Sie sind auf Seite 1von 10

CÁNCER LABORAL

EN ESPAÑA

Roberto Abellán Ponce

5º curso (grupo 1) – Grado en Medicina

Medicina del trabajo


El cáncer se está convirtiendo en una epidemia presente sobretodo en los países más.
Hoy en día, países tan grandes como los Estados Unidos de América, esperan que al
menos el 50% delos hombres y un 35-40% de las mujeres sean diagnosticados de
cáncer alguna vez en su vida. Unos números increíbles.

Por su parte, nuestro país, España tiene unos números que se aproximan a los 170.000
nuevos casos de cáncer diagnosticados y acompañados de más o menos 100.000
personas por cáncer, posicionándose en nada más y nada menos que la segunda causa
de muerte solo por detrás de las enfermedades cardiovasculares, que desde siguen
posicionándose las primeras causantes de mortalidad en nuestro medio.

Cada día las causas que provocan cáncer son más variadas y las investigaciones
científicas realizadas identifican cada vez más factores de riesgo relacionados con el
estilo de vida (donde incluimos el trabajo, la alimentación, los hábitos poco saludables
como tabaquismo, aloholismo…).

Con este trabajo pretendo sobretodo valorar y evaluar el grado en que la exposición de
los trabajadores españoles en su ambiente de trabajo contribuye a la generación de
cáncer, es decir, estimar de qué forma los agentes cancerígenos laborales suponen
consecuencias en términos de cáncer y muertes por cáncer.

Hoy en día contamos con diversos organismos e instituciones nacionales e


internacionales que evalúan el poder cancerígeno de las diferentes sustancias con las
que están en contacto a diario los trabajadores. Uno de los más importantes y
reconocidos a nivel internacional es la IARC o Agencia Internacional para la Evaluación
del Cáncer (que pertenece a la OMS, Organización Mundial de la Salud) y que ha
elaborado una lista de unos 1000 agentes cancerígenos clasificándolos según su poder
cancerígeno.
De esta cantidad de agentes cancerígenos con suficientes evidencias científicas, al
menos unos 150-200 se consideren como posibles cancerígenos, y además existen 18
ocupaciones o industrias con una alta asociación a la adquisición de cáncer entre sus
trabajadores.

En los países con un fuerte peso de su economía basado en la industria,


aproximadamente un 25% de todas las muertes son causadas por cáncer. Dentro de
este porcentajes, los tumores que más habitualmente se asocian a exposiciones
laborales son el de pulmón, vejiga urinaria, cavidad nasal, hígado (angiosarcoma),
mesotelioma, leucemia, linfomas, cáncer de piel no melanocítico. También se ha
descrito una asociación entre exposiciones industriales y otros cánceres, como por
ejemplo el de páncreas, cerebro, laringe, próstata, colon, riñón, así como sarcomas de
tejidos blandos, mielomas y otros, pero las evidencias no son tan claras.

Hoy en día se sigue discutiendo en base a qué porcentaje de todos los cánceres se
atribuyen a exposiciones laborales, pero los investigadores y agencias que se encargan
de evaluar este tipo de datos y pacientes, consideran que alrededor del 5 % de todos
los canceres se puede atribuir directamente a exposiciones que se consideran
laborales.

Aunque la prevención del cáncer laboral ha sido uno de los grandes éxitos de la salud
pública y laboral en los países industrializados, en los últimos años continúa habiendo
un porcentaje importante de cánceres.

García-Gómez y colaboradores indican que en España existe un grave problema por


cuanto respecta al reconocimiento de los canceres laborales ya que las enfermedades
profesionales casi no se dejan ver por los registros oficiales, siendo esto tan grave, que
el 83% aproximadamente de las enfermedades profesionales no son reconocidas tomo
tal. Se ha visto claramente como el número de agentes notificados como de origen
laboral es prácticamente no existente a pesar de que en el listado de enfermedades
profesionales español se incluyen muchos agentes relacionados con cáncer.

Estos mismos autores proponen estimar los costes directos de los canceres de pulmón
y vejiga de origen laboral y calculan que estos tendrían un valor aproximado de 88
millones de euros por año para su diagnosis y tratamiento inicial.

Gran cantidad de estudios muestran sin duda alguna un gran coste directo de dichas
enfermedades en los diferentes servicios de salud así como los costes indirectos
derivados del absentismo, de la pérdida de la producción laboral e incluso de la
discapacidad. En los últimos tiempos se han ido desarrollando estudios de coste
efectividad y coste beneficio con el objetivo de evaluar las intervenciones en el lugar
de trabajo, y estas han puesto de manifiesto la importancia del problema del cáncer
laboral para los servicios sanitarios.

A continuación se adjuntan algunas cifras en forma de tablas para poder hacernos un


poco más a la idea con datos numéricos de la extensión y gravedad de este problema.
Así mismo, se ha conseguido estimar el número de casos y muertes por cáncer laboral
de forma anual producidos por dichas exposiciones mediante estimaciones realizadas
por diversos autores:

Los datos de esta tabla nos indican que en España en el año 2002 se produjeron entre
3.000 y 15.000 nuevos casos de cáncer laboral y entre 2.000 y 9.000 muertes por
cáncer de origen laboral.

ESTIMACIÓN DE LA INCIDENCIA TODOS LOS CÁNCERES

En la siguiente tabla podemos ver como en general, el número de muertes en ambos


sexos varía desde menos de 2.000 muertes anuales (según estimaciones de países
nórdicos) hasta casi 4.000 por año siguiendo estimaciones de otros autores o incluso
hasta más de 9.000 si seguimos las estimaciones finlandesas.

La incidencia de canceres varía entre 3.000 por año según las estimaciones nórdicas
hasta 15.000 siguiendo las finlandesas.
ESTIMACIÓN DE LA INCIDENCIA CÁNCERES ESPECÍFICOS

A continuación haré una breve reseña de los principales cánceres de manera más
específica.

1. Cáncer de Pulmón

Este tipo de cáncer sigue creciendo cada año un 2,6% desde 1975 en el caso de los
hombres y un 0,8% en el caso de las mujeres. Es el tumor más frecuente entre los
hombres en España y cuyos principales factores de riesgo que lo provocan son el
tabaco y la exposición ocupacional.

Es un cáncer con una gran variabilidad geográfica que nos hace darnos una idea de la
diferente distribución de los factores de riesgo que lo provocan.

El número de afectados por cáncer de pulmón en España en 2002 atribuidos a


exposiciones laborales publicadas varian entre 1261 casos (límite inferior de
estimación Steendal) a 5317 (estimación finlandesa). En todas las estimaciones el
número de casos es mucho más inferior en mujeres que en hombres.

2. Cáncer de vejiga urinaria

En el año 2000 supusieron el 6% de las defunciones por tumores en hombres y el 2%


en mujeres. Se estima que en 2002 aparecieron en España 10.705 casos de cáncer de
vejiga en hombres y 1.510 en mujeres.

Según las estimaciones del número de muertes, estas varían de 71 muertes en la


estimación de países nórdicos a 798 muertes como límite superior de estimación
Steenland. En este caso también se cumple que en todas las estimaciones la cantidad
de afectados es mucho más inferior en mujeres que en hombres.

3. Mesotelioma

En los años 90, el municipio que ostentaba el número más elevado de canceres
pleurales en España era Cerdanyola (Vallés Occidental) situado en la provincia de
Barcelona. Casualmente, en ese municipio funcionaba una fábrica de asbesto-
cemento.
Existen varias estimaciones del porcentaje de mesoteliomas atribuidos a exposiciones
laborales y especialmente a amianto.
Se hizo un estudio en Barcelona y Cádiz con casos de mesotelioma y casos controles y
se vio que el 62% de los casos se pueden atribuir a exposición laboral a amianto
mientras que otro porcentaje considerable se podía achacar a exposición ambiental de
amianto.

En otros países como EEUU también se han hecho estudios de este tipo y han
encontrado porcentajes todavía más altos atribuibles al amianto. En hombres en
EEUUU, el 88% de los mesoteliomas pleurales y el 58% de los peritoneales son
atribuibles a la exposición al amianto. Según Steenland, en 2004 el 85-90% de los
mesoteliomas en hombres en EEUU se podía atribuir a la exposición laboral a amianto.
Otros datos por ejemplo provenientes de Francia nos dejan datos de un
aproximadamente 80% de los casos totales que se podrían atribuir a la exposición
laboral a amianto.

4. Leucemia

Dentro de las leucemias existen grandes diferencias entre los distintos tipos. La más
frecuente en la población adulta es la leucemia mieloide aguda (LMA) que representa
el 35% de todos los casos y cuya tasa de curación es del 60%.

Por su parte, en el caso de los niños, el porcentaje alcanza el 28% con el tipo de
leucemia más frecuente como leucemia linfoide aguda (LLA) alcanzando el 90% de tasa
de curación absoluta.

En 2002 el número de leucemias en España que se atribuyen a exposiciones laborales


varian de 26 casos según la estimación de países nórdicos a 501 casos según la
estimación finlandesa.

5. Cáncer de laringe

Tras la cavidad oral, este es el segundo sitio más frecuente de cáncer del tracto aero
digestivo superior. Dentro de la laringe, el tipo de cáncer más común es el carcinoma
escamocelular, suponiendo hasta el 95% de todos los casos.
Este tipo de cáncer se hace más frecuente en hombres de 60-70 años con factores de
riesgo como ser fumador o bebedor habitual o trabajadores expuestos a sustancias
tóxicas como pinturas, metales, plásticos, combustibles…

La cantidad de canceres de laringe en España en 2002 atribuidos a exposiciones


laborales según las estimaciones varían de los 39 casos en la estimación Steenland
hasta a 340 casos en la estimación finlandesa.

Por su parte el número de muertes estimadas cambian de las 17 muertes en la


estimación de Steenland a 150 muertes en la finlandesa.

Como se ha visto anteriormente, en estas estimaciones el número de casos es bastante


inferior en mujeres que en hombres.

PROPUESTAS PARA LA PREVENCION DEL CANCER LABORAL

La dimensión que ha alcanzado el cáncer laboral en España nos exige la adquisición de


planes de actuación contra los agentes cancerígenos ante los que los trabajadores
están o estarán expuestos. Para llevar a cabo este plan será necesario la colaboración
de todos los trabajadores y administradores disponibles.

Algunas de las acciones a adoptar por parte de las administraciones serían:

-Crear un sistema de información sobre sustancias cancerígenas que informa a los


trabajadores y al público en general de la producción, consumo, usos, emisiones,
residuos y población expuesta.

-Crear campañas de sensibilización para poner de manifiesto el daño que estos


agentes pueden causar sobre la población a corto y largo plazo.

-Incentivar la investigación en relación con las propiedades toxicológicas de las


sustancias químicas, niveles de exposición y efectos sobre los mismos

-Reforzar y mejorar el control e inspecciones sobre las empresas que fabrican o utilizan
dichos agentes cancerígenos.

Algunas de las acciones a adoptar por parte de los empresarios serían:


-Eliminar o sustituir los cancerígenos en todos los productos, actividades y procesos
siempre y cuando existan alternativas en el mercado.

-Establecer mecanismos necesarios para asegurar la comunicación de la información


necesaria para saber gestionar los productos químicos cuando estos son manipulados
o procesados por los productores y usuarios.

-Evaluar un código de buenas prácticas en la evaluación de riesgos químicos que se


base en el consenso experto y que sea útil para los trabajadores.

-Formar a los técnicos en prevención de riesgos laborales y medioambientales sobre


criterios, procedimientos
BIBLIOGRAFÍA

 Colditz G, Hunter D, Trichopoulos D, Willett W. Harvard Report on


Cancer Prevention. Cancer Causes Control 1996; 7: S3-S58.

 http://www.istas.ccoo.es/descargas/El%20c%C3%A1ncer%20laboral%20en%20espa
%C3%B1a%20(resumen%20para%20prensa).pdf
 www.hsph.harvard.edu/cancer/publications/reports.html
 http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1135-57272012000200001
 http://www.ladep.es/ficheros/documentos/cancer_laboral%20en%20espa%F1a%2
02005.pdf