Sie sind auf Seite 1von 17

6.-¿Cuáles son las características farmacocinéticas y farmacodinámicas de estos fármacos?

Clindamicina

Se absorbe bien por el tracto gastrointestinal, sin sufrir interferencia por los alimentos. Por vía
endovenosa (E. V.) e intramuscular alcanza niveles óptimos rápidamente. No se absorbe por la
piel. La excreción del antibiótico es fundamentalmente hepática. Del 10 al 20 por ciento se
excreta por riñón, por lo que no amerita ajuste de la dosis en insuficiencia renal. No se
hemodialisa ni es removida por diálisis peritoneal. Prácticamente, alcanza adecuadas
concentraciones en todos los tejidos, excepto en el sistema nervioso central (S.N.C.). Se
concentra con facilidad en el interior de fagocitos y otras células, lo que permite una mejor
acción bactericida.

Está indicada como droga de primera elección, en infecciones intrabdominales, pélvicas y de


tejidos blandos. Es droga alterna en infecciones pleuro-pulmonares. Puede usarse también en
pacientes alérgicos a la penicilina y en aquellos casos en que se aísle B. fragilis resistente a esta.
No debe usarse en infecciones del sistema nervioso central. Estudios in vitro han demostrado
sinergismo con el metronidazol, lo que podría ser de utilidad en el tratamiento de infecciones
por B. fragilis multirresistentes.

El mayor problema que acarrea el uso de este medicamento es la diarrea, secundaria a colitis
pseudomembranosa. La incidencia de este trastorno varía de un 3 al 10 por ciento dependiendo
de los criterios usados para su definición, así como de la ruta de administración (mayor por vía
oral) y del tipo de paciente (más común en personas ancianas y debilitadas).

Metronidazol

El metronidazol se puede administrar por vía oral e intravenosa, tópicamente, y por vía
intravaginal. Cuando se administra tópicamente, sólo se absorbe en una mínima cantidad,
siendo las concentraciones plasmáticas unas 100 veces menores que las obtenidas después de
una dosis oral de 250 mg. Después de la administración intravaginal, las concentraciones del
fármaco en el plasma son del orden del 2% de las obtenidas después de una dosis oral de 500
mg.

El metronidazol se distribuye ampliamente en la mayor parte de los tejidos y fluidos corporales


incluyendo el hueso, la bilis, la saliva y los fluidos peritoneales, pleurales, vaginales y seminales.
También cruza la barrera hematoencefálica produciendo niveles significativos en el líquido
cefalorraquídeo, así como la barrera placentaria, excretándose en la leche. Una importante
parte del metronidazol es metabolizada en el hígado por hidroxilación, oxidación y conjugación
con el ácido glucurónico. El metabolito más importante, el 2-hidroximetil metronidazol, tiene
una cierta actividad bactericida y antiprotozoaria. La mayor parte del metronidazol se elimina
en la orina (60-80%), mientras que la eliminación en las heces asciende al 6-15% de la dosis. La
semi-vida de eliminación es aproximadamente de 8 horas.

La disfunción renal no altera los parámetros fármacocinéticos del metronidazol. El fármaco es


eliminado por hemodiálisis pero no por diálisis peritoneal. En los pacientes con disfunción
hepática, el metabolismo del metronidazol es más lento produciendo una acumulación del
fármaco y de sus metabolitos, lo que requiere un reajuste de las dosis. Los ancianos y los niños
prematuros muestran una reducción de metabolismo hepático, aumentando la semivida de
eliminación.
El metronidazol se metaboliza en el hígado y, por tanto, se debe utilizar con precaución en
pacientes con enfermedades o disfunciones hepáticas. En estas condiciones disminuye el
aclaramiento del fármaco y de sus metabolitos pudiéndose producir una acumulación. Los
pacientes con disfunción hepática grave pueden necesitar un reajuste de la dosis.

Sus efectos secundarios más frecuentes son cefalea, xerostomía, sabor metálico, mareo, vértigo.
La urticaria, rubefacción y purito son indicativos de sensibilidad al fármaco. Este fármaco es
causa infrecuente del síndrome de Steven Johnson (Necrosis epidérmica toxica).

Cloranfenicol

Se excreta fundamentalmente por el hígado. Alcanza excelentes concentraciones en todos los


tejidos, inclusive en el SNC. Un gramo de cloranfenicol por vía oral, produce concentraciones
séricas de 20 µg/ml en una hora y 0,5 g E. V. da concentraciones de 5-10 µg/ml suficientes para
inhibir el crecimiento de todas las bacterias anaerobias, inclusive B. fragilis (CIM 12.5 µg/ml). No
se han notificado cepas resistentes en forma importante. Está indicado como antibiótico de
primera elección, en las infecciones del sistema nervioso central, abdominal, pélvico y de tejidos
blandos. No se recomienda su uso en infecciones pleuropulmonares, por la errática efectividad
demostrada. El efecto secundario más importante es la toxicidad medular. En Estados Unidos,
uno de cada 25.000 pacientes que usan la droga, presentan depresión medular. Sin embargo,
en nuestro medio, se desconocen datos al respecto. Por esto, debe usarse en condiciones
clínicas muy bien definidas.

Tetraciclina

Clasificación de las tetraciclinas:

- Acción corta: Tetraciclina, clortetraciclina.


- Acción intermedia: Metacidina, demeclociclina.
- Acción prolongada: Doxiciclina, minociclina.

Farmacocinética. La absorción oral es buena en todas. Esta absorción oral dismunye en


presencia de alimentos sobre todo con la leche. También los antiácidos inhiben la absorción de
tetraciclina.
Una vez absorbida la tetraciclina atraviesa bien las barreras del organismo (hematoencefálica,
placentaria) y se distribuye por todo el organismo.

Efectos indeseables. Molestias digestivas: dolor de estómago, náuseas, diarrea. Reacciones de


hipersensibilidad y alergia. Fotosensibilidad (no es fotofobia): erupciones cutáneas por la
exposición a la luz solar. Tromboflebitis, cuando se administra por vía intravenosa. Cirrosis.

Indicaciones de las tetraciclinas


Infecciones por bacterias intracelulares como Rickettias (tifus exantemático. Se transmite por el
piojo), Chlamydia (infección de transmisión sexual), Micoplasma (fiebre de malta por una
brucela en la leche).
Penicilina

La penicilina G es inestable en medio ácido. Las penicilinas que no son destruídas en el


estómago, se absorben a nivel del duodeno. Los alimentos pueden reducir la absorción y
retardar los niveles del pico sérico. Las penicilinas se unen a las proteinas séricas en un rango
variable, de 15% para las aminopenicilinas a 97% para la dicloxacilina. Sólo el compuesto libre
ejerce acción antibacteriana. Como la unión a las proteinas es un fenómeno reversible, es
posible que al liberarse en la sangre o los tejidos ejercerza su actividad.

La vida media en suero es corta: 30 minutos para la penicilina G acuosa, 60 minutos para las
penicilinas de espectro ampliado. Son poco o nada metabolizadas en el organismo y
especialmente eliminadas por el riñón a través de excreción tubular y filtración glomerular. El
probenecid bloquea la excreción y en consecuencia aumenta los niveles séricos de penicilina.
Las dosis diarias deben ajustarse en casos con insuficiencia renal severa, para evitar niveles
excesivos y efectos tóxicos.

Aunque la excreción biliar es mínima para la mayoría de las penicilinas, es importante para
nafcilina, oxacilina y ureidopenicilinas. Para estas penicilinas no se necesita ajuste en caso de
fallo renal, o el ajuste es menor para las ureidopenicilinas. Salvo las penicilinas penicilinasa-
resistentes, las otras son removidas por hemodiálisis y diálisis peritoneal. Todas las penicilinas
tienen buena penetración en los tejidos, excepto próstata, ojo y meninges no inflamada. La
mayoría de las penicilinas son insolubles en lípidos por lo que no penetran en las células.
La variación en la distribución de las diferentes penicilinas en el organismo depende de su
configuración molecular y unión a las proteínas.

7.-Efectos secundarios, interacciones, indicaciones y contraindicaciones

CLINDAM ICINA :

INDICACIONES

Tratamiento de infecciones graves: Infecciones del tracto respiratorio inferior (empiema,


neumonia, anaerobia, absceso pulmonar), infecciones graves de la piel (úlcera diabética),
infecciones intraabdominales (peritonitis, absceso intraabdominal) infecciones ginecologicas
(endometritis, infecciones vaginales post-quirúrgicas), infecciones óseas o de las articulaciones
(osteomielitis), septicemia y bacteremia y otras infecciones anaerobias producidas por
gérmenes sensibles

CONTRAINDICACIONES

La clindamicina puede producir superinfecciones por un crecimiento exagerado de gérmenes


no susceptibles. La clindamicina predispone a la colitis seudomembranosa y no debe ser
administrada a pacientes con enfermedad inflamatoria del intestino (p.ej. colitis ulcerativa). Si
la diarrea se desarrolla durante el tratamiento con clindamicina, el fármaco debe ser
descontinuado.
La clindamicina debe utilizarse con precaución en los niños pequeños. Los recién nacidos
menores de 1 mes (y los bebés prematuros) muestran una semi-vida plasmática prolongada de
clindamicina, probablemente debido a un sistema hepático inmaduro. La clindamicina no debe
ser administrado en neonatos.

Después de la menarquia, las niñas pueden recibir la clindamicina vaginal para la vaginosis
bacteriana.

La clindamicina se debe utilizar con precaución en pacientes con enfermedad hepática. La


semi-vida del fármaco se prolonga en estos pacientes, y puede ocurrir toxicidad. Aunque sería
aconsejable utilizar dosis menores en pacientes con disfunción hepática, no están disponibles
recomendaciones precisas para los ajustes de la dosis. La función hepática deberá controlarse
periódicamente durante el tratamiento.

La clindamicina se debe utilizar con precaución en pacientes con enfermedad renal. Aunque
sólo el 10% de la clindamicina se elimina por vía renal, y los ajustes de dosis por lo general no
son necesarios en pacientes con sólo grados moderados de insuficiencia renal, la insuficiencia
renal grave puede requerir una reducción de la dosis.

La clindamicina se debe utilizar con precaución en pacientes con predisposición a reacciones


alérgicas. Algunas preparaciones contienen colorante tartrazina y pueden precipitar asma
bronquial u otras reacciones alérgicas en pacientes con hipersensibilidad a este colorante.

La clindamicina tópica debe usarse con precaución en pacientes atópicos, ya que puede causar
dermatitis de contacto.

Clasificaccion de la FDA de riesgo en el embarazo

La clindamicina se clasifica en la categoría B de riesgo en el embarazo. Los estudios en


animales no han mostrado evidencias de daño fetal. La clindamicina en crema vaginal
estudiada durante el segundo trimestre del embarazo, indujo un parto anornal ligeramente
superior al placebo (1.1 vs 0.5% de las pacientes respectivamente). Se recomienda usar la
clindamicina vaginal solo si los beneficiones superan a los posibles riesgos

INTERACCIONES

La clindamicina se asocia con frecuencia a la pirimetanima, siendo esta combinación muy


efectiva en los pacientes con encefalitis toxoplásmica y SIDA.

La clindamicina puede potenciar los efectos de los fármacos bloqueantes neurmusculares


provocando debilidad muscula, depresión respiratoria o paralisis pulmonar. El uso de la
clindamicina durante la cirugía o en el post-operatorio debe ser monitorizado con cuidado.

Los productos con caolín pueden reducir la absorción oral de clindamicina si se administran
juntos. Estos productos se deben administrar horas antes o 3-4 horas después de las dosis
orales de clindamicina.

La clindamicina, que se ha demostrado que presenta una acción bloqueante neuromuscular,


puede potenciar los efectos de los agonistas opiáceos si se utiliza de forma concomitante.
Igualmente puede incrementar los efectos depresores respiratorios. Deben usarse juntos con
precaución y el paciente deber ser monitorizado cuidadosamente.
La clindamicina compite con eritromicina o cloranfenicol para la unión con las subunidades 50
S ribosomales y puede antagonizar los efectos de cualquiera de estos medicamentos. No se
recomienda el uso concomitante de clindamicina con eritromicina o cloranfenicol.

La clindamicina puede disminuir la eficacia de los anticonceptivos orales que contienen


estrógenos debido a la estimulación del metabolismo de los estrógenos o una disminución de
la circulación enterohepática de estrógenos a través de cambios en la flora gastrointestinal.
Pueden ocurrir sangrado intermenstrual o/y falla del método anticonceptivo. La incidencia de
la interacción de los agentes anti-infecciosos con los anticonceptivos orales es impredecible.
Los pacientes deben ser conscientes de esta interacción potencial y se debe recomendar el uso
de un método anticonceptivo alternativo. Dependiendo de la duración de la terapia con
antibióticos, puede ser necesario un método anticonceptivo adicional durante al menos un
ciclo después de la retirada del antibiótica.

Las preparaciones tópicas que contienen peróxido de benzoilo, tretinoína, ácido salicílico y
otras preparaciones tópicas para el acné, cuando se utilizan con preparaciones de clindamicina
tópica, pueden causar un efecto irritante acumulativo, que conduce a un exceso de sequedad y
descamación de la piel.

Pueden ser necesarios ajustes en la dosis de ciclosporina en los pacientes que reciben
clindamicina concurrente. En un caso, dos pacientes con trasplante de pulmón que recibieron
clindamicina para infecciones por Staphylococcus aureus requisieron dosis crecientes de
ciclosporina para mantener las concentraciones séricas de ciclosporina deseables. Cuando se
detuvo el tratamiento de clindamicina, la dosis de ciclosporina se redujo al régimen requerido
antes de la terapia con clindamicina.

REACCIONES ADVERSAS

La administración oral de clindamicina puede producir náusea y vómitos y dolor abdominal. La


administración con los alimentos reduce las molestias gástricas. La presencia de diarrea,
calambres abdominales y tumefacción abdominal puede sugerir una colitis asociada a un
antibiótico o una colitis por Clostridium difficile.

Se han descrito trombocitopenia, neutropenia y eosinofilia durante los tratamientos con


clindamicina. Un dolor de garganta o fiebre pueden ser indicativos de neutropenia.

La clindamicina sistémica y tópica pueden producir rash maculopapular, eritema y prurito. La


reacción adversa mas frecuente despues de la aplicación tópica es la xerosis, aunque esta
puede ser atribuída igualmente al disolvente utilizado. El alcohol en algunas formulaciones
tópicas puede irritar los ojos, las membranas mucosas y la piel erosionada

Las inyecciones intramusculares de clindamicina pueden ocasionar trombocitopenia,


neutropenia y eosinofilia. El dolor de garganta y / o fiebre pueden indicar neutropenia.

Puedem desarrollarse rash maculopapular, eritema y prurito durante la utilización sistémica o


tópica de clindamicina. La xerosis es efecto más frecuente de la aplicación tópica, pero puede
ser atribuido al disolvente utilizado en la preparación.
El alcohol, presente en algunas formulaciones tópicas puede irritar los ojos, membranas
mucosas o piel erosionada si se le permite entrar en contacto con ellos.

La inyección intramuscular de clindamicina puede causar una reacción en el lugar de inyección


consistente en dolor y / o la induración.

La anafilaxia puede ser el resultado de reacciones de sensibilidad a clindamicina. Cualquier


reacción alérgica debe ser monitorizada cuidadosamente.

METRONIDAZOL

INDICACIONES Y POSOLOGIA

Tratamiento de la Tricomoniasis:

Administración oral:

Mujeres adultas y adolescentes: el CDC recomienda una dosis única de 2 g. en mujeres adultas
o adolescentes, debiendose evitar su uso durante el primer trimestre del embarazo.
Alternativamente, se pueden administrar 500 mg dos veces al día durante 7 días. En las
mujeres en situación de lactancia, se recomienda una dosis única de 2 g.

Niños: las dosis recomendadas son de 15 mg/kg/dia en tres administraciones durante 7-10 días

Tratamiento de la vaginosis por Gardnerella vaginalis, Mycoplasma hominis, y bacterias


anaerobias:

Administración vaginal:

Mujeres adultas y adolescentes embarazadas: el CDC recomienda la administración de unos 5


g de crema (37.5 mg de metronidazol) intravaginalmente dos veces al día durante 5 días,
evitando su uso durante el primer trimestre del embarazo. Algunos expertos prefieren el uso
del metronidazol sistémico

Mujeres adultas y adolescentes no embarazadas: el CDC recomienda la administración de unos


5 g de crema (37.5 mg de metronidazol) intravaginalmente una o dos veces al día durante 5
días

Administración oral:

Mujeres adultas y adolescentes embarazadas: evitar su uso durante el primer trimestre. El CDC
recomienda 250 mg por vía oral, tres veces al día. Un régimen alternativo es una dosis única de
2 g.

Mujeres adultas y adolescentes no embarazadas: 500 mg dos veces al día durante 7 días o
alternativamente, una dosis única de 2 g, si bien este régimen es menos eficaz que el primero.

Tratamiento de la amebiasis intestinal debida a Entamoeba histolitica o a la Entamoeba


poleckit:

Administración oral:
Adultos: la dosis recomendada es de 750 mg tres veces al día durante 10 días, bien solo, bien
en combinación con iodoquininol o furoato de diloxanida (500 mg tres veces al día durante 10
días)

Niños: la dosis recomendada es de 35—50 mg/kg/día o 1.3 g/m2/día en dosis divididas cada 8
horas, durante 5-10 días

Tratamiento de la amebiasis debida a Dientamoeba fragilis:

Administración oral:

Niños: se han utilizado dosis de 250 mg tres veces al día durante 7 días.

Tratamiento de la giardiasis:

Administración oral:

Adultos: se han utilizado dosis de 250 mg 3 veces al día durante 5 a 7 días o 2 g/día durante
tres días. En los pacientes con SIDA la dosis recomendada es la de 250 mg tres veces al día
durante 5 días. En los pacientes en los que coexiste una amebiasis, se recomiendan dosis de
750 mg tres veces al día durante 10 días

Niños: 15 mg/kg/día divididos en 3 administraciones durante 5 días.

Tratamiento de infecciones anaerobias (intraabdominales, del tracto respiratorio, piel, sistema


nervioso central, articulaciones, ginecológicas, etc):

Administración intravenosa:

Adultos y adolescentes: se administra una dosis inicial de 15 mg/kg en una horas seguida de
7.5 mg/kg cada 6 horas

Niños: la dosis recomendada es de 30 mg/kg/día en 4 infusiones, cada 6 horas. La dosis


máxima recomendada es de 4 g/día

Neonatos de > 7 días y un peso > 2 kg: 15 mg/kg/día divididos en dos dosis a intervalos de 12
horas

Administración oral

Adultos y adolescentes: la dosis recomendada es de 7.5 mg/kg cada 6 horas, sin sobrepasar los
4 g en un período de 24 horas. La duración del tratamiento es usualmente de 7 a 10 días,
aunque algunas infecciones de huesos y articulaciones y del tracto respiratorio inferior pueden
requerir un tratamiento más largo

Niños e infantes: la dosis recomendada es de 30 mg/kg/día en dosis divididas cada 6 horas. No


se deben sobrepasar los 4 g/día

Neonatos de > 7 días con un peso > 2 kg: la dosis recomendada es de 30 mg/kg/día en dosis
divididas cada 12 horas

Neonatos de < 7 días con un peso > 2 kg: la dosis recomendada es de 15 mg/kg administrados
cada 12 horas

Prematuros de < 7 días con un peso de 1.2-2 kg: la dosis recomendada es de 7.5 mg/kg
administrados cada 24 horas
Prematuros de < 1.2 kg: la dosis recomendada es de 7.5 mg/kg administrados cada 48 horas

Tratamiento de la colitis seudomembranosa debida a Clostridium difficile:

CONTRAINDICACIONES Y PRECAUCIONES

El metronidazol está contraindicado en pacientes con hipersensibilidad al fármaco o a otros


derivados nitroimidazólicos. Se debe utilizar con precaución en pacientes con historia o
presencia en enfermedades hematológicas. Se han descrito neutropenias durante el
tratamiento con el metronidazol, aunque no se trata de anormalidades permanentes. Se
recomienda realizar análisis de sangre antes y después de un tratamiento. Igualmente el
metronidazol se debe utilizar con precaución en pacientes con supresión de la médula ósea.

El metronidazol se metaboliza en el hígado y, por tanto, se debe utilizar con precaución en


pacientes con enfermedades o disfunciones hepáticas. En estas condiciones disminuye el
aclaramiento del fármaco y de sus metabolitos pudiéndose producir una acumulación. Los
pacientes con disfunción hepática grave pueden necesitar un reajuste de la dosis.

En los pacientes de la tercera edad la fármacocinética del metronidazol puede estar alterada
por lo que puede ser necesario monitorizar los niveles plasmáticos y ajustar las dosis de forma
adecuada.

El metronidazol ha sido asociado a convulsiones y neuropatías periféricas durante


tratamientos prolongados. Los pacientes con historia de enfermedades neurológicas o
epilepsia son más propensos a desarrollar estos efectos tóxicos. Los pacientes deben de ser
advertidos acerca de esta posibilidad e instruidos para que interrumpan el tratamiento y
contacten con su médico si observan cualquier síntoma neurológico.

El metronidazol parenteral se debe utilizar con precaución en enfermos con enfermedades


cardíacas o con predisposición al edema debido a que la solución contiene 28 mEq de sodio
por gramo de metronidazol. Esta elevada cantidad de sodio puede exacerbar un edema
periférico o una insuficiencia cardíaca congestiva.

Clasificación de la FDA en el embarazo

El metronidazol se clasifica dentro de la categoría B de riesgo en el embarazo. Aunque no es


teratogénico en los animales de experimentación, el metronidazol atraviesa fácilmente la
placenta y entra en la circulación fetal. Los datos sobre sus efectos en el hombre durante el
embarazo son conflictivos y no se conocen sus efectos sobre la órganogénesis. No se
recomienda su utilización durante el primer trimestre del embarazo. Su utilización durante el
segundo y tercer trimestres, para tratamiento de la tricomoniasis, es aceptable si otros
tratamientos han fracasado.

Tampoco se recomienda su utilización durante la lactancia ya que el fármaco se excreta en la


leche materna. En caso de ser necesario para tratamiento de la tricomoniasis durante la
lactancia, el CDC recomienda una dosis única de 2 g, evitando dar el pecho al bebé durante 12
a 24 horas.
El metronidazol produce xerostomía que puede contribuir al desarrollo de enfermedad
periodontal, caries o candidiasis oral.

Los efectos anticoagulantes de la warfarina o de otros fármacos cumarínicos pueden ser


potenciados cuando se administra el metronidazol. En estos casos se debe monitorizar INR y, si
es necesario, reajustar las dosis de los anticoagulantes.

El tratamiento con metronidazol puede ocasionar una superinfección por Candida, siendo
necesario un tratamiento antimicótico apropiado.

Se han comunicado casos de cáncer de mama o de colon en pacientes con la enfermedad de


Crohn tratados con altas dosis de metronidazol durante períodos prolongados, sin que se haya
con claridad establecido una relación causa-efecto.

Las cremas o geles de metronidazol tópico contienen ingredientes que pueden ocasionar
irritaciones oculares

INTERACCIONES

Se han descrito psicosis aguda y confusión cuando se utilizan concomitantemente


metronidazol y disulfiram. Se recomienda discontinuar el disulfiram dos semanas antes de
iniciar el tratamiento con metronidazol para evitar estas interacciones.

Se debe evitar el uso de bebidas alcohólicas durante tratamiento con metronidazol y por lo
menos durante tres días después. El metronidazol inhibe la alcohol deshidrogenasa y otras
enzimas que metabolizan el alcohol, ocasionando una acumulación de acetaldehido con el
desarrollo de reacciones adversas tipo disulfiram entre las que se incluyen náuseas, vómitos,
cefaleas, sofocos y calambres abdominales. Además, el sabor del alcohol queda alterado
durante el tratamiento con metronidazol.

El metronidazol puede inhibir el metabolismo hepático de la warfarina, potenciando los


efectos anticoagulantes de esta. Se recomienda la monitorización de los tiempos de
protrombina y del INR si se administra metronidazol pacientes anticoagulados, reduciendo las
dosis de anticoagulante si fuera necesario.

La cimetidina es un inhibidor enzimático que puede disminuir el metabolismo hepático de


metronidazol, aumentando sus concentraciones plasmáticas. Se desconoce el significado
clínico de esta interacción, aunque la prolongada administración de dosis altas de
metronidazol ha sido asociada a convulsiones. De ser posible se recomienda no administrar
cimetidina durante un tratamiento con el metronidazol.

El metronidazol aumenta la creatinina sérica y los niveles de litio en sangre, aumentando la


posibilidad de una toxicidad por litio en pacientes estabilizados con esta medicación. Se
recomienda monitorizar los niveles de litio y la creatinina sérica a los pocos días de comenzar
el tratamiento con metronidazol para detectar cualquier síntoma de intoxicación por litio.
El uso del metronidazol con otros fármacos neurotóxicos puede aumentar su toxicidad.

El fenobarbital es un inductor de las enzimas microsomales y puede reducir la semi-vida


plasmática del metronidazol. Sin embargo se desconoce la significación clínica de esta
interacción. Otros barbitúricos pueden actuar de la misma manera.

Se ha comunicado un aumento de la toxicidad del 5-fluoruracilo en pacientes tratados con


metronidazol, toxicidad que se manifiesta por el granulocitopenia, úlceras orales, anemia,
náuseas y vómitos. Se cree que este interacción se debe a una reducción del aclaramiento del
5-fluoruracilo. De igual forma, el metronidazol disminuye el aclaramiento de la metadona lo
que conduce a un aumento de los niveles en sangre de este fármaco y a un aumento de su
toxicidad.

Debido a sus efectos sobre las isoenzimas CYPA34, el metronidazol puede inhibir el
metabolismo de algunos fármacos como la dofetilida, el tacrolimus o el sirolimus, con el
correspondiente aumento de la toxicidad.

Debe de tenerse en cuenta que el metronidazol interfiere con el metabolismo del alcohol y
puede producir efectos secundarios serios cuando se administra conjuntamente con fármacos
que se presentan en elixir (es decir en soluciones hidroalcohólicas con grandes cantidades de
alcohol)

REACCIONES ADVERSAS

Las reacciones adversas más frecuentes después del metronidazol administrado


sistémicamente son náuseas y vómitos, sequedad de boca, disgeusia (sabor metálico la boca),
anorexia y dolor abdominal. Otros efectos adversos frecuentes durante un tratamiento con
metronidazol son mareos y cefaleas. Además se ha descrito toxicidad sobre sistema nervioso
central que se manifiesta como ataxia, encefalopatía y inestabilidad emocional. Se han
descrito convulsiones y neuropatías periféricas durante el tratamiento con el metronidazol.

Algunos pacientes manifiestan reacciones de hipersensibilidad con urticaria, rash inespecifico,


eritema, sofocos, congestión nasal, fiebre y prurito. En raras ocasiones se han comunicado
artralgia.

Puede haber una correlación entre el metronidazol y la neuritis óptica. También se han
comunicado casos de deterioro visual y fotofobia.

Durante el tratamiento con metronidazol parenteral se pueden producir flebitis así como
dolor, induración y eritema en el lugar de la inyección. Esta reacciones pueden ser prevenidas
evitando el uso prolongado de catéteres intravenosos.

Los efectos genitourinarios de metronidazol son poco frecuentes pero se han descrito disuria,
cistitis, poliuria, incontinencia urinaria y una sensación de presión en la pelvis. En casos muy
raros, el metronidazol puede producir una coloración oscura de la orina que no tiene ninguna
importancia clínica: aunque no se identificado el producto responsable de está coloración es
casi seguro que se trata de un metabolito del metronidazol.

El tratamiento con metronidazol sistémico puede ocasionar una superinfección con candidiasis
que afecta la boca, la lengua o la vagina en las mujeres. Aproximadamente 6-10% de los
pacientes tratados por vía vaginal desarrollan candidiasis durante o poco después del
tratamiento.
Otros efectos locales descritos con el metronidazol vaginal han sido flujo, irritación vulvar o
vaginal, sequedad, y dispareunia.

Algunos efectos dermatológicos en el caso de metronidazol aplicado localmente sobre la piel


son irritación, eritema transitorio, xerosis y sensaciones de ardor o quemazón, siendo
incidencia global inferior al 2%

CLORANFENICOL

INDICACIONES Y POSOLOGIA

Las siguientes organismos son generalmente considerados susceptibles al


cloranfenicol in vitro: Bacteroides fragilis, Bacteroides sp, Bordetella pertussis;
Brucella sp.; Burkholderia. cepacia; Burkholderia mallei, Burkholderia pseudomallei,
Chlamydia psittaci, Chlamydia sp. Clostridium perfringens, Clostridium sp.
Enterobacter sp. Escherichia coli; Eubacterium lentum; Francisella tularensis;
Fusobacterium sp. Haemophilus influenzae (beta-lactamasa negativo); Haemophilus
influenzae (beta-lactamasa positiva), Klebsiella sp. Mycoplasma sp. Neisseria
gonorrhoeae, Neisseria meningitidis, Neisseria sp. Peptococcus sp.
Peptostreptococcus sp. Prevotella melaninogenica, Propionibacterium acnes,
Proteus mirabilis, Rickettsia rickettsii, Rickettsia sp. Salmonella sp. Salmonella
typhi, Shigella sp. Staphylococcus aureus (MSSA), Stenotrophomonas maltophilia
†, Streptococcus pneumoniae, Streptococcus sp. Veillonella sp. Vibrio cholerae,
Yersinia pestis.

Tratamiento de la meningitis bacteriana, absceso cerebral, infección


anaeróbica bacteriemia o septicemia, infección por Haemophilus influenzae
(beta-lactamasa negativo) y Haemophilus influenzae (beta-lactamasa positiva), la
peste, la infección por Rickettsia (por ejemplo, fiebre Q, de las Montañas Rocosas
fiebre, tifus murino), infección por salmonella (por ejemplo, fiebre tifoidea), la
brucelosis, ltularemia, muermo, melioidosis, infecciones intraabdominales (por
ejemplo, peritonitis), infecciones de huesos y articulaciones (por ejemplo,
osteomielitis, artritis infecciosa), la infección por clamidia ( por ejemplo, la
psitacosis , u otras infecciones graves causadas por organismos susceptibles que
han demostrado ser resistentes a todos los demás antibióticos

CONTRAINDICACIONES Y PRECAUCIONES

El cloranfenicol no se debe utilizar sistémicamente para infecciones de menor


importancia debido a la posibilidad de toxicidad. La administración de
cloranfenicol debe producirse en un entorno donde se puedan determinar los
niveles en suero.

El cloranfenicol no debe administrarse a pacientes que han mostrado


reacciones tóxicas al antibiótico. Se han producido algunas reacciones fatales.
Clasificación de la FDA de riesgo en el embarazo

El cloranfenicol atraviesa la placenta rápidamente y se debe utilizar durante el


embarazo con extremo cuidado. No debe utilizarse a corto plazo o durante el
parto debido a la posibilidad de supresión de la médula ósea ocasionando el
síndrome del bebé gris Igualmente el cloranfenicol se debe administrar a los
bebés con precaución: los prematuros o recién nacidos tienen sistemas
hepáticos que son incapaces de hacer frente a la conjugación y excreción del
fármaco, desarrollandose el síndrome de "bebé-gris" que se caracteriza por la
incapacidad de alimentarse, distensión abdominal, con o sin vómitos, cianosis
pálida progresiva, y el colapso vasomotor, acompañados por una respiración
irregular. El síndrome puede causar la muerte en pocas horas. Los bebés y
niños de hasta 2 años de edad se han visto afectados por este síndrome,
aunque la mayoría de los casos son consecuencia de la instauración del
tratamiento en las primeras 48 horas de vida. El fármaco debe suspenderse
ante los primeros síntomas de este síndrome, pudiéndose invertir el proceso y
dar lugar a la recuperación.

No se ha establecido el uso seguro y eficaz de las preparaciones oftálmicas de


cloranfenicol en los recién nacidos.

El cloranfenicol no debe administrarse a madres lactantes, ya que se excreta


en la leche materna y puede inducir supresión de la médula ósea en los bebés
lactantes.

El cloranfenicol se debe administrar con precaución en pacientes con


enfermedad hepática, insuficiencia renal, o para aquellos con deficiencia de
glucosa 6-fosfato deshidrogenasa (G6PD).

El cloranfenicol y los metabolitos se excretan principalmente en la orina.


Algunos adultos han sufrido una reacción de tipo síndrome gris del bebé, y los
que padecen insuficiencia hepática están en mayor riesgo.

El cloranfenicol se debe utilizar con precaución en pacientes con depresión de


la médula ósea. El cloranfenicol puede causar la supresión de la médula ósea y
una anemia aplásica idiosincrásica dependiendo de la dosis. Debe se
considerado el balance riesgo-beneficio de usar cloranfenicol en pacientes que
han recibido quimioterapia citotóxica o radioterapia.

Las inyecciones intramusculares no deben ser administrados a pacientes con


recuentos de plaquetas <50.000 / mm3 Las inyecciones intramusculares
pueden causar sangrado, moretones o hematomas debido a la trombocitopenia
secundaria a supresión de la médula ósea inducida por cloranfenicol.
El cloranfenicol puede inducir porfiria en pacientes con antecedentes de
porfiria aguda intermitente, por lo que debe utilizarse con precaución en estos
pacientes.

El cloranfenicol se debe utilizar con precaución en pacientes con enfermedad


dental. El cloranfenicol puede causar mielosupresión y puede haber un mayor
riesgo de infección. El trabajo dental se debe realizar antes de iniciar el
tratamiento chloamphenicol o aplazarse hasta que los recuentos de sangre
vuelven a la normalidad.

El cloranfenicol oftálmico o tópico no debe utilizarse continuamente, ya que


podría dar lugar a un crecimiento excesivo de organismos no susceptibles,
incluyendo hongos Además, el fármaco debe interrumpirse si se produce una
sobreinfección. Se ha reportado toxicidad después de su uso oftálmico.

Las preparaciones óticas de cloranfenicol no se deben utilizar en la presencia


de una perforación de la membrana timpánica. S e puede producir
ototoxicidad si el cloranfenicol entra en el oído medio. El uso prolongado o
repetido de cloranfenicol tópico se debe evitar, ya que podría ser absorbido
sistémicamente, dando lugar a hipoplasia medular, anemia aplásica, y,
posiblemente, la muerte.

INTERACCIONES

El cloranfenicol inhibe el metabolismo hepático de la tolbutamida y


clorpropamida habiéndose observado hipoglucemia clínica cuando se utilizó
el cloranfenicol en combinación con tolbutamida. Se desconoce el efecto de
cloranfenicol sobre los efectos farmacológicos o la farmacocinética de otros
sulfonilureas orales. Si se administra cloranfenicol o se interrumpe en
pacientes estabilizados con sulfonilureas orales, los pacientes deben ser
monitorizados para detectar hipoglucemia o pérdida del control de la glucosa
en sangre.

El cloranfenicol utilizado simultáneamente con anticoagulantes, tales como el


dicumarol y warfarina, puede interferir con el metabolismo hepático del
anticoagulante y, posiblemente, con el efecto hipoprotrombinémico.

El cloranfenicol inhibe el sistema enzimático del citocromo P-450 y puede


afectar el metabolismo hepático del fenobarbital y de la fenitoína. Mientras
que los niveles de fenobarbital aumentan modestamente, la fenitoína puede
producir toxicidad fenitoína. Además, las concentraciones plasmáticas de
cloranfenicol pueden reducirse por el uso concomitante de fenobarbital,
fenitoína, rifampina u otros agentes que son conocidos por estimular las
enzimas microsomales hepáticas responsables del metabolismo de
cloranfenicol.

Los efectos bactericidas de las penicilinas, cefalosporinas y aminoglucósidos


pueden verse afectados por la acción bacteriostática del cloranfenicol. Para las
condiciones que requieren una respuesta bactericida rápida, como la
meningitis, no se recomienda el uso concomitante de cloranfenicol con alguno
de estos agentes.

El cloranfenicol puede desplazar a la eritromicina de sitios de unión en los 50


S subunidades de los ribosomas bacterianos, por lo que no se recomienda su
uso concomitante.

El cloranfenicol puede disminuir la eficacia de los anticonceptivos orales que


contienen estrógenos debido a la estimulación del metabolismo o una
reducción en la circulación enterohepática de los estrógenos a través de
cambios en la flora GI. Puede ocurrir la aparición de sangrado o el fracaso del
método anticonceptivo. La incidencia de la interacción de los agentes anti-
infecciosos con los anticonceptivos orales es impredecible, se han reportado
casos de fracasos anticonceptivos asociados a antibióticos, pero no están bien
documentados. El uso de un método alternativo o adicional de anticoncepción
puede ser recomendada durante el uso de cloranfenicol. Dependiendo de la
duración de la terapia con antibióticos, puede ser necesario un método
anticonceptivo adicional durante al menos un ciclo después de que finalizar el
tratamiento el antibiótico.

Los fármacos que inhiben las isoenzimas del citocromo CYP 2C9 deben
utilizarse con precaución en pacientes tratados con irbesartán. Al igual que la
fenitoína y S-warfarina, irbesartán es un substrato de la isoenzima CYP 2C9
aunque no se se han reportado interacciones clínicamente significativas entre
el irbesartan y los inhibidores de la CYP 2C9

La entacapona debe administrarse con precaución con medicamentos


conocidos por interferir con la excreción biliar, glucuronidación, obeta-
glucuronidación intestinal tales como cloranfenicol. Se puede producir una
disminución de la excreción biliar de entacapona si estos agentes se
administran al mismo tiempo.

El cloranfenicol puede afectar a la respuesta hematopoyética a la


cianocobalamina (vitamina B12)

Uso de cloranfenicol con suplementos de hierro (por ejemplo, sales de hierro,


complejos de hierro polisacárido) de ácido fólico o vitamina B9 también
puede afectar a la respuesta hematológica a estos suplementos vitamínicos. El
cloranfenicol es conocido para inhibir la eritropoyesis, especialmente cuando
las concentraciones de suero exceden 25 ug/ml.

REACCIONES ADVERSAS

El síndrome bebé-gris es una reacción adversa que se desarrolla en los bebés


prematuros o recién nacidos tratado con cloranfenicol. Se debe a que el
sistema hepático del niño no es capaz de conjugar o excretar el antibiótico, lo
que resulta en un síndrome caracterizado por un fracaso para alimentarle,
distensión abdominal con o sin vómitos, pálidez progresiva y cianosis, y
colapso vasomotor, sintomas acompañados de respiración irregular. El
síndrome puede causar la muerte en pocas horas. Los niños de hasta 2 años de
edad se han visto afectados por este síndrome, aunque la mayoría de los casos
son consecuencia de la instauración del tratamiento en las primeras 48 horas
de vida. El cloranfenicol debe suspenderse a la primera señal de este síndrome

Como resultado de la depresión de la médula ósea pueden ocasionarse anemia


aplásica, anemia hipoplásica, trombocitopenia, pancitopenia, granulocitopenia
después de un tratamiento a corto plazo y a largo plazo. La toxicidad sobre la
médula ósea está relacionada con la dosis. Sin embargo, también puede
producirse una depresión de la médula ósea irreversible resultando en anemia
aplásica con una alta tasa de mortalidad. Este tipo de aplasia o hipoplasia
puede presentarse meses después de que el fármaco ha sido descontinuado, o
bien después de una sola dosis. La depresión de la médula ósea reversible
generalmente es dosis-dependiente y se caracteriza por anemia,
reticulocitopenia, leucopenia o trombocitopenia.La toxicidad sobre la médula
ósea es más común cuando las concentraciones séricas máximas superan los
25 ug/ml. Si las concentraciones séricas de cloranfenicol no están disponibles
los pacientes deben ser monitorizados para detectar un descenso del
hematocrito y un aumento del hierro sérico

El tratamiento con dosis elevadas de cloranfenicol puede ocasionar una


neuritis óptica, que puede causar ceguera, o una neuritis periférica, ambas
requiriendo la interrupción inmediata del fármaco. Otros efectos neurotóxicos
secundarios incluyen dolor de cabeza, depresión leve, confusión y delirio,
pero estas reacciones son generalmente leves. Los pacientes deben ser
monitorizados para detectar otros signos de neuropatía periférica.

Los efectos gastrointestinales suelen ser mínimos durante el tratamiento con


cloranfenicol, pero pueden incluir náuseas/vómitos, diarrea, disgeusia,
glositis, estomatitis, prurito anal o enterocolitis. Los síntomas
gastrointestinales adversos deben ser reportados inmediatamente, ya que
pueden indicar reacciones más severas.
Se han descrito erupción maculopapular y urticaria después de la
administración sistémica o la aplicación tópica de cloranfenicol. El uso tópico
también puede causar prurito y ardor, dermatitis vesicular o erupción
maculopapular.

Tras la aplicación oftálmica puede ocurrir ardor transitorio, y picazón de los


ojos. La pomada oftálmica de cloranfenicol también pueden retardar la
curación de la herida corneal.

Se ha comunicado nefritis intersticial, una reacción de hipersensibilidad,


aunque poco frecuente, con la terapia de cloranfenicol.

TETRACICLINA:

INDICACIONES :

La tetraciclina pertenece a un grupo de medicamentos denominados


antibióticos de amplio espectro.

Este medicamento se utilizan para tratar un amplio rango de infecciones


causadas por bacterias, entre las que se encuentran:

- Infecciones de las vías respiratorias, como neumonía, bronquitis o tos


emetizante (tos que provoca vómitos)
- Infecciones de las vías urinarias
- Enfermedades de transmisión sexual, como las provocadas por clamidias, la
gonorrea o la sífilis
- Infecciones de la piel, como acné
- Infecciones oculares, como conjuntivitis
- Infecciones por rickettsias, como la fiebre Q o la fiebre botonosa
- Otras infecciones, incluyendo brucelosis (fiebre de
Malta, psittacosis, cólera o peste
- La tetraciclina puede usarse también para tratar la leptospirosis, gangrena
gaseosa y tétanos.

EFECTOS SECUNDARIOS:

Al igual que todos los medicamentos, tetraciclina puede tener efectos


adversos, aunque no todas las personas los sufran.
Interrumpa el tratamiento y consulte de inmediato con su médico si sufre:
- Síntoma de una reacción alérgica, como erupción con picor
generalizado, hinchazón de la lengua o la cara, pericarditis (fiebre y dolor
torácico) y signos de anafilaxia (dificultad respiratoria, colapso)
- Síntomas de hipertensión intracraneal: Cefalea, problemas visuales,
como visión borrosa, zonas ciegas, visión doble, etc.
Comunique a su médico si ocurre alguno de los siguientes efectos
adversos:
Síntomas digestivos: Náuseas, diarrea, mala digestión, pérdida de
apetito, decoloración del esmalte dental, inflamación de la lengua o los
intestinos, dificultad para tragar, hinchazón o ulceración del
esófago, colitis seudomembranosa (diarrea, fiebre y calambres
abdominales)
Efectos sobre el hígado:
Inflamación del hígado (hepatitis) o inflamación del páncreas.
Efectos sobre la sangre:
Aumento de la urea, fosfatos ó ácidos o cambios en el número y tipo de
glóbulos sanguíneos.
Si usted advierte la aparición de moretones, sangrado nasal, dolor de
garganta, infecciones, cansancio excesivo, falta de aliento, palidez
cutánea debe comunicarlo a su médico, quien probablemente le realizará
unos análisis de sangre