Sie sind auf Seite 1von 18

VIVIENDO LA PALABRA DE DIOS

ESTROFA 14
V.. 105-112
.

110218
He 13:9
«No os dejéis llenar de doctrinas diversas
y extrañas; porque buena cosa es afirmar
el corazón con la gracia, no con viandas,
que nunca aprovecharon a los que se han
ocupado de ellas».
No es la «vianda» de la carne la que
inclinará su corazón a obedecer la
voluntad de Dios, sino sencillamente la
gracia de Dios, la misma gracia que le
salva y le sustenta..
218
Los creyentes del Antiguo Testamento
comprendieron que la única manera para
que el corazón se incline a la Palabra de
Dios es tomar una decisión y después
ponerla en manos de Dios.
Sal 119:36
«Inclina mi corazón a tus testimonios, y
no a la avaricia»

La inclinación del corazón requiere un


acto de la voluntad del hombre y un acto
de la gracia de Dios.
1 R 8:58
«Incline nuestro corazón hacia él, para que
andemos en todos sus caminos, y
guardemos sus mandamientos y sus
.
estatutos y sus decretos, los cuales mandó
a nuestros padres»

Sal 141:4
El salmista dijo «No dejes que se incline mi
corazón a cosa mala, a hacer obras impías
con los que hacen iniquidad; y no coma yo
de sus deleites».
Un elemento de tiempo de mucha
importancia presente en el Salmo 119:112:
«de continuo, hasta el fin», Esto indica un
hábito permanente, un cambio duradero.
.
¿Cuál es la inclinación de su corazón? La
Palabra de Dios es el instrumento que usa
para iluminar nuestro camino. Nosotros
necesitamos proporcionar y mantener
nuestra integridad para guardar su
Palabra. Esta es la única manera que
podremos tener luz en cualquier
circunstancia de la vida, ya sea en la
aflicción, en oportunidades de dar
testimonio, en peligros o en lazos..
Sin embargo, la Palabra de Dios no es un
salvavidas al cual recurrimos sólo para
que nos rescate de los líos en los que nos
enredamos.
.
Necesitamos escoger la Palabra de Dios
como nuestra heredad. La Palabra de Dios
debe ser el gozo de nuestro corazón.
Para guardarnos en el camino correcto
hasta el fin, necesitamos que nuestro
corazón inclinado a obedecer la Palabra de
Dios.
.
Una vez que tomamos esa decisión,
necesitamos pedir que Dios nos dé Su
gracia para inclinar nuestro corazón a su
Palabra.
¿Se comprometerá usted a hacerlo?.
EL VERDADERO ESCONDEDERO

ESTROFA 15
V.. 113-120
.

110218
La Biblia es el mismo escondedero que
está listo para recibirle en momentos de
peligro y de prueba. Este es el libro más
vendido de todos.
EL ENFOQUE DE DAVID

Sal 119: 113


«Aborrezco a los hombres hipócritas; mas
amo tu ley»
Lo que usted ama determina lo que
aborrece; y lo que usted ama define el
enfoque de su vida.
Lo que usted ama determina lo que
aborrece

Tenemos el compromiso de compartir el


amor de Cristo, por lo cual ingenuamente
creemos que no hay cabida para el odio, o
aborrecimiento, en la vida del creyente.
El verdadero amor es incondicional. Es un
compromiso total.

El amor es lo que Dios tiene para con


nosotros, amándonos aun cuando éramos
pecadores.

Ro 5:8.
Pero Dios muestra su amor por nosotros
en que, cuando aún éramos pecadores,
Cristo murió por nosotros.
Pero un compromiso tan completo como
este por necesidad demanda un rechazo de
todo lo que no sea conforme a ese amor
perfecto.
Si Dios ama la verdad y la justicia,
necesariamente tiene que aborrecer la
falsedad y la injusticia.
Si hace menos que aborrecer la falsedad
y el pecado, esto significaría que su amor
por la verdad y la justicia sería menos que
perfecto.
Pero en este salmo también menciona
cuatro cosas que aborrece a causa de su
amor por la ley.
Sal 119:104
.
«De tus mandamientos he adquirido
inteligencia; por tanto, he aborrecido todo
camino de mentira»).
También dice:
Sal 119:127-128
«Por eso he amado tus mandamientos más
que el oro, y más que oro muy puro. Por
eso estimé rectos todos tus mandamientos
sobre todas las cosas. y aborrecí todo
camino de mentira»
Y también:
Sal 119:163

«La mentira aborrezco y abomino; tu ley


.
amo»).

Si genuinamente amamos la Palabra de


Dios, necesariamente hemos de aborrecer
y rechazar completamente todo lo que no
va de acuerdo a su verdad.
Si el mundo ama el pecado y la vanidad,
éste necesariamente aborrecerá a quienes
amen la verdad de Dios.
La palabra que se traduce «hipócrita»
significa ambivalente, dividido, poco
entusiasta e indiferente.
.
Los «hombres hipócritas» son los que
causan divisiones, son ambivalentes y son
indecisos.
Diariamente usted se encuentra con la
necesidad de mantener una relación con
las personas a su alrededor.
.
Dios le ha puesto en este mundo para ser
un testigo, no para que sea un ermitaño..
Pero cuando la relación con alguien nos
lleva a pensamientos que distraen nuestra
atención y apartan nuestro enfoque de la
Palabra de Dios, hemos de aborrecer tal
.
influencia.
Stg 1:8

«El hombre de doble ánimo es inconstante


en todos sus caminos»
.
Si usted verdaderamente ama la Palabra
de Dios, aborrecerá toda cosa que le cause
un doble ánimo.

Usted aborrecerá toda cosa que cause una


división en su mente en cuanto a su
enfoque hacia la Palabra de Dios.}