Sie sind auf Seite 1von 1

El Tesoro que convierte Tesoros en Basura

John Piper
Filipenses 3:7­15

Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida
por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo, y ser
hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo.

Pablo tiene una manera de jugar tu juego, ganarlo, y luego decirte que el juego es bobadas. Él, por ejemplo, en 2 Corintios 11:21–12:11 donde el hace una lista de
sus "mejores" logros y luego dice, "¡He sido un tonto! ¡Me hiciste hacerlo!" (2 Corintios 12:11). En otras palabras, puedo jugar tu juego de compararme a tus
estándares, ganarlo, y luego llamarlo inútil. Es un juego de tontos. 

Él lo hace otra vez aquí en Filipenses 3. Él le advierte a la iglesia que tenga cuidado con los perros de mal agüero que mutilan la carne (personas que insisten en
la circumcisión como una manera de justificarse con Dios). El problema con éstas personas es que  ellos ponen "su confianza en la carne" ­ eso es, que confían en
sus obras para justificarse (versos 2­3, y 9). Así que Pablo dice, "Está bien, vamos a jugar éste juego por un momento". Y luego el enlista sus obras de la carne y
le da un golpe fuera del ring a sus oponentes con sus logros legales. "Si alguien más piensa que puede confiar en su carne, yo tengo más." Y es cierto. 

Y luego comienzan tres de los mejores versículos en la Biblia. En esencia: la victoria que gané en el concurso de la carne es un monataña de basura (en Griego es
skubala, v. 8).Y la razón por la que usa uan palabra tan fuerte es que la otra alternativa es Cristo. Comparado a Cristo, ser el mejor Fariseo de su tiempo era
basura repugnante. 

Pero es muy impreciso. Pablo no es impreciso. Él no solo dice simplemente que comparados a Cristo, sus logros legales son basura; él es más específico. Él dice
que lo que es superior a los logros morales y religiosos es 1)conocer a Cristo, 2)obtener a Cristo, y 3)ser hallados en Cristo. 

1. Conocer a Cristo. "Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús" (v. 8).El "Conocimiento" aquí
no es solo saber que Jesús es el Señor. ¡Es el tipo de conocimiento que provoca la frase "mi Señor"! Él conoce al Dios supremo del universo (vea 2:9­11) como su
Señor.Así que hay dos apectos de la pasión de Pablo por Cristo aquí. Uno es el conocimiento racional y relacional de la más increíble persona en el universo. La
mente y el corazón de Pablo está lleno de Cristo. El otro es que él le pertenece a Cristo y está sujeto al Señor que reina y protege todo. Ésto es mejor ue estar en la
cima de cualquier línea de preferencia humana. 

2. Obtener a Cristo. "Por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo" (v. 8). "Ganar"  significa obtener todo lo que Cristo es para
nosotros en el cielo, no solo en la Tierra. Pablo ya había dicho "Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia" (v. 21), porque "teniendo deseo de partir
y estar con Cristo, lo cual es muchísimo mejor" (1:23). Y él va a decir, "No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro
asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús" (3:12). Así que es claro que parte de lo cual hace los logros humanos una montaña de basura
comparado a Cristo es que pronto (¡y muy pronto!) él va a conocer al rey ­ de una manera más completa, íntima, asombrosa y satisfactoria que cualquiera que él
conoce aquí. Y él ha conocido tanto de Cristo aquí que la basura ha sido determinada en ello únicamente. 

3. Ser hallados en Cristo. "y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la
fe" (v. 9). Pablo estaba agobiado por el hecho de que "en Cristo" ­eso es, unido con Cristo únicamente por la fe­ el poseía una rectitud que era infinitamente mejor
que todos sus logros legales pudieran ser. pablo sabía que el necesitaba una vida recta en orden de ser aceptado por Dios y en orden de disfrutar toda la gloria de
Cristo para siempre. El no tenía esa rectitud en sí mismo. El necesitaba el regalo gratis de la rectitud de parte de Dios mismo. Dios se lo dió a él por medio de
Cristo. 

Por lo tanto Jesucristo era tanto el tesoro que el apreciaba como él que proveía el derecho a tener ese tesoro. In solo Cristo Pablo tenía el derecho a conocer y
ganar a Cristo. Y eso era todo  lo que él quería. Ese es el Evangelio. Eso es lo que queremos decir en Belén al Atesorar a Cristo Juntos. Es solo Cristo la base de
ser aceptados por Dios y nuestra meta del deseo de nuestro corazón. Él es nuestra rectitud y nuestra recompensa. Comparado a él (conocerlo, obtenerlo y hallarlo)
todo lo demás es basura.  

Por John Piper. © Desiring God. Página de Internet: desiringGod.org