Sie sind auf Seite 1von 8

UNIVERSIDAD NACIONAL DE ASUNCION

FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS SOCIALES

FILIAL SAN ESTANISLAO

“CUESTIONES DE COMPETENCIA”

Por:
Liza Raquel Cardozo Álvarez
Osmar Miguel Garcete Bernal
Delosanta Elizabeth Villalba Cabrera

Prof.:
Abog. Rossana Maldonado
INTRODUCCION
Los diversos métodos y procesos ideados para resolver y determinar qué
órgano judicial debe conocer de un concreto proceso entablado, se vienen a
denominar cuestiones de competencia.

En el trabajo que desarrollaremos a continuación, se presenta información


sobre las cuestiones de competencia dentro del ámbito del Derecho Procesal
Civil.

Partimos de una noción sobre en qué consiste la competencia, para luego


adentrarnos y finalizar con las vías aptas para dirimir los conflictos de que se
suscitan en el ámbito del derecho.
LA COMPETENCIA

La competencia es la facultad que tiene el tribunal o juez para ejercer la


jurisdicción en un asunto determinado.

La competencia es la medida de la jurisdicción asignada a un órgano del


Poder judicial, a efecto de la determinación genérica de los procesos en que es
llamado a conocer por razón de materia, de cantidad y de lugar.

La competencia de un tribunal o juez para conocer un proceso se determina


por razón de territorio (límite geográfico donde un juzgado tiene competencia),
de la naturaleza (pública o privada-arbitraje-), materia (penal, civil, familiar,) o
cuantía (monto de dinero litigado) y de la calidad de las personas que litigan
(casos de corte).

CUESTIONES DE COMPETENCIA

La competencia de los jueces y tribunales es un presupuesto de la validez


del proceso.

Se denomina Cuestión de competencia al conflicto que surge cuando varios


juzgados o tribunales se consideran competentes sobre el mismo asunto, o a la
inversa, si ninguno de ellos se considera competente para conocer sobre un
caso.

Existen situaciones en que se niega la facultad de un cierto juez de conocer


y decidir en un juicio determinado. Esta circunstancia origina las denominadas
cuestiones de competencia que tratan de evitar el nacimiento de un proceso que
pueda ser objeto de nulidad, produciéndose, consecuentemente, un dispendio
de la actividad jurisdiccional.

El conflicto se soluciona a través de dos vías: la inhibitoria o la declinatoria.


Si no se soluciona a través de estas dos vías, el conflicto es solucionado por un
juez superior, quien falla dirimiendo la controversia suscitada entre los dos
jueces, y por ende, cuál de ellos es competente.

Similar cuestión puede plantearse entre dos fiscales, que por motivos legales
(materia, turno, etc.) controvierten acerca de si tienen o no facultad para
intervenir en una determinada causa, produciéndose de este modo un conflicto
(contienda) entre los mismos, sea porque consideren que ambos deben
intervenir o porque se nieguen a hacerlo.

Esta contienda en nuestro derecho, debe resolver el tribunal de apelación


del fuero que les corresponde a los fiscales involucrados.

VIAS PROCESALES

Las vías aptas para lograr el objetivo enunciado y poder plantear y resolver
las cuestiones de competencia son:

 Declinatoria

Declinatoria significa perder competencia. Es una petición para quedar al


margen de un caso.

La incompetencia por declinatoria debe promoverse como excepción previa


ante el mismo juez que comenzó a conocer la causa, pidiéndole la parte que lo
considera incompetente que así se declare.

 Inhibitoria

La inhibitoria o inhibición es una de las formas de las llamadas cuestiones


de competencia que consisten en librar una orden instruida a un juez para que
se abstenga de conocer e iniciar el proceso, y remita el expediente y diligencias
practicadas al tribunal competente.

No puede proponer la inhibitoria la parte procesal que expresamente o


tácitamente se haya sometido al juez o tribunal que conozca el proceso.

Si el juez requerido mantiene su competencia, o sea, no acepta el pedido del


otro juez, la divergencia, la controversia se resuelve por tribunal superior.

Trámite y decisión de la inhibitoria. Entablada la inhibitoria, el juez la hará


saber al magistrado cuya separación de la causa se reclama; correrá vista de
ella al Agente Fiscal por tres días, y dentro del mismo plazo resolverá la cuestión.
(tramite)

Si se declarare competente, librará oficio al otro juez, acompañando


testimonio del escrito en que se hubiese planteado la cuestión, del dictamen
fiscal, de la resolución dictada y de las demás actuaciones y documentos que
estime necesarios.

Solicitará, asimismo, a dicho juez que, separándose de la causa, le remita


los autos, o, en caso contrario, los eleve al tribunal competente, conforme a lo
dispuesto en el artículo siguiente. La resolución del juez ante quien se planteó la
inhibitoria sólo será apelable si él se declarase incompetente.

Trámite de la inhibitoria ante el juez requerido. Recibido el oficio, el juez


requerido correrá vista a la otra parte y al agente fiscal por el plazo de tres días,
y se pronunciará, dentro de tercero día, aceptando o rechazando la inhibición.
Sólo en el primer caso su resolución será apelable. Ejecutoriada ésta remitirá la
causa al requirente, emplazando a las partes para que comparezcan ante él a
ejercer sus derechos.

Si mantuviere su competencia, enviará en el día, sin otra sustanciación, las


actuaciones a la Corte Suprema de Justicia, para dirimir la contienda y lo
comunicará en el mismo plazo al requirente para que remita las suyas.

(Obs: se corre vista al agente fiscal por estar tratándose leyes de orden público).

Trámite de la inhibitoria ante la Corte Suprema. Recibidas las actuaciones, la


Corte correrá vista al Fiscal General del Estado por tres días y resolverá la
contienda dentro de los cinco días siguientes. Devolverá las actuaciones al juez
que declare competente e informará al otro por oficio.

 Declaración de oficio

El juez puede de oficio declararse incompetente al promoverse la demanda


(Arts. 7 y 216, 2° parte CPC), porque en esta oportunidad debe verificar la
existencia de este presupuesto procesal, juntamente con los otros.

Si no fue advertida por el juez ni fue deducida por el demandado, al momento


de dictar sentencia, en forma previa y al considerar la existencia de los
presupuestos procesales, puede declarar su incompetencia,

Nuestra ley procesal civil prohíbe expresamente la posibilidad del empleo


simultáneo o sucesivo de la declinatoria e inhibitoria. Siendo así una de las vías
procesales no puede posteriormente ser reemplazada por la otra, ni ser
empleadas en forma sucesiva.

MODOS DE PROCEDER

Se tramita como excepción dilatoria. La declinatoria se suscita ante el mismo


juez o tribunal que entiende del pleito o causa, a diferencia de la inhibitoria
promovida ante el tribunal que se estima competente.

En la inhibitoria se acude a un otro juez, que creemos que es competente


para que solicite todo el expediente de juez que está viendo nuestro caso y que
creemos que es incompetente. En la declinatoria se dirige directamente al juez
que creemos que no tiene competencia.

La inhibitoria se la sustancia enviando testimonio y escrito de petición de


inhibitoria al juez considerado incompetente solicitando remisión del expediente,
o en su caso, remita a tribunal superior (CPC, 16) en 48 horas (CPC, 17 párrafo
I). Tribunal superior tiene 15 días para dirimir la controversia de competencias
de los dos jueces (CPC, 18). La declinatoria se la sustancia como las demás
excepciones previas y, una vez declarada legal y procedente se remitirá al juez
tenido por competente (CPC, 15).

EFECTOS

Si el juez se inhibe, pierde la competencia para el proceso que conoce, o


sea, para el caso.

Si el juez acepta la petición de declinación, pierde la competencia para el


caso.

Si el juez no se inhibe o no declina no pierde la competencia hasta que la


controversia sea resuelta por tribunal superior.

Si el juez no se inhibe o no declina su competencia aún prosigue, pero sólo


hasta antes de sentenciar.

En la jurisdicción civil, una vez propuesta la declinatoria, el proceso queda


en suspenso hasta que la competencia planteada se resuelva.
Ambos procedimientos (la inhibitoria y la declinatoria) son incompatibles.
Cuando se hayan sometido varias excepciones dilatorias el juez se pronunciara
en primer término sobre la declinatoria, de admitirla no tendrá que resolver sobre
las demás.

CONTIENDA DE COMPETENCIA

La cuestión de competencia puede también darse entre dos o más


tribunales, en cuyo caso el conflicto se denomina contienda de competencia.

La contienda de competencia se puede producir de dos maneras: cuando


ambos jueces se declaran competentes para entender en la causa, en este caso
la contienda es positiva o cuando ambos jueves se declaran incompetentes, en
cuyo caso la contienda de competencia se denomina negativa.

 Contienda positiva: se produce cuando en una cuestión de competencia


planteada por vía inhibitoria, el juez requerido se niega a separarse del
conocimiento de la causa. En el incidente de acumulación de procesos se
plantea la contienda positiva cuando el juez requerido no acepta la
competencia del juez requirente (Art. 125 CPC)
 Contienda negativa: Cuando en una cuestión de competencia promovida
por vía declinatoria se hace lugar a la excepción o cuando el juez de oficio
se declara incompetente para conocer la causa; consecuentemente, el
actor promueve nuevamente la demanda ante otro juez, considerado por
él competente, y éste también se declara incompetente.
CONCLUSION
La competencia consiste en el límite de la jurisdicción. Todos los jueces
ejercen jurisdicción, pero solo algunos son competentes para entender en
determinados juicios, mientras otros no lo son.

Para que pueda surgir realmente una cuestión de competencia es necesario


que el problema se plantee entre dos órganos judiciales no subordinados entre
sí.

La cuestión de competencia puede ser declinatoria o inhibitoria. La


declinatoria se propone ante el juez o tribunal a quien se considera incompetente,
pidiéndole que se separe del conocimiento del asunto y que remita los autos al
tenido por competente. Por el contrario, la inhibitoria se presenta ante el juez o
tribunal que se consideran competentes, pero que no están conociendo el caso,
con petición formal de que dirija el oficio al que se estime no serlo, para que se
inhiba y remita los autos.

En general, las cuestiones de competencia se solventan a través de la


jerarquía de los órganos del poder judicial. El inmediato órgano judicial superior
jerárquico común a los jueces o tribunales a los que afecta la cuestión de
competencia será quién decida qué órgano debe conocer del asunto