Sie sind auf Seite 1von 8

Capítulo CUATRO

4. PALMA CARANDAY Y TIERRA.

065
TÉCNICAS MIXTAS EN EL
NORDESTE ARGENTINO

Arq. Graciela María Viñuales1


ARGENTINA

1
Arquitecta, Profesora y Especialista en restauración
arquitectónica y de arquitectura de tierra.
Centro Barro y CEDODAL - Centro de Documentación de
Arquitectura Latinoamericana. Buenos Aires, ARGENTINA

cenbarro@interserver.com.ar

técnicas mixtas de
construcción con tierra
PRIMERA parte
4.1 INTRODUCCION
Con este trabajo queremos presentar una técnica mixta de uso generalizado
en la zona del nordeste de la República Argentina. La región es subtropical
húmeda con un corto invierno -quince días, a veces divididos en dos
semanas alternadas-, un verano riguroso y con cambios bruscos de
temperatura y humedad, lo que puede generar huracanes. Es un terreno
sumamente plano y con bosques que en parte han sido talados.

Un importante río -el Paraná- estructura la región y otros cursos de agua


aportan al gran estero del Iberá para dar riego a la zona. Justamente en las
cercanías de estas zonas húmedas crece la palma caranday (Copernica
campestris Burm.) de largo y recto tronco, generalmente en colonias o
siguiendo un derrotero. El poblador ha sabido usarla en su provecho.

4.2 GENERALIDADES DEL TIPO


066

Si bien cuando se habla de construcciones en madera se tiende a pensar


en piezas aserradas, debe tenerse en cuenta que también existen en
territorio argentino realizaciones en rollizos, ramas o troncos apenas
trabajados.

Este tipo de material es utilizado ya sea solo, o en combinación con el


barro, y tiene múltiples posibilidades y facetas que responden a las
necesidades del medio y a la disponibilidad de elementos de recolección.

Justamente la abundancia de algunas variedades de palmeras en el territorio


chaqueño permite su uso en las provincias de Chaco, Corrientes y Formosa
principalmente. También en otros distritos limítrofes -como Salta y Santa
Fe- detectamos su uso, pero casi exclusivamente como cabios en techos
de tejas o tejuelas.

En la zona chaqueña la tradición arranca en épocas de la dominación


hispana, aunque es probable que esta técnica fuera usada desde tiempo
anterior. La disposición de techos de palma, muy usados inclusive en obras
de mampostería, se corresponde con la estructura independiente y aun,
con los muros portantes de este material, siendo común la factura total de
la vivienda en palma caranday, o bien de algún otra especie similar.

Sin embargo, el avance hacia zonas rurales de materiales industrializados


ha hecho que a veces -en las zonas cercanas a los centros urbanos- el
techo sea reemplazado o complementado por chapas de cartón
impregnado alquitrán, que permite mayor rapidez en la construcción de la
cubierta, pero también un deterioro mucho más acelerado.
técnicas mixtas de
construcción con tierra
Capítulo CUATRO

067
Igualmente, el usuario puede ir reemplazando parte de la vivienda con
locales hechos en mampostería de ladrillo, pero siempre mantendrá el uso
de la palma para los locales de trabajo o donde no sea necesario un
cerramiento hermético. Es común ver hoy -aun en los barrios de las ciudades
de la región- la existencia de galpones, talleres, depósitos u otras piezas
de servicios construidas, enteramente o en parte, con troncos de palma.

4.3 LA ORGANIZACIÓN ESPACIAL


Veamos cuáles son los lineamientos y las técnicas aplicadas a este material.
Primeramente, como toda construcción con techo de estructura de madera,
se ha tendido a disponerla en forma ortogonal, en plantas rectangulares;
sin embargo, cuando se trata de corrales o cercos es común apelar a
círculos u otras formas curvas. En algunos lugares su uso se extiende a los
brocales de los pozos, también de planta circular.

Dentro de los partidos rectangulares es normal la construcción de un módulo


al que se le van agregando otros, o complementando con construcciones
menores, exentas. Debe tenerse en cuenta que en la región se hace
principalmente vida al aire libre o en lugares semiprotegidos como ramadas,
galerías o aun bajo árboles frondosos, dejándose el edificio mismo para
depósito, lugar de dormir y para guarecerse en los días de lluvia y en los
pocos días de frío.
técnicas mixtas de
construcción con tierra
PRIMERA parte
Es así que muchas veces estos lugares externos -que nosotros nos
inclinaríamos a adjetivar como “complementarios”- son en realidad los
principales. Por eso no debemos caer en el error de estudiar la parte cerrada
de la vivienda, dejando de lado a estos locales que parecerían precarios o
casi obsoletos. Por el contrario, se debe considerar tanto la parte cerrada,
cuanto los otros locales y disposiciones externas que conforman la vivienda
en su conjunto, estructurados también ortogonalmente y referidos a los
ejes de las partes cerradas.

Justamente allí, en la parte externa se ubican el fogón, el lugar de comida


y de trabajo doméstico, y aun el sitio donde el jefe de familia ejerce su
oficio, generalmente artesanal. En cuanto a edificios en sí, éstos pueden
ser lugares semicerrados unidos a la vivienda o exentos, tal como se ha
dicho. La distinción mayor se da en el taller que es normalmente de mayor
altura que la casa por razones funcionales. El local de letrina aparece alejado
del conjunto, muchas veces carente de techo.
068

Teniendo en cuenta este partido general, pasamos a ver las técnicas


aplicadas en muros y techos.

4.4 DISPOSICIONES MURARIAS


Los techos son sostenidos por una estructura independiente de troncos
enteros que se hincan en las esquinas y en otros puntos del perímetro de
cada ambiente. Reciben el nombre de horcón, aunque la bifurcación que
pudieran tener para el asiento de las vigas se consigue por tallado y no por fig. 1
una formación natural (Figura 1).

Uniendo horizontalmente los horcones, corren troncos


menores de palma -llamados varas o latas- generalmente
en número de dos y a unos 60 cm y 1,50 m del suelo.
Junto a estos elementos horizontales -que a veces son
reemplazados por maderas de otro tipo, o cañas- se
alinean los troncos verticales que formarán la pared. La
unión entre ambos puede hacerse por ataduras con
alambre o por clavado. Antiguamente se usaban tiras de
cuero crudo (tientos) para la sujeción. Los troncos pueden
estar simplemente apoyados en el piso, pero lo más
Paños encalados y
común es que también estén hincados formando un horcones a la vista
cerramiento de palo a pique (Figura 2).

Aunque los troncos de palma caranday son bastante


regulares en su diámetro y casi sin curvaturas en su eje,
Planta
el cerramiento de muros es siempre algo imperfecto,
técnicas mixtas de
construcción con tierra
Capítulo CUATRO
dejando intersticios verticales que, si bien son insuficientes para aislarse de lluvias, son en cambio
buenos para conseguir una aireación eficaz frente a las altas temperaturas. Por ello, estas
construcciones carecen casi siempre de ventanas, siendo por lo general la puerta de acceso el
único vano de la construcción (Fig. 3).

069
Como defensa frente a los agentes climáticos y para conseguir la hermeticidad necesaria, en
zonas urbanas, normalmente se recurre al embarrado de los muros, resultando así una técnica
mixta, de palo a pique y estanteo (tierra con entramado).

Pero cuando se opta por el embarrado, se trata de ahorrar en madera y entonces no se usa el
tronco completo -que queda sólo para la estructura- y se utiliza en su lugar el tronco cortado a lo
largo, de sección semicircular, lo cual permite, además, el clavado del palo a pique a las varas o
su atado en forma más sencilla (Figura 4).

Con este mismo tipo de corte se usa otra técnica que también ahorra madera, pero que no ofrece
buenos resultados de cerramiento total si no se embarra. Tal sistema consiste en colocar los
palos a pique en forma alternada, cada palo a un lado de la vara, uno interno y otro externo. Esta
solución es muy usada en lugares de trabajo y servicios donde normalmente no se aplica el
embarrado.

Cuando el palo a pique de tronco completo es usado sin barro -lo que es más común en zonas
rurales- se agregan otras varas en forma horizontal o inclinada, paralelas a las aguas del techo,
que ayudan a mantener la unión de la parte superior de los troncos y a formar un mejor apoyo
para la cubierta.

Vale la pena destacar además que, en galerías o espacios intermedios, se utilizan troncos formando
rejas, normalmente a 45º, de secciones completas o semicirculares en diversas soluciones, bien
con antepechos revocados, que sirvan de asientos o estantes para utensilios y tiestos, o bien
que bajan rectos hasta el piso.

Hay ejemplos en que por la mixturación de las técnicas se llega a empañetar algunas partes y
dejar otras al descubierto, ayudándose con el encalado y el barnizado para destacar aun más
las distintas formas de tratamiento.
técnicas mixtas de
construcción con tierra
4.5 LAS CARACTERÍSTICAS DEL
PRIMERA parte

EMBARRADO
Como hemos dicho, en algunas ocasiones la palma caranday se emplea
con embarrado. Ello es necesario particularmente en viviendas, así como
en cocinas o lugares donde se almacenan objetos que requieren cuidados
de mantenimiento y seguridad ante posibles robos. Pero también se usa
para dar más confort a los ambientes internos, otorgándoles aislamiento
térmico, acústico y protección contra insectos y roedores.

Esos revestimientos de barro pueden colocarse por una o por ambas caras,
dependiendo de las aspiraciones y las posibilidades del usuario. Si bien
pareciera que es más importante lograr una pared lisa por el interior, hay
quienes prefieren terminar mejor el exterior, ya que es el que se presenta
ante los vecinos y da idea de la prolijidad del dueño. Lógicamente, embarrar
por ambas caras es lo deseable y hacerlo sólo por la interior redunda en un
070

mejor control de la higiene y las plagas. Antes del embarrado, suele hacerse
un relleno de otro material para que la cantidad de barro utilizada sea menor.
Para este menester se usan restos de madera de palma y piedritas, con lo
que termina armándose una superficie más plana.

Normalmente, la tierra usada para ello no recibe una gran atención en cuanto
a su elección ni a su tratamiento. Por lo general es recogida de las
inmediaciones de la vivienda buscando, más que nada, las capas arcillosas
que se forman en las orillas de lagunas o cursos de agua, especialmente a
posteriori de una gran lluvia. Esos depósitos de arcillas y limos son mezclados
con otras tierras y -con poca frecuencia- con alguna fibra. Sin embargo, no
son las fibras de la propia palma las utilizadas, ya que éstas son bastante
rígidas, duras y suelen ser dañinas para las manos. No debe olvidarse que
las palmeras crecen en suelos bastante húmedos e inundables, lo que da la
posibilidad de obtener en su cercanía tierras apropiadas.

El barro se mezcla, se estaciona unos días y luego se aplica a las paredes.


Con esta especie de revoque grueso se deja el muro con superficies planas
y con posibilidades de recibir acabados de diferentes tipos. Toda la tarea
se produce a mano, pocas veces con herramientas y es común ver que las
huellas de los dedos quedan marcadas. En este momento del trabajo se
toman algunas decisiones que conducirán a superficies con diversas
terminaciones.

A veces, sobre todo cuando se trata de tierras arcillosas, suele optarse por
un recubrimiento delgado que no llega a constituir una superficie lisa, sino
que parece ser como un tapiz adherido que deja traslucir perfectamente
cada uno de los troncos que forman la construcción. En otras ocasiones, el
técnicas mixtas de
construcción con tierra
Capítulo CUATRO
embarrado llena bien un tramo entre dos elementos de madera, dejándolos
a la vista, dando un aspecto de un “pan de bois”, es decir, de tierra con
entramado. Por supuesto, existen viviendas donde el revoque se termina
totalmente liso por ambas caras de las paredes y sólo alguna rotura posterior
deja entrever la técnica utilizada.

Tales diferencias en los embarres gruesos, tales decisiones en el momento


de revocar, dan la posibilidad de muy diferentes acabados. Porque aun
quedan las instancias del revoque fino y la pintura que ayudarán a dar una
terminación a veces muy cuidadosa. La utilización de pintura blanca de
cal en los embarrados y de barniz en los troncos que quedan a la vista, da
productos realmente interesantes, que se combinan con el tratamiento de
puertas, ventanas y postigos. Por lo general, esas maderas barnizadas
son las llamadas “varas” o “latas” que unen horizontalmente los troncos
clavados en el suelo. Se forman así franjas horizontales que contienen las
aberturas, llevando a una agradable solución de conjunto.

071
Como en toda construcción de tierra con entramado, las partes bajas de
los muros son bastante vulnerables. Aquí no hay, como en los casos del
adobe o de la tapia, sobrecimientos de piedra. En alguno que otro edificio
levantado con más cuidado, se busca alguna solución al respecto,
generalmente consistente en una especie de zócalo de piedras. Pero debe
tenerse en cuenta que en la zona donde se usa la palma es difícil tener
piedra a disposición. Un recurso ensayado en las zonas boscosas ha sido
el uso de astillas de madera de quebracho (Schinopsis balansae Engl.)
que contiene mucho tanino y es prácticamente imputrescible. Estas astillas
pequeñas (o aun el aserrín) se mezclan con el barro de las partes bajas o
simplemente se colocan sueltas del lado externo de la pared llenando el
ángulo de ésta con el suelo y apisonándolas un poco.

4.6 SOLUCIÓN DE LAS CUBIERTAS


Los techos se realizan generalmente a una, dos o cuatro aguas (pendientes
entre 5º y 20º), con predominio de las dos aguas. Sobre los horcones
esquineros se apoyan las vigas costaneras y, sobre los horcones mayores,
la cumbrera. Sobre esta estructura se coloca lo que se conoce como "teja
de palma", por el parecido que tiene con la teja española. En realidad, son
piezas que miden el largo total del agua y apoyan un extremo en la cumbrera
y el otro en la costanera. Los troncos son cortados longitudinalmente por
su diámetro (dando también en este caso secciones semicirculares) y luego
son trabajados en su lado interior con un corte cóncavo en forma de V, lo
que hace que finalmente la sección se parezca a un arco (Figura 2).

Ello permite una disposición similar a la de las tejas españolas, colocando


técnicas mixtas de
construcción con tierra
PRIMERA parte
piezas de canal y piezas de cobijo. Si los
cortes en V están bien trabajados, se
puede conseguir una cubierta eficaz. Al
igual que con las tejas cerámicas, el
cubrimiento superior se hace con una
pieza cumbrera que corre tapando la
unión de ambas aguas.

Este tipo de solución está muy difundido


y es asiduamente usado para cubrir
también edificios que tienen muros y
estructura de otros materiales.

4.7 CONSIDERACIONES
FINALES
072

En general podemos apreciar que el uso


de la palma caranday en la construcción
está muy difundido en toda el área del
nordeste argentino y parte de su litoral
fluvial. Se usa tanto como material único,
cuanto en combinación con otros
materiales de recolección o de factura
industrial.

Es de notar que cuando la palma es usada


y trabajada con cuidado se logran
resultados muy buenos, y estéticamente agradables, debido a la regularidad
de forma y textura del material. Su tallado es relativamente fácil siempre
que sea cortada cuando las condiciones climáticas y las fases lunares así
lo aconsejen. Igualmente, las disposiciones usadas permiten la reposición
periódica de elementos deteriorados sin mayor problema para el resto de
la construcción.

Por ello damos a conocer esta técnica mixta que no sólo sigue en vigencia,
sino que ha tenido cierta revitalización por parte de los pobladores y de algunas
autoridades municipales a partir de las grandes inundaciones de 1983.

BIBLIOGRAFÍA BÁSICA
ARGENTINA, Universidad de Buenos Aires: Tipos predominantes de
vivienda natural en la República Argentina. Buenos Aires, Eudeba, 1972.
112 ps.il.

técnicas mixtas de
construcción con tierra