Sie sind auf Seite 1von 8

Titulo: El papel de las organizaciones en el desarrollo de los líderes.

Análisis integral.

Universidad ETAC – ALIAT Universidades.

Maestría en Docencia.

Campus Virtual.

Liderazgo y Gestión.

1
Introducción.

El análisis que se presenta a continuación versa sobre la influencia del líder en la gestión
de la calidad y sobre la necesidad de desarrollar líderes, transcurriendo por algunos enfoques en
el ejercicio del liderazgo. Se reflexiona en torno a los cambios sociales y cómo estos afectan en
el campo educativo, generando, en consecuencia, que los requerimientos para quienes ejercen
la docencia también se modifiquen, procurando dar respuesta a las demandas de la sociedad.

Se transcurre por el tema de la calidad y la responsabilidad que cada agente educativo


tiene en el proceso, sin embargo, no se deja de lado el compromiso que tienen las instituciones
en la educación, entendiendo por instituciones, desde la familia, hasta el establecimiento que se
utiliza para formar a los estudiantes.

En el análisis no se deja de lado el cúmulo de características que debe poseer un líder,


entendido este como el director escolar o un docente frente agrupo, haciendo énfasis en la
necesidad de gestionar ambientes propicios para el ejercicio del liderazgo y el desarrollo de
líderes para generar una educación de calidad.

2
Desarrollo.

La sociedad no puede mantenerse estática, necesita renovarse constantemente, generar


modificaciones para adaptarse a nuevos requerimientos; en el entramado social se han hecho
ajustes que impactan a diferentes sectores de la sociedad, se han generado reformas
económicas, políticas, sociales, culturales, empresariales, etc., que generan que el sector
educativo deba transformarse, que desarrolle una serie de estrategias que le permitan la
búsqueda constante de la mejora en la calidad educativa en beneficio de los alumnos y sociedad
en general; respondiendo de manera eficaz y eficiente a dichos cambios. En este sentido, las
instituciones educativas requieren constantemente de una nueva forma de trabajo, organización
y funcionamiento, reconociendo las fortalezas y debilidades, el desempeño eficiente, mejora
continua con base en resultados y una serie de acciones que demanda la sociedad, el contexto
nacional e internacional para generar la calidad educativa que, reitero, requiere actualmente
nuestro sistema educativo nacional.

Con base en lo anterior, es evidente que la educación se ve envuelta en una serie de


cambios históricos y que ésta va respondiendo a las demandas de la sociedad, por tal razón, si
la educación cambia, en consecuencia debe hacer lo propio todo aquel que esté involucrado en
ese proceso, a saber, los representantes de gobierno, funcionarios, supervisores, directivos,
docentes, administrativos, personal de apoyo, etc. En este sentido, a los agentes involucrados
en el proceso educativo se les demanda el desarrollo de liderazgo que permita conducir a una
institución educativa a la generación de una educación de calidad; es por ello que en la actualidad
no es suficiente enseñar contenidos especializados, sigue siendo fundamental el dominio de la
materia, sin embargo, sobresale la importancia de saber liderar para alcanzar una educación de
calidad y, en consecuencia, el cumplimiento de los objetivos institucionales y nacionales que se
marcan para la educación.

Para hablar de calidad en la educación es necesario considerar la tarea que realizan los
diferentes agentes educativos: el papel de los administrativos, directores, docentes, padres de
familia, alumnos, personal de apoyo, etc., pero también la calidad en los procesos y sistemas
involucrados, los equipos de trabajo, el clima organizacional y, por supuesto, de la evaluación.

3
Cada agente involucrado en el proceso educativo debe actuar con responsabilidad y
compromiso ético, además de informarse y realizar las acciones inherentes a sus
responsabilidades, sólo de esa manera se pueden tener las condiciones necesarias para que se
pueda gestionar la calidad educativa en el salón de clase, en la institución educativa y en todo el
sistema educativo mexicano.

Las organizaciones e instituciones de hoy en día demandan personas comprometidas


capaces de afrontar las necesidades y circunstancias de las instituciones que mantengan un rol
activo y motiven a las personas a cumplir con las metas establecidas. Ahora bien, es importante
conceptualizar a estas personas como líderes; según Alef Mendoza, un líder “es una persona
comprometida en asumir una posición de poder debido a un compromiso y convicción dentro de
un ambiente de equipo, quien se diferencia por su carisma y espíritu de lucha incesante con el
fin de lograr un bien común o meta en la vida”. En tal sentido, dentro del ámbito educativo, existen
personas que fungen como líderes, ya sea porque fueron asignados para ello, porque se han
ganado ese rol con base en sus habilidades y manera de trabajar con la gente, por su carisma,
por su capacidad de motivación, etc., estos agentes educativos se les conoce como directores y
sobre ellos, tradicionalmente, recae la responsabilidad de coordinar los procesos que se llevan
a cabo dentro de la institución, sin embargo, no todos los directores que tienen la responsabilidad
de dirigir la institución son líderes, ya que para ser líder se debe contar con determinadas
características, habilidades, aptitudes y actitudes que validen su papel, un ser con carisma,
comprometido, estratégico, firme, congruente, etc. Por otro lado, el liderazgo no es exclusivo de
los directores escolares, sino a todos los que participan en el proceso educativo ya que cada
participante debe estar dispuesto a colaborar para alcanzar los objetivos planteados.

“El liderazgo educativo es el arte de conducir escuelas, colegios, liceos, centros


educativos… Así un líder educativo es la persona o grupo de personas encargadas de hacer que
el liderazgo educativo se cumpla”. (OREALC/UNESCO. Recuperado de:
http://etac.clientes.tralcom.com/tc-etac/cursos/LIDERAZGO_C/s4_02.html).

En este sentido el liderazgo, quizá en términos románticos, es un arte y no es exclusivo


del director escolar; en toda institución educativa existe una relación jerárquica, sin embargo, las
relaciones que se generan por todos los agentes educativos y las muestras de liderazgo que
manifiestan impactan en el clima escolar que se vive, en el ámbito pedagógico, y sin considerar
4
la relación jerárquica que conlleva el centro escolar, existen muchas similitudes en el liderazgo
que ejecutan tanto los directivos como los docentes, cada uno de ellos en lo que les corresponde.

En la actualidad el éxito de las empresas, organizaciones e instituciones dependen en


gran medida del buen desempeño de su líder y su capacidad para alcanzar las metas
establecidas con su equipo de trabajo; para que esto sea posible, John Adair, establece siete
principios que deben tomar en cuenta las organizaciones para el desarrollo de un líder, entre los
que se encuentran su debido entrenamiento, la correcta selección del mismo de acuerdo a los
intereses de la institución, la relación entre el mentor y el docente, la apertura de oportunidades,
el management, la estrategia y la guía y/o asesoramiento en cuestión de liderazgo que ofrece el
director ejecutivo. En toda institución el líder es la persona competente en el ejercicio de influir y
conducir a una comunidad en la construcción de un futuro deseable para la misma, para lo cual
necesita desarrollar una serie de conocimientos, habilidades y actitudes, que lo harán capaz de
desempeñar este papel y de esta manera formar líderes que serán su equipo de trabajo para
lograr los objetivos que se planteen.

En esta tarea sin duda juega un papel importante la motivación, la cual se entiende como
“la disposición de emplear grandes niveles de esfuerzo para alcanzar las metas de la
organización a condición de que la capacidad del esfuerzo satisfaga alguna necesidad
individual”. (Recuperado de: http://etac.clientes.tralcom.com/tc-
etac/cursos/LIDERAZGO_C/s2t5.html). En este sentido, inverso y complementario, el
comportamiento organizacional es cimentado en la conducta individual de las personas, sin
embargo, recordemos que son las familias y las instituciones educativas quienes brindan a los
líderes el conocimiento general y los medios necesarios para ejercer el liderazgo.

Entre las competencias más importantes que debe tener un director es liderazgo y trabajo
en equipo, puesto que si no sabe trabajar en equipo por ende tampoco sus colaboradores y en
consecuencia todos harán lo que crean sea necesario transitando hacia el logro de objetivos
distintos. Ser capaz de tomar decisiones para buscar los beneficios y la mejora constante de la
institución, ser capaz de rediseñar la organización, tener una buena comunicación con su equipo
de trabajo y con todo el personal, lograr la autogestión donde selecciona objetivos y estrategias
de solución de los problemas que se den en la institución, aplica planes de mejora para el logro
de los objetivos y alcanzar las metas.
5
Con base en Muchinsky (2001), para que un líder gestione la calidad en la educación debe
ejercer un liderazgo transformacional, ya que se induce a cambios importantes en las actitudes
y acciones de los miembros, crea compromisos para generar cambios en los objetivos y las
estrategias, se tiene confianza en el logro del proyecto, la propuesta en sí es planteada desde
un punto de vista empático por lo que se muestra motivación por parte de los involucrados. La
dirección escolar muestra un liderazgo transformador al no mantenerse al margen de los
problemas que aquejan la institución e incluyendo a su personal en las decisiones que se tomen,
mostrándose en todo momento activo y dinámico, buscando el logro de objetivos que permitan
una mejora en el grupo.

Es necesario el desarrollo de líderes ya que, cuando estos son eficientes, se logran


resultados óptimos al saber dirigir a los demás, al influir en ellos generando un sentido firme de
pertenencia por los proyectos planteados y satisfacción en su trabajo para estar motivado y ser
productivo. Otra de las responsabilidades esenciales de los líderes es guiar al equipo de trabajo
para alcanzar la visión y las metas de la organización y obtener los resultados esperados, cuando
un equipo de trabajo está correctamente guiado, comprometido y motivado hay mayores
posibilidades de alcanzar el éxito. Para esto, el equipo debe tener una dirección en común,
comprometido con la visión, comprensivo, y tener una acción coordinada. Para ello el líder debe
saber escuchar y establecer una efectiva comunicación con sus seguidores, que conozcan sus
convicciones, creencias y valores, todas las fortalezas importantes del líder, en suma una buena
comunicación.

El liderazgo directivo juega un papel de alto impacto en las instituciones educativa, sobre
todo en el desarrollo y cambio en las prácticas docentes y en la calidad de las mismas, lo cual
se ve reflejado en la calidad de los aprendizajes, y en consecuencia, en los resultados que se
obtiene. En este sentido el director escolar debe procurar el desarrollo de nuevos líderes, que
destinen tiempo para sí y para los suyos, para los contenidos y los procesos, para las
necesidades y todo lo que tiene que ver con su tarea, es decir, educar, tutorar, orientar, dar
apoyo, incluir, fomentar valores, ser ejemplo, etc. Son los docentes frente a grupo quienes
influencian fuertemente a los estudiantes al poner en práctica toda la gama de competencias
propias del ejercicio de un liderazgo transformacional, promueven aprendizajes, inducen al
cambio y la innovación, convocan a los participantes, impulsan los talentos, motivan, buscan el
bienestar de los estudiantes, etc., por tal motivo es fundamental, responsable y ético fomentar el
desarrollo de líderes capaces de actuar asertivamente en distintos contextos.
6
Conclusión.

En una institución educativa la responsabilidad es compartida, cada persona involucrada


en la formación de los alumnos o en la creación de las condiciones adecuadas para que los
estudiantes puedan desarrollar armónicamente su proceso de aprendizaje, tiene un grado de
responsabilidad y compromiso con la educación de calidad. Es evidente que el director escolar
legalmente es el responsable de todo aquello que pasa dentro de un plantel educativo, sin
embargo, la capacidad de liderazgo no es exclusiva de él, sobre todo los docentes son quienes
debieran hacer uso de un liderazgo que permita a los alumnos aprender a aprender generando
su desarrollo cognitivo y personal.

Ejercer el liderazgo en una institución educativa es vital para lograr una educación de
calidad, por lo que es fundamental el desarrollo de líderes con las habilidades y capacidades
necesarias para realizar gestiones en beneficio de su población estudiantil, impactando, directa
e indirectamente en el trabajo del resto de los agentes educativos involucrados en el proceso.

7
Referencias.

(2012). Convertirse en un líder indispensable: Desarrollo de habilidades


complementarias. Recuperado de: https://polivalencia.com/convertirse-en-un-lider-
indispensable-desarrollo-de-habilidades-complementarias-2/

Arana, A. (2008). El líder y el alineamiento del equipo de trabajo. Recuperado de:


http://www.degerencia.com/articulo/el_lider_y_el_alineamiento_del_equipo_de_trabajo

Arana, A. (2009). Forjando fortalezas de carácter. Recuperado de:


http://www.degerencia.com/articulo/forjando-fortalezas-de-caracter

Bolivar, A. (2011). Aprender a liderar líderes. Competencias para un liderazgo directivo


que promueva el liderazgo docente. Recuperado de:
https://ddd.uab.cat/pub/educar/0211819Xv47n2/educar_a2011v47n2p253.pdf

Castro, E.; Miquilena, E.; Peley, R. (2006). Las nuevas tendencias del liderazgo: Hacia
una nueva visión de las organizaciones educativas. Omnia, vol. 12, núm. 1. Universidad
del Zulia Maracaibo, Venezuela. Recuperado de:
http://www.redalyc.org/articulo.oa?idp=1&id=73712104&cid=55058

Rodríguez, S. (2010). Aprendizajes y desafíos para la formación de líderes


intermedios de organizaciones educativas. Psicoperspectivas. Individuo y sociedad, vol.
9, no. 2. Recuperado de:
http://www.psicoperspectivas.cl/index.php/psicoperspectivas/article/view/123/145