You are on page 1of 2

ALUMNO JUAN CARLOS URBIETTA PACHECO

AULA A-3 IV SICLO DERECHO.

Causas que Eximen o Atenúan la Responsabilidad Penal

1. El texto del estado de necesidad justificante (artículo 20º inc. 4) tiene su fuente
en el parágrafo 34del Código Penal Alemán (1975). Las innovaciones introducidas
en el tema son las siguientes: a diferencia del artículo 85º, inc. 3, del Código Penal
de 1924, el dispositivo que se propone ha sido redactado en función de otro
distinto reservado para el estado de necesidad ex culpante; la amenaza queda
concretada al peligro, suprimiéndose la alusión a la amenaza de sufrir "un mal",
vocablo que trae reminiscencias morales; el peligro debe ser actual; se amplía la
eximente en favor de quien conjura el peligro que amenaza a otra persona; el
Bien protegido debe resultar preponderante respecto al interés dañado; y, el medio
empleado para vencer el peligro debe ser adecuado.2. En otro numeral del
Proyecto se trata del estado de necesidad ex culpante (artículo 20º inc. 5). Su
Fuente se encuentra en el parágrafo 35 inc. 10 del Código Penal Alemán.
Constituye un caso expreso de no exigibilidad (*) RECTIFICADO POR FE DE
ERRATAS de otra conducta que se diferencia del estado de necesidad justificante
por indicar en numerus clausus cuáles son los bienes jurídicos elementales, en el
sentido de importantes, que deben ser amenazados, así como por resaltar la
antijuricidad del hecho, todo lo cual se explica en razón a que el presupuesto de la
exclusión de culpabilidad no está en la colisión de bienes jurídicos de distinta
jerarquía en la que se deba proteger el más importante, sino en el conflicto de
intereses jurídicos de idéntico o similar rango, en donde la presión psíquica hace
no exigible un comportamiento adecuado a derecho. La segunda diferencia queda
puntualizada al exigir el texto proyectado que cuando la amenaza compromete a
otra persona, ésta debe tener estrecha vinculación con el que actúa por
necesidad. En un segundo párrafo se dice que no procede la exención de
responsabilidad penal" si al agente pudo exigírsele que aceptase o soportase el
peligro en atención a las circunstancias, especialmente cuando hubiese causado
el peligro o estuviese obligado por una particular relación jurídica", fórmula mucho
más explícita que la contenida en el artículo 85º inc. 3 del Código Penal de 1924
("...si en las circunstancias en que se ha cometido el acto no podía
razonablemente exigirse del autor el sacrificio del bien amenazado").
3. Aun cuando la fórmula de la obediencia jerárquica del Proyecto (artículo 20º inc.
9), es exactamente igual a la del Código Penal vigente (artículo 85º inc. 5), cabe
destacar que la Comisión Revisora interpreta, que con las locuciones "orden
obligatoria", "autoridad competente" y "ejercicios de sus funciones" se alude
tácitamente, pero de manera suficiente, a que la orden superior no debe ser
Manifiestamente ilícita, no siendo necesario, en tal sentido, indicarlo así expressis
verbis.
4. La coincidencia de voluntades, entre el sujeto activo y el sujeto pasivo de un
delito, no tiene penalmente el significativo valor que ostenta el acuerdo ajustado
por las partes en el área del derecho privado. Sin embargo, teniéndose en
consideración que en el campo penal no siempre son públicos los intereses
ofendidos, el Proyecto de la Comisión Revisora admite, entre otras causas de
exención de responsabilidad penal, el actuar con el consentimiento válido del titula
r de un bien jurídico, siempre que éste sea de libre disposición (artículo 20º inc.
10).El presente Proyecto, a diferencia del "Código Maúrtua", prescribe con un
carácter facultativo, más no imperativo, la reducción de la pena por debajo del
mínimo legal señalado para el hecho cometido, cuando el agente tuviere más de
18 años de edad y menos de 21 años de edad al momento de realizar la infracción
y para las personas mayores de 65 años (artículo 22º).