You are on page 1of 9

DENUNCIA DE HECHOS.

C. AGENTE DEL MINISTERIO PÚBLICO EN TURNO


EN ATIZAPÁN DE ZARAGOZA, ESTADO DE MÉXICO.
P R E S E N T E.

Licenciado COSME JESÚS ROBLES SÁNCHEZ, promoviendo en mi carácter


de Apoderado Legal del H. Ayuntamiento Constitucional de Atizapán de
Zaragoza, Estado de México; personalidad que se acredita con el instrumento
notarial número (24,622) veinticuatro mil seiscientos veinte dos, tirado ante
la fe de la licenciada María Guadalupe Pérez Palomino Notario Público número
(91) del Estado de México. Documento que se anexa al presente y se exhibe
como (Anexo I), solicitando se me tenga reconocida la personalidad con que
me ostento, asimismo y con fundamento en lo dispuesto por el artículo 86 del
Código de Procedimientos Penales, vigente en el momento en que ocurrieron
los hechos, señalo como domicilio para oír y recibir todo tipo de notificaciones
el inmueble marcado con el número noventa y uno del Boulevard Adolfo
López Mateos en la colonia El Potrero del Municipio de Atizapán de Zaragoza,
Estado de México, autorizando para los mismos efectos de forma conjunta e
indistinta a los ciudadanos licenciados en derecho ANDRÉS MIRAMONTES
MALDONADO, JORGE RAMOS SOBERANES, HUMBERTO ANTONIO
BOMBELA LAGUNAS y SERGIO SÁNCHEZ GARCÍA, atentamente
comparezco ante Usted para exponer:

Que por medio del presente escrito y con fundamento en lo dispuesto por el
artículo 21 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; 81 y
82 y demás relativos y aplicables de la Constitución del Estado Libre y
Soberano de México; 1°, 6° del Código Penal del Estado de México; 3°, 12, 97,
98, 103, 109, 110, y demás relativos y aplicables del Código de
Procedimientos Penales vigente en el Estado de México, en el momento en
que se produjeron los hechos, vengo a presentar formal DENUNCIA DE
HECHOS posiblemente constitutivos de delito, cometido en agravio del H.
AYUNTAMIENTO CONSTITUCIONAL DE ATIZAPAN DE ZARAGOZA y en
contra de C. RICARDO MARTÍNEZ TARANGO, lo anterior, en torno a los
hechos que a continuación se describen:

H E C H O S
1.- En fecha seis de marzo del año dos mil ocho el C. RICARDO MARTINEZ
TARANGO promueve ante al C. Magistrado de la Sexta Sala Regional del
Tribunal de lo Contencioso Administrativo un juicio administrativo donde
señala como acto impugnado la resolución negativa ficta, en la que
supuestamente incurren las autoridades demandadas, quienes en el juicio
administrativo en comento son EL PRESIDENTE MUNICIPAL Y
SUBDIRECTOR DE TRÁNSITO MUNICIPAL, ambas autoridades del H.
Ayuntamiento Constitucional de Atizapán de Zaragoza, Estado de México,
haciendo consistir el juicio administrativo en los siguientes hechos, el cual se
transcribe en su parte conducente:

a).- El suscrito prestaba sus servicios como oficial de tránsito, dependiente


de la Subdirección de Tránsito Municipal del H. Ayuntamiento de Atizapán de
Zaragoza, Estado de México, con un horario de veinticuatro horas de trabajo
por veinticuatro horas de descanso.

b).- Desde el veintisiete de noviembre del dos mil siete se me ha


dejado de asignar servicio, no obstante de que me presento a
trabajar, sin que me sea asignado servicio y que sin que se me
permita firmar las listas de asistencia en la Subdirección de Tránsito
Municipal del H. Ayuntamiento de Atizapán de Zaragoza, Estado de México.

c).- De igual forma al acudir a recibir mi recibo de pago


correspondiente a la segunda quincena del mes de noviembre del
dos mil siete, el mismo no me fue entregado por el personal
administrativo que hace entrega de dichos recibos, sin que me
informaran el por que no tenían dicho pago, por lo que me retire sin
mayor explicación, esperando se realizara al menos el depósito por esta
quincena ya laborada.

2.- De conformidad con lo establecido en el artículo 236 del Código de


Procedimientos Administrativos, se registró y asignó el número 108/2008 en
el libro de juicios administrativos, formándose el expediente respectivo. Por lo
que una vez registrado dicho juicio se corrió traslado de la demanda, a las
autoridades responsables (EL PRESIDENTE MUNICIPAL Y SUBDIRECTOR
DE TRÁNSITO MUNICIPAL) para que dentro del término de ocho días
hábiles siguientes contados a partir de que surta efectos la notificación dé
contestación al juicio presentado por el C. RICARDO MARTÍNEZ TARANGO.
3.- Dentro del tiempo y forma las autoridades demandadas dieron debida
contestación a la improcedente e infundada demanda, haciendo valer las
siguientes argumentaciones; En fecha veintisiete de noviembre del dos
mil siete el C. RICARDO MARTINEZ TARANGO expresa claramente su
voluntad de dar por terminada la relación administrativa que lo unía
con la administración de la Dirección de Seguridad Pública y Tránsito
Municipal del H. Ayuntamiento de Atizapán de Zaragoza, Estado de
México, y por convenir a los intereses del actor, este la presentó
además con carácter de irrevocable al cargo que venia
desempeñando; sin responsabilidad de ninguna naturaleza, para la
Dirección de Seguridad Pública y Tránsito Municipal del H.
Ayuntamiento de Atizapán de Zaragoza, Estado de México. De igual
forma en dicho escrito el C. RICARDO MARTÍNEZ TARANGO, clara y
expresamente, reconoce haber recibido puntual y oportuno el pago de
de todos y cada uno de los haberes a que tuvo derecho, durante el
tiempo que presto sus servicios para la Dirección de Seguridad
Pública y Tránsito Municipal del H. Ayuntamiento de Atizapán de
Zaragoza, Estado de México; por lo que explicita y claramente el actor de
igual forma señala que no se reserva ninguna acción o derecho que
ejercer con posterioridad al veintisiete de noviembre de dos mil
siente, en contra de la Dirección de Seguridad Pública y Transito Municipal
del H. Ayuntamiento de Atizapán de Zaragoza, Estado de México, por
concepto de haberes ordinarios, extraordinarios, descansos legales
semanarios, séptimos días, vacaciones y prima correspondiente, aguinaldo,
horas extras, ni por ningún otro concepto que pudiera derivarse de la relación
administrativa que mi contraparte tenia con la autoridad demanda, esto
hasta el día veintisiete de noviembre de dos mil siete, fecha en la que
presentó el escrito de RENUNCIA que se expresa. De igual forma en el ya
multicitado oficio de fecha veintisiete de noviembre de dos mil siete, otorga
el finiquito más amplio que en derecho procede a la Dirección de
Seguridad Pública y Tránsito Municipal de Atizapán de Zaragoza,
Estado de México, liberando a esta desde esa fecha y momento de
cualquier responsabilidad de su contratación. Por ultimo aparece
claramente en el escrito en comento, al calce el nombre del actor,
una rúbrica y una huella dactilar que dan certeza a la voluntad plena
realizada por el actor, esto al momento de presentar su escrito realizado
en fecha veintisiete de noviembre de dos mil siete.

4.- Por lo que una vez realizada la contestación de la demanda por parte de
las autoridades responsables, la Sexta Sala Regional del Tribunal de lo
Contencioso Administrativo, acordó lo siguiente: “… V.- En términos de lo
dispuesto por el articulo 238 fracción IV de Código de Procedimientos
Administrativos de la Entidad, se ordena darse vista a la parte actora en este
juicio para que en el plazo CINCO DÍAS POSTERIORES al en que surta
efectos la notificación del presente acuerdo de admisión de contestación de
demanda, amplié su escrito inicial de demanda…”.

5.- Siendo que el día veintidós de abril del año dos mil ocho, el C. RICARDO
MARTÍNEZ TARANGO, amplia su escrito inicial de demanda en los siguientes
términos:

a).- El suscrito fui contratado como oficial de tránsito, dependiente de la


Subdirección de Tránsito Municipal, en el Ayuntamiento de Atizapán de
Zaragoza, Estado de México.

b).- Que el día 19 de noviembre del año próximo pasado (sic), mediante radio
frecuencia fue solicitada mi presencia en las oficinas de la Subdirección de
Transito Municipal, las cuales se encuentran ubicadas a un costado de las
oficinas que ocupan el Palacio Municipal del H. Ayuntamiento de Atizapan de
Zaragoza, en tales oficinas me entreviste con quien dijo ser el Director de
Seguridad Publica y Transito Municipal del Ayuntamiento de Atizapan de
Zaragoza, Estado de México, cabe hacer de su conocimiento que en dicha
oficina se encontraban varias personas, que iban a realizar diversos tramites
y también se encontraban varios de mis compañeros, por lo que al
entrevistarme con el director, este me dijo que debido a mi buen desempeño,
iba a hacer ascendido a un grado superior, con un sueldo mucho mejor y que
todo ello era debido a que en este H. Ayuntamiento les gustaba reconocer la
labor de los oficiales eficientes, que como reconocimiento a ello se me darían
mejores condiciones en mi empleo; pero para que se pudieran agilizar los
tramites y fuera mas rápido que me modificaran mi sueldo debía firmar un
escrito que el me dictaría, siendo este el que hoy ofrecen las autoridades
demandadas como el documento que sin conceder, supuestamente
contiene mi renuncia, mismo que este momento niego lisa y
llanamente, ya que el mismo me fue arrancado con engaños y
presión de obtener un grado superior y mejores condiciones en mi
empleo, además de la lectura literal del mismo se puede ver en el se
contiene una renuncia solamente al cargo y no al empleo que venia
desempeñando, tal y como me lo dijo el director demandado, pudiéndome
percatar que lo mismo le decía a otros de mis compañeros de trabajo, siendo
el actor uno de los que, con la voluntad de tener un mejor empleo, firmo
dicho documento a instancia del director demandado.
c).- Que al preguntar al director demandado si habría algún problema por
suscribir la documental, a lo mismo me dijo que no me quedaría sin empleo
que me fijara bien que solo se renunciaba al cargo ya que por cuestione
método, en el escalafón se precisaba dejar el actual (para que a quien le
tocara ocuparlo pudiera hacerlo si estuviera ese momento ocupado) y yo
pudiera igualmente ocupar el cargo superior que me correspondía y que por
ello debía asentar que mis prestaciones económicas me habían sido
ya pagadas ya que se me pagarían conforme mi nuevo cargo, incluso que
esa era la razón por la cuál dicho escrito se le dirigía a el y no al presidente
Municipal demandado, esto para que no existiera por mi parte un cobro doble
en los sueldos y prestaciones de ley. Por lo que es totalmente falso que el
escrito de renuncia presentado por mis contrarias, contenga mi voluntad de
renunciar al empleo que como oficial de tránsito municipal detententaba y
también es totalmente falso y por ello niego lisa y llanamente que el suscrito
hay cobrado las prestaciones que en dicho documento se indica, ya que
supuestamente las mismas ya me habían sido cubiertas, lo cual niego
categóricamente de que hago en el mismo una renuncia expresa de que
cobrar las prestaciones que en el documento se indica, ya que
supuestamente las mismas ya me han sido cubiertas, lo cual niego de
manera lisa y llana.

d).- Que el suscrito no obstante que no se le asignaba servicio continúe


presentándome a trabajar sin que me fuera permitido.

6).- En consecuencia del escrito de demanda realizada por el C. RICARDO


MARTÍNEZ TARANGO se desprende que este, realizó un escrito judicial
simulado para los efectos de obtener un beneficio indebido en
perjuicio del H. AYUNTAMIENTO CONSTITUCIONAL DE ATIZAPAN DE
ZARAGOZA, esto mediante la falsedad con la que se condujo ante la
autoridad administrativa, ya que en primer término el C. RICARDO
MARTINEZ TARANGO en ningún momento, en su escrito inicial de demanda
ante la autoridad administrativa, señala que presentó en fecha veintisiete de
noviembre del año dos mil ocho, escrito de renuncia voluntaria, ante la
Dirección de Seguridad Pública y Transito Municipal de Atizapán de Zaragoza,
Estado de México, situación que deja de ser manifestada por el ahora
indiciado, ya que este sabe y tiene conocimiento de que con argumentos
falsos y con un gran dolo, trata de engañar a la Sexta Sala Regional del
Tribunal de lo Contencioso Administrativo, refiriendo que existe una negativa
ficta que lesiona su esfera jurídica, cuado a todas luces este sabe que no
cuenta con derecho alguno para pretender que por medio de esta Sexta Sala
Regional del conocimiento se condene a la autoridad demandada a reinstalar
y pagar los haberes que ya percibió como quedo demostrado en autos, por lo
que su pretensión desde este momento resulta a todas luces improcedente y
por supuesto se demuestra que el C. RICARDO MARTÍNEZ TARANGO, a
través de su escrito inicial así como de su ampliación de demanda, ha
realizado actos simulados, tendientes a inducir al error a la autoridad judicial
para que se pronuncie de determinada forma, de la que puede derivarse un
beneficio indebido para sí, entonces, tales actos procesales son por sí mismos
suficientes para que se configure el delito de fraude previsto en el artículo
306 fracción XII del Código Penal Vigente en el momento en que ocurrieron
los hechos.

Por lo que me permito transcribir la siguiente jurisprudencia:

Registro No. 177295


Localización:
Novena Época
Instancia: Primera Sala
Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta
XXII, Septiembre de 2005
Página: 115
Tesis: 1a./J. 96/2005
Jurisprudencia
Materia(s): Penal

FRAUDE PROCESAL. PARA QUE SE CONFIGURE ESE


DELITO ES INNECESARIO QUE EXISTA UNA SENTENCIA
QUE RESUELVA EL FONDO DEL JUICIO RESPECTO DEL
QUE HA HABIDO SIMULACIÓN O ALTERACIÓN DE LOS
ELEMENTOS DE PRUEBA (LEGISLACIONES DE LOS
ESTADOS DE GUANAJUATO Y VERACRUZ).
Conforme a los artículos 266 del Código Penal del Estado
de Guanajuato y 272 del Código Penal del Estado de
Veracruz (vigente hasta el 31 de diciembre de 2003), se
configura el delito de fraude procesal cuando el
sujeto activo altera o simula cualquier elemento de
prueba con la finalidad de provocar una resolución
judicial de la que derive un beneficio o perjuicio
indebido. Ahora bien, si por resolución judicial se
entiende cualquier determinación emitida por un
juzgador, ya sea en el desarrollo de un proceso sometido
a su conocimiento, o bien al decidir sobre el fondo del
conflicto, es indudable que para tener por
acreditado el delito referido es innecesario que
exista una sentencia que resuelva el fondo del
asunto, pues basta con que el sujeto activo obtenga un
beneficio indebido mediante cualquier acuerdo dentro del
proceso.

Contradicción de tesis 134/2004-PS. Entre las sustentadas


por el Cuarto Tribunal Colegiado del Décimo Sexto Circuito
y el entonces Primer Tribunal Colegiado del Séptimo
Circuito, actualmente en Materias Administrativa y de
Trabajo. 6 de julio de 2005. Unanimidad de cuatro votos.
Ausente: José de Jesús Gudiño Pelayo. Ponente: José de
Jesús Gudiño Pelayo; en su ausencia hizo suyo el asunto
José Ramón Cossío Díaz. Secretaria: Nínive Ileana Penagos
Robles.

Tesis de jurisprudencia 96/2005. Aprobada por la Primera


Sala de este Alto Tribunal, en sesión de fecha seis de julio
de dos mil cinco. México, Distrito Federal, siete de julio de
dos mil cinco.

Ejecutoria:
1.- Registro No. 19031
Asunto: CONTRADICCIÓN DE 134/2004-PS.
Promovente: ENTRE LAS SUSTENTADAS POR EL CUARTO
TRIBUNAL COLEGIADO DEL DÉCIMO SEXTO CIRCUITO Y EL
ENTONCES PRIMER TRIBUNAL COLEGIADO DEL SÉPTIMO
CIRCUITO, ACTUALMENTE EN MATERIAS ADMINISTRATIVA Y DE
TRABAJO.
Localización: 9a. Época; 1a. Sala; S.J.F. y su Gaceta; XXII,
Septiembre de 2005; Pág. 115;

Así como también agrego la siguiente tesis aislada:

Registro No. 169881


Localización:
Novena Época
Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito
Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta
XXVII, Abril de 2008
Página: 2370
Tesis: I.6o.P.109 P
Tesis Aislada
Materia(s): Penal

FRAUDE PROCESAL, DELITO, PREVISTO EN EL


ARTÍCULO 310 DEL CÓDIGO PENAL PARA EL
DISTRITO FEDERAL. CUÁNDO SE CONSUMA.

El delito de fraude procesal en la hipótesis de cuando


el sujeto activo realiza cualquier acto procesal con el
objeto de lograr una resolución judicial de la que
derive un beneficio indebido para sí, se configura sin
que necesariamente exista una resolución judicial,
incluso que efectivamente se obtenga un beneficio
indebido, pues basta con que el acuerdo emitido
dentro del proceso tenga como propósito otorgarle
dicho beneficio de manera indebida. Ciertamente, se
advierte que en el tipo penal en estudio, la
intención del legislador fue la de proteger el
buen desarrollo de la administración de justicia;
por lo que se exige que las actuaciones
derivadas del procedimiento judicial estén
apegadas a las leyes y se resuelva a favor de
quien legalmente tiene la razón, por ende, si el
activo realiza actos tendientes a inducir a error
a la autoridad judicial para que se pronuncie de
determinada forma, de la que puede derivarse
un beneficio indebido para sí, entonces, tales
actos procesales son por sí mismos suficientes
para que se configure el delito de fraude
procesal, porque, como ya se afirmó, no es necesario
que exista una sentencia que resuelva el fondo del
asunto, ya que ni siquiera es necesario que se dicte
una sentencia para que el delito se consume, sino que
es suficiente con que el sujeto activo obtenga
cualquier acuerdo dentro del proceso y que de ello se
pueda derivar un beneficio indebido para sí, con la
consiguiente afectación de la contraparte.

SEXTO TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA PENAL DEL


PRIMER CIRCUITO.
Amparo directo 335/2007. 21 de febrero de 2008.
Unanimidad de votos. Ponente: María Elena Leguízamo
Ferrer. Secretaria: María Elvira Valladares Martínez.

Con motivo de lo anterior se presenta formal denuncia en contra del C.


RICARDO MARTÍNEZ TARANGO por los hechos que considero pueden ser
constitutivos de delito, solicitando de esta Representación Social se me
permita seguir aportando mayores elementos de prueba para acreditar los
elementos del tipo penal, así como la probable responsabilidad del delito en
estudio.

Por lo anteriormente expuesto y fundado; a Usted C. Representante Social,


Atentamente pido se sirva:

PRIMERO: Tenerme por presentada formal denuncia de hechos en contra


del C. RICARDO MARTÍNEZ TARANGO por la probable comisión del ilícito de
que se trate y en agravio de la Administración de Justicia.

SEGUNDO: Solicito a esta autoridad ministerial, tenga a bien señalar día y


hora, con el objeto de poder cumplir con el requisito de procedibilidad, como
es la ratificación del presente escrito de denuncia de hechos.

TERCERO: Previos trámites de ley y una vez de que sean desahogadas todas
y cada una de las diligencias ministeriales que se tenga a bien practicar se
sirva ejercitar la acción penal ante la autoridad jurisdiccional
competente.

PROTESTO LO NECESARIO

LIC. COSME JESÚS ROBLES SÁNCHEZ