You are on page 1of 2

IGLESIA INTERNACIONAL DE LA FAMILIA.

Serie: El Libro de los Hechos de los Apóstoles.


Tema 327. La Vida de la Iglesia Primitiva.
Versículo para Memorizar: Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en
la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones. Hechos 2:42.
LECTURA BIBLICA: Hechos 2:41 – 47.
I. Introducción. Esta es la primera mirada a la iglesia primitiva. Muestra los rasgos característicos de la vida
cotidiana de los creyentes para despertar la conciencia de todas las congregaciones en la actualidad.
II. “Los que recibieron la palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas.”
vrs. 41. Este es el rasgo básico de la iglesia primitiva, el libro de los Hechos de los Apóstoles, define a la
iglesia como un pueblo, un cuerpo de personas que recibieron la “palabra de Dios”, una revelación de quien
es Jesucristo, porque Dios se revela a través de Jesús y Jesús se revelo a nosotros como “el verbo” de Dios
hecho carne, y Pedro el vocero de los discípulos, proclamo la Palabra acerca de Cristo Jesús. Dios hablo al
mundo mediante Jesucristo, su Hijo, y los creyentes primitivos recibieron su Palabra. Una persona que de
verdad cree y confía en Jesús se arrepiente y se bautiza, la verdadera fe, la obra interna dentro del corazón,
es creer en el nombre del Señor Jesucristo, es absolutamente esencial para ser salvo.
III. “Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento
del pan y en las oraciones.” vrs. 42. Perseverar quiere decir, seguir adelante, perdurar, persistir, no darse
por vencido. La iglesia primitiva perseveraba en cuatro cosas principales:
A. Doctrina de los Apóstoles. Es la enseñanza de los apóstoles. Esto incluye tanto lo que Cristo enseño,
así como la verdad de su muerte expiatoria, su gloriosa resurrección y su exaltación a los cielos, así como
su pronto retorno a llevar a su iglesia y reinar sobre todas las naciones. Este mensaje solo puede ser
autentico cuando esta extraído y enseñando en base a la Biblia. Mt. 28:19 – 20; Lc. 24:45 – 48.

Doctrina de los apóstoles Escrituras

1. La Biblia es la Palabra inspirada por Dios, sin errores. Hch. 1:16; 4:25; 2° Tim 3:16; 2° Pe. 1:20-21

2. Hay un solo Dios verdadero. Es una Trinidad de Mt 28:19; Jn 14:16-17; Hch 17:24-31; 2° Cor
personas: el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo. 13:14

3. Todo ser humano, a excepción de Jesús, ha pecado. Hch. 22:14; Ro. 3:23; Heb. 4:15; 1°Pe. 2:22

4. La salvación es sólo por medio de Jesucristo. Él


derramó su sangre en la cruz, para perdonar nuestros
Hechos 2:38; 3:23; 4:12; 10:43; 13:38-39;
pecados y ser libres de juicio, una persona debe
22:14-16; 26:15-18; Efesios 1:7; Apoc. 5:6-10
arrepentirse, confiar en Jesús como Salvador, ser
bautizado, y obedecer a Jesús como Señor.

5. Todo el que recibe a Jesús como Salvador debe ser Mateo 28:19; Marcos 16:16; Hechos 2:38; 8:12-
bautizado en agua. 13, 36-38; 9:18; 10:47-48; 19:5; 22:16
6. La Cena del Señor les recuerda a los creyentes la
Mt. 26:26-29; Hch. 2:42; 20:7; 1°Cor. 11:23-26
muerte del Señor y su regreso.

7. El bautismo en el Espíritu Santo viene con la señal


externa de hablar en nuevas lenguas. Este es un don que
el Padre quiere dar a cada creyente, después de su nuevo Hechos 2:4; 10:45-46; 11:15-17; 19:1.
nacimiento. Este don nos da poder para testificar, servir a
Cristo y vencer el pecado.

B. En la comunión. La comunión que el Espíritu de Dios elabora significa mucho más que una asociación
que se encuentra en los clubes o cuerpos comunitarios. La unión espiritual se basa en unión espiritual
que el Espíritu de Dios hace, la diferencia es esta, el Espíritu Santo está dentro del creyente en Jesús y El
une a todos sus hijos en un solo cuerpo, la iglesia.
C. En la Cena del Señor. La frase “el partimiento del pan” significa que los creyentes primitivos observaron
y recordaron la muerte y resurrección del Señor, también recordaban que volvería por ellos; también
notamos que la celebraban diariamente ¿Por qué la celebraban tan a menudo? La Santa Cena fue una
ordenanza del Señor para simbolizar su muerte y resurrección; y fue su muerte la que nos salvó, debido a
su muerte y resurrección ahora estamos, reconciliados con Dios, en comunión con Dios, hechos nuevas
criaturas, llenos del Espíritu Santo y llevando frutos para Dios; todo lo que ahora somos y tenemos se lo
debemos a su muerte y resurrección gloriosa.
D. En la Oración. Los cristianos de la iglesia primitiva perseveraban en la oración; mediante la oración
lograron tener una comunión muy íntima con Dios y entrar en su presencia. No podían estar más cerca de
Dios que cuando se acercaban a El mediante la oración, Sal. 145:18; Mt. 18:20; Jer. 33:3. Mediante la
oración, los primeros cristianos recibieron bendiciones de Dios, recibieron las provisiones de Dios, tanto
para el alma como para la vida terrenal, Mt. 21:22; Jn. 16:24.
IV. “Y sobrevino temor…” vrs. 43. Temor nos significa terror o miedo, quiere decir: un temor piadoso, un
temor por no desagradar a Dios en su voluntad, sabiendo que Dios nos ama, pero que también es justo y
puede enojarse y hacer juicio sobre las obras pecaminosas. Temor a Dios también tiene un sentido de
conocer que nos hemos acercado a un Dios santo y que Dios está obrando en nosotros, es una reverencia
hacia Dios al ver sus maravillas y prodigios, nos produce un temor reverente hacia su divinidad. Is 50:10; Sal
31:19; 25:12.
V. “Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común todas las cosas; y vendían sus
propiedades y sus bienes, y lo repartían a todos según la necesidad de cada uno.” vrs. 44 – 45. Los
miembros de la iglesia primitiva eran personas que estaban unidas y que tenían un ministerio en común. Los
creyentes estaban “juntos”, esto quiere decir que estaban unidos en el mismo lugar porque todos tenían el
mismo llamado, mente y propósito, no solo estaban en el mismo lugar y local. Estaban juntos porque eran de
un mismo Espíritu y propósito. “Inquirid en el libro de Jehová, y leed si faltó alguno de ellos; ninguno faltó con
su compañera; porque su boca mandó, y los reunió su mismo Espíritu.” Isaías 34:16.
VI. “…el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos.” vrs. 46 – 47. Algunas veces las
personas pueden estar frecuentando la iglesia y llegar a ser tomados en cuenta antes de ser salvos. Hay
personas que pueden pretender cargos en la iglesia a quienes el Señor no ha añadido, es muy importante
darse cuenta de que el Señor es el único que puede agregar personas, porque Él es el Salvador y el único
que la edifica. Cada miembro debe estar seguro de que el Señor lo ha añadido a la iglesia. Nosotros
podemos darles la bienvenida pero solamente Dios puede añadirlos para ser salvos del pecado.
VII. Conclusión. Cuando Jesús salva a alguien del pecado, lo añade a la iglesia como nuevo creyente. Dios
reconoce solo los nombres de aquellos que han sido nacidos de nuevo. Dios tiene en cuenta a aquellos que
reciben a Jesús como Salvador y Señor y escribe sus nombres en el Libro de la Vida (Ap. 3:5; 20:12; 21:27).