Sie sind auf Seite 1von 31

TEMA 1

FORMACIONES GEOLÓGICAS Y SUS ASPECTOS HIDROGEOLÓGICOS

CI51J Hidráulica de Aguas Subterráneas y Su Aprovechamiento


Profesor C. Espinoza
Semestre Otoño 2010

INDICE

1. INTRODUCCION................................................................................................................. 1

2. LOS MATERIALES DE LA CORTEZA ............................................................................... 2


2.1 Descripción de Rocas de Importancia .................................................................... 2
2.2 El ciclo de las Rocas ............................................................................................... 5
3. ASPECTOS GEOLÓGICOS RELEVANTES PARA EL ESTUDIO DE LAS
AGUAS SUBTERRÁNEAS. ................................................................................................ 6
3.1 Aspectos Generales ................................................................................................ 6
3.2 Estratigrafía ............................................................................................................. 6
3.3 Geología Estructural................................................................................................ 8
4. MATERIALES DE INTERES HIDROGEOLOGICO.......................................................... 10
4.1 Aspectos Generales .............................................................................................. 10
4.2 Rocas Ígneas y Metamórficas............................................................................... 10
4.2.1 Generalidades............................................................................................ 10
4.2.2 Andesita ..................................................................................................... 12
4.2.3 Basalto ....................................................................................................... 12
4.3 Rocas Sedimentarias ............................................................................................ 12
4.3.1 Generalidades............................................................................................ 12
4.3.2 Rocas detríticas de grano fino: lutita – arcillolita - argilita ........................ 13
4.3.3 Arenisca..................................................................................................... 13
4.3.4 Rocas carbonatadas.................................................................................. 14
4.4 Sedimentos No Consolidados ............................................................................... 15
4.4.1 Generalidades............................................................................................ 15
4.4.2 Valles Fluviales .......................................................................................... 16
4.4.3 Abanicos aluviales ..................................................................................... 19
4.4.4 Deltas ......................................................................................................... 22
4.4.5 Depósitos Glaciares................................................................................... 23
4.4.6 Depósitos de Remociones en Masa: Coluvios ......................................... 24
5. RESUMEN......................................................................................................................... 28

REFERENCIAS ............................................................................................................................. 30
1. INTRODUCCION

Se llaman aguas subterráneas a las existentes entre los intersticios del terreno, bajo su
superficie. La aparente falta de regularidad en la aparición de afloramientos de aguas
subterráneas y la dificultad de su previsión, unido a la enorme importancia que en algunas
regiones ha representado su existencia para la vida de los pueblos, han dado siempre un
carácter curiosamente misterioso a los estudios que se les han dedicado desde la antigüedad
más remota.

El agua subterránea se presenta en variados ambientes y materiales geológicos, desde


sedimentos aluviales no consolidados a roca granítica fracturada, y cada uno de estos
ambientes tiene características geológicas e hidrogeológicas específicas que determinan el
comportamiento de los flujos subterráneos. En este sentido, para poder estudiar y entender los
sistemas hidrogeológicos, es muy importante entender la geología de la zona de estudio.

En este apunte, preparado por la Geóloga Tania Villaseñor, se describen de forma general los
tipos de materiales de la corteza y se examina la relación entre la geología y el agua que fluye a
través de las rocas y sedimentos.

CI51J HIDRÁULICA DE AGUAS SUBTERRÁNEAS Y SU APROVECHAMIENTO 1


SEMESTRE OTOÑO 2010
CARLOS ESPINOZA C.
UNIVERSIDAD DE CHILE
2. LOS MATERIALES DE LA CORTEZA

2.1 Descripción de Rocas de Importancia

Una roca es un agregado de diferentes minerales o muchos granos de un mismo mineral y/o
vidrio. Las rocas se dividen en tres tipos de acuerdo a la naturaleza de los procesos que las
forman: ígneas, sedimentarias y metamórficas.

Las rocas ígneas son aquellas que se forman por cristalización de un magma (mezcla de roca
fundida y gases). Las rocas ígneas intrusivas son aquellas formadas por el relativo lento
enfriamiento y cristalización de un magma bajo la superficie de la Tierra. En este caso, la roca
se caracteriza por estar formada por un agregado de minerales que se entrecrecen sin dejar
espacios vacíos. La roca intrusiva más común es el granito (Figura 2.1).

Figura 2.1
Rocas ígneas comunes. A. Andesita. B. Basalto. C. Granito. D. Depósitos piroclásticos.

Por otra parte, cuando el magma que está bajo la superficie de la tierra alcanza su superficie se
le pasa a denominar “lava” la que se enfriará rápidamente debido a la gran diferencia de
temperatura entre la superficie de la tierra y el magma original. En este caso en las rocas no se
alcanzan a formar cristales muy grandes por lo que las rocas extrusivas se caracterizan por
contener cristales inmersos en una matriz de grano muy fino. En muchos casos la lava también
contiene gases, los que escapan a la atmósfera una vez en el exterior, dejando a la roca con
vesículas. La andesita es una roca ígnea extrusiva muy común en la Cordillera de los Andes
(Figura 2.1).

CI51J HIDRÁULICA DE AGUAS SUBTERRÁNEAS Y SU APROVECHAMIENTO 2


SEMESTRE OTOÑO 2010
CARLOS ESPINOZA C.
UNIVERSIDAD DE CHILE
Cuando el magma en erupción es de alto contenido en sílice, se producen erupciones
explosivas, en las que se liberan a la atmósfera una mezcla de magma, gases y fragmentos de
roca. El magma es rápidamente solidificado en el aire, formando partículas de diferentes
tamaños denominado piroclastos. Dependiendo de la erupción, se pueden formar extensos
depósitos piroclásticos, en los que se observa cierta selección dada por la capacidad del viento
de transportar material de un diámetro dado por una determinada distancia.

Cuando las rocas son expuestas a la superficie de la Tierra, éstas se degradan debido a que
son inestables en esas condiciones. Este proceso se denomina meteorización, y es el que da
origen a los componentes de las rocas sedimentarias. La meteorización puede ser física,
química o biológica. Así, se formará sedimento por degradación mecánica de la roca original,
actividad biológica (restos de concha, arrecifes, acumulación de algas), o precipitación química
(evaporitas).

Las rocas sedimentarias se clasifican, según su origen, en: 1) clásticas, aquellas formadas por
partículas derivadas de rocas pre-existentes y transportados por agua, viento, hielo o gravedad;
2) químicas, aquellas formadas por la precipitación inórganica de minerales en soluciones
acuosas; y 3) bioquímicas, formadas por acumulación, degradación y precipitación de restos
orgánicos (Cuadro 2.1).

Con el paso del tiempo, el sedimento comienza a consolidarse por acción de procesos de
cementación y compactación, dando finalmente origen a una roca sedimentaria (Figura 2.2).

Figura 2.2
Fotografías de las rocas sedimentarias clásticas más comunes. A. Arenisca. B. Lutita.

CI51J HIDRÁULICA DE AGUAS SUBTERRÁNEAS Y SU APROVECHAMIENTO 3


SEMESTRE OTOÑO 2010
CARLOS ESPINOZA C.
UNIVERSIDAD DE CHILE
Cuadro 2.1
Rocas sedimentarias clásticas y químicas. Modificado de McGeary (2001).
Rocas sedimentarias clásticas

Diámetro
Sedimento Roca sedimentaria
(mm)
Bloque
256 Bracha (clastos
Predusco angulosos) o
Grava
64 Conglomerado (clastos
Guijarro redondeados)
2
Arena Arenisca
1/16
Limo
Lodo Limolita o Lutita
1/256
Arcilla

Rocas sedimentarias químicas

Roca Composición Origen


Cementación de oolitos
precipitados en agua. También
Caliza CaCO3
puede ser precipitado
directamente desde el agua.
Inorgánicas

Alteración de la caliza por


Dolomita CaMg(CO3) 2
soluciones ricas en magnesio
Evaporitas
Halita NaCl Evaporación del agua de mar o
un lago salino
Yeso CaSO 4·2H2O
Cementación de fragmentos de
conchas, corales, y alga
Bioquímicas

Caliza CaCO3
coralina. También precipitado
directamente por organismos.
Cementación de organismos
Chert SiO2
marinos microscopicos

Las rocas metamórficas son aquellas que han cambiado su forma debido a cambios en las
condiciones de temperatura o presión a las que se encontraba en un momento dado. Si rocas
sedimentarias o ígneas son sometidas a cambios considerables de temperatura y presión, éstas
cambiaran de alguna forma para adaptarse a las nuevas condiciones por lo que se modificará
mineralogía (recristalización) y textura. La clasificación de estas rocas se basa en la
composición y textura, las que revelan las condiciones T°/P a las que estuvieron sometidas.

Las rocas metamórficas en muchas ocasiones presentan foliación. La mayoría de las rocas
metamórficas se forman bajo la influencia de un campo de esfuerzos con alguna dirección
preferencial. Debido a esto es que en la roca metamórfica se desarrolla foliación (Figura 3). En
este proceso, minerales con estructura laminar, como las micas (biotita, moscovita) comienzan
a crecer orientando sus caras basales de forma perpendicular a la dirección de máximo
esfuerzo. La foliación puede ser sutil o muy pronunciada dependiendo del grado de
metamorfismo, y es un control importante sobre el flujo de agua subterránea, cuando ésta se
encuentra presente en profundidad.
CI51J HIDRÁULICA DE AGUAS SUBTERRÁNEAS Y SU APROVECHAMIENTO 4
SEMESTRE OTOÑO 2010
CARLOS ESPINOZA C.
UNIVERSIDAD DE CHILE
Figura 2.3.
Ejemplo de rocas metamórficas en la costa de Pichilemu (VI Región). A la izquierda, roca
con foliación; a la derecha, roca foliada y plegada.

2.2 El ciclo de las Rocas

El ciclo de las rocas nos permite examinar muchas de las inter-relaciones entre las diferentes
partes del sistema Tierra. Nos ayuda a entender el origen de las rocas ígneas, sedimentarias y
metamórficas, y a ver que cada tipo está vinculado a los otros por los procesos que actúan
sobre y dentro del planeta (Figura 2.4).

Figura 2.4
Ciclo de las Rocas

Los procesos impulsados por el calor desde el interior de la Tierra son responsables de la
creación de las rocas ígneas y metamórficas. La meteorización y la erosión, procesos externos
alimentados por una combinación de energía procedente del Sol y la gravedad, producen el
sedimento a partir del cual se forman las rocas sedimentarias.

CI51J HIDRÁULICA DE AGUAS SUBTERRÁNEAS Y SU APROVECHAMIENTO 5


SEMESTRE OTOÑO 2010
CARLOS ESPINOZA C.
UNIVERSIDAD DE CHILE
3. ASPECTOS GEOLÓGICOS RELEVANTES PARA EL ESTUDIO DE LAS AGUAS
SUBTERRÁNEAS.

3.1 Aspectos Generales

El agua subterránea se encuentra en todas partes de la subsuperficie y la mayoría de los


materiales geológicos pueden albergar un acuífero. Sin embargo, existen ciertos ambientes
geológicos cuyas características de porosidad y permeabilidad son más favorables para la
formación de un acuífero. A continuación se describen aspectos de la geología que son
relevantes para el estudio y evaluación de las aguas subterráneas en una región.

3.2 Estratigrafía

La jerarquía de los nombres dados a las rocas está basada en el código estratigráfico. Los
nombres van de Grupo a Formación a Miembro a Estrato. Un Grupo corresponde a una
colección de formaciones. Una Formación corresponde a una unidad de roca de extensión
regional compuesta por material formado en un ambiente geológico similar en un momento
similar de la historia geológica. La formación es divida en Miembros si es que se reconocen
subunidades con características distintivas dentro de ella. Por ejemplo, la Formación Navidad
(Figura 3.1), en las V-VI región, corresponde a una secuencia sedimentaria neógena que está
subdividida en los miembros Navidad, Licancheo y Rapel (Tavera, 1979).

Figura 3.1
Mapa geológico donde se destaca la Fm. Navidad (color verde).
Modificado de Lavenu y Encinas (2005).

La estratigrafía es el estudio del grosor, edad, litología y secuencia cronológica de las rocas. La
columna litoestratigráfica, una representación gráfica de las unidades de roca, es la
presentación de datos básica usada en los estudios estratigráficos (Figura 3.2).

CI51J HIDRÁULICA DE AGUAS SUBTERRÁNEAS Y SU APROVECHAMIENTO 6


SEMESTRE OTOÑO 2010
CARLOS ESPINOZA C.
UNIVERSIDAD DE CHILE
Figura 3.1
Columna estratigráfica de la Fm.Navidad. Se distinguen lo miembros que la conforman y
las diferentes litologías que se reconocen en ella.
Tomado de Lavenu y Encinas (2005).

CI51J HIDRÁULICA DE AGUAS SUBTERRÁNEAS Y SU APROVECHAMIENTO 7


SEMESTRE OTOÑO 2010
CARLOS ESPINOZA C.
UNIVERSIDAD DE CHILE
Las secciones transversales muestran la secuencia de información estratigráfica obtenida
desde varios sondajes profundos. La correlación estratigráfica es un aporte al entendimiento del
ambiente depositacional del material que se encuentra en profundidad. El entendimiento de los
ambientes depositacionales de una zona de estudio es de suma importancia para la
comprensión del movimiento de agua subterránea ya que su recarga, almacenamiento y
descarga están controlados por variaciones litológicas, texturales y estructurales de las
unidades geológicas presentes en la zona.

3.3 Geología Estructural

Los materiales geológicos responden a los esfuerzos a los que está sometida la corteza
terrestre dependiendo de su composición, textura y disposición original. En este sentido, las
rocas pueden sufrir plegamiento, fallamiento o basculamiento. Las rocas, al ser materiales
consolidados, son capaces de responder de esta forma a los estreses a los que son sometidos.
En el caso de los sedimentos no consolidados, éstos corresponden a material generado como
respuesta a eventos de deformación frágil por lo que en estos tipos de depósitos generalmente
no se observan las estructuras recién mencionadas.

Los fenómenos de plegamiento, fallamiento o basculamiento generan ciertas estructuras en las


rocas que pueden afectar fuertemente la circulación de fluidos, las propiedades físicas de las
rocas y la localización de depósitos minerales y movimientos sísmicos. Por esta razón, su
identificación y localización en terreno son de suma importancia en hidrogeología.

Los pliegues corresponden a un tipo de deformación dúctil de la roca al ser sometida a


compresión. Se pueden desarrollar uno o múltiples pliegues, los que pueden alcanzar
amplitudes de varios metros (Figura 3.3).

Figura 3.3.
Representación esquemática de un pliegue. Se muestran los tipos de pliegue (sinclinal,
anticlinal) y las partes que lo conforman.

Las fallas son fracturas en la secuencia de roca donde ocurre el desplazamiento de dos bloques
de rocas debido a esfuerzos de compresión o extensión (Figura 3.4). El largo de estas fracturas
varía desde algunos centímetros a varios kilómetros, y los desplazamientos de los bloques
varían en magnitudes similares. Las fallas pueden actuar como barreras o como canales para el
CI51J HIDRÁULICA DE AGUAS SUBTERRÁNEAS Y SU APROVECHAMIENTO 8
SEMESTRE OTOÑO 2010
CARLOS ESPINOZA C.
UNIVERSIDAD DE CHILE
movimiento de fluidos a través de las rocas. Las fracturas que no presentan movimiento de
bloques de rocas son importantes para el desarrollo de porosidad secundaria.

Figura 3.4
Representación esquemática de tres tipos de fallas

CI51J HIDRÁULICA DE AGUAS SUBTERRÁNEAS Y SU APROVECHAMIENTO 9


SEMESTRE OTOÑO 2010
CARLOS ESPINOZA C.
UNIVERSIDAD DE CHILE
4. MATERIALES DE INTERES HIDROGEOLOGICO

4.1 Aspectos Generales

Se presenta un breve resumen de los principales materiales geológicos de interés


hidrogeológico.

4.2 Rocas Ígneas y Metamórficas

4.2.1 Generalidades

Rocas ígneas-plutónicas y rocas metamórficas sin meteorización tienen una porosidad media
inferior al 3% y en la mayoría de los casos es inferior al 1%. Los poros que pueden existir entre
los granos minerales que conforman estas rocas generalmente no están conectados entre ellos,
por lo tanto, en términos prácticos, la porosidad de estas rocas se considera como nula.
Además, en estas rocas, las propiedades hidrológicas de porosidad, permeabilidad y
productividad tienden a decrecer con la profundidad.

Estas rocas, cuando están fracturadas, desarrollan permeabilidad secundaria a lo largo de las
aberturas de las frac turas, las que son capaces de albergar alguna cantidad de agua,
dependiendo de la frecuencia y abertura de éstas. Las fracturas tienden a desarrollarse con
mayor facilidad en los primeros 300-600 metros de profundidad, lo que hace que la
permeabilidad que se desarrolla disminuye fuertemente con la profundidad, donde las fracturas
tienden a cerrarse debido a la carga de origen vertical y horizontal impuesta por las rocas que
sobreyacen. La permeabilidad de estas rocas fracturadas es anisotrópica debido a que esta
propiedad dependerá de la orientación de las fracturas (horizontal vs vertical). Además, el nivel
de interconexión que exista entre las fracturas determinará cuán permeable sea la roca.

Algunas alteraciones que provocan un aumento de la permeabilidad de las rocas incluyen


deslizamientos de tierra, caídas de roca, descarga erosional de la roca subyacente,
meteorización química, acuñamiento por raíces o congelamiento y algunas actividades
humanas. Los deslizamientos y las caídas de roca producen depósitos locales de detritos no
consolidados, los que pueden ser importantes zonas de recarga de agua. La descarga erosional
se piensa que crea una estructura de estratificación en las rocas graníticas. La meteorización
química está generalmente limitada a los primeros 600 m de la roca como máximo. El
acuñamiento por raíces o congelamiento es efectivo sólo en los primeros metros bajo la
superficie

En las rocas ígneas-extrusivas se observa una gran variedad de comportamientos hidrológicos.


La porosidad de rocas volcánicas sin fracturas varía de menos de 1% en basaltos densos, a
más de 85% en la pómez. Los diques y filones manto tienen porosidad inferior a 5%, flujos de
roca masivos tienen porosidad de 1-10% y las rocas volcánicas con vesículas tienen porosidad
de 10-50%. A pesar de valores altos de porosidad, la permeabilidad de estas rocas depende de
otras estructuras primarias y secundarias de las rocas. Las diaclasas causadas por el
enfriamiento de la lava, tubos de lava, fracturas, vesículas que se intersectan, etc., son algunas
de las estructuras que le otorgan altos niveles de permeabilidad a las andesitas y basaltos más
recientes. Adicionalmente, la porosidad puede aumentar de forma local producto de la
meteorización de la roca. Los suelos enterrados son típicos en las secuencias volcánicas. Estos
horizontes son menos permeables que la roca volcánica, por lo que constituyen niveles de
confinamiento de los acuíferos que se puedan desarrollar (Figura 4.1).

CI51J HIDRÁULICA DE AGUAS SUBTERRÁNEAS Y SU APROVECHAMIENTO 10


SEMESTRE OTOÑO 2010
CARLOS ESPINOZA C.
UNIVERSIDAD DE CHILE
Figura 4.1
Sección transversal de una secuencia de flujos de lava mostrando las estructuras que
favorecen la porosidad y permeabilidad en las rocas volcánicas basálticas.

1. Orificio de salida de material;


2. Grieta de enfriamiento;
3. Molde de árbol;
4. Suelo enterrado;
5. Vesículas;
6. Depósitos de material piroclástico;
7. Tubo de lava;
8. Depósitos de grava enterrados;
9. Diaclasas de enfriamiento.
Modificado de Davis y DeWiest (1966).

La permeabilidad en una columna de roca volcánica es diferente si se mide vertical u


horizontalmente. La permeabilidad horizontal depende de los espacios que se forma entre los
diferentes flujos, mientras que la permeabilidad vertical depende del fracturamiento que ocurre
cuando la lava se encuentra parcialmente solidificada. La permeabilidad horizontal tiende a ser
mayor que la permeabilidad vertical.

La porosidad y la permeabilidad tienden a disminuir con la edad de la roca. Esto se debe a la


compactación de la roca debido a la carga de roca sobreyacente, pero también al hecho de que
mucho de los poros se rellenan con minerales secundarios (precipitados a partir de los flujos
subterráneos).

La composición del magma que emerge a la superficie determina el tipo de erupción que se
produzca, y con esto, las características de los depósitos volcánicos que se generen. Cuando la
lava es de composición basáltica, las erupciones se caracterizan por flujos de lava
relativamente extensos con poca a moderada liberación de gases (generación de vesículas). A
medida que la lava se hace más rica en sílice, las erupciones tienden a ser explosivas,
generando depósitos de material piroclástico, cuya granulometría puede ir desde la ceniza –
lapilli – bloques y bombas, con moderada a buena selección.

CI51J HIDRÁULICA DE AGUAS SUBTERRÁNEAS Y SU APROVECHAMIENTO 11


SEMESTRE OTOÑO 2010
CARLOS ESPINOZA C.
UNIVERSIDAD DE CHILE
4.2.2 Andesita

Es una roca de composición intermedia en su contenido de sílice por lo que su contenido de


gases no es tan alto como para generar una roca muy porosa. En la Cordillera de Los Andes es
una de las rocas más comunes ya que la cadena de volcanes que forma parte de la cordillera
libera magmas intermedios. Los sucesivos eventos eruptivos dan lugar a una secuencia de
capas de roca volcánica que se acumulan en los flancos de los volcanes.

La naturaleza estratificada de estas rocas favorece la acumulación de agua en los planos de


estratificación. Porosidad secundaria se produce por la formación de las diaclasas columnares,
que corresponden a columnas de base poligonal formadas durante el enfriamiento de la lava
(Figura 4.2). Este tipo de estructura también se puede observar en los basaltos.

Figura 4.2
Diaclasas columnares en un flujo de andesita basáltica. Reserva Nacional Altos de Lircay
(VII Región).

4.2.3 Basalto

Los flujos de lava que dan origen a estas rocas son muy fluidos por su bajo contenido de sílice.
Es común observar en estos depósitos zonas de escoria con alta porosidad a partir de la
vegetación que se quemó por el contacto con la lava, en la base, y el proceso de enfriamiento,
en el techo. La parte media del flujo puede ser totalmente densa.

Estas rocas pueden contener espacios capaces de contener y transportar agua como grietas de
enfriamiento, diaclasas, zonas entre flujos sucesivos, y tubos de lava (Figura 4.2).

4.3 Rocas Sedimentarias

4.3.1 Generalidades

La lutita, arcillosita, limonita, y otras rocas detríticas de grano fino constituyen alrededor del 50%
de todas las rocas sedimentarias conocidas. Le siguen en abundancia las areniscas, las rocas
CI51J HIDRÁULICA DE AGUAS SUBTERRÁNEAS Y SU APROVECHAMIENTO 12
SEMESTRE OTOÑO 2010
CARLOS ESPINOZA C.
UNIVERSIDAD DE CHILE
carbonatadas y al final varios tipos incluyendo los conglomerados, yeso, chert, tilita, sales y
diatomita, constituyendo estos últimos menos del 2% de las rocas sedimentarias.

Estas rocas sedimentarias forman acuíferos que almacenan y transmiten agua subterránea. Las
areniscas constituyen 25% del total de las rocas sedimentarias del mundo, y las zonas
permeables en este tipo de rocas forman acuíferos de escala regional que contienen grandes
cantidades de agua potable. Las zonas quebradizas generalmente tienen alta porosidad (30-
50%), la que disminuye con la profundidad debido a los procesos de compactación y la
cementación donde participan minerales como el cuarzo, calcita, hierro y arcillas.

4.3.2 Rocas detríticas de grano fino: lutita – arcillolita - argilita

La mayoría de las rocas de este tipo tienen alta porosidad pero baja permeabilidad por lo que
generalmente constituyen barreras para la circulación del agua subterránea. En zonas donde
estas rocas constituyen estratos horizontales, estas rocas de grano fino sirven como grandes
capas de confinamiento.

La gran cantidad de poros que puede haber en una roca de grano fino puede almacenar
grandes cantidades de agua. Sin embargo, la porosidad disminuye con la profundidad y la edad
de la roca debido a la compactación de ella.

Las capas de lutita constituyen las unidades semi-permeables más potentes en la mayoría de
las cuencas sedimentarias. Estas capas se forman cuando el lodo se deposita en zonas de
aguas tranquilas en los deltas, fondo del océano, o zonas pantanosas. La arcilla se transforma
en lutita por procesos diagenéticos (compactación, cementación). En los afloramientos, la lutita
es frágil con alta permeabilidad debido a su fracturamiento. Hacia las profundidades este tipo de
roca se presenta menos fracturada y la permeabilidad por lo general es muy baja. Lutita,
arcillas, anhidrita, yeso y halita no fracturadas constituyen generalmente buenos sellos contra el
movimiento vertical de los fluidos subterráneos.

Las fracturas y aberturas a lo largo de los planos de estratificación crean apreciable


permeabilidad secundaria, donde estas aperturas secundarias formadas por la acción de
estreses de diferente origen pueden agrandarse debido a la disolución de la calcita y la dolomita
por la acción de las aguas subterráneas circulantes.

4.3.3 Arenisca

La porosidad de las areniscas varía entre menos de 5% a 30% y es uno a tres órdenes de
magnitud inferior a la porosidad observada en los correspondientes sedimentos no
consolidados.

Esta propiedad depende de la selección, forma de los granos, empaquetamiento y grado de


cementación, siendo esta última propiedad la más importante (Figura 4.3). Los primeros
factores dependen del sistema depositacional que dio origen a la roca, mientras que la
cementación controla la porosidad debido a que en este proceso se rellenan la mayor parte de
los espacios dejados entre los granos con el fin de consolidar el sedimento. Los materiales de
cementación más importantes son los minerales de arcilla, la calcita, la dolomita y el cuarzo, y
las características de estos minerales también influirán en la porosidad final de la roca.

Estructuras relacionadas con tectónica y esfuerzos depositacionales pueden afectar el flujo de


agua subterránea en las areniscas. Fallas de crecimiento asociado a la progradación de un
CI51J HIDRÁULICA DE AGUAS SUBTERRÁNEAS Y SU APROVECHAMIENTO 13
SEMESTRE OTOÑO 2010
CARLOS ESPINOZA C.
UNIVERSIDAD DE CHILE
delta pueden crear patrones lineares con alto contenido de arena que no están bien conectados
entre ellos. Pliegues y fallas pueden crear anisotropias y afectar la geometría general del
acuífero. Las fracturas pueden jugar un papel muy importante en la transmisión de las aguas
lluvias desde la superficie hacia el acuífero, y pueden facilitar la recarga. Las fracturas pueden
aumentar de forma considerable la permeabilidad de un paquete de roca sedimentaria, incluso
en el caso de las lutitas.

Figura 4.3. Secciones delgadas de varios tipos de arenisca. A.


Arenisca con buena selección, porosa. B. Arenisca con mala
selección, con menor porosidad. C. Ortocuarsita con porosidad
casi nula. D. Arenisca con matriz de material muy fino que
desarrolla porosidad a través de fracturas (espacios en blanco).
Modificado de Davis y DeWiest (1966).

4.3.4 Rocas carbonatadas

La caliza y la dolomita, las rocas carbonatadas más comunes, se originan a partir de diversos
depósitos sedimentarios, como lodos de calcita, fragmentos de conchas, arena rica en calcita,
arrecifes, y acumulaciones de restos de esqueletos planctónicos calcáreos.

La porosidad y permeabildad original de estas rocas cambia rápidamente luego del


enterramiento debido a procesos de compactación, solución de aragonita y calcita,
reprecipitación de calcita y formación de dolomita (Figura 4.4). La porosidad en general es alta
en las rocas jóvenes, pero la permeabilidad es baja debido a que la mayor parte de los poros no
se encuentran conectados. Sin embargo, la calcita es un mineral altamente soluble, por lo que
este tipo de rocas se cementan muy fácilmente, y por lo tanto tiende a cerrar los espacios para
albergar aguas subterráneas. La permeabilidad tiende a ser mayor en las brechas y coquinas,
donde los poros no han sido completamente rellenos durante el proceso de cementación.

CI51J HIDRÁULICA DE AGUAS SUBTERRÁNEAS Y SU APROVECHAMIENTO 14


SEMESTRE OTOÑO 2010
CARLOS ESPINOZA C.
UNIVERSIDAD DE CHILE
Figura 4.4. Secciones delgadas de varios tipos de rocas
carbonatadas. A. Coquina con bajo grado de cementación. B.
Caliza con porosidad local. C. Dolomita con moderada porosidad
secundaria. D. Caliza densa con muy baja porosidad. Modificado
de Davis y DeWiest (1966).

Considerando lo anterior, las estructuras secundarias como las fracturas y zonas de disolución
a lo largo de los planos de estratificación son más importantes en la transmisión de los flujos
subterráneos. El cambio desde calcita a dolomita también crea espacios en la roca ya que un
cristal de este último mineral ocupa un 13% menos volumen que un cristal de calcita. Rocas
carbonatadas que presentan canales de disolución o fracturas con orientación preferencial
desarrollarán permeabilidades anisotrópicas.

4.4 Sedimentos No Consolidados

4.4.1 Generalidades

Los sedimentos no consolidados son considerados en hidrogeología como el material más


favorable para la formación de un acuífero debido principalmente a que los depósitos de estos
sedimentos se encuentran generalmente en valles fluviales o en asociación con cursos de agua
intermitentes, y corresponden al material con la porosidad y permeabilidad más alta en relación
a otros materiales naturales, a excepción de algunas rocas volcánicas recientes y zonas de
cavernas de caliza.

La porosidad y permeabilidad de este material depende de la forma, empaquetamiento,


distribución de tamaño y la cementación incipiente que pueda producirse en el sedimento.
Partículas angulosas tienden a generar altos niveles de porosidad y permeabilidad para un
grano de diámetro dado. Partículas subredondeadas favorecerán la interdigitación de los granos

CI51J HIDRÁULICA DE AGUAS SUBTERRÁNEAS Y SU APROVECHAMIENTO 15


SEMESTRE OTOÑO 2010
CARLOS ESPINOZA C.
UNIVERSIDAD DE CHILE
y por lo tanto la porosidad es reducida. Granos bien redondeados no son capaces de
interdigitarse y por lo tanto tendrán porosidades y permeabilidades relativamente altas.

El tamaño de los granos determinará la importancia de la tensión superficial en la retención de


agua dentro de los poros, así como determinará el diámetro de los poros lo que tiene un efecto
determinante en la permeabilidad. La selección de los granos determina cuan dominante es la
presencia de granos de pequeño tamaño en el espacio dejado entre los granos de mayor
tamaño. En este sentido, un sedimento con mala selección tendrá baja porosidad y
permeabilidad; y lo contrario se observa en los sedimentos con buena selección (Figura 4.5).

Figura 4.5
Diferencias en porosidad causado por la selección de los granos en los sedimentos no
consolidados. El cuadro superior muestra sedimento con buena selección, mientras que
el cuadro inferior muestra sedimento con mala selección. El número bajo el diagrama
muestra la porosidad para cada caso.
Tomado de Davis y DeWiest (1966).

4.4.2 Valles Fluviales

Las zonas alrededor de los ríos generalmente constituyen acuíferos. Estas zonas usualmente
están compuestas por depósitos sedimentarios no consolidados de grano grueso y alta
permeabilidad, los que se intercalan con depósitos de sedimento más fino.

Los depósitos sedimentarios asociados a los valles fluviales presentan características de alta

CI51J HIDRÁULICA DE AGUAS SUBTERRÁNEAS Y SU APROVECHAMIENTO 16


SEMESTRE OTOÑO 2010
CARLOS ESPINOZA C.
UNIVERSIDAD DE CHILE
variación lateral que dependen de la energía y carga de sedimento del curso de agua a lo largo
de su historia. En el caso de ríos con alta energía, la carga de sedimento está conformada
principalmente por sedimento grueso (grava, arena) con poca presencia de material fino,
posiblemente ligado a los eventos de inundación de las riveras de los ríos. En zonas más
planas, la presencia de material fino es mayor ya que en estas partes los ríos tienden a
disminuir su energía y por lo tanto, son capaces de transportar sedimento de menor tamaño.

En forma vertical, los depósitos fluviales presentan una secuencia donde se presentan los
sedimentos gruesos en el fondo, gradando a sedimentos más finos hacia el techo. La potencia
de los sedimentos gruesos o finos depende del tipo de sedimento que acarreó el río y su
historia geológica.

Estos acuíferos en general son poco profundos y se intercambian con las aguas del flujo del río,
además de tener una fuente de recarga prácticamente constante.

Los flujos de agua corresponden al principal agente de transporte de sedimento desde el


continente en dirección a los océanos, mares y lagos. Sin embargo, los ríos no son sólo
agentes de erosión y transporte, sino que también de depositación.

Los depósitos sedimentarios asociados a los cursos fluviales se pueden categorizar en tres
grupos mayores que corresponden a ambientes claramente distintivos (Figura 4.6):

• Depósitos de canal: Comprende acumulaciones de material grueso en el fondo del cauce,


barras de arena y relleno de canales secundarios.

• Depósitos de banco: Acumulaciones de sedimento durante eventos de inundación. Se


caracterizan por depósitos de dique bordeando los canales y crevasee delta cuando éstos
son destruidos.

• Planos de inundación: Sedimento fino depositado durante eventos donde las aguas de
inundación sobrepasan los diques.

Figura 4.6
Representación esquemática de varios tipos de depósitos asociados a los ambientes
fluviales. En este caso se trata de un río meándrico.
Modificado de Cojan y Renard (2002).

CI51J HIDRÁULICA DE AGUAS SUBTERRÁNEAS Y SU APROVECHAMIENTO 17


SEMESTRE OTOÑO 2010
CARLOS ESPINOZA C.
UNIVERSIDAD DE CHILE
En un valle fluvial se pueden distinguir diferentes depósitos sedimentarios según la región: en la
zona alta se presenta un flujo con alta energía, alto poder erosivo y de transporte de sedimento.
Aquí, los depósitos dejados en el fondo del cauce corresponden principalmente a bolones y
gravas. En la parte media del curso, se presentan llanuras de inundación y barras de arena en
las riveras del río. Cerca de la desembocadura, el cauce es de poca energía, con poco poder
erosivo y de transporte por lo que dominan los sedimentos asociados a los planos de
inundación (finos) (Figura 4.7).

Figura 4.7
Perfil longitudinal de un río, mostrando la variación en el tipo de sedimento que se
deposita en el fondo del lecho.

Por otra parte, la forma del curso de agua puede variar, lo que determinará el tipo y arreglo de
los depósitos sedimentarios asociados a los ríos (Figura 4.8):

Figura 4.8
Tipos principales de canales y los depósitos de arena asociados a éstos.
Modificado de Cojan y Renard (2002).

CI51J HIDRÁULICA DE AGUAS SUBTERRÁNEAS Y SU APROVECHAMIENTO 18


SEMESTRE OTOÑO 2010
CARLOS ESPINOZA C.
UNIVERSIDAD DE CHILE
• Canales rectilíneos. Las barras de arena se distribuyen de forma regular a lo largo del canal.
Se presentan generalmente en zonas de alta pendiente y por lo que general se debe a un
control estructural en la región (fractura, falla).

• Ríos meándricos: El curso es sinuoso y las barras de arena que se forman se movilizan a
medida que la sinuosidad del curso varía. Estas barras pueden llegar a ser fijas, lo que
promueve el aumento del a sinuosidad del río. Este tipo de flujo se desarrolla en zonas de
baja pendiente.

• Ríos trenzados: Corresponde a un sistema de múltiples canales caracterizado por un canal


principal con canales secundarios asociados que fluyen alrededor de barras de arena, lo
que produce un patrón de sedimentación muy complejo. Este tipo de flujo se desarrolla en
zonas de mayor pendiente que aquellas donde se desarrollan los ríos meándricos.

4.4.3 Abanicos aluviales

Los abanicos aluviales son depósitos de detritos clásticos, que vistos en planta presentan
formas cónicas (ver Figura 4.9). Son particularmente comunes en regiones áridas o semiáridas
en donde la vegetación es escasa y el transporte de sedimentos ocurre esporádicamente pero
con gran violencia durante las tormentas.

Estos cuerpos sedimentarios con forma de abanico corresponden a acumulaciones de


sedimento de grano grueso a fino a los pies de zonas de alto relieve, generalmente causadas
por un quiebre repentino de la pendiente. El transporte de sedimento es controlado por la
energía del flujo que los contiene: flujos con alta energía, típicos de las zonas montañosas son
capaces de movilizar sedimento de gran tamaño, mientras que flujos con menos energía
ocurren en zonas de menor pendiente, los que sólo son capaces de transportar material más
fino. Este fenómeno es el que da origen a la formación de los abanicos aluviales a los pies de
las zonas de alto relieve.

Los abanicos aluviales ocurren rara vez de forma aislada y, a medida en que estos se van
interdigitando lateralmente en dirección al valle, se conforma lo que se denomina piedemonte.
Estos sistemas se forman en zonas tectónicamente activas. Por ejemplo, el sistema de las
gravas de Atacama corresponde a un extenso sistema de depósitos aluviales, fluviales y
coluviales formado durante el Mioceno (23-5 Ma) en un periodo de agradación regional a gran
escala como consecuencia de un alzamiento generalizado del altiplano. Depósitos de
piedemonte corresponden a los depósitos de sedimento que rellenan gran parte de la cuenca
de Santiago (Figura 4.10).

CI51J HIDRÁULICA DE AGUAS SUBTERRÁNEAS Y SU APROVECHAMIENTO 19


SEMESTRE OTOÑO 2010
CARLOS ESPINOZA C.
UNIVERSIDAD DE CHILE
Figura 4.9
Sección transversal esquemática de un abanico aluvial. Se observa que los depósitos se
acumulan en capas y que los sedimentos gruesos tienden a depositarse en las zonas
proximales, mientras que la presencia de material fino aumento hacia las zonas distales
del abanico.
Modificado de Cojan y Renard (2002).

Figura 4.10
A. Depósitos de las gravas de Atacama en la Región de Copiapó. B. Imagen satelital
SPOT de Santiago que muestra los depósitos sedimentarios asociados al cambio
abrupto de pendiente en el borde oriental del valle de Santiago.
Modificado de Rauld (2002).

CI51J HIDRÁULICA DE AGUAS SUBTERRÁNEAS Y SU APROVECHAMIENTO 20


SEMESTRE OTOÑO 2010
CARLOS ESPINOZA C.
UNIVERSIDAD DE CHILE
Los abanicos aluviales comprenden sedimentos con mala selección y generalmente inmaduros.
Los depósitos se disponen en capas paralelas y se forman por la acción de flujos esporádicos o
por el desarrollo de un sistema de ríos trenzados. Los diferentes canales que se forman sobre
el abanico aluvial acarrean sedimentos de granulometría variada, desde arcilla a grava gruesa.
Los cambios en la energía de los flujos de agua a lo largo de los abanicos resultan en la
selección del material de modo que el sedimento más grueso se presenta en las partes más
cercanas de la montaña (zona proximal), y los sedimentos más finos se presentan en las partes
más lejanas del abanico (zona distal), donde por lo general el gradiente es menor y por lo tanto
los canales tienen menos energía.

Desde el punto de vista morfológico, los sistemas de abanicos aluviales pueden ser divididos en
tres unidades (Figura 4.11).

Figura 4.11
Vista en planta de las diferentes facies que conforman los abanicos aluviales y sección
transversal que muestra las variaciones granulométricas que se observa entre ellas.

CI51J HIDRÁULICA DE AGUAS SUBTERRÁNEAS Y SU APROVECHAMIENTO 21


SEMESTRE OTOÑO 2010
CARLOS ESPINOZA C.
UNIVERSIDAD DE CHILE
• Facie proximal: Representada por los sedimentos más gruesos, con mala selección y más
angulosos del sistema. Los sedimentos consisten principalmente de conglomerados con una
textura soportada por la matríz, originados por flujos de detritos, sobre los cuales pueden
depositarse conglomerados con una textura soportada por los clastos.

• Facie media: Está caracterizada por sedimentos depositados tanto por flujos de corriente
como por flujos de detritos. Los sedimentos que predominan son depósitos lateralmente
continuos de arena y grava, los cuales pueden llegar a presentar estratificación cruzada.
Los conglomerados dentro de esta facies presentan una imbricación de clastos bien
desarrollada, con la inclinación hacia la parte proximal.

• Facie distante: Los depósitos presentan una continuidad lateral mucho más marcada que en
la facie anterior, y son mucho más finos. Predominan capas de arena y limo, así como
algunos conglomerados con mejor selección que en las dos facies anteriores.

El agua subterránea en estas formaciones se encuentra en acuíferos no confinados, aunque


lentes de material fino (arena fina, arcilla) pueden confinar el acuífero de forma local. El flujo del
agua subterránea es controlado generalmente por la topografía; los flujos de agua en la zona
proximal alimentan el acuífero, mientras que en las zonas distales del abanico es posible
observar afloramiento de la napa subterránea. En estos sistemas la presencia de material fino
es mínima lo que le otorga a estas formaciones una alta permeabilidad. Sin embargo, debido a
la estructura estratificada de los abanicos aluviales, se ha observado en estos depósitos que la
permeabilidad horizontal es mayor que la permeabilidad vertical.

4.4.4 Deltas

Los deltas se forman cuando un río descarga en un cuerpo de agua mayor, como un lago, golfo
o el océano. A medida que el río ingresa al cuerpo de agua mayor, la velocidad del flujo
disminuye de forma abrupta y por lo tanto su carga de sedimento es depositada. El material que
se presenta en los deltas es generalmente fino, ya que en la mayoría de los casos, los ríos al
acercarse a su desembocadura, son de baja energía y por lo tanto son capaces de transportar
sedimento de poco tamaño.

Los deltas son clasificados según su forma y las fuerzas que controlan su geometría: delta de
dominio fluvial, dominado por las olas, dominado por las mareas (Figura 4.12).

Los deltas dominados por olas se forman en zonas donde la acción de las olas es capaz de
erodar los depósitos sedimentarios fluviales en la desembocadura del río. Así, la forma del
frente del delta es redondeada y suave. El retrabajo que realizan las olas resulta en la
extracción del material más fino y la selección del material arenoso.

Los deltas dominados por mareas, al igual que los deltas dominados por olas, también
presentan retrabajo del sedimento y una forma redondeada del frente. Sin embargo, las fuerzas
de las mareas actúan de forman perpendicular al frente de la ola por lo que se observan
lóbulos de sedimento que corren perpendiculares al frente del delta.

Los deltas de dominio fluvial son aquellos cuya forma es controlada por el aporte de sedimento
por el río. Se forma generalmente en ambientes de baja energía. Es típica de estos deltas la
formación de pilas alargadas de sedimento que se extienden hacia el océano.

CI51J HIDRÁULICA DE AGUAS SUBTERRÁNEAS Y SU APROVECHAMIENTO 22


SEMESTRE OTOÑO 2010
CARLOS ESPINOZA C.
UNIVERSIDAD DE CHILE
Figura 4.12
Tipos de deltas según el agente dominante en el aporte de sedimento. A. Delta dominado
por olas (Delta del río Nilo). B. Delta dominado por mareas (Delta del río Ganges). C. Delta
de dominio fluvial (Delta del río Mississippi).
Modificado de McGeary et al. (2001).

4.4.5 Depósitos Glaciares

Los depósitos glaciares corresponden a material erosionado y depositado por acción de los
glaciares. Los depósitos glaciares pueden ser muy permeables o muy apretados según el
proceso que haya gobernado la depositación del material. Estos depósitos se pueden
diferenciar en tres tipos (Figura 4.13):

• Depósitos no estratificados (till): Corresponden a sedimentos depositados directamente por


el glaciar. Éstos contienen clastos de diferentes tamaños (bloque a arcilla) y mala selección.
En general, estos depósitos presentan baja porosidad y baja permeabilidad por lo que
tienden a constituir acuíferos con baja productividad.

• Depósitos estratificados: Estos depósitos están compuestos de capas de sedimentos


(estratos) debido a que han sido retrabajados por las aguas de deshielo. Presentan
estratificación bien desarrollada y buena selección.

CI51J HIDRÁULICA DE AGUAS SUBTERRÁNEAS Y SU APROVECHAMIENTO 23


SEMESTRE OTOÑO 2010
CARLOS ESPINOZA C.
UNIVERSIDAD DE CHILE
• Depósitos de arrastre: Depósitos de aluvio formados cuando el agua de derretimiento de los
glaciares arrastra material aguas abajo. Estos depósitos están conformados principalmente
por arenas y gravas, los granos se encuentran con buen redondeamiento y son permeables,
por lo que constituyen buenos acuíferos.

Figura 4.13
Depósitos sedimentarios asociados al retroceso de un glaciar. Depósitos no
estratificados: Morrenas, Drumlins. Depósitos estratificados: Kame, Esker, Kettle.
Depósitos de arrastre: Llanura de inundación.

4.4.6 Depósitos de Remociones en Masa: Coluvios

Los movimientos de remociones en masa son importantes en la región de la Cordillera de Los


Andes debido a que esta joven unidad morfológica presenta un relieve abrupto, actividad
sísmica y volcánica importante, combinado con una alta tasa de meteorización y erosión de
material.

Los movimientos en masa son parte de los procesos denudativos que modelan el relieve de la
tierra. Su origen obedece a una gran diversidad de procesos geológicos, hidrometeorológicos,
químicos y mecánicos que se dan en la corteza terrestre y en la interface entre esta, la
hidrósfera y la atmósfera. Así, si por una parte el alzamiento forma montañas, por otra la
meteorización, las lluvias, los sismos y otros eventos (incluyendo la acción del hombre) actúan
sobre las laderas para desestabilizarlas y cambiar el relieve a una condición más plana.

El término movimientos en masa incluye todos aquellos movimientos ladera abajo de una masa
de roca, de detritos o de tierras por efectos de la gravedad. A los depósitos dejados por este
tipo de fenómenos se les puede denominar de forma general como coluvios y se clasifican
según lo muestra el Cuadro 4.1 y la Figura 4.14.

CI51J HIDRÁULICA DE AGUAS SUBTERRÁNEAS Y SU APROVECHAMIENTO 24


SEMESTRE OTOÑO 2010
CARLOS ESPINOZA C.
UNIVERSIDAD DE CHILE
Figura 4.14
Representación esquemática de los tipos de remociones en masa y el material dominante
involucrado en cada uno de ellos.

CI51J HIDRÁULICA DE AGUAS SUBTERRÁNEAS Y SU APROVECHAMIENTO 25


SEMESTRE OTOÑO 2010
CARLOS ESPINOZA C.
UNIVERSIDAD DE CHILE
Cuadro 4.1
Clasificación de los movimientos de remoción en masa y el tipo de material involucrado
en estos fenómenos.

El material removido es depositado en un lugar ladera abajo donde alcance la estabilidad. Los
depósitos de coluvios son generalmente mal seleccionados, compuestos por clastos gruesos
inmersos en una matriz de material fino, no presentan estratificación y presentan moderada a
alta porosidad. En ocasiones estos depósitos se mantienen en movimiento muy lento ladera
abajo posterior al movimiento de remoción principal.

Figura 4.15
Ejemplo de depósitos de sedimento producidos por deslizamientos de material desde
laderas inestables. Imágenes tomadas de Sernageomin, 2007.

CI51J HIDRÁULICA DE AGUAS SUBTERRÁNEAS Y SU APROVECHAMIENTO 26


SEMESTRE OTOÑO 2010
CARLOS ESPINOZA C.
UNIVERSIDAD DE CHILE
Figura 4.16
Ejemplo de depósitos de caída de roca en laderas montañosas. Imágenes tomadas de de
Sernageomin, 2007.

CI51J HIDRÁULICA DE AGUAS SUBTERRÁNEAS Y SU APROVECHAMIENTO 27


SEMESTRE OTOÑO 2010
CARLOS ESPINOZA C.
UNIVERSIDAD DE CHILE
5. RESUMEN

A continuación se presenta el Cuadro 5.1 que resume los ambientes sedimentarios y las
características de los depósitos que en ellos se forman y, a continuación, en el Cuadro 5.2 se
muestra valores de porosidad representativos para rocas y sedimento no consolidado.

Cuadro 5.1
Ambientes Sedimentarios e Importancia Hidrogeológica
Nombre
Ambiente Características
Geológico
Sedimentos gruesos en la zona del
Ríos, planos de inundación, canal rodeado por sedimentos más
Aluvio
abanicos aluviales finos alejandose del canal,
incluyendo arcilla y limo.
Material sin estructura, depositos
incoherentes de material gruso a fino
Coluvio Pendientes de cerros
formados en las laderas de los cerros
por acción de la gravedad.
Material depositado por los hielos o
Drift Glaciar
aguas de deshielo.
Arenas finas a medias con buena
Desierto o zona afectada por
Eólico selección, con estrcutras de
viento
estratificación cruzada
Moderada a buena selección, pueden
Fluvial Ríos formarse estructuras de
estratificación cruzada.
Formación de cuevas, sinkholes y
Karst Disolución de la caliza
sistema de drenaje subtarráneo.
Lacustre Lago Lutitas con estratificación fina.
Depósitos con buena selección que
Playa se extienden lateralmente por la
costa.
Desembocadura a lago, mar u Alto contenido de material fino con
Delta
océano moderada a buena selección.
Material fino con alto contenido de
Paludal Pantano
materia orgánica.
Modificado de Weight y Sonderegger (2000)

CI51J HIDRÁULICA DE AGUAS SUBTERRÁNEAS Y SU APROVECHAMIENTO 28


SEMESTRE OTOÑO 2010
CARLOS ESPINOZA C.
UNIVERSIDAD DE CHILE
Cuadro 5.2
Valores de Porosidad Representativos para Rocas y Sedimento no Consolidado
Material Porosidad (%)
Rocas
Caliza 4.6-21.6
Dolomita 0.4-27.8
Sal de roca 0.6
Chert 3.8
Granito 0.3
Basalto 0.8-11.4
Toba 14-40
Pómez 87.3
Obsidiana 0.52
Marmol 0.3
Cuarcita 0.6
Pizarra 3.4
Conglomerado 17.3
Arenisca 11.2-27.4
Arcillolita 9.7
Lutita 5.2-21.1
Sedimento
Arcilla 33.3-58.8
Limo 33.7-50
Arena 33.8-51.3
Modificado de Hudak (2000).

CI51J HIDRÁULICA DE AGUAS SUBTERRÁNEAS Y SU APROVECHAMIENTO 29


SEMESTRE OTOÑO 2010
CARLOS ESPINOZA C.
UNIVERSIDAD DE CHILE
REFERENCIAS

Lectura complementaria

Muñoz, J. et al. 2007. Chilean water resources. In The Geology of Chile. Teresa Moreno & Wes
Gibbons (Eds). The Geological Society, London. 414 p. (Libro disponible en biblioteca Depto.
Geología)

Referencias bibliográficas

Cojan, I., Renard, M. 2002. Sedimentology. A.A. Balkema Publishers. 483 p

Davis, S., DeWiest, R. 1966. Hydrogeology. John Wiley, New York. 463 p.

Hudak, P. 2000. Principles of Hydrogeology. Lewis Publishers. 204 p.

Lavenu, A. & Encinas, A. 2005. Deformación frágil de los depósitos neógenos de la cuenca de
Navidad (Cordillera de la Costa, 34°S, Chile central). Revista Geológica de Chile 32 (2), 229-
248.

McGeary, D., Plummer, C., Carlson, D. 2001. Physical Geology. McGraw-Hill, 578 p.

Rauld, R. 2002. Análisis morfoestructural del frente cordillerano de Santiago Oriente, entre el
Río Mapocho y la Quebrada de Macul. Memoria para optar al título de Geólogo, Universidad de
Chile. 63 p.

Sernageomin, Grupo de Estándares para Movimientos en Masa (GEMMA). 2007. Movimientos


en masa en la Región Andina: Una guía para la evaluación de amenazas. Publicación
Multinacional N°4. 404 p.

Weight, W., Sonderegger, J. 2000. Manual of Applied Field Hydrogeology. McGraw-Hill. 608 p.

CI51J HIDRÁULICA DE AGUAS SUBTERRÁNEAS Y SU APROVECHAMIENTO 30


SEMESTRE OTOÑO 2010
CARLOS ESPINOZA C.
UNIVERSIDAD DE CHILE