You are on page 1of 2

Articulo 46

"VERTIGO EN LA INFANCIA" XIV SEMANA NACIONAL DE LUCHA


CONTRA LA SORDERA Resumen de la conferencia

Prof. Dr. Roberto Neuspiller.

El Doctor Neuspiller destaca, para comenzar, la importancia de la anamnesis, con


preguntas dirigidas a los padres y también al niño.A este último puede pedírsele que
cuente con sus palabras qué es lo que siente; si es como si estuviera en un sube y baja,
o como si diera vueltas como un ventilador, o si le parece que camina sobre algodón.

En cuanto al relato de los padres, debe basarse en varios datos:

- Cuándo comenzaron los síntomas: tener en cuenta que por la mayor plasticidad del
sistema vestibular en el niño, la compensación será más rápida, y al llegar a la consulta,
el lado hipovalente puede ser el contrario al afectado.

- Cómo empezaron: a partir de un traumatismo, consumo de gentamicina, ingirió algo


raro (alcohol, pastillas para dormir, etc.)

- Cuánto duran las crisis: segundos, horas, días. Si la crisis fue única o es paroxístico.

- Cómo son las crisis: tratar de definir si es vértigo o mareo, si hay inestabilidad.

- Cómo es la evolución: definir si con el paso de los días está mejor (habla de un
proceso de compensación en marcha) o peor.

- Descripción de los síntomas que acompañan: pérdida del conocimiento, somnolencia,


cefalalgia (origen central); trastornos neurovegetativos (origen periférico); hipoacusia
(ver si hay supuración, otopatía serosa, audición fluctuante, acúfenos), fosfógenos,
antecedentes neurológicos, parientes que sufren migrañas.

Repasar la clínica en general, ver si sufre de cinetosis.

A la hora de evaluar al niño, se comienza con las pruebas semiológicas: prueba de


Romberg, marcha con los ojos cerrados, prueba de índice-nariz, diadococinesia,
adaptadas a modo de juego (se puede cubrir al paciente con una sábana y jugar "al
fantasma" que camina).

Se evalúa el nistagmus espontáneo, de mirada, optoquinético, y el rastreo ocular,


utilizando muñecos atractivos, con luces y sonidos, y fijando figuritas en el tambor de
Barany.

Se pueden ejecutar las pruebas rotatorias sosteniendo el niño a "upa", y girando juntos
mientras se le pide que fije su mirada en una nariz de payaso que usa el examinador.
También se incluyen las pruebas posicionales. Siempre se intenta efectuar las pruebas
calóricas, previa explicación de lo que va a suceder, y permitiendo al paciente que sigue
ser testigo de lo que se le hace al paciente anterior, para familiarizarlo con lo que va a
sucederle.
El objetivo principal de la anamnesis y la evaluación es descartar en primer término la
patología central, por eso se debe estar atento al carácter progresivo de los síntomas, a la
presencia de cefaleas, al déficit neurológico, a la marcha atáxica, la existencia de
diplopia, la pérdida del conocimiento, el rastreo ocular con resultados de tipo sacádico,
las pruebas posicionales con nistagmus que no agotan.

Por supuesto, esta evaluación debe completarse con pruebas de diagnóstico por
imágenes.

Las causas del vértigo en la infancia pueden ser múltiples: las laberintopatías, la
epilepsia vestibular (disrritmia cerebral), epilepsia vestíbulogenica (ante la irritación
vestibular), hidrops post-viral, vértigo posicional paroxístico benigno, enfermedades
degenerativas, tumores, neuronitis, migraña vestibular.

Pero si las clasificamos según su frecuencia, encontramos:

1) Migraña vestibular.
2) Vértigo posicional ideopático del niño.
3) Síndrome vestibular central (degenerativos, cerebelosos).
4) Psicológicas.
5) Neuronitis vestibular.
6) Vértigo demorado.
7) Vértigo posicional paroxístico benigno.
8) Traumatismos del peñasco.
9) Menière.

Respecto de la causa más frecuente, la migraña vestibular, suelen presentarse el vértigo


junto al desequilibrio y la migraña. A veces el vértigo es el aura de la migraña. La
evaluación otoneurológica generalmente es normal. Como antecedentes familiares,
suele encontrarse alguno de los padres migrañosos.

En cuanto al vértigo posicional ideopático del niño, los resultados de la evaluación


suelen ser normales, y no hay dolor de cabeza, aunque en el futuro suelen volverse
pacientes migrañosos.