Sie sind auf Seite 1von 14

Filología y Ungiiística XD((l): ll3-126, 1993

INTERACCION DE PERSONAS CON SERES DEL VOLCAI\


ENZ DEGÜNCIIE, UN RELATO MAPUCHE

Yosuke Kuramocbí
Uniuersidad Católica de Ternuco
Tetrutco. Cbile

AESTRACT

The author desc¡ibes üe relationships established between the en¡ities and the structures of a
narrative of the Mapuche oral tradirion. The anide indudes the Mapuche version followed by
a word-by-word translation and a free t¡anslation into Spanish.

1. Introducción ordenador con respecto a un tú, a un antes y a


un después; éste se desplaza constantemente
Me parecen previas y necesarias algunas en la relación discursiva. A este respecto:
precisiones generales y básicas sobre la llama- a) La voz narratla -morfológicamente- se
da conversación o ngütr&m. Una forma de encuentra siempre actualizada en primera per-
comunicación oral de los mapuches que se asi- sona. El narrador desplaza y entrega la voz
mila a la cztegoria del relato en lo que por esto parala enunciación a la persona que contó con
se entiende en la cultura occidental, y que, en anterioridad lo que a él le llegó, y si en ese sec-
lo principal, siendo una relación de hechos tor del relato aparecen personajes, éstos asumi-
acaecidos al narrador o a alguien que éste o ránla voz de primera persona y en tiempo pre-
sus antepasados conocieron, tiene el esunrs de sente. No hay señalizaciones lingü-rsticas que
acontecimiento verdadero, en términos de permitan disünguir estos relevos y secuenciali-
sucesos acaecidos sea cual sea la nafuraleza de zar estableciendo las distancias temporales.
éstos; este rasgo lo disüngue del epew , el cual, b) En la situación n rrativa normal es
aunque su contenido alegorizado es verdade- necesario un desdnatario real de los conteni-
ro, no tiene el carácter de suceso realmente dos que están siendo entregados, porque,
acaecido. El mismo rasgo de verdad como desde la sabiduría que está en el flujo de la tra-
acontecimiento sucedido pero bajo Ia forma de dición ha sido tejida, en las hebras de un acon-
percepción inesperada de fenómenos con sig- tecimiento, la historia que se entregó al que
nificados descifrables, o de sucesos de una rea- ahora, en situación de comunicar, actfva y deri-
lidad diferente, codificada y predictiva, pero va desde la corriente del conocimiento tradi-
perceptible y debida a causas no naturales, cional bajo la forma de un discurso informaLi-
ueneelperlmontu, ot¡a forma de aconteceres vo. Por ello se entrega, por ejemplo, a vna
que son transmitidos bajo las condiciones sobrina, como es el caso del relato del que
generales de 1o que llamamos'relato'. vamos a ocuparnos.
L.1. Et Narrador. Se presenta con cier- c) Además, la temporalidad del relato en
tas características generales de una cierta cuanto a su ordenación secuencial, se ve afec-
movilidad o no situacionalidad en relación al tada por una relatividad distributiva que com-
tiempo, siendo el yo, en la deiimitación de promete a los acontecimientos relatados, la
Benveniste (1970), un elemento situacional y cual es producto de la voz narrattva. De este
114 REVISTA DE FILOLOGIA Y UNGUISTICA

modo, un sector del relato puede comprender relatos sean verdaderos y formas de un conoci-
elementos en forma incompleta o anticipada miento útil para el mapuche.
(paru el lector u oyente occidental). Tales ele-
mentos, sin embargo, son comprensibles para
el destinatario mapuche; constituyen un evan-
ce de lo que está sucediendo, lo cual será 2. El relato 'Gente del volcán'
desarrollado más adelante. En otras palabras,
el omnipresente del suceder en el tiempo Cuando llegó la goerra con los españoles
desde el yo y la situación inmedia[a, no permi- a nues[ras üerras, toda la gente huyó dejando
ten los distanciamientos y las delimitaciones abandonado el lugar. Acerca de la historia de
por formas verbales de tiempo referidas a la este asalto a las tierras de la familia de la que
voz narrativa en primera persona; esto tal vez desciende mi suegra, me la dejó ella a través
se deba a la forma como los sujetos se perci- de las conversaciones con las que me instruía,
ben en relación a la realidad: ellos forman entregándome nuestro pasado.
parte de ella, y ésta no se encuentra recortada Aquel hombre y su esposa -la abuela de
y diferenciada totalmente del sujeto '. mi suegra-, tenía cuatro hijos. Por ese tiempo
L.2. Flnal del relato. El relato es una de la huida, dijo el hombre un día:
parte de la corriente fluyente de la tradición. -Llevaré a mi esposa y a nuestros hijos
Esta comprende más que un conjunto de rela- hasta aquel lugar de las montañas en donde el
ciones orales guardadas en la memoria, es el río es más impetuoso y hrrbulento. Allí, dejaré
conjunto del saber y su relación con el suceder a mi mujer-. Así dijo el esposo, y agregó: -Yo
de antes y de ahora. De tal modo, si se narra voy a irme hacia el lado de Argentina a h"cer
algo, será un trozo recortado en forma de len- ganado, cuando vuelva, pzsaré a buscarte-. Así
guaje bajo la rección de un contenido transmi- le dijo a la que era su esposa. Así, partieron
tido. No obstante, tal contenido guarda nexos pues con sus hijos. Y entonces pasó a dejarla
con el conjunto de la tradición. Así, una nueva iunto a ese lugar del río que era muy turbulen-
versión puede desarrollar otros aspectos de é1, to y se fue.
y asimismo, pueden variar las perspecüvas de "El üempo que él esfaria por allá yo no lo
acuerdo con el narrante. Por ello las versiones sabía- dijo la mujer. -Todo el día me lo pasaba
que se originan de preguntas con respecto a haciendo rogaciones. Todo el día estaba de
ciertos tópicos de un relato, originan versiones rodillas, ¡Qué sería de mí, qué habría de pasar-
con nuevos contenidos. Dada esta situación, me! ¡Qué iba a hacer para salvar la vida de mis
los relatos terminan con un ,'hasta aquí llega no hijos! Andaba por esos lugares "el viejo herma-
más mi saber sobre este asunto"; esto no es, ni no", el león, él podia coger a uno de mis hijos,
con mucho, el equivalente a nuestro "fin" que enfermedades podía acarrearnos a nosotros".
clausura 'zla historia de un relato como objéto Eso decía la abuela de mi suegra.
verbal acabado y autónomo. La conversación "Así pues fueron los padecimientos que
puede continuar sobre otro aspecto de lo orde- experimentamos, a causa de esa gente de
nado en la relación entregada, por el narrante otra parte que llegó a nuestra tierra- decía mi
o por otra persona. suegra que decía su abuelita-. Pasa el tiempo,
1.3. Verdad e Hlstoria- En la narración se pasan los soles ¿cuánto tiempo habrá pasado
entrecruzan e interactúan lo que para nosotfos. ya? ¿cuándo volveré a escuchar otra vez la
son diversos niveles de la realidad (Grebe 1972), voz de mi hombre? "Estando en ese lugar, mi
ello debido a esta particular percepción del hija hablaba con otra persona y esa persona
mundo que refleja un lengua.je ajeno a lo históri- hablaba con ella, sin embargo, yo nunca vi
co en el sentido de pasado irrepetible o acaba- quién era, no sabía cómo era é1. Le pregunté
do. La oralidad üene esa propiedad ahistórica, y sobre esto a la que era mi hija. Ella no me
por ello: atemporal, aespacial y ataxonómica. La contestó mi pregunta, sólo se sonrió dicien-
presencia de otras realidades atemporales, Ia do: -Ya andas hablando tonteras como siem-
polarización de lo de antes en el presente, por la pre-. ¿Quién es ei que viene a hablar conti-
vigencia que implica su verdad y por la reedi- go?, le volvia a preguntar. Pero ella se quedó
ción virtual de lo antes ocurrido r, hacen que los callada.
KURAMOCHI: Interacción de persor¡.as con seres del volcán 115

"Pasaron muchos días. Después de t-rans- Antes, no sabíamos medir cuanto tiempo pasa-
currido mucho tiempo, se presentó ante mí ba, aunque sabíamos que cambiaba la luna y
dejándose ver, el que hablaba con mi hija, y que el sol daba su vuelta. Ese año pues, el día
me dijo: señalado, me dijo mi "compragente".
-Yo era el que venia a hablar con tu hija. -Vendrá hacia acá ese día tu marido. Tú
Así, lo -que es tuyo es mío, porque yo te la tomarás un atajo para que te encuentres allí
tengo lÑlenmayaeyul. "¡Hoy, irás a hablar con por donde pasará tu marido. En ese lugar
tu suegra!" me dijo mi padre, por eso hoy vine deberás encender un fuego-. Así, tuve que
a darme a conocer y a conocerte. dejar allá a mi hija. Me vinieron a dejar en
"Me alegré de escuchar todo esto. Había donde estaba el cruce del camino donde debía
pues gente por aquí y era posible que me sal- esperar. Mi yerno, mi hija y los dos hijos que
vara. El nos dará con qué alimentarnos, nos tenían, un hombre y una mujeq debían que-
dijo en su conversación ese día el visitante, darse en el volcán. Ellos se volvían perros de
antes de irse. Así, al día siguiente vino é1, el día, por la noche mi hija y ellos volvían a ser
que sería mi yerno trayendo un animal. gente". Así era esa gente del volcán, decía mi
"Por la mañana vi al animal de pie en suegra que decía su abuelita.
donde lo vinieron a dejar ¿Quiénes vinieron a "Después que hube tomado el atajo, no
dejarlo ahí? Unos momentos más tarde mi sé cuántos días esn¡ve esperando. Un día sentí
yerno apareció tras el animal. Vino a carnear sonar la campanilla del caballo guía de una
su animal para mi. tropilla.
Entonces comí carne; ya casi moríamos -¿Quién está junto a ese fuego?- dijo mi
de inanición yo y mis cuatro hijos. Así, me esposo, cuando llegó. Entonces escaparon mis
hizo entrega del caballo, era para mí el ani- hijos. Se espantaron al ver a su padre.
mal hecho carne. Bastantes días tuvimos Arrancaron montaña adentro. Cuando logré
para comer. "Mi suegra decía que eso decía alcanzarlos y los cogí, estaban todos heridos y
su abuelita del hombre ése. Fijaron entonces rasguñados por las ramas, al huir. Ya se habían
un día: vuelto salvaies mis hijos", deciala abuela de mi
"Dijo el que era mi yerno: suegra.
- EI día indicado los llevaré a todos uste- "Cuando estuvimos en el volcán y entre-
des, porque éste va a ser un año muy malo con mos, salieron de allí unos chanchos que me
un muy crudo invierno. atemorizaron. -Estos son cherrufe-, dijo mi
"Llegado el dia nos vinieron a buscar. compragente y ordenó que salieran. Después
Llegamos allá al volcán. Antes de ingresar, se acercaron unos perros con los ojos tapados
tuvimos que sacarnos cada uno, el puñado de por el pelo a olfatearnos, pero é1 dijo: -Esios
piojos y el huesito del hombro, tuvimos que de día no hacen nada-, decíala vieja abuela de
echarloS a un tiesto. Ailá en el volcán, hice mis mi suegra.
saludos de presentación y cortesía al que era el
padre de mi yerno: mi "compragente" (ngut- 2.1 Clases de seres. Nos encontramos
llanche)a. El era igual como gente. Así como con la presencia de diversas clases de seres en
éramos nosoüos, así era esa gente del volcán", el volcán. Por de pronto el dueño del volcán, su
decía mi suegra que dijo su abuela. hijo y la gente'que alli habita son de aspecto
"Y fi:e así como fui a ent¡evistarme para humano, sin embargo, tienen la propiedad de
hacer la visita de cortesía de matrimonio. ser de aspecto humano por la noche y de
-¡Cuánto has sufrido tú, ñaña, papay. aspecto animal por el día, perros. Además cuan-
Quería que nos viéramos, por eso hoy te fue- do traen el caballo a ia madre de la niña que se
ron a buscar. Una de tus hijas, hija mía pasará a desposa con uno de estos seres, no se ve a
ser. Uno de mis hijos tiene tu hija para é1, aun- nadie, porque es de suponer, según la cosrum-
que siguen siendo nr hija y tu hijo, me dijo mi bre, que par" esfa ceremonia sea traído por
compragente". Así dijo la que fue rni abuela. algunos el animal, el cual la niña sacrificará y de
Así pasaron lunas. Un año, avanzando ya la sangre que salte se hará una interpretación
su curso. "Eso sí que no sé cuánto tiempo estu- del futuro. Tampoco se le nadie cuando van a
ve en el volcán. No me dijo a mí cuánto üempo. dejar a la mu.ier al lugar de encuentro con su
116 REVISTA DE FILOLOGIA Y UNGUISTICA

esposo. Por otra parte hay perros que no ven, Por otra parte, situados en la montaña,
"con los ojos tapados" dice literalmente el rela- sabemos por otros relatos, los referidos a
to, los cuales son inofensivos de dia. Y existen Kalfumalen, Ia doncella celesüal, que ella es
también cerdos que son chermfe, es decir ele- benigna aunque también puede tornarse des-
mentos dominantemente destructores; se dice t¡ucüva por malas actuaciones del hombre, ori-
que bajan osando en la lava cuando hay erup- gina epidernias, vuelve loca a la gente. Don
ciones t. Otros relatos informan sobre el che- Mariano Cheuquefilo (Q. E. P. D, recién falleci-
rn¡fe en forma de cometa, el cual se va al vol- do) se expresó de ella como wecufe. Ella
cán (Cherrufe, José Huichaleo, Teodoro adopta la forma de un cometa, se trata ahora
Schmidt, Imperial, IX Región), y sobre un de un cometa benéfico y no maligno como en
zorro-brujo con cola semejante a un arcoiris el caso de cherrufe. También se nos narra que
que se transforma en fuego y también vuela había en la montaña antes de Kalfumalen r{

hacia el volcán (relato del mismo narrador). ancianos protectores: Ptskulfe futa y Ptskulfe
Así, el volcán parece ser un centro de habita- kushe. Otro relato habla también de una
ción que recoge y del que surgen seres diver- anciana protectora de los viajeros, la cual pro- {
sos. En el relato Cagua-cagua, un ser que devo- tegía u originaba la destrucción en las aguas de
ra animales también es relacionado como pro- quienes la trataban mal.
cedente del volcán (en Kuramochi 1992 (1): Frente a estos seres de la montaña están
170. Relato de Alejandro Leninao Quidel, los seres de las aguas, -bajo forma de hombres,
Camino a Curacautín). mujeres o animales- formas de shumpall que se
De tal modo, según nuestra percepción, encuent-ran en numerosos relatos: ngütran o
habría seres que pueden clasificarse en malig- visiones: perimontu. El más reciente que
nos y otros, protectores; tal es el caso de esta hemos recogido se trata de un potro que gira
gente del volcán, Degünche, a pesar de que el como remolino arrastrando y cobrando animales
relato no lo explicita, como protectores y origi- de los ganados que pasan y llevándoselos al
nadores de riqueza, animales que le son dados agua: se trata de Tuay potro. Realmente quiere
a la madre (en los complementos etnográficos decir: al parecer de forma como de poúo, así
del relato), deben seguramente, pagársele tri- dice el relato, no usa direct¿mente el término.
buto, de hecho una hija es entregad? a esta Estos también pueden hacer bien, de hecho
gente. enregan pago cuando toman una mujer para
l
J'--L \¡
I J.-. FltsHulIE Iutü
ü*!J
}lJ Fiskulfe hushe [al f Umrle n

H
Lir
;I: F r,_rtectu ra
[h,\t'¿e k ule

RHEHI ÉümÉtü l,eni,¡nrr


¡\ nr-:i t nns p Ir]ter-:t
l.,olfurnslen

L]-rntrt¡ nrulignr-r
TüLL]AH ll heru,ul fe

muJer
Seres de ln l-lünts.ñs rlf rer:ids
g de 1r-rs r,'olcanes En n"lllntünE
r-:f,n hi in ne¡
G*nte del voluün Plagr de Lrngostas
cheuulfe -Krlfumrlrn Pel¿tos de shumpall
KURAMOCHI: Interacc.ión de personas con sereJ del volcán 177

desposarla, o dan agua, aunque cobran vida de Un caso semejante sucede con el lugar
animales, como nara "La laguna de Estanallín" de los bru.ios: renhi. Este, por una interpreta-
(Loncoche). ción de bajo la [ierra, en el cual bajo adquiere
Una forma mediacional entre los seres de la categorÍa de deíctico, para la cultura occi-
la montaña y los seres del agua, parece encon- dental significa subterráneo. Sin embargo en la
trarse en el relato de pedmontu "La plaga de cultura mapuche, puede tratarse de una caver-
langostas", de don Segundo Antimilla, Palguín, na ¿está ésta ba.io o sobre Ia tierra? la caverna
IX Región, en donde se ofrece una niña por lo demás es un lugar de ent¡ada de un ser
(paraguay se llama a estas jóvenes); elia es benéfico como kalfumalen. Bajo la tierra que
tomada por un ser de la montaña como esposa está bajo el agua se ubican también protecto-
y aparece trayendo un hijo que es un pez. res como el toro de la laguna de Estanallín y
umbién es reh¡rl. Por ello es muy dificil situar
2.2 Ublcación externa-lnterna. C<-rn en forma estratificada o polarizada los seres y
respecto a la ubicación espacial de los seres atribuirles caracteres exclusivos en intentos de
de la montaña, éstos parecen ubicarse en su clasificación. Y así sucede también con la ubi-
interior como es el caso de los degünche y cación del mal, arrlba, abajo, en la noche o en
otros habitantes se manifiestan en su exterior el día. Cierto es, a este respecto, que de la sali-
como cherrufe. También otros como el da del sol al mediodía es un tiempo marcado
zorro cherrufe y cagua cagua son de actua- benéficamente, pero el machi se enfrenta al
ción terrestre externa, aunque serían origina- mal tanto en la noche como en la mañana.
rios del volcán.
En los seres de la montaña como 2.3 Relaclones parentales. Las relacio-
Kalfumalen, se observa una cierta ubicuidad, nes parentales de casamiento se dan con
pues tanto están en la montaña como fr¡era de ambos sexos: a) caso de mujer con gente mas-
ella en forma de cometa. Lo mismo ocurre con culina del volcán bueno, caso del relato que
la forma de cometa del cherrufe y con su nos ocupa, y b) caso de unión de hombre con
forma de serpiente de fuego. Algún relato mujer del volcán, maligna pero protectora ale
cofi)o "Kuy mallen" de Sabina Melillan, vez ("La hija del cherrufe", en Lenz 1896; figura
Dolunco Bajo, Vilcún, la sitúan incluso en el 2). Además, en los Complementos del relato se
agua. Esto es de la mayor relevancia por lo habla de casamiento c) entre gentes del vol-
menos en dos aspectos del patrón congenitivo cán: una hija del dueño del volcán viene a ser
que subyace a estas concreciones o realidades requerida en matrimonio, y le toca la consue-
percibidas: gra -ta abuela en el relato- hacer la conversa-
1. Hay una atribuci6o de carácter benig- ción de cortesía, por encargo de su consuegro
no y maligno, 1o que tiene que ver con un (el "compragente" de ella).
aspecto sobrenatural ambiguamente ético; Lo mismo puede verse en las aliaozas
2. Su pertenencia a espacios diversos, con los seres del agua: hay seres masculinos
terrestre (interior de la montaña, atmosférico que desposan a niñas mapuches y seres feme-
(el cielo), y acuático. Vienen a reforzar esta ninos que atraen a hombres mapuches.
percepción ciertos seres mediacionales como En el caso de relaciones con seres antro-
la niña que aparece en el relato-perlmontu: pomorfos, casan hombres con mujeres ser-
"Plaga de langostas", ya que ella ingresa a una pientes y mujeres serpientes tratan de casarse
montaña y es desposada por un ser del que le con hombres (ver Relatos en Kuramochi 1991).
nace un hijo pez (supra), la polaridad monta- Finalmente, los esposos malignos atraídos
ña vs. agua, queda así anulada o conjugada. por los solteros que permanecen, antinanlral-
Por lo que, insistiría en que se trata de percep- mente en este estado son: masculino: Punfuta y
ciones de categorías primarias, sin diferencia- femenino: Punl«rre, formas de wecufe.
ción ética clara ni topológica concreta 6, y se Con esto queremos señalar la doble direc-
relaciona con estadios de formalización abs- ción de las relaciones y la replicación de la
tractiva no realizados por la mente mapuche, unión natural que refrenda una cierta indiferen-
1o cual tiene que ver también con el estatus de ciación o con[inuidad de la realidad en la cual la
la oralidad. mente mapuche se percibe comprendida.
REVISTA DE FILOI,OGTA Y LINCUISTICA

Clterrrfe

LA
nprrns- cherrufe
gente * Ferrn

l{ujer Cherufe + homhre Degunche + muicr


-La hija del Gherrure- Gente del Yolcün

2.4 Btfunctonalldad de los agentes: producir alteraciones serias a la concepción


Destrucclón/Protección. Si morfológica y mapuche con lo que se retarda de paso una
ónticamente los seres no nafi¡rales toman for- buena comunicación.
mas naturales, pudiendo situarse en lugares Así, la gente del volcán es "como gente",
aparentemente opuestos -pensando con nues- pero no es exactamente humana. Es benigna
tros patrones ordenadores- como montaña y porque salva y da riqueza: animales a los
agua, fierra- cielo; alto-bajo; malo-bueno, éste padres de la niña desposada, pero esta protec-
y el otro, en oanto agentes, son desencadena- ción o benefacción tiene su contrapartida, por
dores de acontecimientos benignos o destructi- de pronto la pérdida de la hija. El caudal pro-
vos según sea la natvraleza de la conducta fundo de la tradición orai nos permite leer -
humana; del mismo modo, su nal¡raleza tran- hasta que na aparezca otra sección eslabón de
sita bajo formas diversas pertenecientes a cate- este asunto- que esa riqueza fácil no es buena
gorías distintas. para el mapuche.
La oralidad a través de los relatos va Las oraciones realizadas por la madre no
estableciendo continuidades por bifunciona- sabemos a quién estaban dirigidas. Recor-
lismo, ambigüedad ontológica o mediaciones damos a este propósito, las oraciones hechas
que tienden a reconstruir una cierta unidad por Catriñir en el relato "Lago de sangre" ( en
originaria, dentro de la cual el hombre mapu- Kuramochi lD1,); en él la persona ruega al
che se percibe integrado o formando parte de dueño del agua y éste le da riquezas, pero
ella. Así el mito vendría a ser un elemento de luego la toma junto con la vida del beneficiado
reconstitución de la unidad del mismo modo que de este modo pasa a ser víctima.
que el ritual atrae el pasado al presente cre-
ando una atemporalidad que 1o liga a la eter- 2.5 Estructuras slmbóllcas. El movi-
nidad en forma intermitente (véase Larrain miento de conjunción con elementos o seres
i988). de naturaleza sobrenatural muestra la inten-
Las distribuciones forzadas por los filtros ción de unir lo natural humano con lo sobrena-
culturales del observador no mapuche pueden n¡ral. Esta anexión se bifurca:
KU-RAMOCHI: Irueracción de personas con seres d.el volcán
119

Vuelt¡ sn'lar

GIRflS RITIALES

Form¡
üL/
d*l Flet¡rt * [:isprrsi,.:'ión
fr¡r+urr* de las otiend¡s

1. hacia lo interno, lo que está al interior nina. Y bajo la [ierra, en lo subterrestre, se hallan
de la montaña y del volcán: interior de la tierra seres con los que también el hombre interactúa.
alta; los seres del volcán y de la montaña son Por lo tanto lo externo y lo interno, lo de
gente del volcán: degünche, animales -perros, arriba en la montaña, en la atmósfera o en el
cerdos- o el espíritu de una niña. cielo (destino de las oraciones), se ve en la
2. con lo exterior a ella; la comunicación interacción de hombres y mujeres que por el
se manifiesta con el exterior por los seres matrimonio unen estos espacios. Lo interno,
cometas o serpientes de fuego voladoras: externo es por lo demás análogo a la vida del
Cherrufe (véase Sánchez 1990) o Kalfu- hombre dentro y fuera de la madre. Asimismo
rnalenes como cometas. lo subterrest¡e y lo alto son análogos a la vida
Los seres del volcán;degünche son del hombre terreno y su vida posterior a la
gente de noche y perros de día, parücipan de muerte. La unión con lo terrestre interno,
características humanas y animales, y de seres matriz germinal de la vida, se establece en los
sobrenaturales. Esta representaciOn de la rin¡ales de fertilidad echando muday alatierra
unión fecunda de lo humano con lo interno y gotas de la sangre de los animales sacrifica-
ferrestre y lo externo atmosférico o sobrenatu- dos. También hay una ceremonia de enterrar
ral, se ve reforzada en su simbolismo en el los cántaros de muday; y en un hoyo se echan
ritual por las palabras de la oración, los gritos las partes internas, viscerales del animal en la
de aliento, el humo y las rogacio.rer co., ñu.no rogación (Chosdoy, 1990). Estas son percep-
de tabaco, todo dirigido a lo alto del cielo. ciones de la mente mapuche expresadas en
Por otra parte, lo terrestre alto encuenra estas estructuras simbólicas.
su conjunción con lo acuático en la mediación
de la niña paraguay que se une a un ser del 2.6 Stmbóüca topológlca. Las inrerac-
agua en una montaña. Esto, que de alguna ciones manifiestas entre el hombre y el espacio
manera apunta a los orígenes acuáticos del terrestre alto: volcán-montaña, tanto exterior
hombre por el mito de los orígenes de tren y como interior, y entre el hombre y el espacio
cat cal cuando las aguas luchan con la üena, se subterrestre: rehni y el espacio germinal inte-
expande en relaciones francas del hombre con rior de Ia tierra, encuentran su oposición y
seres del agua de naluraleza masculina y feme- complementariedad con el espacio acuático.
120 REVISTA DE FITOLOGIA Y UNGUISTICA

Tanto el espacio interior terrestre alto como el Conductas aprendidas, no innatas sino adquiri-
espacio interior terrestre bajo son germinales das bajo un sistema de percepción que, consi-
puesto que son productivos por el matrimonio, derando al individuo y al objeto observado, ha
la asociación (caso de los brujos) o por la pro- procesado el entorno o realidad de una mane-
ducción de materiales que a¡rdan a la vida, ra que se yuelve recurrente a través del apren-
como los alimentos surgidos de la tierra. De dizaje de la t¡adición y la nominación de la rea-
modo que la productividad establecida por el lidad a través del lenguaje.
relato en la conducta de los perso najes a La vez Desde la i.cónica, la germinación tiene la
que constituye un nivel de acn¡ación se trans- forma de la semiesfera o de semicírculo, del
forma en elementos simbólicos. Esta relación y vientre materno. Es la misma figura que adopta
su simbolismo se expande hacia las relaciones el trawuwe el campo ceremonial; es la forma
con los seres del agua (relatos de shumpall) y de la chtlla: olla, de los cántaros, de la dispo-
se abre en dos sentidos: el de destntctiuidad: sición de las ofrendas, todas abiert¿s hacia el
tanto del interior como del exterior terrestre, sol. Esta figura-símbolo: estática, se dinamiza
como asimismo de las aguas, y el de gerrnina- en los bailes y awunes alrededor del fuego
ción o productiuidad. sagrado, el rehue o la pampa éeremonial. El
Otras conversaciones-relatos expanden y sol describe también tal semicírculo por la
se sitúan como formas nuevas de este simbolis- mitad del cielo desde oriente a occidente cru-
mo invariante: destructividad: productividad. zando por arriba la figura abierta sobre la tierra
Por ejemplo, del espacio más alto atmosférico, en las ceremonias rituales de fertilidad (sobre
sobre el cherrufe destructor: como lava o las dos semiesferas: celeste diurna y negra noc-
como cometa, el fuego solar puede fecundar y turna, hemos hablado a propósito del mito de
así lo hace en una mujer (relato de Augusta); y Latrapai) ?.
puede dar vida por los elementos comestibles A pesar de la fuerte tentación de procesar
terrestres. Pero también puede destruir por la dualísticamente esta simbólica, de acuerdo con
sequía. Asimismo las aguas de los relatos de nuestros sistemas ordenadores, me parece que
inundaciones pueden ser benéficas para los se trata de un sistema de implicaciones múlti-
habitantes, o pueden destruir como desmesu- ples y recíprocas. Sistema de referencias que
rada presencia. Sin embargo, aquí hay otra como hemos apuntado, se explicita como tal en
intersección o mediación como el caso de la las determinaciones activas de los personajes
niña que en la montaña tiene un producto del relacionadores. Y como ellos están solidaria-
agua (ttLa plaga de langostas", en Kuramochi mente relacionados con las personas, también
1997), porque el agua procede de la nieve determina la conducta de éstas en el presente.
derretida por la lava: fuego y agua. Las relacio-
nes de este complejo sistema de dependencias 2.7 StmbóLtca de los elementos. Los
y funciones opera en ambas direcciones desde elementos aire, tierra, ague y fuego se encuen-
el hombre a los objetos animados o sistemas tran aquí conjugados en sistemas solidarios,
organizados de materia como el sol y a la siendo ambivalentes y topológicamente no
inversa. delimitados. Este sistema solidario se corres-
La simbólica del relato se ve refrendada ponde a nivel social con la solidaridad de la
en el ritual en lo que se dirige hacia arriba, y sociedad mapuche.
en 1o que se destina al interior de la tierra.
Siendo el relato un conocimiento verda- 2.8 Stmbóllca temporal del relato. El
dero que circula temporalizado sólo por los relato del despojo se situa en el otoño, pues
sujetos que lo asumen desde la voz naÍrativa, antes del invierno se encuentran con la gente
siendo además testimonial, opera en presente del volcán; éstas lo lievan, para sortear el
fusionándose con el ritual, ya que éste busca la invierno, dentro del ámbito del volcán -terres-
inmanencia y el presente intemporal -uniendo tre alto-; alli hay productividad por el rito de
pasado, presente y futuro- en la unión con la casamiento y de nacimiento de hijos. Luego,
divinidad. Por tanto, las motivaciones y expli- "pasando bastante el año", dice el relato, salen
caciones de la conducta del pasado son una -con riqueza de animales- del período invernal,
relerencia para las conductas del presente. por lanto, a la primavera. Queda en incógnita
KURAMOCHI: Interacción de personas con se¡es del volcán

4. Ngiltanche' compfii-gente, es 91 gue había "com-


el verano, que podría ser de destrucciÓn por la prado', se¡[1n la co*umbre mapuche, la hiia-de 11 T'i"t
riqueza fácil obtenida. Es el tiempo de la vida para despo"sarla con su hiio, un ser dei votdn (degünche)
hiteado por acontecimientos. El üempo intrate- 5.2 La versión reiatadz de la última erupción
del
rrestre marcado por la noche donde los seres volcán Lonquimay, en Ia Provincle de Caut'rn, es un eiem-
plo recierrte (material de úabaio sin publicar)
cobran vída, y el tiempo diurno en el interior ' 6. Mi uabajo "Percepción de sí y el otro en -la- olltu-
de la [ierra, donde los seres se Yuelven perros, ra mapuJe...", pie"ent.db en Kuramochi 1»2 <2): 16'7-
o piedras en otros relatos. En la luz celeste 183.
e*ierna y la tierra, surge una indicación meta- 7. Mi trabajo "Los donantes en El Vieio l-zlraPai",
fórica de los colores: blanco como la aurora' Actas P¡imeras Jornadas de Lengua y Literatura
rojizo pardo-amarillo como el sol, celeste Maprrcb e, UFRO-I.1., f 984'

como él cielo, son colores buenos; pardo y


café como la Lierra, también lo son.
Propongo que esta solidaridad de la rea- Bibliografra
lidad natural espiritualizada es aprendida por
el hombre mapüche y es conductualizada enla Augusta, Félix José de 1910. Lecturas
" Araucanas.
solidaridad grupal. Las conductas rituales y las
Yaldivia, IrnPrenta de
conductas de vida común se explican por pau- Prefectr¡ra APostólica.
tas resultantes de ciertas leyes ideolÓgico-reli-
giosas. Ellas, se han instalado y transmitido formal de
Benveniste, Emile. 1970. El aparato
óomo resultado de la interpretación, por parli- la enunciaciÓn. Traducción de circula-
culares percepciones de los mapas del mu¡do ción restringida.
e*te..ro. Son iesultado de un aprendizaie de la
sociedad mapuche en el seno de la tradición' Grebe, M. et al. 1,972. "CosmovisiÓn mapucherr,
Proceso de organizaciÓn al aprender a percibir éo, Cuafumos de la Realidad Naclonal,
por una experiencia constantemente vueha a 14. Santiago, Universidad CatÓlica de
ser petcepción y reediciÓn cognitiva de los Chile,Pp.46-73.
sucesos del mundo externo y los sucesos pro-
pioceptivos. Así se aprenden por el relato., el Lenz, Rodolfo. 1896. Estudíos Araucanos'
iitual,-la conducta de los otros y, en general, la Santiago, ImPrenta Cervantes.
determinación cultural, los mapas del mundo
externo que rigen la conducta que idenüfica a Kuramochi, Yosuke. 1991. Mitología mapuche
est"a sociedad. Quito, Ecuador, Editorial Abya Yala'

7992(1). Cultura MaPucbe Vol. 1:


Notas Relaciones de rituales y tradiciones'
Temuco, Ediciones de la Universidad
1. Al respecto se puede revisar mi trabajo Católica de Temuco.
"Comprendiendo una cultura a través de. sus rnanifest'acio-
,r", .ní"tiaut verbales: el caso mapuche", en Kuramochi 1»2 (2). Cultura MaPucbe Vol.2:
l99z (1): 189-202. Allí se puede ver la "realidad externa" Relatos Mapucbes. Temuco, Ediciones de
del mapuche, su idea del bien y el mal, su relación con los
seme¡antes, con los seres sobreruturales, entre otras rela-
la Universidad Católica de Temuco.
ciones.
2. Uso este término en el sentido que ProPone larrún,Sara 1988. "EI mito de Huitranalhue en la
Greimas en su Semántica estructulal, Editorial Gredos, narrativa mapuche", ent \Yenuleufu, catni-
Mad¡id, 1971.
3. Así se observa con resPecto a los llamados mitos
rn del cielo. Santago, Colección Aisthesis,
diluviales de origen que incluyeron sacrificios humanos Departamento de Estética, Facultad de
(Rosales 1969, 17-22)i.ral situación la observamos en Filosoffa, Pontificia Universidad Católica de
muchos relatos, especialmente en la ¡eedición del sac¡ifi- Chile, Ediciones Mar del Plata.
cio debido al mare¡noto de 1961 (mi trabaio: "Contacto
emográfico con los sacrificios humanos en la cultura Indiano. Historla
mapüche...", comunicación presentada al 47o Congreso Rosales, Diego de 1,969.
Intárnacional de Americanistas, New orleans, E'E'U'U', General d.e el reino de Cbtle, Flandes'
julio de 1991. Además aPlÍece editada en Ku¡amochi-1992 Santiago, Editorial Universitaria-
(2)t 145-165).
122 REVISTA DE FILOLOGI.A Y UNGUISTICA

ANEXO antü, kiñe puliwen nga perumen nga kiñe


kawell trapel (33) külerkey chem chi nga elpay
Gente del Volcán nga, a!ün mew wefi ngañi (34) llalla ilolpae-
new ngañi kulliñ ilotun nga (3» apeke lay
Hortensia Lepín entrin mew nga ñi meli pu püñeñ nga ñi ñiel
Colimán, Perquenco (36) fey mes/ nga eluenew nga ñi káwell nga
ilotuael fey mew nga (37) alüg aEIu nga rul-
paiñ nga iñ ilotun nga ngañi 4agüng nga (38)ñi
Transcripctón chuchuyem pingañi naqüng, feychi a4,¡u nga
yewpayaiñ (39) weda rripantuay nga nifa rume
(1) küpay ngati pu malon, tar.i 'español,, weda pukemay nga pirkey (40) nga pienew
kom lefünkepi (2) nge pu che ñi na 4ung em nga ñi llalla pikefuy... fey n8a yengepaiñ (41)
nga ñi eluetew (3) yean chi nga ñi kure pirkey puiñ nga degüñ mew mülangey ngati tpuertar
ngati q/entru, meli püñen nga (4) yerkey ngati konpuiñ (42) nga kiñeke rumantuñ mangeiñ
kurewen. Doy amuchi, doy ,kore' chi komew nga... ñi... püüar pi nga (43) femrukuñ mangen
(5) elan ngañi kure, pirkey ngati ngan kure, nga meñkuwe mev/ ka ñi püñeñ kom nga (44)
inche nga amuan (6) nga Argentina kudawmw- ñi meli püñeñ nga femngen nga fey nga kon-
li nga yerpatuaeymi pirkey nga (7) ñi kure, pun nga chalipun (45) nea ñi ngillañchenke
elkunonger purkey, chumtenmapuy chi nga nga chumngechiley che nga (46) famngechi
kimlan nga (8) ñi chunreñmapun pin nga inchiñ in chumlen nga ka femngerkey nga
piken nga fill an tü nga ngillatuken (9) fillantü (47) degüñ mew nga pikey nga ñi chuchu-
nga lukutuken fillantü nga ngümaken nga chu- yem pikefuy ngañi (48) nanüng femngechi
mafun (10) chi chuchikünowafun chi nga mon- nga pun pentukufiñ nga inche (49) nga ka
tupeay may ñi püñen (11) müley nga 'leon' füra pentukuenew: tunte weñangkülekey mi nga
llamngen nga müñ malllleafenew nga (12) ñaña, (50) p"p^y, fachanlü nga pepaeyu,
pikefuy nga ñi chuchuyem pikefuy ngañi yefalmepeyu ngati, (5t) ,"rrt"rrreymi nga,
.nanügg femngechi nga (13) kurrankawyiñ ka welu kiñe nga mi püñeñ inche ngañi ñawe
tripanche nga ñi akunmew pikey ngañi chuchu (52) ngetuay, inche nga ñi fotüm nga dew
(14) pikey nga ñi nanüng. Amulen nga rupay nga ñieñmaeyme\Á/ (53) pienew nga ñi ngi-
nga tripantu küyen (15) chuntepu chi nga all- llanche pienew nga chuchu yem (54) femnge
küñmayafiñ ngañi dungun ngañi wenrru (16) chi nga rulpaiñ tripantu amuley nga tripantu
ngütramkawkey ngañi püñen engu, welu kim- ñi (55) rupan, fachaOlü ka elayiñ nga dungu
lafiñ ngañi (17) chumngechi chi ngañi peyafiel ngillatuiñ (56) nga pinga runten tripantu
pelafiñ nga, ramtufuiñ (18) nga ñi püñeñ dun- dewma rupay ngillatun nga (57) müley kom
gulaenew, ayekünofemi, chem pipingetuy chi kellupun chumngechi nga kellukey nga che
(19) chem mew kamta [ente dungukeymi, ineg (58) fempun nga pikefuy ñi chuchuyem
am ta dungupakeeymew, (20) pifiñ nga ramtu- pikefuy nga ñi ga4üng, (59) welu chunren
fuiñ nga, welu nga chem pilaenew (21) rume mapunchi kimplan fanten mapun pilaenew
nga fey ngaka putnin rupan anni rume fey nga (60) kuyfi am kimkenofulu inchiñ runre
(22) pewfal luwenew nga ti wentru, inche nga rupan aqtü küyeg (61) tripantu tunrepun chi
dunguñmapa (23) keeymi nga ni püñeñ, inche feychi anlü küparu tami (62) füta pienew
nga ñieñmayaeyu, fachan¡u (24) dunguafimi añi ngillanche katrü^y rüpüleputuaymi (63)
nga mi llalla pienew ngañi chaw feymeu (25) chew ngañi rupapayal ngami fü¡a feymew
nga tüfa nga kimüwfalüwpapeyew,pienew ayi- nga üyüm (64) kt¡tralküleputuay papay pie-
wün nga (26) feypietew, mülerkey nga che new ngañi ngillanche (65) femngechi nga
montukaperkelayan nga (Z7)fente nga fill a¡¡u elmen ngañi püñeñ elngepatun nga chew
nga weñangküleken nga rüfa nga (28) füt ay (66) ngañi katrir üpülepatual nga femngechi
ngañi duam pikefuy nga ñi chuchu feymew nga elpatuenew (67) nga ñi llalla epu püñeñ
(29) nga feypi ngañi nagüng fey nga ñi elele- nga ñiey ngañi püñeñ eñmen nga (68) kiñe
te§/ fey nga (30) petu ngütramkan. Amuley nga püñeñ kiñe domo püñeñ a¡1u ngarrewa nge-
rupay feychi a¡1u nga (31) elelpaeyew kiñe tuy nga (69) ñi püñeñ pun nga chengetuy
kulliñ pienew ngañi llallayeael, pen kiñe (32) nga ñi püñeñ, femngerkey (70) nga feychi
KURAMOCHI: krteracción de personas con seres del volcán t23

che nga degünche pikefuy ngañi nanüngem mi suegra es era mi darme es era (30) estoy
(71) nga ñi chuchuyem pi nga ñi gagüng conversar v^ era pasa ese dia era (31) dejar
femngechi wiñon (72) müfü an!üpatun chi vino un animal dijo me era mi yerno será, vi
may ka feychi katrür üpülepatun fey nga un (32) caballo atado estar (33) que era dejar
(73) tralewürkey ngañi rkampana' küpaley vino era, harto en ap recla mi (34) yerno carne
ngañi'tropilla' kawell (74) enüy am ta müley hacer vino su animal carne comer era (35) casi
kütral ta müley pipay nga. Lefmawingañi morir inanición en era cuatro los hijo(a) era mi
(75) pu püñeñ atawi nga ñi pupüñeñ pelu tener (36) entonces era dio z mi ere su caballo
ngañi chaw, kom lefkoni nS Q6) pu mawi- era carne para mi entonces era (37) harto día
da re ngallu nga nütufiñ nga femngechi nga, era pa§amos era nuestro comer eÍa era mi sue-
kom nga (77) wichafi nga dewma awkawi gr^ er^ (38) mi abuela dijo mi sueSra. Ese día
nga ñi püñeñ pikey ngañi chuchuyem (78) era llevado a ustedes (39) mel año será era éste
pikefuy ngañi na4üng em. mucho mal invierno será era dijo (40) era dijo
a mi era mi yerno dijo que entonces llevar ser
nosotros (41) llegamos ailá era volcán en
Traducción abierto fue el puerta entramos nosotros (42)
era uno de puñados nosotros era mi piojo dijo
(1) Vino los guerra (asalto) ios españoles era (43) así uno de nosotros era tiesto en y mi
todo corer (abandonar) el lugar (2) era los hijo todos era (44) mis cuatro hijo(a) era esa
gente mi suegra era su medio (3) llevar será hacer era entonces entramos era saludé allá
era mi señora dijo el hombre, cuatro hijo era (45) era mi compra gente ser era como así
(4) lleva el matrimonio. Más va más core el estar gente era (46) así nosotros como ser era y
agua en (5) dejar (yo) era mi mujer, dijo el ser así era (47) volcán en era dice era mi abue-
dueño mujer, yo era ir yo (6) era Argentina tra- la decÍa era mi (48) suegra asi era llegué entre-
bajar yo allá y volver era pasar a llevarte yo a ü vista yo (49) ere y entrevista: cuanto pena
díjole era (7) su mujer, paso a dejar cuando tener tu era ñaña (50) papay, hoy era verte
iba. Cuánto tiempo allá era saber yo no (- manda a buscar era (51) lleva¡ para acá a tt era,
S)cuánto allá dijo era decía era todo dia era pero una era tu hiio(a) y era mi hija (52) será,,
orar yo (9) todo dia era rodillas yo todo dia ere yo era mi hijo eraya era tenértelo (53) díjome
Ilevar yo era que hacer yo (10) cual ser para yo era mi compra gente díjome era mi abuelo que
era salvar será es mi hijo (11) hay era león fue (54) asi era pasamos años va era año (55)
viejo herman era tomármelo era (72) decía pasan este dia y dejaremos era sunto rogamos
era abuela decía mi suegra asi er^ (13) sufri- (56) era dijo cuanto año ya pasó rogar era (57)
miento otro salir gente (otra raza) era lleg6 hay todo ayuda allá como asi era ary:ttda eru
(por) dice mi abuelo (14) cuánto tiempo era gente (58) así hice allá era decía mi abuela
escuchar yo su hablar (voz) mi hombre (16) decla era mi suegra (59) pero cuánto tiempo
conversar con su hijo(a) ellos dos pero saber yo allá saber no tanto tiempo alll decir no a mí
no yo su (17) como era ver a él ver yo no era, (60) antes saber no nosotros cuánto pasar sol
pregunté (18) era mi hijo(a) hablar no a mí, rió luna (61) año cuánto allá ese día venir acá tu
(sonrió) no más, que diciendo otra vez es (19) (62) marido dijo a mi compra gente corta cami-
por qué es tanto hablar tú quién es hablar no estar ttt (63) donde era su pasar tu
yiene a ti, (20) dijo era pregunté era, pero era marido alí ^llá
era prender (64) fuego estar allí tu
que dijo nada (21) mucho era es era y mientras papay dijo a mí compra gente (65) asl era dejar
pasan día mucho es era (22) ver dar a mí era el allá mi hijo(a) dejarme acá era donde (66)
hombre, yo era hablar venir (23)a tú era tú corta camino estar yo era asi era dejarme acá
hija(o) yo era tenértelo, hoy (24) hablar tú era (67) mi yerno dos hijo era tiene mi hiia deja
tu suegra díjome era mi padre por eso (25) era allá era (68) un hi.io(a) un mujer hijo(a) dia ere
éste era saber dar a ti díjome alegrarme era perro ser es era (69) mi hijo(a) noche era gente
(26) decir eso, hay pues era gente salvar alvez ser es era mi hijo es ser es (70) era esa gente
yo era (27) tanto era todo dia era pena tener era volcán gente decía mi suegra (71) era mi
yo era éste era (28) g¡ande ser mi pensamiento abuela dijo mi suegra asi (72) cuanto dras acá
decía era mi abuela entonces (29) ere dijo era será sí y es vez atajo camino está es era (73)
124 REVISTA DE FILOLOGI-A Y UNGUISTICA

sonó su campzna venía su tropilla caballo (74) tan grande - decia mi abuela. Entonces (29) asi
quien esta fuego dijo acá era corriéronse mi era- dijo la que era mi suegra. El nos daria (30)
(ZS) hijo(a) espanto mi hijo ver su papá todo con qué alimentarnos, dijo en su conversación
art?ncaron (76) montaña apenas tomé de ese día el visitante, antes de irse. Así, después,
nuevo eta era todo (77) rasguños ya joven al otro día, (37) vino a traer un animal el que
era hijo dice^s'L
mi abuela (78) decía mi suegra. sería mi yerno. Vi al animal (32) parado donde
lo vino a dejar. Mi yerno apareció tras el animal
(34) y vino a carnearlo. Comimos la carne del
Verslón sem lespañollzada animal. (3) Ya casi moríamos de inanición yo
y mis cuatro hijos. Entonces (36) me entregó el
(1) Cuando llegó a nuestro lugar la gue- caballo, er? para mi. (37)Harfos día tuvimos
rra contra los españoles, todos huyeron dejan- para comer. Mi suegra decía lo que decía su
do las tierras. (2)Í,a, historia de este asalto es en abueliu del hombre ese. (38) otro día los lle-
la derra de la familia de mi suegra; me la dejó varé a todos ustedes, (39) porque éste va ser
ella a través de su conversación. (3)"Llevaré a una año muy malo, muy crudo-, (40) diio el
mi esposa" dijo el hombre, tenían cuatro hijos que era mi yerno. Entonces nos vinieron a bus-
(4) y con ellos parrió el matrimonio. Donde el car. (47) Llegamos allá al volcán, una "puerta"
río es más correntoso, (5) alli dejzré a mi abri6 y entramos; (42) pero antes de ingresar,
mujer. Dijo el esposo: -yo voy a irme (6) a tra- hrvimos que sacarnos, puñados de piojos (43)
b$ar a Argentina; cuando vuelva; pasaré a bus- y tuvimos que echarlos a un tiesto. (44) Mis
carte. Así le dijo a la que era (7) su esposa, Así, hijos tuvieron que hacer lo mismo. Entonces
partieron y pasó a dejarla iunto a ese lugar del entramos. Ailá en el volcán, hice mis saludos
río. "El tiempo que él estaría por allá (8) yo no (4) al que era el padre de mi yerno: mi com-
lo sabía", dijo la mujer. Todo el día me lo pasa- pragente. (46) El era igual como gente. Así
ba haciendo rogaciones. (9)Todo el día estaba como éramos nosotros, asi era (47) esa gente
de rodillas, ¡Qué sería de mí, qué habría de del volcán, decía mi suegra que decía (48) la
pasarme! (10)¡Qué iba a hacer para salvar la abuela. Y era así como llegué a entrevistarme,
vida de mis hijos! (11) Andaba por ahí "el vie,jo (4D a la visita de cortesía de matrimonio.
hermano", el león, él podía coger a uno de mis ¡Cuánto has sufrido tú, ñaña, (50) papay!. Hoy
hijos. (12) Eso decía la abuela de mi suegra. Así quería que nos viéramos, por eso te mandé a
eran (13) los padecimientos que experimenta- buscar. (5i) Pero una de tus hijas, hija mia
ba, esto a causa de gente distinta que llegó a pasará a ser. (52) Uno de mis hijos tiene tu hija
nuestra tierra, decía mi suegra que decía su para é1, aunque siguen siendo tu hija y tu hijo,
abuelita. (14) ¿Cuánto tiempo pasará cuando (53) di¡o mi compragente. Así dijo la que fue
yuelva a escuchar la voz de mi hombre? (16) mi abuela.
Mi hija hablaba con otra persona, sin embargo, (54) Asi pasaron los años. (55) Pasaron.
yo no sabia (77) cómo era é1, nunca lo vi. Le Un día dijo el "compra-gente": Vamos a ini-
pregunté (18) la que era mi hija. No me contes- ciar "algo", vamos a empezar a rogar.
tó, sólo se sonrió diciendo (19) "qué es lo que (56)Cuántos pasarian desde que se hizo ese
andas hablando otra vez". -¿Quién es el que ngillatum. (57) Hubo nglllatun, yo ayudé
viene a hablar contigo?- (20) volví a preguntar. como ayuda la gente (58) en todo. En todo,
Pero ella no dijo nada. decía mi abuela, decía mi suegra. (59) Pero
(21) Pasaron muchos días. Después de cuánto tiempo estuve en el volcán, no lo sé.
transcurrido mucho tiempo, (22) se presentó (60) Antes no sabíamos nosotros cuánto tiem-
ante mí el que hablaba con mi hija (23) y me po pasaba. (61) Ese día se vendrá tu marido-
dijo: -Yo era el que venla a hablar con tu hija. (62) me dijo mi compra-genre. Tú estarás en
Yo te la tengo. "Hoy (24) vas a ir a hablar con el atajo del camino, (6) alli donde pasará tu
[u suegra" -me dijo mi padre, por eso (25) vine marido, alli (64) prenderás fuego tú, señora -
a darme a conocer y a conocerte-. Me alegré me dijo. (65) Así fui a dejar a mi hija.
de que (26) dijera esto; Había pues gente que Vinieron a dejarme donde (66) estaba el atajo
pudiera salvarnos. (27) Todo el tiempo estaba del camino. Vino a dejarme mi yerno. (67)
yo tan apenada y la (28) preocupaciÓn mía era Dos hijos tuvo la hija que fui a dejar. (68) Fui
KURAMOCHI: In¡eracción de personas con seres del volcán 125

a dejar una hija mujer; de dia pasaba a ser Comencé a escLlchar conversaciones de
perro mi hija. (6D De noche se volvía gente mi hija con alguien. Traté de ver con quién
mi hija. Así es (70) la gente en el volcán, (71) hablaba, y al preguntarle, no'me contestó
es que decía mi abuela, decía mi suegra. Así nada, se limitó a sonreírse. -Ya andas hablando
volvl. (72) Cuántos días estaría yo aquí. Y esa tonteras -me dijo. ¿Con quién conversas tanto?-
vez estaba yo en el atajo del camino. (73) insistí, pero ella no me informó nada.
Tantineó una campana (de caballo), venía su Mientras, siguieron pasando los días.
tropilla de caballos (de su esposo). (74) Entonces un día se hizo visible para rrÍ el hom-
¿Quién está allí, ya que hay fuego?- vino a bre que conversaba con mi hija. -Yo era el que
decir. (75) Se arrancaron mis hijos, se espan- venía a hablar con tu hija. Será ahora de
taron al ver a su padre. Se metieron corrien- ambos, porque yo voy a tenerla ahora. -
do (76) a la montaña. Apenas los tomé de Después dijo: -Mi padre me ha dicho que me
nuevo (los traje). (77) Todos rasguñados; presentara y conversara contigo, por eso me
estaban alzados (amontañados) mis hijos, doyaconocerati.
decía mi abuela, (78) decía mi suegra. Yo me alegré al escuchar sus palabras,
eso significa que había gente'en ese lugar y
que podríamos salvarnos por ellos. Y también
Verslón Española habíamos pasado tantos días llenos de pena,
pero ahora surgía la esperanza. Esto decía la
A causa de uno de los tantos asaltos abuela de mi suegra, ésta me deió e mí este
españoles, la gente tuvo que abandonar sus conocimiento que ahor2 fe traspaso en esta
tierras en el lugar en que vivia la abueliu de conversación. El hombre antes de irse me dijo:
mi suegra. Esla conversación que estoy dando -Pasado este día, volveré a dejarte un animal
a mi sobrina me la entregó mi suegra. Era así: para que te alimentes-. Dicho esto, se fue el
Será mejor llevar a mi señora y a mis cua- que iba a ser mi yerno.
tro hijos de aquí, se dijo el hombre. De este Al llegar el día, de mañana, apareció un
modo, el matrimonio con sus cuatro hijos caballo atado. No se veía a nadie que lo hubie-
emprendió el camino hacia la cordillera. El ra traído. ¿Quién lo habría venido a dejar?,
hombre conocía un lugar donde bajaba el agua pensé. Poco después apareció mi yerno. Era la
con gran turbulencia y pensaba dejar allí a su entrega real de lo ofrecido; él vino a sacrificar-
mujer y a sus hijos. El pasaría al otro lado de la lo y a faenar para rrí el animal. Así, después de
cordillera. haber estado a punto de morir de hambre con
-Voy a ir a Argentina a frabalar,luego vol- mis cuatro hijos, pudimos comer carne.
veré para pasarte a buscar- le dijo a su mujer. Entonces mi yerno me entregó formalmente la
Llegados al lugaq la dejó allí su esposo. carne de su animal. Varios días pasamos
No sabÍa cuánto tiempo él estaría por allí, comiendo del animal, decla la abuela de mi
deúala abuela de mi suegra. suegra.
'nTodos los días oraba yo; todos los dÍas Después me dijo mi yerno: -Este será un
me arrodillaba para pedir por nuestra vida. mal año, el invierno será muy crudo, por lo
Lloraba todos los días y pensaba qué iría a ser que te llevaremos de aquí.
de mí, qué podía hacer en esa situación. ¿Se Vinieron pues a buscarnos y llegamos al
irian a salvar mis hijos? Anda por aquÍ el viejo volcán. Nos fue abierta la "puerta't y entramos.
hermano, el león y quién sabe si podría coger Antes de llegar nos sacaron a rr,-:t y a mis hijos,
a alguno de mis hijos", decía mi suegra que en puñados, los piojos y los echaron a un gran
decía su abuela. tiesto que ahi habia; lo mismo hicieron con
-Así era nuestro sufrimiento y aflicción a nuestro huesito del hombro, 1o sacaron y echa-
causa de esta gente venida de otros lugares, ron también al tiesto, para que pudiéramos
decia la abuela de mi suegra. entrar.
Pasó así el tiempo, -sola con mis hijos-, Entré entonces e hice mis saludos a la
quizás cuántos años, cuántas lunas pasaron, gente que había "comprado" a mi hija. Igual
cuánto tiempo; flolvería yo a oír la voz de mi como somos nosotros es la gente del volcán,
hombre? decía mi suegra que decía su abuela.
126 REVISTA DE FILOLOCIA Y UNGUISTICA

Una vez allá cumplimos con la ceremonia que viene de regreso. Tendrás que hacer allí
de presentaciones, saludos y formalización del una fogata para esperarlo.
matrimonio. El padre de mi yerno me dijo en Así pues, fue como fui a dejar a mi hija
su conversación: -Cuánta Wne has tenido por al volcán. Ella tuvo dos hijos de mi yerno.
tanto tiempo, ñaña. Pero hoy nos hemos Durante el día ella se convertía en perro y en
encontrado. He mandado a buscarte hoy. Una la noche volvía a tener su forma humana;
de tus hijas pasará a ser mi hija, ya que uno de igual sucedía con toda esa gente del volcán,
mis hijos la ha tomado para é1-. Así habló el así son ellos. La gente del volcán vino a dejar-
que tomaba mi hija para su hijo. me a este atajo del camino. Ahí me puse a
Un día, alguien dijo a mi consuegro que esperar. No sé cuánto tiempo estuve esperan-
iba a hacer una ceremonia de ruego. ¿Cuánto do. Sentí de pronto üntinar la campanilla de
tiempo hará de que se hizo esa ceremonia? Se un caballo. Era mi esposo que venía con una
hizo pues la ceremonia y yo participé ayudan- tropilla de caballos.
do como debe hacerse en estos casos. No sé -¿Quén está ahí en esa fogata? -dijo al
cuánto tiempo estuve allá, decia la abuela de acercarse. Entonces, al vedo, mis hijos escapa-
mi suegra. Antes no sabÍamos medir el tiempo ron despavoridos metiéndose montaña aden-
sino en soles y lunas. tro; salí en su persecución y los traie de vuelt¿.
Al üempo, me dijo mi consuegro: -Deberías Venían llenos de rasguños que se hicieron en
ir desde aquí al lugar donde el camino tiene la huida. Salvajes se habían vuelto mis hijos.
un atajo, porque por allí pasará tu marido Así decía mi abuela, decía mi suegra.

Verwandte Interessen