Sie sind auf Seite 1von 13

Página 1

TURINO, THOMAS. "FENOMENOLOGÍA PEIRCEANA Y EXPERIENCIA


MUSICAL"
Thomas Turino Universidad de Illinois en Urbana-Champaign

Resumen : Después de presentar los potenciales sociales de algunos de los tipos


de signos de CS Peirce, este artículo explora el valor de sus categorías
fenomenológicas primarias, primeridad , secundidad y terceridad para el
pensamiento sobre la experiencia musical. Las categorías se distinguen en
relación con los tipos de signos que operan, o no operando: la primeridad no es
semiótico; La segundidad implica rhemes, dicentes , e icónica e indexicales
señales; y la Terceridad implica símbolos y argumentos, así como los signos de
nivel inferior. El autor usa su propia experiencia como un músico de baile de
antaño para explorar los estados experienciales de Firstness, Secondness, y
Terceridad. El argumento principal es que la semiótica de Peirce es fundamental
para un enfoque distintivo a la fenomenología, que a su vez tiene mucho que
aportar para comprender las experiencias musicales. Palabras clave : Peirce -
Fenomenología - Semiótica - Música - Música de antaño.

Este artículo fue inspirado en gran parte por el libro de 2008 de Ruth Stone,
Theory for Ethnomusicology . En ess publicación El profesor Stone menciona
brevemente las teorías semióticas de Charles Sanders Peirce y mi tratamiento
de ellos en su capítulo sobre enfoques lingüísticos en etnomusicología, mientras
que en ella En el capítulo sobre fenomenología, ella no menciona a Peirce en
absoluto. Este malentendido es parcialmente la culpa de aquellos de nosotros
que hemos defendido el valor de la teoría peirceana para trabajo musicológico.
Parece que no dejamos en claro que la teoría de los signos de Peirce era
principalmente una base para comprender la percepción humana, la
experiencia y el pensamiento, es decir, para comprender los procesos de las
personas de estar en el mundo, el enfoque de la fenomenología. Influenciado por
la lingüística estructural y una mezcolanza de otros enfoques, la semiótica
musical tiene varias direcciones, muchas de ellas callejones sin salida, de modo
que la teoría peirceana ha sido maldito por la asociación terminológica con la
temida palabra S En esta clectura quiero ofrecer un correctivo y
recontextualizar las ideas de Peirce sobre los signos dentro de un gran proyecto
fenomenológico .
Steve Friedson, Jeff Todd Titon, Tim Rice, Harris Berger y Judith Becker, solo
para nombrar a unos pocos prominentes, han demostrado la utilidad de las
perspectivas fenomenológicas para etnomusicología. Estoy de acuerdo. Pero
Peirce agrega un conjunto completo de herramientas para comprender los
procesos de estar en el mundo que la fenomenología continental no. Los tipos
de signos principales que son de la preocupación de los eruditos de la música,
especialmente, el ícono, índice, símbolo, rheme y dicent, cada uno involucra
diferentes tipos de procesos que conectan los seres individuales en el mundo, y
cada uno proporciona distintos potenciales para la experiencia . Del mismo
modo, las categorías básicas de Peirce de Firstness, Secondness y La terceridad
proporciona un enfoque novedoso para comprender la experiencia musical.
Comenzaré con algunas ideas básicas sobre los tipos de signos clave en la
música como andamios necesarios para pensar acerca de estados mentales de
Firstness, Secondness y Thirdness durante la ejecución musical.

LOS SIGNOS

Para empezar, una definición básica de Peircean para el signo es "algo que se
sostiene para algo más a alguien de alguna manera a fin de crear un efecto en
un perceptor real. "En
Página 2
El pensamiento peirceano, todas las instancias semióticas implican tres
términos: (1) el signo, (2) lo que representa, o su objeto , y (3) el efecto creado
por la relación signo-objeto, o su interpretante . Todo semiótico las instancias
dependen de las historias individuales, o lo que llamo los contextos internos de
perceptores (Turino, la música como vida social ). El contexto interno de un
perceptor determina el reconocimiento de algo como un signo, cuál será su
objeto y efecto, así como la forma en que que el signo y el objeto están
conectados. Por lo tanto, un enfoque peirceano debe estar basado en el análisis
etnográfico de instancias y perceptores reales e impide postular un 'ideal
"oyente" o "portador de la cultura" en la descripción y el análisis musicológicos.
Peirce sugirió tres formas en que los signos están conectados a lo que
representan. Sus nombres para estos tres tipos de Los procesos conectivos-
ícono, índice y símbolo- son sus conceptos más famosos, y con razón ya que
influyen fuertemente en los posibles efectos y funciones que un determinado
signo tendrá en vida social.
La vida social de los iconos
Los iconos son la conexión del signo y el objeto a través de algún parecido
percibido entre los dos. Tenga en cuenta que, si bien las bases de semejanza
son inherentes a los signos y objetos ellos mismos, las personas son socializadas
enfocándose en ciertas características de los fenómenos e ignorar otros. Así, la
iconicidad y los signos en general están parcialmente determinados por el
mundo objetivo, es decir, cualidades en los signos y objetos, y en parte el
resultado de aprender a asistir al mundo de ciertas maneras Esta situación
apunta a una premisa peirceana subyacente que ha sido llamada realismo
semiótico ; es decir, el mundo objetivo influye en la capacidad de algo para
operar como un signos y los signos influyen en nuestras percepciones y
experiencias en el mundo. El realismo semiotico proporciona útilmente un
camino intermedio entre objetivista y subjetivista, así como idealista y
cosmovisiones8vision del mundo) realistas.
Las funciones sociales primarias de los íconos son cuádruples. 1.-Todo
reconocimiento de forma depende de iconicidad: las rima en poesía indican la
forma tal como lo permiten la iconicidad de motivos y secciones para el
reconocimiento de formas en la música. Este aspecto es básico para la
percepción pero necesita poca elaboración. 2.-En segundo lugar, los iconos son
la base de todas las relaciones tipo token, todas las categorías de formación. El
agrupamiento de los fenómenos en categorías parece ser un proceso que está
programado en los seres humanos como Susan Gelman ( The Essential Child )
ha sugerido, y es uno de los procesos culturales más básicos (por ejemplo, ver
Hall, Beyond Culture Garden City ). La fase inicial de interpretación y reducción
de dudas sobre una la experiencia novedosa generalmente implica hacer
conexiones tipo token, es decir, buscar la identidad de esa experiencia en
relación con la experiencia "similar" previa. (2) El movimiento interpretativo
inicial (Feld, "Tendencias lingüísticas en etnomusicología") que la mayoría de
las personas hace cuando se encuentran con un nuevo una pieza de música es
buscar mentalmente un género o tipo al que pertenece: "suena como". Girando
el dial de la radio uno reconoce instantáneamente 'música country' del sonido
de una guitarra de acero o un cierto timbre vocal, y entonces detiene, o sigue
girando, el efecto energético del signo.

3.-Un tercer tipo de proceso icónico, uno que es crucial para explicar por qué
experiencias artísticas muy amenudo inspiran la imaginación, es lo que llamo
la "mancha tinta(utilizada en test psicológicos)". la función inkblot se basa en el
hecho de que (1) todos los signos operan en relación con las historias de
experiencia individual, o los contextos internos , de los perceptores, y (2)
también se basa en la proximidad de propensión humana automática para
hacer conexiones tipo token. Las pruebas Inkblot funcionan como herramienta
psicológica debido a estas dos tendencias humanas. Debido a la unidad básica
para relacionar un instancia perceptiva a una categoría general, las personas
tienden a buscar semejanzas en formas novedosas y experiencias con cosas que
ya saben En formas donde las iconicidades no son explícitas o obvio, los
perceptores a menudo hacen saltos imaginativos para hacer tales conexiones.
Viendo una serie de las nubes, o una pintura abstracta, o escuchar música a
menudo inspiran saltos de imaginación para encontrar un iconicidad entre las
percepción visual y de sonidos y otras cosas que los iconos nos hacen recordar
atra ves de las semejanzass. Esta propensión a hacer conexiones icónicas
creativas proporciona un espacio especial, dinamico , la imaginación,
explicando un efecto fundamental de experiencias artisticas y otros dispositivos
semióticos como la metáfora .
La vida social de los índices
El concepto de índice se refiere a la conexión de un signo y objeto por un
perceptor a través de co-ocurrencia; es decir, el perceptor ha experimentado el
signo y el objeto juntos, repetidamente, y entonces su conexión es simplemente
cierta o un hecho. Ya que los índices están totalmente basados en una
experiencia individual, sus efectos son altamente impredecibles incluso entre
diferentes personas dentro del mismo contexto: dependen especialmente de los
contextos internos de los perceptores. Cuando se basa en experiencias
individuales repetidas, que también pueden ser experiencias sociales
redundantes e incluso masivas, las conexiones indexicales se vuelven
fundamentales para los hábitos básicos del yo (Turino, Music as Social) Vida ,
Capítulo 4). A medida que las conexiones indexales se vuelven habituales, llegan
a ser percibidas como parte-natural de las concepciones de sentido común de
la realidad. Cuando está profundamente arraigado en el hábito, esta "realidad-
función "de signos indexados a menudo crea efectos particularmente directos,
no reflejados, la variedad de niveles de conciencia focal.
Si bien la real función de los indicies es el poder que tiene para la persuasión
política, comercial y personal, los índices tienen otras funciones sociales y
musicales. Algunos índices pueden simplemente señalar sus objetos o llamar la
atención sobre el Ahora de la experiencia o algún objeto o fenómeno particular
El uso de eventos musicales dramáticos en una performance, por ejemplo, es
crucial para atraer a los oyentes al indexical now y para crear la estructura
progresiva de la pieza: la introducción de eventos notables en una performace
promete eventos futuros y así mantiene la atención y una orientación futura en
el listening.
Los índices también tienen una función metonímica(La metonimia es un tropo
literario que consiste en la sustitución de un término por otro, basándose en una relación
de contigüidad.) en la que la parte representa el todo. De nuevo contribuyendo a
la función real de los signos indexados , una canción, género o estilo que es
parte del las prácticas de una región o grupo social en particular pueden indexar
esa región o grupo. Del mismo modo, cuando un la canción es una parte
prominente de la experiencia compartida de los amantes que puede -parte
representativa del todo- indexar el amante y la relación. Simon Frith y muchos
otros han notado que la música escucha en la adolescencia y en la veintena
sigue siendo poderoso más adelante en la vida; la función metonímica- la
experiencia musical representa toda la experiencia juvenil- puede volver a
funcionar. Como Estos últimos ejemplos sugieren que los signos indexados son
fundamentales para crear efectos emocionales, pero en proporción directa a la
potencia emocional de lo que representan los signos. La función metonímica
también sugiere por qué la música con tanta frecuencia proporciona tales signos
directos y potentes de la identidad social y lo individual . Si bien los índices ,
son metonímicamente, o simplemente co-ocurren con fenómenos existentes en
el mundo, las relaciones indexicales también son importantes entre los signos
de contextos dados. La definición de una palabra con otras palabras es un
ejemplo común en el que las conexiones indexicales primarias se encuentran
entre los signos lingüísticos. Inventé el término cluster indexical para referirse
a instancias cuando las asociaciones indexicales más fuertes de un signo están
con otros signos en la instancia que luego puede conectarse habitualmente
mediante la repetición del grupo de signos. Los cánones nacionales y
académicos de música y danza son un buen ejemplo de clusters indexicales (ver
Turino, La música como vida social ).

La vida social de los símbolos


Peirce usó la palabra símbolo para referirse a una tercera forma de conectar
signos y objetos. Aunque para la mayoría de las personas la gran mayoría de
los signos que operan en la música son íconos e índices, vale la pena elaborar
el concepto de símbolo porque es el tipo de signo principal utilizado en los
estudiosos pensar, escribir y enseñar, y es uno de los conceptos pearcianos
menos comprendidos. Los debates de pierce sobre el símbolo fueron vagas y
cambiantes, y hay mucho desacuerdo entre Eruditos Peirceanos con respecto a
este término. Llegué a mi definición de la concepto comenzando con lo que se
trata, y es crucial para mi tema ampliar para explicar mi posición aquí. El
concepto de símbolo se refiere a una tercera forma en que los signos están
conectados a lo que representan más allá del parecido y la concurrencia.
Después de pensar y discutir el problema durante veinticinco años, he llegado
a la conclusión de que la única tercera forma de conectar el signo y el objeto es
a través de la definición lingüística.
Por lo tanto, defino los símbolos Peircean como signos conectados a lo que
representan a través de una definición lingüística, pero igualmente importante,
las personas deben ponerse de acuerdo sobre la definición de un símbolo dentro
de un determinado contexto para que este funcione como un símbolo. El tercer
aspecto de los símbolos, como dijo Peirce, es que son signos generales para
objetos generales; símbolos representan clases generales y concepciones de
fenómenos, estos objetos en sí mismos son símbolos, en lugar de entidades
específicas en el mundo. Las tres características (la definición lingüística, el
acuerdo social y la generalidad) deben ser presente para que un signo opere
simbólicamente, y juntos explican las capacidades especiales de discurso
simbólico y pensamiento.
Para ilustrar los puntos de desacuerdo, Valentine Daniel (Introducción a los
signos de fluidos ) y otros que siguen a Peirce definen el símbolo simplemente
como un signo basado en la convención. Mientras que la definición de símbolo
como un acuerdo-convención-social es componente necesario de mi
concepción, la convención no es un criterio suficiente porque no es una forma
de vincular el signo y el objeto; más bien es una descripción de que dicho enlace
es socialmente compartido. Además, la convención no es exclusiva de símbolos;
hay índices e íconos convencionales. Una canción de TV puede indexar el
programa entre millones de espectadores que miran regularmente el programa,
pero la conexión signo-objeto sigue siendo hecho a través de la concurrencia de
la canción y el programa en la experiencia individual. Es decir, la canción es un
índice de masa, no un símbolo. La manera en que el signo está conectado a un
objeto es el eje de mis criterios para distinguir ícono, índice y símbolo. Para
aquellos que usan la convención como único criterio para definir símbolos,
índices de masa, por definición, se convierten en símbolos, pero estos no tiene
en cuenta la manera en que los perceptores conectan el signo y el objeto. Este
movimiento también disminuye el utilidad teórica del símbolo como concepto y
no cuenta la naturaleza especial de los procesos simbólicos.
La mayoría de los hablantes de inglés usan la palabra símbolo como sinónimo
de lo que Peirce llamaba signo porque han aprendido su significado a través de
clusters indexicales como el símbolo nacional, símbolo religioso, símbolo de
nuestro amor. Por el bien de esta discusión, les pido que tengan en cuenta que
estoy usando este término específicamente como lo he definido. Si acepta mi
definición para el con los propósitos de esta charla, el término funcionará como
un símbolo. Las palabras definidas con otras palabras son los ejemplos más
abundantes de símbolos peirceanos, pero hay muchas formas Si te digo que un
determinado motivo musical significa "rojo", y al escucharlo ese motivo
nuevamente piensas que el concepto general 'rojo' luego el sonido musical
funcionaba como P- símbolo. Si te dicen en la clase de historia de la música que
el cuarto movimiento de Beethoven's Fifth significa 'triunfo' y piensas en este
concepto general al escucharlo, el cuarto movimiento es operando como un P-
symbol. Sugeriría, sin embargo, que la mayoría de las personas no conectan
signos musical con objetos de esta manera, pero más bien a través de
semejanzas y co-ocurrencias.
El proceso simbólico más básico es la capacidad de crear o aprender nuevas
relaciones signo-objeto a través del uso del lenguaje. Esto sirve como base para
una flexibilidad contextal asi como una especificidad semantica, y por lo tanto,
comprensión y precisión del pensamiento . El proceso simbólico también
permite la invención de símbolos P para referirse a nuevas ideas y abstracciones
que no se pueden señalar en el mundo, pero que pueden ayudarnos a pensar
sobre el mundo en nuevas formas. La función central de los símbolos es hacer
posible teórico, sintético, el pensamiento general y comunicación posible. Los
símbolos P permiten una mayor precisión en el pensamiento y comunicación
porque, por definición, podemos designar con bastante cuidado a través del
lenguaje queremos decir con un signo, y podemos pedirle a nuestros perceptores
que acepten entender el letrero de esa manera, en al menos a los efectos de la
interacción específica.

Mientras que los símbolos siempre necesitan palabras para hacer la conexión
signo-objeto, las palabras no siempre son símbolos. En las conversaciones
normales, estamos cambiando constantemente entre lo icónico ("es como"),
indexical ("¿te refieres a la chica?") y simbólico ("lo que quise decir es ...") modos
de interacción. Cuando somos niños aprendemos el significado de muchas
palabras de una manera indexical, apuntando con su dedo índice el niño
pregunta: "Mamá, ¿qué es eso ?" Muchas palabras retienen este nivel de
significado indexados, es decir, alguna conexión existencial con objetos en el
mundo; pero lo que es crucial recordar es que como nos movemos hacia el
pensamiento y la comunicación simbólicos, las conexiones existenciales cada
vez más cambiar de los fenómenos en el mundo a otros símbolos P en el lenguaje
como los objetos de los signos.

Los procesos de signos específicos están predispuestos a servir diferentes


funciones humanas y son agrupados en tipos particulares de actividades. Por
ejemplo, el trabajo académico es principalmente simbólico, mientras que para
mí tocar música antigua, principalmente icónica e indexada. Sensorial,
emocional y los efectos semióticos energéticos se basan en relaciones simbólicas
e indexadas, y así ejercen nuestro yo sensorial y físico en oposición a los efectos
generados por símbolos que son típicamente pensamiento simbólico basado en
palabras. En mi propia vida, si quiero expresar o experimentar emoción o
experimentar mi cuerpo o dar paso a mi imaginación, toco música o baile. Sin
embargo, si quiero entender y explicar, en algún detalle específico, cómo estas
artes crean los efectos que tienen, necesito un estructura simbólica ordenada
sistemáticamente para analizar nuevos pensamientos y analizar el problema
con tanta precisión como pueda. Uno solo puede teorizar el general expresivo,
emocional y Potenciales físicos de íconos e índices en la música a través del uso
de símbolos. El Pensamiento Simbólico es necesario para entender los límites
mismos pensamiento simbólico y, por lo tanto, la necesidad humana del arte.
Fenomenología de Peirce

Ahora quisiera volver a mi sugerencia de apertura de que el pensamiento


peirceano es una tradición de la fenomenología con el beneficio agregado de una
serie completa de herramientas conceptuales que ayudan a clarificar variedad
de formas de ser en el mundo ". lo importante en lo fenomenológico de Steve
Friedson en su libro Dancing Profits es la idea de que "la interpretación no surge
o fluye fuera de la experiencia- experiencia vivida, en sus inicios, una
interpretación "( Dancing Prophets: 5). Desde una perspectiva peirceana, es de
sentido común que la experiencia vivida es una interpretación porque toda
experiencia se inicia por la percepción de signos que tienen algún tipo de efecto
en las personas involucrada. El concepto de interpretante de Peirce es original
aquí en el sentido de que comprende tanto el acto de interpretación y el
significado de un signo. En su descripción de Tumbuka trance bailarines y
músicos en Malawi, Friedson enfatiza cierto tipo de experiencia musical- la de
estar allí en el momento inmediato durante la performance antes de hacer
alguna distinción entre acto y contenido, entre sujeto y objeto, o entre intérprete
y sonido.

Del mismo modo, en su discusión sobre el valor de los enfoques


fenomenológicos para etnomusicólogos, Jeff Todd Titon describe tocar en una
banda de cuerdas de antaño como un pico experiencia personal de inmediatez;
él usa esto como su "caso paradigmático de musical" siendo-en-el- mundo '.
"Cito extensamente:

"Así es como describiría fenomenológicamente esta experiencia .... tocar el


violín, el banjo o la guitarra con otros, escucho música; Siento su presencia;
yo soy movido, internamente; Me muevo externamente La música me
supera con anhelo. siento su poder afectivo dentro de mí. Ahora me he
movido de lo que los fenomenólogos llaman a la "actitud natural", la forma
de ser cotidiana normal en el mundo, no tiene una manera analítica pero
a una manera autoconsciente. Siento que la música me entra y me mueve.
Y ahora la música crece más fuerte, más grande hasta que todo lo demás
es imposible, excluir. Mi yo desaparece Sin análisis; ya no hay
autoconciencia. El cerrar el paso a una reducción fenomenológica, lo que
Husserl llama epojé Es un forma radical de suspensión. Ya no me siento
como un yo separado; más bien, yo siento que soy "música en el mundo".
Es decir, el deseo de desear me trae para mí mismo, me re-presento a la
conciencia. El "yo" regresa; Soy consciente de mí mismo, Veo que yo y otros
estamos haciendo la música que escucho "(Titon," Sabiendo Trabajo de
campo "93-94).

En el trabajo anterior, me tomé el trabajo de intentar explicar la inmediatez de


un baile musical. experiencias por las cuales los participantes están
completamente en el momento y están integralmente unificados entre sí- y-
sonido-y-movimiento. La escritura de Friedson y Titon también resuena con la
mía, y yo soy seguro muchos musicólogos, "tienen dificultades para poner tales
experiencias de manera efectiva en términos generales- es decir, símbolos de
Peircean. La calidad irreflexiva de ciertas experiencias de performance-aquí
reflexionando-- apunta directamente a la operación de signos icónicos e
indexados sin la mediación del pensamiento simbólico durante esos momentos
de ejecución. Esta calidad menos mediada de la experiencia no puede
reproducirse en el modo simbólico, sino que solo se menciona y se explica en
términos generales.

En su libro The Improvisation of Musical Dialogue: A Phenomenology of Music


, Bruce Benson sigue a Hegel y Gadamer toma un rumbo diferente en lo que
respecta a la experiencia musical. Él argumenta que "un elemento esencial para
tener una Experiencia genuina (Erfahrung) es el elemento de sorpresa: es
precisamente cuando no esperamos algo que nos afecta más ". (118) Esto es a
lo que me referí anteriormente como el efecto de los indexical now provistos por
eventos musicales notables dentro de una actuación; la experiencia resultante,
sin embargo, es probable que sea bastante distinta de la fusión musical / social
enfatizada por Friedson y Titon. También es probable que sea distinto al
escuchar un movimiento sinfónico en un examen de historia musical "drop-the-
needle [laser?]" donde uno espera que no haya sorpresas y donde se requiera
una reflexión simbólica al buscar elementos analiticos (compositor, género,
período, forma) para ese token en particular.
Desde una perspectiva peirceana, es contraproducente reducir las experiencias
musicales a cualquier tipo o causa, o para proclamar un tipo de experiencia
más genuina que otras. Más a la punto, para una fenomenología peirceana de
la experiencia de la danza musical, dentro de cualquier actuación dada es
probable que la atención y el estado mental de una persona cambien de una
variedad de modos de experiencia, como se insinúa en la descripción de Titon.
Una vez más, Peirce ofrece conceptos: su básico categorías de Primera, Segunda
y Tercera, para ayudarnos a pensar sobre esto.

En pocas palabras, Firstness se refiere a una entidad sin relación con un


Segundo, es decir, una entidad y de sí mismo. La alteridad es la relación directa
entre dos entidades sin la mediación de un tercio; En segundo lugar, es fuerza
bruta, causa y efecto, y hábito automático. Terceridad en humanos la
experiencia implica la mediación de un Primero y un Segundo, pero de una
manera especial; implica una mente y símbolos para generalizar o sintetizar -
hacer algo de- la relación entre el Primero y Segundo. Por ejemplo, el viento que
sopla una bandera sin que nadie lo vea es Secondness; cuando un observador
deduce la dirección del viento, es Terceridad. Movimientos habituales,
automáticos de los dedos en un diapasón son alteridad; toma de decisiones
sobre dónde mover los dedos a continuación o qué cuerda tocar es tercer. En
su mayor parte, Firstness implica una abstracción mental o una Adivina el
carácter de algo en sí mismo. No puedo pensar en ejemplos reales de entidades
en el mundo que no están conectadas a otra cosa, por ejemplo, un árbol y el
suelo que lo sostiene eso. Lógicamente, sin embargo, las experiencias de
Secondness, que todos tenemos continuamente, demuestran la realidad de los
Primeros en que no puede haber Segundos sin Primicias-cualquiera de los dos
requiere la existencia de un 1.
El ejemplo ontológico más claro de Firstness que puedo conceptualizar implica
un estado mental, o como dirían los budistas, 'no-mente'. Es ese estado mental
cuando todo pensamiento y percepción han cesado y, por lo tanto, el yo y la
conciencia están, por esos momentos, separados del mundo y está en y de sí
mismo. Es importante enfatizar que Firstness solo se puede percibir como la
experiencia después del hecho-reconocimiento de ese estado del ser lo finaliza
trayendo la experiencia en una relación mental con otra cosa.
Como un punto que ha creado confusión, cada uno de los tipos de signos
Peircean tiene relativa cualidades de cualquiera de los primeros (por ejemplo, el
icono), la alteridad (el índice), o la Ternura (símbolo) dentro de la Terceridad
ontológica general de la semiosis, es decir, las relaciones signo-objeto-
interpretante son triádicas. Como estado mental, o tipo de experiencia,
Firstness es pre o extra-semiótica. Como dije, tan pronto como la experiencia es
reconocida, los signos entran y ese estado de ánimo termina.
El estado mental de La alteridad involucra los signos de Primera y Segunda, el
ícono y el índice sin el mediación de símbolos. Por lo tanto, una cadena de
movimientos en un diapasón de guitarra están vinculados como físicos íconos
a los mismos movimientos ejecutados en el pasado - son habituales - y un
movimiento da lugar automáticamente a la siguiente a través de la asociación
indexical, todo esto puede ocurrir, y a menudo sucede. sin mediar el
pensamiento simbólico sobre los movimientos que uno está ejecutando, es decir,
sin entrando en el estado mental de Terceridad.
Los tipos de experiencia que Friedson y Titon parecen describir, cuando no hay
sujeto-objeto se hacen distinciones, caen dentro de la categoría de Firstness de
Peirce. Como modo de experiencia esto es en realidad, un estado de ánimo extra
semiótico: no se experimentó hasta después del hecho y luego se sintió como
un ausencia - no estar allí - o como una unidad, estar en todas partes / todo.
Cierto budista las prácticas meditacionales están específicamente diseñadas
para llevar a los practicantes a un estado de excelencia. Las personas que son
médiums espirituales están en un estado de Primera importancia durante la
posesión porque típicamente indican que no estaban presentes mientras el
espíritu los habitaba; luego preguntaban qué había sido dicho y hecho durante
la ceremonia. Momentos de Firstness pueden ocurrir durante ciertas tipos de
actuaciones musicales, y de hecho puede ser un objetivo; larga, mayor
repetición e ir en "piloto automático" puede permitir la desaparición temporal
del yo. En la cuenta de Titon cuando dice: "Siento que la música me entra y me
mueve. Y ahora la música crece más fuerte, más grande hasta que todo lo demás
sea imposible, cierre. Mi auto desaparece, "parece estar describiendo una
movimiento de la alteridad cuando tanto él como la música están presentes en
la excelencia, cuando el yo desaparece Sin embargo, por muy atractivo que
parezca, debemos reconocer que la orquesta o el músico de sesión que
desaparece en Firstness por mucho tiempo probablemente no sea contratado.
La gente interpreta y escucha música por muchas razones.
Un modo de experiencia musical más común y sostenible es una forma de
Secondness que resulta de una mayor concentración que permite la fusión del
yo con un Segundo-- el instrumento, el sonido o los compañeros, de modo que
todos los demás pensamientos, distracciones y entidades en el mundo
desaparecen. Este estado es lo que Csikszentmihalyi ha estudiado y teorizado
en detalle como flujo (ver Csikszentmihalyi, Flow: The Psychology of Optimal
Experience ) y qué Judith Becker llama "escuchar profundamente". Yo, y
muchos músicos con los que he hablado, han tenido el experiencia de "estar en
el bolsillo", "estar en el surco", de estar en una alteridad aguda, cuando, De
repente, alguien o algo, algo de sorpresa, interrumpe su concentración en el En
segundo lugar, a menudo conduce a pensamientos simbólicos sobre la
interrupción y, en consecuencia, un tropiezo o error en el desempeño de uno.
Al tocar las melodías de violín antiguas de AABB o AABBCC en nuestra banda
de cuerdas para Contra Danzas Con frecuencia me pongo en un estado de flujo,
o alteridad, jugando variaciones de fórmulas en una melodía que es automática
o que reacciona de manera habitual a los movimientos habituales de mis
compañeros. La segundidad es mi estado preferido cuando toco música. Es lo
que me atrae una y otra vez tocar ciertos instrumentos, estilos, con ciertas
personas y en ciertos contextos. El deseo de esta experiencia se siente como una
adicción; como cuando extraño mi café de la mañana, me pongo de mal humor
cuando no lo tomo. Csikszentmihalyi describe esta cualidad adictiva para las
actividades de flujo en general.
En términos teóricos, ¿qué sucede cuando estamos tocando un contrabajito?
Después de enseñar la danza, la persona que llama indica que debemos
comenzar la canción, a veces indicando el tempo. los miembros de la banda se
enfocan, toque el tempo juntos por un momento. Entonces mi hijo Matt o yo
tocamos "cuatro patatas "(una fórmula aleatoria de cuatro tiempos que
establece el tempo audible para los bailarines) en el violín o banjo y golpeamos
juntos en el siguiente. Este enfoque inicial en el tempo, sentido corporal, y en el
Comenzar Uno nos pone en el marco de tiempo específico de la pieza. La hora
normal del reloj ahora es irrelevante tanto en términos de la medición del paso
del tiempo (nuestros latidos no son de segunda mano) como en términos de la
duración que jugaremos Desde la llamada de contrabajista (la persona que
enseña y guía al figuras de la danza) señala el comienzo y el final de la danza y
puede dejarlo continuar mientras ella desea, no sabemos de antemano cuánto
tiempo tocaremos. Sabemos que será por un buen mientras, pero estamos libres
de tener que pensar en terminarlo nosotros mismos, para que podamos
simplemente tocar. Más personas en la habitación se centran en su baile y el
sonido en general, no específicamente sobre nosotros, y Esto nos libera de otra
manera.
Para la mayor parte mi atención está en los movimientos de los dedos sobre el
banjo fretboard- los hábitos físicos que son iconos parecidos a los mismos
movimientos que he hecho muchas veces en el pasado (los objetos) que
iindixicalmente generan interpretantes fisicos-los siguientes movimientos. al
mismo tiempo, estos signos de movimiento son índices que co-ocurren con los
sonidos producidos; cuando las cosas van bien, la relación movimiento y sonido
están exactamente la retroalimentación inmediata que Csikszentmihalyi
sugiere una condición que facilita el flujo.. Todo esto me ayuda a centrar mi
concentración en las manos y los sonidos producidos como una unidad (el
primero) en relación con el conjunto sonidos de la banda (el segundo),
facilitando de nuevo Segundidad. De manera óptima, estamos en nuestro propio
tiempo musical y nuestro propio espacio sonoro. Todo lo demás desaparece, lo
que lleva a una sensación de trascender lo cotidiano durante y después de tocar
brevemente, se sentía más tarde como la felicidad o la alegría. Por el contrario,
los errores o estar fuera de sincronía con mis compañeros de banda-falta de
correlations-- indicial noquear de Segundidad.

Las melodías AABB son cortas (cada sección ocho compases en 4/4) y forman
un ciclo repetitivo. tanto mi hijo y yo usamos el tiempo pasado o nuestras
propias melodías como modelos (iconos mentales) para las variaciones fórmulas
(iconos)así como improvisaciones que son típicamente extensiones icónica
relacionados con el modelo y fórmulas existentes. Para mí, las variaciones
fórmulas son en gran medida habitual. Melodías que tocamos son
variablemente segmentado, “fragmentada”, dentro de las secciones y una
variación dada (movimiento físico icónica + sonido) en “slot A” de la melodía
sugiere indicialmente un movimiento físico (icono) en “ranura B” que no requiere
pensamiento simbólico o la toma de decisiones. Cuando cualquiera de Matt o I
juegan variaciones formulaicas el otro puede responder de una variedad de
maneras: a juego que, volviendo a la afinación básica de “mantener hacia abajo”,
o jugando en contrapunto, pero Matt y yo hemos estado tocando juntos toda su
vida, y nuestra respuestas a cada otro también están profundamente habitual
que a menudo requiere ningún pensamiento simbólico o decisión fabricación.
Por ejemplo, aquí hay un estudio de grabación de una canción compuesta por
mi hijo que utilizamos para bailes. Escuchar al tercer ciclo de la melodía, añadí
una ligera variación rítmica en el primer medio de la sección A que juega fuera
de la icónica en la segunda mitad - movimientos que no habíamos hecho como
esto antes ( cumpleaños de Jane ). Los mejores momentos son aquellos en los
que Matt hace un movimiento queprovoca un efecto directo'unthinking'-
sónicamente complementaria en mi forma de tocar. La resultante sonido es una
señal de que crea un profundo sentimiento de conexión con mi pareja
(interpretante), todo en una estado de Segundidad sólo se reflejará en adelante.
Cuando después de un baile que pido Matt qué le parecía y él responde, “hubo
puntos altos definidas”, por lo general estos momentos se está recordando.
Durante los bailes individuales, el estado mental de Segundidad podría durar
para mí ininterrumpida durante cinco minutos, o, a veces de gran parte de la
danza, especialmente cuando jugamos estándar de antaño melodías que hemos
estado haciendo durante quince años. A veces, sin embargo, podría aburrirse
con lo que estoy jugando. Esto me deja fuera de Segundidad y en terciedad que
momentáneamente un PREPLAN nueva dirección para mi forma de tocar, por
ejemplo, un nuevo registro para una variación o un lanzamiento particular como
objetivo de una improvisación. Mi atención también podría cambiar brevemente
a los bailarines, poniendo mi tocar y el sonido de lo que Harris Berger llama “el
fondo de la definición” ( Metal, Rock, y Jazz , Capítulo 5). Así que dentro de
cualquier baile de diez minutos, diferentes cosas se mueven en el primer plano
yfondo de mi atención cambiando mi estado de experiencia.
Como líder de la banda, Matt presta más atención a los bailarines ya la decisión
consciente fabricación. Él podría verbalizar un cambio en el medio de una
melodía, o bien nombrar a otra melodía para ser jugó en Medley, o tal vez le dice
al bajo y la guitarra de abandonar para cambiar la textura. Él siente que tales
cambios se energizan los bailarines cuando el bajo y la guitarra volver a entrar.
Mientras que para la banda líder esto es una preocupación válida, para mí las
palabras y los contrastes simbólicamente conceptualizado se interponga en el
camino de mi estado de flujo preferente; cuando hacemos esto mucho durante
las actuaciones en lo que reprendo están “haciendo demasiado artístico.” El
punto aquí es que las actividades que (1) implican una preponderancia de los
iconos y los índices, (2) requieren concentración directa y sostenida en las
señales, y (3) evitar simbólico lenguaje y pensamiento serán las actividades que
mejor facilitan un estado Segundidad. Completo concentración en signos
icónicos y indexicales silencia el “lenguaje interior” (o “chatter” interior) que que
está pasando en nuestras cabezas la mayoría de las veces. “El lenguaje interno”
es P-simbólico, pensamiento basado en palabras. Judith Becker escribe:

"El lenguaje interior a menudo se evalúa el comportamiento pasado, la


planificación de la conducta futura, y, a veces dolorosamente atrapado
en un bucle recursivo que se repite una y otra vez un escenario en el que
estábamos profundamente heridos o menospreciados. Algunos teóricos
creen interior lenguajear ser la función principal del lenguaje, como
organizador de la experiencia y por lo tanto un productor de significado.
No se sabe con certeza por qué todos nos hablamos casi constantemente,
en silencio a nosotros mismos" ( Los oyentes profundos 28, el subrayado
es mío).

Becker afirma que en trance y profunda escucha a la música, el lenguaje interno


se detiene. Yo añadiría que todos actividades en las que se centra toda la
atención en los signos icónicos y indexicales funcionarán para silenciar
“Lenguaje interior” y por lo tanto nos da un muy necesario descanso de esa
parte simbólica de nosotros mismos.

Si me quedo en un estado de flujo de tiempo suficiente durante un baile o


mermelada, que podría tener un momento de Primeidad-reconocido después de
que vuelva. Esto no es un objetivo para mí, sin embargo, y de despertar de
Primeidad durante un baile Contra es perjudicial a menudo resulta en
pensamientos basadas en símbolos como “¿qué era que?”- como despertar de
un discombobulated ausente sueño y muchas veces me tropiezo como
resultado. Por el contrario, recuerdo una experiencia Primeridad mientras juega
en este increíblemente largo atasco sesión en un hermoso día en un parque de
Bloomington, Indiana - después de despertar se sentía como pura alegría. A
veces cuando se juega solo en mi casa vacía Me han traído de Primeridad por
alucinaciones auditivas-voces o ruidos - que era preocupante y aterrador. Por
lo tanto, no sólo No podemos reducir la experiencia y objetivos musical a un
tipo, ni siquiera podemos generalizar el resultados de un estado de Primeridad.
Es lógico pensar que si los estados primeidad están “vacías”, entonces la forma
en que se conceptualizan y sus efectos secundarios son propensos a estar
fuertemente influenciada por el contexto externo y framing-- sociales como por
ejemplo un medio de Zimbabwe está poseído por su antecesor, en
contraposición a una persona ser lleno del Espíritu Santo en una iglesia en
Urbana, IL, en lugar de estar lleno fervor patriótico después de desaparecer
durante el canto repetitivo con miles en una manifestación nacionalista.
experiencias primeidad de un mundano tipo brevemente, pero totalmente
“espaciar” -son probablemente universales, pero la mayoría de personas en los
Estados Unidos no se les enseña cómo hacer esto; típicamente como niños en
edad escolar que regañan cuando lo hacemos. Sin embargo, este mismo estado
de ánimo Primeridad que los escolares se regañó para el que es socialmente
sancionada, anima, y dirigido en una variedad de tradiciones religiosas de todo
el mundo que implican lo que se conoce generalmente como trance.
Dada amplias concepciones de trancing y de Judith Becker “escucha profunda,”
en su reciente libro, sin embargo, no quiero hacer Primeridad sinónimo de estos
fenómenos más que yo sugeriría que el flujo es colindante con la alteridad; en
lugar quiero usar categorías de Peirce entender tales fenómenos en términos
más claros en relación con casos específicos. Becker pide:
"Puede Trance acontecimientos ser de diferentes tipos y grados, como el
trance leve de el artista que se siente a sí misma a ser uno con la música
que juega, o el trance del oyente cuya atención se enfoca en toda la música,
o profunda trance de posesión en el que el propio Ser parece estar
desplazada y el cuerpo de uno es tomada por una deidad o un espíritu. .
."( Oyentes profundas 43).
Desde una perspectiva peirceana yo supongo que el artista “quien se siente” o
el oyente cuyo “toda la atención se enfoca” están en un estado de Segundidad
mientras que el medio se describe es, probablemente, en Primeridad.
experiencias y primeidad Segundidad están relacionadas en cuanto a que
ambos proporcionan un sentido de la la trascendencia de lo cotidiano, y que no
implican pensamiento P-simbólico de “lenguaje interior”. Por otra parte, las
actividades que fomentan Segundidad son a menudo un medio para lograr
Primeridad cuando se trata de una meta o, como en mi caso, incluso cuando no
lo es. Pero Primeridad y Segundidad difieren fundamentalmente en el tipo de
estado de ánimo involucrado. Segundidad es semiótica limitada a los iconos y
los índices, Primeridades no-semiótica. Primeidad está vacía. En Segundidad
sabemos muy bien lo que es la actividad y es y por lo tanto sobre este estado de
ánimo es menos abierta al encuadre social y la manipulación; para mí es una
medios más fiables y productivas a la trascendencia. Así, en respuesta a la
pregunta de Becker sobre los diferentes tipos y grados de lo que ella llama el
trance, la respuesta sería sí hay clave diferencias categorías fundamentales de
Peirce, ayudados por sus tipos de signos, nos permiten analizar continuidades
y comparar todos los tipos de experiencias de lo mundano “espaciar” para el
espíritu posesión; de “estar en el bolsillo” a “escucha profunda”, y de bailar con
el piloto automático a la generación de proposiciones simbólicas sobre esa
actividad.
teoría peirceana proporciona un conjunto de herramientas conceptuales para
apuntar a, generalizar y parcialmente explicar lo que está sucediendo, momento
a momento, durante la actuación musical y ritual. Esto es todo podemos pedir
de un modo simbólico de pensamiento que se dirige a la no-simbólico. Si
deseamos experimentar Primeridad bienestar - o Segundidad - la forma más
directa del ser-en-el-mundo-en vez de teorizar acerca de nosotros mismos en el
mundo en el terciedad, debemos reproducir música y la danza. yo tengo Siempre
pensé que, sin embargo, que los resultados de una feliz vida de un auto
equilibrado que resulta del equilibrio estos diferentes tipos de actividades, las
partes del auto, y modos de ser. “El lenguaje interno” es a menudo bastante útil
para entender las cosas, pero también necesitamos un descanso de esta parte
de nosotros mismos. La comprensión de las funciones de los diferentes tipos de
signos y la naturaleza de Primeridad, Segundidad y la experiencia me ayuda a
terciedad acerco a un equilibrio en mi propia vida y proporciona herramientas
para guiar mi investigación y mis alumnos. Es por esto que el pensamiento de
Peirce ha sido fundamental para mi etnomusicológicos praxis, así como mi vida
personal.

NOTAS 1) Una versión de este artículo fue leído inicialmente en un coloquio


invitado en la Universidad de Cincinnati, 11 de febrero de 2011. Me gustaría
agradecer a Stefan Fiol y sus colegas de la oportunidad de presentar estas ideas
y por sus útiles comentarios. 2) En la teoría de Peirce, conexiones de tipo
simbólico implican procesos descritos en su primer tricotomía, la vinculación
de sinsigno (una instancia de una muestra) a la que la muestra como un tipo
general (legisigno). Por ejemplo, una determinada el rendimiento de la “Star-
Spangled Banner” (sinsigno) en relación con la concepción general de la Unidad
(legisigno