Sie sind auf Seite 1von 130

THE SI NDAY TIMHS

Mapas
de Aprendizaje
y Técnicas
de Memorización

Ingemar Svantesson
1

i, mmmj m
THE SUNDAY TIM ES

Mapas
de aprendizaje
y técnicas de
memorización

Nuevos
Emprendedores
Nuevos
Emprendedores

Gutmann, Joanna Cómo aprovechar el tiempo


de las reuniones
Lilley, Roy Cómo tratar con gente difícil
Taylor, Judith La comunicación en el trabajo
Finch, Brian Cómo desarrollar un plan de negocios
Haig, Matt Fundamentos del comercio electrónico
Caunt, John Confía en ti
Forsyth, Patrick Formación y promoción del personal
Havard, Bob Métodos de evaluación
del rendimiento
Fisher, John Cómo superar a la competencia
Harrison, Nigel Cómo mejorar el rendimiento
de sus empleados
Fisher, John G. Cómo organizar un buen congreso
Young, Trevor L. Gestione bien sus proyectos
Forsyth, Patrick Cómo motivar a la gente
Westwood, John Cómo crear un plan de marketing
Bradbury, Andrew Desarrolle sus habilidades con PNL
Maitland, Iain ¡Escriba esa carta!
Barker, Alan Cómo mejorar la comunicación
Smith, Jane Cómo delegar responsabilidades
Caunt, John Eleve su autoestima
Svantesson, Ingeniar Mapas de aprendizaje y técnicas
de memorización
Oliver, David Cómo negociar eficazmente
Sampson, Eleri Construya su marca personal
Forsyth, Patrick Informes y propuestas eficaces
Eales-White, Rupert E l líder eficiente
Me Mullan, David Sea su propio jefe
Forsyth, Patrick Cómo administrar su tiempo
THE SUNDAY TIM ES

Mapas
de aprendizaje
y técnicas de
memorización
Ingemar Svantesson

Nuevos
Emprendedores
Título del original en inglés:
Learning Maps and Memory Skills
Publicado por Kogan Page Limited
© Ingemar Svantesson, 1989, 1998, 2004

Traducción: Gabriela Ubaldini

Primera edición, febrero del 2005, Barcelona

O para la presente edición: Editorial Gedisa, S.A.


Paseo Bonanova, 9 Io- Ia
08022 Barcelona, España
Tel. 93 253 09 04
Fax 93 253 09 05
Correo electrónico: gedisa@gedisa.com
http://www.gedisa.com

ISBN: 84-9784-069-0
Depósito legal: B. 10478-2005

Impreso por: Romanyá/Valls


Verdaguer 1. 08786 - Capellades (Barcelona)

Impreso en España
Printed in Spain

Queda prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio


de impresión, en forma idéntica, extractada o modificada, en castellano
o en cualquier otro idioma.
Indice

Introducción 9

Cómo usar este libro 10

1. ¿Qué es un mapa de aprendizaje? 11


¿Por qué debería utilizar mapas de aprendizaje? 12

2. Ponga manos a la obra 14

3. El modo «tradicional» de tomar notas 16


Demasiadas palabras y ningún sistema 16

4. Palabras clave 20
En resumen 23; La palabra «correcta» 24; Niveles
del lenguaje 25

5. El cerebro humano 27
El cerebro desconocido 30; ¿De dónde provienen las
ideas? 31; Producción grupal de ideas 35; Inteligencia
de laboratorio e inteligencia «silvestre» 36

6. Mapas de aprendizaje 39
Uso de las palabras clave 43; En busca de recuerdos
47; La forma natural 49; Su escritura y discurso
propios 51; Estilo 59; Reglas 61
8 ■ Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

7. Textos de otras personas 64


Cómo obtener una visión de conjunto 65

8. Uso de los mapas de aprendizaje 71


Texto 1: el ayuno 73; Texto 2: McDonald’s 76

9. ¿Qué es la memoria? 80
El cerebro es un holograma 81: Patrones de memoria
81; En el comienzo era la imagen 82; ¿La memoria
se degenera con la edad? 83; El «efecto von Restorff»
88; Un día es como la perla... 88; Aprender con
motivación 89; Diferentes tipos de memoria 90; Los
hilos de la memoria 91; En resumen 93

10. Mnemotécnica 94
La historia de Simonides 95; Lógica e imaginación
97; Asociaciones 98; Rima y razón 102; De paseo
por la memoria 105; Eslabones de una cadena 107;
En resumen 109

11. Aplicaciones de los mapas de aprendizaj e 110


Planificación del estudio 110; El «método gruyere»
111; Planificación personal 113; Uso de los mapas
de aprendizaje para complementar una agenda 115;
Reuniones 116; Presupuestos 118; Mapas de
aprendizaje en los negocios y en el análisis
financiero 119

Mapas de aprendizaje: resumen 123


Bibliografía 125
Solución del rompecabezas 127
Ejercicio de memoria 128
Introducción

El objetivo de este libro es presentar una guía paso a paso para


la adquisición de la técnica de elaboración de mapas de apren­
dizaje y para aprovechar al máximo su memoria. Es el resulta­
do de los más de 1000 cursos y seminarios que he dictado en
Suecia, Noruega, Finlandia, Holanda, Reino Unido, Australia y
Nueva Zelanda desde 1983. Asimismo, está basado en mis cua­
tro libros anteriores sobre temas similares, editados en Suecia.
Permanentemente surgen aspectos nuevos y la gente aporta
ideas brillantes en los seminarios. Una vez que esas ideas son
puestas a prueba, gradualmente se incorporan a los libros y
contribuyen al perfeccionamiento de los métodos aquí pro­
puestos.
Cómo usar
este libro

Este libro es una guía práctica, lo que significa que en él en­


contrará muchos ejercicios. Tómese el tiempo para hacerlos to­
dos. No puede aprender una nueva técnica solo leyendo acerca
de ella. ¡Debe practicar!
Comience leyéndolo rápidamente o tan solo ojeando sus pá­
ginas; ello le dará una idea acerca de qué trata el libro y cómo
está estructurado.
Antes de comenzar a practicar, tenga a mano hojas de tama­
ño A4 o A3 sin renglones, cinco o seis bolígrafos de punta fi­
na de diferentes colores y dos o tres rotuladores.
Para guardar los mapas de aprendizaje puede usar una car­
peta común. Si usa un organizador, coloque los mapas en el
proyecto o el área específica a la que correspondan.
¿Qué es un m apa
de aprendizaje?

Los mapas de aprendizaje son una técnica para tomar notas,


que puede ser usada en diversas situaciones:

Ufe Para planificar: proyectos, ventas, planificaciones


personales o de cualquier tipo en las que necesite te­
ner una visión de conjunto.
% Para resolver problemas.
9 Para hacer resúmenes, por ejemplo, de un libro, una
conferencia o un programa de radio o televisión.
• Para armar una estructura.
M Para producir y generar ideas.
ifl Para tomar notas: en reuniones, conferencias, debates,
entrevistas, etc. Encontrará gran cantidad de ideas y
ejemplos en este libro.
12 ■ Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

¿Por qué debería usar


mapas de aprendizaje?
Cuando comience a usar los mapas de aprendizaje advertirá
inmediatamente varios efectos positivos:

■ Si le resulta difícil memorizar las notas que ha toma­


do, por ejemplo durante una reunión o una conferen­
cia, pronto comprobará que los mapas mejoran su ren­
dimiento en ese aspecto.
flí Tomar notas en la forma tradicional, lineal, lleva mu­
cho tiempo. La mayoría de la gente escribe demasia­
das palabras. En cambio, usando los mapas de apren­
dizaje ahorrará tiempo. No necesita anotar muchas
palabras para recordar. Así, descubrirá que puede de­
dicar más tiempo a escuchar, a participar en las discu­
siones, etc. Y al ahorrar tiempo, ¡podrá hacer más co­
sas!
■ Muchas personas tienen dificultades para poner las
cosas en el lugar adecuado de modo de poder encon­
trarlas nuevamente cuando las necesiten. Esto tiene el
mismo valor cuando se trata de tomar notas. Puesto
que los mapas de aprendizaje ahorran tiempo y espa­
cio, podrá encontrar fácilmente lo que está buscando.

¡El uso de los mapas de aprendizaje es un modo efectivo de or­


ganizarse!

P8 A primera vista un mapa de aprendizaje puede parecer


desordenado o incluso totalmente incomprensible
(véase la figura que aparece en la página siguiente).
Sin embargo, una vez que comience a utilizarlos,
¿Qué es un mapa de aprendizaje? ■ 13

comprobará que los mapas de aprendizaje son más es­


tructurados y que tienen más lógica que las notas li­
neales. Ello también lo ayudará a encontrar lo que es­
tá buscando.
■ Hará uso de su pensamiento creativo y su imaginación
de diversas maneras.
■ ¡Utilizar los mapas de aprendizaje es divertido! Suele
considerarse que tomar notas es un esfuerzo agotador,
pero usar los mapas de aprendizaje no lo es.

Estos son apenas algunos de los efectos y beneficios de usar


los mapas de aprendizaje como sistema para tomar notas. Des­
cubrirá muchos más a medida que comience a practicar.
Ponga
manos a la obra

Los mapas de aprendizaje difieren en gran medida de las téc­


nicas tradicionales para tomar notas. La mayoría de las perso­
nas lo hacen escribiendo oraciones enteras o fragmentos de
ellas. Una proporción menor usa solamente palabras clave.
Observe el mapa que figura en la página 122. ¿En qué se dife­
rencia de las notas que toma habitualmente? ¿Parece desorde­
nado? En un sentido sí, puesto que probablemente usted no sa­
be qué significan las palabras y los dibujos que aparecen allí.
Y, ¿por dónde empezar a leer? Tal vez piense incluso que no
vale la pena tratar de entenderlo. Sin embargo, todo se volve­
rá más claro una vez que se ponga manos a la obra.
En este capítulo aprenderá paso a paso las reglas elementa­
les, básicas, de los mapas de aprendizaje. No le resultarán di­
fíciles si sigue las pautas del libro, resuelve todos los ejercicios
y practica toda vez que tenga la oportunidad de hacerlo.
Si lo hace, no tardará en acostumbrarse a la técnica y descu­
brirá las posibilidades que conlleva. Lo que a primera vista pa­
rece desordenado en un mapa de aprendizaje pronto revelará
una lógica estricta y le resultará fácil desentrañarlo. No obs­
tante, si no está acostumbrado a tomar notas, es posible que
primero deba practicar seleccionando las palabras adecuadas.
Ponga manos a la obra ■ 15

Quizá deba entrenar su capacidad de escuchar, de encontrar un


contexto o un pensamiento clave en lo que se está diciendo o
en lo que está leyendo. Estas son técnicas que pondrá en prác­
tica en los primeros ejercicios.
No espere que todo le salga bien desde el comienzo. Algu­
nas personas aprenden a andar en bicicleta la primera vez que
lo intentan, en tanto que otras deben practicar una y otra vez.
Tal como ocurre con muchas otras técnicas, comprobará que
los progresos llegarán gradualmente o bien en forma repentina.
Cuando los niños aprenden a leer, algunos se concentran
tanto en la técnica misma que no tienen la menor idea de lo
que están leyendo. Pero luego de un tiempo, cuando han prac­
ticado lo suficiente, también logran entender los textos y los
disfrutan.
Cuando una persona ya domina una técnica y se le pide que
aprenda otra o que reemplace la vieja por una nueva, suele en­
contrarse con un conflicto. Normalmente, primero se confunde
y trata de aplicar las viejas reglas a la nueva técnica, por lo que
obtiene una mezcla de ambas. Algunas personas solo pueden
llegar hasta ese punto. Nunca aprenden realmente las nuevas
técnicas o métodos porque no llegan a descubrir cómo hacerlo.
Para otras personas, una nueva forma de ver las cosas es un
desafío que los entusiasma. Entonces, persevere, y cuando
alcance mayor claridad, se sentirá muy satisfecho.
El modo
«tradicional» de
tom ar notas

Demasiadas palabras
y ningún sistema
Muchas personas estás disconformes con el modo en que to­
man notas. Apuntan demasiadas palabras, lo que dificulta una
visión general del tema. Les resulta complicado escoger los
puntos esenciales de una conferencia, una reunión o un libro.
Muy pocas han tenido un entrenamiento adecuado en técnicas
efectivas de estudio y en cómo tomar notas.
Veamos el testimonio de un estudiante que acaba de ingre­
sar en la universidad:

El profesor se quitó los anteojos y levantó su mano con un movi­


miento severo. Era el gesto de un director de orquesta para reunir
a sus músicos. 42 lápices se levantaron sobre 42 cuadernos. Co­
menzó a hablar y todos se inclinaron hacia sus cuadernos y escri­
bieron tan rápidamente como pudieron.
Nadie sabía taquigrafía, pero todos hacían lo posible por escri­
bir velozmente. 41 estudiantes varones y una alumna mujer trata­
ban de registrar todo lo que uno de los oradores más importantes
de su generación estaba diciendo.
El modo «tradicional» de tomar notas !• 17

Escribieron tantas palabras como pudieron, pero no fue en ab­


soluto suficiente. Las palabras se perseguían unas a otras, los es­
tudiantes se quedaban atrás y debían dar saltos a cada momento
para intentar seguir al profesor. Comprender el significado de lo
que escuchaban y apuntarlo al mismo tiempo era sencillamente
imposible, nada permanecía, era como rastrillar largos caminos de
paja. No sabían lo que escribían y cuando vieron el resultado,
quedaron atónitos y cambiaron su táctica. Comenzaron a escuchar
en forma más coherente y sus apuntes se convirtieron en breves
resúmenes. Pero mientras escribían, la clase proseguía, y cuando
estaban listos para volver a escuchar habían perdido la ilación, y
el siguiente resumen quedaba desconectado del resto. De la ma­
nera que lo intentasen, era un trabajo hecho de remiendos.

Un autor que acababa de aprender a utilizar los mapas de


aprendizaje colocó un rotafolios en su estudio. Cuando comen­
zaba a trabajar en un nuevo libro, lo primero que hacía era ela­
borar un borrador de toda la obra. Luego sacaba la hoja y la
colocaba en otro lugar del estudio. A continuación, hacía un
nuevo borrador de cada capítulo.
Antes de aprender a usar los mapas de aprendizaje, tenía to­
dos sus pensamientos e ideas en la cabeza, en forma desestruc­
turada e incompleta. El proceso de escritura estaba asociado a
una gran cuota de angustia y sentimientos negativos, tanto pa­
ra el autor como para las personas que lo rodeaban.
Al usar los mapas de aprendizaje, pudo poner por escrito sus
ideas y ocurrencias repentinas sin tener que pensar adonde co­
locarlas. Siempre era posible hacer un cambio o una reestruc­
turación en cualquier etapa del proceso. Cuando comenzaba a
escribir podía hacerlo sin sentir ninguna presión o estrés. Tam­
bién comprobó que ganaba mucho tiempo, dado que todo es­
taba bien organizado y pensado desde el comienzo.
Otro caso es el de un científico que a menudo dictaba con­
18 ■ Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

ferencias a diversos grupos de personas y para lo cual normal­


mente escribía la disertación completa, ¡cada oración! Duran­
te las conferencias, leía el manuscrito palabra por palabra a la
audiencia. Sin embargo, no estaba conforme con este procedi­
miento, pues pensaba que sus disertaciones eran un poco
«frías» e impersonales (algo en lo que sus audiencias coincidi­
rían).
Cuando aprendió a usar los mapas de aprendizaje comenzó
por hacer un borrador a la manera de un mapa mental. Trató de
ponerse en el lugar del oyente: «¿Qué quiero saber acerca de es­
te tema?». Al hacerse una serie de preguntas de este estilo, des­
cubrió cada vez más matices relacionados con su tema.
Una de las ventajas que este científico encontró en usar los
mapas de aprendizaje es que brindaban la posibilidad de sal­
tar de una parte a la otra, dejando fluir libremente sus pensa­
mientos.
La primera vez que probó esta nueva técnica, igual quiso es­
cribir su manuscrito completo en forma lineal «por las dudas»,
pero pronto descartó ese paso porque era innecesario. En su lu­
gar, comenzó a usar mapas de aprendizaje, reformulándolos
continuamente para hacerlos más claros, más completos y me­
jor estructurados, y recurrió también a colores, símbolos, dibu­
jos e ilustraciones tridimensionales. Cuando quería incluir al­
gún ítem en forma de gráfico o cuadro, lo ponía en el margen
o en una hoja aparte, de manera tal de tenerlo listo para utili­
zarlo.
Tanto él como sus audiencias notaron la diferencia. Sus con­
ferencias se volvieron más animadas e interesantes y él pudo
establecer contacto visual con su público. Todo lo que tenía
que hacer era mirar rápidamente el mapa de aprendizaje de vez
en cuando para ver si se había olvidado de algo o para verifi­
car cuál era el siguiente ítem de la lista.
El modo «tradicional» de tomar notas ^ 19

Estos ejemplos son suficientes por el momento. ¿Cuáles son


sus propios motivos para usar los mapas de aprendizaje o, me­
jor dicho, qué motivos tiene para no usarlos?
Deje esta pregunta sin responder por un momento, mientras
se familiariza con esta técnica. Cuando aprenda a utilizar estos
mapas y comience a practicar con ellos descubrirá sus múlti­
ples ventajas y áreas de aplicación.
Los mapas de aprendizaje lo ayudarán a desarrollar su crea­
tividad, así como su capacidad analítica y lógica. Aprenderá a
encontrar una estructura y a establecer conexiones entre las di­
versas partes. Es importante que encuentre su propio estilo. No
hay un mapa de aprendizaje igual a otro, aun si dos personas
los realizan a partir de la misma reunión o del mismo texto. Lo
fundamental es que su mapa de aprendizaje pueda ser usado
con el fin para el cual fue creado. Lo que cuenta es siempre el
resultado.
Palabras clave

Las partes del discurso tienen funciones específicas en el len­


guaje. Las palabras clave son aquellas que usted escoge de un
texto y guarda en su memoria. Ellas lo ayudan a recordarlo
cuando lo necesite.
Hagamos un ejercicio.

E jercicio
En el siguiente texto hemos eliminado todas las palabras, excep­
to aquellas que describen algo. ¿Qué información recibe cuando
lee estas palabras? C ada guión representa una palabra que ha
sido omitida. Escriba las palabras que le surjan a partir de las que
sí aparecen en el texto.

. — despreocupada­
mente ------------- , -------- , --------------------------------------------- -----------
orn am en tal,--------a m a rillo --------------aleg res,------------------ , —
-------- al costado,------------------- perpendicularmente.--------------

— ¡oven — atractiva. —
----------------- b a jo --------- .
Palabras clave ■ 21

Por supuesto, es imposible saber exactamente a qué se refiere


este texto leyendo solamente estas palabras. Pero ellas brindan
alguna información; parecen describir a una persona o un obje­
to.
Agreguemos las palabras que faltan, excepto los verbos y los
sustantivos, y veamos qué sucede:

El — en el que — e sta -------------hacia una — montañosa —


--------. A través de un — de e sta -------- la — q u e --------- y — .
— despreocupadamente sobre el — , ------- , — la — que —
ante él un — con — ornamental, — de amarillo y con — ale­
gres, — por dos — , con u n -------- al costado, que — un —
perpendicularmente. El ------------- c o n --------- y — para las — ,
y en la — de todos esos-------------una — ¡oven — atractiva.
— n o -------- la — por más de medio — cuando e l --------------
justo bajo sus — .

¿No es extraño descubrir el poco significado que tienen algunas


palabras? Agreguemos también todos los verbos y veamos qué
ocurre:

El — en el que estaba esta — se inclinaba hacia una — mon­


tañosa lla m a d a --------. A través de un — de esta — corría la
— que unía — y — . M irando despreocupadamente sobre el
— , — vio, bajando la — que aparecía ante él un — con —
ornamental, pintado de amarillo y con — alegres, tirado por
dos — , con un — caminando al costado, que llevaba un —
perpendicularmente. El — estaba cargado c o n ------- y — pa­
ra las — , y en la — de todos esos — iba sentada una — jo­
ven y atractiva. — no había fijado la — por más de medio —
cuando el — se detuvo justo bajo sus — .

En este texto de 121 palabras hay 34 sustantivos. Aún no es cla­


ro de qué trata el texto. ¿Quizás algunas de las formas verbales,
22 ■ Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

tales como pintado, tirado, cam inando, llevaba, estaba cargado y


sentada le den algunas claves?
¡He aquí las palabras que faltan!

El cam po en el que estaba esta m añana se inclinaba hacia


una cadena montañosa llamada N orcom be HUI. A través de
un espolón de esta colina corría la carretera que unía Em-
m inster y C halk-N ew ton. M irando despreocupadamente so­
bre el seto, O a k vio, bajando la pendiente que aparecía an­
te él, un carro con resortes ornamental, pintado de amarillo
y con dibujos alegres, tirado por dos caballos, con un coche­
ro caminando al costado, que llevaba un látig o perpendicu­
larmente. El carro estaba cargado con enseres domésticos y
plantas p ara las ventanas, y en la cima de todos esos objetos
iba sentada una m ujer ¡oven y atractiva. G a briel no había fi­
jado la vista por más de medio m inuto cuando el vehículo se
detuvo justo bajo sus ojos.
(Fragmento de Lejos del m undanal ruido, de Thomas Hardy)

¿Y bien? ¿Pudo adivinar el contenido del texto? ¿Tal vez algunas


de las pequeñas piezas de información que tuvo desde el
comienzo pudieron ayudarlo a orientarse en la dirección co­
rrecta?
Hagamos ahora el ejercicio inverso. En el texto que sigue a p a ­
recen todos los sustantivos. Procure averiguar de qué habla.

— sectas — nom bres-------------------------------- tamaño, — con­


ducta -------- , -------- casos,----------tendencias — . --------------------
grupos-----------------------, ---------------------- , — multitud — grupos
-------------, ------------- dinero — p o d e r-------------- mundo. — gru­
pos ---------------------- m iem bros-------------- manipulaciones---------
procesos-------------pensamiento.
— término secta-------------imagen — organización — . ---------
Palabras clave ■ 23

--------agolpamientos, — g en te--------- secta--------- maneras — ,


---------------------- tiempo.
— rótulo secta----------------- factores:
1. — origen — g ru p o --------rol — líder.
2. — estructura — poder — relació n-------- líder (— líderes)
--------seguidores.
3. — u so -------- p ro g ra m a --------- persuasión (lavado — cere­
bro).
Fragmento de M argaret Thaler Singer y Janja Lalich. 2 00 3.
Las sectas entre nosotros. Barcelona, Gedisa.

¿Ahora necesita las palabras que faltan? Probablemente no.


Con los sustantivos obtiene suficiente información para encon­
trar un significado en el texto tal cual está.

En resumen
fe Los sustantivos denotan cosas y proveen la informa­
ción en un texto.
Los verbos denotan actividades, cosas que ocurren o
que alguien hace.
5 Los adjetivos dicen cómo son las cosas. Están rela­
cionados con los sustantivos y modifican su significa­
do describiéndolos o delimitándolos.

Cuando escogemos palabras clave, cualquiera que sea la técnica


que utilicemos para tomar notas, utilizamos fundamentalmente
estas tres partes del discurso, empleada por la simple razón de
que ellas nos aportan la información que necesitamos. Los sus­
tantivos son los más importantes. Esto no significa que deba ex­
24 ■ Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

cluir las otras palabras. Las palabras clave son simplemente


aquellas que le permiten sacar las mejores conclusiones.

La palabra «correcta»
La capacidad de seleccionar la palabra correcta o la palabra
clave es esencial si desea recordar la información más impor­
tante de cualquier texto.
Muchos estudiantes se quejan de que tienen que pasar mu­
cho tiempo estudiando en sus casas y, sin embargo, cuando al
día siguiente van a clase o al colegio, se han olvidado de todo.
La mayoría de ellos carecen de la habilidad para escoger las
palabras correctas como palabras clave y usarlas para «engan­
chan) el resto de la información.
En general, podría decirse que la mayoría de las personas to­
man demasiadas notas y subrayan demasiadas palabras en sus
libros cuando estudian, un exceso que puede estar entre el 60
y el 90% por encima de lo necesario. Con tantas palabras
apuntadas en el cuaderno, la revisión del material también de­
mandará mucho tiempo, y ni siquiera es seguro que entenderá
lo que ha escrito. Cuando repase conceptos que ha aprendido,
tan solo necesita una cantidad limitada de palabras, ¡siempre
que tenga las palabras correctas!
No importa cuántos hechos registre, cuán arduamente estu­
die, cuántas hermosas e instructivas imágenes tenga, todo se
reduce a cuánto ha aprendido de ello y cuánto puede recordar.
El próximo ejercicio consiste en leer un texto más extenso.
Vaya a la página 27 y lea el capítulo 5, «El cerebro humano».
Subraye o escriba en su cuaderno las que considere son las pa­
labras clave.
Palabras clave ■ 25

Niveles del lenguaje


Agrupando las palabras clave en niveles de lenguaje puede
comprender mejor en qué clases de palabras debe concen­
trarse.
Podemos construir una «escalera de lenguaje», en la que co­
menzamos por los detalles del lenguaje y subimos hacia pala­
bras más generales y abarcadoras. También se trata de subir
desde un nivel concreto de detalles hacia un nivel más abstrac­
to. Veamos el siguiente ejemplo:

MAMÍFERO

ANIMAL DOMÉSTICO

PERRO

«TOBY»

En la parte inferior de esta escalera generalizada se ubicarán


todos los detalles que aparecen en un texto, en este caso sim­
bolizados por el nombre de un perro. Cuando se trata de hablar
de todos los Tobys, Fidos, Bobbys y como quiera que se lla­
men los perros, es más práctico referirse a los «perros». El ni­
vel siguiente ubica los perros en la misma categoría que un
grupo de otros animales y el estrato más alto de esta escalera
incluye todos los animales de la categoría «mamíferos». En es­
te nivel, el perro ya no es visible, se ha convertido en un deta­
lle de un contexto mucho más grande.
Cuando trabaje con mapas de aprendizaje, es necesario te­
ner en mente esta clasificación. La función fundamental de
26 ■ Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

las palabras clave es dar, tal como lo sugiere la expresión, la


«clave» de todo un contexto, incluso años después de que ha
tomado sus notas. Le permiten hacer las asociaciones indica­
das inmediatamente, ¡si es que ha elegido las palabras clave
correctas!
Imagine un campo lleno de capullos. Con su cámara de ví­
deo registra imágenes de ellos, una cada diez minutos, hasta
que se abren y florecen. Cuando muestre la filmación, el pro­
ceso se verá mucho más rápido de lo que es en realidad. La
imagen de estos capullos floreciendo puede simbolizar cómo
las palabras clave trabajan en su mente. Una palabra que «se
convierte en una flor» es una palabra que conlleva muchas aso­
ciaciones. Algunas de ellas contendrán la clave del texto com­
pleto, en tanto que otras revelarán partes más pequeñas de él.
A la inversa, así como la flor conduce todos los pétalos
nuevamente hacia el capullo, una palabra clave puede condu­
cir nuevamente sus asociaciones hacia su «capullo» y mante­
nerlas guardadas en el cerebro hasta que vuelva a necesitarlas.
Si es una buena palabra clave, desplegará todos sus «pétalos»
cuando aparezca. Nuevos hechos se enlazarán a las asociacio­
nes existentes en varios niveles en el esquema. Si permanecen
y pueden ser recuperados, llamamos a ese proceso aprendi­
zaje.
Cuando practique seleccionar palabras clave, probablemen­
te tienda a apuntar demasiadas de ellas «por las dudas». Pro­
cure reducir el número. Esto no quiere decir que deba escoger
solamente palabras abstractas o generales. También puede ser
que detalles concretos le permitan realizar asociaciones mejo­
res; a veces puede ser un ejemplo o una historia. En un mapa
de aprendizaje se utilizan todos los niveles del lenguaje así co­
mo información no verbal, tales como imágenes, colores, sím­
bolos, enseñanzas, etcétera.
cerebro humano

Antes de continuar examinaremos algunos de los aspectos fun­


damentales del funcionamiento del cerebro humano.
El cerebro está conformado por alrededor de 10.000 millo­
nes a un billón de neuronas o células nerviosas. La mayoría de
estas células se desarrollan en las primeras etapas de la vida.
Cada una de estas células es capaz de desarrollar miles de
sinapsis, que son las conexiones que podemos establecer entre
ellas. Las primeras experiencias de nuestra vida determinan
cuán bien funcionarán estas conexiones y cuántas de ellas po­
demos realizar.
El organismo que realiza la mayor cantidad de conexiones
produce la conducta más compleja e «inteligente». Una canti­
dad reducida de conexiones proporciona solo un escaso núme­
ro de reacciones posibles.
Aquellas partes del cuerpo humano que realizan los movi­
mientos más complejos requieren la intervención de una por­
ción relativamente mayor de neuronas en el cerebro. La mano,
por ejemplo, necesita un mayor número de neuronas que el pie.
La capacidad humana de hablar se hereda, lo que en el cere­
bro se refleja mediante el mayor número de neuronas que ac­
cionan la boca, la lengua y la laringe, en comparación con los
28 ■ Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

monos u otros especímenes de la misma familia. El cerebro


coordina los impulsos desde nuestros sentidos para producir la
conducta apropiada.
El hecho de que el cerebro tiene dos hemisferios no es nue­
vo, pero las investigaciones que se han llevado a cabo princi­
palmente desde la década de 1960 han conducido a algunos
descubrimientos interesantes.
El estadounidense Roger Sperry, quien posteriormente ganó
el Premio Nobel de Medicina, condujo una de esas investiga­
ciones. Sperry realizó una serie de experimentos con monos
que tenían su cuerpo calloso (un haz de aproximadamente 300
millones de fibras nerviosas que conectan los dos hemisferios
cerebrales) cortado. Comprobó que estos monos podían de to­
dos modos comportarse en forma aparentemente normal y
aprender cosas nuevas. Lo que descubrió fue que los dos he­
misferios del cerebro del mono parecían vivir sus propias vi­
das sin saber lo que estaba haciendo la otra mitad.
Posteriormente, Sperry tomó conocimiento acerca de opera­
ciones similares en seres humanos con epilepsia severa. Estos
funcionaban normalmente luego de la operación, sin que su
capacidad de aprendizaje mediante la memoria se viese afec­
tada. Con la colaboración de estos pacientes con el cerebro di­
vidido, realizó una serie de experimentos interesantes.
Ya se sabía que la capacidad de hablar es una actividad que
corresponde al hemisferio izquierdo. ¿Podrían los pacientes
hablar acerca de algo que solo el hemisferio derecho había
«visto»? Puesto que el hemisferio izquierdo dirige las activi­
dades de la mitad derecha del cuerpo y el hemisferio derecho
las de la mitad izquierda, los experimentos fueron diseñados
de modo tal que una imagen pudiese ser vista con un solo ojo.
Cuando se le pedía al paciente que relatase lo que había visto,
únicamente podía mencionar las imágenes que había percibí-
El cerebro humano ■ 29

do con su ojo derecho. Sin embargo, podía usar su mano


izquierda para indicar los objetos que había visto con su ojo iz­
quierdo.
El hemisferio derecho es «mudo», pero tiene una gran capa­
cidad para distinguir colores y formas del mismo modo que
parece percibir dimensiones, patrones y totalidades, mientras
que el hemisferio izquierdo es más verbal y maneja la infor­
mación en forma secuencial, lógica.
Simplificando, podría decirse que el hemisferio izquierdo
no puede ver el bosque a causa del árbol, en tanto que el he­
misferio derecho puede ver el bosque pero no el árbol. Esto
significa que cada hemisferio es susceptible de diferentes tipos
de impulsos. El lenguaje lógico, estructurado, es más apropia­
do para el hemisferio izquierdo, mientras que las asociaciones,
las imágenes y las analogías, el lenguaje de la poesía y los mi­
tos, son el tipo de lenguaje apropiado para el derecho. Estos
dos tipos de lenguaje también proporcionan diferentes descrip­
ciones de la realidad, donde el intelecto se opone a la intuición
y a los sentimientos.
En las sociedades occidentales, las «habilidades del hemisfe­
rio izquierdo» son muy apreciadas. Durante los últimos cinco a
diez años hemos tenido ocasión de reconocer el desequilibrio
que existe entre ambos hemisferios y las consecuencias que es­
te implica. Hemos comenzado a valorar más la creatividad en
las personas y a entrenarlas para desarrollar habilidades que in­
volucren el cerebro en su totalidad. Conocemos escuelas que
ponen mucho énfasis en el arte, la música, la literatura y otras
actividades creativas que los estudiantes realizan con gran efi­
cacia e incluso logran aplicar a las matemáticas, los idiomas y
otras «habilidades del hemisferio izquierdo».

1
30 ■ Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

El cerebro desconocido
Es realmente muy poco lo que conocemos acerca de cómo fun­
ciona el cerebro. Casi todo ha sido «descubierto» durante los
últimos 10 a 15 años.
La información que proviene de nuestros sentidos es filtra­
da y comparada con experiencias previas. Las impresiones son
amasadas, moldeadas y coloreadas de modos misteriosos. La
memoria ofrece un mapa de estas impresiones en pequeña es­
cala, donde casi todas las piezas de información encuentran su
lugar, consciente o inconscientemente.
Cuando nos enfrentamos con algo absolutamente nuevo, co­
mo la figura que aparece en la página siguiente, nuestro cere­
bro se perturba. ¿Qué es este caos aparentemente azaroso de
manchas blancas y negras?
Su cerebro trata desesperadamente de aprehender el signifi­
cado del patrón. La mayoría de las personas no pueden inter­
pretar la figura. Le daré algunas pistas: esta figura representa
una parte de algo que es real, un ser vivo que le es muy fami­
liar. ¡Ahora inténtelo nuevamente! ¿Podría ser un rostro? ¿Una
mujer? ¿Un perro? ¿Un caballo? Cuando piense que ha discer­
nido algún significado en el patrón, mire la página 127; allí en­
contrará una figura que le dará una respuesta a lo que signifi­
ca este patrón.
Cuando haya visto el original, compare las dos imágenes.
¿Puede verla ahora? ¿Cómo hace la comparación?
La mayoría de las personas buscan rasgos sobresalientes,
cosas que son únicas o típicas. Por supuesto, existe una razón
para ello. Cuando se encuentra en una situación compleja, por
ejemplo en un embotellamiento, debe interpretar los elemen­
tos en forma correcta para sobrevivir a ella.
El cerebro humano 31

¿De dónde provienen las ideas?


Un investigador del cerebro, el finlandés Matti Bergstróm,
profesor de neurofisiología de la Universidad de Helsinki, Fin­
landia, presentó una forma muy interesante de considerar las
funciones cerebrales.
A Bergstróm lo desconcertaba el problema de cómo se ge­
neran las ideas en nuestro cerebro. ¿Por qué el «output» [sali­
da] no es igual que e l«input» [entrada]? o, para decirlo de otro
modo, ¿cómo podemos generar patrones de pensamiento com­
pletamente nuevos, incluso inesperados?
En su investigación, Matti Bergstróm descubrió que el cere­
bro podía ser descrito como un sistema bipolar.
32 ■ Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

Uno de los polos es el tronco cerebral, la parte más antigua


del cerebro. Con sus impulsos regula nuestro nivel de con­
ciencia.
El otro polo es la corteza, una capa con pliegues de células
nerviosas de 3 mm de espesor, que cubre los dos hemisferios.
La corteza se divide en cuatro lóbulos, que participan en fun­
ciones que incluyen la planificación, la recepción de la infor­
mación sensorial del cuerpo, el ajuste de la conducta, la toma
de decisiones, la memoria y la percepción.
Estos dos polos generan impulsos que influyen en las funcio­
nes cerebrales de dos modos. El tronco cerebral genera cascadas
de señales aleatorias (desorden, caos). Matti Bergstróm denomi­
na a esa parte el «generador de oportunidades». La corteza es el
«generador de conocimiento»: genera información (orden).
Bergstróm dice:

Cuando las señales aleatorias del tronco cerebral y las seña­


les organizadas de la corteza se encuentran, obtenemos una
interacción, una batalla entre el caos y el orden. En ese
«campo de batalla», en la perpetua lucha entre los dos polos
de nuestro cerebro, se producirán muchas bajas. Los patro­
nes complejos de información («conocimiento») serán bom­
bardeados por impulsos caóticos provenientes del tronco ce­
rebral y quedarán hechos añicos. También se producirán
«mutaciones» en los patrones de pensamiento, es decir, se
formarán patrones completamente nuevos, inesperados,
ideas impredecibles. En nuestro lenguaje cotidiano llama­
mos a estas ocurrencias «flashes» o «ideas brillantes».

Observe la siguiente imagen:

Las formaciones del conocimiento, representadas por un nú-


El cerebro humano ■ 33

mero de %, encuentran cascadas de impulsos provenientes del


tronco cerebral, A. En la batalla entre estos dos tipos de im­
pulsos, se crean nuevas formas: £1
Matti Bergstróm dice: «Es aquí, en el “campo de batalla de
las ideas” que vemos aparecer nuevas formas, el fenómeno que
denominamos creatividad».
Las personas que padecen de enfermedades mentales no
pueden hacer frente a todas estas nuevas ideas. Sufren alucina­
ciones y angustia por no poder abordarlas con su conocimien­
to. Por supuesto, hay personas que tienen el desequilibrio
opuesto: su «generador de conocimiento» es tan fuerte que ¡no
admiten absolutamente ninguna nueva idea! En el tipo de so­
ciedad en que vivimos, en la que el conocimiento y los hechos
son valorados mucho más que la imaginación y la creatividad,
no consideramos que ese desequilibrio sea una enfermedad
mental; ¡esas personas a menudo son elegidas para dirigir al
resto!
La creatividad se estimula cuando inclinamos la balanza un
poco hacia el caos y el desorden. Eso explica por qué la mayo­
ría de las personas son creativas cuando se divierten o se reía-
34 ■ Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

jan. El proceso funciona en nuestro cerebro todo el tiempo,


aun cuando dormimos, pero el equilibrio entonces está muy
cerca de los impulsos provenientes del tronco cerebral. Esa po­
dría ser una explicación de por qué nuestros sueños a menudo
son tan fragmentarios y extraños. No tenemos acceso a la in­
formación estructurada de la corteza más que en fragmentos,
que provienen del nivel inconsciente.
Las personas dicen que tienen excelentes ideas cuando duer­
men, ¡pero también ocurre que esas ideas rara vez sobreviven
a la luz del día! Lo que puede parecer razonable cuando dor­
mimos con frecuencia resulta ser completamente absurdo
cuando podemos evaluarlo con todos nuestros sentidos.
¿Cómo evaluamos las ideas nuevas? Las ideas nuevas pue­
den ser tanto buenas como malas.
Matti Bergstróm dice:

Cada idea nueva debe luchar por su existencia y encontrar un


«espacio» entre las conexiones sinópticas para sobrevivir. Se
trata, en definitiva, de la noción de la «supervivencia del más
apto» del mundo físico, aplicada al mundo de las ideas. La
llamo «neurodarwinismo». La competencia de los reinos in­
teriores de sinapsis y patrones de memoria es enorme, de ma­
nera que las probabilidades de supervivencia son muy peque­
ñas. La mejor manera de lograr que permanezcan es darles a
las ideas o a las palabras que desea recordar un carácter úni­
co de alguna manera. ¡Eso, literalmente, causará un impacto!

Una forma de explorar los resultados de Matti Bergstróm es


usar métodos que permitan registrar el flujo de pensamientos
e ideas que se suceden en su cerebro. De eso trata el resto de
este libro.
El cerebro humano ■ 35

Producción grupal de ideas


La producción grupal de ideas es una técnica conocida. Se la
usa para generar ideas nuevas en diversas situaciones: para el
desarrollo de productos, para el marketing, para la publicidad,
para el desarrollo de negocios y para muchas otras cosas.
Acabamos de interiorizamos de los resultados de la investi­
gación de Matti Bergstróm acerca de la creatividad. El cerebro
parece trabajar todo el tiempo como un generador de ideas,
aunque no nos demos cuenta de ello. Permanentemente se
crean nuevas formas, y es cuestión de estar en el estado men­
tal adecuado para detectar algunas de ellas.
En la producción grupal de ideas, lo valioso es el flujo de
pensamientos que surgen al azar, provenientes de un grupo
de personas que se estimulan entre sí. Si restringe ese flujo, co­
rre el riesgo de perder ideas que podrían resultar ser las mejo­
res. Nunca se sabe lo que finalmente se va a usar y, por esa ra­
zón, no debería imponerse ninguna limitación.
¿Cuándo produce las mejores ideas? Genera ideas todo el
tiempo, pero algunas situaciones son mejores que otras. Cuan­
do se les pregunta acerca de este punto, la mayoría de las per­
sonas dicen que obtienen sus mejores ideas cuando están rela­
jadas -«antes de ir a dormir», «cuando me siento en mi sillón
favorito sin hacer nada», «cuando me doy una ducha»—; cuan­
do están haciendo algo que implica cierto automatismo -co ­
rrer, cocinar, lavar la vajilla, limpiar, tejer, andar en bicicleta,
«conducir hacia el trabajo»-; o en interacción con otras perso­
nas, durante un descanso para tomar un café o un té, en clases
nocturnas, en el trabajo en grupo.
Rara vez mencionan situaciones tales como «reuniones»,
«en la escuela» o «en el trabajo». En esas situaciones están
muy ocupadas con el trabajo de rutina o, como en el caso de
36 ■ Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

las reuniones, hay una fórmula preestablecida respecto de có­


mo deben hacerse las cosas ¡y no se espera que propongan
nuevas ideas!

Inteligencia de laboratorio
e inteligencia «silvestre»
Inteligencia d e laboratorio
El investigador suizo Jean Piaget sugirió en cierta ocasión que
deberíamos considerar la inteligencia como algo que usamos
cuando no sabemos qué hacer. Durante mucho tiempo, la inte­
ligencia ha sido considerada como algo que hemos heredado,
una destreza o habilidad personal que es susceptible de medi­
ción y que permanece prácticamente inmutable a lo largo de
toda nuestra vida: tenemos lo que tenemos y no podemos ha­
cer nada al respecto. Se diseñaron tests para medir la inteligen­
cia de las personas (ci, Cociente Intelectual). Cualquier test de
ci contiene principalmente preguntas y planteos que miden la
capacidad de una persona para resolver problemas lógico-ma­
temáticos (a menudo, series de números, figuras omitidas, y
otras similares), espaciales (encontrar similitudes de forma,
posición, etc.) y lingüísticos (sinónimos, significado de pala­
bras, entre otros).
Un problema lógico sería el siguiente:
bosque ciudad
árbol ?

¿Cuál de las siguientes palabras usaría para reemplazar el sig­


no de interrogación?
El cerebro humano ■ 37

a) casa
b) bacteria
c) gente
d) calles

¿Cuál sería su respuesta? Justifique su elección.

E lijo .......................................................................
Porque .................................................................

David Perkins, codirector del «Proyecto Cero» de la Universi­


dad de Harvard, denomina a este tipo de facultad «inteligencia
de laboratorio». Se la utiliza para la reproducción de hechos,
para obtener la respuesta «correcta», para mostrar que la perso­
na que está realizando el test ha comprendido el contexto de la
prueba. De esta manera, lo que se mide aquí es un tipo de inte­
ligencia bastante predecible, por no decir programada. En ver­
dad, dice poco acerca de la capacidad de la persona para resol­
ver problemas en el mundo real.

Inteligencia « silv estre»


Un tipo de inteligencia más práctica para la vida cotidiana, que
consiste en un gran número de situaciones impredecibles, po­
dría llamarse «inteligencia silvestre». Cuando ocurre algo im­
previsto, ¿qué hace usted?
Imaginemos que se encuentra en un mercado al aire libre en
un país extranjero. De repente, advierte que hay mucho ruido
a su alrededor; la gente comienza a gritar, algunos corren y
otros se ponen muy nerviosos y vociferan en un idioma que us­
38 Í1 Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

ted no comprende en absoluto. Se inquieta, no entiende lo que


está sucediendo en su entorno. No sabe cómo interpretar lo
que está ocurriendo. ¿Debería irse? ¿Está por ocurrir algo pe­
ligroso? ¿Ha sucedido algo? Y en ese caso, ¿qué? Muchas pre­
guntas lo asaltan, pero no tiene un patrón discemible que lo
ayude a interpretar los acontecimientos.
Es en situaciones como esta que podrá utilizar su «inteligen­
cia silvestre», pero existen ciertos criterios:

1) Es fundamental que advierta que algo está por ocurrir,


que esté alerta a los cambios, que pueda discernir los
acontecimientos que podrían llevarlo al peligro, etcétera.
2) Necesita cierta actitud para promover este sentido de
alerta, para poder advertir los patrones y acontecimientos
que lo rodean.
3) También necesita tener la capacidad de interpretar lo que
ha estado observando, necesita conocimiento y habilida­
des para manejarlo.

Tomemos otro ejemplo de la vida cotidiana. Supongamos que


debe cocinar un plato determinado y comienza a mezclar los
ingredientes. De pronto, se da cuenta de que le falta un ingre­
diente importante. ¿Qué hace? ¿Es el tipo de persona que pre­
fiere seguir la receta estrictamente? ¿En ese caso corre al alma­
cén a comprar el ingrediente faltante? ¿O, en cambio, prefiere
empezar a pensar en un modo posible de sustituirlo por otro?
¿Es una persona que normalmente resuelve problemas «sobre
la marcha»? A medida que la inteligencia silvestre comience a
prevalecer, descubrirá que muchas veces hay más de una solu­
ción posible para los problemas.
Mapas de
aprendizaje

El proceso de pensamiento es sumamente caótico y confuso.


Los pensamientos no siguen un curso recto y lógico. Son el re­
sultado de millones de procesos químicos que se producen en
las células cerebrales cada segundo. Siguen muchos cursos al
mismo tiempo, dando saltos, tomando líneas laterales para lue­
go retomar a la corriente principal.
Si toma notas según el modo tradicional, lineal, usted fuer­
za su pensamiento a ajustarse a un formato lógico que no es
natural y obstaculiza la producción de ideas. En cambio, si rea­
liza esa tarea utilizando un mapa de aprendizaje, seguirá el
proceso de pensamiento natural y dará saltos cuando sus pen­
samientos lo hagan. También es muy fácil agregar nueva infor­
mación en cualquier lugar del mapa.
Veamos un ejemplo:
Comience definiendo su tema. Luego escriba una palabra o
dibuje un símbolo que lo represente en el centro de una hoja.
Utilicemos la palabra «manzana» como punto de partida.
40 81 Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

Manzana

Alrededor de este punto de partida, trace líneas y escriba una


palabra en cada una de ellas. Deje que la información fluya du­
rante cinco o seis minutos y siga sus pensamientos, cualquiera
que sea la dirección que estos tomen. Escriba la mayor canti­
dad de palabras posible.

Terminará teniendo muchas palabras en tomo de su punto de


partida. Al no restringir o estructurar el flujo de pensamientos,
Mapas de aprendizaje 41

ha podido apuntar muchas palabras que de otro modo habrían


sido censuradas antes de alcanzar el nivel consciente en su
mente. Una vez allí, pueden contribuir al proceso de encontrar
nuevas ideas, nuevas formas de utilizar las palabras, al combi­
narse con otras ya incluidas en el mapa para crear nuevas imá­
genes. Ahora ha elaborado un mapa de posibilidades.
Así es como puede quedar el mapa luego cuatro o cinco mi­
nutos de asociación libre:
42 ■ Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

% Agregue palabras nuevas dibujando «retoños» a partir


de las ramas existentes. Escriba tantas palabras como
piense que necesita para poder recordar el contenido.
El punto es que eligiendo la palabra correcta y usan­
do una cantidad limitada de ellas podrá recordar más.
Cada vocablo debe contener muchas de las asociacio­
nes y los hechos que necesite cuando hable acerca de
las manzanas. Las palabras se abrirán como capullos
de flores y le darán toda la información que necesite.

Un mapa de aprendizaje completo sobre el tema «manzana»


podría tener la siguiente estructura:

Avancemos un poco más en el uso de este mapa de la palabra


«manzana». La fase siguiente en el proceso es usar el pensa­
miento lógico para encontrar una estructura, para elegir pala­
bras y hallar conexiones apropiadas.

M Escoja una palabra, aquella que sienta que es la más


natural para comenzar, y resáltela.
Mapas de aprendizaje ■ 43

1 Luego elija cuatro, cinco, seis palabras que pueda usar


como subtítulos en la estructura. Esas palabras a me­
nudo son de naturaleza general, abarcativa. Si no pue­
de encontrarlas en el mapa, ¡agregue otras nuevas! Es­
críbalas, como se muestra a continuación, una en cada
línea. Trate de limitar la cantidad de subtítulos. De
cuatro a seis debería ser suficiente.
historia

Uso de las palabras clave


Lo interesante acerca de estos mapas es que ninguno se parece
a los demás a pesar de que tengan el mismo punto de partida.
Aunque surjan a partir del mismo texto o la misma conferen­
cia, los mapas serán totalmente diferentes para cada persona.
Esto es perfectamente natural, puesto que somos distintos, pen­
samos diferente, tenemos experiencias y conocimientos disími­
les y diferentes contextos, etcétera.
Como resultado, cuando desarrolle su propio estilo personal
encontrará que puede recordar fácilmente la información, las
palabras y las imágenes que contenga su mapa.
La mayoría de las personas anotan demasiadas palabras en
forma lineal, toman notas «normales», lo que inevitablemente
44 ■ Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

conduce a problemas: lleva más tiempo revisarlas y encontrar


su estructura. Las notas lineales tienen una relación con el
tiempo, lo que significa que la información se registra según
el momento en el que usted la leyó o la escuchó. No es senci­
llo poner en relación distintas partes de la información.
Usando mapas de aprendizaje notará que necesita recordar
muy pocas palabras. Concéntrese en las palabras correctas,
aquellas que lo conduzcan a recordar mejor. Encontrar esas
palabras clave es una habilidad que desarrollará adoptando los
mapas de aprendizaje como su técnica para tomar notas.
La capacidad de escoger las palabras clave adecuadas deter­
mina cuán bien puede asimilar lo esencial de un libro, una con­
ferencia, una lección, el artículo de una revista, etc. Si carece
de esta capacidad, tiene menos posibilidades de encontrar los
pimíos principales; debe dedicar más tiempo a la revisión y a
encontrar los hechos más importantes en sus notas. Hay mu­
chas razones para desarrollar la capacidad de encontrar pala­
bras clave y de limitar la cantidad de términos que apunta.
Comparemos las notas tomadas por dos personas, origina­
das al escuchar una conferencia sobre el cerebro. Quien usó el
método tradicional para tomar notas escribió 13 páginas y el
resultado tiene la siguiente configuración:
Mapas de aprendizaje ■ 45

La persona que usó el mapa de aprendizaje ocupó una página


y tomó una cantidad considerablemente menor de notas, las
cuales tienen la siguiente configuración:

Hay más ventajas, además de que apunta menos palabras o usa


menos hojas. Ya hemos mencionado el aspecto del tiempo. En
el caso de las notas lineales, el tiempo es fundamental, lo que
también significa que usted fuerza su cerebro a usar el tiempo
como guía, y no el significado de lo que está escuchando o le­
yendo. Si quiere encontrar detalles en sus notas lineales, tiene
que pensar en lo que ha escuchado en forma lineal o secuencial.
Si, por el contrario, toma notas en forma de mapa de apren­
dizaje, el tiempo es irrelevante. En esta técnica, el contenido y
el significado son lo central en la forma de tomar notas. Sus
notas se despliegan en líneas a partir de un punto central im­
portante, en una configuración similar a la de las ramas y los
retoños de un árbol vistos desde arriba.
Puede agregar nuevas palabras en cualquier lugar todo el
tiempo. Puede saltar de una parte a la otra, hacer comparacio­
46 <f Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

nes, seguir cadenas cronológicas, conectar una parte con otra.


Como resultado, tenemos un mapa de aprendizaje bien estruc­
turado, donde las líneas de asociación y los significados de las
palabras son claros.

La forma de un mapa de aprendizaje apela tanto a la imagina­


ción como al pensamiento lógico. Un mapa de aprendizaje es,
en verdad, una manera de resolver problemas y una obra en
construcción. Comienza desde una idea acerca del todo y ar­
ma un esqueleto que es el principal diseño del mapa de apren­
dizaje emergente. Cuando usted lo mira, incluso luego de
años, es ese diseño básico el que le permite recuperar el signi­
ficado.
Usar notas lineales normalmente significa apuntarlas en el
mismo orden en el que aparecen en la dimensión temporal. En
cambio, cuando usa mapas de aprendizaje, a veces debe espe­
rar un poco hasta que el disertante o el escritor revele las ideas
principales, es decir, la estructura que usted necesita para el
que está elaborando. Si no tiene el coraje o el temple para es­
perar hasta obtener esa información, comience a dibujar el ma­
Mapas de aprendizaje ■ 47

pa, y cuando encuentre la verdadera estructura puede fácil y


rápidamente empezar uno nuevo, tomando del primero las pa­
labras que necesita.
La alternativa es usar el modo lineal y como resultado ten­
drá notas tan confusas como la estructura del discurso que es­
tá escuchando.
Comenzar con el todo es esencial si quiere estructura y
comprensión. De lo contrario, obtendrá una mezcla de hechos
importantes y no importantes sin un contexto.

En busca de recuerdos
Un buen ejemplo de cómo usar los mapas de aprendizaje es
extraer recuerdos personales de las circunvoluciones de su
cerebro. Comience del modo descripto anteriormente escri­
biendo una palabra central en el medio de una hoja y deje que
sus pensamientos fluyan, ¡pero no olvide escribir todo el
tiempo! Con ayuda de asociaciones puede ahondar más en
acontecimientos pasados y recuerdos escondidos. Incluso co­
sas que había «olvidado» encontrarán su camino hacia la su­
perficie. Es como tirar de una cuerda con miles de anzuelos,
todos ellos con un pescado, y sacar los pescados de los an­
zuelos una vez que llegan a la superficie. Pero, nuevamente,
es muy importante que escriba todo el tiempo. De lo contra­
rio, las palabras se desvanecerán como pompas de jabón en
el aire.
48 ■ Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

Ejercicio
Retroceda con sus pensamientos hacia un hecho importante en su
vida, tal como:

Su niñez.
s¿ Su primer amor.
Su mejor amigo, cuando usted tenía 15 años.
% Una persona importante en su vida.
# La primera vez que viajó al extranjero.

Esta es la manera de hacerlo:

¥■ Escriba o dibuje la palabra/idea central en el medio de


una hoja en blanco, por ejemplo: «Mi primer cum­
pleaños».
f Comience a hacer asociaciones libres en torno de ese
hecho central. Deje que las ramas y los retoños crezcan
desde el centro y escriba una palabra en cada línea. Si­
ga las líneas de asociación tan lejos como ellas lo lleven.
■í Cuando obtenga demasiados términos en torno de la
palabra central o si sus asociaciones de repente llegan a
su fin, simplemente abra nuevas ramificaciones a conti­
nuación de una de las palabras existentes.
Lo importante es obtener la mayor cantidad de palabras
posible, para lograr abundancia,
li Cuando haya hecho esto durante cinco o diez minutos,
deténgase. Mire todas las palabras y escoja algunas con
las que le gustaría trabajar en otro mapa. Puede po­
nerlas en el centro de otro mapa o simplemente conti­
nuar escribiendo nuevas asociaciones en el lugar en el
que está la palabra en el primero de ellos.
Mapas de aprendizaje 'a i 49

Ahora es el momento de continuar en forma cada vez


más detallada con sus asociaciones. Es muy importante
que escriba cada palabra que se cruce por su mente.
& Cuando finalice con esta etapa, deje que el mapa des­
canse durante un tiempo. Su proceso de pensamiento y
el flujo de asociaciones continuará en su mente aun si
deja de escribir, y cuando regrese al mapa tendrá una
buena cantidad de nuevas palabras para agregar. Deje
que el mapa permanezca desestructurado hasta que
sienta que está «maduro».

¿Cómo puede usar el mapa? Por supuesto, puede dejar el mapa


tal como está, pero también puede emplearlo para escribir sus
memorias o una historia en forma lineal.

La forma natural
Durante mucho tiempo hemos supuesto que el cerebro trabaja
en forma lineal, lo que por cierto es una conclusión natural, a
juzgar por la forma en que hablamos y escribimos. Cuando ha­
blamos, las palabras aparecen en un orden y una forma grama­
tical correctos la mayor parte del tiempo. Lo mismo es aún
más válido respecto de nuestro modo de escribir.
Normalmente, el cerebro no trabaja en forma lineal. Por
ejemplo, rara vez recordamos oraciones completas de lo que
leemos o escuchamos, sino más bien palabras sueltas.
Cuando hablamos, utilizamos la mayor parte de la energía
para encontrar las palabras adecuadas, para dar una forma gra­
matical correcta a los términos y para elegir de entre un cierto
número de alternativas. Es importante que no se nos malinter-
prete a causa del uso incorrecto de las palabras o los gestos.
50 ■ Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

Al mismo tiempo, cuando hablamos y seguimos un curso


principal de pensamientos, se pone en marcha un proceso con­
tinuo en nuestro cerebro que no solo concierne a dicho curso
sino también a varios caminos laterales, tales como: «¿Apagué
las luces cuando salí?» o «¡Esos zapatos son realmente feos!».
También sabemos que el cerebro del oyente no recibe nues­
tro mensaje en forma lineal. A menudo, sus propias asociacio­
nes lo llevan a sacar conclusiones que no esperábamos. Hace
otras asociaciones a partir de las mismas palabras porque tie­
ne otras experiencias conectadas con ellas.
A medida que vaya desarrollando la técnica de los mapas de
aprendizaje en forma gradual, comprobará que también lo ha­
cen sus técnicas de memorización y aprendizaje. Los mapas de
aprendizaje y las técnicas de memorización están basadas en el
mismo tipo de pensamiento, que consiste en utilizar imágenes
o palabras únicas para estimular su imaginación y su pensa­
miento creativo. Ahorrará tiempo y su capacidad de escucha y
lectura se tomarán más eficaces. También ahorrará tiempo
cuando revise sus notas, puesto que ellas no consistirán en una
gran cantidad de palabras innecesarias.
Si escribe las palabras clave en largas filas, tal como lo re­
comiendan la mayoría de los libros sobre técnicas de estudio,
perderá la oportunidad de realizar conexiones y obtener nue­
vas ideas.
En todo texto existe una estructura subyacente, un armazón.
El escritor tuvo un propósito respecto de su texto cuando lo es­
cribió y eligió darle una forma apropiada. Algunos escritores
son muy claros y ayudan al lector a captar el mensaje. Otros son
vagos y difíciles de comprender. Cualquiera que sea el estilo de
un escritor, los mapas de aprendizaje son una excelente técnica
para tomar apuntes y captar el mensaje que transmite un texto.
Mapas de aprendizaje fe 51

Su escritura y discurso propios


Cuando se les pregunta acerca de sus métodos, los escritores
dicen que el proceso de escritura es cuestión de por lo menos
dos pasos separados que a veces entran en conflicto entre sí:
una fase productiva y creativa, a menudo inconsciente, y una
fase de monitoreo, edición y censura, claramente consciente.
La mayoría de nosotros fuimos bien entrenados en la escue­
la para usar la última fase, pero no la primera. Reconociendo
esta naturaleza dual de su forma de pensamiento usted podrá
comenzar a utilizar el lado creativo en un grado mucho mayor.
Ello desarrollará su capacidad de escribir y hablar en forma
más original y personal.
El área del lenguaje está localizada en el hemisferio izquier­
do, el mismo que se ocupa de la estructura y los detalles. Si
solo utilizáramos el área del lenguaje del hemisferio izquierdo,
nuestra forma de escribir estaría repleta de jerga y se caracte­
rizaría por un estilo estereotipado y carente de fuerza, que no
reflejaría el potencial del cerebro.
Los mapas de aprendizaje hacen participar la imaginación
tanto como la estructura, las imágenes tanto como la lógica.
En el ejercicio que aparece en la página 53-54 practicará un
método para desarrollar su propia escritura.
El cerebro, como muchos otros órganos vitales del cuerpo,
tiene una vasta capacidad. La naturaleza tiene abundancia por
doquier. Piense en la cantidad de semillas que produce un ár­
bol o una planta y cómo unas pocas de ellas tienen la oportu­
nidad de desarrollarse.
El principio es: primero, abundancia; luego, selección.
Con la creatividad ocurre exactamente lo mismo. Usando
muchas posibilidades luego puede elegir la más adecuada pa­
ra resolver un determinado problema o crear una nueva idea.
52 ■ Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

Al pensar en una forma estrictamente analítica, tiende a elegir


aquellas soluciones que resuelven el problema de manera más
obvia, excluyendo todas las demás.

GRAN CANTIDAD
DE SOLUCIONES
ALTERNATIVAS
Mapas de aprendizaje 9 53

En realidad, las personas no pueden ser dividas en dos grupos


(las analíticas y las creativas). Se trata, más bien, de ser las dos
cosas, quizá con predominio de una sobre la otra. La mayoría
de las personas son entrenadas para ser analíticas. Las suge­
rencias creativas a menudo son censuradas en el proceso que
conduce a la solución final.
Es necesario separar estas dos formas de pensar. El modelo
que utilizaremos comienza con una fase creativa y continúa
con una fase analítica.

Así es como debe comenzar:

■ Empiece con la palabra central, un problema, un títu­


lo.
M Escriba la palabra o dibuje la imagen en el centro de
una hoja en blanco. Use colores para resaltarla y vol­
verla clara.
y Deje que sus asociaciones fluyan libremente durante
cinco o diez minutos. No trate de armar una estructu­
ra en esta etapa ni de censurar palabras.
54 ■ Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

■ Escriba cada palabra que venga a su mente,


í Si se traba, abra una nueva «ramificación» en cual­
quier parte, dibujando nuevas líneas a partir de las
palabras existentes. Es muy importante mantener el
flujo de las asociaciones todo el tiempo. Si no lo hace,
fácilmente puede deslizarse hacia un modo estructura­
do de pensamiento y así perder gran cantidad de pala­
bras que podrían devenir en ideas brillantes más tarde.
'4 Deténgase cuando tenga la sensación de que es sufi­
ciente, o en un momento determinado.

La mayoría de las personas no permiten que surjan ideas nue­


vas en el proceso de escritura en forma natural porque no hay
un modo natural de incluir esas ideas, especialmente si ellas
aparecen en la etapa equivocada. Utilizando un mapa de apren­
dizaje, puede agregar palabras nuevas en todo momento. Si ar­
ma una estructura con demasiada anticipación, obtendrá menos
vocablos y tenderá a encontrarse solamente con palabras «vie­
jas», es decir, aquellas que normalmente están conectadas con
ese tema. Es mejor comenzar con incertidumbre y caos en sus
pensamientos y dejar que la estructura emerja más tarde en el
proceso.
Cuando permite que sus pensamientos discurran, suceden
cosas sorprendentes, y siempre es interesante ver el resultado.
Le mostraré un ejemplo. Luego de haber vivido en Islandia
durante cierto tiempo, fui invitado a dar una conferencia sobre
ese país. Si hubiese utilizado la forma «normal» de preparar
una conferencia, su organización me habría llevado un par de
horas. Usando un mapa de aprendizaje, me llevó menos de 20
minutos.
Así es como lo hice:
Mapas de aprendizaje :”l 55

1. Dibujé un mapa de Islandia en el centro de una hoja en


blanco.
2. Hice asociaciones libres durante cinco minutos.

Luego de ese tiempo, el mapa se veía así:

Myvatu

3. Luego marqué con un rotulador una palabra que resul­


taba apropiada como punto de partida.
4. Me tomé cinco minutos para hablar con alguien sobre
el tema. ¿La razón? Uno piensa una cosa, escribe otra
y ¡dice una tercera! La persona que me escuchaba agre­
gó información, me hizo preguntas para abrir o expli­
car cosas que no estaban claras, etc. En suma, me dio
la oportunidad de extraer más ideas acerca del tema y
de agregar esas palabras a mi mapa.
Otra cosa que ocurrió durante esos cinco minutos de
conversación fue que me hice una idea bastante concre­
ta de la posible estructura.
56 ■ Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

5. Miré el mapa más detenidamente y escogí palabras que


podían ser agrupadas; luego traté de encontrar subtítu­
los para esos grupos. «Inventé» palabras que no esta­
ban en el mapa. En el proceso, usé mis lápices de colo­
res para marcar las diversas categorías.
Así es como se veía el mapa en esta etapa:

6. Decidí qué palabras usar como subtítulos en las ramas


gruesas en mi mapa de aprendizaje.
7. Tomé una hoja en blanco y dibujé un nuevo mapa de Is-
landia en el centro. Alrededor tracé seis líneas que
constituían las ramas gruesas y agregué todas las otras
palabras -n i una más ni una menos- que pensé que ne­
cesitaría durante la conferencia. Incorporé dibujos don­
de ellos podían reemplazar las palabras.
8. Usé mis lápices de colores para resaltar, ilustrar o defi­
nir los grupos de palabras.
Mapas de aprendizaje >-■ 57

Este es mi mapa de aprendizaje final y el manuscrito de mi


disertación. Su preparación me llevó menos de 20 minutos. Es
posible que la primera vez le lleve mucho más tiempo atrave­
sar este proceso que va de la idea al manuscrito, pero a medida
que lo vaya utilizando con frecuencia, ser irá haciendo cada
vez más sencillo.

Aún podría agregar o cambiar cualquier cosa en el mapa de


aprendizaje, incluso hacer otra estructura muy rápidamente
reescribiéndolo. Cuando finalmente dé mi conferencia, podré
agregar o cambiar palabras, modificar el orden de los «capítu­
los» o introducir cualquier cambio que desee poco antes de co­
menzar a hablar.

Ejercicio
Imagine que va a dar una conferencia a un grupo de personas y
puede elegir el tema que desee. Puede ser desde «Planificación eco­
nómica en Indonesia» hasta «Mis vacaciones de verano de 1997».
Siga los mismos pasos que los descriptos anteriormente y tome
como base el m apa presentado en la página 58.
Puede seguir los mismos pasos para cualquier cosa que surja
en su mente, para su uso en conferencias, escritos, planificación
Mapas de aprendizaje 8* 59

personal, proyectos, resolución de problemas ocualquier cosa que


involucre sus propios conocimientos o sentimientos.
Este modelo también es excelente para ser usado en grupo.
Funciona del mismo modo, pero demanda más tiempo, especial­
mente en la fase de producción grupal de ideas.

Estilo
Cuando aprende una nueva forma de hacer las cosas, es habi­
tual que los viejos hábitos persistan e interfieran con los nue­
vos. Con los mapas de aprendizaje, ello se manifestará en la
cantidad de palabras que apunta y en la forma en que las escri­
be o en cómo dibuja sus mapas mentales.
Con la práctica, descubrirá nuevos modos más adecuados a
su pensamiento y a la manera en que trabaja su memoria. De­
sarrolle su propio estilo personal. Si le gusta mucho hacer di­
bujos y usar lápices de colores, ¡hágalo! Si recuerda mejor
usando palabras y apenas algunos colores, ¡use esa modalidad!
¡Lo que cuenta es el resultado!
En este capítulo brindamos algunos consejos, sugerencias
prácticas y un resumen de las reglas. En el mapa de aprendiza­
je que figura en las páginas 123-124 encontrará un resumen de
todo el libro, incluyendo las reglas.
El estilo que utilizamos -e l que aparece en los mapas de
aprendizaje presentados en este libro- es el modelo horquilla.
Trazamos líneas desde el punto central y cuando queremos
agregar más palabras trazamos nuevas líneas y escribo los tér­
minos sobre ellas.
60 S Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

Por supuesto, hay otras formas de hacerlo. A continuación,


presentaremos algunas variantes. Pruébelas y decida cuál le
gusta más.
La primera tiene el siguiente aspecto. Se denomina modelo
espina.

La segunda tiene el aspecto de moléculas o globos, o también


de racimos.

(¡Atención! No escriba más de una palabra en cada molécula


de un racimo.)
Mapas de aprendizaje I 61

La tercera no es una variante que recomendaría, pero la veo


muy a menudo en los mapas de los principiantes. No tiene
nombre, pero su aspecto es el siguiente:
i, V v *

^ «"lU*t4

V V V ^ t v ,v ^

vvtvvuw , y I S N fi(4T >


^ltv u lW V> ■ 1 4 .4,1 ^
^

Si escribe demasiadas palabras en su mapa de aprendizaje,


corre el riesgo de crear confusiones. Si escribe los vocablos
muy cerca unos de otros, a veces resulta difícil percibir de dón­
de provienen. Especialmente si utiliza sus mapas de aprendiza­
je para dar conferencias o si reúne mucha información en un
mapa de aprendizaje, le aconsejo no utilizar esta variante. El
modelo horquilla es tan sencillo como este y le permite trazar
líneas y escribir sobre ellas.

Reglas
Las siguientes son algunas reglas importantes para tener en
cuenta en el uso de los mapas de aprendizaje:

M Comience en el centro de la hoja. Si usa hojas con for­


mato A4, colóquelas horizontalmente. Es más fácil
desplegar las líneas y leer lo que ha escrito con la ho­
ja en esa posición. Un error frecuente en los princi­
piantes es usar la hoja en sentido vertical. ¡No lo haga!

■ » y j|fftf - r - T * - - v i " •-
62 ■ Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

Le demandará mucho más tiempo leer las palabras


cuando luego haga uso del mapa de aprendizaje,
í Imprima las palabras. ¡De este modo, leer será mucho
más fácil!
Use principalmente minúsculas, pero si lo desea pue­
de emplear MAYÚSCULAS en determinadas oca­
siones, por ejemplo, para destacar los términos im­
portantes o las palabras clave en su mapa. Es más
fácil leer las minúsculas, dado que con ellas las letras
se diferencian más entre sí que con las mayúsculas.
Escriba una palabra por línea. Si necesita más térmi­
nos, dibuje nuevas líneas. Trate de limitar la cantidad
de palabras que escribe. Si elige las correctas, no ne­
cesitará más que algunas palabras.
: 'i Use colores para resaltar, ilustrar o diferenciar un gru­
po de palabras de otro, como así también para las ilus­
traciones.
j« Haga dibujos. Los dibujos contienen mucha más infor­
mación que las palabras. Procure encontrar aquellos que
puedan reunir información correspondiente a un grupo
completo de palabras. En el mapa de aprendizaje que fi­
gura al final de este libro, verá algunos ejemplos.
Mapas de aprendizaje & 63

Use símbolos, signos y flechas para mostrar conexio­


nes en su mapa de aprendizaje o para remitirse a otros
materiales, como citas, gráficos, cuadros y otras refe­
rencias que no desea incluir en su mapa.

II Introduzca detalles singulares en su mapa de aprendi­


zaje. Todo mapa es único en sí mismo, pero usted pue­
de, por ejemplo, destacar algunas de las palabras y sím­
bolos dibujándolos en tres dimensiones. La
singularidad es una forma de aumentar el poder de su
memoria.

DIMENSIONES

¡Use su imaginación! No hay nada que esté prohibido


en su propio mapa de aprendizaje. Se trata de una téc­
nica personal para tomar notas y todo cuanto contribu­
ya a hacer un mejor uso de él está permitido.
Textos de
otras personas

Cuando hace un mapa de aprendizaje a partir de los textos de


otras personas, la perspectiva es diferente. En este caso, no
puede seguir los mismos pasos que cuando escribe sus propios
textos. Cuando trabaja con un texto ajeno, debe descubrir los
pensamientos de otra persona y analizar de qué manera esa
persona ha organizado la estructura. Esta forma de acercarse a
un texto requiere una estrategia completamente diferente.
El escritor ha creado un orden propio a partir de un caos sin
estructura, pero usted debe partir del resultado, que tiene un
aspecto más o menos estructurado. Con la forma tradicional de
tomar notas, que incluye el uso de palabras clave, subrayado,
resaltado de palabras, etc., se quedará en la superficie. Para lo­
grar una verdadera comprensión del texto, debe ir más allá de
la superficie.
La técnica de mapas de aprendizaje le permitirá lograr un
estrecho contacto con la estructura profunda del texto, puesto
que con esta técnica comienza con la estructura subyacente y
luego agrega los detalles. Esta cercanía con el escritor será
muy reveladora; tanto un mal escritor como uno bueno queda­
rán en evidencia sin piedad cuando examine de cerca su modo
de pensamiento.
Textos de otras personas P 65

Usando los mapas de aprendizaje, el lector aprenderá muy


rápidamente a apreciar esta nueva forma de abordar un texto.
El primer paso consiste en obtener una visión de conjunto,
es decir, una idea del texto como un todo, y no de los detalles.
El método que usaremos es el siguiente:
Siga estos pasos:

1. ¿Por qué estoy leyendo este texto?


2. «Lea» para obtener una visión de conjunto.
3. Tipo de texto.
4. Prepare un mapa de aprendizaje.
5. Lea nuevamente.
6. Reescriba su mapa de aprendizaje.

Cómo obtener una visión


de conjunto
¿Por q u é e sto y leyendo e s te te x to ?
La respuesta a esta pregunta determina cuánto tiempo debe de­
dicar al texto. También establece cuántas y cuáles palabras es­
coge del texto.

«Lea» p ara o b te n e r una visión


d e conjunto
Artículos breves, revistas, etcétera
Si se trata un artículo breve o solo de algunas páginas, léalo
por completo de principio a fin. «Leer» significa recorrer el
texto muy rápidamente sin detenerse en los detalles. Su obje­
tivo es captar la idea general. Es una ventaja leer con un rotu­
66 I Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

lador en la mano, para marcar las palabras que le parecen im­


portantes. Ello solo preparará su mente, de manera que la
próxima vez que lea el texto esas palabras ya le resultarán fa­
miliares y lo ayudarán a captar la totalidad del artículo más rá­
pidamente.

Textos más largos, libros, etcétera


Un texto más largo debe ser abordado en forma diferente. Si
desea resumir todo un libro, haga lo siguiente:
# Lea el índice.
i# Lea el texto que figura en la sobrecubierta.
Sí Lea el prefacio y los resúmenes que aparezcan en el li­
bro.
i? Dé una ojeada a todo el libro. Mire cada página, espe­
cialmente las palabras que aparecen en negritas, en
itálicas, las palabras subrayadas y otras formas tipo­
gráficas que indican al lector lo que es importante en
un texto.
Este tipo de información siempre es valiosa. Alguien
ha preparado el texto de manera tal de ayudar al lector
a comprenderlo mejor.
Use un rotulador cuando lee, como se mencionó ante­
riormente, para destacar las palabras clave.
Esta etapa del proceso debe tomarle un tercio del
tiempo real de lectura.

¿Por qué leer el texto de esta manera en primera instancia? Es


muy importante lograr la comprensión del texto como un todo,
de su objetivo y su contenido, y descubrir lo que es nuevo y lo
que usted ya sabe. Si sabe de qué trata el todo, luego le resul­
tará mucho más fácil captar los detalles.
Textos de otras personas Sí 67

Tipo de te x to
Antes de realizar un mapa de aprendizaje, debe encontrar un
diseño apropiado para cada texto específico. Todos los escri­
tos son diferentes y por lo tanto también lo son todos los dise­
ños. Hacer un mapa de aprendizaje es en muchos sentidos lo
mismo que resolver un problema. Uno llega a conocer la es­
tructura de un texto cuando lo lee completamente, pero la ma­
yoría de las personas no sabe qué buscar. Obtener información
de un texto es, para mucha gente, un proceso azaroso. En ese
sentido, las técnicas de estudio tradicionales no son de mucha
ayuda para comprender y recordar el contenido de un texto.
Sin embargo, cuando comienza a usar los mapas de apren­
dizaje, es natural buscar el tipo y la estructura de un texto para
encontrar un primer diseño adecuado para su mapa. Si el tipo
de texto no es evidente, igualmente debe elegir un diseño para
comenzar. Luego, es fácil modificar el mapa.
Haciendo una simplificación, la mayoría de los textos pue­
den ser categorizados en tres grupos, según si realizan: 1)
comparaciones, 2) cronologías y 3) presentaciones.

Comparaciones
Son aquellos textos que presentan una oposición del tipo o
bien... o bien, que comparan A con B y quizá con C, que pre­
sentan una alternativa buena y una mala, etcétera.
En este caso, el diseño del mapa de aprendizaje podría tener
el siguiente aspecto:
68 ■ Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

Cronologías o cadenas de acontecimientos


Son textos que tienen un principio y un final claros, por ejem­
plo, las biografías, los libros de historia, los que describen pro­
cesos, los manuales...
La forma más fácil de hacer un mapa de aprendizaje con es­
te tipo de libros es seguir un orden cronológico.
Textos de otras personas ■ 69

Presentaciones
Cuando una historia es contada sin un comienzo o un final cla­
ros, cuando los hechos son presentados sin un orden específi­
co o necesario, puede comenzar por donde quiera. Debe reor­
ganizar los detalles del texto según el orden que haya elegido
para su diseño.

Por supuesto, encontrará textos mixtos, comparaciones y crono­


logías mezcladas con presentaciones, pero igualmente debe ele­
gir un rasgo básico que le sirva como diseño, de acuerdo con su
propia comprensión del texto. En ese caso, haga que las compa­
raciones y las cronologías formen parte natural de las ramas y
los retoños de su mapa de aprendizaje.
¡Nunca dos personas harán mapas de aprendizaje idénticos!
Es importante tener esto en cuenta, dado que no existe una for­
ma «correcta» de hacerlo, sino que hay modos más o menos
apropiados. El mapa de aprendizaje que funciona es aquel que
funciona ¡para usted!
70 H Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

P rep are un m apa d e aprendizaje


Lea n u ev am en te
Presentaremos estos dos últimos pasos en forma conjunta, ya
que están entramados en su trabajo con el texto.
Cuando ha leído u ojeado un texto o un libro, logra una
comprensión aproximada del todo. También averigua qué tipo
de texto está leyendo. Ahora es el momento de preparar un ma­
pa de aprendizaje.
Elabore el primer diseño, comenzando en el centro y trazan­
do ramificaciones con algunas palabras clave. Estas son «an­
zuelos», y cuando lea el texto más detenidamente la segunda
vez, haga nuevas ramas, retoños y ramificaciones, agregando
detalles a su mapa de aprendizaje, tal como se describió en los
capítulos anteriores.
Este proceso de lectura y apunte de palabras clave está in­
terrelacionado. Lee un pasaje - agrega nuevas palabras a su
mapa de aprendizaje - lee un pasaje - agrega palabras... has­
ta finalizar el texto.

R eescriba su m apa d e ap ren d izaje


Reescriba siempre su mapa de aprendizaje, aun si está confor­
me con él. Cada vez que lo haga, revise el material y deshága­
se de las palabras que ya conoce, aquellas que, de un modo u
otro, resultan superfluas.
Reescribir, diseñar significa repasar y aprender.
8

Uso de los m apas


de aprendizaje

Uno de los aspectos involucrados en el uso de los mapas de


aprendizaje es el referido a la organización de las ideas y los
conocimientos propios. Llamaremos a este aspecto «produc­
ción de notas». El otro aspecto es el de «toma de notas», es de­
cir, aquel que interviene cuando se trata de organizar las notas
que se toman a partir de textos, conferencias, etc., que otra per­
sona ha preparado. Cuando use los mapas de aprendizaje para
aprender, hacer resúmenes, análisis o algún otro tipo de tarea
que involucre la toma de notas, usará las técnicas que ya ha
aprendido en este libro, aunque algunas partes del método pue­
dan ser diferentes.
Encontrar palabras clave, obtener una visión de conjunto,
organizar gráficamente el mapa de aprendizaje usando tanto la
imaginación como la lógica son importantes cuando hay que
abordar la tarea de tomar notas.
Cuando lea un texto, se trate de un libro o de un breve ar­
tículo de una revista, puede usar el siguiente método:

áí Primero, dé una mirada rápida a todo el texto para ha­


cerse una idea del contenido. Use un rotulador mien­
tras ojea el texto y marque las palabras que considera
72 ■ Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

importantes. No importa, en realidad, si luego las usa­


rá o no.
^ P repare un m apa de apren dizaje dibujando o escri­
biendo el punto central y un par de ramas principales.
Escriba algunas palabras/subtítulos, una en cada línea.
=J D efin a p o r qué está leyendo ese texto. El objetivo es
importante porque determina cuántas palabras, y cuá­
les, escogerá como palabras clave. ¿Lo lee por placer,
para aprender a hacer un resumen o un informe para
otra persona? ¿Cuál es el objetivo?
S L ea detenidamente todo el texto y agregue p a la b ra s
clave a su mapa de aprendizaje. Descubrirá que la pri­
mera mirada rápida ha sido muy importante. Es sor­
prendente cuánto puede captar en esa instancia y cuán
rápidamente puede hacerlo.
SJ R eescriba su m apa d e apren dizaje y decida qué con­
servar y qué eliminar. ¡Use solamente las palabras que
necesita para recordar el contenido!
Muchas veces, la estructura del texto no es clara cuan­
do hace el primer mapa de aprendizaje. Esta es una de
las razones por las que recomiendo reescribirlo. El otro
motivo importante es que cada vez que lo reescribe,
aprende por repetición y puede excluir más y más pala­
bras porque ha incorporado de qué se trata el texto. ¡El
objetivo de cualquier proceso de aprendizaje es incor­
porar la información a su cabeza y hacer que quede allí!

En las páginas que siguen encontrará dos ejercicios en los que


puede aplicar el método que acabo de describir. El primer tex­
to trata sobre el ayuno y el segundo, sobre McDonald’s.
El siguiente mapa resume lo señalado respecto del uso de
los mapas de aprendizaje:
Uso de los mapas de aprendizaje ■ 73

Texto 1: el ayuno
«¿Por qué ayunas si no tienes que perder peso?», me pregunta
la gente cuando ayuno. Para la mayoría de las personas, la úni­
ca razón para ayunar es adelgazar. Desde luego, el ayuno es
una excelente forma de perder peso, pero no es la única razón
por la cual ayunar.
Cuando ayunamos, el metabolismo de nuestro cuerpo cam­
bia. Elimina desechos que se han acumulado durante los años.
Se reestablece un equilibrio natural. Normalmente también
perdemos peso, pero en su mayor parte se trata de pérdida de
líquidos, que se recupera cuando volvemos a comer.
Cuando no nos sentimos bien o tenemos fiebre, ayunamos
espontáneamente. La mayoría de los animales ayunan de vez
en cuando, al igual que los seres humanos en la mayoría de las
culturas.
74 ■ Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

La manera más segura de ayunar es ingerir té de hierbas y


jugo de frutas o verduras crudas. Estos jugos son fáciles de
elaborar en casa. Mucha gente prefiere ayunar en grupo, pues
de ese modo se apoyan mutuamente. Si usted padece alguna
enfermedad, solo debería ayunar siguiendo la prescripción de
su médico.
La mayoría de los jugos y tés de hierbas tienen un sabor
agradable, pero si no le gustan estos, pruebe con otros.
Es muy importante que esté mentalmente preparado para el
período de ayuno, y que lo decida por propia voluntad. Tam­
bién puede prepararse ingiriendo comidas menos «pesadas» la
semana antes de comenzar el ayuno. El día anterior debe co­
mer solo frutas y verduras crudas.
Durante el período de ayuno debe beber únicamente jugos
de frutas, bayas o verduras frescas y té de hierbas. Si puede,
tome agua mineral sin gas. Debe beber entre dos y tres litros
de agua, jugo o té tibios todos los días. Esa es una cantidad
abundante de líquido y sentirá que está bebiendo algo todo el
tiempo. Pero, en compensación, no sentirá hambre. Lo que
más extrañará es el hábito de comer y el aspecto social que
conlleva.
Por supuesto, debe evitar «venenos» tales como el café, el té
común, el tabaco y el alcohol. Cuanto más limpio esté el cuer­
po, más sensible se volverá. ¡Además, no tiene sentido arrui­
nar el buen efecto del proceso de ayuno incorporando nuevos
venenos para reemplazar aquellos de los que se está deshacien­
do!
Es muy importante mantener su estómago en funcionamien­
to. Debe eliminar todos los desechos. Si ellos permanecen en
su intestino o en su estómago, puede comenzar a sentirse mal.
Puede usar diversos tipos de hierbas para mantener su estóma­
go en funcionamiento.
Uso de los mapas de aprendizaje 3# 75

Cuando ayuno, continúo trabajando normalmente, pero sue­


lo comenzar durante un fin de semana. Durante el proceso, me
siento bien todo el tiempo. El cuerpo no huele muy bien debi­
do a la pérdida de desechos, ¡por lo que no es muy conveniente
estar en contacto cercano con gente! Siempre debe hacer algún
ejercicio físico durante el período de ayuno. Especialmente si
no se siente bien, es importante que se mantenga en movimien­
to en lugar de acostarse.
Cuando finalice el período de ayuno, debe tener especial
cuidado respecto de lo que ingiere. En el primer desayuno pue­
de comer media manzana. ¡Se sorprenderá de lo poco que ne­
cesitará para sentirse satisfecho! En el almuerzo puede tomar
una sopa de verduras y en la cena puede comer verduras cru­
das. Paralelamente, continúe bebiendo el mismo tipo de jugos
que antes. Al día siguiente agregue un poco de queso cottage
y yogurt y continúe incorporando algo extra todos los días. Si
come demasiado, puede terminar con terribles dolores de estó­
mago.
Durante este período tiene una muy buena oportunidad pa­
ra cambiar sus hábitos de alimentación. Su cuerpo estará más
limpio que nunca. Es una experiencia radical y puede sentir
cuán importante es ingerir los alimentos adecuados.
Luego del período de ayuno se sentirá fuerte y feliz de ha­
berlo hecho.

C om entarios so b re el te x to 1
Una vez que ha leído el texto y marcado algunas palabras cla­
ve, es el momento de decidir qué aspecto tendrá el mapa de
aprendizaje. Comience haciendo, en el centro de una hoja, un
dibujo que simbolice el ayuno. Haga un círculo o un recuadro
alrededor de él.
76 ■ Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

Si quiere realizar el mapa de aprendizaje sin ningún tipo de


ayuda, no lea más hasta haberlo finalizado.
Al comienzo del texto encontrará dos motivos para ayunar:
perder peso y eliminar desechos de su cuerpo. Escriba la pa­
labra «motivos» en una rama gruesa y los dos motivos en dos
retoños que partan de esa rama. Agregue otras palabras luego
de estas dos, dibujando líneas nuevas.
Otras palabras que puede escribir en otras ramas son, por
ejemplo, preparativos, método, cómo terminar.
Haga dibujos donde sea apropiado, use colores, flechas y
otros signos, resalte las palabras importantes.

C om entarios so b re el te x to 2
El texto 2 es muy diferente del texto 1 en cuanto a su construc­
ción. La historia de la cadena de restaurantes McDonald’s con­
siste en un relato cronológico de cómo comenzó todo y cómo
se desarrolló posteriormente. También hay observaciones so­
bre la idea del negocio, que de algún modo deberá incluir en el
mapa de aprendizaje. Busque las palabras clave la primera vez
que lo lea, y construya el mapa de aprendizaje en el sentido de
las agujas del reloj, usando los acontecimientos y los años co­
mo estructura.

Texto 2: McDonald’s
Las prácticas introducidas y perfeccionadas por McDonald’s
revolucionaron la industria de servicios alimentarios y modifi­
caron los hábitos de alimentación en todo el mundo. Alrededor
del 96% de los consumidores estadounidenses comieron en al­
guno de los locales de McDonald’s el año pasado. Más de la
Uso de los mapas de aprendizaje ■ 77

mitad de la población estadounidense vive a tres minutos en


automóvil de un restaurante de McDonald’s. Hay más de 9300
locales de esa cadena, que representan el 17% del total de vi­
sitas a restaurantes en los Estados Unidos. McDonald’s vende
el 32% de todas las hamburguesas y el 26% de las papas fritas
que se venden en los restaurantes de ese país.
Se considera que McDonald’s es la organización de entrena­
miento laboral más grande de los Estados Unidos, y uno de ca­
da 15 trabajadores estadounidenses obtuvo su primer empleo
allí. Además, hay locales de esta empresa en muchos otros paí­
ses. Es hoy uno de los exponentes más conocidos -quizás el
más conocido- de la cultura estadounidense.
Sin embargo, la historia de McDonald’s no es muy vieja. To­
do comenzó en 1954, cuando Ray Kroc, un empresario de 51
años, conoció a Maurice (Mac) y a Richard (Dick) McDonald
en San Bemardino, aproximadamente 100 km al este de Los
Ángeles, en el límite del desierto. Ray Kroc, quien abandonó
la escuela en el décimo año por aburrimiento, era muy em­
prendedor, sociable y abierto. Durante la Primera Guerra
Mundial, cuando tenía 15 años, mintió acerca de su edad y se
ofreció como voluntario para trabajar conduciendo una ambu­
lancia de la Cruz Roja en la misma compañía que otro conduc­
tor menor de edad llamado Walt Disney.
Kroc era oriundo de Chicago y trabajaba como vendedor de
equipamiento gastronómico. Durante muchos años vendió va­
sos de plástico y más tarde adquirió los derechos nacionales de
comercialización de Multimixers, que se utilizaban para pre­
parar bebidas mañeadas. Muchos bares y salones de hoteles,
cuyo negocio se había debilitado debido a la Ley Seca, ofre­
cían bebidas preparadas con helados y leche.
En los años de la Depresión, los hermanos McDonald se
mudaron de Nueva Inglaterra a California. Hacia mediados de
78 ■ Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

la década de 1930, los automóviles habían empezado a formar


parte vital del nuevo estilo de vida. Debido al clima cálido de
California, comenzaron a ofrecerse servicios al cliente directa­
mente en su automóvil y en 1937 los hermanos McDonald
abrieron su primer pequeño auto-restaurante. Tres años más
tarde, abrieron uno mucho más grande en San Bemardino, que
se convirtió en un éxito entre la clase trabajadora.
Hacia mediados de la década de 1940, los auto-restaurantes
McDonald’s se habían transformado en la salida más popular
de los jóvenes. Aunque su negocio era lucrativo, los hermanos
McDonald advirtieron los cambios que se estaban producien­
do. La tendencia era reducir el personal y limitar la variedad
de productos. Cerraron sus auto-restaurantes durante tres me­
ses en otoño de 1948 y los adaptaron para convertirlos en mer­
cados de comidas rápidas. Redujeron el menú de 25 platos a
nueve, y su personal de cocina tuvo una tarea específica; dos
de sus empleados estaban encargados de preparar bebidas mal-
teadas todo el día.
Los auto-restaurantes de los hermanos McDonald atrajeron
la atención de los inversionistas. De hecho, luego de la histó­
rica reunión con Ray Kroc, tenían 15 franquicias. Los herma­
nos manejaban un negocio floreciente, pero querían tomarse la
vida con un poco más de calma. Una semana luego de la reu­
nión, Kroc los llamó desde Chicago para informarles que que­
ría negociar un contrato que le otorgara derechos exclusivos
para abrir franquicias del sistema McDonald en todo el país.
En 1955, Kroc abrió su propio McDonald’s en las afueras de
Chicago, cerca de su casa. Sin embargo, pronto comprobó que
transferir McDonald’s desde el sur de California hacia la re­
gión centro-oeste implicaba muchos problemas. Su local no
tenía sótano, y Kroc necesitaba espacio para una caldera que
calentase el restaurante durante los inviernos de Chicago.
Uso de los mapas de aprendizaje ¥■ 79

También necesitaba lugar para guardar la papas, dado que no


podía dejarlas al aire libre, como lo hacían los McDonald’s de
California. La ventilación también era un problema.
En 1961, Ray Kroc les propuso a los hermanos McDonald
comprarles el negocio. Estos fijaron el precio de venta en
2.700.000 de dólares en efectivo. Cada hermano ganaría un
millón de dólares y quedarían 700.000 dólares para pagar im­
puestos. Era un precio muy alto, pero Kroc estaba cada vez
más ansioso; quería deshacerse de los hermanos.
Poco tiempo después de que Kroc aceptara el precio, los
hermanos le comunicaron que su local de San Bemardino no
estaba incluido en el trato. Kroc estaba furioso. Como resulta­
do, cuando se hubo realizado la venta, Kroc voló a Los Ánge­
les y compró una propiedad a una cuadra de la tienda de los
hermanos McDonald con la intención de llevarlos a la quiebra.
Cuando Kroc inauguró su nuevo McDonald’s, obligó a los
hermanos a sacar el cartel de McDonald’s y muchos viejos
clientes comenzaron a acudir al nuevo local, creyendo que es­
te reemplazaba al viejo restaurante.
Kroc quería establecer un negocio de comidas rápidas que
se caracterizase por la uniformidad y la calidad del servicio y
los productos. Su genio construyó un sistema que requería que
todos sus miembros mantuviesen los mismos estándares. Un
McDonald’s siempre era un McDonald’s, dondequiera que es­
tuviese ubicado.
(Fragmento de Americans and the US
[Los estadounidenses y los Estados Unidos],
de Frederic Fleisher, Seminarium, 1987.)
¿Qué es la
memoria?

«¿De qué puede ayudarme un recuerdo cuando no sé mi pro­


pio nombre, cuando no reconocería mi propia firma, aun si la
pusieran delante de mis narices? ¡Lo he olvidado todo!
»¡Ese es todo el asunto! Para darte un futuro nuevo y mara­
villoso primero tuvimos que borrar tu pasado. Debemos libe­
rar tu corteza de todos los recuerdos si has de adquirir nuevas
habilidades.»
Esta cita está tomada del libro A Living Soul [Un alma vi­
viente], del escritor sueco P. C. Jersild, y nos sirve como pim­
ío de partida para introducir una breve discusión acerca de la
naturaleza de la memoria.
El personaje central del libro de Jersild es un cerebro que ha
sido colocado en una pecera y al que se le han dejado las ore­
jas, que le sirven como aletas, así como los ojos. Los científi­
cos lo están usando para sus experimentos. Ocasionalmente se
le aplican electrochoques para extinguir todo rastro de recuer­
dos, pero, a pesar de sus esfuerzos, persisten restos y piezas de
ellos.
Entonces, ¿dónde está localizada la memoria y cómo fun­
ciona? Respuesta: ¡nadie lo sabe! La memoria parece estar en
todos lados y en ninguno.
¿Qué es la memoria? "S 81

El cerebro es un holograma
El estadounidense Karl Pribram y otros postularon una teoría
denominada «Teoría del holograma». Un holograma es una es­
pecie de figura tridimensional. Una foto común muestra un
objeto en una forma que el cerebro puede interpretar. Si en ella
hay un caballo, eso es lo que vemos. No es posible interpretar
una placa holográfica a partir de lo que vemos realmente. To­
do lo que podemos ver en ella es una masa de patrones. Sin
embargo, si la colocamos bajo una luz láser, podemos ver un
objeto tridimensional emerger del otro lado de la placa.
Lo interesante acerca de un holograma es que cada pequeña
pieza de la placa podría recrear la totalidad de la imagen. Si
rompemos en pedazos la foto común de un caballo, obtendre­
mos muchas piezas dispersas del caballo. Si rompemos una
placa holográfica en pedazos, cada pieza aún recreará toda la
imagen del caballo, pero cuanto más pequeña sea la pieza, más
débil será la imagen.
¿Es lo mismo que lo que ocurre con el cerebro? ¿La memo­
ria está distribuida en todo el cerebro y todo él está en cada cé­
lula individual?

Patrones de memoria
A través del tiempo se han postulado muchas teorías acerca de
la naturaleza de la memoria y su localización. Aristóteles pen­
saba que la memoria estaba ubicada en el corazón y que el pro­
ceso de pensamiento se desarrollaba en la cabeza.
La teoría de Platón de que la memoria era como una tabula
rasa (una tabla rasa) ha perdurado a lo largo de la historia. Él
sostenía que las impresiones se grababan en una tabla encera­
82 ■ Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

da, del mismo modo que un artista graba sus figuras con un
instrumento afilado.
Esta teoría se asemeja a lo que sabemos sobre los «engra­
mas» o «patrones de memoria». Las impresiones crean patro­
nes duraderos en el sistema nervioso cerebral, y esa es la razón
por la que podemos recordar.
La mayoría de los investigadores de la memoria coinciden en
que los recuerdos son almacenados en la corteza del cerebro.
Se han realizado interesantes experimentos para transferir la
memoria en forma química. Se ha transferido el a r n (ácido ri­
bonucleico) de un animal a otro y el resultado fue que un ani­
mal realmente «heredaba» los recuerdos del otro.
Si la memoria pudiese ser transferida químicamente, ¿po­
dría ser también heredada de manera genética, de una genera­
ción a otra?

En el comienzo era la imagen


Mucha gente compara la memoria humana con la de un orde­
nador. Sin embargo, existen considerables diferencias. La
memoria del ordenador está construida según un modelo jerár­
quico -hay información primaria y secundaria en diferentes ni­
veles-, tal como ocurre con el software de los ordenadores, en
el que se pasa de un módulo a otro, de un menú a otro, para en­
contrar el camino hacia detalles cada vez más específicos. La
memoria humana no consiste en un organigrama tal como el
que podemos encontrar en un ordenador. La forma en la que
trabaja el ordenador implica que debe buscar en toda su me­
moria para encontrar lo que se le ha pedido, mientras que el
cerebro opera en una manera completamente diferente. Mu­
chas partes de la información del cerebro consisten en imáge­
¿Qué es la memoria? ■ 83

nes, sentimientos, olores, colores y asociaciones de diversos ti­


pos. Las partes pueden hacer un todo y viceversa. Normalmen­
te no recordamos en palabras sino en imágenes, representacio­
nes internas que toman forma de palabra en las últimas etapas
del proceso. Quizá los recuerdos puedan ser desagregados y
almacenados como partes de una situación compleja, pero
cuando son recuperados forman un todo nuevamente.

¿La memoria se degenera


con la edad?
Cuando envejecemos, nuestra agilidad mental disminuye. Es­
to significa que nuestra capacidad de reaccionar en diversas
situaciones cambia con la edad; no es algo extremado, pero
se produce un cambio. Nos volvemos más lentos, en una pro­
porción que va del 20 al 30% entre los 20 y los 80 años. Ello
se debe, probablemente, a cambios químicos en las células
nerviosas cerebrales y en la transmisión de los impulsos ner­
viosos.
Los investigadores se han interesado considerablemente en
la capacidad de memoria de la gente mayor. En general, los
tests indican que estos logran peores resultados que los jóve­
nes, pero dichas pruebas han sido elaboradas, en su mayoría,
por gente joven, para gente joven, con una audición y una vi­
sión perfectas. Por lo tanto, estos tests realizan una evaluación
errónea de la gente mayor. Cuando se les dan otras pruebas
mediante las cuales se realiza un seguimiento del mismo gru­
po a lo largo de un cierto período, las diferencias entre las ca­
pacidades mentales de los más jóvenes y de los más viejos es
ínfima o nula. Y si existen diferencias, estas a menudo no apa­
recen sino a una edad avanzada.
84 H Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

Generalmente pensamos que nuestra capacidad mental se


encuentra en su grado máximo a los 20 años, pero nuestra ca­
pacidad lógica, por ejemplo, es óptima alrededor de los 30
años, ¡y nuestra capacidad mental alcanza su mayor desarrollo
a los 50! ¿No es esta una razón para que más gente adulta de­
cida estudiar?
Las enfermedades y la inactividad mental tienen una fuerte
influencia negativa en la capacidad intelectual. Quienes se en­
cuentran activos y ejercitan su intelecto a lo largo de los años
también prolongarán esas funciones durante mucho más tiem­
po: «¡Lo que no se usa se pierde!».
Si hablamos de la memoria específicamente, deberíamos di­
vidirla en cuatro capas separadas: registro sensorial, memoria
de corto plazo, memoria de largo plazo y memoria de largo
plazo permanente.
El registro sensorial es la primera capa de la memoria; aquí
registramos la información que nos llega a través de los senti­
dos. El tiempo que esa información permanece en esta capa es
muy breve. Ella es «aceptada» y canalizada hacia el sistema, o
bien rechazada. Aparentemente, el registro sensorial no se mo­
difica a lo largo de nuestras vidas y no se deteriora con la edad.
En la memoria de corto plazo almacenamos la información
que necesitamos temporalmente; por ejemplo, un número tele­
fónico. La guardamos en nuestra memoria de corto plazo du­
rante el tiempo que la necesitamos, que puede ser entre 10 o
20 segundos y un par de minutos, y luego desaparece o es
transferida a la memoria de largo plazo para su almacenamien­
to. Normalmente podemos retener entre cinco y siete dígitos
sin tener que escribirlos. La memoria de corto plazo tampoco
parece verse afectada con el paso del tiempo.
La memoria de largo plazo es, como el término lo sugiere,
una capa destinada al almacenamiento a largo plazo de la in­
¿Qué es la memoria? ■ 85

formación. Es muy importante cómo codificamos la informa­


ción cuando la incorporamos a este estrato. Si le adjudicamos
el código equivocado, la información será difícil de recuperar.
La capacidad de esta capa no se modifica con la edad, pero
también puede ser ejercitada mediante el entrenamiento. Más
adelante veremos las maravillas que las técnicas de memoriza­
ción pueden hacer para mejorar la memoria de largo plazo.
La gente mayor parece tener más problemas que la gente jo­
ven para recuperar información de esta capa. Probablemente
ello se deba a los cambios en los procesos químicos que se de­
sarrollan en el sistema nervioso. En general, a una persona ma­
yor le demanda más tiempo recordar que a una persona joven.
La gente mayor tiene una memoria tan buena como la gen­
te joven cuando se trata de reconocer cosas, especialmente si
utilizan pistas. A la gente joven le resulta más fácil repetir en
detalle lo que ha aprendido, en tanto que la gente mayor podría
recordar con más facilidad los principios, la idea general y el
todo, olvidándose a menudo de los detalles. ¡Siempre pueden
encontrarse los detalles si se los necesita!
Muchas personas mayores dicen que pueden recordar más
fácilmente los hechos que ocurrieron hace mucho tiempo, pero
tienen dificultades para recordar los acontecimientos recien­
tes. Sin embargo, no hay prueba alguna de que la memoria de
largo plazo permanente mejore con el paso del tiempo. La ma­
yoría de las personas de edad avanzada no experimentan de­
masiados cambios en sus rutinas diarias, por lo que tienen muy
pocas cosas nuevas para recordar.
La edad parece tener un efecto muy pequeño en la capaci­
dad de recordar. La enfermedad, en cambio, sí influye, ¡pero el
proceso normal de envejecimiento no impide a nadie continuar
aprendiendo cosas nuevas toda su vida!
86 ■ Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

La mayor parte de las


impresiones
desaparecen

Las impresiones
La mayor
son registradas
parte de las
por mis sentidos Memoria impresiones
de corto desaparecen
plazo

Memoria
de largo
plazo

Ejercicio
Antes de continuar, puede evaluar su propia memoria con esta lis­
ta de palabras. Lea atenta y lentamente la lista una vez y trate de
recordar la mayor cantidad de palabras posible. Luego, responda
a las preguntas que aparecen a continuación ¡sin mirar la lista,
por supuesto!

sol transpiración
lápiz ver
cuatro dos
y ventaja
ver césped
m áquina zapato
dos fra za d a
barco guitarra
¿Qué es la memoria? ■ 87

tom ate pez


ver entrada
perfum e varios
Reina Isabel rótulo
para tinta
salchicha calle
a utomática mente hígado

Escriba todas las palabras que recuerde de la lista. No importa el


orden.

Compare su lista con la original. ¿Cuántas de las primeras p ala­


bras recordó? ¿Y cuántas de las últimas cinco?

¿Qué palabras aparecen más de una vez?

¿Hay palabras que se diferencian totalmente del resto?


88 ■ Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

El «efecto von Restorff»


Generalmente recordamos más las palabras que aparecen al
principio y al final de la lista, así como las palabras que se re­
piten y aquellas que difieren de un modo u otro del resto. Es­
te fenómeno se denomina «efecto von Restorff».
Estas conclusiones merecen ser tenidas en cuenta, en parti­
cular si usted escribe artículos, dicta conferencias o conduce
reuniones. Las consecuencias de este pequeño test de memo­
ria son muchas. Por ejemplo, podríamos usar marcadores de
colores (rotuladores) para indicar los pasajes o las palabras im­
portantes de un texto. Podríamos colocar la mayor parte de la
información más relevante al comienzo y la final, y podríamos
usar chistes, imágenes y otros efectos para facilitar el aprendi­
zaje y la memorización.
La gente que se diferencia del resto por el modo en que se
viste, se comporta o luce, o por su nombre inusual, es más fá­
cil de recordar que las demás personas.

Un día es como la perla...


«Algunos días son como la perla, los demás son como la os­
tra», dijo el capitán Onedin en uno de sus raros momentos dis­
tendidos en la serie televisiva, mientras estaba de pie junto a su
mujer en la cubierta de su barco. ¡Hay mucha verdad en esta
afirmación!
Las rutinas diarias son bastante parecidas para la mayoría de
la gente. Las rutinas y los hábitos, tanto en el trabajo como en
el hogar, hacen que casi todos los días sean «ostras». Si hoy to­
do es igual que ayer, no hay nada especial que recordar.
¿Qué es la memoria? ?? 89

Como habrá notado en el test de las páginas 86-87, es más


fácil recordar las palabras que se diferencian de algún modo
{Reina Isabel, por ejemplo) o que se repiten.
Las otras tienden a borrarse. Esta es la razón por la cual mu­
chas personas no recuerdan lo que almorzaron la semana pasa­
da, salvo que algo inusual haya ocurrido en ocasión de su al­
muerzo.
Si no condimentamos nuestros días con «perlas», la vida se
convierte en una serie de acontecimientos borrosos con unos po­
cos puntos destacados que ocurrieron hace mucho tiempo, y ter­
minamos preguntándonos qué ha sucedido en nuestra vida. Hoy
en día, muchas personas no viven una vida propia. Dejan que
otros la vivan en las revistas que leen y en los programas que mi­
ran por televisión. ¡Para ellas, no tiene mucho sentido salir, por­
que no pueden ver las cosas hermosas que aparecen en la televi­
sión!
Si así es más o menos como usted vive, necesita fuertes sen­
saciones que lo impacten. Tal vez eso explique por qué la vio­
lencia y el realismo se muestran al desnudo en los noticieros y
en los diarios. A menudo el efecto será el opuesto: nos acos­
tumbramos a sensaciones cada vez más fuertes y necesitamos
más y más para reaccionar. Demasiada información hace que
nuestra memoria se deteriore. Hay un umbral tanto para la su­
bestimulación como para la sobreestimulación.

Aprender con motivación


¿Ha pensado que parece más fácil aprender cosas nuevas
cuando está disfrutando? Si está aburrido, lleva más tiempo,
se olvida más rápidamente y debe repasar con más fre­
cuencia.
90 ■ Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

Estos son hechos bien conocidos, puesto que mucha gente


ha experimentado ambas cosas. Con las técnicas de escaneo
modernas es posible obtener imágenes del cerebro que mues­
tran en colores el consumo de azúcar en la sangre (cuanto más
alto es el consumo, mayor es la temperatura). A partir de las
imágenes puede confirmar fácilmente sus propias experien­
cias. Los cerebros que están «disfrutando» aparecen colorea­
dos principalmente de amarillo, anaranjado, rojo y verde, es
decir, colores cálidos que indican un alto consumo de energía.
En un cerebro que está «aburrido», aparecen algunos pocos
puntos cálidos y los colores dominantes son verde y azul.
Vale la pena tener en cuenta esto cuando hablamos de apren­
dizaje, memoria y olvido. La disposición de nuestra mente de­
termina lo que haremos, lo que aprenderemos y lo que recor­
daremos. Es fundamentalmente la actitud que sostenemos la
que determina nuestro éxito. Una actitud positiva nos brinda
una oportunidad mucho mejor de tener éxito que una actitud
negativa, que hace que todo nos parezca aburrido.
La m otivación es la palabra clave en este contexto.

Diferentes tipos de memoria


Existen muchos tipos de memoria. Aquellos que involucran
nuestros sentidos se denominan sen soriales. He aquí algunos
ejemplos:
visual - se recuerda lo que se ve.
auditiva - se recuerda lo que se oye.
cinética - se recuerdan m ovim ientos y sentim ientos.
táctil - se recuerda lo que se toca con las manos.
gustativa - se recuerdan sabores.
olfativa - se recuerdan arom as y olores
¿Qué es la memoria? ■ 91

Evalúese usted mismo con las palabras que figuran a continua­


ción. ¿Qué recuerdos le evocan? Trate de aplicar la lista prece­
dente a cada palabra con el fin de evocar diferentes tipos de
recuerdos. ¿Qué sentidos le dan mejor resultado? Escriba al la­
do de las palabras los recuerdos evocados.

cebolla cruda___________________________
caminar en la playa _____________________
crema batida ___________________________
h ie lo __________________________________
moho _________________________________
un abrazo______________________________
una r o s a _______________________________
niños ju g an d o __________________________
(Si lo desea, use más espacios para escribir.)

Los hilos de la memoria


El psicólogo sueco Timo Mántylá realizó algunos experimen­
tos interesantes acerca de la importancia de las pistas. En su
tesis How do you Cue? [¿Qué pistas nos orientan?] describe
cómo los «conejillos de indias» crearon sus propias pistas en
relación con ciertas palabras que debían recordar en el test. El
resultado fue sorprendente.
Para activar la memoria, necesitamos alguna clase de pala­
bra disparadora o pista. Usted las obtendrá hablando con al­
guien, en fotos, en notas, con asociaciones libres, aconteci­
mientos, lugares, etc. Cuando comienza a crear esas pistas
deliberadamente, está en camino de emplear técnicas de me­
morización. Es su habilidad para crear esas pistas la que deter­
minará su capacidad de recordar las palabras. Si la pista es
92 ■ Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

realmente efectiva, estará presente en la «codificación» de las


nuevas palabras y en el momento de recuperar la información
almacenada en la memoria de largo plazo.
Una pista debe cumplir con ciertos criterios: debe ser única
y debe poder ser recuperada. Debe estar conectada con las ca­
racterísticas de la palabra inicial y con las asociaciones que ob­
tiene a partir de ella.
Los experimentos de Timo Mántylá mostraron excelentes
resultados, aun varias semanas luego de realizado el test.
En el primero, se solicitó a los grupos que participaron en la
investigación que agregasen tres palabras propias que sirviesen
de pistas para cada término presentado en la lista del test. Tu­
vieron 20 segundos para cada palabra. Para la palabra «cebra»,
una persona escribió, por ejemplo, «sabana», «rayas» y «Áfri­
ca» y otra, «blanco/negro», «cruce peatonal» y «tránsito».
Más tarde, cuando se les pidió que recordasen las palabras
que se encontraban en la lista, solo podían mirar las pistas que
ellos mismos habían escrito. Los aciertos fueron del 95%, y en
un control que se realizó varias semanas después, ¡el resultado
se mantuvo en el mismo porcentaje! Cuando se realizó una
comparación con otros grupos cuyos participantes no habían
tenido acceso a pistas, la diferencia fue abrumadora.
Ahora, hagamos el mismo tipo de test. En la página 128 en­
contrará 30 palabras. Tómese aproximadamente 20 segundos
para escribir tres pistas por palabra. Cuando haya terminado,
haga otra cosa durante un momento, sin pensar en la lista de
palabras. Luego, tome la hoja con las pistas -¡no el libro!- y
escriba la mayor cantidad posible de palabras de la lista inicial.
Repita el procedimiento dos o tres semanas más tarde y vea
cuántas palabras recuerda.
¿Qué es la memoria? ■ 93

En resumen
Siempre podemos mejorar nuestra capacidad mediante el en­
trenamiento.

Nunca es d em asiado tarde en la vida para comenzar el


entrenamiento.
El potencial del cerebro es prácticamente ilim itado.
El efecto von R e sto rjf significa que podemos ayudar a
nuestra memoria:
- Exagerando lo que queremos recordar.
- Usando lápices d e colores para resaltar ciertos pun­
tos al leer o escribir.
- Haciendo asociacion es a partir de las palabras que
estamos aprendiendo.
- Usando chistes, im ágenes, ejem plos im pactantes,
etc., que crearán representaciones únicas en el ce­
rebro.
Aprendemos más fácilmente cuando disfrutam os y
valoram os lo que estamos haciendo.
La m otivación y una actitu d p o sitiv a son factores que
tienen gran influencia en nuestro rendimiento.
Si hacemos que más días de nuestras vidas sean p e r ­
las, tendremos más cosas para recordar y tendremos
una vida más plena.
Las nuevas ideas surgen del choque entre el caos y el
orden en el cerebro. Para desarrollamos, necesitamos
ambos estados en nuestras vidas.
Las p is ta s efectivas aumentarán considerablemente la
capacidad de nuestra memoria.
M nem otécnica

Las técnicas de memorización no son nuevas; fueron creadas


hace miles de años por los griegos. En la mitología griega hay
una diosa llamada Mnemosine. Es la diosa de la memoria y es
conocida principalmente por la siguiente historia:
Mnemosine tuvo un romance con Zeus, el dios supremo de
la mitología griega, que duró nueve días y nueve noches. Co­
mo resultado de esta unión, Mnemosine dio a luz a nueve ni­
ñas, las nueve musas.
Las nueve musas son las divinidades tutelares de las artes.
Sus nombres son: Clío, Euterpe, Talía, Melpómene,
Terpsícore, Erato, Polimnia, Calíope y Urania. No todas
ellas son conocidas en nuestros días, pero podemos recono­
cer a Talía, la musa de la Comedia, como la diosa inspirado­
ra del teatro.
A menudo un mito es un conocimiento disfrazado, porque
una historia es más fácil de recordar que los hechos en bruto.
En este caso, podríamos interpretar el mito como una fórmula
para las técnicas de memorización. La diosa de la memoria es­
tá unida al dios supremo Zeus, es decir, el orden y la energía.
Como resultado, surgieron las nueve musas, que representan la
creatividad y la imaginación.
Mnemotécnica ■ 95

Por lo tanto, si quiere mejorar su memoria, debe combinar


la estructura y la imaginación:

orden/estructura + imaginación/creatividad = memoria


Esta es la fórmula para la mayoría de las técnicas de memoriza­
ción, incluyendo las desarrolladas en los tiempos modernos.

La historia de Simonides
El poeta griego Simonides había sido invitado a una fiesta para
leer sus poemas. Durante la comida, Simonides fue llamado a la
puerta, pues afuera había alguien que quería verlo. Cuando sa­
lió, la casa se desmoronó súbitamente. Dado que era una casa de
piedra, las personas que estaban dentro murieron instantánea­
mente. Simonides fue el único sobreviviente de la fiesta. Los fa­
miliares de los muertos querían reconocer los cuerpos para po­
der sepultar a la persona correcta y el único que pudo ayudarlos
fue Simonides. Para sorpresa de todos, podía darles muchos de­
talles de la gente que había estado en la casa. Había utilizado
una técnica mnemotécnica muy efectiva, que consistía en ubicar
todo lo que quería recordar en un lugar familiar. Este método le
permitió recordar todo lo que había ubicado en cada lugar.
La historia de Simonides fue relatada por el estadista roma­
no y escritor Cicerón en De oratore, su libro sobre retórica. Ci­
cerón toma las técnicas de memorización como parte de la re­
tórica. El perfecto orador debía guardar en su memoria cada
palabra de un largo discurso, puesto que no le estaba permiti­
do usar un manuscrito. Tener una buena memoria era signo del
amor de los dioses.
En otro libro romano, Ad herennium, de autor desconocido,
encontramos notas sobre aquellos factores que fortalecen y debi-

_db
96 ■ Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

litan la memoria. Tendemos a olvidar más fácilmente las cosas


que pertenecen a la vida cotidiana que aquellas que son extrañas
y nuevas. Este hecho agrega un elemento importante al arte de la
mnemotécnica: si deliberadamente creamos imágenes mentales
que sean únicas y diferentes en algún sentido, por ejemplo, desa­
gradables, absurdas, impúdicas, graciosas, sensuales, añadiéndo­
les color y vida, lograremos una memoria casi perfecta.
¡Intente practicar algunas técnicas de memorización!

Ejercicio
Lea los siguientes números y palabras y trate de recordar cada nú­
mero y palabra juntos. Tiene un minuto.

5 bicicleta 10 rana
9 pistola 7 botella
3 pepino 4 pastel
6 zapato 2 pájaro
1 piso 8 camión

Cubra esta lista y escriba la mayor cantidad de palabras que re­


cuerde.

1 6
2 7
3 8
4 9
5 10

¿Y bien? ¿Cómo le fue? Normalmente, la primera vez los resulta­


dos no son muy buenos, a menos que emplee una técnica de me­
morización. ¿Me creería si le dijera que podrá recordar las diez
palabras luego de uno o dos intentos más? Primero, conozca los
Mnemotécnica ■ 97

principios (págs. 9 7 -1 0 4 ) y luego, pruebe con otro ejercicio, ¡y le


garantizo que la mayoría de quienes lean este libro obtendrán un
10 la próxima vez!

Lógica e imaginación
La mayoría de las técnicas de memorización se basan en los
mismos elementos: lógica e imaginación.
Permítame usar una imagen para explicar de qué se trata.
Tiene dos pilas de papel que quisiera juntar para hacer un li­
bro. En una pila tiene un sistema de reglas construido lógica­
mente, en general basado en números. En la otra pila tiene las
palabras que se supone debe recordar.

1 1
2 2
3 E stru ctu ra 3 P alab ras para
4 4 record ar
5 5
6 6
7 7
8 8
9 9
10 10

Generalmente aprende el sistema de reglas de memoria, a fin


de usarlo para recuperar las palabras que desea recordar.
Para unir las dos pilas necesita imaginación. Con ayuda de
asociaciones puede crear imágenes que unan el número uno
de la pila de la izquierda con el número uno de la pila de la
derecha. De ese modo, hace una conexión que lo ayudará a re­
cordar mejor. Pronto sabrá exactamente cómo se logra esto.
98 ■ Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

‘ Imágenes

Asociaciones
La palabra «asociación» es mencionada con frecuencia en re­
lación con la memoria. Es el elemento central de todas las téc­
nicas de memorización. La palabra se compone del vocablo
ad, que en latín significa «hacia» y socius, que significa «alia­
do». Así, la palabra «asociación» significa: «cosas que están
conectadas entre sí».
En esta instancia, significa que estamos tratando de encon­
trar términos relacionados con nuestra palabra original. Nues­
tras asociaciones pueden ser de diferentes tipos: sinónimos
-palabras que tienen el mismo significado-, vocablos que ex­
pliquen o definan la palabra original, pero también pueden ser
de naturaleza completamente diferente: palabras que tengan
un punto de partida en la palabra original pero que den un sal­
to y se aparten de ella. Mientras que la primera categoría es
más universal, la segunda es más subjetiva y personal y está li­
gada a las experiencias particulares de cada persona.
Quizás haya participado en un juego grupal en el que una
persona comienza diciendo una palabra, la persona siguiente
Mnemotécnica ■ 99

dice la primera palabra que asocia con aquella y la persona si­


guiente continúa del mismo modo.
Si la primera persona dice «manzana», inmediatamente ve­
rá una manzana, como un flash, con su visión interior. Si no
cultiva manzanas o no le gusta esta fruta, simplemente puede
asociar una palabra neutral, como «variedades» o «árbol». Si
tiene muchos recuerdos relacionados con las manzanas, quizá
pueda decir: «Francia» o «Worcester» o «natilla» u «ordena­
dor» o «Nueva York» o «Tía Marga». Las últimas asociacio­
nes tienen el mismo punto de partida, pero dan un paso más.

■t Escriba (o dibuje) el objeto en el centro de una hoja. A


partir de ese punto, trace tantas líneas como vaya a ne­
cesitar en el momento de escribir las palabras, cada
una en una línea.
Escriba to d a s las palabras que llegan a su mente, ¡in­
cluso las que considera descabelladas y sin ninguna
relación! No intente poner ningún orden; simplemen­
te escriba las palabras al azar a medida que se le
ocurren. Lo importante es escribir tantas como sea
posible, atraparlas en el rápido flujo de flashes aso­
ciativos que se produce en su mente. ¡No censure ni
excluya ninguna! Esas palabras incoherentes pueden
ser las que más tarde le aporten las mejores ideas, o
ese punto de vista personal que haga que su artículo o
su conferencia sean memorables para los lectores u
oyentes.
No se preocupe por dónde las escribe. Si comienza a
clasificar o trata de encontrar conexiones lógicas en
esta etapa, perderá tiempo, muchas buenas palabras se
desvanecerán y nunca serán puestas por escrito. Deje
que sus asociaciones fluyan libremente sobre el papel.
100 ■ Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

Simplemente trace una nueva línea para cada nueva


palabra y añada tantas como sea posible, sin importar
cuáles sean o si escribe muchas que significan lo mis­
mo. Esas pueden ser las palabras que abran toda una
serie de nuevas asociaciones. La única regla en esta
etapa es la abundancia.
Pi No evite las palabras que involucren sus sentimien­
tos o muy personales. Quienes traten de encontrar
una estructura en esta primera etapa perderán dema­
siadas palabras e ideas. La mayoría de nosotros he­
mos sido entrenados para pensar lógicamente desde
el comienzo mismo de un proceso de escritura, y eso
puede hacernos obstáculo las primeras veces que
probemos esta técnica, ¡pero no se dé por vencido!
Cada técnica tiene su propio tiempo y lugar dentro
del proceso.
3 Mire la figura del velero. Dedique de cinco a siete mi­
nutos a la primera etapa, es decir, a dejar que surjan
todas sus asociaciones libres relacionadas con la nave­
gación.
& Si se traba en alguna etapa, todo lo que tiene que ha­
cer es trazar un par de nuevas líneas a partir de
una palabra existente y el proceso volverá a comen­
zar.
Mnemotécnica 101

Este es un aspecto del uso de las asociaciones. Otro aspecto to­


davía más importante en relación con la técnica de memoriza­
ción es la capacidad de producir una imagen completamente
nueva a partir de la combinación de dos palabras. A continua­
ción verá pares de palabras, que puede usar para practicar esta
habilidad:

Ejemplo: sa n d a lia ro sa
1. Hacer sandalias que huelan como rosas.
2. Caminar entre las rosas calzando sandalias.
3. Aplicar rosas a las sandalias.
4. Pintar una rosa sobre las sandalias.
5. Rosas que corretean calzando sandalias.

Como puede ver, ¡no es necesario atenerse a la realidad! Pue­


de crear cualquier cosa con su imaginación, a condición de que
sus imágenes contengan ambas palabras, no importa cuán dis­
paratada sea la conexión.
102 M Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

Ejercicio
Produzca por lo.menos cuatro o cinco imágenes con cada uno de
los siguientes pares de palabras:

g alleta - auto
pluma - casa
cama - pez
cesta - agua
navegar - clip

Lo importante de un ejercicio como este es que lo ayuda a «dejar­


se llevar». Es fundamental que adopte una actitud imaginativa e
infantil. Esta capacidad de obtener nuevas asociaciones rápida­
mente lo ayudará a crear la «espiral» que una las dos pilas de las
que hablamos antes.

Rima y razón
Si mira la página 96 nuevamente, encontrará el ejercicio de
memoria en el que debía recordar 10 números y 10 palabras
combinados correctamente. Como habrá podido apreciar a
partir del texto que siguió a ese ejercicio, podría combinar las
dos palabras de un modo imaginativo, dejando que en su men­
te crezcan nuevas imágenes fantásticas.
En la técnica de memorización que exploraremos en primer
lugar, la parte lógica está basada en palabras que riman con nú­
meros. Se denomina «Sistema de número y rima». Puede usar
las siguientes rimas para comenzar, pero si no le gustan puede
cambiarlas por otras, a condición de que rimen con el número.
Mnemotécnica 103

uno - zumo
dos - tos
tres - estrés
cuatro - teatro
cinco - brinco
seis - veis
siete - vete
ocho - mocho
nueve - lleve
diez - pez

Aprenda estas palabras junto con los números. De ese modo,


formarán una unidad y cuando las use, empleará solamente la
palabra, para combinarla con la que desea recordar. La razón
para usar esta técnica es que es más fácil encontrar una ima­
gen para «zumo» que para el número uno, o para la tos que pa­
ra el número dos. Asimismo, hay técnicas de memorización
basadas en la semejanza de los números con alguna otra cosa.
El número uno, por ejemplo, podría ser una espada, el núme­
ro dos podría tener la forma de un cisne, etcétera.
Antes de continuar con otra serie de diez palabras para re­
cordar, volvamos a nuestras pilas de papeles con una espiral:
104 í Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

Es momento de pasar a otra serie de 10 palabras. Esta vez, usa­


rá las palabras con rima y las combinará con aquellas que de­
ba recordar. Esto significa que si uso el número 3 y le doy la
palabra «pepino» para recordar, tomará la palabra que rima
con 3, es decir «estrés», y combinará las dos palabras de mo­
do tal de cumplir con el criterio de esa combinación: que sea
exagerada, impúdica, absurda, etc. Quizá piense en un pepino
estresado.
Una vez que obtenga una buena imagen, «congélela»
y guárdela en su mente para volver a utilizarla cuando
quiera recuperarla. Si tiene éxito al recuperar la palabra
«pepino», la imagen mental que cree debe ser nítida y cla­
ra, de lo contrario se volverá confusa y perderá el pepino y
encontrará alguna otra cosa, o directamente no encontrará
nada. Mediante prueba y error descubrirá lo que funciona
para usted.

E jercicio
¿Está preparado? Tiene dos minutos para hacer las combinacio­
nes en su mente entre las palabras con rima que ya tiene y estas
diez nuevas palabras:

3 - agente de policía 8 - m erm elada


5 - casa 10 - banana
1 - mono 7 - lápiz
2 - vidrio 6 - enferm era
9 - automóvil 4 - silla

Cubra la lista y trate de escribir tantas palabras como recuerde:


Mnemotécnica ■ 105

1 ______________________ 6 ___________________________
2 __________________ 7 _______________________
3 __________________ 8 _______________________
4 __________________ 9 _______________________
5 __________________ 10 _______________________

Posiblemente esta vez obtenga un 10, pero si no es así, pruebe


nuevamente con otra lista de palabras. ¡Los resultados llegan con
la práctica!
Estas palabras son, por supuesto, palabras sin sentido, y no se
preocupe si no puede encontrarle un uso inmediato a esta técnica
específica. En muchos aspectos, no es una técnica muy práctica:
no es fácil encontrar palabras que rimen con números superiores
a 10 y comprobará que las palabras con rima tienden a desgas­
tarse a medida que se las usa. La razón para incluir esta técnica
aquí es que muestra muy claramente cómo trabaja nuestra me­
moria. Pronto se familiarizará con métodos más eficientes y prác­
ticas para su uso diario.

De paseo por la memoria


Ahora, reestablezcamos contacto con los griegos y los roma­
nos (página 95-96). La técnica de memorización «inventada»
por Simonides y descripta por Cicerón se denomina «Método
loci». Debe su nombre al término latín locus, que significa
«localidad» o «lugar», vale decir que se trata de «un método
construido sobre la base del uso de los lugares».
Piense en un lugar o un ambiente que le resulte familiar:
puede ser su casa, su lugar de trabajo, el trayecto que hace dia­
riamente para comprar el periódico o cualquier otro lugar. Eli­
106 ?? Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

ja 10 objetos que se encuentren en el lugar elegido y escríba­


los, cada uno con un número del 1 al 10. Lo que ha hecho de
esta manera es construir la parte lógica de esta técnica especí­
fica de memorización. Ahora tiene una lista que reemplaza las
diez palabras con rima de la técnica utilizada anteriormente.
En este caso, usará esos 10 lugares/objetos para asociar con las
palabras que debe recordar. Cree imágenes ridiculas, exagera­
das, vividas, con movimiento, graciosas, etc., y funcionará.
Antes de comenzar el ejercicio presentado a continuación,
lea su lista nuevamente y asegúrese de tener imágenes menta­
les claras de todos los objetos incluidos en su ella.

Ejercicio
Tome las palabras de su propia lista y asócielas una por una con
las que figuran en la lista presentada a continuación. Elabore sus
propias imágenes mentales, sin ponerlas por escrito.
Tiene dos minutos para hacer el ejercicio. Cuando haya
finalizado, cierre el libro y escriba todas las palabras que re­
cuerde.

1. jabón 6. pluma
2. azúcar 7. carta
3. pastel 8. serpiente
4. regla 9. pegam ento
5. película de vídeo 10. político
Mnemotécnica ■ 107

Eslabones de una cadena


Otro método para recordar cosas en una secuencia es utilizar
el sistema de eslabones de memoria. Probemos con estas 15
palabras al azar:
campo
cenicero
hormiga
hacha
periódico
sillón
calculadora
pan
hielo
niña
corbata
vaca
libro
cordón de zapatos
pez

Deberá proceder de la siguiente manera: la primera palabra es


su punto de partida, su primer eslabón de la cadena. Entonces,
asociará esta palabra con la que le sigue en la lista en forma
exagerada, absurda: ¡cuánto más tontas sean las imágenes que
produzca, mejor! Si las imágenes son demasiado banales, co­
tidianas o lógicas, no las recordará.
En este caso comienza con la palabra «campo» y la asocia
con «cenicero». Piense en un cenicero enorme, del tamaño de
108 ¥ Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

un plato volador, que ha aterrizado sobre un campo. Ahora, to­


me la palabra siguiente, «hormiga», y asocíela con la anterior,
cenicero. ¡Imagine una hormiga sentada en el borde de ese ce­
nicero gigante fumando un cigarrillo! La asociación siguiente
es entre hormiga y «hacha». ¿Quizá la hormiga necesitaba un
hacha para cortar la ceniza de su cigarrillo? La siguiente pala­
bra es «periódico», y puesto que la hormiga no tenía un par de
tijeras, usó su hacha para recortar artículos del periódico. A
continuación tenemos «sillón». Imagine un sillón envuelto con
papel de diario, ¡o un sillón de papel maché! En uno de los bra­
zos del sillón había una «calculadora» con forma de hogaza de
«pan», con los botones hechos de «hielo». Una «niña» que pa­
sa por allí está toda cubierta de hielo. Tiene puesta una «cor­
bata» tan grande que la usa como cuerda para enlazar una
«vaca». ¡La vaca se molesta mucho porque estaba leyendo un
«libro» muy interesante! El libro había sido leído tantas veces
que sus hojas estaban atadas con un «cordón de zapatos» muy
largo, tanto que podía ser usado para pescar un «pez».
Si quiere, puede armar una historia, pero el principio en sí
mismo es muy simple. Basta con que recuerde que debe pro­
ducir asociaciones tontas, exageradas, absurdas, ridiculas,
impúdicas, con movimiento, graciosas, llenas de color, gran-
des/pequeñas u otras cualesquiera, de manera que las imáge­
nes sean únicas e inusuales.
¡Pruebe con esta lista de 20 palabras!

E jercicio
Asocie las 20 palabras siguientes entre sí como si fueran eslabo­
nes de una cadena. Tiene tres minutos. Cuando termine, cierre el
libro y escriba las palabras.
Mnemotécnica ■ 109

tijeras - b am bú - n ariz - lata - g ato - a g u a - archivo -


bolso - za p a to - hotel - d edo - ostra - p la ta - b illetera
- oveja - tro m p e ta - m o n ja - fiesta en la p laya - peine
- o rd e n a d o r

En resumen
Las técnicas de memorización son efectivas si se ba­
san en asociaciones.
Las asociaciones deben ser:
Exageradas en cuanto a su forma, color, cantidad, ta­
maño.
Absurdas, fuera de lo común.
Fantásticas, con combinaciones nuevas.
Inusuales.
Inesperadas.
Con movimiento.
Ridiculas, hasta el punto de hacerlo reír.
Coloridas, para contrastar con el entorno.
Sexuales, impúdicas.
Sensuales, bellas.
Aplicaciones
de los m apas
de aprendizaje

Planificación del estudio


Planificando su tiempo, su estudio, sus compras y demás acti­
vidades descubrirá que se volverá más efectivo y que sus ob­
jetivos se tomarán más claros en lo que esté haciendo, a la vez
que tendrá tiempo para hacer otras cosas.
La mayoría de las personas no están acostumbradas a plani­
ficar su tiempo o son renuentes a hacerlo porque piensan que
es aburrido, innecesario, tedioso, y que va en contra de la es­
pontaneidad.
Pero se pueden considerar las cosas desde otro punto de vis­
ta: si no planifica su tiempo, sus estudios y otras actividades,
fácilmente se convertirá en víctima de las circunstancias, es
decir, dejará que otros decidan a qué debe dedicar su tiempo,
o se dejará llevar a medida que nuevos impulsos surjan en su
mente. Si no tiene un objetivo o una fuerza que lo mueva, es
más difícil obtener una visión general de su tiempo y del tra­
bajo que se supone debe realizar. Se toma más difícil separar
lo que es importante de lo que no lo es; no queda tiempo para
realizar actividades espontáneas, llamados sociales, pasatiem­
pos y hacer otras cosas.
Aplicaciones de los mapas de aprendizaje # 1 1 1

La adquisición de hábitos de estudio rigurosos se logra


cuando se comienza a planificar el tiempo. El primer paso pa­
ra realizar esta planificación consiste en tomar conciencia de
la manera en que se utiliza el tiempo en el presente.
Use el círculo que aparece a continuación para realizar un
gráfico que represente un día habitual de su vida. ¿Cuánto
tiempo dedica a dormir, a comer, a trabajar, a reunirse con
amigos, a sus pasatiempos, etcétera?

El «método gruyére»
El queso gruyére tiene más agujeros que cualquier otro queso.
Puede parecer grande, pero puesto que tiene tantos agujeros, la
sustancia real no es mucha. Si trasladamos esta imagen a los
estudios y a la planificación del tiempo, deberemos discernir
qué es un «agujero» y que es «sustancia».

i? Siempre comience con el todo.


Lea rápidamente el texto una vez. Use un rotulador y
marque las palabras clave importantes mientras lee.
112 S* Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

Esta primera leída rápida le dará una idea bastante


aproximada de la sustancia. Luego, puede dejar el tex­
to para el día siguiente o para más tarde, o bien conti­
nuar con el próximo paso. Esta primera lectura sirve
solamente para obtener una visión general, y con las
palabras clave que ha marcado le resultará fácil en­
contrar el todo cuando vuelva a comenzar.
* Si decide dejar el texto por un momento, comience la
sesión siguiente con una rápida revisión del material.
Simplemente ojee el texto y lea las palabras clave que
marcó.
di Prepare un mapa de aprendizaje dibujando el punto
central y algunas de las ramas principales.
W ¿Por qué lee este texto? ¿Qué tipo de información bus­
ca? Establezca un objetivo para su lectura. ¿Lo hace
para aprender todo lo que él contiene o solamente al­
gunos aspectos? ¿Lo lee para poder responder a las
preguntas de una evaluación? ¿O lo lee para propor­
cionarle un resumen a otra persona?
Debe tener muy claro su objetivo, porque ello decide
no solo por qué debe leer el texto, sino también cuán
detenidamente debe leerlo. ¡Puede ahorrar mucho
tiempo si no lee aquellos que no le interesan! En su
primera lectura, puede determinar si vale la pena o no
leer alguno de ellos.
P? En esta etapa decide leer el texto para algún propósito
en particular y prepara el mapa de aprendizaje. Lea el
texto nuevamente y, mientras lo hace, añada nuevas pa­
labras e imágenes a las ramas de su mapa de aprendi­
zaje.
’t* Revise el material periódicamente. La repetición es
sumamente valiosa. Cada vez que lo haga, puede sim-
Aplicaciones de los mapas de aprendizaje ■ 113

plemente mirar el primer mapa de aprendizaje o rees­


cribirlo, eliminando las palabras innecesarias y con­
servando solo las realmente importantes.

Esta forma de trabajar no solo le permite ahorrar mucho tiem­


po, sino que también le proporciona una rápida visión de con­
junto y una comprensión de lo que está leyendo. El resultado
es que aprende mejor y más rápido. También le facilita la tarea
de revisar el material.
Ahora puede leer y encontrar fácilmente la información im­
portante en cualquier texto. Una vez que se ha formando una
idea del todo y ha decidido su objetivo, puede concentrarse en
la sustancia y dejar de lado los «agujeros».
Recuerde: ¡Planificando ahorra tiempo!

Planificación personal
¿Cómo planifica su tiempo habitualmente? La mayoría de las
personas tienen una agenda con datos y horarios. En una agen­
da de este tipo, el tiempo es superior al contenido. Cuando
aprenda a realizar su planificación con los mapas de aprendi­
zaje, el contenido será superior al tiempo. Ello le permitirá
apreciar claramente qué es importante hacer, y no solamente
lo que debe hacer.
La planificación en la que el tiempo es superior al conteni­
do conduce a adoptar una actitud según la cual es más fácil
realizar actividades pequeñas en lugar de tareas grandes e im­
portantes. La planificación en la que el contenido es superior
al tiempo le da la oportunidad de establecer prioridades y ocu­
parse de las cosas importantes.
114 M apas de apre n d iza je y té cn ica s de m em orización

Ejercicio
Use el m apa de aprendizaje que aparece a continuación
para incluir todas las actividades, tanto las pequeñas co­
mo las grandes, que debe realizar la semana próxim a.
.. Establezca prioridades. Puede usar lápices de colores p a ­
ra sim bolizar A-B-C o 1 -2 -3 , en la fo rm a en que desee,
o para m ostrar diferentes prioridades.
• A hora es el m om ento de com pletar la planificación d ia ­
ria en su agenda o en su o rg a n iza d o r personal. Asegú­
rese de destinar tiem po a las tareas que ha colocado co­
m o prioritarias.
A p lica cio n e s de los m apas de a p re n d iza je ■ 115

Uso de los mapas de


aprendizaje para
complementar una agenda
Veamos el testim onio de un m édico de un hospital.

Estudio d e un c a so

En mi tra b a jo com o m édico clínico en un hospital debo lid ia r


con historias clínicas abultadas, y para poder obtener una
adecuada visión del estado m édico de un paciente es nece­
sario dedicar m ucho tiem po a su lectura.
Las historias clínicas son a m pliadas perm anentem ente a lo
largo de los años. Los agregados se realizan con hojas de ta ­
m año A4, que se archivan en orden num érico ¡unto con los
resultados de los estudios, las placas radiográficas, las notas
de adm isión, los resultados de los electrocardiogram as, las
cartas, etcétera.
116 W M apas de apren d iza je y té cn ica s de m em orización

H istoria clínica

Reuniones
La mayoría de nosotros asistim os a varias reuniones a lo largo
de nuestra vida: reuniones sindicales, de proyectos, de directo­
rio, de club, y muchas otras. En esas reuniones suele haber un
orden del día y un secretario que realiza un acta de la reunión.
A p lica cio n e s de los m apas de a p re n d iza je ■ 117

La tarea de secretario de una reunión no es una función que la


gente se pelee por asumir. También es habitual que luego de
la reunión recibam os un acta aburrida, y que term inem os pre­
guntándonos que sucedió en ese encuentro, a juzgar por la es­
casa información que proporciona el acta.
M uchos secretarios consideran que su principal función es
tomar tantas notas com o sea posible de lo que se diga en la reu­
nión. Esto, necesariamente, significa que no pueden tomar
parte activa en la discusión. Si el secretario utiliza un mapa de
aprendizaje para tomar notas, le resultará más fácil seguir la
discusión, puesto que solo deberá concentrarse en encontrar
algunas pocas palabras clave.
Las notas de una reunión organizadas con un mapa de
aprendizaje tendrán el siguiente aspecto. U n mapa de aprendi­
zaje no reemplaza las actas; son notas personales y es la única
herramienta que el secretario necesita para elaborar el acta.
¡Un mapa de aprendizaje siempre es personal!
118 M apas de a p re n d iza je y té cn ica s de m em orización

Presupuestos
Cuando la gente dice que no entiende un presupuesto, general­
m ente ello se debe a que solo ve una gran cantidad de núm e­
ros dispuestos en forma com pleja. En realidad, un presupues­
to consiste en d eseos expresados en fo rm a d e números.
Se supone que un presupuesto debe expresar lo que quiere
hacer en un determinado período, generalm ente en un año.
También expresa cuánta fe tiene en lo que está haciendo, cuán­
to espera vender o progresar en lo que fuere que consista su
negocio.
En los presupuestos tradicionales, los núm eros son la parte
más importante, y luego viene el contenido del negocio. Usar
un mapa de aprendizaje para hacer un presupuesto lo obligará
a encarar la tarea a la inversa, que es quizás el m odo com o de­
be hacerse. C om ience escribiendo lo que desea lograr y luego
asigne los fondos necesarios para ello.
A p lica cio n e s de los m a p a s de a p re n d iza je 119

Mapas de aprendizaje
en los negocios
y en el análisis financiero
Veam os ahora el testim onio de un consultor de negocios.

Estudio de un caso

Cuando establecemos un contacto inicial con un cliente, efectua­


mos un análisis exhaustivo de esa empresa. Antes de hacer el aná­
lisis, escribo algunas palabras clave relacionadas con esa empresa
en particular.
Mi punto de partida para el análisis son los factores que describen
la empresa. Ellos me permiten ver por dónde puedo avanzar y ayu­
dar a esa empresa a lograr una mayor eficiencia. Lo más importan­
te es obtener una visión general. ¿Cómo es la empresa hoy y cómo
organiza sus rutinas administrativas y operativas? ¿Qué se hace
manualmente y qué se hace mediante máquinas u ordenadores?
¿Qué volúmenes manejan? ¿Qué problemas tienen?
A partir de un factor como la efectividad personal, examinamos los
puestos que involucran manejo de finanzas, marketing, planifica­
ción, correspondencia, facturación, cálculos, procesamiento de pa­
labras, etcétera.
Usar este método nos permite «calificar» al cliente. «Califican) signi­
fica que queremos saber si nuestras soluciones serán apropiadas
para ese cliente específico. Actualmente, nuestras soluciones están
vinculadas al uso de ordenadores personales, ya que estos aumen­
tan el nivel de efectividad personal en las empresas con las que tra­
bajamos.
Antes de asistir a los seminarios de Ingemar y de conocer los mapas
de aprendizaje para realizar análisis, tenía una gran cantidad de
cuestionarios y formularios que resaltaban complicados de adaptar
a cada cliente. Completarlos también demandaba mucho tiempo.
Con un mapa mental logro obtener una visión de conjunto rápida­
mente, puedo descubrir los puntos débiles y tanto el cliente como yo
ahorramos tiempo.
Cuando trabajas con análisis, debes tener una visión general, una
idea del conjunto, y los mapas de aprendizaje son la manera más
efectiva y rápida de lograrlo.
120 B Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización Aplicaciones de los mapas de aprendizaje 121
Cartae

Resumen de un libro
/por algún*
122 ■ Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

Planificación de unas vacaciones


124 B Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización
Bibliografía

Adams, J. L. 1986. The Care and Feeding o f Ideas - A Guide


to Encouraging Creativity. Londres, Penguin.
Albrecht, K. 1980. Brain Power: Learn to Improve Your Thin-
king Skills. Nueva Jersey, Prentice-Hall.
Bono, E. de. 1977. Lateral Thinking. Londres, Penguin. [El
pensamiento lateral. Barcelona, Paidós, 1993.]
Buzan, T. 1984. Use Your Head. Londres, Ariel books/BBC
Books.
— . 1986. Use Your Memory. Londres, BBC Books. [Cómo uti­
lizar su memoria. Barcelona, Deusto, 1987.]
— . 1993. The Mind Map Book. Londres, BBC Books. [El libro
de los mapas mentales. Barcelona, Urano, 1996.]
Edwards, B. 1982. Drawing on the Right Side o f the Brain,
Londres, Fontana.
Hyerle, D. 1996. Visual Tools fo r Constructing Knowledge.
Alexandria, YA, Association for Supervisión and Curricu­
lum Development.
Hyerle, D. 2000. A Field Guide to Using Visual Tools. Alexan­
dria, VA, Association for Supervisión and Curriculum Deve­
lopment.
Lorayne, H. 1986. How to Develop a Super-Power Memory.
Londres, Thorsons. [Cómo desarrollar una supermemoria.
Barcelona, Obelisco, 2004.]
126 T Mapas de aprendizaje y técnicas de memorización

Margulies, N. 1991. Mapping Inner Space: Learning and tea-


ching mind mapping. Tucson, AZ, Zephyr Press.
Omstein, R. y Thompson, R. F. 1985. The Amazing Brain.
Londres, Chatio & Windus.
Redway, K. 1988. Rapid Reading. Londres, Pan. [Cómo ha­
cerse un lector rápido. Barcelona, Deusto, 1992.]
Rico, G. L. 1983. Writing the Natural Way. Los Ángeles, CA,
J. P. Tarcher.
Rose, C. 1984. Accelerated Learning. Minneapolis, MA, Ac-
celerated Learning Systems. [Aprendizaje acelerado para el
siglo xxi, Barcelona, Omega, 1972.]
Russell, P. 1980. The Brain Book; Know Your Own Mind and
How to Use It. Londres, Routledge y Kegan Paul.
Schacter, D. 1996. In Search o f Memory. Londres, HarperCo-
llins.
Shone, R. 1984. Creative Visualization. Londres, Thorsons.
Yates, F. A. 1984. The Art o f Memory. Ark. [El arte de la
memoria. Barcelona, Taurus, 1974.]
Solución del
rom pecabezas

Rompecabezas de la página 31

¿Puede ver el gato?


Ejercicio de
m em oria

Aquí están las 30 palabras para el test de memoria descripto en


las páginas 91-92. Tiene diez minutos para encontrar tres pis­
tas para cada una de ellas. Escríbalas en un anotador. Lea esta
lista y siga las instrucciones de la página 92.
puente botella
montura tomate
compras de Navidad pastel
alarma contra robos ascensor
bolso plata
herrero esponja
sofá estampilla
máquina de escribir mono
ratón regla
sobre lago
llaves sucio
cinta fotocopiadora
Colón fantasía
bicicleta espárrago
damasco amarillo
1

THE SUNDAYTIMES

Mapas de Aprendizaje y
Técnicas de Memorización

¿Está cansado de leer páginas y páginas de anotaciones para encontrar


la información deseada? ¿Le resulta difícil descifrar las notas tomadas
durante una reunión? ¿Necesita mejorar su creatividad?

Los mapas de aprendizaje podrían ser la respuesta a sus problemas.


Resultan una técnica realmente eficaz para tomar notas que puede ayudarle
no sólo en el ámbito profesional, sino en muchos otros aspectos de su vida
cotidiana. Son útiles en muy diversas situaciones:

■en la planificación y solución de problemas


• para realizar un resumen de las notas tomadas
• para recordar hechos, cifras y fechas
■para tener claros los puntos esenciales de una reunión

Escrito de forma accesible para todo le mundo, incluye ejercicios que le


pueden ayudar a controlar sus progresos tanto en los mapas de aprendizaje
como en las técnicas para memorizar.

ingemar Svantesson es especialista en la teoría y la práctica de los mapas


de aprendizaje y de las técnicas de memorización. Este libro es el resultado de
su participación en más de 1.000 seminarios y conferencias en Escandinavia,
los Países Bajos, el Reino Unido, Australia y Nueva Zelanda,

Nuevos Emprendedores