO
Expediente 2434-2012 5

MARTÍN RAMÓN GUZMÁN HERNÁNDEZ


SECRETARIO GENRAL