You are on page 1of 2

La legislación dominicana relacionada con la seguridad

industrial.

La organización de la seguridad laboral puede definirse como un plan para


lograr y mantener el apoyo de todo el personal de las empresas en todas las
actividades encaminadas a prevenir los accidentes y enfermedades
profesionales.

El propósito del seguro de riesgos laborales es prevenir y cubrir los daños


ocasionados por accidentes de trabajo y/o enfermedades profesionales.

El seguro de riesgos laborales comprende toda lesión corporal y todo


estado mórbido que el trabajador sufra con ocasión o por consecuencia del
trabajo que presta por cuenta ajena. Incluye los accidentes de tránsito en horas
laborales y/o en la ruta hacia o desde su trabajo.

La Secretaría de Estado del Trabajo es la institución que define la política


nacional de prevención de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales,
tomando en consideración la seguridad del trabajador, las posibilidades
económicas de las empresas y los factores educativos y profesionales
predominantes.

Las empresas y entidades empleadoras estarán obligadas a poner en


práctica las medidas básicas de prevención que establezca la Secretaría de
Estado del Trabajo y/o el comité de seguridad e higiene, quedando la
Superintendencia de Salud y Riesgos Laborales facultades para imponer las
sanciones que establecen.

En 1967 el Dr. Joaquín Balaguer emitió el Decreto No. 807 sobre


seguridad e higiene industrial. Este reglamento ha sido establecido con el
propósito de promover la seguridad y el bienestar común mediante disposiciones
que protejan y garanticen la vida y la salud de los trabajadores, así como la
estabilidad, salubridad, y propiedad de los sitios de empleo.

Este reglamento prescribe los requisitos mínimos que se deben aplicar en


todos los centros industriales, establecimientos de comercio y oficinas para la
prevención y control de los accidentes de trabajo y de las enfermedades
ocupacionales y establece la forma de alcanzar estos objetivos.

Entre las disposiciones generales del reglamento se encuentran:

Art. 132.- Toda empresa industrial está ligada en la obligación de adoptar


y poder en ejecución, según los casos, cuantas medidas sean necesarias para
la seguridad contra enfermedades profesionales y los accidentes del trabajo.

Art. 133.- Las empresas industriales suministran gratuitamente a sus


trabajadores los artefactos, aparatos y demás accesorios para la protección de
su salud y proveerán las maquinarias de los dispositivos de seguridad adecuados
para salvaguardar la integridad física del trabajador.
Art. 134.- Ningún trabajador podrá eludir el uso de mascarillas o lentes, ni
el de ningún otro artefacto suministrado para su protección, así como tampoco
cambiar o desplazar parte de los mismos, ni contratar los métodos o
procedimientos establecidos legalmente para reducir al mínimo los riesgos
inherentes su ocupación.

Art. 135.- Al adquirir maquinarias, accesorios, vehículos o cualquier otro


material los empleados deberán cerciorarse de que reúnan las condiciones a su
respecto establecidos en los reglamentos de seguridad, y de no existir
reglamentos, de que todo este equipo esté concebido o protegido de manera que
se pueda utilizar con seguridad.

Art.136.- Todo trabajo efectuado conjuntamente por cierto número de


personas y que requieran un mutuo entendimiento para evitar los riesgos
deberán ser ejecutados bajo la vigilancia de una persona competente. }

Art. 137.- Los empleados deberán asegurarse de que los trabajadores


estén bien informados de los riesgos que entrañan sus respectivas ocupaciones
y de las precauciones que deben tomar para evitar accidentes y daños en la
salud, y especialmente de que los trabajadores recién contratados recién
contratados y a los trabajadores analfabetos se les ponga bien al corriente de
estos riesgos y de esas preocupaciones y son objetos de la adecuada vigilancia.

Art. 138.- Los empleados deberán fijar en lugares visibles y adecuados


copia, extractos o resúmenes de los reglamentos nacionales o locales relativos
a la protección de los trabajadores contra los accidentes y los daños para la
salud, así como instrucciones y avisos.

Art. 139.- Los trabajadores antes de comenzar su labor, deberán


examinar los lugares de trabajo y las instalaciones y el equipo que va a utilizar,
informando inmediatamente a sus contramaestres o empleadores, o de ser
necesario a los servicios oficiales competentes de todo defecto que pueda
extrañar un peligro.

Art. 140.- Los trabajadores deberán tener conocimiento sobre todas las
instrucciones sobre seguridad e higiene respecto de su trabajo y observarlas.
Las disposiciones mencionadas anteriormente constituyen un intento concreto
dirigido a implantar la seguridad e higiene como requisito indispensable al actual
desarrollo de la República y al consecuente incremento industrial y de la mano
de obra.