Sie sind auf Seite 1von 2

EMANUEL DIOS CON NOSOTROS

“Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen


concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel”.
Isaías 7:14
ALGO EN QUE PENSAR
El Dios Todopoderoso, aquel que creó los cielos y la tierra, decide escoger a una
joven vírgen y llegar a su vientre para engendrar en ella el fruto más preciado para
la humanidad. Dios había cuidado y protegido sobrenaturalmente la vida de María,
porque en ella confiaría el cuidado de Su propio Hijo, a quien pondría por nombre
Emanuel, que significa “Dios con nosotros”.

Aunque Jesús no escogió un lujoso lugar para nacer, sino que prefirió la humildad
que representaba el nacer en un establo, así mismo debemos entender que Él vino
a la tierra para morar en la vida de personas humildes, sencillas y dispuestas a
establecer Su reino en sus vidas.

Emanuel ha llegado: Dios con nosotros es la promesa de que Él está de nuestro


lado, vive en nuestro interior y Su poder se manifiesta través de nuestra vida.
Cuando Él está con nosotros, nuestro camino se convierte en camino de bendición
para nuestra propia vida y los que nos rodean, porque ya no estaremos solos
tomando decisiones, sino será el Espíritu de Dios guiándonos en todo tiempo.

Cuando Dios Emanuel se revela a nuestra vida, veremos reflejadas estas


bendiciones:

1. PROTECCIÓN
“El que habita al abrigo del Altísimo Morará bajo la sombra del
Omnipotente. Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; Mi Dios, en
quien confiaré”. Salmos 90:1-2
Esta palabra describe exactamente lo que sucede cuando tenemos la revelación de
Dios Emanuel: se desarrolla una confianza plena en Él y podemos experimentar lo
que es estar bajo Su protección.

Muchas veces vienen circunstancias adversas que son como fuertes vientos que
tratan de golpear nuestra vida emocional, espiritual, financiera, familiar, y el enemigo
aprovecha estas situaciones para sembrar semillas negativas en la mente del
hombre, con ideas como “Dios me abandonó”, “Él no me escucha y no sabe por lo
que estoy atravesando”, pero debes identificar que esto no es más que una mentira
del adversario, y que Jesús, con cada derramamiento de Su Sangre (en el
Getsemaní, cuando brotó sangre de su cuerpo totalmente llagado después de recibir
39 latigazos, al ser puesta la corona de espinas en sus sienes, cuando fue
arrancada la barba de Su rostro, cuando fueron clavadas sus manos y sus pies al
madero, y cuando fue clavada la lanza en su costado) conquistó por nosotros la
victoria sobre el enemigo y pasó por esos momentos difíciles para que nosotros no
tuviéramos que atravesarlos.
Por eso debemos aprender a adorar a Jesús y confiar en Él, porque es Altísimo,
Omnipotente y se ha convertido en nuestra esperanza frente a la prueba.

2. PROVISIÓN
“Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en
gloria en Cristo Jesús”. Filipenses 4:19
Con el nacimiento de Jesús vino también la provisión. Dios movió los corazones de
los sabios del oriente para que llevaran presentes de incienso, oro y mirra, lo cual
daba un buen respiro financiero a la familia.

¿Qué sentiría María al tener en sus brazos a Jesús? Sin duda, ella se sintió la mujer
más privilegiada de la tierra porque no salía del asombro al mirar al niño y al ver que
lo que el ángel Gabriel le había dicho y prometido era cierto. Jesús es el único
camino para vivir una vida de prosperidad y abundancia en todas las áreas de
nuestra vida, porque por medio de Su sacrificio en la Cruz del Calvario nos hizo
libres de toda opresión financiera.

Al derramar Su Sangre preciosa cuando fue puesta la corona de espinas en su


cabeza, estaba revirtiendo la maldición que había desatado sobre la tierra a causa
del pecado de la primera pareja cuando dijo: “17… Por cuanto obedeciste a la
voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo: No
comerás de él; maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de
ella todos los días de tu vida. 18 Espinos y cardos te producirá, y comerás
plantas del campo.”
Si hoy confiesas que por la Sangre de Jesús eres libre de toda opresión financiera,
sean deudas, ruina, escasez o pobreza, hoy la maldición es rota sobre tu vida y
comenzarás a experimentar la provisión divina que proviene de Él.

3. UN NUEVO AMANECER
“Porque un momento será su ira, Pero su favor dura toda la vida. Por la
noche durará el lloro, Y a la mañana vendrá la alegría” Salmos 30:5
Cuando Dios Emanuel se revela a tu vida, todas las circunstancias comienzan a
cambiar, porque ya no eres tú solo tomando decisiones sobre tu vida, futuro, familia,
o tus emociones, sino que es Jesús quien guía todos tus pasos y te da dirección y
propósito.

Hay ocasiones donde no vemos la respuesta clara de Dios en ciertas cosas, pero
como lo dice este salmo, si Jesús está de tu lado, se acaban los momentos de
tristeza, de amargura, de dolor, de incertidumbre y prueba, y Él los cambia por
momentos de gozo, alegría, restauración, restitución, porque Él hace todas las
cosas nuevas. Un nuevo comienzo ha llegado!